Skip navigation

News from Attac Spain

Inhalt abgleichen
Justicia económica global
Aktualisiert: vor 4 Stunden 40 Minuten

El contexto económico internacional se endurece para la economía española

Di, 30/09/2014 - 18:00

Julio Rodríguez López - Consejo Científico de ATTAC España

La desaceleración de la economía mundial ha afectado de forma negativa en 2014 a las exportaciones de la eurozona. Dicha área económica registró un crecimiento cero en el segundo trimestre de 2014. Tales circunstancias no van a permitir que la economía española acelere el ritmo actual de crecimiento para lograr reducciones trascendentes del elevado desempleo todavía dominante.

El Fondo Monetario Internacional (FMI, 2014) revisó a la baja al inicio del verano de 2014 las primeras previsiones sobre el crecimiento de la economía mundial en este ejercicio (3,4% es la última previsión) y del comercio mundial (4%). Dicha revisión fue consecuencia, sobre todo, del retroceso de la economía de Estados Unidos al inicio del año y de la desaceleración de la expansión de las economías emergentes.

La economía mundial presenta en 2014 abundantes riesgos de reducción de la tasa de crecimiento, entre los que destacan los de carácter geopolítico (Ucrania, las sanciones a Rusia y Oriente Medio) y la posible elevación de los tipos de interés a largo en Estados Unidos, donde se va revisar el carácter hasta ahora expansivo de la política monetaria. El FMI considera asimismo que ha descendido a nivel mundial la predisposición a asumir riesgos, lo que supone una revisión al alza de las primas de riesgos exigidas ante cualquier tipo de inversión.

El menor crecimiento de las economías citadas ha frenado las exportaciones del resto del mundo y ha reducido el crecimiento mundial. En la Eurozona, tras cuatro trimestres de crecimiento positivo del PIB, en el segundo trimestre de 2014 el PIB permaneció estabilizado, lo que modifica las previsiones iniciales. En esta evolución de la Eurozona también influyó el comportamiento menos dinámico de la demanda interna de la economía. Dicha área económica viene manteniendo desde el inicio de la crisis un ritmo medio de crecimiento inferior al de Estados Unidos, lo que continuará en 2014 -2015. Los indicadores del tercer trimestre de 2014 señalan que la situación de estancamiento se ha mantenido en dicho periodo.

El presidente del BCE (“Draghi dice que la Eurozona está en punto muerto y prepara más medidas”, El País Digital, 22.9.2014) ha indicado que las exigencias para salir de la crisis descasan en el desarrollo de estímulos monetarios y fiscales, en el fortalecimiento de la más que decaída inversión pública, y también en la realización de las reformas pendientes en numerosos países de la Eurozona.

Se hace cada vez más necesario el refuerzo de la demanda en la eurozona a corto plazo. No ayuda a superar dicha situación el que la política económica priorice la reducción de los déficits al propio crecimiento. Ello impone un perfil deflacionista a dicha política y hace imposible lograr reducciones significativas de los déficits públicos y del aumento de la deuda soberana.El programa de compra de activos por parte del BCE debe de permitir ganar tiempo para que las tasas de inflación vuelvan a la normalidad, ahuyentando así el riesgo de deflación y para lograr que se recupere la economía de la Eurozona, a la vez que pueden implantarse algunas de las reformas previstas. El aumento del endeudamiento hace necesario lograr aumentos del PIB nominal superiores a los de la deuda.

Las últimas previsiones apuntan hacia un crecimiento del PIB de la economía española del 1,3% en 2014, el mayor registrado en los siete años transcurridos desde el inicio de la crisis. El aumento citado del PIB va a estar acompañado de una variación positiva del empleo, que aumentará en este ejercicio en torno al 0,7%, lo que supone un crecimiento medio de unos 119.000 empleos adicionales.

En la evolución de la economía española en 2014 ha cambiado el comportamiento de los componentes de la demanda. Entre 2008 y 2013 fue continuo el notable descenso de la demanda interna, mientras que el resto del mundo contribuyó a que fuese inferior la caída del PIB, gracias al buen comportamiento de las exportaciones .En 2014 ha destacado la expansión de la demanda interna, apoyada en el consumo y en la inversión en bienes de equipo, pero el resto del mundo no va a contribuir al crecimiento, a la vista de la fuerte recuperación de las importaciones.

La desaceleración de las exportaciones de la economía española en 2014 se deriva del menor aumento del comercio exterior y del estancamiento de la Eurozona. La evolución del comercio exterior de España revela que la recuperación de la demanda interna provoca aumentos equivalentes o mayores de las importaciones. Sería deseable que una mayor proporción de la demanda agregada de la economía española (demanda interior y exportaciones) se cubriese con producción interior, todo ello en un contexto general de creciente globalización. Mientras tanto, turismo y mercado de vivienda aparecen ahora como los elementos más dinámicos, lo que supone repetir el modelo de crecimiento.

Artículo publicado en la revista semanal El Siglo

http://julrodlop.blogspot.com.es/

Kategorien: Attac Planet

Presos de la pobreza

Di, 30/09/2014 - 13:00

Francisco Morote Costa – ATTAC Canarias

85 personas en el mundo, según el informe ” Gobernar para las élites ” de Oxfam Intermón, tienen tanta riqueza como los 3.570 millones de personas, casi la mitad de la población mundial, más pobres. No puede haber una expresión más gráfica, más cruda de hasta qué extremos de locura ha llegado la injusta distribución de la riqueza en la Tierra.

Mientras que los primeros, ¿ciudadanos Kane?, morirán dejando una inmensa fortuna que ni viviendo cien años podrían gastar, los segundos estarán abocados, en sus mucho más cortas vidas, a sufrir toda clase de privaciones, desgracias y violencias.

Miles de millones de seres humanos, para los que los derechos humanos son papel mojado, son presos de la pobreza. Encerrados en el círculo poco virtuoso de la desnutrición, las epidemias, sin acceso a una atención sanitaria básica, en asentamientos precarios, estos cautivos sociales, en su inmensa mayoría, no podrán traspasar los barrotes invisibles de la cárcel de la pobreza.

¿ Qué tienen en la vida ? Cruelmente habrá que reconocer que sólo se les ofrece tener hambre, enfermedades, agua contaminada, chabolas, favelas… Esas son sus ” posesiones “.Es preciso sacar a esos miles de millones de personas de la cárcel de la pobreza, ¿ pero hay voluntad política para hacerlo ?Si la hay es muy tímida. En la Declaración del Milenio del año 2000, aprobada en la ONU por 189 países y firmada por 147 Jefes de Estado y de Gobierno, se fijó, en los llamados Objetivos de Desarrollo del Milenio ( ODM ), la meta de reducir a la mitad para 2015 la pobreza extrema en el mundo, cifrada por aquel entonces en más de 1.000 millones de personas. Un objetivo sin duda modesto, puesto que para esa fecha, que ya está a la vuelta de la esquina, todavía habría al menos más de 500 millones de personas que aún vivirían en la pobreza extrema, sin contar los miles de millones que lo seguirían haciendo en condiciones de pobreza a secas.

En fin, a estas alturas es evidente que sacar de la pobreza a miles de millones de personas, es imposible con la actual distribución de la riqueza en el mundo. Mientras se acepte que 85 personas concentren tanta riqueza como 3. 570 millones y aún peor, se considere admisible y natural que puedan seguir acumulando más riqueza, se estará consintiendo tanto el enriquecimiento ilimitado de unos pocos como el empobrecimiento ilimitado de la gran mayoría.

Sólo la corrección decidida de la injusta distribución de la riqueza podrá resolver el problema. Por consiguiente, el capitalismo neoliberal, que sólo beneficia a los ricos, deberá ser abandonado. Versiones menos impresentables del capitalismo, como el neocapitalismo keynesiano, aplicado en la Europa nórdica tradicionalmente, podrán seguir existiendo justificadamente  por un tiempo, pero para poner fin a la pobreza  la solución definitiva exigirá de modelos profundamente democráticos de perfiles inequívocamente socialistas o. aún mejor, ecosocialistas.

Mientras tanto, por congruencia, la ONU, que tiene en la erradicación de la pobreza una de las banderas de su razón de ser, debería declarar ilegal la pobreza, como un primer paso que obligase a los Estados y a los gobiernos del mundo a hacer de ese objetivo la prioridad de sus políticas económicas y sociales. La confrontación con el capitalismo neoliberal sería inevitable, pero las posibilidades de erradicar la pobreza aumentarían exponencialmente.

Kategorien: Attac Planet

Lo que está en juego en Brasil

Di, 30/09/2014 - 09:00

Emir Sader –  Público.es

Desde que, como una de sus primeras posturas internacionales, el gobierno de Brasil – encargado, junto con Estados Unidos, de concluir las negociaciones del ALCA-, ha bloqueado el proyecto norteamericano de un área de libre comercio, las posiciones de los dos países han comenzado a distanciarse. Desde entonces, las diferencias solo han aumentado.

Las decisiones recientes sobre los Brics han cristalizado la inserción de Brasil en un proyecto de creación de un mundo bipolar, que es lo que más contradice y contraría a Washington. Obama ha tratado de minimizar las diferencias, pero ni siquiera el envio de Joe Biden a Brasil ha logrado que Dilma Rousseff definiera una fecha para la visita a Estados Unidos, suspendida frente a las denuncias de espionaje norteamericano.

De repente Estados Unidos ve aparecer un candidato a presidente –que ya llegó a parecer como favorita– que plantea, en el plano internacional, todo lo que a Washington le gustaría. Bajar el perfil del Mercosur y establecer acuerdos bilaterales –se supone que, antes de todo, con Estados Unidos-, elogiar a la Alianza para el Pacífico, criticar a las decisiones de los Brics, así como subestimar el rol de Unasur, del Consejo Suramericano de Defensa, entre otros organismos internacionales que hoy son pilares esenciales de la política exterior brasileña.

No es simple imaginar las consecuencias de una eventual victoria de Marina Silva, a partir de esas posiciones. Sería el más amplio avance de Estados Unidos en mucho tiempo, después de su aislamiento cada vez más grande en América Latina y en el Sur del mundo. Eso es, en primer lugar, lo que está en juego en las elecciones de Brasil y que las hace tan importantes.

Pero, de forma complementaria y coherente, Marina Silva pretende darle vuelta al modelo económico empezado con el gobierno Lula y continuado por Dilma Rousseff. Ha anunciado su pretensión de darle independencia al Banco Central, con el conocido argumento que lo sacaría de las influencias –como si las influencias del mercado y de los mismos bancos privados fueran técnicas y no políticas.

A eso se suma un equipo netamente neoliberal, con un ministro de Fernando Collor de Mello y de Cardoso, así como con la heredera del Banco Itau, uno de los más grandes bancos privados de Brasil. Y el anuncio de bajarle el perfil del Presal, el gigantesco plan de exploración de petróleo en aguas profundas que el gobierno actual lleva a cabo.

Lo que está en juego en Brasil en estas elecciones es si el país sigue como aliado esencial de América Latina y del Sur del mundo o si vuelve a ser un satélite de EUA. Además está en juego también saber si el modelo de crecimiento económico con distribución de renta sigue adelante o será sustituido por modelos de ajuste fiscal, con retracción del Estado y centralidad del mercado.

En un país que ganó tanta proyección internacional desde el gobierno Lula, por la prioridad del combate al hambre y de los procesos de integración regional e intercambio Sur-Sur, esos avances son los que están en juego. Después de un lanzamiento espectacular de su candidatura, Marina ha estancado su crecimiento y empezado a perder votos, Dilma Rousseff ha vuelto a ser la favorita para ganar. Pero la disputa está todavía abierta sobre quién gana y quién pierde en las elecciones brasileñas.

 

Kategorien: Attac Planet

Europa y los procesos secesionistas

Di, 30/09/2014 - 07:00

Juan Francisco Martín Seco – Consejo Científico de ATTAC España

Casi todos los medios de comunicación han señalado que Europa respiró tras el triunfo del “no” en el referéndum de Escocia y, aun cuando no se sabe muy bien a qué o a quiénes nos referimos cuando hablamos de Europa, la prensa tiene seguramente razón, y las autoridades europeas y los gobiernos de la mayoría de los países de la Unión ven con mucho recelo -hasta se podría decir que con animadversión- estos movimientos secesionistas. No es de extrañar, por tanto, que contemplasen con miedo, lo que pudiera resultar de la consulta escocesa y el efecto mimético que esta pudiera ejercer en otras regiones de Europa, empezando por Cataluña. El famoso efecto dominó. Es posible incluso que se haya pensado que David Cameron cometió de forma gratuita un error garrafal que podía tener un alto coste para el conjunto de la Unión Europa. Los referéndums los carga el diablo.

Un día antes de la consulta, Rajoy en respuesta a una pregunta del PNV en el Congreso, se refirió a ello, afirmando que “los procesos secesionistas son un torpedo en la línea de flotación del espíritu de la Unión Europea, porque Europa se ha hecho para integrar Estados y no para fragmentarlos”. La primera parte de la aseveración puede ser cierta; la segunda, en ningún caso.

Dados los numerosos problemas que tiene la Unión Europa, lo único que le faltaba es que se generase en su interior una mentalidad secesionista que atente contra la integridad territorial de varios Estados de la Unión, generando numerosas incertidumbres. Pero lo que no es cierto es que la Unión Europa, tal como se ha construido, haya integrado Estados, lo único que ha unido son mercados y lo que estos mercados globalizados exigían para su funcionamiento: la moneda. Es más, la Unión Monetaria así diseñada constituye un precedente negativo y un mal ejemplo que puede estimular las aspiraciones de los distintos nacionalismos.

La Unión Monetaria no solo está incrementando la disparidad y el enfrentamiento entre los países de la Eurozona, sino que propicia las fuerzas centrífugas dentro de cada país. De hecho, algunas regiones aspiran a copiar el modelo de desarticulación fiscal europeo y a que se incurra dentro de los Estados en unos desequilibrios territoriales semejantes a los que se están generando en la Eurozona.

