Skip navigation

News from Attac Spain

Syndicate content
Justicia económica global
Updated: 3 hours 9 min ago

Maniobras en la oscuridad, el TTIP

Sun, 22/06/2014 - 07:00

Lourdes Lucía – ATTAC Madrid

Gracias a algunas filtraciones han salido a luz las negociaciones clandestinas que se están desarrollando entre Estados Unidos y la Unión Europea para establecer un acuerdo de comercio e inversión entre ambas zonas del mundo. Una zona comercial de 800 millones de personas, que pueda hacer frente a la ascendencia de países emergentes, especialmente de China.

Cuando se conoce el contenido de estas conversaciones no extraña la opacidad con la que se está realizando la negociación, ya que en caso de que llegue a aprobarse, este Tratado traerá gravísimas consecuencias económicas, sociales y políticas para los habitantes de estas dos zonas del mundo, y también para el resto de la población mundial. Por eso han preferido la oscuridad. Pero la oportuna y legítima revelación de estos planes ha contribuido a desarrollar una amplia oposición en Europa y Estados Unidos y, afortunadamente, han comenzado a celebrarse actos, publicarse artículos, organizar mesas redondas, etc., para informar a la población de lo que se avecina si antes no le ponemos remedio.

Esto es precisamente lo que organizó el pasado 17 de junio la organización Espacios Europeos en el centro Internacional de Prensa en Madrid.

Durante todo el día, debatieron representantes de movimientos sociales como Attac, la Mesa por la Defensa de la Sanidad Pública, la Plataforma por una Banca Pública, Economía del Bien Común y Éxodo.org, formaciones como IU y Podemos, así como periodistas y representantes de Espacios Europeos.

¿Qué es el TTIP?
Lo que se conoce como TTIP (siglas en inglés), el Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones entre UE-USA es un Tratado de libre comercio que se negocia entre Estados Unidos y la Unión Europea en total secreto desde julio de 2013. Tiene varios antecedentes, quizás el más similar fuera el AMI (Acuerdo Multilateral de Inversiones), que no llegó a aprobarse.

Este Tratado, que se quiere aprobar en 2015 y requiere la aprobación del Parlamento Europeo y la ratificación de los Parlamentos de los países cuyas Constituciones así lo establecen, se propone eliminar las normas reguladoras y las barreras reglamentarias que reducen los beneficios de las grandes corporaciones transnacionales, crear un mercado libre para los inversores en Estados Unidos y la Unión Europea y dar a las grandes empresas transnacionales todo el poder, incluso por encima del poder de los Estados.

Los negociadores son miembros de la Comisión Europea y del Departamento Comercio de EE.UU. Y uno de sus primeros objetivos fue: “Bloquear el acceso público a todos los documentos”. Pero también intervienen en las negociaciones los lobbies o grupos de presión de las grandes compañías, que vienen presionando desde 1995 para que se produzca un acuerdo de este tipo. Y que desde hace años vienen manteniendo reuniones de alto nivel en secreto. Uno de los objetivos es, además, la creación de un Consejo de Compensación Regulatoria que daría a las empresas el poder de escoger y eliminar las normativas, recibir notificación de las nuevas propuestas de normativas antes de que sean aprobadas y la potestad de eliminar las restricciones que piensen que les pueden perjudicar.

SAM_4767

Con motivo de la Cumbre UE-EE.UU. y la visita del presidente estadounidense, Barack Obama, a Bruselas, organizaciones sociales expresan su rechazo a las negociaciones del Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP).

 

Consecuencias del Tratado para los derechos de los trabajadores y los derechos ciudadanos.

Bajo la excusa de “armonizar” las normas estadounidenses y europeas, lo que se pretende es relajar o eliminar las normas que pueden suponer una restricción o barrera para la libre inversión de las grandes empresas. Por ejemplo, en Estados Unidos, tras la crisis, se estableció la llamada regla Vocker, similar a la Ley Glass-Steagall (establecida en 1933 tras la crisis de 1929 y abolida por la Administración Clinton en 1999), que regula actividad de la banca comercial o de depósito: esta norma o regla prohíbe la comercialización de productos derivados tóxicos, limita los bancos too big to fail (demasiados grandes para dejarlo caer y que, por tanto, hay que rescatar con dinero público) y establece algunas regulaciones a las transacciones financieras. En Europa esta regulación no existe y los lobbies de la City y el Gobierno alemán en nombre del sector bancario están presionando para eliminar la normativa estadounidense y suprimir cualquier tipo de restricción o regulación a la actividad de la banca financiera o de inversiones.

En cuanto al comercio y al consumo, en Europa rige el principio de cautela o de precaución (un producto antes de llegar a los consumidores tiene que demostrar que no contiene ingredientes tóxicos o lesivos para la salud). En Estados Unidos la norma es la contraria, si un producto es nocivo o tóxico, entonces el consumidor puede pedir responsabilidades. Si se aprueba el TTIP, podrán llegar a los supermercados europeos infinidad de productos alimenticios que, por ejemplo, contienen ingredientes genéticamente modificados, hoy prohibidos en nuestro continente. La legislación sobre consumo europea es mucho más garantista que la estadounidense.

Otro ámbito al que afectará muy negativamente este tratado es el mundo del trabajo, ya que el TPI representa una amenaza para el empleo y los derechos de los trabajadores, favorece la deslocalización y relaja las normativas laborales. Estados Unidos solo ha ratificado dos de las ocho normas fundamentales de la OIT. La armonización se hará sobre el mínimo común denominador, lo más perjudicial para los trabajadores y más beneficioso para las empresas. Restringe el derecho de sindicación y de huelga. Y por si fuera poco, cualquier reforma futura encaminada a mejorar las condiciones de empleo podrá ser objeto de demandas de indemnización por parte de las empresas.

Los derechos medioambientales están también amenazados, La propia CE advierte que “puede haber riesgos para los recursos naturales y la conservación de la biodiversidad”; otros derechos, como el de libre circulación de las personas, el derecho a la información o al respeto a la privacidad se verán afectando, pero sobre todo entran en juego los servicios públicos, que serán víctimas de una feroz privatización. La educación, la sanidad, el transporte, las pensiones… todo será objeto de negocio para las grandes empresas. Y donde antes había becas ahora habrá créditos, donde había pensiones públicas habrá fondos privados y la cobertura sanitaria pública se convertirá en seguros privados. ¿Y quién hará negocio con estos servicios? Lo estamos viendo ya: los fondos buitre, los grandes bancos y las grandes empresas (por otra parte, todos ligados entre sí). Pero lo más alarmante es que en lugar de negociar qué servicios públicos se propondrán para ser privatizados, se ha optado por hacer una lista negativa, es decir, el principio es que todos los servicios públicos son privatizables y si se quiere que alguno no entre en la lista, hay que decirlo expresamente.

Pero con la gravedad que tiene todo lo dicho, lo peor es la pretensión de instaurar el el, Investor State Dispute Settlement (ISDS) Mecanismo de Resolución de Conflictos entre inversores y Estados. que permitirá a las grandes corporaciones y empresas denunciar a los gobiernos locales, regionales y estatales cuando consideren que una norma emitida por cualquiera de ellos puede restringir o limitar sus ganancias presentes o futuras. Habrá tribunales especiales, formados por tres abogados privados, al margen de cualquier tribunal estatal o internacional, y al que solo podrán recurrir los inversores. Sus fallos serán inapelables. Esta posibilidad de reclamación de las empresas no es nueva, existe desde hace años y empresas como Philip Morris, Occidental Petroleum o Vattenfall, han emprendido pleitos contra Gobiernos reclamando indemnizaciones por haber aprobado normas que perjudicaban sus intereses, pero ahora se trata de instaurar este Mecanismo como principio.

Esta aberración jurídica antidemocrática ha sido denunciada por profesionales del Derecho, pero en las negociaciones del Tratado sigue adelante el intento de establecerla legalmente.

Aunque no hay espacio en este artículo, no podemos dejar de mencionar los graves perjuicios que el TPI tendrá para los agricultores y consumidores de América Latina y África, que se verán arruinados al no poder exportar sus productos.

Estas son unas pinceladas de lo que se está orquestando en la oscuridad. Y si lo conocemos es gracias a movimientos ecologistas y sociales, organizaciones sindicales y a organizaciones como Attac, que están desarrollando una amplia campaña de denuncia e información. Algo que deberían los medios de comunicación, ya que está en juego nada menos que nuestro futuro.

Lourdes Lucía es editora

Artículo publicado en La Lamentable

Categories: Attac Planet

Sobre los privilegios inaceptables de los inversores en el TTIP

Sat, 21/06/2014 - 18:31

¡NO AL TTIP! PARTICIPA EN LA CONSULTA Y MOVILÍZATE CONTRA LOS PRIVILEGIOS DE LOS INVERSORES

Como ya sabéis la Comisión Europea ha lanzado lo que denomina una consulta pública sobre el ISDS, el mecanismo de solución de controversias entre inversores  y estados incluido en las negociaciones del TTIP que otorga a las empresas un poder sin precedentes.

La consulta está abierta hasta el 6 de julio. Está claro que la Comisión Europea no pretende contar realmente con la opinión pública si no que se trata de  una operación de lavado de imagen  para justificar la concesión de privilegios inaceptables e innecesarios a los inversores extranjeros.

En primer lugar la consulta no incluye la pregunta imprescindible sobre el ISDS ¿sí o no al ISDS? Los participantes no tienen la opción de decir simplemente NO a este mecanismo injusto.  En segundo lugar la consulta es un documento muy extenso de 44 páginas, con preguntas muy técnicas y difíciles de contestar para cualquiera que no sea especialista en inversiones.

Queremos  garantizar que la Comisión no va a manipular la consulta y proclamar que la ciudadanía está de acuerdo con el ISDS. Por eso tenemos que decir alto y claro que NO queremos conceder a los inversores este poder, debemos informar a más gente sobre lo dañino que es este sistema y las verdaderas intenciones de la consulta.

Por este motivo AK Europa, ÖGB Europabüro y Amigos de la Tierra Europa han desarrollado una herramienta online  que  permite responder individualmente a la consulta con solo unos clicks.

La herramienta está ya disponible en la web www.no2isds.eu hasta que termine el periodo de consulta el 6 de julio.

 Para apoyar con tu respuesta solo tienes que:

- ir a la web www.no2isds.eu

- cumplimentar tus datos de contacto

- darle al botón “take action” y enviar tus respuestas

La web y la plantilla de respuestas solo están por ahora en inglés, alemán y francés, aunque adjunto a este correo puedes encontrar un documento con las respuestas traducidas al castellano. Permite que se hagan aportaciones individuales sin tener que rellenar el formato electrónico proporcionado por la Comisión Europea. Cada respuesta enviada incluye información general de por qué es inaceptable el mecanismo de resolución de controversias entre inversores y estados y desmonta algunos de los argumentos usados por la Comisión.

Esta iniciativa es  una pequeña contribución a una campaña más amplia contra el ISDS y las negociaciones del tratado de libre comercio e inversión entre Estados Unidos y la Unión Europea. Esperamos que la herramienta resulte útil a  las personas, organizaciones y movimientos preocupados por estas negociaciones y que mucha gente se anime a participar en la consulta.

NO 2 ISDS – pdf en castellano

Categories: Attac Planet

¿República o payasadas?

Sat, 21/06/2014 - 13:00

Juan Torres López – Consejo Científico de ATTAC España

Tengo la convicción de que la democracia, por muy avanzada que pudiera ser, siempre queda imperfecta cuando el pueblo no tiene la posibilidad de elegir a quien ostenta la máxima jefatura del Estado, nada más y nada menos que a su representación más alta, al mando supremo de sus Fuerzas Armadas o a quien sanciona y promulga las leyes. Sobre todo, porque a la vista está que nacer en las más altas cunas o pertenecer a dinastías centenarias no asegura que los reyes sean personas honradas y de comportamiento personal, público o familiar intachable. Pero no soy tan ingenuo como para creer que la República sea por sí misma garantía de democracia. Hemos visto ya muchas de ellas con menos democracia que algunas monarquías y, lo que es peor, sin republicanismo, es decir, en donde no reinan los valores que nos hacen de verdad iguales, libres y fraternos.

