Skip navigation

News from Attac Spain

Syndicate content
Justicia económica global
Updated: 1 hour 4 min ago

El comercio mundial sigue en descenso: índice Baltic Dry en mínimos de 30 años

Sat, 02/08/2014 - 18:00

Marco Antonio Moreno – Consejo Científico de ATTAC España

Uno de los indicadores más importantes para el comercio mundial, el Baltic Dry Index (BDI), ha caído en forma continuada durante los últimos 18 meses alcanzando los niveles más bajos de los últimos 28 años. Este índice indica la demanda de transporte marítimo y por tanto el volumen del comercio a través de los océanos del mundo. Esta semana, como reporta el blog financiero Zero Hedge, ha alcanzado su nivel más bajo desde julio de 1986. El BDI ha mantenido una tendencia a la baja durante 18 meses, dando cuenta de la disminución de la demanda mundial de productos, y de las órdenes de carga para todo tipo de naves de transporte (portacontenedores y carga a granel).

650_1000_baltic-dry-index-julio-2014

A principios de año advertíamos que este índice (BDI) caía más de 40 por ciento respecto al año anterior, y que era el peor comienzo de año para el comercio marítimo en más de tres décadas. En Enero, el BDI llegaba a los 1.370 puntos desde los 9.000 puntos que alcanzó el año 2008. A lo largo del año la caída de este índice ha continuado, como señalamos en abril, cuando llegó a los 1.000 puntos, o a comienzos de este mes cuando alcanzó los 814 puntos. Ahora se encuentra en 730 puntos y sigue en descenso.

El Baltic Dry Index (BDI) es publicado por el Baltic Exchange en Londres y se considera un barómetro del comercio mundial y de la actividad económica general. Mide el costo de las principales materias primas que se transportan por vía marítima en la economía global mediante la oferta y la demanda de transporte. Un alto índice refleja una demanda fuerte y una actividad económica vigorosa. Un índice bajo, a su vez, es el reflejo de una demanda débil y una actividad económica deprimida. La caída de este indicador durante 18 meses seguidos y el hecho de que hoy se encuentre en el nivel más bajo desde 1986, es el reflejo de la fuerte caída del comercio mundial. Es el resultado de la fría política de contracción de demanda que ha disparado el desempleo amplificando y lacerando aún más el ciclo recesivo. El descenso continuo del comercio marítimo mundial es el reflejo de una economía que amenaza con un largo y profundo estancamiento en medio de las conflictivas tensiones geopolíticas.

El Blog Salmón

Categories: Attac Planet

Los mitos neoliberales que alimentan las políticas fiscales del gobierno Rajoy

Sat, 02/08/2014 - 13:00

Vicenç Navarro – Consejo Científico de ATTAC España

Uno de los mitos que se reproduce con mayor frecuencia en el conocimiento económico neoliberal (y que los gobiernos conservadores y neoliberales –como el gobierno Rajoy- aplican constantemente en sus políticas públicas) es que la bajada de impuestos a las personas más pudientes de la sociedad (lo que a nivel popular se conoce como los ricos y super-ricos) beneficia a toda la población, pues dicho acto discriminatorio a favor de las rentas superiores estimula la economía y facilita el crecimiento económico y la producción de empleo. Se supone que el dinero que se ahorran los ricos y super-ricos (al pagar menos impuestos) lo invierten, y, como resultado, crecen la producción y el empleo.

Tal mito (en realidad, dogma) del pensamiento neoliberal se repite constantemente en los medios de información y persuasión económicos, a pesar de que la evidencia científica no avala ese supuesto. En realidad, la evidencia publicada en las revistas científicas más creíbles muestra los datos que desmerecen dicho mito. Así, en EEUU, el tipo impositivo marginal (marginal tax rate) máximo del impuesto sobre la renta fue, hasta los años 70, del 70% de los ingresos por encima de 250.000 dólares de la época. A partir de la segunda mitad de la Administración Carter (el Presidente demócrata más conservador que EEUU haya tenido desde la II Guerra Mundial) y de la Administración republicana presidida por Ronald Reagan, dicho tipo marginal máximo se redujo espectacularmente, de manera que alcanzó la tasa más baja en 1990, durante la Administración republicana del Presidente Bush padre. Subió algo más tarde bajo la Administración Clinton, pero nunca lo hizo por encima del 40%. Tal reducción, sin embargo, no se tradujo en ningún aceleramiento del crecimiento económico, en un aumento de las inversiones, o en un crecimiento de la productividad.

Algo parecido ocurre cuando se consideran no solo cambios en el tipo impositivo marginal del impuesto sobre la renta, sino en el total de impuestos que pagan los ricos y super-ricos por su renta total. Estos impuestos, incluidos los aplicados a las rentas derivadas del capital, han ido bajando desde la II Guerra Mundial, de tal manera que hoy los ricos y super-ricos pagan porcentajes menores de los que paga el contribuyente normal y corriente (ver Gerald Friedman “The Great Tax-Cut Experiment” Dollar and Sense, Jan./Feb. 2013). Este descenso de los impuestos a las rentas superiores y a las rentas del capital ha ido acompañado de un aumento de los impuestos sobre las rentas del trabajo y, muy en particular, de las contribuciones a la Seguridad Social, habiendo sido el Presidente Reagan, el gurú de los economistas neoliberales, el que subió más dichos impuestos. En realidad, este Presidente fue uno de los que, junto con el Presidente Bush hijo, más bajó la carga impositiva de las rentas superiores y fue el que (desde la II Guerra Mundial) subió más la carga impositiva de las rentas del trabajo.

¿Qué impacto tuvieron las reducciones de impuestos a los super-ricos?

En realidad, la economía estadounidense creció más durante los periodos en los que la totalidad de los impuestos a los ricos y super-ricos crecieron más. Y al revés, la economía creció mucho menos (como durante los grandes recortes de los impuestos a las rentas superiores realizadas por el Presidente republicano Bush hijo) cuando tales impuestos se redujeron, manteniéndose muy bajos. En realidad, se ha calculado que cada incremento de un 10% de los impuestos a las rentas superiores determinaría un incremento de la tasa de crecimiento económico de un 1% (ver el artículo antes citado de Friedman).

Tampoco es cierto que una reducción de los impuestos a los ricos y super-ricos conduzca a un incremento en las inversiones. Los datos muestran que, a pesar de la reducción muy notable del gravamen sobre las rentas superiores, la tasa de inversión sobre el PIB (es decir, el porcentaje del PIB que se invierte) se ha mantenido prácticamente constante. La evidencia científica de que el nivel de imposición de las rentas superiores no tiene ninguna influencia en el porcentaje del PIB que se invierte es abrumadora (ver Thomas Hungerford “Taxes and the Economy: An Economic Analysis of the Top Tax Rates Since 1945”, Congressional Research Service, 2012). Lo que sí juega un papel determinante en la inversión es el nivel de demanda en una economía, muy relacionada con el nivel salarial y la tasa de ocupación. A mayores salarios y mayor ocupación hay mayor nivel de demanda, y a mayor aumento de la demanda, mayor es el incremento de la inversión y mayor es la producción de los productos y servicios demandados. De ahí que las políticas de reducción salarial y destrucción de empleo (como las que se están siguiendo en España) sean contrarias a las que deberían realizarse para incrementar la demanda, la inversión y la producción de empleo.

Ante esta realidad, el lector se preguntará: ¿por qué, pues, se siguen estas políticas? La respuesta no la encontrará en las páginas económicas de la mayoría de los medios de mayor difusión. Y no la encontrará porque la respuesta creíble no puede derivarse del conocimiento económico dominante, sino que le tendrá que llegar de los análisis del contexto político, que determina que tales políticas sean las que se imponen, y no otras. Es una respuesta política y no económica. En realidad, la mayor parte del pensamiento neoliberal intenta despolitizar las decisiones del Estado, presentándolas como necesarias (recuerde el famoso eslogan “No hay alternativas”) y las únicas posibles. La realidad es que estas decisiones y el pensamiento neoliberal son profundamente políticos, pomposamente y erróneamente presentados como “conocimiento científico” (véase la sección neoliberal “Classe d’Economia” -Clase de Economía- del programa de TV3 Divendres), que reproduce un mensaje claramente ideológico que se sostiene en los valores e intereses de los grupos sociales con rentas superiores derivadas, en gran parte, de las rentas del capital, y que la ideología neoliberal promueve.

Catedrático de Políticas Públicas. Universidad Pompeu Fabra, y Profesor de Public Policy. The Johns Hopkins University

Artículo publicado en Publico.es

vnavarro.org

Categories: Attac Planet

¿Un Tribunal Constitucional contra la Constitución?

Sat, 02/08/2014 - 11:00

Rodolfo Benitonuevatribuna.es

En un escandaloso ejercicio de complicidad con el poder ejecutivo, el TC ha actuando más como parte que como órgano garantista de los derechos recogidos en la Constitución

El aval del Tribunal Constitucional a la reforma laboral es un serio varapalo a la Constitución Española, desde el convencimiento político y jurídico de que los aspectos impugnados por los sindicatos como inconstitucionales lo son realmente y vulneran claramente la Constitución.

Más aún, la reforma laboral impuesta en la Ley 3/2012 se coloca en la estela de la “desconstitucionalización” del trabajo, es decir en su conceptuación como un mero factor económico que carece de valor político y democrático en la construcción del derecho de ciudadanía, que es por el contrario la perspectiva constitucional coherente con la noción clave del Estado Social y del reconocimiento de derechos fundamentales como la libertad sindical, la negociación colectiva y la  huelga.

Soy consciente de que en estos momentos críticos, el gobierno necesita un balón de oxígeno que le permita recuperar un discurso en materia laboral frente a la desautorización que ha recibido en el plano internacional, al fracaso de sus políticas económicas, a la oposición de amplias capas de la población a las mismas y a la progresiva deslegitimación política y social que le está erosionando.

Y el Tribunal en un escandaloso ejercicio de complicidad con el poder ejecutivo, ha actuado más como parte que como órgano garantista de los derechos recogidos en la Constitución.

La participación del Presidente del Constitucional en la votación ha sido incluso cuestionada por tres asociaciones de jueces. Hay que recordar que algunos de los articulados de la reforma están inspirados en textos que Pérez de los Cobos escribió en 2010.

Estamos ante una decisión que degrada tanto la autonomía colectiva, como principio básico del pluralismo social, como el contenido esencial del derecho al trabajo, que se considera incompatible con el impulso de la economía de mercado interpretada desde la decisión unilateral de la libre empresa.

El propio derecho del trabajo, en opinión ciertamente extravagante del Tribunal, se considera un obstáculo a la capacidad de la empresa de crear empleo, aunque esta incompatibilidad no admita parangón alguno en una situación en la que asistimos a una insoportable destrucción de empleo y la precarización generalizada del que se crea. Esa interpretación de la Constitución española se aleja esencialmente del consenso que animó el acuerdo de 1978.

Hay que subrayar también que la reforma laboral ha sido enjuiciada críticamente por el Comité de Libertad Sindical de la OIT

Pero sobre todo hay que añadir que esta decisión no es casual, como tampoco neutra, ya que se produce en un momento político complicado para el gobierno, que ha visto disminuido de manera significativa el apoyo popular en las elecciones europeas de mayo y no ha conseguido hacer calar en la opinión pública su discurso machaconamente repetido sobre la recuperación económica.

Las políticas del Gobierno han merecido una amplia respuesta social y sindical, tanto en materia de derechos laborales como en el recorte de derechos sociales y, más en general, se ha cuestionado la deriva autoritaria del mismo en materia de restricción de derechos civiles, así como la involución democrática que se está produciendo a través de la ofensiva penal contra el derecho de huelga.

Sin duda habrá que recurrir a las instancias europeas e internacionales para obtener pronunciamientos contrarios a la sentencia, poniendo de manifiesto que, como en otros tiempos, es necesario acudir a las normas y tratados internacionales que amparan los derechos colectivos e individuales, para denunciar su incumplimiento en el interior de nuestras fronteras.

 

Categories: Attac Planet

John Holloway: “Podemos o Syriza pueden mejorar las cosas, pero el desafío es salir del capitalismo”

Sat, 02/08/2014 - 09:00

Amador Fernández Sabater - eldiario.es

En el año 2002, John Holloway publica un libro de referencia: Cambiar el mundo sin tomar el poder. Inspirado por el ¡Ya basta! zapatista, por el movimiento que surgió en Argentina en 2001/2002 y por el movimiento antiglobalización, Holloway plantea en él una hipótesis: no es la idea de revolución o transformación del mundo la que ha quedado impugnada en el desastre del comunismo autoritario, sino más bien la idea de la revolución como toma del poder y la del partido como herramienta política por excelencia.

Otra noción de cambio social se insinua en esos movimientos, y en general en todas las prácticas más o menos visibles donde se sigue una lógica distinta a la del beneficio, la de agrietar el capitalismo, o sea crear, dentro de la misma sociedad que se rechaza, espacios, momentos o áreas de actividad donde se prefigura ya un mundo distinto. Rebeldías en movimiento. Vistas así las cosas, la cuestión de la organización ya no coincide con la del partido, sino que pasa por la pregunta de cómo se reconocen y conectan las distintas grietas que van descosiendo el tejido capitalista.