Tradicionalmente, el Estado social y de derecho se ha venido basando, con mayor o menor intensidad, sobre una cuádruple unidad: comercial, monetaria, fiscal y política. Es sabido que las dos primeras generan desequilibrios regionales, tanto en tasas de crecimiento como en paro, desequilibrios que son paliados al menos parcialmente mediante las otras dos unidades, la fiscal y la política. La unión política implica que todos los ciudadanos tienen los mismos derechos y obligaciones independientemente de su lugar de residencia, y que por lo tanto pueden moverse con libertad por el territorio nacional y buscar un puesto de trabajo allí donde haya oferta. La unión fiscal, como consecuencia de la unión política y de la actuación redistributiva del Estado en el nivel personal (el que más tiene más paga y menos recibe), realiza también una función redistributiva en el nivel regional, que compensa en parte los desequilibrios creados por el mercado.

La Unión Monetaria Europea ha roto este equilibrio creando una unidad comercial y monetaria pero sin que se produzca ni se busque la unidad fiscal y política, lo que genera una situación económica anómala. Cataluña o la Italia del Norte pueden preguntarse por qué tienen que financiar ellos a Andalucía o a la Italia del Sur cuando Alemania no lo hace, obteniendo, no obstante, beneficios similares o mayores de la unión mercantil, monetaria y financiera.

Resulta ilustrativo que en Cataluña los nacionalistas se nieguen a aceptar que la teórica independencia conllevaría la exclusión de la Unión Europea y de la Unión Monetaria. Pretenden seguir teniendo el mismo acceso a los mercados, pero sin pagar por ello. En una palabra, pretenden convertirse en Alemania. Conviene no olvidar que el afán independentista de Más comienza cuando se le niega el pacto fiscal, es decir, un trato privilegiado similar al que -contra toda lógica- la Constitución otorga al País Vasco.

No se puede negar que en los movimientos independentistas se aglutinan muchos factores sentimentales y emotivos que nada tienen que ver con el dinero y que, hábilmente agitados y mezclados con toda clase de deformaciones históricas y de patrañas sin cuento, son muy efectivos a la hora de movilizar multitudes y de despertar fervores y paroxismos, pero detrás de todo ello y sobre todo en el ánimo de los que agitan lo que se persigue prioritariamente es la ruptura de la unión fiscal.

Los procesos secesionistas que están surgiendo en Europa son sin duda un peligro para la Unión Europea, pero al mismo tiempo son su consecuencia, sus hijos bastardos. Una vez más, el resultado de sus contradicciones, la consecuencia de haber creado una unidad comercial y monetaria sin unión política y fiscal. Al igual que se está originando un movimiento de huida del capital y de las grandes fortunas hacia los países más cómodos fiscalmente, se generan también fuerzas centrífugas en las regiones más ricas para evitar ser contribuyentes netos. De ahí la importancia dada por los nacionalistas a las balanzas y a los déficits fiscales. La imposición fiscal no es un asunto de solidaridad, sino de justicia. Si los catalanes o los madrileños contribuyen más por término medio, es porque también por término medio son más ricos que los habitantes de otras Comunidades. Y si reciben del sector público menos, es por el mismo motivo.

La Unión Monetaria está contribuyendo también por otras vías a la potenciación de los nacionalismos. La crisis económica, que en gran medida la misma Unión Monetaria ha generado, y la loca política de austeridad implantada han creado situaciones de extrema gravedad en las poblaciones de muchos países, constituyendo el caldo de cultivo adecuado para los movimientos xenófobos y separatistas. Por una parte, el nacionalismo prende dentro de los países señalando a los emigrantes, a los extranjeros, como los causantes de las desgracias; por otra parte, el nacionalismo toma cuerpo en las regiones ricas señalando al resto de regiones como culpables. Si no fuese un tema tan serio, resultaría jocoso y grotesco -y hasta pueblerino- el discurso de ciertos nacionalistas cuando apuntan como causante de todos los males de Cataluña al Estado español, aun cuando no sepan concretar quién o quiénes lo componen, porque, para bien o para mal, Cataluña y los catalanes han estado presentes por todas las vías posible en el gobierno del Estado.

Artículo publicado en República.com

Kategorien: Attac Planet

Terrorismo económico mundial

Mo, 29/09/2014 - 18:00

Julio C. Gambina – Consejo Científico de ATTAC España

Un fuerte discurso de la Presidente de la Argentina en la Asamblea de la ONU en Nueva York denunciando el terrorismo económico y la responsabilidad de la Justicia de EEUU en la impunidad de fondos especulativos constituye el dato relevante por estos días[1].

Aun cuando remitía a la situación de la Argentina y la sentencia del Juez Griesa condenando al país a cancelar el 100% de la deuda más intereses y multas a fondos de inversión estadounidenses denominados “fondos buitres”, el mensaje puede hacerse extensivo al conjunto de las operaciones “normales” de un sistema financiero mundial sustentado en la valorización especulativa y el delito asociado a la compra venta de armas, la trata de personas o drogas, solo por mencionar los hechos más difundidos de la valorización capitalista contemporánea.

Antecedentes

No tiene que sorprender la caracterización realizada cuando la reestructuración regresiva del capitalismo argentino tiene antecedente en la dictadura genocida y terrorista del 1976, inspirada en las similares de Chile y Uruguay de 1973. Sin la violencia terrorista del Estado capitalista no hubiera existido la condición de posibilidad de las privatizaciones realizadas y consolidadas en tiempos constitucionales en la Argentina.

La institucionalidad regresiva del orden neoliberal mundial tiene origen en la violencia estatal de la articulación de los poderes ejecutivos, legislativos y judiciales de la democracia realmente existente asociada al orden capitalista. Por eso no debe sorprender la política de agresión imperialista contra cualquier país cuyas acciones parezcan limitar el interés de las potencias hegemónicas, en nuestros territorios, en oriente o donde sea.

El terrorismo de Estado favoreció el surgimiento de las políticas neoliberales, hegemónicas luego de cuatro décadas de violación a los derechos humanos en todo el mundo.

Liberalización o liberación

La crisis mundial convoca a discutir el orden capitalista y de hecho, la sociedad mundial está sometida a la presión por la liberalización o la liberación.

Ese programa por la liberalización está sustentado por los capitales hegemónicos, las corporaciones transnacionales, con la legitimidad de la Justicia de los países dominantes y aquella asociada a los organismos internacionales como el CIADI, el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones dependiente del Banco Mundial.

Por su parte, la liberación es un proceso en curso, especialmente en los territorios, “nuestro-americanos”, con historia muy rica en luchas sociales, políticas y culturales. En estos años del nuevo Siglo se asociaron a la discusión por una nueva arquitectura financiera, que podría materializarse en la coyuntura, más allá de las fuertes denuncias internacionales y las solidaridades múltiples que recibe la Argentina, con medidas unilaterales como la suspensión de pagos de la deuda, y no solo la referida a los fondos buitres.

Medidas concretas

El nuevo orden mundial contra el terrorismo económico requiere de variadas batallas, entre ellas la modificación de la institucionalidad gestada bajo el terrorismo de Estado, lo que supone denunciar los tratados bilaterales de inversión y el conjunto de la institucionalidad favorable a la liberalización, entre ellas la pertenencia de la Argentina al CIADI.

Junto a ello, se requiere la profundización de la institucionalidad alternativa sugerida en la integración no subordinada que alienta el programa de la soberanía alimentaria contra la dominación de las transnacionales de la alimentación y la biogenética; la soberanía sobre los bienes comunes contra las transnacionales mineras y de hidrocarburos; la soberanía financiera para administrar fondos soberanos y evitar su acumulación en los centros financieros del capitalismo global para el armamentismo y el delito en general.

Es una batalla que Argentina no puede llevar adelante en soledad y que las solidaridades receptadas en estos tiempos indican que existe espacio político, diplomático y social en la región y el mundo para renovar un proyecto de liberación contra la liberalización sostenida desde los sujetos de la dominación, los capitales transaccionales, los principales Estados del capitalismo mundial y los organismos internacionales.

El mundo capitalista en crisis demanda de iniciativas políticas de reorganización de las relaciones socio-económicas globales que pueden emerger del renovado conflicto que suscita el endeudamiento público y especialmente el conflicto de la Argentina con los especuladores y la Justicia y el orden prevalente en EEUU.

Buenos Aires, 26 de septiembre de 2014

[1] Son terroristas los que desestabilizan la economía de un país”, aseguró la Presidenta ante la asamblea de las Naciones Unidas. Presidencia de la Nación Argentina. Miércoles, 24 de Septiembre de 2014

En: http://www.presidencia.gob.ar/informacion/actividad-oficial/27958-son-terroristas-los-que-desestabilizan-la-economia-de-un-pais-aseguro-la-presidenta-ante-la-asamblea-de-las-naciones-unidas-

 

http://juliogambina.blogspot.com.es/

Kategorien: Attac Planet

‘Habemus’ consulta

Mo, 29/09/2014 - 13:00

Esther Vivas - Consejo Científico de ATTAC España

Al fin. Después de meses de trámites e incontables debates, en Catalunya habemus consulta. La cuestión es: ¿hasta cuándo? El Gobierno del PP tiene a punto la maquinaria para que a la vuelta de Mariano Rajoy, en ruta por China vendiendo las virtudes de una recuperación económica que nadie más ve, la consulta se pueda “ilegalizar”, como tanto les gusta repetir a los partidarios de la “Una, grande y libre”.

Una vez firmado el decreto del 9N, las declaraciones de PPSOE no se han hecho esperar y al unísono, como tantas otras veces, han coincidido en señalar “la fractura social” que dicha convocatoria representa. Pero me pregunto qué es lo que fractura socialmente, si el poder votar libremente en una consulta, además no vinculante, o el impedir este voto. Desde mi punto de vista, la respuesta es clara. La democracia real consiste precisamente en dar la opción a la ciudadanía, y en este caso al pueblo de Catalunya, de poder expresarse sin cortapisas y, recordemos, ya sea en un sentido o en otro.

Lo que tampoco parecen entender PPSOE, como se ha visto en sus declaraciones acusando a Artur Mas de “tanta irresponsabilidad”, es que esta convocatoria poco tiene que ver, a pesar de las apariencias, con CiU y el “president”, y que es resultado de una movilización social masiva en Catalunya a favor del derecho a decidir. Si fuera por Artur Mas, éste se habría bajado del carro hace tiempo. Aunque una vez propiciadas unas aspiraciones colectivas que ni él ni su partido pueden controlar,  se ha subido a la marea.

Pero atención. Muchos de los que defendemos la consulta, el derecho a decidir y que pensamos que el “sí-sí” es actualmente la opción que tiene más elementos de ruptura democrática con el régimen y permite abrir, gracias a la crisis política y económica, una brecha para el cambio, nada tenemos que ver ni con CiU ni con aquellos que señalan que el enemigo a batir está en España. Una parte significativa de quienes salieron a la calle el pasado 11 de septiembre, y que son los auténticos artífices de la consulta, reivindican una Catalunya en las antípodas de la hoja de ruta neoliberal de Convergència i Unió.

De aquí la importancia de señalar cómo, a menudo, quienes ensalzan la patria y levantan la bandera, ya sea en Catalunya o en el otro lado del Ebro, son quienes venden el país al mejor postor o tienen sus ahorros en Andorra. Numerosos son los ejemplos. El derecho a decidir en Catalunya para que sea un derecho pleno no solo tiene que ver con una cuestión de fronteras sino, lo que es más importante, con una cuestión de derechos. Se trata de poder decidir pero poder decidir sobre cada uno de los aspectos que afectan a nuestra vida cotidiana. Porque derechos nacionales y sociales son inseparables.

Al empezar el artículo, preguntaba: ¿hasta cuándo tendremos consulta… vistas las amenazas de los que apelan a la Ley y al Orden? Sin embargo, la consulta, por más que les pese, no depende de ellos sino de la capacidad de movilización del pueblo catalán para mantener en pie esta convocatoria. De hecho, ya hay fijadas concentraciones ante los ayuntamientos de todos los pueblos y ciudades de Catalunya la misma tarde en que el Tribunal Constitucional prohíba la consulta para exigir que ésta igualmente se lleve a cabo. La solidaridad de nuestros vecinos en otras latitudes del Estado, en pro de las libertades colectivas, es también esencial para su éxito. Con la consulta en Catalunya, no lo olvidemos, gana la democracia.

 www.esthervivas.com

Artículo publicado en Público.es

Kategorien: Attac Planet

Hacia el estancamiento económico mundial

Mo, 29/09/2014 - 09:00

Germán Gorraiz López – ATTAC Navarra-Nafarroa

El fenómeno de la globalización económica ha conseguido que todos los elementos racionales de la economía estén interrelacionados entre sí debido a la consolidación de los oligopolios, la convergencia tecnológica y los acuerdos tácitos corporativos, por lo que la irrupción de la crisis económica en la aldea global ha provocado la aparición de nuevos retos para gobiernos e instituciones sumidas en el desconcierto y en la incredulidad.

Así, la política suicida de las principales entidades bancarias mundiales en la concesión de créditos e hipotecas de alto riesgo aparece como detonante de la crisis de las subprime de EEUU, seguida de la aparición de los activos tóxicos, un goteo incesante de insolvencias bancarias, una severa contracción de los préstamos bancarios y una alarmante falta de liquidez monetaria y de confianza en las instituciones financieras ( costo estimado de 4,5 Billones de para países como EEUU, Reino Unido y Japón y 2,5 Billones para la UE), aunado con el estallido de la burbuja inmobiliaria que ha provocado el hundimiento del castillo de naipes económico de Estados como Florida, California y New York y de los países periféricos europeos ( Irlanda, Italia, Grecia, Portugal y España) pues su economía se ha basado en el último decenio en la conocida “dieta mediterránea”cuyos ingredientes principales eran el “boom” urbanístico, el turismo y el consumo interno y que creaba excelentes platos minimalistas, de apariencia altamente sugestiva y precio desorbitado pero vacíos de contenido culinario y con fecha de caducidad impresa (2008), lo que ha originado la desestabilización económica global y el estancamiento o entrada en recesión de las principales potencias económicas mundiales.