La República no es solo la posibilidad de elegir al Jefe del Estado. Es la convicción en la práctica generalizada de que a los demás, a las otras y a los otros, hay que contemplarlos como nos contemplamos a nosotros mismos y tratarlos y relacionarnos con ellos como si el otro fuese nuestro propio yo. De ahí que la República sea, quizá por encima de cualquier otra cosa, dignidad en todas y cada una de las personas cuando todas ellas sin distinción tienen la posibilidad efectiva y no solo formal de ser exactamente igual que cualquier otra en todos los órdenes de la vida social. De hecho, la no elegibilidad de los reyes no es lo que más habitualmente hace que las monarquías dejen de ser deseadas. Lo que suele acabar con ellas es la percepción ciudadana mayoritaria de su connivencia con quienes acaban con la dignidad y el bienestar del pueblo.

Por eso creo que la mejor manera de conseguir que mañana España sea republicana es unir cada vez más a los españoles y no meterlos en nuevas disputas. Y por eso me parece tan lamentable que la demanda de una nueva República en España se vincule a la exhibición de banderas que dividen en lugar de unir a los españoles o incluso a la experiencia traumática del pasado, en lugar de convertirla en una aspiración nueva, superior y mayoritaria hacia un futuro distinto. Por no hablar de quien cree hacer algo por ella llevando guillotinas a las manifestaciones o yendo a trabajar al Parlamento vestido de futbolista. La República no es una patria de nailon, como decía Mario Benedetti, y la única manera de salvarla —o de traerla— según Ortega y Gasset, es “pensar en grande, sacudirse de lo pequeño y proyectar hacia lo por venir”.

Artículo publicado en elpais.com
Ganas de escribir

Categories: Attac Planet

Los riesgos de la banca en la sombra

Sat, 21/06/2014 - 09:01

Juan Hernández Vigueras – Consejo Científico de ATTAC España

(Texto de la primera parte de la conferencia del 21 de mayo de 2014 dentro del ciclo La banca o la vida organizado en Barcelona por Attac-Acordem y otras organizaciones sociales con el loable objetivo de crear una conciencia crítica informada sobre las consecuencias finales del descontrol de la banca)

Los bancos como empresas privadas tienen pérdidas que, como cualquier empresa, de entrada deberían asumir y absorber. Pero la experiencia reciente nos muestra que las pérdidas de los bancos las estamos pagando los contribuyentes, porque se han socializado.

Y es que LOS RIESGOS que plantea la banca actual SON UNA AMENAZA PERMANENTE para el sistema financiero y para la sociedad.

Y los gobiernos se consideran obligados a salvar a los bancos SIEMPRE. Esa es la clave del éxito del casino financiero: las ganancias para los jugadores y las pérdidas para los ciudadanos.

Desde la quiebra de Lehman Brothers, a ninguna otra entidad financiera importante se la ha dejado caer. Hasta el verano de 2012, en EEUU y en Europa todas han sido rescatadas, desde la aseguradora estadounidense AIG, el belga Dexia, Hypo Real Estate en Alemania, Credit Inmobilier en Francia o Bankia.

En un libro que denuncia la insolvencia bancaria crónica, Anat Admati, profesora de la Universidad de Stanford, y Martin Hellwig, Director del Instituto alemán Marx Planck, se afirma que “El principio de que los bancos, como cualquier otra empresa, pueda ser forzada a soportar las consecuencias de sus malas decisiones parece que ha dejado paso al temor general al contagio desde el fracaso de los grandes bancos de Wall Street”.

O también se ha convertido en coartada política para los gobernantes como ha sucedido en España, donde a ninguna entidad pequeña o grande se la ha dejado quebrar. Y para las que no solamente se ha producido el rescate de los bancos, con avales y ayudas del Estado y de fondos europeos por importe de superior a los 100,000 millones de euros sino que se ha transformado el sistema bancario.

En 2008, el año de la quiebra del banco Lehman Brothers, el sistema bancario español se repartía al 50 % entre 45 Cajas de Ahorro y 15 bancos privados.
Al comenzar 2014, han desaparecido las antiguas Cajas convertidas en 12 bancos privados; y unos 3 ó 4 grandes bancos controlarán entre el 70- 80 % del negocio bancario en España. Y, conforme a lo previsto por el actual Gobierno, el Estado español se quedará sin una banca pública que al menos atienda las necesidades de crédito de la pequeña y mediana empresa y de la gestión de las administraciones locales, contribuyendo a dar empleo a más de 5 millones de españoles.

Aquí, una vez más, con la crisis han ganado la partida los grandes intereses de la banca privada globalizada, que con tanta eficacia defienden las organizaciones y agencias de lobbies financieros.

ACTUALMENTE, LA GRAN BATALLA POLÍTICA GLOBAL BUSCA LOGRAR REDUCIR Y REGULAR LOS RIESGOS DE LA BANCA.

La banca y sus riesgos

Por eso, conviene tener claro de qué banca hablamos. Y hablamos de la banca financiera, a la dimensión financiera actual de la banca comercial o de depósitos. Hoy, los bancos son BANCA UNIVERSAL, que abarca dos áreas de actividad diferenciadas como son:

Por un lado, LA BANCA DE DEPÓSITO con la función tradicional de intermediación del crédito supervisada por los Bancos centrales, de recibir depósitos de particulares y empresas y de invertir esos depósitos en préstamos a la economía productiva; al mismo tiempo que son el centro del sistema de pagos.

Y por otro lado, LA DIMENSIÓN FINANCIERA, las actividades bursátiles y demás negocios puramente financieros y especulativos. Y esa confusión de la actividad puramente financiera y especulativa con la banca tradicional se difundió en los años noventa, cuando la Administración del Presidente Clinton derogó la ley Glass-Seagall que estableció durante más de 60 años la separación entre banca de inversión o de negocios y banca comercial, una ley que ahora se echa de menos.

Los negocios de la liquidez

Hoy la economía actual demanda ansiosamente el crédito de la banca para la producción y para el consumo. Sin embargo, comprobamos que la actividad de la banca actual se centra prioritariamente en las bolsas y demás mercados financieros incluidos los monetarios, donde logra la mayor parte de la liquidez que consigue con los depósitos, la titulización de los créditos, los repos, la venta de activos y cualesquiera otro tipo de operaciones. Y al mismo tiempo hace negocios con esa búsqueda de liquidez. Ejemplo: las inversiones financieras de los bancos españoles con el dinero recibido del BCE. Además, los bancos han ido expandiendo sus negocios mediante la invención de nuevos productos e instrumentos destinados a disponer de más liquidez y aumentar el negocio convirtiendo en activos financieros los activos físicos o comerciales empleados en los distintos mercados.

A los riesgos de los mercados financieros se añaden los riesgos propios del negocio bancario tradicional y los convierte en riesgos incalculables.

¿Puede garantizar un Estado los depósitos de los ahorradores si el banco practica la especulación en los mercados financieros?

La respuesta suele ser los rescates a cuenta de los contribuyentes.

El doble riesgo sistémico de los bancos

Para entender el significado de este punto conviene recordar que la banca tradicional es ya de por sí un modelo de negocio frágil con DOS RIESGOS IMPORTANTES para la sociedad en caso de quiebra del negocio como son el riesgo típico de liquidez y el riesgo bancario interconectado, sistémico.

El riesgo típico de liquidez

El dinero es depositado a corto plazo y puede ser retirado por los depositantes en cualquier momento. Y quienes reciben los préstamos los devolverán a largo plazo; y con este papel de intermediario, técnicamente el banco transforma los vencimientos, convirtiendo el corto plazo en largo plazo. Por tanto, no puede prestar todo el dinero recibido en depósito a corto plazo y tiene que salvar su solvencia con capital propio.

Pero aunque tenga obligatoriamente un capital propio y unas reservas, un primer riesgo de la banca tradicional es que los depositantes y titulares de cuentas corrientes, inquietos por algún evento o noticia muy relevantes, pueden acudir en masa a retirar sus depósitos. Ese es un riesgo típico de liquidez que deriva de que el banco obtiene préstamos a corto plazo como son los depósitos y las cuentas corrientes; y concede préstamos a largo plazo. Y es un riesgo especial porque cuando ocurre tiene efectos devastadores y es de imposible cuantificación, porque responde a movimientos colectivos de desconfianza y de pánico, sin que tengamos un modelo fiable de predicción de pánicos bancarios.

El problema de garantizar los depósitos bancarios de los particulares quedo resuelto en términos relativos desde que se crean en los países un fondo de garantía de depósitos. Por lo cual el Estado establece unas garantías legales con la exigencia de un capital propio adecuado; y un fondo para garantizar hasta una cierta cuantía (100,000 euros en la UE y 250,000 dólares en los EEUU) de los depósitos, porque el banco por sí solo no podría afrontar esa situación.

Pero resulta que esta garantía de los depósitos bancarios se convierte a su vez es un seguro público para la propia banca, que le incentiva para asumir mayores riesgos con negocios financieros y especulativos en los mercados mundiales. Y por tanto, prefiere endeudarse que dotarse de más capital para afrontar negocios arriesgados; mayor solvencia. ES UN GRAN PROBLEMA.

El riesgo interconectado

El modelo de negocio bancario tradicional conserva además otra segunda característica relacionada con los pagos en la economía. Los bancos son empresas privadas como las de otros sectores, pero gestionan el sistema de pagos de las economías. Hay que tener en cuenta que hoy por hoy los pagos nacionales e internacionales pasan por los bancos. Los bancos son el centro del sistema de pagos, lo que crea una red de toma y concesión de préstamos por los bancos y entre los propios bancos. Este mercado interbancario tiene como efecto la creación de un riesgo interconectado, sistémico; porque cuando un banco quiebra, los otros bancos se encuentran en apuros.

Cuando aparece un problema en un banco se contagia, se propaga por el sistema bancario como una enfermedad infecciosa. De este modo, los riesgos dentro del sistema bancario están interconectados, correlacionados. Por ejemplo, cuando una empresa automovilística cierra es una buena noticia para las demás, que podrán expandir su producción y sus ventas, aumentando sus beneficios. Y eso no sucede con los bancos.

Los “megabancos”

Esos dos rasgos básicos de la banca en general se han agravado en los últimos tiempos con el aumento de la dimensión financiera de banca, que la hace global. Y cuyos mayores riesgos se acumulan en los llamados BANCOS SISTÉMICOS.

He ahí el problema de fondo de las consecuencias de la deficiente regulación y globalización del negocio bancario que sigue sin resolverse. Los gobiernos del G-20 han sido incapaces de dar una solución al problema del riesgo sistémico de los grandes bancos que asumen todos los riesgos contando con que si se equivocan, los gobiernos acudirán en su ayuda para evitar los imprevisibles perjuicios que generarían para todo el sistema financiero y económico; es la cuestión irresuelta de los “bancos demasiado grandes para quebrar” (too big to fail).

La idea implícita de estos megabancos es que, dada sus grandes dimensiones financieras y su inserción en el sistema, tienen la certeza de que los gobiernos acudirán en su rescate; lo que les incita a asumir riesgos económicos que si tuvieran unas menores dimensiones no se atreverían a correr. Cuanto mayor es el banco, mayor es el riesgo para el sistema y para la sociedad. De ahí que, en caso de amenaza de quiebra, en la práctica se da por supuesto su rescate por los contribuyentes.

Las experiencias recientes también demuestran otra versión de ese problema y es que, además, se trata de bancos demasiados grandes para ser gestionados (to manage), porque sus dimensiones globales los hacen muy complicados y difícil coordinar todas las decisiones que afectan al conjunto, de modo que los errores de la dirección los pagan los contribuyentes. En los EEUU, dada los abusos que comente y se descubren, la frase se ha transformado en que son demasiado grandes para encarcelarlos (too big to jail).

Por tanto habría fragmentarlos y segregar la banca de negocios financieros y la banca de depósitos.