Pero después del “que se vayan todos” argentino vino el gobierno Kirchner y después del “no nos representan” apareció Podemos. Nos encontramos con John Holloway en la ciudad de Puebla (México) para preguntarle si, después de una década y todo lo que ha acontecido en ella, desde los gobiernos progresistas en América Latina hasta Podemos y Syriza en Europa, pasando por los problemas de las prácticas autoorganizadas para existir y multiplicarse, sigue pensando que es posible “cambiar el mundo sin tomar el poder”.

Lo primero, John, sería preguntarte de dónde viene, dónde se sostiene, la idea hegemónica de revolución en el siglo XX, es decir, la del cambio social mediante la toma del poder.

John Holloway. Creo que el elemento central es el trabajo, el trabajo entendido como trabajo asalariado, es decir, trabajo enajenado o abstracto. El trabajo asalariado ha sido y es la base del movimiento sindical, de los partidos socialdemócratas que eran su ala política y también de los movimientos comunistas. Ese concepto conformaba la teoría revolucionaria del movimiento obrero: la lucha del trabajo asalariado contra el capital. Pero su lucha era limitada porque el trabajo asalariado es el complemento del capital y no su negación.

No entiendo la relación entre esa idea del trabajo y la de revolución a través de la toma del poder del Estado.

John Holloway. Una manera de entender la conexión sería la siguiente: si partes de la definición del trabajo como trabajo asalariado o enajenado, partes de la idea de los trabajadores como víctimas y objetos del sistema de dominación. Y un movimiento que lucha por mejorar las condiciones de vida de los trabajadores (considerados como víctimas y objetos) se remite inmediatamente al Estado. ¿Por qué? Porque el Estado, por su separación misma con respecto a la sociedad, es la institución ideal si se busca conseguir beneficios para la gente. Así piensa la tradición del movimiento obrero y la tradición de los gobiernos de izquierda que hay actualmente en Latinoamérica.

Pero no es la única tradición para pensar la política de emancipación…

John Holloway. Desde luego que no. En los últimos veinte o treinta años encontramos muchísimos movimientos que afirman otra cosa: la posibilidad de emancipar la actividad humana del trabajo enajenado, abriendo grietas donde poder hacer de otra manera, hacer algo que nos parece útil, necesario y que merezca la pena, una actividad no subordinada a la lógica del beneficio.

Esas grietas pueden ser espaciales (lugares donde se generan otras relaciones sociales), temporales (“aquí en este evento, mientras estemos juntos, vamos a hacer las cosas de otra manera, vamos a abrir ventanas hacia otro mundo”) o relacionadas con actividades o recursos particulares (cooperativas por ejemplo o actividades que siguen una lógica no mercantil con respecto al agua, al sofware, a la educación, etc.). El mundo, y cada uno de nosotros, está lleno de estas grietas.

El rechazo del trabajo enajenado y enajenante implica al mismo tiempo una crítica de las estructuras institucionales, organizativas y de pensamiento que surgen de él. Así se puede explicar el rechazo de los sindicatos, de los partidos y del Estado que podemos observar en tantos movimientos contemporáneos, desde los zapatistas hasta los indignados griegos o españoles.

Pero no se trata de la oposición entre vieja y nueva política, me parece, porque lo que vemos en los movimientos de la crisis es que surgen las dos cosas al mismo tiempo: grietas como las plazas y también nuevos partidos como Syriza o Podemos.

John Holloway. Creo que es un reflejo de que nuestra experiencia en el capitalismo es contradictoria. Somos víctimas y a la vez no lo somos. Buscamos mejorar nuestras condiciones de vida como trabajadores y también ir más allá, vivir de otra manera. Por un lado, somos efectivamente personas que tienen que vender su fuerza de trabajo para sobrevivir. Pero, por otro, cada uno de nosotros tenemos sueños, comportamientos y proyectos que no caben en la definición capitalista de trabajo.

Lo difícil, ayer como hoy, es pensar la relación entre los dos tipos de movimientos. Cómo esa relación puede evitar la reproducción del sectarismo de siempre, cómo puede ser una relación fructífera sin negar las diferencias fundamentales entre las dos perspectivas.

Argentina en 2001 y 2002, los indignados en Grecia y España más recientemente… En cierto momento los movimientos por abajo se detienen, entran en crisis o impasse, se desvanecen… ¿Dirías que la política de las grietas tiene límites intrínsecos para durar y expandirse?

John Holloway. No hablaría de límites, sino de problemas. Hace diez años, cuando publiqué Cambiar el mundo sin tomar el poder, se veían más los logros y las potencias de los movimientos de abajo, mientras que ahora somos más conscientes de los problemas. Los movimientos que citas son faros de esperanza de una importancia enorme, pero el capital sigue existiendo y es cada vez peor, implica cada vez más miseria y destrucción. No podemos limitarnos a cantar las glorias de los movimientos, no es suficiente.

¿Podría pasar una respuesta entonces por la opción que enfoca hacia el Estado?

John Holloway. Se entiende por qué la gente quiere ir para allá, se entiende muy bien. Han sido años de luchas feroces, pero la agresión del capitalismo sigue igual. Espero sinceramente que Podemos y Syriza ganen las elecciones, porque eso cambiaría el caleidoscopio actual de las luchas sociales. Pero mantengo todas mis objeciones con respecto a la opción estatal. Cualquier gobierno de este tipo implica una canalización de las aspiraciones y de las luchas dentro de conductos institucionales que necesariamente tienen que buscar la conciliación entre la rabia que estos movimientos expresan y la reproducción del capital. Porque la existencia de cualquier gobierno pasa por fomentar la reproducción del capital (atrayendo inversión extranjera o de otra forma), no hay otra. Esto implica inevitablemente participar en la agresión que es el capital. Es lo que ya ha pasado en Bolivia o Venezuela y será también el problema en Grecia y España.

¿Se trataría tal vez de complementar los movimientos por abajo con un movimiento orientado hacia las instituciones de gobierno?

John Holloway. Es la respuesta obvia que se repite. Pero el problema de las respuestas evidentes es que suprimen las contradicciones. Las cosas no se pueden conciliar tan fácilmente. Desde arriba se puede tal vez mejorar las condiciones de vida de la gente, pero no me parece que se pueda romper con el capitalismo y generar otra realidad. Y sinceramente creo que estamos en una situación donde no hay soluciones a largo plazo para la humanidad entera dentro del capitalismo.

No descalifico la opción estatal porque yo tampoco tengo ninguna respuesta que ofrecer, pero no me parece que sea la solución.

¿Por dónde estás buscando esa respuesta?

John Holloway. Sin considerar a los partidos de izquierda como enemigos, que para mí desde luego no es el caso, yo diría que la respuesta hay que pensarla en términos de profundización de las grietas.

Si no vamos a aceptar la aniquilación de la humanidad, que es algo que me parece que está en la agenda del capitalismo como posibilidad real, entonces la única alternativa es pensar que nuestros movimientos son el nacimiento de otro mundo. Hay que ir construyendo grietas y buscando formas de reconocerlas, potenciarlas, extenderlas, comunicarlas. Buscar la confluencia o, mejor, la comunización de las grietas.

Si pensamos en términos de Estado y elecciones nos estamos desviando de eso, porque Podemos o Syriza pueden mejorar las cosas pero no crear otro mundo por fuera de la lógica del capital. Y creo que de eso se trata.

Por último, John, ¿cómo piensas la relación entre las dos perspectivas de que venimos hablando?

John Holloway. Es necesario mantener un debate constante y respetuoso y que a la vez no suprima las diferencias y las contradicciones. Pienso que una base del diálogo podría ser la siguiente: nadie tiene la solución.

Nosotros por el momento debemos reconocer que no tenemos la fuerza suficiente para abolir el capitalismo. Y por fuerza me refiero aquí a construir maneras de vivir que no dependan del trabajo asalariado. A poder decir: “realmente no me importa si tengo empleo o no, porque si no lo tengo puedo dedicar mi vida a otras cosas que me interesan y que me dan el sustento suficiente para vivir dignamente”. Ahora mismo no es el caso. Quizá tengamos que construir eso antes de decir: “váyase al carajo, capital”.

En ese sentido, pensemos que una precondición de la Revolución Francesa fue que en cierto momento la red social de relaciones burguesas ya no necesitaba a la aristocracia para existir. De igual modo, debemos llegar trabajar para alcanzar el punto en que podamos decir: “no nos importa que el capital global no invierta en España, porque hemos construido una red de apoyo mutuo suficiente para vivir con dignidad”.

Hoy, la rabia contra los bancos se extiende por todo el mundo, pero me parece que el problema no son los bancos, sino la existencia del dinero como relación social. ¿Cómo pensar la rabia contra el dinero? Creo que ésta pasa necesariamente por construir relaciones sociales no monetizadas, no mercantilizadas.

Y hay muchísima gente dedicándose a eso, por deseo, convicción o necesidad, aunque no salga en los periódicos. Construyendo otras formas de comunidad, de socialidad, de pensar la tecnología y las habilidades humanas para crear otra vida.


Licencia CC BY-SA 3.0

Categories: Attac Planet

Dolar,comercio, poderío militar y GPS

Sat, 02/08/2014 - 07:00

Roberto Gonpane – ATTAC Madrid

Algunos expertos dicen que no es tan evidente la relación directa entre la caída del Baltic Sea Index (1) y la del comercio mundial (estuve leyendo una bien fundamentada crítica tras leer la entrada (2) en enero, pero que me maten si sé dónde), pero como es habitual estoy bastante de acuerdo con el análisis del compañero Marco Antonio Moreno y con sus colaterales conclusiones, por muy apocalípticas que parezcan.

Que conste que no soy tan mezquino como para decir estas cosas simplemente para alarmar a la gente aguando la fiesta triunfalista Neoliberal, que sigue en plena celebración de la ansiada y supuesta llegada del comienzo del fin de la crisis. Aquí en España es especialmente patética (por no decir vergonzante) la triunfalista campaña de optimismo para afianzar una recuperación ficticia, basada en la interesada lectura positiva de índices macroeconómicos principalmente, que llevan años demostrando su escasa fiabilidad para pronosticar el rumbo de la economía real, la que afecta a la calidad de vida de la ciudadanía y que casi nada tiene que ver con la economía de casino (3) del corrupto sistema financiero.

Recuerdo cuando a Zapatero le tildaban de optimista antropológico, me ahorro poner un calificativo a este afán desmesurado por tratar de convencer a la población de que “ya hemos tocado fondo y comenzamos la recuperación”. Para no extenderme aquí en explicaciones sobre el excesivo e interesado optimismo del Gobierno (y en general de todo el Sistema) recomiendo ver esta otra entrada: ¿Peligran la pensiones? http://www.noeslomismo.org/2014/07/peligran-las-pensiones.html
En cualquier caso yo no creo que EEUU vaya a permitir la desdolarización del comercio tan fácilmente; comenta el artículo (1) lo de Sadam Hussein de Irák, pero no es el único caso y no creo que sea el último. A punto de llegar al centenario del comienzo de la Primera Guerra Mundial, el Mundo se encuentra nuevamente en una situación crítica y el ambiente pre-bélico es inquietante: Ucrania, Irán, Siria, Sudán del Sur, Palestina, Egipto… El Capitalismo no sabe cómo salir de la crisis inducida por la desmedida ansia de privatizaciones y acumulación de riquezas del neoliberalismo que marca la política económica Global desde tiempos de Tatcher y Reagan; una ‘buena guerra’ es un medio recurrente del Capitalismo para salir de sus contradicciones.

Que nadie lo dude, la cotización del dolar y la solvencia de la desmesurada deuda de EEUU, descansan en su inmenso poderío militar y tecnólógico. ¿Se nos ha olvidado que desde un centro de control militar de EEUU, se puede restringir el uso de GPS globalmente y en cualquier momento? Lo malo es que la mayoría de los que usan a diario la ecolocalización con sus móviles, ni saben ni les importa que para que funcione el sistema 24 satélites de EEUU tienen que estar 100% operativos los 365 días del año.

Así que con el permiso de los otros GPS: Baidu (China), Glonass (Rusia) y el eternamente en vías de completarse Galileo (Europa); al dolar no será tan fácil destronarlo y menos con la alianza con el Euro que supondrá el ya casi el inevitable TTIP o TAFTA (Tratado de Comercio Libre e Inversiones entre EEUU y la Unión Europea).

No os perdáis el documental GPS, una guerra global” cuyo enlace copio más abajo, si de verdad os interesa saber cual es nuestra posición real en el mundo físico que, como no podía ser de otra manera, condiciona nuestros ideales políticos.

Saludos

@robergopaneNo es lo mismo
Categories: Attac Planet

¿Adiós al campesinado?

Fri, 01/08/2014 - 18:00

Esther Vivas – Consejo Científico de ATTAC España

La agricultura ha dejado de ser desde hace años una actividad económica central. Ante un modelo agrario diseñado por y para el agronegocio, cada vez más campesinos se han visto obligados a cerrar sus explotaciones y abandonar el sector. Sin embargo nuestras necesidades alimentarias siguen allí. Sin campesinado, ¿quién nos dará de comer?

La agricultura, en el Estado español, ha pasado de ser una de las principales actividades económicas a una práctica casi residual. En 1900, el 70% de la población activa trabajaba en el sector agrícola; en 1950, ésta había disminuido hasta el 50% del total; en 1980, ya únicamente representaba el 19%; y en 2013, sumaba un escuálido 4,3%. Las explotaciones agrarias, del mismo modo, desaparecen a gran velocidad. En el período de 1999 al 2009, en solamente diez años, éstas disminuyeron un 23%, según el Censo Agrario del Instituto Nacional de Estadística 2009. Pronto no quedarán campesinos en el campo.

