Skip navigation

News from Attac Spain

Syndicate content
Justicia económica global
Updated: 3 hours 7 min ago

El sistema que quiere destruir Podemos

Sat, 05/07/2014 - 13:00

Rosa María Artal - Comité de Apoyo de ATTAC España

Nada ha concitado más unánime odio y miedo en los últimos tiempos que el triunfo electoral de Podemos. Mentes preclaras como las de los populares Floriano, Aguirre o Cifuentes han liderado los exabruptos a la formación que consiguió 5 escaños en los comicios europeos cuando ellos no lo esperaban. Las jóvenes apuestas rubalcabistas del PSOE andan en parecida zozobra, lo mismo que viejos ideólogos de la desnortada socialdemocracia española. El cabeza de lista, Pablo Iglesias, es el enemigo a abatir en las altas esferas políticas y mediáticas.  Expurgan su vida presente y pasada como lo harían fuerzas especiales conjuntas del MOSSAD, la CIA y la KGB.  Le están adiestrando en resistencia al acoso ejercido con las peores artes de la mala calaña a niveles de la Esparta de Leónidas. Si lo supera, estará preparado para afrontar cualquier eventualidad. De momento, han decretado una pausa en su pasión acribilladora por Ada Colau, pero volverá, con seguridad. Con cualquiera que amenace su privilegiado estatus.

Están aterrados. A estas alturas de la fiesta monárquica ya no cabe duda de que la irrupción de una candidatura ciudadana  precipitó los acontecimientos. La improvisación desplegada en el precipitado proceso de sucesión en la Jefatura del Estado indica que la decisión tan meditada les pilló con toda la ropa sucia y sin meter en la lavadora. Incluso Juan Carlos ha demostrado su acreditada campechanía al exhibir con naturalidad una expresión de rey destronado que produce hasta lástima a los corazones sensibles. Las fotos de estos días son un impagable tratado de psicología.

Las élites extractivas tienen muy claro su objetivo: que todo siga más o menos como estaba. Deben andar en el baile que va del navajazo limpio a las serviles reverencias para situarse en la nueva Corte pero el enemigo común es uno: Podemos. Tan a fondo se han empleado en su contra, con tal profusión y altura en los ataques, que ya no debe quedar apenas nadie que no haya reparado en ellos. Y se pregunte (y se responda) a qué viene tal descarga de improperios.

Los ciudadanos se han puesto en marcha. El 15M no fue tan baladí como quieren hacer creer. Siguieron las mareas –la histórica e inolvidable de los mineros, la blanca de la sanidad con su podio de logros, la verde de la educación-sembrando con duros sacrificios lo que ahora se recoge. Las manifestaciones contra multa y palo, el continuar hablando. Y cristaliza una candidatura electoral con Podemos, un movimiento de gente muy preparada que sabe desmontar a la apolillada caverna mediática con argumentos y serenidad. Y más de un millón de personas vota a la formación. Y renacen los círculos de trabajo, las esperanzas de una política horizontal y trasversal donde todos cuentan.

Fue la ilustre pensadora Cristina Cifuentes la que dio en la diana: Podemos “dañaría la credibilidad de España”. Y su compañero de cátedra Carlos Floriano culminó el enunciado: aprovechan el dolor de la gente utilizando falsas promesas que no se pueden aplicar. Sí, eso está feísimo, el PP jamás lo haría.

¿De qué credibilidad habla Cifuentes y en qué círculos se vería dañada? No hay duda alguna: en quienes manejan el cotarro tanto aquí como fuera. Ese 1% que ha basado su estrategia en acumular dinero y poder exprimiendo y atenazando al resto, al otro 99%. Por primera vez en la historia no ejercen ni de dueños del cortijo. La supervivencia de este cortijo o el otro les da igual, si pueden sacar provecho. Se trasladan con sus maletas y sus cuentas corrientes. Punto. Con el egoísmo como motor político. Con la ley del embudo como modelo. Con ningún escrúpulo.

¿Y qué sistema destruiría Podemos o cualquier política desde la ciudadanía? El que ha llevado a España a unos niveles de pobreza y exclusión social desconocidos en décadas. El que ha asolado el empleo añadiendo un millón de parados. El que en 2012, primer año de gloria del PP, redujo los salarios de los españoles como nunca antes, de forma que trabajar ya no garantiza poder costearse una vida digna. El que ha agravado la disminución del nivel de vida con recortes y repagos.  El que ha hecho crecer el hambre –se dice pronto: el hambre- en España, liderando la desigualdad en Europa. Uno de cada tres niños necesita la comida del colegio para alimentarse, y enfrentan el verano  sin saber si la tendrán. 2.226.000 niños vivían en noviembre de 2012 en el umbral de la pobreza, ahora son 2.800.000. Disfruten lo votado.

Vibren entusiasmados con el sistema que se monta una rebaja fiscal electoralista donde las clases medias terminarán pagando las rebajas a los ricos para no variar. El que ha situado a las universidades españolas entre las más caras de Europa. El que expulsa a los jóvenes. El que penaliza la educación, la cultura, la ciencia y la investigación. ¿Y la sanidad? Los daños son ya de gran calado. No dejo de preguntarme qué ángeles de la muerte cruzaron nuestra tierra para haberla  arrasado con tal sadismo. ¿Esto es lo que hay que mantener?

¿Y la democracia? ¿Qué ha pasado con ella que no se puede ni disentir? ¿Qué queda de una ciudadanía representada por genuflexos? ¿Esto es lo que amenaza Podemos?

El maravilloso sistema español a preservar podría definirse hoy perfectamente por la corrupción que envenena  el cuerpo esencial del Estado, la impunidad, la confusión de poderes y la manipulación sistemática ejercida por los privilegiados. Los ciudadanos acaban de darle una nota de 1,9 en una encuesta del INE, pero esto es lo cabal, según ellos. Pues mire, igual es preferible probar otro sistema, otros demagogos, otros sátrapas incluso. Se precisa mucha dedicación para llegar a igualar las bajezas y atropellos de incontables próceres del país.  Hay que ser muy miserable y estar muy podrido para situarse a la altura de unos cuantos que hoy dirigen el cotarro.  Ya procuraremos vigilar y defender, desde el principio que es más fácil, un cambio real.

En cuanto a los programas de progreso  sociales y de fin de los latrocinios y mamandurrias claro que son aplicables. Solo que esta vez quienes pierden algún privilegio, alguno, son los que ahora los detentan en exclusiva, pulverizando los derechos de la mayoría. No les quitan nada suyo, les impiden seguir llevándose lo nuestro.

Cuando ya el dinero y los recortes amenazan la supervivencia hay poco que perder. Cuando uno teme el desastre que deja a sus hijos, se vence el miedo. Cuando ya el asco por tanto atropello y tanta injusticia no cabe en el estómago, se está para muy pocas bromas. Cualquier cosa es mejor que seguir tragando esta atronadora injusticia servida además con insultante pitorreo. Lo saben. Lo intuyen. Por eso están tan nerviosos.  No tengan ninguna duda, esa minoría extirpadora que se lucra a costa de los demás, no verá con buenos ojos una política destinada al bien común de la sociedad –sean quienes sean la que la lideren-, pero buena parte de la ciudadanía se sentirá tan aliviada que igual se anima y sigue el ejemplo. Es lo que les da miedo. Que se les acabe el cuento, su siniestro cuento.

Artículo publicado en eldiario.es
El Periscopio

Categories: Attac Planet

La crisis de la socialdemocracia

Sat, 05/07/2014 - 09:00

Carlos Berzosa – Consejo Científico de ATTAC España

La grave crisis por la que atraviesa el PSOE hay que englobarla en un problema más amplio que afecta a la falta de proyecto de la socialdemocracia europea. No obstante, cada país tiene sus propias particularidades, lo que se concreta en que no en todas partes se ha producido el derrumbe electoral que se está dando en España. Es más, en algunos países, como ha sido el caso de las últimas elecciones europeas, los partidos socialistas han ganado. Se han vivido en las últimas décadas derrumbes electorales, como se ha dado en el partido socialista francés, y cuando muchos analistas extendían el certificado de defunción ha revivido de sus cenizas, llegando a ganar elecciones al parlamento y a la presidencia de la República.

La socialdemocracia resiste, a pesar de todo, por una serie de circunstancias históricas y por el desengaño que parte del electorado se lleva con la derecha cuando gobierna. Pero esto no debe hacernos olvidar que se atraviesa por una crisis de identidad bastante profunda. Un estudio muy interesante es el que realiza Amit Bhaduri en el artículo “la política económica de la socialdemocracia” recogido en su libro Repensar la economía política (Manantial, Buenos Aires, 2011). No se pretende aquí repetir sus argumentos que son bastante convincentes, y a cuya lectura remito al lector interesado, sino dar mis opiniones al respecto en algunos supuestos coincidentes.

El progreso que se ha producido en los países europeos en términos económicos, políticos y sociales, ha sido posible gracias a la acción de las fuerzas de la izquierda políticas y sindicales, que bien desde el gobierno o desde la oposición y lucha sindical han servido de contrapeso al capital. El avance del Estado del bienestar no se explica sin estas fuerzas motrices. El pensamiento de la socialdemocracia ha evolucionado desde posturas más radicales hasta posiciones más moderadas como consecuencia de la mejora económica de las clases trabajadoras y la práctica eliminación de las privaciones sufridas por los asalariados en el pasado.

Las mejoras económicas y sociales, así como la disminución de la desigualdad en rentas y oportunidades desde los años cuarenta hasta la década de los setenta del pasado siglo, contribuyeron al éxito de las determinadas proposiciones de la izquierda pero a su vez socavaban sus propias bases electorales. Los cambios sufridos por la economía mundial y que afectaron a la de cada país también contribuyó a ello. La tradicional clase obrera industrial, base de la socialdemocracia, tiende a disminuir en términos porcentuales sobre el total de la población activa y crecen los asalariados del sector servicios, que es muy heterogéneo.

La socialdemocracia ha sido capaz de defender un programa reformista que ha resultado atractivo para las clases medias. Pero progresivamente va cediendo parte del programa que constituyen sus señas de identidad. La conversión de bastantes socialdemócratas al fundamentalismo de mercado y a la política económica de estabilidad contribuyó a ello. La ortodoxia en la práctica económica se impone y apenas hay matices entre los programas de los conservadores y los socialistas. Este consenso se observa muy bien en las acciones tomadas en la Unión Europea. Apenas hay diferencias entre unos y otros. Las diferencias se encuentran más en el plano de los derechos civiles, que son muy importantes, que en la política económica que se preconiza.

Los partidos socialistas se han dejado llevar por las ideas económicas dominantes y no han sido capaces de dar respuestas a los desafíos de las sociedades avanzadas. El desarrollo económico, junto con las políticas sociales, ha dejado para la historia muchas privaciones que eran denunciadas por la izquierda y los sindicatos. Pero, si bien resulta evidente que los problemas que se padecen hoy en día no son los que se sufrieron en el pasado y padecen gran parte de los países que no han alcanzado los niveles de desarrollo humano de los más avanzados, esto no quiere decir que no surjan otra serie de problemas. Así, la socialdemocracia ha ido a la zaga de movimientos sociales como los ecologistas, feministas, ATTAC, y Diferentes ONGs. La exclusión social no ha desaparecido de las sociedades desarrolladas, como se ha podido apreciar en los conflictos sociales producidos en París, Londres y Estocolmo y que han sido protagonizados por jóvenes de la periferia y los suburbios.

En España, además de esto, no ha tenido capacidad de reacción ante los desahucios. No se han sabido hacer políticas de integración hacia los emigrantes y refugiados. La desigualdad crece y la pobreza también. Los datos sobre los niños malnutridos son escandalosos en un país que se encuentra entre los ricos en las diferentes clasificaciones internacionales. Hace falta un proyecto político que tenga en cuenta tantas carencias como las que se están dando, al mismo tiempo que hay que avanzar en los derechos de ciudadanía.

Hay análisis y propuestas realizadas por pensadores y economistas que pueden servir para elaborar un proyecto político que ponga coto al capitalismo financiero y a la concentración de riqueza, que está resultando realmente escandalosa. Los aspirantes a regir los destinos del PSOE deben leer más, o por lo menos sus asesores. Es bueno que se encuentren al frente dirigentes capaces de transmitir el programa y ejercer una labor de liderazgo, pero sin ideas no se va muy lejos.

Publicado en Sistema Digital

Categories: Attac Planet

Acuerdo sobre el Comercio de Servicios (TISA)

Sat, 05/07/2014 - 07:00
Martín CúneoDiagonal GlobalPrivatización de servicios públicos

Wikileaks filtra un documento sobre la negociación del Acuerdo sobre el Comercio de Servicios (TISA) que confirma la intención de la Unión Europea de entregar los servicios públicos a las grandes empresas.

Cuando el escándalo creado por la filtración de tres documentos secretos sobre las negociaciones del tratado de libre comercio entre EE UU y la UE (TTIP) empezaba a olvidarse, un nuevo texto confidencial ha salido a la luz.

Esta vez no ha sido Fíltra.la, sino Wikileaks quien ha permitido la filtración. Y el documento no habla del TTIP, sino del Acuerdo sobre el Comercio de Servicios (TISA, por sus siglas en inglés), un tratado que la UE tramita paralelamente con dos decenas de países, entre ellos EE UU, Australia, Japón, Australia, México y Canadá. Un acuerdo “negociado en secreto para hacer un marco de liberalización de todos los servicios en el futuro”, declara a Diagonal Pablo Sánchez, responsable de comunicación de la Federación Europea de Sindicatos de Servicios Públicos (EPSU). El objetivo, según Sánchez: “Asegurarse que la mayor parte posible de los servicios puedan ser negociables, en especial aquellos que hoy son percibidos como servicios públicos”.

¿Qué novedades aporta la filtración de Wikileaks?

Para Pablo Sánchez, la filtración de Wikileaks es una nueva herramienta que permite confirmar que existe una iniciativa orquestada contra el sector público. “[La filtración] muestra que el temor que teníamos de la voluntad de arrinconar a los servicios públicos existentes no era infundado. La táctica es que todo ‘nuevo servicio’ o que pueda ser dividido de uno existente debe ser puesto en el mercado y vaciar de contenido la definición de servicio público. Un hospital seguirá siendo un servicio público -la concesión-, pero todo lo que pase dentro estará en manos privadas. Siempre que dé beneficios, claro. Eso lo que están negociando”, explica este sindicalista.

Para Sánchez, resulta evidente que se trata de una ofensiva conjunta, junto con el tratado de libre comercio con EE UU: “Los mismo países, los mismos gabinetes de negociación…  Vamos, si esto es coincidencia tenemos mucha mala suerte”.

Con la negociación de estos dos tratados no sólo está en juego la privatización de servicios públicos, sino también garantizar que las privatizaciones realizadas en el pasado no tengan marcha atrás. “Lo que verdaderamente está en la agenda política es impedir que se renacionalicen y remunicipalicen servicios que fueron privatizados, dados en concesión a 20 o 25 años o en colaboración público-privada a través de un mecanismo, de nuevo, de arbitraje internacional. Como le están haciendo a Argentina, disuadiendo a posibles gobiernos o autoridades del coste de dichas políticas”, explica Sánchez.

El negocio de los servicios

Para comprender el origen del TISA hay que remontarse a 2001, cuando la Ronda de Doha de la Organización Mundial del Comercio pretendía acabar con todas las barreras y limitaciones para el comercio mundial. Tras el fracaso de las negociaciones y tras el fracaso del Tratado de Libre Comercio para las Américas (ALCA), las grandes potencias se lanzaron a firmar acuerdos bilaterales y multilaterales para avanzar en la liberalización del comercio.

El grupo de presión que está impulsando actualmente el TISA y el TTIP, denuncia Pablo Sánchez, se llama US Coalition of Service Industries.

“Este acuerdo tiene un padrino y es el lobby de los servicios financieros en los Estados Unidos. Dado el estancamiento de la ronda de Doha, una coalición de países, que se llama a sí misma ‘los mejores amigos de los servicios’, se ha puesto a negociar, ya que representa el 90% del comercio mundial de servicios. Su objetivo es abrir todos los servicios públicos posibles al mercado: educación, servicios sociales, servicios medioambientales, sanidad y un largo etcétera”, concluye Sánchez.

