Skip navigation

News from Attac Spain

Syndicate content
Justicia económica global
Updated: 4 hours 57 min ago

9-N: ganar la democracia

Sat, 08/11/2014 - 18:00

Gerardo Pisarello - Consejo Científico de ATTAC España

Lo que se celebra este 9 de noviembre en Catalunya no es la consulta no refrendaria acordada por una amplia mayoría del Parlament. Tampoco es el referéndum informado y con garantías que exige casi el 80% de las ciudadanas y ciudadanos catalanes. Pero no será un asunto menor. La jornada de participación y protesta de este domingo condicionará de manera decisiva el futuro de la democracia en Catalunya y en el resto del Estado. Solo por eso, quienes cuestionan el actual Régimen de poder deberían sentirse concernidos.

¿Por qué no habrá consulta ni un referéndum con garantías, como el escocés? De entrada, porque el Gobierno del Partido Popular no ha querido. En sus manos estaba haber transferido a la Generalitat la competencia para convocar referendos. O haber instado la reforma de la Ley Orgánica que regula la materia. El PP podría haber reconocido el derecho a decidir o podría haber impulsado una reforma de la Constitución que lo facilitara con la misma celeridad con la que la rindió frente a los intereses de los grandes acreedores. Pero no lo hizo. Rajoy no ha sido Cameron. Ha avanzado sobre la autonomía local, ha impuesto un centralismo rancio, ha consentido ataques inadmisibles contra la lengua catalana y ha respondido a las demandas de participación con el desprecio, la amenaza y las prohibiciones.

El recurso del PP contra el Estatuto catalán fue, como escribió el jurista Javier Pérez Royo, el inicio de un auténtico golpe de Estado. Este golpe le permitió convertir al Tribunal Constitucional en un sumiso apéndice de su política contraria a todo tipo de diálogo. Cuando se produjeron las primeras movilizaciones masivas a favor del derecho a votar, Rajoy las despachó asegurando que eran simples “líos” y “algarabías”. Más adelante, diversos miembros de su partido pidieron que se utilizara contra ellas el Código Penal. En el aniversario de la suspensión de la autonomía catalana de octubre de 1934, el ministro Fernández Díaz se permitió sugerir que la historia podría repetirse. Este desdén ha permitido al PP alejar los focos de los efectos devastadores de sus políticas anti-sociales y de la corrupción que lo corroe por dentro. Pero ha disparado las ansias de independencia de mucha gente en Catalunya que cree que con el nacionalismo español impulsado desde el Estado no hay nada que hacer.

El PSOE no se ha diferenciado demasiado de esta estrategia. Sus vínculos con el Régimen heredado de la transición son tan fuertes que le han impedido impulsar cualquier alternativa creíble al estado actual de cosas. Su apoyo a la reforma del artículo 135 y a la Monarquía contrasta con su falta de compromiso con el derecho a decidir y con un nuevo proceso constituyente. Sólo algunas voces aisladas, como las del dirigente andaluz José Antonio Pérez Tapias, de Izquierda Socialista, han defendido la necesidad de un nuevo pacto constituyente que implique un reconocimiento genuino del carácter plurinacional del Estado.

Si este domingo la ciudadanía participa de manera masiva tampoco será gracias a CiU. Desde un primer momento, el objetivo de la derecha nacionalista fue el pacto fiscal, no la consulta, ni la movilización de la gente. Todavía hoy, los grandes lobbies privados catalanes –desde el Círculo Ecuestre al Foro del Puente Aéreo y a Foment del Treball– se oponen abiertamente, al igual que los grandes lobbies españoles, a lo que consideran una aventura que puede írseles de las manos. Si Mas acabó asumiendo la consulta, fue gracias a la presión de un movimiento popular, transversal, que lo ha forzado a ir al límite de la desobediencia institucional. Ciertamente, Mas tampoco es Salmond. Al igual que al PP, el forcejeo por la consulta le ha permitido sobrevivir a la debacle moral del pujolismo y mantener unas políticas neoliberales que en poco se diferencian de las de Rajoy o Cameron. Pero lo contrario también es cierto: cada movilización, cada impulso del derecho a decidir concretado en la calle, ha debilitado a la derecha y ha reforzado el contenido social de la reivindicación.

En realidad, el referéndum libre e informado exigido por amplios sectores de la sociedad catalana no será una concesión gratuita de los partidos y grupos de poder que han apuntalado el Régimen del 78. Como el resto de derechos humanos, el derecho a decidir, y a decidirlo todo, deberá conquistarse. Si la movilización de este domingo fracasa, si la gente se queda en casa, el triunfo será para Rajoy y para los sectores más inmovilistas del PSOE. Con ello, el proceso de democratización no sólo se frenaría en Catalunya sino en el conjunto del Estado. Si en cambio hay participación, si hay insumisión contra el autoritarismo, si hay votos, aunque sean simbólicos, será el Régimen el que saldrá debilitado. El PP tendrá que dar más explicaciones sobre la operación Púnica, la imputación de Ángel Acebes o los viajes de José Antonio Monago. Y la presión para que Mas, a su pesar, haga lo que no quiere hacer, convoque elecciones anticipadas y se marche, crecería de manera notable.

Cuando Felipe VI asumió la jefatura del Estado sin pasar por las urnas, se dijo: lo que esta operación pone de manifiesto no es tanto la contradicción Monarquía-República como la oposición entre Monarquía y democracia. Este domingo pasará algo similar. No se tratará de escoger entre el inmovilismo del PP o la independencia. Lo que estará en juego será, ante todo, la democracia. Su nuevo cercenamiento o la posibilidad de profundizarla y de abrir procesos constituyentes que contribuyan a decidirlo todo, tanto en el aspecto institucional como en el económico.

Los últimos años han revelado la existencia de un Régimen injusto, venal e insostenible que comienza a tambalearse. Las movilizaciones del domingo pueden ayudar, de manera modesta pero decisiva, a acelerar su caída. Sólo por eso, las personas demócratas de Catalunya y del resto del Estado deberían darle su apoyo. Rememorando, de paso, los viejos versos que acompañaron a la resistencia  antifranquista y que no en vano vuelven a resonar en estos días: “Si estirem tots, segur que tomba, tomba, tomba, i ens podem alliberar…”. Que así sea.

Artículo publicado en Público.es

Categories: Attac Planet

La corrupción corroe el tejido social, político y económico

Sat, 08/11/2014 - 13:00

Carlos Berzosa – Consejo Científico de ATTAC España

El lunes 27 de octubre por la mañana oigo por la radio y luego leo en algún diario las declaraciones del presidente del Gobierno sobre que la corrupción es poca, si la comparamos con el conjunto de la población española. Me pareció un despropósito de gran envergadura el hacer una declaración de este tipo, hasta el punto de que lo sentí como una agresión más a los ciudadanos de las muchas que se están sufriendo. A las pocas horas se informaba por los medios de comunicación de una gran redada contra más de cincuenta personas acusadas de corrupción, prácticamente casi todos cargos del PP entre los que sobresale Francisco Granados, que ha ocupado cargos de responsabilidad en el partido y en el gobierno de la Comunidad de Madrid.

Una operación que puso de manifiesto no solamente lo inoportuno de la declaración del presidente de Gobierno sino que dejaba al descubierto la gran irresponsabilidad de quien tiene la responsabilidad de gobernar. La corrupción es una de las principales preocupaciones de los ciudadanos, según los diferentes sondeos realizados por entidades públicas y privadas. Pero, además, está agudizando el desprestigio de los políticos y de los partidos, lo que supone que está contribuyendo al deterioro de la democracia. La situación es suficientemente grave para que se realicen declaraciones frívolas y superficiales sobre este cáncer que se está padeciendo y extendiendo con unos efectos perniciosos sobre la economía, la política, la credibilidad de las instituciones, la sociedad y los valores.

La corrupción se encuentra muy concentrada en un segmento reducido de la población española pero que afecta a parte significativa de las elites económicas y políticas, así como a gobernantes en las instituciones del Gobierno central, Comunidades Autónomas y locales. Esto es lo que resulta realmente preocupante, pues lo primero que salta a la vista es la pérdida de credibilidad que esto supone. La cantidad bastante numerosa de personas que ocupando puestos de responsabilidad y gobierno sean precisamente las que se salten a la torera las normas vigentes resulta algo realmente escandaloso cuando tendrían que ser los que tienen que cumplir la ley, hacerla cumplir, así como velar porque no se produzca su incumplimiento. La degradación moral, aparte del daño económico y político, que esto produce es de tal calibre que la sociedad española se aleja cada vez más de los que teóricamente son sus representantes, quebrando la cohesión y el compromiso constitucional.

El elevado fraude fiscal, la evasión de capitales y el alto grado de corrupción provoca que los españoles en su conjunto pierdan capacidad adquisitiva y derechos. No cabe duda de que sin estas lacras, al nivel que se están dando, se obtendría mayor bienestar material y no se resentirían tanto los gastos de bienes básicos, como la Educación, Sanidad y políticas sociales en general. Gran parte de la violación de la ley se produce en el sector de la construcción y compras del sector público, por lo que los españoles tienen que pagar más caras las viviendas, y las obras y servicios públicos, pues las empresas que corrompen pagan las comisiones como un coste que luego lo repercute en el precio para preservar los beneficios, que suelen ser además bastante sustanciosos.

Aquí viene la segunda parte, pues hay corruptos porque hay corruptores, y en los hechos que tratamos, aunque en esta ocasión han sido detenidos algunos mal llamados empresarios, hay importantes empresas que para ganar concursos públicos pagan las mencionadas comisiones. Algunas de ellas aparecen en los papeles de Bárcenas. No se conoce a ninguna que haya denunciado estas prácticas que se encuentran, parece ser, bastante generalizadas. Conviene preguntarse cómo ocultan las empresas este pago, pues solamente hay dos formas, o bien metiéndolos en otros, o bien con dinero negro y cajas “b”. En el primer caso, se falsifican gastos y aparecerán algunos sin justificar, lo que es un fraude, en el segundo se está cometiendo un delito. Convendrá investigar más estos comportamientos empresariales que son una fuente de la corrupción.

El presidente de Gobierno tras minimizar el efecto de la corrupción ha tenido, al igual que Esperanza Aguirre, que pedir perdón. La oleada que se está sufriendo no es para menos, pero con el perdón no vale porque el daño está hecho. Tampoco se puede decir que es el resultado de la codicia de personas individuales, y que esto no afecta a los partidos, cuando hay verdaderas tramas organizadas. Lo que se necesitan son acciones, comenzando por dimisiones de los responsables y dirigentes de los partidos.

Hay que tomar además acciones eficaces, como cambiar las leyes para ajustarlas a las nuevas formas de delincuencia, dotar de más medios a la inspección de hacienda y al tribunal de cuentas, a la justicia y policía que investiga estos casos, y tomar medidas con carácter de urgencia. Entre las más inmediatas propongo bajar a 50.000 euros el delito fiscal y aumentar el periodo de prescripción de los fraudes a la hacienda pública, de manera que los cinco años solo serían para las sanciones de naturaleza administrativa y cuando hubiera delito se tendría que ampliar a los quince años. Exigir más rigor a las auditoras privadas, siendo penalizadas cuando no cumplan sus funciones adecuadamente, y combatir el fraude fiscal con mayor grado de eficacia. El Gobierno deberá ser beligerante contra los paraísos fiscales, el secreto bancario y proponer impuestos sobre las grandes fortunas, entre tantas cosas que se deberían hacer pero que no se hacen.

Catedrático de Economía Aplicada. Universidad Complutense de Madrid

Artículo publicado en Nueva Tribuna

Categories: Attac Planet

El Gran Wyoming contra el TTIP: “Que viene el lobby!”

Sat, 08/11/2014 - 09:00

José Miguel Monzón Navarro, más conocido por su nombre artístico El Gran Wyoming - Infolibre

Todos los medios de comunicación están ocupados casi exclusivamente con los casos que cada día nos proporciona la corrupción. Son, en efecto, noticiables tanto las tramas que organizan esos puntuales administradores de lo público, como le gusta reducir el tema al presidente del Gobierno, obviando que esos casos puntuales están en la cúpula, son sus estrechos colaboradores, como los métodos que utilizan los responsables de estos escándalos para solucionar esta lacra y asumir responsabilidades, métodos ligados a nuestra educación católica y que se reducen a confesar el pecado y pedir disculpas, tras lo cual se recibe la absolución de la sociedad.

Mientras estamos entretenidos en esto, ellos no se están quietos, van tres pasos por delante.

Entre Estados Unidos y la Unión Europea se está negociando el TTIP (Transatlantic Trade and Investment Partnership) que en castellano se diría Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión. Este tratado va a cambiar el sistema tal y como lo conocemos y, desde luego, va a transformar nuestras vidas en tanto restringe de forma irreversible nuestra capacidad de decisión en temas que nos afectan, y que se resumen en ¿podemos decidir en qué mundo queremos vivir? Hasta ahora nos decían que con nuestro voto podíamos influir. Si se cierra este tratado, que se hará de forma colectiva, se firmará cómo UE y los diferentes Estados no podrán introducir enmiendas, se acabó el cuento.

En primer lugar sorprende que se lleven las negociaciones a espaldas de los ciudadanos. Los documentos que se van filtrando llevan el membrete de “secreto” y los señores que están decidiendo nuestro futuro no tienen la menor intención de informarnos de las enormes ventajas que este tratado nos va a aportar. Se está hurtando el debate imprescindible en una sociedad democrática porque lo que es bueno es bueno y no estaría bien que la ignorancia del pueblo pusiera palitos en las ruedas de la máquina que manejan nuestros benefactores.

Aparte de este punto que nos lleva de nuevo al despotismo, donde el pueblo pasa a ser el objeto pasivo de las decisiones de los ilustrados, son varias las críticas que suscita este tratado, para algunos, abominable, impresentable, peligrosísimo.