Menos explotaciones y más grandes. La concentración empresarial es otra realidad en el mundo agrario. Entre 1999 y 2009, a pesar del cierre de fincas, las que se mantuvieron, en todas las comunidades autónomas, aumentaron su extensión. Aunque los mayores incrementos se dieron en Galicia, La Rioja y Cantabria. En la ganadería, se repitió la dinámica: el número de explotaciones de cada especie de ganado disminuyó, pero aumentó el número medio de cabezas. Castilla y León se situó al frente de la producción de bovino y ovino y Catalunya fue la primera en la producción avícola y porcina, ambas comunidades con el mayor número de ejemplares de cada una de dichas especies. Por cierto, en Catalunya existen prácticamente tantas cabezas de cerdo como de personas.

La renta agraria en términos generales, en los últimos años, también ha retrocedido, a pesar de que en 2013, ésta aumentó un 7,7% después de varios años de mantenerse estable o en caída libre. Según datos de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG), el sector agrario en la última década ha perdido un 23% de su renta. Asimismo, los costes de producción siguen incrementándose, y actualmente significan un 93% de la renta agraria en su conjunto. La subida de precios de la energía, los fertilizantes y los piensos ha contribuido de forma decisiva al aumento. Los ingresos disminuyen, los gastos no hacen sino aumentar.

Precios en origen y en destino

El diferencial entre el precio que se paga en origen al productor y el que nosotros pagamos en la tienda o el supermercado continúa subiendo. Si en junio del 2013, el precio del producto alimentario de origen a destino se multiplicaba de media por 3,79, un año más tarde, en junio del 2014, el importe se multiplicaba por 4,52, según el Indice de Precios en Origen y Destino de los Alimentos. Aquellos productos con un mayor incremento de su coste eran el calabacín, el repollo y la berenjena, con un diferencial porcentual entre el precio en origen y en destino de un 950%, un 808% y un 717% respectivamente. En definitiva, quien produce lo que comemos es quien menos dinero recibe.

De aquí que la COAG, la Unión de Consumidores de España (UCE) y la Confederación Española de Organizaciones de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios (CEACCU) impulsaran una proposición no de ley sobre los márgenes comerciales de los productos agroalimentarios, que fue aprobada por el Congreso de los Diputados en 2008. La proposición instaba a una mayor transparencia en el proceso de configuración de los precios a lo largo de la cadena alimentaria, a la creación de un Observatorio de Precios para controlar y sancionar las malas prácticas en la fijación de los importes, a actuar para eliminar la especulación en los mercados agroalimentarios e implantar un sistema de doble etiquetado (precios origen/precios destino) que permita conocer el valor real de los alimentos y detectar distorsiones interesadas en los precios, entre otras medidas. Aunque del dicho al hecho…

El supermercado siempre gana

La venta a pérdidas por parte de los supermercados, vender por debajo del precio al que se paga al productor, es otra práctica habitual, aunque está prohibido por la Administración mediante la Ley de Ordenación del Comercio Minorista y la Ley de la Competencia Desleal. La gran distribución, sin embargo, utiliza esta medida con el objetivo de fidelizar a sus clientes, vendiendo algunos productos, los llamados “productos relamo”, a un precio muy bajo. A pesar de ingresar menos dinero con su venta, lo compensa con el incremento de la comercialización de otras mercancías.

El aceite de oliva ha sido, en los últimos años, uno de los productos agrarios más golpeados por esta práctica, ahora parece le llega el turno al arroz. Pero, no es oro todo lo que reluce. El consumidor piensa que ahorra con estos métodos, aunque una vez en el súper lo que deja de pagar en un producto lo acaba pagando en otro. La gran distribución siempre gana. Mientras, estas prácticas tienen un efecto nefasto en el campo, ya que presionan a la baja el precio que se paga en origen por dichos alimentos conduciendo a la ruina del agricultor. Sin entrar a analizar, por otro lado, el fraude que, a menudo, se da con estas prácticas, cuando nos venden, por ejemplo, aceite de oliva virgen extra a un precio extremadamente barato, y al analizar el producto resulta no tratarse del aceite de primera calidad que nos decían.

Muchos campesinos, ante estas operaciones, tienen que acabar cerrando sus fincas. Entonces, si éstos desaparecen, ¿quién nos dará de comer? ¿Quiénes producirán y distribuirán la comida? Creo que la respuesta es clara: unas pocas empresas que controlan cada uno de los tramos de la cadena alimentaria. Se trata de multinacionales como Dupont, Syngenta, Monsanto, Kraft, Nestlé, Procter&Gamble, Danone, Carrefour, Alcampo, El Corte Inglés, Mercadona, por solo citar a algunas. ¿Tenemos, pues, la comida garantizada?

Artículo publicado en Público.es

www.esthervivas.com

Categories: Attac Planet

Lo utópico y lo pragmático

Fri, 01/08/2014 - 13:00

Rosa María Artal – Comité de Apoyo de ATTAC España

La congregación lo tiene claro: las propuestas de Podemos y la izquierda en general son irrealizables. Id y comunicad la sentencia de la alta magistratura por los cauces habituales. Y la consigna vuela en todos los tonos, desde la condescendencia a la amenaza e incluso la desesperación. Alguna mosca entre los votantes se pegará al reclamo impregnado de miel. O de hiel.

Lo auténticamente quimérico hubiera parecido un sistema en el que se paga con dinero de todos el rescate a los bancos por sus malas prácticas. Y que, como sucedió este mismo lunes, se regale prácticamente Catalunya Banc al BBVA perdiendo casi 12.000 millones de euros procedentes de nuestros impuestos, a los que prevén añadir no menos de 300 millones más para cubrir distintos pufos como las preferentes o las cláusulas suelo. Que se prime –y se logre- en general el enriquecimiento desmesurado de unos pocos a costa de la mayoría. Y ahí lo tenemos. Lo irreal era imaginar que ciudadanos adultos aceptaran una merma radical de sus condiciones de vida sin rechistar, como así han hecho. Que permitieran la rebaja de sus sueldos, el restringir la comida de sus hijos o cercenarles el futuro. Devaluar su educación, repagar en sanidad llegando a prever que si cae una enfermedad cara te puedes dar por muerto si no tienes dinero para curarte. Ilusorio resultaba que personas poseedoras de unos derechos, unos servicios y una vida perdieran tanto y no montaran un auténtico escándalo. Que bajaran la cerviz ante el brutal aumento de las desigualdades que han traído políticas deliberadas para llegar a ese fin. Pero ha sucedido.

A cualquiera que le hubieran dicho hace 5 años que tragaría lo que ha tragado, no lo hubiera creído. Sería digno de ver cómo se expresan los ejecutores en sus reuniones, deben estar asombrados de que cuele tanto atropello, tanta mentira, tan burdas consignas. A alguno de ellos –como Santamaría o Montoro- hasta se le escapa a veces una risa burlona.

Las aberraciones que pasan por ser de lo más coherente y ortodoxo tienen un amplio recorrido.  Por ejemplo que un gobierno pague a una empresa que produce terremotos  (de Florentino Pérez por más señas) dinero público para que cese esa actividad. O que hayan quedado impunes las muertes de seres humanos a quienes se disparó pelotas de goma en Ceuta mientras nadaban indefensos. O que se maltrate de forma alucinante a los enfermos. Como al que han reducido su pensión de invalidez absoluta, entendiendo que “ayudar a los enfermos es como un trabajo” y que igual no está tan malo. O que sancione la presunta bondad de la Reforma Laboral su inspirador, devenido en presidente del Tribunal Constitucional por el cupo de jueces que pertenece al PP. El propio hecho de que los tribunales de Justicia se formen por cuotas de partidos da idea de la calidad de nuestra democracia que, por definición, establece la separación de poderes.

Pura ficción hubiera parecido que se fuera convenciendo sucesivamente a la opinión pública de que “alquilar es tirar el dinero”, “comprar es una inversión que siempre se recupera”, “te dimos la hipoteca por un valor, pero ahora que no puedes pagar las cuotas, se ha depreciado que no veas”,“vete a la calle que este piso es del banco y encima le debes dinero” y “ni se te ocurra acercarte a parar el desahucio que te clavo una multa de 30.001 euros”. ¿A qué eso hubiera parecido por completo absurdo?

Lo delirante era suponer que un partido con caja B –según confirma la policía judicial, el juez y Hacienda- siga tan campante al frente del gobierno. Que continúen cobrando sobresueldos –al menos los que según Rajoy “cobra todo el mundo” por no hablar de que para algo estará ahí esa caja de dinero negro- y que se atrevan a hablar de regeneración. Habrá que oír sus carcajadas sin micrófonos.

Lo fantástico es comprobar que todo esto y mucho más es obviado o aligerado por unos medios de comunicación entregados al poder o al dinero que palia su ruina (por una temporada al menos). Porque algunos políticos ya habían avisado –siquiera en conversaciones grabadas- que entraban en esto “para forrarse” o que pretendían joder a los perdedores en las urnas, como dijo en sede parlamentario la diputada popular Andrea Fabra en aquellos inicios prometedores. Pero, como periodista, me cuesta entender, me parece irreal, que existan personas amparando, desde la manipulación de la verdad, los atropellos a una sociedad a la que deberían prestar un servicio público. Lo asombroso es que pase por información la propaganda, por debate el espectáculo, por periodismo los intereses de partido y de empresa.

Cuando la congregación de notables afirma que una política diseñada para el bien común es utópica ¿en qué razones se basa? Dado que económica y socialmente es viable otra fiscalidad, la persecución del fraude, exigir la devolución de lo robado de las arcas públicas, o –entre otras muchas medidas- recuperar sectores estratégicos que muchos países incluso con mayoría de derechas conservan ¿Por qué dicen verlo irrealizable? El ataque de terror a que otra forma de organizarse les levante de la poltrona, es de una evidencia diáfana. Alguna desequilibrada anda como una peonza pasándose de vueltas. Entonces, ¿a qué se refieren?  probablemente a que los poderes fácticos –buena parte de ellos mismos, para concretar- no permitirán que se alteren sus beneficios y prebendas. Y a que ellos, no solo no pondrán el mínimo reparo, sino que contribuirán a que todo siga como está. Sea cual sea la forma que se elija para detener el avance de la sociedad. Entonces ya estaríamos hablando de otra cosa, no de política realista. Ni siquiera de política.

Cuando un político, por muy bien intencionado que sea, afirma que es utópico atenuar las desigualdades y acabar con los recortes y abusos, que una vez que llegas al poder las cosas cambian, debe reconocer su impotencia y marcharse. Dejar sitio a otra persona que obre para lo que fue elegido: representante de la sociedad, uno más que trabaja por ella. No para sí mismo o para su grupo.

Y aquí estamos, con un sistema en el que la corrupción a todos los niveles y por múltiples flancos nos enfanga. Con una deuda pública disparada a un insólito 97% cuando “venden” recuperación. Saqueados, empobrecidos, engañados, insultados, apaleados, amordazados por leyes hechas para mantener los privilegios de unos pocos. ¿Esto es lo pragmático, lo realista?

¿Cuándo van a entender que hay amplios sectores de la sociedad que están hartos de ellos? ¿De qué se sorprenden? Llega un momento en el que, lejos de ser utópico, resulta de los más práctico asegurarse de que uno va a poder vivir con lo que gana, curarse si enferma, llegar a la vejez con una pensión digna, poseer derechos, no sufrir humillaciones en su dignidad, defenderse de las agresiones con una recuperada y regenerada justicia, ser libre y hasta feliz. Que como varias de mis amigas, jóvenes periodistas, podrán ejercer su profesión honestamente, en lugar de trabajar de dependientas en Primack, cajeras en Ikea o realizar innumerables masters para luego, preparadísimas, no encontrar trabajo. En la línea de muchos otros profesionales de cualquier actividad.

Lo práctico, lo posible, lo conveniente, es acabar por la vía de las urnas con este sistema que hizo posible el sueño de pisotear a toda una ciudadanía haciéndole engullir que eso es lo normal y lo realista.

Artículo publicado en eldiario.es

El Periscopio

Categories: Attac Planet

¿Cuándo se dejarán de pamplinas Comisiones Obreras y Unión general de Trabajadores?

Fri, 01/08/2014 - 09:00

Antonio Aramayona – ATTAC España

Los secretarios generales de UGT y CCOO van a La Moncloa para reunirse con el Presidente del Gobierno Rajoy. Tendrán como acompañantes a los presidentes de las patronales CEOE y Cepyme y todos ellos entrarán al palacio bajo el sacro palio (=paliativo) de incrementar el “diálogo social”.

Vale, venga, a dialogar. ¿Sobre qué? Dicen los sindicatos que su prioridad es “mejorar la protección social” (por ejemplo, una renta mínima para todas aquellas personas sin ingresos o una ayuda para las familias con todos sus miembros en paro y sin prestaciones). Es algo así como pactar el suministro de aspirinas y tiritas a las víctimas de una peste bubónica creada por los interlocutores sentados a su lado. Mientras esté vigente la Reforma Laboral del PP y de los grandes empresarios y financieros lo único digno y eficiente que resta es levantarse de la mesa y mandar a freír espárragos a los asistentes a ese supuesto “diálogo social”, que nada tiene de social.

