Skip navigation

News from Attac Spain

Syndicate content
Justicia económica global
Updated: 58 min 6 sec ago

Los paraísos fiscales: Cómo generan paro pobreza y desigualdad

Sun, 03/05/2015 - 07:00

 Antonio Fuertes Esteban – ATTAC Acordem

Estas son las principales ideas de síntesis recogidas en el taller: “Paraísos fiscales. ¿Cómo generan paro, pobreza y desigualdad?” desarrollado el 26 de abril de 2015 en el marco del Fòrum d’alternatives a l’atur, la pobresa i la desigualtat”

Principales ideas sobre los paraísos fiscales:

Imatge1Los paraísos fiscales constituyen un instrumento imprescindible para el funcionamiento del capitalismo financiero global. Su única función es servir a este sistema global, oligárquico e injusto, redistribuyendo las rentas mundiales desde la ciudadanía y el trabajo hacia el capital. Este capitalismo financiero sirve a la norma del beneficio y de la acumulación capitalista en mayor grado que el capitalismo industrial y es por ello que lo subsume y sustituye habiéndonos instalado en una fase de capitalismo de casino y siendo los paraísos fiscales íconos necesarios e insustituibles del sistema actual.

Esta re-distribución en beneficio de las personas acaudaladas y de las grandes empresas estatales o transnacionales que constituyen los capitales móviles y en contra los capitales fijos constituidos por las rentas del trabajo, se realiza a diversos niveles:

– Los paraísos fiscales constituyen plataformas especulativas y de grandes negocios: Especulan desde su cobertura opaca sobre múltiples productos (títulos financieros, productos básicos y alimentos, servicios, medio ambiente,…etc). Generan con ello multimillonarios beneficios, al mismo tiempo que burbujas financieras, inestabilidad, crash y crisis sistémicas. Producto de estas crisis, los estados se endeudan aberrantemente para salvar a bancos y empresas.

- Alimentan la banca en la sombra, que en este momento se calcula en 75 billones de dólares (superior al PIB mundial). Este desequilibrio entre activos y pasivos de las entidades bancarias constituye un gran riesgo para el sistema financiero mundial imposible de regular ya que los bancos no introducen en sus balances anuales la parte opaca de sus finanzas, por lo que resulta imposible realizar una supervisión consolidada del sistema.

– El que los territorios paraísos fiscales gocen de un marco jurídico que garantiza la opacidad y la nula o baja tributación, supone que atraen capitales provenientes de grandes fortunas y empresas, que mediante la elusión, la evasión o el fraude fiscal vacían a los estados de los ingresos necesarios para mantener puestos de trabajo y para proveer los servicios y prestaciones públicas propias de un Estado democrático de derecho.

Esta especificidad de los paraísos fiscales contribuye pues a desposeer a los estados y a la ciudadanía, creando paro, pobreza y desigualdad.

¿Qué medidas exigir para combatirlos?

Los paraísos fiscales no tienen ninguna función social, todas son contrarias al bien común global de las personas y los pueblos y por lo tanto hemos de luchar hasta conseguir su erradicación, no valen reformas.

La ciudadanía ha de movilizarse para exigir medidas contra ellos, ya que en este momento no hay ningún gobierno que los cuestione en serio y exija su erradicación. Sirven además de a la oligarquía financiera internacional a los gobernantes corruptos. Las finanzas son necesarias en un mundo desarrollado para hacer posibles los proyectos sociales que benefician a la gente, sin embargo están absolutamente corrompidas. Han de servir para el bien común y no el de una oligarquía mundial. Si queremos estados democráticos de derecho, movilizarnos contra los paraísos fiscales es apremiante y necesario.

– Combatir el secreto bancario en Europa es un imperativo democrático. Para ejercerlo las instituciones políticas de la Unión Europea han de reconsiderar la relación de trato preferencial hacia estos países en el caso que no cambien su corrosivo sistema jurídico offshore.

– Es ineludible en el corto plazo introducir en la agenda política europea la necesidad de realizar acuerdos bilaterales efectivos de intercambio automático de información desde la UE con estos territorios. Las autoridades tributarias o judiciales han de poder reunir la información necesaria en el ejercicio de sus funciones democráticas.

– Desde la UE se habría de promover activamente a nivel internacional el debate hacia el cambio en las normativas contables de las sociedades, que haga posible que las sociedades transnacionales paguen a las haciendas locales por sus beneficios en cada uno de los países en que operan.

– Las autoridades gubernamentales y parlamentos Europeos y estatales han de promover medidas legislativas para que desde las administraciones no se contrate con aquellas empresas que tengan sociedades instrumentales ubicadas en paraísos fiscales.

– Es necesario dotar a las agencias tributarias de medios humanos y materiales para perseguir la evasión y el fraude fiscal de las grandes empresas y fortunas.

La sociedad civil organizada ha de proponerse presionar para su erradicación. En este sentido animamos a apoyar la movilización europea Marcha a Bruselas que se despliega entre finales de agosto y septiembre de 2015 en diversos países europeos, entre ellos el nuestro y que tiene como principales ejes de su acción:

– Oponerse a las políticas de “austeridad” reformas laborales y de privatización de servicios públicos dictadas por la Troika.
– Apoyar las decisiones democráticas de los pueblos y en particular del pueblo griego.
– Acabar con los paraísos fiscales en la Unión europea.
– Detener las negociaciones secretas del TTIP.

Res Pública Global

Categories: Attac Planet

¿Hacia el estallido afroamericano en EEUU?

Sat, 02/05/2015 - 13:00

Germán Gorraiz López – ATTAC Navarra-Nafarroa

Por primera vez en la Historia de EEUU, en 2008 es elegido como Presidente de la Nación un negro debido al voto de las minorías latina y afroamericana, con lo que los partidos tradicionales del establishment habrían cambiado su estrategia electoral para captar un voto que en el horizonte del 2050 será mayoritario. Así, según la Oficina del Censo de EEUU, hacia el 2043 los blancos dejarán de ser la mayoría de la población estadounidense y serán desplazados por la suma de la población hispana que aumentaría de 53,3 millones en la actualidad a 128,8 millones en 2060 y la afroamericana, que pasaría los 41,2 millones actuales a los 61,8 millones previstos por las proyecciones.

Sin embargo, según un artículo de la publicación canadiense Global Research, 47,8 millones de estadounidenses vivirían bajo el umbral de la pobreza y deberían utilizar los cupones de alimentación (SNAP por sus siglas en inglés), para satisfacer sus necesidades alimenticias, lo que se traduce en un aumento del 70 por ciento desde 2008 debido a la elevada tasa de desempleo y pobreza que se habría ensañado con las minorías latina y afroamericana. Así, desde el inicio de la recesión en 2008, 28,2 millones de personas se inscribieron en el SNAP y unos 10 millones de niños vivirían en la pobreza extrema, según dicha publicación. Por otra parte, la reducción en el Presupuesto del 2013 de cerca de 85.000 millones de dólares, ha obligado al Programa Especial de Nutrición Suplementaria para Mujeres, Infantes y Niños (WIC) a eliminar beneficios a casi 600.000 madres, lactantes y niños, según la publicación canadiense. Además, aunque la tasa de paro de EEUU en el mes de Marzo permaneció en el 5,5 % , continuaría el endemismo crónico de altas tasas de desempleo en la población afroamericana (17%), cifra que se triplicaría en cuanto atañe a la población joven negra (51%), con los consiguientes efectos colaterales de marginalidad, economía sumergida e incremento de los índices de delincuencia. que se elevaría hasta cifras ionosféricas en lo que respecta a la población joven pues seguiríamos hablando de cerca de 9 millones de peticiones de desempleo (superior a la población de Chicago), a lo que habría que sumar los 7,9 millones que trabajan a tiempo parcial por las condiciones de sus empresas o por motivos económicos (comparable al total de vecinos de Detroit y Baltimore) y los 2,2 millones que no buscan empleo (equivalente a Baltimore).

La distopía afroamericana frente a la utopía de Martin Luther King

Una distopía sería “ una utopía negativa donde la realidad transcurre en términos antagónicos a los de una sociedad ideal” y se ubican en ambientes cerrados o claustrofóbicos. Así, Detroit sería un escenario distópico de naturaleza real (no ficitica) y el paradigma del mayor éxodo masivo de población sufrido por una ciudad moderna durante los los últimos 70 años , éxodo motivado por la conjunción de razones económicas (la corrupción generalizada de las autoridades municipales y el hecho de que los altos impuestos por vivir dentro del área metropolitana se reducían drásticamente en el extrarradio) y raciales. Así, Detroit habría pasado de tener en el área metropolitana 1, 8 millones de habitantes en 1960 ( 90 % de raza blanca) a 700.000 en el 2012 (84% de raza afroamericana), movimiento migratorio centrífugo conocido coloquialmente como “white fligt “ (vuelo blanco) ya que la mayoría de la población que emigraba a los extrarradios era de raza blanca y de clase media y alta, quedando la población de color confinada al este de la ciudad en una zona irónicamente denominada “Paradise Valley” (Valle paraíso).

Nos encontraríamos pues ante un escenario distópico, donde el 36% de la población viviría por debajo del umbral de la pobreza y con la tasa de delincuencia más alta de todo EEUU, favorecido por la lacerante falta de inversiones en los servicios públicos y la existencia de miles de solares y viviendas abandonados vacíos que deberán ser derruidos por el Ayuntamiento. Además, la drástica recaudación de impuestos obligará a recortar todavía más los programas de asistencia social, subir los impuestos y privatizar la mayoría de servicios públicos debido al déficit acumulado y al nivel de los bonos emitidos ya que no pueden imprimir dinero para financiar sus déficits como lo hace la nación, situación extrapolable a otras muchas ciudades de mayoría afroamericana. Así, la ciudad de Camden, en Nueva Jersey, la segunda ciudad con mayor tasa de criminalidad de Estados Unidos, se vio abocada a despedir al 45% de sus fuerzas del orden, con lo que la conjunción de tasas de paro estratosféricas ( superiores al 15 %), drástica reducción de los programas de asistencia social para una población de facto subsidiada y la actuación desmesurada y con claros tintes racistas de las fuerzas de orden público, podría hacer que las áreas metropolitanas con altas tasas de población afroamericana ( New Orleans, Washington, St-Louis, Los Ángeles, Atlanta, Cleveland y Chicago), estallen en violentos disturbios callejeros donde se entremezclen las demandas sociales con las de segregación racial, olvidando las enseñanzas de Martin Luther King ( “ La violencia crea más problemas sociales que los que resuelve”).

La vigencia de las ideas de Jeremiah Wright

El reverendo Wright en un sermón pronunciado en el 2001 en la parroquia de la United Church of Christ de Chicago expresó la necesidad de una metanoia colectiva de la sociedad estadounidense “que transforme las guerras militares imperiales en guerras políticas internas contra el racismo y las injusticias de clase” , para lo que propuso una redistribución fundamental de la riqueza a través de la reasignación del presupuesto público. Citando el “regalo de la Administración de George W. Bush de 1.300 billones de dólares en exenciones de impuestos para los ricos”, replicó con una propuesta de financiación pública de asistencia médica universal y de reconstrucción del sistema educativo para ponerlo al servicio de los pobres.

Asimismo, en una conferencia pronunciada en la Universidad Howard (Washington) en el 2006 afirmó: “Este país se fundó y está dirigido según un principio racista (…) Creemos en la superioridad blanca y en la inferioridad negra (…) más que en el propio Dios”, según un extracto publicado por The Wall Street Journal. Obama, hijo espiritual del Reverendo Wright y deudor del título de su libro “La Audacia de la Esperanza,”, se vio forzado a renegar de su paternidad ideológica y no dudó en desmarcarse de la influencia de su mentor religioso ante los ataques recibidos siendo todavía senador, pero en su libro “Los Sueños de mi padre” , habla sobre la actitud vital de la población afroamericana , marcada por el estigma generacional de “una segregación racial que ha caracterizado el devenir norteamericano” según sus palabras, herida sin cicatrizar que posiblemente vuelva a abrirse y estallar en el final de su segundo mandato.

El racismo policial y el papel de las Fraternidades

Tras la muerte del adolescente afroamericano Trayvon Martin por el vigilante George Zimmerman ( absuelto de los cargos de asesinato), el profesor de Estudios Culturales y Negros en la Universidad Duke, Mark Anthony Neal afirmó:”Lo primero que aprendimos es que no hemos superado el asunto de la raza. En la elección de 2008 se tenía la esperanza de que haber elegido a Obama nos permitiría trascender las cuestiones de raza”, pero la deriva totalitaria sufrida por EEUU durante el mandato de George W. Bush provocó que en nombre de la sacro-santa seguridad del Estado se llegara en la práctica a anular el principio de inviolabilidad ( habeas corpus) de las personas, instaurando de facto el principio de “presunción de culpabilidad” en lugar del primigenio de “presunción de inocencia”, lo que habría quedado como estigma imborrable en las fuerzas de seguridad de los EEUU y tendría su reflejo en la prepotencia, brutalidad y el desprecio racial que destilan las intervenciones policiales en las grandes ciudades de EEUU, elementos constituyentes de la llamada “perfección negativa”, término empleado por el novelista Martín Amis para designar “la obscena justificación del uso de la crueldad extrema, masiva y premeditada por un supuesto Estado ideal”.

Así, tras la muerte todavía sin aclarar del joven afroamericano de 18 años Mike Brown por disparos de un policía blanco en Ferguson (Missouri) , la población afroamericana volvió a rememorar la década de los 60 y la lucha por las libertades civiles encabezada por el reverendo Martin Luther King, Premio Nobel de la Paz (“Hemos aprendido a volar como los pájaros, a nadar como los peces, pero no hemos aprendido el sencillo arte de vivir como hermanos”).

Según elinformador.com.mx, casi la totalidad de las nueve hermandades históricamente negras, (conocidas como ”Las Nueve Divinas”), nacieron del conflicto racial en el país y fueron fundadas en los campus universitarios a principios de la década de 1900 cuando los estudiantes negros se enfrentaban a prejuicios raciales y a la exclusión. Así, según Gregory Parques, profesor asistente en la Escuela de Derecho de la Universidad Wake Forest y miembro de la fraternidad Alpha Phi Alpha. “hubo un momento en que las fraternidades negras estaban en la vanguardia de la lucha por los derechos civiles, pero esos días se han perdido en la memoria” pues la mayoría de sus dirigentes estarían sedados y adormecidos debido a las cuantiosas aportaciones que reciben de los fondos federales.

