Skip navigation

News from Attac Spain

Syndicate content
Justicia económica global
Updated: 5 hours 11 min ago

Campaña NO AL TTIP : Eurodiputados traicionan a la gente de Europa en una votación sobre el TTIP

Thu, 28/05/2015 - 20:43

Comunicado de prensa -  28 de mayo del 2015

Eurodiputados traicionan a la gente de Europa en una votación sobre el TTIP

nottip02La campaña no al TTIP denuncia que una vez más, la coalición entre conservadores, socialdemócratas y liberales europeos ignora los anhelos de justicia y democracia real de la ciudadanía.

Hoy, en una votación del Parlamento Europeo, la mayoría neoliberal de la Comisión de Comercio Internacional (INTA) aprobó el proyecto de informe que apoya las negociaciones de la Asociación Transatlántica de Comercio e Inversión (TTIP), uno de los asuntos más controvertidos de la actual legislatura.

El informe va en contra de la opinión pública europea, que se movilizó el pasado 18 de abril en más de 700 ciudades en todo el mundo. A las movilizaciones se suman las casi dos millones de firmas a la Iniciativa Ciudadana Europea que se oponen a ese acuerdo comercial entre la UE y Estados Unidos, ya que supondría la pérdida de más de un millón de empleos y un ataque sin precedentes a los derechos laborales, sociales y ambientales.

El pleno del Parlamento Europeo votará este informe en su próxima sesión plenaria en Estrasburgo durante la semana del 8 de junio.

La campaña “No al Tratado Transatlántico de Comercio e Inversión”, apoyada por más de 250 organizaciones y plataformas del Estado español, valora muy negativamente el texto del informe: “La mayoría de los miembros de la Comisión de Comercio de la Eurocámara han dado la espalda a sus propios electores, porque han vuelto a apoyar una política económica y comercial que es una de las causas fundamentales de la creciente pobreza, exclusión social y el desempleo estructural que sufren millones de personas en Europa y el mundo”.

“La gran coalición entre PP y PSOE, y la complicidad de CiU y PNV, ha vuelto a demostrar que les importan más los dictados de los grupos de presión empresariales que defender los intereses de la mayoría de la población. Una vez más los intereses económicos y comerciales están por encima de los derechos humanos. Se trata de una traición pura y simple”, recalcan integrantes de la campaña #NoalTTIP.

Con la votación también respaldaron la polémica propuesta de la Comisión Europea para una “solución de controversias Inversor-Estado”, un sistema jurídico paralelo conocido como ISDS, que anula el Estado de Derecho y otorga poderes privilegiados a inversores extranjeros a través de tribunales privados que actúan al margen de la justicia formal. “Un verdadero ataque a la democracia y la soberanía parlamentaria”, señalan integrantes de la campaña #NoalTTIP.

La enmienda de transacción presentada en el último momento por el presidente de la Comisión de Comercio, el socialdemócrata Bernd Lange, dejó caer una frase clave rechazando el uso de los mecanismos ISDS, y apoyó en cambio las propuestas de “protección de inversión” en el TTIP introducidas por la Comisaria de Comercio de la UE, Cecilia Malmström, a principios de este mes.

La bancada socialdemócrata recibió duras criticas en las redes sociales por su apoyo a este mecanismo de arbitraje, ya que iba ser una de sus “líneas rojas” en las negociaciones del TTIP. Como respuesta, intentan “justificar” su voto a través de Twitter diciendo que “han defendido un informe en contra del ISDS”. Una mentira descarada.

Gracias a la presión de la ciudadanía, se han conocido diferentes casos ISDS en los que las empresas han demandado a los estados por las leyes o medidas que protegen la salud pública y el medio ambiente, o trataban de garantizar el acceso a los servicios públicos, entre otros.

Justamente por el rechazo que provoca el mecanismo ISDS, este fue retirado de las negociaciones del TTIP en enero de 2014. La Comisión Europea realizó una consulta pública que recibió un récord de 150.000 respuestas, y en la cual más del 97% rechazaba la inclusión del mecanismo ISDS en el TTIP.

Sin embargo, con esta votación el grupo socialdemócrata ha vuelto a confirmar su apoyo incondicional a un programa capitalista que anula cualquier compromiso con el modelo social europeo.

Más información: Tom Kucharz (+34 619 94 90 53) Campaña No al TTIP http://noalttip.blogspot.com.es/ Twitter: @NoalTTIP
Categories: Attac Planet

Votación importante sobre TTIP en el Parlamento Europeo

Thu, 28/05/2015 - 19:55

N2ISDS

stop-ttip

Estimados amigos,

Tiempos excepcionales requieren medidas excepcionales. Este es el momento. El Parlamento Europeo está a punto de voltar una resolución crítica, no vinculante, sobre el TTIP. Te pedimos por favor que actúes ahora para asegurar que la Cámara adopta una postura firme contra los tribunales de arbitraje privados que se incluyen en el tratado. ¡Di #no2ISDS ahora!

Por el momento la resolución en curso todavía está en fase de debate y el voto de la sesión plenaria está previsto para el 10 de junio. Entre las diversas comisiones 5 comités ya han rechazado el ISDS (=resolución de controversias entre inversores y estados, esto es, tribunales de arbitraje privados en los que los inversores pueden demandar a los países si consideran que las acciones particulares de éstos disminuyen sus beneficios). Esta es una gran noticia, pero la votación en la comisión competente (Comité de Comercio o INTA) tiene lugar esta semana, el 28 de mayo, y por el momento parece que podría adoptar una postura favorable a la vía de los negocios y proponer una posición más débil frente al ISDS. ¡Di a los miembros de la Comisión de Comercio que digan NO al ISDS!

145.000 ciudadanos y ciudadanas dijeron #no2ISDS en la consulta organizada por la Comisión Europea el año pasado, y casi dos millones de personas firmaron la Iniciativa Ciudadana Europea Stop TTIP. Recordemos a nuestros eurodiputados y eurodiputadas lo que la ciudadanía dice sobre el TTIP y que no quiere ISDS.

En menos de un minuto puedes hacérselo saber a través de esta herramienta de acción en línea. Disponible en ocho idiomas diferentes, permite a la ciudadanía de toda Europa ponerse en contacto con sus representantes y pedirles que no acepten los privilegios especiales para inversores extranjeros. Por favor, reenvía este mensaje a tus amig@s y pídeles que le digan ¡NO al ISDS!#no2ISDS

Hasta la próxima, Michael, Cornelia y Stephanie

PD: Si te gusta usar la red social y quieres difundir la acción aquí tienes algunas sugerencias:

- Ejemplos de tuits:

Pide a los eurodiputad@s que se opongan a los privilegios de las grandes corporaciones #no2ISDS www.no2isds.eu

Los derechos especiales para inversores extranjeros son inaceptables. Pídele a tus eurodiputad@s que dejen fuera el #ISDS del #TTIP www.no2isds.eu #no2ISDS

@Europarlamentario/a ponte del lado de la ciudadanía y contra las ventajas de los inversores diciendo #no2ISDS en el #TTIP! www.no2isds.eu 

@Europarlamentario/a, ¿has oído las voces de las 145.000 personas que han dicho #no2ISDS #TTIP? ¿Quieres estar con tus votantes?

