Skip navigation

Attac Planet

Lento crecimiento de la zona euro mantiene alto el desempleo, en España se mantiene en 25,1%

News from Attac Spain - Tue, 22/07/2014 - 13:00

Marco Antonio Moreno – Consejo Científico de ATTAC España

La tasa de desempleo en la zona euro de 18 naciones fue en mayo de 11,6 por ciento, idéntica a la tasa revisada del mes de abril, de acuerdo a los datos de Eurostat entregados esta mañana. La agencia de estadísticas de la Unión Europea señala que los datos del mercado del trabajo subrayan el lento ritmo de la recuperación económica en la zona euro. En las 28 naciones de la Unión Europea, la tasa de desempleo en mayo se redujo ligeramente hasta el 10,3 por ciento desde una cifra revisada de 10,4 por ciento en abril, lo que significa que 25,2 millones de personas estaban sin trabajo en mayo. De ellos, 18,6 millones se encontraban en la zona euro. El desempleo en España se mantuvo en 25,1 por ciento, liderando el desempleo en Europa, después de Grecia, al igual que el mes anterior. El desempleo en la zona euro ha caído lentamente desde su máximo de 12 por ciento el año pasado, pero se mantiene muy por debajo de las tasas inferiores al 8 por ciento que prevalecían antes de la crisis financiera iniciada en 2008. El crecimiento sigue siendo lento o inexistente en gran parte de la zona euro, y las empresas no están dispuestas a contratar en un ambiente de clara incertidumbre. Este alto y persistente desempleo masivo causará un serio daño a largo plazo que va más allá del costo humano inmediato.

650_1000_desempleo-españa-mayo2014

Cuando las personas están sin trabajo durante mucho tiempo, las habilidades de las personas se vuelven obsoletas, los trabajadores se desilusionan y la propia inercia del desempleo hace que cada vez sea más difícil volver al trabajo. Por eso el desempleo es una mala noticia para las economías europeas, más aún cuando se enfrentan a un problema demográfico en el envejecimiento de sus ciudadanos y se debe mantener a la gente trabajando para financiar su sistema de apoyo a la asistencia social.

El problema es particularmente grave en la juventud, donde el paro juvenil supera el 50 por ciento. Este fenómeno está incubando una fuerte crisis social que provocará nuevas convulsiones. El costo de rescatar al sistema financiero y olvidar la estabilidad del recurso humano está creando una profunda bifurcación de clases y un enorme abismo de pobreza.

El Blog Salmón

Categories: Attac Planet

Tartufo, los lirios, los pájaros y la Mezquita de Córdoba

News from Attac Spain - Tue, 22/07/2014 - 13:00

Antonio Aramayona – ATTAC España

Al fundador o primera referencia básica del cristianismo, Jesús de Nazaret, se le atribuyen unas palabras recogidas en algunos evangelios canónicos donde invita a sus seguidores a no preocuparse por qué comerán, beberán o vestirán, pues su Dios ya se ocupa de todo, al igual que se ocupa de los pájaros, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros, o de los lirios del campo, que ni trabajan ni hilan.

Ahora la cosa ha cambiado un poco. Por ejemplo, ahora las aves del cielo anidan y los lirios del campo brotan entre las tejas de la Mezquita de Córdoba y sobre sus trescientos sesenta y cinco arcos de herradura sostenidos por 850 columnas de mármol, jaspe y granito, pues los señores obispos hispanovisigóticos se han preocupado de inmatricular en 2006 la Mezquita (cómo no, ahora Mezquita-Catedral) a nombre de la Santa Iglesia Católica Apostólica y Romana. Su adquisición les ha costado menos de 30 euros, pues por algo el Concordato franquista de 1953 (nunca expresa y oficialmente derogado) y los Acuerdos de 1979 entre el Estado Español y la Santa Sede les eximen de pagar, entre otras muchas cosas, el IBI y el impuesto de Donaciones y Sucesiones.

El pueblo ha estado tan tranquilo durante siglos, al suponer que los bienes del pueblo son del pueblo, o que un monumento declarado Patrimonio Histórico de la Humanidad es de la Humanidad. Pero llegó a la Presidencia del Gobierno José María Aznar, y amplió la Ley Hipotecaria en 1998 a los templos y objetos de culto, una ley franquista por la que un obispo católico tiene la facultad de acercarse a un registro de la propiedad para que cualquier local, objeto, ermita, catedral, casa rural o residencia que no tenían dueño oficial (se suponía que eran de todos, del pueblo) pasase a quedar inmatriculada, por cuatro duros, como propiedad de la institución religiosa que predica sobre los lirios del campo y los pájaros del cielo. Para sus jerarcas lo que dijo Jesucristo sigue teniendo su importancia, pero quienes realmente dejaron claro cómo cortar el bacalao fueron definitivamente personajes tales como Constantino, Recaredo, Isabel y Fernando, Francisco Franco o José María Aznar.

Entre este río revuelto de leyes y reglamentos, los pescadores más avezados en obtener ganancia de cuanto cae en sus manos han llevado a cabo miles de inmatriculaciones a su nombre, de cuya constitucionalidad dudan no pocos, pero que hasta el momento nadie se ha preocupado de denunciar como anticonstitucional. El resultado, tirando por lo bajo, según algunas fuentes cercanas al Registro de la Propiedad, es de unas 4.500 inmatriculaciones a favor de los señores del cotarro católico oficial, entre ellas, la Mezquita de Córdoba. De paso, no hay que descartar que los lirios del campo y los pájaros del cielo que anidan sobre la techumbre o entre el artesonado de dicha Mezquita hayan quedado también ipso facto inmatriculados.

Ahora el drama se ha convertido en una casposa comedia bufa llena de Tartufos. El 13 de junio pasado el Consejo de Ministros del Gobierno de Rajoy aprobó el Proyecto de Ley de Reforma Hipotecaria, por el que la Iglesia Católica ya no puede inmatricular más a su antojo (¿le queda aún algo por inmatricular?). Un diputado socialista y el grupo de Izquierda Plural en el Congreso habían pedido que se impugnase la inmatriculación de la Mezquita de Córdoba y se llevase a cabo la expropiación de la misma. Pues bien, a uno de los Tartufos, Ruiz Gallardón, le ha parecido un “despropósito” tal propuesta y algún que otro miembro del Gobierno, también Tartufo, asegura que existen “numerosas razones” para no expropiarla, principalmente la “falta de recursos”, dada la crisis económica galopante que nos aflige (para esto no valen ya ni la triunfal recuperación económica del ministro tartufo de Hacienda, Montoro, ni los rescates bancarios a costa del pueblo llevados a cabo en plena crisis económica).

En el momento culminante de la obra, otro Tartufo gubernamental ha llegado a decir que, como la expropiación supondría grandes costes y gastos para el mantenimiento de la Mezquita de Córdoba, lo prudente es dejar todo en manos de la iglesia católica. ¡Como si, según informa Europa Laica, no fuese el pueblo, a través de los Presupuestos Generales del Estado, el que costease anualmente más de 600 millones de euros anuales en ayudas directas a la iglesia católica para la reforma y conservación de su ingente patrimonio artístico e inmobiliario!

“No pensaran los que me conocen que soy de alma interesada. Todos los bienes de este mundo tienen pocos atractivos para mí, y su engañoso brillo no me deslumbra. Si me resuelvo a recibir del padre la donación que ha querido hacerme, es, en verdad, porque temo que todos esos bienes caigan en malas manos, que puedan hacer de ellos en el mundo un uso criminal, no sirviendo, según me propongo yo, para gloria del Cielo y bien del prójimo” (Molière, TARTUFO; Acto IV, Escena I).

 

Artículo publicado en El Huffington Post

http://lautopiaesposible.blogspot.com.es

Categories: Attac Planet

Mitos y falsedades de la sabiduría convencional: el drama de los jóvenes

News from Attac Spain - Tue, 22/07/2014 - 09:00

Vicenç Navarro – Consejo Científico de ATTAC España

Uno de los pocos programas que veo en televisión es el programa que dan en La Sexta los sábados por la noche. Es de los pocos programas en los que los tertulianos de izquierdas tienen el mismo espacio que los de derechas. Lamento la estridencia de lo que se presenta como “debates”, resultado del comportamiento de los tertulianos de derechas, que frecuentemente sustituyen los argumentos por insultos o falsedades. Un problema que tiene la democracia en España es la falta de una derecha democrática que sepa argumentar y convencer. Pero, al menos, se permite a las izquierdas (bien representadas en el programa) que respondan, lo cual hacen mostrando a las derechas por lo que son.

Felicito al director del programa. Felicitación que hago a medias, pues los economistas que utiliza el programa como “expertos” para analizar la situación actual son todos ellos de sensibilidad conservadora y/o liberal, lo que refleja el pensamiento económico dominante en España, pensamiento que la actual crisis debería haber ya desacreditado, como ha ocurrido en otros países, pero no en España.

Un ejemplo de ello fue cuando se discutió el tema de la viabilidad de las pensiones, atribuyendo su supuesta inviabilidad a la transición demográfica (es decir, a que haya cada vez más personas ancianas, y menos personas jóvenes que les paguen las pensiones). Dicha aseveración, provista por el “experto”, reproducida “ad nauseam” día tras día en los medios, es falsa, como mi amigo y colega, Juan Torres, y yo, hemos mostrado ampliamente en el libro Lo que debes saber para que no te roben la pensión (Editorial Espasa, 2013). En realidad, el mayor problema que amenaza la viabilidad de las pensiones son las políticas neoliberales que se están aplicando (predeciblemente defendidas por la mayoría de expertos económicos del programa) y que están destruyendo puestos de trabajo y reduciendo los salarios. Puesto que las pensiones en España se pagan en su gran mayoría con aportaciones derivadas de las rentas del trabajo, en la medida en que estas rentas bajen, las pensiones tendrán más dificultades para ser financiadas. Y hoy se está produciendo un tsunami provocado deliberadamente por las fuerzas conservadoras y liberales, que se están cargando la Seguridad Social de este país.

No hay falta de jóvenes en este país

Hoy el problema no es que no haya suficientes jóvenes. El problema es que no tienen trabajo, y los que lo tienen cobran unos salarios bajísimos. Este es el problema. Y esto es resultado de unas políticas públicas llevadas a cabo por los gobiernos (incluyendo el español), cosa que el lector no leerá en la mayoría de medios de información y persuasión del país. Esta situación, desesperada para millones de jóvenes, explica su emigración. Hoy estamos viendo la segunda mayor ola de emigrantes que España haya visto desde los años cincuenta, resultado de un de las mayores crisis económicas y financieras que España haya vivido. Más de medio millón de personas (547.890 personas) emigraron el año pasado, de las cuales casi 80.000 fueron personas nacidas en España (79.306 personas). Esta emigración fue una de las causas de que la población en España cayera por segundo año consecutivo, perdiendo 220.130 habitantes. La mayor pérdida fue entre los jóvenes. Catalunya, por cierto, fue de las que perdió más.

El escaso empleo juvenil

Se ha prestado mucha atención, con razón, a la elevada tasa de desempleo entre los jóvenes en España, una de las más altas de la OCDE, el club de países más ricos del mundo (del cual España es miembro), y de la Unión Europea de los Quince (UE-15), el grupo de países de la UE con mayor desarrollo económico, del cual España es también miembro. Ahora bien, lo que menos se ha analizado es la tasa de ocupación de la gente joven. Concretamente, el porcentaje de la población joven (tanto de 16 a 20 años como de 20 a 24 años) que trabaja en España es de los más bajos de la OCDE y de la UE-15, siendo también el país que, además de tener la tasa de ocupación juvenil más baja, ha tenido también el mayor descenso de esa tasa durante la crisis. Así, la tasa de ocupación de los jóvenes de 16 a 20 años era de un 24,4% (es decir, que de cada 100 jóvenes, solo 24,4 estaban trabajando) en el año 2000, y bajó en picado de manera que en el año 2012 el porcentaje era solo de un 5,3%, el mayor descenso en la OCDE y en la UE-15. Un tanto igual ocurrió en el grupo de 20 a 24 años, cuya tasa bajó de un 47,9% en el año 2000 a un 31% en el año 2012. Solo Grecia, Portugal e Irlanda ofrecen cifras semejantes.

La insensibilidad del establishment político frente a esta realidad

Esta emigración de jóvenes significa una enorme pérdida de recursos. Son personas formadas, con el más alto nivel de formación que España haya tenido. Y la indiferencia de las autoridades públicas hacia esta situación muestra su enorme insensibilidad hacia este drama humano, así como su insensibilidad (o incompetencia) hacia lo que significa la pérdida de estos jóvenes. Un indicador de esta insensibilidad del Gobierno del Partido Popular (y del socialista anterior) es que no hagan nada para recuperar a esta juventud, cuya emigración puede significar una pérdida irreversible. Lo que el Estado debería hacer es facilitar que fuera reversible.

Así pasó en la primera ola emigratoria. Fue un Gobierno conservador, presidido por Adolfo Suárez, el que permitió que un ciudadano español que tuviera que emigrar y que tuviera que adquirir otra nacionalidad por causas laborales, no perdiera su nacionalidad española, permitiendo así la doble nacionalidad por causas laborales. Con ello, tal ciudadano no perdía sus lazos con España, de manera que siempre podía volver e integrarse en España. Es sorprendente y reprobable que esa ley fuera anulada por el Gobierno socialista presidido por Felipe González.