Sin embargo, la persistencia de la violencia policial contra la población afroamericana y la práctica impunidad de la policía cuyo penúltimo exponente sería la muerte en Baltimore de un joven negro en dependencias policiales, estaría haciendo oscilar en sus valores la otrora monolítica actitud de las Fraternidades de permanecer al margen de las protestas violentas. Así, fraternidades negras como Omega Psi Phi, Alpha Phi Alpha y Beta Phi Sigma y las hermandades Zeta Phi Beta y Gamma Sigma Rho han hecho un llamamiento a sus miembros para que se unan a las protestas contra las actuaciones policiales, con lo que podríamos asistir al agigantamiento mediático de otro líder activista pro-derechos civiles y a una nueva gran marcha pacífica sobre Washington (Martin Luther King, 1.963), no siendo descartable una posterior reedición de los violentos disturbios raciales del verano de 1963, quedando de paso la frase de Luther King “I have a dream” (Tengo un sueño), como una utopía inalcanzable en la distópica sociedad estadounidense del siglo XXI.

Categories: Attac Planet

Rights International Spain y Jueces por la Democracia instan a la Comisión Europea a actuar ante los ataques en España a valores esenciales de la Unión Europea

Sat, 02/05/2015 - 09:00
Rights International Spain y Jueces por la DemocraciaTercera Información

Las organizaciones piden que se active, por primera vez en la historia de la Unión Europea, un mecanismo nuevo creado para solventar ataques graves a los principios básicos del estado de derecho. Cuestionan el paquete de reformas legales promovidas por el Gobierno y que vulneran valores esenciales de la UE.

Rights International Spain y Jueces por la Democracia han remitido a la Comisión Europea una carta y un Informe en los que denuncian el paquete de reformas promovido por el Gobierno español e instan a esta institución a “intensificar su escrutinio sobre la situación en España, emprender una evaluación de conformidad con el nuevo marco de la UE para fortalecer el Estado de Derecho, así como a adoptar una serie de medidas para impedir que siga deteriorándose el Estado de Derecho en España”.

Estas entidades se han visto obligadas a solicitar que se active este novedoso procedimiento europeo (todavía no se ha puesto en marcha en ningún país de la UE), dada la ineficacia de los mecanismos existentes en España para prevenir las amenazas al Estado de Derecho. Pese a estar en plena contradicción con valores esenciales de la UE, muchas de las medidas legislativas más problemáticas ya han sido aprobadas.

En concreto se denuncia, en primer lugar, la reforma de la Ley de Justicia Gratuita, pues cercena el acceso a la justicia y a una revisión judicial eficaz. Con la reforma, las personas que podrán beneficiarse del derecho a un abogado de oficio serán menos que ahora. Con la crisis, más personas han tenido que acudir a este servicio, sin embargo, con la nueva reforma se limitará el acceso a este derecho. En los últimos años, entre el 25 y 35%

España es de los países de la UE que menos invierte en justicia gratuita (0,80 euros por ciudadano, estando la media europea en 8,63 euros/habitante). Ningún euro recaudado por tasas judiciales (de los más de 530 millones de euros) se ha destinado a sufragar este servicio público fundamental. Se solicita, por tanto, que se tomen medidas desde la Comisión para asegurar que la nueva ley no vulnere el derecho de acceso a la justicia.

También se ponen en entredicho las tasas judiciales por vulnerar el principio de igualdad ante la ley. Si bien recientemente las personas físicas quedaron exentas del pago de estas tasas para acceder a la justicia, lo cierto es que siguen siendo discriminatorias al tener un impacto desproporcionado en las PyMes y algunas ONGs, en comparación con las grandes corporaciones (bancos, aseguradoras, etc.). En este sentido, se pide a la Comisión que inste a las autoridades españolas su derogación total.

Otro de los elementos básicos del Estado de Derecho que, según se indica en el informe remitido a la Unión Europea, se ha visto erosionado en los últimos años es el de la separación de poderes y la independencia judicial. En este ámbito se denuncia la falta de medios de la justicia y las interferencias políticas en la Justicia, lo que tiene un impacto sobre la independencia judicial. También se afirma que las reformas propuestas a la Ley Orgánica del Poder Judicial, así como la Ley de Enjuiciamiento Criminal, son reformas parciales e insuficientes, y se solicita que sean retiradas en tanto no se realice un proceso de consulta con expertos y sociedad civil con el objetivo de alcanzar una efectiva reorganización y modernización del sistema judicial. La Comisión debería además, según estas organizaciones, asegurar que se dote de suficientes medios a la Justicia y que se eviten las interferencias políticas. El presupuesto para justicia ha disminuido (un 4,21% en 2013 y un 2,13% en 2014). De hecho, España es de los países europeos que menos invierte en justicia y que menos jueces tiene por habitante. A pesar de esto, en 2012 el Gobierno redujo drásticamente el número de jueces, eliminando los puestos de, aproximadamente, 1.200 jueces sustitutos (el 20% de las personas que administran justicia).

En el informe de la UE sobre justicia de 2015, España también aparece entre los peores puestos de Europa en cuanto a percepción sobre independencia judicial.

El informe también se detiene a exponer las reformas que suponen una clara vulneración al principio de seguridad jurídica y de respeto a los derechos fundamentales, como la nueva Ley de Seguridad Ciudadana o el Código Penal. En este sentido, se denuncia la amenaza que suponen estas leyes para los derechos a la libertad de expresión y de reunión, la vaguedad de muchos de sus preceptos (lo que puede conllevar una aplicación arbitraria de las sanciones) y que la enmienda que legaliza las devoluciones desde Ceuta y Melilla entra en clara contradicción con el propio derecho de la UE. Se solicita, por tanto, que se deroguen todos estos aspectos de ambas reformas. Recordemos que desde el comienzo de las crisis, las protestas han aumentado en un 283%. Como han indiciado varios Relatores Especiales de la ONU, estas reformas parecen responder a las numerosas manifestaciones que se han llevado a cabo en los últimos años.

Finalmente se denuncia que, al tramitar todo este paquete de reformas, no se haya respetado un procedimiento democrático adecuado, al no haberse llevado a cabo por parte del gobierno una verdadera consulta con la sociedad civil y los expertos en materia de derechos humanos.

Rights International Spain, la entidad que lidera esta iniciativa, también ha lanzado, a través de la Plataforma Europea de Libertades, una campaña de petición de firmas a la que puede adherirse cualquier ciudadano para pedirle a la Comisión Europea que actúe decididamente frente a los ataques a los valores fundamentales de la UE en España. Lydia Vicente, Directora Ejecutiva de RIS ha afirmado que “la Unión Europea ha creado una nueva herramienta que puede activarse en caso de que nuestros derechos y los valores rectores de la UE se pongan en peligro en algún país, y eso es precisamente lo que ocurre en España ahora mismo; nuestros mecanismos internos de protección han fallado, así que entendemos que la ciudadanía debe hacer suyo este nuevo mecanismo previsto por la UE porque no nos queda otra solución que pedirle a la Comisión que actúe”. Ha añadido que “firmando la campaña y usando el hashtag #DíseloAEuropa, cualquier ciudadano puede hacer oír su mensaje a la Comisión Europea para que su actuación sea lo más rápida y eficaz posible”.

Contexto

La UE se basa en el principio de confianza mutua entre los Estados Miembros y en sus respectivos sistemas legales. Cualquier ataque a valores esenciales de la Unión, socava la confianza mutua entre los Estados miembros necesaria para el funcionamiento de la Unión Europea, así como los compromisos asumidos por los gobiernos nacionales y la Unión hacia sus ciudadanos.

Por ello, la Comisión Europea ha afirmado que “en los casos en los que los mecanismos establecidos a nivel nacional para garantizar el respeto al estado de derecho dejan de funcionar de manera efectiva, existe una amenaza sistemática al estado de derecho y, por tanto, al funcionamiento de la UE […]. En tales situaciones, la UE debe actuar para proteger el estado de derecho en tanto que valor común de la UE”.

Para lograr este fin, la Comisión ha establecido un nuevo marco de la UE para fortalecer el Estado de Derecho (marzo de 2014). Este mecanismo, cuya activación se pretende por las entidades promotoras, tiene como objetivo “permitir a la Comisión encontrar una solución con el Estado Miembro de que se trate, a fin de evitar [que la] amenaza sistemática al estado de derecho […] se convierta en un “claro riesgo de seria violación” a los efectos del artículo 7 del TUE”.

Pueden acceder al texto completo de la carta e informe remitidos a la Comisión Europea en este enlace.

Letter report Rule of Law

Categories: Attac Planet

La extraña levedad de la historia

Sat, 02/05/2015 - 07:00

Boaventura de Sousa SantosPúblico.es

Hay gente demasiado pequeña para ser humana. Tal vez siempre haya sido así, pero desde que la modernidad occidental se expandió por el mundo gracias al colonialismo y al capitalismo la contradicción entre la igual dignidad de todos los seres humanos y el trato inhumano dado a algunos grupos sociales tomó la forma de una fractura abismal. Una fractura por la que corrió mucha sangre y se destiló mucha hipocresía. Las zonas de subhumanidad fueron teniendo varias poblaciones (salvajes, indígenas, mujeres, esclavos, negros) pero nunca fueron clausuradas; por el contrario, se renovaron con nuevas poblaciones que ahora sustituyen a las antiguas. La zona más reciente es la de los inmigrantes indocumentados. Por eso, la sangre derramada en el Mediterráneo viene de muy lejos, tanto en el tiempo como en el espacio. Y no es casualidad que hoy se vierta tanto en el extremo norte como en el extremo sur del mismo continente, en Sudáfrica.

Las zonas de subhumanidad son zonas de no ser, donde quien no es verdaderamente humano no puede reclamar ser tratado como tal, es decir, ser sujeto de derechos humanos. A lo sumo, es objeto de discursos de derechos humanos por parte de los que viven en las zonas de humanidad. A estos no les pasa por la cabeza que las zonas donde viven no serían lo que son si no existiesen las zonas donde los “otros” “subviven” y de las que quieren salir desesperadamente movidos por la escandalosa aspiración a una vida digna. Y no les pasa por la cabeza porque la historia no les pesa; por el contrario, les confirma que sólo los emprendedores victoriosos (individuales y colectivos, pasados y presentes) merecen la humanidad de la que disfrutan. La filantropía les hace bien, pero no tienen deudas que saldar con nadie.

Sólo que no hay historia de vencedores sin historia de vencidos y estos, a menudo, no perdieron por ser humanamente menos dignos, sino sólo por no saber o poder defenderse de las atrocidades y saqueos a que fueron sometidos. En la sangre que corre en los dos extremos de África hay mucha injusticia histórica y muchas historias entrelazadas. El colonialismo europeo no terminó con la independencia de muchos de los países de los que huyen los inmigrantes. Continuó bajo la forma de controles militares y económicos, de fomento de rivalidades entre grupos étnicos para garantizar el acceso a las materias primas o para asegurar posiciones en la Guerra Fría. Muchos de los Estados fallidos fueron activamente producidos como fallidos por los poderes occidentales. El caso más reciente y trágico es Libia. ¿No era Libia una de las fronteras más seguras al sur de la Unión Europea? ¿Mereció la pena destruir un país para garantizar más fácil acceso al petróleo y servir a los intereses geoestratégicos de Israel y Estados Unidos?

Pero la historia del colonialismo europeo es mucho más compleja de lo que se puede imaginar y sólo esta complejidad puede ayudar a explicar lo que está sucediendo en Sudáfrica. ¿En qué medida los colonizados aprendieron con los colonizadores la arrogancia de racismo? Formalmente un país independiente, Sudáfrica fue, desde el inicio del siglo XX y hasta 1994, gobernado por una de las formas más crueles de colonialismo interno, el régimen del apartheid. El racismo institucionalizado, mucho más allá de una relación de poder basada en la inferioridad inherente de los negros, se convirtió en una forma general de ser y saber (racismo cognitivo) que insidiosamente se fue liberando de las grandes diferencias del color de la piel para ejercerse. ¿Es por eso que los negros sudafricanos son considerados el pueblo más intolerante de África hacia los extranjeros pobres y negros? ¿Acaso ellos, que se liberaron del apartheid, no se liberaron totalmente del régimen de ser y saber en el que se basaba? ¿Será que, como es propio de la ideología racista, un tono más oscuro de piel corresponde a un grado más bajo de humanidad? ¿Es que la solidaridad de mozambiqueños y zimbabuenses en la lucha contra el apartheid es una parte de la historia que los sudafricanos no quieren recordar para no tener que pagar deudas? ¿O acaso los sudafricanos corren el riesgo de ser europeos fuera de lugar?

Traducción de Antoni Aguiló

Categories: Attac Planet

La raíz del problema

Fri, 01/05/2015 - 13:00

Raúl Ciriza – ATTAC Navarra-Nafarroa

Foxconn es el nombre de una fábrica taiwanesa a la que Apple subcontrata la producción de algunos de sus atractivos gadgets. Con cerca de un millón de personas, no sale en los medios de comunicación pese a que lleva años denunciada por las malas condiciones laborales, presiones y malos tratos a que somete a su personal. En 2009, uno de sus empleados se suicidó tras reconocer que había perdido un prototipo del iPhone 4 que estaba en su poder. En 2010 se suicidaron otras 14 personas. Fue denunciado y los responsables dijeron que tomarían medidas drásticas, consistentes en la instalación de redes en ventanas y escaleras.

Por supuesto, nadie pensó en equiparar las condiciones del personal contratado a las de occidente, o establecer horarios que permitiesen una vida fuera del trabajo, o cumplir unos mínimos de salubridad en los edificios donde los hacinaban. Ir más allá de la instalación de una red era imposible porque suponía una merma en los beneficios de la compañía. Consultores, directivos, consejeros y muchos otros cerebros privilegiados llegaron a la conclusión de que no había causas en los suicidios: que estos eran la causa del problema. Y pusieron redes.

Esta semana, más de 1.000 personas han perdido la vida tratando de llegar a Europa. Es difícil ser preciso en las cifras, pues bailan con alegría de unos medios a otros. Como si no se tratase de seres humanos. Pero por primera vez en mucho tiempo la tragedia del Mediterráneo ocupa titulares de prensa, y los gobernantes han tenido que dar la cara. Sus declaraciones grandilocuentes han estado cargadas de lamento, de empatía, de búsqueda de soluciones. Incluso, a alguno se le ha escapado lo que mucha gente llevamos décadas pidiendo: que hay que atajar el problema de raíz.

Si uno se lo propone, no es difícil de encontrar esa raíz del problema. Está explicado en muchos informes. Por ejemplo, uno de Pobreza Cero recoge que África cuenta con el 20% de las reservas mundiales de uranio, el 90% de las de cobalto, el 40% de las de platino, entre un 6 y un 8% de las de petróleo y la mitad de las reservas mundiales de oro y diamantes. Es evidente que poca de esta riqueza se queda en el continente, pues de otro modo nadie querría marcharse de ahí. Otro informe, este del Banco Africano de Desarrollo, explica que cada año las compañías que llenan las estanterías de los centros comerciales de occidente, esas que extraen los recursos africanos, evaden cada año entre 50.000 y 60.000 millones de dólares en impuestos que deberían pagar a países de aquel continente. Mucha gente ya no habla de África como de un continente pobre, sino empobrecido. O expoliado.

