Skip navigation

Attac Planet

Crisis del paradigma energético mundial

News from Attac Spain - Sat, 30/08/2014 - 13:00

Germán Gorraiz López - ATTAC Navarra-Nafarroa

Según Edgar Ocampo, cada año, el mundo fagocita la mitad de las reservas de un país petrolero importante (México) y dado que las energías alternativas todavía necesitan enormes subsidios como para ser viables en los países en vías de desarrollo, la práctica del fracking ( especie de panacea universal que resolverá los problemas energéticos de la Humanidad) es todavía incipiente y suscita recelos medioambientales y la inercia de los activos petroleros no permitirá que las grandes compañías abandones sus equipos e infraestructura actuales, se deduce que la economía mundial seguirá gravitando sobre la dependencia del petróleo en la próxima década.

El gas natural se presenta como el único sustituto ante una presunta escasez de petróleo, pero este recurso también sigue el mismo camino de inestabilidad, por lo que los principales países desarrollados cuentan con reservas estratégicas de petróleo que destinan exclusivamente para uso en situaciones críticas para garantizar el consumo interno durante un par de meses además de implementar medidas cosméticas de ahorro de energía. Así, el presidente estadounidense, Barack Obama, anunció que el Gobierno norteamericano reducirá sus emisiones de gases con efecto invernadero un 28% para 2020 (de alcanzarse el objetivo fijado, supondría ahorrar 250 millones de barriles de petróleo para 2020) y en China, se habría fijado el Plan Energético Quinquenal 2010-2015 con el objetivo de reducir la dependencia del carbón y del petróleo en el 2016, aunque según Greenpeace con un “insuficiente incremento de las energías renovables del 1%”, en un país donde el carbón cubre el 70% de las necesidades energéticas y si continúa la tendencia actual, la combustión actual de carbón se duplicará en 15 años.

Declive de la producción de crudo convencional (Peak Oil)

Según la Asociación para el Estudio del Petróleo y el Gas, (ASPO), la producción mundial de crudo convencional habría iniciado ya su declive, fenómeno que se explica por medio de los métodos de análisis del geólogo King Hubbert sobre la producción de petróleo de los Estados Unidos, método conocido como la “curva de Hubbert”, quien calculó en 1956 con extraordinaria precisión, la fecha en que los Estados Unidos no podrían producir más petróleo de forma convencional aunque se perforaran más pozos. Así, la producción de petróleo de forma convencional en EEUU alcanzó su máximo nivel en 1970 y después comenzó a declinar, teniendo que importar en el 2005 casi el doble del total de crudo producido en dicho país.

La producción actual de petróleo proviene en más de un 60% de campos maduros,(que tienen más de 25 años de ser explotados de manera intensiva) por lo que las nuevas prospecciones se realizan en regiones más remotas (Ártico, Amazonas), con mayor coste productivo ( 120 $) y menor rentabilidad, amenazando en muchas ocasiones a reservas y parques naturales (Ártico, Alaska, Amazonas) y siendo el desfase entre el consumo mundial y los descubrimientos de nuevas explotaciones abismal (en una proporción de 4 a 1). Además, según los expertos , el tiempo necesario para poner en marcha a pleno rendimiento un yacimiento es de alrededor de 6 años, por lo que cualquier descubrimiento no podrá entrar en operación hasta después del 2015.

Recordar que el 90% de la producción de crudo saudí procede de tan sólo cinco campos maduros y hasta el 60% procedería del megacampo de Ghawar y que los nuevos proyectos de infraestructura petrolera de extracción de crudo considerados como “grandes,” (aquellos de más de 500 millones de barriles).en Arabia Saudí para el 2015 son prácticamente inexistentes, lo que aunado con el espectacular incremento de la producción de crudo saudí en el 2013 (10,5 millones de barriles día) para suplir la drástica reducción de la producción de crudo de países como Libia, Siria e Irak, acelerará la fecha de caducidad de sus reservas ociosas.

Según datos publicados por la Administración de Información de Energía de EEUU (AIE), dicho país habría alcanzado una producción mensual de crudo equivalente a 6,5 millones de barriles diarios provenientes de los campos tradicionales y de las nuevas explotaciones de petróleo en roca porosa (Dakota del Norte), pero se estima que alcanzará su cenit en el 2020 y teniendo en cuenta que el consumo doméstico de EEUU se movería en la horquilla de los 16 a los 20 millones de barriles diarios, seguirá siendo importador neto de crudo (el 45% de las importaciones de crudo de EEUU proceden de Oriente Medio y Norte de África), mientras tan sólo el 8% del total importado procede de Venezuela.

Por su parte, la producción mexicana también llegó a su cenit en el 2004, pues el principal yacimiento de México es el Cantarell, (que genera las dos terceras partes de la producción mexicana) tiene fecha de caducidad con la perspectiva de convertirse en importador neto de crudo en el horizonte del 2020 y Venezuela necesita urgentemente nuevos hallazgos petrolíferos pues caso de seguir el ritmo actual de producción podrían agotarse sus reservas probadas en el 2021, por lo que habría firmado un acuerdo por el que la empresa petro-química estatal china Sinopec invertirá 14.000 millones de dólares para lograr una producción diaria de petróleo en 200.000 barriles diarios de crudo en la Faja Petrolífera del Orinoco, (considerado el yacimiento petrolero más abundante del mundo) mientras Noruega aspira a explotar conjuntamente con Rusia la plataforma continental del Mar de Barents (reservas estimadas de más de 7.000 millones de petróleo y gas convencional) ante el agotamiento de sus reservas del Mar del Norte, que alcanzó su cenit en el 2009 ( 6 millones de barriles al día).

En cuanto a Rusia, según la Agencia Internacional de Energía (AIE), la producción de petróleo en dicho país alcanzó su máximo histórico (11,41 millones de barriles diarios) en el año 1988 cuando todavía formaba parte de la Unión Soviética, pero tras el declive provocado por la crisis económica del 2008, la producción ha ido in crescendo hasta alcanzar los 10,59 millones de barriles por día (bpd) en el 2013 con una fecha de caducidad de 20 años.

Además, el acuerdo de cooperación energética del 2010 entre Irak, Irán y Siria para la construcción del gasoducto de South Pars a Homms que conectaría el Golfo Pérsico con el Mar Mediterráneo permitiría la llegada del gas iraní a la Unión Europea y aliviaría la severa rusodependencia energética europea, relativizando de paso la importancia estratégica de Turquía dentro del Proyecto del Gasoducto Trans-Adriático (TAP) así como el papel relevante de Arabia Saudí y Emiratos Árabes como suministradores de crudo a Occidente, pero tanto Irak como Siria estarían inmersos en procesos internos destructivos fruto de la balcanización implementada por EEUU siguiendo su doctrina del caos ordenado por lo que la exportación de productos petrolíferos de dichos países se antoja harto complicada.

En cuanto a Irán, posee, según los expertos, las terceras mayores reservas probadas del mundo de petróleo y gas tras Arabia Saudí e Irak , pero al parecer carece de la tecnología suficiente como para extraer el gas en los yacimientos más profundos . Además, la industria petrolera iraní necesita una urgente inversión multimillonaria pues corre el peligro de sufrir un deterioro irreversible y de acuerdo con el quinto plan quinquenal (2010-2015) puesto en marcha por el régimen, el Gobierno está obligado a invertir unos 155.000 millones de dólares para el desarrollo de la industria petrolera y gasífera, pero el contencioso nuclear con EEUU y las posibles sanciones en forma de inanición financiera exterior podrían dejar obsoleto dicho plan.

¿Nueva crisis alimentaria?

La Agencia Internacional de la Energía(AIE), en un reciente informe titulado “Perspectivas mundiales de inversión en energía”, advierte que será necesario invertir 48 Billones $ hasta el 2035 para cubrir las crecientes necesidades energéticas mundiales, pero el estancamiento del precio del crudo en el bienio 2008-2010 (80 $), ha imposibilitado a los países productores conseguir precios competitivos que permitirían la necesaria inversión en infraestructuras energéticas y búsqueda de nuevas explotaciones. por lo que no sería descartable un posible estrangulamiento de la producción mundial del crudo en el horizonte del 2.018, al concatenarse la recuperación económica de EEUU y la UE con factores geopolíticos desestabilizadores.

Así, el cambio de patrones de consumo de los países emergentes debido al aumento espectacular de la clases medias y su poder adquisitivo ha provocado un brutal incremento del consumo de materias primas y productos elaborados por parte de dichos países (especialmente China e India con espectaculares crecimientos de dos dígitos de los PIB anuales en el último decenio). Si a ello le sumamos la intervención de los brokers especulativos en el mercado de futuros de las commodities agrícolas, el resultado sería una espiral de aumentos de precios en las materias primas imposibles de asumir por las economías del Primer Mundo (al no poder revertirlas en el precio final del producto dados sus altos costes de producción) y el finiquito de los Objetivos del Tercer Milenio de reducir el hambre en el mundo, pues según la FAO, desde el 2005 el índice de precios de cereales habría aumentado al doble y el número de desnutridos crónicos en el mundo rozaría en la actualidad los 925 millones de personas.

El economista de la FAO Abdolreza Abbassian, en declaraciones a The Associated Press, ha señalado que para alimentar la población mundial, (que llegará a 9.000 millones de personas en el 2050), se necesitará un incremento de 70% de la producción global de alimentos en los próximos 40 años, tarea que se antoja titánica pues mientras la población mundial crece un 1,55% anual, los rendimientos del trigo (la mayor fuente de proteína en países pobres), habrían sufrido un descenso del 1%. Mención especial merece Egipto, país en el que un tercio de sus 80 millones de habitantes vivirían en el umbral de la pobreza y que se ve obligado a destinar ocho millones de toneladas de trigo anuales ( de los que 6 millones serían importadas), para producir el pan subsidiado, imprescindible para evitar las revueltas sociales del 2007 y lastrado por un desarrollo económico suicida, caracterizado por el crecimiento desmesurado de macrourbes y megacomplejos turísticos y la consiguiente reducción de la superficie destinada al cultivo agrícola,por lo que es urgente que revise sus políticas agrícolas y retorne a la arcana costumbre de disponer de reservas propias de granos para situaciones de emergencia.

Todo ello, originará presumiblemente una psicosis de desabastecimiento y el incremento espectacular del precio del crudo hasta niveles del 2008 (rondando los 150 $) que tendrá su reflejo en un salvaje encarecimiento de los fletes de transporte y de los fertilizantes agrícolas, lo que, aunado con inusuales sequías e inundaciones en los tradicionales graneros mundiales y la consecuente aplicación de restricciones a la exportación de commodities agrícolas de dichos países para asegurar su autoabastecimiento, terminará por producir el desabastecimiento de los mercados mundiales, el incremento de los precios hasta niveles estratosféricos y la consecuente crisis alimentaria mundial que afectaría especialmente a las Antillas, México, América Central, Colombia, Venezuela, Bolivia, Egipto, Mongolia, Corea del Norte, India, China, Bangladesh y Sudeste Asiático, ensañándose con especial virulencia con el África Subsahariana y pudiendo pasar la población atrapada en la inanición de los 1.000 millones actuales a los 2.000 millones estimados por los analistas.

 

Categories: Attac Planet

Qué es la casta

News from Attac Spain - Sat, 30/08/2014 - 09:00
David Locoesta - Les CommunardsHablar de casta política (a menudo abreviado en ‘casta’ a secas) era hasta hace poco monopolio de la derecha. Era algo muy de votante de UPyD. Hablar de la casta y sus gastos, de los asesores del Senado, de los coches oficiales y de las dietas de los diputados. Y era y es algo que desde la izquierda detestamos. Nos empeñamos en decir, sin descanso, que hay que mirar al capitalista y no al político, porque este en última instancia no es más que un títere de los ricos.Unos meses atrás irrumpió en el panorama político español Podemos, un partido dirigido por intelectuales de clase media que recogió el descontento de la propia clase media, a la que es fácil agitar en tiempos de crisis. También va ganando votos entre los obreros, clase que normalmente se ciñe a votar a uno de los grandes partidos.El caso es que Podemos y su líder (aunque él no quiera autodenominarse así, por considerarlo lenguaje negativo y parte de la ‘vieja política’) comenzaron a bombardear los platós televisivos con el término casta. Y claro, a mí me hizo gracia. Y a la gente de izquierdas en general también. Pero pensé que era inteligente robarle a la derecha esa palabra y darle otro significado, algo que jamás habría pasado por las mentes de un partido de izquierdas clásico.Al principio la casta eran sólo los políticos ‘del régimen’. ¿Qué significa ser del régimen? Significa básicamente ser rico, no trabajar para el pueblo sino para “las eléctricas, la banca…” y ya que estamos ser corrupto. O pertenecer a un partido corrupto. O sea, que ser de la casta equivale a ser un político burgués. Un servidor público que no sirve a la mayoría sino a una minoría muy poderosa. Los intelectuales de Podemos se limitaron a cambiar un término hoy en día ridículo (político burgués) por otro nuevo entre los votantes progresistas (casta).

Podemos ha ganado su apuesta por el término casta. Ahora se escucha en muchas partes, en la prensa y los debates, en las bromas de los círculos de izquierdas etc. Y algún idiota con pocas miras, como Felipe González, adopta el término (obviamente negativo)… y se lo atribuye a sí mismo. “Soy de la casta que creó la sanidad pública”, dijo. Para alguien que entienda de política y tenga capital cultural la frase de Felipe Gonzalez es genial, es un zas para los de Podemos. Pero en términos populares el expresidente socialista la cagó.Errejón dijo que cuando ellos utilizan el lenguaje que tú has creado es que estás ganando. Y es cierto. ¿Cuál fue la última vez que un partido de izquierdas introdujo un término, o cambió un significado con éxito? Probablemente desde la Segunda República no conseguíamos algo así. Normalmente nosotros tragamos con su lenguaje, o nos encerramos en lo poco que queda del nuestro de forma bastante patética.