Riesgo de estancamiento económico mundial

La entrada en escenarios de RD ( Recesión + Deflación) de varios países de la eurozona, la crisis de Ucrania y ciertos indicadores macroeconómicos recientes de países como China o EEUU han alertado del riesgo de que el estancamiento económico se adueñe de la economía mundial en el 2015 tal como ha advertido el FMI y la Reserva Federal (Fed) , quien ha rebajado sus previsiones de crecimiento para el 2015 en EEUU ( horquilla del 2,6 % al 3%) y ha mantenido intacta la previsión sobre la tasa de paro (6%).

Además, la total retirada por la Fed en el 2015 de sus medidas de estímulo a la economía estadounidense aunado con una posible subida de tipos de interés , hará que los inversionistas se distancien de los activos de renta variable y que los bajistas se alcen con el timón de la nave bursátil mundial, derivando en una psicosis vendedora que provocará que el Dow Jones de Industriales (situado por encima de la barrera ionosférica de los 17.000 puntos), salte por los aires y termine por desencadenar el estallido de la actual burbuja bursátil que sería hija de la euforia de Wall Street (y por extrapolación del resto de bolsas mundiales) tras las políticas monetarias de los grandes bancos centrales mundiales que han inundado los mercados con centenares de miles de millones de dólares y euros con la esperanza de relanzar la economía, más aún cuando las colocaciones sin riesgo ( deuda de EEUU o de Alemania), no retribuyen nada a los inversionistas lo que aunado con un posible repunte del precio del crudo debido a factores geopolíticos desestabilizantes (Ucrania e Irak), podría producir un nuevo crash bursátil en el escenario del 2015.

Dicho estallido tendría como efectos benéficos el obligar a las compañías a redefinir estrategias, ajustar estructuras, restaurar sus finanzas y restablecer su crédito ante el mercado (como ocurrió en la crisis bursátil del 2000-2002) y como daños colaterales la ruina de millones de pequeños inversores todavía deslumbrados por las luces de la estratosfera, la inanición financiera de las empresas y el consecuente efecto dominó en la declaración de quiebras , frecuentes estallidos de conflictividad laboral e incrementos de la tasa de paro hasta niveles desconocidos desde la época de la II Guerra mundial aunado con incrementos espectaculares del déficit Público y de la Deuda Externa.

¿Hacia el proteccionismo económico?

El retorno al endemismo recurrente de la Guerra Fría entre EEUU-Rusia tras la crisis de Ucrania y la mutua imposición de sanciones entre UE-Japón-EEUU por un lado y Rusia por el otro, marcarían el inicio del ocaso de la economía global y del libre comercio, máxime al haberse demostrado inoperante la Ronda Doha (organismo que tenía como objetivo principal de liberalizar el comercio mundial por medio de una gran negociación entre los 153 países miembros de la Organización Mundial de Comercio (OMC) y haber fracasado en todos sus intentos desde su creación en el 2011.

Así, no sería descartable la implementación por las economías del Primer Mundo de medidas proteccionistas frente a los países emergentes (Fomento del Consumo de Productos nacionales) en forma de ayudas para evitar la deslocalización de empresas, subvenciones a la industria agroalimentaria para la Instauración de la etiqueta BIO a todos sus productos manufacturados, Elevación de los Parámetros de calidad exigidos a los productos manufacturados del exterior y la imposición de medidas fitosanitarias adicionales a los productos de países emergentes, lo que obligará a China, México, Brasil e India a realizar costosísimas inversiones para reducir sus niveles de contaminación y mejorar los parámetros de calidad, dibujándose un escenario a cinco años en el que se pasaría de las guerras comerciales al proteccionismo económico, con la subsiguiente contracción del comercio mundial, posterior finiquito a la globalización económica y ulterior regreso a los compartimentos estancos en la economía mundial.

 

Kategorien: Attac Planet

Un peligro para Europa

Mo, 29/09/2014 - 07:00

Amador Castro Moure – ATTAC Acordem

marea¿Cómo puede ser un impecable ejercicio democrático un peligro para Europa? ¿Europa, ese ente al que no se le pueden atribuir sentimientos, se siente amenazada cuando las personas —que sí tienen sentimientos— quieren votar para que se conozca su opinión sobre cualquier tema que les afecta?

Se trate de una consulta al pueblo griego sobre la aceptación de las condiciones del rescate, preguntar al pueblo escocés si desea seguir formando parte del Reino Unido de la Gran Bretaña, el anhelo de una buena parte del pueblo catalán de votar la relación que desea con el Estado español o un plebiscito para que el pueblo de ese mismo Estado español pueda pronunciarse sobre la continuidad de la Monarquía o la apertura de un proceso constituyente para el establecimiento de una República, esa parece ser la conclusión que extraen los líderes políticos continentales —en especial el presidente del Gobierno español— del proceso que llevó al referéndum celebrado recientemente en Escocia: un peligro para Europa.

En estos tiempos en los que parece vislumbrarse el nacimiento de una nueva civilización, con cambios radicales que abarcan desde las relaciones humanas a las formas de producción y consumo —y a la destrucción o modificación de la brecha establecida entre producción y consumo—, es inevitable que se produzcan tensiones entre quienes desean perpetuar el viejo modo de vida y producción —ese modo de vida y producción industrial, ávido del expolio infinito de los recursos naturales que nos lleva irremediablemente al desastre ecológico del planeta, necesitado de guerras debido a la escasez de esos mismos recursos y que genera fanatismo religioso, por oposición, como refugio ante el expolio— y las nuevas formas que abren la puerta a un futuro esperanzador, a una civilización más sana, razonable y democrática que cualquiera que hayamos conocido en la historia.

Mientras en todas las esferas de la vida social se van introduciendo nuevas formas de organización (nuevas y diversas formas de familia, nuevos sistemas de organización laboral en empresas de nuevo cuño, nuevas formas, lenguajes y medios de comunicación entre los seres humanos, nuevos modos de educar y socializar a los niños, nuevas formas de enfocar la espiritualidad, etc.), los bloques monolíticos del sistema industrial que se ha desarrollado hasta ahora, tanto en la parte del mundo que se proclamaba capitalista como en el llamado socialismo real (que no fue ni más ni menos que una forma de industrialismo dirigido desde el Estado), intentan aferrarse al viejo orden: empresas, iglesias, escuelas, familia, medios de comunicación y Estado deben ser uniformes, sincronizados, concentrados, maximizados y centralizados para que el engranaje siga funcionando como lo ha hecho en los últimos trescientos años. Y no hay bloque más obsoleto que el de la vida política. Ninguno con menos imaginación, menos experimentación, menos dispuesto a un cambio fundamental. La pérdida de sus privilegios les hace ver peligros por todos lados.

La familia nuclear sustituyó a la familia extensa y hoy en día podríamos llenar un amplio catálogo con todos los tipos de familia existentes donde la nuclear es sólo un tipo de familia más. Las poblaciones, concentradas en grandes urbes en torno a las fábricas, empiezan a dispersarse de nuevo hacia poblaciones de tamaños más humanos. Dinosaurios empresariales —como, por ejemplo, IBM— vieron la necesidad de fragmentarse en unidades más pequeñas o desaparecer en su intento de crecimiento infinito. Por otra parte, los “expertos”, que han ido adueñándose de todos los puestos clave de toma de decisiones, anulando incluso el poder de decisión de los propietarios de los medios de producción en muchas empresas, ya no gozan de la aquiescencia de las poblaciones que empiezan a sospechar que éstos actúan condicionados por la miopía del beneficio propio. En escuelas y hospitales, por ejemplo, la ciudadanía exige cada vez más espacios de participación, conscientes de que no necesitan ser expertos para saber lo que desean para su salud o para la educación de sus hijos. Una persona no necesita ser experta en urbanismo para saber que prefiere un parque público con árboles en lugar de una plaza de cemento proyectada por un experto arquitecto. En cuanto a la energía, conscientes de la finitud de los combustibles fósiles, estamos diversificando la obtención de energía desde fuentes dispersas de la misma y experimentando con la búsqueda de nuevas fuentes renovables que se podrán aplicar a distintas necesidades: desde placas solares en los tejados para calentar el agua de las casas, hasta la utilización de los residuos de la energía eólica para generar hidrógeno o la frenada de los automóviles sobre una superficie de caucho para generar energía eléctrica.

En todos los ámbitos se tiende, poco a poco, hacia unidades más pequeñas y diversas de actuación interconectadas en red tal y como funcionan las redes informáticas. También las naciones sienten esa necesidad en contraposición a la maximización que propone el antiguo régimen. Uniones económicas a gran escala, con ansias de convertirse en uniones políticas, se contraponen a deseos de independencia y libertad de decisión, en mayor o menor medida, en lugares como Escocia, Catalunya, Galicia, Córcega, Irlanda, Puerto Rico, Quebec, el Sahara Occidental, el Tíbet, Sudán del Sur, etc. Ante la ruptura de la sociedad de masas, los ideólogos del viejo régimen, sustituyendo la causa por el efecto, hablan de “balcanización debida al egoísmo de las minorías”, en lugar de ver en esta enriquecida diversidad una oportunidad para el desarrollo humano, “pues el creciente activismo de las minorías no es el resultado de un súbito acceso de egoísmo; es, entre otras cosas, reflejo de las necesidades de un nuevo sistema de producción que exige, para su existencia misma, una sociedad mucho más variada, colorista, abierta y diversa que ninguna de cuantas hayamos conocido jamás”.

Obviamente, todos esos movimientos generan resistencias muy fuertes. Las mayores exigencias de control ciudadano sobre los alimentos, la salud, la educación, la energía, la forma y tamaño del Estado, los límites al poder de las corporaciones y la democracia directa y participativa tienen su oposición en los intentos de maximizar el control y la uniformidad, la eliminación de regulaciones en beneficio de las empresas y no de la ciudadanía. El hecho de que algunas empresas hayan cambiado su modo de actuar, de que, incluso, hayan incluido programas sociales o que midan el impacto ambiental y social de sus decisiones, no ha sucedido por un súbito despertar en las “conciencias” de sus dirigentes, sino por la presión de miembros activos de la sociedad sobre su desmedido afán de lucro. Un ejemplo de esta feroz oposición al cambio lo encontramos en las negociaciones secretas entre Europa y EEUU para firmar un Tratado de Libre Comercio (TTIP) que persigue, básicamente, que el “beneficio esperado” esté por encima de cualquier ley o Constitución, de cualquier consideración legal, social o humana. Es una reacción del mastodonte financiero-industrial ante la amenaza de que sus anticuadas formas de actuación le lleven a la desaparición, una huída hacia adelante basada en la falacia del “progreso” entendido como “crecimiento infinito” en un mundo con recursos finitos.

Todo esto no son ideas mías. Las escribió, mucho mejor que yo, Alvin Toffler en su libro “La tercera ola”, publicado en 1980, en el que, jugando con la metáfora de las mareas que entrechocan, describe la historia de la humanidad en tres olas: la revolución agrícola, la revolución industrial y la era de la información o tercera ola que sería la que estamos comenzando a gestar desde la década de 1960. Y aunque personalmente no esté de acuerdo con todo lo que afirma Toffler, especialmente en lo que concierne a la codicia humana y a que todo esto sucede bajo una forma “mutada” de capitalismo (cuestión que le quita a la teoría todo lo que tiene de revolucionaria o de cambio de paradigma), sí me quedo con una idea: la de que la presión de las mareas está conformando poco a poco un mundo mejor, erosionando las duras rocas monolíticas del industrialismo. Algo en lo que los pueblos del Estado español son pioneros con sus “mareas” por la educación, por la sanidad, por los derechos de las mujeres, por la defensa de lo público, por una mayor democracia participativa.

Será difícil y debemos esperar actos de violencia tendentes a defender el status del viejo régimen. Dependerá de la rigidez o amplitud de miras de las élites gobernantes, de si el cambio se acelera con la amenaza de colapso económico, de si existen amenazas militares, etc. Además, igual que todavía coexisten sociedades agrícolas con otras en proceso de desindustrialización, Repúblicas con Monarquías y dictaduras militares, Condes y Duques con tecnócratas, es de esperar que este proceso no se dé al unísono en todos los rincones del globo. También será necesario que surjan personas con visión clara, que sepan diferenciar entre “novedades” puramente maquilladoras de viejas formas de organización y aquellos cambios que realmente pertenecen a una nueva forma de pensar y actuar. Sobre todo será necesario que esas personas lúcidas sepan y puedan transmitir esa visión al resto de la sociedad.

Según Toffler, para que los cambios puedan sucederse, deberemos eliminar los estereotipos acumulados de la Era de la segunda ola y reconsiderar la vida política con arreglo a tres principios básicos de la tercera ola: el poder de la minoría, la democracia semidirecta y la distribución de decisiones.