Es fundamental que dicha ley se recupere, pues es un compromiso que España tiene con estas personas, ciudadanos españoles que se han tenido que marchar de España porque este país no les ofrecía el trabajo para el cual se formaron. El mantenimiento de la ciudadanía es una condición esencial para que se sientan ligados a España y vuelvan. Y ruego a todos los ciudadanos españoles que me lean que escriban al Gobierno exigiendo que se apruebe tal ley. Es lo mínimo que las Cortes españolas pueden hacer para aquellos que han sido tan dañados por las políticas neoliberales aprobadas, por cierto, por esas mismas Cortes.

Otra falsedad: las causas del desempleo

En contra de lo que la sabiduría convencional indica, la tasa de desempleo es una variable política, no una variable económica. Lo que quiere decir esta expresión es que el nivel de desempleo está determinado por intervenciones políticas, es decir, que cada país tiene el nivel de desempleo que su Estado desea o permite. Esto le sorprenderá al lector, que estará acostumbrado a leer que el Gobierno está haciendo todo lo posible para que baje el desempleo. En esta percepción (profundamente errónea), se asume que el alto desempleo de España se debe a causas ajenas sobre las cuales el Estado tiene poco que hacer.

Las explicaciones más comunes del elevado desempleo en los medios de información y persuasión españoles (dominados por el pensamiento neoliberal) son que el elevado desempleo es resultado de unas supuestas rigideces del mercado de trabajo (como consecuencia del excesivo poder de los sindicatos), o consecuencia de la falta de una formación y/o educación de la población que le permita ser integrada en el mercado de trabajo. Ninguna de estas explicaciones tiene evidencia que las avale (ver mis artículos en la sección económica de mi blogwww.vnavarro.org).

La principal causa del desempleo son las políticas públicas que van orientadas, precisamente, a aumentar el desempleo. Su objetivo es reducir el poder del mundo del trabajo y, con ello, disminuir los salarios y la protección social y aumentar el tiempo de trabajo por trabajador. La evidencia de que esto es lo que está ocurriendo es más que robusta. Dos de los economistas más brillantes de EEUU, Dean Baker y Jared Bernstein, han publicado un artículo, “Full Employment and the Path to Shared Prosperity”, Center for Economic and Policy Research, Washington (03.07.14), en el que muestran como por cada aumento de un 1% en la tasa de paro de EEUU, disminuye el nivel salarial un 12,4%. Una situación semejante nos encontramos en España, donde el enorme incremento del desempleo ha causado un enorme bajón en los salarios.

Y lo que la Troika, la banca y la gran patronal quieren decir cuando piden que continúen las reformas, es que creen que los salarios deben incluso bajar más. Lo que ocurre en esta situación es que las bajadas de salarios implican un descenso de la demanda y, con ello, del crecimiento económico, con lo cual el incentivo para producir más y crear más empleo se reduce, cuando no elimina. Es el círculo vicioso que nos está llevando al desastre.

En realidad, si el Estado adoptara políticas de pleno empleo, estimularía la demanda, con lo cual habría mayor creación de empleo, dando mayor poder al mundo del trabajo, lo que causaría un aumento más grande de los salarios, lo que, a su vez, crearía mayores necesidades de producción y de empleo. De esta manera, el círculo vicioso se convertiría en un círculo virtuoso. El hecho de que no se produzca se debe predominantemente al contexto político, es decir, a las relaciones de poder entre el mundo del capital y el del trabajo, en el que el primero está ganando y el segundo perdiendo. Y esto, lector, no lo leerá usted en los medios de información y persuasión, dominados por el primero. Así de claro.

Catedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas. Universidad Pompeu Fabra, y Profesor de Public Policy. The Johns Hopkins University.

Artículo publicado en público.es

vnavarro.org

Categories: Attac Planet

Podemos y la recomposición del régimen del 78

News from Attac Spain - Tue, 22/07/2014 - 07:00
Santiago Alba Rico / Carlos Fernández Liria / Javier Mestre – Rebelión

Es difícil negar ya la perspicacia de Podemos a la hora de analizar los marcos políticos existentes y de intervenir en una relación de fuerzas que se había aceptado -a derecha e izquierda- como inmodificable en su conjunto. El resultado de las elecciones europeas y, sobre todo, la cerrada campaña desatada contra la nueva fuerza política dan buena medida de hasta qué punto Podemos ha movilizado al electorado y ha asustado a los defensores del régimen del 78. El erizamiento casi felino de ciertos medios, los ataques e insultos de políticos y periodistas orgánicos de la derecha y la tentativa abyecta de desacreditar a Pablo Iglesias a cualquier precio no se corresponden con la pequeñísima representación institucional de Podemos en el Parlamento europeo ni, desde luego, con su musculatura organizativa. Podemos es tratado ya como una alternativa de poder incluso antes de tener una sede y una estructura de gestión y, si eso debe reconfortarnos a los que hemos apoyado desde el principio la iniciativa (y que, antes de esta epidemia de entusiasmo, nos habíamos resignado a movernos en los márgenes, con nuestros principios y nuestras nostalgias), debe también mantenernos despiertos y en estado de alerta. Invirtiendo el famoso adagio del poeta Hölderlin, cuando crecen los “medios de salvación” crecen paralelamente las amenazas. Sería de una gran ingenuidad pensar que, puesto que se nos trata ya como una “alternativa de gobierno”, somos ya una alternativa de gobierno. Es más bien al contrario: se nos trata como una alternativa de gobierno para impedir que lleguemos a gobernar.En este contexto -de respuestas emulativas o criminalizadoras al crecimiento de Podemos- se ha hecho público el así llamado borrador de ponencia politica del proyecto: “La crisis del régimen del 78, Podemos y la posibilidad del cambio político en España”. Aunque es un texto difícil y a menudo correoso, del que se podría hacer quizás una versión realmente “plebeya” -como plebeya es la fuerza de Podemos- para su discusión en los Círculos, no puede negarse ni la finura del análisis ni la perspicacia estratégica. Si la campaña realizada demuestra la calidad del saber concentrado en la propuesta, a cuya invertebrada estructura no dejan de afluir las competencias individuales más ricas y dispares, este texto revela la formidable preparación intelectual depositada en el proyecto. No creemos, en realidad, que haya ninguna fuerza mejor preparada para gobernar que Podemos, a lo que se une una disposición desinteresada -antes hubiéramos dicho “militante”- que cristaliza en una miríada de contribuciones técnicas individuales sobre el terreno sin las cuales no se habría llegado hasta aquí ni, desde luego, podría aspirarse a ir más lejos. A esta combinación de preparación intelectual sin precedentes y disposición militante en ámbitos técnicos y -por así decir- “profesionales” sólo le falta (¡sólo!) una organización estable y sensata (es decir articulada y democrática) para ser irresistible. Ese es el desafío de la Asamblea convocada para el próximo otoño.

En este sentido, lo más interesante del documento citado de Podemos es la vertiente -digamos- apremiante y hasta alarmista. El texto puede dividirse en tres partes. La primera se ocupa de la descomposición del régimen del 78 en sus dos frentes, el político y el económico, y de la objetiva imposibilidad de una transformación del sistema “desde fuera”, por la vía -digamos- “revolucionaria”; la segunda se centra en las estrategias de recomposición de ese régimen que la irrupción de Podemos ha acelerado y moldeado. Lo que el documento sostiene de manera inobjetable es que en la intersección de la crisis de régimen, uno de cuyos síntomas es precisamente Podemos, y de las respuestas que el propio régimen elabora para salir de ella, que Podemos ha intensificado y alterado, surge una posibilidad transformadora con la que hasta hace pocos meses no podíamos soñar -o con la que sólo podiamos soñar. Esta es la tercera parte del documento, la que recuerda acertadamente que “el momento es ahora” obligando a asumir, como un dato interno a las relaciones de fuerza y a las esperanzas de cambio, la “urgencia” de la intervención.

Ahora o nunca, viene a decirnos el documento. Si perdemos esta oportunidad de desplazar el sentido común hacia la izquierda (incluso si no la nombramos así) no habrá otra parecida en décadas y además -hay que añadir- nuestra ausencia no será sencillamente un vacío: será colmada desde la derecha y, peor aún, desde la extrema derecha. Es esta “oportunidad” la que ha señalado y activado Podemos y, a nuestro juicio, Podemos es sólo ese precipitado químico capaz de desencadenar nuevas reacciones en cadena. Sabemos que hay otras fuerzas con programas parecidos y, en otros partidos, incluso en partidos del régimen, miles y miles de votantes y militantes dispersos que perciben y buscan exactamente lo mismo. La ventaja de Podemos para catalizar esos formidables impulsos dispersos es objetiva y, si se quiere, impersonal: procede justamente de su carencia de genealogía y de identidad -carencia ligada por eso mismo a una serie de principios y de prácticas no contaminadas por el régimen y que comparecen como “nuevas” en un sentido exactamente inverso al mercantil o electoralista. No se trata de defender Podemos (como se defiende el PSOE o el Real Madrid) sino de defender la “oportunidad impersonal” que encarna junto a otras iniciativas; y es a esa oportunidad a la que en estos momentos deberíamos sacrificar genealogías e identidades que -al menos para los firmantes de este artículo- son no sólo respetables sino muy “verdaderas”, pero que pueden convertirse en un obstáculo a efectos de actualización histórica y política de la “verdad” que contienen.

La “urgencia” -diagnostica bien el documento- tiene que ver con esas estrategias de recomposición del régimen que Podemos ha acelerado y que podrían llevar a un relegitimación de los marcos políticos vigentes. Por eso esta “urgencia” es, al mismo tiempo, inseparable de la conciencia de dos peligros que podrían echar por tierra la oportunidad sin precedentes en cuyo umbral nos encontramos. Es “urgente” intervenir porque la “ventana de oportunidad” puede cerrarse a poco que mejore -incluso ilusoriamente- la situación económica y los partidos del régimen consigan lavar su cara; y a poco también que triunfe la doble estrategia del régimen orientada simultáneamente a criminalizar Podemos como una fuerza de extrema-izquierda (lo viejo de la izquierda) y a integrarla como una fuerza más en el régimen (lo viejo del sistema).

Es “urgente” vencer, pues, para evitar este doble peligro; pero la urgencia de ganar -la condición misma de la victoria – es indisociable también de la necesidad de sortear estas dos amenazas . Si queremos transformar España tenemos que transformarla ya, pues el tiempo opera siempre a favor de las fuerzas conservadoras, mejor situadas para neutralizar o corromper las fuerzas de cambio. Pero si queremos transformar España ya, la constelación Podemos debe mantener a toda costa esa “novedad impersonal” arriba mencionada: ni puede reproducir los viejos discursos y tics de la izquierda ni sucumbir a las corrupciones organizativas de la derecha. Es urgente organizarse para vencer; es urgente organizarse bien. Es muy difícil organizarse bien -en general- y es aún más difícil organizarse bien con tanta urgencia. Por eso -evocando una feliz frase de nuestro amigo Jonatham F. Moriche- va a hacer falta una rara combinación de “cálculos, principios, propuestas y afectos” para estar a la altura de esta oportunidad histórica. Del régimen debemos esperar lo peor y cumple prepararse ya para la confrontación; pero por primera vez en décadas ningún fatalismo debe presidir nuestros actos, pues por primera vez en décadas una buena parte de nuestro destino político está en nuestras manos. Depende de las decisiones que tomemos. Podemos ha demostrado ya que la intevención es posible, que nuestros aciertos generan efectos. Podemos, en realidad, es sólo el nombre de esa posibilidad y de esa oportunidad. El nombre de un milagro que, como todos los milagros, no se repetirá y que, por eso mismo, hay que convertir en rutina de gobierno. No desperdiciemos la ocasión. En lo que depende de nosotros -cálculos, principios, propuestas, afectos- no hagamos la menor concesión, no demos la menor seña de debilidad al régimen que quiere aniquilarnos; ni desilusionemos -cálculos, principios, propuestas, afectos- a toda esa gente que ha dejado de creer en los políticos porque, gracias a Podemos , empieza a creer, o vuelve a creer, en la política.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Santiago Alba Rico es miembro del Consejo Científico de ATTAC España

 

Categories: Attac Planet

Por una renta básica incondicional, universal e individual

News from Attac Spain - Mon, 21/07/2014 - 18:00

Plataforma por la Renta Básica Universal de Sevilla

La Junta de Andalucía ha aprobado recientemente el decreto de “medidas extraordinarias y urgentes para la inclusión social a través del empleo y el fomento de la solidaridad en Andalucía” (BOJA 113 de 13 de junio). En diciembre de 2013, a iniciativa de IU se creó en la Cámara andaluza un grupo de trabajo dentro de la Comisión de Igualdad, Salud y Política Social, que sigue activo –aunque escaso de actividad- para avanzar hacia una Ley andaluza de Renta Básica, en cumplimiento del Estatuto de autonomía vigente, que hace mención a tal concepto, si bien de forma vaga.

Y en los últimos días, los sindicatos llamados mayoritarios, junto con otras entidades de la sociedad civil, anuncian una Iniciativa Legislativa Popular andaluza para lograr la aprobación de lo que llaman también una “renta básica” para Andalucía. Tanto la medida institucional como las iniciativas referidas de la sociedad civil pretenden paliar y revertir el incremento de la pobreza en nuestra tierra, que alcanza cotas alarmantes, en extensión y en intensidad, si bien creemos que lo pretenden siguiendo fórmulas muchas veces ensayadas y con resultados siempre pírricos.

Desde la Plataforma por la Renta Básica Universal de Sevilla creemos necesario pronunciarnos sobre estas iniciativas y otras que por el estilo vienen proponiéndose desde distintos ámbitos, para Andalucía o para el conjunto del Estado. Con ello queremos también difundir la Iniciativa Legislativa Popular por una Renta Básica presentada en el Congreso de los Diputados y subrayar la radical diferencia que supone la Renta Básica Universal, según se entiende internacionalmente (Uncondicional Basic Income-UBI-) respecto a las otras “rentas básicas” no universales, sino condicionales y subsidiarias.