Todo esto está muy bien, pero ‘casta’ sigue siendo un término demasiado ambiguo. ¿Cómo podríamos definir a la casta? ¿son sólo políticos, o también caben los poderes económicos? ¿y algo más? Es lo que me propongo a continuación: dar un contenido a este palabro y responder al título del artículo.

La casta como alianza intersectorial de poderes
La casta es una alianza entre poderes. Decir esto requiere antes que nada definir qué es ser el poder. ¿Cómo sé si soy parte del poder?

Podemos definir el poder como una capacidad estable y extendida en el tiempo de poder hacer que los demás se adapten a tus deseos. El banquero que ‘sugiere’ al político que vote a favor de una ley que le beneficia tiene poder aunque no lo ejerza directamente. Tener poder de verdad significa poder hacer que quienes mandan trabajen para ti. Si el parlamento crea una ley pro-desahucios los demás se tienen que adaptar quieran o no, y si se niegan se manda a la policía y punto. Así de fácil.

Pero claro, no todo el poder está concentrado. Si le preguntamos a un comunista sin demasiada formación quién detenta el poder nos dirá que es la burguesía quien manda. Pero la realidad es mucho más compleja, aunque la anterior afirmación tenga mucho de cierta.

La prensa, por ejemplo, también es un poder. El ejército otro, aunque ahora esté latente. La policía también. La casta viene a ser una alianza entre todos estos poderes para lograr la realización de intereses contrarios a los de la mayoría. Es decir, la casta estaría compuesta por un conjunto de personas que trabajan en los distintos poderes de la sociedad (el poder económico, el poder político, el poder militar, el poder mediático, el poder educativo…) para lograr ciertos objetivos.

Entonces, tendremos que decir qué objetivos son esos. ¿En función de qué actúa la casta? ¿hay algún poder que predomine? Por ejemplo, ¿podemos decir que predomina el poder militar? Va a ser que no: de lo contrario probablemente veríamos una sociedad más militarizada, la nacionalización de empresas armamentísticas etc. ¿Predomina el poder político? Vistas las continuas declaraciones de los partidos de que deben adaptarse a ‘los mercados’ tampoco parece que sean ellos los que mandan. Plantear que la prensa es el poder dominante entre la casta tampoco tiene mucho sentido, pues suele difundir un mensaje u otro dependiendo de lo que requieran los otros poderes, es decir, la prensa no tiene intereses propios (o al menos no significativos) sino que es más bien un instrumento.

¿Entonces cuál es el poder real? ¿quién manda en la casta, ese conglomerado de personas poderosas contrarias al interés de la mayoría? Demos la palabra a Iñigo Errejón, uno de los dirigentes de Podemos:

¿Cuál es el poder real? ¿es el poder que tienen los diputados? Pues tienen un poquito de poder, pero ese no es el poder fundamental. El poder real está entre quienes acumulan muchísimo [dinero] en muy pocas manos. Tienen un inmenso poder que jamás pasa por las elecciones, y es elegido sistemáticamente por mecanismos no democráticos. ¿Cuáles son esos mecanismos no democráticos? Son los mecanismos de la economía.

El poder económico son básicamente los grandes empresarios y banqueros. Estos dominan al poder político y al mediático y además cuentan con el favor de las fuerzas represivas que están sometidas al Gobierno.

A los políticos los suelen controlar de dos formas. La primera es mediante el soborno, sea financiando al partido (hemos visto ejemplos en el PP) o contratando a sus altos cargos en empresas (hay cientos de casos de políticos que al acabar sus funciones estatales fichan por alguna gran empresa). No hay más que ver el destino de Aznar o González (Endesa), o el simple hecho de que nuestro Ministro de Defensa trabajase anteriormente en una empresa armamentística y el de Economía en un banco. La segunda es mediante la amenaza de sabotear la economía, pues en realidad son estos poderes económicos los que la controlan. Pueden perfectamente sentarse con el Gobierno y decir “mira, si subes el salario me llevo la empresa al tercer mundo” o “mira, si me subes los impuestos me llevo la pasta a un paraíso fiscal” o “si gana este las elecciones monto un boicot económico”.

En cuanto a la prensa, sencillamente son ellos los que la financian. El periódico de información general más leído en España, El País, está pagado con el dinero de grandes inversores (Liberty Acquisition Holdings Corp posee el 47% de las acciones), banqueros, y familias de magnates. Le sigue El Mundo, propiedad de Unidad Editorial, a su vez propiedad de un gigante económico italiano financiado entre otros por Fiat.

Por su parte, las fuerzas de represión (policía y, en última instancia, ejército) tienen que estar por fuerza sometidas a la casta. De hecho esta unión llega hasta el punto que las cúpulas policiales pueden ser parte de la propia casta, aceptando el sometimiento consciente al poder económico.

De algún modo, podemos concluir que el poder económico es la cabeza de la casta. Son los que en última instancia mandan. Dicho esto, pueden existir conflictos entre los componentes de la casta, y dentro de los propios aparatos del poder. Por ejemplo, pueden existir y existen periodistas y policías que trabajen para la casta pero que en realidad estén resentidos con ella. Y es perfectamente posible que quienes trabajan para la casta sin ser parte de ella se rebelen y se pongan del lado de la mayoría social.

Es decir que entre los propios sectores que mandan en nuestra sociedad hay contradicciones, contradicciones que se pueden y deben explotar. En el seno de un partido político de la casta, como el PSOE, puede haber ciertos mandatarios en desacuerdo con que el Gobierno trabaje para los ricos. Y esos conflictos pueden estallar en cualquier momento. También hay policías que deben estar deseando detener al banquero que evade impuestos, y no hablemos ya de los inspectores de Hacienda.

La mayoría de aparatos de los que dispone el poder económico son eso: aparatos, instrumentos. No son fines en sí mismos sino herramientas para la dominación.

¿Cómo acabar con la casta?
Si hemos admitido que la cabeza de la casta es el poder económico (los propios dirigentes de Podemos así lo piensan), podemos concluir que para acabar con ella bastará con decapitarla. Con esto quiero decir que no es necesario destruir todo lo que controlan los grandes empresarios y la banca, sino que lo que debemos hacer es controlarlos nosotros. Controlar la prensa, el ejército y la política desde abajo. Una vez acabemos con el poder económico (expropiando y nacionalizando siempre para ponerlos al servicio de la mayoría) la propia casta política, militar, informativa etc. tenderá a desaparecer. Sus servidores tendrán que adaptarse a la nueva realidad.

Por ejemplo, es difícil imaginar que la prensa en general siga emitiendo opiniones favorables a un poder económico que ya no existe. Siempre quedará un Intereconomía, pero es de esperar que sea marginal. También la policía dejará de desahuciar, dado que no habrá bancos que ordenen desahucios. Las aulas de economía serán por fin críticas y plurales, no serán necesarios alumnos que repiten dogmas liberales.

Pero las ideas que haya difundido la casta a través de sus propios componentes (mandamases universitarios, intelectuales, periodistas, cineastas…) seguirán flotando en la sociedad, y lo primero es combatirlas. Porque son ideas contrarias al bien común que no sirven más que a los cuatro ricachones de este país. En eso ya anda trabajando Podemos.

 

Categories: Attac Planet

¿Recuperación? Estamos entrando en la tercera recesión

News from Attac Spain - Sat, 30/08/2014 - 07:00

Vicenç Navarro – Consejo Científico de ATTAC España

No hay duda de que cuando se escriba la historia de la Unión Europea, y de la Eurozona dentro de ella, se mostrará hasta qué punto una religión laica –el neoliberalismo- se puede reproducir a pesar de que toda la evidencia empírica acumulada que muestra, no solo que estaba equivocada, sino también el enorme perjuicio que dicha religión está causando a las clases populares de los países de la Unión. La religión laica se promueve con un espíritu apostólico a base de una fe impermeable a la evidencia científica que señala claramente su enorme falsedad. Hoy, esta fe, reproducida por la mayoría de los medios, está anunciando que España y la Eurozona se están recuperando, cuando, en realidad, estamos entrando en otra recesión. Veamos los datos.

Desde que, en el año 2007, empezó la Gran Recesión, que para muchos países ha sido peor que la Gran Depresión, ha habido en la Eurozona nada menos que dos recesiones, consecuencia de la aplicación de las políticas neoliberales. La primera ocurrió en el periodo 2008-2009. Fue seguida de una ligerísima recuperación (con un crecimiento económico de la Eurozona de solo un 0,5% del PIB) en el periodo 2009-2010, para caer de nuevo en otra recesión que duró 18 meses y que anuló el escasísimo crecimiento que había ocurrido en la etapa de crecimiento anterior. En el 2012 se inició otra timidísima recuperación con un crecimiento de solo 0,2% del PIB, recuperación que se está revertiendo de nuevo, iniciando ahora una tercera recesión (el PIB de la Eurozona ha caído un 0,2%), alcanzando tres recesiones en cinco años. ¡Todo un récord! En realidad, la economía de la Eurozona nunca se recuperó desde el bajón de 2007, cuando se inició la Gran Recesión. Las pequeñísimas recuperaciones eran, más que nada, pequeños saltitos desde el fondo del abismo.

Estamos ahora en el inicio de la tercera recesión

Lo que es importante subrayar es que esta tercera recesión, a diferencia de las otras dos anteriores, se inicia y está focalizada en los países centrales de la Eurozona, Alemania, Francia e Italia. Las otras dos anteriores se habían centrado en los países periféricos, Grecia, Portugal, España e Irlanda. En cierta manera, esta tercera recesión es la culminación de la Gran Recesión, que, finalmente, ha alcanzado también de lleno al centro y eje de la Eurozona. El PIB de los tres países centrales suma 8,8 trillones de euros, que es el tamaño de la economía de China. Y, puesto que la economía de Alemania (que representa un tercio del PIB de la Eurozona) se basa mucho en las exportaciones, que representan un 56% de su economía, este bajón de la economía del centro de la Eurozona augura un bajón de la economía mundial.

Los hechos políticos que están ocurriendo en el continente europeo, de los cuales el conflicto de Ucrania es de gran importancia, han contribuido, aunque no causado, a esta tercera recesión. El golpe de estado ocurrido en Ucrania, con el apoyo de los gobiernos de la Unión Europea y de EEUU, inició una situación de conflicto, reavivando la Guerra Fría, que está ya teniendo un coste económico considerable (ver mis artículos sobre Ucrania: “Lo que continúa ocultándose en la cobertura mediática de Ucrania”, “Cómo el establishment estadounidense quiere presentar mediáticamente lo que ocurre en Ucrania”, “El silenciado movimiento de tropas estadounidenses cerca de Ucrania”, “Las falsedades de los mayores medios españoles en su cobertura de Ucrania”, “Lo que no se está diciendo sobre Ucrania. Parte II”, “¿Qué está pasando en Ucrania? Su relevancia para la Eurozona”  y “Lo que no se está diciendo sobre Ucrania”). Pero la causa principal de la tercera recesión son las políticas neoliberales basadas en la austeridad (los infames recortes y el desmantelamiento del estado del bienestar, la bajada de salarios y el crecimiento del desempleo), que están destrozando el bienestar de las clases populares.

Y estas políticas se están llevando a cabo para beneficio y gloria de lo que se llamaba antes el capital, hegemonizado por el capital financiero, que ahora se llama el 1%. Hoy, el establishment (es decir la estructura de poder económico, financiero, mediático y político) europeo, centrado en la Comisión Europea, el Banco Central Europeo, el Consejo Europeo y el gobierno alemán y sus aliados, como el gobierno Rajoy, está llevando a cabo estas políticas con toda crudeza, respondiendo a cada crisis con la predecible respuesta de que el hecho de que no se salga de la crisis es porque se necesitan aplicar incluso con mayor fuerza y contundencia, llevando a la ruina a las clases populares. Tres recesiones en cinco años es el resultado.

Y el gran drama es que las izquierdas gobernantes han aceptado y continúan aceptando el dogma neoliberal. Su versión es la versión light de las mismas políticas. No hay más que ver las propuestas económicas de los principales partidos socialdemócratas en la oposición, incluyendo el PSOE (cuyo nuevo secretario general enfatizó en su entrevista en El País como su punto central de su programa económico mejorar la competitividad europea y española), para darse cuenta de que no hay un cambio sustancial de estas políticas, bajo el argumento de que las que promueven son las únicas posibles, acusando de utópicas, demagógicas y toda una serie de epítetos descalificativos a las únicas alternativas que permitirían romper con esta serie de recesiones. La experiencia histórica muestra que para salir de esta recesión crónica (que repito, alcanza dimensiones de depresión en muchos países) es necesario un cambio casi de 180º de la política que se está aplicando.

Hay alternativas

Si, por ejemplo, nos centramos en uno de los mayores problemas –el endeudamiento de las familias y de las grandes y pequeñas empresas-, la solución es fácil de ver. Los estados tienen que garantizar el crédito, tomando toda una serie de medidas, desde cambiar la gobernanza del euro y del BCE, estableciendo el crecimiento económico como objetivo de este Banco, hasta aumentar la capacidad adquisitiva de las clases populares con un aumento muy notable y masivo del gasto público, incluyendo gasto en las infraestructuras no solo físicas sino sociales del país, facilitando el alcance de la felicidad (sí, ha leído bien, felicidad) como objetivo del nuevo modelo económico-social y no la acumulación de beneficios del capital. Y todo ello, no ocurrirá sin una profunda democratización de las instituciones que reflejen la voluntad y soberanía popular. Hoy, la demanda más revolucionaria existente en Europa no es la nacionalización de los medios de producción sino la exigencia de que cada ciudadano tenga la misma capacidad de decisión en un país, enfatizando las formas de participación directa (el derecho a decidir a todos los niveles), además de democratizar las escasamente democráticas instituciones representativas. Exigir democracia con toda contundencia y agitación (que debe excluir cualquier forma de violencia) es revolucionario, pues entra en conflicto directo con las estructuras que controlan las instituciones que se autodefinen como democráticas. Ni que decir tiene que la propiedad de los medios de producción, distribución, persuasión y legitimación es clave para definir el grado de libertad, democracia y justicia existente en un país. Pero, a no ser que los sistemas escasamente democráticos cambien, no habrá manera de que todo lo demás cambie.