Una vez firmado, las reglas que rigen en cuanto al control de los gobiernos a las grandes corporaciones serán homogéneas a ambos lados del Atlántico, es decir, que regirán las mismas normas de control o descontrol en EEUU que en la UE. Así, las grandes multinacionales que se dedican, por ejemplo, al tema de la sanidad, la educación, o cualquier otro servicio público, podrán exigir al Gobierno español que deje de proteger con los Presupuestos estos servicios porque esa decisión iría contra sus legítimos intereses lucrativos y podrían exigir indemnizaciones millonarias por competencia desleal. Es decir, el Estado deja de dar prioridad a aquellas cuestiones de organización social que priman el interés general, el bienestar de la ciudadanía, para poner en el mismo platillo la calidad de vida de sus ciudadanos y los intereses económicos de las grandes corporaciones.

Un sistema de arbitraje privado

Una cosa alucinante es que, en caso de conflicto, para evitar que la Justicia de los diferentes estados fallara a favor de su Administración correspondiente, no fuera del todo objetiva, estas cosas ya no las decidirán los tribunales nacionales ni internacionales, sino un sistema de arbitraje privado formado por estos tecnócratas apolíticos que ya conocemos. ¿Quién nombrará a estos señores árbitros? No hay que ser muy listo para deducirlo, pero la influencia de los grandes grupos de presión, eso que llaman lobbies, que tienen la pasta de todo el planeta, será importante. Resumiendo, los Estados no podrán frenar las ansias expansionistas de las grandes multinacionales aunque vayan contra los intereses de los ciudadanos o choquen frontalmente con la legislación vigente que pasará a ser de un orden inferior. El reciente caso de Coca-Cola, cerrando la fábrica más importante de Europa, ubicada en Madrid, con unos beneficios espectaculares, ante el silencio de los medios de comunicación porque dependen de los pagos que esta empresa les hace en publicidad, es un ejemplo de lo que nos espera. De momento, los tribunales están fallando a favor de los trabajadores, pero tras la firma de este tratado no podrán intervenir.

Esa es otra, estos tratados incluyen restricciones de los derechos de los trabajadores, como no podía ser de otra manera.

Con respecto a los artículos que consumimos, ancha será la manga que los controle. Este tema con el que los ecologistas se ponen tan pesados advirtiéndonos sobre el comercio de los alimentos transgénicos, del control de la alimentación del ganado, la cosa de las hormonas y todo eso, actualmente regulado por la UE, quedará suprimido. Ya no serán los productos los que tengan que demostrar su inocuidad antes de salir al mercado, superando los mecanismos que establecen nuestros controles sanitarios, sino que deberá ser el Estado el que defina su incuestionable peligrosidad para los ciudadanos, cosa harto compleja por lo sencillo que es generar controversia con científicos a sueldo de las empresas. Recordemos que todavía quedan científicos que niegan, por ejemplo, el cambio climático.

Por cierto, un tema que entra en estas cuestiones es el de las compañías energéticas. Como sabemos, en EEUU el fracking se desenvuelve sin problemas, en la UE está por decidir qué se hace. ¿Quién ganará esta partida? ¿Prohibirá EEUU el fracking por imposición de la UE o será la UE la que ceda? A mí no me cabe duda del resultado final.

Del tema ecológico, conservación de la naturaleza, etcétera, mejor no hablar, pero habrá que hacerlo algún día. ¿Serían tan amables de contárnoslo?

¿Cuáles son las bondades del tratado? Las de siempre: creación de empleo y desarrollo de la economía.

En cuanto a la primera cuestión, los diferentes tratados de libre comercio que ya operan en función de esta ventaja no sólo no han conseguido ese propósito sino que han destruido empleo tras su entrada en vigor y, además, ¡oh sorpresa!, el que se crea es precario, como consecuencia de la abolición de los derechos colectivos. Este tratado podría tener ventajas si se cumplieran las reglas del mercado libre, si este mercado fuera ideal, pero la historia ha demostrado que los países han marcado sus tramos de desarrollo, precisamente, cuando han tenido leyes proteccionistas que defendían a los ciudadanos del expolio y el apetito desenfrenado del mercado exterior, trabajando a favor de sus intereses y no de los de las grandes corporaciones. Véase los casos recientes de Bolivia o Ecuador.

Con respecto al desarrollo de la economía, este factor no lo discute nadie, pero los beneficios de esta economía neoliberal llegan cada vez en menor medida a los ciudadanos, la sociedad es cada vez más desigual, más asimétrica, la concentración de capital es cada vez mayor y serán las grandes multinacionales las principales beneficiarias de esta política internacional. Si no, ¿para qué lo plantearían? Llevan años negociando este tratado y ya somos lo suficientemente adultos para saber el tipo de altruismo que les mueve. Han condenado al hambre a la mayoría del planeta para satisfacer su voracidad lucrativa y expansionista.

De momento dicen que PP, PSOE, CIU y UPyD están de acuerdo en firmar este TTIP. Si no es así, que se manifiesten sin necesidad de que tengamos que recurrir a la ouija, porque será un tema muy importante a la hora de decidir a quién se vota.

Estamos a tiempo de pararlo, si es que no nos conviene, exigiendo que se nos informe sobre el contenido exacto de estas negociaciones y sus consecuencias. Pido disculpas de antemano por si en algún aspecto lo que comento no es exacto, pero me gustaría que las autoridades competentes nos contaran qué es eso de lo que hablan a puerta cerrada exigiendo que actúen en secreto a los negociadores que hemos votado y, supuestamente, nos representan, para que podamos hablar con más propiedad. De momento lo hago por boca de terceros, expertos en la materia. Para evitar desinformación e imprecisiones, pongan las cartas sobre la mesa antes de cerrarlo y, desde luego, permitan el debate ciudadano para someterlo a referéndum. Es importante, y no sólo para los que viven de la puerta giratoria. Al otro lado somos más.

Visto en InfoLibre

Punts de vista

Categories: Attac Planet

El Canal de Isabel II está siendo “saqueado”

Sat, 08/11/2014 - 07:00

Plataforma contra la Privatización del Canal de Isabel II

  • El Canal de Isabel II acumula una deuda de 1.168 millones de euros, a pesar de lo cual ha repartido millonarios dividendos
  • Desde 2011 los beneficios han aumentado un 43% a costi de una reducción del 56% de las inversiones que hace peligrar la calidad del servicio y el mantenimiento de las tarifas
  • La empresa ha anunciado que acudirá al mercado de la deuda al tiempo que reparte beneficios

El Canal de Isabel II Gestión S.A. ha anunciado su intención de acudir al mercado de la deuda a través de la emisión de bonos. La Plataforma contra la Privatización del Canal de Isabel II denuncia el sesgo mercantil tomado por la Comunidad de Madrid en su loca carrera hacia la privatización, que se ha centrado en maximizar los beneficios de los accionistas a cambio de reducir partidas básicas como el gasto de personal y los costes de explotación e inversiones, que están poniendo en riesgo la sostenibilidad de la propia sociedad y la calidad del servicio prestado. Los datos hablan por sí solos: las inversiones han caído más de un 56% desde 2011, mientras los beneficios han aumentado un 43%. Esto se consigue con una reducción de los gastos de personal del 12,5% que precarizan las condiciones laborales de los trabajadores (los temporales aumentaron un 72,6% desde 2009) y con la reducción de los gastos de explotación y menores amortizaciones, como consecuencia del desplome de la inversión.

En la actualidad, la deuda del Canal asciende a 1.168 millones de euros, en buena medida derivada del “regalo” que la Comunidad de Madrid hizo al Ayuntamiento en 2006 obligando al Canal a comprar los derechos de explotación del saneamiento, depuración y reutilización de aguas depuradas.

Llama la atención, por tanto, que los buenos resultados generados por la empresa no se hayan destinado a reducir la deuda, sino a repartir casi todos los dividendos, salvo los que la ley obliga a retener y una mínima reserva creada el último año.

Por otra parte, no resulta creíble que el nuevo endeudamiento tenga por objeto financiar las obras que motivaron, según el PP, el proceso de privatización emprendido en 2008. La congelación demográfica de Madrid ha demostrado que la intención de ampliar el número de embalses era sólo un brindis a las empresas constructoras.

Desde que en 2008 el Gobierno de la Comunidad de Madrid anunciara el inicio del proceso de privatización del ente público, el Canal de Isabel II ha obtenido unos beneficios de 881 millones de euros de los cuales no han destinado ni un céntimo a cubrir las supuestas necesidades de inversión tan aireadas por el Partido Popular de Madrid.

El delirio por obtener un importante incremento de los beneficios  de los accionistas mataría dos pájaros de un tiro: atraer a los inversores privados, dadas las altas expectativas de ganancia y  justificar la privatización de la sociedad por su alto endeudamiento.

En este sentido, la elección del sistema de bonos supondrá un endeudamiento insoportable y una profundización en el proceso de privatización. Un endeudamiento insoportable porque los bonos constituyen un sistema financiación más rígido regulado con mano de hierro a nivel internacional. Una profundización en el proceso de privatización porque los posibles compradores de este tipo de deuda son los mismos que posteriormente podrían comprar las acciones para quedarse con el Canal.

Por todo ello la plataforma exige al Canal de Isabel II Gestión S.A. que “actúe con transparencia e informe de sus actuaciones y hace un llamamiento a las organizaciones políticas y ciudadanas para luchar por todos los medios posibles contra este atropello“.

Artículo publicado por nuevatribuna.es

Categories: Attac Planet

Quiebra moral, putrefacción y desesperación

Fri, 07/11/2014 - 13:00

Suso del Toro - eldiario.es

Si el Reino de España se considerase una empresa y fuese auditada de modo profesional en estos momentos sería declarado en quiebra. Dejo de lado aquí si una sociedad a la que se está retirando la protección social del Estado, pagando el precio los más débiles, no es una sociedad ya arruinada, me refiero aquí a la evidente quiebra política y moral.

España está en quiebra moral. Los poderes establecidos invocan la “razón de Estado” para garantizar la estabilidad, es decir la continuidad. En nombre de la responsabilidad se quiere obviar la evidencia de que estamos gobernados por personas que sabemos que cobraron durante años sobres con dinero negro, del que ignoramos su procedencia. Que el partido que gobierna es, de arriba abajo, una máquina de fabricar corrupción y no sabemos si también extorsión, de la que se alimentan sus dirigentes y su estructura misma. Un partido con la estructura económica de una organización delictiva, con caja A, caja B y ahora sabemos de la caja C. En nombre de la responsabilidad se da por hecho que es normal que estén en el Gobierno y debemos aceptarlo para no ser llamados irresponsables.

El Estado Español ha ilegalizado periódicos y partidos, ¿alguien sabe por qué no se ha abierto alguna causa para investigar si el PP es una organización con carácter delictivo y si procede su ilegalización? Algún motivo que no sea la complicidad, evidentemente.

Pero también es evidente que el otro partido que sostiene con su abrazo el sistema político actual también es rehén de su historia reciente, es lógico que aparezca manchado por casos de corrupción porque tiene responsabilidades en la creación y conducción del sistema político que ha reventado. No, cuando la sociedad busca un referente moral no mira tampoco hacia el PSOE.

El Reino de España es ahora un recipiente de podredumbre. Pero la putrefacción no es el final, solo es una fase en el ciclo de la vida, de la descomposición nacen nuevos seres vivos. Para aprovechar el desgaste de que acusaban los dos partidos que sostuvieron el sistema político nacieron seres como UPyD o Ciutadans, pero el desgaste ya es una fase acabada, estamos en la podredumbre y de esa descomposición nace y se alimenta Podemos. Con los nuevos casos de corrupción sistémica que afloran, con las sucesivas noticias de corruptelas crece Podemos semana a semana.

Quienes señalan peligros, limitaciones o astucias en ese nuevo partido puede que acierten o no, pero eso no sirve de nada cuando esas críticas sirven para intentar apuntalar los pilares del régimen. Las personas que hinchan con su intención de voto a ese nuevo partido no buscan ahí una nueva política, lo que buscan es un castigo, porque creen que el castigo es una necesidad moral y desean el momento de dar azotes a diestro y siniestro.

La energía que los mueve no es la esperanza, la ilusión o la confianza en un nuevo proyecto, se trata todavía del fin de una vieja época. Se trata de una desesperación que da la medida de la quiebra moral de una sociedad.

Categories: Attac Planet

Cómo se llega a ser súper rico

Fri, 07/11/2014 - 09:00

Vicenç Navarro – Consejo Científico de ATTAC España

La característica definitoria de los tiempos que vivimos es la enorme concentración de la riqueza y de las rentas, consecuencia, en gran parte, de las políticas públicas aplicadas a la mayoría de la población por gobiernos de sensibilidad neoliberal a los dos lados del Atlántico Norte (Norteamérica y Europa Occidental) desde los años ochenta. El Presidente Regan en EEUU y la Sra. Thatcher en el Reino Unido iniciaron estas políticas, extendidas desde entonces a la mayoría de países de aquellos continentes. Estas políticas fueron la respuesta de las clases dominantes a las conquistas políticas, sociales y laborales conseguidas predominantemente por el mundo del trabajo. De ahí que un elemento común de aquellas políticas públicas neoliberales fuera un ataque frontal al bienestar social de las clases populares de aquellos países, a fin de recuperar los privilegios que habían visto disminuidos durante el periodo anterior 1945-1980. El objetivo de tales políticas era favorecer al capital, cuyas rentas eran la fuente de riqueza de esas clases sociales dominantes. Las políticas de los Estados durante este periodo 1980-2012 facilitaron, así pues, una enorme concentración de la riqueza y de las rentas, lo que se presentó, para justificarlo, como resultado de un sistema meritocrático en el que los que estaban arriba, en la cúspide de la sociedad, lo estaban como consecuencia de su mayor capacidad, mérito y productividad. En esta ideología –reproducida en los mayores medios de difusión y persuasión-, las desigualdades eran consecuencia de las diferencias naturales (e incluso biológicas) existentes dentro de la población, ocultándose la gran importancia que el Estado había tenido en el desarrollo de esa concentración de la riqueza y de las rentas, concentración que no se debía al mérito de los individuos que estaban en la cúspide, sino a sus conexiones, en gran parte de las ocasiones, con el Estado. Un caso claro es el de Bill Gates, una de las personas más ricas del mundo.