Tanto el decreto de Inclusión aprobado por la Junta como la propuesta de “renta básica” que quieren lanzar los sindicatos llamados mayoritarios suponen o supondrían en realidad ayudas o subsidios, que es el nombre que han recibido tradicionalmente y que les corresponde en propiedad, porque son subsidiarias de la situación de los potenciales perceptores respecto del mercado de trabajo y de su patrimonio mercantil.

En lo fundamental, se trata de un derecho condicionado a la situación laboral, es decir, que solo lo percibirán aquell@s que demuestren ante la Administración que no tienen bienes económicos, pero que están dispuestos a aceptar cualquier empleo legal, están buscándolo efectivamente y no lo consiguen. Es decir, son políticas que siguen defendiendo que el trabajo es la “única puerta de entrada” para tener derecho a percibir ayudas públicas.

La filosofía que inspira estas medidas tradicionales contra la pobreza es propia de lo que se ha dado en llamar “sociedades de trabajo”, ya que en ellas el concepto moderno de “trabajo” se ha constituido en el eje legitimador y articulador por excelencia. Porque, según este discurso dominante aun sólidamente asentado, caro tanto a la tradición liberal como a la comunista soviética, es el “trabajo” el que crea la riqueza (lo que se conoce como crecentismo). Y en esencia se considera “trabajo” aquellas actividades humanas que reciben una remuneración mercantil o pública, trabajo asalariado (no todas las demás, por importantes que puedan ser para la cohesión social y el sostenimiento de la vida).

Deriva de estos supuestos que sólo se cree aceptable que reciban del peculio público aquellas personas que demuestran que no pueden trabajar. Más aun, según la ideología imperante en nuestras “sociedades de trabajo”, todo sujeto que no quiera ver comprometida su respetabilidad, deberá demostrar ante los demás que está en alguna de estas situaciones: preparándose para trabajar (formándose), ejerciendo un trabajo o imposibilitado para ejercerlo.

La perseverancia de las políticas para incentivar el empleo y paliar el desempleo inspiradas en esos principios decimonónicos son injustas y generan indefensión y sufrimiento en el presente. Porque la multiplicación y sofisticación de las máquinas convierten en imposible el pleno empleo ni aun en condiciones favorables, ya no digamos en coyunturas desfavorables como la actual en Andalucía y España.

El resultado es que se condena a contingentes crecientes de personas a la precariedad y la indefensión, que se mueven entre la exclusión y la peregrinación menesterosa por ventanillas públicas y entidades benéficas. A más que la Administración llega a la sobrecarga por los dispositivos que debe desarrollar para supervisión y control de tales ayudas. Por si fuera poco, esta menesterosidad burocratizada convive con la opulencia obscena de las minorías integradas, a las que se convida al desenfreno consumista.

Y es que, según esa ideología crecentista, los recursos destinados a paliar la pobreza son tenidos por “gasto social”, mientras que lo que se destina a acrecentar directa o indirectamente el consumo despilfarrador e insostenible ecológicamente se considera “inversión productiva”. Repárese si no en los porcentajes de dinero que la Junta de Andalucía, gobernada por PSOE e IU, dedica al citado Decreto con lo que dedica a”“inversiones en infraestructuras” (autopistas, aviones por raíles o aves, trenes en el subsuelo de nuestras ciudades, etc).

Una Renta Básica Universal (RBU), como es la que propone la ILP estatal referida, es una medida radicalmente diferente a cualquier ayuda o subsidio, porque es incondicional, universal e individual. En lugar de inspirarse en los principios del productivismo o crecentismo de la “sociedad de trabajo”, remite a un republicanismo que no funda el sentido de la vida en el par productivismo-consumismo, sino en los principios del bien común, el apoyo mutuo y la equidad. La Renta Básica Universal así entendida facilitará afrontar ordenadamente cambios que una ética de respeto a la vida humana en particular y de los seres vivos en general hace insoslayables, como la reducción o eliminación de trabajos alienantes o ecológicamente insostenibles, así como el reparto de los trabajos necesarios.

Las entidades que defendemos la RBU ( en España) la consideramos un “derecho emergente”, según la Carta de Derechos Humanos Emergentes (CDHE), debatida en el Forum Universal de las Culturas, que tuvo lugar en Barcelona en septiembre de 2004 y que fue aprobada en el Congreso de Monterrey (Mexico) en el 2007), y que aspiramos a equiparar al resto de derechos universales, a los que no debemos renunciar sino fortalecer y hacerlos materialmente efectivos: educación, sanidad, vivienda, información, participación política y un medio ambiente saludable, según normas que garanticen los mismos derechos para las generaciones futuras.

La implantación de la RBU, en un marco general de afianzamiento del resto de derechos fundamentales, conllevará una reforma sustancial de la estructura tributaria de la Hacienda y se traducirá en cambios importantes de los mercados de trabajo, que no corresponde detallar aquí y que no es posible prever en todos sus extremos. Pero todo ello merecerá la pena si convenimos de principio en que es justo y ensancha el espacio de la equidad.

Mientras tanto, pedimos simplemente que no se confunda a la ciudadanía presentando como “rentas básicas” lo que son ayudas y subsidios convencionales.

Artículo publicado en eldiario.es

Categories: Attac Planet

Por una renta básica incondicional, universal e individual

News from Attac Spain - Mon, 21/07/2014 - 18:00

Plataforma por la Renta Básica Universal de Sevilla

La Junta de Andalucía ha aprobado recientemente el decreto de “medidas extraordinarias y urgentes para la inclusión social a través del empleo y el fomento de la solidaridad en Andalucía” (BOJA 113 de 13 de junio). En diciembre de 2013, a iniciativa de IU se creó en la Cámara andaluza un grupo de trabajo dentro de la Comisión de Igualdad, Salud y Política Social, que sigue activo –aunque escaso de actividad- para avanzar hacia una Ley andaluza de Renta Básica, en cumplimiento del Estatuto de autonomía vigente, que hace mención a tal concepto, si bien de forma vaga.

Y en los últimos días, los sindicatos llamados mayoritarios, junto con otras entidades de la sociedad civil, anuncian una Iniciativa Legislativa Popular andaluza para lograr la aprobación de lo que llaman también una “renta básica” para Andalucía. Tanto la medida institucional como las iniciativas referidas de la sociedad civil pretenden paliar y revertir el incremento de la pobreza en nuestra tierra, que alcanza cotas alarmantes, en extensión y en intensidad, si bien creemos que lo pretenden siguiendo fórmulas muchas veces ensayadas y con resultados siempre pírricos.

Desde la Plataforma por la Renta Básica Universal de Sevilla creemos necesario pronunciarnos sobre estas iniciativas y otras que por el estilo vienen proponiéndose desde distintos ámbitos, para Andalucía o para el conjunto del Estado. Con ello queremos también difundir la Iniciativa Legislativa Popular por una Renta Básica presentada en el Congreso de los Diputados y subrayar la radical diferencia que supone la Renta Básica Universal, según se entiende internacionalmente (Uncondicional Basic Income-UBI-) respecto a las otras “rentas básicas” no universales, sino condicionales y subsidiarias.

Tanto el decreto de Inclusión aprobado por la Junta como la propuesta de “renta básica” que quieren lanzar los sindicatos llamados mayoritarios suponen o supondrían en realidad ayudas o subsidios, que es el nombre que han recibido tradicionalmente y que les corresponde en propiedad, porque son subsidiarias de la situación de los potenciales perceptores respecto del mercado de trabajo y de su patrimonio mercantil.

En lo fundamental, se trata de un derecho condicionado a la situación laboral, es decir, que solo lo percibirán aquell@s que demuestren ante la Administración que no tienen bienes económicos, pero que están dispuestos a aceptar cualquier empleo legal, están buscándolo efectivamente y no lo consiguen. Es decir, son políticas que siguen defendiendo que el trabajo es la “única puerta de entrada” para tener derecho a percibir ayudas públicas.

La filosofía que inspira estas medidas tradicionales contra la pobreza es propia de lo que se ha dado en llamar “sociedades de trabajo”, ya que en ellas el concepto moderno de “trabajo” se ha constituido en el eje legitimador y articulador por excelencia. Porque, según este discurso dominante aun sólidamente asentado, caro tanto a la tradición liberal como a la comunista soviética, es el “trabajo” el que crea la riqueza (lo que se conoce como crecentismo). Y en esencia se considera “trabajo” aquellas actividades humanas que reciben una remuneración mercantil o pública, trabajo asalariado (no todas las demás, por importantes que puedan ser para la cohesión social y el sostenimiento de la vida).

Deriva de estos supuestos que sólo se cree aceptable que reciban del peculio público aquellas personas que demuestran que no pueden trabajar. Más aun, según la ideología imperante en nuestras “sociedades de trabajo”, todo sujeto que no quiera ver comprometida su respetabilidad, deberá demostrar ante los demás que está en alguna de estas situaciones: preparándose para trabajar (formándose), ejerciendo un trabajo o imposibilitado para ejercerlo.

La perseverancia de las políticas para incentivar el empleo y paliar el desempleo inspiradas en esos principios decimonónicos son injustas y generan indefensión y sufrimiento en el presente. Porque la multiplicación y sofisticación de las máquinas convierten en imposible el pleno empleo ni aun en condiciones favorables, ya no digamos en coyunturas desfavorables como la actual en Andalucía y España.

El resultado es que se condena a contingentes crecientes de personas a la precariedad y la indefensión, que se mueven entre la exclusión y la peregrinación menesterosa por ventanillas públicas y entidades benéficas. A más que la Administración llega a la sobrecarga por los dispositivos que debe desarrollar para supervisión y control de tales ayudas. Por si fuera poco, esta menesterosidad burocratizada convive con la opulencia obscena de las minorías integradas, a las que se convida al desenfreno consumista.

Y es que, según esa ideología crecentista, los recursos destinados a paliar la pobreza son tenidos por “gasto social”, mientras que lo que se destina a acrecentar directa o indirectamente el consumo despilfarrador e insostenible ecológicamente se considera “inversión productiva”. Repárese si no en los porcentajes de dinero que la Junta de Andalucía, gobernada por PSOE e IU, dedica al citado Decreto con lo que dedica a”“inversiones en infraestructuras” (autopistas, aviones por raíles o aves, trenes en el subsuelo de nuestras ciudades, etc).

Una Renta Básica Universal (RBU), como es la que propone la ILP estatal referida, es una medida radicalmente diferente a cualquier ayuda o subsidio, porque es incondicional, universal e individual. En lugar de inspirarse en los principios del productivismo o crecentismo de la “sociedad de trabajo”, remite a un republicanismo que no funda el sentido de la vida en el par productivismo-consumismo, sino en los principios del bien común, el apoyo mutuo y la equidad. La Renta Básica Universal así entendida facilitará afrontar ordenadamente cambios que una ética de respeto a la vida humana en particular y de los seres vivos en general hace insoslayables, como la reducción o eliminación de trabajos alienantes o ecológicamente insostenibles, así como el reparto de los trabajos necesarios.

Las entidades que defendemos la RBU ( en España) la consideramos un “derecho emergente”, según la Carta de Derechos Humanos Emergentes (CDHE), debatida en el Forum Universal de las Culturas, que tuvo lugar en Barcelona en septiembre de 2004 y que fue aprobada en el Congreso de Monterrey (Mexico) en el 2007), y que aspiramos a equiparar al resto de derechos universales, a los que no debemos renunciar sino fortalecer y hacerlos materialmente efectivos: educación, sanidad, vivienda, información, participación política y un medio ambiente saludable, según normas que garanticen los mismos derechos para las generaciones futuras.

La implantación de la RBU, en un marco general de afianzamiento del resto de derechos fundamentales, conllevará una reforma sustancial de la estructura tributaria de la Hacienda y se traducirá en cambios importantes de los mercados de trabajo, que no corresponde detallar aquí y que no es posible prever en todos sus extremos. Pero todo ello merecerá la pena si convenimos de principio en que es justo y ensancha el espacio de la equidad.

Mientras tanto, pedimos simplemente que no se confunda a la ciudadanía presentando como “rentas básicas” lo que son ayudas y subsidios convencionales.

Artículo publicado en eldiario.es

Categories: Attac Planet

Cifuentes se inventa las acusaciones para poder multar a manifestantes pacíficos

News from Attac Spain - Mon, 21/07/2014 - 13:00

Eduardo Garzón - Consejo Científico de ATTAC España

Hace casi dos años participé en una manifestación pacífica en Madrid. Ese día me multaron con 500 euros sin yo haber hecho absolutamente nada. Las razones recogidas en la sanción era que la manifestación no había sido notificada (algo que ni siquiera yo sabía, aunque por ello no tienen derecho a multarme a mí, un simple participante) y que yo había causado desórdenes graves, lo cual es totalmente falso porque de hecho esa manifestación transcurrió con total normalidad (recogido por los diferentes medios de comunicación).

Recurrí la sanción alegando que lo que decían era falso y que además según la legislación sólo podían multar a los organizadores o personalidades destacas de la manifestación no comunicada, no a un simple participante.

Hoy me han notificado que mi recurso ha sido desestimado y que tengo que pagar los 500 euros. Lo más impresionante de todo es que han modificado su acusación. Literalmente: “Usted fue identificado en la Plaza de España junto a un grupo de personas que portaban banderas y pancartas alusivas a la manifestación no comunicada. Fue identificado cuando junto a un numeroso grupo de personas invadieron la calzada creando un caos circulatorio”.

Es categóricamente falso. Ni iba acompañado de personas con banderas y pancartas ni hubo ningún caos circulatorio. En este post narré con detalles lo ocurrido aquel día.