Consulta los documentos filtrados por Wikileaks
Consulta los documentos filtrados por Filtra.la

 

Categories: Attac Planet

Montoro manos-tijeras contra la sanidad pública

Fri, 04/07/2014 - 18:00

Àngels Martínez Castells – Consejo Científico de ATTAC España

Cada vez son más las personas y organizaciones que defienden la sanidad pública y denuncian que las últimas propuestas fiscales de Montoro se traducirán en nuevos recortes en sanidad. Unos recortes a dos bandas, con “efecto tijera”: por una parte, el aumento del tipo de IVA para determinados productos sanitarios y, por otra, la reducción del impuesto de la renta para “determinadas” personas físicas.

Si sobre esta segunda medida bailan las cifras de impacto sobre las rentas medias mientras todos los expertos coinciden en los substanciales ahorros para las rentas más altas, pocas dudas caben de que el incremento del IVA sanitario afecta directamente los presupuestos de los Hospitales y Centros de Salud públicos. Deberán pagar un mayor IVA para muchos de productos necesarios, sin que se compense esta subida con un crédito suplementario. Esto significa, a fin de cuentas, mayor gasto con el mismo presupuesto. O también, que el IVA sanitario signifique, desde la sanidad pública, mayores ingresos para Hacienda mientras los Presupuestos públicos para sanidad disminuyen. La cuadratura del círculo del cinismo que puede servir de base falaz para nuevos repagos.

Julián Pérez Garcia en Acta Sanitaria nos recuerda que el presupuesto de sanidad representa entre el 34% y el 40% de los presupuestos de las CCAA, y por ello la rebaja de ingresos fiscales por la menor recaudación del IRPF en determinadas rentas va a afectar a los presupuestos en negativo. Y no parece que pueda ser de otro modo porque pocos economistas coinciden con Montoro en los efectos mágicos en reactivación de su reforma fiscal. Por tanto, volverá de nuevo a pedirse “a los gestores sanitarios, a los profesionales de la salud y a la población usuaria de la sanidad pública que se sacrifiquen para que otros puedan seguir viviendo sin que les afecte la crisis“. Y de nuevo se lesionarán gravemente los derechos laborales y los derechos ciudadanos y humanos… Hasta que ya no lo toleremos. O hasta que se llegue al límite de la barbarie.

Las medidas fiscales de Montoro, sigue diciéndonos Pérez García, “no preocupan a los gestores bancarios, ni a los gestores de patrimonios o de fortunas (ni grandes ni pequeñas) ya que no se grava el capital o el patrimonio”. Pero sí deberían preocupar a toda la sociedad en la medida que se penaliza la equidad y el acceso a los bienes y servicios más necesarios para la gente más desfavorecida, con el empeoramiento de la atención en el sector sanitario.

El panorama empeora si recordamos las exigencias de la UE para que los dos próximos ejercicios de 2015 y 2016 el déficit público no sobrepase el 4,2% y el 3% respectivamente, lo cual (si no cambian los signos de los tiempos) sólo puede significar un panorama más desolador para la sanidad pública. Y más si no cerramos los ojos a la realidad y asumimos (como ya nos enseñó la Crisis de 1929) que con un descalabro económico de tal magnitud y la total inoperancia de los políticos para atender a la gente más afectada, el gasto sanitario deberá incrementarse por las tensiones que se incrementan en salud mental, violencia de género, desnutrición infantil, infecciones y suicidios.

Lo que los expertos anuncian, desde distinto signo ideológico, es que los indicadores de salud de los que tanto nos enorgullecemos van a sufrir (si no están sufriendo ya) un profundo deterioro, por lo que a pesar -o a causa- de las nuevas tijeras de Montoro, se producirá un mayor gasto sanitario.

Y a pesar de los argumentos expuestos, no se pierdan la denuncia que hoy se recoge en el blog de Dempeus per la salut pública en el sentido de que “Una casta profesional apoya la privatización del sistema sanitario público”. Una denuncia que ya iniciamos en estas páginas con la Denuncia del Club Gertech y las nuevas vías privatizadoras de la sanidad.

Punts de Vista

Categories: Attac Planet

En España juzgar por corrupción a Princess Cristina es muy complicado

Fri, 04/07/2014 - 13:05

Rosa María Artal - Comité de Apoyo de ATTAC España

Los principales medios internacionales llevan hoy la noticia: el caso de Princess Cristina por corrupción sigue adelante. Les será difícil entender que nuevamente, el fiscal (es decir acusación pública) anticorrupción (es decir que lucha contra la corrupción y aunque parezca obvio hay que señalarlo) recurre de nuevo el auto del juez Castro.

Cuatro años andamos en éstas. Cuatro. Pocos países lo hubieran tolerado. Escribe Pedro Horrach (el fiscal, el que vela porque no haya corrupción) un texto… realmente lamentable para acabar antes. Dice apreciar “una espiral inquisitiva” contra la infanta por parte del juez. Inquisitivo, según la RAE: Perteneciente o relativo a la indagación o averiguación. Es decir, que el fiscal prefiere dar por hecha la inocencia a que se indague. Se supone que, en su delirio, quería decir “inquisitorial” y es raro que se equivoque con lo que de eso sabemos en España.

Sigue emperrado en que Cristina de Borbón, universitaria y con un alto cargo bancario, no sabía lo que hacía su esposo y que el juez “desprecia indicios de notable fuerza exculpatoria”. Que la hija de un rey hasta la semana pasada y hermana de otro ésta, vive en el limbo, como si eso -de ser cierto- eximiera del cumplimiento de la ley. Pero está probado que Cristina, ella, contrataba por ejemplo para el servicio  a emigrantes y les decía que les pagaría “en negro”. A eso el fiscal anticorrupción escribe:  el magistrado debate sobre “comportamientos cotidianos socialmente adecuados, (o) bien sobre una supuesta falta ejemplaridad”. Hiela la sangre leer eso.

Sorprende que personas como Horrach, o como varios miembros del gobierno (los titulares precisamente de justicia e interior en cabeza) tengan alguna capacidad de decisión en lugar de estar cuidándose en su casa. Pero así estamos. Y tendremos que solucionarlo nosotros mismos a través de la política que regenere la podredumbre en la que vivimos. La mediática también, ved, look at, please, este esperpento que ofrece un periódico de tirada nacional altamente subvencionado por el gobierno del PP.

larazon.CastroLa prensa internacional, como digo, se ha hecho eco de algo tan noticioso como que una Princess -la denominan varios de ellos- o miembro de la Casa Real española vaya a ser encausada por corrupción… si dejan obrar al juez. Verán también las dificultades en las que éste se encuentra y recordarán la mala vida que dieron a otros dos que no se atuvieron a lo conveniente (Baltasar Garzón y Elpidio Silvia). Pero nadie con poder moverá un dedo. El otro día contaba aquí cómo nada menos que el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, se plantó en El Cairo a rendir pleitesía al autor del Golpe de Estado en Egipto y ejecutor sanguinario de sus opositores. Nos han preparado un mundo muy repugnante. Solo la democracia lo salvará.

El Periscopio

Categories: Attac Planet

Pérez Esquivel a Griesa: es justo no pagar una deuda ilegítima e inmoral

Fri, 04/07/2014 - 09:00
Al Sr. Thomas GriesaJuez del Tribunal Federal del Distrito Sur de Nueva York, EE.UU.Reciba el fraterno saludo de Paz y Bien.Más que dirigirme a usted como juez que interviene en una causa que desde hace tiempo tiene en vilo a nuestro pueblo, quiero hacerlo como persona. Quiero poder aportar más libremente a la reflexión sobre la situación que se ha generado en la República Argentina, por las pretensiones de un grupo de financistas poseedores de unos pocos bonos de la deuda externa.  Ellos  buscan cobrar el 100 % de los mismos, de manera que tendrá un grave impacto sobre la vida del pueblo argentino, habiéndolos comprado por centavos y sin jamás haber invertido para su bien.Espero, Sr. Griesa, que Ud. comprende la situación que vive nuestro pueblo y las consecuencias sociales, económicas y políticas que tiene el pago de esta deuda inmoral e injusta para las personas y comunidades más necesitadas.Debe tener presente que los bonos cuyo pago hoy se discute, están manchados con la sangre de las víctimas de la dictadura militar. Forman parte de una deuda contraída a espaldas del pueblo y que nunca llegó a sus manos.  Son parte del endeudamiento que después fue impuesto en los años ´90, incluso renunciando a la soberanía y cediendo jurisdicción de manera inconstitucional a tribunales extranjeros como el suyo, supuestamente para saldar las deudas anteriores.Por eso  afirmamos que es una deuda ilegítima, inmoral e injusta. Detrás de los números existen rostros que nos cuestionan e interpelan, de niños, jóvenes, hombres y mujeres víctimas de la injusticia social y estructural, el empobrecimiento, la miseria y exclusión social que afectan a millones de seres humanos en nuestro país como también en América Latina y el mundo.Estoy seguro que Ud. no ignora esto ni tampoco, el peso de la especulación financiera en la generación de estas situaciones. Más que una deuda externa, es ya una deuda eterna, matemáticamente impagable por más que se intenta con un alto costo en vidas humanas  y sacrificando el desarrollo del país.  Nunca puede ser justo que se privilegia el capital financiero por sobre la vida de los pueblos.Es por esto también que junto a muchos otros, desde hace años venimos luchando contra el pago de estas deudas ilegítimas, exigiendo una auditoria official de las mismas, la aplicación de las leyes argentinas, la anulación de la cesión de jurisdicción y que no se continúan estas prácticas inaceptables con los nuevos bonos, contratos y tratados que se siguen firmando.Sr. Griesa, no quiero poner en duda su acción como juez, pero si me preocupa la justicia ciega. Usted bien sabe que no toda ley es justa y que muchas veces se confunde lo legal con lo justo, o no se tenga en cuenta la situación de los pueblos y se los trate como algo abstracto y lejano.  Ud. debe conocer la obra de Henry Thoreau, cuando señala que si bien hay que obedecer la ley, igualmente es necesario resistir la ley injusta hasta lograr su transformación.  Me parece una reflexión pertinente con relación a estos poderosos financistas, que para sus políticas de verdadera rapiña, buscan respaldo donde no lo deberían encontrarlo.Esto no deja a un lado las omisiones y los errores cometidos por los sucesivos gobiernos de la Argentina, el Parlamento y nuestro Poder Judicial, en asumir el tratamiento de esos bonos y de toda la deuda.  Pese a reconocer, desde tiempos de la dictadura hace ya más de treinta años, la ilegitimidad e ilicitud de gran parte de la deuda generada, ninguno ha realizado lo necesario – incluyendo por ejemplo auditarla – para separar lo legítimo de lo ilegítimo, lo legal de lo ilegal, para evitar que al pueblo argentino se le siga exigiendo el tremendo costo de pagar lo que no se debe.No sé si Ud. está al tanto de que existe en nuestro país, una decisión judicial del año 2000, que establece la fraudulencia y arbitrariedad de la deuda que dio origen a los bonos hoy en posesión de los fondos especulativos que buscan obtener lo que en justicia, no les corresponde.  Existen además denuncias cuya investigación judicial está aún abierta, con relación a esos mismos bonos.De acuerdo a las leyes de nuestra república y el derecho internacional, son deudas verdaderamente nulas. Los Principios Rectores sobre la Deuda y los Derechos Humanos nos recuerdan que es responsabilidad de cada prestador y prestatario, investigar y no pagar las deudas contraídas de manera injusta.Esta deuda es una herencia no querida y pesada que arrastra una carga grande de dolor y sacrificios.  Se ha transformado en un mecanismo que lleva en si la dominación y el sometimiento de todo un pueblo.El país quiere y debe cumplir con  sus responsabilidades y obligaciones.  Por eso es necesario aplicar la ley pero siempre, sobre la base de distinguir entre lo legal y lo legítimo, la ley y la justicia. Es necesario además reconocer que según el derecho, tiene prioridad la “deuda interna con el pueblo”: la lucha contra el hambre, la pobreza y marginalidad de grandes sectores sociales, los desafíos de la educación y salud, que no se mueran los niños de hambre y enfermedades evitables y poder alcanzar una vida digna sin que le roben la esperanza a nuestros jóvenes.Estoy seguro, Sr. Griesa, que Ud. comprende lo valioso de la oportunidad que tiene para velar por la justicia, y no solo las leyes que algunos tienen más poder que otros para imponer.  Es necesario cambiar las leyes en EE.UU., en nuestro país y en muchos otros, para evitar situaciones de esta naturaleza. Mientras tanto, esperamos igual que prime la justicia y que los derechos de quienes no han sido escuchados todavía en los tribunales, tengan la prioridad que merecen.Gracias por permitirme estas reflexiones. Si en algo pueda contribuir, profundizar sobre cualquier de los elementos señalados, estoy a su disposición.Adolfo Pérez EsquivelPremio Nobel de la Paz y Presidente,Diálogo 2000 – Jubileo Sur Argentina y el Servicio Paz y Justicia SERPAJ-Buenos Aires, 26 de junio de 2014http://www.adolfoperezesquivel.org
Categories: Attac Planet

Por qué el Gobierno Rajoy está profundamente equivocado

Fri, 04/07/2014 - 07:00

Vicenç Navarro – Consejo Científico de ATTAC España

Una de las medidas predecibles que está tomando el gobierno del Partido Popular es la de reducir los impuestos de las rentas superiores, incluyendo aquellas que se derivan de la propiedad. Paralelamente, existe una rebaja del impuesto de sociedades de las grandes empresas en especial atención de las que facturan más de 150 millones de euros al año y que representan el 0,12% de todas las empresas del país. Es una de las rebajas más notables que ha habido en España de los impuestos sobre las rentas del capital y las rentas superiores, beneficiando principalmente al 10% de la población de renta superior (especialmente al 1% más pudiente). El gobierno del Partido Popular está favoreciendo de una manera muy marcada a los que en lenguaje popular se conoce como ricos y súper ricos.

¿Por qué se realizan estos recortes fiscales tan favorables a los sectores de la población con más recursos?

 El argumento justificativo de este tratamiento fiscal discriminatorio es que las rebajas de impuestos a estos sectores beneficia no solo a los individuos que pagarán menos impuestos, sino también a toda la economía, pues los beneficiarios directos tendrán más dinero y lo invertirán, creando empleo. Este argumento lo aplican, preferentemente a las rebajas del  Impuesto de Sociedades, pues se asume que, cuando el empresario tenga más dinero, lo invertirá, creando más empleo. En otras palabras, no se grava el capital porque gravarlo repercutiría negativamente en la creación de puestos de trabajo. De ahí la conclusión de que, si se desgrava el capital, se creará más empleo. Se ha llegado incluso a decir que la baja creación de empleo se debe a la supuesta alta imposición del Impuesto de Sociedades de las grandes empresas.

El problema de este tipo de argumentación es que la evidencia existente no la avala. Los datos, fácilmente obtenibles, señalan que estos supuestos son insostenibles. Lo que sí muestran los datos es que la baja creación de empleo se debe, primordialmente, al descenso muy notable de la demanda de productos y servicios, consecuencia, en gran parte, de la bajada de salarios y el elevado desempleo, que han causado un descenso muy marcado del consumo. Esta es la mayor causa del escaso crecimiento económico y creación de empleo. Un factor también importante es el descenso del gasto y empleo públicos, con la consiguiente reducción de la ocupación y la creación de puestos de trabajo.

La falta de evidencia que avale tales argumentos

Toda la evidencia empírica existente muestra que no hay una relación estadística entre la riqueza acumulada y concentrada en las clases pudientes y en las grandes empresas, por un lado, y la creación de empleo, por otro. El caso más claro de que los beneficios fiscales para el capital y los sectores con más riqueza (incluyendo rentas) no determinan mayor creación de empleo es lo ocurrido en los últimos treinta años a los dos lados del Atlántico Norte (Norteamérica y Europa Occidental), donde se han estado aplicando políticas neoliberales de rebajas impositivas del tipo descrito. Estas políticas fiscales han facilitado la concentración de la riqueza, alcanzando niveles nunca antes vistos, mientras que la creación de empleo ha sido mucho menor a la existente en el periodo anterior (1945-1980), conocido como “la época dorada del capitalismo”, cuando las cargas impositivas a las rentas superiores, a las clases más pudientes y a las grandes empresas, eran muy superiores a las del periodo 1980-2012. Así, mientras que las rentas del 1% más rico de EEUU se triplicaron durante el periodo 1980-2012 (mientras que los salarios estuvieron estancados o crecieron poco), la creación de empleo bajó, siendo mucho menor que en el periodo 1945-1980.