- Ejemplo de post en Facebook:

Mañana/la próxima semana el Parlamento Europeo votará una resolución sobre el acuerdo comercial trasatlántico entre la Unión Europea y los Estados Unidos, que será una oportunidad única para adoptar una posición sobre el tema. Pide a tus representantes en el Parlamento Europeo que estén con la ciudadanía y rechacen los privilegios especiales para inversores y grandes corporaciones a costa de la mayoría. Entra en acción en: www.no2isds.eu

Hashtags # No2ISDS #TTIP #ISDS

 

Categories: Attac Planet

Los fondos buitre, capitalismo depredador

Thu, 28/05/2015 - 13:00

Juan Hernández Vigueras – Consejo Científico de ATTAC España

 (Introducción)

Tan grande era la maldad de señores ricos y poderosos que compraban reclamaciones de deudas y que por intermedio de sus altas e influyentes posiciones, infundían temor en los tribunales y con ello garantizaban sentencias injustas y sin fundamento, que se hizo necesario, tempranamente en Inglaterra, promulgar leyes para impedir tales prácticas”.

FondosBuitre3 Presentacion Madrid 29 5 15Con esta cita de un caso judicial ocurrido en el  siglo XVI,  el juez Sweet de Nueva York apoyaba su fallo en la sentencia del caso Elliot Associates contra Perú, denegándole a este fondo buitre la petición de que le reembolsaran por su valor íntegro los bonos soberanos adquiridos con descuento; luego, este fallo fue anulado por el tribunal de apelación. Sin embargo, recientemente en el caso del fondo NML Capital frente a Argentina, la decisión del juez federal de Nueva York ratificada por el Tribunal Supremo, concedía a este otro fondo buitre estadounidense un beneficio del 1.600 por ciento sobre la inversión que hizo en devaluados bonos viejos de Argentina y que se había negado a canjear en años anteriores.

Desde que la política de los EEUU, siguiendo los dictados de Wall Street, convirtió los préstamos de  los bancos a los Estados en productos financieros comercializables, las entidades de financieros pocos escrupulosos encontraron una línea de negocio en el endeudamiento de los países en desarrollo, aprovechando la compra de deuda soberana con descuento para reclamar ante los tribunales el  cobro del valor nominal íntegro, aunque el país se quedara sin recursos económicos para atender las necesidades básicas de sus gentes.

Esta es la actividad que ha caracterizado a los fondos dedicados a ese negocio y les ha valido el apelativo de buitre. Y desde los años noventa, a medida que el Estado se vio privado de la inmunidad jurídica histórica ante tribunales extranjeros, se han sucedido los litigios internacionales promovidos por los fondos de inversión especulativa contra países endeudados de América Latina y de África, con la pretensión de conseguir ante los tribunales la rentabilidad que los mercados no les daban (capítulos 2 y 4). El problema es que, como demuestran recientes investigaciones, se ha producido un importante crecimiento de los litigios promovidos por estos fondos en la década de 2000.

Argentina es el caso paradigmático, porque desde su salida del pozo de endeudamiento en que le dejó la cruenta dictadura militar, sigue afrontando desde hace más de trece años el acoso de un potente grupo de fondos buitre que, además de plantear continuos litigios, dispone de una agencia de lobby propia para, entre otras cosas, degradar internacionalmente la imagen del país del Cono Sur (capítulo 3). Y este caso inacabable ha demostrado  cuán vulnerables son los países que toman decisiones soberanas para afrontar  una crisis grave de la deuda; porque la sentencia de los tribunales estadounidenses a favor de estos fondos y contra Argentina, como admitía recientemente el FMI,  “podría tener consecuencias generalizadas para futuras reestructuraciones de deuda soberana mediante el aumento de influencia de los acreedores discrepantes“.

Este es uno de los problemas que preocupan en Europa ante la posibilidad de reestructuraciones de la deuda soberana.

Porque, además, la estrategia depredadora de estos fondos calificados como buitres, se ha generalizado actualmente con la expansión de los mercados de deuda en las economías europeas más vulnerables. En especial, los casos de Grecia, Chipre o España, muestran que los gobiernos están siendo demandados por inversores especuladores extranjeros en razón de decisiones que no han tomado libremente sino bajo el imperio de la Troika (FMI, BCE y Comisión Europea). Estos fondos especulativos  ignoran también  la prerrogativa de cualquier Estado soberano para decidir, por razones de superior interés general en tiempos de crisis, medidas que no pudieron preverse con antelación, independientemente de si son discriminatorias para los inversores extranjeros.

Con la fuerza de sus posiciones minoritarias de bloqueo, los fondos buitre no aceptaron la reestructuración con quita de la deuda griega y Grecia les ha seguido pagando el 100 por cien del valor nominal de sus bonos. Irlanda ha sido otro terreno para los depredadores financieros internacionales, como muestra el caso del fondo buitre Fir Tree Partners; porque aunque no fuera el país más afectado por la crisis en la periferia de la zona euro,  para muchos fondos de inversiones especulativas ofrecía oportunidades de inversión rentables, gracias a la combinación de un grave desastre financiero, un gobierno neoliberal puro y duro, leyes de reestructuración propicias y otros factores favorables.