El gran error de muchas izquierdas radicales ha sido limitarse a la agitación sin intervenir en la lucha dentro del estado. De ahí que estas izquierdas deban estar en la calle y en las instituciones, exigiendo cambios radicales (es decir, que van a las raíces del problema de concentración del poder) a los que las estructuras y castas de poder se opondrán por todos los medios. Las clases populares podrán alcanzar lo que desean si se movilizan. El problema principal existente en España no es que la población no sea consciente de las enormes limitaciones de la democracia española, sino que no cree que pueda cambiarse. Pero la historia muestra que sí se puede. En contra de lo que las estructuras de poder han informado, el cambio de dictadura a democracia pasó como consecuencia de la enorme movilización popular, liderada por el movimiento obrero. Fue esta movilización la que terminó con la dictadura. Y estas movilizaciones pueden también forzar el cambio ahora, democratizando auténticamente el país.

Catedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas. Universidad Pompeu Fabra, y Profesor de Public Policy. The Johns Hopkins University

Artículo publicado en Público.es

vnavarro.org

 

Categories: Attac Planet

Chaparrón democrático

News from Attac Spain - Fri, 29/08/2014 - 18:00

Jorge Urdánoz Ganuzaeldiario.es

 

¿Se acuerdan de aquella memorable escena del Jovencito Frankenstein? En el cementerio, de noche y con un cadáver por desenterrar, el pobre Gene Wilder no puede creer que la cosa pueda empeorar, pero Aigor le desengaña. “Podría llover”, elucubra. Y, dicho y hecho, chaparrón al canto. Algo muy similar está ocurriendo con la reforma electoral que plantea el Gobierno. Cuando ya nada quedaba por decir de nuestro desdichado modelo representativo –desigual, manipulado, maquiavélico, preconstitucional, absurdo, desproporcional–, cuando todos los movimientos que persiguen regenerar la democracia lo han ensartado en sus picotas de cabecera, cuando desde Podemos hasta Vox el lamento unánime es el ya célebre del “no nos representan”, cuando suena insistente una reforma constitucional de calado… entonces, justo entonces, el Gobierno se descuelga con esto.

¿Y qué es esto? Pues, según parece, una ley por la que todo partido que logre –en las elecciones municipales– más del 40% de los votos pero menos del 50% pasará automáticamente a copar el 51% de los concejales y, por tanto, a nombrar al alcalde. El resto de partidos, que por definición sumarán siempre entre un 50% y un 60% de los votos y, por tanto, serán por definición y siempre una mayoría si votan conjuntamente, reciben siempre y por definición menos de un 49% de los escaños y quedan por tanto siempre y por definición (perdonen que insista) en minoría.

Es decir, que se trata de una ley que, siempre y por definición, solo puede ser catalogada como minoritaria. Esto es, de una ley gracias a la cual ciertas alcaldías serán ganadas por una minoría de electores. Una ley, por tanto, que viola directa y explícitamente el principio de mayoría, una de las intuiciones básicas de la democracia. Algo que debería indignar a cualquier ciudadano demócrata, a derecha y a izquierda, pero que, con todo, no viene solo. Hay al menos otras dos anomalías democráticas que han sobrevolado todo este proceso y que merecen un poco de detenimiento.

Lo primero que sorprende es la candidez con la que la prensa –a la que hemos de suponer al servicio de la verdad y no de la propaganda, y cuyo olfato en esas lides debería encontrarse especialmente entrenado– ha mordido el tosco y goebelsiano expediente del nombre de la cosa. Bautizar,  denominar, designar… Todo eso son acciones que encierran siempre un ejercicio de poder, y el deber de la prensa es informar, no ejercer de caja de resonancia.

Si yo llego hoy a clase, explico a mis alumnos el contenido de este proyecto de ley y les pido que le otorguen un nombre, todos o casi todos me van a decir lo obvio: es una ley que da poder a la minoría, una ley minoritaria. Ellos ven la realidad y la nombran sin intermediarios. Que el Gobierno utilice la expresión “ley de elección directa de alcaldes” para referirse a su proyecto es pura manipulación lingüística, como lo es denominar “impulso aventurero” al exilio laboral de buena parte de la juventud de este país o “movilidad exterior” a la fuga de cerebros. “Ley de elección minoritaria de alcaldes” sería el nombre obvio. El que pronunciaría el niño frente al emperador desnudo.

Pero, ay, hace tiempo que aquí ya no miramos la realidad con la frescura de los niños, como demuestra la curiosa relación que este país mantiene con la noción de “consenso”. Según se afirma por doquier, lo verdaderamente imperdonable de esta ley es que se ha hecho sin consenso. Pero mucho me temo que es todo lo contrario. Lo peor es que, si hubiera habido consenso entre los dos grandes, al parecer no hubiera habido problemas. Una creencia que constituye una anomalía democrática muy arraigada entre nosotros y que haríamos bien en revisar.

En esta pobre democracia en la que transitamos sin fin se presupone erróneamente que lo importante no es lo acordado, sino que sean muchos los que se ponen de acuerdo. Pero que exista “consenso” (en realidad lo que se quiere decir es “mayoría amplia”, pero en fin) con respecto a una ley no la convierte en democrática. Hace falta, antes de eso, que su contenido no pisotee derechos fundamentales. Derechos que se identifican con la esencia misma de la democracia y que ninguna ley puede lesionar.

Pongamos un ejemplo. Si el 98,5% de blancos decidimos negar el derecho de sufragio al 1,5% de los negros, eso no será democrático por muy amplio que sea tal “consenso”. El derecho al voto está antes de la propia votación y no puede someterse a ella, y por eso lo normal es que se encuentre protegido constitucionalmente, esto es, frente a los posibles desmanes del Gobierno de turno. Es lo que ocurre en las democracias avanzadas, aunque no en la nuestra. Y, de la misma manera que todos han de poder votar, es de cajón que el resultado de la elección ha de reflejar el sentir de la mayoría… no de la minoría. Porque, de nuevo, si es la minoría la que gana, entonces eso no es democracia. Es lo contrario, por mucho consenso que le echemos.

Así que no es cuestión de consenso, es cuestión de esencia. De esencia democrática y de semántica elemental. La minoría no puede gobernar, la democracia no es eso. Si no tenemos –a derecha y a izquierda– las ideas claras y los vocablos precisos, la profecía de Aigor se cumplirá y todo empeorará sin remedio. En las siguientes elecciones municipales no pocas minorías gobernarán y no pocas mayorías se verán relegadas al papel de oposición. Y todo ello con la ley en la mano. Será ley, pero no democracia. Con o sin consenso, es el mundo al revés.

 

Categories: Attac Planet

Pucherazo electoral del Partido Popular

News from Attac Spain - Fri, 29/08/2014 - 13:03

Alberto Garzón – Consejo Científico de ATTAC España

Todo parece indicar, según revela la prensa, que el Partido Popular está dispuesto a modificar en solitario la ley electoral municipal. El objetivo inmediato parece obvio: tratar de garantizar el mantenimiento de los gobiernos municipales. Probablemente hayan hecho números, a partir de las encuestas públicas o de otras de su propia cosecha, y hayan llegado a la conclusión de que dado el actual panorama electoral es probable que aunque el PP no obtenga mayoría absoluta sí pueda lograr ser la lista más votada. Fácil concluir que un pucherazo electoral, cambiando las reglas a mitad de partido, puede proporcionarles esa garantía.

En primer lugar, hay un asunto económico de fondo: el mantenimiento del poder municipal como medio de garantizar la aplicación de los planes de ajuste, esto es, del desmantelamiento del Estado del Bienestar o Estado Social.

El Fondo Monetario Internacional ya advirtió en 2013 que el programa de reformas estructurales en España enfrenta una serie de riesgos. El primero, los disturbios sociales derivados de la frustración ciudadana. El segundo, la pérdida de popularidad del bipartidismo. De ahí se deduce la necesidad -su necesidad- de leyes de represión ciudadana, como la Ley de Seguridad Ciudadana, y la necesidad de leyes que compensen esa pérdida de popularidad, como la anunciada Ley de Reforma Electoral Municipal. Así las cosas, el mantenimiento en el poder municipal no es un fin en sí mismo sino un medio para mantener el programa de reformas estructurales en todos los ámbitos posibles de la administración pública.

Hay un antecedente interesante para la reflexión: el recurso al Tribunal Constitucional por parte del Defensor del Pueblo y a instancias de Izquierda Unida. El 29 de noviembre de 2013 el Gobierno aprobó una reforma del sistema financiero que incluía una disposición adicional para permitir a los gobiernos municipales en minoría aprobar planes de ajuste incluso a pesar de que el pleno municipal estuviera en contra. La filosofía es clara: la minoría se impone a la mayoría en aras de aplicar planes de ajuste. El propio Gobierno lo justificó en su memoria como una “medida extraordinaria para eliminar obstáculos que afectaran a la estabilidad”. Donde obstáculo quiere decir democracia procedimental. En contra de aquella barbaridad sólo votó el Grupo Mixto e Izquierda Unida. Luego nosotros pedimos amparo al Defensor del Pueblo y éste acepto. El recurso sigue pendiente, pero está claro que el Gobierno quiere adelantarse legalizando, en cierta manera, que las minorías puedan imponerse a las mayorías.

En segundo lugar, el problema procedimental. La democracia entendida como procedimiento está basada en la idea de que la voluntad popular asciende por una pirámide de representación en cuyo vértice se sitúa el poder ejecutivo. Si la democracia representativa fuera de tipo ideal, entonces los representantes serían un mero espejo de los representados -como pretendía Rousseau- y el parlamento sería a su vez el reflejo en miniatura de la sociedad misma. Sin embargo, en la práctica hay un enorme conjunto de elementos mediadores que hacen que eso no funcione así. Uno de ellos es la ley electoral.

La ley electoral siempre media entre la voluntad ciudadana y su traducción en representantes que la pongan en marcha. Pero hecha la ley, hecha la trampa. Pues hay innumerables formas de diseñar las leyes electorales, y sin duda el diseño condiciona el resultado.

El tipo ideal democrático es sin duda alguna el sistema electoral proporcional, donde cada persona es un voto y donde la pluralidad del conjunto de los representantes será idéntica a la pluralidad del conjunto de los representados. Es decir, el parlamento estará constituido por representantes que reflejan adecuadamente a los representados -al menos teóricamente. Cualquier desviación de este diseño es un intento de desvirtuar el principio democrático. Y eso es lo que hace la ley electoral inscrita en la Constitución del 78 -que permite que el 44% de los votos se conviertan en mayoría absoluta, penalizando además a los partidos pequeños de ámbito estatal- y también la anunciada ley electoral municipal, que se convertiría en un sistema mayoritario de facto, donde el 40% podría tener mayoría absoluta.

En definitiva, estamos ante una vuelta de tuerca que el Gobierno del PP pone en marcha con objeto de intentar asegurarse el poder municipal que le permita mantener su programa de reformas regresivas. Es obvio que temen los posibles resultados electorales. Pero no sólo el PP, sino también la troika y las élites económicas. Su problema es que está en juego el desmontaje de las redes clientelares que se han instalado en el régimen político-económico desde hace décadas. Esa alineación de intereses entre la élite política y la élite económica, y a la que denunciamos desde hace años, está en riesgo precisamente porque se espera -a golpe de encuesta- que la voluntad popular la desmonte. De ahí que el enemigo del PP sea, precisamente, la desnuda voluntad popular. Sin embargo, encontrará el PP muchos obstáculos, puesto que ni tiene garantizado el éxito ni en un escenario de descomposición electoral será fácil que fructifiquen sus ideas. Más bien puede acelerar la propia descomposición electoral.

Un alternativo escenario de candidaturas alternativas y rupturistas con el bipartidismo puede desbordar al propio régimen político-económico, convirtiendo de ese modo las elecciones en un momento constituyente. Y en eso estamos trabajando quienes creemos que hay alternativa económico-política al drama actual.

Pijus Economicus

Categories: Attac Planet

Photos de l'AlterVillage 2014

News from Attac France - Fri, 29/08/2014 - 09:44

La septième édition de l'AlterVillage s'est déroulée dans la Drôme du dimanche 27 juillet au dimanche 3 août 2014.

Merci aux photographes, Geneviève Binet, Alexandre Papadopoulos et Marie Belcour.

Categories: Attac Planet

¿El problema base es de “casta política” o de clase social?

News from Attac Spain - Fri, 29/08/2014 - 09:00

Manel García Biel - NuevaTribuna.es

El grito más representativo en las plazas del movimiento del 15M era el de “no nos representan”. Es evidente que era una exclamación de negación pero que no comportaba ninguna posición prepositiva. Podemos decir que era la expresión de una profunda indignación ante una realidad social profundamente decepcionante.

La aparición de Podemos como opción política en las elecciones europeas significa que una parte de gente procedente o no del movimiento 15M ha decidido pasar de una posición negativa de rechazo a una propuesta en positivo de acción política. En este sentido lo podemos considerar como un paso adelante.