Y la causa de ello es fácil de ver. El factor más importante en la determinación de los puestos de trabajo es la demanda de productos y servicios, que determina que haya que producir más productos y servicios, requiriendo, para ello, más trabajadores y empleados. Y los elementos más importantes para explicar el nivel de demanda son los salarios y el empleo. A mayores salarios y a mayor gente asalariada, más demanda y más creación de empleo.

Por qué no se está creando empleo

Lo que ha pasado en los dos lados del Atlántico es que en el periodo 1980-2012 las rentas del trabajo han bajado, en parte debido al descenso de los salarios. Una característica de este periodo es que la riqueza que se iba creando en estos países, como resultado del crecimiento de la productividad, iba más a enriquecer a las rentas del capital (propietarios y gestores de las grandes empresas financieras, industriales y de servicios) que a las rentas del trabajo, como resultado de las políticas públicas de corte neoliberal que favorecieron al primero (el capital) a costa del trabajo (salarios). Para darse cuenta de la magnitud de estas rebajas salariales, es interesante observar que, si los salarios en EEUU se hubieran mantenido al nivel de 1970, el salario medio hoy sería de 40.000 dólares más de lo que es (ver vídeo “¿Quiénes son los creadores de empleo?” en www.vnavarro.org). Y ahí está la raíz del problema.

El aumento de la riqueza (incluidas las rentas) del súper rico tiene poco impacto en la demanda. Las rentas del súper rico son hoy miles de veces más elevadas que las del trabajador. Tiene tanto dinero que recibir más no quiere decir que consuma muchos miles de veces más que el trabajador. Su impacto en el consumo es, por lo tanto, mucho menor. De ahí que la demanda fuera mucho mayor en el periodo 1945-1980, cuando los salarios eran más altos y el empleo mayor (y las rentas superiores eran gravadas a niveles mucho más elevados que los del periodo neoliberal).

En realidad, lo que debería hacerse es gravar mucho más, y no menos a las rentas superiores y a las rentas del capital (al revés de lo que están haciendo los gobiernos neoliberales, incluyendo el español) y, con el dinero conseguido, el Estado debería crear empleo, tal como históricamente han hecho los países escandinavos de tradición socialdemócrata. Uno de cada cuatro suecos trabaja en los servicios públicos del Estado del Bienestar, comparado con uno de cada diez en España. Si España tuviera el porcentaje de la población adulta trabajando en los servicios públicos del estado del bienestar que tiene Suecia, se crearían casi seis millones más de puestos de trabajo eliminando el paro. Tales servicios podrían financiarse con la eliminación de las bajadas de impuestos de sociedades de las grandes empresas que han ocurrido en España desde el año 2006 o gravando a las rentas del capital al mismo nivel que las rentas del trabajo. El hecho de que se esté haciendo lo opuesto es debido a la enorme influencia de los súper ricos sobre el Estado. Así de claro.

Catedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas. Universidad Pompeu Fabra, y Profesor de Public Policy. The Johns Hopkins University.

Artículo publicado en elplural.com

vnavarro.org

Categories: Attac Planet

Una coronación freak en el Reino de Celtiberia (Show)

Thu, 03/07/2014 - 18:00

José A. Pérez – ATTAC Madrid

Al anunciar Filipo que iba a atacar Corinto, y al estar todos dedicados a los trabajos y corriendo de un lado para otro, alguien observó que Diógenes empujaba la tinaja en que vivía. Preguntado por su actitud, explicó éste: “Porque estando todos tan apurados, sería absurdo que yo no hiciera nada. Así que echo a rodar mi tinaja no teniendo otra cosa en la que ocuparme”.

Declaro hallarme afectado por el genuino síndrome de Diógenes. No, no se trata de ese trastorno que padecen algunos mayores que acaparan montones de basura en sus viviendas y al que impropiamente se le ha dado el nombre del filósofo griegoDiógenes de Sínope. El que vivía en una tinaja en el centro de Atenas y desde allí desafiaba con sus ironías al Orden Establecido.

El asombro ante la magnitud del ruido mediático que ha envuelto la sucesión en la Corona de España me lleva a seguir el mentado ejemplo de Diógenes y menear un poco este blog para que no se diga que no me hago eco, sin prisas, slowly, de un hecho excepcional: el relevo en la Jefatura del Estado. Evento que en un país moderno ocurre con cierta frecuencia y se acomoda al sentir ciudadano expresado en las urnas. Spain is different, y con el fin de proveer ese cargo público, aquí mantenemos, a cuerpo de Rey, a los miembros de una familia privada que ejerce el monopolio de la jefatura con legitimidad más que dudosa.

Oé, oé, oé: lo llaman democracia y no lo es, dice el eslógan protestatario. De forma más estricta, la democracia también se define como respeto de los procedimientos. Pues bien, nuestro monarca patrio, Juan Carlos I de Borbón, en vez de ejercer hasta la muerte ese cargo vitalicio para el que no hay prevista jubilación, de la noche a la mañana y con el marrón de la imputación de su hija, la Infanta Cristina, por delitos fiscales a punto de estallar, decide abdicar. Entonces, todo el sistema institucional tiene que echar a correr con el fin de improvisar las reglas de tal abdicación: a) el monarca anuncia su decisión; b) las Cortes aprueban un decreto de cuatro líneas facultando al monarca para ejercer la facultad abdicatoria; c) el monarca sanciona el decreto que le faculta para abdicar; d) entonces, en estricto cumplimiento de la ley, va y abdica. O sea, un procedimiento propio de la factoría de los hermanos Marx.

Tras la abdicación del padre llega el turno del hijo. El jueves 19 de junio, festividad católica del Corpus Christi, en un Madrid tomado por 7.000 policías, con el centro de la ciudad cortado al tráfico, estaciones de metro cerradas, calles semivacías y prohibición de cualquier manifestación de disenso, Felipe VI de Borbón asumió la Jefatura del Estado.

Tanto los voceros del Establecimiento como el propio interesado, por la cuenta que le trae, han remarcado que este es el primer Rey constitucional. En efecto, Juan Carlos I, El Abdicado, heredó directamente la Jefatura del Estado del dictador Francisco Franco, apodado Caudillo:

Designado por Ley de veintidós de julio de mil novecientos sesenta y nueve Sucesor, a título de Rey, en la Jefatura del Estado el Príncipe Don Juan Carlos de Borbón; precisadas sus funciones en relación con el artículo once de la Ley Orgánica del Estado por Ley de quince de julio de mil novecientos setenta y uno; habida cuenta de la situación que las previsiones sucesorias pueden originar, en razón de la triple titularidad vitalicia del Caudillo [...] (*).

Después de esto, a quienes vivimos el proceso de la Transición española a la democracia no nos extraña lo que afirma el filósofo escocés David Hume (1711-1776): “Casi todos los gobiernos que hoy existen, o de los que queda recuerdo en la historia, fueron originalmente fundados sobre la usurpación o la conquista, cuando no sobre ambas, sin ninguna pretensión de libre consentimiento o sujección por parte del pueblo [...]. Por tales artes se han establecido muchos gobiernos, y este es todo el contrato original de que pueden jactarse.

 

La línea sucesoria en la Jefatura del Estado español

Tras la nula legitimidad del padre, ahora el hijo asciende a la categoría de Rey en virtud de lo dispuesto en la Constitución española de 1978. Lo que ha dado pie al  aparato propagandístico del Establecimiento Nacional a difundir la especie de que Felipe VI es el primer rey constitucional.

Argumento un tanto espurio. Pues al ser Felipe hijo de un Rey preconstitucional y democráticamente ilegítimo, en cierto modo, es nieto político del Caudillo. Para poder invocar legitimidad constitucional, el pueblo debería votar una nueva Constitución, o al menos una reforma de la vigente. En la que se incluyó la monarquía como forma de articulación del Estado, opción aristotélicamente aceptable, pero con el truco de considerar monarca a la persona designada por el dictador. Es entonces cuando Juan Carlos debería haber abdicado para entrar en la historia con cierto grado de honorabilidad.

En cualquier caso, aceptando los hechos consumados de carácter práctico que, en 1978, llevaron a la voluntad popular a asumir como un mal menor esa “transacción” entre los poderes fácticos y los emergentes denominada Transición, “aun cuando hubiera existido tal contrato, las cláusulas del mismo no estarían vinculando a los descendientes de quienes establecieron el pacto“, sigo aquí a Hume al pie de la letra. Más allá del referéndum sobre monarquía o república que algunos reclaman, para asegurar la convivencia actual de las gentes que hoy poblamos España, lo más efectivo sería pactar una nueva constitución.

Sine estética, nulla ética est. Para colmo, la estética de la coronación fue absolutamente deplorable. No digo que faltaran vestidos y uniformes bien cortados con cargo al presupuesto, pero eso es simple guardarropía. No hubo multitudes en las calles aclamando al nuevo Rey en el paseíllo que realizó en coche descubierto, ni tampoco en la plaza frente al palacio de Oriente desde donde la familia real saludó a su amado pueblo saliendo al consabido balcón. Un pueblo, por cierto, que ni ama a la monarquía ni está educado para entender el concepto de república. Para colmo ¿a qué vienen esos besos y melindres familiares en público y en el balcón palaciego? Sinceramente, yo pago mis impuestos para sostener, pese a mis preferencias políticas, a esa modalidad de Jefatura del Estado y lo menos que cabe esperar de los miembros de la real familia es que vistan no sólo el uniforme, también el propio cargo, con el mayor decoro. Guardando un poco de compostura y firmeza en el balcón, lejos de esa cursilería gestual más propio de la clase media en vías de extinción por las políticas neoliberales que de los máximos altos cargos del Estado. Que ya tendrán tiempo de besarse en casa.

Y hablando de besos, ¿qué me dicen de la actitud de la flamante nueva Reina ante el cardenal integrista Rouco Varela  en el curso de la recepción real o “besamanos” celebrado en el interior del palacio? ¿Es aceptable que la  Cabeza Máxima del Estado se incline ante la jerarquía de la iglesia católica? ¿Esto es estética o acto de sumisión?

 

Besamanos real: ¿Quién besa la mano a quién?

 

Ante tal cúmulo de despropósitos de toda índole en el fondo y en las formas de esta Coronación celebrada en tierras de la Celtiberia Show, no queda sino suscribir estas palabras de Borbones contra Lannisters: FIGHT! una entrada del blog Vicisitud & Sordidez, que les invito a visitar: “Seamos coherentes: no es compatible el estar reivindicando la república mientras, a la vez, nos dedicamos a ocupar la mitad del día haciendo spoilers de ‘Juego de tronos’ a todos los amigos en Facebook. No tiene sentido hablar de lo caduca y antidemocrática que es la sucesión hereditaria mientras debatimos si Stannis merece o no el trono [...]. Pero una cosa es cierta: SÍ que podríamos entrar en un furor antimonárquico bajo una condición: que los Borbones, pese a tener todos los atributos de la realeza, no sean capaces de darnos el espectáculo de la casa que realmente mola en este culebrón disfrazado de serie de HBO, pero culebronazo de toda la vida al fin y al cabo. Friki”.

Pues eso, una coronación absolutamente freak, cuya guinda la ha puesto el Partido Popular, otra formación política integrada por freaks y atravesada por la corrupción, defendiendo en solitario el aforamiento de urgencia del viejo Rey “por una impagable deuda de gratitud”.

(*) Ley 28/1972, de 14 de julio, por la que se dictan normas de aplicación a las previsiones sucesorias.  «BOE» núm. 171, de 18 de julio de 1972, páginas 12906 a 12907 (2 págs.)

TEXTO

Designado por Ley de veintidós de julio de mil novecientos sesenta y nueve Sucesor, a título de Rey, en la Jefatura del Estado el Príncipe Don Juan Carlos de Borbón; precisadas sus funciones en relación con el artículo once de la Ley Orgánica del Estado por Ley de quince de julio de mil novecientos setenta y uno; habida cuenta de la situación que las previsiones sucesorias pueden originar, en razón de la triple titularidad vitalicia del Caudillo, de conformidad con lo que se establece en nuestras Leyes Fundamentales, es conveniente evitar toda laguna en la aplicación de las mismas, precisando el alcance de sus normas en los posibles supuestos.

A tal fin, y en virtud de las atribuciones que me concede la disposición transitoria primera de la Ley Orgánica del Estado,

DISPONGO:

Artículo primero.

La Jefatura del Estado, la Jefatura Nacional del Movimiento y la Presidencia del Gobierno corresponden, con titularidad vitalicia, al Caudillo de España y Generalísimo de los Ejércitos, de conformidad con lo dispuesto en el artículo segundo de la Ley de Sucesión y disposición transitoria primera de la Ley Orgánica del Estado, en relación con los artículos dieciséis y diecisiete de la Ley de treinta de enero de mil novecientos treinta y ocho, y siete de la Ley de ocho de agosto de mil novecientos treinta y nueve. Todo ello, sin perjuicio de las potestades que otorgan al Jefe del Estado los artículos catorce y quince de la Ley Orgánica del Estado, en función de las disposiciones anteriormente citadas.

Artículo segundo.

Producido el supuesto de las previsiones sucesorias, el Príncipe de España, Don Juan Carlos de Borbón, prestará juramento y será proclamado Rey por las Cortes Españolas, conforme a lo dispuesto en el artículo cuarto de la Ley de veintidós de julio de mil novecientos sesenta y nueve, en relación con el artículo siete de la Ley de Sucesión y dentro del plazo de ocho días, desde aquel en que se produzca la vacante. El Consejo de Regencia, que asumirá los poderes en nombre del Príncipe de España a tales efectos, ejercerá las funciones que señala la Ley de Sucesión, salvo las que supongan acuerdo entre la Jefatura del Estado y Consejo del Reino, las cuales son privativas del Sucesor y diferidas al momento en que preste el juramento establecido.

Artículo tercero.

Al producirse las previsiones sucesorias sin que el Caudillo hubiera designado Presidente del Gobierno, el Vicepresidente del Gobierno quedará investido, en virtud de esta Ley, del cargo de Presidente del Gobierno hasta que el Rey haga uso de la potestad que le otorga el artículo quince de la Ley Orgánica del Estado o se produzca alguna de las circunstancias que dicho artículo contempla.

Artículo cuarto.

La presente Ley entrará en vigor el mismo día de su publicación en el «Boletín Oficial del Estado».

Dada en Madrid, a catorce de julio de mil novecientos setenta y dos.

FRANCISCO FRANCO

Carnet de paro

 

Categories: Attac Planet

Apostar por la radicalidad democrática

Thu, 03/07/2014 - 13:00

Pedro Arrojo Agudo – Consejo Científico de ATTAC España

La política debe ser el arte de hacer posible lo que es necesario, sin recurrir a la violencia

La espectacular emergencia de Podemos está poniendo muy nerviosos, no sólo a los dirigentes socialistas, sino, más si cabe, a los del Partido Popular. La perspectiva, plausible hoy, de una izquierda mayoritaria en la que un amplio frente de izquierdas –con Podemos, IU, CHA y Equo, en Aragón, por ejemplo–, podría superar al PSOE, preocupa, y mucho, en los círculos del poder. Preocupa la inyección de ilusión y de motivación política en miles de jóvenes y menos jóvenes que, tras largos años de frustración ydesconfianza hacia las instituciones, vislumbran la posibilidad de asaltar democráticamente ayuntamientos y gobiernos autónomos en las próximas elecciones.

De ahí que, sin entender aún lo que viene ocurriendo desde el 15-M, políticos y tertulianos se apresuren a proyectar su perplejidad calificando de “populista” y “radical” esa ola de indignación, traducida en participación electoral; al tiempo que, a falta de poder invocar el “oro de Moscú” o de “Gadafi”, meten en escena el “oro de Venezuela” y de “Irán”.