(El texto íntegro de la Conferencia descargarse de Vimeo en http://vimeo.com/96964980)

http://www.laeuropaopacadelasfinanzas.com

Categories: Attac Planet

Las limitaciones del debate monarquía versus república

Sat, 21/06/2014 - 07:00

Vicenç Navarro – Consejo Científico de ATTAC España

monedaLa gran mayoría de artículos publicados en los mayores rotativos escritos en España a raíz de la abdicación del Rey Juan Carlos I se han centrado en los méritos de un sistema político- institucional monárquico versus otro republicano, presentando una lista de argumentos a favor y en contra de cada sistema. Ni que decir tiene que la gran mayoría de artículos permitidos ha sido a favor de la Monarquía, con muy pocos a favor de la República. No desmerezco la importancia de este debate (si es que se puede definir como tal), discutiendo la validez de uno u otro sistema. Tal debate, sin embargo, tiene el riesgo de un cierto academicismo, pues puede aparentar centrarse en las virtudes de un sistema político- institucional basándose en los méritos de los argumentos, ignorando el contexto político que determina el mérito o demérito de cada alternativa. Es decir, discutir los méritos de una monarquía tomando Suecia, por ejemplo, como punto de referencia, sin analizar el contexto político e histórico que determinó la existencia de la Monarquía en aquel país, es un ejercicio de limitado interés si el objetivo de la discusión es analizar su aplicabilidad en España, donde la historia y el contexto que determinó la Monarquía son totalmente distintos. Solo olvidando este hecho se puede concluir que una sociedad pueda ser muy democrática y muy desarrollada socialmente, y tener una monarquía. Así, muchos de aquellos que hoy defienden la Monarquía (la mayoría definiéndose como republicanos, lo cual hacen para intentar ganar mayor credibilidad), ignoran que esta monarquía que tenemos no es una monarquía cualquiera homologable a cualquier monarquía europea.

En estos argumentos pro-monárquicos se olvida que la Monarquía española está basada en un golpe militar apoyado por el nazismo y el fascismo internacional, en contra de un Estado republicano con un gobierno democráticamente elegido. Sin ese golpe militar, hoy España no sería una monarquía: sería una república. Es más, esta Monarquía se diseñó para que fuera el centro del establishment español, es decir, la estructura de poder económico, financiero y político del país. Y el Monarca (que lideraba las fuerzas conservadoras que controlaron la transición de la dictadura a la democracia) guió y dirigió tal proceso. Tanto el Rey como la Monarquía tienen una responsabilidad directa en las limitaciones que dicho proceso determinó, es decir, las enormes insuficiencias de la democracia española y las grandes insuficiencias de su Estado del Bienestar.

¿Es posible una segunda Transición bajo la Monarquía?

La crisis actual, con su enorme impacto político, ha causado un gran deterioro de aquel establishment y de la Monarquía que lo apuntaló. Pedir, pues, la continuación de la Monarquía, es pedir que el establishment conservador continúe dominando el Estado español. Y es ahí donde el debate debería centrarse. ¿Existe hoy la posibilidad de hacer una segunda Transición, de la democracia incompleta a otra más madura, que conllevara la corrección del enorme déficit de bienestar de la población española, manteniendo la Monarquía? Este es el punto clave que no centra el debate, y debería hacerlo.

Mirando el panorama y la situación política, es difícil no ver que hay un enorme enfado y desafección de la población hacia el Estado, incluyendo la Monarquía, del cual es el centro. Y existe una amplia percepción de que este Estado y su Constitución no son instrumentos válidos para realizar las profundas transformaciones que la población desea. Y también existe la percepción de que aquellos que promueven con mayor intensidad el statu quo (la gran patronal bancaria, la gran patronal, los grandes grupos mediáticos, la Iglesia Católica, el Ejército) son también los defensores de la Monarquía y sus principales paladines. ¿Creen los autodefinidos republicanos que defienden la Monarquía que con esta Monarquía vamos a poder tener una auténtica segunda Transición? Debería ser obvio que la persistencia de la Monarquía será un dique frente a grandes cambios.

Ni que decir tiene que el fin de la Monarquía no quiere decir el establecimiento de una República. Y ahí hay diversas versiones, pues una III República podría transmitir una visión de España que no fuera profundamente justa y democrática, y que no fuera sensible a la plurinacionalidad del Estado español. Hemos leído artículos, incluso en Público, de fervientes republicanos del centro de la Península que han dejado muy intranquilos a republicanos “periféricos”. Una República no puede ser el sistema político español que tenga, en lugar del Rey, un Presidente democráticamente elegido. Aun cuando ello sería un paso positivo, lo que se requiere es un sistema mucho más democrático, mucho más justo, y mucho más sensible a la riqueza y diversidad de los pueblos y naciones que lo componen, basado en el policentrismo, en lugar del centralismo, y respetuoso de la riqueza plurinacional del Estado español, lo cual no ocurre ahora, y es más que improbable que ocurra bajo la Monarquía. Esta República exigiría un cambio sustancial en la distribución del poder de clase social, de género y de nación, al que el establishment español se opondrá por todos los medios, incluida la fuerza física. No pasa desapercibido que el nuevo Monarca vaya a ser el Jefe del Estado y de las Fuerzas Armadas. Y tampoco es un tema menor que haya escogido llevar puesto su uniforme militar en su nombramiento, para que quede claro, por si alguien no se había dado cuenta. ¿Que no lo entienden? Representa el establishment español de la España uninacional, con escasa conciencia social y temerosa de la democracia directa participativa, tolerando solo una democracia representativa poco proporcional y muy vigilada, con una carencia casi total de pluralidad en los medios. Así de claro, aunque esto, usted, lector, no lo leerá en los medios. En ninguno de los rotativos más importantes del país este artículo sería publicado. Y a esto le llaman democracia. Agradecería que este artículo fuera ampliamente distribuido.


Catedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas, Universidad Pompeu Fabra

Artículo publicado en Público.es
vnavarro.org

Ilustración del artículo cortesía de Daquella manera. Usada bajo licencia  Creative Commons

Categories: Attac Planet

Monarquía y crisis económica

Fri, 20/06/2014 - 13:00

Juan Torres López – Consejo Científico de ATTAV*C España

Los partidos mayoritarios que constituyen el soporte del actual régimen político español defienden a la monarquía afirmando que es un factor de estabilidad política y social y que por ello su papel está fuera de discusión, como lo está la propia Constitución o la democracia en nuestro país. Pero a mi juicio los hechos demuestran claramente lo contrario.

La Constitución, en lugar de convertirse en la pieza que asegure el ejercicio de los derechos, la igualdad y el bienestar de los españoles –y, por tanto, la estabilidad económica y social- se ha convertido en un simple papel mojado. Los partidos mayoritarios la vienen incumpliendo reiteradamente e incluso la han modificado sin contar con la opinión del pueblo para dar satisfacción a potencias extranjeras, dinamitando así uno de sus principios fundamentales: “La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado”.

Los partidos mayoritarios han convertido instituciones esenciales para la convivencia democrática, como el Tribunal Constitucional, el de Cuentas, el Consejo Superior del Poder Judicial, el Tribunal Supremo o la Fiscalía, en meros instrumentos de partido. El artículo 117 establece que la justicia emana del pueblo y se administra por jueces y magistrados “sometidos únicamente al imperio de la ley” pero los partidos mayoritarios se aseguran en todas esas instituciones mayorías inamovibles a su servicio. Controlan a su antojo los medios de comunicación públicos cuya pluralidad es esencial para que exista democracia. Se reparten con opacidad cientos de millones de ayudas del Estado, basan su predominio en una ley electoral injusta y conforman un oligopolio político que resuelve con pleno acuerdo las grandes cuestiones sin consultar a los ciudadanos, y en particular las que han tenido que ver con la crisis económica en la que estamos.

No hay norma más incumplida en España que la Constitución. Su artículo 9 establece que “corresponde a los poderes públicos promover las condiciones para que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en que se integra sean reales y efectivas” y “remover los obstáculos que impidan o dificulten su plenitud”. Pero la realidad es que las políticas que se vienen aplicando han convertido a España en el país más desigual de la Unión Europea. El artículo 47 afirma que “todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada” pero cientos de miles han sido desahuciados para salvaguardar los derechos y los privilegios de la banca. El artículo 14 dice que “Los españoles son iguales ante la ley”, pero lo cierto es que, a diferencia de la gente normal y corriente, los banqueros gozan de todo tipo de ayudas, que los grandes patrimonios apenas tributan, que los delincuentes políticos y financieros apenas si son perseguidos o que cuando raramente son condenados resultan finalmente indultados. Y prácticamente no hay ni un solo precepto del capítulo tercero de la Constitución sobre los principios rectores de la política social y económica que se haya cumplido en los últimos años, como prueban de manera evidente todos los indicadores económicos y sociales.

La realidad es que la Constitución no es salvaguarda de derechos para todos los españoles porque no se cumple y que precisamente por eso vivimos en una democracia muy imperfecta o limitada, y que incluso últimamente patina en aspectos básicos que tienen que ver con el ejercicio de derechos y libertades personales, como prueba la criminalización de la protesta y la persecución a la que se encuentran sometidas miles de personas por el simple hecho de haberse manifestado pacíficamente contra los recortes de derechos que se vienen produciendo.

La crisis económica que estamos viviendo tiene mucho que ver con todo eso. Tal y como expliqué junto a Vicenç Navarro y Alberto Garzón en el libro Hay alternativas, la crisis española está en gran parte producida por la gran desigualdad y por los privilegios que tienen los grandes grupos oligárquicos que ya desde el franquismo dominan todos los resortes del poder en España. Un poder que se consolidó en la transición y que se mantiene todavía gracias a las políticas que han aplicado los partidos mayoritarios y al entramado institucional muy poco democrático que sostienen.

La monarquía no solo es ajena a eso, ni es un poder arbitral, como se quiere hacer ver, sino que ha desempeñado un papel central en el mantenimiento de todo este lamentable estado de cosas. Su estrecha y permanente vinculación con los grandes grupos económicos y financieros es tan evidente que hasta se muestra en la financiación del ocio del monarca o en sus actividades como comisionista de sus grandes negocios. Incluso los llamados “periodistas del corazón” se han hecho eco de ello. Jaime Peñafiel, por ejemplo, escribió hace poco en su blog refiriéndose al rey Juan Carlos: “Desde el año 1973, gracias a las gestiones que hizo, a petición de Franco, ante el rey de Arabia Saudí para que a España no le faltara petróleo en aquella crisis, el gobierno autorizó a que, el entonces príncipe, recibiera un céntimo por cada barril de crudo que entraba en el país. Este acuerdo comisionista lo respetaron Adolfo Suárez y Felipe González. Ignoro quien acabó con tal práctica, ¿Fue José María Aznar? Aquello permitió que don Juan Carlos adquiriera una pequeña fortuna, incrementada, posteriormente, por otros, digamos, negocios”.

Lejos de haber actuado como garante de la Constitución en beneficio de la igualdad y del ejercicio efectivo de sus derechos por todos los españoles, la monarquía que ha encabezado don Juan Carlos de Borbón ha sido una pieza fundamental del entramado que viene permitiendo que en España detenten el poder prácticamente los mismos grupos que hace 70 u 80 años.

Como escribimos en Hay alternativas, cuando a finales de 2006 empezaba a estallar la crisis sólo una veintena de grandes familias eran propietarias del 20,14 por ciento del capital de las empresas del Ibex-35 y una pequeña élite de 1.400 personas, que representaba el 0,0035 por ciento de la población española, controlaba recursos equivalentes al 80,5 por ciento del PIB.

Don Juan Carlos de Borbón ha estado siempre con esas familias y grupos de poder, confundiendo sus intereses con los del resto de los españoles y provocando así no ya la crisis en la que estamos de un modo abstracto sino el sufrimiento y la frustración concreta de los millones de españoles que han perdido sus empleos, sus patrimonios, sus empresas y hasta su esperanza o incluso sus vidas en beneficio exclusivo de los mismos de siempre.

Por eso, lo que se plantea con el fin de su reinado no es una simple sucesión en el trono sino si vamos a continuar en la deriva hacia el desmantelamiento de la democracia y al pisoteo de la Constitución, que son necesarios para poder seguir aplicando las políticas que benefician a los de arriba, o si los españoles vamos a ser de verdad los dueños de nuestras vidas y de nuestro futuro. Una disyuntiva que equivale a preguntarse si se nos van a seguir imponiendo las cosas o si los españoles vamos a poder pronunciarnos directamente, mediante el el voto y los referenda, sobre las políticas económicas y sociales y sobre quién queremos que nos represente a la hora de llevarlas a cabo.