El caso Bill Gates, ¿cómo consiguió su riqueza?

Este personaje es considerado como el fundador de Microsoft, establecida como consecuencia de su gran creatividad. Conocido por su filantropía, Bill Gates es un hombre ampliamente conocido, que se presenta como el gran emprendedor que debe su riqueza a sus capacidades y méritos. El economista Dean Baker, Director del Center for Economic and Policy Research, en un breve artículo (“World’s Richest Man Tries to Defend Wealth Inequality”) publicado en el blog de este centro, donde describe una breve biografía de Bill Gates, muestra, sin embargo, hasta qué punto el Estado federal de EEUU configuró y ayudó a que estableciera su riqueza, riqueza que se debió a la enorme monopolización en la producción y venta de sus productos, con prácticas claramente deshonestas en sus formas de operar. La tolerancia, cuando no ayuda, del Estado federal con tales prácticas, ha sido una constante en la vida empresarial de Gates y su Microsoft. Dichas prácticas dificultaron el desarrollo de la tecnología de los ordenadores, como han concluido varios Tribunales de Justicia cuando aquellas prácticas fueron juzgadas.

Esta situación, en la que el Estado favorece la monopolización, es conocida en el caso de la industria farmacéutica, donde las patentes otorgadas por el Estado a la industria crean una situación de monopolio, que es la base de su enorme riqueza. El último caso es el caso del fármaco para tratar los casos de hepatitis C, que cuesta 84.000 dólares (unos 66.000 euros) para un tratamiento de 12 semanas, cuando la versión genérica cuesta solo 900 dólares (unos 700 euros). Dean Baker, por cierto, cita la paradoja que representa que la fundación filantrópica que lleva su nombre, la Fundación Bill & Melinda Gates, no haya dicho nada sobre el abuso de las patentes en los países subdesarrollados, a los cuales la Fundación intenta ayudar dándoles dinero para comprar fármacos (cuyos precios podrían reducirse especialmente si no hubiera tal abuso de las patentes).

Otro caso semejante es el de los banqueros –el mayor grupo de los super-ricos, es decir, el 1% de la población-, que están en la cúspide no como resultado de su brillantez, sino de sus prácticas especulativas facilitadas por los Estados, que perjudican enormemente a las actividades de la economía productiva, habiendo comprado la complicidad de sus reguladores públicos. El caso español es de los más claros, habiendo sido el Estado el que les ha ayudado a salvarse y evitar su colapso, cuando lo más lógico, eficiente y equitativo hubiera sido su sustitución por bancas públicas que garantizaran el crédito.

Y, por último, otro grupo del 1% de renta superior de los países, que Dean Baker señala, es el de las empresas, tanto manufactureras como de servicios comerciales, que han hecho su fortuna a base de una enorme explotación de sus empleados y trabajadores. El caso más claro es el de los dueños de la cadena de mercados Walmart, conocida por los altos niveles de explotación a su fuerza laboral. En base a esta evidencia, es difícil asumir que los personajes que componen la mayoría del 1% de renta superior de los países –los super-ricos- hayan alcanzado el nivel de riqueza y renta que tienen debido a sus propios méritos. En realidad, la complicidad con los Estados donde se sitúa su riqueza y/o la deshonestidad de sus prácticas, incluidas la monopolización del comercio y/o la explotación de sus empleados, explican su supuesto éxito.

Catedrático de Políticas Públicas. Universidad Pompeu Fabra, y Profesor de Public Policy. The Johns Hopkins University

Artículo publicado en Público.es

vnavarro.org

Categories: Attac Planet

ATTAC y la Política 3.0

Fri, 07/11/2014 - 07:00

Carles Fons Poquet – Coordinador ATTAC España

attacmani2ATTAC es un movimiento internacional de ciudadanos y ciudadanas por el control democrático de los mercados financieros. Otra forma de definirnos es como movimiento ciudadano de Educación popular para la acción en contra de las políticas neoliberales.

Estos son los ejes fundacionales de ATTAC, economía y democracia y alfabetización para la acción, y como tales han sido los que han guiado, de forma desigual en favor de la economía, nuestra actuación en la larga travesía en el desierto que ha supuesto la primera década del siglo XXI.

De un tiempo a esta parte en las sociedades europeas, y con mayor incidencia en Grecia, España y los países del “sur” de Europa, estamos asistiendo a un cambio de paradigma en la posición de la ciudadanía frente a la acción política, tanto la institucional como la que se ejerce en las calles.

En el año 2000, momento en el que el Pensamiento Único dictaba a la mayoría de la sociedad que la democracia liberal (representativa) era la única forma de gestionar políticamente una sociedad “democrática” y los movimientos de respuesta a esa afirmación no alcanzábamos a generar una opinión mayoritaria contraria, el Consejo de Administración de ATTAC-Francia redactó un documento, ATTAC y la Política (1.0), en el que pretendía fijar las bases de la relación entre ATTAC, como movimiento ciudadano, y los partidos políticos. Entendiendo que eran éstos últimos quienes ostentaban la responsabilidad en exclusiva del cambio político desde las instituciones, o dicho de forma más precisa, apuntaba la necesidad de “reapropiarnos del presente y del futuro de nuestro mundo” instando a la participación política de la ciudadanía, pero en un paradigma de democracia representativa.

durruti_600x227

Este documento, elaborado en los inicios de la creación de ATTAC, estaba más centrado en fijar la linea independiente de ATTAC respecto a la amenaza real de instrumentalización por parte de alguna fuerza partidista que al hecho de abordar cuál era el papel de ATTAC en el conjunto del movimiento político del momento, pues como he señalado anteriormente se contextualizaba en una paradigma de democracia representativa y no cabía otra forma de influir sino era intentando impregnar a los partidos políticos de nuestras propuestas.

Por otra parte el compañero Antonio Fuertes, de ATTAC-Acordem (Cataluña), planteó en 2007 un documento que venía a revisar lo expuesto en el originario, también denominado ATTAC y la Política (2.0). En él avanzaba propuestas de superación del paradigma representativo con el espíritu de implicar de forma corresponsable a la ciudadanía en la gestión de la “res pública“, pero en un estadio primario de cristalización colectiva de la necesidad de cambio de paradigma y avanzando formas de organización ciudadana en el ámbito electoral, que aun valorando muy positivamente lo acertado de la aportación, situaba a ATTAC en un papel que desde mi punto de vista no le corresponde.

Gracias al esfuerzo colectivo de los movimientos ciudadanos, hoy, estamos en otro escenario político. Aunque el acontecer “oficial” de la política se resista a admitirlo (llegará un momento en que no tenga más remedio) el cambio de paradigma, desde la representatividad como método democrático por excelencia hacia la participación, se ha detonado y es imparable.

Y en este contexto es necesario que ATTAC nos preguntemos qué podemos aportar. Si en el paradigma de la representatividad política proponíamos “influir” en las fuerzas partidistas con nuestras propuestas, ¿debe ser esa misma nuestra posición cuando está cambiando el paradigma? ¿No vamos a contribuir a empujar el paradigma de la participación?

Mi respuesta, con lo contrastado con compañeros y compañeras hasta hoy es que sí, que sí debemos empujar el proceso de cambio de paradigma. Pero la cuestión es cómo. ¿Cómo podemos desde ATTAC realizar esa aportación?

A continuación intentaré realizar una propuesta abierta a la discusión.

En una sociedad basada en el ejercicio de los derechos de ciudadanía, como motor de la acción política global, uno de esos derechos (y diría yo deberes) es el ejercicio de la política como actividad ciudadana. La democracia participativa hacia la que, queremos caminar, requiere de diversas condiciones a impulsar por los diferentes actores sociales que componen la realidad política.

Por un lado, y simplificando para no extenderme mucho, necesitamos a unos partidos políticos que se cuestionen su centralidad en la acción política institucional y se esfuercen en habilitar las instituciones para posibilitar la participación de los movimientos sociales de forma colectiva y la ciudadanía de forma individual en la acción cotidiana de gobierno, haciendo desaparecer las que nos sean necesarias y creando las nuevas. Este es uno de los ejes del cambio de paradigma que reclamamos, no es posible, de forma integral, implementar fórmulas de democracia participativa en el actual entramado institucional.
Como muestra de ello tenemos que los órganos que más se podrían acercar hoy a la concepción de participación ciudadana en las instituciones, como son los consejos sectoriales (de la mujer, de mayores, de juventud…) cuando no han desaparecido o están desapareciendo, tienen limitada su función al hecho consultivo. Por el otro extremo tendríamos la necesidad de instaurar un cuarto poder (complementando los otros tres: ejecutivo, legislativo y judicial) que seria el Poder Popular o Ciudadano.

Por otro lado el avance hacia esa enunciada democracia participativa requiere que los movimientos ciudadanos realicemos ejercicio de “músculo ciudadano” que se corresponda con la habilitación de formulas para participar. En este punto hablamos de pedagogía política. De Educación Popular. Pero también de promover las herramientas que posibiliten ese ideario colectivo a través del cual cristalice la necesidad de participar en política a través de esos cauces.

Resumiendo, desde mi punto de vista, el papel que se proponía para ATTAC en un contexto de democracia liberal, es diferente del que podemos proponer en el impulso de la democracia participativa hoy. En uno nos auto-limitábamos, de forma acertada creo yo, a una posición de “influencia”, y ahora tenemos la posibilidad de contribuir de forma pro-activa, desde el ámbito ciudadano (sin entrar en el juego electoral partidista; lícito, pero no nuestro) realizando, con otros movimientos, ejercicios de participación ciudadana que preparen el terreno hacia un escenario de participación política ciudadana institucional.

Pues bien, en estos momentos en el estado español se esta proponiendo desde el Frente Cívico, instándonos a ATTAC a participar, de la elaboración de una herramienta CIUDADANA, que en la frontera entre lo ciudadano y lo partidista pero desmarcado absolutamente de objetivos electorales, nos sitúe al conjunto de movimientos ciudadanos a ejercitar ese “músculo ciudadano” y construir una herramienta que referencie y ejerza de catalizador de nuestras luchas y movilizaciones, y posibilite un ejercicio de consenso fundamental hacia el periodo político que estamos siendo capaces de generar entre todas.

¿Vamos a omitir lo que yo entiendo como nuestra corresponsabilidad en tanto que movimiento ciudadano, o por el contrario vamos a asumir nuestra parte y a contribuir en la medida de nuestras posibilidades, con humildad pero de forma asertiva?

¡¡¡Se trata simplemente de preparar las condiciones en la ciudadanía

para la implementación de la democracia participativa,

y de esta forma estar más cerca de reapropiarnos

todos y todas del presente y del futuro de nuestro mundo!!!

Lento pero viene

Categories: Attac Planet

Comunicado JPD sobre el anuncio del presidente del Gobierno en materia de corrupción

Thu, 06/11/2014 - 18:00

Jueces para la Democracia

El presidente del gobierno ha anunciado como medida especial contra la corrupción la incorporación de 300 jueces, que se aprobará este viernes en el Consejo de Ministros. Sin embargo, desde Jueces para la Democracia debemos aclarar que Mariano Rajoy no está diciendo la verdad. El Decreto al que se refiere el presidente del gobierno no crea nuevos juzgados, sino que se limita a regularizar la situación de los más de 300 jueces que ya llevan bastante tiempo incorporados, pero que se encontraban en la situación irregular de expectativa de destino, por no tener un órgano judicial propio y encontrarse reforzando otros juzgados. Es decir, no se va a incorporar ningún juez más de los que ya existen y el Decreto únicamente regulariza esta situación a efectos administrativos. Acompañamos el Decreto y se podrá comprobar desde su introducción que es falso que se creen 300 jueces nuevos para actuar contra la corrupción.

En la línea de los recortes aplicados, desde el Gobierno no se ha creado ningún juzgado en los tres últimos años. Al haber más de 300 jueces que habían aprobado previamente las oposiciones, estos no tuvieron un destino definitivo en el que ejercer sus funciones y estaban destinados en lo más variados órganos judiciales de forma provisional. Ahora lo que se hace es incorporarlos a una nueva plantilla para regularizar administrativamente su situación. Este Decreto fue impulsado por Gallardón antes del verano y remitido para informe en septiembre al CGPJ, para ser aprobado ahora, sin que tenga nada que ver con la corrupción. De hecho, en la propia introducción del Decreto se indica con claridad que esta adecuación de plantilla no va a costar ni un euro y que solo pretende regularizar dicha situación. Y se puede comprobar que no se crea ni un solo juzgado nuevo. La única alusión a la corrupción es que se amplía la plantilla en dos magistrados en la Audiencia Nacional; en todo caso, 2 magistrados nuevos sobre un total de 5.000 jueces resulta irrisorio para actuar contra la corrupción. La mayoría de la adecuación de la plantilla no guarda relación con el ámbito penal, sino que son plazas vinculadas a la jurisdicción civil, laboral o administrativa, sin el menor vínculo con la corrupción, por parte de jueces que ya llevan tiempo ejerciendo estas funciones.

Tras dos años en los que el gobierno ha estado anunciando medidas contra la corrupción sigue sin hacer nada, a pesar de los continuos escándalos. Desde Jueces para la Democracia lamentamos que el presidente del gobierno no impulse medidas rigurosas contra la corrupción y, en cambio, lance cortinas de humo de forma oportunista para dar la sensación de que se está haciendo alguna cosa. Reclamamos cambios estructurales, como la limitación de la amplia discrecionalidad de la administración pública en la adjudicación de contratos y en materia urbanística, verdadero caldo de cultivo para las prácticas corruptas. También pedimos que se refuercen los órganos independientes de control interno y externo para supervisar la actuación de las administraciones.