Ya sé que nuestros gobernantes no suelen leer estos informes, que no les ayudan a mantener sus intereses. Pero por lo menos podrían hojear la prensa que les resulta cómoda, esa que no discute el sistema neoliberal. Por ejemplo, podían leerse  este reportaje de El País del verano pasado, donde explica la “maldición de los recursos naturales” que padece África. Extraigo literalmente lo que describe este periodista (sin haber sido denunciado, que yo sepa): “Estos estados están expuestos a guerras, altas tasas de pobreza, fuerte corrupción, mala gobernabilidad y poca democracia, todo ello causado por el intento de distintos países, principalmente occidentales, de controlar los recursos naturales, para lo cual no escatiman medios provocando conflictos, imponiendo y manteniendo dictadores o sistemas corruptos… Estados Unidos y Europa son expertos en estas tácticas.”

Pero nuestros gobernantes no se han preguntado por qué África está empobrecida. Tampoco por qué hay guerras o dictaduras. Nuestros gobernantes, lo hemos leído en prensa, han identificado que el origen del problema migratorio está en las mafias, esas organizaciones criminales que sacan el dinero a las personas migrantes a cambio de un pasaje en barco y una esperanza.

Hasta ahí han llegado porque son incapaces de plantear soluciones que afecten a los beneficios de las grandes compañías. Como los de Foxconn, que pusieron una red para evitar los suicidios; aquí cortar de raíz el problema es hacer una valla más alta, ponerle cuchillas o acabar con las mafias.

No quieren ver que las mafias no son causa sino consecuencia de que muchas personas quieren migrar y no encuentran cómo hacerlo. No quieren ver que migrar no es un capricho, que la raíz está en esa pobreza y guerras provocadas. Nuestros gobernantes, para atajar el problema de la migración, van a bombardear las embarcaciones que las mafias tienen en puerto dispuestas a cargar a personas para atravesar el mediterráneo. Y ahí van a centrar todos sus esfuerzos. Hasta la próxima vez.

Publicado en El diario norte

Categories: Attac Planet

Europa, un continente a la deriva

Fri, 01/05/2015 - 09:00
Marcos Roitman Rosenmann – Consejo Científico de ATTAC España

Las noticias no pueden ser más desalentadoras. Un día sí y otro también, los medios de comunicación proyectan imágenes de inmigrantes subsaharianos rescatados de las aguas del Mediterráneo por patrulleras pertenecientes a la Unión Europea. Mujeres embarazadas, madres con bebés en brazos, jóvenes en estado de hipotermia y shock, todos desorientados y con la mirada perdida, son atendidos por personal militar y Cruz Roja. Los militares apuntan sus armas, los médicos y personal auxiliar visten monos blancos, guantes y mascarillas, los inmigrantes ilegales son considerados una epidemia contagiosa. Los sobrevivientes que han sorteado la muerte son sometidos a interrogatorios, fichados, fotografiados y trasladados a centros de acogida de extranjeros, que más parecen campos de afinamiento donde lo más probable es que sean repatriados. La petición de asilo o refugio político es una lotería.

Las costas de Italia y España se han trasformado en un caladero de muerte. La tragedia toma una dimensión difícil de entender. No hay palabras. La sinrazón se apodera del drama humano convertido en pesadilla. Las agencias y los informativos prefieren relatar lo morboso, aquello que centre la atención del espectador, los muertos no son noticia. En Palermo, nos anuncia la presentadora, vestida a la moda, han sido detenidos 15 inmigrantes musulmanes, rescatados en aguas próximas a Sicilia por tirar al mar a una docena de inmigrantes cristianos. Meses antes, nos asombraban con otra noticia: en las costas de Almería, algunos de los sobrevivientes de pateras declararon haber tirado por la borda a una docena de subsaharianos para evitar zozobrar y darles una paliza a otros hasta matarlos.

En abril de este año en Italia, atravesando el canal de Sicilia han perdido la vida mil personas en sólo dos pateras. Y son más de 100 mil quienes han perdido la vida en esta travesía imposible. Y qué decir de aquellos que caminan por meses hasta llegar a la frontera marroquí con España, esperando tener mejor suerte que sus compatriotas de las pateras. En Ceuta y Melilla, muros de la vergüenza y la ignominia, no menos que los levantados en Gaza, con alambres espinosos, son el mecanismo disuasorio para los inmigrantes. Estéril decisión: cada semana saltan la valla decenas de personas; pocas logran el éxito. Quienes lo consiguen son detenidos y expulsados en caliente, negándoles el habeas corpus, acusándolos de agresión a la autoridad y entregándolos al gobierno marroquí, cuya policía y fuerzas del orden los reciben de manera ejemplar: palizas, torturas, y en algunos casos pagan con la vida los sueños de trabajar en España. En la memoria reciente, podemos fijar las imágenes captadas por periodistas y videoaficionados, de guardias civiles disparando a inmigrantes que intentaban llegar a la playa. Muchos se ahogaron y otros desaparecieron sin recibir ayuda. Los responsables directos y quienes autorizaron abrir fuego con balas de goma son trasformados en héroes de la patria por el ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, y su homólogo de Defensa, Pedro Morenes. Ambos los elogian y los condecoran. Esconden pruebas, ocultan grabaciones y culpan a los inmigrantes de ser los agresores. La versión oficial es un insulto a la inteligencia; la guardia civil se defendía disparando de los agresores que los increpaban y amenazaban. ¿Les estarían haciendo aguadillas y mojando sus uniformes?

En este contexto, desde hace un tiempo las autoridades europeas han descubierto un argumento para justificar la represión, las extradiciones y las matanzas, señalando que actúan en nombre de la libertad y en defensa de la democracia occidental.

En las pateras y barcos piratas, apuntan, se encuentran camuflados miembros del Estado Islámico, cuyo objetivo es realizar atentados terroristas. Preocupados por el cariz del problema, jefes de Estado, presidentes de gobierno, ministros de Exteriores, Defensa e Interior, es decir, la inteligencia en pleno, se reúnen juntos o por separado para tomar medidas. Y se les ocurre una gran idea para enfrentar el problema de la inmigración, aumentar el presupuesto militar destinado a las tareas de control, inteligencia y patrullaje en las aguas del mar Mediterráneo. En esta febril decisión, el primer ministro de Gran Bretaña, David Cameron, ofrece fragatas para abordar los barcos pateras con la condición de desembarcarlos en cualquier país, menos en las costas británicas.

El enemigo al cual se enfrentan, apuntan concienzudamente, es un conglomerado de traficantes de personas, mafias pertenecientes al crimen organizado y miembros del Estado Islámico. Para las autoridades europeas la buena voluntad debe dar paso a una férrea decisión de atacar el problema de la inmigración ilegal como parte de una política de defensa estratégica.

En esta perspectiva, apuntan, debe hablarse con las autoridades nativas en los países de origen, para que vigilen e informen de los barcos piratas para su posterior bombardeo con drones y de esa manera disuadir el tráfico de inmigrantes. Aquí no se discrimina. Al fin y al cabo da igual un liberiano que un nigeriano, que un etíope que un eritreo; en definitiva son todos negros, no tienen pasaportes y hablan raro. No se les puede dejar entrar a Europa, son unos muertos de hambre. Si arriesgan la vida son insensatos y se les debe aplicar la misma receta que antaño practicasen con sus antepasados, las casas reales de España, Gran Bretaña, Holanda, Bélgica, Dinamarca, la pulcra burguesía francesa o la culta clase dominante alemana. Explotarlos hasta la muerte, primero como esclavos y hoy como países dependientes, extrayendo sus riquezas naturales a cambio de celebrar un Mundial de futbol y quedarse en su sitio sin moverse.

Deben entender que no son bien recibidos en la cuna de la democracia occidental. Si no lo hacen por las buenas, lo harán por las malas. Palo, azote, cárcel, tortura y muerte.

La paja en el ojo ajeno. Publicado en La Jornada
Categories: Attac Planet

Las contradicciones de herr Schäuble

Fri, 01/05/2015 - 07:00

Alejandro Nadal – Consejo Científico de ATTAC España

La probabilidad de que Grecia salga de la unión monetaria europea aumentó significativamente la última semana. La reunión de ministros de finanzas de la eurozona en Riga, capital de Latvia, muestra que el gobierno de Atenas se enfrenta a un bloque compacto y que le será muy difícil convencer a los poderes europeos sobre la necesidad de cambiar la política macroeconómica en Grecia.

El encono y tono mordaz de los ministros de finanzas contra Varoufakis, ministro griego de finanzas, tenía un objetivo claro: mostrar que las pretensiones del gobierno de Syriza no tienen futuro. El mensaje fue un ultimátum y los ministros de finanzas lograron que Tsipras lo remplazara con Euclides Tsakalotos, el nuevo jefe del equipo negociador.

Entre paréntesis, creo que los ministros de la eurozona nunca le perdonaron a Varoufakis que les hablara con un lenguaje que desconocen. Ese lenguaje es el de la macroeconomía. Imagínense, hablar de los orígenes y causas de la crisis, cuando todos saben que se trata de un cataclismo provocado por la ineptitud de los gobiernos. ¡Qué mal gusto!

La señal desde Riga es que se acerca la salida de Grecia de la esfera del euro. Y si alguien tiene dudas, que vea la conferencia del ministro alemán de finanzas, Wolfgang Schäuble, en la Brookings Institution, en Washington, hace unos días (brookings.edu). Su visión sobre la crisis y la economía mundial es reveladora.

Para empezar, Schäuble atribuye las causas de la crisis a la política monetaria y fiscal. El ministro alemán piensa que el problema de las economías capitalistas en las últimas dos décadas es que el crecimiento se ha sustentado en el endeudamiento creciente y en ciclos crediticios que tienen una fase de auge y otra de declinación y crisis. Los ejemplos que presenta son la experiencia de Japón hasta 1991 y las crisis financieras en Asia en 1997, así como el ciclo que conduce a la última crisis financiera en 2007. En conclusión, Schäuble sostiene que se ha buscado una fuente de crecimiento artificial en las políticas monetaria y fiscal y lo único que se ha logrado encontrar es un promotor de los ciclos de endeudamiento y crisis.

Consistente con este diagnóstico Schäuble piensa que el plan de recuperación en Europa sí funciona y que la prueba está en el crecimiento en España, Portugal e Irlanda. Esta expansión está conduciendo a la reducción en el desempleo. Vaya, hasta Grecia estaría comenzando a funcionar mejor: su crecimiento es positivo y ya tuvo un superávit primario. El corolario de todo esto es que el problema central en Europa, según Schäuble es el riesgo moral de ayudar a gobiernos irresponsables (léase Grecia).

El ministro alemán parece ignorar que el sistema crediticio y el endeudamiento es esencial para una economía capitalista. No se trata de un aditamento superfluo, sino de un componente medular del capitalismo. Pero Schäuble piensa que la estabilidad macroeconómica y el orden en las cuentas públicas son la clave para el crecimiento sostenido a largo plazo: la estabilidad genera expectativas favorables de largo plazo y esto permite salir del crecimiento por endeudamiento.

Pero después de criticar la práctica de recurrir al crédito en demasía para crecer, Schäuble nos informa que lo que se busca con el plan de ajuste y reformas es permitir a Grecia tener acceso ¡a los mercados financieros! Vaya, parece que se le enredó el guión al experto ministro alemán de finanzas. Por un lado nos dice que el crecimiento ha dependido del sobrendeudamiento y de los ciclos crediticios inherentes al sistema financiero, pero para Grecia hay que buscar su regreso al tenebroso mundo de los mercados financieros.

Schäuble ignora que aún las inversiones basadas en sanas expectativas de largo plazo tienen que recurrir al sistema crediticio y que es así como funciona una economía capitalista. Pero hay que informarle que los mercados financieros no tienen la propiedad que los cuentos de hadas (léase los textos de macroeconomía) les atribuyen. No son estables y tampoco pueden medir el riesgo con distribuciones normales de probabilidades porque ese mundo no existe, independientemente de cómo se forman las expectativas de los inversionistas.

Otro punto clave es la explicación sobre el superávit alemán en cuenta corriente. Según Schäuble se explica por el precio del petróleo y la apreciación del dólar. ¿De verdad creerá que estos factores coyunturales explican el desequilibrio europeo de los últimos años? Quizás lo más alarmante es la relación que establece el ministro alemán entre este superávit alemán (el mayor del mundo) y la dimensión geopolítica en la que destaca la confrontación con la Rusia de Putin. Según Schäuble hay que vencerla con el poderío económico de Alemania pues es lo que permite aplicar sanciones económicas que le duelan a Rusia.

Para estos funcionarios alemanes es claro que la Unión Europea debe responder a las necesidades del poderío alemán. Más allá del lenguaje alarmista, todo esto recuerda la descripción que hiciera la revista New Statesman de Angela Merkel como el líder alemán más peligroso desde Hitler.

Twitter: @anadaloficial

Publicado en La Jornada

Categories: Attac Planet

Humo y culpas del capitalismo

Thu, 30/04/2015 - 13:00

Ron Nixon Revista Ñ, Clarín (Buenos Aires)

Cada habitante de este planeta debe tener en cuenta que un día este planeta ya no será habitable”. Así habló el presidente Kennedy en un discurso en la ONU en 1961. La amenaza que advertía no era el caos del clima –apenas un problema pasajero en el radar de cualquiera en aquella época– sino la bomba de hidrógeno. ¿Cómo podemos incitar a ciudadanos y gobiernos que actúen en pos de un cambio concertado? ¿No implicará, como insiste Naomi Klein, nada menos que un Plan Marshall para la Tierra?

Esto lo cambia todo: el capitalismo contra el clima (Paidós) es un libro de tanta ambición y consecuencia que es casi imposible de criticar. Los seguidores de Klein reconocerán su método por libros anteriores, No Logo: el poder de las marcas (1999) y La doctrina de shock: el auge del capitalismo (2007), que forman junto a éste una trilogía de la antiglobalización. Su estrategia consiste en tomar por caso un azote –como podría ser el hiperconsumismo propiciado por las marcas, la explotación corporativa de las comunidades golpeadas por el desastre o “la ficción del crecimiento en un planeta finito”– rastrear sus orígenes y luego trazar un camino de liberación. En cada uno de sus libros llega a una suerte de lugar semi-esperanzador, donde los activistas reafirman los valores cívicos en conflicto.