Artículo publicado en Público.es
Ganas de escribir

Categories: Attac Planet

ATTAC Madrid: Contrattacando el TTIP

Fri, 20/06/2014 - 07:15

Logo Attac MadridEste tratado es el último ataque a la soberanía ciudadana y a la democracia. Este Tratado es el último paso en la desposesión por acumulación de las grandes corporaciones a la ciudadanía.

Es el Tratado Trasatlántico de Comercio e Inversiones, que desde mediados de 2013 negocian la Comisión Europea y Los Estados Unidos. La Comisión lo hace en nombre de los 28 estados de la Unión Europea. Es el Tratado definitivo, un paso adelante respecto a los más de 1400 que hasta ahora ha firmado la Unión Europea o alguno de sus estados miembros.

Definitivo porque pretende armonizar las normas reguladoras entre ambas zonas. En lenguaje oficial “reducir los costes impuestos por la burocracia y las reglamentaciones”. En lenguaje ciudadano, la eliminación de la mayoría de las normas que protegen los derechos de la ciudadanía, que reducen las ganancias de las grandes corporaciones. Para ello se ha creado un Consejo de Cooperación Reguladora, al que pueden acudir las corporaciones transnacionales a plantear sus exigencias, en realidad desreguladoras, en aras de conseguir el máximo beneficio. 

Definitivo porque se va a crear un Mecanismo de Resolución de Conflictos entre inversores y Estados (ISDS en sus siglas en inglés) que permitirá a las corporaciones denunciar a gobiernos locales, regionales y estatales cuando consideren que una norma emitida por cualquiera de ellos puede aminorar sus ganancias presentes y futuras. Un tribunal especial, compuesto por tres abogados privados, al margen de cualquier tribunal estatal o internacional, y al que solo podrán recurrir los inversores. Sus “sentencias” serán inapelables.

Y todo ello, negociado en secreto.

Sobre el Consejo de Cooperación Regulatoria, el ISDS, y las gravísimas consecuencias que el Tratado puede suponer para la ciudadanía, profundizarán:

Verónica Gómez, doctora en sociología/Economía, miembro de la Comisión Internacional de ATTAC.

Luis Rico, miembro del Área Antiglobalización de Ecologistas en Acción.

Blanca Ruibal, Ingeniera Agrónoma, responsable del Área de Agricultura y Alimentación de Amigos de la Tierra.

Carlos Ruiz, ingeniero, miembro del Observatorio de Justicia Fiscal Global de ATTAC.

Ignacio Escolar, periodista, presentará y moderará el debate.

 

Martes, 24 de junio de 2014, a las 19:00 horas. Ateneo de Madrid. C/ del Prado 21.

Organiza: ATTAC Madrid. 

Colabora: Agrupación Ateneísta Juan Negrín.

 

Por los derechos de la ciudadanía, por la dignidad de las personas, ¡Impidamos la firma del Tratado Trasatlántico de Comercio e Inversiones!

Arsenal nottip.Logo

Categories: Attac Planet

La complicidad de los medios en el establecimiento de la nueva guerra fría

Fri, 20/06/2014 - 07:00

Vicenç Navarro – Consejo Científico de ATTAC España

Hemos estado viendo este año el resurgimiento de la Guerra Fría con la complicidad de algunos de los mayores medios de información a los dos lados del Atlántico Norte (y de la totalidad de los mayores medios españoles de mayor difusión), que se han movilizado para presentar la amenaza que representa Rusia para el mundo libre liderado por el gobierno federal de EEUU. Rusia ha pasado a ser el enemigo, como lo fue antes la Unión Soviética.

La llamada a la Guerra Fría quedó explicitada través de las recientes declaraciones del jefe de Estado de EEUU, el Presidente Barack Obama, que señaló que “nunca vamos a tener una relación constructiva con el Presidente Putin de Rusia…..vamos a aislarlo, rompiendo todos los lazos políticos y económicos con el mundo que lo rodea, considerando a Rusia como un Estado paria”. El Presidente Obama, utilizando un lenguaje claramente belicista, añadió que “afortunadamente nuestras fuerzas armadas son muy superiores a las rusas”. Y hace unos días, el máximo aliado del Presidente Obama en Ucrania, el gobierno ucraniano, alarmó al mundo indicando que “no puede descartarse la posibilidad de que empiece una Tercera Guerra Mundial”.

Y los mayores medios de EEUU (y de España) se han movilizado para presentar a Rusia como una fuerza imperialista, cuyo comportamiento con la anexión de Crimea constituye una prueba más de esa vocación. En esta campaña, el Presidente Putin es presentado como el renovador del imperio soviético, embarcado en una aventura imperialista como parte de su estrategia para mantener su elevada popularidad en su país. En toda esta campaña sistemáticamente se han ignorado hechos básicos y elementales, tales como:

1) Desde que la Unión Soviética colapsó, hace ya más de veinte años, ha sido la OTAN la que ha continuado la expansión hacia el Este, acorralando más y más a Rusia. No es Rusia la que está acorralando a EEUU o a Europa Occidental. Son el gobierno federal de EEUU y el gobierno de la UE los que están acorralando a Rusia, en contra del parecer de algunos de los intelectuales más influyentes durante el periodo de la Guerra Fría y arquitectos de dicha guerra como George Kennan, que consideró que esta expansión hacia el este de la OTAN era un enorme error y una clara provocación hacia Rusia;

2) El golpe contra un gobierno democráticamente elegido en Ucrania fue realizado con el apoyo de los gobiernos de EEUU y de la UE, y programado por el gobierno de EEUU;
3) Uno de los objetivos de ese golpe era expandir la OTAN hacia el Este, incluyendo a Ucrania;

4) El gobierno establecido (y aprobado por el gobierno federal de EEUU), resultado del golpe, era profundamente anti Rusia, con miembros de partidos nazis (que habían luchado contra la Unión Soviética durante la II Guerra Mundial) en su seno;

5) Que el nuevo gobierno transmitió claros mensajes hostiles hacia Rusia, tales como desproteger la lengua rusa, ampliamente utilizada en las regiones del este de Ucrania;

6) Que las principales bases navales rusas en el Mar Negro estaban en Crimea, parte de Ucrania;

7) Que el nuevo gobierno de Kiev envió tropas militares –con la ayuda del gobierno federal de EEUU- contra las poblaciones rusas que se manifestaban contra el nuevo gobierno antirruso, en una clara violación del Acuerdo de Ginebra;

8) Que lo que está ocurriendo en Ucrania sigue unos planes ya muy avanzados, bien desarrollados por las derechas estadounidenses, próximas al complejo industrial militar contra el cual advirtió el Presidente Eisenhower. Estos planes son conocidos y públicos. Charles Krauthammer, uno de los ideólogos del Partido Republicano, escribió que “nuestro objetivo para Rusia no es establecer la democracia, sino asegurarnos de que terminamos con el trabajo de destruir la Unión Soviética, expandiéndonos más hacia el Este. El mayor precio ahora es Ucrania” (escrito en 2004);

9) La derecha del Partido Demócrata expresaba, a través de Richard Holbrooke (que siempre aspiró a ser el Secretario de Estado, es decir, el Ministro de Asuntos Exteriores de EEUU), que “nuestro objetivo es conseguir que Ucrania se una a la OTAN, rompiendo con Rusia”, escrito en las mismas fechas. ¿Quién es el poder expansionista?

Todos estos hechos, sobre los cuales hay extensa evidencia, han sido ignorados por todos los mayores medios de información, y todos ellos, desoyendo su supuesto gran compromiso con la libertad, no dijeron ni pío.

Ni que decir tiene que Putin no es un demócrata. He escrito extensamente criticando el nuevo sistema político existente hoy en Rusia. Ya durante la época Breznev en la Unión Soviética, fui declarado persona non grata, y mis libros, críticos con la Unión Soviética de aquellos tiempos, fueron prohibidos en aquel país, hasta tal punto que los pocos ejemplares de dichos libros que se filtraron en el país fueron confiscados. Pero es una enorme falsedad presentar a Putin y su gobierno como la principal causa de las tensiones en Ucrania, debido a sus supuestas ansias expansionistas. La anexión de Crimea fue la respuesta predecible a la provocación de los gobiernos de EEUU y de la UE, y de su satélite, el nuevo gobierno de Kiev. En esta nueva Guerra Fría (que puede llevarnos a una guerra real), los mayores medios de información, y la totalidad de ellos en España, sistemáticamente se han movilizado, perdiendo cualquier atisbo de objetividad y neutralidad.

Vicenç Navarro es Catedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas. Universidad Pompeu Fabra

Artículo publicado en http://www.elplural.com/
vnavarro.org

Categories: Attac Planet

Se desintegra el Estado títere en Irak

Thu, 19/06/2014 - 09:00

Alejandro Nadal – Consejo Científico de ATTAC España

El avance de los militantes del Estado Islámico de Irak y el Levante (Isil, por sus siglas en inglés), la toma de Mosul y Tikrit y la desbandada del ejército iraquí, con su espectáculo de uniformes y equipos tirados a la orilla del camino, muestran el fracaso de Washington en su afán de mantener un protectorado en Bagdad. Los republicanos y los demócratas se echan ya la culpa mutuamente.

La realidad es que desde que Washington decidió la invasión de 2003 se sabía que la desintegración de Irak era cuestión de tiempo. Estados Unidos gastó 20 mil millones de dólares en tratar de construir un ejército que se ha desintegrado frente al ISIL. No cabe duda, hoy el mapa en medio oriente está siendo redibujado.

En 1916 los embajadores de Inglaterra y Francia, sir Mark Sykes y François Georges-Picot, respectivamente, firmaron un acuerdo secreto que dividía en zonas de influencia y protectorados casi todo el medio oriente. La primera guerra mundial estaba en pleno pero se veía venir el desmembramiento del imperio otomano y esas dos potencias coloniales no querían desaprovechar la oportunidad. El acuerdo Sykes-Picot colocó a Siria y Líbano (y una franja que llegaría hasta la ciudad de Mosul y la frontera con lo que más tarde sería Irán) en la zona de influencia de Francia. Los ingleses se quedarían con un enorme territorio que abarca las fronteras actuales de Jordania e Irak.

El trazo de las fronteras ignoró los criterios culturales, demográficos y orográficos, lo que explica las perfectas líneas rectas que trazaron los señores Sykes y Picot. Irak quedó como una aglomeración de poca consistencia entre tres comunidades asentadas en distintas partes de su territorio, kurdos en el norte, sunitas en el centro y la mayoría chiíta en el centro y sur. Esa mezcla explosiva estuvo contenida por diversos gobiernos autoritarios, incluyendo el de Saddam Hussein. La invasión estadounidense de 2003 rompió el dominio de la minoría sunita y abrió oportunidades de venganza para la mayoría chiíta. El actual ‘presidente’ Nouri al-Maliki ha calentado los ánimos con su retórica anti-sunita.

El Isil nace en la guerra de Siria. Inicialmente tiene un vínculo fuerte con al-Qaeda pero desde 2013 rompió con esta organización y adquirió su propia identidad: su líder Abu Bakr al-Baghdadi pudo articular un amplio movimiento de alrededor de 10 mil militantes que comparten el objetivo de establecer un Estado islámico en Siria y partes de Irak. Las fronteras de esta nueva entidad política nada tendrían que ver con las nítidas rectas de los acuerdos Sykes-Picot.

En un alarde propagandístico, hace unos días, militantes del Isil destruyeron una parte de la frontera entre Siria e Irak. La brecha abierta con un tractor permitió el paso de una caravana de hummers abandonados por las fuerzas iraquíes en plena fuga. Los líderes del Isil saben hacer su propaganda: el simbolismo indicaría que su organización es capaz de romper con la herencia del colonialismo y redibujar el mapa en medio oriente.