El poder de la mayoría, el de la sociedad industrial de masas, ya no tiene cabida en las nuevas sociedades desmasificadas. Es la minoría la que cuenta. En vez de una sociedad altamente estratificada, tenemos sociedades configurativas, sociedades-red: sociedades en las que miles de minorías se arremolinan en torno a pautas nuevas, a veces de forma transitoria, y a micro-intereses que difícilmente abarcarán al 51% de la población en general. Ya no podemos permitirnos delegar un poder total en nadie y no podemos tolerar que minúsculas minorías (élites y expertos) tomen decisiones que tiranicen a todas las demás minorías. El voto ya no puede circunscribirse a un sí o un no, o a delegar en una mayoría parlamentaria las decisiones que sobre nosotros tomarán durante cuatro años. Las herramientas de toma de decisiones, colaborativas y participativas, existentes ya en la red nos permiten ser consultados continuamente sobre los temas más diversos, sobre preguntas complejas. Dentro de una generación, en muchas sociedades prácticamente no habrá analfabetos tecnológicos y el manejo de dispositivos de comunicación conectados a la red no será un enigma para nadie. También los partidos políticos, reflejo de la comercialización en masa, deberán cambiar sus estructuras por otras más modulares. Un ejemplo todavía primitivo —aunque probablemente pionero— lo tenemos en los Guanyem/Ganemos/Mareas que buscan alianzas en la base, al margen de los partidos políticos tradicionales si es necesario, aunque sin negar ninguna posibilidad, para conseguir mayorías —en este caso municipales— partiendo de la unión de diversas minorías. O en la utilización de las tecnologías ya-no-tan-nuevas por parte de Podemos o el Partido X para la toma rápida de decisiones sin necesidad de convocar asambleas de barrio cada dos por tres. Las posibilidades son múltiples. El poder establecido tiene ya perdida la batalla por suprimir y sofocar a las minorías que están germinando. Tarde o temprano tendrá que permitir el cambio hacia una democracia del mañana basada en una fusión del gobierno de la mayoría con el poder de las minorías.

El segundo principio, el de la democracia semidirecta, supone pasar de depender de los representantes a que las personas nos representemos a nosotras mismas. Los representantes, rodeados de cantidades ingentes de lobbies, expertos y asesores, saben cada vez menos de las cuestiones sobre las que deben decidir. Ya no se representan ni a sí mismos. Al mismo tiempo, la parálisis de las instituciones representativas produce leyes cada vez más ajenas e insensibles a nuestras necesidades. En consecuencia, tendremos que hacer esas leyes nosotras mismas. Y, lógicamente, para ello habrá que cambiar las estructuras. Aunque en España tenemos la posibilidad de plantear iniciativas legislativas populares —posibilidad que no existe en muchos países—, la decisión final queda en manos del Parlamento, de los representantes. Las nuevas tecnologías permitirían, por ejemplo, presenciar mediante streaming una sesión de un Ayuntamiento y votar con un clic de ratón o una pulsación sobre la pantalla del móvil acerca de los temas de discusión en dicho pleno, fusionando de esa manera la democracia indirecta con la directa y experimentando en el ámbito local el funcionamiento de este o aquel sistema antes de aplicarlo en otros ámbitos. Esto ya es una realidad en algunos programas de televisión en los que el espectador envía comentarios vía Twitter y opina con su voto a diversas cuestiones planteadas por el propio programa. Sólo los límites de la imaginación pueden definir los límites de la multiplicidad de formas en que podemos abrir y democratizar un sistema que empieza a desmoronarse y en el que muy pocas personas se sienten adecuadamente representadas.

Por último, la distribución de decisiones es el antídoto a la parálisis institucional. Para desatascarla, la toma de decisiones debe darse en el ámbito más adecuado según el tipo de problema. Ámbito que, además, puede cambiar con el tiempo. Si la unidad económica básica ya no es la economía de la nación-Estado, ni siquiera la economía autonómica o provincial, sino que están surgiendo unidades económicas más coherentes —por poner dos ejemplos próximos, el eje Vigo-Norte de Portugal o el corredor mediterráneo— a las que, sin embargo, les afectan decisiones políticas tomadas por los representantes en Madrid o en Bruselas ajenos, muchas veces, a esas realidades o aferrados a su vieja concepción de la economía nacional. No se puede descentralizar la actividad económica, las comunicaciones o la distribución sin descentralizar también la toma de decisiones. Es absolutamente necesario encontrar alternativas al FMI y el Banco Mundial, así como revitalizar y dotar de contenido a la ONU, para aquellas decisiones de ámbito planetario. Y descentralizar los ámbitos de toma de decisiones en función de la zona geográfica o grupo humano al que afecta un problema concreto.

Hoy en día, la apariencia de lucha política es la que se da entre partidos supuestamente antagónicos que luchan entre sí para obtener una ganancia inmediata pero que, en realidad, suman sus fuerzas para oponerse a las nuevas fuerzas políticas de la tercera ola y preservar el agónico orden industrial, incluyendo a los partidos de izquierda que preconizan un “crecimiento sostenible”. Pero la degradación económica del planeta, la deriva de la sociedad industrial hacia un poder absoluto de las corporaciones, la paulatina disolución de la familia nuclear o los cambios hacia formas no colectivas de educación exigen el cambio de la sociedad industrial por otra. Incapaces de ver más allá de lo que tenemos delante y de huir definitivamente de la educación recibida, la mayoría de las personas tenemos un pie en un lado y otro pie en el otro. Por ejemplo, personas que se consideran a sí mismas innovadoras se quedan petrificadas ante la sugerencia de que nuestra Constitución o nuestras estructuras políticas están anticuadas y necesitan una profunda renovación.

Típicamente, los defensores de la segunda ola luchan contra el poder de las minorías; desdeñan la democracia directa como “populismo”; se oponen a la descentralización, el regionalismo y la diversidad; combaten los esfuerzos por desmasificar las escuelas; luchan por preservar un atrasado sistema energético; deifican a la familia nuclear, se burlan de las preocupaciones ecológicas, predican el nacionalismo tradicional de la era industrial y se oponen a avanzar hacia un orden económico mundial más justo.

Por el contrario, las fuerzas de la tercera ola se muestran favorables a una democracia de poder compartido de las minorías; están dispuestas a experimentar con una democracia más directa; propugnan el transnacionalismo y una delegación fundamental de poder. Exigen un desmantelamiento de las grandes burocracias. Demandan un sistema energético renovable y menos centralizado. Quieren opciones legítimas a la familia nuclear. Luchan por menos uniformización y más individualización en las escuelas. Conceden alta prioridad a los problemas ambientales. Reconocen la necesidad de reestructurar la economía mundial sobre una base más justa y equilibrada”.

La lucha está servida. Para los dinosaurios de la sociedad industrial el mero hecho de votar es “un peligro para Europa”. Debemos sustituir a estos reptiles jurásicos por gentes de la tercera ola que empiecen a modificar las instituciones caducas y las formas de toma de decisión obsoletas por nuevas formas que eliminen los peajes que impiden la fluidez de tráfico hacia una nueva sociedad más democrática y acorde con los anhelos y los problemas de las personas. Será una dura lucha contra quienes quieren beneficiarse de lo que queda de la sociedad industrial. También por el control de quiénes serán las personas que den forma a la sociedad sucesora. En esa súper-lucha cada una de nosotras desempeñará un papel activo. Y ese papel puede ser creador o destructor.

La creación de nuevas estructuras políticas para una civilización de la tercera ola no se producirá en una sola y climática convulsión, sino como consecuencia de mil innovaciones y colisiones a muchos niveles, en muchos lugares y durante un período de décadas. […] Si empezamos ahora, nosotros y nuestros hijos podemos tomar parte en la excitante reconstitución, no sólo de nuestras anticuadas estructuras políticas, sino también de la civilización misma”.

Post publicado en Filloas.net. Traducción del propio autor.

Kategorien: Attac Planet

La necesaria y urgente revolución democrática

So, 28/09/2014 - 18:00

Vicenç Navarro – Consejo Científico de ATTAC España

El movimiento transformador del sistema económico, político y social presente en el mundo occidental más importante que existió en el siglo XX fue el socialismo, tanto en su versión leninista (en los países en vías de desarrollo), como en su versión socialdemócrata (más dominante en los países capitalistas desarrollados). En contra de lo que se anuncia en los mayores medios de comunicación y en los fórums conservadores y neoliberales, la experiencia empírica existente muestra que, a pesar de sus errores, la humanidad entró en el siglo XXI con mayor bienestar del que hubiera tenido si no hubiera existido el socialismo (ver mi artículo “¿Ha fracasado el socialismo?”, Público, 22.09.14). La estrategia socialista tenía como objetivo conseguir la eliminación de la explotación, predominantemente de clase social, por parte de los propietarios y gestores de los principales medios de producción. De ahí que una demanda central de esta estrategia transformadora fuera la nacionalización de tales medios. El agente social eje de este proyecto era el movimiento obrero, y sus instrumentos y partidos políticos. Ni que decir tiene que la aparición de estos partidos en el panorama político despertó una enorme hostilidad, incluyendo la brutal represión por parte de los poderes económicos y financieros y de la clase social que controlaban aquellos medios de producción, y que dominaban o ejercían una enorme influencia sobre los Estados en donde dichos medios estaban ubicados.

Las luchas de los movimientos obreros, aliados con otras fuerzas y movimientos sociales, consiguieron una notable mejora del bienestar de las poblaciones a nivel mundial. Y los datos están ahí para el que quiera verlo. Europa, por ejemplo, no hubiera alcanzado el grado de bienestar que tenía a finales del siglo XX sin que hubiera existido el socialismo en su seno. En realidad, su propio éxito determinó, a partir de los años ochenta, una respuesta –una contrarrevolución del mundo del capital- que se caracterizó por un intento (que ha sido exitoso) de reducción, cuando no eliminación, de los derechos sociales, laborales y políticos que se habían conseguido durante la mayor parte del siglo XX. Esta reducción se realizó a base de imponer, a partir de los años ochenta, las políticas neoliberales, siendo el neoliberalismo el proyecto generado y promovido por el capital.

Estas políticas neoliberales han llevado a una situación de enorme concentración de la riqueza y de las rentas, que ha tenido como consecuencia el deterioro de la democracia como resultado de la enorme influencia sobre el Estado de los beneficiarios de dicha concentración. Nunca antes había existido en el sistema democrático europeo tal grado de influencia política por parte de los poderes financieros y económicos, que prácticamente controlan el Estado y las instancias supranacionales, como las instituciones que gobiernan Europa (el Consejo Europeo, la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Parlamento Europeo).

El porqué de la exigencia de una revolución democrática ahora y no antes

De ahí que haya aparecido ahora, y no antes, la demanda y la exigencia de una democracia real, demanda que tiene como objetivo la participación de la ciudadanía en el gobierno de la sociedad, tanto en las instituciones políticas como en las económicas, financieras y mediáticas. Esta demanda, centrada de momento en la esfera política, de exigir democracia, es una demanda auténticamente revolucionaria, es decir, que se enfrenta directamente con las estructuras de poder, cuestionando su permanencia y existencia. Hoy, exigir que cada ciudadano tenga el mismo poder de decisión y de gobernar el país, a través de formas de participación tanto directa (como referéndums basados en el derecho a decidir) como indirecta (a través de la vía representativa), es una demanda auténticamente revolucionaria. No es ya la nacionalización de los medios de producción, sino la exigencia de que exista una democracia real, lo que crea pánico en los establishments de estos países, como lo muestra muy claramente el caso de España. La Transición, que, como documenté hace ya años (ver Bienestar insuficiente, democracia incompleta. Sobre lo que no se habla en nuestro país, 2002), distó mucho de ser modélica, no significó una ruptura con el Estado dictatorial, sino una modificación (resultado, predominantemente, de la presión del movimiento obrero) para permitir elementos y componentes democráticos en ese Estado, sujetos a enormes limitaciones. Y entre ellas, el funcionamiento de las instituciones representativas dentro de un contexto mediático altamente controlado por grupos financieros y económicos que ejercen una excesiva influencia sobre el Estado. La Transición de la dictadura a la democrática se centró en dar mayor poder de decisión sobre todo a las élites gobernantes de los partidos políticos, los cuales canalizaron la única democracia posible, que era la democracia indirecta o representativa, en la que la ciudadanía escoge (a través de un sistema escasamente proporcional, sesgado hacia las fuerzas conservadoras) unos partidos (con escasísima democracia interna) con aparatos que se reproducen a sí mismos y que se aferran por todos los medios a su sillón y a sus privilegios. Así se crearon las castas, centradas predominantemente, pero no exclusivamente, en los partidos mayoritarios del país. Esta estructura domina no solo la rama legislativa y ejecutiva del Estado, sino todas las ramas y aparatos del Estado. Sus relaciones con el poder financiero y económico son de interdependencia y complicidad, lo que determina una serie de políticas públicas neoliberales que no tienen ningún mandato popular, pues no estaban en sus programas electorales. Una derivada de esta complicidad es la excesiva corrupción.

No es, pues, de extrañar, que apareciera un movimiento de protesta de enorme importancia en el país, el movimiento 15-M, que puso en el centro de su proyecto la denuncia de este sistema que se autodefine como democrático. Sus eslóganes (“Lo llaman democracia y no lo es”; “No nos representan”; “No hay pan para tanto chorizo”) iban directamente al grano y fueron inmensamente populares. Casi de inmediato surgió una gran simpatía hacia este movimiento, de tal manera que hoy la mayoría de la ciudadanía española está de acuerdo con que los gobiernos no la representan. Nunca antes, durante el periodo democrático, el Estado había alcanzado un nivel tan alto de descrédito y de pérdida de legitimidad, pérdida acentuada todavía más en la aplicación de políticas públicas que carecen de mandato popular.

La aparición de movimientos democráticos contestatarios

Es, por lo tanto, lógico y predecible que la aparición de un movimiento político basado en la cultura y la dinámica del 15-M, como lo es Podemos, fuera repentina, y que este movimiento se convirtiera, en poco tiempo, en la opción preferida por grandes sectores de la población, hartos e insatisfechos con la situación actual, transformándose en la tercera fuerza política del país. Ni que decir tiene que la casta política y el establishment financiero (según el banquero Emilio Botín, recientemente fallecido, el mayor peligro para su supervivencia era Podemos y lo que él llamaba el problema catalán), económico y mediático del país se movilizaron enseguida, con una gran agresividad por parte de las derechas españolistas, con la vulgaridad y la estridencia (casi sin precedentes en Europa) que les caracterizan. La derecha española, situada en la ultraderecha en el panorama político europeo, carece de cultura democrática, siendo la heredera de la derecha del régimen anterior. Su grado de corrupción (que ha contaminado a otros partidos) es continuador del existente en el Estado dictatorial. Lo que es lamentable es que la nueva dirección del PSOE haya añadido su voz, refiriéndose a Podemos como “populista”, “demagógico”, “utópico”, etc. (ver mi artículo “¿Qué es populismo?”, Público, 13.11.13).