Han tenido que inventarse la acusación para poder multarme. Mienten con descaro y con conocimiento. A esto es lo que se dedica la delegación del gobierno de Madrid y su policía. Bravo.

Saque de Esquina

Categories: Attac Planet

Mani Stenner ist tot

News fo Attac Germany - Mon, 21/07/2014 - 11:36
Manfred (Mani) Stenner, der Geschäftsführer des Netzwerkes Friedenskooperative, ist gestorben. Er erlag am Donnerstag einem Herzinfarkt. Ob bei den Protesten gegen den G8-Gipfel 2007 in Heiligendamm, der Afghanistankonferenz 2011 oder im vergangenen Jahr Blockupy Frankfurt - viele Attac-Aktive haben Mani Stenner über die Jahre als stets verlässlichen Bündnispartner und klugen Mitstreiter kennen gelernt. Er fehlt jetzt schon.
Im Folgenden dokumentieren wir die Pressemitteilung des Netzwerks Friedenskooperative zum Tod Mani Stenners. ------------------------------------------------------------------------------------------ Netzwerk Friedenskooperative
Pressemitteilung
20.07.2014

Mani Stenner ist tot - Ein Leben für Frieden, Abrüstung, und Gerechtigkeit

Die sozialen Bewegungen in Deutschland haben einen ihrer wichtigsten Köpfe und aktivsten Mitstreiter verloren. Die alte Bundeshauptstadt Bonn verlor zugleich einen ihrer engagiertesten Bürger. Mani Stenner, seit 25 Jahren Geschäftsführer und guter Geist des Netzwerks Friedenskooperative, ist tot. Ein plötzlicher Herzinfarkt riss den 60-Jährigen am vergangenen Donnerstag (17.7.2014) überraschend aus der Arbeit und dem Leben.

Mani Stenner engagierte sich seit den frühen 1980er Jahren in der Friedensbewegung und wurde in der zweiten Hälfte des Jahrzehnts zu einem ihrer führenden organisatorischen und politischen Köpfe. Mit der Geschäftsführung des Netzwerks Friedenskooperative übernahm er die Leitung eines der wichtigsten Dachverbände der Friedensbewegung. Von der Verantwortung bundesweiter Großdemonstrationen und Kampagnen bis zur deutschlandweiten Vernetzung der lokalen Initiativen und der Zusammenarbeit mit anderen sozialen Bewegungen reichte sein Aufgabenbereich.

In seiner Heimatstadt Bonn engagierte sich Stenner darüber hinaus auf lokaler Ebene. Mit dem "Bonner Forum für BürgerInnen und Polizei" initiierte er einen bundesweit einmaligen Dialog mit Polizeibeamten der alten Bundeshauptstadt, arbeitete in örtlichen Nord-Süd- Projekten mit und engagierte sich gegen das Wiedererstarken rechtsextremen Gedankenguts.

Stenner besaß die seltene Fähigkeit, unterschiedliche politische Strömungen zusammenzuführen, mit politischen Gegnern Dialoge zu führen und seine Vorstellungen von einer friedlicheren und gerechteren Welt auch gegenüber den Mächtigen in der Gesellschaft zu vertreten.

Getragen wurde seine Arbeit von dem Ziel, den Menschenrechten mehr Geltung zu verschaffen, die Anwendung manifester und struktureller Gewalt zu minimieren und eine gerechtere menschliche Gesellschaft zu ermöglichen. Militärische Mittel waren für ihn nie alternativlos.

Mani Stenner wusste sehr wohl, dass er auf große Widerstände treffen würde. Er war Realist und machte sich keine Illusionen. Aufgeben war seine Sache nicht. Die deutsche Friedensbewegung hat ihm unendlich viel zu verdanken.

"Es wird lange dauern, bis wir begreifen, wie viele und wie große Lücken der Freund, der Mensch und der Arbeitskollege Mani Stenner hinterlässt", sagt Kristian Golla, sein langjähriger Mitstreiter und Kollege im Bonner Büro der Friedenskooperative. "Aber seine bedingungslose Selbstverpflichtung zur konsequenten Arbeit für eine friedlichere und gerechtere Welt bleibt nicht nur sein Vermächtnis, sondern auch unser Ansporn."

Unsere Gedanken sind bei seiner Frau Luise, die ihn mit unendlich viel Kraft und Leidenschaft unterstützt und begleitet hat.

Otfried Nassauer (für das Netzwerk Friedenskooperative)
Categories: Attac Planet

Fascismo electoral: acoso (y derribo) de la democracia en Italia

News from Attac Spain - Mon, 21/07/2014 - 09:00

Antoni Aguiló / Dino Costantini – Público.es

Asistimos a una forma inédita de destrucción de las instituciones representativas que llamamos fascismo electoral: la apropiación elitista de los fundamentos institucionales del Estado para ponerlos al servicio de intereses plutocráticos, mercantiles y bancarios. “Fascismo” se refiere a una política que establece el orden de una sociedad con poder y violencia contra las necesidades del pueblo y de acuerdo con los poderes dominantes. Se atribuye a Mussolini la afirmación según la cual el fascismo debería llamarse corporativismo, porque representa la fusión del poder estatal con el poder corporativo o económico.

Lo novedoso del fascismo electoral es que no elimina las reglas de juego de la democracia liberal: no prohíbe la pluralidad ni la competencia partidaria, no derogue la libertad de prensa ni las organizaciones sindicales, y tampoco necesita cámaras de gas ni líderes carismáticos. Al contrario: para imponer su voluntad, se inserta en las instituciones representativas ocupando puestos clave e invade la agenda pública mediante el control capilar de los medios de comunicación. Para ello se vale de un Estado empresarial y policial que asegura la hegemonía del capitalismo. El resultado es la corrosión del sentido de la representación política y la dinámica electoral.

Italia es uno de los países donde el fascismo electoral más ha avanzado. El punto de partida simbólico de la reducción y vaciamiento progresivo de las instituciones de la democracia representativa es la reforma electoral de 1994, que consagra un sistema mayoritario promotor del bipartidismo y la bipolarización.

Todos los males de medio siglo de democracia bloqueada (por razones geopolíticas que impidieron que los votos del Partido Comunista Italiano, el mayor en las elecciones de 1981, pudieran utilizarse para formar gobierno) se atribuyen a las ineficiencias del sistema electoral proporcional. Así, en nombre de la gobernabilidad, el pueblo italiano fue inducido a renunciar a cotas importantes de representación política. Poderosos intereses trabajaban para este fin, como lo evidencia el “Manifiesto de los 31” de 1988, suscrito por relevantes personalidades de la sociedad italiana, el primer grupo activamente implicado en el proyecto de reducción del “exceso” democrático del país.

El camino iniciado de las “reformas” se extiende hasta el referéndum Segni de 1999, que impuso definitivamente, mediante un mecanismo refrendario, el sistema mayoritario. El primer referéndum se celebró en 1991, y estableció la preferencia única en la elección de los candidatos a diputados frente a la preferencia múltiple. El paso decisivo tuvo lugar con el referéndum de 1993 que, aboliendo la ley electoral del Senado, abrió el camino a una primera transformación de la ley electoral en sentido mayoritario, aprobada el año siguiente por el Parlamento. Esto significa que, como en la mejor tradición bonapartista, la cancelación de los espacios de representación democrática se realizó con el apoyo de un movimiento formalmente popular.

Entretanto, los partidos tradicionales (ligados a intereses de clase y construidos sobre nítidos perfiles ideológicos) ceden: algunos de golpe, bajo el peso de los escándalos (Democracia Cristiana, Partido Socialista Italiano y todos los partidos de gobierno); otros más lentamente, bajo el peso de la historia (como el PCI, que vive una turbulenta fase de transformaciones sucesivas que lo llevaron a extinguirse para dar lugar al actual Partido Democrático).

El vacío lo llenan rápidamente nuevos partidos, como Forza Italia, que gana por sorpresa las elecciones generales de 1994 y se convierte en un modelo para el resto. Desligados de cualquier vínculo representativo, los nuevos partidos compiten por definirse como posideológicos e interclasistas, abrazando el modelo estadounidense de partido como máquina electoral. Su propósito no es ganar las elecciones para cumplir un determinado programa político: el programa es sólo un pretexto para ganar prestigio y poder.

Y el poder se emplea para reducir más los espacios de representación política. Un ejemplo es la reforma electoral Calderoli de 2005 que, introduciendo el sistema de listas bloqueadas y reconociendo un premio de mayoría a la lista o coalición más votada, otorga a los partidos-máquina un férreo control de la representación parlamentaria. Declarada inconstitucional en enero de 2014, tendrá que ser sustituida antes de las próximas elecciones. Las hipótesis de reforma que maneja el Gobierno de Renzi reproducen la misma lógica “demofóbica”, repitiendo el mismo imperativo de aislamiento y destrucción sistemática de las minorías, y de la imposición de los partidos “atrapalotodo” como única política legítima. El debate actual muestra que el deseo del Gobierno es que el control de las instituciones del país siga estando firmemente en manos de los partidos “posrepresentativos” y los lobbies que financian las costosas campañas electorales.

El vaciamiento de las instituciones representativas ha sido tan intenso que, cuando en 2011 la democracia electoral fue suspendida para entregar el poder a un representante de Goldman Sachs como Mario Monti, el país no tuvo reacción alguna. No sólo eso, sino que, en la línea de lo aprobado por el Parlamento español, el Parlamento italiano se ha plegado a la exigencia de “equilibrio presupuestario” mediante una ley no sometida a referéndum vinculante. Esta medida reafirma el carácter autoritario que el fascismo electoral impone allí donde sus intereses vitales están en juego.

El panorama debe completarse analizando los ataques que la representación también ha sufrido fuera del ámbito político-institucional, donde la extensión de la democracia más allá de la forma electoral ha sido sistemáticamente combatida. El vaciamiento de las instituciones representativas es sólo la punta del iceberg de un proyecto “demofóbico” más amplio que busca silenciar todas las formas de representación organizada de los intereses populares.

Pero el fascismo electoral no es una fatalidad inevitable. Combatirlo exige, entre otras cosas, una nueva cultura política capaz de superar la reducción de la democracia a competencia electoral y de romper los marcos que hacen posible la política oligárquica tradicional con nuevos esquemas y ejercicios participativos.

Antoni Aguiló es filósofo, político y profesor del Centro de Estudios Sociales de la Universidad de Coímbra
Dino Costantini es f
ilósofo, político y profesor de la Università Ca’ Foscari de Venecia

 

Categories: Attac Planet

La soledad de Palestina

News from Attac Spain - Mon, 21/07/2014 - 07:00

Emir Sader - Público.es

“Lo más difícil es ser víctima de las víctimas”, decía Edward Said para expresar una de las dimensiones de los obstáculos que encuentran los palestinos para luchar contra la ocupación israelí de sus territorios.

La soledad actual de los palestinos demuestra que esta es apenas sólo una de las tantas dificultades a las que se tienen que enfrentar para poder sobrevivir. El derecho elemental —aprobado hace décadas por las Naciones Unidas— de tener un Estado palestino, al igual que existe el Estado de Israel, es bloqueado por el voto de EEUU en el Consejo de Seguridad sin que la ONU haga nada para frenar la actitud norteamericana.

Palestina, pese a todo, sigue traduciéndose en dos territorios separados, Cisjordania y Gaza. El primero descuartizado por los muros, violado por asentamientos judíos y ocupado militarmente. Gaza, por su parte, que queda cercada y atacada de forma asidua e impune, no existe como Estado y se intenta que deje de existir como territorio aislado, al haberla sometido a unas condiciones económicamente inviables y humanamente insoportables.

Todos deberían ir a Palestina —a Cisjordania y, si lo logran, también a Gaza— para comprender lo que es vivir bajo la ocupación de un ejército racista. Para ver lo que significan cotidianamente los muros que separan a vecinos, parientes y niños que antes jugaban juntos en la calle. Para observar cómo las señoras palestinas tienen que caminar kilómetros para poder cruzar hacia el otro lado, sometidas al arbitrio de jóvenes militares racistas de Israel que controlan sus pasos. Para ver cómo esos mismos jóvenes salen por las noches protegidos por fuerzas militares de Israel para destruir bienes, incluidos olivos que tardarán un siglo en crecer, y arrojar basura en las calles de los palestinos, quienes tienen que poner redes de protección para defenderse. Para sentir cómo los palestinos son atacados también en su orgullo, en sus espacios mínimos de vida.

Estos sufrimientos no justifican las acciones violentas, pero cuando uno está allí se pregunta cómo hacen los palestinos para no reaccionar al terrorismo cotidiano que se ejerce contra ellos. Se trata de una lucha contra el invasor al que para expulsar antes hay que unir el país, ya que lo primero es la unidad nacional de Palestina.  Lo segundo, dada la correlación de fuerzas internacionales, sería contar con sectores en Israel que se convenzan de que no vale la pena la ocupación permanente de Palestina y las incertidumbres que ello trae para los mismos israelíes.

Hoy se puede decir que la construcción de un Estado palestino está en punto muerto. Hay acuerdo de reunificación entre Gaza y Cisjordania, pero Israel afirma que no negocia con un gobierno nacido de ese acuerdo, porque Hamas no reconoce al Estado de Israel. Mahmoud Abbas ya dijo que sí reconocerá el nuevo gobierno, pero Israel usa cualquier pretexto para no avanzar en negociaciones que sólo pueden conducir al reconocimiento del Estado palestino.

La nueva ofensiva brutal de Israel sobre la desprotegida Gaza revela, una vez más, la soledad de los palestinos. No pueden contar con nadie que detenga a Israel. Nadie se va a arriesgar a luchar por la existencia del Estado palestino teniendo en contra a EEUU.