Al día de hoy el Isil ocupa un 35 por ciento del territorio de Irak y controla una buena parte de sus campos y pozos petroleros. Sin embargo, muchos de esos pozos no están operando desde hace mucho y la mayor parte de la producción iraquí de crudo se encuentra en los campos del sur del país, fuera del alcance del Isil. Queda por verse si el ISIL puede o desea llegar a tomar Bagdad. Sus líneas de abastecimiento se alargarían peligrosamente. Además, es muy probable que el peso conjunto de unidades armadas iraníes y de la población chiíta sea demasiado para los militantes del Isil. Pero más allá de esta fase del conflicto, una cosa es cierta: gracias a las acciones del Isil y el colapso de la autoridad de al-Maliki, la frontera entre Siria e Irak nunca será lo que fue.

Para Estados Unidos el desplome de Irak no pudo venir en peor momento. A lo largo de todo el medio oriente los focos rojos se encienden. En Egipto sigue flotando en la atmósfera un tufo a golpe de estado. En Siria la guerra perdura, siempre con la amenaza de desbordar hacia Líbano. Israel mantiene su ocupación de los territorios palestinos y una postura belicosa. En Afganistán subsiste otro estado títere a punto de desmoronarse.

¿Cómo afectará todo esto a la economía mundial? Hasta ahora el impacto no ha sido muy importante. Pero todo puede cambiar si el conflicto produce un desajuste en la producción petrolera en Irak. En ese caso las correas de transmisión actuarían de manera directa y el golpe no ayudaría a las inversiones, crecimiento y reducción del desempleo. Es todavía muy temprano para saber con certeza lo que ocurrirá.

Lo más grave es la perspectiva de una guerra sectaria de gran magnitud. Frente a la ofensiva del ISIL se entiende el llamado de autoridades religiosas a la población chiíta para tomar armas y defenderse. Pero esto puede desembocar en una guerra civil y masacres mucho más grandes que las que siguieron a la invasión estadunidense. Ese es el verdadero legado tóxico de la invasión estadounidense de Irak en 2003.

Twitter: @anadaloficial

Categories: Attac Planet

Por las libertades y contra la criminalizaciónde la protesta social

Thu, 19/06/2014 - 07:00

Mesa redonda Por las libertades y contra la criminalizaciónde la protesta social.

Intervendrán: Gaspar Llamazares (IU), Luis Vega (Asociación Madrileña de Ateos y Librepensadores), Belén Municio (Amnistía Internacional) y Carlos García Berro (Unión Progresista de Fiscales). Organiza: Coordinadora Paremos la Criminalización de la Protesta Social. Jueves, 26 de junio, a las 19 h. en El Foro. Ribera de Curtidores, 37. Madrid.

 

cartel_1260

Categories: Attac Planet

Ganar es posible

Thu, 19/06/2014 - 07:00

Esther Vivas – Consejo Científico de ATTAC España

El mundo se construye a partir de nuestro imaginario, de lo que consideramos bueno o  malo, posible o imposible, inútil o eficaz. Los límites de lo posible, dependen a menudo de nuestra percepción, teniendo en cuenta, evidentemente, las constricciones y oportunidades del período. He aquí la clave de la victoria o el fracaso.

Aún recuerdo en un ya lejano año 2000, cuando varios activistas sociales organizamos, el mismo día de las elecciones generales, la Consulta Social por la Abolición de la Deuda Externa de los Países del Sur. Centenares de mesas de votación fueron instaladas, más de un millón de votos recogidos contra el pago de una deuda ilegítima e ilegal, miles de personas movilizadas. Se trató de una experiencia iniciática para muchos, que como toda práctica de introducción a un rito, el de no claudicar, dejó huella. Una frase fue de las más repetidas en los múltiples balances: “Lo consiguieron porque no sabían que era imposible”, una cita del poeta francés Jean Cocteau.

Hoy, catorce años más tarde, estas palabras regresan al presente. Su significado guarda la esencia del tiempo político actual, donde hemos pasado de la resistencia a la férrea voluntad por cambiar las cosas y ganar. Y el plus radica, en que dicha convicción ya no es patrimonio solo de un puñado de activistas bienintencionados sino que este convencimiento empieza a hacer mella en una mayoría social.

El movimiento de los indignados logró cambiar nuestro imaginario colectivo en relación a la crisis. Pasamos de considerarnos culpables y cómplices de la misma, como nos habían hecho creer a partir del tan cacareado “Habéis vivido por encima de vuestras posibilidades”, a descubrirnos como víctimas de un robo y una estafa a gran escala. En consecuencia actuamos: indignados, ocupando bancos-hospitales-viviendas vacías-universidades, desobedeciendo, sin miedo.

El legado del 15M, tres años después, sigue ahondando en esta percepción de lo común, desmontando los mitos de un sistema que quiebra en todos sus frentes. Avanzando de las calles a las instituciones. El “sí se puede” su leitmotiv. Con una perspectiva clara: Ganar. Muchos decían: miles en la calle, pero en las elecciones vencen los mismos de siempre. Otros respondíamos: la traslación electoral del malestar social requiere tiempo, pero, tarde o temprano, llega. Grecia es nuestro mejor espejo, con todo lo bueno y todo lo malo.

Los resultados de las elecciones europeas no dejan lugar a dudas: 1,2 millones de votos para Podemos. Varias encuestas, días después de los comicios, les otorgaban un fuerte crecimiento en caso de celebrarse elecciones generales. En Catalunya, el Procés Constituent, impulsado por la monja benedictina Teresa Forcades y el economista Arcadi Oliveres, en tan solo un año, ha constituido más de cien asambleas locales y sectoriales, con el objetivo de convertir la mayoría social víctima de la crisis en mayoría política, y con la mirada puesta en una candidatura unitaria, plural, en las próximas elecciones al Parlament de Catalunya. Ahora, en Barcelona varios activistas sociales, con Ada Colau entre ellos, impulsan la iniciativa Guanyem Barcelona (Ganemos Barcelona) de cara a la contienda municipal.

Ganar es posible. Sin embargo, si el tablero se mueve es gracias a la desobediencia y a la construcción de utopías desde abajo. Sin eso, el miedo nunca habría empezado a cambiar de bando. Si hoy, los fundamentos del establishment se tambalean, también, en el plano electoral es debido al aliento caliente de los nadie en la nuca de los de arriba. No lo olvidemos, y a seguir avanzando.

Categories: Attac Planet

La maldición del dinero barato: FMI advierte de burbuja inmobiliaria global

Wed, 18/06/2014 - 13:00

Marco Antonio Moreno – Consejo Científico de ATTAC España

Las bajas tasas de interés que desde hace años y en forma acentuada han promovido los bancos centrales más importantes del mundo (el “dinero barato” de la Fed de Estados Unidos, el BCE europeo, el Banco de Japón o el Banco de Inglaterra), han desatado una burbuja inmobiliaria global de acuerdo a un informe difundido ayer por el Fondo Monetario Internacional, y que coincide con lo que hemos señalado en varios artículos. Este informe fue dado a conocer hace varias semanas, pero se mantuvo en secreto hasta después de la reunión del Banco Central Europeo que bajó aún más las tasas de interés e incluso una de ellas a un terreno negativo.

Min Zhu, uno de los economistas principales del FMI, escribe que el mundo entero se enfrenta a una era post negligencia tras el estallido de la burbuja inmobiliaria de Estados Unidos en 2007 que destapó la burbuja inmobiliaria europea en 2008/2009. De acuerdo al informe, los precios inmobiliarios en todo el mundo han aumentado rápidamente pero no hay nada que los respalde, salvo el ambicioso plan de aumentar o al menos mantener los precios en una tendencia atractiva para los inversionistas. Esto no tiene nada digno de aplaudir; de acuerdo a este informe “secreto” de un economista del FMI, los precios inmobiliarios de los países emergentes se encuentran “inflados” por la burbuja del crédito fácil que ha patrocinado la Reserva Federal y el Banco Central Europeo.

No deja de ser interesante la reflexión que plantea Min Zhu en el Blog del FMI: El “dinero barato” de la Fed y el BCE ha estimulado importantes burbujas inmobiliarias en países que aún son inconscientes de ello y creen que esto es fruto de “la mano invisible” del mercado. La crisis estallará para estos países apenas despierten de ese sueño paradisíaco y enfrenten la brutal pesadilla de la realidad. El desplome de los precios se puede producir a fines de 2014 o principios de 2015,.

En su informe, el FMI propone diversas medidas para prevenir el surgimiento de burbujas pero en verdad todas éstas llegan a destiempo. El FMI ha sido cómplice de las políticas de los bancos centrales y en ninguno de su reportes de los años 2006, 2007 y 2008 consta la preocupación del FMI por las burbujas inmobiliarias. Esto indica que los bancos centrales se han convertido en prisioneros de sus propias políticas monetarias, donde piensan que pueden prevenir la próxima catástrofe con más inyección de dinero. Pero esta política ¿cuánto tiempo puede dar resultado? La verdad es es que es una política con los días contados y por eso se instala en el umbral de la nueva crisis.

A la luz de este último informe del FMI, y que confirma lo que hemos señalado aquí y aquí y en otros post, el mundo se enfrenta a un desplome brutal de los precios mientras los bancos centrales siguen celebrando el fin de la crisis. ¿Cuánto tiempo más durará el engaño? Al menos Min Zhu da algunas pistas: ¡muy poco!

Categories: Attac Planet

Desigualdad: el puente a la barbarie

Wed, 18/06/2014 - 09:00

Ángels Martínez Castells – Consejo Científico de ATTAC España

En el año 2011 los movimientos de los indignados (jóvenes y no sólo) denunciaron las diferencias entre el 1% y el 99% y fueron noticia en todo el mundo. Desde entonces no se ha dejado de hablar de la DESIGUALDAD, desde la política o la ideologia, para justificarla o denunciarla.

También la revista Science de finales de mayo explica con fuentes, datos y argumentos al origen, impacto y futuro de la desigualdad en todo el mundo. Y aunque no es consuelo descubrir que ya era una plaga en el Imperio Romano, las diferencias no eran tan brutales como ahora, en base a los datos recogidos por Piketty y Saez, entre otros. Precisamente Piketty, al ser entrevistado en La Vanguardia declaraba:

“La velocidad a la que crece la brecha de la desigualdad es cada vez mayor. Tiene uno que preguntarse qué significa eso para la gente corriente, para los que no son multimillonarios ni lo serán nunca. significa ante todo un deterioro del bienestar económico colectivo; en otras palabras, una degradación del sector público. Sólo hay que ver lo que quiere hacer Obama (reducir la desigualdad en la asistencia sanitaria y en otros ámbitos) y lo difícil que resulta conseguir eso para comprender lo importante que es. Existe entre los capitalistas una creencia fundamentalista según la cual el capital salvará el mundo y no es así. No por lo que dijo Marx acerca de las contradicciones del capitalismo, sino porque, como he descubierto, el capital es un fin en sí mismo y nada más.”

Lo que se está descubriendo con los datos aportados por estos investigadores es que el crecimiento económico no reduce la desigualdad, sino que la aumenta. Así, en distribución de la renta, antes de la IGM, el 10% de la población europea disponía de entre el 45 y el 50% de la renta nacional y en los USA había entonces más igualdad: el 10% más rico acaparaba el 40% de la renta. Sin embargo, con datos de 2010, el 10% de los estadounidenses dispone de casi la mitad del total mientras que los más ricos de los europeos “sólo” acaparaban el 35%.

Por lo que a la riqueza se refiere la desigualdad es aún más marcada. En los USA el 10% de la población posee el 70% de la riqueza, el mismo porcentaje que hace 100 años, mientras que en Europa, con la emergencia de una clase media ahora ya en vías de extinción en los países más afectados por la crisis-estafa, del 90% poseído por el 10% más rico han pasado a “sólo” el 65%. Lo que no cambia es que más de la mitad de los ciudadanos de ambas orillas del Atlántico tienen que intentar sobrevivir con el 5% de la riqueza.