Además, nuestros órganos judiciales necesitan medios materiales y personales para poder llevar adelante las investigaciones y para que los corruptos tengan la seguridad de que serán perseguidos y condenados. Recordamos que nuestro país se encuentra a la cola europea en el número de jueces por habitante. Y que la mitad de nuestros juzgados se encuentran colapsados y tienen una carga de trabajo que es superior al 150% de las previsiones institucionales, como ha señalado un reciente informe del CGPJ. A pesar de ello, el Gobierno no ha creado ni un solo juzgado nuevo en tres años. Y, con anuncios falaces como el que acaba de realizar el presidente del gobierno, todo seguirá exactamente igual, también en materia de corrupción.

31 de octubre de 2014

 

SECRETARIADO DE JUECES PARA LA DEMOCRACIA

Categories: Attac Planet

El catastrofismo populista y los pasteles

Thu, 06/11/2014 - 13:00

Rosa María Artal – Comité de Apoyo de ATTAC España

Luis-XVI-momentos-despues-cabeza_EDIIMA20141103_0658_5María Antonia Josefa Juana de Habsburgo-Lorena, más conocida como María Antonieta y a la sazón esposa del rey Luis XVI de Francia, no comprendía el enfado del pueblo por no tener pan. “Que coman pasteles” se dice que dijo. La extensa difusión de la frase aumentó el malestar de los ciudadanos, aunque no fueran sus palabras textuales. Había una larga tradición en el poder absoluto de no entender lo que ocurría bajo sus pies y, por añadidura, reaccionar con altanería.

Así, mientras en las tertulias callejeras se comentaba “Pues va la tía y aún dice que comamos pasteles”, los periódicos de la Corte atribuían el disgusto social al catastrofismo sembrado, con muy malas artes, por un grupo radical. Utilizando el catastrofismo, precisamente, como fórmula disuasoria de cualquier cambio inconveniente a sus intereses. Estaban desolados.

Veinte personas de la aristocracia y el comercio poseían tanto dinero como los 14 millones más pobres. Cuesta creerlo, pero así era. En más de 5 millones se cifraban las personas sin trabajo y lo que costea. 800.000 niños habían entrado en la pobreza desde el aciago día en el que, bajo la excusa de una estrategia a la que llamaron crisis, se habían emprendido “reformas”. Es decir, el eufemismo determinante para quitar de aquí y poner allá, con suma precisión, y aumentar de forma tan insolente la desigualdad.

En poco tiempo el relativo bienestar del que disfrutaba el pueblo se había ido al traste. Habéis vivido por encima de vuestras posibilidades, les decían desde la camarilla real y sus extensiones. Por eso, establecieron recargos en farmacia o suprimieron el acceso a la sanidad a una serie de personas, encarecieron el acceso a la enseñanza universitaria, elevaron el coste de poder tener luz, fuego o calor, y de todos los servicios. La precariedad entró en la vida de muchas personas que, aunque tardaron y tragaron lo indecible, terminaron por indignarse. Los voceros de la Corte insistían: Puro catastrofismo. Suicidio programado. Manipulación de masas de manual, aprendida en lejanas tierras o en los tratados del populismo más atroz, representado por Rousseau, Voltaire y Montesquieu y sus peligrosas ideas.

Arcones en B, nepotismo, condesas diabólicas riéndose de todos, sátiras de látigo y mantilla mintiendo por cada palabra dos veces, el príncipe de los hilillos y los cuentos chinos, el bufón de la tijera, los beatos del rosario y la muerte. Y el empobrecimiento, no llegar a fin de mes, huir, ensombrecer el futuro.

La ira de la turba se plasmó en manifestaciones. Acamparon en La Bastilla, hablando de política, economía o urbanismo. Nuestros sueños no caben en vuestras urnas, coreaban los muy rufianes con profundo afán desestabilizador. La agresividad llegaba ya a su punto culminante cuando se situaban frente a la casa de un desahuciado por el banco y la ley vigente, tratando de impedir el desalojo. ¡Sentados en el suelo!, vulgares sans-culottes, ¡Haciendo cadena humana mano junto a mano! ¿Se ha visto mayor intimidación? La Guardia, lógicamente, los freía a palos y multas para que no siguieran perturbando la paz social.

La maquiavélica mente de los violentos ideó nuevas argucias. Distribuyeron entre las élites del país unos salvoconductos black con los que podían comprarse desde champagne o caviar, a deshabillés de seda, viajar a lugares exóticos, vivir como Luis y María Antonieta, en definitiva. Derechos de clase. Mediante una pistola en el pecho, obligaron a numerosos nobles a robar a manos llenas de las arcas del reino. Por arriba, por abajo, del derecho y del revés. Con bolsas o carros. A todo pasto. Les empujaron a ir a cacerías, en las que se enfrascaban en rituales de sangre, en el juego y el sexo, todo por sacar unas comisiones millonarias que seguían engrosando sus bolsillos.

Los iracundos provocaron –en sutil maldad- que las dos grandes tendencias de la aristocracia se enzarzaran en las Cortes, acusándose mutuamente del descontento popular. El “y tú más”, tan imaginativo y cargante, fue obra de algún populista infiltrado.

Los grandes maleantes que entraban por fin en las mazmorras, salían con diligencia. Tres meses y a la calle. O no llegaban a entrar fruto de desimputaciones o indultos. Esta argucia –ideada por los antisistema- fue otro de los grandes hallazgos para inducir a la gente a pensar en una justicia de doble rasero.

Porque, en realidad, ¿De qué se quejaba el vulgo? ¿Cómo pudo prestar oídos al catastrofismo de los populistas? Lo peor fue que, en un supremo acto de inmundicia, esta gentuza decidió manifestar su ira en un puro arrebato de cólera ¡concurriendo a las elecciones! Y la plebe escuchó sus cantos de sirena, alejándose del bien que habían disfrutado hasta entonces. ¡Poniendo en peligro el sistema!

Entre desprecios, negaciones y ninguneos, los más clarividentes entre los cortesanos de élite tienden puentes a negociar con las hordas exaltadas dispuestas a votar lo que no deben. ¿Os vais a arriesgar a las incertidumbres que plantean los radicales? No aciertan a comprender que dan mucho más miedo sus certezas.

Maria Antonieta y su marido Luis XVI perdieron la cabeza en su forma más textual y expresiva por no saber bien dónde la tenían. Pasa mucho cuando no se pisa el suelo que transita la gente. El populacho hizo los deberes y acabó con el antiguo régimen. Luego -angustiado por la libertad-, llamó a un Napoleón a apretar las clavijas, lo que no es nada infrecuente en estos casos. Nada volvió a ser lo mismo, sin embargo. Y así una y otra vez a lo largo de la historia. Los tiranos, déspotas, saqueadores, malnacidos y su séquito de aduladores y cómplices de hoy no agradecen lo suficiente que los tiempos hayan cambiado.

Artículo publicado en eldiario.es

El Periscopio

Categories: Attac Planet

La renta básica garantizaría mayor libertad a buena parte de la población. Entrevista

Thu, 06/11/2014 - 09:00

Daniel Raventós - Consejo Científico de ATTAC España

imagesEstán publicándose en las últimas semanas muchos artículos así como emitiéndose declaraciones sobre la Renta Básica de todo tipo: a favor, en contra, bien fundamentados, desinformados, competentes, descerebrados, pasionales, dogmáticos… A los partidos políticos se les exige que digan su opinión sobre esta propuesta y se leen cosas propias de la más increíble de las ignorancias. Y, como sabido es, la ignorancia es muy osada, muchísimo. Es difícil elegir, por la gran cantidad de candidatos y candidatas tanto entre las derechas como entre algunas izquierdas, quién merece ser el campeón en esta triste competición del dislate. Por elegir a uno más o menos al azar: un tal Damborenea del Partido Popular de Euskadi exclama sin rubor ”¡Y ahora tenemos que repartir el dinero gratis a todo el mundo!”. Así están las cosas. Y no se trata ni mucho menos de una muestra demasiado alejada del nivel medio. Publicamos a continuación una entrevista, realizada por Nekane Lauzirika para el periódico vasco DEIA, en la que se vuelven a exponer algunas de las más elementales y evidentes cuestiones sobre la Renta Básica. Por si puede servir de algo. [SP]

 “La Renta básica es una asignación monetaria incondicional. A diferencia de los subsidios más o menos generalizados en el Estado de bienestar, no hay que cumplir una condición previa como ser pobre o estar en el paro para percibirla. En un Estado con renta básica, una persona no precisaría ninguna condición más allá de la de ser ciudadano o residente acreditado, al margen de que trabaje o no”, explica a DEIA, Daniel Raventós antes de la conferencia que dictó, organizada por la plataforma por los Derechos Sociales de Gasteiz.           

En plena crisis ¿no es una utopía?

-De utopía nada. Es viable económicamente. Hicimos sendos estudios prácticos sobre la viabilidad de la renta básica en Cataluña y en Gipuzkoa que fueron presentados a primeros de año donde explicamos cómo se puede financiar. Dentro de dos o tres semanas podremos hacer público el estudio de financiación de la Renta Básica para el conjunto del Estado español, excepto 2,5 millones del País Vasco y Navarra, donde al tener una financiación y fiscalidad diferente, que ya me gustaría a mí para Cataluña, harían el reparto de otro modo.

A mucha gente, el sistema les suena a idea subversiva.

-Cualquier medida que favorezca a los más débiles o perjudicados se considera ir contracorriente, subversiva; se asume que lo único que tiene sentido económico es quitar derechos de la población más perjudicada -la inmensa mayoría-, para que los ricos se queden igual o ganen más dinero.

Renta incondicional, ¿quién la recibiría?

-Todo el mundo, indistintamente, todo el mundo. La primera pregunta que sale cuando digo esto es si Patricia Botín va a recibir la renta básica o Bill Gates en el caso de EE.UU. Pues no. ¡Seamos un poco serios! Botín tendría que pagar mucho más de lo que hace hoy en impuestos para que la renta pudiera financiarse.

¿Cómo se haría?

-Para financiar una renta básica hay que realizar una Reforma Fiscal que es lo que hemos hecho nosotros para Cataluña y Gipuzkoa y ahora estamos calculando para el conjunto del Estado. Esto significaría que para financiar una renta básica, los ricos tendrían que pagar mucho más de lo que pagan ahora. En palabras claras, para hacer viable la Renta básica debe hacerse una gran redistribución de la renta de los más ricos al resto de la población. Justamente lo contrario de lo que se ha hecho hasta ahora.

Muchos piensan que si cobra todo el mundo, el rico y el pobre, la renta básica no se podría pagar.

-El cálculo que hacen de multiplicar la renta básica por el número de habitantes de un país es erróneo. Nosotros hemos demostrado con una simulación de datos fiscales de Cataluña y Gipuzkoa, aportados por la Diputación foral, la viabilidad de la renta básica. Sería factible a través de una profunda reforma del IRPF y la supresión de todas las subvenciones y subsidios públicos monetarios cuyo montante fuera inferior. De este modo se podría financiar una renta básica en Cataluña para todos los adultos de 7.968 euros anuales distribuidos en doce mensualidades de unos 600 y pico euros al mes, y de 1.593 al año para los menores de 18 años. En Gipuzkoa sería algo similar.

¿Quiénes saldrían ganando con una renta básica universal?

-Del estudio se desprende que cerca del 70% de la población. Empezando por el más pobre y subiendo en la escala de renta, ganaría la mayoría. Quien realmente perdería es el 15% más rico, pero más el 7% de muy muy ricos y entre un 15-20% se quedaba igual. Realmente el que ganaría más en términos absolutos sería la persona que no tiene ingresos; pasaría de tener cero a ingresar 7.968 euros al año.

Estará conmigo en que la renta básica se presta a mucha demagogia.

-Sí. Cuando sesudos expertos empiezan a multiplicar 600 euros por 47 millones de habitantes y les salen tantos miles de millones y deducen que es imposible de financiar, son gilipolleces o argucias falaces que ellos saben que no son ciertas. Es como el chiste del gran terrateniente andaluz que tenía muchas tierras y que durante la II República, cuando se debatía la reforma agraria dijo aquello de: “Yo estoy de acuerdo con la Reforma Agraria, porque con lo que tengo y lo que me van a dar…” Ese es el error. Es como si Patricia Botín dijera: Estoy de acuerdo, porque entre lo que tengo y con lo que me van a dar… Pues no, la renta básica no va así. Igual que la Reforma Agraria significa que hay un cierto reparto de tierra, esto sería un cierto reparto de la riqueza. Botín estaría en ese el 8 o 9% de la población que perdería mucho.

Hay numerosas voces críticas. En Euskadi, el alcalde de Gasteiz dice que la RGI (renta de garantía de ingresos, un subsidio condicionado a determinadas situaciones de pobreza. N de la R) mantiene inmigrantes vagos que no quieren trabajar.

-Esas críticas fueron ya propaladas hace 30 años. Alguna gente repite como un loro, ¡qué le vamos a hacer! Sobre las críticas de que vamos a mantener a vagos, en realidad ya estamos manteniendo a vagos, a gente que está cobrando muchísimo dinero. Estos vagos son los que están robando a la Hacienda pública, como se está viendo constantemente. El problema es que es cuando un cierto tipo de asignación va dirigida a los pobres es cuando todo el mundo se preocupa de que vamos a mantener a vagos. Mientras mantenemos a los vagos ricos no hay problema, es cuando se trata de los pobres cuando surge. Además lo de mantener a vagos es rigurosamente falso.

¿Cree que esto haría que muchas mujeres dejaran de trabajar?

-Ni mucho menos. Muchas veteranas filósofas feministas, como la norteamericana Carole Pateman, siempre han visto las virtudes de la renta básica precisamente porque es individual; no es a la familia. Muchas mujeres, como algunos hombres, tendrían mayor libertad con la renta para poder decidir qué hacer con su vida. Es un elemento de emancipación que otorga mayor autonomía a las mujeres. Esta renta claro que es una medida contra la pobreza, pero no es solo eso. Le aseguro que no le hubiera dedicado tanto tiempo si solo fuera una medida contra la pobreza.