Llamar ambiental a Esto lo cambia todo es limitar la importante agenda de Klein. “Aún hay tiempo de evitar la catástrofe del calentamiento”, desafía, “pero no dentro de las reglas del capitalismo tal como están armadas hoy. Que sin duda es el mejor argumento de todos los tiempos para cambiar dichas reglas”. En la izquierda verde, muchos comparten el sentir de Klein. George Monbiot, columnista de The Guardian, lamentó que a pesar de que “los reclamos del fundamentalismo del mercado se han desaprobado tanto como los del comunismo de estado, de alguna manera, esta ideología zombi se mantiene en pie”. Ambos insisten en que no podemos prevenir el desastre ecológico que enfrentamos sin entender esta ideología autómata perpetuada por años.

Esa filosofía –el neoliberalismo– promueve un sistema de alto consumo y con hambre de carbón. El neoliberalismo alentó las megafusiones, los acuerdos comerciales hostiles al medio ambiente y a las leyes laborales, y la hipermovilidad global, que permitieron que corporaciones como Exxon “hiciera en 2014 más dinero que ninguna compañía en la historia del dinero”. Ese poder descomunal aplasta el proceso democrático. Además, los gigantes del carbón siguen cosechando 600 mil millones de dólares en subsidios anuales de las arcas estatales, sin hablar de un subsidio mayor: el derecho, según Klein, de tratar a la atmósfera como un “vertedero de basura”. Demasiado para la mano invisible. Como observara la escritora Kim Stanley Robinson, cuando se trata del medio ambiente, la mano invisible nunca recoge el cheque.

Impresiona el diagnóstico que hace Klein de lo que no ha funcionado. Se acabó la tontería del gas fracturado como puente hacia las renovables. Basta ya de reuniones cumbres internacionales que producen aire caliente sirocco y los acuerdos no vinculantes que nos atan, todos, a más emisiones. Klein desarticula el embrollo que es tapón y comercio. Pincha esquemas de comando y control grandiosos para rediseñar el clima del planeta. Cuando formas de pensar desmesuradas nos han metido en este entuerto, para qué apilar más desmesura. Se reserva un especial desprecio para las sociedades entre las organizaciones Big Green e Inmense Carbon, vendidas como ganadoras, pero que no han bajado las emisiones. Ese tipo de sociedades nos recuerdan la del león y el cordero que duermen juntos, pero sólo uno de ellos es el que será comido.

En las democracias impulsadas por lobistas, donantes y plutócratas, los gigantes contaminadores son lo que van a ganar mientras que el resto de nosotros, con varios grados de pasividad y complicidad, verá como muere el planeta. “Todo intento de levantarse contra el desafío del clima no será fructífero a menos que se entienda como parte de una batalla más profunda de miradas del mundo”, dice Klein. “Nuestro sistema económico y el planetario están en guerra”.

Klein nos recuerda que el neoliberalismo fue alguna vez una contrarrevolución presuntuosa. Mediante un caso épico de mal momento, la revolución Reagan-Thatcher, el auge de la Organización Mundial del Comercio antirreglamentación y el culto a las privatizaciones y la globalización de todo coincidieron con el surgir de la autoridad pública de la ciencia climática. En 1988, James Hansen, director del Instituto Goddard de la NASA, dio un testimonio histórico en el Congreso al declarar que la ciencia era 99 por ciento inequívoca cuando afirma que el mundo se está calentando y que necesitamos actuar en conjunto para reducir emisiones. Un año antes, Margaret Thatcher hizo su famosa declaración: “No existe esta cosa de la sociedad. Hay individuos hombres y mujeres, y hay familias”. Desde entonces, la lucha entre una estrategia colectiva para forjar un futuro de largo plazo habitable y la persecución antisocial, hipercorporatizada e hipercarbonizada de un crecimiento de corto plazo a cualquier costo, bueno, sólo tuvo un claro ganador.

Pero las contrarrevoluciones son reversibles. Klein dedica gran parte de su libro a los indicios propicios de que esto puede suceder, y en realidad, está sucediendo. El movimiento de justicia con respecto al clima global se está expandiendo. Desde mediados de los 90, las protestas por el medio ambiente han crecido en China un 29 por ciento por año. Allí donde han fallado los líderes nacionales, los gobiernos locales han podido avanzar. Cientos de ciudades y municipios alemanes votaron por readquirir sus redes energéticas de las corporaciones. Casi dos tercios de los británicos favorecen la renacionalización de la energía y los ferrocarriles. El movimiento de desinversión contra Big Carbon toma fuerza. Aunque nunca producirá la bancarrota de las megacorporaciones, bien puede revelar las prácticas corruptas y disparar un debate sobre los valores que reconocen que esas prácticas anidan en los sistemas económicos que las alientan, inhiben o incluso las prohíben.

Las voces que reúne Klein en el mundo tienen la fuerza de un coro. Escuchamos a un propietario de cabras en Montana describir como una alianza improbable contra Big Coal entre las tribus estadounidenses nativas y los descendientes de los colonos despertó en estos últimos una mirada del mundo diferente del tiempo y el cambio y la posibilidad.

Pero, ¿qué pasa con el subtítulo? El capitalismo contra el clima suena a idea de un RR.PP. peleando una marquesina, pero defrauda lo sofisticado y esperanzador del argumento de Klein. Es más fácil imaginar el fin del mundo que el fin del capitalismo. El adversario de Klein es el neoliberalismo –ese capitalismo a ultranza que ha nacido en nuestra era extremadamente extractiva. Klein es lo suficientemente inteligente y pragmática como para rechazar el derrocamiento global del país del ensueño del capitalismo. Lo que hace, en forma brillante, es brindar una exposición históricamente refinada de la “deriva del capitalismo hacia el monopolio” del “intento de los intereses corporativos de captar y achicar drásticamente la esfera pública” y de “los capitalistas del desastre que usan las crisis para pasar por encima de la democracia”.

Cambiar las normas económicas y las percepciones éticas a la vez es más formidable aún que la batalla tecnológica necesaria para adaptarse al tiempo adverso que se nos viene. Sin embargo, Esto lo cambia todo es, improbablemente, el libro de Klein más optimista. Entrelaza la ciencia, con la psicología, la geopolítica, la economía, la ética y el activismo para dar forma a la cuestión del clima. El resultado es el libro sobre medio ambiente más contencioso y trascendental desde Primavera silenciosa (Rachel Carson).

*Nixon es biólogo y autor de “Slow Violence and the Environmentalism of the Poor”.
© The New York Times
Traducción de Cecilia Benítez

Categories: Attac Planet

Abandonemos el país del miedo

Thu, 30/04/2015 - 09:00

Santi Fernández Patóneldiario.es

El País del miedo es el título de una de las novelas de Isaac Rosa, que ahora acaba de adaptar y dirigir para la pantalla el productor Francisco Espada. Ambos, aprovechando el estreno de la película en el Festival de Cine de Málaga, celebraron un coloquio público en La Casa Invisible la pasada semana, que tuve el privilegio de moderar.

El miedo, sabíamos después de la novela de Rosa, es una construcción: en buena medida nuestros temores cotidianos atienden a relatos, casi ficciones, que poco tienen que ver con la realidad. Después del 11-S nos construyeron el temor a los ataques suicidas en aviones de pasajeros. Luego a la figura del musulmán terrorista; últimamente a la del inmigrante que salta una valla con aviesas intenciones: quitarnos el trabajo, contagiarnos de ébola, atracarnos en calles, etc. Pero el miedo, dijeron Rosa y Espada, no es sólo una construcción, es también un aprendizaje. Nos enseñan y aprendemos a temer aquello que conviene a los productores del miedo, por mucho que después la realidad desmienta con datos: el trabajo nos lo quitan los recortes, el ébola tuvo DNI español y el último gran ladrón dirigía Bankia para que nos robaran en las sucursales de cada pueblo y ciudad.

Un barómetro del CIS, leo en el programa de Málaga Ahora, ha mostrado que tan sólo el 0,6% de la población malagueña considera la inseguridad ciudadana como primer problema. Evidentemente, perder la vivienda o el puesto de trabajo se sitúan muy por delante. A pesar de ello, en el año 2013 el Ayuntamiento de esta ciudad, como el de tantas otras, aprobó una Ordenanza Cívica que abordaba desde una óptica meramente represiva aquellos problemas que los poderes han decidido, han construido y nos han hecho aprender como generadores de miedo. Los agentes de esos miedos serían las personas sin hogar, los vendedores ambulantes y, por supuesto, las prostitutas, que no sus clientes, entre quienes sin duda se encuentran los mismos redactores de esas ordenanzas.

A una mujer, por ejemplo, le da miedo volver a casa sola por la noche, no un vendedor ambulante, y que la puedan acosar o que incluso la violen y un juzgado vea eximientes en el caso que se trate de un prostituta. A un joven de mi ciudad le da miedo seguir engrosando ese 50% de gente de su edad en paro, sin expectativas, sin saber cómo llegar a fin de mes. A una familia al borde del desahucio le crea ansiedad la certeza de que su Ayuntamiento no ha querido crear un parque de viviendas sociales en régimen de alquiler social, por ejemplo, y que mañana dormirá en la calle. Es realmente alarmante el aumento en los últimos años de diagnósticos por depresiones y otros malestares relacionados con la incertidumbre: el miedo a qué será de mí mañana.

Sueldos irrisorios, merma de derechos básicos, servicios esenciales en proceso de privatización, feroces leyes y ordenanzas para unos cuantos pero impunidad para los de arriba -donde la izquierda y la derecha, por cierto, cohabitan promiscuamente-, guerra de pobres contra pobres por las ayudas y subvenciones míseras… la crisis es la ausencia de futuro. Se acabó el bienestar. Y eso asusta y nos vuelve vulnerables, receptivos a cualquier político de turno que use el miedo para convencer.

Salir del miedo no es una labor que pueda abanderar nadie. No es una cuestión de “cambio sensato” ni otras zarandajas que agitan los ultraliberales de Ciudadanos y repiten los medios de comunicación que con mayor eficacia han generado el miedo en la última década. Salir del miedo es una labor colectiva: las plazas, Juventud Sin Futuro, las mareas, la PAH, los centros sociales, las iniciativas vecinales, el 15MpaRato, la onda municipalista de nuevo cuño, etc. Salir del miedo es, sobre todo, que cambie de bando. A eso, Ada Colau lo ha llamado revolución democrática. Es más fácil de aprender que el miedo. Seguro.

Categories: Attac Planet

El resurgimiento del nazismo en europa: causas y consecuencias

Thu, 30/04/2015 - 07:00

Vicenç Navarro – Consejo Científico de ATTAC España

Las políticas neoliberales impuestas a la población por el establishment europeo (el Banco Central Europeo, el Consejo Europeo y la Comisión Europea) y los gobiernos de la Eurozona, hegemonizados por partidos de sensibilidad conservadora, liberal y supuestamente socialdemócrata (bajo el dominio de la coalición liderada por la canciller alemana) están creando una enorme inseguridad entre amplios sectores de las clases trabajadoras, que sienten en carne propia las consecuencias sumamente negativas de tales políticas. Las reformas laborales, iniciadas, entre otras, por las reformas del canciller alemán socialdemócrata Schröder, y seguidas por la mayoría de partidos gobernantes, han determinado un elevado desempleo, una baja ocupación y un notable deterioro del mercado laboral, con gran disminución de los salarios y, por lo tanto, de la capacidad adquisitiva de los trabajadores.  Esta situación se ha hecho incluso menos tolerable por el desmantelamiento de la protección social y del Estado del Bienestar, contribuyendo a que incremente todavía más esta inseguridad económica y social que caracteriza la situación de amplios sectores de las clases populares.

La inseguridad se atribuye correctamente a las intervenciones públicas que sistemáticamente favorecen a grupos económicos y financieros, y que se justifican bajo el lema de que tales políticas son las únicas posibles. Tales intervenciones impopulares se presentan erróneamente como resultado de unos dictados de agentes externos al país, bien sean de la Troika, del gobierno alemán, o de las siempre presentes multinacionales (y aquí en Catalunya se incluye también a Madrid). La externalización de las responsabilidades es una de las características de la narrativa dominante, promovida por los partidos gobernantes.

No es, pues, sorprendente que este discurso cree una respuesta en el sentido opuesto, queriendo recuperar una identidad y una soberanía perdida en manos de poderes extranjeros, una recuperación que lleva a una llamada a la dignidad nacional frente a intereses foráneos y extranjeros y a sus aliados nacionales. Este sentimiento –como el mismo nacionalismo que genera- puede ser o no  un movimiento positivo, pues puede significar la llamada a una soberanía e identidad perdida, que se presente erróneamente por la sabiduría convencional como consecuencia inevitable de la globalización. El nacionalismo, sin embargo, también puede convertirse en negativo cuando se incluye entre “los de fuera”, no sólo a los establishments políticos, financieros y mediáticos responsables de las políticas de austeridad, sino también a las poblaciones de estos u otros países, como son los inmigrantes, canalizando el enfado popular hacia ellos (sentimiento estimulado por el mundo empresarial, así como por aquellos establishments, pues consigue con ello dividir y, por lo tanto, debilitar a las clases populares). Este sentimiento de “nosotros” y “ellos” es el caldo de cultivo del nacionalismo de tipo excluyente, bases del nazismo (y su versión latina, el fascismo).

De ahí que la única respuesta a este indeseado riesgo sea que se dirija este enfado hacia los grupos gobernantes que impusieron aquellas políticas, con el establecimiento de alianzas entre las clases populares frente a sus gobernantes. Es, en otras palabras, el nacionalismo de tipo incluyente (opuesto al de tipo excluyente) que desea la suma de las diferentes comunidades nacionales frente a un adversario común, en el que se debe incluir al nacionalismo de tipo excluyente, que es utilizado por las élites gobernantes para perpetuar sus intereses, dividiendo así a las clases populares. La interpretación que promueve el establishment alemán de que la crisis humana griega es debido a una supuesta incapacidad de los griegos a ser disciplinados y a poder gobernar, traduce este nacionalismo excluyente que está estimulando en Alemania el desarrollo de nuevo del nazismo en aquel país. La versión del partido fundado por Le Pen, que ve al inmigrante como el enemigo, es otro ejemplo de este nazismo.

La pérdida de legitimidad de los partidos políticos

Una tercera característica es el enorme desengaño de las clases populares hacia los partidos políticos que históricamente representaron sus intereses, tales como la socialdemocracia y los partidos comunistas (y más tarde los partidos verdes). La acomodación de tales partidos a la dinámica de la vida parlamentaria, que es en sí poco democrática y representativa (y muy limitada en los países periféricos de la Eurozona), y la adopción de los partidos socialdemócratas a la ideología neoliberal, ha causado una pérdida de legitimidad del sistema representativo. Un elemento clave para esta pérdida de legitimidad es que ninguna de las políticas neoliberales impuestas a la población, incluso por los partidos que históricamente eran los instrumentos de tales clases populares, tenían un mandato popular. En ninguna parte las políticas de austeridad, por ejemplo, aparecían en los programas electorales de los partidos gobernantes. De ahí el sentimiento antipartido, y que no puede considerarse como antidemocracia.