No hay duda de que el éxito de Podemos ha sorprendido a la propia empresa, pero no podemos decir que sea un movimiento sin precedentes similares. Podríamos relacionarlo, a pesar de sus profundas diferencias políticas con fenómenos como el de Grillo en Italia, un movimiento que se basa en un fenómeno de capacidad comunicativa, en torno a una personalidad de referencia con carisma popular, caso de Grillo en Italia, o Pablo Iglesias en España, y que se presenta como una impugnación a la totalidad de una política hoy vista como degradada a los ojos de mucha gente. Son movimientos poco estructurados en su aparición y con planteamientos simples y fácilmente popularizables o incluso populistas. Se trata de ofrecer a la “gente” un enemigo simple e identificable, que en ambos casos llaman la “casta” refiriéndose a los políticos en general.

 

No quisiera equiparar ambos fenómenos, podemos decir que en el caso de Grillo es un movimiento profundamente antipolítico y populista, con algunas expresiones y actuaciones que se pueden denominar como antidemocráticas, y que en todo caso atacan la política en general sin ofrecer ningún tipo de alternativa.

Creo que en el caso de Podemos hay detrás gente con voluntad y preparación política que tratan de crear a partir de planteamientos que en algunos casos son claramente populistas algún tipo de alternativa todavía no suficientemente concretada.

La demostración más clara la podemos ver en su diferente adscripción en los grupos del Parlamento Europeo. Mientras los eurodiputados de Grillo se adscriben a los grupos más antieuropeos, Podemos se ha integrado en el grupo de la Izquierda Unitaria.

Hay que decir que el fenómeno de Podemos no ha sido único en Europa. En Italia ha surgido un movimiento claramente de izquierdas, que reivindica los viejos valores de la izquierda italiana y que bajo el nombre de “Otra Europa con Tsipras” logró recoger 250 mil firmas para presentarse, en poco más de dos meses de vida, consiguió 1.108.457 votos y cinco eurodiputados, los mismos que Podemos y que de entrada ya optaban por formar parte del Grupo de la Izquierda Unitaria. Es un fenómeno muy diferente formado por gente de reconocida trayectoria de izquierdas y que no utiliza los métodos ni el lenguaje populista y que se reivindica de la mejor tradición de la izquierda italiana, la de Gramsci y Berlinguer.

Una vez definido el campo de aparición habría que analizar algunos planteamientos de Podemos. El conflicto fundamental que plantea está entre una “casta” o élite política que tiene secuestrado el poder en beneficio de los poderes finaciero-empresariales. Una “casta” poco concretada, en general parece que referenciada a dirigentes presuntamente corruptos que vincula de forma transversal con el PP y PSOE, pero en la que por lo general identifica con una genérica “casta” política caduca.

Esta “casta” o élite política es la que hay que derrotar por parte de la “gente” en genérico a la que quiere representar Podemos. No se trata de un enfrentamiento de clases sino algo más transversal, interclasista entre la “gente” en general y la “élite” corrupta. En palabras de Pablo Iglesias: ”Lo que hay que hacer es algo que va mucho más allá de la izquierda y la derecha: Tiene que ver con amar a tu gente”.

El discurso de Podemos se puede calificar de discurso frente a la política. Y presenta la política y los políticos como el principal adversario a batir.

Podríamos decir, en términos marxistas, que el discurso de la gente de Podemos centra el problema principal en un conflicto dentro de la superestructura política, sin ir más allá ni entrar en el conflicto básico, el que se da a nivel de la estructura económica entre explotados y explotadores.

Podemos huye en su discurso del enfrentamiento entre clases típico de un planteamiento clásico entre izquierda y derecha, y por tanto no diferencia el hecho de que no todos los políticos ni todos los partidos son iguales y que no forman parte de una misma “casta” política.

Podemos quiere aparecer como algo nuevo, pero cuando plantea propuestas, éstas no se alejan mucho, e incluso se quedan cortas, de las que han planteado de forma reiterada pero sin eco mediático las fuerzas de la izquierda alternativa.

Porque el problema de nuestro país es un problema de clases. Es el problema de un capitalismo financiero-especulativo y concesional que está imbricado con aquellas fuerzas políticas que han dominado el panorama político del bipartidismo, es decir del PP y del PSOE, con el apéndice de CiU. La “casta” política que denuncia Podemos, no es más que el representante político de una clase social capitalista que como la española no es ni siquiera industrialista, sino como hemos dicho parasitaria que vive de la especulación y la concesión pública y que es la base de un sistema que respalda la corrupción.

Estamos ante un conflicto de clases que no se puede ni se debe ocultar. Contra un sistema económico y político que nos ha llevado a una crisis profunda económica, social, política e institucional, ante el que hay que levantar una gran alternativa social y política que conlleve un cambio de radical.

Por eso no se puede centrar únicamente en el problema de una “casta” política corrupta que vive holgadamente mientras la “gente” lo padece. Estamos ante un sistema económico propio de un capitalismo parasitario que hay que enfrentar planteando un cambio global. Y hay que distinguir, y eso sería bueno plantearlo, entre los miembros de la supuesta “casta” diferenciando entre los representantes ideológicos de este capitalismo parasitario como son el PP y CiU, y los que han claudicado como es el caso del PSOE . No es bueno poner a todos en el mismo saco, ni es justo. El PSOE que desde hace mucho aplica la misma política económica y fiscal que la derecha, que acepta las políticas económicas de la derecha representa un centro- izquierda social liberal que como mínimo tiene unas políticas con respecto a los derechos individuales diferentes de la derecha, y hay que entender que es una fuerza a la que una alternativa de izquierdas debe intentar arrastrar hacia posiciones de cambio si es posible y si tiene una mínima posibilidad de regeneración.

Habría que exigir a Podemos una mayor claridad de planteamiento y de propuestas. Y esto hoy pasa por que se defina. ¿Está de acuerdo en confluir en una alternativa plural y unitaria para un cambio democrático económico, político y social? O prefiere continuar un camino en solitario de quien se presenta como el depositario único de la limpieza del sistema de la “casta” sin aceptar el hecho de que aquí estamos ante una dominación de clase representada por el poder económico y el bipartidismo y que lo que hay es una continuación de la lucha entre explotadores y explotados, entre izquierda y derecha, que es la realidad profunda del conflicto social y político.

Podemos deberá elegir, y la realidad concreta le obligará a definirse más allá de proclamas o “slogans” publicitarios triunfadores.

 

Categories: Attac Planet

El progresivo distanciamiento de la ciencia económica frente a la sociedad y la naturaleza

News from Attac Spain - Fri, 29/08/2014 - 07:01

Eduardo Garzón Espinosa – Consejo Científico de ATTAC España

Sin ánimo de ser exhaustivos se presenta a continuación las diferentes visiones de la Economía que han ido apareciendo a lo largo de la historia reciente, centrándonos en cuáles han sido sus principales campos de estudio. Este análisis irremediablemente demostrará que el pensamiento económico ha ido vaciándose poco a poco del contenido propio de la Economía, entendida como la ciencia que estudia la forma por la cual se organiza una sociedad a través de la producción,  la distribución y el consumo. Y para poder llevar a cabo esas tres actividades es necesario que el ser humano recoja y elabore materias naturales que se encuentran en el medio ambiente. Por lo tanto, la Economía opera en un medio social, en cuanto a que determina la organización de los individuos de una comunidad; y opera en un medio natural, en cuanto a que depende de los recursos de la naturaleza y además requiere que sea éste el espacio donde se produzca la actividad económica. Así las cosas, la Economía no puede ir desligada de su entorno social ni de su entorno natural. Sin embargo, y como se verá, las escuelas de pensamiento más influyentes han olvidado o la relación que tiene la Economía con la sociedad, o la que tiene con la Naturaleza, o ambas relaciones.

Economía-ecológica

La primera vez que empezó a hablarse de economía fue en la época de la Grecia clásica. De hecho, el término “economía” proviene etimológicamente del griego, al hacer referencia al arte de administrar la casa (oikos: casa; nomos: administrador). Por aquel entonces su principal preocupación era el conjunto de los problemas de la vida cotidiana, como la producción, el comercio, la moneda, los precios, la división del trabajo… y todo ello orientado principalmente a la formulación de preceptos morales y reglas prácticas de conducta, pues no hemos de olvidar que la economía es una ciencia estrechamente relacionada con las consideraciones éticas.

Las ideas y reglas morales siguieron siendo el núcleo de la economía durante todos los siglos que separan la Grecia clásica de los primeros vestigios del sistema capitalista, a finales del siglo XVII. Los profundos cambios que provocaba la lenta pero progresiva instauración del sistema económico capitalista inevitablemente lograron que los pensadores dejaran de lado las consideraciones morales y se interesaran plenamente por la nueva situación. Al mismo tiempo, la lógica capitalista contrastaba fuertemente con algunos planteamientos morales que impedían ciertas prácticas muy rentables, como por ejemplo el cobro de intereses derivados de un préstamo, que durante mucho tiempo fue considerada una práctica usurera. Como dice Naredo[1] “la antigua moral que entorpecía el deseo de hacer ganancias ilimitadas dio paso a la nueva ciencia que las justificaba como el camino idóneo de acceder al bien común”. Paralelamente a la consolidación del sistema capitalista, las viejas consideraciones éticas fueron relajándose y limitándose. En ello podemos ver los primeros indicios de vaciamiento de la economía, en cuanto a que los pensadores de la época fueron abandonando poco a poco la dimensión ética que necesariamente ha de tener la ciencia económica.

En 1615 se utiliza por primera vez la expresión Economía Política, de la mano de Montchrétien. Con ella se quiso expresar que las relaciones económicas tienen lugar en una comunidad organizada políticamente, y que la dimensión económica interactúa inevitablemente con la política. Por lo tanto el estudio económico debe tener en cuenta los flujos de poder existentes.

Los “fisiócratas” es la denominación que reciben una serie de pensadores que vivieron en el siglo XVIII en Francia. Para entonces en ese país el sistema capitalista ya iba cogiendo forma a través del capitalismo mercantil y el artesanado que lo surtía con sus productos. Sin embargo, la agricultura seguía siendo crucial en la economía del país, y además, era considerada mucho más que una simple ocupación: era toda una forma de vida. Incluso en cierta manera podía considerarse una forma de arte. Por lo tanto no es de extrañar que para los fisiócratas el tema central fuese el papel de la agricultura como fuente de toda riqueza. Para Quesnay, su principal figura, la economía es una máquina alimentada por materiales del seno de la naturaleza, que se limita a elaborarlos sin aportarles ningún tipo de valor[2]. Queda claro que los fisiócratas tenían muy en cuenta la relación existente entre la economía y la naturaleza. Pero tampoco se olvidaban del componente social: los fisiócratas engrandecían la agricultura con la intención de conservar una antigua sociedad en la que los propietarios rurales gozaban de superioridad social y privilegios, y al mismo tiempo rechazar las intromisiones del capital mercantil y las fuerzas industriales que de él se derivaban.

La próxima escuela de pensamiento relevante es la “clásica”, que surge y se desarrolla cuando el capitalismo ya se había instalado sólidamente en la mayoría de países europeos. Si bien es cierto que dentro de este grupo se enmarcan autores de muy diverso pensamiento (como Adam Smith, David Ricardo, John Stuart Mill, Karl Marx…), no se puede negar que todos ellos mantienen una preocupación común: la interpretación de las leyes de conducta y evolución de la economía que ellos viven. Se centran en el plano productivo, pues es en él donde se asientan las relaciones sociales entre las personas. Por ejemplo, las personas que lideren los medios de producción –los empresarios– tendrán un status social, unas costumbres, un punto de vista, unos intereses y una forma de vivir muy diferentes al status social, costumbres, punto de vista, intereses y forma de vivir de las personas que trabajen en el mismo medio de producción aportando su fuerza de trabajo –los trabajadores. Las articulaciones sociales de los individuos que componen una comunidad vendrán determinadas por los papeles que cada uno de ellos mantenga en la dimensión productiva de la economía. Los clásicos entienden que la Sociedad está estrechamente vinculada a la Economía, y al revés. Son dos dimensiones inseparables que interactúan constantemente, siendo imposible analizar una sin atender a la otra. Sin embargo, no ocurre lo mismo con la Naturaleza, la tercera dimensión que antes habíamos comentado. Los clásicos centraron toda su atención en el ciclo productivo (producción, distribución y consumo), dejando en un plano muy superficial la entrada de materiales y de energía distintos del trabajo. Para ellos era más importante lo que ocurría con los materiales durante su elaboración en las empresas que el hecho de que fuesen elementos extraídos de una biosfera relativamente delicada. Muy pocos clásicos abordaron el tema de la extracción de recursos como un coste ambiental, así como la mayoría de ellos ignoraron las consecuencias perjudiciales que suponen para el medio ambiente el vertido de residuos.

Esto fue así por muchas razones, entre las cuales destacan tres: en primer lugar, la Revolución Industrial de la época conllevó profundas transformaciones sociales en muy poco tiempo que cambiaron por completo las condiciones de vida de muchísimas personas. La ruina en el campo provocó el gran éxodo rural que inundó las zonas urbanas de personas que no tenían otro medio para subsistir que no fuera la venta de su fuerza de trabajo. Las durísimas condiciones a las que eran sometidos estos trabajadores en las fábricas y el hacinamiento que sufrían en las zonas residenciales provocó terribles situaciones entre este colectivo. No es de extrañar, por lo tanto, que al contemplar esta situación los analistas económicos centrasen su atención en cómo mejorar los desequilibrios económicos que empobrecían a los trabajadores más que en cualquier tipo de problema medioambiental, puesto que parecía tener menos importancia. En segundo lugar las actividades de la Revolución Industrial eran principalmente urbanas y mantenían muy poca relación con la naturaleza. Las grandes fábricas de las ciudades recogían materias primas que venían del exterior y las convertían en nuevos productos útiles para los consumidores, pero en todo ese proceso no había ningún contacto con el medio natural que facilitaba los recursos. Puesto que era algo que prácticamente no se veía, difícilmente iba a poder ser el centro de atención. En tercer lugar, por aquella época aún no se conocían las leyes de la Termodinámica, y por tanto no se conocía el comportamiento de la energía ni su conservación. Los clásicos podrían haber imaginado que el planeta es un sistema cerrado en cuanto a materiales y abierto en cuanto a energía, pero difícilmente podrían haber entendido que es mucho más fácil la conversión de los materiales en energía que la conversión de energía en materiales.