¿Por qué?

-Si la renta básica es interesante y tiene su punto de subversiva es precisamente porque es una medida que incrementaría la libertad real de una parte de la población. Y este es el punto que no puede soportar la derecha ni una parte de la izquierda que no entiende la propuesta.

¿Mayor libertad sería una de sus consecuencias?

-La libertad para una gran parte de la población. A lo largo de estos años de docencia, conferencias y seminarios, muchos jóvenes me han dicho algo tan ilustrativo como que si tuvieran una renta básica no aceptaría un trabajo de miseria como el que les ofrecen. Exigirían que le pasaran un salario más justo.

¿Eso le dicen los jóvenes?

-Sí. Chicos y chicas con una ideología incluso tendente a la derecha moderada. Evidentemente, si lo que queremos es trabajo esclavo, pues cuando más se rebaje el salario más se va a conseguir. ¿Esto es deseable? Puede ser para los empresarios, pero la mayoría de la población no considera que esto sea una vida justa.

El PSOE que va de progre, ¿tampoco está por la medida?

-Tampoco, porque en política económica la diferencia entre el PSOE y el PP es mínima. Quien empezó las políticas de medidas económicas restrictivas, en mayo de 2010, fue el Gobierno de Zapatero. Empezó a atacar las condiciones de vida y de trabajo de la inmensa la mayoría de la población y le abrió las puertas al PP para que siguiera con los recortes.

¿Mucha gente dejaría de trabajar?

-Es una tontería. La gente sería más libre para dedicarse a lo que le gustara, mientras ahora tienen que trabajar en cualquier cosa al precio que sea. Además se confunde un trabajo no remunerado con el no estar haciendo nada. ¡Ojo! Si así fuera, muchas mujeres resultaría que no hacen nada y son unas vagas cuando están cuidando a los menores, mayores o a la gente de su casa. Esto es una crítica muy interesada y falsa.

De modo que usted cree que incluso ayudaría a eliminar los contrato basura.

-Tendría que haber un código ético para los empresarios y banqueros por contratar por 600 euros a jóvenes con varios idiomas y másteres. Un gran premio nobel de Economía como Joseph Stiglitz ya lo dijo: No saldremos de la crisis hasta que pongan a los banqueros en la cárcel. Contrariamente a lo que se cree, con una renta básica la gente sería más productiva.

 

Daniel Raventós es profesor de la Facultad de Economía y Empresa de la Universidad de Barcelona, miembro del Comité de Redacción de sinpermiso y presidente de la Red Renta Básica. Es miembro del Comité Científico de ATTAC. Su último libro es ¿Qué es la Renta Básica? Preguntas (y respuestas) más frecuentes (El Viejo Topo, 2012).

Artículo publicado en Sin Permiso

Categories: Attac Planet

Siete años de crisis y de mala suerte

Thu, 06/11/2014 - 07:00
Alejandro Nadal – Consejo Científico de ATTAC España

 

En 2001 Alan Greenspan explicó los factores que según él habían permitido a Estados Unidos sortear los peligros de la inflación, volatilidad y crisis desde 1970. Para el entonces presidente de la Reserva federal, los factores clave fueron la política monetaria y, además, ¡la buena suerte! Lo de la política monetaria es debatible pero, sin lugar a dudas, parece que la buena suerte se acabó hace mucho.

Han pasado siete años desde que se dejaron sentir los primeros síntomas de la crisis económica y financiera global. Siete años de mala suerte. Tal pareciera que se hubiera roto el espejo de ilusiones del neoliberalismo y que se hubieran abatido sobre la economía global siete años de maldiciones.

Las perspectivas para la economía global no son buenas, aunque muchos quisieran ver todo tipo de signos alentadores en indicadores diversos. El principal evento que inclina a pensar en ‘cosas buenas’ es la terminación del programa de compra de activos de la Reserva federal, el famoso plan QE de flexibilización cuantitativa. El anuncio se hizo la semana pasada.

El programa arrancó en 2008 y para el mes de septiembre pasado la Fed ya había adquirido 4.5 millones de millones de dólares en activos del sistema bancario. El programa QE fue de utilidad a los bancos y aunque tuvo un impacto en la economía real al mantener bajas las tasas de interés, el QE no sirvió como catalizador del crecimiento.

Desde que llegó a instalarse como presidente de la Reserva federal, Janet Yellen anunció que el QE se mantendría mientras los signos del mercado laboral así lo requirieran. Hoy la tasa de desempleo abierto es de 5.8 por ciento y eso la hace políticamente más presentable, lo que permite cerrar el programa de compra de activos sin sonrojarse.

En realidad, una parte de la reducción del desempleo se debe a que muchos han abandonado la búsqueda de un trabajo remunerado y por eso ya no cuentan como desempleados. Además, un porcentaje significativo de personas ocupadas sólo tiene empleos de medio tiempo. Cuando se incluyen estos factores en las estadísticas laborales, el resultado en el mercado laboral deja de ser satisfactorio.

Por esta razón, Narayana Kocherlakota, presidente de la Reserva Federal de Minneápolis, manifestó su desacuerdo con la decisión de la Fed diciendo que el banco central debió haber continuado su programa de compras de activos o, por lo menos, haber condicionado su manejo de la tasa de interés a la evolución de las perspectivas inflacionarias. Según Kocherlakota esto es necesario para incentivar la demanda y colocar mayor presión sobre los precios. Así, la Fed habría enviado una señal de que está decidida a empujar la inflación hasta el nivel de 2 por ciento.

Lo anterior reconoce que la economía de Estados Unidos todavía se encuentra en una situación complicada de deflación. La razón es que todos los agentes siguen tratando de reducir sus pasivos. Los hogares, por ejemplo, buscan a toda costa reducir el sobrendeudamiento en hipotecas, tarjetas de crédito, préstamos de estudiantes, autos y hasta los tristemente célebres home equity loans, préstamos sobre la apreciación de bienes inmuebles. Como los salarios reales siguen estancados, el desapalancamiento se mantiene.

El proceso deflacionario aumenta el peso de la deuda en términos reales (es lo contrario del proceso de evaporación de deudas a través de la inflación). Ese aumento de la carga de la deuda conlleva una contracción de la demanda agregada. En el pasado, ésta creció a base de impulsos crediticios y burbujas y hoy esa fuente de crecimiento ya no funciona como antes. En síntesis, la demanda agregada no está repuntando como uno podría pensar al leer la prensa internacional de negocios.

En Europa se dice que las medidas adoptadas por el Banco Central Europeo (BCE) bajo la dirección de Mario Draghi son similares a la QE de la Fed. Pero la realidad es que la postura de Alemania sigue dominando el enfoque del BCE y hace que su acción sea todavía muy tímida (el BCE ha comprado activos por apenas unos 2 mil 500 millones de dólares).

Hoy seguimos en una depresión global. Estados Unidos no es la historia de recuperación que se quiere proyectar. Europa sigue entrampada en la crisis agravada por los programas de austeridad. Por su parte, China sigue albergando la burbuja crediticia más grande del mundo. Si sigue sin reventar es por la capacidad de los bancos para ocultar cifras y porque los inversionistas chinos carecen de otras opciones para optimizar su cartera de inversiones. Esa es una de las razones por las cuales los agentes chinos compran hoy grandes cantidades de oro y por la que siguen adquiriendo derivados financieros de muy dudosa calidad. Por cierto, esos derivados encuentran su camino de regreso al mercado de bienes raíces y retroalimentan el crecimiento de la burbuja que algún día tendrá que estallar.

Las dificultades que experimenta la economía global conducen a una pregunta de dimensiones históricas: ¿es viable el capitalismo dominado por el capital financiero?

Twitter: @anadaloficial

Artículo publicado en La Jornada

Categories: Attac Planet

Se prohíbe el cante y ganarle al PP

Wed, 05/11/2014 - 13:00

Juan Torres López – Consejo Científico de ATTAC España

Casi al mismo tiempo que la policía descubría otra trama criminal organizada por dirigentes del Partido Popular, su presidente en Andalucía, Juan Manuel Moreno, hacía unas declaraciones sorprendentes.

Según han informado los medios, Moreno dijo en una convención de candidatos celebrada en Jerez de la Frontera que el Partido Popular está “enderezando el rumbo que torcieron las políticas del PSOE”.

Es sorprendente esta afirmación porque lo que indican los datos es que si Mariano Rajoy, presidente del Gobierno, ha enmendado al PSOE ha sido a peor. En el primer semestre de este año, el PIB ha sido unos 10.000 millones de euros menor que el del primer semestre de 2011 y unos 8.000 millones menos que el segundo de aquel año, cuando el PP ganó las elecciones. El consumo de los hogares en el primer semestre de 2014 fue unos 14.000 millones de euros más bajo que el del segundo trimestre de 2011 y la inversión es ahora 18.000 millones menor que la de entonces.

En empleo, el fracaso de Rajoy (que prometió crear 3,5 millones de puestos de trabajo) es también estrepitoso: a finales del pasado mes septiembre había 430.000 parados más que en ese mismo mes de 2011 y 980.000 ocupados y 551.000 activos menos. Y en estos momentos la deuda pública española es unos 275.000 millones de euros mayor que la que había cuando José Luis Rodríguez Zapatero dejó el Gobierno. Por no hablar de cómo estaban entonces y ahora los servicios públicos, el crédito, la morosidad o las tasas de pobreza.

Pero si es sorprendente lo que entiende por enmendar el señor Moreno no lo es menos el concepto patrimonialista y totalitario que tiene de la democracia.

En ese acto con sus candidatos también señaló que la posibilidad de que ganen grupos distintos al PP es un “riesgo”, como si solo su partido estuviera legitimado para gobernarnos a los demás. Y para terminar de arreglarlo, Moreno se lamentó de que solo se busca “apartar al PP de las instituciones” y “derrotar al PP en los despachos”. Otras dos simplezas insultantemente impropias de alguien con sus aspiraciones políticas.

La primera porque, afortunadamente, hoy día solo puede quedar apartado de las instituciones en España quien carece de votos suficientes o se sitúa al margen de nuestras leyes. Y la segunda porque quien diga eso demuestra un desconocimiento total de nuestra historia reciente. Tan embebido en sus estudios de protocolo debió estar Moreno que no se enteró de que si algún partido ha tratado de acabar con otro en los despachos fue el PP, primero cuando gobernaba Felipe González y luego con Zapatero, al que incluso acusaron de cómplice de ETA con tal de acabar con él. Lo mismo que antes se prohibía el cante en los cafés, parece que Moreno quiere prohibir ahora que le ganen elecciones al Partido Popular.

Ganas de escribir

Categories: Attac Planet

Bolivia está cambiando

Wed, 05/11/2014 - 09:00

Ignacio Ramonet – Consejo Científico de ATTAC España

Para el viajero que vuelve a Bolivia varios años después y camina despacito por las empinadas calles de La Paz, ciudad encaramada entre barrancos escarpados a casi cuatro mil metros de altitud, los cambios saltan a la vista: ya no se ven personas mendigando ni vendedores informales pululando por las aceras. Se percibe que hay pleno empleo. La gente va mejor vestida, luce más sana. Y el aspecto general de la capital se ve más esmerado, más limpio, más verde y ajardinado. Se nota el auge de la construcción. Han surgido decenas de altos edificios llamativos y se han multiplicado los modernos centros comerciales, uno de los cuales posee el mayor complejo de cines (18 salas) de Sudamérica.

Pero lo más espectacular son los sensacionales teleféricos urbanos de tecnología (1) futurista que mantienen sobre la ciudad un permanente ballet de coloridas cabinas, elegantes y etéreas como pompas de jabón. Silenciosas y no contaminantes. Dos líneas funcionan ya, la roja y la amarilla; la tercera, la verde, se inaugurará en las próximas semanas, creando así una red interconectada de transporte por cable de once kilómetros, la más larga del mundo, que permitirá a decenas de miles de paceños ahorrarse un promedio de dos horas diarias de tiempo de transporte.

“Bolivia cambia. Evo cumple” afirman unos carteles en la calle. Y cada cual lo constata. El país es efectivamente otro. Muy distinto al de hace apenas un decenio, cuando estaba considerado “el más pobre de América Latina después de Haití”. En su mayoría corruptos y autoritarios, sus gobernantes se pasaban la vida implorando préstamos a los organismos financieros internacionales, a las principales potencias occidentales o a las organizaciones humanitarias mundiales. Mientras las grandes empresas mineras extranjeras saqueaban el subsuelo, pagándole al Estado regalías de miseria y prolongando el expolio colonial.

País relativamente poco poblado (unos diez millones de habitantes), Bolivia posee una superficie de más de un millón de kilómetros cuadrados (dos veces Francia). Sus entrañas rebosan de riquezas: plata (piénsese en Potosí…), oro, estaño, hierro, cobre, zinc, tungsteno, manganeso, etc. El Salar de Uyuni tiene la mayor reserva de potasio y litio del mundo, este último considerado la energía del futuro. Pero la principal fuente de ingresos hoy la constituye el sector de los hidrocarburos, con las segundas mayores reservas de gas natural de América del Sur, y petróleo, aunque en menor cantidad (unos 16 millones de barriles anuales).

El crecimiento económico de Bolivia en estos últimos nueve años, desde que gobierna Evo Morales, ha sido sensacional, con una tasa promedio del 5% anual… En 2013, el PIB llegó a crecer hasta el 6,8% (2), y en 2014 y 2015, según las previsiones del FMI, también será superior al 5%… El porcentaje más elevado de América Latina (3). Y todo ello con una inflación moderada y controlada, inferior al 6%.