Esta demanda de democracia aparece también en Catalunya con el movimiento a favor del derecho a decidir (que apoya alrededor de un 80% de la población e incluye, aunque no es lo mismo, el derecho a la secesión, que lo apoya alrededor de un 50%), lo que se convierte en un problema mayor cuando el Estado no permite el ejercicio de tal derecho, pues el Estado teme, con razón, las consecuencias de que este derecho a decidir (democracia participativa y directa) se expandiera al resto de España. El mal llamado problema catalán es el problema español, creado por una transición inmodélica que dio como resultado un Estado escasamente democrático, pobre, poco redistributivo, con escasa conciencia social (el gasto público social por habitante continúa siendo uno de los más bajos de la Unión Europea de los 15) e incapaz de reconocer la plurinacionalidad de España.

El mayor reto de estos nuevos movimientos radicales, exigiendo democracia real, y los nuevos partidos políticos es el de organizarse sin reproducir los defectos de las organizaciones políticas actuales, estableciendo un sistema de participación en el que sea la ciudadanía la que decida directamente (el derecho a decidir, a través de formas de democracia directa, hoy prácticamente inexistentes en España), relacionándolo con la de democracia indirecta, es decir, la democracia donde el ciudadano delega a su representante la toma de decisiones. Una fuerza política debería reproducir en su seno el tipo de sociedad que desea. De ahí el enorme daño de los partidos políticos, al no reflejar en su interior el tipo de sociedad que la ciudadanía desea. Lo que hoy estamos viendo es una oposición a la profesionalización de la política.

La respuesta a la exigencia democrática

Las medidas con las que los partidos actuales intentan responder a esta exigencia de mayor democracia son muy insuficientes. La introducción de primarias en los partidos políticos, de listas abiertas y de otras reformas, son medidas necesarias, pero enormemente insuficientes, pues no tocan otros elementos como la financiación privada de los partidos, fuente constante de la enorme corrupción. Pero algo incluso más preocupante es la falta de atención -en realidad, olvido (cuando no ocultación)- al desarrollo de formas de participación directa o democracia directa. Hoy, el derecho a decidir debería tener un protagonismo a nivel central, autonómico y local. Y de hecho ni se habla de ello. Es vergonzoso, y define a la Marca España, que no se permita que el pueblo catalán sea, ni siquiera, consultado. He vivido durante muchos años de mi exilio en EEUU, y el referéndum vinculante es una práctica común a los niveles estatales (equivalente a las autonomías) y locales en aquel país, incluyendo, por cierto, el derecho a separarse del Estado federal, como ocurre con el Estado de Texas, que tiene el derecho a la secesión si así lo deseara.

La necesidad de expandir la aplicación del proceso democrático

La democracia española no puede ser democracia si no hay plena libertad de expresión, con derecho a ser informados en lugar de ser persuadidos. La falta de diversidad ideológica de los medios, claramente sesgados hacia las posturas conservadoras y liberales, es uno de los mayores problemas democráticos del país. La revolución democrática tiene que intervenir en la falta de pluralidad de los medios, hoy enormemente influenciados por la banca como consecuencia de su endeudamiento. Pero esta democracia debe ser no solo política y mediática, sino también económica y social, dimensiones de la democracia inexistentes en España, y que debe incluir: el sistema de cogestión de las empresas, existente, por ejemplo, en Alemania (una de las causas de su bajo desempleo, al potenciar a nivel de cada empresa la distribución del tiempo del trabajo en lugar del despido); el sistema público de crédito; la eliminación de la especulación financiera; la extensión de los servicios públicos del Estado del Bienestar, con una democratización de sus sistemas de decisión y gestión; la democratización del sistema educativo y de formación; la corrección de las desigualdades, con medidas redistributivas que dificulten el establecimiento de una casta económica y financiera; la eliminación de la discriminación por clase social, género, raza, lugar de origen o edad. Esta democratización debería también afectar a las instituciones que reciben fondos públicos, como la Iglesia y el Ejército; y debería suponer también la democratización de los barrios, con un mayor poder de decisión territorial por parte de las organizaciones sociales y civiles (que deberían poder participar mediante medidas de democracia directa); la utilización masiva de referéndums vinculantes a todos los niveles del Estado, y así un largo etcétera. Esta es la nueva revolución (exigiendo democracia) que caracterizará el siglo XXI en España.

Una última observación. Alcanzar estas medidas exigirá todo tipo de medidas de presión, incluyendo la desobediencia civil. Hoy EEUU no tendría un Presidente negro si no hubiera habido una mujer negra que se opuso a la ley que le obligaba a sentarse en la parte de atrás del autobús. Y los sindicatos no existirían si no hubieran desobedecido las leyes antisindicales. La jornada laboral no se limitaría a 8 horas si los obreros de Chicago no hubieran desobedecido las leyes. En realidad, la desobediencia civil es el motor de la democracia. Frente a ello habrá una enorme represión, no solo política, sino económica. La mayor medida represiva hoy en España es el desempleo y la bajada de los salarios, pues atemorizan a la mayoría de la población, que es la que trabaja.

Pero he vivido suficientes años y en suficientes países para garantizar a la gente joven (de todas las edades) que si la mayoría de la población se moviliza puede alcanzar esta democracia. He vivido en muchísimos países para poder atestiguar que si la población explotada se moviliza (y hoy la población explotada por habérsele privado de la democracia es la mayoría) puede alcanzar lo que desea.

 Artículo publicado en Público.es

vnavarro.org

Kategorien: Attac Planet

Inteligente como papá, bonita como mamá

So, 28/09/2014 - 13:00

Rosa María Artal – Comité de Apoyo de ATTAC España

hipercor-bonitacomomamaLo ha encontrado Beatriz Talegón. Las venden en Hipercor. Camisetas infantiles como deben ser. Azules para niños, rosas para niñas. Y con el lema que se grabe bien: Inteligente como papá, bonita como mamá. Repartir las tareas que se dice.

De este modo, papá se convierte pongamos por caso en alcalde de Pozuelo de Alarcón (Madrid) y se pringa hasta el cogote de la Gürtel, según le acusa la justicia. Es tan inteligente. Y a mamá la hacemos ministra. Y la dejamos ahí, haga lo que haga, porquedebemos mucho a la familia. Y es una chica disciplinada que no se entera de nada en su casa, pero resulta preciosa firmando  repagos farmacéuticos y supresión de sanidad para seres humanos.

Algo le deben también a este papá que cuadra a la guardia civil porque ha osado practicarle un control de alcoholemia, por algún indicio.  Joaquín Bascuñana, delegado del gobierno en Murcia, también está imputado por corrupción, vaya por dios. Y también le mantiene el PP en el puesto contra viento y marea. ¿Será bonita mamá?

De Cañete ya sabemos que es un papá muy inteligente. Y muy considerado. No le gusta debatir con mujeres para no abrumarlas. Elegido por Juncker para comisario de medio ambiente y energía, se le está poniendo cruda la confirmación. Es que hasta a Panamá llegan los negocios energéticos de la familia. Las mamás bonitas deben estar en ella, muy bien tratadas.

Pizarro, otro papá inteligente, que ahora se ha colocado de jefazo en el Corte Inglés, pide replantearse el Estado del bienestar (lo que queda, será) porque todo gratis no es ni sostenible ni bueno. “Todo gratis”, a salvo de impuestos cada vez más altos que se emplean en otras cosillas, como rescatar bancos, autopistas, dar subvenciones a su partido sin ir más lejos, o sobresueldos a políticos de ídem. El diezmo de toda la vida ¿para que está la plebe más que para mantener al señor que no le falte de nada?. Un papá estupendo Pizarro. Se ha buscado una mamá muy bonita, y también bastante lista para el (presunto) trinque.

Como debe ser. Como debe seguir siendo. Contaba Pepa Bueno en la SER esta mañana un dato entresacado de un informe de la OCU: “Los niños españoles de familias empobrecidas repiten tres veces más que los de familias sin problemas económicos”. Peor nutridos, con los padres agobiados. Hemos vuelto a la sociedad de la posguerra española. Por votación popular, además. Y hay que insistir para que no cambie.

Kategorien: Attac Planet

Reforma de la Constitución ¡Reúnanse ya! – ¡”Siéntense” ahora!

So, 28/09/2014 - 09:00
Federico Mayor Zaragoza – Comité de Apoyo de ATTAC EspañaHubieran debido hacerlo hace mucho tiempo. La Constitución está para seguirla… y para cambiarla y mejorarla cuando es oportuno. Saben ustedes –o deberían saber- que el capítulo octavo, sobre la vertebración del Estado, quedó incompleto (“sinfonía inacabada”, dijo el Presidente Adolfo Suárez) porque ya los tanques de unos (“roja sí, rota no”) y las imposiciones de otros aconsejaban hacer la transición de la dictadura a la democracia en más de un paso, asegurando que a un presidente civil le sustituiría otro igualmente civil… Y no olviden tampoco los nacionalistas españoles que el golpe de Estado tuvo lugar… sin que, por milagro, se produjeran daños irreversibles.Y tengan también en cuenta la recogida de millones de firmas y la obcecación discriminatoria de su Estatuto.

Y que no se anticiparon, como debía ser, a proporcionar, con una federación inspirada en las que mejor funcionan, un auténtico auto-gobierno.

Han dejado irresponsablemente que la expresión catalanista fuera derivando, basada más en la emoción que en la razón, hacia adhesiones soberanistas.

Desde el primer momento habían tenido que reconocer el derecho a decidir… lo “decidible”. Y la secesión no lo es (ni en las Naciones Unidas ni en la Unión Europea). De conseguirse hipotéticamente, los ciudadanos verían mermadas de inmediato las características más esenciales de una ciudadanía plena.

Pero sí que es “decidible” un sistema federal que permita, en un contexto realmente democrático y teniendo en cuenta la opinión de todos los ciudadanos, disfrutar sin restricciones de una genuina autonomía.

No ofrezcan horizontes luminosos cuando son conscientes de que no lo serían en la práctica. Ofrezcan ilusiones de “ser más” –más libres, más transparentes, más activos- todos los ciudadanos, no sólo unos cuantos.

No aplacen iniciar esta gran reforma ni un día más. Las frustraciones, el desconcierto, van en aumento y pueden desembocar en actitudes que deben evitarse.

¡Siéntense y, en compañía de todos los interlocutores posibles, establezcan rápidamente un nuevo panorama! Una España federal en una Europa federal también, que permitiría aplicar a los mercados, con gran firmeza y templanza, el tratamiento que exige la igual dignidad de todos los seres humanos.

La reforma de 2011 se hizo apresuradamente bajo la presión del Banco Central Europeo, presionado a su vez por los omnímodos y omnipresentes mercados. Fue un error aquella obediencia, que llevó, con gran descaro, hasta nombrar sin urnas a los gobiernos de Italia y Grecia, cuna de la democracia. La reforma de ahora debe hacerse apelando a la colaboración del mayor número posible de personas que permitan diseñar un proceso realmente satisfactorio para todos o casi todos.

No jueguen con la buena voluntad de tanta gente que no puede apreciar la diferencia entre “consulta” y “referéndum”. Que los irreductibles expliquen qué sucedería al día siguiente de la “independencia” para que la inmensa mayoría sepa a qué atenerse. Es inaplazable. Y es un error, insisto, pasarse el día amonestando, amenazando… en lugar de esclarecer el futuro, hoy tan sombrío.

¡Reúnanse!

¡Siéntense!

La fuerza de la palabra
Kategorien: Attac Planet

Triunfo de la ciudadanía frente al intento de prohibir el aborto

So, 28/09/2014 - 07:00

María Pazos Morán

Él-pierde-ellas-gananEl Gobierno ha retirado el proyecto de contrarreforma del aborto que hubiera hecho imposible (otra vez) abortar legalmente en España. Toda la ciudadanía estamos de fiesta. Las feministas podemos estar especialmente satisfechas del trabajo realizado y del apoyo recibido. La ciudadanía salió a la calle y repudió al ministro responsable en las encuestas. Esta es la primera lección: las leyes de ampliación y protección de derechos, como la ley de plazos del aborto, obtienen la aprobación de la gran mayoría y, una vez establecidas, es muy difícil echarlas para atrás.

Tendremos que seguir debatiendo y sacando conclusiones que nos ayuden a seguir avanzando en la lucha feminista por una sociedad sin patriarcado. Hoy celebremos el triunfo. No importa que muchos medios de comunicación se estén dedicando al pseudo-psicoanálisis de Gallardón y a las reacciones de los pro-vida. No importa que no estén poniendo en primer plano las reacciones de las feministas y, en particular, de las organizadoras del Tren de la Libertad. Así es el patriarcado. Pero el feminismo, y toda la ciudadanía, estamos de fiesta. El domingo 28: ¡MANI-FIESTA-CIÓN!

Kategorien: Attac Planet

El precio de la uva y la dignidad de las gentes del campo

Sa, 27/09/2014 - 18:00

Gregorio López Sanz – ATTAC Albacete

La semana pasada en Villarrobledo, convocados por las organizaciones agrarias, los/as viticultores/as llevaron a cabo una jornada de protesta ante los bajos precios fijados para la uva por parte de las principales bodegas de la región. Unos precios que no permiten cubrir los costes de producción, y que de continuar en esos niveles condenarían a desaparecer a buena parte de los/as viticultores/as de Castilla-La Mancha.

Las políticas de apoyo a la agricultura han existido desde siempre. Los gobiernos de diferentes ideologías las han aplicado para garantizar alimentos suficientes a un precio razonable. Por el carácter básico de la necesidad de alimentación, el conjunto de la ciudadanía ha visto con buenos ojos que dinero público se destine a proporcionar unas rentas mínimas a las gentes del campo y de paso fijar a la población en el medio rural. Los mercados de alimentos han estado tradicionalmente muy regulados por los gobiernos, y a través del mecanismo de los precios garantizados han incentivado cultivos deficitarios y penalizado cultivos excedentarios.