Pero, aunque no debería confundirse, existe el peligro de que sí se confunda. Y de ahí la gran importancia de diferenciar los movimientos progresistas de los movimientos regresivos que conducen al fascismo y al nazismo. Estos últimos son profundamente antidemocráticos. Su propia esencia es el caudillismo, acompañado de un nacionalismo excluyente, basado en el racismo y etnicismo. El nazismo y el fascismo son antipartidos y antidemocracia.

Pero frente a esta versión represora hay la versión progresista, que quedó plasmada en el movimiento 15-M en España, que exige una democracia real, participativa, que va más allá de la vía representativa, que por muy representativa que sea (y en España lo es muy poco) requiere que sea complementada por fórums de democracia directa, como los referéndums, a todos los niveles. Es el derecho a decidir sobre todo. La vocación democrática es que cada persona tenga la misma capacidad de decidir en la gobernanza de los distintos niveles de responsabilidad institucional, y en todos los espacios, sean estos económicos, sociales, culturales o políticos. Este planteamiento es el opuesto al nazismo. Y en la medida que se trabaje para un proyecto en que los recursos se distribuyan según las necesidades (definidas colectivamente, además de individualmente) y se produzcan según sus habilidades, el proyecto se construirá sobre una larga tradición histórica que bajo distintos nombres ha sido, en gran parte, responsable del progreso humano. De ahí que estos nuevos movimientos en Europa sean los únicos que puedan parar al nazismo en Europa. Para ello se necesita que amplíen sus alianzas con aquellas fuerzas de vocación democrática que ellos mismos están radicalizando.

Catedrático de Políticas Públicas. Universidad Pompeu Fabra. Ex Catedrático de Economía. Universidad de Barcelona

Publicado en Público.es

vnavarro.org

Categories: Attac Planet

El indecente acoso del Eurogrupo a Grecia

Wed, 29/04/2015 - 13:00

Pablo SebastiánRepública.com

El Eurogrupo de la UE esta ofreciendo un lamentable espectáculo contra Grecia, de ridículas riñas, advertencias y amenazas como si los países mas poderosos del euro – y España incluida y jugando a poderosa- fueran una banda de acosadores contra el alumno mas débil del colegio, sin entender que con ello están dañando y desprestigiando, con modales obscenos, la imagen y todo el prestigio unitario y solidario de la Unión Europea.

Después de lo que vamos sabiendo de Rodrigo Rato (o Trillo y Martínez Pujalte) y de lo que nos espera con los 715 defraudadores de la fama ‘repera patatera’ y no sabemos, nos preguntamos: ¿con qué pretendida autoridad moral le increpa nuestro ministro de Economía De Guindos a su homólogo griego Varufakis, dentro del Eurogrupo de la UE? ‘Desde el país de la corrupción no podéis dar lecciones’, podría haberle contestado el heleno -y es capaz de hacerlo- al español. Un De Guindos que, ademas, era el hombre de Lehman Brothers en España, la entidad financiera que originó el estallido de la crisis internacional de 2008.

Mientras los Estados Unidos han salido victoriosos de la crisis que empezó en ese país, Europa sigue empantanada y nadie sabe por cuánto tiempo, porque el camino liderado por Merkel de la gran austeridad y del ajuste fiscal ha sido un grandísimo error. El que solo benefició a Alemania en su obsesivo y peligroso empeño de apoderarse de la hegemonía europea. Y naturalmente en esta difícil situación naciones como Grecia -o como España, Portugal e Italia- están en unas pésimas condiciones, con el atenuante para el gobierno de Atenas que preside Alexis Tsypras, de que ellos no fueron los gobernantes del desastre griego y además acaban de llegar y con un claro mandato democrático de luchar contra la locura de la austeridad sin fin.

La política expansiva y keynesiana con la que el presidente Obama se enfrentó a la crisis de 2008, rebajando los tipos de interés, imprimiendo dinero y facilitando el déficit público y el crédito, todo lo contrario de lo impuesto en la UE, les ha permitido a los EE.UU. salir de la crisis, reduciendo el paro y sin riesgo de inflación. Mientras que en la UE no solo no levantamos cabeza sino que se va a peor por ausencia de horizonte estable, con mayores diferencias entre el norte y el sur. Aquí se subieron tipos y perdieron tiempo en bajarlos, el BCE no se movió y apareció demasiado sus ayudas a la deuda y se pidieron ajustes sociales enormes y a gran velocidad que ya han tenido un enorme coste político y social.

Y que están en la base de los nuevos partidos populistas y anti europeos que ahora emergen por todas partes, incluso por el Reino Unido que amenaza con abandonar la UE, lo que tendría sentido si Berlín consolida su hegemonía europea en menoscabo de la soberanía de los demás. Un riesgo plausible que favorece la debilidad de la presidencia de Hollande en Francia y también la del liderazgo de Rajoy en España, que las próxima elecciones del 24 de mayo van a confirmar.

Y ¿de verdad quieren los jefes del Eurogrupo, la Comisión y el Parlamento de la UE que se rompa el euro y que salga Grecia de la moneda europea? Lo hemos dicho mas de una vez, la puerta de salida del euro, si se abre no se podrá cerrar con facilidad, y países como Portugal o España sufrirán las corrientes de aire que esa puerta entreabierta facilitará para que los mercados especuladores vuelvan a la carga contra nuestro país, y aborten el despegue español de la crisis que todavía esta en la pista de arranque y con serias dudas en la torre de control.

Además, si quiebra Grecia todos pierden porque no habrá pago de la deuda, el prestigio del euro se hundirá y Atenas desde la UE puede no solo pactar con Rusia y China (y bloquear decisiones), sino también hacer uso de su especial posición estratégica en el Mediterráneo oriental, desde dentro o incluso fuera de la OTAN. Los Estados Unidos lo saben y por ello Obama ha pedido a Bruselas y Berlin que eviten la crisis griega.

Y así estamos asombrados por el lamentable espectáculo de estos señores chulescos y soberbios del Eurogrupo, que riñen a un país soberano como Grecia como si fuera una colonia de Berlín (que todavía tiene deudas con Grecia de la ocupación nazi) o un colegial al que se han empeñado en castigar y amenazar. E incluso en expulsar de la clase a una pequeña nación que quiere hacer los deberes fiscales pero poco a poco y sin caer en la miseria y la indignidad. ¿Y no está la UE en condiciones de facilitar una moderada y generosa salida al pueblo griego?

Si Grecia sale del euro la UE lo pagará muy caro -mucho mas de lo que le costaría ayudarla- y Alemania de especial manera. Entre otras cosas porque la batalla que esta planteada no es solo económica y financiera sino política y de opinión pública en toda Europa. Y en esos campos el gobierno de Atenas vencerá.

Categories: Attac Planet

Carta abierta a la Consejera aragonesa de Educación, Dolores Serrat

Wed, 29/04/2015 - 09:00

Antonio Aramayona – ATTAC España

Zaragoza 21 de abril de 2014

A la atención de  Dña. María Dolores Serrat Moré Consejera de Educación, Universidad, Cultura y Deporte Gobierno de Aragón

Señora Consejera de Educación:

Vuelvo hoy a dirigirme a usted, tal como públicamente hice en varias ocasiones en El Periódico de Aragón (1), pues me queda poco tiempo de estar cada mañana en el portal de su vivienda, reivindicando la escuela pública y laica y denunciando los recortes perpetrados desde su Departamento, tal como he venido haciendo durante los últimos veintitrés meses.

Así como es inútil pedir peras al olmo, de igual forma sería baldío esperar de usted algún signo de atención durante estos dos últimos años, salvo a través del Delegado del Gobierno de España en Aragón mediante decenas de identificaciones, cuatro sanciones administrativas (la última, de 600 euros, aún en recurso de alzada) y un juicio por lo penal del que salimos inocentes y ratificados como tales después por el Tribunal Superior de Justicia de Aragón.  (¿Dolores Serrat, la política de la cercanía?).

Sin embargo, me resisto a pensar que, tras las conversaciones mantenidas con el Delegado del Gobierno, sus asesores, sus colegas de Partido y de Gobierno e incluso sus propios allegados no le picara la curiosidad o le aconsejara la buena educación conocer personalmente por qué y para qué estaba cada mañana en el portal de su vivienda un profesor jubilado en su silla de ruedas. He de confesarle que me hubiera gustado decirle allí mismo, en la calle, con todo el civismo y las buenas maneras de que soy capaz, una sola cosa: rectifique, señora Consejera, rectifique.

Señora Consejera, usted no ha dejado títere con cabeza en materia educativa y, obediente a las líneas maestras de gobierno y de recortes que le han ido dictando desde instancias superiores, ha estado demoliendo sistemáticamente la educación pública aragonesa. De vez en cuando escucho por la radio alguna de sus declaraciones y veo que suele parapetarse tras las cifras y datos estadísticos que le van proporcionando sus asesores. Es una lástima que no haya dignado visitar sin previo aviso tantos y tantos centros escolares públicos de Infantil, Primaria y Secundaria para comprobar el hacinamiento del alumnado en el aula, incluido el que precisa atención y cuidados especiales, la asfixia de un profesorado cada vez más escuálido en numero, medios y apoyos para poder cumplir dignamente sus tareas profesionales, el desaliento de tantas familias que apenas pueden dar de comer a sus hijos e hijas y que carecen del dinero elemental para adquirir libros de texto y material escolar, a las que se deniegan becas y ayudas, cada vez más escasas, la creciente precarización del profesorado, el maltrato al profesorado interino, sus jornadas laborales liliputienses y en condiciones infrahumanas…

Desconozco si técnicamente he realizado alguna suerte de escrache en el portal de su vivienda a lo largo de estos dos años. Sin embargo, de lo que no me cabe la menor duda es que usted ha estado escrachando a miles de familias y personas aragonesas en sus cocinas vacías, sus dormitorios en tantas noches en vela, sus estómagos vacíos, sus presupuestos económicos amputados, interinos en el paro, estudiantes sin matricular por falta de dinero, etc. Usted es la verdadera escrachadora en esta historia, aunque el señor Delegado del Gobierno jamás sancione o mande a su policía a los escrachadores como usted.

Puede estar segura de que eso no se ve en los actos oficiales, desde una mesa presidencial y entre discursos de cartón piedra. Tampoco se ve desde el despacho de su Consejería, sin hablar con los miles de personas pertenecientes al mundo educativo y que se ven afectadas por los recortes que usted ha perpetrado cada día sin cabeza y sin criterio. Me han llegado noticias de que usted era una excelente profesional de la medicina, pero quizá debido al inexorable Principio de Peter se metió en caminos equivocados que en lugar de permitirle dedicar su vida profesional “en provecho de los enfermos, apartando de ellos todo daño e injusticia”, tal como reza el Juramento Hipocrático que usted conoce, ha hecho mucho daño principalmente a los más débiles con su actuación en el mundo educativo como Consejera de Educación del Gobierno de Aragón.

Usted ha repetido hasta la saciedad que “los recursos son los que hay, son limitados”, pero usted sabe bien que el Gobierno aragonés y español y el Partido al que usted pertenece han consumado que, por ejemplo, cada día sea mayor la brecha social entre los cada vez más pobres y los cada vez más ricos y que al mismo tiempo nunca falten recursos a los bancos y las empresas del Ibex 35. Ustedes a veces me recuerdan a los trileros, haciendo trampas, mintiendo sistemáticamente a base de medias verdades de oropel.

Por último, quiero recordarle a usted, que ha sido docente en la facultad de Medicina de la Universidad Pública de Zaragoza, que en un centro de enseñanza ha de impartirse conocimientos racionales y científicos, y no creencias. Muy al contrario, a usted le ha faltado equidad y ponderación a este respecto en sus años como Consejera.

Ya no hay tiempo para que usted rectifique, pues sus días como Consejera están por ventura contados, así que, tras pasar veintitrés meses consecutivos en el portal de su vivienda, tras dos rigurosos inviernos y dos bochornosos veranos, con lluvia, nieve, niebla y cierzo, me limito a decirle que en su portal he conseguido sentirme sumamente feliz, pues han llegado a coincidir de pleno en mi vida lo que hago, lo que quiero y lo que debo.

Reciba mis atentos saludos

Antonio Aramayona Alonso

La Utopía es necesaria

Categories: Attac Planet

El TTIP o cómo aprendí a dejar de preocuparme y amar la bomba

Wed, 29/04/2015 - 07:00

Santiago Galán – ATTAC España

La fluorización de nuestros preciados fluidos corporales, la mas grave amenaza comunista de todos los tiempos”, argüía el general Ripper, mientras se fumaba un puro y bebía un vaso de agua de lluvia con hielo, en el cenit de su cordura y locuacidad, ante un descolocado Capitan Mandrake en Dr. Strangelove, uno de los relatos más esclarecedores de la Guerra Fría.

Como la esperanza será lo último que pierda, perfectamente podría encontrarme dentro de unos años contemplando una visión de Kubrick sobre una proyección retrospectiva de los efectos que tuvo el TTIP en los campos de batalla europeos.

Lo cierto es que a pie de calle, según una encuesta que he realizado, poca gente sabe lo que es el TTIP, lo cual choca con la aplastante lógica de que es aquello que va a tener una mayor repercusión sobre cuestiones como la economía, la sanidad, la alimentación, la salud, la política, la justicia y, al fin y al cabo, sobre la práctica totalidad de nuestra realidad cotidiana y mundana. A más de un pensador crítico neo-cartesiano le sonará a la clásica teoría de la conspiración de investigación friki-perroflauta, antítesis del principio de parsimonia o navaja de Ockham.

Esta conspiración judeo-masónica tiene todos los ingredientes de éxito de ventas: Una trama oscura con forma de acuerdo comercial que afecta a cientos de millones de personas a ambos lados del Atlántico, su negociación se realiza en secreto, sus consecuencias alcanzan a todos los niveles de la sociedad, la economía, la política… Las filtraciones son continuas, alimentando el cotilleo, entonces… ¿Por qué en la calle no se habla de ello? Tras sesudas reflexiones llego a la siguiente conclusión: Porque apenas sale en la tele o en la portada de los prestigiosos tabloides de nuestro país aunque, afortunadamente, parece que esto está cambiando.

Pero vamos a ver, ¿que es el TTIP?: El Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones, como su propio nombre indica, es un tratado que pretende establecer un supuesto acuerdo de libre comercio entre EEUU y la UE, formando el mayor mercado del mundo. Esto a priori no suena mal, más comercio, más riqueza, ergo todos más opulentos, gordos y contentos, ¿no? Sí, pero como dijo el Señor Lobo, no nos chupemos las piruletas todavía.

¿Pero qué es el libre comercio y la libertad de mercado en nuestro mundo globalizado?