MIENTRAS, en amplios sectores del Partido Socialista, en medio de la desorientación, crece la simpatía por el fenómeno Podemos, la derecha lanza preocupados llamamientos a la centralidad (docilidad) de la socialdemocracia, deshaciéndose en halagos hacia Rubalcaba, hasta hace poco, un diablo izquierdista que socavaba la unidad patria y saboteaba la superación de la crisis.

Siempre he defendido como virtuoso el concepto de radicalidad, cuando se aplica a buenas prácticas y actitudes positivas. Y en ese sentido siempre he defendido la necesidad de ser radicalmente demócratas, generosos, solidarios, agradecidos, justos, optimistas, sensibles, o simplemente, radicalmente buenos. Frente a tanta “moderación” como expresión de mediocridad y de docilidad al poder, creo que la explosión de radical indignación del 15-M nos aportó esperanza democrática, de la misma forma que el reciente crecimiento electoral de la izquierda radical, anuncia perspectivas de cambio en lo que hasta hace poco se nos decía que no se podía cambiar-

Cada vez aparece más claro hasta qué punto lo que se nos presenta como “realismo político” es expresión de complicidad con el poder del dinero más que prudencia y pragmatismo; y hasta qué punto esa complicidad se paga a través de tramas corruptas. Lanzar las acusaciones de populismo y radicalidad cuando lo que se reclama es democracia real frente a la injusticia que supone salvar con el dinero de todos a bancos y especuladores, verdaderos responsables de la crisis, condenando al paro a millones de familias y dejando sin futuro a toda una generación, es una forma de eludir el debate, a base de inducir miedo. Lanzar infundios sobre la financiación venezolana o iraní de esa izquierda radical, cuando se exigen soluciones concretas a los desahucios o se plantea la necesidad de una auditoría sobre la famosa deuda, es eludir de malas maneras un debate serio sobre los problemas derivados de una crisis que alguien ha cargado sobre espaldas ajenas, que no tienen responsabilidad algunaen su génesis.

LA POLÍTICA debe ser el arte de hacer posible lo que es necesario, sin recurrir a la violencia. Y hoy es necesario que el derecho a una vivienda digna esté por encima del derecho de un banco a percibir los beneficios que espera; es necesario que el dinero público se destine antes a cubrir las necesidades básicas de los más pobres que las expectativas de negocio de los más ricos; es necesario consolidar la sanidad y la enseñanza públicas, así como la gestión pública del agua frente a las presiones privatizadoras que transforman a los ciudadanos en clientes; es necesario recuperar la certeza de que manda más la democracia en las urnas que el poder del dinero en los mercados financieros; es necesario sentir que, ya si, podemos decidir nuestro futuro sin aquella amenaza de golpes de estado que nos condicionaba hace 35 años; es necesario recuperar la confianza en nuestras instituciones democráticas y la certeza de que la corrupción será castigadade forma ejemplar.

Ciertamente el reto de articular políticamente esa indignación desde una dinámica asamblearia es ingente; como importantes serán las dificultades para superar, con generosidad y sana ambición, el partidismo de unos y otros. Pero si esta nueva izquierda supiera promover unas primarias con el apoyo de CHA, IU, Podemos, Equo y los múltiples movimientos y mareas inspirados por el 15-M, como de hecho se viene planteando en Aragón, podríamos encontrarnos con un censo de decenas de miles de personas para esas primarias que augurarían tiempos interesantes para la POLÍTICA, con mayúsculas.

Publicado en El Periódico de Aragón

Categories: Attac Planet

Aclarando algunas confusiones con respecto a las ventajas de una sicav

Thu, 03/07/2014 - 09:00

Eduardo Garzón – Consejo Científico de ATTAC España

Una sicav (sociedad de inversión de capital variable) es un instrumento financiero para rentabilizar el ahorro. Aunque en su nombre aparezca la palabra “sociedad” (que hace referencia a las figuras jurídicas de las empresas -sociedades anónimas-) y comparta jurídicamente algunos elementos propios de una empresa, lo cierto es que se parece más a un fondo de inversión o de pensiones que a una empresa normal y corriente. El dinero de una sicav no se puede utilizar para comprar una fábrica, máquinas o contratar trabajadores, sino que sólo puede usarse para comprar activos financieros (acciones, bonos, derivados, etc). El objetivo no es invertir en la economía productiva, sino colocar el ahorro en títulos financieros de forma que con el paso del tiempo la cantidad de dinero aumente.

Esta distinción es importante porque las ventajas fiscales de una sicav precisamente residen en esta naturaleza combinada de empresa y fondo de inversión. El famoso 1% al que tributan los beneficios de las sicav (a diferencia del 25% del resto de empresas) NO es la ventaja que tienen sus propietarios, al contrario de lo que comúnmente se piensa. Al fin y al cabo una sicav no es como una empresa, y lo importante no son los beneficios que obtiene la entidad sino las ganancias financieras de sus propietarios (lo que aumente su ahorro). Y por estas ganancias se pagan los mismos impuestos (entre el 21% y el 27%) que en el caso de las ganancias de los fondos de inversión cuando el propietario retira el dinero (para poder usarlo en otra cosa).

Ahora bien, hay un factor que marca la diferencia: si yo meto 1000 euros en un fondo de inversión normal, cada año tendré que pagar impuestos en IRPF por las ganancias que obtenga. Si a final del primer año tengo 1010 euros, tendré que pagar impuestos por esos 10 euros ganados, aunque no los saque del fondo y por lo tanto no los pueda utilizar en otra cosa. Y así durante todos los años en los que mis ahorros vayan aumentando. Seguirán apareciendo los números en la contabilidad del fondo de inversión pero yo no tendré mi dinero en mano. Si quiero sacar el dinero para poder utilizarlo en otra cosa (en billetes o para colocarlo en una cuenta bancaria normal) entonces tendré que pagar el impuesto correspondiente por rendimientos del capital (entre 21% y 27%). En el caso de una sicav, si quiero retirar el dinero también tendré que pagar el mismo impuesto por rendimientos de capital, PERO no tendré que pagar cada año impuestos por lo que aumenten los ahorros (siempre y cuando el dinero siga en la sicav).

Esta cuestión es importante porque no es lo mismo que los 10 euros de ganancia al año en nuestro ejemplo minoren su cantidad por pagar impuestos (en el caso de un fondo de inversión normal) que si mantienen su cuantía por no pagar impuestos (en el caso de una sicav). Cuando las ganancias son importantes y cuando el lapso de tiempo es largo, la diferencia es colosal: se gana mucho más dinero con una sicav que con un fondo de inversión normal.

La legislación permite esta bonificación a las sicav por su naturaleza parcial de empresa, al tener que estar formada por 100 accionistas como mínimo (ya que cada uno teóricamente tendrá poco margen para beneficiarse de esa ventaja fiscal). El problema es que los que forman una sicav lo hacen introduciendo las identificaciones de parientes o amigos para completar los 100 nombres (denominados mariachis u hombres de paja), de forma que al final la sicav acaba estando controlada por una única persona que se aprovecha de esas ventajas fiscales para no pagar impuestos a Hacienda durante todos los años en los que su ahorro se vaya incrementando. Por lo tanto, la sicav es un excelente herramienta para que los más adinerados (porque se necesitan 2,4 millones de euros para abrir una sicav) incrementen sus ahorros sin tener que pagar impuestos al Estado.

Saque de Esquina

Categories: Attac Planet

Las Marchas de la Dignidad. El espacio de encuentro más cabal de la izquierda social y de las personas pobres

Thu, 03/07/2014 - 07:00

Carlos Martínez – ATTAC Andalucía

Las Marchas de la Dignidad van adquiriendo conciencia de su capacidad organizativa y de movilización. Fueron capaces de juntar más de un millón de personas en Madrid y no han muerto de éxito. Al contrario, las Marchas 22M van asumiendo su responsabilidad en la conformación de un frente socio-político de la izquierda social y constituyente, de clase y de las y los de abajo. A diferencia del 15M si bien tienen una estructura asamblearia y horizontal, pero sin embargo forman parte de ellas organizaciones sociales y sindicales con mucha experiencia y combatividad junto con asambleas de paradas y parados e incluso secciones sindicales de empresas en lucha. Poseen una composición de clase obrera militante mayor que el 15M que realmente carecía de ese componente organizado. No excluyen las organizaciones, al revés, son su columna vertebral y ello les garantiza diversidad, pero también soporte social e incluso económico, no exento esta último de grandes sacrificios y esfuerzos. Son amplias y plurales, pero todavía lo deben ser más. Su politización es paulatina e in crescendo en el sentido de que adquieren conciencia de que su realidad propia les hace ser hoy por hoy el único espacio en el que convergen todas las izquierdas transformadoras y alternativas y numerosas organizaciones populares de base y que han tenido ya éxitos, bien sea de lucha, mediáticos o en el discurso.

Las Marchas de la Dignidad se constituyen en un elemento clave del proceso destituyente del régimen en crisis que al mismo tiempo vive en un proceso de recomposición gatopardiana. Son un movimiento destituyente. Todas sus acciones se ejecutan al objeto de erosionar y denunciar el régimen. Los gobiernos troika tanto estatal como autonómicos, son señalados claramente y se denuncia a los enemigos de la clase obrera y las clases populares mediante la acción y la pedagogía. En este sentido sus acciones deben ser y lo son, claras y fáciles de entender por la gente humilde, pobre y que sufre, de forma que se señalen los causantes de su sufrimiento y se propongan alternativas. Hay soluciones y hay otras formas de hacer política.

Todo esto ha provocado que Las Marchas sí han conectado con barrios obreros, personas pobres y excluidas, gentes ya en la marginación, o bien expulsadas del trabajo y de los servicios públicos. Es por eso que con sus manifestaciones, ocupaciones y escraches, señalan con el dedo a los causantes de la crisis y a los gobiernos troika, que salvan bancos e indultan a banqueros corruptos o que han provocado quiebras de las que se han lucrado, mientras que a ellos les expulsan de sus pisos o del subsidio de desempleo.

Las Marchas comienzan a vislumbrar la necesidad de confluir con otros movimientos y plataformas europeas al objeto de quebrar el neoliberalismo continental. Las Marchas son internacionalistas y su acción se sitúa en el estado español, siendo este Europa. La Unión Europea es sin embargo la enemiga de las clases populares pues impone las políticas troika. Se enuncia el debate del euro, pero no se entra en él, pues puede dividir a las Marchas y por tanto se enuncia pero, no se manifiesta posición. La discusión sobre el euro y la propia UE apenas ha comenzado, pero por lo pronto sí se observa que las imposiciones negativas de la UE nos perjudican gravemente, al igual que los gobiernos se aprovechan también de estas políticas para imponer su modelo neoliberal. No obstante las Marchas 22M o Marchas de la Dignidad sí se han dado perfecta cuenta de que el sur de Europa, preferentemente Portugal, Grecia y España son el eslabón débil de la estrategia neoliberal y el punto por donde machacando de puede romper la cadena. Al mismo tiempo, las Marchas de la Dignidad van a explorar y procurar un acercamiento a los pueblos europeos en lucha y sus plataformas.

Las Marchas de la Dignidad continúan su proyecto autónomo, pero no independiente de la política. Existe el peligro de que muchas personas piensen que es la hora de delegar mediante el voto su rabia, su desprecio por los políticos del régimen y sus esperanzas de justicia, reparto y República. Pues bien, siendo muy importante la acción política y el voto, si en este caso, por parte de las fuerzas populares no se ve acompañado de la movilización y la tensión de las clases subalternas, la derecha puede desbaratar ilusiones y comprar conciencias o reprimir los anhelos de construir otra sociedad justa y libre. Hay pues que educar en la acción y ser consecuentes en política. Pero lo que exigen los pueblos, no son grandes triunfos y meteóricos, sino que conscientes de las dificultades se trata de ir avanzando en lo concreto, resolver lo que a las personas les preocupa y procurarles pan, trabajo y techo seguros, con libertad y servicios públicos y de protección social garantizados. Todo esto, a pesar de que se sabe que con capitalismo, ni hay justicia, ni hay igualdad, ni hay libertad. Pero si podemos y debemos garantizar la dignidad, la educación, la salud. El empleo y la vejez, gracias a un sistema fiscal progresivo y justo, así como la construcción y la reconstrucción de un sector público bancario, energético, de movilidad e industrial.

Una victoria electoral del campo popular y de las izquierdas reales es imprescindible, pero sin un pueblo empoderado estas fracasarán.

Las Marchas de la Dignidad conscientes pues de todo ello y  por tanto están dispuestas a seguir luchando y para ello han convocado el siguiente calendario de movilizaciones:

A) Apoyo a la diada de Catalunya el 11 de Septiembre como señal del respaldo del derecho a decidir. Como tal derecho a decidir libremente, una u otra opción.

B) Rodear Oviedo el 24 de Octubre entrega de los premios Príncipe de Asturias, señalando a la monarquía y los poderes establecidos como responsables de las políticas de expolio y desposesión del pueblo y del estado. Cercar la mierda y señalarla. Será una acción estatal y que convocan las Marchas de la Dignidad. Se trata de hacer un cordón sanitario entorno a los que viven a nuestra costa y sin embargo no hacen nada por las gentes humildes y los sin trabajo y sin pan. De paso que la prensa internacional se entere una vez más, que las personas de este Reino si se conforman, ni callan, ni aman a sus reyes como si fueran súbditos en lugar de ciudadanas y ciudadanos.

C) el 29 de Noviembre manifestaciones de las Marchas de la Dignidad en todas las capitales de provincia del Estado Español, precedidas de una semana de lucha.

D) En Marzo o Abril marchas contra los Paraísos Fiscales para denunciar que los ricos no pagan impuestos y defraudan y los Paraísos Fiscales son su instrumento. Marcha sobre Gibraltar y Andorra. También sobre el Paraíso Fiscal encubierto del eje Serrano-Castellana de Madrid. Denuncia contra el masivo fraude fiscal impune de grandes empresas y grandes fortunas y además señalando los dos lavaderos de dinero negro que hay junto a nosotros.

La Marchas apoyarán las luchas contra el patriarcado y la ley del aborto Gallardón.

Crearán comités de Las Marchas en todos los barrios y ciudades.

Apoyarán las huelgas de la clase obrera y sus sindicatos.

Lucharemos frente a la represión. En defensa de los derechos sindicales y el derecho de huelga y manifestación, que están siendo reprimidos. En el Reino de España vuelven a haber presos políticos.

Las Marchas se consolidan y se dotan de cada vez más acerbo programático y llaman a la unidad de las izquierdas y las fuerzas populares ante el régimen en crisis y las políticas de recorte y ajuste.

Carlos Martínez, asistente a la Asamblea de Mérida delegado por ATTAC España

Categories: Attac Planet

Del Sur al Norte: crisis de la deuda y programas de ajuste

Wed, 02/07/2014 - 18:00

Éric Toussaint – Consejo Científico de ATTAC Francia

Este texto pone en evidencia las similitudes de las políticas impuestas a los pueblos del Norte y del Sur del planeta a partir del gran giro neoliberal de los años 1980. Si bien fue escrito en julio de 2000, ningún retoque es necesario para presentar y analizar el desarrollo de los acontecimientos del período 1980-2000 en materia de austeridad y de endeudamiento. Su contenido tiene la ventaja de mostrar que las políticas aplicadas progresivamente a partir de 2008 en Grecia, en Europa occidental y en los Estados Unidos constituyen la profundización de una ofensiva iniciada tres decenios antes. Los argumentos utilizados por los gobiernos y los organismos internacionales que los aplican no han cambiado verdaderamente, lo mismo que las recetas utilizadas.

A partir de los años 1980, la crisis del endeudamiento público, tanto de los países del Tercer Mundo y del Este como de los países industrializados, ha sido sistemáticamente utilizada para imponer políticas de austeridad en nombre del ajuste |1|. Acusando a sus predecesores de haber vivido “por encima de sus posibilidades” recurriendo demasiado fácilmente al empréstito, la mayor parte de los gobiernos en funciones desde entonces han infligido progresivamente un “ajuste” de los gastos públicos, los sociales en particular, como si se tratara de ajustar un cinturón apretándole uno o dos agujeros.

Por lo que se refiere al Tercer Mundo y el Este, el formidable crecimiento de la deuda pública comenzó a finales de los años 1960 y desembocó en una crisis de pagos a partir de 1982. Este endeudamiento tiene responsables. Se encuentran esencialmente en los países más industrializados: los bancos privados, el Banco Mundial y los gobiernos del Norte que prestaron literalmente a espuertas centenares de miles de millones de eurodólares y de petrodólares.