Pero todo este entramado de políticas públicas que reconocían el trabajo de las mujeres y hombres del campo, se viene abajo cuando comienza la expansión de la era de la globalización en las últimas dos décadas. Desde incluso antes hasta ahora, el gran capital (las grandes compañías del agronegocio) se han encargado de propagar a los cuatro vientos el mito de que la “liberalización comercial” es la política más conveniente para la buena marcha de todos los sectores productivos, incluida la agricultura y la ganadería. Así, a la par que se reducía la presencia del Estado en la regulación de los mercados agrarios, aumentaba el poder de las grandes corporaciones, que han manejado los alimentos del mundo como una mercancía cualquiera, especulando sin ningún criterio de justicia social, buscando sólo maximizar sus beneficios monetarios a corto plazo, aunque ello sea a costa del hambre de la gente en países empobrecidos o de la expulsión de población de nuestro mundo rural. La agricultura/ganadería tradicional familiar, respetuosa con el medio ambiente y garante de la soberanía alimentaria de los pueblos, ha sido marginada y desprestigiada.

Aunque el mantenimiento de la población rural es un argumento recurrente al justificar la necesidad de una política agraria pública, la realidad camina en el sentido contrario. El envejecimiento y el abandono de nuestros pequeños pueblos y aldeas sigue una tendencia regresiva continuada. Es decir, la política agraria y el resto de políticas de desarrollo rural se están manifestando como un rotundo fracaso. Bueno, salvo para el Consejero de Educación de Castilla-La Mancha quien considera un paso en la buena dirección el cierre de colegios públicos en pequeños pueblos de esta región.

En los últimos dos lustros, aunque en Castilla-La Mancha se ha reducido la superficie de viñedo desde las 565.000 hasta las 465.000 hectáreas (gracias a subvenciones al arranque de viñas), a la par se ha producido un aumento considerable de la superficie de viña en regadío y de la cultivada en espaldera (gracias igualmente a subvenciones a la plantación de viñas), por lo que en conjunto, se ha producido un aumento de su capacidad productiva. Como el consumo interno de vino sigue una tendencia decreciente imparable, la evolución de los mercados exteriores junto con las variaciones en la cosecha de uva van a ser fundamentales para explicar el precio del vino y de la uva, de manera que ante situaciones de caída en la demanda por parte de los principales países importadores o de grandes cosechas, los precios van a tender a la baja. Los grandes grupos exportadores privados del vino español, debido a su gran dimensión y poder de mercado, para mantener sus beneficios intactos trasladan a los pequeños productores el coste del ajuste vía menor remuneración de la uva. Eso es la globalización: los grandes siempre cargan los costes a los pequeños.

Ante situaciones de exceso de oferta de vino como la que tenemos en la actualidad, la lógica del libre mercado y la globalización señala que el ajuste se debe producir vía caída de los precios, asestando así un golpe mortal a los productores de uva, especialmente a los más pequeños, que tienen más complicado mecanizar sus explotaciones para hacerlas más competitivas. Y es que, la política agraria no está pensada para pequeños y medianos productores. Las subvenciones de ésta son acaparadas por las grandes fincas, propiedad de rentistas que en la mayor parte de los casos tiene fijada su residencia en las grandes ciudades. Por su parte, los hombre y mujeres que pisan gasones y se suben al tractor día tras día, tienen una lucha permanente con papeles y más papeles, para más gloria de multinacionales de fertilizantes, pesticidas y semillas.

La agricultura es una actividad mucho más compleja que plantar aquello que se subvenciona. Al desarrollarse en el seno de la Naturaleza y de nuestros pequeños pueblos, hay que tener muy presente los impactos ambientales y sociales de ésta. Los gobiernos deben evitar políticas de bandazos e incongruencias financiadas con dinero público. Las políticas de aumento de la producción de uva seguidas en Castilla-La Mancha en las últimas décadas, sin discriminar entre agricultores/as profesionales y empresas con fines especulativos, están dando ahora unos frutos de sobreproducción y expulsión de pequeños y medianos viticultores/as. La mejor solución según la Presidenta de Castilla-La Mancha en el pasado Debate sobre el Estado de la Región es la destilación obligatoria sin ayudas y el consiguiente hundimiento de unos precios de la uva ya exiguos. Este es el mercado que quiere el PP, dominado por sus amiguetes de grandes corporaciones, pisoteados los/as pequeños/as agricultores/as. Una vez más, caciques y jornaleros/as.

http://gregoriolopezsanz.blogspot.com.es/

Kategorien: Attac Planet

¿Sabías que… La UE y EEUU están negociando un tratado que te afecta?

Sa, 27/09/2014 - 13:00

Plataforma Auditoría Ciudadana de la Deuda

El Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP en sus siglas en inglés) es el nuevo modelo de tratado de libre comercio que se está negociando entre la Unión Europea y Estados Unidos desde junio de 2013, con la intención de crear la zona de libre comercio mayor del mundo.

Formalmente son la Comisión Europea (no el Parlamento Europeo, que es el que votamos) y el gobierno de EEUU quienes tienen el mandato de las negociaciones. Pero en realidad son los grandes lobbies empresariales de un lado y otro quienes presionan y participan de manera activa desde el comienzo (industria automovilística, farmacéutica y agroalimentaria, empresas de servicios, bancos, fondos de inversión…)

Las negociaciones se están produciendo de espaldas a la población, con un alto carácter secreto sobre su contenido, y sin participación ni consulta a la sociedad civil, e incluso con mucha desinformación hacia los gobiernos de los países de la propia UE.

De hecho ¿sabes lo que regulará?

Dado que los aranceles entre la UE y EEUU son ya muy bajos, este nuevo modelo de Tratado se centra en la liberalización de todos los sectores. Como por ejemplo, la protección de las inversiones, que es una manera de decir “protección de las empresas frente a los Estados”, es decir, cualquier inversor privado internacional puede desafiar, ante tribunales internacionales poco transparentes, cualquier legislación (ambiental, laboral o social) que interfiera con sus beneficios. Por ejemplo, si un gobierno se opone al “fracking” (técnica muy contaminante de extracción de petróleo o gas) o quiere hacer cumplir una regulación sanitaria de sustancias tóxicas, puede ser objeto de demandas por parte de la empresa y perder.

¿Sabes en qué te afecta?

Es previsible que el TTIP provoque mayores recortes en los derechos laborales justificados por la reducción de costes y basados en la política antisindical de EEUU (que no ha ratificado convenios de la OIT) y en las reformas laborales impuestas por la Troika.
Además, la liberalización de cada vez más sectores económicos profundizará en las privatizaciones de servicios públicos, cuyas consecuencias son de sobra conocidas.

La armonización legislativa a la baja, aplicando la legislación más beneficiosa para las grandes corporaciones afectará a las políticas medioambientales y del derecho a la salud (la protección de la propiedad intelectual conllevará un blindaje para las patentes, reduciendo por ejemplo, la posibilidad de acceso a medicamentos genéricos), la agroindustria se verá favorecida en detrimento de las pequeñas explotaciones más sostenibles y se aplicará la legislación norteamericana que facilita la vigilancia cibernética y el acceso a datos personales, así como la pena por compartir archivos en la red.
Y a todo esto se añadiría, a través de los mecanismos de protección de las inversiones, que los gobiernos se encontrarían maniatados para la puesta en marcha de las políticas públicas sociales y medioambientales destinadas a proteger a la ciudadanía, en beneficio del gran capital.

¿Lo sabías?


Fuentes:

http://www.ustr.gov/about-us/press-…
http://noalttip.blogspot.com.es/
http://ec.europa.eu/trade/policy/in…
http://europa.eu/rapid/press-releas…

Fuente : Auditoria Ciudadana de la Deuda

 

Kategorien: Attac Planet

¿De dónde viene y qué hacer con la deuda?

Sa, 27/09/2014 - 09:00

Juan Torres López – Consejo Científico de ATTAC España

Hay cuatro falsedades que se utilizan habitualmente para confundir a la población respecto a la deuda y para combatir a los movimientos y partidos progresistas.

La primera es que la deuda se origina porque la gente normal y corriente ha vivido por encima de sus posibilidades, lo que produce lógicamente un gran sentimiento de culpa y lleva a que la gente asuma que hay que pagarla sin rechistar.

La segunda es que la deuda pública se origina porque se realizan demasiados gastos sociales.

La tercera es que los gobiernos y los partidos de izquierda en general son los partidarios de aumentar siempre la deuda porque no ven peligro alguno en ello,.

La cuarta es la acusación de que los partidos o movimientos progresistas o de izquierda no pagan la deuda y provocan así problemas económicos mucho mayores.

Veámosla una por una.

Las familias no son responsables de la deuda

En 2008, las familias españolas solo eran responsables del 20% de la deuda total española (pública y privada). Además, y según el Banco de España, la mitad de las familias españolas no estaba endeudada en aquel año. En el caso del 40% de las familias más pobres de España, las tres cuartas partes de su deuda era la relativa a la vivienda, y si esta era alta no era por su gusto sino por el precio establecido por los bancos que le prestaban.

Por el contrario, el 57% del total de la deuda española lo originaron los bancos y las grandes empresas. En todo caso, pues, fueron estos quienes vivieron por encima de sus posibilidades y no la gente normal y corriente a quien se le ha pasado la factura.

La deuda no está originada por los gastos excesivos en bienestar

En 2008, la deuda pública solo representaba el 19% de la deuda total española. Además, es evidente que la deuda pública no ha crecido en mayor medida cuando se ha ido consolidando el Estado de Bienestar en España sino precisamente cuando éste se ha debilitado como consecuencia de las crisis, tal y como viene sucediendo desde 2007. En ese año, España tenía uno de los porcentajes más bajos de deuda de toda la Unión Europea (36,3% del PIB, frente al 65,2% de Alemania, o el 64,2% de Francia o el 103,3% de Italia).

Por el contrario, la deuda se ha incrementado vertiginosamente cuando la crisis, la falta de actividad y las reformas fiscales favorables a los grupos de renta más alta y a las grandes empresas y bancos ha producido una gran caída en los ingresos públicos. A lo que hay que añadir la gran cantidad de dinero destinado a ayudar a la banca.

Y de una forma muy particular, la deuda se incrementa extraordinariamente desde que se estableció que los bancos centrales no pueden financiar a los gobiernos.

Desde entonces, los gastos extraordinarios o la caída en los ingresos que provocan a los gobiernos las crisis financieras o las circunstancias extraordinarias deben ser financiados por la banca privada a tipos de interés de mercado o incluso más altos por culpa de los especuladores.

Los datos son claros: si se quitan los gastos financieros dedicados al pago de intereses, la inmensa mayoría de los países que forman parte del euro (entre ellos España) registran superávit presupuestarios, salvo en algunos años excepcionales. O dicho de otro modo, si los gobiernos hubieran sido financiados por los bancos centrales a los mismos tipos con que tan generosamente financian ahora a los bancos privados, la deuda pública de los países sería mínima, casi insignificante.

Y aquí aprovecho para señalar otra mentira complementaria de los economistas liberales cuando dicen que, si eso fuese así, es decir, si los bancos centrales financiasen a los gobiernos, se produciría una inflación muy peligrosa.

Es otra falsedad porque para que esa financiación provocase inflación deben darse necesariamente tres condiciones: que el dinero de los bancos centrales llegue a la economía (por eso el que ahora dan a los bancos no produce subida de precios), que cuando llegue a la economía se dedique al consumo (y no, como ocurre ahora en mayor medida, a  reducir la deuda) y, además, que no aumente paralelamente la producción de bienes y servicios. Por tanto, si al mismo tiempo que los bancos centrales financian a los gobiernos aumenta de modo proporcional la producción de bienes y servicios (que es lo que se busca) no hay peligro alguno de inflación. Y la deuda pública apenas si existiría salvo que, lógicamente, otras circunstancias estén provocando crisis y ayudas extraordinarias a los grupos privilegiados constantemente.

Quien incrementa la deuda son los bancos y los gobiernos de derechas

También es falso que sean los gobiernos de izquierdas quienes crean más deuda.

No hay que olvidar nunca que crear deuda y aumentarla constantemente es el negocio de la banca. Por tanto son los banqueros quienes más que nadie están interesados en que aumente y quienes hacen todo lo posible para que los gobiernos tomen medidas que la provoquen (disminuyendo los ingresos de la gente o las empresas que no cuentan con financiación propia, promoviendo la venta de viviendas en lugar del alquiler, o simplemente corrompiendo a los gobiernos y políticos).

La historia muestra claramente que las etapas de mayor deuda están unidas a fases en las que los bancos han estado más desregulados y han tenido más libertad para hacer negocios y también que han sido con los gobiernos de derechas (Reagan, Bush, las dictaduras militares… o ahora Rajoy en España) con quienes se han alcanzado los niveles más altos de déficits o deuda de todos los tiempos en sus respectivos países.

Por el contrario, los gobiernos de izquierdas o progresistas, casi siempre y salvo alguna excepción, se han tenido que tragar esa deuda previamente acumulada: o han tenido que hacer mil equilibrios para pagarla (como la Venezuela bolivariana, por cierto) o, a pesar de hacer quitas o reestructuraciones que han beneficiado también a los acreedores, han tenido que asumir una gran parte de ella (como recientemente en Ecuador).

La deuda es impagable, no es que no se quiera pagar

Por último, es falso también que los movimientos o partidos progresistas, como Izquierda Unida o Podemos, digan caprichosamente que no pagarían la deuda si gobernasen. ¡Ojalá pudiera ser así y que la deuda desapareciera sin más de un día para otro!

Al respecto, a mí me parece que hay que ir por partes.