El nivel de vida general se ha duplicado (4). El gasto público, a pesar de las importantes inversiones sociales, también está controlado; hasta el punto de que el saldo en cuenta corriente ofrece un resultado positivo con un superávit fiscal de 2,6% (en 2014) (5). Y aunque las exportaciones, principalmente de hidrocarburos y de productos de la minería, representan un papel importante en esta bonanza económica, es la demanda interna (+5,4%) la que constituye el principal motor del crecimiento. En fin, otro éxito inaudito de la gestión del ministro de Economía, Luis Arce: las reservas internacionales en divisas de Bolivia, con respecto al PIB, alcanzaron el 47% (6), situando a este país, por primera vez, a la cabeza de América Latina, muy por delante de Brasil, México o Argentina. Evo Morales ha señalado que, de país estructuralemente endeudado, Bolivia podría pasar a ser prestamista, y ha revelado que ya “cuatro Estados de la región”, sin precisar cuáles, se han dirigido a su Gobierno pidiéndole créditos…

En un país en el que más de la mitad de la población es originaria, Evo Morales es el primer indígena, en los últimos cinco siglos, que alcanzó, en enero de 2006, la presidencia del Estado. Y desde que asumió el poder, este presidente diferente desechó el “modelo neoliberal” y lo cambió por un nuevo “modelo económico social comunitario productivo”. Nacionalizó, a partir de mayo de 2006, los sectores estratégicos (hidrocarburos, minería, electricidad, recursos ambientales) generadores de excedentes e invirtió una parte de estos excedentes en los sectores generadores de empleo (industria, manufactura, artesanía, transporte, desarrollo agropecuario, vivienda, comercio, etc.). Y consagró otra parte de esos excedentes a la reducción de la pobreza mediante políticas sociales (enseñanza, sanidad), incrementos salariales (a los funcionarios y trabajadores del sector público), estímulos a la inclusión [bono Juancito Pinto (7), renta dignidad (8), bono Juana Azurduy (9)] y políticas de subvenciones.

Los resultados de la aplicación de este modelo se reflejan no solo en las cifras expuestas aquí arriba, sino en un dato bien explícito: más de un millón de bolivianos (o sea, el 10% de la población) han salido de la pobreza. La deuda pública, que representaba el 80% del PIB, se redujo a apenas el 33% del PIB. La tasa de desempleo (3,2%) es la más baja de América Latina, hasta tal punto que miles de bolivianos emigrados en España, Argentina o Chile empiezan a regresar, atraídos por la facilidad de empleo y el notable incremento del nivel de vida.

Además, Evo Morales ha emprendido la construcción de un verdadero Estado, hasta ahora más bien virtual. Hay que reconocer que la inmensa y torturada geografía boliviana (un tercio, altas montañas andinas, dos tercios, tierras bajas tropicales y amazónicas) así como la fractura cultural (36 naciones etno-lingüísticas) nunca facilitaron la integración y la unificación. Pero, lo que no se hizo en casi dos siglos, el presidente Morales está decidido a llevarlo a cabo acabando con la dislocación. Primero, promulgando una nueva Constitución, adoptada por referéndum, que establece por vez primera un “Estado plurinacional” y reconoce los derechos de las diferentes naciones que conviven en el territorio boliviano. Y luego lanzando una serie de ambiciosas obras públicas (carreteras, puentes, túneles) con el objetivo de conectar, articular, comunicar regiones dispersas para que todas ellas y sus habitantes se sientan parte de un todo común: Bolivia. Nunca se había hecho. Y por eso hubo tantas tentativas de secesión, separatismo y de fraccionamiento.

Hoy, con todos estos éxitos, los bolivianos se sienten –quizás por vez primera– orgullosos de serlo. Orgullosos de su cultura originaria y de sus lenguas vernáculas. Orgullosos de su moneda que cada día se valoriza más con respecto al dólar. Orgullosos de tener el crecimiento económico más alto y las reservas de divisas más importantes de América Latina. Orgullosos de sus realizaciones tecnológicas como esa red de teleféricos de última generación, o su satélite de telecomunicaciones Túpac Katari, o su canal de televisión pública Bolivia TV (10). Este canal, que dirige Gustavo Portocarrero, realizó, el 12 de octubre pasado, día de las elecciones presidenciales, una impactante demostración de su maestría tecnológica conectándose en directo –a lo largo de más de 24h ininterrumpidas– con sus enviados especiales en unas 40 ciudades en todo el mundo (Japón, China, Rusia, la India, Irán, Egipto, España, etc.) en las que votaban, por primera vez, los bolivianos residentes en el extranjero. Una proeza técnica y humana que pocos canales de televisión en el mundo serían capaces de realizar.

Todas estas hazañas –económicas, sociales, tecnológicas– explican en parte la rotunda victoria de Evo Morales y de su partido (Movimiento al Socialismo, MAS) en las elecciones del pasado 12 de octubre (11). Icono de la lucha de los pueblos indígenas y originarios de todo el mundo, Evo ha consiguido romper, con este nuevo triunfo, varios graves prejuicios. Demuestra que la gestión de gobierno no desgasta, y que después de nueve años en el poder, cuando se gobierna bien, se puede volver a ganar holgadamente. Demuestra, contrariamente a lo que afirman racistas y colonialistas, que “los indios” saben gobernar, y hasta pueden ser los mejores gobernantes que jamás haya tenido el país. Demuestra que, sin corrupción, con honestidad y eficiencia, el Estado puede ser un excelente administrador, y no –como lo pretenden los neoliberales– una calamidad sistemática. En fin, demuestra que la izquierda en el poder puede ser eficiente, que puede llevar a cabo políticas de inclusión y de redistribución de la riqueza sin poner en riesgo la estabilidad de la economía.

Pero esta gran victoria electoral también se explica por razones políticas. El presidente Evo Morales consiguió derrotar, ideológicamente, a sus principales adversarios reagrupados en el seno de la casta empresarial de la provincia de Santa Cruz, principal motor económico del país. Este grupo conservador que lo intentó todo contra el presidente, desde la tentativa de secesión hasta el golpe de Estado, ha acabado por rendirse y por sumarse en definitiva al proyecto presidencial, reconociendo que el país ha puesto rumbo hacia el desarrollo.

Es una victoria considerable que el vicepresidente Álvaro García Linera explica en estos términos: “Se logró integrar al oriente boliviano y unificar el país, gracias a la derrota política e ideológica de un núcleo político empresarial ultraconservador, racista y fascista, que conspiró por un golpe de Estado y trajo a gente armada para organizar una secesión del territorio oriental. En segundo lugar, estos nueve años han mostrado a las clases medias urbanas y sectores populares cruceños que tenían desconfianza, que hemos mejorado sus condiciones de vida, que respetamos lo construido en Santa Cruz y sus particularidades. Por supuesto, somos un Gobierno socialista, de izquierdas y dirigido por indígenas. Pero tenemos la voluntad de mejorar la vida de todos. Nos hemos enfrentado a las empresas petroleras extranjeras, igualmente a las de energía eléctrica, y las hemos golpeado para luego, con esos recursos, potenciar al país, fundamentalmente a los más pobres, pero sin afectar lo que poseen las clases medias o el sector empresarial. Por eso pudo realizarse un encuentro entre Gobierno y Santa Cruz muy fructífero. Nosotros no cambiamos de actitud, seguimos diciendo y haciendo lo mismo que hace nueve años. Los que han cambiado de actitud frente a nosotros son ellos. A partir de ahí empieza esta nueva etapa del proceso revolucionario boliviano, que es el de la irradiación territorial y la hegemonía ideológica y política. Ellos empiezan a entender que no somos sus enemigos, que si hacen economía sin meterse en política les va a ir bien. Pero si, como corporaciones, tratan de ocupar las estructuras del Estado y quieren combinar política con economía, les va a ir mal. Así como no puede haber militares que también tengan el control civil, político, porque ya tienen el control de las armas”.

En su despacho del Palacio Quemado, el ministro de Presidencia, Juan Ramón Quintana, me lo explica con una consigna: “Derrotar e integrar”. “No se trata –me dice– de vencer al adversario y de abandonarlo a su suerte, corriendo el riesgo de que se ponga a conspirar con su resentimiento de vencido y se lance a nuevas intentonas golpistas. Una vez derrotado, hay que incorporarlo, darle la oportunidad de sumarse al proyecto nacional en el que caben todos, a condición de que cada cual admita y acate que la dirección política, por decisión democrática de las urnas, la llevan Evo y el MAS”.

¿Y ahora? ¿Qué hacer con una victoria tan aplastante? “Tenemos un programa (12) –afirma tranquilo Juan Ramón Quintana– queremos erradicar la pobreza extrema, dar acceso universal a los servicios básicos, garantizar salud y educación de calidad para todos, desarrollar la ciencia, la tecnología y la economía del conocimiento, establecer una administración económica responsable, tener una gestión pública transparente y eficaz, diversificar nuestra producción, industrializar, alcanzar la soberanía alimentaria y agropecuaria, respetar a la Madre Tierra, avanzar hacia una mayor integración latinoamericana y con nuestros socios del Sur, integrar el Mercosur, y alcanzar nuestro objetivo histórico, cerrar nuestra herida abierta: recuperar nuestra soberanía marítima y la salida al mar” (13).

Por su parte, el presidente Morales ha expresado su deseo de que Bolivia se convierta en el “corazón energético de América del Sur” gracias a sus enormes potencialidades en energías renovables (hidroeléctrica, eólica, solar, geotérmica, biomasa) además de los hidrocarburos (petróleo y gas), lo que se completaría con la energía atómica civil producida por una central nuclear de próxima adquisición.

Bolivia cambia. Va para arriba. Y su prodigiosa metamorfosis aún no ha terminado de sorprender al mundo.

(1) La empresa constructora es la sociedad austríaca Doppelmayr-Garaventa.
(2) Léase Economía Plural, La Paz, abril de 2014.
(3) Léase Página Siete, La Paz, 12 de octubre de 2014.
(4) Entre 2005 y 2013, el PIB per capita creció más de dos veces (de 1.182 dólares a 2.757 dólares). Bolivia dejó de ser un “país de bajos ingresos” y fue declarado “país de ingresos medios”. Léase “Bolivia, una mirada a los logros más importantes del nuevo modelo económico”, en Economía Plural, La Paz, junio de 2014.
(5) El buen manejo de las finanzas públicas ha permitido a Bolivia situarse como el segundo país con mayor superávit fiscal de América Latina en los últimos ocho años.
(6) En cifras absolutas, las reservas internacionales de Bolivia son de unos 16.000 millones de dólares. El PIB, en 2013, fue de unos 31.000 millones de dólares.
(7) De una suma de 200 bolivianos anuales (23 euros), se entrega por cada alumno/a de primaria y secundaria, de la enseñanza pública, que haya seguido con asiduidad todos sus cursos. Su objetivo es luchar contra el abandono escolar.
(8) Una pensión que cobran todos los bolivianos a partir de los 60 años, incluso aquellos que nunca pudieron cotizar a una caja de pensiones.
(9) Una asistencia económica de 1.820 bolivianos (unos 215 euros) que se entrega a las mujeres embarazadas y por cada niño y niña de menos de 2 años, con la intención de disminuir los índices de mortalidad infantil y materna.
(10) http://www.mixbolivia.com/2013/08/ver-en-vivo-canal-bolivia-tv.html
(11) Léase Atilio Borón, “¿Por qué ganó Evo?”, América Latina en movimiento, ALAI, Quito, 13 de octubre de 2014.
(12) Agenda patriótica 2025: la ruta boliviana del vivir bien, En 2025 se cumple el bicentenario de la independencia y fundación de Bolivia.
(13) Bolivia ha recurrido al Tribunal Internacional de Justicia de La Haya. Léase El libro del mar, Ministerio de Relaciones Exteriores, La Paz, 2014.

Artículo publicado en Le Monde diplomatique en español

Categories: Attac Planet

Sopar de Germanor amb les Marxes de la Dignitat del País Valencià

Wed, 05/11/2014 - 07:06

1493235_550471695086478_2889470631680908033_nAmb la finalitat de donar a conèixer les pròximes mobilitzacions per a novembre (Marxes i setmana de lluita) convocades per les Marxes de la Dignitat, tant a el País Valencià com a nivell estatal, anem a organitzar un sopar de germanor divendres que ve 7 de novembre, en la Plaça de Patraix.

Anem a fer una gran paella, amb racions a preus populars, per a sufragar despeses i fer possible aquesta pròxima marxa, però si ho prefereixes, pots portar-te el teu sopar.

T’esperem el divendres a partir de les 21h! PA, TREBALL, SOSTRE I DIGNITAT! CONTRA LA CORRUPCIÓ!

__________________

Con el fin de dar a conocer las próximas movilizaciones para noviembre (Marchas y semana de lucha) convocadas por las Marchas de la Dignidad, tanto en el País Valenciano como a nivel estatal, vamos a organizar una cena de hermandad el próximo viernes 7 de noviembre, en la Plaza de Patraix.

Vamos a hacer una gran paella, con raciones a precios populares, para sufragar gastos y hacer posible esta próxima marcha, pero si lo prefieres, puedes llevarte tu cena.

Te esperamos el viernes a partir de las 21h! PAN, TRABAJO, TECHO Y DIGNIDAD! CONTRA LA CORRUPCIÓN!

 

https://www.facebook.com/events/1482007035422235

Categories: Attac Planet

Un acuerdo del que se habla muy poco: El TISA

Wed, 05/11/2014 - 07:00

Joana Ripoll – ATTAC Mallorca

El TISA es un acuerdo multilateral que están negociando en este momento 50 países: Australia, Canada, Chile, Taiwan, Colombia, Costa Rica, Hong Kong, Islandia, Israel, Japón, Lienchtenstein, México, Noruega, Nueva Zelanda, Pakistán, Panamá, Paraguay, Perú, Corea del Sur, Suiza, Turquía, Estados Unidos y Unión Europea.