Y en España, Elliott Management Corporation, un fondo especulador del multimillonario estadounidense Paul Singer, al que nos referiremos en varios de los casos  que  hemos analizado en este libro, se ha embolsado ya mil millones de euros de créditos morosos de Bankia y 300 millones de euros del Grupo Santander. En todos estos casos, como ha sucedido en Irlanda, las estrategias de fondos buitre de las firmas de Goldman Sachs y de Blackstone  les lleva, incluso, a buscar la rentabilidad de operaciones inmobiliarias no ya por la vía de la venta posterior, cuando la coyuntura haya mejorado, sino como oportunidades de negocios financieros, empeorando de hecho las condiciones contractuales en perjuicio de los inquilinos de las viviendas sociales adquiridas de Comunidades y Ayuntamientos. Y es que en la Eurozona, la aplicación de la opción europea en favor de la gran banca, la denominada consolidación fiscal y la llamada austeridad o empobrecimiento de las poblaciones y del nivel de actividad económica real, han atraído a numerosos fondos de inversión especulativa hacia los países más tocados por la recesión económica y sometidos a la dictadura de la Troika. Y esto se ha producido a medida que ha ido aflorando la devaluación generalizada de toda clase activos, generados por situaciones de gran endeudamiento e insolvencia que, a su vez, dan lugar a  nichos rentables para los grandes fondos de inversión especulativa, calificados como fondos buitre, que la ortodoxia financiera prefiere denominar fondos de inversión en deuda deprimida o en apuros. A esos nichos privados se suman las acumulaciones de deuda de los países soberanos más endeudados y vulnerables. Y estos países europeos se han convertido en mercados atractivos para los fondos especulativos con gran capacidad financiera, que están en disposición de acudir allá donde haya coyunturalmente disponibles activos en venta a precios  de saldo o necesidad de liquidez, sean de bancos o empresas o hasta de los Estados, porque la  comercialización de las deudas privadas o públicas se integran también en los mercados financieros globales (capítulo 5).

La visión económica dominante la expresa muy bien un analista del Financial Times: “estos fondos no picotean en los cadáveres de las empresas que han muerto sino que tratan de devolverles a la vida… A pesar de que sitúen ante todo sus rendimientos, y a veces se pierdan puestos de trabajo, proporcionan liquidez valiosa cuando otros no lo harán.” Pero esta visión de la doctrina neoliberal dominante, que contempla a los fondos buitre como sanadores de las economías, ignora los costes totales y los efectos sociales nocivos de las experiencias de las últimas décadas y de los casos que analizamos en este libro.

Todas estas prácticas financieras depredadoras, que se cubren bajo la expresión de fondos buitre, representan la expansión a las áreas más vulnerables de las economías de la estrategia refinada practicada en la reestructuración de la deuda externa impuesta a Grecia por la Troika, de la que han salido ganando Elliot Associates y Dart Management, fondos acreditados como buitres familiares para latinoamericanos y africanos. Y frente al problema actual de estos fondos, que buscan obtener ganancias litigando en las crisis de endeudamiento soberano, tras la crisis del euro y el rescate de Grecia, la Unión Europea acordó la inserción obligatoria de cláusulas contractuales para los nuevos bonos de la Eurozona que hagan posibles las reestructuraciones vinculantes de la deuda. Y el FMI, que abandonó el proyecto de acuerdo multilateral de regulación, recomienda asimismo cláusulas contractuales en las emisiones de bonos que permitan, llegado el caso, un acuerdo de reestructuración por mayoría de los acreedores que prevenga de los acreedores discrepantes (capítulo 6). Son las denominadas soluciones de mercado, basadas en la voluntad de los acreedores, sin abordar la desregulación vigente para las finanzas.

Aunque los países de la Unión Europea mostraron posiciones divergentes, hemos de esperar que se cumpla la resolución aprobada por la Asamblea General de la ONU de septiembre de 2014, con el apoyo abrumador del voto de 124 países miembros para la creación de un mecanismo regulador de la reestructuración de la deuda soberana de los países. Una regulación multilateral necesaria que facilite una salida  ordenada y justa a las quiebras de los Estados; y que habrá de  impedir la obstrucción de los fondos buitre, que pretenden beneficiarse mediante litigios contra el Estado deudor. Un asunto sobre el que los países en desarrollo habían venido abogando durante mucho tiempo con el fin de impedir las acciones de fondos especuladores, que “erosionan las ganancias derivadas de la condonación de la deuda para los países más pobres y hacen peligrar el cumplimiento de las obligaciones de derechos humanos de estos países”, como se denunciaba hace pocos años desde África; y que hoy contemplamos que también afecta a Europa.

La Europa Opaca de las Finanzas

Categories: Attac Planet

Por fin, vuelve a soplar en Madrid un aire fresco

Thu, 28/05/2015 - 09:00

José Antonio Pérez – ATTAC Madrid

Pese a haber sido el que más votos ha recibido, el Partido Popular ha perdido las oportunidades de gobierno municipal y autonómico en casi todo el país. Junto al hartazgo ciudadano por su rosario de abusos, saqueos y corrupción nauseabunda, ha sido víctima de su propio apoyo a la maquinaria viciada que rige los procesos electorales en España.

carmenaEl varapalo ha sido generalizado en toda España, pero “pongamos que hablo de Madrid”, donde hoy sopla un viento nuevo. Dado que hay analistas políticos para dar y tomar, algunos incluso solventes, descarto la tentación de apuntarme al carro. Prefiero hablar tan sólo como ciudadano, dejando constancia aquí del alivio con el que, al igual que la mayoría de las personas decentes con las que comparto empadronamiento, recibo ese reconfortante soplo de aire fresco que acaba de orear el enrarecido ambiente que, casi un cuarto de siglo de gobierno de la derecha, ha dejado en Madrid.

Especialmente en la capital, donde una nueva victoria de esa derecha, a la vez chulesca y corrupta, representada por la candidata del PP cuyo nombre conviene ya ir olvidando, habría vuelto el ambiente absolutamente irrespirable. Hice mías las palabras de un amigo que decía que, si tal hipótesis se hubiera cumplido, ya no podría saludar a nadie por la calle. En efecto, la repetición de la aplastante, opresiva mayoría ostentada por el PP, nos habría vuelto a todos sospechos de, al menos, pérdida de cordura.

Pero hoy, tras la lección cívica aplicada por ese electorado del que formo parte, he salido a calle sin temores, saludando sin prejuicios ni temores a vecinos, comerciantes y conocidos varios. Pues aunque, estadísticamente, algunos de ellos pertenecen al grupo de los que, incomprensiblemente, han seguido votando a favor del abuso, de la corrupción, de la precariedad laboral y la privatización de los servicios públicos, el sentido común mayoritario acaba de poner los medios para echar el freno a estas lacras.

“Ojalá este domingo regrese la decencia”, había dicho Emilio Lledó, el prestigio filósofo recién galardonado con el Princesa de Asturias. Aunque en mi entorno cercano reinaba cierto pesimismo sobre esta victoria de la ciudadanía decente, en esta ocasión yo albergaba razonables dosis de confianza en que, en esta ocasión, el vuelco sería posible. El abuso, el saqueo y la extorsión han ido demasiado lejos y, siguiendo el dictum de Heráclito: ”Si el Sol rebasara sus límites, las Erinias, servidoras de la Justicia, se encargarían de devolverlos a sus justos límites”. Pues bien, fue precisamente en la madrileña plaza de la Puerta del Sol (Vodafone para el PP) donde, un 15 de mayo, la ciudadanía comenzó a testimoniar su hartazgo y a ensayar nuevas formas de protesta cívica que ha desembocado en esta corrección del rumbo de las cosas. Dando, de paso, una lección a la inoperancia de los partidos clásicos de la izquierda que, desde 1989, han sido incapaces de reconquistar Madrid.