Primero debemos hacer una reflexión sobre el propio concepto de Acuerdo de Libre Comercio: Es, como dirían los anglosajones, un fake. Una engañifa, digamos, como el concepto de la libertad de mercado en términos reales. Cualquiera diría que EEUU es un adalid de la libertad de mercado y no hay nada más lejos de la realidad, es el clásico lo tuyo es mío y lo mío ya veremos… Ya que su gobierno ha sido uno de los mayores distorsionadores del mercado a través de los famosos fondos del Pentágono o de las subvenciones para proteger su industria, o de la utilización de sus servicios de inteligencia para favorecer a sus empresas en proyectos, concursos y licitaciones internacionales, ya que, en virtud de los acuerdos firmados en el GATT y posteriormente en la OMC de forma multilateral, elevar medidas proteccionistas en un mundo globalizado va contra la libertad de mercado, así que, como no podemos subir aranceles de importación a los productos que queremos proteger en nuestra industria interna, subvencionamos.

Cristalino ejemplo es el del sector agrícola. Europa y EEUU invierten miles de millones en subvencionar producciones absolutamente ineficientes a nivel global si contemplamos el concepto de libre competencia que tanto laureamos. Sus efectos son claros: Agricultores que no podrían vender su producción por no ser competitivos, lo pueden hacer gracias a las subvenciones pero, si ellos venden, alguien dejara de vender, ¿no? Efectivamente: millones de pobres agricultores negros, indios, sarracenos y aborígenes que antes podían vender su producción, ya no podrán, por lo que se la pueden comer ellos mismos y así crecer grandes y fuertes; agricultores colombianos que antes cultivaban café ahora se dedican a la coca que sí pueden vender, mientras occidente, en un acto de desinterés y buena fe cristiana, vende productos básicos baratos como el arroz o el maíz a mercados del sur, para evitar que se mueran de hambre los pobres, haciendo que sus cosechas no puedan competir, abandonen sus tierras, avance la desertización y aumente la migración del campo a las ciudades, la mayor que tiene lugar hoy en día en el mundo, donde todo un crisol de deliciosas oportunidades esperan a estos incautos campesinos en sus suburbios y lujosos barrios de chabolas, mientras la luz del ocaso se derrama sobre el skyline de amianto.

La Organización Mundial del Comercio es una institución cuyo propósito es que el comercio fluya con la mayor libertad posible, sin embargo, como en la ONU, el Banco Mundial o cualquier otra organización internacional y multilateral, hay países que mandan y países que obedecen, el clásico “lo que decimos se hace”, que decía Chomsky. Aquí vemos un enfrentamiento entre el norte y el sur, entre países ricos y pobres, industrializados y en desarrollo, los que mandan y los que obedecen: El bloque rico le dice al pobre: “La libertad de comercio es palabra de Dios y es fundamental para que todos nos hagamos ricos y haya gran regocijo, por lo tanto, debes eliminar tus aranceles a nuestros productos manufacturados”. Entonces el bloque pobre responde: “Chachi que sí, pero claro, gran jefe blanco, entonces tú tienes que eliminar tus aranceles a nuestros productos agrícolas, no?” –“Nooooo, a ver si tu entender, pequeño salvaje bantú…” Y así llevan negociando desde el 2001 en la llamada ronda de Doha, aunque no es difícil aventurar quién gana al final.

Metamos un poco de mano a la historia y veamos si siempre son positivos este tipo de acuerdos en pro del enriquecimiento mutuo y del buen rollito vecinal:

– NAFTA: Acuerdo Norteamericano de Libre Comercio que estableció un área sin fronteras comerciales entre Canadá, EEUU y México. Salinas de Gortari, a la sazón presidente de México en el 92, momento de la firma, se cubrió de gloria: algunos de los efectos que tuvo el acuerdo fueron el desmantelamiento de la producción de EEUU, que se traslado a México a precioputa, la desmovilización sindical en México, el abandono de los campos por su incapacidad de competir, la entrada de productos transgénicos, pérdida de diversidad biológica, aumento de privatizaciones, venta de empresas, etc. ¿Tuvo efectos positivos? Por supuesto, algunos hicieron más pasta que Mobutu, sin embargo la gran mayoría de la población en México, y también en EEUU y Canadá, se vio perjudicada.

– Las Guerras del Opio: En siglo XIX, cuando el British Empire le daba a la producción de la amapola cosa fina en la India, su patio trasero vio en China un mercado espectacular lleno de chinos; pero China tenía aranceles de importación al opio indio, porque dijeron: “Escucha lechoso, aquí ya tenemos nuestra propia mierda, calidad, mentiendes?” Pero los ingleses, que eran muy cucos y ganaron la guerra disparando como William Munny contra todo aquello que se moviera y tuviera vida, invitaron amablemente a los chinos a firmar los Tratados Desiguales, desarmar barreras al comercio y así, la reina Victoria se convirtió orgullosamente en la mayor narcotraficante de nuestra pequeña aldea global.

– El Imperio Británico con los EEUU: Hay quien dice (yo lo se de oídas) que tras la independencia de los estates, los británicos intentaron firmar acuerdos de libre comercio con los americanos, pero estos dijeron: “Yes, yes, that if you want rice Catalaina…”, y rehusaron cortésmente. ¿Por qué? ¿Si el libre comercio contribuye al desarrollo comercial, expansión económica y demás bienaventuranzas? Porque independientemente de los efectos habituales para las partes en un tratado entre iguales, desde luego si una economía es más débil que la contraparte, como era el caso evidente, ésta generalmente va a ser más vulnerable y saldrá perjudicada.

Las consecuencias del TTIP

Dado el riguroso contenido científico de este artículo de investigación, me voy a permitir aventurarme a describir los efectos del TTIP basándome en información filtrada en diferentes medios y soportes, en mi preclara intuición estadística y econométrica, y en los susurros de las sibilas los sábados por la noche:

El ISDS (Investor-State Dispute Settlement) es un mecanismo muy cool en virtud del cual, cualquier empresa podrá, en caso de conflicto legal, practicar el escapismo de las leyes de un país en concreto e incluso demandar a un gobierno en un tribunal de arbitraje privado cuando se oponga a las mieles y ambrosías de la todopoderosa libertad del mercado.

Eliminación/Reducción de barreras sanitarias y fitosanitarias que se consideren una limitación al libre comercio. Por ejemplo: en EEUU, a las vacas se las trata sin control con antibióticos y hormonas (como el célebre Posilac de la irreprochable Monsanto, la de la negra parca…), que llegan a nuestra cadena trófica, provocando efectos divertidos en la salud. Los pollos clorados también son un producto muy apreciado en el menú de acción de gracias en los cálidos hogares estadounidenses.

Fracking: las legislaciones se equipararan igualmente, tendiendo a mínimos existentes entre ambos mercados en cuestiones medioambientales y energéticas, con eliminación de “trabas burocráticas” para industrias contaminantes como la fractura hidráulica.

Reducción de los derechos de los trabajadores: Equiparación de ambos mercados con aquel que tenga menor protección, es decir, con los EEUU (que sólo ha ratificado dos de los ocho principios de la Organización Internacional del Trabajo, OIT, Comunistas…)

Organismos Modificados Genéticamente (OMG): Igualmente, las limitaciones legales a los transgénicos se reducirán o eliminarán, dejando paso a extensos campos de monocultivos de variedades modificadas genéticamente en laboratorio y patentadas (sí amigos, la vida se puede patentar, la sombra de la propiedad intelectual es alargada), productivas económicamente siempre y cuando se subvencionen, claro, pero con efectos nocivos para un suelo cada vez más castigado y empobrecido.

Industria Farmacéutica: El poder hegemónico de esta industria, que es la que mayores márgenes de beneficios genera a nivel mundial, se verá reforzado con los planteamientos del TTIP. Su infiltración en organismos reguladores como la FDA de EEUU hace que su presencia en las políticas sea total. A través de la propiedad intelectual y las patentes se generan monopolios mas largos y precios mas altos (recordemos el célebre Sofosbuvir contra la Hepatitis C a 84.000$ en EEUU), se limitará la transparencia a los ensayos clínicos y se antepondrá, en resumen, el interés privado a la política pública. Las farmacéuticas argumentan los precios de venta debido a su I+D para crear nuevos medicamentos, sin embargo, sus principales costes provienen del marketing, la publicidad, la propaganda y otras terapias de choque cerebral. Además, una buena parte de la investigación que realizan la subvencionan los gobiernos.

Cooperación Reguladora: Según los últimos documentos filtrados, las iniciativas legislativas de los Estados podrán ser vetadas por potenciales conflictos con los intereses de las multinacionales.

Conclusión: Respondiendo pues a las preguntas que todos tenemos en mente: ¿Queda mucho de lectura? ¿Al final seremos más ricos o vamos a morir todos en pingües hecatombes? Rogaría a los dioses del mercado que fuera la primera opción, pero los datos existentes que con minucioso criterio he recabado y la opacidad del tratado, al que ni siquiera los legisladores europeos tienen libre acceso, nos dirigen a la segunda opción. Así que de usted depende, si es el afortunado propietario de una multinacional, está de enhorabuena; si no, tiene dos opciones: ir haciendo libaciones a los dioses del mercado que moran en el Olimpo, o actuar, porque ya lo dijo uno muy rojo: tenemos tres caminos para librarnos de nuestra triste suerte, dos imaginarios y uno real. Los primeros son la taberna y la Iglesia, el tercero es la revolución social.

Fuentes científicas y bibliografía:

La Wikipedia.

Mortadelo y Filemón, agentes de información.
La Ilíada

Artículo publicado en La Marea

Categories: Attac Planet

Capitalismo de amiguetes y corrupción institucionalizada

Tue, 28/04/2015 - 13:00

Xavier Caño Tamayo - ATTAC Madrid

Rodrigo Rato, que fue poderoso vicepresidente económico de Aznar, fue arrestado durante horas, registrados su despacho y domicilio exhaustivamente por la Agencia Tributaria y acusado de fraude fiscal, blanqueo de capitales y alzamiento de bienes. El encontronazo de Rato con la justicia no es nuevo en su familia. Su padre, Ramón Rato, fue condenado en 1967 a tres años de prisión, por el Juzgado Especial de Delitos Monetarios, por evadir dinero a Suiza. También se condenó al hermano de Rodrigo, Ramón Rato Figaredo, a dos años de prisión y a su tío Faustino a multa de 5 millones de pesetas por complicidad.

Más allá de la significación del personaje o de que el espectáculo mediático de su detención responda a una guerra interna del Partido Popular, el hecho es grave porque ratifica que la corrupción es ilimitada. Presunta, por supuesto. No son casos extraordinarios ni aislados: es que el sistema está podrido. “La naturaleza institucional de la corrupción tiene sus raíces en el capitalismo oligopólico de amiguetes en que se transformó el poder empresarial heredado del franquismo con las privatizaciones de la Transición”, explican Doménech, Raventós y Búster. Las políticas económicas de la Transición y corrupciones derivadas generaron un bloque formado por grandes empresas del Ibex 35 y parte de las cúpulas de PP y PSOE, convertido en cártel favorecedor de la corrupción. Por eso cabe buscar el origen de la corrupción en las descomunales privatizaciones de un potente sector público, perpetradas en la pretendidamente modélica Transición con la consiguiente formación de poderosos oligopolios. Iniciadas sin dudarlo por Felipe González al frente de gobiernos del PSOE y continuadas con entusiasmo por los gobiernos de Aznar.

Un nada modélico sistema de concesión de contratos públicos multimillonarios, esa estructura de multinacionales montadas a partir de sólidas empresas públicas privatizadas, más una política económica y fiscal que han dado y dan posición dominante y privilegiada a grandes empresas del Ibex 35 son base de la corrupción. En ese escenario de privatizaciones desatadas cuajó el capitalismo oligopólico de amiguetes que hizo nacer una nueva minoría rica y privilegiada que controla buena parte de la economía del Reino de España. Minoría que copó el Ibex 35 y se sumó como clase dominante a los restos de la aristocracia terrateniente (que esquilma Extremadura y Andalucía desde siglos), a grandes accionistas bancarios, altos cargos financieros y grandes propietarios de la industria.

Ese capitalismo corruptor y corrompido ha hecho nacer y crecer una economía sumergida de la cuarta parte del PIB y también que más de un tercio de billetes de 500 euros que se mueven por Europa lo hagan en España. Maletines con cientos de miles o millones de euros para enjuagues y sobornos. O apuntes contables y movimientos financieros ocultos de cuentas opacas. Lo que coloca a este Reino en el nada admirable puesto 37 en la lista de Transparencia Internacional, tras Taiwán, Chipre o Botswana, más corrompidos que este Reino, y con 60 de índice de percepción de corrupción, a mucha distancia de 100 que es cuando no hay corrupción. Porque esa poca transparencia significa que hay mucha corrupción. Corrupción rentable, por cierto, porque la minoría que controla la economía ha visto crecer últimamente sus beneficios un 67%.

Y mientras la minoría rica privilegiada se enriquece aún más (tanto ‘legalmente’ con políticas austeras de saqueo y recortes sociales, como delictivamente con la corrupción), crecen de forma escandalosa el empleo precario y los trabajadores con empleo pero que siguen siendo pobres. Crecen desigualdad y pobreza, porque, por ejemplo, de enero a marzo de este año se destruyeron 114.000 puestos de trabajo y hoy aún hay 5.444.600 de parados, 71.000 más que en diciembre de 2011, cuando el PP ocupó al gobierno. AsÍ lo asegura la última Encuesta de Población Activa (EPA) que envía al traste la fábula de la recuperación.

La corrupción no son solo unos pocos casos, tampoco es cuestión privada de los corruptos, como repiten hasta el tedio portavoces del Partido Popular y del gobierno. Ni es solo cuestión penal. La corrupción es un letal problema económico, social y político, institucional por ser parte del sistema. Y, para acabar con la corrupción, hay que cambiar el sistema político y económico. De raíz.


Periodista y escritor
Twitter: @xcanotamayo
Xacata

Categories: Attac Planet

El Poder y la manipulación de las masas

Tue, 28/04/2015 - 09:00

Germán Gorraiz López – ATTAC Navarra-Nafarroa

Edward L. Bernays, sobrino de Sigmund Freud y uno de pioneros en el estudio de la psicología de masas, escribió en su libro Propaganda (1.928), “La manipulación deliberada e inteligente de los hábitos estructurados y de las opiniones de las masas es un elemento importantes en las sociedades democráticas. Aquellos que manipulan este oculto mecanismo de la sociedad constituyen un gobierno invisible que es el verdadero poder dirigente de nuestro país. Somos gobernados, nuestras mentes están amoldadas, nuestros gustos formados, nuestras ideas sugeridas, en gran medida por hombres de los que nunca hemos oído hablar”. Asimismo, fundamenta el sustento de todos los sistemas de gobierno en la “manipulación de la opinión pública”, al afirmar que “ los Gobiernos, ya sean monárquicos, constitucionales, democráticos o comunistas, dependen de la aquiescencia de la opinión pública para llevar a buen puerto sus esfuerzos y, de hecho, el Gobierno sólo es Gobierno en virtud de esa aquiescencia pública”.