Ya antes, en anteriores diálogos sociales se habían comprometido a dialogar, por ejemplo, sobre paro juvenil, pero ahora, al comprobar que pinchan en hueso muy duro, se proponen hablar sobre mejoras en algunas prestaciones sociales. Los más optimistas aseguran que constarán así con millones de aspirinas y tiritas a poder suministrar a cuarenta millones de afectados por el Ebola socioeconómico que asola el país.

Ernesto Sábato escribe en su libro “Antes del fin” que las presuntas bondades del neoliberalismo y de la libertad de mercado se le antojan una falacia, pues el mundo le parece poblado de lobos y de corderos, y mientras hay corderos que proponen a los lobos que se hagan vegetarianos, la idea neoliberal de libertad tiene como axioma fundamental: “libertad para todos, y que los lobos se coman a los corderos”. Quizá tras el diálogo con Gobierno y la patronal, estos dos sindicatos declaren en una rueda de prensa que los lobos hispanovisigóticos se han hecho finalmente vegetarianos.

Hay que cambiar el sistema, pues el actual es una auténtica tomadura de pelo para el pueblo. Un instrumento histórico primordial es el sindicalismo, pero difícilmente cambiarán esos dos sindicatos el sistema si constituyen uno de los elementos principales del sistema actual. ¿Cómo reaccionarían los secretarios generales de ambos sindicatos ante este planteamiento? ¿Llamarían “antisistema” a quien lo plantease? ¿Aceptarían que el sistema del que forman parte es realmente el antipueblo, el antitrabajador?

CC.OO. y UGT, dejaos de pamplinas, de fotos y de diálogos sociales. Los problemas son otros y la solución está en cualquier parte, menos en La Moncloa y con la patronal.

http://lautopiaesposible.blogspot.com.es

Categories: Attac Planet

Verano de 2014. El golpe neoliberal es un hecho. Mientras tanto las izquierdas dudan

Fri, 01/08/2014 - 07:00

Carlos Martínez García - ATTAC Andalucía

Lo hemos advertido ya varias personas hacen tiempo. Recordemos en lo que por mi parte advertí o todo parecerá un yo –individualista y ególatra- de, tenía razón. Por tanto permítaseme recordar varios artículos a pie de página. (**). Manolo Monereo y más personas informadas y militantes, incluso periodistas con muy buena información como Jesús Maraña entre otros han advertido y no errado, sobre lo que nos venía encima. La oligarquía española –esa sí es española- por medio del PP y con su instrumento el Gobierno, pero también con la complicidad de sectores muy influyentes del PSOE, así como con la tibieza de sus cúpulas, están todos ellos diseñando una nueva fase de la transición. La segunda Transición.

No se trata en resumen, tan solo de recortar y anular servicios sociales, derechos laborales, sueldos más bajos y dejar sin ser de obligado cumplimiento los convenios colectivos. De lo que se trata es de modificar la legislación electoral y de regulación de los derechos civiles y libertades, al objeto de dejarlas bajo mínimos. No es solamente la austeridad y el empobrecimiento del pueblo. Es un ataque a la democracia.

El objetivo, es mantener el régimen decadente y corrupto de 1978, con importantes cambios cosméticos como lo son las caras nuevas de Felipe VI, Susana Díaz, Pedro Sánchez, lo que en la primera fase de la transición se llamó la generación del rey, que ahora se vuelve a reeditar. Incluso, tal vez se puedan aceptar ciertas reformas constitucionales al objeto de salvar los muebles en Cataluña y poder entronizar a una mujer. El PP no aporta caras nuevas, pero no le hace falta. El PP hace la faena sucia y cual fiel administrador del “señorico” desmonta todo el engranaje de conquistas sociales y sindicales. El Gobierno ultra-derechista le quita lastre a los oligarcas, para que vuelvan a recuperar beneficios, gobernar sus bancos y empresas sin control ni oposición laboral, al tiempo que les reparte lo poco que va quedando del sector público para su lucro privado y apuesta por la Europa alemana en afortunada expresión del politólogo Manolo Monereo.

Pero hay más. Para consolidar el poder oligárquico y salvar el régimen, el bipartidismo y con ello su seña de identidad y parapeto institucional, la corona, se preparan nuevos paquetes normativos. El PP autoritario ya sin tapujos, pero con todo el poder mediático de su parte, más el apoyo del poder financiero, emprende serios recortes democráticos. La ley mordaza, ley represora donde las haya y que garantiza la paz social a la fuerza y con fuerza para los oligarcas y el rey. La segunda fase de la reforma laboral y los recortes sociales en preparación, contando para ello con unos sindicatos muy debilitados y en el caso de los mayoritarios, cada vez más empequeñecidos y con una gran déficit de confianza entre las capas más jóvenes de la población trabajadora, inmersos ya en la precariedad y una competitividad tan salvaje como inducida incluso desde el sistema educativo. La legislación electoral en materia local que se prepara, al objeto de liquidar la democracia municipal y papel tan político que juegan los ayuntamientos en este Estado. Los ayuntamientos son un peligro para el sistema oligárquico español y su forma de representación política. Han sido motores de cambio sociales e históricos las elecciones municipales, así como la antesala de cambios políticos estatales. Como en estas elecciones municipales, la izquierda social, transformadora y real, se ponga de acuerdo y además se logre articular una alternativa socialista –desde el socialismo democrático, pero profundamente antineoliberal, republicana y no pactista, que rompa con la herencia de la transición- así como nuevas fuerzas emergentes desde la protesta cívica, o la subida de votos de izquierda, de la izquierda real, pintan bastos para la derecha y el tinglado del 78, por tanto el PP prepara nuevas leyes, decretos… Trampas. Trampas tan fascistas como la de Castilla la Mancha, pero profundamente demagógicas, pues su objetivo no es el ahorro y la economía de “políticos” sino evitar que el pueblo, tome el poder.

Ya se encargará el poder y las personas ligadas al poder, el verdadero poder, el financiero y el de las clases poseedoras de vencer las dudas –si es que las tiene – de Pedro Sánchez y del “nuevo” PSOE al objeto de que pactando acuerdos, transaccionales, dádivas, “concesiones” se logre recuperar el consenso de la transición, pasada y presente y en la que falta de una pieza, CiU, actúa como acicate para llegar a acuerdos, con Catalunya también como telón de fondo. Hay que salvar España.

La gran coalición bipartita ya está funcionando. Se inició con la modificación exprés del artículo 135 de la Constitución. Siguió con la reforma financiera, la desregulación eléctrica, lenta y constante, el descarado robo a la ciudadanía de unas eléctricas mafiosas y sin nadie que las frene. La no creación de la Banca Pública y la no supresión, inmediata, de la legislación hipotecaria. Pero esta gran coalición se ha manifestado en toda su magnitud durante y después de la abdicación del viejo y corrupto Borbón en su hijo, un militarista atlantista, agente político de los EE.UU, blindando a su vez a la familia real de dar cuenta de cualquier delito, por leve y civil que sea. Cuando algunos decimos la única salida democrática es la República a veces desde la inconsciencia o la complicidad sistémica se pregunta ¿Qué República? Yo respondo que Sarkozy fue detenido por delitos económicos y tráfico de influencias, hace poco ¿Es eso posible en el Reino de España? No. Pues en la República Francesa sí. El modelo de república ya lo diseñará un proceso constituyente, que para eso se exige. Así pues, centrándonos, la gran coalición funciona. Al mismo tiempo, la política espectáculo ha entrado de lleno en el estado español –el sistema es muy hábil- pues este nuevo nicho de negocio de las televisiones privadas, necesita de discrepancias y así se “debaten” las diferencias, a veces más epidérmicas que reales. En otras ocasiones más serias e incluso no sistémicas, pero mientras los debates se mantengan en los platós y no salten a las calles, las plazas o los centros de trabajo, todo es controlable. Aunque la idea coincidente de ambos partidos dinásticos es clara, laminar a la izquierda y constituirse en únicos representantes de los deseos del pueblo del estado español. Incluidos de los pueblos sin estado.

El PSOE tras la traición del 135, la primera y segunda reforma laboral y el haber privatizado y bancarizando las cajas de ahorros, se vuelve a presentar como alternativa al nefasto PP y es que la corona, Botín y otros poderes, saben que mientras el turno de “el Pardo” continúe, sus intereses no peligran y los de la banca alemana, francesa y anglosajona, tampoco.

Ante esto, es imprescindible la unidad. Vencer las próximas elecciones municipales y autonómicas –allí donde las haya- y cambiar tanto el panorama político, que sea imprescindible un profundo, real y verdadero cambio, que solo un proceso constituyente puede traer.

El programa está y lo tenemos –pues coincidimos al 85% en todas las propuestas que hacemos la izquierda mosaico en afortunada definición del profesor Fernández Steinko. Hay un ejemplo de éxito y con logros sociales y movilizadores, Las Marchas de la Dignidad. Porque necesitamos una pata electoral, es cierto, pero otra social, en la calle, los centros de trabajo, los barrios y entre los pobres. Las Marchas de la Dignidad son un movimiento social y político, pues en su estructura y coordinadora, no solo hay movimientos sociales y sindicatos alternativos, hay partidos políticos de la izquierda mosaico, repito el concepto. Luego espacio de confluencia lo hay y programa mínimo también. Por tanto las Marchas de la Dignidad son algo más que un espacio de luchas sociales y movilizaciones, son el único espacio político real con capacidad de generar, consensos, programas, calendarios y por supuesto acabar con la austeridad, enfrentarse a la pobreza, el neoliberalismo e impulsar la constituyente.

Los aparatos de los partidos, deben ser más humildes y de paso todos ellos, los que tienen más o menos tiempo darles la palabra de verdad a la gente y no solo a las y los activistas.

Las y los socialistas que todavía quedan el PSOE que algunos hay todavía, no pueden seguir legitimando una política colaboracionista con las oligarquías y su régimen. La nueva ejecutiva de Pedro Sánchez, si algo no es, es eso nueva. Cuajada de barones y con un joven secretario de organización experto en perseguir socialistas de izquierdas en La Rioja. Pero es sobre todo una ejecutiva de continuidad socioliberal y recuerda excesivamente al primer Zapatero. Pero todas y todos sabemos cómo acabó Zapatero. Decididamente, para los que todavía creían en los Reyes Magos, el PSOE no tiene solución, ni posibilidades de volver a la izquierda. Nada que ver con ese PSOE en el que Gómez Llorente, defendió en su nombre una enmienda a la Constitución defendiendo que España fuera un República o recibió en las Cortes al Borbón, sin aplaudirle. Nada queda ya. Son la generación del rey Felipe VI y otro Felipe ha conseguido su objetivo. Por eso las y los militantes socialistas hemos de construir izquierda junto con la gente que sufre y la genta que ansía el poder para el pueblo, para las clases trabajadoras al objeto de cambiar. Hemos de construir el Partido Socialista a la izquierda, con la clase y de los pobres y de las personas solidarias y socialistas, al objeto de continuar el legado de Pablo Iglesias, donde debe estar y apoyar la confluencia de la izquierda mosaico.

Volvemos a donde estábamos ocho meses antes de las elecciones europeas. Ahora somos más y hemos dado algunos pasos más. Las Marchas han demostrado su vitalidad y la popularidad de su programa de casa, trabajo y pan. Ni desahucios, ni recortes, ni austeridad, ni pobreza, ni límites a la libertad. Proceso constituyente y reparto de la riqueza. Ese es el sencillo programa y ni viejos, ni nuevos dogmatismos, ni el miedo a gobernar, ni la política espectáculo, ni los viejos aparatos, ni los nuevos aparatos pueden hurtar a las clases populares la posibilidad de hacer otras cosas, otras políticas. El coto a la esclavitud de la deuda y el austericidio, la corrupción, también se combaten y con mucha efectividad desde los ayuntamientos, desde unos ayuntamientos gestionados por el pueblo y para el pueblo.

Carlos Martínez, Politólogo, CO-Primer Secretario de Alternativa Socialista.

Artículo publicado en http://www.tercerainformacion.es

Categories: Attac Planet

Preocupaciones por la economía en Argentina

Thu, 31/07/2014 - 18:00

Julio C. Gambina – Consejo Científico de ATTAC España

Existe preocupación en la sociedad sobre la evolución de la economía argentina en la coyuntura.

Se trata de la evolución de los precios, del empleo y los salarios, pero también relativa a cuestiones estratégicas que definen la dependencia del orden económico local al sistema mundial del capitalismo. Respecto de la dependencia es obvio que remito a la sentencia en Nueva York ante la demanda de los fondos buitres.

Por el lado de los precios existe una gran dispersión, con tendencias a consolidar un aumento considerable para el conjunto del año, con un 15% señalado por el INDEC para el primer semestre del 2014. Constituye una incógnita todavía evaluar el impacto en el conjunto de los precios que tendrá la continuidad de rebajas o eliminación de subsidios a servicios públicos.

La evolución oficial de precios en 15% proyecta una medición anual que en la mínima varía en torno al 30% y que puede dispararse por encima, mientras que las actualizaciones de ingresos populares son menores. Según el Ministerio de trabajo, en las negociaciones paritarias el ajuste salarial promedio alcanzó el 29,7% para todo el año 2014. Son datos que influyen, especialmente, a la hora de pensar el impacto del impuesto a las ganancias de cuarta categoría entre los trabajadores de mayores ingresos relativos.