TISA son las siglas en inglés de Acuerdo sobre Comercio de Servicios. El concepto servicios es una categoría muy amplia que incluye telecomunicaciones, educación a distancia, turismo, inversión extranjera directa (sucursal bancaria de un país en otro país, suministro de agua o energía por empresas transnacionales ), movimientos de personas (enfermeras, empleadas del hogar, ejecutivos), etc. O sea que, a espaldas de la ciudadanía (ya que las negociaciones son secretas), se esta negociando el futuro de los servicios que se pueden ofertar a los ciudadanos, entre ellos los públicos, sin que nosotros podamos intervenir para decidir según nuestros intereses.

Y aquí cabe la pregunta: ¿es lícito comercializar los servicios, sobre todo los servicios públicos?

Los servicios públicos tratan de satisfacer las necesidades sociales básicas de una manera asequible, universal y sobre una base no lucrativa. Los servicios públicos suelen ir acompañados de una reglamentación que establece las bases de cómo deben realizarse dichos servicios, atendiendo a criterios de calidad, seguridad, protección del medio ambiente, justicia, etc

Los acuerdos comerciales, por el contrario, promueven deliberadamente la comercialización y redefinen los servicios en función de su potencial para producir beneficios. A su vez, intervienen o bloquean las reglamentaciones de los Estados para ordenar estos servicios, con el fin de anteponer los intereses de los inversores y proveedores extranjeros de servicios por delante de los intereses de los ciudadanos.

Aunque es cierto que este tratado no obliga a privatizar, también es cierto que facilita la privatización y la comercialización de varias maneras:

1- Elevando los costes de la expansión de servicios existentes o creación de otros nuevos. Los inversores y los proveedores de servicios extranjeros deben ser compensados cuando un país crea nuevos servicios o expande los existentes.

2- Los inversores y proveedores extranjeros pueden amenazar con medidas de derecho mercantil cuando se proponen medidas de ampliación o creación de nuevos servicios. Esto supone que intereses estrictamente privados estarían influenciando y presionando a la hora de atender las necesidades de los ciudadanos en materia de servicios.

3- Con la cláusula llamada Disposición Obligatoria de Trinquete se hace muy difícil para futuros gobiernos invertir la situación y renacionalizar los servicios privatizados previamente, con lo cual la privatización se hace prácticamente irreversible.

Hay una serie de clausulas muy preocupantes en el TISA. Voy a referirme a algunas de ellas:

Los países negociadores se comprometen a igualar o superar el nivel mas alto de compromiso que hayan firmado anteriormente. Y por el principio del máximo común denominador se establece que los compromisos de todas las partes han de alcanzar el mas alto grado de compromiso que cualquiera de las partes.

Por otra parte, los Estados deben incluir en una lista (lista negativa) todos aquellos servicios que no quieren que sean privatizados. Cualquier servicio actual o futuro que no este en esta lista no estará protegido, por tanto puede ser privatizado. Esta disposición de enumerarlo o perderlo pone en riesgo los servicios públicos futuros y los que actualmente estuvieran en la lista de excluidos serían el objetivo de una próxima negociación.

En el texto del TISA se excluyen los servicios suministrados en ejercicio de facultades gubernamentales del ámbito del acuerdo. A primera vista parece que por aquí se podrían salvar los servicios públicos. Pero la definición de servicios suministrados en el ámbito de facultades gubernamentales es exactamente: todo servicio que no se suministre en condiciones comerciales ni en competencia con uno o varios proveedores de servicios. En la práctica, los servicios públicos se suministran de una forma mixta, con combinaciones complejas y a menudo cambiantes entre suministradores públicos, privados sin ánimo de lucro y privados con ánimo de lucro. Por tanto, los servicios públicos no quedarían excluidos automáticamente de las negociaciones, a no ser que se incluyeran en esta lista negativa.

4- Se garantiza la igualdad de trato. Todas las obligaciones de trato nacional se aplicarían automáticamente a todos los sectores públicos o privados, a no ser que se hubieran excluido. Esto implica que si en un sector existen servicios privados junto a servicios públicos (salud o educación) ambos tendrían derecho a las mismas subvenciones. Por ejemplo, si se establece una universidad de EEUU en España tendría derecho a las mismas subvenciones que recibe la universidad pública. Si un estado subvencionara la construcción de un hospital, ¿debería también subvencionar la clínica privada de las cercanías?

5- Mediante el mantenimiento del status quo, cualquier cambio o enmienda a una medida nacional tiene que ir en la dirección de mayor conformidad con el acuerdo.

6- Según la Disposición Obligatoria de Trinquete, quedarían congelados los niveles de liberalización en todos los ámbitos. Esto significa que no hay marcha atrás. Las remunicipalizaciones o nacionalizaciones serán imposibles.

7- En cuanto a la reglamentación nacional, con el TISA las empresas transnacionales podrían cuestionar las reglamentaciones nacionales nuevas o las que les resultaran costosas, incluso aunque se tratara a los proveedores extranjeros en las mismas condiciones que a los proveedores nacionales.

Esto afectaría a prescripciones y procedimientos en materia de títulos de aptitud, normas técnicas (es decir, las características técnicas de un servicio y normas según las cuales el servicio debe realizarse) o prescripciones en materia de licencias (licencias profesionales, concesión de permisos a empresas para realizar un servicio como Centros de cuidados de salud, laboratorios, acreditación universitaria y escolar, licencias de radiodifusión, instalaciones de eliminación de desechos, centrales eléctricas, etc.).

8- El TISA pretende interferir con la autoridad reguladora de los servicios, de manera que las reglamentaciones que existan en los Estados o que se aprueben no sean más laboriosas de lo necesario para conseguir los objetivos perseguidos. Y ¿cuáles son los objetivos perseguidos? No son cubrir las necesidades de los ciudadanos, ofrecer garantías de calidad y seguridad, sino obtener los máximos beneficios para los inversores y empresas.

9- Pero esto no queda aquí. Si las empresas transnacionales no están de acuerdo, tienen todavía una carta más a su favor. Existirá un Grupo especial de solución de diferencias que puede cuestionar y supervisar estas reglamentaciones establecidas por los Estados.

Por otra parte, EEUU está muy interesado que se incluya también el famoso ISDS que obliga a los Estados a compensar a las grandes empresas transnacionales si a través de leyes o normativas perjudican sus intereses actuales y futuros. Esto puede afectar a la calidad del agua, a las normas de seguridad en servicios de eliminación de sustancias tóxicas, en la calidad de servicios de salud, en la normativa urbanística, protección del territorio, etc

El TISA también se atribuye facultades para comercializar con el tráfico de personas, sin que estén incluidas en la negociación normas laborales ni protección de los derechos del trabajador, y los flujos transfronterizos de datos, dejando sin efecto la ley de protección de datos que rige en Europa.

Otro aspecto de crucial importancia es el intento de comercializar los servicios financieros, impidiendo mayores regulaciones, lo que nos podría llevar fácilmente a una nueva crisis financiera.

Como conclusión, quiero dejar claro que los servicios públicos son nuestros, de todos los ciudadanos, los que nos han precedido, nosotros mismos y los que vendrán después, que a través de muchas luchas y dedicando muchos esfuerzos los hemos instaurado, desarrollado, mejorado y mantenido con nuestros impuestos. No puede ser que a través de mecanismos totalmente antidemocráticos y secretos, este capitalismo feroz, al que pretenden someternos, nos los robe. Es urgente y necesario que todos, en la medida de nuestras posibilidades, nos convirtamos en portavoces y activistas, para que este Acuerdo no se llegue nunca a firmar. Queda mucho por hacer. Y todos los esfuerzos suman.

Desde participar en la plataformas contra el TTIP que se han constituido en muchas ciudades, a difundir información, recoger firmas, colaborar en actos contra los tratados. Todo suma.

Apelo a todos vosotros en esta tarea. Porque podemos ganar, otras veces se ha logrado con otros acuerdos. Podemos ganar si logramos que una gran parte de la ciudadanía conozca lo que se está negociando a nuestras espaldas.

Porque la lucha esta muy clara: O ellos o nosotros.

Categories: Attac Planet

Comunicado de ATTAC Andalucía ante los procesos confluyentes

Tue, 04/11/2014 - 13:02

attac2-e1413756404821ATTAC es una asociación completamente apartidista, por lo que no pedimos el voto para ninguna opción electoral concreta. Sin embargo, desde ATTAC siempre hemos apostado por la unidad de acción de las fuerzas populares, ciudadanas, sindicales y políticas contra el orden neoliberal. Por ello, saludamos cualquier proceso de confluencia que se proponga aglutinar a las mayorías sociales para combatir la hegemonía neoliberal, siempre que esté de acuerdo con nuestra declaración de principios como asociación: redistribución de la riqueza, máximo empoderamiento ciudadano, democracia participativa, igualdad de género y fomento de una economía solidaria, sostenible y que promueva la libertad y la cohesión social. En este esfuerzo, nuestra asociación colaborará siempre que nuestra ayuda sea requerida, tal y como hemos hecho siempre con todo tipo de partidos, sindicatos y movimientos.

19 de octubre de 2014

http://www.attacandalucia.org/comunicado-de-attac-andalucia-ante-los-procesos-confluyentes

Categories: Attac Planet

Comunicado de ATTAC Andalucía ante los procesos confluyentes

Tue, 04/11/2014 - 13:02

attac2-e1413756404821ATTAC es una asociación completamente apartidista, por lo que no pedimos el voto para ninguna opción electoral concreta. Sin embargo, desde ATTAC siempre hemos apostado por la unidad de acción de las fuerzas populares, ciudadanas, sindicales y políticas contra el orden neoliberal. Por ello, saludamos cualquier proceso de confluencia que se proponga aglutinar a las mayorías sociales para combatir la hegemonía neoliberal, siempre que esté de acuerdo con nuestra declaración de principios como asociación: redistribución de la riqueza, máximo empoderamiento ciudadano, democracia participativa, igualdad de género y fomento de una economía solidaria, sostenible y que promueva la libertad y la cohesión social. En este esfuerzo, nuestra asociación colaborará siempre que nuestra ayuda sea requerida, tal y como hemos hecho siempre con todo tipo de partidos, sindicatos y movimientos.

19 de octubre de 2014

http://www.attacandalucia.org/comunicado-de-attac-andalucia-ante-los-procesos-confluyentes

Categories: Attac Planet

Una banca privada adicta al dinero público fácil

Tue, 04/11/2014 - 13:00

Xavier Caño Tamayo - ATTAC Madrid

Si la banca privada no da créditos y solo se beneficia a sí misma, ¿para qué queremos la banca privada? ¿En que beneficia a la ciudadanía, a la gente común (inmensa mayoría), que la banca española haya superado los dichosos test de solvencia, llamados de estrés? Claro que han superado esos test porque, además del ingente rescate bancario con cientos de millones de euros de los últimos años, les han tolerado maquillar sus balances con ocultaciones, trampas y dispensas contables más ayudas normativas que les han consentido registrar beneficios sin reflejar su verdadera situación patrimonial que no es nada boyante por cierto. Y sin contar las pérdidas reales.

¿Cómo no superar los test tras las inyecciones de liquidez, aportaciones de capital, garantías, ahorro de impuestos y avales más los préstamos del Banco Central Europeo que elevan entre todo las ayudas públicas a la banca española a 1,4 billones de euros?

Se han superado los test, pero el crédito no fluye. Lo reconoce el propio FMI que, tras haber estudiado 300 grandes bancos de economías avanzadas, diagnostica que “las entidades financieras no tienen músculo financiero suficiente para apoyar la reactivación”. ¿Cuánto dinero público más necesitan para lograr la musculatura necesaria? Y, entre esos trescientos, están los bancos españoles. Todos dependientes de las ayudas públicas o se hubieran hundido hace tiempo.

Lo ha contado Marco Antonio Moreno, especialista en el mundo financiero: “El sistema financiero se ha vuelto dependiente de las inyecciones de dinero barato. Y si alguien como Janet Yellen (presidenta de la Reserva Federal de Estados Unidos, el banco central estadounidense) dice que el dinero barato llegará a su fin, el pánico inunda las bolsas. Porque lo cierto es que no se puede esperar nada más de una banca adicta al dinero barato, que se le dio para la reactivar la economía y que utiliza para especular más”.

Así es, el dinero que presta baratísimo el Banco Central Europeo sirve para comprar bonos de deuda pública para ganar 6 veces lo invertido. Sólo por mover el dinero del BCE a las arcas estatales. Es la cruda realidad de la banca española. Una banca inútil que solo trabaja para sí. Pero lo cierto es que se necesita dinero real, no apuntes contables ni activos diferidos. Verdadero dinero real, porque la economía real se estanca por falta de demanda y por ausencia de crédito.

Y, para más inri, la banca española, tras superar los test inútilmente (porque el crédito brilla por su ausencia), aún pedirá 18.000 millones de euros más en la barra libre de liquidez del BCE de diciembre, a tipos muy baratos por supuesto. En la barra libre de hace unos meses, Banco Santander, BBVA, Caixabank, Banco Popular y Bankia consiguieron 15.000 millones de euros entre todos. El cuento de nunca acabar.

Los bancos españoles son yonquis financieros, adictos al dinero público fácil pero, si las ayudas que devoran sin cesar son públicas y ellos no dan el crédito necesario porque su situación patrimonial que es de pena, a pesar de los test, no lo permite, ¿por qué continuar ayudándolos? ¿No sería mejor comprobar ya que, por grandes que sean, es mejor dejarlos caer? Porque el principio o mantra too big to fail, “demasiado grandes para dejarlos caer”, ha sido y es un engaño para que los bancos grandes se comieran a los pequeños.

El economista y profesor Juan Torres ha recordado que “las ayudas a los bancos que provocaron la crisis ni siquiera han limpiado sus balances y el FMI ha señalado que solo en Europa los bancos acumulan 800.000 millones de euros en activos tóxicos, lo que puede provocar nuevas quiebras en un futuro inmediato”. El problema continúa ahí. En realidad, las ayudas públicas a la banca han servido para hacer aún más fuertes a los bancos fuertes. Pero empresas y familias continúan sin poder financiarse. Y la economía no arranca. ¿No hubiera sido más barato y eficaz haber adquirido la banca privada quebrada, en vez de sanearla para privatizarla, y construir un nuevo sistema financiero público al servicio de la economía real?