En primer lugar, los economistas más sensatos, sean del color que sean y hasta los que trabajan en organismos como el FMI, saben e incluso reconocen públicamente que la deuda que se ha acumulado en el mundo, en Europa o incluso (aunque en menor medida) en España es materialmente impagable (de hecho, si se quisiera pagar en este momento, no habría medios de pago suficientes para ello de tanto como ha crecido). Es imposible, por ejemplo, que una buena parte de las empresas españolas, como ha reconocido el FMI, genere en el futuro beneficios suficientes para poder acabar con su deuda.

Por tanto, la cuestión no radica en decir si se quiere pagar o no, sino en ser inteligentes y poner sobre la mesa soluciones que no sigan paralizando la actividad productiva, hundiendo a las economías y ¡generando más deuda! No tiene sentido empeñarse en hacer frente a un imposible en algo que no conviene a nadie salvo, claro está, a la banca que en 2013 se metió en el bolsillo solo en la Unión Europea y en concepto de intereses, 365.017 millones de euros en 2013 y 6,2 billones de euros desde 1995. Lo que hay que hacer es plantear es cómo salir del bucle infernal en el que estamos, por ejemplo, reestructurando un determinado porcentaje de la deuda para convertirla en perpetua a 100 años. Y, por supuesto, recurriendo a otras fuentes de financiación menos onerosas que las de la banca privada.

Otra cosa es, por otro lado, que una parte importante de la deuda fuese literalmente ilegítima u odiosa, es decir, el resultado de decisiones tomadas materialmente en contra de las decisiones o deseos de la ciudadanía. En cuyo caso, los pueblos tienen el derecho, después de que eso se demuestre con toda claridad, a repudiarla. Estados Unidos, sin ir más lejos, quizá sea el país que en mayor número de ocasiones o ha promovido o ha amparado o ha establecido el ejercicio de este derecho.

Si mañana nos viene un banco y nos reclama 10.000 euros no le decimos de entrada que no le vamos a pagar. Simplemente nos citamos inmediatamente y comprobamos el origen de esa deuda. Si es correcto y legítimo, no nos quedará más remedio que pagarlo, aunque su origen no nos complazca en absoluto.

Desgraciadamente, los gobiernos españoles de los últimos años han dilapidado recursos de todos los españoles. Una clase política corrupta ha tirado el dinero público para enriquecerse (aunque ni siquiera así se puede decir que esa sea la causa de nuestra deuda total), los bancos han pedido prestado cientos de miles de millones para hacer negocio financiando la especulación inmobiliaria que ahora no pueden devolver y se han hecho reformas encaminadas a permitir que los más ricos apenas paguen o que han destrozado nuestra capacidad de generar ingresos. Todo eso ha provocado una deuda gigantesca, aumentada por la manipulación en los mercados y por la existencia de instituciones europeas que se dedican a salvaguardar los intereses de unos países y de unos grupos sociales y financieros frente a los demás.

Ante ello no sirve hacerse ilusiones ni ser ingenuos. La traición de los partidos hasta ahora gobernantes la pagaremos cara y lo que cabe hacer no es creer que todo es fácil y que se le puede dar la vuelta a la situación en 24 horas. Hará falta mucha mano izquierda, mucha transparencia y democracia para que la gente sepa lo que ha pasado, mucha inteligencia para garantizar la estabilidad y que la situación no se vuelva peor de lo que hoy está, y fomentar un sentido muy amplio y generoso del patriotismo para reunir a una inmensa mayoría social que incorpore a la regeneración de España al mayor número posible de compatriotas. Y aún así, nos queda mucho sufrimiento por delante porque la estafa y el robo al pueblo han sido gigantescos.

Artículo publicado en Público.es

http://www.juantorreslopez.com/

Kategorien: Attac Planet

Trobada estatal de la Marxa de la Dignitat 22M al Cabanyal-Canyamelar

Sa, 27/09/2014 - 07:01

Trobada estatal de la Marxa de la Dignitat 22M al Cabanyal-Canyamelar (València). Dissabte 4 d’octubre de 2014.

10:00 Assemblea estatal de la Marxa de la Dignitat. Ateneu Marítim. Carrer de la Reina, 68.

16:30 Visita guiada al barri.

18:00 Assemblea popular. Intervencions de les persones representants dels territoris i organitzacions de la Marxa de la Dignitat i dels moviments socials de València. Plaça de la Creu de Canyamelar.

_____________________

Encuentro estatal de la Marcha de la Dignidad 22M en el Cabanyal-Canyamelar (València). Sábado 4 de octubre de 2014.

10:00 Asamblea estatal de la Marcha de la Dignidad. Ateneu Marítim. Carrer de la Reina, 68.

16:30 Visita guiada al barrio.

18:00 Asamblea popular. Intervenciones de las personas representantes de los territorios y organizaciones de la Marcha de la Dignidad y de los movimientos sociales de València. Plaça de la Creu de Canyamelar.

 

Kategorien: Attac Planet

Situemos el problema: El sistema-mundo en profunda crisis o la excusa del islamismo radical

Sa, 27/09/2014 - 07:00

Carlos Martínez García – ATTAC Andalucía

Cuando en los años cincuenta y sesenta del siglo XX surgió el nacionalismo y el pan-socialismo árabe, teñido de antiimperialismo o al menos de lo que hoy conocemos como multilateralismo o “tercerismo” en el lenguaje político de la época, fraguado en las luchas anti-coloniales y espoleado por la creación del estado de Israel, los EE.UU, Gran Bretaña, Francia y el propio Israel comenzaron un largo y duro trabajo para eliminar esta amenaza a sus intereses neocoloniales o de dominio.

El ya mítico FLN-Frente Nacional de Liberación- de la independencia de Argelia o la Unión Nacional de Fuerzas Populares de Marruecos también forjada en la lucha frente a los franceses. El Destur original tunecino. El BAAS o Partido Socialista Árabe del Renacimiento de Siria e Irak. La figura clave en la construcción del socialismo árabe Gamal Abdel Nasser el líder de la revolución egipcia, Así como la irrupción de la OLP y las fracciones palestinas socialistas y marxistas más radicalizadas, todos ellos laicos aunque muy respetuosos con el Islam, fue para los árabes el inicio de su modernización entrando en el siglo XX de manos de un marxismo moderado, un modelo socialista propio y una posición política independiente cuando no hostil hacía sus antiguos colonizadores. Era el renacimiento como llevaba el BAAS por bandera. Era la búsqueda de la unidad árabe por primera vez, desde las ideas de igualdad, transformación, creación del estado social, en lugar de la caridad religiosa y era la conquista de sus materias primas y energéticas en lugar del Califato de Estambul y de las antiguas colonias. Era la defensa de las fronteras palestinas diseñadas por la ONU y sistemáticamente violadas por el estado racial y religioso de Israel. Occidente judeo-cristiano y la guerra fría no podían consentir el nacionalismo popular y soberanista de la nación árabe.

Una anécdota: Cuando a finales de los años cuarenta y principios de los cincuenta del siglo XX, la España franquista inició una campaña reivindicando Gibraltar español –ciertamente, lo es. Es una colonia del decadente Imperio Británico y una base militar extranjera- se hicieron muchas manifestaciones estudiantiles propiciadas por el SEU el sindicato estudiantil falangista y la propia estructura juvenil de FET y de las JONS el partido fascista del régimen. Las algaradas ante la embajada británica eran frecuentes. En una de ellas el ministro de la gobernación –el de Interior- llamo al embajador preguntándole si enviaba la Policía Armada-era como se llamaba la actual Policía Nacional- a disolver la manifestación, a lo que el embajador británico le respondió “Mejor no me mande los estudiantes”. Pues bien, eso es lo que ha ocurrido en una parte importante del mundo árabe, las potencias centrales, la CIA y el MOSSAD han creado la manifestación yihadista, las milicias islámicas radicales de todo tipo y ahora envían a la Policía Armada, es decir sus drones, aviones y misiles a disolver a sus criaturas del emirato o antes de Al Quaeda. Criaturas que con su acción favorecen los intereses del Imperio central y occidental, así como de su hijo Israel, pero que a su vez reflejan la frustración y desesperanza de la nación árabe, engañada, ninguneada y utilizada al menos de forma descarada desde 1918 al final de la I Guerra mundial.

El socialismo árabe tras la temprana muerte de Nasser, sufrió desde golpes de estado, cercos económicos, agresiones militares a su propia crisis de valores o la llegada de la corrupción, cuando no la traición o la usurpación de su legado por personajes autoritarios y militaristas. Pero que sin embargo siguieron siendo laicos y respetuosos con las importantes minorías cristianas de Irak, Siria, Palestina y el propio Egipto. Cristianos árabes que apostaron muchos de ellos por el apoyo a estos partidos que eran laicistas y progresistas. Cierto es que se cometieron errores, pero las mujeres circulaban libremente sin pañuelos ni velos por las calles, maquilladas si era su deseo, vestidas como consideraban oportuno y comenzaron a ir a la universidad. Apareció la sanidad e instrucción pública y se crearon infraestructuras como la presa egipcia de Asuán o el potente sistema sanitario público iraquí hoy destruido.

Pero ilegalizaron a los hermanos musulmanes y muchas cofradías religiosas musulmanas fueron perseguidas. También en algunos de esos países se reprimió el chiismo, que sin embargo gobernó y gobierna en Siria,- no solo en el actual Irán-, que en esos momentos –Irán- era el aliado fundamental de los EE.UU en la zona.

La guerra fría y la alianza estratégica de muchos de estos regímenes con la Unión Soviética –la Rusia y Repúblicas de su influencia de la extinta URSS- así como sus derrotas militares frente a un agresivo y conquistador estado de Israel, minaron el nacionalismo pan-árabe. La invasión soviética de Afganistán, marcó un antes y un después. En esos momentos, ante la revolución iraní y la presencia militar soviética en Afganistán, los EE.UU fraguan una sólida alianza con las monarquías corruptas y ultra-religiosas árabes del Golfo, Jordania o Marruecos en el Magreb, que siendo rigurosos partía de décadas anteriores. Frente al socialismo o nacionalismo popular árabe, se potencia un islamismo rigorista, reaccionario, financiado por los sauditas y otros aliados de la región y se crean, arman hasta con misiles de última generación de la época a las guerrillas islámicas, los movimientos de un Islam anti-comunista y anti-socialista, anti-progresista con una lectura del Libro, más que discutible hasta el momento e influenciado por un Islam asiático, muy riguroso que además considera el diablo, todo lo que previamente han construido los socialistas pan-arabistas y/o los regímenes aliados de la URSS. Frente a antiimperialismo, religión. En esa operación la CIA y los servicios secretos de Israel juegan un importantísimo papel.

De aquellos polvos, estos lodos. Liquidado el socialismo árabe, el nasserismo, solo queda la religión como esperanza y la caridad como sistema de protección social. Cierto que, también desde el islamismo surgen tendencias anti-imperialistas y soberanistas árabes o persas, sobre todo en Líbano, Irán o el Hamas palestino, que propiciara el Mossad y que ahora tan caro le cuesta.

Occidente, la OTAN, los EE.UU lo que tratan de controlar no es a regímenes crueles y opresores, pues las monarquías del Golfo lo son. Lo que se trata de controlar son las rutas de abastecimiento de crudo y cercar militarmente por su interior a Rusia y China.

Rusia lleva años advirtiendo del peligro del yihadismo radical. Denunciado su apoyo occidental y al mismo tiempo reprimiéndolo con mucha dureza en el interior de sus fronteras, en el Cáucaso a los islamistas chechenos.

La pregunta que todas y todos nos hacemos es ¿Cómo la mayor potencia militar del mundo-por ahora-no ha detectado la formación de un ejército –el del Emirato- en una zona desértica en el centro de Irak? Además ¿Cómo es que todo el armamento que porta el Emirato es de fabricación occidental o de sus aliados?

Siria ha sido envuelta en una cruel guerra civil, cruel por ambas partes, pero en la que los aliados de los EE.UU y las monarquías del Golfo o la civilizada Francia, son mayoritariamente, las mismas milicias que han fundado el Emirato. El Levante al que en su nombre se refieren, los hasta ahora aliados de los EE.UU son los estados de Líbano y Siria, mucho ojo. Es decir se pretende construir un estado teocrático entre Irak, Siria, Líbano y parte de Turquía. Pero ese sueño ha tenido padres, impulsores como Arabia Saudita, los emiratos del golfo y los EE.UU e Israel.

Pero claro, la frustración árabe y la ausencia de valores diferentes al islam o modernizadores del mismo en estos países, así como la eliminación incluso física de la mayor parte del socialismo árabe, provocan que ahora el yihadismo sea la última esperanza de unos pueblos saqueados y engañados, se vuelva contra sus antiguos padrinos. Ahora el diablo ya no es el comunismo o la Unión Soviética o el socialismo nasserista, ahora el diablo son los EE.UU y Occidente.

La realidad final es que todo esto no es sino el tablero bélico con el que el capitalismo de las potencias centrales, con los EE.UU a la cabeza trata de mantener y acumular riquezas. Controlar el mundo para disponer de reservas de crudo y de paso impedir que los estados emergentes se repartan la riqueza mundial. Es una forma de combatir la crisis del capitalismo de las potencias centrales mediante la guerra. Asustar a las poblaciones europeas y norteamericanas y entretenerlas con nuevos enemigos de forma que no descubran que el verdadero enemigo es el sistema, son los detentadores de la riqueza, la globalización neoliberal.

La lenta decadencia de los EE.UU según señala Immanuel Wallerstein. Los problemas cada vez más graves del dólar muy cuestionado por los BRICS emergentes y que comienzan a utilizar nuevas monedas. Las crisis constantes de la zona euro y la UE que continuamente cae cuando parce que va a levantarse, provocadas por sus suicidas políticas de austeridad y recortes. La crisis de Ucrania y las agresiones criminales del estado de Israel contra el pueblo palestino. Todo ello, no es sino la manifestación de un mundo que de forma inexorable se está reordenando y por ello la OTAN y sus aliados se enfrascan en guerras locales, con la excusa de exportar la democracia a tiros.