Observen el gráfico de la desigualdad de Piketty y Saez, y reparen en que los dos puntos de máxima acumulación del 10% más rico se corresponden también con los momentos de mayores crisis mundiales. En medio, fuertes impuestos redistributivos y políticas (ambos menguantes) para favorecer la igualdad de oportunidades: educación y sanidad públicas y universales, por ejemplo. Pero también (y sobre todo) lucha sindical, vecinal, popular, de las mujeres… Con las derrotas populares y obreras, con Tathcher y Reagan, vuelve a subir la desigualdad, cerrando el puente que conduce a la barbarie:

image

Punts de vista

Categories: Attac Planet

¿Se puede llegar desde la ortodoxia y la heterodoxia a los mismos resultados?

Wed, 18/06/2014 - 07:00

Carlos Berzosa – Comité Científico de ATTAC España

El escrito firmado por estudiantes de economía de 19 países en el que se critica la enseñanza de la economía actual ha resucitado un viejo debate acerca de qué es lo que se debe enseñar en un grado de economía y cómo. Esta controversia viene de muy atrás y seguramente es objeto de discusión cada vez que en las facultades se plantea un nuevo plan de estudios. Se reavivó en el año 2000 cuando un grupo de estudiantes franceses hizo un escrito criticando la enseñanza predominante actual, que se basa en los supuestos de la economía neoclásica y se desarrolla con modelos matemáticos cada vez más sofisticados y abstractos. Esto hace perder a la economía su vinculación con el mundo real y alejarse de lo que es una ciencia social.

Catorce años después de aquella llamada de atención y que dio lugar en Francia, pero también en otros países, a un debate en el que participaron profesores e investigadores, se vuelve a plantear la cuestión fundamentalmente por los estudiantes, pero que también hemos firmado enseñantes. La insatisfacción que se siente ante la enseñanza actual de la economía ha aumentado como consecuencia del surgimiento de la crisis actual. El hecho de que la mayoría de la profesión no fuera capaz de predecir la crisis y tampoco de combatirla eficazmente es lo que ha provocado esta reacción.

En economía, a lo largo de la historia, no ha habido nunca consenso unánime acerca de cómo abordar teórica y empíricamente los problemas complejos de la realidad. La historia del pensamiento económico sirve no solo para conocer las principales ideas de los economistas relevantes, sino también las controversias que se dieron en cada momento concreto. Sin embargo, siempre ha habido un conjunto de presupuestos teóricos que se han convertido en el paradigma dominante, aunque a su vez se han dado voces discrepantes y economistas dispuestos a nadar contracorriente. La ortodoxia cambia a los largo de la evolución de las ideas económicas y en consecuencia también la heterodoxia. Por lo general, las corrientes que no pertenecen al paradigma dominante y que lo critican desde diferentes posiciones es lo que se entiende por heterodoxia.

En este sentido, Luis Ángel Rojo en un excelente ensayo escrito en 1968 con el título “Keynes, los clásicos y los problemas de hoy” decía: “El tema de la ‘revolución keynesiana’ está quedándose viejo y relegado a un rincón del ámbito económico. La razón hay que buscarla en su propio éxito: la teoría keynesiana ha perdido, al cabo de treinta años, su carácter revolucionario y ha pasado a ocupar una posición central en el pensamiento económico ortodoxo” (J. M. Keynes y otros. Ariel, 1968).

De modo que lo que surgió como una heterodoxia frente al pensamiento dominante neoclásico luego se convierte en ortodoxia como reflejan muy bien estas palabras. Esta ortodoxia también era resultado de un modo de interpretar a Keynes y de la difusión del modelo que se basaba en hacerlo compatible con los presupuestos neoclásicos, pues lo que se pretendía era preservar todo el ensamblaje teórico de lo que había venido configurando la economía desde 1870. Se trataba, por tanto, de hacer de las ideas de Keynes un modelo de equilibrio y un caso parcial del equilibrio general en el que se admitían, no obstante, los presupuestos keynesianos de la existencia de rigideces e imperfecciones en el mercado, pero limitada su validez al corto plazo.

No todos los keynesianos aceptaron esta interpretación y consideraron que Keynes no era compatible con la escuela neoclásica, sino que suponía una ruptura con estos planteamientos. La escuela poskeynesiana, como así se denominó esta corriente, se convirtió en heterodoxa dentro de la interpretación que se hacía de las enseñanzas del maestro, pues seguían reivindicando esa revolución teórica frente a la visión complaciente de la síntesis neoclásica-keynesiana. Pero fue minoritaria dentro de la profesión.

En la década de los ochenta el pensamiento económico que se impuso, basado en el fundamentalismo de mercado y el monetarismo, desplazó al pensamiento keynesiano de la síntesis de la ortodoxia, de forma que los neokeynesianos, seguidores de esta interpretación, también pasaron a situarse en conflicto con lo que se constituyó como ideario dominante. El ejemplo más significativo lo forman un conjunto de economistas que están siendo muy críticos con las teorías que avalan la eficiencia de los mercados. De un modo muy clarividente lo expone Stiglitz en el capítulo “Reformar la ciencia económica” en su libro Caída libre (Taurus, 2010), si bien esta reforma que propone se queda pequeña pues se centra sobre todo en la crítica de las teorías defensoras del libre mercado y no da cabida a otras teorías y enfoques más heterodoxos, que es lo que reivindican los estudiantes antes mencionados cuando hablan de una visión más pluridisciplinar.

En estos momentos, como señala, con acierto, Chang (Sin permiso) se pueden destacar las siguientes líneas: la economía de mercado que tiene tres variantes -la escuela Clásica (Adam Smith y David Ricardo), la escuela austriaca (Friedrich Hayek) y la escuela neoclásica que es la actual corriente dominante-. Más allá de estas, hay otras muchas escuelas influyentes en el pensamiento económico incluyendo la Keynesiana, la Marxista, la Schumpeteriana, la Institucionalista, la Desarrollista y la Conductista. Como se puede ver muchas más que las que se imparten en las facultades. Esta mutilación es la que se refleja en las insuficiencias que muestra la economía convencional a la hora de analizar la realidad y su fracaso estrepitoso ante el estallido de la crisis y su desencadenamiento posterior.

En suma, ha quedado claro que la ortodoxia actual, basada en el fundamentalismo de mercado, parte de supuestos irreales que conducen a conclusiones falsas. De ahí su incapacidad para predecir y dar respuestas adecuadas a la crisis. A partir de aquí la cuestión de la reforma de los estudios de economía es una necesidad urgente si se quiere tener un cuerpo teórico explicativo y no quedarse en una visión estéril, aunque esté muy bien construida formalmente y con instrumental matemático, debido a su baja utilidad  para hacer avanzar el conocimiento de la realidad. Se plantea, no obstante, si existe un principio unificador en un edificio teórico alternativo que debe ofrecerse a los estudiantes.

En este caso empiezan las divergencias, pues hay controversias, como la que se suscitado entre un neokeynesianos, como Krugman, y otro poskeynesiano como Steve Keen. El primero en su blog critica el manifiesto de los estudiantes, porque considera que lo que proponen en las reformas de la enseñanza de la economía es la eliminación del cuerpo teórico de la síntesis y sustituirlo por corrientes más heterodoxas. No es así ni mucho menos, pues lo que se pretende no es destruir nada sino que no se imparta solo la visión dominante, que a su vez limita en exceso el campo de estudio de la economía.

No deja de llamar la atención que un economista como Krugman, que está resultando tan crítico, salga en defensa de lo que compone el cuerpo teórico actual de la economía, el cual a su vez no debe estar constituido solamente por la eficiencia de los mercados. Lo que considera básicamente es que no es un problema de insuficiencia teórica o de falta de herramientas lo que ha conducido a la falta de visión de los economistas ante la crisis, sino un fallo de observación. En consecuencia, no hay que cambiar nada, tal vez mejorar la observación. Pero esto no se sabe cómo se hace.

Por mi parte, considero que este fallo de observación es el resultado de la teoría económica actual, que no proporciona las herramientas adecuadas para el análisis de la realidad, por eso la ortodoxia y la heterodoxia no conducen a los mismos resultados.

Artículo publicado en Sistema Digital

 

Categories: Attac Planet

Asamblea de ATTAC España

Tue, 17/06/2014 - 22:10

attac_22M

Durante los días 14 y 15 de junio, personas de todo el estado español se dieron cita en Madrid, para la celebración de la asamblea de ATTAC. Cerca de cuarenta asociados y asociadas participaron de los debates que se dieron lugar en la  Sala Milagros, local gestionado y compartido por asociaciones culturales y vecinales del popular barrio madrileño de Carabanchel.

Tras 13 años de existencia en el estado español, la organización afronta un reto: Reforzar los mecanismos de coordinación entre núcleos locales, organizados en red, para hacer de ATTAC una herramienta al servicio del desarrollo del Altermundismo en el estado español y en Europa. El cometido es introducir  mecanismos que profundicen en la democratización de los procesos de toma de decisiones, con el objetivo ineludible de la inclusión de todas las personas asociadas en la vida de la organización.

Desde ATTAC continuamos reivindicando el control ciudadano de los mercados financieros, y exigimos arrebatarlo del dominio de los falsos técnicos y especialistas. Este control forma parte de la Política y no de la Economía, de una Política que tiene que ser entendida como ejercicio de ciudadanía. Mantenemos el compromiso con una  nueva concepción de la política en la que no cabe delegar nuestra responsabilidad ni el ejercicio ciudadano en otros y otras, en el marco del desarrollo de fórmulas más participativas de Democracia. La igualdad, la solidaridad, la libertad y la justicia sólo serán una realidad si participamos todos y todas en la gestión de lo común.

Para los próximos meses, una de las líneas prioritarias de acción de ATTAC será combatir la aplicación del Tratado de libre Comercio e Inversiones EEUU/UE (TTIP). Consideramos que este tratado no es algo coyuntural, sino una avanzadilla de lo que el capitalismo nos depara en esta fase post-estafa. “No hemos llegado aquí a causa de los errores o el ansia por aumentar los beneficios de unos cuantos políticos corruptos y altos directivos descerebrados. Todo el sistema se tambalea, y sufre una crisis de acumulación. En esta línea, desposee de derechos a trabajadores y trabajadoras, y al conjunto de la ciudadanía de sus bienes comunes y servicios públicos. Todo aquello que pueda ser objeto de utilización mercantil y de generar beneficios pasa a ser financiarizado. A merced del TTIP, todo aquello que adquirimos mediante la lucha y la movilización durante décadas será utilizado como instrumento de negocio.”

Desde todas las delegaciones se mostró el unánime apoyo y solidaridad a las personas afectadas por la represión política mediante un comunicado, en el que afirmamos que la represión que el actual gobierno del PP está ejerciendo contra las manifestaciones populares de rechazo a su política neoliberal ha llegado a extremos incompatibles con la democracia”, y “consideramos que estas personas son presas y represaliadas políticas, ya que con su persecución se pretende impedir, mediante las coacciones y el miedo, que el pueblo ejerza sus derechos fundamentales”.

También hubo lugar para la aportación desde el estado español al movimiento internacional ATTAC, ya que se aprobó una propuesta para promover el debate y la reflexión que dé como resultado la actualización del documento fundacional de ATTAC en el mundo, la  Plataforma del Movimiento Internacional ATTAC. Esta propuesta se elevará a la reunión de ATTAC Internacional que tendrá lugar en París, el día 18 de agosto, previa al inicio de la  Universidad Europea de Movimientos Sociales de ATTAC que reunirá a miles de ciudadanos y ciudadanas del movimiento Altermundista europeo.

En el último punto de la asamblea se renovaron las personas que sustentan las responsabilidades de coordinación de la asociación, aprobando una coordinación compartida entre Sol Sánchez Maroto y Carles Fons Poquet, acompañadas de un equipo humano multidisciplinar y de diversas procedencias del territorio estatal, Ricardo García Zaldívar en la coordinación de núcleos locales,  Raúl Ciriza en la coordinación de Organización, Antonio Gabaldón en la Tesorería, Marta Ferrer en la Secretaría, y Cristina Asensi en la coordinación Internacional. Este equipo afronta el nuevo período de ATTAC con la ilusión de aportar al proceso de convergencia ciudadana antineoliberal y antipatriarcal desde el Altermundismo en el estado español.