La “escuela neoclásica” supone un nuevo y destacado cambio en la percepción de los fenómenos económicos y en la metodología utilizada para analizarlos. Al igual que ocurre con los clásicos, dentro de la escuela neoclásica se encuentran autores con enfoques muy diferentes entre sí. El denominador común de todos ellos es la perspectiva de una economía organizada por el mercado como consecuencia del comportamiento de individuos racionales cuyas decisiones configuran todo el espectro económico. El plano de la producción pierde importancia, así como la sociedad que pasa a ser prácticamente la suma agregada de todos esos individuos racionales. Asimismo, las clases sociales pasan a un segundo lugar y sólo reaparecen en momentos puntuales. El núcleo central de la investigación es el equilibrio de los deseos, necesidades, y ofertas de unos individuos racionales, y no tanto los individuos en sí. Es, en definitiva, el radical abandono de la dimensión social en el análisis de los fenómenos económicos. Si ya los clásicos se habían olvidado del entorno natural, los neoclásicos hacen lo propio con el entorno social. Así las cosas, la escuela neoclásica pasa a centrarse en la economía a secas, considerándola como un campo independiente de cualquier otra consideración ética, social, política o ecológica.

Durante la hegemonía académica de las tesis neoclásicas fueron apareciendo otros enfoques económicos de especial importancia, como el keynesianismo o el monetarismo. Sin embargo, y a pesar de todas las diferencias que presentaban frente a la escuela neoclásica, lo cierto es que siguieron tratando a la ciencia económica como una dimensión no relacionada con la ética, la sociedad y el medio ambiente.

Es en este contexto es en el que hay que ubicar los planteamientos del pensamiento económico actual.

[1] Citado en Torres, J. Economía Política, Pirámide, Madrid, 2010

[2] Martínez González-Tablas, A. Economía política mundial. I. Las fuerzas estructurantes, Ariel, Barcelona, 2007

_________________________

Publicado en http://ssociologos.com/

Saque de Esquina

Categories: Attac Planet

El #pucherazoPP es un golpe de Estado, según Cospedal

News from Attac Spain - Thu, 28/08/2014 - 18:00

Rosa María Artal – Comité de Apoyo de ATTAC España

Al menos, así calificó una reforma electoral, guiada, según ella, por similares intereses que los que alumbran ahora al PP.  Las referencias a sus palabras están bastante desaparecidas en youtube, esto es lo único que he encontrado. Sus palabras y sus mentiras posteriores, están clarísimas.

El PP de Rajoy sigue empecinado en hacer alcalde al candidato de la lista más votada, con el 40% de los votos y primando el resto, probablemente con un bonus de concejales que nadie ha elegido. Lo explicaron muy claro, esta cacicada es para echar a partidos hoy pequeños que pueden estropearles el  tinglado. Y mucho se juegan cuando están apostando tan fuerte. Es decir, hacen una ley en su propio provecho como partido. Es tan osado y descarado que cuesta creerlo.

El pucherazo les beneficiaría y lograrían más alcaldías. Conseguirían también que no se destaparan las miserias que, con seguridad, guardan las alcaldías largamente dirigidas por el PP como Madrid o Valencia.

Nosotros también nos jugamos mucho: la democracia. Si esto sale adelante, este país se ha acabado. Porque aún late en algunos rincones que quieren acallar.

El catedrático de derecho constitucional Javier Pérez Royo escribe hoy en El País una tribuna titulada: Basta ya. Entresaco la idea fuerza aunque es imprescindible leer lo que antecede:

“En mi opinión, el asunto tiene tal gravedad que exigiría que los partidos de la oposición se negaran a participar en el simulacro de negociación que está ofertando el Gobierno. Los partidos deberían anunciar que renuncian a participar en la tramitación parlamentaria de la reforma. Rechazo frontal al proyecto o proposición de ley en el momento en que se deposite en el Registro del Congreso. Y nada más. Ni presentación de enmiendas, ni participación en el debate en comisión y en pleno, así como en la votación. Los partidos de la oposición no deben dar cobertura parlamentaria a lo que es una quiebra del consenso constitucional.

Lo que está en juego es la expresión del principio de legitimación democrática del poder, que se pretende alterar por primera vez desde la recuperación de la democracia tras la muerte del general Franco. Es un momento para decir BASTA YA”.

Parece que Cospedal no andaba tan descaminada.

El Periscopio

 

Categories: Attac Planet

¿Quién y cómo destruye empleo en España y quién y cómo puede crearlo?

News from Attac Spain - Thu, 28/08/2014 - 13:00

Juan Torres López – Consejo Científico de ATTAC España

Después de publicar mi anterior artículo (Propuestas que podría tomar Podemos y que aterrorizan a la casta) algunos economistas me han criticado afirmando que con esas medidas no se crea empleo, que es el primer y más importante problema que tiene nuestra economía. Llevan razón, pero creo que solo en parte. Es verdad que son propuestas simplemente dirigidas a que la ciudadanía esté bien informada sobre las causas de nuestro males económicos. Pero esto no es solo algo necesario en sí mismo, sino que también influye en nuestra capacidad de crear empleo, como mostraré enseguida.

En otros lugares, como otros muchos economistas, y especialmente en trabajos publicados junto a Vicenç Navarro, he tratado de explicar las causas que han producido una destrucción de empleo tan grande como la ocurrida recientemente en España, y a partir de ahí he propuesto medidas para poder volver a crearlo de calidad (por ejemplo, en Hay alternativas. Propuestas para crear empleo y bienestar social en España). Trataré de sintetizar a continuación las ideas principales al respecto.

A mi juicio, la primera exigencia para poder crear empleo en España es conocer bien qué factores lo han destruido y creo que éstos están bastante claros:

1. El estallido de una burbuja inmobiliaria que disparó el desempleo en el sector de la construcción y en las actividades vinculadas a él.

2. La debilidad estructural de una economía como la española en donde la actividad agraria e industrial y las fuentes de generación de mayor valor añadido han ido perdiendo peso o vinculación con nuestros intereses en los últimos decenios, lo que ha hecho que, al estallar la crisis de la construcción, no se dispusiese de “colchón” suficiente en otros sectores para generar nuevo ingreso y absorber el empleo que allí se iba perdiendo.

3. La crisis financiera derivada, al mismo tiempo, de la internacional y de la originada en el sector bancario nacional como consecuencia del gran negocio que hizo la banca española endeudándose para financiar la burbuja inmobiliaria (y haciendo luego que esa deuda la asumiera el conjunto de los españoles).

4. El extraordinario y vertiginoso incremento de la deuda pública desde que estallaron esos problemas, lo que ha hecho que el sector público disminuyera su capacidad de generar empleo y de ayudar a que lo genere el sector privado (el Estado español ya gasta más en intereses que en personal).

5. El gran incremento de la desigualdad producido en los últimos años que ha generado una gran concentración del ingreso en los sectores de renta con menor propensión a consumir, debilitando así el mercado interno de bienes y servicios.

6. Las políticas de austeridad europeas que han disminuido el ingreso y el empuje de la economía justo cuando ésta ya se estaba hundiendo, produciendo lo que los economistas llamamos un efecto “procíclico” que ha impedido (en beneficio de la banca y de las grandes empresas) que se saliera antes y mejor de la crisis y de la destrucción de empleo.

Todo ello ha dado lugar a tres grandes y coincidentes problemas que han hundido nuestra economía:

a) Una crisis de demanda como consecuencia de la caída del consumo (por la pérdida de renta, sobre todo en las clases de menor ingreso), de la inversión (por las menores expectativas de beneficio de las empresas que viven de ese consumo), y del gasto productivo del Estado. Como no puede ser de otra manera, al caer la demanda de bienes y servicios (y apenas recuperarse un poco las exportaciones), las empresas han perdido ventas y beneficios y han cerrado o han tenido que despedir a millones de trabajadores.

b) Una crisis de financiación, pues la banca española, prácticamente en quiebra generalizada, ha dejado de financiar a las empresas y familias, lo que ha agravado los efectos del punto anterior.

c) Una crisis de deuda soberana que, aunque no ha llegado al límite, dificulta la llegada de inversión productiva hacia España y se convierte, por el contrario, en fuente de salida de capital y en incentivo para la especulación, lo  que empeora todos los problemas que vengo señalando.

A lo anterior habría que añadir que el Gobierno del Partido Popular y antes el de Zapatero no han hecho frente a este tipo de males. Se han dedicado a satisfacer los intereses de la banca y las grandes empresas (que son las que viven en menor medida del consumo y del mercado interior) aplicando medidas de reforma laboral que simplemente facilitan el abaratamiento del trabajo y que el empleo fijo o a tiempo completo se sustituya por otro temporal y a tiempo parcial, dando así la imagen falsa de que se crea empleo cuando en realidad sigue disminuyendo, porque baja el total de horas trabajadas y los ingresos salariales.

A la vista de todo ello, creo que se pueden deducir algunas ideas básicas a tener en cuenta si se quiere crear empleo en España:

1. Hay que recuperar los ingresos porque el empleo depende, sobre todo, de que haya suficiente demanda en el mercado de bienes y servicios. Y para ello es imprescindible poner freno al incremento de la desigualdad y a la concentración de la renta: hay que subir los salarios más bajos, aumentar su peso en la renta total y forzar un gran pacto de rentas que lleve ingreso adicional a la demanda que sobre todo va a la pequeña y mediana empresa. Se pueden tomar además otras medidas para aumentar la renta disponible de las familias (que con las políticas de Rajoy no deja de bajar) como moratorias o reducciones temporales en el pago de hipotecas de las familias con menor ingreso. Y se pueden reducir los gastos de las familias vinculados a servicios de empresas cuasi monopolistas como las de la luz, el agua y otros servicios esenciales, ahora excesivamente altos por su dominio político de los mercados y las instituciones.

Querer recuperar el empleo bajando aún más los salarios con el pretexto de que la economía española sea más competitiva es una quimera, por no decir que un gran engaño. Es mucho más realista, efectivo y socialmente beneficioso recuperar la actividad de las empresas y el empleo consiguiente sacando adelante el mercado interior. Aunque ello no quita que al mismo tiempo haya que realizar reformas que faciliten la búsqueda de empleo y la contratación, que eliminen incentivos perversos y que hagan más efectivas las políticas activas de empleo en los mercados de trabajo sin empeorar la calidad del empleo y el bienestar social.

2. Hay que disponer inmediatamente de una banca que financie a las empresas que pueden generar empleo. Banca que debe ser pública, pero dirigida con la mayor solvencia técnica y controlada férreamente para que no se reproduzcan los males que ha provocado la actual clase política en las cajas de ahorros.

3. Hay que llevar a cabo un programa de ahorro, mejora y racionalización de todas las administraciones públicas para acabar con todo tipo de despilfarro y realizar una reforma fiscal basada en tres pilares fundamentales: el apoyo a la creación de riqueza sostenible, la equidad y la lucha contra el fraude.

4. Sin perjuicio de que España debería afrontar a medio plazo cuál debe ser su papel en Europa y en qué medida está dispuesta a aceptar las imposiciones de potencias extranjeras o de una moneda europea diseñada erróneamente o solo para beneficiar a las grandes corporaciones y bancos, se puede empezar a utilizar una moneda complementaria que aumentaría casi de modo inmediato el poder de compra de los sectores con más propensión al consumo y que serviría de motor inmediato para la recuperación de la mediana y pequeña empresa.

5. Puesto que es materialmente imposible (y además indeseable) que la economía española vuelva a crear empleo basándose en la construcción, en el endeudamiento generalizado, en la especulación o en el “tirón” (como ingenuamente quería el Gobierno) de un minúsculo sector de empresas exportadoras, es imprescindible orientar la inversión empresarial hacia nuevas actividades, aprovechando en la mayor medida posible el capital generado hasta la fecha: remodelación urbana y residencial, energías alternativas, producción local y de proximidad, etc. Y muy particularmente debe ser prioritario en este aspecto acabar con el trabajo negro, dignificar todo tipo de empleo y promover con la mayor intensidad posible el empleo femenino, para lo que hoy día es fundamental el desarrollo de un potente sector de cuidados y acabar con todo tipo de prácticas laborales discriminatorias.

Naturalmente, ni estas ideas son todo lo que hay que poner en práctica para crear empleo ni la concreción adicional a la que hay que llegar es todo lo que se necesita.

Como dijo en su día alguien nada sospechoso de izquierdismo, el profesor Fuentes Quintana, cuando fue nombrado ministro de Economía y vicepresidente del Gobierno: “Las soluciones de los problemas económicos nunca son económicas, sino políticas. No hay oscuras fórmulas técnicas que permitan resolver las dificultades en un clima de gabinete. Los problemas económicos de un país solo pueden superarse mediante el esfuerzo y la colaboración de todos (…). Sé, desde luego, que solo puede esperar esa colaboración un Gobierno en quien ustedes confíen como veraz y que les merezca credibilidad”.