Categories: Attac Planet

Prostitución: menos escándalo, más realidad

News from Attac Spain - Sun, 20/07/2014 - 18:00

María Pazos Morán – Consejo Científico de ATTAC España

Si todo lo que concierne a la ideología patriarcal está impregnado de emocionalidad, el asunto de la prostitución se lleva la palma. Cuando se habla de prostitución todo se desdibuja, se trastoca, se confunde, hasta tal punto que cualquier parecido con la realidad puede ser pura coincidencia.

Un ejemplo es esta “noticia”, repetida en similares términos en muchos medios: bares ofrecen felaciones “a cambio de copas gratis“, o incluso “a cambio de barra libre“.

Contrariamente a la imagen que sugiere el titular (chicas emborrachándose “gratis”), se trata de un caso de proxenetismo con luz y taquígrafos: el propietario del bar paga a mujeres por prestar servicios sexuales a terceras personas. Esto sería así aunque la forma de pago fuera en copas, cosa que además nadie en su sano juicio se tragaría si se pusiera a pensar.

El Código Penal español castiga el proxenetismo con penas de  dos a cuatro años, también para  “aquel que obtenga beneficio de la prostitución de la víctima, aunque esta lo hubiera consentido”. Sin embargo, ni siquiera el Instituto de la Mujer llama al fenómeno por su nombre. Si esto se hiciera, en lugar de escandalizarse, bastaría con detener y juzgar a los culpables del delito, que bien local-izables están.

Para comprender la prostitución basta con abandonar el escándalo y mirar el fenómeno en profundidad. Tenemos los informes de la Guardia Civil o de la Defensoría del Pueblo y otros muchos, así como múltiples estudios.

Así, se comprueba el aumento del flujo de trata de mujeres hacia los países en los que la prostitución se ha legalizado (Holanda, Australia). Se comprueba también el descenso radical de dicho flujo hacia los que, como Suecia o Islandia, han adoptado leyes que penalizan la compra de servicios sexuales y protegen a las prostitutas, que en estos países se llaman “prostituídas” porque en general son víctimas de la trata (en España al menos el 95% lo son, según la Guardia Civil).

Cuando la realidad no está presente en nuestra mente, ese vacío es ocupado por las especulaciones. Algunas personas dicen que este es un oficio como otro cualquiera, y por tanto nada más lógico que incluirlo en la Seguridad Social, como propone  una asociación de inspectores de hacienda, o en el PIB, como exige la Unión Europea desde 2016.

Muchas otras actividades humillantes son hoy penalizadas y/o rechazadas socialmente: comprar órganos, alquilar úteros o hasta hacerse limpiar las botas a cambio de dinero. Pero la prostitución se trata con otros parámetros. De hecho, hay personas que considerarían humillante hacerse servir una copa de rodillas, pero les parecería normal pagar porque una persona se ponga de rodillas y le haga una felación. Es cuestión de sensibilidad social, que se tiene o no se tiene. Se ve o no se ve a una persona humillada detrás de esa chica.

Yo tengo una amiga que trabajó hace muchos años en una antigua “barra americana” (su “trabajo” consistía en conseguir que el cliente pagara el máximo número de copas, aunque en realidad ella bebía agua coloreada). Mi amiga, que hizo esto mientras no tuvo otro remedio para mantener sola a su hijo pequeño, me contaba que para ella lo más peligroso, a lo que se negaba, era quedarse a solas con el “cliente”. Así que hacer felaciones en público ni siquiera es lo peor de la prostitución.

Lo peor, si cabe, es el horror que se esconde detrás de los anuncios de contactos en periódicos supuestamente respetables o en esos clubes que vemos por las carreteras, que sin embargo visitan nuestros vecinos y amigos. Cuando la sociedad reconozca a las mujeres el estatus de seres humanos con derecho a la dignidad, nos solidarizaremos con esas mujeres y nos horrorizará que se usen sus cuerpos a cambio de dinero.

*María Pazos es investigadora del Instituto de Estudios Fiscales, autora del libro “Desiguales Por Ley” y una de las promotoras del ‘Llamamiento urgente ante la reforma fiscal que prepara el Gobierno’

http://mariapazos.com/

Categories: Attac Planet

Prostitución: menos escándalo, más realidad

News from Attac Spain - Sun, 20/07/2014 - 18:00

María Pazos Morán – Consejo Científico de ATTAC España

Si todo lo que concierne a la ideología patriarcal está impregnado de emocionalidad, el asunto de la prostitución se lleva la palma. Cuando se habla de prostitución todo se desdibuja, se trastoca, se confunde, hasta tal punto que cualquier parecido con la realidad puede ser pura coincidencia.

Un ejemplo es esta “noticia”, repetida en similares términos en muchos medios: bares ofrecen felaciones “a cambio de copas gratis“, o incluso “a cambio de barra libre“.

Contrariamente a la imagen que sugiere el titular (chicas emborrachándose “gratis”), se trata de un caso de proxenetismo con luz y taquígrafos: el propietario del bar paga a mujeres por prestar servicios sexuales a terceras personas. Esto sería así aunque la forma de pago fuera en copas, cosa que además nadie en su sano juicio se tragaría si se pusiera a pensar.

El Código Penal español castiga el proxenetismo con penas de  dos a cuatro años, también para  “aquel que obtenga beneficio de la prostitución de la víctima, aunque esta lo hubiera consentido”. Sin embargo, ni siquiera el Instituto de la Mujer llama al fenómeno por su nombre. Si esto se hiciera, en lugar de escandalizarse, bastaría con detener y juzgar a los culpables del delito, que bien local-izables están.

Para comprender la prostitución basta con abandonar el escándalo y mirar el fenómeno en profundidad. Tenemos los informes de la Guardia Civil o de la Defensoría del Pueblo y otros muchos, así como múltiples estudios.

Así, se comprueba el aumento del flujo de trata de mujeres hacia los países en los que la prostitución se ha legalizado (Holanda, Australia). Se comprueba también el descenso radical de dicho flujo hacia los que, como Suecia o Islandia, han adoptado leyes que penalizan la compra de servicios sexuales y protegen a las prostitutas, que en estos países se llaman “prostituídas” porque en general son víctimas de la trata (en España al menos el 95% lo son, según la Guardia Civil).

Cuando la realidad no está presente en nuestra mente, ese vacío es ocupado por las especulaciones. Algunas personas dicen que este es un oficio como otro cualquiera, y por tanto nada más lógico que incluirlo en la Seguridad Social, como propone  una asociación de inspectores de hacienda, o en el PIB, como exige la Unión Europea desde 2016.

Muchas otras actividades humillantes son hoy penalizadas y/o rechazadas socialmente: comprar órganos, alquilar úteros o hasta hacerse limpiar las botas a cambio de dinero. Pero la prostitución se trata con otros parámetros. De hecho, hay personas que considerarían humillante hacerse servir una copa de rodillas, pero les parecería normal pagar porque una persona se ponga de rodillas y le haga una felación. Es cuestión de sensibilidad social, que se tiene o no se tiene. Se ve o no se ve a una persona humillada detrás de esa chica.

Yo tengo una amiga que trabajó hace muchos años en una antigua “barra americana” (su “trabajo” consistía en conseguir que el cliente pagara el máximo número de copas, aunque en realidad ella bebía agua coloreada). Mi amiga, que hizo esto mientras no tuvo otro remedio para mantener sola a su hijo pequeño, me contaba que para ella lo más peligroso, a lo que se negaba, era quedarse a solas con el “cliente”. Así que hacer felaciones en público ni siquiera es lo peor de la prostitución.

Lo peor, si cabe, es el horror que se esconde detrás de los anuncios de contactos en periódicos supuestamente respetables o en esos clubes que vemos por las carreteras, que sin embargo visitan nuestros vecinos y amigos. Cuando la sociedad reconozca a las mujeres el estatus de seres humanos con derecho a la dignidad, nos solidarizaremos con esas mujeres y nos horrorizará que se usen sus cuerpos a cambio de dinero.

*María Pazos es investigadora del Instituto de Estudios Fiscales, autora del libro “Desiguales Por Ley” y una de las promotoras del ‘Llamamiento urgente ante la reforma fiscal que prepara el Gobierno’

http://mariapazos.com/

Categories: Attac Planet

¿Hacia el Gran Israel?

News from Attac Spain - Sun, 20/07/2014 - 13:00

Germán Gorraiz López – ATTAC Navarra-Nafarroa

Las bases del gran Próximo Oriente se establecieron en el Pacto del Quincey (1.945) siguiendo la doctrina de los acuerdos franco- británicos Sykes-Picot de 1.916 que favorecían la división regional del poder en zonas de influencia y sustentada en el trípode EEUU-Egipto-Arabia Saudí. Dicha doctrina consistía en la pervivencia endémica en Egipto de gobiernos militares autocráticos pro-occidentales, lo que aseguraba la supervivencia del Estado de Israel (1.948) y proporcionaba a la Marina de EEUU de un acceso privilegiado al Canal de Suez, atajo crucial para el acceso directo a los Emiratos Árabes, Irak y Afganistán, quedando como firme bastión de los intereses geopolíticos de EEUU en la zona, máxime tras la caída del Sha de Persia en 1980.

El otro pilar del acuerdo consistía en el acceso privilegiado de EEUU al petróleo de Arabia Saudí a cambio de preservar su régimen autocrático y favorecer la difusión del wahabismo (doctrina fundada por Mohamed Abdel Wahab a mediados del siglo XVIII con el objetivo de convertirse en una visión atractiva del islam y exportable al resto de países árabes), con lo que la teocracia saudí se convirtió en una potencia regional que proporcionaba a EEUU la llave del dominio energético al tiempo que servía de muro de contención de las corrientes socialistas y panarabistas. Finalmente, tras la Guerra de los Seis Días (1.967), el puzzle geoestratégico de Oriente Medio-Próximo se completó con la instauración de regímenes autocráticos y pro-occidentales en los países circundantes a Israel ( Libia, Siria, Jordania, Arabia Saudí, Irak e Irán), quedando los palestinos confinados en los guetos de Cisjordania y Gaza.

Además, según la encuesta sobre derechos civiles ”Association for Civil Rights in Israel Annual Report for 2007” publicada por el diario Haaretz, “el número de judíos que manifiestan sentimientos de odio hacia los árabes se ha doblado, pues el 50% de los judíos israelíes se opondrían ya a la igualdad de derechos de sus compatriotas árabes”. Así, el ex-Presidente Jimmy Carter que pasó a la Historia al lograr el histórico acuerdo de Camp David entre Israel y Egipto en 1979, se habría distanciado de la política de los sucesivos Gobiernos de Netanyahu y en su libro ‘Palestina, Paz no Apartheid’, Carter denuncia el “sistema de apartheid que Israel aplica sobre los palestinos”.

Asimismo, en el citado libro denuncia “el incumplimiento por parte de Israel de los compromisos adquiridos en el 2003 bajo los auspicios de George W. Bush”, que incluían las exigencias de la congelación total y permanente de los asentamientos de colonos judíos en Cisjordania así como el Derecho al retorno de los cerca de 800.00 palestinos que se vieron forzados a abandonar Israel tras su constitución como Estado en 1.948 (nakba). Dicha hoja de ruta fue aceptada inicialmente por Israel y ratificada posteriormente por Olmert y Abbas en la Cumbre de Annapolis (2007) con la exigencia de “finiquitar la política de construcción de asentamientos en Cisjordania y flexibilizar los controles militares que constriñen hasta el paroxismo la vida diaria de los palestinos”.

El mensaje diáfano de Carter sería que “la paz es posible a través del diálogo y que Israel y Estados Unidos tienen que negociar con Hamás y con Siria, dos actores cruciales en la política de Oriente Próximo”, postulados que serían un misil en la línea de flotación de la doctrina del Gobierno de Netanyahu que aspira a resucitar el endemismo del Gran Israel (Eretz Israel), ente que intentaría aunar los conceptos antitéticos del atavismo del Gran Israel que bebe de las fuentes del sustrato bíblico y la concepción de un estado democrático incardinado en el siglo XXI, heredero de los postulados ideológicos de Theodor Herzl, considerado el Padre del actual Estado de Israel y fundador del sionismo. Así, Herzl en su libro “El Estado judío: ensayo de una solución moderna de la cuestión judía”, propuso la creación de un Estado judío independiente y soberano para todos los judíos del mundo al tiempo que promovió la creación de la OSM (Organización Sionista Mundial) y en su obra “La vieja Nueva Tierra”(1902), sienta las bases del actual Estado judío como una utopía de nación moderna, democrática y próspera.

Por su parte, el Proyecto del Gran Israel (Eretz Israel), sería hijo del atavismo bíblico y bebería de las fuentes de Génesis 15:18, que señala que “ hace 4.000 años, el título de propiedad de toda la tierra existente entre el Río Nilo de Egipto y el Río Eúfrates fue legado al patriarca hebreo Abraham y trasferida posteriormente a sus descendientes”, lo que supondría la restauración de la Declaración Balfour (1.917), que dibujaba un Estado de Israel dotado de una vasta extensión cercana a las 46.000 millas cuadradas y que se extendía desde el Mediteráneo al este del Éufrates abarcando Siria, Líbano, parte noriental de Irak, parte norte de Arabia Saudí, la franja costera del Mar Rojo y la Península del Sinaí en Egipto así como Jordania, que pasaría a denominarse Palesjordán tras ser obligado a acoger a toda la población palestina de las actuales Cisjordania y Gaza forzada a una diáspora masiva (nueva nakba). Dicha doctrina tendría como principal adalid a Isaac Shamir al defender que “Judea y Samaria (términos bíblicos de la actual Cisjordania) son parte integral de la tierra de Israel. No han sido capturadas ni van a ser devueltas a nadie”, doctrina en la que se basarían los postulados actuales del partido Likud liderado por Netanyahu quien aspira a convertir a Jerusalén en la “capital indivisible del nuevo Israel”, tras la invasión de su parte oriental tras la Guerra de los Seis Días (1.967).