De manera inteligente, aunando fuerzas progresistas, Ahora Madrid nos puso fácil a muchos elegir una opción de voto. El hecho de formar una coalición era ya de por sí alentador. En lugar de actuar conforme a fórmulas viejunas, como ese adagio de la vieja izquierda de «marcher séparément pour frapper en ensemble», una serie de fuerzas y movimientos ciudadanos comenzaban a «marchar juntos para golpear juntos» contra la opresión, aún respetando las especificidades de cada cual. Y situando en cabeza de lista a Manuela Carmena, una persona con gran prestigio personal.

En su vida profesional, como decana de los juzgados de Madrid, Carmena terminó con la corrupción de no pocos funcionarios que percibían astillas o mordidas con las que engrasaban la corrupta máquina judicial. Modernizó la gestión procesal y organizó la oficina judicial. Puso fin a la opacidad publicando las subastas que desde décadas se consultan en internet y los interesados pueden acudir a pujar o presenciarlas.

Y eso es precisamente lo que en Madrid y en España entera necesitamos: una decidida política en favor de las prioridades sociales, no de los intereses particulares y sus redes de corrupción. De momento, en Madrid todo esto ya es posible, pues (suena a juego de palabras) el PSOE de Carmona está obligado a sumarse a Carmena para que sea la nueva alcaldesa de Madrid.

Cuanto antes, para que ella y su equipo puedan ponerse manos a la obra. El mismo día en que Manuela Carmena fue elegida candidata, Ahora Madrid presentó las cinco medidas más votadas dentro del proceso abierto a toda la ciudadanía para la elaboración de su programa electoral. La formación se comprometió entonces a “implementarlas en los primeros 100 días de gobierno municipal”, o lo que es lo mismo, antes de que empiece el otoño el próximo 21 de septiembre. Esas cinco medidas son:

“Poner todos los medios y recursos municipales para la paralización de desahucios y desalojos de primera vivienda y para garantizar una alternativa habitacional”.

“Parar la privatización de los servicios públicos, la externalización de servicios municipales a grandes empresas y la venta de patrimonio público”.

“Garantizar los suministros básicos (luz y agua) a todos los hogares que no puedan pagarlos”.

“Garantizar el acceso a las prestaciones sanitarias municipales y a acciones de prevención y promoción de la salud a todas las personas con independencia de su situación administrativa”.

“Desarrollar un plan urgente para la inserción laboral de jóvenes y parados de larga duración”.

Pues, eso: a la calle, que ya es hora de pasearnos a cuerpo y disfrutar los nuevos aires frescos que soplan en Madrid.

Carnet de Paro

Categories: Attac Planet

Otro país y otro futuro empiezan ahora

Thu, 28/05/2015 - 07:00
Xavier Caño – ATTAC Madrid

Con_los_recortes_y_la_represión_no_pasarán1Grecia nos precedió y el pueblo trabajador eligió a Syriza para gobernar y construir otro país, justo, libre y democrático, contra todas las trampas, golpes bajos y chantajes de una Europa vieja, egoísta y caduca. Y el 24 de mayo de 2015 también empezó un cambio en España. Una transformación cuyo origen probablemente se inició hace cuatro años con la sacudida de la conciencia colectiva que fue el 15M. Poco se imaginaba el delegado del gobierno de Madrid (responsable político de las fuerzas policiales) que la orden que dio a los guardias de desalojar de la Puerta del Sol a una cuarentena de jóvenes que allí habían acampado desataría un movimiento de indignación social ciudadana que se extendió a Europa e incluso a EEUU. De aquella indignación surgió que grandes sectores de una población adormecida hasta entonces se organizaran en movimientos sociales y entidades cívicas. Y también que, a medida que el movimiento de los indignados progresaba y reflexionaba, se considerara de nuevo la necesidad de hacer política para cambiar las cosas, conscientes de que pasar de política, como se había hecho en los últimos años, no era una solución, porque la política nunca pasa de nosotros.  Pero el 15M también significó demostrar que los modos y maneras de hacer política habituales ya no servían y era palmario cuanto se había desnaturalizado y corrompido la democracia parlamentaria representativa, concretado en el grito de millones de voces de ¡No nos representan!

Cuatro años después, la izquierda en amplias coaliciones y plataformas de unidad popular ha arrebatado al PP (y en Barcelona a la también corrupta CiU) el poder municipal de casi todas las grandes ciudades y de las poblaciones más nutridas, así como el gobierno de varias comunidades autónomas. En realidad, el PP solo podrá gobernar en tres regiones: Castilla y León, La Rioja y Murcia.

Es el principio del fin de esta gente, de esta derecha cavernícola y neofranquista que lleva más de dos décadas saqueando y arruinando el país y que, con toda probabilidad, se hundirá en las próximas elecciones generales de noviembre. Pero el triunfo no nos ha de permitir dormirnos en los laureles, porque ahora empieza de verdad el trabajo difícil. Y para ese trabajo hay que fajarse y apuntalarse porque estará plagado de obstáculos, asechanzas, obstrucciones y dificultades.

Empieza una época en la que la derecha mentirá más que nunca, pondrá trampas diversas y lanzara ataques de todo tipo… para que los gobiernos de la unidad popular fracasen. Pero antes emponzoñarán hasta el aire para que no se formen esos gobiernos  de izquierda. Pues bien, ante todas esas amenazas, el pueblo trabajador se ha de organizar aún más si cabe, más allá de las siglas (que no han de desaparecer ni mucho menos), en estructuras de poder popular fuertes, sólidas. Porque frente a las falacias estúpidas de la derecha sobre la “fragmentación” de tantos partidos y grupos de izquierda, nosotros proclamamos que lo que ellos llaman fragmentación es la expresión de la pluralidad y de la libertad del pueblo trabajador.

Esas organizaciones de poder popular han de asegurar que la democracia sea cada vez más participativa y han de recordar y exigir a los gobiernos municipales y autonómicos de izquierda lo que han de hacer y que han de cumplir lo prometido. Porque un programa electoral es un contrato con la ciudadanía. Además, las organizaciones populares han de apoyar con determinación y sin fisuras a los gobiernos de izquierda, cuando arrecien los ataques de la derecha, con tanta movilización como sea necesaria. Todas las acciones colectivas necesarias contra esos ataques que sin duda vendrán de la minoría rica privilegiada dominante, de la clase política rancia, casposa y corrupta y de una prensa y unos medios vendidos a los intereses y trampantojos de esa minoría.