Será para peor o para mejor si logramos que los principios del sentimiento Portoalegre se abran paso y el reparto y la justicia, construyan la paz mundial. Pero el mundo está cambiando. En estos momentos, al capitalismo no le interesa la paz. En estos momentos los capitalistas para seguir acumulando necesitan menos democracia, nada de reparto e invasiones y bombardeos que garanticen su control de las rutas comerciales estratégicas y los oleoductos.

Carlos Martínez García es politólogo y activista político y social

http://portuarioenexcedencia.com/

Kategorien: Attac Planet

El único y verdadero poder, el económico

Fr, 26/09/2014 - 18:00

Juan Francisco Martín Seco – Consejo Científico de ATTAC España

Hace ya muchos años que llegué al convencimiento de que el único poder verdadero es el económico. Suárez había dimitido y UCD hubo de buscar un cabeza de lista por Madrid que le sustituyese en las elecciones generales de 1982. El designado fue Landelino Lavilla, que había ocupado los cargos de ministro de Justicia y presidente del Congreso. Era el prototipo del jurista grave, sobrio, casi podríamos decir que adusto. Todo en él era seriedad, vamos, lo absolutamente contrario al líder político simpático, frívolo y populachero que tan buen resultado da en las campañas electorales. A Landelino le sacaron en televisión dando patadas a un balón con un grupo de chavales y bailando con su mujer (a quien el presentador llamaba Juanita). El hombre estaba tan fuera de contexto que todo el cuadro resultaba ridículo y grotesco. Comprendí que si los políticos estaban obligados a someterse a tal bochorno es que el poder no estaba en la política, sino en la economía; será por eso, quizá, por lo que la mayoría de los políticos tienen tanto interés en pasarse en seguida al sector privado.

Viene todo esto a cuento de la muerte reciente del que ha sido probablemente durante muchos años el hombre más poderoso de España, Emilio Botín, y de que, tal como es costumbre en las defunciones, han surgido múltiples artículos glosando la figura del personaje, la mayoría laudatorias (ya se sabe lo que se dice, que Dios nos libre del día de las alabanzas, porque será señal de que uno está muerto). Obituarios que, por muy lisonjeros que fueran, dejaban al descubierto una serie de episodios poco claros, en los que se percibía cómo en múltiples ocasiones el banquero, sin haberse presentado a ninguna elección, había doblegado al poder judicial y al político. Ahora que tanto se habla de regeneración democrática, habría que preguntarse si esta no debería comenzar por establecer todos los cortafuegos posibles entre el poder económico y el político.

La alargada sombra de Emilio Botín ha sobrevolado todos los gobiernos durante al menos los últimos treinta años. Sin duda, ha estado presente en el origen de múltiples medidas gubernamentales. Es de sobra conocido cómo logró que el Gobierno Zapatero en su último consejo de ministros indultase a Alfredo Sáez, o cómo consiguió que en casi todos los casos -fueron muchos- que tuvo que ver con la justicia, el fiscal y el abogado del Estado estuviesen de su lado. Conocida es también la manera en que intervino en época más reciente en la dudosa decisión de nacionalizar Bankia, lo que condujo al rescate bancario y a que los contribuyentes españoles hayan tenido que asumir deudas por muchos miles de millones de euros.

Menos conocido, sin embargo, es el hecho de que en 2004, tuviera una participación activa en el nombramiento de Pedro Solbes como vicepresidente económico. En 2004 nadie esperaba que el PSOE ganase las elecciones generales. Un joven e inexperto diputado, con el único mérito de ser desconocido, es decir, de no tener historia dentro del partido (mientras que Bono era ampliamente conocido), había conseguido la secretaría general en un Congreso y se había rodeado de un equipo en su mayoría bisoño e inmaduro como él. Sus ocurrencias en el año que llevaban al frente del PSOE habían suscitado la ironía de los medios de comunicación y la guasa general entre la opinión pública. Resultaba impensable, por tanto, que se alzasen con el triunfo. Sin embargo, el once de marzo (11-M), un hecho tremendamente trágico y la torpe reacción del Gobierno de Aznar, daba tres días después -y contra todo pronóstico- el triunfo a los socialistas. Pues bien, aquella misma tarde del 14-M, incluso antes de que cerrasen las urnas, Emilio Botín llamaba a Peces Barba, rector de la Carlos III, y con el que le unía el lazo de las muchas aportaciones que el Banco Santander había realizado a la universidad, para comunicarle que el PSOE había ganado las elecciones y para transmitirle la preocupación por la inexperiencia, por lo menos en materia económica, del nuevo equipo y su deseo de que Pedro Solbes fuese el nuevo ministro de Economía, como así ocurrió, dado el ascendiente que el antiguo presidente del Congreso tenía sobre Zapatero.

A pesar de su poder, han sido múltiples, más de treinta, las causas judiciales en las que Botín se ha visto implicado, y de todas ellas, precisamente por su influencia, ha salido indemne. Uno de los procesos más importantes a los que hubo de enfrentarse tuvo como causa la cesión de créditos. Entre 1987 y 1989, el Banco Santander comercializó este tipo de activos, sosteniendo con fraude de ley que no quedaban sometidos a la ley de activos financieros que se había aprobado recientemente y que hacía transparente a efectos fiscales (y sometía a retención) cualquier tipo de activo financiero. Hasta entonces, una gran parte de la realidad financiera permanecía opaca para el fisco. El invento de Botín resultaba sin duda muy atractivo para sus clientes a los que se aseguraba que no tenían que pagar impuestos, pero constituía un claro fraude a la hacienda pública y una competencia desleal al resto de las entidades financieras.

El fraude era bifronte. Por una parte se encontraba el posible delito fiscal de los clientes (unos 3.500) que habían realizado operaciones por un importe superior a los 2.600 millones de euros. Por otra, los directivos del banco con su presidente a la cabeza eran acusados de un perjuicio a la hacienda pública por importe de 84 millones de euros. Todos ellos llegaron a buen puerto, los titulares regularizaron su situación en 1996 y en lo que respecta a Botín, el final fue tan escandaloso que dio lugar a una interpretación nueva de la doctrina que el Tribunal Supremo venía aplicando, a la que se ha llamado desde entonces doctrina Botín.

La Abogacía del Estado, a pesar de ostentar la representación de la hacienda pública, no mantuvo la acusación; el Ministerio Fiscal, por orden expresa de María Teresa Fernández de la Vega, entonces secretaria de Estado de Justicia con el ministro Belloch, se retiró de la causa, y la Audiencia Nacional decidió paralizar el proceso al interpretar que la acción popular no puede, en solitario, sostener la querella si no la acompañan el Ministerio Público o la acusación particular, que en el caso del delito fiscal se supone que es solo el Estado. Esta doctrina, aunque un tanto extraña y contraria a la que se había venido manteniendo, fue confirmada por el Supremo y por el Constitucional. Es muy sintomático el hecho de que se acepte que el delito fiscal no afecta a todos y a cada uno de los ciudadanos.

Entre todas las causas judiciales a las que tuvo que enfrentarse el presidente del Banco Santander, solo en una ocasión tuvo que sentarse en el banquillo, fue la referente a las pensiones millonarias que reconoció a Amusátegui (56 millones de euros) y a Corcóstegui (108 millones), que más que de pensiones se podría haber hablado de precio para dejarle el campo libre tras la fusión del Santander con el Central-Hispano, pero, eso sí, pagadas con dinero del banco. Primero la Audiencia nacional y más tarde el Supremo liberaron a Botín de toda responsabilidad al juzgar que nada estaba legislado acerca de tales gratificaciones.

El suceso es my ilustrativo del capitalismo que profesamos o sufrimos, del que el presidente del Banco Santander ha sido un exponente destacado. Lo que mucha gente puede que no sepa es que la familia Botín mantiene un porcentaje muy reducido del capital del banco (dicen que aproximadamente un 0,4%) y, sin embargo, ha utilizado como propio todo el inmenso poder de los recursos de la entidad financiera en su propio beneficio. De ahí los múltiples mecenazgos y patrocinios que le han concedido siempre un espacio muy amplio de influencia, y de ahí, sobre todo, las fusiones y compras de otros bancos tanto nacionales como extranjeros, en muchos casos de beneficio dudoso para el accionista y para la economía española, pero de enorme utilidad para el presidente, que veía incrementado más y más su poder, sobre todo si podía, como en este caso, desprenderse de competidores utilizando los recursos del banco.

Todos estos acontecimientos dejan en evidencia el poder de concentración del capitalismo actual. Con unos fondos cuantiosos aunque limitados, como los de la familia Botín, se pueden manejar recursos diez, cien, mil veces, superiores y disponer de todo ese inmenso imperio como si de una finca particular se tratase, que se puede dejar en herencia a una hija. ¿Cómo no?, cuando casi todos los consejeros están nombrados por el presidente.

Don Emilio no solo dio nombre a una doctrina jurídica (doctrina Botín), sino que también abrió camino en materia de excusas para la defraudación fiscal y la evasión de capitales. Puso de moda las herencias. La familia Botín tenía ocultos sin declarar 2.000 millones de euros en unas cuentas en el HSBC de Suiza, que se descubrieron gracias a la famosa lista que Hervé Falciani había filtrado al Gobierno francés. Todo terminó con el ingreso de 200 millones de euros en Hacienda. Por supuesto, nada de delito fiscal ni de sanción administrativa. Tales cosas no podían ser aplicadas al hombre más poderoso de España.

www.martinseco.es

Artículo publicado en República.com

Kategorien: Attac Planet

Dinero de los rescates aumenta el número de billonarios y dispara la desigualdad social

Fr, 26/09/2014 - 13:00

Marco Antonio Moreno – Consejo Científico de ATTAC España

650_1000_top-billionaire1Los más ricos del mundo aumentaron su riqueza en un 12 por ciento en el último año llevándola a 7,3 billones de dólares, cifra equivalente al PIB combinado de Francia, el Reino Unido e Italia. El informe dado a conocer esta semana por Wealth-X y UBS, señala que la personas con una riqueza superior a los 1.000 millones de dólares aumentaron este año en 155 personas totalizando 2.325 integrantes de este selecto club que al año 2009 tenía solo 1.360 miembros. Esto confirma que la crisis financiera, que tiene hoy a la economía mundial en el más serio estancamiento económico, ha sido un espléndido negocio para la élite de los ultra ricos.

Los multimillonarios conforman el 0,000033 por ciento de la población mundial y este pequeño estrato social de 2.325 personas posee 4,5 veces la riqueza total de la mitad más pobre del planeta, es decir, de 3.500 millones de personas. Un dato importante es que las principales fuentes impulsoras de la riqueza de los multimillonarios son el mercado de valores y el capital financiero, justamente donde han ido a parar gran parte de las ayudas públicas con cargo a todos los contribuyentes. Por eso no debe sorprender que Europa y Estados Unidos se disputen por igual el predomino de los más ricos: Europa con 775 multimillonarios que ostetan una fortuna de 2,38 billones de dólares; y Estados Unidos con 609 miembros que acumulan una fortuna de 2,37 billones de dólares.

Para poner en perspectiva la riqueza que poseen estos 2.325 multimillonarios, hay que decir que equivale a 5,5 veces el PIB español, dos veces el PIB de Alemania y casi la mitad del PIB de Estados Unidos. No debe sorprender que España tenga seis nuevos billonarios en la lista.

Estos son los datos que mejor grafican el descalabro del mundo actual: estancamiento económico generalizado, alto desempleo y rescates multimillonarios de los gobiernos y los bancos centrales que han ido a dar directamente a los bolsillos de los más ricos. Esto confirma lo mal que funciona el sistema capitalista y su ineficacia para mejorar la distribución de la riqueza.

Todas las políticas adoptadas desde la quiebra de Lehman Brothers, sean rescates bancarios, tasas de interés cercanas a cero o planes de flexibilización cuantitativa, han generado cuantiosos recursos para la especulación pero no han hecho nada por la economía real. Los vicios que desataron la crisis, hace seis años, se han reproducido generando nuevas burbujas. Por eso los multimillonarios se han hecho mucho más ricos, como muestra el informe Wealth-X y UBS. Este fenómeno no sólo ha llevado a un crecimiento explosivo de la desigualdad social, sino que también ha creado las condiciones óptimas para el estallido de una crisis mayor.

El Blog Salmón

Kategorien: Attac Planet

Las tiritas no curan la pobreza

Fr, 26/09/2014 - 09:00

Àngels Martínez Castells – Consejo Científico de ATTAC España

 

“Las tiritas no curan la pobreza”, un excelente video de la Coordinadora de ONGD de Euskadi, analiza diversas causas generadoras de pobreza y desigualdad. Entre ellas, la responsabilidad de algunas empresas transnacionales al controlar algunos sectores clave como la energía y el agua; o el papel de instituciones como el Fondo Monetario Internacional o el Banco Mundial que con sus decisiones perjudican a los países más empobrecidos. También pone sobre la mesa el expolio de sus recursos naturales al que estos países más pobres se han visto sometidos por parte de los países del Norte más enriquecidos, precisamente aquellos a quienes tienen que devolver la deuda externa ilegítima. Las políticas neoliberales son las responsables de que una pequeña parte de la población pueda mantenerse en la opulencia mientras otra gran parte vive en situaciones de pobreza y exclusión. Vivimos en un sistema injusto que se nutre de la opresión de las mujeres y del empobrecimiento de los países del Sur.

Este es el segundo vídeo de la campaña ¿Quién es quién?, que tiene como fin explicar a la ciudadanía, de una manera sencilla y pedagógica, las principales consecuencias del sistema neoliberal y patriarcal tanto a nivel global como local, identificando a sus principales responsables y proponiendo alternativas que nos lleven a un sistema más solidario y justo para todas las personas.

Punts de Vista

Kategorien: Attac Planet