En otro de sus libros, “Cristalizando la opinión pública”, desentraña los mecanismos cerebrales del grupo y la influencia de la propaganda como método para unificar su pensamiento. Así,según sus palabras “la mente del grupo no piensa, en el sentido estricto de la palabra. En lugar de pensamientos tiene impulsos, hábitos y emociones. A la hora de decidir su primer impulso es normalmente seguir el ejemplo de un líder en quien confía. Este es uno de los principios más firmemente establecidos por la psicología de masas”, por lo que la propaganda del establishment será dirigida no al sujeto individual sino al Grupo en el que la personalidad del individuo unidimensional se diluye y queda envuelta en retazos de falsas expectativas creadas y anhelos comunes que lo sustentan.

Así, el estadounidense Harold Lasswell (uno de los pioneros de la “mass comunicación research”), estudió después de la Primera Guerra Mundial las técnicas de propaganda e identificó una forma de manipular a las masas ( teoría de “la aguja hipodérmica o bala mágica”), teoría plasmada en su libro “Técnicas de propaganda en la guerra mundial (1.927) y basada en “inyectar en la población una idea concreta con ayuda de los medios de comunicación de masas para dirigir la opinión pública en beneficio propio y que permite conseguir la adhesión de los individuos a su ideario político sin tener que recurrir a la violencia”, fruto del encefalograma plano de la conciencia crítica de la sociedad actual favorecida por una práctica periodística peligrosamente mediatizada por la ausencia de la exégesis u objetividad en los artículos de opinión y el finiquito del código deontológico periodístico que tendría su plasmación en la implementación de la autocensura y en la sumisión “nolis volis” a la línea editorial de su medio de comunicación (fruto del endemismo atávico de la servidumbre a los poderes fácticos del status quo) y que habrían convertido al periodista en mera correa de transmisión de los postulados del establishment o sistema dominante.

El actual sistema dominante o establishment de las sociedades occidentales utilizaría pues la dictadura invisible del consumismo compulsivo de bienes materiales para anular los ideales del individuo primigenio y transformarlo en un ser acrítico, miedoso y conformista que pasará a engrosar ineludiblemente las filas de una sociedad homogénea, uniforme y fácilmente manipulable mediante las técnicas de manipulación de masas. Así, el sociólogo y filósofo alemán Herbert Marcuse, en su libro “El hombre Unidimensional (1.964), explica que “la función básica de los medios es desarrollar pseudonecesidades de bienes y servicios fabricados por las corporaciones gigantes, atando a los individuos al carro del consumo y la pasividad política”, sistemas políticos que serán caldo de cultivo del virus patógeno conocido como “autos-kratos” o autocracia, forma de Gobierno ejercida por una sola persona con un poder absoluto e ilimitado, especie de parásito endógeno de otros sistemas de gobierno (incluida la llamada democracia formal), que partiendo de la crisálida de una propuesta partidista elegida mediante elecciones libres, llegado al poder se metamorfosea en líder Presidencialista con claros tintes totalitarios (inflexible, centralista y autoritario), lo que confirma el aforismo de Lord Acton “El Poder tiende a corromper y el Poder absoluto, corrompe absolutamente”.

Artículo publicado en Iniciativa Debate

Categories: Attac Planet

Razones contra el TTIP. Entrevista con Ricardo Zaldívar

Tue, 28/04/2015 - 07:00

Marcos PérezSin Permiso

ttipATTAC lleva más de una década cumpliendo un papel muy importante como generadora de ideas para el campo de la izquierda y en la lucha contra el dogma neoliberal y fue, el pasado año, una de las primeras entidades en dar la voz de alarma sobre las negociaciones que, en secreto, llevaban a cabo la UE y los Estados Unidos para la aprobación del Acuerdo Trasatlántico para el Comercio y la Inversión (TTIP). Marcos Pérez entrevistó a Ricardo Zaldívar.

¿Por qué debemos oponernos al TTIP?

ATTAC pretende avanzar en la batalla de las ideas, una lucha que perdimos durante muchos años, desde los noventa, hasta configurar un pensamiento neoliberal mayoritario. Desde este punto de vista, para mí lo más grave del acuerdo es que consolida este modelo y esta ideología. Lo que el TTIP propugna es que la forma de salir de la actual situación de crisis y de precarización de capas cada vez más amplias de la sociedad es el modelo de las trasnacionales, definido en que el mundo es una jungla y que hay que competir de forma despiadada. Y en este modelo, cuanto más poderosas sean las empresas personales, mejor le irá a esa sociedad. La idea que subyace en el tratado es que hay que darles más poder a las empresas, para que tengan más beneficios y que de este modo, por vía de la filtración, eso acabará llegando a la base de la sociedad. Esa es la idea que combatimos desde ATTAC. Después podemos entrar en los detalles, en que el acuerdo va a llevar a que la población coma pollos lavados con lejía, o que va a permitir la generalización del fracking en Europa o que ciertas substancias que ahora no usamos aquí pasen a ser habituales. Pero por debajo de todo esto, que serían las consecuencias, subyace la idea que comentaba antes.

¿Se ha conseguido romper el silencio informativo y el desconocimiento general sobre sus efectos?

Creo que en el último año hemos avanzado mucho. Hace unos meses un grupo de organizaciones comenzamos a alertar de los efectos de este acuerdo, del perjuicio que podía provocar en nuestra soberanía y en nuestra democracia y hemos conseguido ya alertar a esa parte de la ciudadanía que se preocupa por lo público, ese sector que hasta hace seis años era muy pequeño en España y que ahora es mucho mayor. Creo que el próximo 18 de abril se va a hacer visible en las calles que hay una ciudadanía que rechaza el acuerdo. Y esto hace un año era impensable.

Su estrategia de opacidad ha fracasado. Ha tenido que llegar una nueva comisaria de Comercio, Cecilia Malström, y cambiar su estrategia, abriendo algo la mano y dando más información. Su idea era que este tema pasara sin debate, como una simple cuestión técnica y que la ciudadanía ni siquiera tuviera información sobre ella. La gente comenzó a pensar que si esto se estaba ocultando tanto era porque no era bueno, y tuvieron que reaccionar. Fíjate que el ISDS, el mecanismo de resolución de conflictos entre empresas y Estados, que les permite a las trasnacionales pleitear con los Estados, tiene veinte años, y nadie había dicho nada. Y ahora el ISDS sí está en tela de juicio, gracias a que los movimientos sociales criticamos la pérdida de soberanía que suponía esto. Pero aun así, casi todo lo que sabemos sobre el tratado, lo sabemos por filtraciones.

¿Es suficiente la respuesta social frente al TTIP?

Creo que llega un momento en que la gente se cansa de salir a la calle, pero yo estoy de acuerdo con Susan George en que podemos ganar la batalla contra el TTIP. Y por ejemplo no soy tan optimista en que podamos ganar otras luchas, como cambiar las políticas económicas que está aplicando la troika. Hubo un momento de manifestaciones continuas y en cambio ahora parece que la intensidad de las movilizaciones es menor. Podríamos interpretar que la salud de los movimientos sociales está empeorando y que su fuerza ha decrecido. Pero yo no lo veo así. Creo que, de hecho, la receptividad de la sociedad hacia estas visiones críticas es cada vez mayor, y eso se refleja en las encuestas de intención de voto de Podemos y otras fuerzas políticas que buscan un cambio.

Creo que además en los últimos años mucha gente de los movimientos sociales ha ido dando el paso de entrar en organizaciones políticas. Ahora un campo y otro están más en relación. Y eso es lo que hace que todo ese campo social sea más sensible y se active con más facilidad cuando se le explica un tema como el TTIP. Lo estamos viendo con los sindicatos españoles, contrarios al TTIP, mientras que otros sindicatos importantes de toda Europa sí que creen que el tratado puede tener beneficios para el empleo. Creo que los promotores del TTIP (por ejemplo Ignacio García-Bercero, uno de los negociadores principales) están preocupados porque ven que la sociedad civil está descubriendo que las cosas no son como se cuentan. Ojo, la parte de la población que es sensible la este tema es aún minoritaria, pero es muy superior a la que había hace sólo unos meses.

El número de huelgas en 2014 fue el más bajo en muchos años, también se redujo mucho el número de manifestaciones. ¿Se ha enfriado la movilización social? ¿Puede suponer eso una debilidad del movimiento de cambio?

Es imposible mantener a la gente en la calle permanentemente. No le puedes pedir a la gente que se manifieste todas las semanas, un día por la ley mordaza, otro por la sanidad pública, otro por las preferentes… Creo que Podemos entendió muy bien que era el momento de pasar de ahí a dar la batalla por las instituciones. Lo que hace falta es que la sociedad civil sea más poderosa, pero con el objetivo de forzar un cambio de la situación desde los gobiernos. Fíjate en Grecia: Syntagma funcionó durante mucho tiempo, pero Syriza tuvo que ganar el Gobierno para luchar desde ahí. La victoria del PSOE en 1982 vino precedida de un movimiento semejante. No soy pesimista, pero creo que esto no va a cambiar en un año. No creo que vayamos a ver un cambio radical de la sociedad española en términos políticos y sociales, pero sí vamos a ver una sociedad distinta, en la que la sociedad civil tendrá más peso.

Participaste en el Foro Social Mundial celebrado en Túnez a finales de marzo. ¿Qué valoración haces?

Yo iba al FSM con las expectativas bajas. En Túnez había habido un foro magnífico hace dos años, en el que aún se percibían los ecos de las primaveras árabes, pero en ATTAC somos conscientes de que los foros sociales mundiales no son ya los grandes eventos de comienzos de la pasada década. Thatcher y Reagan habían impuesto su TINA (There Is No Alternative), y Porto Alegre demostró, al igual que en España el 15M, que sí había alternativa a esa sociedad de mercado. El FSM ya no es eso, pero sigue sirviendo para definir las prioridades de los movimientos sociales, para centrar nuestros debates y articular las luchas a nivel global. Por ejemplo, la deuda se ha convertido -junto con el cambio climático- en el tema clave, y es posible que España acoja en septiembre una Conferencia Europea sobre la Deuda. El FSM de Túnez tuvo errores de organización, pero lo importante es que ahí nos juntamos 50 mil personas, con más de 1.200 mesas, talleres y actividades. Y lo importante es que el Foro sigue vivo, y que en el 2016 habrá FSM en Montreal, y habrá también encuentros temáticos en Atenas y Porto Alegre. Como espacio de encuentro y debate entre los movimientos sociales de todo el planeta es insustituible.

Ricardo Zaldívar es un veterano militante de ATTAC

Categories: Attac Planet

TTIP: La última frontera de la globalización

Mon, 27/04/2015 - 13:00

 

Primera entrega del reportaje sobre el TTIP, el tratado de libre comercio e inversiones que están actualmente negociando la Unión Europea y Estados Unidos. Realizado conjuntamente por El Salmón ContracorrienteMayhem Revista

arton427

¿Qué es el TTIP? ¿Qué es el ISDS? ¿En qué nos afecta este acuerdo? Esas son algunas de las preguntas que hemos querido contestar en el reportaje que hemos realizado de manera conjunta entre Mayhem Revista y El Salmón Contracorriente.

TTIP: La última frontera de la globalización:

TTIP: La última frontera de la globalización from Mayhem Revista on Vimeo.

 

Si todavía no sabes qué es el TTIP aquí te dejamos todos los artículos que hemos publicado.

El Salmón Contracorriente

 

Categories: Attac Planet

El triste fado de la democracia

Mon, 27/04/2015 - 09:00

Antoni Aguiló - Público.es

¿Por qué en estos últimos años Portugal se ha convertido en una semicolonia informal de Alemania y la troika? ¿Por qué la democracia representativa desdeña las formas de hacer política de los movimientos populares que se vienen organizando para combatir el orden neoliberal y dar continuidad a las aspiraciones revolucionarias del 25 de abril? ¿Por qué, en definitiva, la democracia electoral se ha transformado en uno de los principales obstáculos para la democratización de la democracia?

Pueden señalarse tres razones principales por las cuales bajo el dominio de la troika la democracia portuguesa se ha transformado en un mecanismo electoral desvinculado de la soberanía popular, tutelado por fuerzas externas que lo han vaciado de contenido, basado en la naturalización de la austeridad como salida inevitable de la crisis y regido por formas oligárquicas de poder.

Una política de ultrausteridad. En mayo de 2011, el gobierno del Partido Socialista (PS) de José Sócrates, siguiendo los pasos de Irlanda y Grecia, firmó con la troika el llamado Programa de Asistencia Económica y Financiera (PAEF), un rescate para el periodo 2011-2014 por valor de 78.000 millones de euros a cambio de aplicar un ambicioso programa neoliberal de reformas y de pagar unos 34.400 millones de euros en intereses. El PAEF incluía medidas como la desregulación del mercado laboral, el aumento de la edad de jubilación, la reducción de los indemnizaciones por despido, un vasto programa de privatizaciones (aerolíneas, compañías eléctricas, correos, etc.) y el recorte del Estado a través de la reforma de las pensiones, la reducción de empleados públicos y la disminución de las tasas administrativas para las empresas. Un programa cuya dureza, como reconocía Jean-Claude Juncker, atentaba contra la dignidad (y la soberanía, cabe añadir) de la sociedad portuguesa.

Tras las elecciones legislativas de junio, el gobierno entrante del Partido Social Demócrata (PSD, centroderecha), en coalición con los democristianos del CDS-PP, fue más allá. El primer ministro, Passos Coelho, anunció una “refundación” del PAEF en clave de una austeridad extrema con medidas no contempladas en la versión original en contra de las clases populares y trabajadoras (recortes de salarios, supresión de las pagas extraordinarias a funcionarios y pensionistas, etc.).

Contrarreforma constitucional. El modelo social de bienestar portugués es una conquista del 25 de abril de 1974. La Constitución de 1976 es generosa en derechos sociales. Refleja diferentes influencias sociales y políticas y está marcada por la dinámica revolucionaria. No obstante, las medidas tomadas durante la intervención de la troika han supuesto la erosión del modelo social. Incluso varias de ellas han sido declaradas inconstitucionales. En general se trata de decisiones encaminadas a recortar el gasto público en salarios y pensiones. Se da, así, la paradoja de que un órgano no electo por el pueblo como el Tribunal Constitucional es el que en determinadas ocasiones ejerce como salvaguarda de los valores constitucionales violados por el capitalismo del expolio y la democracia liberal.