Con datos de la Encuesta de Hogares del INDEC a fines del 2013 y actualizados con un 30%, en un estudio de la FISYP, verificamos que el 35,5% de los trabajadores de minería son sujetos del impuesto; lo mismo que un 29,1% de los trabajadores de la industria petrolera; el 27,5% del sector colchones y muebles; el 22% de otras industrias manufactureras; o el 20,7% del sector de información y comunicación. En otros casos, el alcance del impuesto varía según el nivel de ingresos salariales, con una gran dispersión para un promedio de salarios del sector formal de 5.147 pesos mensuales a diciembre del 2013. Si adicionamos un 30%, ese promedio llega a los 6.691 pesos al mes.

Hay que recordar que el impuesto se paga a partir de los $9.000, y siempre para aquellos que perciben por encima de $15.000. El Jefe de Gabinete informó que la contribución tributaria alcanza a un millón de trabajadores regularizados. Vale mencionar que es un tema que concentra una de las preocupaciones entre las organizaciones sindicales, más allá de la cercanía o lejanía con el proyecto oficialista y es fuente de medidas de fuerza y protesta que se discuten en la coyuntura.

Más allá del injusto impuesto, es conocido que un tercio de los trabajadores están en situación no regularizada, con menor capacidad en la defensa de sus ingresos, ya que no acceden a la negociación colectiva y no siempre son considerados por las organizaciones sindicales, aunque algunos incluyen como afiliados a sus sindicatos a los contratados en condición irregular.

Ocurre algo similar en materia de deterioro de ingresos entre los jubilados y pensionados, aun cuando tienen actualización por ley. Ni hablar del conjunto de beneficiarios de planes sociales, los que cuentan con menos posibilidades de intervenir en la demanda de mejoras de ingresos.

Un dato relevante en la coyuntura es el retorno del fantasma del desempleo y la precariedad, alimentado con la desaceleración económica informada por el INDEC y evidenciado con la creciente conflictividad motivada por suspensiones y cesantías de trabajadores en los principales rubros de la economía, especialmente en la industria.

En efecto, el INDEC acaba de difundir estimaciones preocupantes, entre las que destaca la evolución de la actividad económica, de la construcción y el saldo comercial. El estimador mensual industrial da cuenta de una tendencia declinante desde mayo del 2013, siendo la industria el sector determinante en la recuperación del empleo y los salarios luego de la crisis del 2001.

Algo similar refleja el indicador sintético de la actividad de la construcción, a la baja desde junio del 2013. El saldo comercial disminuye y en términos absolutos existe una tendencia a la baja de las exportaciones e importaciones. Por el lado de las exportaciones, con relativo ascenso desde marzo por el ciclo de la producción primaria, no llega al máximo de un año antes. Es una situación agravada con una tendencia a la baja de los precios internacionales producto de una gran cosecha en EEUU.

Escenarios posibles sobre la crisis de la deuda

En medio de este proceso de achique y enfriamiento de la economía local que se descarga sobre los trabajadores y la mayoría empobrecida de la sociedad, se presentan las derivaciones que surgen de la sentencia del Juez Griesa en Nueva York. No se trata solo de la coyuntura, sino de un problema estructural para afianzar la dependencia y subordinación del país al orden capitalista. Todos los escenarios posibles sostenidos por unos y otros auguran complicaciones mayores para satisfacer demandas sociales.

Las opciones se instalaron entre pagar ya, incluso parcialmente, posición sostenida por Macri o Cobos, entre otros; o desde el comienzo del 2015 como parece derivarse del discurso oficial (pagar al 100% de los acreedores en condiciones justas y equitativas) y avalado en estos días por Lavagna que escribió “mejor un tifón que un tsunami”.

Entre esas posturas, con matices, se mueve todo el oficialismo (con duras críticas a los fondos buitres y al Juez Griesa), como Massa, Sanz, o Binner, y constituyen parte importante de los argumentos mediáticos en la mayoría del periodismo y analistas.

Pagar ya puede derivar en mayores costos estimados por el gobierno entre 120.000 y 500.000 millones de dólares por la cláusula RUFO, que condiciona a pagar la mejor oferta a los ingresados al canje 2005 y 2010.

Postergar la decisión del cumplimiento de la sentencia y el pago hasta el próximo año supone superar los límites de esa cláusula. Pero compromete recursos públicos a futuro por los montos de la sentencia, unos 1.600 millones de dólares, más aquellos que aún no litigaron ni entraron a los canjes. Se estima que el total puede alcanzar unos 15.000 millones de dólares. Es una cifra que condiciona la resolución de otras demandas sociales.

Los que quieren pagar ya, la totalidad o una parte vía depósito judicial quieren evitar el default, total el costo económico social por pagos presentes y eventuales no los involucra.

Entre los demás se especula con transferir el costo potencial del default a una medida “irracional” de Griesa, apoyados en solidaridades del campo de la dominación. El Financial Times dice que el Juez no entiende cómo funciona el mercado de capitales, y como otros analistas, temen que Nueva York pueda perder negocios por el antecedente.

Un escenario alternativo que crece entre un conjunto de personalidades, sectores políticos y sociales pasa por la suspensión de los pagos ya y sustanciar una investigación con participación popular del carácter de la deuda pública.
Se pretende diferenciar la parte legítima de la ilegitima de la deuda y definir las porciones fraudulentas y odiosas.

Es la base para pensar redefiniciones de política económica, de modelo productivo y de inserciones globales que alejen al país de la dependencia a que condena el cáncer de la deuda y la subordinación al sistema financiero mundial.

El antecedente de rebeldía propiciado oportunamente por Ecuador o Islandia, incluso la Argentina con la cesación de pagos del 2001, da cuenta de un rumbo a transitar en la búsqueda de otra perspectiva. No le fue mal a Ecuador, ni tampoco a Islandia con sus posicionamientos y decisiones.

Como no le fue mal a la Argentina liberando fondos destinados a cancelar deuda y orientándolos a resolver problemas económicos y sociales, aun cuando se discuta el sentido principal de la política económica entre 2002 y el presente.
Tampoco le fue mal al país estar afuera del mercado de préstamos y de la tormenta sufrida por aquellos países con fuerte endeudamiento en la explosión de la crisis del 2007/08. Claro que una decisión autónoma e independiente de rechazo a la deuda y suspensión de pagos supone costos, especialmente por el boicot del poder económico y las clases dominantes, locales y globales.

Al mismo tiempo, es el punto de partida para actuar con independencia y propiciar otra articulación de relaciones internaciones, de cooperación y superación de la lógica capitalista. Es un tema que se define en la disputa política por la movilización y organización popular.

 

Categories: Attac Planet

Las contradicciones de la política monetaria en el corazón de la crisis financiera

Thu, 31/07/2014 - 13:00

Marco Antonio Moreno – Consejo Científico de ATTAC España

Si tuviéramos que definir el estado actual de los mercados financieros habría que decir que están en un “coma alcohólico”. En los años 50, el presidente de la Reserva Federal William McChesney Martin acuñó la frase “hay que saber retirar a tiempo el alcohol de la fiesta antes de que ésta se anime demasiado”. McChesney definía así la principal labor de los banqueros centrales: tenían que subir las tasas de interés antes que la burbuja especulativa generada por las bajas tasas de interés inflara los precios más allá de lo razonable. Para McChesney, los mercados financieros no poseían el rol de la “autorregulación”, dado que justamente son la fuente de los mayores excesos.

650_1000_bis_mp

La burbuja que viven hoy los mercados financieros es superior a la del año 2008 justamente por las bajas tasas de interés que están generando brutales distorsiones. Llevamos un largo tiempo planteando el problema de las burbujas especulativas, y el mes pasado, como apuntamos aquí, este tema fue advertido por el propio Banco de Pagos Internacionales. El BIS considera que las tasas de interés históricamente bajas que mantienen los principales bancos centrales del mundo, ha ayudado a incubar una constelación de burbujas financieras que amenazan conun tsunami devastador sembrando las semillas de la propia destrucción del sistema.

El Fondo Monetario Internacional también comenzó a dar voces de alerta sobre este problema, como dimos cuenta en La maldición del dinero barato: FMI advierte de burbuja inmobiliaria global. Sin embargo, a estas advertencias del banco central de los bancos centrales, Janet Yellen (Reserva Federal), respondió que no pueden subir la tasa de interés porque afectaría de inmediato al empleo y la producción. Mario Draghi (Banco Central Europeo) respondió bajando aún mas la tasa, del 0,25 al 0,1 por ciento, e instalando una penalización a las reservas bancarias para obligar a los bancos a prestar. Janet Yellen fue aún más lejos y advirtió de lasdesconexiones existentes entre los mercados financieros y la economía real. Sobre este punto, clave para comprender la debilidad sistémica de la economía global, invito a los lectores a leer Es neutral el dinero en la economía? La controversia que divide a los economistas.

Pisando campo minado

Todo indica que estamos en presencia de una de las mayores contradicciones de la política monetaria y sorprende que no exista ningún tipo de debate serio al respecto. Por un lado el Banco de Pagos Internacionales advierte que las bajas tasas de interés han incubado una burbuja colosal, y por otro lado los bancos centrales dicen que no pueden hacer nada para evitarla. Estamos pisando sobre un campo minado, y a nadie parece importarle.

Los bancos centrales han mantenido la tasa de interés en los niveles más bajos de la historia por un tiempo excesivamente largo y esto no ha generado ninguna ayuda real a la economía. Para el caso de España, el propio FMI señaló que el desempleo no bajará del 20 por ciento al menos en los próximos cinco años. Esto lo advertíamos el año 2009 cuando la tasa de paro en España era del 16 por ciento y cuando a nadie – menos al FMI – le importaba el tema del empleo. El desempleo puede mantenerse sobre el 20 por ciento durante otros diez años, justamente por la complicidad del FMI en la aplicación de políticas que potenciaron el ciclo recesivo a nivel global como los planes de austeridad y los recortes presupuestarios.

El conflicto en torno a la política monetaria es una clara expresión de la profunda crisis que vive el sistema capitalista, al que ni los bancos centrales ni los supervisores de los bancos centrales logran dar una respuesta. Este punto confirma las contradicciones internas del sistema y por qué la crisis no tiene ningún tipo de solución por la vía de las políticas convencionales, Estas políticas no han impedido que la burbuja de derivados se haya elevado a mas de 800 billones de dólares (millones de millones), desde los 650 billones existentes a fines de 2008, mientras la economía vive un estancamiento profundo.

Los banqueros centrales no solo no fueron capaces de retirar el alcohol a tiempo, sino que arrastraron a los mercados financieros a un “coma alcohólico” que los ha hecho ser totalmente dependientes de las bajas tasas de interés. Como las bajas tasas de interés no se transfieren a la economía real, la economía real sigue en el letargo mientras el sistema financiero sigue conectado al respiradero artificial del dinero barato. Esto está creando una enorme polarización del mundo dado que el dinero barato fluye hacia los más ricos del 0,1 y 0,01 por ciento de la población mientras las clases medias son las que pagan la cuenta con el costo de su propia extinción.

El Blog Salmón

Categories: Attac Planet

Yo, todos, nadie. Sobre la reforma fiscal y la casta

Thu, 31/07/2014 - 11:00

Gregorio López - ATTAC Albacete

Yo quiero pagar más impuestos al Estado, para que los diferentes niveles de las administraciones públicas desarrollen políticas públicas de acuerdo con los principios de participación ciudadana y transparencia, con el objetivo último de construir comunidades de iguales mediante la redistribución de la renta y la riqueza.

Quiero también que todos los que tengan capacidad económica suficiente, paguen más impuestos. Porque los esfuerzos compartidos, solidarios y universales son los que cohesionan nuestros barrios, pueblos y territorios.

Pero lo que realmente quiero con mi aportación al sistema impositivo es que nadie quede excluido de una vida digna y que se reduzcan las vergonzosas desigualdades sociales que no paran de crecer, destruyendo personas y esperanzas por doquier.

La reciente reforma fiscal del PP, y las que en años anteriores aplicaron gobiernos de este mismo partido y también del PSOE, han ido en la línea de agudizar la desigualdad, reduciendo los impuestos directos progresivos (aquellos que aumentan con la capacidad económica del contribuyente: IRPF, Impuesto de Sociedades, Impuesto de Patrimonio) y aumentando los impuestos indirectos regresivos (aquellos que se pagan por igual sin distinguir la capacidad económica del contribuyente: IVA, Impuestos Especiales del Tabaco, Alcohol e Hidrocarburos).

Ambos partidos han trabajado a conciencia al servicio de las rentas altas, las grandes fortunas y las grandes empresas, contribuyendo así a crear una casta social y política privilegiada. Mientras “España iba bien”, el crecimiento económico y sus efectos automáticos sobre la recaudación, apenas si se notaban los efectos negativos de estas medidas sobre la caída de la recaudación. Pero cuando la recesión y el estancamiento llevan varios años instalados entre nosotros/as, de aquellos polvos, estos lodos. Falta recaudación impositiva así como voluntad de atajar el fraude fiscal, la corrupción e impulsar la progresividad fiscal, y los gobiernos que han gestionado la crisis no han querido ver otra solución más que los recortes sociales, los mismos que nos han llevado a la fractura social.

Los recortes sociales, y toda la afrenta pública que está produciendo sobre la gente de bien, son el detonante que ya ha comenzado a romper el régimen que surgió de la Transición. La casta no se entera, y temerosa de perder sus privilegios, carga la artillería contra las gentes que pretenden construir alternativas humanizadas a este modelo político, social y económico absolutamente agotado, que en sus estertores no cesa de causar dolor a gentes inocentes.