No va a ser fácil, pero es cierto, y ya no es solo un sueño, que se puede empezar a cambiar este país si aceptamos el reto y estamos dispuestos a luchar desde ahora por unas regiones y por unas ciudades más justas, democráticas y solidarias. Básicamente depende de nosotros, del pueblo trabajador.

xacata

Categories: Attac Planet

Cinco años más de conservadores en el Reino Unido

Wed, 27/05/2015 - 13:00

 Julio Rodríguez López – Consejo Científico de ATTAC España

El éxito conservador en las elecciones generales celebradas en el Reino Unido el pasado 7 de mayo  tiene una trascendencia  evidente para  el conjunto de la izquierda socialdemócrata europea. A partir de  ahora, durante cinco años, el gobierno conservador, que sucede a un gobierno de coalición con los liberales, podrá así  aplicar políticas  socioeconómicas de corte más neoliberal que las desarrolladas en el quinquenio precedente, además de convocar un referéndum  sobre la permanencia o no del Reino Unido en la Unión Europea.

El Reino Unido  sufrió las consecuencias de la crisis con intensidad. Así, entre 2006 y 2010 el crecimiento medio del PIB fue allí del 0,5%, por debajo del correspondiente a la Eurozona, el 0,8%. Desde 2012 el crecimiento pasó a ser mayor en el Reino Unido, que alcanzó el 1,7% en el promedio de 2012-14,  frente a un ligero descenso del PIB de  la Eurozona en el mismo periodo de tiempo.  Fue relevante para este cambio  que la economía británica no estuviese integrada en el euro, con lo que los recortes presupuestarios fueron inferiores a los de dicha área económica y resultó inferior el debilitamiento de la demanda interna.    Además, en la segunda fase de la crisis, 2010-2013,  el Banco de Inglaterra pasó a aplicar  importantes inyecciones de liquidez (“quantitative easing”) al sistema bancario, lo que contribuyó sin duda al reforzamiento de la demanda interna, cuyo aumento en 2014, el 3,3%, superó ampliamente  al de la Eurozona, el 0,8%.  Lo anterior lo confirma el hecho de que el déficit público del Reino Unido  fuese del 5,7% del PIB en 2014, mientras que en la Eurozona  dicha magnitud ascendió no pasó del 2,4%.    En resumen, el Reino Unido  no ha sufrido el “corsé” que para  numerosos países de la Eurozona, en especial para los periféricos, ha supuesto   el ”austericidio” practicado en la misma, sin dejar de lado el papel impulsor de la demanda desempeñado por la  política del Banco de Inglaterra.  Sin unos tipos de interés próximos a cero y sin las inyecciones masivas de liquidez citadas el comportamiento de la economía británica habría sido muy diferente, así como el resultado electoral.   Los hechos económicos son susceptibles de interpretaciones muy dispares. Así, un conocido historiador conservador, el escoces Niall Ferguson,  agitó las aguas al escribir en el Financial Times del 10 de mayo que “el partido laborista debería culpar a Keynes de su derrota electoral”. El manejo de las tasas  de crecimiento  por parte de Ferguson en dicho artículo no pudo ser más frívolo,  al comparar  2014, año de conservadores y de recuperación mundial, con  2009, cuando había un gobierno laborista y la crisis estaba en el peor momento  a nivel mundial.. ¿Por qué comparar 2014 con 2009, que, además de ser el último año completo en el que gobernó  el partido laborista, también fue el año de mayor  caída general del PIB en la recesión  que siguió a la crisis financiera global? “Un párrafo como el citado podría permitirle a Ferguson acceder a la condición de  escritor de discursos para un político conservador, pero suspendería a un estudiante de primer curso de economía o de historia si lo incluyera en un examen. ¿Se da cuenta Ferguson que la política de alimentar la base monetaria por parte de la mayoría de los bancos centrales  es economía  keynesiana? …Esta clase de debate ilustra lo problemático del debate público sobre política macroeconómica (Simon Wren-Lewis, “On Niall Ferguson blaming Keynes”, Social Europe 18.5.2015). Los victoriosos conservadores  anticipan mayores exigencias legales  de voto de los trabajadores  para declarar una huelga, así como nuevas restricciones  a la libertad de expresión  en nombre de los valores británicos. Un ministro conservador ha anunciado “una oleada de privatizaciones”. No son solo los conservadores los que pretenden llevar la política británica hacia la derecha. Los laboristas afines a Blair han aprovechado la reciente derrota  para lanzar una oferta  con el fin de tomar de nuevo el control del partido. Entre los laboristas de Blair abundan los análisis que  no toman en consideración el origen de  la crisis financiera de 2008, que ahora parece que  nunca existió. “Los medios de comunicación afines  han vuelto a presentar a los “blairistas” como modernizadores, en su lucha por el retorno al control del partido, pero esa visión es una forma retorcida  e incorrecta de entender el impacto y el legado de la crisis económica de 2008” (Seumas Milne, “The return of the Blairites is the last thing Labour needs”, The Guardian, 13.5.2015). En su celo por parecer respetables, algunos diputados laboristas apoyan  el citado referéndum  de  Cameron sobre  la permanencia o no en la Unión Europea. Por un lado, el fanatismo neoliberal lleva a olvidar que para Keynes (Lucifer según Pedro Schwarz) la política de dinero barato era decisiva para estimular la demanda interna, que es lo que ahora hacen los bancos centrales. Por otro, los laboristas liberales de Blair, con abundantes afines en España, pasan de tomar en consideración que los excesos de la economía financiera llevaron a la crisis de 2008. En todo caso, tanto los laboristas en el Reino Unido como los socialistas en España deben de convencer a la opinión pública de que ellos no trajeron la crisis y que no están solo por corregir desigualdades sino por elevar los niveles generales de ingresos. Una tarea difícil. Una versión de este artículo se publicó en la revista “El Siglo de Europa” el 25 de mayo de 2015 [JRL es miembro de Economistas frente a la crisis  y vocal del Consejo Superior de Estadística del INE Julio Rodríguez López
Categories: Attac Planet

Origen, patología, evolución y superación del capitalismo (V)