La AIPAC y Obama

En la actualidad, la AIPAC sería el más influyente grupo de presión pro-ísraelí en EEUU pues cuenta con más de 100.000 miembros (150 de ellos dedicados exclusivamente a presionar al Congreso, a la Casa Blanca y todos los organismos administrativos en la toma de decisiones políticas que puedan afectar a los intereses del Estado de Israel) y aunque siempre se ha creído que la AIPAC sería un “gobierno virtual” que teledirigiría la política exterior de EEUU en función de los intereses israelíes, la realidad sería que el lobby pro-israelí tiene verdadero peso en los ámbitos del poder porque EE.UU. e Israel casi siempre han compartido idénticos intereses geopolíticos desde la fundación del Estado de Israel en 1.948. Así, EE.UU. contaría con Israel para mantener a los Estados árabes de Oriente Próximo bajo la amenaza constante de ataque, (asegurándose de paso que se mantengan serviles ante Washington) e Israel no podría seguir existiendo en su forma actual sin el fuerte apoyo político y material que recibe de EE.UU. (más de 3.500 millones de dólares en ayuda militar) pero tras el estancamiento “sine die” de la enésima ronda de conversaciones de paz palestino-israelíes y la orden de Netanyahu de intensificar la ofensiva terrestre del ejército israelí en Gaza (Operación Margen Defensivo), asistimos a un nuevo desencuentro Obama-Netanyahu debido al concepto geopolítico imperante en la Administración Obama y cuyo cerebro sería el ex-Consejero de Seguridad Nacional del presidente Carter, Zbigniew Brzezinski.

Así, Brzezinski en un discurso ante al Consejo Nacional irano-estadounidense (NIAC), afirmó que “creo que los EE.UU. tienen derecho a decidir su propia política de seguridad nacional y no seguir cual mula estúpida lo que hagan los israelíes”, pues desde el asesinato de John F. Kennedy los Estados Unidos no habrían ya disfrutado de ese derecho al quedar desde entonces como rehenes de los intereses sionistas todos lo sucesivos presidentes electos de EEUU. Además, Brzezinski, estaría enfrentado con los lobbys neocon republicano y judío de EEUU y con su habitual mordacidad habría desacreditado la miopía geoestratégica de ambos grupos de presión al afirmar que “están tan obsesionados con Israel, el Golfo Pérsico, Irak e Irán que han perdido de vista el cuadro global: la verdadera potencia en el mundo es Rusia y China, los únicos países con una verdadera capacidad de resistir a Estados Unidos e Inglaterra y sobre los cuales tendrían que fijar su atención”.

En el supuesto de lograrse la resolución del contencioso nuclear de EEUU-Irán y el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre ambos países, Rowhani conseguiría su objetivo de que se reconozca el papel de Irán como potencia regional, logrando de paso el incremento de cooperación irano-estadounidense relativa a la seguridad en Iraq y Afganistán y la resolución del avispero sirio-iraquí. Respecto al contencioso sirio, la jugada maestra de Putin convenciendo a Assad para que entregara todo su arsenal de armas químicas y el escaso apoyo internacional recibido por Obama para iniciar su operación militar contra Siria, podría conducir a la celebración de la anhelada Conferencia Internacional Ginebra III sobre Siria (rememorando la Guerra de Laos y los Acuerdos de Ginebra de 1.954).

Nos encontraríamos pues en un momento crucial para definir el futuro mediato de Oriente Próximo y Medio (Oriente PROME), pues si fracasa la vía diplomática de Obama en Oriente PROME, aumentaría la presión del lobby pro-israelí de EEUU (AIPAC) para proceder a la desestabilización de Irán y Siria por métodos expeditivos, momento que será utilizado por EEUU, Gran Bretaña e Israel para proceder a rediseñar la cartografía del puzzle inconexo formado por dichos países y así lograr unas fronteras estratégicamente ventajosas para Israel, siguiendo el plan orquestado hace 60 años de forma conjunta por los gobiernos de Gran Bretaña, Estados Unidos e Israel y que contaría con el respaldo de los principales aliados occidentales, no siendo descartable la gestación de una trama endógena que podría terminar por reeditar el Magnicidio de Dallas (Kennedy,1.963) para lograr que EEUU vuelva a la senda de las seudodemocracias tuteladas por el establishment judío-anglo-estadounidense.

 

Categories: Attac Planet

Un Tribunal Constitucional al servicio del poder

News from Attac Spain - Sun, 20/07/2014 - 11:00

Agustín MorenoCuartopoder.es

El Tribunal Constitucional (TC) acaba de sacar una sentencia sobre la reforma laboral de 2012 (Ley 3/2012) con la que avala aspectos cruciales de la misma. Ante el recurso de inconstitucionalidad presentado por el Parlamento de Navarra resuelve en concreto lo siguiente:

a) Permite un contrato (de emprendedores) con el despido sin causa y sin indemnización con un periodo de prueba de un año de duración.

b) Respalda los arbitrajes obligatorios cuando no hay acuerdo entre las partes negociadoras de un convenio; dictarán el laudo la Comisión Consultiva Nacional de Convenios Colectivos, de composición tripartita, con lo que el resultado, tal y como están las cosas, lo impondrá la suma de patronal y gobierno.

c) Prioriza el convenio de empresa sobre el de sector, pudiendo incumplirse mejores condiciones salariales y de trabajo existentes en el sectorial o descolgar a la empresa de los convenios de sector dejando a la intemperie a las PYMES. En resumen, esta sentencia deja a los trabajadores más desprotegidos y desiguales.

Antes de esta sentencia hubo otra de febrero de 2014 sobre otros aspectos de la reforma laboral: las indemnizaciones y salarios de tramitación, y la reducción de indemnizaciones en los supuestos de despido improcedente. Queda pendiente de resolver por el TC el recurso presentado por la oposición parlamentaria (PSOE e Izquierda Plural). En este recurso se plantean cuestiones como: el abaratamiento de las indemnizaciones por despido; que sea causa de despido la caída de ingresos durante tres trimestres; la supresión de la autorización administrativa para los ERE; la posibilidad de aplicar ERE en las administraciones públicas; la supresión de la ultraactividad o articulado de los convenios tras un año sin negociar otro nuevo; la reducción de salarios y la modificación sustancial de las condiciones de trabajo unilateralmente por parte del empresario si hay reducción de ingresos en dos trimestres. Temas importantes todos ellos, aunque, visto lo visto, no hay que ser adivino para imaginar cómo se van a ventilar por el TC.

A la sentencia del TC aprobada por mayoría se han anunciado los votos particulares de tres magistrados que consideraban que había que haber admitido el recurso. El fallo tiene mucho de posición política revestida de argumentos técnicos, no necesariamente más válidos jurídicamente que los del voto particular, probablemente más respetuoso con el derecho del trabajo, la libertad sindical y la autonomía colectiva.

Llueve sobre mojado. Llevándose la contraria a sí mismo, el TC no han encontrado motivo de inconstitucionalidad en el procedimiento utilizado: en la sentencia de febrero de 2014 sobre la reforma laboral, respaldó al gobierno Rajoy por recurrir a la vía de urgencia del decreto ley. Sin embargo, en otro fallo de este tribunal sobre este mismo asunto y en relación a la reforma de Aznar de 2002, la anuló por no considerar justificado el procedimiento del decreto ley. ¿Por qué el mismo tribunal sobre el mismo asunto una vez resuelve a favor y otra en contra? Quizá la explicación esté en que la sentencia que rechazó la vía del decreto ley se produjo en 2007, cuando presidía el tribunal María Emilia Casas, mientras que en la de febrero de 2014 lo presidía Pérez de los Cobos y actuó de ponente Enrique López: el uno ha sido afiliado al PP y el otro defendido por el PP hasta el punto de bloquear durante tiempo la renovación del tribunal. Qué degradación en tan poco tiempo.

Lo cierto es que la interpretación de la Constitución Española que hace esta sentencia es un ataque tremendo a los derechos laborales y a la autonomía colectiva. Contraviene buena parte de la doctrina en materia de Derecho del Trabajo y las propias resoluciones de la Organización Internacional del trabajo en materia de libertad sindical y de negociación colectiva ¿Dónde queda la autonomía de las partes en los convenios con esa resurrección del laudo franquista? Es muy fuerte. Y así lo valoran los sindicatos CCOO y UGT en una nota de prensa conjunta. El asunto es qué van a hacer además de criticarla.

De la sentencia cabe sacar varias conclusiones:

Tras una Huelga General como la del 29 de marzo de 2012 contra una agresión como la reforma laboral, no se pueden dejar las cosas a los recursos de inconstitucionalidad. Hay que hay que seguir dando continuidad a la movilización. A la luz de los hechos posteriores quien plantee solo la vía de los tribunales para evitar seguir con la lucha, está metiendo la acción sindical en una vía muerta.

El descrédito al que están llegando las instituciones, y una tan importante como el TC, es muy preocupante por el control y la manipulación política. Asegurar una mayoría aplastante a su favor de la derecha de jueces conservadores, hace aumentar la percepción ciudadana de escándalo y de juego con las carta marcadas. Es muy grave colocar al frente del TC a un militante del partido, que llegó a ocultar esta circunstancia en el Congreso para que no fuera un obstáculo para su nombramiento; que sea el autor intelectual de esta misma reforma impuesta por el PP del que fue asesor durante muchos años. La pérdida de respeto que puede sufrir el TC, por la pérdida de independencia, puede ser tan grande que sus sentencias pueden ser contestadas política y socialmente en los fallos sobre temas polémicos como la relación con Cataluña u otros.

Puede haber leyes progresistas o leyes reaccionarias, perfectamente constitucionales. Esto nos remite a la urgencia de abordar la política como vía para recuperar los derechos robados derogando leyes injustas y sustituyéndolas por otras a favor de la mayoría social ¿Serán capaces los sindicatos de fijar una posición clara ante los procesos electorales de 2015 para ayudar a desalojar al PP del gobierno?

Con un TC con una legitimidad cuestionada y con sentencias como esta que rompen el pacto constitucional, se sitúa en un orden del día, más pronto que tarde, la necesidad de abrir un proceso constituyente. Así lo exige la ruptura salvaje del modelo social anteriormente existente que está realizando la derecha. Como bien dice el catedrático Antonio Baylos, “los sindicatos (y sus aliados naturales: los movimientos sociales y los grupos políticos de la izquierda) tienen que diseñar un proyecto de regulación alternativo de las relaciones laborales que se encuadre en un marco constituyente de derechos de ciudadanía derivados del trabajo como eje político de la convivencia”.

Agustín Moreno es profesor de Ciencias Sociales

Categories: Attac Planet

Sin argumentos contra el federalismo

News from Attac Spain - Sun, 20/07/2014 - 09:00

Manuel Cruz – El País Cataluña

Hace algunas semanas Antón Costas se declaraba partidario de que la consulta que los sectores soberanistas pretenden celebrar fuera “legal, acordada e informada”. Probablemente cabría interpretar en sentido amplio el requisito de la información propuesto por el presidente del Círculo de Economía, de manera que abarcara también el conocimiento lo más exacto posible de las posiciones que mantienen las diversas fuerzas políticas en asuntos absolutamente fundamentales para el futuro de este país.

Últimamente se han realizado bastantes encuestas entre los ciudadanos catalanes para conocer el grado de apoyo que obtienen las diferentes formas de entender la relación entre Cataluña y el resto de España (en resumen: autonomismo, federalismo e independentismo). El resultado venía a ser casi siempre el mismo: un tercio para cada opción, con ligera ventaja para federalismo e independentismo. Sin embargo, tan importante apoyo al federalismo quedaba reducido prácticamente a nada (apenas el 5%) en la pregunta pactada por el bloque soberanista para el 9 de noviembre. La respuesta SI-NO a la que se supone que deberían acogerse los federalistas, cumplía en realidad la función de convertir en irreconocible la única alternativa al frentismo al que las otras dos opciones pretenden abocarnos.

No estará de más recordar las críticas que en los últimos tiempos ha recibido la propuesta de federalismo, particularmente desde el sector independentista. La primera cronológicamente fue la que afirmaba su insustancialidad con el argumento de que, en realidad, no había federalistas en Cataluña. Cuando estos empezaron a aparecer y a manifestarse públicamente, se procedió a corregir el tiro: donde en realidad no había federalistas era en España. Cuando también se hizo evidente la falsedad de la corrección (porque ciudadanos del otro lado del Ebro se encargaron de denunciarla), se negó la existencia de apoyo al federalismo por parte de los principales partidos españoles. De nuevo la realidad se encargó de arruinar el titular, y el inequívoco alineamiento de los principales partidos de izquierda (PSOE e IU) con la opción federal obligó a modificar una vez más la argumentación, dejándola, ya bastante anémica, en el punto en el que ahora se encuentra: el PP nunca se avendrá a una reforma de la constitución de signo federal.

Repárese en que una argumentación semejante, en cualquiera de sus variantes, escamotea lo sustancial en cualquier debate de ideas que se pretenda tal, a saber, la discusión que entre en el fondo del asunto, que en este caso no es otro que la valoración de las virtudes y defectos del modelo federal en sí mismo. Dicha discusión se ve sustituida de manera sistemática en el planteamiento soberanista por una descalificación puramente táctica acerca de su viabilidad. La crítica en sentido propio deja su lugar de esta manera a afirmaciones decididamente pragmáticas como “con el PP es imposible”, “la derecha española nunca lo aceptará” y similares. Se le hurta así al ciudadano la posibilidad de saber qué argumentos específicos tienen en contra del federalismo las fuerzas políticas soberanistas, tan empeñadas en ningunearlo.