Es una ingenuidad, por tanto, creer que un grupo de tecnócratas o gobiernos como los que está teniendo España en los últimos años pueden proporcionar soluciones definitivas para crear empleo, o que esto se puede conseguir mientras los ciudadanos se dejen engatusar por lo que dicen quienes están a sueldo de una exigua minoría social. En España se han destruido millones de puestos de trabajo porque la “solución” política de los últimos años fue la impuesta al conjunto de la sociedad por un grupo muy reducido de españoles-banqueros, promotores y grandes empresarios ayudados por políticos venales y corruptos. Y, por eso, lo que ahora es prioritario para crear empleo es invertir el orden de preferencias para hacer que la prioridad sea repartir los recursos de modo más igualitario y permitir así que la mayor parte de ellos se conviertan en fuentes de ingresos para todos, y no en gigantescos patrimonios parásitos o dedicados a especular destruyendo empresas, riqueza y empleos, como hasta ahora.

Por eso es tan importante que la inmensa mayoría de los españoles se informe sobre todos estos temas y sobre las causas de nuestros males. No se trata de mirar atrás para cultivar la curiosidad o la revancha, ni mucho menos, sino justamente de lo contrario: el reto es generar respuestas entre todos que impidan que en el futuro unos pocos vuelvan a imponer sus intereses sobre el conjunto de la sociedad con las consecuencias que ahora estamos sufriendo.

Artículo publicado en Público.es

Ganas de escribir

Categories: Attac Planet

Reforma fiscal, mujeres y familias

News from Attac Spain - Thu, 28/08/2014 - 09:00
María Pazos Morán – Consejo Científico de ATTAC España

 

La reforma fiscal de 2014 supondrá una pérdida de recaudación de 9.000 millones de euros, que se distribuirán entre todas las personas actualmente contribuyentes para “aumentar su renta disponible”. Un aumento generalizado, y por tanto pequeño, que no cambiará la vida de las personas actualmente contribuyentes, pero que sí supondrá una merma en los recursos disponibles para atender a las personas que más lo necesitan: familias sin ningún ingreso, personas dependientes que ahora no acceden a los servicios públicos, personas sin atención sanitaria, criaturas sin acceso a una escuela de educación infantil, etc.

Como siempre que disminuyen los recursos disponibles para protección social, las mujeres saldrán especialmente malparadas por varias razones: en primer lugar porque son un alto porcentaje de las personas sin ingresos suficientes y de otros colectivos desfavorecidos, como familias monoparentales o personas mayores que viven solas. En segundo lugar porque son mujeres las personas que suplen en la familia la falta de atención pública de las necesidades de cuidado. En tercer lugar porque la mayoría de las personas empleadas en los servicios públicos son mujeres, por lo que los recortes implican siempre una gran pérdida de empleo femenino.

Todos estos factores de mayor pobreza y precariedad femenina son consecuencia de la actual estructura social vertebrada por la familia “sustentador masculino/esposa dependiente”, en la que las mujeres se especializan en el cuidado familiar y los hombres en el empleo. Esta es la “tradición” pero familias hay muchas más y todas deberían importar. Así que la pregunta es: ¿qué hay específicamente de política familiar en esta reforma fiscal? ¿Qué familias se atienden y qué tipo de familia se promueve? ¿Cuáles son las consecuencias para las personas, y en particular para las mujeres?

Sería más simple y justo establecer prestaciones universales por descendientes con independencia del nivel de renta

Las novedades anunciadas en política familiar son dos. La primera “un fuerte aumento de los mínimos familiares por hijos, ascendientes y personas con discapacidad a cargo”, que en su mayoría “tendrán un aumento superior al 25%”, según la Nota de Prensa de Moncloa. Pues bien, haciendo los cálculos no se ve ese incremento. Por ejemplo el mínimo por el primer descendiente aumenta de 1.836 a 2.400 euros, efectivamente un 31%. Pero esa no es la desgravación real: teniendo en cuenta que el tipo impositivo que se aplica a esas cantidades es de un 24,75% en 2014 y pasará a ser de un 19% en 2016, la desgravación real, o disminución de la cuota a pagar por la persona contribuyente, aumentará en 1,6 euros (de 454,41 a 456 euros).

Tengamos en cuenta también que la franja inferior de rentas excluidas de estas desgravaciones se ensancha, precisamente porque el mínimo exento será mayor; y para esas rentas excluidas no se prevén prestaciones por descendientes. En lugar de estas desgravaciones que cada vez excluyen a más personas, precisamente a las más necesitadas, ¡cuánto más simple y justo sería establecer prestaciones universales por descendientes independientes del nivel de renta! Esta no es ninguna propuesta novedosa sino la práctica habitual en los países más avanzados en política social, por ejemplo todos los países nórdicos.

La segunda novedad en política familiar, que tendrá más importancia cuantitativa para las familias afectadas, es que se crean tres nuevas deducciones: para familias con hijos dependientes con discapacidad; para familias con ascendientes dependientes; y para familias numerosas. Cada una de estas desgravaciones ascenderá a 100 euros al mes o, si esta segunda cantidad es inferior, al total de las cotizaciones a la Seguridad Social del contribuyente y de su empleador; y también se podrá cobrar como prestación. O sea, funcionará como la actual desgravación/prestación para las madres trabajadoras con hijos menores de tres años, con la diferencia de que en este caso el contribuyente no tendrá que ser mujer.

Desgravar por la declaración conjunta perjudica el empleo femenino

¿A quienes se aplicarán estas nuevas deducciones y qué efectos tendrán? Darán derecho a estas deducciones dos tipos de contribuyentes: personas empleadas que tengan a su cargo una familia numerosa; y personas empleadas que acojan a una persona dependiente (ascendiente o descendiente), siempre que los ingresos de la persona dependiente sean inferiores a 8.000 euros anuales. No afectarán, pues, a las personas dependientes que vivan solas o con familiares desempleados, ni a las familias numerosas cuyo progenitor o progenitores estén desempleados.

En resumen, estas nuevas desgravaciones/prestaciones no son precisamente para las personas más necesitadas de atención a la dependencia o de un ingreso mínimo. Si aumentamos el zoom e imaginamos qué tipo de familia se beneficiará, veremos una familia con más de dos criaturas o con al menos una persona dependiente (o con las dos condiciones). Veremos también a una persona con empleo. ¿Qué más? O bien veremos mucho dinero para comprar servicios de cuidado en el mercado, que no se compran con esos 100 euros mensuales por cada una de las circunstancias citadas, o inevitablemente nos encontraremos con una cuidadora familiar informal, o sea una mujer cuidando las 24 horas.

Hasta aquí las novedades de la reforma fiscal respecto a la familia. Pero hay más: la reforma mantiene la desgravación por declaración conjunta. Curiosamente, tanto el Anteproyecto como el Gobierno y la Comisión de Expertos se han cuidado de no aludir a la existencia de esta desgravación a pesar de que, con la reducción de la desgravación por rendimientos del trabajo, pasará a ser el mayor gasto fiscal del IRPF. Si es una desgravación a la familia, ¿cómo es posible este olvido? Muy sencillo: porque nadie contradice hoy en día que esta desgravación es regresiva y proporciona un incentivo adverso a la participación laboral de las mujeres casadas. Es decir, otro incentivo más al mismo tipo de familia “sustentador masculino/esposa dependiente”.

En resumen, ni Hacienda somos todos y todas ni por esta reforma nos aproximamos a serlo.

María Pazos Morán es investigadora del Instituto de Estudios Fiscales, autora del libro Desiguales Por Ley y una de las promotoras del Llamamiento urgente ante la reforma fiscal que prepara el Gobierno

 Artículo publicado en El País

maríapazos.com

Categories: Attac Planet

Janet Yellen y Mario Draghi confirman el fracaso de la política monetaria

News from Attac Spain - Thu, 28/08/2014 - 07:00

Marco Antonio Moreno – Consejo Científico de ATTAC España

650_1000_janet-yellen-fed-imprentaLas políticas monetarias de la zona euro para hacer frente a la crisis financiera han sido un fracaso total, como ha reconocido el propio Mario Draghi en su discurso en Jackson Hole, el congreso donde se reúnen los principales banqueros centrales del mundo. El precio que la eurozona está pagando por estas políticas ha comenzado a socavar incluso la estabilidad de los países del norte trasladando una crisis que, según Ángela Merkel, era de los países del sur. Alemania está sufriendo un serio retroceso, Italia ha vuelto a entrar en recesión, y Francia puede ser el siguiente país en volver a la senda recesiva dado que su economía se encuentra en una situación desastrosa. Ayer renunció el primer ministro Manuel Valls asegurando que Francia no podrá cumplir los objetivos de déficit. El gobierno de Francois Hollande es uno de los más impopulares de todos los tiempos y el avance de la ultraderechista Marine Le Pen aterra a los conservadores franceses.

Marine Le Pen quiere que Francia salga del euro dado que culpa a Bruselas de los problemas galos. Se envidia la política monetaria laxa de la Reserva Federal en Estados Unidos, que ha permitido bajar el desempleo del 10% al 6,2 por ciento, aunque Janet Yellen confiesa que el resultado es mediocre dado que gran parte del empleo creado corresponde a trabajo precario y mal remunerado. Nadie parece tomar en consideración que la economía de las burbujas financieras desatadas en los años 90 han colapsado y que ahora todas esas burbujas se están derrumbando. El mundo de las altas finanzas elaborado en el período de la euforia ha tocado fondo y eso es lo que tiene a la economía mundial en un estancamiento de largo plazo. Japón se encuentra en su tercera década de crecimiento cero o negativo pese a las cuantiosas inyecciones de liquidez de sus gobiernos. China ha comenzado a verse inestable y su crecimiento se está desacelerando rápidamente mientras el gobierno debe lidiar con miles de millones de dólares de prestamos fraudulentos. Europa comienza a sufrir el efecto boomerang de la crisis de Ucrania y las sanciones a Rusia, aunque aún no se aclara la verdad del derribo del MH17 y el tema ha pasado completamente al olvido por los medios europeos.

Al borde del abismo

Mientras los banqueros centrales reunidos en Jackson Hole confirman que las políticas monetarias han fracasado, podemos afirmar que la economía mundial nunca había estado en tan mal pie pese a las inyecciones de miles de millones de dólares al sistema financiero. Esto es porque la política monetaria no crea empleo ni crecimiento económico: sólo riqueza para las élites financieras que no dejan de apostar en el gran casino de la renta variable y que tiene a lo mercados bursátiles en una enorme burbuja.

Todos aquellos que pensaban que la política monetaria era un instrumento de precisión y relojería como estigmatizó durante 17 años Alan Greenspan, pueden ver hoy la profundidad de sus errores. Ahora se necesita un nuevo paradigma de política monetaria y está claro que los banqueros centrales de hoy siguen apegados al viejo dogma, aunque Janet Yellen y Mario Draghi comienzan a ver la ineficacia de estas políticas.

El descontrol financiero que en sólo dos décadas elevó los pasivos a más de mil billones de dólares (700 billones de dólares reconocidos por el Banco de Pagos Internacionales el año 2011, esto es más de diez veces e producto bruto global) es lo que tiene a la economía mundial en el ditirambo. La lección de humildad que han dado Yellen y Draghi sobre la ineficacia de las políticas monetarias es sólo un primer paso. Falta reconocer que la política monetaria no sólo ha sido cómplice del hinchamiento de las burbujas, sino también de los enormes desequilibrios globales que tienen a la economía en estado de coma.

 

El Blog Salmón

Categories: Attac Planet

Souscription exceptionnelle : 40 000 euros pour que vive Acrimed !

News from Attac France - Wed, 27/08/2014 - 19:17

Nous relayons ici la souscription de l'association de critique des médias Acrimed. N'hésitez pas à souscrire et à faire circuler... Acrimed a besoin de vous, Acrimed a besoin de sous !

Nous ne vous le cacherons pas : après dix-huit ans de bons et loyaux services, ACRIMED menace de se trouver dans une situation très périlleuse d'ici quelques mois et, en tout cas, avant la fin de l'année, en raison de la fonte de ses ressources.

Alors que la presse dominante est gavée d'aides publiques distribuées en dépit du bon sens, nous ne pouvons compter que sur les dons de celles et ceux qui nous soutiennent et sur les cotisations de nos adhérent-e-s. Nous ne recevons aucune subvention ; les mécènes et autres philanthropes ne goûtent vraisemblablement pas notre critique. Nous refusons toute forme de publicité, et la consultation de notre site, enrichi presque quotidiennement, demeure entièrement gratuite. Quant à notre magazine trimestriel, Médiacritique(s), il offre, espérons-le, un agrément de lecture à ses acheteurs, mais ne rapporte qu'un bénéfice symbolique à l'association…

C'est pourquoi nous sommes contraints de lancer un appel à souscription de 40 000 euros, destinés à pérenniser les deux emplois salariés indispensables au bon fonctionnement et au développement de l'association et du site internet.

PNG - 22.6 ko

40 000 euros, un objectif ambitieux mais réaliste, qui équivaut à… 0,25 % des aides publiques versées au Figaro et au Monde en 2013 (plus de 16 millions d'euros pour chacun des deux titres).

40 000 euros, un objectif que nous pourrons atteindre si celles et ceux qui apprécient et soutiennent notre travail ou, tout simplement, le jugent utile, contribuent, à la hauteur de leurs moyens, en versant quelques dizaines… ou quelques milliers d'euros !

Nous le savons, la conjoncture, minée par la crise et plombée par l'austérité, ne nous est pas favorable, et nombreux doivent être celles et ceux qui se sentent requis par d'autres urgences personnelles et d'autres combats collectifs. Raison de plus, à nos yeux, pour ne rien lâcher, et pour réaffirmer la nécessité de critiquer des médias qui, pour l'essentiel, accompagnent la révolution conservatrice qu'on nous impose au prétexte de la crise.

Le succès de la souscription dépendra largement de la mobilisation de toutes et de tous.