Wed, 27/05/2015 - 09:00

Leopoldo de Gregoriodegregrorio.unaeconomiasocial.es

Lo que está ocurriendo con la Deuda (y el empecinamiento con el que los acreedores pretende recuperar la totalidad de lo que con sus trapicheos consideran se les debe, me hace recordar lo acaecido en Wall Street en el año 29. (Me pregunto si habrían escogido este lugar porque el nombre de esta calle era una advertencia de que los pícaros corrían el peligro de estrellarse en ella contra un muro). Concurrió una variante de lo que se produjo y sigue lastrando a Japón desde hace más de dos décadas. Lo que en economía se conoce como una recesión de balance. Entonces era preciso pagar sólo el 25% de los activos adquiridos. El resto se le quedaba a deber al agente. Con lo cual, éste al tener que responder por un 75%  que no se correspondía con el valor real de los bienes financiarizados, se encontraba caminando por encima de un cristal de hielo. Al ser factible la adquisición de un bien por una fracción de lo que a través de esta factibilidad era dable alcanzar, el hecho de que existieran unas acreditaciones que tenían que saldarse a través de unas ganancias que sólo eran expectativas, desencadenó difidencia entre aquéllos que empezaron a desconfiar en el futuro para abordar lo que probablemente pudiera ocurrir en el presente. La variable fue que ahora no ha sido necesario pagar un margen del 25%. Con la creación por parte de la banca de un dinero virtual que en algunos casos excede en mil veces los medios de cambio que a través de su rotación y su velocidad supuestamente deberían regular el precio de las cosas, se ha generado una economía que al igual que en el pasado, está exclusivamente fundamentada en las expectativas. Es decir, en lo que pueda existir en un futuro diseñado por los estafadores. Y ahora, a semejanza del año 29, al ser imposible materializar en bienes reales las operaciones que se han llevado a cabo, los que han detentado unas riquezas carentes de representatividad pretenden que las haga tangibles el mercado. Ahora las empresas se tienen que desendeudar como sea. La actividad empresarial está mucho más motivada por la reducción de su pasivo que por las expectativas que pudiera encontrar en el mercado. Y en este contexto la existencia de unos tipos de interés cercanos a cero resulta insuficiente para reactivar la economía productiva. Aunque el BCE pueda llevar a cabo una política de flexibilización cuantitativa (QE.)…; cuando no exista demanda de crédito en función de la contracción del mercado y que además los bancos sean reacios a concederlo debido a que la economía está en recesión…; cuando las expectativas son prácticamente nulas y el riesgo muy elevado, esta política sólo puede servir para que este incremento de la masa monetaria sea utilizado por parte de la banca y de aquéllos con acceso a él, en una mayor financiarización. Y a las pruebas me remito: el 1 de junio de 2012 el IBEX cotizaba los 6605 puntos; el 20 de Marzo de este año 2015 ha alcanzado los 11.400. Sin que se haya reactivado la economía productiva ni recuperado el empleo. Sólo se ha incrementado el número de trabajadores que viendo cómo a través de las podridas actividades de este gobierno (entre otras cosas, su legislación laboral) se han precarizado tanto el salario como las condiciones laborales. Como nos muestra el hecho de que el cacareado y espurio agregado que está experimentando la contratación laboral estén fundamentados en un incremento de la productividad que dimana tanto del sometimiento al que se encuentran obligados los trabajadores como consecuencia de una podrida ley laboral que al instituir salarios de miseria, “movilidad geográfica” y una reducción real de las horas trabajadas generan como corolario que el incremento de la productividad que tiene lugar en las economías neoliberales se concreta como la actualización de unos beneficios no distribuidos; una productividad y unos beneficios que se han obtenido a través de un acrecentamiento de la plusvalía relativa; es decir, de la utilización de medios mecánicos  que sustituyen a las fuerzas del trabajo.

En su propensión depredadora, el capitalismo no ha tenido bastante con incrementar sus acumulaciones a través de las diferencias que concurren entre el valor de uso y el valor de cambio (es decir, lo que a mi entender hay que pagar por el uso de las fuerzas del trabajo y el costo de los bienes y productos que se han elaborado). Con la ayuda de la banca tiene además que crear y poner en el mercado bienes que sólo figuran en sus inventarios; bienes con los que apoderarse de unos bienes que sí son reales y que además son ajenos; así como mediatizar con esta creación ficticia de riquezas, unas obligaciones que no se corresponden ni con el contenido que como Deuda Pública los Estados tienen que afrontar, ni con las que como Estados deben de ejercer en la defensa de los derechos del pueblo.

En este contexto, al estar la mayor parte de la Deuda de España en poder de unos bancos y grandes empresas que han sido los vehículos con los que han incrementado de forma virtual la validez real de los medios con los que han venido llevando a cabo sus operaciones, el concepto de Deuda ha de ser asumido con muchos reparos. Nos lleva a la necesidad de tener que analizar lo que ésta representa a través de una auditoría. No podemos aceptar la vigencia de las acreditaciones que nos han llevado a la existencia de una Deuda que al haber sido fomentada por una ingeniería financiera sin que con ella se haya llevado a cabo un proceso productivo, su propia vigencia  ha de ser puesta en tela de juicio; una ingeniería financiera que no sólo no ha creado nada, sino que además de depredar de nuestra sociedad lo que las empresas y los trabajadores hayan podido crear, con el acrecentamiento de un PIB que sólo ha sido nominal (en función de un incremento virtual de M3 y M4 y la contabilización de la prostitución y el consumo de droga), se ha establecido una relación entre el valor de este producto interior bruto que no se corresponde ni con el valor real de lo existente ni con la capacidad adquisitiva que deberían haber alcanzado los salarios. En consecuencia y con independencia de que a través de esta ingeniería se ha incrementado exponencialmente tanto el número de millonarios como el de indigentes, lo que estos férvidos promotores de la desestabilización intentan conseguir es intercambiar por humo lo que en la sociedad exista y en el futuro se haya de crear

¿Sois conscientes que en el supuesto que hubiera que hacer una reestructuración y una quita de la Deuda, en función de que no desaparecería ni un ápice de las riquezas existentes, no serían sus merecidos perdedores los que estarían obligados a tragarse este humo? ¿Somos nosotros los que, a pesar de las frontales oposiciones que estas élites habrán de maquinar, los que tengamos que padecer esta humareda?

ORIGEN (V)

Una vez manifestado lo que sólo ha sido el resultado de un proceso, considero necesario analizar las razones por las  cuales aquello que como acreditaciones tendríamos que considerar como algo positivo, nos ha llevado a la sentina en la que nos encontramos. Un albañal que (por sus hechos los conoceréis) se ha ganado un nombre: el de mafia bancaria. Porque si es comprensible que (asumiendo la inevitabilidad de que a través de “la fuerza de trabajo” no abonada) con los beneficios obtenidos se puedan forjar unas acreditaciones con las que lubricar el funcionamiento del sistema, lo que resulta completamente incomprensibles es que más allá de la cuestionable rentabilidad que se pueda obtener con una utilización racional de las imposiciones depositadas en la banca, ésta, las hienas y las garrapatas que se esconden bajo su pelaje hayan forjado una forma de financiación en la que al no haberse  creado nada, los intereses que por su utilización final se han de abonar completan lo que anteriormente denominamos como desposesión; la sustracción  de los bienes reales que conforman las riquezas de la sociedad.