Aplicando la lógica más elemental, cualquiera pensaría que quienes ponen tanto énfasis en este orden de argumentos lo hacen porque consideran que su opción independentista supera los obstáculos señalados, es decir, resulta mucho más practicable que la federalista. Lo cual significaría que según ellos el PP está dispuesto a negociar la independencia o que la misma derecha española que no parece dispuesta a transigir con el federalismo, sí se mostraría receptiva a permitir la secesión de Cataluña, tesis ambas que no son, manifiestamente, el caso.

Estamos ante una flagrante contradicción: los mismos que se acogen al tacticismo más pragmático para descalificar la propuesta federalista, son los que, cuando son requeridos a explicar el contenido de su propuesta independentista, la definen como la última utopía ilusionante en tiempos de descreimiento político generalizado y cosas parecidas. La lógica queda en este planteamiento severamente castigada: en efecto, si el motivo para desdeñar el federalismo es su inviabilidad, mucho más inviable, por definición, resulta cualquier utopía. Sin embargo, es curioso, lo que en un caso (el del federalismo) sirve para rechazar una propuesta, en el otro (el del independentismo) constituye su principal atractivo.

Tal vez el meollo inconfesado de la contradicción radique en otro lugar. En ese “no, si ya me gustaría que fuera posible” que muchos independentistas sobrevenidos terminan por admitir cuando se les insta a que se definan respecto al federalismo en cuanto tal y dejen de hablar por un momento de su hipotética viabilidad. Están reconociendo algo que a los redactores de la confusa pregunta que se pretende someter a consulta el 9 de noviembre parece preocupar sobremanera, y es que muy probablemente la opción federalista no solo constituya la única salida para el embrollo en el que estamos metidos sino también la mejor solución para el futuro de Cataluña y de España.

Catedrático de Filosofía en la UB.

Categories: Attac Planet

Progresivo retroceso de la democracia

News from Attac Spain - Sun, 20/07/2014 - 07:03

Xavier Caño – ATTAC Madrid

El Reino de España sufre un plus de despotismo respecto al autoritarismo progresivo de Europa. Por ejemplo, el 15 de junio de 2011, el 15 M convocó en Barcelona una protesta ante el parlamento autonómico de Cataluña porque aprobaba recortes presupuestarios que eran más ataques contra los derechos de la gente.

Miles de ciudadanos y ciudadanas se concentraron ante ese parlamento y dificultaron la entrada de los diputados autonómicos. Intervinieron los antidisturbios y la policía con agresividad y se produjeron incidentes. Pero los medios presuntamente informativos transmitieron una violencia que no existió. Una manipulación mediática de manual. A pesar de que las televisiones no habían grabado imágenes de la inexistente violencia denunciada, porque no hubo tal, emitieron una y otra vez el abucheo contra algunos diputados y el lanzamiento de una botella de agua contra un furgón de la policía, mientras algunos diputados declaraban que había habido conductas nazis, kaleborroka (terrorismo callejero de ETA que no apareció) y guerrilla urbana.

Diecinueve ciudadanos y ciudadanas, acusados por la policía, fueron imputados y, días después, detenidos a la brava en el interior del edificio de los juzgados de la Ciudad de la Justicia de Barcelona por una cincuentena de Mossos d’Esquadra, encapuchados y fuertemente armados, donde habían acudido voluntariamente para ser interrogados por los jueces.

Tres años después y tras minuciosa investigación, la Audiencia Nacional ha absuelto a 18 de los acusados de atentado contra las Instituciones del Estado para los que el fiscal pedía hasta 6 años de prisión. La única sentencia ha sido para una persona que se ha de presentar en comisaría durante cuatro días por una falta de daños -que no delito- por haber manchado con un spray la gabardina de una diputada.

¿Cómo han reaccionado la mayoría de políticos, incluidos los presuntos socialistas, ante la absolución? Lejos de la frase habitual, casi ritual, de que “acatan las sentencias judiciales” se han lanzado en tromba contra la sentencia absolutoria con lindezas como “es un precedente peligroso”, “es un producto de jueci-flautas”, “(los jueces) quieren cargarse el sistema”, “es una invitación a la intimidación de una minoría”…

Les ha enfadado tanto como la absolución la contundente defensa del derecho de manifestación. “La protesta ciudadana expresada en la presencia masiva en las calles -dice- es una forma de participación política que de ningún modo puede considerarse delictiva”.

Consecuentes con su miseria moral, nada democrática, la mayoría del parlamento autonómico catalán, con el voto contrario de grupos de izquierda ha aprobado recurrir la sentencia ante el Tribunal Supremo. Aunque ésta señale con claridad que no hay prueba alguna de participación de los acusados en ningún tipo de violencia, excepto la falta sentenciada.

La clase política española ha caído bajo si hablamos de democracia. Tras los aspavientos de la mayoría de políticos catalanes ha habido la no menos autoritaria reacción de la clase política española. Pero ¿qué esperar de políticos que han aplaudido mayoritariamente sin fisuras la figura del rey abdicado y lo han aforado con urgencia? Sin olvidar que ese rey fue designado por el dictador Franco como sucesor suyo en la Jefatura del Estado.

Los representantes del pueblo, pues eso son y nada más, han olvidado que la ciudadanía es su patrona. Se han rodeado de privilegios, que no derechos, y han olvidado que no son los depositarios del poder político sino los representantes de quien sí lo es: el pueblo.

La reacción ante la sentencia de la Audiencia Nacional muestra, una vez más, que esta monarquía bipartidista española es un régimen cada vez menos democrático y cada vez más ilegítimo. Ya denunciaba Locke hace más de tres siglos a los gobiernos que, “usurpan las libertades, entregan el gobierno a poderes extranjeros, se corrompen o conducen el país de modo distinto al prometido”.

Como recuerda Fernández Liria, esta gente respeta (o simula respetar) la democracia mientras sirve a sus intereses. Si no es así, cambian las tornas y, en el caso que nos ocupa, les importa un rábano la independencia judicial. ¿Respetar y proteger los derechos humano?, ¿La justicia independiente? Eso no está en la hoja de ruta de la minoría que explota a la ciudadanía ni en la de sus cómplices necesarios como gobiernos y medios.

Periodista y escritor
Twitter: @xcanotamayo

xacata.wordpress.com

Fuente: Centro de Colaboraciones Solidarias (CCS), España.ccs@solidarios.org.es
Categories: Attac Planet

Shanghai será la sede del Nuevo Banco de Desarrollo de los BRICS

News from Attac Spain - Sat, 19/07/2014 - 18:00

Marco Antonio Moreno – Consejo Científico de ATTAC España

650_1000_shanghai1Los países miembros de los BRICS – Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica – que representan el 46% de la población mundial y el 19,8% del PIB, ratificaron ayer en Fortaleza, al noreste de la localidad Brasil, el acuerdo que da lugar al Nuevo Banco de Desarrollo (NBD), y que tendrá como objetivo “movilizar recursos para infraestructura y proyectos de desarrollo sostenible en los BRICS y otras economías emergentes.” Este banco surge como una voz de protesta contra las instituciones occidentales nacidas en Bretton Woods que, tras la crisis financiera, ha dejado en el abandono a las economías emergentes. Es también un reclamo a la hegemonía que impone Estados Unidos con sus brazos financieros del FMI y el Banco Mundial.

La misión de este Nuevo Banco de Desarrollo permitirá apoyar los proyectos, públicos o privados, préstamos, garantías, inyecciones de capital y otros instrumentos financieros de los países emergentes. El capital inicial es de 50 mil millones de dólares, y ha sido dividido en partes iguales entre los BRICS, y será aumentado a 100 mil millones de dólares. Cada uno de los cinco países tendrá la misma cantidad de acciones y los mismos derechos de voto, como se desprende del documento que selló el acuerdo.

El ministro de Finanzas de Brasil, Guido Mantega, destacó el carácter “democrático” de la nueva institución financiera, alejado de los tintes ideológicos y políticos que dominan a instituciones como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional,donde Estados Unidos es el principal accionista y el gran beneficiado con las políticas que aplican estas instituciones en el resto del mundo. “El banco representará una alternativa para las necesidades de financiación de los países en desarrollo” y “compensará las deficiencias de crédito” que existen actualmente en las instituciones financieras multinacionales, indicó la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff.

Como adelantamos en el post anterior, la sede del Nuevo Banco de Desarrollo estará en Shanghai, China, y la oficina regional residirá en Johannesburgo. El presidente sudafricano Jacob Zuma, defendió la primera oficina regional. India ganó la primera presidencia, una función que sirve para decidir en caso de empate de votos en el Consejo. Por su parte, Rusia tomará el lugar del “primer director” de la junta directiva del NDB.

Las tareas de este nuevo banco serán múltiples, dado que la necesidad de financiación de proyectos de infraestructura es grande. Argentina fue el país invitado a la sexta Cumbre de BRICS, y podría ser el primer beneficiario, con la construcción de la cuarta central nuclear, el reactor Atucha III, cuya inversión es de más de 2 mil millones de dólares. El enorme campo de gas y petróleo de esquisto de Vaca Muerta también sigue siendo uno de los más prometedores en el mundo. Sin embargo, Argentina, corto de dinero, está buscando inversionistas para expandirla.

El uso de otro posible a los servicios de la nueva entidad, Brasil, puso en marcha la construcción de infraestructuras previstas para los Juegos Olímpicos de Verano de 2016 en Río y la mejora de su movilidad urbana. Los BRICS crearán un Acuerdo de Resevas de Contingencia (CRA, por sus siglas en inglés), que estará dotado de 100 mil millones de dólares. China contribuirá con 41 mil millones, Brasil, Rusia e India con 18 mil millones de dólares, mientras que Sudáfrica contribuirá con 5 mil millones de dólares. Este fondo tiene por objeto proteger las fluctuaciones de las monedas de estos países por la especulación de los mercados de capitales.

El nacimiento de este nuevo banco es una crítica a la pasividad e indiferencia del Fondo Monetario Internacional. Desde el estallido de la crisis financiera el año 2008, el FMI se ha dedicado a solventar a los países industrializados abandonando a los países emergentes. La falta de sentido crítico de esta institución y la presión que ejerce Estados Unidos en la toma de decisiones le ha dado características de instrumento ideológico para defender las políticas de Washington. Esto ha llevado al FMI a tener una cero relevancia en la actualidad, dado que como brazo financiero ha sido incapaz de anticiparse a las turbulencias y controlar el destino de los flujos financieros que derivan hacia los paraísos fiscales y el lavado de dinero.

El Blog Salmón

Categories: Attac Planet

La dictadura del decreto ley

News from Attac Spain - Sat, 19/07/2014 - 13:00

Juan Torres López – Consejo Científico de ATTAC España

El Gobierno de Rajoy ha batido todos los récords de legislación a través de decretos leyes y el viernes pasado se superó a sí mismo aprobando el de medidas urgentes para el crecimiento, la competitividad y la eficiencia, un auténtico batiburrillo en el que se mezclan privatizaciones, convocatoria de plazas de militares, una propina de 164 millones de euros a Gas Natural o el cambio de nombre del evento coruñés que conmemora la primera exposición de Picasso, entre otras muchas cosas.

El decreto ley es un instrumento legislativo que según nuestra Constitución solo se debe utilizar “en caso de extraordinaria y urgente necesidad”, pero que en los últimos años se ha convertido en el modo habitual y no excepcional de legislar en perjuicio del debate parlamentario.

Muchos juristas consideran que eso está justificado porque la crisis económica que vivimos crea una coyuntura de excepcionalidad que reclama respuestas inmediatas y de esa misma opinión parece ser el Tribunal Constitucional pues, aunque con matices, aceptó que el decreto ley es un instrumento normativo adecuado por la “necesidad de consolidar el crecimiento de la actividad económica”.

Yo creo, por el contrario, que esta forma de gobernar que hace que el pueblo solo sepa de las normas cuando ya han sido aprobadas es muy poco democrática y no está justificada por la crisis. Por un lado, porque es evidente que se está legislando por esa vía en aspectos que no tienen que ver con la actual situación económica. Por otro, porque en la inmensa mayoría de los casos se evita el debate parlamentario en materias de tanta importancia económica justamente para poner en marcha medidas contrarias a las que el partido gobernante ofreció llevar a cabo en su programa electoral, es decir, para traicionar la voluntad del electorado.

Justificaciones como las del Tribunal Constitucional solo se podrían aceptar si el crecimiento económico fuese un fin en sí mismo y neutro desde el punto de vista de la distribución del ingreso y la riqueza, es decir, de la justicia. Pero como siempre afecta de distinto modo a las diferentes personas y grupos sociales, la posición del alto tribunal solo viene a dar por bueno que se beneficie más a unos que a otros sin que haya debate sobre ello, que el pueblo no pueda pronunciarse sobre algo tan esencial como el reparto de los recursos sociales y sus desiguales consecuencias.

Uno de los más grandes juristas de todos los tiempos, Hans Kelsen, decía que la democracia es discusión y que lo democrático es que la voluntad política se forme siempre a través de la transacción y el compromiso entre intereses divergentes. Por eso, gobernar tan a menudo a golpe de decreto es una prueba más de la escasa calidad de nuestra democracia.