Para colocar sus excedentes de capitales y de mercancías, esos diferentes actores del Norte prestaron a tasas de interés muy bajas. La deuda pública de los países del Tercer Mundo y del Este fue así multiplicada por doce entre 1968 y 1980. En los países más industrializados, el endeudamiento público aumentó igualmente con fuerza durante los años 1970, al intentar responder los gobiernos al final de los “treinta gloriosos” años de posguerra con políticas keynesianas de relanzamiento de la máquina económica.

Un giro histórico se emprendió en 1979, 1980, 1981, con la llegada al poder de Thatcher y de Reagan, que a partir de entonces aplicaron a gran escala las políticas soñadas por los neoliberales.

De entrada, procedieron en particular a una muy fuerte subida de las tasas de interés, que obligó a los poderes públicos endeudados a transferir a las instituciones financieras privadas montantes colosales. A partir de ese momento, a escala planetaria, el reembolso de la deuda pública constituyó un poderoso mecanismo de bombeo de una parte de las riquezas creadas por los trabajadores asalariados y los pequeños productores en beneficio del capital financiero.

Esas políticas, dictadas por los neoliberales, iniciaban una formidable ofensiva del capital contra el trabajo. Endeudados, los poderes públicos se pusieron a reducir los gastos sociales y de inversión, para “equilibrar” las cuentas; luego, recurrieron a nuevos préstamos, para hacer frente a la subida de las tasas de interés: es el famoso efecto “bola de nieve”, vivido en los cuatro puntos del planeta durante los años 1980. Es decir, un aumento mecánico de la deuda causado por el efecto combinado de las tasas de interés elevadas y de los nuevos préstamos necesarios para el reembolso de los préstamos anteriores.

Para pagar la deuda pública, los gobiernos se sirvieron abundantemente de los impuestos, cuya estructura fue modificada de forma regresiva en el curso de los años 1980-1990: la parte de los ingresos fiscales provenientes de los impuestos sobre las rentas del capital disminuyó, mientras que aumentaba la parte de los ingresos provenientes de los impuestos sobre el trabajo asalariado, de una parte, y sobre el consumo de masas, vía la generalización del IVA y el aumento de los impuestos indirectos, de otra.

En definitiva, el Estado quitó a los trabajadores y a los pobres para dar a los ricos, al capital: exactamente lo contrario de una política redistributiva, que debería ser, sin embargo, la preocupación principal de los poderes públicos…

La crisis de la deuda pública de los años 1980 está íntimamente ligada al proceso de desreglamentación que preside la mundialización neoliberal. En efecto, el aumento colosal del endeudamiento público, a finales de los años 1960 y comienzos de los años 1980 fue pareja con el desarrollo del mercado de los “eurodólares”, es decir una de las primeras etapas de la desreglamentación del sistema monetario internacional y de los mercados de cambios.

Importancia estratégica del ajuste estructural en los países de la periferia

Las políticas de ajuste estructural comenzaron a ser aplicadas en los países de la periferia justo después del estallido de la crisis de la deuda en agosto de 1982. Constituyeron la prosecución, bajo una forma nueva, de una ofensiva que había comenzado unos quince años antes.

¿Qué estaba en juego en esta ofensiva?

Para los estrategas de los gobiernos del Norte y de las instituciones financieras multilaterales a su servicio, comenzando por el Banco Mundial, imperativamente había que responder a un desafío, la pérdida de control sobre una parte creciente de la periferia: entre los años 1940 a los 1960, se fueron sucediendo las independencias asiáticas y africanas, el bloque del Este europeo se había ampliado, las revoluciones china, cubana y argelina habían triunfado, habían aparecido políticas populistas y nacionalistas, puestas en marcha por regímenes capitalistas de la periferia -del peronismo argentino al partido del Congreso indio de Nehru, pasando por el nacionalismo nasseriano-… En definitiva, nuevos movimientos y organizaciones se habían desarrollado un poco en todas partes a escala internacional, constituyendo otros tantos peligros para la dominación de las principales potencias capitalistas.

Los préstamos masivos concedidos, a partir de la segunda mitad de los años 1960, a un número creciente de países de la periferia (comenzando por los aliados estratégicos, el Congo de Mobutu, la Indonesia de Suharto, el Brasil de la dictadura militar, llegando hasta países como Yugoslavia y México) juegan el papel de lubrificante de un poderoso mecanismo de recuperación del control. Esos préstamos concretos tenían por objetivo el abandono por esos países de su política nacionalista y una conexión más fuerte de las economías de la periferia al mercado mundial dominado por el centro. Se trata igualmente de asegurar el aprovisionamiento de las economías del Centro en materias primas y en combustibles. Poniendo los países de la periferia progresivamente en competencia los unos con los otros, incitándoles a “reforzar su modelo exportador”, el objetivo era hacer bajar los precios de los productos que exportaban y, por consiguiente, reducir los costes de producción en el Norte y aumentar en él la tasa de ganancia. Se trataba en fin, en un contexto de ascenso de las luchas de emancipación de los pueblos y de guerra fría con el bloque del Este, de reforzar la zona de influencia de los principales países capitalistas. Ciertamente, no se puede afirmar que hubo por parte de los bancos privados, del Banco Mundial y de los gobiernos del Norte, la puesta en marcha de un complot. Pero no deja de ser cierto que un análisis de las políticas seguidas por el Banco Mundial y por los principales gobiernos de los países industrializados en materia de préstamos a la periferia muestra claramente que esos actores perseguían objetivos estratégicos |2|…

La crisis que estalla en 1982 es el resultado del efecto combinado de la bajada de los precios de los productos exportados por los países de la periferia hacia el mercado mundial y de la explosión de las tasas de interés. De un día para otro, hay que pagar más con ingresos que disminuyen. De ahí, el estrangulamiento. Los países endeudados anuncian que están confrontados a dificultades de pago. Los bancos privados del centro se niegan inmediatamente a conceder nuevos préstamos y exigen que se les paguen los antiguos. El FMI y los principales países capitalistas industrializados adelantan nuevos préstamos para permitir a los bancos privados recuperar su apuesta y para impedir una sucesión de quiebras bancarias.

Desde esa época, el FMI, apoyado por el banco Mundial, impone los planes de ajuste estructural. Un país endeudado que se niega al ajuste estructural se ve amenazado con la detención de los préstamos del FMI y de los gobiernos del Norte. Se puede afirmar sin riesgo a equivocarse que quienes, a partir de 1982, proponían a los países de la periferia que dejaran de pagar sus deudas y que constituyeran un frente de los países deudores tenían razón. Si los países del Sur hubieran instaurado ese frente, habrían sido capaces de dictar sus condiciones a acreedores desesperados.

Al optar por la vía del reembolso, bajo las horcas caudinas del FMI, los países endeudados han transferido hacia el capital financiero del Norte el equivalente de varios planes Marshall. Las políticas de ajuste han implicado el abandono progresivo de elementos clave de la soberanía nacional, lo que ha desembocado en un aumento de la dependencia de los países concernidos hacia los países más industrializados y sus multinacionales. Ninguno de los países que haya aplicado el ajuste estructural ha podido sostener de forma duradera una tasa de crecimiento elevada. Las desigualdades sociales han aumentado en todas partes. Ningún país “ajustado” constituye una excepción.

Los nuevos préstamos concedidos por el FMI desde 1982 persiguen tres objetivos: 1) establecer las reformas estructurales impuestas por el ajuste; 2) asegurar el reembolso de la deuda contratada; 3) permitir progresivamente a los países endeudados tener acceso a los préstamos privados vía los mercados financieros.

¿En qué consiste este “ajuste”?

El ajuste estructural comprende dos grandes tipos de medidas. Las primeras son medidas de choque (generalmente la devaluación de la moneda y la subida de las tasas de interés en el interior del país concernido). Las segundas son reformas estructurales (privatización, reforma fiscal, etc.). Las devaluaciones impuestas por el FMI han alcanzado regularmente tasas del 40% al 50%. Intentan hacer más competitivas las exportaciones de los países concernidos, de forma que aumenten las entradas de divisas necesarias para el reembolso de la deuda. Otra ventaja, no despreciable desde el punto de vista de los intereses del FMI y de los países más industrializados: provocan una bajada del precio de los productos exportados por los países del Sur.

Para estos últimos tienen efectos más negativos: engendran una explosión del precio de los productos importados en su propio mercado y deprimen por ello la producción interna. Así, no solo sus costes de producción aumentan, tanto en la agricultura como en la industria y el artesanado -esto tanto más en la medida que incorporan ya numerosos recursos importados como consecuencia del abandono de las políticas “autocentradas”-, sino que el poder de compra de la gran masa de sus consumidores se estanca (el FMI prohíbe toda indexación de los salarios). Además, esas devaluaciones provocan un agravamiento de las desigualdades en el reparto de las rentas, pues los capitalistas, que disponían de liquidez, tomaron cuidado de comprar divisas extranjeras antes de su aplicación. Así, en el caso por ejemplo de una devaluación del 50%, el valor de su liquidez se duplicaba.

La política de tipos de interés elevados, por su parte, no hace sino aumentar la recesión interna: el campesino o el artesano, que debe pedir prestado para comprar los recursos necesarios para su producción, duda en hacerlo o reduce su producción por falta de medios.

Por el contrario, el capital rentista prospera. El FMI justifica estos tipos elevados afirmando que atraerán a los capitales extranjeros de los que tiene necesidad el país. En la práctica, los capitales que son atraídos por tales tipos son volátiles y toman rumbo a otros cielos al menor problema o cuando aparece una mejor perspectiva de ganancia.

Otras medidas de ajuste específicas de los países de la periferia: la supresión de los subsidios a ciertos bienes y servicios básicos y la contrarreforma agraria. En la mayor parte de los países del Tercer Mundo, la alimentación básica (pan, tortilla, arroz…) está subvencionada para impedir fuertes subidas de precios. A menudo este es también el caso en lo que se refiere al transporte colectivo, la electricidad y el agua. El FMI y el Banco Mundial exigen sistemáticamente la supresión de tales subsidios, lo que provoca un empobrecimiento de los más pobres y algunas veces revueltas por hambre.

En materia de propiedad de la tierra, el FMI y el Banco Mundial han lanzado una ofensiva a largo plazo que intenta hacer desaparecer toda forma de propiedad comunitaria. Es así como han obtenido la modificación del artículo de la Constitución mexicana que protegía los bienes comunales (ejidos). Y uno de los grandes temas sobre los que trabajan hoy estas dos instituciones es la privatización de las tierras comunitarias o estatales en el África subsahariana…

Medidas de ajuste comunes al Norte y al Sur

La reducción del papel del sector público en la economía, la disminución de los gastos sociales, las privatizaciones, la reforma fiscal favorable al capital, la desreglamentación del mercado de trabajo, el abandono de aspectos esenciales de la soberanía de los Estados, la supresión de los controles de cambio, el estímulo del ahorro-pensión por capitalización, la desreglamentación de los intercambios comerciales, el impulso de las operaciones bursátiles… Todas esas medidas son aplicadas en el mundo entero a dosis que varían según las correlaciones de fuerzas sociales. Lo que llama la atención es que desde Malí a Inglaterra, de Canadá a Brasil, de Francia a Tailandia, de Estados Unidos a Rusia se constata una profunda similitud y una complementariedad entre las políticas llamadas de “ajuste estructural”, en la periferia, y las bautizadas en el centro como de “saneamiento”, “austeridad” o “convergencia”.

En todas partes, la crisis de la deuda pública ha servido de pretexto para el lanzamiento de tales políticas. En todas partes el pago de la deuda pública representa un engranaje infernal de transferencia de las riquezas en beneficio de los detentadores de capital.

François Chesnais resume la situación en unas frases: “Los mercados de títulos de deuda pública (los mercados obligaciones públicas), puestos en pie por los principales países beneficiarios de la mundialización financiera y luego impuestos a los demás países (sin demasiadas dificultades muy frecuentemente) son, según dice incluso el propio Fondo Monetario Internacional, la piedra “angular” de la mundialización financiera. Traducido a un lenguaje claro, es exactamente el mecanismo más sólido, puesto en pie por la liberalización financiera de transferencia de riquezas de ciertas clases y capas sociales y de ciertos países hacia otros. Atacar a los fundamentos del poder de las finanzas supone el desmantelamiento de esos mecanismos y, por tanto, la anulación de la deuda pública, no solo la de los países más pobres, sino también la de todos los países cuyas fuerzas sociales vivas se niegan a que el gobierno continúe imponiendo la austeridad presupuestaria a los ciudadanos para pagar los intereses de la deuda pública” |3|.

Los planes de ajuste estructural y demás planes de austeridad constituyen una máquina de guerra que intenta destruir todos los mecanismos de solidaridad colectiva (desde los bienes comunes al sistema de pensión por reparto) y someter todas las esferas de la vida humana a la lógica mercantil. El sentido profundo de las políticas de ajuste estructural es la supresión sistemática de todas las trabas históricas y sociales al libre despliegue del capital para permitirle proseguir su lógica de beneficio inmediato, cualquiera que sea su coste humano o medioambiental.

Hay que romper con esta lógica, abandonar las políticas de ajuste estructural, en cualquier lugar que se apliquen, y reconstruir un conjunto de mecanismos de control del capital de forma que se dé prioridad a la Humanidad. De ahí la importancia de crear colectivamente, gracias a solidaridades Norte/Sur, Este/Oeste, nuevas redes de lucha ciudadana. Las múltiples resistencias de las que este libro se hace eco pueden desembocar en un nuevo proyecto emancipador.

Notas:

|1| Fuente: este texto constituye la Introducción de Éric Toussaint al libro colectivo FMI: Les peuples entrent en Résistance, Edición del Cetim, Ginebra, 2000. El libro fue realizado en colaboración con ATTAC y la Asociación Internacional de Técnicos, Expertos e Investigadores (AITEC). Libro completo:http://cadtm.org/Du-Sud-au-Nord-crise-de-la-dette en la parte abajo ohttp://www.cetim.ch/fr/documents/PAS-texte.pdf

|2| Para un análisis más en profundidad, leer: Éric Toussaint, La bolsa o la vida, Editorial Clacso, Buenos Aires, 2006, http://cadtm.org/La-bolsa-o-la-vida Textos completos (en el sitio web de Clacso):http://bibliotecavirtual.clacso.org.ar/ar/libros/touss/touss.html Éric Toussaint, Banco Mundial : El golpe de estado permanente, Editorial El Viejo Topo, Barcelona, 2007 Ver tambien Éric Toussaint y Damien Millet, 60 preguntas 60 respuestas sobre la deuda, el FMI y el Banco mundial, Editorial Gobierno Bolivariano de Venezuela/Centro Internacional Miranda, Caracas, 2011,http://cadtm.org/60-preguntas-60-respuestas-sobre,6891

|3| François Chesnais, Tobin or not Tobin, L’Esprit frappeur, París, 1998. Traducido por Alberto Nadal. Fuente: www.cadtm.org/Del-Sur-al-Norte-crisis-de-la

Categories: Attac Planet

Ganar democracia. Por un municipalismo constituyente

Wed, 02/07/2014 - 13:00

Gerardo Pisarello – Consejo Científico de ATTAC España

Hoy jueves por la tarde se presentará en una escuela pública de El Raval la iniciativa Guanyem Barcelona. La propuesta, impulsada, entre otros, por la activista social y ex portavoz de la PAH, Ada Colau, pretende explorar la posibilidad de una candidatura ciudadana para los comicios municipales de 2015. Su objetivo es doble. Por un lado, irrumpir en las instituciones locales con fuerza suficiente para transformarlas y para devolver a la ciudadanía parte de la voz que le ha sido arrebatada. Por otro, conectar con otras “iniciativas hermanas que buscan romper desde abajo con el actual régimen político y económico”.