Cuando en lo que otrora fue la banca, un impositor retiraba de la misma una indeterminada cantidad de efectivo, aquélla se encontraba obligada a poner a la venta los activos que le permitieran restablecer lo que se conoce como coeficiente de caja. Hogaño ha conseguido no tener que dar cuenta de las acreditaciones que concede. No sólo ha logrado recalificar el riesgo de éstas (en una clara asunción de que lo que acreditan sólo está determinado por los beneficios que este riesgo le ha de reportar); sino que incluso (con la colaboración de las agencias de calificación) ha falseado los albures de éstas, inundando el mercado con lo que sólo era basura. Ahora la banca no tiene necesidad de insertar en sus reservas lo que hubiera de equilibrar sus balances; ahora se puede permitir la canallada (en función de que los gobiernos no son más que guindadas marionetas), de maquillar sus cuentas y entretanto, echar a la gente a la calle y además exigirle que sigan pagando.

ORIGEN (V)2

Éstos también llevan casco.

Ahora se puede permitir la indecencia de que sean los ciudadanos los que tengan que pagar lo que tendría que haber sido su quiebra; ahora, como consecuencia de su connivencia participación y reparto no existe ninguna diferencia entre estos chorizos y los que le han allanado el camino. Con aquéllos que privati zando unos servicios sociales que  socialmente no tienen por qué ser rentables, como son la sanidad, la educación, y entre otros incluso la seguridad, están tratando (¡oh, maravilla de su reconversión al sector productivo!) de obtener unos beneficios marginales con los que compensar la disminución de la tasa de rendimientos relativa con la que se está enfrentando el capitalismo. Esta es la economía que defienden los esbirros del neoliberalismo; esa desposeción con la que se esta produciendo un miserable enriquecimiento de una parte minoritaria de la sociedad y un vergonzoso empobrecimiento presente y futuro de la inmensa mayoría de la población. Sin embargo, han ordeñado de tal forma a la vaca que se está aproximando el momento en el que sólo les quede tirar de imaginación con el becerro.

ORIGEN (V)3

Publicaciones anteriores:

Origen, patología evolución y superación del capitalismo (I)

Orígen, patología, evolución y superación del capitalismo (II)

Origen, patología, evolución y superación del capitalismo (III)

Origen, patología, evolución y superación del capitalism (IV)

 

Categories: Attac Planet

Por una política de la verdad

Wed, 27/05/2015 - 07:00

Alberto Garzón Espinosa / José Sarrión

Si preguntamos por la calle a los viandantes si están de acuerdo con la expresión “los políticos son unos mentirosos”, es probable que obtengamos una generalizada respuesta afirmativa. Mucho más, si cabe, en estos tiempos en los que las cloacas del sistema han emergido a la superficie y los casos destapados de corrupción se suceden sin parar. Al fin y al cabo, se puede mentir para ganar votos o se puede mentir para enriquecerse, sea con dinero público o con dinero privado en forma de sobornos y favores. No obstante, todo ello opera en el mismo ámbito: el de la falsedad o en el de la no-verdad. La pregunta es, ¿estamos condenados a una política de la mentira?

En un texto de 1988, titulado La política como ética de lo colectivo, Francisco Fernández Buey (Palencia, 1943-Barcelona , 2012) dedica unas líneas a la defensa que durante toda su vida realizó Antonio Gramsci acerca del papel de la verdad en política, para quien decir la verdad era consustancial a la política auténtica. Esta política de la verdad se enfrenta a la vulgar identificación de la política con la mentira, el engaño y la doblez.

Sin embargo, se hace necesario analizar las causas de tal vulgar identificación, que por lo general está bastante extendida. Fernández Buey observaba cómo la tendencia conservadora a desvalorizar la política desde un supuesto moralismo, se veía reforzada en la actualidad por la existencia de una capa de políticos profesionales (eso que mediáticamente se ha llamado la “clase política”) que hace política sin convicciones éticas o directamente actuando de mala fe, haciendo de las actuaciones y decisiones públicas un asunto de interés privado. Ahí anidaría la corrupción. Y también, añadimos nosotros, anidaría ahí una concepción mercantilista de la política en la que lo político queda reducido a una competición entre partidos-mercancías para la obtención de votos-mercancía. En ninguno de los casos, es decir, ni en la corrupción económica ni en el mercadeo de votos, es necesario decir la verdad. Más bien al contrario, decir la verdad puede convertirse en un claro obstáculo.

Una de las consecuencias de la generalización de una Política de la mentira es que se termina impulsando en la ciudadanía, y especialmente entre los de abajo, una actitud nítidamente antipolítica. Es fácil de ver. Ante tanta mentira se extiende la sensación de que todos son iguales y se empuja a la gente hacia refugios que se encuentran fuera de la política. Así pues, la lucha contra la antipolítica sólo puede llevarse a cabo exitosamente ennobleciendo la política con la verdad y huyendo de la politiquería.

Decir la verdad es tanto como huir de la ignorancia. Y ello pertenece a una larga tradición política que se remonta, como mínimo, a la antigüedad griega. Buscar las causas de los fenómenos sociales y tratar de explicarlas al resto es una tarea esencialmente pedagógica. Y nada fácil, por cierto. Puesto que nada impide que las mayorías sociales de cada momento histórico no puedan o quieran soportar la verdad y traten por ello de matarte por decirla. La alegoría de la caverna puede ser interpretada como una metáfora del final de Sócrates, que murió asesinado democráticamente, si bien basta con pensar en las reacciones de la mayoría social en la actualidad ante fenómenos como los linchamientos, la pena de muerte o el cambio climático.

De forma nada sorprendente el comportamiento de la masa, el pueblo o la mayoría social ha sido siempre comparado metafóricamente con fenómenos naturales incontrolables. Ríos crecidos, olas del mar, bestias salvajes, tornados, tormentas… Pierre-Joseph Proudhon dijo cierta vez que “el pueblo habló como un borracho” tras participar en una votación. Y lo dijo cuando tras la conquista del sufragio universal masculino por parte del movimiento obrero, con todo lo que costó, el pueblo decidió votar a Napoleón III y enterrar así esa conquista.

Pero es esa tradición, la de decir la verdad, la que renace con la Ilustración y la que prosigue con el movimiento socialista. ¿No es acaso el propósito de la Ilustración, como señala Kant, sacar a la población de su estado de minoría de edad a través del sapere aude! (¡ten el valor de pensar por ti mismo!)? ¿No fue Marx quién habla de emancipación también refiriéndose al estado de alienación de la clase trabajadora y al desvelamiento de las ideologías, y quien denominó “científico” al socialismo que propugnaba? ¿No fue acaso Gramsci quien invitó a una Reforma Moral e Intelectual como práctica revolucionaria?