Nous vous invitons donc à visiter notre boutique pour effectuer un don par carte bancaire : http://boutique.acrimed.org/14-faire-un-don.html, et au-delà, à adhérer, avec ou sans abonnement à Médiacritique(s) : http://boutique.acrimed.org/4-adhesion.html. Le tout avec déduction fiscale, désormais possible (voir ci-dessous).

Celles et ceux qui souhaiteraient nous faire parvenir un chèque - à l'ordre d'Acrimed - peuvent nous l'adresser au 39 rue du Faubourg-Saint-Martin, 75010 Paris.

Nous comptons sur vous pour convaincre vos ami-e-s, camarades, collègues, contacts et abonné-e-s des réseaux sociaux, de faire de même. N'hésitez pas à solliciter également votre famille, votre voisin-e, votre député-e, votre patron-ne ou votre éditocrate préféré-e.

Qu'on se le dise : Acrimed a besoin de vous, Acrimed a besoin de sous !

Paris, le 20 mai 2014
Le Collectif d'animation d'Acrimed

- Précisions

Tous les jours ou presque, ACRIMED dénonce sur son site des malfaçons dans la fabrique de l'information, propose des analyses pour comprendre le fonctionnement et les dysfonctionnements de l'univers médiatique, informe sur les initiatives des journalistes et professionnels des métiers de l'information, et s'efforce de mobiliser pour que d'autres médias soient possibles – ou au moins pour convaincre qu'ils sont nécessaires.

Comme dans de nombreuses associations, l'animation d'ACRIMED repose sur l'activité bénévole, parfois frénétique, de ses adhérent-e-s, mais nous avons aussi absolument besoin de nos deux salariés : le secrétaire administratif et le secrétaire de rédaction. Nous priver de l'un d'entre eux constituerait un affaiblissement considérable : sans le premier, l'association ne peut fonctionner au jour le jour, et à défaut d'un secrétaire de rédaction à plein temps pour coordonner l'observation des médias, la rédaction des articles pour le site, l'enrichissement de son contenu, la préparation du magazine, etc., la rédaction elle-même, composée de contributeurs bénévoles et, par conséquent intermittents, ne peut pas fonctionner.

En ces temps difficiles, notre association, avec ses modestes moyens, fait mieux que résister. Impossible d'être exhaustif. Mais outre la progression régulière de la consultation de notre site, et la pérennisation de notre magazine, signalons la tenue régulière des « Jeudis d'Acrimed » avec des spécialistes et des professionnels des médias, notre présence militante lors de la plupart des grandes manifestations qui nous permettent de rencontrer nos sympathisants et de faire connaître l'association, ou l'entretien de relations régulières avec les syndicats et les associations du mouvement social, avec des journalistes et d'autres professionnels qui luttent au sein des médias existants.

Categories: Attac Planet

Souscription d'Acrimed : on avance, mais le compte n'y est pas !

News from Attac France - Wed, 27/08/2014 - 19:17

Nous relayons ici la souscription de l'association de critique des médias Acrimed. N'hésitez pas à souscrire et à faire circuler... Acrimed a besoin de vous, Acrimed a besoin de sous !

En prévision de difficultés financières à venir, nous avons lancé il y a un mois un appel à souscription de 40 000 euros, destinés à pérenniser les deux emplois salariés indispensables au bon fonctionnement et au développement de l'association et de son site internet.

Nous remercions chaleureusement celles et ceux qui y ont répondu favorablement, qu'il s'agisse des généreux donateurs ou des internautes et sites qui ont relayé l'appel (et notamment L'Humanité ; Politis ; « Arrêt sur images » ; « Rue89 ; « Slate » ; « Le grand soir »). Nous avons ainsi reçu plusieurs centaines de dons, petits, moyens ou gros, venus de nos lecteurs et sympathisants mais aussi de collectifs (associations, syndicats, organisations politiques…), qui nous permettent d'envisager l'avenir un peu plus sereinement.

Mais, en l'état actuel des choses, nous ne sommes pas en mesure d'affirmer que nous avons atteint notre objectif. Répétons-le : alors que la presse dominante est gavée d'aides publiques distribuées en dépit du bon sens, nous ne pouvons compter que sur les dons de celles et ceux qui nous soutiennent et sur les cotisations de nos adhérent-e-s. Nous ne recevons aucune subvention ; les mécènes et autres philanthropes ne goûtent vraisemblablement pas notre critique. Nous refusons toute forme de publicité, et la consultation de notre site, enrichi presque quotidiennement, demeure entièrement gratuite.

Et c'est pour préserver ce modèle et pour le développer que nous avons décidé d'en appeler à vos dons. Notre autonomie financière et la possibilité de nous appuyer sur deux emplois salariés sont la garantie de notre capacité à fournir une critique des médias intransigeante et indépendante, dont la nécessité s'est encore faite cruellement ressentir ces derniers jours avec la lamentable couverture médiatique de la grève à la SNCF.

Nous nous réjouissons, un mois après avoir lancé un appel au don, de l'écho qu'il a reçu, qui confirme que la critique des médias est, pour beaucoup, une œuvre de salubrité publique. Aux hésitant-e-s et indécis-e-s qui n'auraient pas, jusqu'ici, franchi le pas, et ce malgré notre article explicitant les dix plus mauvaises raisons de soutenir financièrement Acrimed, nous disons ceci : en versant quelques dizaines (ou quelques milliers…) d'euros, vous contribuerez, tout simplement, à faire vivre Acrimed pour les années à venir.

Acrimed a besoin de vous, Acrimed a besoin de sous !

Nous vous invitons donc à visiter notre boutique pour effectuer un don par carte bancaire : http://boutique.acrimed.org/14-faire-un-don.html, et au-delà, à adhérer, avec ou sans abonnement à Médiacritique(s) : http://boutique.acrimed.org/4-adhesion.html. Le tout avec déduction fiscale, désormais possible (voir ci-dessous).

Celles et ceux qui souhaiteraient nous faire parvenir un chèque - à l'ordre d'Acrimed - peuvent nous l'adresser au 39 rue du Faubourg-Saint-Martin, 75010 Paris.

Nous comptons sur vous pour convaincre vos ami-e-s, camarades, collègues, contacts et abonné-e-s des réseaux sociaux, de faire de même. N'hésitez pas à solliciter également votre famille, votre voisin-e, votre député-e, votre patron-ne ou votre éditocrate préféré-e.

PNG - 21.1 ko

- Exonération
– Le 2 mai 2014, considérant notamment que l'association Acrimed satisfait aux conditions de l'intérêt général, le Tribunal administratif a décidé d'annuler les refus de l'administration fiscale qui nous privaient de faire bénéficier les donateurs de toute exonération fiscale.

Pour nous faire plaisir et vous faire plaisir, faites un don (par paiement hautement sécurisé) à Acrimed : il sera exonéré à hauteur de 66 %.

Categories: Attac Planet

Basta ya

News from Attac Spain - Wed, 27/08/2014 - 18:06

Javier Pérez RoyoElPaís.es

Formalmente, la reforma de la elección de los alcaldes se va a tramitar como una reforma de una ley orgánica, pero materialmente es un decreto ley aprobado por el Gobierno. El contenido de la norma está decidido en su núcleo esencial, así como la fecha de su entrada en vigor. En mayo de 2015 los alcaldes serán designados con la fórmula que el Gobierno tiene decidida. Nadie puede llamarse a engaño.

Se trata de la segunda vez en estos últimos meses que el PP decide aprobar una ley orgánica de naturaleza constitucional prescindiendo de todos los demás partidos políticos. La primera fue la Ley Orgánica 4/2014, de 11 de julio, mediante la cual se introdujo en nuestro ordenamiento por primera vez en la historia constitucional española elaforamiento del rey tras su abdicación. De contrabando, a través de una “chapuza”, como se le escapó al presidente del Congreso, el PP resolvió este asunto, que habría exigido la aprobación de la Ley Orgánica prevista en el artículo 57.5 de la Constitución.

Con la pretensión de reformar el sistema de elección de alcaldes, el PP está a las puertas de repetir la operación. Desde la entrada en vigor de la Constitución en 1978 la fórmula para la designación del órgano de gobierno ha sido la misma en los tres niveles en que se articula nuestro sistema político. Los ciudadanos eligen directamente a los diputados en el Congreso o en el Parlamento de la comunidad autónoma y a los concejales en los municipios, y estos eligen al presidente del Gobierno, al presidente de la Comunidad Autónoma y al alcalde. Esta es nuestra Constitución representativa, que no se ha visto excepcionada en su vigencia en ningún momento.

Estatuto jurídico del rey tras su abdicación. Fórmula de expresión del principio de legitimación democrática en la renovación del poder municipal. Son dos materias de relevancia constitucional indiscutible, que, por su propia naturaleza, no pueden quedar fuera de lo que se entiende como consenso constitucional. La primera quedó fuera el 11 de julio. La segunda está a punto de quedar fuera en los próximos meses. Piezas importantes de nuestro ordenamiento constitucional van a ser el resultado de la decisión de un único partido.

En mi opinión, el asunto tiene tal gravedad que exigiría que los partidos de la oposición se negaran a participar en el simulacro de negociación que está ofertando el Gobierno. Los partidos deberían anunciar que renuncian a participar en la tramitación parlamentaria de la reforma. Rechazo frontal al proyecto o proposición de ley en el momento en que se deposite en el Registro del Congreso. Y nada más. Ni presentación de enmiendas, ni participación en el debate en comisión y en pleno, así como en la votación. Los partidos de la oposición no deben dar cobertura parlamentaria a lo que es una quiebra del consenso constitucional.

Lo que está en juego es la expresión del principio de legitimación democrática del poder, que se pretende alterar por primera vez desde la recuperación de la democracia tras la muerte del general Franco. Es un momento para decir BASTA YA.

 

Categories: Attac Planet

La impunidad

News from Attac Spain - Wed, 27/08/2014 - 13:05

Luis García Montero – Comité de Apoyo de ATTAC España

Me explica un amigo que el problema de la democracia española es una cuestión de dialectología, una forma de pronunciar las palabras. En una campaña de Twitter en favor de la igualdad, alguien dio en el clavo y escribió: no da igual. Esa es, en efecto, nuestra situación, llevada al extremo por la descarada manera del Gobierno del PP a la hora de pronunciar la palabra igualdad. El deseo democrático de igualdad ha desembocado en el igual da de los impunes. Digo llevada al extremo por el PP porque la enfermedad afecta a otras latitudes. Pero en cualquier caso, conviene delimitar de forma urgente dónde está hoy el principal foco de infección. Necesitamos aislarlo.

Tal vez nos pesen demasiado la etimología y la historia. La democracia española tiene como pecado original una ley de amnistía que funcionó en realidad como ley de punto final o de impunidad en favor de los crímenes del franquismo. En España se dio un golpe de Estado, se provocó una Guerra Civil, se vendió el país a los nazis y los fascistas, se instauró la dictadura más cruel durante años y, luego, se aceptó que las tácticas democráticas eran el olvido y la impunidad de los criminales. ¿Es usted hededero del dictador? Igual da. ¿Sus negocios y sus bancos representan la economía de la dictadura? Igual da. ¿Ha sido usted cabeza visible de un régimen sangriento? Igual da. ¿Mataron a su madre, o a su padre, y lo enterraron en una cuneta? Igual nos da, usted se aguanta, no tiene derecho a la verdad y la reparación.

Pero volviendo de la dialectología de nuestra democracia, preciso es denunciar que la situación llega a un descaro extremo por lo que se refiere al machismo, el mundo laboral, la banca, la corrupción y las normas electorales. Lo que hoy se vende como política sensata de Estado no es más que la complicidad con un sistema de bandidos que se dedica a la libre extorsión. Es preocupante que las últimas campañas de intoxicación política estén encaminadas a confundir la simple decencia cívica con una ola antisistema y populista enemiga peligrosa del orden instaurado por una Santa Transición.

Los cómplices de la realidad actual, los que se niegan a una transformación de raíz de la marca España, son los que realmente se han acomodado al extremismo del igual da para cancelar la aspiración democrática de la Igualdad. Así están las cosas.

Usted es alcalde de Valladolid, usted vuelve a llover sobre mojado, usted desprecia los esfuerzos de la sociedad para combatir el machismo y la violencia de género, usted afirma que tiene miedo de entrar con una mujer en un ascensor por si a ella se le ocurre romperse el sostén y simular una violación, usted llena de basura las siglas de un partido y el nombre de una ciudad… Y qué más da.

Usted empobrece a la sociedad, usted liquida los servicios públicos, usted dinamita la educación y la enseñanza pública, usted cambia la Constitución para limitar las inversiones del Estado en el bienestar de la gente, usted destina todo el dinero ahorrado a pagar la deuda de los malos negocios de la banca, usted financia, de forma multimillonaria y con dinero público, una reestructuración de las cajas de ahorro en favor de tres banqueros de élite… Y qué más da.

Usted cobra comisiones jugosas en dinero negro, usted roba y tiene cuentas en Suiza, usted contrata a tesoreros como un mafioso contrata a un contable, usted utiliza la política como forma directa o en diferido de enrequecimiento personal, usted convive con los sobres y los sobresueldos, usted deja un cargo y pasa a un consejo de administración de una empresa agraciada por sus decisiones de Gobierno… Y qué más da.

Usted aniquila los derechos y la dignidad del mundo laboral, usted impone la libertad de explotación con contratos basura, usted acaba con las conquistas de la lucha obrera, usted le devuelve a las élites de siempre los privilegios a los que habían tenido que renunciar para pasar de su dictadura a su democracia, usted dice que salir de la crisis supone crear puestos de trabajo temporales parecidos a los viejos acuerdos del caciquismo en las plazas de los pueblos… Y qué más da.