 

Categories: Attac Planet

COPA FIFA 2014 y el modelo de desarrollo

Tue, 17/06/2014 - 13:00

Julio C. Gambina – Consejo Científico de ATTAC España

Comenzó el mundial de fútbol en Brasil y junto a lo deportivo y las pasiones nacionales en movimiento, emerge el negocio en el popular deporte.

Se trata del negocio de las multinacionales asociadas al juego, sea por la indumentaria y accesorios diversos usados y visibilizados por los principales protagonistas; por la publicidad exacerbada para el consumo de masas y la televisación de los juegos y el espectáculo, los comentarios y el show de la previa, el durante y el después de cada partido.

Claro que se pone en juego el negocio del turismo y un consumo de élite por costos elevados de pasajes, alimentación, hotelería, electrónica y otros rubros, amén de financiamientos bancarios, descuentos y promociones.
Entre otros aspectos, se incluyen los negocios corporativos de la FIFA, principal beneficiario directo del negocio de la COPA, y también los de los intermediarios particulares vinculados a las obras e infraestructura que encara el país organizador. Ello involucra las sospechas de corrupción en el comentado “se la llevan con pala”, asociando enriquecimiento de funcionarios encargados de supervisar los contratos de la Copa Mundial.

El negocio remite también a la evolución de las cotizaciones de los jugadores y equipos técnicos, como eventuales beneficios para intermediarios y los clubes de origen, como a las apuestas y sospechas de arbitrajes y negociados sobre resultados.

Así, el gran negocio del fútbol mundial inició la versión 2014, que nos tendrá entretenidos por un mes, y que como nunca, ahora rodeado de una serie de movilizaciones y de protestas de diversos sectores de la sociedad brasileña, ampliamente difundidos gracias a la tecnología de la comunicación.
Protestas sociales

Las protestas sociales ya no son solamente de indignados por la orientación del gasto público social, tal como se hizo manifiesto hace un año en la lucha por el precio del transporte público y la demanda por su gratuidad.

Ahora se suman los trabajadores formales, sindicalizados, que demandan mejoras de ingresos y condiciones laborales, utilizando la ocasión del mundial para hacer efectivas sus demandas, capacidad y posibilidad de negociación.

Las luchas son en aeropuertos y en subterráneos, entre otros, con demandas en todo el territorio brasileño. Pero también exigen lo suyo los trabajadores sin techo y los sin tierra, éstos últimos exigiendo una demorada reforma agraria. Con todos ellos existen mecanismos de negociación que se han puesto en juego por parte del gobierno para intentar morigerar el conflicto. Ocurre algo distinto con los movilizados menos formalizados, que imponen límites a la negociación gubernamental para evitar la extensión de la movilización social crítica a la COPA. En este caso, la respuesta es la represión, que puede empañar el carácter de fiesta que se atribuye al mundial de fútbol.

En definitiva, el sujeto de la protesta, más allá de treguas y negociaciones, son los trabajadores formales e informales, los jóvenes y el movimiento estudiantil, las organizaciones populares y movimientos contra la opresión racial y de género, entre otros por diversas reivindicaciones, los que expresan la indignación por la utilización de los recursos públicos aplicados a la mercantilización del deporte. Hacen pública y evidencian una demanda y una crítica al modelo de desarrollo, el que privilegia la mercantilización del deporte y la vida cotidiana, en contradicción con la satisfacción de múltiples necesidades de ingresos y de beneficios sociales de educación, salud, transporte, tierra, vivienda o hábitat, entre variados reclamos por des-mercantilizar la vida cotidiana.

La gran vidriera mediática del espectáculo, aun cuando se la quiera ocultar, favorece la demanda social y laboral en contra de la tendencia a mercantilizar una “pasión de multitudes” en un país emblemáticamente futbolero. Es una propuesta coincidente con la crítica más general a un “modelo de desarrollo” que alienta y promueve la extensión de la satisfacción de las necesidades por el mercado capitalista, el que se define por el objetivo de la ganancia y la acumulación.

Este avance de las relaciones mercantiles capitalistas actúa en la desposesión material y simbólica de bienes comunes, desde la tierra y el agua, al juego y el deporte. Las protestas en Brasil constituyen un llamado de atención y al debate de la sociedad sobre la satisfacción y la insatisfacción en las políticas en curso en la región.

Se discute el modelo de desarrollo

Existe evidencia estadística de mejoras sociales en la región, siempre comparadas con la década perdida del 80´ (según CEPAL) y el decenio del ajuste y la reestructuración regresiva de los 90´, pero alejadas del imaginario social crítico al modelo productivo y de desarrollo emergente con las políticas neoliberales. Estas políticas fueron explicitadas en aquellas recientes décadas del ajuste y la reestructuración regresiva del capitalismo en la América del Sur.

La resistencia popular a esas estrategias gestó las condiciones de posibilidad para el cambio político en la región en este comienzo del Siglo XXI, y el escenario actual de Brasil, de protestas por la creciente mercantilización, nos devuelve al debate sobre el modelo de desarrollo a que aspiran los pueblos.

Vale mencionar que ese debate sobre el modelo de desarrollo estará presente en las deliberaciones de la Cumbre del G77+China que se realiza este fin de semana en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, para un agrupamiento que surgió hace 50 años para discutir estrategias desde el Sur “dependiente” para una inserción “independiente” en el sistema mundial dominado por las empresas transnacionales, los principales Estados del capitalismo mundial y los organismos internacionales.

Claro que mucho cambió el mundo en medio siglo y aquellas viejas aspiraciones se desvanecieron al calor de la disputa por recibir inversiones y ser considerados “países emergentes”, petróleo y recursos naturales mediante. Pero también es cierto que en estos años de comienzo del Siglo XXI, nuestra región evidenció expectativas de cambio que pueden resurgir en esta cumbre y a favor de un programa de soberanía popular asociado a la alimentación, la energía, el medio ambiente o las finanzas.

En definitiva, la discusión a propósito del mundial en Brasil, o por la Cumbre del G77+China en Bolivia, apunta a considerar si alcanza con medidas sociales compensatorias derivadas de la inequidad del régimen del capital, que sustenta sus ganancias y la acumulación con fuerza de trabajo barata y extensiva explotación de abundantes recursos naturales en nuestros territorios, o si se requiere de otras y variadas estrategias para una industrialización independiente, lo que implica cambios sustanciales en el modelo productivo y de desarrollo, con otras políticas, para otros beneficiarios, entre los que identificamos a los sectores empobrecidos y vulnerables de nuestras sociedades.

Buenos Aires, 13 de junio de 2014

http://juliogambina.blogspot.com.es/

Categories: Attac Planet

El ridículo como cuestión de Estado

Tue, 17/06/2014 - 09:00

Luis García Montero – Comité de Apoyo de ATTAC España

Cada vez que veo a un español hacer el ridículo pienso en el FMI. No conviene darle armas al enemigo. Si enseñamos a los exprimidores nuestra condición de exprimibles, si recibimos a los que procuran estafarnos con alegría de corderos inocentes, nos convertimos en el mejor argumento de nuestra propia desgracia.

Quizás sufro una paranoia social, pero en cualquier caso los datos están ahí y las intervenciones de los banqueros y los responsables de la Troika no dejan otra salida. Aunque ya es insoportable la degradación económica y social de los españoles, con brechas sociales y con índices de pobreza inhumanos, cada vez que abren la boca es para pedir más sacrificios en salarios, pensiones, inversión pública y derechos laborales. ¿Hasta dónde vamos a llegar? Hasta donde los españoles queramos. Mientras tanto, hacer el ridículo es un modo de dar información útil al enemigo, presentarnos en el mercado como carne de cañón.

Lo he pensado mucho esta primavera. En mi ciudad natal, Granada, se han puesto de moda las despedidas de soltera y de soltero. Como son un buen negocio, hay empresas especializadas en organizar fines de semana con paquetes que incluyen viaje, hotel y disfraz. El caso es que salgo a pasear por las calles de Granada y siento esa vergüenza íntima que es capaz de dejarme por un día sin ciudad. Estalla, donde menos se piensa, en cualquier esquina, plaza, barra de bar o noble recuerdo de infancia, un grupo de ciudadanos en trance de divertirse con atuendos de centuriones romanos, hombres de cromañón, leones de la selva… Se adornan, además, con grandes globos en forma de falos y testículos.

Otras veces la pandilla es femenina y viene compuesta por princesas árabes, mujeres fatales, minifaldas de colegialas pecaminosas, gacelas cavernícolas o esquineras del viejo París. Tampoco faltan los símbolos fálicos. Las que han elegido la vía prehistórica, suelen completar su aliño indumentario con un nabo. La socorrida hortaliza sirve para que las mujeres de la edad de piedra se recojan el pelo y le pongan la guinda a sus graciosas faldas y blusas de trapo descosido. Cuando ellos y ellas coinciden se derraman las canciones, los gritos, las botellas de cervezas en alto, y vibra una sana alegría de instintos bajos, como si el espíritu de la telebasura hubiese encontrado su encarnación perfecta.

Es entonces cuando yo caigo en la paranoia y pienso en Alemania y en la Troika. Como vean esto los alemanes, como esté por aquí la Troika, nos van a crujir. No se puede hacer el ridículo de esta forma sin pagar un alto precio en recortes y bajadas de salario. Estamos en condiciones de aguantarlo todo.

Ya sé que las despedidas de soltero por las calles de España no son un asunto serio, aunque indiquen el estado de zafiedad insoportable que padece la cultura popular española. Si me atrevo a hablar aquí del asunto, es porque siento que muchos políticos, cargos públicos y periodistas españoles han vivido el folletín de la abdicación del rey con un espíritu de despedida de soltero. Y de esto, desde luego, se han enterado los alemanes. El espíritu de servidumbre voluntaria de la sociedad española alcanza niveles muy, muy profundos. Somos carne triste de cañón.

¡Las cosas que hemos oído! ¡Las cosas que hemos visto! Constatamos una vez más que el pueblo español fue la gran víctima de la dictadura franquista, al ser condenado durante años a la humillación, el sometimiento y el miedo. Repetir una y otra vez que se le debe la democracia a un rey, como si la democracia fuese un pantano inaugurado por la gracia de la autoridad superior, es propio de un pueblo sin orgullo. Los demócratas que muestran su devoción al rey, que agradecen sus servicios, que aplauden su generosidad, son la gran herencia del franquismo. El dictador no sólo dejó un heredero en el trono, también dejó muchos súbditos en las calles, las oficinas, las instituciones y los periódicos. Aunque sean demócratas, no son hijos de la libertad democrática, sino del sentido franquista de la humillación. Es la educación que recibieron. Y esto, por desgracia, lo sabe la Troika. Pueden hacer con nosotros lo que les dé la gana.

Artículo publicado en Público.es

Categories: Attac Planet

¿Por qué aumenta el pago por intereses de deuda si la prima de riesgo continúa cayendo?

Tue, 17/06/2014 - 07:00

Eduardo Garzón – Consejo Científico de ATTAC España

A pesar de que el coste de financiación para el Tesoro español es muy bajo en la actualidad, los intereses destinados a pagar la deuda pública han aumentado un 6,6% con respecto al año anterior (en el que el coste de financiarse –el tipo de interés o la prima de riesgo– era bastante más elevado). Este hecho podría parecer a primera vista contradictorio: si endeudarse es ahora más barato, ¿por qué pagamos más dinero por habernos endeudado? Sin embargo, un análisis más completo del la cuestión revela que no hay ninguna contradicción y que de hecho el asunto es bastante simple.

Cuando el Tesoro necesita dinero para cubrir los gastos que no cubre con los ingresos públicos, necesita endeudarse. Para ello lo que hace es vender títulos de deuda pública a inversionistas privados, de forma que, por ejemplo, a cambio de recibir 1000 euros el Tesoro, éste se compromete a devolver al inversionista 1050 euros una vez transcurra un año. En realidad no es más que un préstamo que le conceden los inversionistas privados al Estado, lo que ocurre es que las condiciones y otras características de este “préstamo” hacen que reciba otro nombre: compra y venta de títulos de deuda pública. El Tesoro puede decidir por cuánto tiempo se endeuda con cada inversionista privado, es decir, puede decidir cuándo va a tener que devolver el dinero que le prestaron. En nuestro ejemplo hemos supuesto que el plazo sería un año, pero el Estado podría endeudarse para sólo 3 meses, o para 10 años, o incluso para más años.