Periodista y escritor
Twitter: @xcanotamayo
Xacata

Fuente: Centro de Colaboraciones Solidarias (CCS), España.

Categories: Attac Planet

Una banca privada adicta al dinero público fácil

Tue, 04/11/2014 - 13:00

Xavier Caño Tamayo - ATTAC Madrid

Si la banca privada no da créditos y solo se beneficia a sí misma, ¿para qué queremos la banca privada? ¿En que beneficia a la ciudadanía, a la gente común (inmensa mayoría), que la banca española haya superado los dichosos test de solvencia, llamados de estrés? Claro que han superado esos test porque, además del ingente rescate bancario con cientos de millones de euros de los últimos años, les han tolerado maquillar sus balances con ocultaciones, trampas y dispensas contables más ayudas normativas que les han consentido registrar beneficios sin reflejar su verdadera situación patrimonial que no es nada boyante por cierto. Y sin contar las pérdidas reales.

¿Cómo no superar los test tras las inyecciones de liquidez, aportaciones de capital, garantías, ahorro de impuestos y avales más los préstamos del Banco Central Europeo que elevan entre todo las ayudas públicas a la banca española a 1,4 billones de euros?

Se han superado los test, pero el crédito no fluye. Lo reconoce el propio FMI que, tras haber estudiado 300 grandes bancos de economías avanzadas, diagnostica que “las entidades financieras no tienen músculo financiero suficiente para apoyar la reactivación”. ¿Cuánto dinero público más necesitan para lograr la musculatura necesaria? Y, entre esos trescientos, están los bancos españoles. Todos dependientes de las ayudas públicas o se hubieran hundido hace tiempo.

Lo ha contado Marco Antonio Moreno, especialista en el mundo financiero: “El sistema financiero se ha vuelto dependiente de las inyecciones de dinero barato. Y si alguien como Janet Yellen (presidenta de la Reserva Federal de Estados Unidos, el banco central estadounidense) dice que el dinero barato llegará a su fin, el pánico inunda las bolsas. Porque lo cierto es que no se puede esperar nada más de una banca adicta al dinero barato, que se le dio para la reactivar la economía y que utiliza para especular más”.

Así es, el dinero que presta baratísimo el Banco Central Europeo sirve para comprar bonos de deuda pública para ganar 6 veces lo invertido. Sólo por mover el dinero del BCE a las arcas estatales. Es la cruda realidad de la banca española. Una banca inútil que solo trabaja para sí. Pero lo cierto es que se necesita dinero real, no apuntes contables ni activos diferidos. Verdadero dinero real, porque la economía real se estanca por falta de demanda y por ausencia de crédito.

Y, para más inri, la banca española, tras superar los test inútilmente (porque el crédito brilla por su ausencia), aún pedirá 18.000 millones de euros más en la barra libre de liquidez del BCE de diciembre, a tipos muy baratos por supuesto. En la barra libre de hace unos meses, Banco Santander, BBVA, Caixabank, Banco Popular y Bankia consiguieron 15.000 millones de euros entre todos. El cuento de nunca acabar.

Los bancos españoles son yonquis financieros, adictos al dinero público fácil pero, si las ayudas que devoran sin cesar son públicas y ellos no dan el crédito necesario porque su situación patrimonial que es de pena, a pesar de los test, no lo permite, ¿por qué continuar ayudándolos? ¿No sería mejor comprobar ya que, por grandes que sean, es mejor dejarlos caer? Porque el principio o mantra too big to fail, “demasiado grandes para dejarlos caer”, ha sido y es un engaño para que los bancos grandes se comieran a los pequeños.

El economista y profesor Juan Torres ha recordado que “las ayudas a los bancos que provocaron la crisis ni siquiera han limpiado sus balances y el FMI ha señalado que solo en Europa los bancos acumulan 800.000 millones de euros en activos tóxicos, lo que puede provocar nuevas quiebras en un futuro inmediato”. El problema continúa ahí. En realidad, las ayudas públicas a la banca han servido para hacer aún más fuertes a los bancos fuertes. Pero empresas y familias continúan sin poder financiarse. Y la economía no arranca. ¿No hubiera sido más barato y eficaz haber adquirido la banca privada quebrada, en vez de sanearla para privatizarla, y construir un nuevo sistema financiero público al servicio de la economía real?

Periodista y escritor
Twitter: @xcanotamayo
Xacata

Fuente: Centro de Colaboraciones Solidarias (CCS), España.

Categories: Attac Planet

Del eje Derecha-Izquierda al eje Élite-Ciudadanía, como vertebrador de la transformación social

Tue, 04/11/2014 - 09:00

Txema Hurtado – ATTAC Andalucía

El capitalismo es hoy disfuncional

CAPITALISMComo expone el manifiesto Última Llamada el nivel de producción y consumo de nuestra sociedad se ha conseguido a costa de agotar los recursos naturales y energéticos y romper los equilibrios ecológicos de la Tierra. Este asunto, tan invisible para nuestra sociedad como el patriarcado en los 70, no por ello deja de estar muy presente en nuestras vidas y es la causa profunda de la degeneración del sistema socio-económico bajo el que vivimos, el capitalismo, y de un más que probable colapso civilizatorio, si no lo ponemos fin.

Las élites del capitalismo, enfrentadas al problema de no poder seguir creciendo (y todas sus derivadas, entre las que destaca una deuda pública y privada impagable), en una huída suicida hacia adelante, decidieron ya en el siglo pasado, privatizar y mercantilizar todo producto o servicio (con el fin de incrementar la economía real) y desmaterializar la generación de ganancias a través de la creación de derivados financieros con cada vez mayor apalancamiento, en lo que se llamó neoliberalismo.

Estas decisiones cortoplacistas, que solo buscan incrementar la acumulación de riqueza en sus manos, han tenido un efecto perverso sobre el capitalismo, que se ha convertido en un sistema socio-económico disfuncional. Ya no es solo que la base de la socialdemocracia y del estado de bienestar (la teoría del chorreo) haya desaparecido, sino que ahora las migajas van de abajo a arriba, empobreciendo cada vez más a mayores capas de la sociedad.

En el capitalismo actual, el virtual mundo financiero es más de 10 veces mayor que el mundo de la economía real y genera ganancias muy superiores a 10 veces los lucros del negocio privado de producción, distribución y venta de productos y servicios. Los ahorros, en consecuencia, no se dirigen como antes a la inversión, si no a la especulación y al casino financiero. La economía real se ha convertido en un mero instrumento necesario para mantener sobre ella la creación de instrumentos financieros de derivados. La empresa multinacional, ya no forma la cúpula dominadora del sistema que hablaba Galbraith, es un simple objeto “desgraciadamente” imprescindible para el sistema de acumulación de riqueza, por ello controlado y dependiente de la economía financiera.

Las políticas neocon han llevado a la concentración de la economía real mundial en muy pocas empresas transnacionales por sector. Esto ha posibilitado el abuso de poder en los mercados, cuando no la concertación de los mismos mediante acuerdos de los agentes de la oferta, desapareciendo cualquier vestigio de libre mercado en el que se basa la teoría capitalista.

Otro efectos derivados de esta concentración empresarial es la desaparición del capitalista como persona física, al ser sustituida la propiedad por brókeres que manejan los ahorros en planes de pensiones y fondos de inversión, en su mayoría procedentes de lxs trabajadorxs, lo que ha dejado la alta dirección de estas multinacionales en manos de gestores cuya obsesión para “sobrevivir” es venderse a lxs brókeres en las plazas cada trimestre, asegurándoles el beneficio que piden, aunque para ello hayan recurrido a explotar las vacas gordas del siglo XX hasta dejarlas escuálidas, de forma que estas empresas solo se sostienen a través de la manipulación de los mercados, la ingeniería contable, las subvenciones públicas encubiertas, la externalización de costes y la elusión fiscal tolerada.

En este entorno no nos puede extrañar que no se realicen inversiones cuyo retorno no sea inmediatoy por encima de la tasa de beneficio requerida por la propiedad. Que la cultura empresarial, se haya convertido en la del pelotazo y los desmesurados bonus.

También es consecuencia de este estado de las cosas la desaparición de otro de los grandes pilares del capitalismo, el beneficio como remuneración del riesgo de capital. Los beneficios hoy son independientes del riesgo asumido y se privatizan, mientras se socializan las pérdidas (demasiado grande para caer) que esta forma de funcionar periódicamente produce, acentuada por la continuacreación de burbujas económicas, su inevitable pinchado y la inevitable crisis de alcance mundial, dada la interrelación (globalización) que la práctica neocon ha impuesto a todos los países.

A la vez que se procede a la concentración, se externaliza de la actividad de la multinacional, toda actividad, producción o servicio que no forme parte del “core business” y, por otro lado, se concentra la compra a proveedores. Esto ha llevado a que las pymes y los autónomos estén sobreexplotados por las grandes empresas, actuando a su vez de sobreexplotadores con su personal y precarizándolo cada vez más.

En consecuencia y como era de esperar, el capitalismo actual ha concentrado la riqueza a niveles absurdos (hoy la mitad de la riqueza mundial en manos de 85 familias y creciendo) y ha generado unadesigualdad nunca vista, con bolsas de pobreza in crescendo (el 36,3% de nuestros niños viven en la pobreza).

En estas condiciones, el capitalismo actual explota a trabajadorxs por cuenta ajena, a autónomxs y a la mayoría de lxs pequeñxs empresarixs. ¿Quién se queda fuera? Las grandes élites, ese 1% cada vez más concentrado, y los que desean pertenecer a las grandes élites y trabajan para ellas con esa esperanza (ejecutivos a su servicio, casta política y sindical, alto funcionariado corrupto, etc.).

Como muy bien expresa Warren Buffet, la clásica lucha de clases entre burguesía y proletariado ha sido perdida por la clase obrera por goleada, pero lejos de debilitarla, ha dado lugar a una lucha del 90% de la población, cada vez más precarizada (ya alcanza a las clases medias), contra el 10% que componen quienes acumulan toda la riqueza y quienes les sirven.

El discurso de izquierdas

¿En estas condiciones, sigue siendo válido dividir a la población entre izquierdas y derechas? Veámoslo.

Parto de la definición de izquierda que más me gusta, la de Frei Betto: “Ser de izquierda es optar por lxs pobres, indignarse ante la exclusión social, inconformarse con toda forma de injusticia o considerar una aberración la desigualdad social”.

Debido a esta disfuncionalidad del capitalismo, esta definición incluye hoy a muchas personas que tradicionalmente se consideran, o consideraban hasta ahora, de centro o de derecha, como, por ejemplo en nuestro país, a muchas de las comunidades cristianas de base que sufren con la pobreza de sus semejantes, a muchos que se consideraban conservadores por los valores clásicos asociados (el esfuerzo recompensado vía mérito) y que ya se han dado cuenta que esto hace tiempo que no es así, etc.

Dentro de la izquierda, yo me encuentro cómodo en la izquierda emancipadora y transformadora, es decir, aquella que, no sólo se indigna e intenta paliar los sufrimientos de lxs más débiles, sino que ademáslucha activamente por la transformación de este mundo en un nuevo mundo, donde desaparezcan los sistemas de dominación actuales …

sistemas-de-dominacion-vs-buen-vivir2

… y sean sustituidos por un sistema de iguales, participado y controlado por la ciudadanía y cuyo objetivo máximo no sea el lucro, sino el bienestar social en armonía con la naturaleza (el buen vivir o el vivir bien); bienestar social que podríamos descomponer en tres elementos básicos: riqueza en bienes, riqueza en tiempo y riqueza relacional.

Riqueza en bienes y servicios que garanticen una vida digna para todas las personas sin exclusión alguna. Riqueza en tiempo para dedicar más a las actividades “no productivas” y a las actividades “invisibilizadas y feminizadas” (los cuidados de la vida que la hacen posible y sostenible), que a las productivas. Riqueza relacional porque cumplidas las dos anteriores, es la única capaz de generar felicidad en el ser humano.

Cambiando el eje de transformación

Bien, pues desde la izquierda emancipadora y transformadora defiendo que, en estos nuevos tiempos que abrió el 15M al posibilitar que la ciudadanía se empodere y emerja como actor político directoy en el entorno de capitalismo disfuncional que vivimos, hay que integrar en la lucha a todas las personas, considérense en su interior de izquierda, centro o derecha, que participen de esa definición de Frei Betto y estén dispuestas a trabajar y colaborar por ese nuevo mundo.

Desde la izquierda emancipadora y transformadora, sin renunciar a lo que define a cada cual,debemos generar un discurso o relato integrador, que será el único que nos permita realizar esecambio radical a un nuevo mundo donde hayamos superado los sistemas de dominación actuales.

Centrar el discurso en mi parcela o parcelita ideológica, es mirarse al ombligo, está muy bien para las reuniones entre compañerxs, para el ego y la autoafirmación y para el disfrute del cerveceo, pero es incompatible con el discurso integrador, va en la dirección contraria, aleja a muchxs compañerxs de lucha que son imprescindibles para vencer y, en consecuencia, coopera en el mantenimiento de los sistemas de dominación, al impedir la transformación social que hoy es potencialmente posible y realizable, como nunca fue, debido a la disfuncionalidad del sistema capitalista y al empoderamiento ciudadano.

Hoy no podemos permitirnos el lujo de centrar el debate entre izquierdas y derechas, conceptos por otro lado muy manidos y desvirtuados por su mal uso. Debemos centrarnos en unir bajo un mismo discurso integrador a todxs aquellxs que deseen un mundo distinto, justo y sostenible en lo social y en lo ecológico.

Categories: Attac Planet