Usted teme perder unas elecciones y decide cambiar las reglas, usted intenta mover la ley como un ladrón mueve su linterna, usted hace su especial pronunciamiento institucional o su golpe de Estado, usted trata a los ciudadanos como imbéciles afirmando que se pretende enriquecer la democracia y la participación… Y qué más da.

La democracia española necesita pasar del igual da a la igualdad. Para eso es conveniente atemorizar a las élites, no hay otra salida. Las élites deben asustarse de las consecuencias de sus comportamientos avariciosos y desmedidos. Los demócratas, los que hemos renunciado a la violencia y al tiro a la nuca de los pistoleros, necesitamos utilizar el debate político y las urnas como medios de presión.

En el debate político, resulta necesario recuperar el pudor público como raíz de una legitimidad republicana. El PSOE tiene una buena posibilidad de atemorizar al PP y paralizar este golpe de Estado de la reforma electoral si decide, ante tan descarada impunidad, regresar a sus orígenes republicanos. Sería una buena respuesta. Decir en su postura ante la forma de Estado: hasta aquí hemos llegado. ¿Es una ocurrencia mía?

Bueno, pues por lo que se refiere a las urnas, la izquierda no englobada en el PSOE sólo puede dar miedo si asume como asunto prioritario la creación de plataformas de unidad: ese frente amplio y cívico que acabe con el igual da y que trabaje por la igualdad.

Artículo publicado en infoLibre

Categories: Attac Planet

Et vous, que feriez-vous pour relancer l'économie en France ?

News from Attac France - Wed, 27/08/2014 - 09:36

Quelle serait la première mesure à prendre pour relancer l'économie ? Comment lutter contre la redistribution exagérée des dividendes par les grands groupes ? Alors que les actionnaires des firmes françaises cotées en Bourse ont vu leur rémunération augmenter de 30% en France au deuxième trimestre 2014, Libération s'est rendu à l'université d'été européenne des mouvements sociaux à la recherche de solutions pour lutter contre ces dérives.

Cyrielle BALERDI

Categories: Attac Planet

El ataque constitucional a la España social

News from Attac Spain - Wed, 27/08/2014 - 09:00

Vicenç Navarro – Consejo Científico de ATTAC España

No hay plena consciencia en la cultura política y mediática dominante en España del significado de la reforma constitucional que realizó el gobierno socialista, presidido por el Sr. Zapatero, en colaboración con el mayor partido de la oposición entonces, el Partido Popular, presidido por el Sr. Rajoy. Esta reforma, conocida como la “reforma express” (por la rapidez con la que se hizo), fue un indicador claro de las limitaciones que el bipartidismo significa para la buena salud y calidad del sistema democrático español. La reforma se aprobó en muy poco tiempo y con escasísimo debate, a pesar de que ha sido una de las medidas tomadas por el estado español más importantes (y más perjudiciales) en contra del ya escasamente financiado Estado del Bienestar español. En realidad, la reforma ha dificultado muchísimo la posibilidad de corregir el enorme déficit de gasto público social que tiene España, uno de los déficits más grandes que existen en la Unión Europea de los Quince (UE-15), el grupo de países de la UE más semejantes a España en nivel de desarrollo económico. España se gasta en las transferencias (como las pensiones) y en los servicios públicos del estado del bienestar (como sanidad, educación, servicios sociales, vivienda social, escuelas de infancia o servicios sociosanitarios) mucho menos de lo que se debería gastar por el nivel de riqueza que tiene. Al inicio de la crisis, su PIB per cápita era el 94% del promedio de la UE-15, mientras que su gasto público social per cápita era solo el 74% del promedio del gasto público social per cápita de la UE-15. Nos gastábamos, por lo tanto, la friolera de 66.000 millones de euros menos de lo que deberíamos gastarnos por nuestro el nivel de riqueza. Y las políticas de austeridad, con los enormes recortes de gasto público social que han llevado a cabo tanto el gobierno Zapatero como el gobierno Rajoy, han empeorado todavía más esta situación, situación que ha pasado a “estar escrita en piedra” por la reforma constitucional aprobada por los dos grandes partidos. Esta reforma del artículo 135 de la Constitución prácticamente impide que pueda resolverse este enorme déficit de gasto público social.

El suicidio social que significa la reforma constitucional

Este cambio, promovido por lo que se conoce como la Troika (el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Central Europeo (BCE) y la Comisión Europea) y por el gobierno alemán presidido por la canciller Angela Merkel, se realizó como consecuencia de la influencia del pensamiento neoliberal, dominante en los establishments financieros y económicos europeos (incluyendo los españoles) que asumían que la Gran Recesión era resultado del excesivo gasto público de los países miembros de la UE (y muy en particular de los países periféricos). Esta interpretación de la causa de la Gran Recesión se estuvo reproduciendo en la gran mayoría de medios de información y persuasión, influenciados, cuando no controlados, por aquellos establishments financieros y  económicos, a pesar de que la evidencia empírica mostraba y continúa mostrando la falsedad de estas interpretaciones. En realidad, los países periféricos, llamados GIPSI (Grecia, Irlanda, Portugal, España e Italia), estaban entre los que tenían un gasto público social más bajo, siendo España uno de ellos. La doctrina (en realidad dogma) neoliberal nunca ha sido muy permeable a los datos, ignorándolos, cuando no ocultándolos, cuando  estos datos contradicen los supuestos en los que se sustenta su fe.

¿En qué consistió tal reforma constitucional?

El establecimiento del euro se hizo bajo una serie de condiciones, todas ellas muy favorables al capital financiero (que es una manera de definir a las instituciones financieras, como la banca, que ejercen una enorme influencia sobre las instituciones políticas y mediáticas del continente europeo). Una de las condiciones fue escrita en el Pacto de Estabilidad, al título del cual se añadió el término crecimiento, a pesar de que las medidas que se impusieron para garantizar la estabilidad monetaria dificultaban enormemente el crecimiento económico, tal como los datos han mostrado claramente. El crecimiento económico ha descendido en la UE-15 desde que se estableció el euro.

Dicho Pacto establecía que el déficit público (es decir la diferencia entre lo que el estado ingresa y lo que gasta) no podía ser mayor que un 3% del PIB y que la deuda pública (lo que el estado debe como resultado de haber pedido prestado el dinero gastado) no debía ser mayor que un 60% del PIB. Entre 2002 y 2007, el promedio del déficit público en los países de la UE-15 fue de menos de un 2% del PIB. En realidad, en España, cuando se inició la Gran Recesión, no había déficit sino superávit y la deuda pública era solo de alrededor del 40% del PIB. Decir –como muchos gurús mediáticos con chaquetas llamativas o sin ellas hacen- que la causa de la Gran Recesión era el excesivo gasto público era una enorme falsedad, lo cual no fue un obstáculo para que los mayores fórums mediáticos promovieran esta explicación. La escasa variedad ideológica en los medios y la falta de medios de información críticos explica la baja calidad de la información provista pues auténticas barbaridades se enunciaban –y continúan enunciándose- sin dar la oportunidad de poder mostrar su error y/o falsedad.

Pero, por si no fuera poco, aquellos establishments financieros y económicos quisieron ir incluso más allá e instruyeron al estado español, gobernado por los dos partidos mayoritarios dominantes, que impusieron la Reforma Constitucional (renunciando a cualquier atisbo de soberanía ciudadana) que exigía que el déficit público debía ser incluso menor que el que había establecido el Pacto de Estabilidad, poniendo como límite la irrisoria cifra del 0,4% del PIB. Esta medida queda disimulada refiriéndose al déficit como el déficit cero del “balanced estructural budget”, como si quisiera indicar que es menos restrictivo de lo que es. Pero la realidad es que se fuerza a los estados a no tener déficit lo cual es una monstruosidad (el lector de mis artículos sabe que no soy dado a hipérboles, pero no hay otra manera de definirlo).

Esta reforma es equivalente a pedirle a una familia que en cada momento o periodo sus gastos tengan que ser iguales a sus ingresos. Cualquier lector podrá entender que una familia tiene que poder estar endeudada, para pedir prestado dinero y comprar una casa, pagar los gastos de educación de sus hijos y un largo etcétera. Pues una situación idéntica ocurre con el Estado. Este, ya sea a nivel central, autonómico o local, tiene que poder endeudarse para invertir en el futuro, en las estructuras físicas y sociales del país, de manera que la España que los hijos y nietos hereden sea mejor a la actual. La reforma constitucional dificulta esto enormemente. Y de todo esto no se ha informado adecuadamente a la población.

Como bien escriben los Profesores Philip Arestis (Director de Investigación del Center for Economic and Public Policy de la Universidad de Cambridge) y Malcolm Sawyer (de la Universidad de Leeds y Director de la prestigiosa revista International Review of Applied Economics), tal reforma constitucional es un DESASTRE (así es como la definen en “The Eurozone Balanced-Budget Disaster” de enero de 2014). Es el ataque más frontal al estado del bienestar, no solo imposibilitando a España corregir su enorme déficit, sino imponiendo mayores recortes y subfinanciación, todo ello para gloria (y beneficio) del capital financiero y empresarial.

Es de una enorme incoherencia (para decirlo de una manera amable) que los dos partidos mayoritarios, que se presentan como los grandes patriotas del país, nieguen el derecho a decidir a la población catalana, argumentando erróneamente que están defendiendo la soberanía de España, y a la vez aprueben con rapidez (y casi nocturnidad y alevosía) una reforma constitucional que significa un ataque frontal al bienestar social de los diferentes pueblos y naciones de España, siguiendo dócilmente los intereses de poderes financieros y económicos extranjeros y de sus aliados en el territorio español. De ahí que cualquier reforma constitucional que se apruebe para representar mejor la plurinacionalidad del estado español, y permitir el pleno desarrollo democrático del país, con formas de democracia directa y participativa, deba ir acompañada de la eliminación de la nefasta reforma constitucional que significó un ataque frontal al estado del bienestar de los distintos pueblos y naciones de España. Las fuerzas conservadoras y neoliberales que aprobaron aquella infame reforma constitucional son las mismas que ahora se oponen a la reforma constitucional que permita el pleno desarrollo democrático de España.

Catedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas. Universidad Pompeu Fabra, y Profesor de Public Policy. The Johns Hopkins University

Artículo publicado en Público.es

vnavarro.org

Categories: Attac Planet

Un banquier ministre de l'économie et de l'industrie : l'impudence de MM. Hollande et Valls

News from Attac France - Wed, 27/08/2014 - 07:30

Pour reprendre en main Bercy, François Hollande et Manuel Valls ont choisi de nommer un banquier au ministère de l'économie. Cette nomination va permettre à l'État de servir encore mieux le secteur bancaire, ce fleuron de la compétitivité française.

Emmanuel Macron connaît intimement la finance. Gérant à la Banque Rotschild, il a mené à bien en 2012 le rachat par Nestlé d'une filiale de Pfizer. Devenu ainsi millionnaire, il est entré quelques semaines plus tard à l'Elysée comme Secrétaire général.

Pour renforcer la compétitivité de son gouvernement, François Hollande pourrait aller plus loin. Pourquoi ne pas nommer des dirigeants du CAC 40 au gouvernement ? A quand Michel Pébereau (BNP Paribas) au budget, De Margerie (Total) à l'écologie, Luc Oursel (Areva) au commerce extérieur et François Pinault (Kering) à la culture ?

La fusion entre les oligarchies politique et financière se donne en spectacle, au service des grandes multinationales bancaires et industrielles. Celles-ci pilotent aujourd'hui la négociation de l'accord transatlantique de libre-échange (TAFTA). Pour Attac, ces multinationales constituent désormais les vrais détenteurs du pouvoir politique.

Nous appelons les citoyens à participer massivement à la journée européenne pour renverser le pouvoir des multinationales prévue le 11 octobre et à multiplier les actions de harcèlement pacifique contre ces firmes arrogantes, dans le cadre de notre campagne contre les Requins (BNP Paribas, Société Générale) ainsi qu'à l'occasion de la préparation de la conférence climatique de 2015, pour laquelle nous définirons de nouvelles cibles.

Categories: Attac Planet

Un banquier de Rotschild ministre de l'économie et de l'industrie : l'impudence de MM. Hollande et Valls

News from Attac France - Wed, 27/08/2014 - 07:30

Pour reprendre en main Bercy, François Hollande et Manuel Valls ont choisi de nommer un banquier au ministère de l'économie. Cette nomination va permettre à l'État de servir encore mieux le secteur bancaire, ce fleuron de la compétitivité française.

Emmanuel Macron connaît intimement la finance. Gérant à la Banque Rotschild, il a mené à bien en 2012 le rachat par Nestlé d'une filiale de Pfizer. Devenu ainsi millionnaire, il est entré quelques semaines plus tard à l'Elysée comme Secrétaire général.

Pour renforcer la compétitivité de son gouvernement, François Hollande pourrait aller plus loin. Pourquoi ne pas nommer d'autres dirigeants du CAC 40 au gouvernement ? A quand Michel Pébereau (BNP Paribas) au budget, De Margerie (Total) à l'écologie, Luc Oursel (Areva) au commerce extérieur et François Pinault (Kering) à la culture ?

La fusion entre les oligarchies politique et financière se donne en spectacle, au service des grandes multinationales bancaires et industrielles. Celles-ci pilotent aujourd'hui la négociation de l'accord transatlantique de libre-échange (TAFTA). Pour Attac, ces multinationales constituent désormais les vrais détenteurs du pouvoir politique.

Nous appelons les citoyens à participer massivement à la journée européenne pour renverser le pouvoir des multinationales prévue le 11 octobre et à multiplier les actions de harcèlement pacifique contre ces firmes arrogantes, dans le cadre de notre campagne contre les Requins (BNP Paribas, Société Générale) ainsi qu'à l'occasion de la préparation de la conférence climatique de 2015, pour laquelle nous définirons de nouvelles cibles.

Categories: Attac Planet