Ayer mismo, uno de los candidatos a las primarias del PSOE sacaba un video donde militantes de base de este partido se enorgullecían de pertenecer a la “casta socialista”. Allá cada uno con el mensaje, que luego los hechos son los que nos retratan. Yo, que siento muy cercana esa forma de ser y estar de hombres y mujeres socialistas de verdad, no puedo por menos que tildar de mal gusto ese intento de echar por tierra el concepto de casta introducido por Podemos. Como si la cosa no fuera con ellos.

Los/as socialistas de verdad que aún militan en el PSOE son de casta, porque tienen una “calidad del origen” (primera acepción del término según la Real Academia Española): un partido fundado en 1879 como referente para las clases más desfavorecidas en la lucha política por la justicia social. El concepto de casta de Podemos se refiere a la tercera acepción del término según la Real Academia Española: “grupo que forma una clase especial y tiende a permanecer separado de los demás” en este caso por pertenecer al conjunto de representantes políticos que lejos de velar por el interés de los más desfavorecidos, están al servicio de los poderes económicos y financieros.

Es lo que tiene la riqueza de nuestra lengua, que con una misma palabra podemos afinar y no mezclar churras con merinas. La casta de políticos sin alma, desde hace más de dos décadas, viene haciendo reformas fiscales al dictado del gran capital. Las mujeres y hombres que quieren tomar las riendas de su destino luchan para desmontar esa casta política privilegiada, para que la justicia social sea la verdadera seña de identidad de nuestra sociedad.

http://gregoriolopezsanz.blogspot.com.es/

Categories: Attac Planet

ATTAC Andalucía: Economía para la Ciudadanía

Thu, 31/07/2014 - 10:43

Programa realizado por ATTAC y Radiópolis y emitido en Onda Local de Andalucía. Este es el último programa de la temporada y lo dedicamos a hablar de ATTAC, del balance del año y de cómo se prepara para el próximo año. En la segunda parte del programa entablamos una tertulia analizando la necesidad de plantear un nuevo modelo social, económico, político y ecológico.

Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 Unported

 

Categories: Attac Planet

Celebrar la ciencia y la ciudadanía

Thu, 31/07/2014 - 09:00

Boaventura de Sousa Santos – Público.es

Junio y julio han sido meses de celebración de la ciencia y la ciudadanía globales en la Universidad de Coimbra. Entre muchas iniciativas, menciono las que vi de cerca porque fueron organizadas por el centro de investigación que dirijo, el Centro de Estudios Sociales. Pero podría mencionar muchas más de otras universidades, todas ellas reveladoras de la pujanza de la comunidad científica portuguesa, del respeto mundial que adquirió y de las responsabilidades y expectativas globales que creó en los últimos 20 años.

Estuvo entre nosotros, durante una semana intensa de trabajo, la mayor delegación de líderes de pueblos indígenas brasileños que en los últimos 514 años visitó Portugal. Vinieron a debatir con nosotros cómo el modelo de desarrollo socialmente injusto y ecológicamente insostenible en curso en Brasil está expulsándoles de sus tierras, destruyendo sus bosques y contaminando el agua de sus ríos. Poderosos grupos capitalistas nacionales y globales alargan sin límite la frontera agrícola, inician proyectos de minería y planean diques sin consultar a las poblaciones y sin estudios creíbles de impacto ambiental. En toda la Amazonía están registradas 52.974 zonas de interés minero. La pulverización aérea de los campos con productos agrotóxicos causa que en zonas rurales del nordeste haya tasas de cáncer superiores a las de las grandes ciudades.

Escogieron nuestro centro porque conocen el trabajo que hemos realizado para llamar la atención internacional hacia esta calamidad y conocen nuestra intervención en favor de sus territorios ancestrales, especialmente, en el caso de la reserva Raposa Serra do Sol. Sabios lectores de la complejidad del mundo, los líderes indígenas no tuvieron problema en visitar la universidad (de donde salieron los misioneros y administradores que primero los transformaron en “obstáculos al desarrollo”) para buscar el refuerzo de las alianzas en contra del colonialismo —que aún perdura— y a favor de la lucha por alternativas que, defendiendo a los pueblos indígenas, protejan a la humanidad en su conjunto de una catástrofe ecológica.

Después ocupó la Curia un apasionante grupo de 49 jóvenes de 16 países distintos que frecuentaron nuestro curso de verano, atraídos por el aliciente de aprender a entendernos, respetar y celebrar la diversidad social, cultural y política del mundo, orientados por profesores de África del Sur, Argentina, Brasil, Colombia, EEUU, Italia, India, Mozambique, Portugal y Zimbabue. Lo importante fue que tanto estudiantes como profesores se sintieron atraídos por las propuestas innovadoras de interculturalidad y de debates sobre los distintos temas que habíamos propuesto.

Muchos de ellos continuaron con nosotros en los días siguientes, en los que 685 congresistas venidos de 30 países se reunieron en Coimbra para dar visibilidad a las buenas prácticas y a las innovaciones sociales, políticas y económicas que en todo el mundo buscan disminuir la injusticia social, aumentar la cohesión social, eliminar la discriminación étnico-racial y sexual, fortalecer la democracia y el Estado social, promover la dignidad humana, incluir entre los Derechos Humanos los derechos de la naturaleza, luchar por la paz y la autodeterminación, crear sistemas económicos solidarios pautados por la cooperación, por la reprocidad y por el respeto por la naturaleza. O sea, prácticas reales, concretas, en las antípodas de lo que hoy impera como pensamiento único en una Europa decadente, en peligrosa espiral descendiente, sin otras soluciones que no sean las dictadas por quienes causan los problemas que la afligen y que de ellos se benefician. La pregunta que dominó este coloquio fue la de saber si Europa está en condiciones de aprender con esta excitante experiencia del mundo después de haber sido designada profesora del mundo durante siglos.

El rayo de esperanza vino de la alegría de los encuentros, tanto entre personas como de ideas, entre ciencias plurales y la música de António Pinho Vargas, la pintura de Mário Vitória y el rap de Capicua, Chullage, Hezbó MC y LBC Soldjah.

Escribí esta columna para lanzar un mensaje de esperanza a los jóvenes científicos sociales que han estado viviendo la pesadilla de no poder proseguir con su trabajo al servicio de la ciencia de la ciudadanía en la que todavía creen.

Boaventura de Sousa Santos es sociólogo y profesor catedrático de la Facultad de Economía de la Universidad de Coímbra (Portugal).

Categories: Attac Planet

Lo que no se ha dicho sobre el nuevo banco de los países emergentes

Thu, 31/07/2014 - 07:00

Vicenç Navarro – Consejo Científico de ATTAC España

La historia de los desastres (y no hay otra manera de definir las consecuencias de aplicar sus políticas) creados por el Fondo Monetario Internacional (FMI) es larga. Esta institución, que en su configuración actual tiene el objetivo de defender los intereses del capital financiero (es decir, de las instituciones bancarias) a costa de los intereses de los Estados supuestamente ayudados por ella, tiene una larga lista de daños a las poblaciones de los Estados “ayudados” (y, muy en particular, a sus clases populares) a causa de las políticas impuestas a sus gentes (ver Los amos del mundo. Las armas del terrorismo financiero, Vicenç Navarro y Juan Torres, 2012).

Un caso claro ocurrió en 1997, cuando varios países asiáticos, afectados por una crisis financiera causada por la constante especulación de los mercados financieros, intentaron establecer su propio banco alternativo al FMI, que llamaron tentativamente el Fondo Monetario Asiático. Este intento fue inmediatamente vetado por el gobierno federal de EEUU, concretamente por su Ministro de Finanzas (Secretary of the Treasury), muy ligado a Wall Street, el centro bancario de EEUU. Como consecuencia de ello, tuvieron que seguir las políticas impuestas por el FMI, las clásicas y previsibles políticas neoliberales, con reformas que afectaron profundamente al bienestar de las poblaciones de los Estados “asistidos”, políticas que, como ahora también ocurre en la Eurozona, fueron ineficaces para resolver la enorme crisis económica y financiera. En realidad, la empeoraron, como también ha ocurrido en la Eurozona.

Como consecuencia, surgió con mayor intensidad la demanda de estos países y otros que habían sufrido las mismas políticas, de salirse del FMI y establecer un fondo alternativo. Tales países llegaron a la conclusión de que era prácticamente imposible cambiar el FMI, controlado por los intereses financieros estadounidenses y sus aliados europeos, intereses que, por cierto, afectaron también negativamente al bienestar de las poblaciones norteamericanas y europeas. No era, como siempre intentaron presentarlo los mayores medios de información, un conflicto entre EEUU y Europa frente al resto del mundo, sino los intereses financieros de las instituciones bancarias -que beneficiaban a sectores minoritarios en aquellos países- frente a la mayoría de las poblaciones de los países de distintos niveles de desarrollo económico. Lo que las políticas impuestas por el FMI mostraban era que los intereses particulares de las instituciones bancarias no eran los mismos ni tampoco coincidían con los intereses de las clases populares de los países desarrollados, ni con los intereses de las de los países emergentes. Como aparece en la enorme crisis financiera que EEUU y la Unión Europea están sufriendo, la realidad muestra que el enorme control por parte de las instituciones bancarias del FMI, del Banco Mundial y del Banco Central Europeo (BCE), está beneficiando a intereses muy particulares, distintos, y en realidad opuestos, a los intereses generales de la mayoría de las poblaciones (que son sus clases populares) de los países, tanto de los económicamente avanzados como de los de menor desarrollo económico. De nuevo, lo que está ocurriendo en la Eurozona (y, muy en particular, en su periferia) es un claro ejemplo de ello.

La situación en Ucrania y en 31 países “ayudados” por el FMI

Se sorprenderá el lector que aparezca de pronto en este artículo una referencia a Ucrania, un país que está sufriendo un conflicto bélico de enormes consecuencias. Pero la situación bélica, la guerra civil en aquel país, está ocultando otro desastre creado precisamente por el FMI. En aquel país, las políticas neoliberales impuestas por el FMI y su aliado, el BCE, están causando una enorme recesión, con un descenso de nada menos que de un 5% de su PIB, y con un gran crecimiento del desempleo. En realidad, de los 41 países que están recibiendo “ayuda” del FMI, 31 sufren una enorme recesión causada por las políticas de austeridad impuestas por el FMI y el BCE (ver el excelente artículo de Mark Weisbrot, “BRICS’ New Financial Institutions Could Break a Long-Standing and Harmful Monopoly”, en Center for Economic and Policy Research, 18.07.14).

De ahí la urgencia y necesidad de crear instituciones alternativas, como la creada por los países emergentes BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), abierta a otros países. Los medios, influenciados por el capital financiero estadounidense y europeo, han intentado minimizar la importancia de este desarrollo, considerándolo poco creíble. Su credibilidad, como institución financiera alternativa, sin embargo, está avalada, porque todos estos países tienen unos sistemas bancarios públicos. En realidad, un dato que por regla general no se conoce es que los países que han tenido mayores crisis financieras han sido aquellos en los que, en su sistema bancario, predomina el sector privado. Los casos claros son EEUU y la Eurozona, siendo incluso más acentuado el de la Eurozona, porque en esta zona el BCE no es un banco central, sino un lobby de la banca (ver mi artículo “El BCE, el lobby de la banca”, Público, 08.12.11). Ello deja a los Estados en una situación enormemente vulnerable, forzándolos a pagar unos intereses excesivos por su deuda. De ahí que la aparición de un fondo alternativo al FMI pueda significar un avance considerable en el intento de romper la mordaza que representa el FMI para todos los países, tanto los emergentes como los llamados países desarrollados.

Artículo publicado en Publico.es

vnavarro.org

Categories: Attac Planet

El TTIP: ¿una amenaza para los sistemas sanitarios públicos?

Wed, 30/07/2014 - 18:00

Javier PadillaElDiario.es

El Acuerdo Transatlántico para el Comercio y la Inversión (TTIP en sus siglas en inglés), tratado de libre comercio entre la Unión Europea y Estados Unidos, está pasando bastante desapercibido por el debate público a pesar de que su negociación se encuentra en una fase bastante avanzada y que las consecuencias de su aplicación  -con independencia de que se esté a favor o en contra de dicho acuerdo- serán profundas y variadas.

Los objetivos de todo gran tratado de libre comercio suelen dividirse, a grandes rasgos, en dos: 1) disminución de las barreras arancelarias al intercambio de bienes y servicios y 2) homogeneización (a la baja) de la regulación relativa a la circulación de bienes y servicios. En lo relacionado con la sanidad, la regulación presente en la Unión Europea es notablemente más estricta que la vigente en los Estados Unidos, de modo que el TTIP presumiblemente afectaría relajando (“flexibilizando”) la legislación en múltiples ámbitos, tales como la protección de la salud –controles sanitarios de alimentos, medicamentos,…-, el ejercicio de las profesiones sanitarias o la inversión de empresas privadas en la prestación de servicios sanitarios.

Precisamente éste último es  uno de los aspectos más controvertidos, y que eldiario.es sacó a la luz a partir de unos documentos aportados a Fíltrala: el posible papel que este acuerdo puede tener en la liberalización (vía privatización) de los servicios públicos. Tanto los documentos publicados como declaraciones posteriores del Ministro de Economía, Luis de Guindos, dejan claro que el ánimo liberalizador del TTIP no quiere dejar al margen ningún sector de la economía que pueda ser susceptible de recibir inversiones privadas. Aunque no esté clara la manera en la que el TTIP podría influir en la estructura de financiación y prestación de servicios del sistema sanitario, podemos esbozar dos ejemplos de qué podría suponer su aprobación en el contexto actual de dos países de la Unión Europea con fuertes sistemas públicos de salud: Reino Unido y España.