La cantidad de dinero tomado prestado (el principal) se devuelve al final del plazo establecido, pero los intereses se pagan cada año. Si el Estado se endeuda por 10.000 euros durante 10 años, y el tipo de interés es del 5%, cada año tendrá que pagar 500 euros. A los diez años el Tesoro habrá pagado 5000 euros en concepto de intereses (500 euros cada año durante 10 años), y además tendrá que devolver los 10.000 euros que le prestaron (si no tiene dinero lo que hará será pedir el dinero prestado a otro inversionista, con quien volverá a endeudarse en otras condiciones y en otro periodo de tiempo).

Cuando el tipo de interés (o la prima de riesgo) estuvo muy elevado (entre 2011 y 2013), el Tesoro no tuvo más remedio que endeudarse a un coste muy alto. Eso sí, se buscó que el plazo del “préstamo” fuese lo menor posible. Cuando sabes que cada año vas a pagar mucho, lo que te conviene es que pagues durante menos años. Lo contrario ocurre cuando el coste de financiarse es bajo (como en la actualidad): si sabes que cada año vas a pagar poco en concepto de intereses, lo que te conviene es endeudarte durante muchos años. De hecho, el Tesoro anunció el pasado miércoles 11 de junio que se iba a endeudar en una cuantía importante (56.000 millones de euros) con un plazo de 10 años aprovechando que el coste de financiación actual es bajo.

Pues bien, en la actualidad el Estado todavía tiene contraídos “préstamos” caros, con lo cual todavía está pagando por aquellos intereses elevados. La nueva financiación que está pidiendo ahora sí será más barata, pero el efecto no se notará hasta que pase al menos un año (puesto que los intereses se pagan al año). Es decir, que el Tesoro todavía está pagando intereses elevados porque los “préstamos” antiguos todavía siguen vigentes, mientras que los nuevos todavía no han tenido tiempo de hacerse notar.

Ahora bien, el efecto comentado es importante pero queda totalmente eclipsado por otro efecto de mucha mayor intensidad: la cuantía total de intereses que paga hoy día el Estado también es mayor que hace un año simplemente porque la cantidad de deuda total es mayor. Imaginemos que el Estado se financió a un tipo medio del 5%, teniendo una deuda de 1000. La cuantía total de intereses sería de 50 (5% de 1000). Si al año siguiente el Estado logra reducir el tipo medio al 3%, pero al mismo tiempo la deuda se ha incrementado hasta 2000, la cuantía total de intereses sería de 60. Por lo tanto, el Tesoro estaría pagando más intereses que antes a pesar de haber reducido el coste de financiación. Es esto precisamente lo que ocurre hoy día porque la deuda pública española alcanza ya el nivel del 100% sobre el PIB, cuando al inicio de la crisis estaba en el 36%.

Esto último es muy importante tenerlo en cuenta a la hora de calibrar la reducción de la prima de riesgo. Sin dejar de ser ésta una noticia positiva para el Tesoro español, lo cierto es que ello no impide que el pago anual en concepto de intereses sea todavía estratosférico (e incluso ascendente). Y es esta variable la verdaderamente importante, porque es dinero que el Estado tendrá que recaudar de algún sitio para poder satisfacer los pagos contraídos con los acreedores financieros. Alegrémonos, pues, de la caída de la prima de riesgo; pero en absoluto pensemos que los problemas se han evaporado.

Saque de Esquina

Categories: Attac Planet

Draghi y las elecciones europeas

Mon, 16/06/2014 - 13:00

Juan Francisco Martín Seco -Consejo Científico de ATTAC España

Hay pocas dudas acerca de las múltiples consecuencias que han generado las elecciones del 25 de mayo; en nuestro país, por ejemplo, la abdicación del rey a favor del príncipe Felipe. Digan lo que digan acerca de lo preparado que estaba el relevo, lo cierto es que han sido los resultados electorales los que, al menos, han precipitado la sustitución. Hay que aprovechar la correlación de fuerzas parlamentarias a favor de la monarquía que existe en la actualidad para dejar no digamos atado y bien atado pero sí despejado un trámite que quizá con otra composición de las Cortes sería más difícil de solventar. En previsión de lo que pueda sobrevenir, dejemos la casa arreglada.

En Europa los resultados electorales también están acarreando secuelas. Han roto, por ejemplo, las últimas resistencias que había en el BCE para hacer una política más agresiva. Es verdad que la situación económica de la Eurozona exige esa postura de la autoridad monetaria, pero tal exigencia viene de muy antiguo y lo único que hasta ahora se había conseguido eran meras declaraciones. Los inquisidores del Bundesbank y sus discípulos han venido poniendo toda clase de objeciones y de obstáculos a fin de impedir cualquier medida de las llamadas “no convencionales”, aquellas que, por otra parte, vienen aplicando desde hace años los otros bancos centrales.

Solo la amenaza de un posible caos político en Europa, manifestada como aviso en estas elecciones, ha movido a los talibanes a hacer concesiones, concesiones sin duda parcas y muy alejadas de las medidas adoptadas por la Reserva Federal, el Banco de Japón o el de Inglaterra. La inyección de liquidez pretendida por el BCE es muy reducida si la comparamos con la efectuada por la Reserva Federal, cuyo pasivo ha pasado en estos años de 800.000 millones de dólares a cuatro billones, o con la del Banco de Japón que ha duplicado su balance, o con la compra masiva de activos por importe del 20% del PIB realizada por el Banco de Inglaterra. No parece que la llamada “flexibilización cuantitativa” aplicada en esos otros países esté aún entre los planes del BCE o al menos de algunos de sus miembros, aquellos emparentados con los intereses alemanes.

En los últimos meses ha sido constante el clamor para que el BCE se decidiese a actuar. Los que se empeñan en defender como sea contra viento y marea la viabilidad de la Unión Monetaria cifran en el BCE todas las esperanzas para salir del atolladero económico en el que se encuentra la Eurozona. No dudan en criticar a Draghi por su tardanza en adoptar medidas. Curiosamente, ninguno de ellos cuestionó en su día el modelo con el que se creaba el BCE, que de forma lógica iba a conducir a una actuación deficiente e incompleta. Es más, hace tiempo que vengo planteando dudas acerca de que, aun cuando quisiera, el BCE tenga capacidad suficiente para forzar la depreciación del euro, medida que parece imprescindible. De hecho, tras los últimos acuerdos, la cotización frente al dólar apenas ha sufrido variación.

El tipo de cambio de una moneda depende, sí, del tipo de interés y de la cantidad de dinero en circulación, pero debe guardar, al menos a medio plazo, cierta correlación con los saldos exteriores. La Eurozona presenta un superávit en su balanza de pagos cercano al 3% del PIB (consecuencia del 6% que alcanza Alemania). Resulta muy difícil que con ese saldo exterior una moneda pueda depreciarse. Y es que hablamos del euro, pero en realidad hay múltiples euros; el de Grecia, Portugal, Irlanda, España, incluso el de Italia y Francia, deberían devaluarse; sin embargo, el de Alemania y algunos otros países del Norte debería apreciarse. He ahí la contradicción, la paradoja, la tragedia en suma de la Eurozona.

Las medidas adoptadas y las que aún debería adoptar el BCE son totalmente necesarias pero no suficientes. La carencia de una hacienda pública y de una política fiscal comunes conduce a tales contradicciones. Y es que cuadrar el círculo resulta siempre imposible.

Artículo publicado en República.com

www.matinseco.es

Categories: Attac Planet

Bipartidismo, una seria amenaza para la democracia

Mon, 16/06/2014 - 09:00

Xavier Caño Tamayo – ATTAC Madrid

En una ilustración de El Roto dice un tipo encorbatado: “Renovación, sí, pero siempre que sea de lo mismo”. Eso es lo que prepara el bipartidismo vigente. Más de lo mismo. Frutos comprobados del bipartidismo son la rebaja de democracia, el recorte de libertades y la reducción o pérdida de derechos sociales que, lenta pero inexorable, se perpetran bajo un disfraz meramente formal de democracia. Porque el bipartidismo significa alternancia, no alternativa, y así los países se enfocan en una sola y única dirección. Como proclamaban una y otra vez los indignados del 15 M, en España: “PP-PSOE la misma cosa es”. En lo esencial, en lo que importa, en los principios.

La alternancia histórica demostró hasta qué punto se corrompen un país y la democracia cuando se aplica. Ocurrió hace casi siglo y medio cuando Cánovas y Sagasta se sucedían ordenadamente: ahora gobiernas tú, ahora gobierno yo. En nuestros días, lo que se cuece es un gobierno de concentración nacional de PP y PSOE. Aunque, a fuer de sinceros, “un gobierno de coalición PP-PSOE oculto ya existe en las grandes cuestiones de Estado, en las que realmente interesan al poder de verdad”, escribe Manuel Monereo. Entonces, ¿por qué proponer ahora un gobierno de coalición visible? Porque el régimen monárquico bipartidista hace aguas. Y porque continúan las “reformas” que la Troika exige que aumentarán el sufrimiento de la ciudadanía. Pero ¿acaso no se crea empleo y se creará más? La lenta reducción de desempleados es a costa de aumentar los trabajadores pobres. Por precariedad, por salarios bajísimos. Lo comprobamos en Alemania donde millones de asalariados devienen trabajadores pobres y han de recurrir a la asistencia social.

Eso cabe esperar del bipartidismo, porque genera una democracia muy recortada, muy aguada, muy poco democracia. Pero, ¿acaso no son elegidos los partidos del bipartidismo? No basta. También se votaba en las dictaduras de Trujillo en Dominicana y de Stroessner en Paraguay.

En España, como en la Unión Europea, los dos grandes partidos han acordado desregular los mercados y han votado juntos todos los tratados que han dado el poder a la élite económica. En el Parlamento Europeo, socialdemócratas y conservadores han votado lo mismo en más del 73% de decisiones de los últimos cinco años. Por lo que se refiere a eurodiputados españoles, PP y PSOE votaron lo mismo en el Parlamento Europeo el 75% de las veces. Presuntos socialistas y conservadores reales gobiernan a la par en Alemania. Gobiernan también juntos en otros diez países europeos y se llevan muy bien en el Consejo y Comisión europeos. La gran coalición ya funciona. Porque conviene al poder económico.

En España, PP y PSOE sumaron sus votos para tumbar la propuesta de Izquierda Plural de someter a referéndum la ratificación (o no) del Tratado de comercio e inversión que se negocia entre Unión Europea y Estados Unidos. Tratado que, de firmarse, abrirá una vía veloz de vaciado de la democracia, pues el poder que otorgaría a las corporaciones multinacionales reducirá a vacua tramoya los parlamentos nacionales y el europeo.

Promovieron y votaron juntos la reforma del artículo 135 de la Constitución para que el pago de la deuda pública y sus intereses pasara por delante de la inversión social y los servicios públicos. Ambos partidos se han opuesto a la dación en pago para cancelar la deuda hipotecaria que ahoga a cientos de miles de familias y han votado juntos para impedir medidas eficaces contra la evasión fiscal. Además de aprobar contarreformas laborales que permiten despedir a los trabajadores a bajo precio incluso en empresas con beneficios. Han bajado los salarios y congelado las pensiones y gobiernan o han gobernado con la misma austeridad que ha arruinado a la ciudadanía europea.

Ahora el bipartidismo prepara una nueva ofensiva en España. Con un nuevo rey flamante y tal vez alguna reforma constitucional de chicha y nabo. Para impedir que la ciudadanía, movimientos sociales y partidos de izquierda de verdad inicien un proceso constituyente hacia una auténtica democracia. Por eso urge ponerse las pilas, acordar el camino hacia la democracia de verdad y avanzar en la coordinación y unidad ciudadanas. Para conseguir el poder y cambiar las cosas.

Periodista y escritor
Twitter: @xcanotamayo

Artículo publicado en ALAI, América Latina en Movimiento

Fuente: Centro de Colaboraciones Solidarias (CCS), España.
Categories: Attac Planet