Este vínculo entre municipalismo y ruptura democrática es todo menos fantasioso. Ha tenido una presencia decisiva en la historia reciente y en el imaginario de diferentes tradiciones libertarias, republicanas y federalistas. Cuando se proclamó la primera república, en 1873, algunos pensaron que lo que hacía falta era un régimen semejante a la monarquía de Amadeo de Saboya, solo que sin monarca. Muchos otros, sin embargo, creyeron que había llegado el momento de impulsar un auténtico proceso constituyente democrático. En Barcelona, como en otras ciudades, la nueva república fue recibida con carteles que rezaban: “Municipios autónomos. Estados soberanos. República federal ¡Viva la Confederación española!

Municipales fueron, también, las elecciones que en abril de 1931 llevaron al rey Alfonso XIII a abandonar el Palacio Real mientras dejaba escrito: “ya no tengo el amor de mi pueblo”. En aquellos comicios, los partidos monárquicos triunfaron en las zonas rurales y en algunas capitales de provincia. Pero las fuerzas antimonárquicas se impusieron en los grandes núcleos urbanos. En Madrid, los concejales republicanos triplicaron a los monárquicos. En Barcelona, los cuadriplicaron. Estas elecciones no fueron un hecho azaroso. Vinieron precedidas por un huracán imparable de mítines y de manifestaciones contrarias al régimen caciquil, corrupto y excluyente gestado durante la primera restauración borbónica.

El carácter constituyente de las elecciones de 1931 dejó una honda impresión en las fuerzas que se alzaron contra la república. De ahí que el espacio urbano se convirtiera en una de las grandes preocupaciones de la dictadura franquista. Ya en 1951, un aumento de precios en el billete de tranvía fue el desencadenante en Barcelona de la primera huelga contra el régimen. Décadas más tarde, las demandas provenientes del ámbito local comenzaron a adquirir un inconfundible tono constituyente. De reivindicar semáforos y alcantarillado, los movimientos vecinales pasaron a exigir una planificación urbana alternativa al “desarrollismo franquista”.

El miedo a este impulso de abajo y el recuerdo de 1873 y de 1931 hizo que las fuerzas del régimen que controlaron la transición evitaran toda concesión a los movimientos populares urbanos. La Constitución de 1978 recogió con recelo las formas de participación ciudadana directa y no hizo mención alguna a las asociaciones de vecinos. No es casual, tampoco, que las elecciones municipales de 1979 fueran las últimas en ser convocadas, cuando los cepos antidemocráticos del nuevo régimen político ya habían quedado bien instalados. Y a pesar de eso, el voto antifranquista y rupturista obtuvo un elevado reconocimiento.

Aquella rebelión urbana tuvo efectos duraderos en la vida de mucha gente. La movilización vecinal y sindical trajo mejoras sustanciales en materia de equipamientos, servicios sociales, acceso al espacio público y ampliación de los derechos urbanos. Ninguno de estos cambios fue una simple concesión desde arriba. Por el contrario, las oligarquías financieras, constructoras e inmobiliarias que pasaron casi intocadas de la dictadura a la monarquía parlamentaria hicieron todo lo posible por mantener a raya esta pulsión democratizadora. Apoyadas en un régimen partitocrático reacio a la participación y en una monarquía favorable a sus intereses, alentaron el desabastecimiento presupuestario de los ayuntamientos, la liquidación del patrimonio urbano y la desmovilización vecinal. Todo esto propició un municipalismo de baja intensidad, presa fácil de las operaciones especulativas y de la connivencia mafiosa entre política y dinero.

Esta ofensiva elitista y tecnocrática ha generado desigualdades y precariedad, y ha laminado derechos conquistados con esfuerzo. Pero no ha conseguido ahogar el impulso democratizador proveniente de la esfera local. A veces, este impulso se ha expresado en la proliferación de ateneos, centros sociales y culturales, bancos de tiempo, huertos urbanos, espacios familiares para la pequeña infancia y cooperativas de todo tipo. También en la irrupción de propuestas municipalistas alternativas, como las de las CUP, en Cataluña, como la de Marinaleda, en Andalucía, o como tantas otras surgidas en pequeños pueblos y ciudades de todo el Estado. Finalmente, en la aparición de movimientos sociales como las mareas ciudadanas o como la PAH, que dio expresión a un original tipo de sindicalismo urbano y devolvió al derecho a la vivienda y a la desobediencia su sentido rebelde y transformador.

Estas experiencias democratizadoras, sumadas al 15-M, al movimiento por el derecho a decidir, a la consolidación de propuestas de izquierdas y ecologistas en diversos puntos del Estado y a la irrupción de otras nuevas como Procés Constituent o  Podemos, han ido gestando lo que hasta hace poco parecía inconcebible: un escenario destituyente del régimen de poder actual y constituyente de una realidad alternativa.

Es a esta rebelión democrática a la que una iniciativa como Guanyem Barcelona pretende contribuir. Con modestia y y con conciencia de la dificultad, pero con ilusión. Conectando las actuales energías de cambio con la mejor tradición municipalista libertaria y republicana. Demostrando, desde lo más cercano, que existen alternativas y que es posible crear una nueva institucionalidad al servicio de las mayorías. Contagiando esta voluntad transformadora a otras escalas territoriales, dentro y fuera del Estado. Recordando, en definitiva, que “también el pequeño jardín contiene un rumor de bosque”. Que así sea.

Artículo publicado en eldiario.es

Categories: Attac Planet

Schäuble y el BCE confirman los temores de nueva burbuja inmobiliaria global

Wed, 02/07/2014 - 09:00

Marco Antonio Moreno – Consejo Científico de ATTAC España

Las históricamente bajas tasas de interés que mantienen los principales bancos centrales del mundo (BCE, Reserva Federal, Banco de Japón, Banco de Inglaterra) no han hecho más que incubar las enormes burbujas especulativas que señalamos aquí y aquí. Todo hace temer que estamos nuevamente al borde del inminente estallido de una nueva crisis financiera, como anunciamos el año pasado. Quienes ahora confirman la burbuja inmobiliaria que se ha hinchado a nivel global son nada menos que el ministro de finanzas de Alemania, Wolfgang Schauble, y el Vice Presidente del BCE, Vitor Constancio. Constancio advirtió el lunes las devastadoras consecuencias de las políticas implementadas por su propia casa: El dinero barato ha llevado a exagerar las inversiones en bienes raíces, provocando el sobrecalentamiento inmobiliario en varias ciudades europeas.

Europa se encuentra amenazada por la especulación inmobiliaria, y Constancio es el primer banquero que reconoce esta situación públicamente. Los mercados inmobiliarios presentan signos de sobrecalentamiento con significativos aumentos en los precios. Ciudades como Berlin, Hamburgo, Munich, Frankfurt, Stuttgart, Beinging o Shanghai han provocado la inquietud del ministro Schauble dado que los precios inmobiliarios están sobrevalorados entre un 20 y 25 por ciento. Existen evidencias de que los precios se han disparado y esto es resultado de las bajas tasas de interés. Cuando las tasas de interés comiencen a subir y los precios se desplomen vendrá la Madre de las Crisis Financieras 2.0.

Existe una directa correlación entre el aumento en el número de los préstamos hipotecarios (que provoca el aumento de los precios), con el aumento de los riesgos sistémicos, que suelen ser ignorados u ocultados. La política monetaria laxa, ante una caída de la demanda real (efecto desempleo), ha creado una enorme brecha entre los precios de los bienes de consumo (que tienden a caer, provocando la deflación) y los precios inmobiliarios que se disparan al alza (ante las pocas alternativas de inversión y la abultada liquidez de los inversores) provocando las burbujas financieras.

La agonía de la política monetaria
Este hecho confirma la nula interconexión o feedback entre los bancos centrales y la banca privada a la hora de tomar sus decisiones. El alza de los precios inmobiliarios representa un buen negocio para la banca dado que valida la solidez de sus títulos. Desde la perspectiva de los bancos privados el alza de los precios es un fenómeno natural que alienta más inversiones retroalimentando la burbuja. Ni los bancos centrales ni los bancos privados son conscientes del origen y la expansión de la burbuja. Sólo constatan el estallido una vez que éste se ha producido. Esto es porque el precio básico que permitiría “regular el mercado” (la tasa de interés) se encuentra en el nivel de agonía de la política monetaria. Una tasa de interés del 0,15 por ciento no puede dar ningún signo de vida económica, como confirman las históricamente bajas tasas de crecimiento y las proyecciones aún más bajas de crecimiento para el futuro.

De ahí que los bancos centrales estén en un enorme problema, y comiencen a lanzar advertencias de burbujas como lo hizo el lunes Vitor Constancio del BCE o como ya lo hizo el Fondo Monetario Internacional. Esta también es la razón de que los funcionarios de la segunda línea desplieguen su artillería culpando de las burbujas a los bancos centrales locales, como hizo la semana pasada José Manuel Durão Barroso.. El sistema financiero, como un monstruo a la Frankenstein que es, no tiene modo de detectar el origen y la expansión de una burbuja inmobiliaria cuando la tasa de interés real del dinero dista mucho de la tasa impuesta por la hegemonía monetaria que solo busca cuidar las espaldas del sistema financiero.

El reconocimiento de que estamos sobre una gran burbuja inmobiliaria y crediticia que puede reventar en cualquier momento demuestra que el mundo de la “post crisis” es un mundo mucho más inseguro y con mayores riesgos sistémicos que el mundo previo al colapso de Lehman Brothers en 2008 o el estallido de la burbuja inmobiliara de Estados Unidos en 2007. Los bancos centrales deberán reducir los flujos de crédito a los préstamos de bienes raíces y hacer un cambio de política en 180 grados, lo que instalará de nuevo a la economía en el ojo del huracán.

El Blog Salmón

Categories: Attac Planet

Por una fiscalidad justa, progresiva y suficiente

Wed, 02/07/2014 - 07:02

Lourdes Lucía / Xavier Caño – ATTAC Madrid

capitalismo

Ha finalizado la campaña anual de la declaración del IRPF. Y se ha conocido la reforma fiscal del Partido Popular. Como se temía, esa reforma perpetrada por el Gobierno ha sido en beneficio de quienes más ingresan y tienen. Y en perjuicio de la mayoría de la ciudadanía, entre otras razones, porque el nuevo IRPF recaudará menos por el ahorro descarado de quienes más ingresan y poseen.

El sindicato de técnicos de hacienda (GESTHA) lo ha denunciado. Es una reforma fiscal regresiva, porque se reducen de siete a cinco los tramos del IRPF y porque los beneficiados por la reforma son apenas unos 73.000 contribuyentes: quienes ganan más de 150.000 euros anuales. Incumple, por tanto, el claro mandato constitucional de progresividad de los impuestos, como ordena el artículo 35 de la Constitución española: “Todos contribuirán al sostenimiento de los gastos públicos de acuerdo con su capacidad económica mediante un sistema tributario justo inspirado en los principios de igualdad y progresividad”.

Además, en el país europeo con más paro juvenil, el Gobierno del Partido Popular elimina la deducción por alquiler de vivienda del Impuesto sobre la Renta de Personas Físicas (IRPF). Deducción que afecta sobre todo a los jóvenes que quieren y necesitan emanciparse. Y además establece que se pague impuesto por las indemnizaciones por despido superiores a 2.000 euros por año trabajado. Ese gravamen afecta a los despidos después del 8 de julio de 2012 en los que el empresario reconoce que es improcedente. Y desde tal fecha ha habido miles y miles de despedidos; muchos trabajadores y trabajadoras han perdido su empleo. Y pagarán un impuesto que reducirá la indemnización cobrada.

La reforma fiscal del partido Popular es un cúmulo de injusticia que promueve la desigualdad. El sindicato de técnicos de Hacienda GESTHA ha denunciado que “las clases medias serán las que paguen la rebaja fiscal a las grandes fortunas”. Pues esa es la nota sobresaliente de esta reforma: que los ricos paguen menos.

GESTHA calcula, por ejemplo, que las rentas anuales de 90.000 euros ahorrarán 2.200 euros en el impuesto de la renta. Cuanto se ha favorecido año tras año a quienes más ingresan y más atesoran lo demuestra que el tipo impositivo máximo era el 60% en los años ochenta y antes había llegado a ser superior al 70%. Por contra, el tipo máximo del IRPF actual es del 52% y, con esta reforma fiscal, en dos años se rebajará al 45%. Un considerable ahorro para quienes ganen 100.000 euros anuales o más.

Pero los más de once millones de trabajadores y pensionistas que ganan menos de 11.200 euros anuales no tienen beneficio que merezca tal nombre con esta reforma fiscal. Por cierto, en España el umbral de pobreza de un hogar con dos personas es de 11.300 euros anuales, lo que significa millones de pobres. Pero la reforma fiscal del Gobierno no los ha tenido en cuenta, no los beneficia en absoluto. Y GHESTA ha denunciado que los casi nueve millones de trabajadores y trabajadoras que cobran de 12.450 a 33.000 euros anuales serán quienes paguen la rebaja fiscal de las grandes fortunas, pues sus tipos impositivos aumentan de un cuarto de punto a un punto.

Por otra parte, se rebaja el impuesto de sociedades del 30% actual al 25%, porque eliminan parte de las  deducciones de ese impuesto. Sin embargo mantienen las más cuantiosas: por reinvertir beneficios, por invertir en I+D+i, por gastos financieros…

Más o menos todo seguirá igual y, además, la realidad fiscal es que 28 empresas del Ibex 35 tuvieron en 2013 beneficios brutos conjuntos de 13.100 millones de euros. Pero sólo pagaron 800 millones de impuestos entre todas. Solo un 6% sobre los beneficios, muy lejos del teórico 30% (o del 25% actual) del Impuesto de Sociedades.

En este sistema fiscal, el impuesto de sociedades es un espejismo antes y después de la reforma del Partido Popular, porque las grandes empresas pagan muy poco. Mucho menos que las medianas y pequeñas y menos que las familias. Según datos de la Agencia Tributaria, las familias aportaron un 91,52% de la recaudación de 2011 (último año del que hay datos desagregados), mientras las grandes empresas sólo contribuyeron con un 1,98% a la recaudación total del Estado.

Además, esas grandes empresas recurren a la ingeniería financiera y la llamada contabilidad imaginativa y aprovechan los resquicios fiscales que les brindan los complacientes gobiernos. Más la evasión y elusión fiscales. Eludir es evitar una obligación con astucia, en el límite de la legalidad. Para perpetrar todo ello, 33 de las 35 empresas del Ibex tienen delegaciones, filiales o empresas pantalla en paraísos fiscales; esos depósitos oscuros de billones de euros y dólares ocultos a las Haciendas y al mundo. Desde 2010, las empresas del Ibex han aumentado su presencia en paraísos fiscales un 8%, según informe de Responsabilidad Social Corporativa. Y esas empresas eluden impuestos a placer al trasladar los domicilios fiscales a países de manga ancha normativa y blanda exigencia fiscal, como Irlanda, Luxemburgo…

Al analizar la reforma fiscal no hay que olvidar que las grandes fortunas tributan el 1% por sus enormes depósitos en las Sociedades de Inversión de Capital Variable, las Sicav, y que nada se ha hecho para corregir tamaña injusticia fiscal. También las Sociedades Anónimas Cotizadas de Inversión Inmobiliaria (Socimi) tienen un régimen fiscal especial, que las beneficia y pagan menos impuestos, tributando solo 19% de Impuesto de Sociedades entre otras ventajas…

Y, además, el nuevo IRPF mantiene la injusta dualidad actual entre las rentas del trabajo y las del ahorro y reduce aún más los impuestos por beneficios del capital, lo que también favorece a quienes tienen mayores ingresos.   Los beneficios de capital en depósitos pagan según tres tramos: 21% de las ganancias hasta 6.000 euros, 24% de 6.001 a 24.000 euros y 27% a partir de más de 24.000 euros de beneficio. Unos tipos impositivos muy alejados de los que gravan los ingresos por el trabajo, aun no siendo progresivos que no lo son.

Si a lo expuesto añadimos que, según denuncia GESTHA, hay 50.000 millones de euros que la Agencia Tributaria no ha recaudado aún por pura ineficacia en la lucha de Hacienda contra el fraude fiscal y por la falta de técnicos e inspectores suficientes, cabe concluir que una fiscalidad justa y suficiente no es un objetivo prioritario de este Gobierno. Probablemente, todo lo contrario.