Democracia electoral de bajísima intensidad. La celebración regular de elecciones libres, competitivas y multipartidarias no es condición suficiente para hablar de una democracia representativa consolidada y de calidad. Democracia resulta una palabra excesiva para referirse a un sistema en el que, al decir de Boaventura Santos, el poder se halla en manos de gobernantes que incumplen los programas electorales, eluden rendir cuentas y se multiplican en consejos de administración; con elecciones convertidas en liturgias donde el sufragio sirve para reforzar la alternancia bipartidista sistémica (desde 1976, el PS ha obtenido seis victorias electorales y el PSD cinco); que permite la colonización de las instituciones públicas por intereses antidemocráticos; que convive con el aumento de la desigualdad social, resultante de las políticas de los sucesivos gobiernos de turno, de la aplicación del PAEF y de la sumisión a los mercados financieros; que desconstitucionaliza derechos; que instala en el sentido común el discurso de la falta de alternativas; que desconfía de la participación popular; y saturado de corrupción (la detención provisional de Sócrates por sospechas de corrupción, blanqueo de capitales y fraude fiscal corona la imagen de una democracia que lamina la legitimidad de las instituciones representativas).

Como resultado, uno de los efectos más perniciosos ha sido la galopante deslegitimación social y política de la democracia representativa. El Eurobarómetro 78/2012 constataba que el 74% de la población encuestada se declaraba insatisfecha con las instituciones gubernamentales y el funcionamiento del sistema político vigente. La deslegitimación que arrastran las instituciones políticas se debe en gran parte al enorme desequilibrio entre los sacrificios exigidos a las clases trabajadoras y al capital; a los resultados del programa de la troika, que han sentado las bases de lo que José Reis llama una “economía política del retroceso” basada en el desempleo, el empobrecimiento y la desigualdad; y a las limitaciones de la oposición al presentarse más como partidos de protesta que de alternativas.

Pero la situación puede cambiar. Portugal y Europa necesitan superar el modelo político-institucional dominante apostando por prácticas políticas con potencial emancipador que permitan construir un futuro alternativo. Democratizar la democracia representativa y consolidar la democracia participativa (desde la transición democrática sólo se han celebrado tres referéndums nacionales no vinculantes en Portugal) son metas necesarias, aunque insuficientes. Es imprescindible articularse con las formas de autoorganización popular que están fuera de las instituciones. Desde 2011 ha aumentado la participación no convencional a través de movimientos de contestación que han abierto fisuras en las políticas de austeridad (Geração à rasca, Precários Inflexíveis, Congreso Democrático de las Alternativas,  Que se Lixe a Troika!, etc.). Sin embargo, todavía no se ha logrado crear un polo que funcione como un contrapoder social y político capaz de aglutinar la indignación y de tender puentes con las organizaciones tradicionales (partidos y sindicatos), ya sea en forma de herramienta electoral que aspire a romper el tablero político, como Syriza o Podemos, o de movimiento asambleario de base lo suficientemente potente para articular luchas populares en diferentes escalas de acción. Mientras no se den pasos en estas direcciones, a lo que invita la candidatura ciudadana Tempo de Avançar, que ha propuesto a las fuerzas políticas con trazos comunes la construcción de un gran acuerdo nacional contra la austeridad y por la profundización democrática, la democracia portuguesa sonará como un auténtico lamento.

Categories: Attac Planet

La doble vara de medir del BCE

Mon, 27/04/2015 - 07:00

Juan Francisco Martín Seco – Consejo Científico de ATTAC España

Anda el Ejecutivo de Rajoy como loco intentando vender la recuperación económica, y los organismos internacionales, que no tienen que presentarse a las elecciones, le dan una de cal y otra de arena. Por una parte, les interesa recalcar los logros de la economía española, ya que ha sido una de las alumnas más aplicadas a la hora de llevar a la práctica sus mandados; pero, por otra, ven la necesidad de no apuntarse -por lo que pueda pasar- a esa versión tan triunfalista del Gobierno español y presentar algunos contrapuntos que les puedan servir además de excusa para continuar exigiendo reformas, de esas, de las suyas, de las que conducen claramente a incrementar las desigualdades.

Tanto el FMI como el BCE se han expresado esta semana con esta postura tan ambivalente. Así, Olivier Blanchard, economista jefe del FMI, mantiene que la recuperación en España no puede considerarse una historia de éxitos, lo que resulta bastante evidente para cualquiera que contemple la realidad de nuestro país con algo de objetividad y perspicacia, y a la pregunta de si España ha salido ya de la crisis contesta, de manera precavida, que depende de cómo se defina esta porque, para todo aquel que tenga un poco de sentido de la realidad, es difícil mantener que para dictaminar el final de la recesión se contemplen exclusivamente las tasas de crecimiento del PIB prescindiendo de un porcentaje tan elevado de desempleo, solo comparable con el de Grecia; y yo diría algo más, sin tener en cuenta que la deuda exterior (tanto pública como privada) alcanza niveles muy considerables.

Todo ello genera enormes interrogantes de cara al futuro, acerca incluso de la estabilidad del crecimiento económico. Es el propio FMI el que, si bien pronostica para el 2015 un incremento del PIB del 2,5 %, lo reduce al 2 % para 2016 y al 1,7 y 1,8% para 2017 y 2018, respectivamente. Conociendo el método de previsión de los organismos internacionales, lo único que parece casi seguro es que se va a producir una involución en las tasas de crecimiento de la que no está alejada la posibilidad de entrar en una nueva recesión. En el mejor de los pronósticos, nuestro país no recuperará hasta 2017 la renta nacional que tenía al principio de la crisis, pero eso de ninguna forma significa que retorne a la misma situación económica.

Como ya se ha señalado, los niveles de paro y de endeudamiento exterior continuarán siendo un lastre para la economía española, y la desigualdad generada a lo largo de estos años no solo no se va a reducir sino que con toda probabilidad se incrementará. La política deflacionista aplicada por el Gobierno, bajo la presión de las instituciones europeas y de los poderes fácticos de nuestro país, ha dañado fuertemente los salarios modificando aún más la distribución de la renta en contra de los trabajadores. Si en 2008 la ganancia media por hora trabajada era un 24,3 % inferior a la media de la UE, los últimos datos de Eurostat sitúan esta diferencia para el 2014 en el 27,3 %.

Ciertamente los salarios no han evolucionado de manera uniforme. Por paradójico que parezca, aquellos que han reclamado con más insistencia la política de reducción salarial son los que menos se han aplicado tales recetas. En 2015, los salarios medios de los ejecutivos de las empresas del IBEX multiplican setenta veces los salarios medios de sus empleados. Durante estos años las diferencias se han incrementado. Mientras las nóminas de los trabajadores se reducían en torno a un 4 %, las de los ejecutivos subían un 7 %. A pesar de la opacidad que rodea el blindaje de los contratos de alta dirección, se sabe que el 88 % de las empresas del IBEX admiten su existencia y, según sostienen algunos informes, se han multiplicado por cuatro durante la recesión.

Especial significación presenta el comportamiento del BCE. Su presidente Mario Draghi, tras reconocer los incuestionables progresos -según él- de la economía española, recomienda la aprobación de una nueva reforma laboral (como se ve son insaciables) con el objetivo de reducir la cifra de paro y de eliminar la dualidad del mercado de trabajo, dualidad que, conviene recordarlo, ha sido originada precisamente por las reformas laborales anteriores, instrumentadas desde los años ochenta bajo los mismos principios que las actuales. Por lo visto, a la hora de desmantelar el mercado laboral, el único recurso que le queda ya al señor Draghi es el contrato único, con lo que viene a coincidir con Ciudadanos. Quizás por eso el señor Garicano era tan amante del rescate.

Al presidente y a los restantes miembros del BCE parece no preocuparles otra dualidad, la de la política salarial que recomiendan con respecto a la que se aplican a sí mismos. Las diferencias en valores absolutos son ya astronómicas. En 2014, Mario Draghi, el vicepresidente y el resto de los consejeros ejecutivos del BCE percibieron 379.608 euros, 325.392euros y 271.270 euros, respectivamente. Como se puede apreciar, son sueldos cercanos a los 400 o 500 euros mensuales que cobran muchos trabajadores en España, Portugal o Grecia y a los que el instituto emisor pretende que se les continúen reduciendo las retribuciones. Tampoco se encuentra dentro de sus hábitos lo de predicar con el ejemplo. Si los salarios de la mayoría de los trabajadores se han reducido en Europa sustancialmente desde que comenzó la crisis, el sueldo del presidente del BCE ha crecido un 10 %.

Artículo publicado en República.com

www.martinseco.es

Categories: Attac Planet

La economía mundial vuelve a tambalearse en la cuerda floja

Sun, 26/04/2015 - 13:00

Marco Antonio Moreno – Consejo Científico de ATTAC España

650_1200

Pese a los cientos de miles de millones de euros que los bancos centrales han inyectado al sistema financiero, la economía mundial vuelve a instalarse al borde del precipicio. La mezquindades de Alemania y el mortífero austericidio han acorralado a Europa en la trampa 3-D: Desempleo, Deuda, Deflación, dando cuenta que hemos entrado a un nuevo túnel y esta vez mucho más oscuro. El FMI ya está hablando directamente de los serios peligros del estancamiento secular, es decir, de una crisis que se hace omnipresente, se arraiga y se prolonga. Es la “nueva normalidad” del sistema capitalista, que se desangra por los cuatro costados a medida que todos los signos de recuperación se desvanecen.

La crisis griega es nuevamente uno de los grandes focos de tensiones. Porque aunque Alemania minimice los efectos de una salida de Grecia del euro, puede provocar un efecto mucho más devastador que la caída de Lehman Brothers hace siete años. Nadie imaginó en el 2008 que la caída de un banco pequeño como Lehman podría desatar la pandemia financiera que aún cobra víctimas. Lo mismo con Grecia, de ahí que nadie quiera arriesgarse a una salida intempestiva del país heleno que podría hundir al euro en el abismo. Es una amenaza latente que demuestra que el modelo capitalista de los últimos 30 años ha colapsado dado que todos sus signos vitales han desaparecido.

Deflación, Deuda, Desempleo

La deflación sigue avanzando en Europa por cuarto mes consecutivo mientras el desempleo no cede ni cederá hasta 2018 si hay suerte. La deuda se dispara a máximos históricos mientras la mayoría de las principales economías del mundo se preparan para un período prolongado de tasas de crecimiento reducidas, lo que hará aún más difícil a los gobiernos y las empresas disminuir sus niveles de deuda. Además, el alto desempleo reduce el consumo y esto retroalimenta el pernicioso ciclo negativo de más desempleo y menos consumo. En síntesis, las cifras de consumo previas al estallido de la crisis nunca más volverán.

650_1200 (1)

El informe de FMI apunta alarmantemente que la actual crisis en curso puede ser peor que la de 2008 dado el escaso nivel de maniobra que los países tienen actualmente, a diferencia de hace siete años. De ahí que China, en particular, puede sufrir una seria contracción en su crecimiento al tratar de reequilibrar su economía lejos de la inversión y el consumo. La desaceleración de los países emergentes puede ser aún mayor, ante la caída de sus exportaciones de materias primas a China. La producción de los emergentes, que entre 2008 y 2014 avanzaron a un ritmo de 6,5 por ciento anual, puede bajar al 5 por ciento en los próximos años. En los países industrializados, el FMI prevé un crecimiento de apenas el 1,6 por ciento anual de aquí al 2020.

En este contexto de profundo deterioro, muchos países como Canadá, Corea del Sur, Suecia, Australia y China han respondido a las preocupaciones sobre el deterioro de la competitividad comercial mediante la reducción de las tasas de interés en más de lo habitual. Si bien no todos los países pueden devaluar el uno contra el otro, todos los países pueden tratar de “devaluar” sus monedas frente al nivel general de precios en bienes y servicios y esto es lo ha abierto una guerra comercial y de divisas en toda la regla.

Guerra de Divisas

Esto está provocando devaluaciones competitivas con cada país que trata de resolver sus problemas a costa de otro. Más aún cuando los principales bancos centrales se dedican a debilitar sus monedas con el objetivo de obtener alguna ventaja competitiva que nunca llega. La política de empobrecer al vecino no hace más que empobrecer a todo el mundo y así van las cosas: un mundo cada vez más pobre y precarizado. Loa planes de austeridad solo han empeorado las cosas potenciando la deflación y el desempleo, y creando una situación económica aún peor, al constituir un freno a la demanda.

Si bien Europa había experimentado una recuperación parcial, que se ha paralizado, hay grandes signos de interrogación sobre lo mucho que la recuperación va a beneficiar a los más afectados por los años de recesión y estancamiento. El desempleo en la zona euro se mantiene en un 11,2 por ciento y la debilidad del crecimiento no va a permitir que este disminuya lo suficientemente rápido como para que las empresas contraten a más trabajadores. Las últimas previsiones del BCE señalan que la tasa de desempleo de la eurozona se mantendrá en dos dígitos, incluso después de que el programa de flexibilización cuantitativa por € 1100000000000 (1,1 billones de euros) se aplique plenamente.

Se estima que hasta finales de 2017, el 10 por ciento del mercado del trabajo continuará sin empleo, impidiendo alcanzar los objetivos de una recuperación completa pensados por la UE. La larga crisis de la zona euro ha sido tan perjudicial, que ha destruido permanentemente la capacidad de la economía para crear puestos de trabajo, incluso si hay rebotes en la demanda. En otras palabras,el desempleo masivo se ha convertido en una característica permanente del actual modelo económico.

Los jóvenes de la zona euro se han llevado la peor parte de la crisis, con tasas de desempleo por encima del 50 por ciento en España y Grecia, y sobre el 40 por ciento en Italia. La frustración en la juventud ante una recesión prolongada hace algo más que crear dificultades económicas: permite desacreditar a las ideologías dominantes para avivar la ira contra las élites políticas y estos efectos pueden durar mucho más allá del punto en el que las cifras económicas muestran una cierta mejora.

Como el retorno al crecimiento sostenido se ve poco probable, cunde la sensación de malestar económico, y en toda Europa existe el temor de que países enteros han vivido más allá de sus posibilidades y tendrán que aceptar un ajuste a la baja permanente en los niveles de vida. En países como Grecia, Portugal e Irlanda, donde el ajuste se llevó a cabo de una manera bastante rápida y brutal, se ha dado lugar a recortes en los salarios y las pensiones nominales. En todos estos países, existe el temor de que las nuevas generaciones vivirán en forma más precaria que sus padres.

El crecimiento de los partidos anti-sistema es un reflejo de la crisis. Esto marca un cambio brusco en la conciencia y un profundo cuestionamiento del sistema capitalista. Lo que está claro es que no hay manera de salir de la crisis con las recetas propias del sistema, más aún cuando es la oligarquía financiera la que controla a los gobiernos. Se requiere cambiar de modelo y de visión y esto no es posible en el corto plazo. El modelo económico instaurado por Thatcher y Reagan desde 1980 está llegando a su fin.

El Blog Salmón

Categories: Attac Planet