Artículo publicado en El País Andalucía

Ganas de escribir

 

Categories: Attac Planet

Luchar contra las listas de espera y no aceptar “derivarse” a la privada

News from Attac Spain - Sat, 19/07/2014 - 11:00

Ângels Martínez Castells - Consejo Científico de ATTAC España

image12Cuando me preguntó Jessica Mouzo Quintans, periodista de la edición de Catalunya de El Pais, sobre el futuro de las listas de espera, le dije algo muy obvio: que era imposible que se pudieran reducir cuando se están cerrando camas. Y más cuando este recorte en algo tan básico en un hospital, se acompaña de cierres de quirófanos y servicios y las recomendaciones abiertas, o los traslados semi-forzados, a otras entidades de la sanidad privada. La rueda de la sanidad la giran los que deberían defender la sanidad pública y el bien común hacia empresas con fines de lucro, donde los incrementos de morbilidad y mortalidad que presentan parecen considerarse “gajes del oficio”. Las “derivaciones” nos salen muy caras en salud.

Veo luego, en el artículo ya publicado, que mi respuesta coincide con las que han dado otras entidades y portavoces destacados en la defensa de la sanidad pública, e incluso con las opiniones del Síndic (a pesar que desde la Generalitat se ha apremiado a los hospitales para que aumenten las intervenciones de cirugía mayor ambulatoria —que no requiere ingreso— para llegar a fin de año sin retrasos en las 14 garantizadas).

Pero no todo puede ser “cirugía ambulatoria” y menos cuando los reingresos por este motivo (que los hay) se acumulan en unas urgencias colapsadas. Los profesionales sanitarios auguran que la reducción de la actividad quirúrgica programada durante el verano, sumada al colapso de las urgencias de los hospitales en las últimas semanas y el cierre de camas, agudizarán las demoras en muchas intervenciones, como una pescadilla mordiéndose la cola, porque por otro lado Salud ya admitió que este verano dejará sin servicio hasta 3.100 plazas en agosto. Y entonces queda claro que lo que decíamos desde Dempeus per la Salut Pública es una triste realidad “Es imposible que se puedan reducir las listas cuando están cerrando camas”…

Marian Rodriguez, de la Plataforma de Afectados por los Recortes en Salud (PARS) reitera que derivar intervenciones a los centros con ánimo de lucro es la salida por la que ha optado el consejero de salud, Boi Ruiz, para reducir las listas y denuncia que “el supuesto intento de disminuir las cifras se hace vía derivaciones a la privada mientras cierran recursos en la pública”.

Y luego vienen las sugerencias envenenadas e indignas, como la que le hicieron a Enrique Cruciani, de 30 años, que lleva más de un año a la espera de un recambio de válvula aórtica y a quien una médica (?) sugirió: ‘si tiene mucha prisa, por 15.000 euros le operan en cualquier clínica privada’ porque la cirugía valvular tenía a finales de 2013 más de 600 personas en espera y un tiempo medio de retraso de cinco meses.

Si una operación de cirugía valvular significa estas demoras, no puede extrañar que a Mercedes Jiménez le tocara esperar más de cinco años por una fijación en el tobillo. Pero el daño, el dolor y el miedo es de cada persona enferma en una lista de espera, y junto con el personal sanitario denuncian su “perversión”. “Los retrasos hacen que la gente pida préstamos para ir a operarse a la privada”, señala Mansergas, que lucha desde hace tiempo en Bellvitge contra las listas de espera. Pero aceptar el chantaje de la sanidad privada supone no sólo abandonar nuestros derechos, sino dejar que logren su saqueo por los medios más abyectos: jugando con el dolor y el miedo de las personas. Y no hay que seguirles el juego, porque no sólo pisotean nuestro derecho a la salud: acaban, en demasiados casos, con nuestra vida.

Y si creen que exagero y quieren saber más, lean el testimonio de Pepa Roma y las tristes consecuencias de la sanidad del “todo a cien” de Cospedal.

Punts de vista

Categories: Attac Planet

¿Qué pasa en el PSOE?

News from Attac Spain - Sat, 19/07/2014 - 09:00

Vicenç Navarro – Consejo Científico de ATTAC España

William Greider es un analista de la revista The Nation que ha escrito extensamente sobre el Partido Demócrata de EEUU, siendo sus artículos un punto de referencia obligatorio para todo aquel que quiera conocer y comprender el comportamiento político del que fue durante muchos años el mayor partido político existente en EEUU. Este partido está perdiendo apoyo popular de una manera muy marcada, de forma tal que es probable que en las próximas elecciones de noviembre tal partido pierda la mayoría en el Senado, pasando éste a ser gobernado por el Partido Republicano, con lo cual este último partido pasaría a tener el control de las dos cámaras legislativas del Congreso de EEUU, es decir, la Cámara de Representantes y el Senado. Es también probable que pierda la Casa Blanca en las próximas elecciones presidenciales.

William Greider analiza en su último artículo el porqué de este declive. Descarta que dicho descenso del apoyo electoral en EEUU se deba a una derechización de la población estadounidense o del electorado que tradicionalmente apoyaba al Partido Demócrata, que son las clases populares, cuya base es la clase trabajadora estadounidense. La mayoría de esta clase (llamada clase media en aquel país) se ha venido absteniendo, y la minoría que votaba, votaba hasta hace poco predominantemente al Partido Demócrata. En realidad, las encuestas señalan que entre la opinión pública se ha ido acentuando más y más un rechazo hacia el establishment político estadounidense, con una radicalización de este rechazo y enfado que se expresa en el crecimiento de los dos polos opuestos del espectro político. Uno, el Tea Party, la ultraderecha que está tomando el control del Partido Republicano, y el otro el movimiento Occupy Wall Street, así como el movimiento contestatario de izquierdas que está surgiendo con cierta fuerza alrededor de figuras como la senadora Elizabeth Warren y el senador Bernie Sanders, las dos voces más críticas dentro de las izquierdas.

La enorme crisis económica que sufre el país y la incapacidad de los dos partidos, el Demócrata y el Republicano, para resolverla en términos favorables al bienestar de las clases populares está cuestionando la legitimidad del sistema político estadounidense y de sus instituciones representativas. Greider se pregunta por qué esta incapacidad. Y la respuesta es fácil de ver. Los aparatos de estos partidos han desarrollado un maridaje y complicidad con los mayores grupos de presión financieros y económicos del país (los principales componentes de lo que se llama en EEUU la Corporate Class, la clase corporativa). Entre estos grupos destaca el entramado de instituciones financieras radicadas en Wall Street, el centro financiero de EEUU. El aparato del Partido Demócrata, incluyendo el Presidente Obama y sus ministros en las áreas económicas y financieras, está ligado (y financiado) por los intereses de Wall Street. En realidad, la popular senadora Elizabeth Warren fue la que criticó y denunció con mayor contundencia estos lazos y complicidades entre el gobierno (tanto el ejecutivo como las dos cámaras legislativas, el Senado y la Cámara de Representantes) y Wall Street. Y esta realidad es ampliamente conocida y percibida por la población. Encuesta tras encuesta se señala que la respuesta mayoritaria a la pregunta “¿quién manda en este país?” es “la Corporate Class, la clase corporativa”, seguida de “Wall Street”, que es hoy el eje de tal clase.

Termina Greider con la pregunta “¿qué es lo que hoy explica que el Partido Demócrata esté perdiendo apoyo popular?” Irónicamente, acentúa que este partido siempre hace aparecer en su argumentario electoral la llamada a la lucha de clases, denunciando el incremento de las desigualdades sociales, y presentándose como el defensor del pueblo llano frente a los poderes económicos y financieros, para olvidarse de ella al día siguiente de las elecciones, contribuyendo a reproducir la lucha de clases desde el lado opuesto al cual decía pertenecer en su discurso electoral, sirviendo a aquellos poderes y diferenciándose del Partido Republicano solo en intensidad servil, pero no en voluntad de servicio.

La situación en España

Ni que decir tiene que las instituciones políticas y la cultura política en España son muy distintas de las del otro lado del Atlántico Norte. Pero ello no niega que haya también bastantes similitudes. Y una de ellas es el comportamiento del Partido Demócrata y del Partido Socialista. Estamos hoy viendo un declive muy notable del apoyo electoral del PSOE, pasando de ser de unos 11 millones de votos en 2008 a 3,6 millones hoy, siendo las causas del declive muy semejantes en ambos partidos. Y en ambos casos, una causa de este declive es la generalización de la percepción de que tales partidos siguen a pies juntillas lo que los poderes económicos y financieros les instruyen. En el caso del PSOE, el principal indicador de ello fue el Pacto Fiscal, aprobado casi con nocturnidad y alevosía (mediante un cambio de la Constitución, que se consideraba hasta entonces sacrosanta), que priorizaba de manera clara los intereses de la Corporate Class sobre los de las clases populares.

El aparato dirigente del PSOE, dirigido por el Sr. Rubalcaba, que había sido Vicepresidente del gobierno Zapatero, una vez elegido Secretario General, actuó con sectarismo, eliminando y purgando cualquier voz crítica de la dirección de tal partido. Carente de cualquier sentido autocrítico, su principal propuesta alternativa a las políticas de austeridad (que el gobierno Zapatero había iniciado) fue la versión light de dicha austeridad, sin nunca proponer un cambio radical favoreciendo políticas redistributivas, expansivas y de creación de pleno empleo, por considerarlo “utópico” o “demagógico”, las expresiones utilizadas por el establishment político para marginar cualquier propuesta que afecte a los intereses de la Corporate Class.

En ambos partidos el aparato controla, sin fisuras, su vida política. Las primarias del PSOE han sido un ejemplo de ello. Aquí quisiera responder a los muchos comentarios que recibí (algunos con especial dureza, provenientes de círculos de la izquierda socialista) a mi artículo “Las primarias en el PSOE”, Público, 08.07.14. En aquel artículo no hice distinciones entre los tres candidatos, indicando que no había oído o leído ninguna autocrítica del PSOE en ninguno de los tres candidatos. Varios comentaristas me indicaron que sí que las había habido por parte del candidato Tapias, que había criticado el Pacto Fiscal y la imposibilidad del PSOE de reconocer el carácter plurinacional de España.

Pero olvidan mis críticos que yo escribí el artículo antes de que tuviera lugar el debate entre los tres candidatos, no después. Me alegró que Tapias hiciera tal autocrítica, tanto en su desaprobación del cambio constitucional para incluir el Pacto Fiscal, como en su desaprobación de la falta de reconocimiento por parte del PSOE del carácter plurinacional de España. Tal autocrítica le distinguió claramente de los otros dos candidatos. Pero ruego a mis críticos de Izquierda Socialista que hagan la siguiente reflexión: ¿cómo es que yo y millones de españoles como yo no conocimos esta crítica que Tapias hizo a la dirección del partido antes?; ¿cómo es que no solo Tapias, sino las izquierdas en el PSOE, permanecieron tan en silencio y disciplinadas que el país no pudo conocer que había una protesta y rebelión dentro del PSOE?; ¿cómo es que hubo tanto silencio frente a tanto daño?; ¿dónde estaban las figuras de Izquierda Socialista o del guerrismo cuando se estaban aplicando tales políticas? El silencio fue ensordecedor. Es cierto que todos los medios de información están controlados por las derechas. Pero hay fórums digitales, como Público, donde deberían haber salido voces de dentro del PSOE denunciando aquellos comportamientos, y no hubo ninguna procedente ni de Izquierda Socialista ni del guerrismo. ¿El miedo a salirse de la foto? ¿Qué pasó con tanto silencio?

En realidad, este silencio fue un error enorme, pues hay una gran desafección entre las bases del PSOE que podría haberse canalizado. Aprovecho para denunciar la manipulación que el candidato vencedor, el Sr. Sánchez (el más próximo al aparato), hizo de la crítica que se ha hecho, con razón, a la casta que dirige el PSOE, indicando que este término era una ofensa a los militantes del PSOE, señalando que tales militantes no son casta, aclaración que era innecesaria pues nadie acusó ni a los electores ni a las bases del PSOE de ser casta. La crítica era a la dirección del PSOE, que ha estado muy distante de lo que sus electores y militantes desean y creen. Una gran mayoría de las bases del PSOE son de izquierdas; las políticas públicas de los equipos económicos del PSOE y su respuesta a la crisis no lo son ni lo fueron.

Por último, considero igualmente preocupante que el candidato vencedor, el Sr. Sánchez, acusara al movimiento Podemos de demagógico por incluir la propuesta de no pagar la deuda pública de España en los términos en los que tal deuda se expresa. Como he dicho en varias ocasiones, el término “demagogo” es ampliamente utilizado por las fuerzas conservadoras y liberales de este país para definir aquellas propuestas que afectan a sus intereses. Es de lamentar que el nuevo dirigente del PSOE utilice el insulto como estrategia de desprestigio del adversario. Por lo visto, el Sr. Sánchez no es consciente de cómo se ha generado la deuda pública en España, consecuencia de una estructura de gobierno del euro gobernada por el Banco Central Europeo (BCE), que sirve más a los intereses bancarios que no a las necesidades de los Estados miembros de la Eurozona. El BCE no es un banco central como puede serlo el Federal Reserve Board en EEUU, el Banco de Inglaterra o incluso el Banco de España cuando existía como banco central. El BCE imprime dinero, que se lo presta a unos intereses bajísimos a la banca privada para que esta compre deuda pública a unos intereses elevadísimos, que los Estados tienen que pagar al no estar protegidos por un banco central. En realidad, si el BCE fuera un banco central como el Federal Reserve Board, la deuda pública sería de un 30% del PIB en lugar de un 90%. Es, por lo tanto, justo y necesario que los países más afectados por esta situación, como Grecia, Portugal y España, exijan una redefinición de esta deuda pública. Es predecible que la banca llame a los que hacen esas propuestas “demagogos”, pero es preocupante cuando un dirigente socialista también lo hace.

Artículo publicado en Público.es

vnavarro.org

Categories: Attac Planet