Beneficiando a los ricos, en dos años se recaudarán 7.600 millones de euros menos. ¿Quién pagará ese déficit fiscal? La mayoría ciudadana, pues el Gobierno ya ha dicho que recortará 4.200 millones de euros en 2015 y ya sabemos por experiencia a quien afectan los recortes

Es esclarecedor que esta reforma entre en vigor en 2015, que es año electoral. Elecciones municipales y autonómicas en primavera y generales a finales de otoño. ¿Cómo considerar una medida electoralista una reforma fiscal que favorece a los ricos? Porque es un señuelo. ¿Recuerdan cómo funciona un señuelo? El cazador hace sonar algún tipo de instrumento que emite un sonido como el propio de determinada ave, por ejemplo. Un ejemplar de esa especie acude al reclamo, convencido de que se encontrará con un compañero. Pero no es así: solo hay un cazador tramposo y el ave paga caro su error.

De igual modo, el Gobierno ha ocultado la letra pequeña de la reforma fiscal y ha actuado de modo que unos pocos millones de contribuyentes, que son gente común, recuperen unos escasos cientos de euros. Por ejemplo, según GESTHA, quienes ganan 20.000 euros anuales ahorrarán unos ciento cincuenta euros. Es difícil aceptar que tan reducido ahorro relance el consumo y, por tanto, contribuya a reanudar la actividad económica. Pero a la élite económica, a las grandes fortunas, a la banca y a las grandes empresas sí les sale barato lo urdido en la reforma fiscal.

La exigencia de un sistema de impuestos progresivos nació con la Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano, en el marco de la Revolución Francesa. Y en esa declaración se estableció como necesaria la contribución de la ciudadanía para sostener la fuerza pública y afrontar los gastos de administración y gobierno; contribución que debe ser distribuida equitativamente según su capacidad entre los integrantes de esa ciudadanía. En realidad, la fiscalidad, el sistema de impuestos, es la base de la democracia que inició en Europa la Revolución Francesa: repartir equitativamente los gastos públicos con control de la gestión de los recursos recaudados.

Con todo lo expuesto, la reforma fiscal del Partido Popular ha de ser calificada de regresiva, injusta e insuficiente. Y la ciudadanía necesita todo lo contrario: una fiscalidad justa, progresiva y suficiente. Una fiscalidad según justicia y razón. Que tenga en cuenta los ingresos y riqueza de cada cual. Y que sea suficiente, es decir, invirtiendo la imposición actual de gastar según lo recaudado, sustituida por el principio republicano de recaudar para atender las necesidades de la ciudadanía y la satisfacción de sus derechos.

En la historia ha habido revueltas populares y revoluciones contra impuestos injustos y abusivos forzados por la aristocracia, la monarquía u otro poder. Así fue en la guerra de independencia de Estados Unidos, que se inició al crear el Imperio británico nuevos impuestos y aumentar algunos existentes. Hoy,  en España y en Europa, la lucha por una fiscalidad justa, progresiva y suficiente es la lucha misma por una democracia de verdad, por una auténtica soberanía ciudadana.

Artículo publicado en eldiario.es

Categories: Attac Planet

La economía del fraude inocente

Wed, 02/07/2014 - 07:00
Alejandro Nadal – Consejo Científico de ATTAC España

Cómo puede ser inocente un fraude? En su último libro, La economía del fraude inocente (publicado en 2004), el gran economista John Kenneth Galbraith aclara el misterio. La idea de fraude inocente nos remite a una serie de análisis y supuestos equivocados que han sido adoptados por los economistas convencionales, es decir, los que sirven a los poderes establecidos. Esos análisis se han erigido en mitos y causan daños incalculables.

La presunción de inocencia proviene de una doble crítica a dichos economistas. Para Galbraith, esos economistas convencionales no sólo están equivocados, sino que son demasiado torpes para darse cuenta de sus errores. Es decir, pueden perpetrar el fraude pero son incapaces de entender lo que están haciendo. Y si por acaso alguno de estos economistas oficiales aclara que sí entiende lo que está haciendo, entonces la presunción de inocencia se remplaza por una acusación de alevosía, premeditación y ventaja.

Entre los fraudes inocentes que cultivan los economistas convencionales se encuentra el uso del término sistema de mercado para referirse al capitalismo. Galbraith sabía muy bien que estos dos términos no son sinónimos y que el origen del capitalismo se basa en una profunda distorsión del funcionamiento de los mercados. No sólo impera en el capitalismo una forma de circulación monetaria que nada tiene que ver con la circulación de mercancías en el mercado, sino que en el capitalismo el trabajo y la naturaleza se convierten en mercancías. El mercado es la tierra en la que crece el capitalismo como una maleza que todo lo invade. Al contrario de lo que se piensa comúnmente, el capitalismo acaba por destruir el mercado.

El libro de Galbraith identifica otros ejemplos de fraude inocente perpetrados por economistas oficiales. Uno muy importante es la distinción entre sector privado y sector público. En realidad, nos dice Galbraith, los intereses de las grandes corporaciones son ahora la prioridad para los planes y políticas de los gobiernos. Tiene razón y si hubiera podido continuar con su análisis (el libro se publicó cuando tenía 94 años y le faltaban dos para morir) hubiera señalado que a nivel de la política macroeconómica, los ministerios del tesoro y hacienda, así como los bancos centrales, han subordinado las prioridades de la política fiscal y monetaria a los dictados del capital financiero. La pretendida ‘autonomía’ del banco central es otro fraude inocente. En la política económica es difícil distinguir dónde termina el sector público y dónde comienza el sector privado.

Quizás el mejor ejemplo de fraude inocente en política económica es la idea de que el banco central es capaz de controlar la oferta monetaria en una economía. Éste ha sido uno de los mitos más acendrados en la teoría y en la práctica económica y tuvo un segundo aire cuando Milton Friedman revivió las tesis tradicionales de la teoría monetaria. Es bien sabido que para los monetaristas el gobierno siempre debe mantener un balance fiscal y si es necesario, debe intervenir en la economía sólo a través de la política monetaria. Inicialmente y con el fin de controlar la inflación, eso significaba mantener la oferta monetaria creciendo de manera gradual al ritmo de la actividad económica. Se suponía que esa debía ser la regla de oro del banco central. Irónicamente, el problema para los monetaristas es que nunca supieron encontrar la medida adecuada de la masa monetaria para su planteamiento de política económica. Así, no sorprende que en Estados Unidos la Reserva federal nunca hubiera sido capaz de encontrar la forma de controlar las medidas de masa monetaria con las que estuvo experimentando durante casi treinta años.

Ahora sabemos que Paul Volcker fue el último director de la Reserva federal que intentó controlar de manera directa la oferta monetaria. Después de varios años intentando dominar la oferta monetaria, en 1986 la Fed, todavía bajo la tutela de Volcker, abandonó la lucha y aceptó lo que los banqueros ya sabían: que la oferta monetaria la determinan los bancos comerciales privados.

La política monetaria sufrió un cambio radical. Se transformó en una política que utiliza tasas de interés como instrumento principal en lugar de buscar controlar la oferta monetaria. La cantidad de moneda en circulación dejó de ser la variable clave para tratar el tema de la inflación y en su lugar se prefirió hablar de ‘expectativas inflacionarias’. El trabajo de Lucas vino a rematar las cosas: el gobierno no debe intervenir jamás en la vida económica porque los agentes son capaces de prever el efecto de dicha intervención y pueden cancelarlo con sus propias acciones. Es la ‘teoría económica’ que aprendieron los tecnócratas mexicanos en su visita a las universidades estadunidenses en la década de los años setenta.

El fraude inocente nos hace recordar a Fedro en los Diálogos: la credibilidad de alguien que cometió un fraude vergonzoso nunca será restaurada, aunque diga la verdad. De todos modos, los economistas del sistema nunca dirán la verdad.

Twitter: @anadaloficial

Artículo publicado en La Jornada

Categories: Attac Planet

El régimen se derrumba. Pero advirtamos, el sistema busca sus soluciones

Tue, 01/07/2014 - 18:00

Carlos Martínez – ATTAC Andalucía

Esta mañana un amigo me decía “Todos estamos jugando con 20 barajas”, refiriéndose a la gran cantidad de movimientos que se están produciendo en todo lo que “se mueve” al margen de la derecha y la extrema derecha y la verdad es que vivimos tiempos tan confusos como interesantes. Los momentos históricos de cambio no son como para tener recetas hechas o programas inamovibles y éste lo es. Es un momento histórico, repito, por lo que las aguas desbordadas buscan sus cauces naturales, pero también el abonado de nuevos campos y tierras de cultivo, con sus feraces arrastres.

El régimen del 78, carcomido por la corrupción y despreciado por la gente, vive una profunda crisis y ha debido cambiar de rey a la carrera al objeto de salvar los muebles. El viejo corrupto ha sido sustituido por otro más joven: un militarista, atlantista con fidelidad perruna a los EE.UU y conservador. Hijo de rey y nieto político de Franco.

Los partidos del sistema, -los mayoritarios- comienzan a no serlo ya tanto y ven por fuerza como el suelo se les hunde, fruto de su prepotencia e ignorancia de los anhelos y sufrimientos del pueblo. Igualmente denostados por constantes casos de corrupción y regidos por férreas oligarquías ancladas e hipotecadas por el sistema -caso del PSOE- o bien parte de esa oligarquía rentista y especulativa como el PP u otros nacionalistas de derechas.

En esta situación, se observan dos actitudes entre muchas personas de las clases populares, bien la de pasar y desconfiar de todo, esperando que alguien, quien sea, haga algo. O bien implicándose en política y/o la acción social o sindical. Lo cierto es que hay intensos movimientos, tan intensos como falta de certezas y a quien las tenga, le aconsejaría dudar más. Todos los movimientos del stablihsment y las oligarquías dominantes  están orientados a controlar la revuelta democrática que se está fraguando y en caso de conflictos iniciar una voladura controlada del régimen y en ello creo que están.

El reino de España es uno de los mayores problemas para la agenda neoliberal euro-anglosajona (Europa más los EE.UU y satélites) pues genera inestabilidad para sus intenciones de construir una nueva súper-potencia económica y militar, continuando su guerra política y financiera contra el mundo emergente, pero también y al mismo tiempo contra las clases trabajadoras de su retaguardia. Guerra de clases contra los pueblos propios y de otras latitudes. Contra Repúblicas que buscan su independencia económica y contra las clases trabajadoras, que en excesivas ocasiones se ven envueltas en un fuego cruzado, que no les interesa objetivamente.

Pero centrémonos en el Reino de España

Si alguien cree por ejemplo que la política del Gobierno del PP y la del otro partido dinástico el PSOE se decide en su interior y en sus órganos decisorios, es un o una ingenua. Son los grandes grupos empresariales, bancarios, de comunicación y organismos como el FMI o el BCE además del conglomerado militar-industrial de los EE.UU y Alemania los que por unas u otras vías están decidiendo qué hacer y cómo hacerlo junto con la oligarquía y la corona españolas. Se han dado cuenta que el anterior rey no les servía ya y han puesto a otro. La derecha ahí está, con problemas, miserias y corrupciones varias, pero como todavía es útil, pues ya se verá. Además la derecha incluso ya tiene posibles recambios, si es que estos fueran necesarios. El problema para nosotras las clases trabajadoras y subalternas, está en el centro-izquierda, la izquierda y los sectores populares. El cómo intervenir y qué hacer. Yo creo que ellos –los poderosos- sí que tienen clara la hoja de ruta y de hecho se está notando. Además hace meses que saben lo que hacer y mueven fichas. Enuncio.

Lo cierto es que lo que sí se está demostrado de forma meridiana, es que las ciudadanas y los ciudadanos exigen una nueva forma de hacer y entender la política y esto es un triunfo del discurso de los Movimientos Sociales y su lucha, denuncia, novedoso discurso. Sería de justicia recordar ahora a las Mesas de Convergencia y su proyecto anticipador participativo y de gentes, pero que o bien se adelantó o bien fue frenado por personajes obtusos incapaces de pensar más allá de recetas ya superadas o imbuidos por místicas minoritarias o bien contentos de sus minorías -afortunadamente este proceso ya ha sido superado- la lastima es que hayan hecho falta tantos años y tanto sufrimiento de gente sencilla y ajena a estos procesos, pero que los sufre para llegar a esta situación y hacer pagar a los responsables de las políticas neoliberales de la troika haciéndoles perder la mayoría últimamente. Si bien esas políticas se siguen aplicando, solo que las clases populares ya comienzan a responder.

En cualquier caso todo lleva su proceso, y de las Mesas de Convergencia al 15M y del 15M a las Marchas de la Dignidad y de las Marchas de la Dignidad a las últimas elecciones europeas, en las que las izquierdas en su conjunto, desde la Izquierda Plural a Podemos, pasando por ecologistas y nacionalistas de izquierdas y centro-izquierda obtienen unos buenos resultados y se trunca la mayoría absoluta de los partidos dinásticos y del Sistema.

Yo creo que lo primero que hay que hacer ante este panorama político es sumar. Hay que aprender a sumar. Sin suma la izquierda, que es plural, no logra nada y para esa suma, todas y todos somos necesarios.

En segundo lugar que el -por ahora- Reino de España, no es Madrid y su diversidad, distribución poblacional y capacidad de lucha y sacrificio, así como de respuesta de los pueblos sin estado no permite crear ningún espacio de confluencia regido solo por madrileños y desde Madrid o la volveremos a pifiar.

En tercer lugar las personas han adquirido una importancia mayor que las siglas, ésa es una herencia del 15M pero es también fruto de la desconfianza del pueblo en los partidos políticos –todos- y aunque parezca mentira pero hay que tener la decencia de denunciarlo, es también un triunfo del Sistema que lleva varios años machacando con publicidad contra la política, los políticos y los partidos. ¿Que por qué? Pues porqué la derecha ideológica es inmune a esta publicidad. Sus partidos en realidad son históricamente agrupaciones de intereses de notables y de caudillos locales y además se mueve como pez en el agua en la anti política que es lo que permite que esta, -la política- la hagan los oligarcas. Además a más mierda y acusaciones de casta contra políticos y políticas, más facilidad para los oligarcas -grandes empresarios, banqueros, financieros, familias ricas tradicionales y propietarios de los grandes medios de comunicación de masas que junto a aristócratas no arruinados, constituyen todos ellos trufados y mezclados la oligarquía española- hagan lo que les venga en gana. Por tanto mayores dificultades para alcanzar y organizar un frente amplio.

En cuarto lugar los partidos deben cambiar y mucho. Lo cual conlleva problemas importantes, pero muy fáciles de solucionar técnicamente hoy, experimentando nuevos métodos de consulta y decisión. Pero también ni engañar, ni inventar la pólvora, es decir crear nuevas estructuras y acabar generando neo-aparatos, eso sí muy novedosos en la cascara. En ese sentido, no es malo estudiar procesos latinoamericanos con sus fortalezas y debilidades. Por ejemplo asambleas locales o círculos o agrupaciones muy democráticas y participativas en las bases, pero con  férreas direcciones de muy pocas personas y con base en las capitales estatales e incuestionables. Por tanto ojo igualmente con los nuevos aparatos surgidos “desde abajo” bien sea por su brillantez y sus éxitos, de la misma forma que en los viejos aparatos por su control del ente administrativo y de comunicaciones, la hacienda, los contactos centralizados y la información.

Por eso operaciones como la de “Guanyem Barcelona” u otras menores como el Frente Amplio de Alcorcón, tienen tanta importancia. Surgen como iniciativas personales, pero acaban agrupando a personas y colectivos, partidos, asociaciones etc. al objeto de derrotar las agendas neoliberales y sobre todo de preparar una elecciones municipales que deben suponer un varapalo a la política neoliberal, la troika y sus imposiciones y también a la monarquía, clave de bóveda del sistema.

Por tanto se vuelve a hablar del frente amplio o del frente popular a construir al que Diego Cañamero llamaba en Sevilla el día 21 de junio, en la manifestación de rodea el Parlamento en Sevilla convocada por las Marchas de la Dignidad.

La reunión de las Marchas de la Dignidad estatal que tiene lugar en Mérida, debería avanzar en el sentido de buscar y obligar a la convergencia. Si alguien no la desea, se notará y será muy difícil encontrar excusas. Digo las Marchas de la Dignidad puesto que en estos momentos es la plataforma más amplia de la izquierda social.