  • En el caso del Reino Unido y su afamado National Health Service, el TTIP llegaría en un momento muy pertinente para blindar las reformas emprendidas en los últimos años, encaminadas a la aplicación del gerencialismo a la práctica de la sanidad y el fomento de mecanismos de libre mercado en la distribución y gestión de sus recursos sanitarios. La irrupción del TTIP y la consagración de los derechos del inversor por encima de los derechos del Estado o de la población supondría anteponer, en materia de sanidad, las cuentas de resultados de las empresas inversoras frente a la calidad en la prestación de los servicios sanitario. Además de suponer un blindaje de las reformas emprendidas, en el caso británico –en el que la prestación de servicios de Atención Primaria se lleva a cabo por “cooperativas” de médicos asociados entre ellos- la irrupción de grandes grupos empresariales estadounidenses dedicados al sector salud podría desplazar a  los actuales “Clinical Commissioning Groups”, haciendo que el control de la asistencia dejara de ser ostentado por los profesionales sanitarios británicos, motivo por el cual han surgido voces en el Reino Unido pidiendo la exclusión del National Health Service de los acuerdos contemplados en el TTIP.
  • En España, la financiación del sistema sanitario público ha sufrido pocas modificaciones en los últimos años –además de las modificaciones de los copagos previamente existentes y los intentos, más o menos infructuosos, de introducir otros nuevos-; sin embargo, la gestión y provisión de los servicios de salud sí es un aspecto que ha experimentado múltiples intentos de privatización a partir de la ley 15/97 de nuevas formas de gestión del Sistema Nacional de Salud. El reciente fracaso del intento de privatización de la gestión sanitaria de 6 centros por parte del gobierno autonómico de la Comunidad de Madrid ha hecho que se hayan llevado a cabo muchos análisis sobre estas formas de gestión, destacándose de forma constante la gran protección y blindaje legal del que gozan los contratos firmados con las empresas privadas a las que se otorga la gestión de los centros sanitarios. En este caso, el TTIP sería un refuerzo a dicho blindaje, estableciendo una especie de punto de no retorno en el eje “colectivización-liberalización” de los servicios sanitarios.

En resumen, los efectos que el TTIP puede tener en el sector sanitario son, principalmente, dos: 1) Incrementar la apertura y facilidades para que empresas aseguradoras de los Estados Unidos puedan implantarse en los países miembros de la Unión Europea, dotando sus inversiones de una mayor seguridad jurídica y disminuyendo la soberanía en la gestión de ciertos sectores por parte de los países de la Unión. 2) Blindar los procesos de liberalización y privatización emprendidos en los últimos años en los países de nuestro entorno. Afirmar que estos serán los efectos del TTIP no es un ejercicio de adivinación, sino la consecuencia directa de observar quiénes han sido los que han diseñado e interferido en la redacción de sus medidas. Como se puede ver en la web deCorporate Europe Observatory, el 92% de las reuniones de la Comisión Europea fueron con lobbies empresariales privados, y solo el 4% con representantes de los intereses públicos; además, las empresas del sector sanitario y farmacéutico se encuentran en el top 10 de las que más presión han ejercido durante la redacción del TTIP.

El TTIP puede ser una de esas medidas que McKee y Stuckler ( Mckee 2011) señalaban comoclaves para destruir la universalidad de los servicios públicos, estando ausente del debate público y siendo complicado adelantar los efectos que tendrá en el medio plazo.

 

Categories: Attac Planet

Energía para la paz

Wed, 30/07/2014 - 13:00

Marga Mediavilla - Grupo de Energía y Dinámica de Sistemas

Dice mi amigo Pedro Prieto que últimamente la geografía de la guerra presenta una sospechosa coincidencia con la geografía del petróleo y el gas: Irak, Libia, Siria, Sudan… y últimamente también Gaza, en cuyas costas se descubrió hace poco un yacimiento todavía sin explotar. Y cuando la extracción de petróleo no está manchada por la violencia entre humanos está marcada por la violencia hacia la Tierra, como la de las técnicas de extracción extremadamente contaminantes de la fractura hidráulica y las arenas bituminosas.

A nadie le gustan las guerras ni la contaminación y es fácil repudiar los bombardeos, pero… no deberíamos olvidar que todos consumimos ese petróleo tan frecuentemente manchado de sangre. La crisis energética pone a nuestras sociedades consumistas en una difícil coyuntura: ¿qué vamos a hacer a partir de ahora con un petróleo cada vez más caro y escaso? ¿Seguiremos intentando acaparar como sea las últimas gotas de oro negro? ¿Aceptaremos la contaminación y la guerra por el petróleo como un mal necesario antes de renunciar a nuestra cultura del usar y tirar? ¿Seremos capaces de mandar a nuestros hijos e hijas al frente para poder llenar el depósito de nuestro coche, o se nos ocurrirá, antes de llegar a ello, que puede haber otras opciones?

Si queremos la paz tenemos que prepararnos para el descenso energético. Deberíamos estar ya cultivando la autosuficiencia a base de depender sólo de las energías que produce de forma sostenible el territorio en el que vivimos (las renovables) y de tener una forma de vida que sólo requiera la energía que podemos conseguir de forma razonable. Si no lo hacemos es muy probable que entremos en una espiral de empobrecimiento en la que cada vez paguemos más por la energía y tengamos menos capacidad de desarrollar alternativas, o bien en una espiral de guerra por los recursos todavía más perniciosa.

La buena noticia es que todavía estamos a tiempo. En Europa todavía los estados tienen capacidad de invertir en energías renovables, en transporte público y en fomentar una agricultura y una economía menos dependientes del petróleo. Gran parte de los europeos podemos plantearnos reformar nuestras viviendas para que consuman mucha menos energía o utilizar la bicicleta para movernos en la ciudad.

No olvidemos, además, que la guerra no sólo es un drama humano (incluso para los ganadores), la guerra por el petróleo consume mucho petróleo y es, en definitiva, una guerra en la que todos están destinados a perder. El petróleo se acabará de todas formas y quienes hayan sabido transformarse en sociedades más ahorradoras y eficientes, serán los únicos ganadores.

Dicen que el maestro Fukuoka, padre de la Permacultura, al visitar Israel comentó “¿cómo no va a haber guerra en este lugar? la tierra está completamente devastada”. Fukuoka pensaba que nuestra relación con la Tierra está teñida de violencia y ésta es la razón de la pobreza y la guerra. La violencia contra la Tierra es, además, una violencia estéril porque se vuelve contra nosotros y sólo nos sirve para empobrecernos. De esta forma entramos en el círculo vicioso de la codicia que sobreexplota el entorno y hace que los ecosistemas se deterioren y sean menos productivos, lo que, a su vez, conduce al hambre, la guerra y todavía más sobreexplotación.

Fukuoka hablaba de cambiar la mentalidad de guerra por una mentalidad de cooperación y armonía que desarrolla el círculo virtuoso del “suficiente”. Ser capaz de contenerse y no sobreexplotar el entorno lleva al equilibrio y esto beneficia tanto a los ecosistemas como a los humanos porque aumenta la fertilidad de la tierra y termina recompensado a los humanos con mayor abundancia.

Estas ideas de armonía y no violencia de Fukuoka pueden ser vitales para que en este siglo nuestras sociedades sepan escapar del desastre de la guerra por los recursos. La actitud del “suficiente” (es decir, ir poco a poco cultivando los valores del equilibrio y huyendo de la cultura de la insatisfacción y el “más y más”) es la única estrategia razonable para enfrentarse a este siglo XXI marcado por el pico del petróleo y los límites del crecimiento. No es imposible. Técnicamente todavía estamos a tiempo y tenemos muchas herramientas a nuestro alcance para vivir mas que dignamente utilizando muchos menos recursos, pero tenemos que empezar a hacerlo ya. No es una utopía proponerse como objetivo que nuestros hijos no tengan que experimentar los horrores de la guerra y puedan decir dentro de unas décadas: ¿sangre por petróleo? no, gracias, no me hace falta.

Margarita Mediavilla Pascual es Licenciada en Ciencias Físicas y doctora  por la Universidad de Valladolid. Profesora titular en el Departamento de Ingeniería de Sistemas y Automática de la Escuela de Ingenierías Industriales. Miembro de Ecologistas en Acción Valladolid

Artículo publicado en http://www.eis.uva.es/energiasostenible

Categories: Attac Planet

El endemismo recurrente de la tortura en España

Wed, 30/07/2014 - 11:00

Germán Gorraiz López – ATTAC Navarra-Nafarroa

Parafraseando a Wright Mills en su libro “The Power Elite (1.956), el establishment del Estado español estaría formado por las élites financiera-empresarial,política, militar, jerarquía católica,universitaria y mass media del Estado español, herederos naturales del legado del General Franco que habrían fagocitado todas las esferas de decisión (según se desprende de la lectura del libro “Oligarquía financiera y poder político en España” escrito por el ex-banquero Manuel Puerto Ducet), e iniciado asimismo una deriva totalitaria que habría ya convertido a la seudodemocracia española en rehén del establishment y que tendría como objetivo último la implementación del “Estado Tardofranquista”.
Recordar que el bipartidismo establecido en el acuerdo tácito entre los partidos políticos tras el simulacro de golpe de mano de Tejero (23-F del 1981), tuvo su culminación con la llegada al poder del PSOE y el nombramiento como Presidente del Gobierno de Felipe González ( 1.982), con quien asistimos al finiquito de la idílica Transición y al inicio de la deriva totalitaria del sistema, mediante la implementación del llamado “terrorismo de Estado” o “guerra sucia” contra ETA y su entorno, del que serían paradigma los Grupos Armados de Liberación (GAL) y la implementación de la Ley Antiterrorista.

La “perfección negativa” del Tardofranquismo

Tras el Tejerazo del 1.981, en el que los líderes políticos confinados en el Congreso fueron “invitados” a aceptar un acuerdo tácito por el que se declaraban intocables el status quo (establishment) asociado al sistema monárquico (Juancarlismo) , al sistema político bipartidista ( implantación de las listas cerradas y de la Ley D´Hont) y a la defensa de la “unidad indisoluble de la nación española” (pasando Navarra desde entonces a ser considerada “cuestión de Estado”), asistimos a la aparición en el Estado español de un escenario distópico.

El término distopía fue acuñado a finales del siglo XIX por John Stuart Mill en contraposición al término eutopía o utopía, empleado por Tomas Moro para designar a un lugar o sociedad ideal. Así, distopía sería “ una utopía negativa donde la realidad transcurre en términos antagónicos a los de una sociedad ideal”. Las distopías se ubican en ambientes cerrados o claustrofóbicos enmarcados en sistemas antidemocráticos, donde la élite gobernante se cree investida del derecho a invadir todos los ámbitos de la realidad en sus planos físico y virtual e incluso , en nombre de la sacro-santa seguridad del Estado, a eliminar el principio de inviolabilidad ( habeas corpus) de las personas, síntomas todos ellos de una posterior deriva totalitaria del sistema plasmada en la instauración de la Ley Antiterrorista y la práctica sistemática de la tortura, elementos constituyentes de la llamada “la perfección negativa”, término empleado por el novelista Martín Amis para designar “la obscena justificación del uso de la crueldad extrema, masiva y premeditada por un supuesto Estado ideal” y citado por Rafael Cid en su artículo “Kaos en la izquierda”.

La “espiral de silencio” de los medios de comunicación

José Manuel Bandrés en el artículo “La Ley antiterrorista: un estado de excepción encubierto”, publicado en el diario “El País”, afirma que “con la entrada en vigor el 4 de enero del 1985 de la llamada Ley antiterrorista asistimos a la aplicación de facto del estado de excepción encubierto, al servirse del artículo 55.2 de la Constitución (que sirve de precepto habilitante para que el legislador estatal pueda entrar a restringir los derechos fundamentales en casos relacionados con elementos terroristas). Dicha Ley (todavía vigente a pesar de la declaración del abandono de la lucha armada por parte de ETA aunque con síntomas de resquebrajamiento en sus paredes), sería un anacronismo propio de la dictadura franquista, un limbo jurídico que habría convertido los sótanos de cuartelillos y comisarías en escenarios distópicos de naturaleza real (no ficitica) y en Guantánamos virtuales refractarios al control de jueces, fiscales y abogados y que facilitarían la labor de los Cuerpos de Seguridad del Estado para obtener evidencias delictivas mediante prácticas inadecuadas (léase tortura), prácticas confirmadas por las declaraciones de Luis Roldán, Director General de la Guardia Civil con Felipe González.
Dicha Ley Antiterrorista habría sido blanco de las críticas de organizaciones defensoras de los Derechos Humanos como el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo, al denunciar que “la mayoría de los detenidos no puedan identificar a los presuntos autores de los abusos al serles vendados los ojos durante los interrogatorios”; de Amnistía Internacional( AI) al denunciar “el escaso número de denuncias de torturas que terminan en condenas” y de la Defensora del Pueblo al señalar que “ los agentes implicados en los interrogatorios se dirigen en ocasiones a los abogados de los detenidos portando capuchas”.
Esta deriva totalitaria del Estado español habría sido reiteradamente denunciada tanto por Amnistía Internacional como por el Comité contra la Tortura de Naciones Unidas, organismo que se pronunció específicamente sobre el indulto a los torturadores de Kepa Urra, señalando que “ dicha medida tendría el efecto práctico de otorgar impunidad a la tortura y alentar su repetición” denunciado además al Estado español por “haber infringido sus obligaciones de prevenir y sancionar los actos de tortura”, todo lo cual sería un reflejo nítido de la deriva totalitaria del Estado distópico amparado por la “espiral del silencio” de los medios de comunicación de masas del establishment. teoría formulada por la politóloga alemana Elisabeth Noelle-Neumann en su libro “La espiral del silencio. Opinión pública: nuestra piel social” (1977) y citada por Rafael Cid en su mencionado artículo “Kaos en la izquierda”, que simbolizaría “la fórmula de solapamiento cognitivo que instaura la censura a través de una deliberada y sofocante acumulación de mensajes de un solo signo”, ( la tortura es denunciada sistemáticamente por los presuntos etarras siguiendo instrucciones de ETA), con lo que se produciría un proceso en espiral o bucle de retroalimentación positiva.