El miedo a las ideologías

Hay no obstante un problema que deseo reseñar y entrar en él. Se dice que lo importante es el programa y los acuerdos, no las ideas elaboradas, la ideología. Sabemos que en nombre de grandes ideas se han cometido crímenes, engañado y manipulado a pueblos o traicionado a las clases subalternas. Pero en ocasiones se evita el difundir e informar que en nombre de principios de libertad, igualdad, fraternidad, república, democracia, socialismo la humanidad ha avanzado. Se han conquistado cotas de bienestar y se han librado luchas sociales y sindicales, se ha practicado la lucha de clases y ello ha contribuido a derrocar regímenes dictatoriales, conseguir la jornada de ocho horas, el voto de las mujeres, el derecho de voto de las gentes y no solo de los propietarios, la sanidad y educación públicas y mejoras en derechos laborales. Todo esto fue conseguido por socialistas, sindicalistas revolucionarios, sufragistas, socialdemócratas y comunistas. Siglas sindicales agruparon a la clase obrera y partidos de masas arrancaron mejoras a la burguesía, hicieron revoluciones, vencieron al fascismo. Todas estas conquistas, tras la imposición y triunfo de la ola conservadora en los años ochenta del siglo pasado, fueron puestas en cuestión y el pueblo de izquierdas del mundo comenzó a sufrir duras derrotas por el empuje ultra-liberal ya sea mediante los golpes de estado o la conquista de las mentes occidentales gracias al consumismo, el anti-estado, las falsas rebajas de impuestos y la doctrina de la insolidaridad popular o la imposición de duras terapias de shock a los pueblos. Una doctrina política, el neoliberalismo, impulsada por centros de pensamiento y de manipulación de la derecha y del capitalismo han ido obteniendo la victoria también mediante una batalla cultural. La derecha no ha renunciado a sus principios e ideas, pero las izquierdas parece que lo deben hacer y si encima son socialistas –socialistas transformadores y superadores del capitalismo- más.

La cultura neoliberal y postmoderna se han impuesto. En gran parte la traición de las cúpulas socialdemócratas que han llevado a esta doctrina a un callejón sin salida y a una crisis de identidad suicida que han hecho mucho en favor de las tesis neoliberales. Pero los errores de muchos partidos comunistas también, así como sus degeneraciones burocráticas han contribuido a esta situación. Todo esto parece que nos hace llegar faltos de visión y doctrina a estos momentos así como de renuncia obligatoria de nuestra historia, nuestras tradiciones y nuestros clásicos. Sin embargo y por eso hablo de derrota cultural de los pueblos, la derecha ni se arrepiente de su crueldad centenaria, ni del autoritarismo, ni de la explotación liberal, ni del colonialismo, ni de haber enviado a trabajar niños a las minas también en Europa, ni de haber propiciado el fascismo entre otras muchas cuestiones. En el Reino de España ni siquiera condena el franquismo.

El capitalismo, los oligarcas a través de sus gobiernos y alianzas militares, siguen inventando guerras, destruyendo estados y propiciando muerte y sufrimiento y lo justifican, lo defienden, lo socializan y hacer creer que eso es bueno. Los malos son los que buscan independencia, crecimiento, desarrollo y reparto de la riqueza y otro mundo al menos multipolar. Frente a eso gritos, asambleas y muchos eslogans en la red. Nada. Las clases trabajadoras cuando iniciaron sus luchas y luego sus conquistas, tenían sueños y tenían fe, fe en la victoria y creencias muy sólidas en sus ideas. Por eso fueron capaces de morir por ellas. Hoy no se pide tanto a los amedrentados occidentales, seres educados en la abundancia a los que la muerte nos da pánico y ya no tenemos capacidad de sacrificio. Sin embargo el poder genera una democracia cada vez de peor calidad, vuelve a producir leyes represivas y se rearma y reorganiza fuerzas policiales de represión, criminalizando la protesta sindical y social. Endurecen las derechas dominantes las normas de libre expresión, se cercena la libertad sindical y se acaba con los derechos laborales. Es la expresión dura y descarnada de la lucha de clases, pero sin embargo muchas de nosotras negamos todavía la existencia de la lucha, de la guerra de clases. Sin embargo y para mayor abundamiento, se privatiza todo lo público, desposeyendo al pueblo trabajador de lo suyo, que son los bienes públicos y de titularidad pública.

Ante esto las ideas socialistas de reparto, fiscalidad realmente progresiva, poderoso sector público e inversión pública y control de la economía por parte de los estados, última trinchera de las oprimidas, vuelven a tener plena vigencia, es más yo diría que son imprescindibles. Se pone como ejemplo a los procesos latinoamericanos de empoderamiento popular y se olvida que estos han surgido de profundas luchas sociales y populares, luchas por la democracia y con frentes amplios y muy diversos, pero al mismo tiempo no se dice que el alma del Gran Polo Patriótico de Venezuela desde hace años, es el Partido Socialista Unido de Venezuela. La revolución ciudadana de Ecuador la lidera Patria Altiva y Soberana-Partido Socialista y en Bolivia el Movimiento al Socialismo. El Frente Amplio de Uruguay es una coalición de partidos políticos de izquierdas y así podemos seguir más.

Se habla de ciudadanía y de empoderar a la ciudadanía pero se están creando partidos con toda la cuerda dada y con una estructura novedosa pero partidaria. Incluso ausente por ahora al menos de cualquier auto-critica. En el Reino de España, tras las elecciones europeas se ha creado entre los sectores del pensamiento “crítico” un nuevo lenguaje de lo políticamente correcto que impide o condena radicalmente cualquier disidencia o critica al nuevo poder emergente. Curiosamente proveniente de la tradición comunista, si bien imbricado con los de abajo y por la democracia. Democracia es la nueva palabra tabú. Pues bien, sin socialismo, sin reparto, sin igualdad total, no hay verdadera democracia.

Por eso creo que en medio de toda esta revolución política -y bienvenida sea-, el inicio de un proceso constituyente socialista tiene todo su sentido; proceso constituyente de las y los socialistas. Pero no interesa al sistema. No le interesa a los poderosos que surja con fuerza un socialismo realmente democrático y transformador. Tampoco les interesa a otros sectores políticos que ya conforman nuevos centros de poder y no ciudadano precisamente. Es legítimo, sí, pero al menos digámoslo.

Al final y dado que las ideologías en cuya muerte soñaba el franquista Fernández de la Mora no han muerto, creo que la única solución para defender los intereses populares y acabar con este Reino injusto, es crear la SYRIZA del estado español. Sumar para crear la convergencia y entender que vivimos nuevos tiempos y nuevos modelos.

Vivimos momentos históricos. No volvamos a perder otra oportunidad y sepamos estar a la altura de las circunstancias. Estos momentos pues y para alcanzar el triunfo, la victoria electoral y mediante ésta empoderar al pueblo y cambiar las políticas de la Troika y del chantaje de la deuda, traer la República, hace falta unidad, hace falta un ente político de las clases populares, del pueblo unido.

Politólogo y activista social.

Categories: Attac Planet

El engañabobos fiscal del PP

Tue, 01/07/2014 - 13:00

Juan Torres López – Consejo Científico de ATTAC España

El presidente del PP andaluz disparata cuando pide al Gobierno andaluz que “rebaje la presión fiscal a los ciudadanos” poniendo como ejemplo a Rajoy.

Sin haber tocado el conjunto del sistema impositivo, no se puede asegurar que sus reformas en el IRPF o en el impuesto sobre sociedades del viernes pasado vayan a disminuirla. Y tampoco se puede afirmar que Rajoy haya bajado los impuestos porque, como han señalado los técnicos del Ministerio de Hacienda, los contribuyentes que ganan menos de 11.200 euros al año (el 47%) no gozarán de ninguna rebaja fiscal en el IRPF, que solo será sustancial para el 0,3% que percibe más de 150.000 euros anuales. Y la del impuesto sobre sociedades solo beneficiará a las grandes empresas que ya de por sí pagan poco: en 2011 recibían el 60% de los beneficios empresariales y solo aportaron el 24% de la recaudación de ese impuesto, según un reciente informe de Oxfam Intermón.

La reforma de Rajoy es pura injusticia que tampoco ayudará mucho al crecimiento porque incentiva más el ahorro que el consumo.

Las palabras de Moreno Bonilla escandalizan cuando millones de familias españolas se disponen a presentar su declaración de la renta para aportar al Estado 46 veces más que las grandes empresas españolas. Según ese último informe, el esfuerzo fiscal en 2012 de una persona con dos hijos a su cargo e ingresos medios de 16.500 euros fue del 15,6% de su renta y de cerca del 28% si era soltera, sin hijos y con ingresos medios de 41.300 euros anuales. Mientras, las diez mayores empresas del Ibex 35 solo pagaron el 18% de su beneficio, los grupos consolidados de grandes empresas una media del 3,5%, los grandes bancos españoles solo el 5% en 2013 y los grandes patrimonios que operan a través de Sicav un 1%.

El Gobierno busca generar ilusión fiscal en algunos contribuyentes de rentas más bajas ante las próximas elecciones. Pero la estrategia se le volverá en su contra porque, con tan baja carga fiscal para los más ricos, la reforma irá acompañada de una provisión de servicios públicos cada vez menor o de coste más elevado. ¿A quién se cree el PP que va a engañar concediendo ahora 100 euros mensuales a las familias con grandes dependientes por un coste total de unos 435 millones de euros cuando ya ha recortado casi 2.280 millones en dependencia? La gente ya no es tan tonta como creen sus dirigentes.

Lo que hace falta no es recurrir al engañabobos de la bajada de impuestos, como hace el PP para disimular los efectos reales de sus reformas, sino hacer que haya más justicia fiscal y que los más ricos y los grandes propietarios y banqueros también los paguen.

Artículo publicado en EL País Andalucía

Ganas de escribir

Categories: Attac Planet

No a la criminalización de las protestas pacíficas

Tue, 01/07/2014 - 10:46

maria verdeAcompañamos a Marga, Aramayona y Marisol. ¡No a la criminalización de las protestas pacíficas!

Jueves, 3 de julio, a las 9.15 h. en la Ciudad de la Justicia (Expo), edificio Fueros de Aragón.

 

Categories: Attac Planet

ATTAC Acordem: Setmana de la Dignitat – ILP Renda Garantida de Ciutadania

Tue, 01/07/2014 - 10:43

cropped_logo_parlament_e1373976801951

Benvolgudes i benvolguts

El passat dissabte, va tenir lloc l’acte de cloenda de la Setmana de la Dignitat. Una cloenda que es va materialitzar com a Sessió del Parlament Ciutadà en la que es va aprovar per unanimitat una resolució en suport a la ILP per a la Renda Garantida de Ciutadania.

Podeu accedir al contingut de la Resolució del Parlament Ciutadà a través d’aquest enllaç al web del Parlament Ciutadà, des d’on podeu manifestar la vostra adhesió al mateix mitjançant un petit formulari de recollida d’adhesions que trobareu al final del document.

af1e14ed-f945-426c-b9ad-b3c5221d025e

La Comissió Organitzadora de la Setmana de la Dignitat ha publicat el comunicat final que reproduïm a continuació:

____________________________________________

Amb el Parlament Ciutadà celebrat el dissabte 28 de juny concloïa el conjunt d’activitats de la “Setmana de la Dignitat”.

A la històrica Plaça del Rei de Barcelona, anomenada per a l’ocasió “Plaça del Parlament Ciutadà” i sota un sol de justícia, prop de 300 persones, representants del moviment de treballadors sense feina, dels sindicats CCOO, UGT, USOC, IAC, de la PAH de Catalunya, del moviment veïnal (FAVB, CONFAVC), de la Marea pensionista, Iaioflautes, de la campanya per la defensa de la Banca pública, de la Aliança per la Sobirania alimentaria, de la Marxa Mundial de Dones, de les diverses marees, del Front Cívic, del Col·legi oficial de Treball Social de Catalunya, etc. , van participar en l’assemblea ciutadana.

Com a persones convidades a la “fila zero” van estar presents Joan Herrera (ICV), Jaume Collboni (PSC), David Fernández (CUP), Ricard Gomà regidor de Barcelona (ICV), Jesús García (EUiA), Albert Escofet (Xarxa-S21), Pedro Fernández (ACP); Joan Carles Gallego (CONC), David Papiol (UGT), Nuria Farrús (USOC), Patrizia Manzo (IAC); Jordi Camprubí (Parlament Ciutadà), Lluis Rabell (FAVB), Sergi Raventós (Dempeus), Neus Molina (Front Cívic), Albert Batiste (Attac Acordem), etc.

Amb el fons dels lemes de la Setmana de la Dignitat van participar a la taula del Parlament ciutadà Ada Colau, Itziar González, Sixto Garganté, Enric Pons i Josep Cabanyol que va moderar el desenvolupament de l’acte.

Iniciada la sessió es va anunciar la col·locació de la placa del Parlament Ciutadà en lloc de Plaça del Rei. Tot seguit es van desenvolupar les intervencions d’Itziar González que va presentar el sentit del Parlament Ciutadà i de Sixto Garganté que va exposar la urgent necessitat de la proposició de llei de la Renda Garantida de Ciutadania.

A continuació, van prendre la paraula per donar el seu testimoni Antonio Oliver, aturat de llarga durada, que va denunciar la greu situació de desprotecció social dels desocupats que han esgotats les prestacions i subsidis. Domiciano Sandoval, pensionista, que va denunciar la pobresa existent entre milions de pensionistes, les prestacions dels quals són inferiors a l’Indicador de suficiència de renda. Fredy, de la PAH, que va exposar el drama dels desnonaments i Núria Garrido, treballadora social, que va fer un relat clar i rigorós de la situació de la pobresa a Catalunya. Totes les intervencions van concloure amb la necessitat de posar en marxa la Renda Garantida de Ciutadania per superar la pobresa i viure amb dignitat.

Finalitzats els testimonis, des de la taula va intervenir el professor d’economia Ramon Franquesa per il·lustrar la viabilitat econòmica de la renda garantida, Ada Colau va exposar la importància de fer respectar els drets socials i la dignitat de les persones i Enric Pons va plantejar la necessitat del control ciutadà de les institucions i del desenvolupament i aplicació de les lleis.

El moderador va informar que havien arribat 300 comunicacions de suport de centres de treball, comitès d’empresa, etc., als objectius de la “Setmana de la Dignitat”, entre els quals va esmentar a grans empreses com SEAT, NISSAN, del sector de la construcció, Incasol, dels mitjans de comunicació com la corporació RTVE, etc.

Després d’aquestes intervencions es va donar la paraula a Diosdado Toledano, representant de la Comissió promotora de la ILP per una Renda Garantida de Ciutadania, que va donar lectura a la proposta de resolució que sotmesa a votació del Parlament Ciutadà va ser aprovada per unanimitat.

A partir d’aquest moment es va obrir la segona part de la sessió del Parlament amb els informes dels projectes d’ILP en curs d’elaboració i les campanyes en preparació.

Lourdes Berdié va exposar els objectius de la campanya Multireferèndum, Antonio Fuertes va explicar els objectius de la campanya en defensa de la Banca pública, Rosa Cañadell va informar de la ILP sobre educació i Albert Palla de la PAH va exposar els objectius de la ILP sobre dació en pagament i pobresa energètica.

Lluís Rabell, president de la FAVB, va cloure el Parlament Ciutadà amb una crítica contundent a les polítiques antisocials dels governs, particularment del govern de la Generalitat, i va posar en valor la importància d’aconseguir la Renda Garantida de Ciutadania per superar la pobresa, recuperar la cohesió social i avançar cap a una societat democràtica, justa i igualitària.

Finalment el cantautor Nelson Poblete va tancar el Parlament Ciutadà amb un breu però emotiu recital musical acompanyat de la seva guitarra.

Un equip de SICOM va realitzar la cobertura amb càmera de vídeo de l’acte.

Comissió d’Organització “Setmana de la Dignitat”

____________________________________________

Moltes gràcies a totes i a tots els que heu participat en els actes de la setmana, ja sigui de forma presencial o a través de les xarxes, amb la vostra signatura o el vostre recolzament.

Entre totes i tots fem PARLAMENT CIUTADÀ

Més informació a:
http://parlamentciutada.cat
https://www.facebook.com/ParlaCiutada
https://www.flickr.com/photos/parlaciutada/

Categories: Attac Planet