La utopía factible de Podemos

La entrada en recesión de las economías europeas ha implementado el estigma de la incertidumbre y la incredulidad en una sociedad inmersa en la cultura del Estado de Bienestar del mundo occidental, derivando posteriormente en un shock traumático al constatarse el vertiginoso tránsito desde niveles de bienestar hasta la cruda realidad de la pérdida del trabajo y posterior desahucio, inmersión en umbrales de pobreza y dependencia en exclusiva de los subsidios sociales, lo que aunado con la desafección política de la sociedad española motivada por los sangrantes casos de corrupción de la élite político-económica y el creciente descrédito de la institución Monárquica han favorecido la irrupción en el firmamento político del fenómeno mediático Podemos como paradigma de una utopía factible.

El término utopía (lo que no está en ningún lugar) fue empleado por Thomas More en el siglo XVI y sería “la búsqueda incansable de la Humanidad desde el comienzo de los tiempos de un lugar o sociedad ideal” y a pesar de su carácter no real, permite reconocer los ideales de una sociedad o comunidad en un momento concreto de su singladura histórica así como los obstáculos que impiden cristalizar su sueño idílico, con lo que la utopía así concebida, sería el camino para alcanzar un sueño que llevaría implícito en su potencia la facultad de devenir en acto concreto (en el camino está la meta), siendo preciso transitar por la senda marcada por el pragmatismo político: “Comienza haciendo lo que es necesario, después lo que es posible y de repente estarás haciendo lo imposible”.

Podemos presentó el pasado 14 de julio en Estrasburgo por medio del ex-fiscal Anti-corrupción Carlos Jiménez Villarejo una declaración en la que denuncia la intensificación “en los últimos meses y años de las prácticas de tortura en España por parte de las Fuerzas de Seguridad del Estado”, basándose en una reciente sentencia emitida por la Audiencia Nacional el 14 de mayo de este año, en la que 36 jóvenes vascos que habían sido acusados de pertenecer a ETA, fueron absueltos por la “invalidez de las pruebas obtenidas bajo tortura” y otra sentencia de la Audiencia Provincial de Baleares del pasado 16 de junio, en la que cuatro Guardias Civiles fueron condenados por cometer “torturas graves” contra dos ciudadanos británicos. Para Podemos, es “muy preocupante” que se produzca un hecho semejante en el seno de la Unión Europea que “dice fundamentarse en el respeto a la dignidad humana” a través del Art. 2 del Tratado de Lisboa y quiere saber si el Estado español ha “incurrido en un supuesto de violación grave“de los valores que recoge dicho Artículo.

Dicha declaración ha sido apoyada de momento por 33 europarlamentarios provenientes de partidos como el griego Syriza, el Sinn Féin de Irlanda, el Front de Gauche francés, Izquierda Plural y Bildu , no siendo descartable la supresión de dicha Ley Antiterrorista en un futuro mediato debido a la aparición de un nuevo individuo reafirmado en una sólida conciencia crítica sustentado en valores caídos en desuso pero presentes en nuestro código atávico como la solidaridad y la indignación colectiva ante la corrupción e injusticia imperantes y dispuesto a quebrantar las normas y las leyes impuestas por la “ monarquía de las tinieblas” del establishment o casta dominante del Estado español.

 

Categories: Attac Planet

¿Peligran las pensiones?

Wed, 30/07/2014 - 09:00

Robert Gonpane - ATTAC Madrid

Para pagar a nuestros jubilados la paga extra de verano, el Gobierno ha explicado que “en un ejercicio de normalidad en periodos de crisis” se han tenido que tomar del fondo de reserva de la seguridad social otros 6.000 millones de euros. Es cierto que todavía quedan  49.000 millones más, pero por mucho fondo de reserva que tengamos, como está invertido casi todo en deuda pública española, para obtener la liquidez necesaria y poder pagar a millones de pensionistas, los Mercados tienen que comprarle a la Seguridad Social los títulos de deuda que pone a la venta en el mercado secundario.

Casi siempre son bancos los que a cambio de una buena prima, adelante el dinero de la conversión de la deuda pública en dinero “contante y sonante”. Este es un elemento más del chantaje continuo a los Gobiernos; los Mercados no le dan liquidez a países o empresas que no sean fiables y nada menos fiable que un país cuyos dirigentes políticos presentes o futuros, duden de las bondades de la Globalización Financiera y Comercial de corte Neoliberal que dirige la “Gobernanza” (que no el Gobierno) del Mundo.El Gobierno del PP que supuestamente es un buen gestor de las cuentas públicas que sabe ahorrar dinero a los contribuyentes, desde que tomó las riendas en 2012 ha sacado unos 18.000 millones de euros del fondo de reserva de al seguridad social y ha aumentado la deuda pública más de 20 puntos de PIB hasta rozar ya el 100%.En un ambiente de constante propaganda sobre la llegada de la recuperación económica, la ciudadanía se sorprende al escuchar declaraciones como las de Juan Rosell, presidente de la Patronal, que más allá de lo que recientemente recomendó el FMI sobre la rebaja del salario mínimo interprofesional en España, pedía más ajustes reclamando “la solidaridad de los trabajadores con derechos” para que los que tienen condiciones precarias pudieran mejorarlas. Creo que llegó a poner un deleznable ejemplo generacional ¡que padres y abuelos pierdan derechos para que puedan ganarlos hijos y nietos!http://www.lavanguardia.com/economia/20140723/54412155373/rosell-reitera-la-necesidad-de-equilibrar-los-derechos-entre-contratos-indefinidos-y-temporales.htmlSe trata de echar al paro a trabajadores con sueldos razonables y sustituirlos con becarios, alumnos en prácticas o trabajadores con contratos precarios. Así aunque se acabara con el paro, las arcas de la seguridad social seguirían condenadas, pues la cotización media habrá descendido tanto que ni con 20 millones de cotizantes, será suficiente para mantener las pensiones.Los trabajadores con condiciones razonables somos una especie en vías de extinción y si perdiéramos nuestros empleos, rarísimo sería que recuperáramos las condiciones previas. Y como consecuencia a lo anterior, las pensiones públicas dignas tienen muy poco futuro. ¿Se puede considerar que estamos saliendo de la crisis en estas circunstancias?http://www.noeslomismo.org/2014/05/el-blues-del-esclavo-y-mercado-de.htmlSaludos@robergopaneP.D. Redondeo cifras para no aturdir con números que por su tamaño pierden su conexión con la economía real de la ciudadanía. http://www.noeslomismo.org/2013/08/la-inmensidad-de-la-deuda-y-del-universo.html
Categories: Attac Planet

A río revuelto, Renta Básica

Wed, 30/07/2014 - 07:00

José Antonio Herrero – ATTAC Jerez

El Partido Popular de Andalucía acaba de anunciar que propondrá una Renta Básica en Andalucía. En el mismo sentido, y con similares características, la plataforma Compromiso Social por el Progreso de Andalucía (CSPA) -iniciativa que aglutina un buen número de organizaciones, pero que lideran con cierta prepotencia CCOO y UGT- propone igualmente una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) a favor de una Renta Básica. A primera vista, llama la atención la coincidencia. Señalaré, para hacer justicia, que la CSPA inició su campaña en marzo, y que CCOO se pronunció mucho antes en este sentido, con su llamada Renta Básica de Inclusión (leer aquí). Y que el PP, a todas luces de forma oportuna y electoralista, se ha enganchado a la idea de CCOO y la CSPA.

Pero no nos llamemos a engaño. Porque en este río revuelto propio de los tiempos preelectorales, y en un contexto de crisis sistémica, carencias sociales y de enorme malestar ciudadano, cualquier cebo puede ser bueno para pescar votos. Se ve que líderes y expertos en marketing electoral leen a los “ideólogos extremistas” y recogen ideas para después manipularlas.

Porque el concepto de Renta Básica, tal como se concibe en su sentido más riguroso, tiene algunas llamativas diferencias que hacen cambiar radicalmente el sentido. Tomando las palabras del comunicado de Plataforma por la Renta Básica Universal de Sevilla: (leer aquí): “En ningún caso una renta subsidiaria y condicionada a situaciones de pobreza familiar y al mercado de trabajo puede ser tomada bajo el concepto de Renta Básica. Porque este concepto remite a incondicionalidad, individualidad y universalidad.”

¿Dónde está la diferencia? Sobre todo en los valores de fondo.

La Renta de Inserción (RbI) pretende ayudas a situaciones de necesidad, para personas que no tienen ningún tipo de ingresos y está condicionada a no tenerlos (si se tienen otras ayudas o algún tipo de salario, ésta se deja de percibir).

Esta propuesta abre la vía de que puede haber personas que valoren si merece la pena aceptar un trabajo que se puede interrumpir en cualquier momento, teniendo un subsidio de mayor cuantía. Como señala D. Raventós y la Red Renta Básica (leer aquí) la RbI rellena lo que falta, estableciendo un tope máximo a percibir “después de” contabilizar lo que ya se ingresa.

Es un parche que nivela a la baja. Y este tope, en la propuesta de la CSPA, se establece “en el 80% del IPREM (Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples: 532,51 euros en el 2014), como un indicador que dote de los recursos económicos necesarios para el acceso a los bienes y servicios que permitan salir de la situación de pobreza individual y social: supondría unas prestaciones asistenciales de 430,8 euros mensuales, netamente inferior al Salario Mínimo Interprofesional (SMI) y al umbral de la pobreza.”

Una Renta Básica Universal (RB) resulta del reparto de la riqueza global del territorio que la aplica, sin condicionantes relacionados con los ingresos, la condición social, etc. La reciben todas las personas del territorio. Esto eleva el nivel de renta disponible de forma directa y crea ciertas condiciones que la hacen ventajosa:

- Elimina la “trampa de la pobreza”. Las cobramos todas las personas, ricas y pobres. A quien le “sobra” la devuelve vía IRPF. Y eleva el nivel global de ingresos. Así, se rompe la dependencia de los ciudadanos a aceptar cualquier tipo de empleo o subempleo, y asegura a todas las familias unos recursos básicos imprescindibles para la subsistencia.

- Ayuda a la desmercantilización de la vida humana. Permite desarrollar aspectos del desarrollo social, cultural y formas de vida alternativas que no son imaginables por los defensores de modelos neoliberales, donde todo debe tener un precio.

- Se aplica “antes de” cualquier ingreso que se tenga. Por lo que no tapa baches, si no que eleva el suelo. Esto favorece un importante aumento de la disponibilidad de dinero para el consumo.

A diferencia de la RbI, la RB no constituye un techo, sino que define sólo un nivel básico, a partir del cual las personas pueden acumular cualquier otro ingreso. Además, como también se ha argumentado detenidamente en otros lugares, la RB podría ser en muchos casos un estímulo para desarrollar trabajos remunerados, mientras que los subsidios condicionados no sólo no suponen este incentivo sino que representan todo lo contrario.

En sentido amplio, la RbI aporta sólo a pobres, y se asemeja a acciones de tipo caritativo o asistencial mientras que “la RB implica que lo que debe garantizar toda sociedad es el “primer derecho”, el de la existencia. Simplemente por el hecho de pertenecer a la ciudadanía (o de disponer de residencia acreditada), sin razones adicionales”.

Como pueden apreciar, y sólo a grosso modo, hay significativas diferencias de fondo. Cierto es también que hay muchas controversias al respecto de la RB -detractores y defensores-. Su mayor reto está en el cambio de modelo social y fiscal que implica, y sobre todo en la reconceptualización de los estereotipos mercantilizados que ahora inundan nuestras mentes y nos pueden hacer pensar que es una propuesta utópica para unas y disparatada (e incluso comunista) para otras.

Pero por encima de todo dejemos claro que CSPA y PP, cuando hablan de Renta Básica, se apropian indebidamente de una expresión que ni por asomo reflejan lo que aquellos pretenden.

Pueden ampliar sus conocimientos al respecto en:

http://www.attac.es/2014/04/15/la-confusion-va-en-aumento-renta-minima-renta-garantizada-renta-basica/

http://www.redrentabasica.org/

http://www.attacandalucia.org/comunicado-de-la-plataforma-por-la-renta-basica-universal-de-sevilla-relativa-a-la-propuesta-de-la-ilp-autonomica-de-compromiso-social-para-el-progreso-de-andalucia/

http://www.andalucia.ccoo.es/comunes/recursos/2/1864035-Sintesis_propuesta_Renta_Basica_de_Inclusion.pdf

 

Artículo publicado en La Voz del Sur

Categories: Attac Planet