Precisamente Fernández Buey apoyó toda su reflexión en su vasto conocimiento de la obra del pensador italiano Antonio Gramsci. No en vano, Gramsci siempre fue un defensor radical de la verdad en política, y además con independencia de las consecuencias que pudiera conllevar. Decir la verdad es siempre revolucionario, decía. Es más, consideraba que la verdad es consustancial a la política auténtica y la táctica de toda política revolucionaria.

La tentación populista

El problema es que decir la verdad puede ser incluso peligroso. Y desde luego, decir la verdad bajo el capitalismo puede implicar ganarse unos cuantos enemigos muy poderosos. Enemigos que pueden bombardear tu legitimidad, tu estrategia o directamente tu casa. De ahí que, de vez en cuando, surjan tentaciones populistas que aspiran a encontrar atajos.

La estrategia populista, rigurosamente perfilada por Ernesto Laclau, parte de la negación de la existencia de clases sociales. Y en eso discrepa profundamente de las posiciones marxistas y socialistas, y otras tradiciones emancipatorias y sociológicas, que atienden, ante todo, a las condiciones materiales de vida de los individuos. La estrategia populista no opera así, pues lo que hace es encadenar demandas insatisfechas de la gente a través de un discurso construido sobre la oposición entre un nosotros y un ellos y la mediación de un hiperliderazgo. Y para conformar un nosotros suficientemente amplio, requiere el vaciado de los significantes –las palabras– a fin de que no digan tanto como para expulsar del colectivo a determinados individuos. Dicho coloquialmente: cuanto menos diga uno, menos oposición tendrá. Ahí ya hay, de facto, una falta a la verdad.

El lugar discursivo donde más fácil es encontrar una mayoría social ganadora es claramente el llamado sentido común. Así que la estrategia populista busca referenciarse siempre en ese sentido común a fin de que la mayoría social se vea en el espejo y, en consecuencia, también en los portavoces políticos que dicen defenderlo. El problema que emerge entonces es doble.

En primer lugar, el sentido común puede defender propuestas contrarias a los principios y valores de la izquierda y, desde luego, es anormal que defienda posiciones rupturistas o emancipadoras. El sentido común no deja de ser el reflejo cultural de un determinado statu quo o, en términos gramscianos, la ideología de la clase dominante. Al decir de Russell, el sentido común puede ser el menos común de los sentidos. Es verdad que en épocas de regresión social, el sentido común puede ser parcialmente progresista –de resistencia–, si bien eso sólo desplaza el problema y no lo hace desaparecer. Además, la tesis populista establece que el sujeto que encarna el hiperliderazgo es quien cabalga el sentido común y quien puede ir modificándolo. Pero se ignora que, en tanto el populismo es ideológicamente neutral, líderes de derechas pueden hacer descabalgar al líder de izquierdas y dirigir ellos mismos el proceso.

En segundo lugar, el sentido común es tan generalizado y tan aparentemente neutral que el adversario también puede usarlo para referenciarse en él. Ello conlleva una tendencia y una paradoja. La tendencia es que al final todos los partidos compiten por ser los verdaderos representantes del sentido común y cada vez es más difícil distinguir sus propuestas entre sí. Es como si quedaran atrapados por la presencia de una fuerza centrípeta. ¿No defienden todos los partidos, incluso los que mienten, la sanidad pública, las pensiones públicas y la creación de empleo? La paradoja es que una vez en esa situación la única estrategia posible de la fuerza populista de oposición es desvelar la realidad, es decir, salir del populismo. Entrando de ese modo en contradicción consigo misma. Tiene ello mucho que ver con las palabras de Gramsci, cuando advertía que “la mentira y la falsificación sólo producen castillos en el aire que otras mentiras y otras falsificaciones harán decaer”.
La construcción de un pueblo

En cierta medida, la estrategia populista es una no-respuesta. Cuenta Zizek que es algo así como un viejo chiste en el que un tipo está buscando las llaves bajo la luz de una farola. Alguien que pasa por allí le pregunta dónde las ha perdido. En la oscuridad, le dice. Entonces, ¿por qué la buscas bajo la luz de la farola?, pregunta extrañado el viandante. Porque aquí se ve mejor, responde con contundencia.

El problema real que enfrenta la izquierda es que tenemos que saber encontrar las formas de movilización política que, criticando al sistema económico y político y a sus formas institucionalizadas, evitemos la tentación populista y lo hagamos precisamente diciendo la verdad. Ese es el reto que tenemos que asumir. Es decir, manteniendo nuestra tradición de la Política de la verdad.

Para ello tenemos que pensar que la construcción de un pueblo, es decir, la conformación de un sujeto político de la emancipación, es una tarea vinculada a la praxis y no únicamente al ámbito discursivo. Es decir, la construcción se consigue partiendo de las condiciones materiales de los individuos y de la estructura de clases en una sociedad. Y aquí es donde tenemos que decir que ninguno de los partidos de izquierdas ha estado a la altura en los últimos años. Y no lo han estado en tanto han priorizado el comportamiento como maquinaria electoral antes que el de una organización política de emancipación.

Sólo elevando las sensaciones y sentimientos de rabia, frustración e indignación –consecuencia de la dinámica del sistema económico y de sus crisis– hacia un compromiso político y social podrá lograrse conformar un pueblo con capacidad para transformar la sociedad. Estamos ante el viejo problema leninista de la organización. Pero ese aprendizaje, esa formación, no se realiza con independencia de las condiciones materiales de vida y de las experiencias vitales. Más al contrario, los partidos y organizaciones de izquierdas tienen que estar imbricadas en los centros de trabajo, en el territorio y en los barrios a fin de que operen como un verdadero “intelectual orgánico” gramsciano. Un buen ejemplo reciente de este comportamiento ha sido, claramente, el de las Plataformas de Afectados por las Hipotecas. Ha sido la organización que mejor ha sabido insertarse en el conflicto social y además desvelar las causas y protagonistas de las injusticias percibidas por la gente de forma intuitiva o primaria. Las nuevas expresiones de conflictividad sindical como el de Coca-Cola o el de las/los técnicos de Movistar, entre otros, también pueden darnos pistas muy relevantes.

En ausencia de una concepción de lo político como algo que supera el ámbito electoral, la izquierda se ve atrapada mortalmente. No sólo porque tiene menos herramientas y recursos para disputarse los votos en un sistema de mercadeo electoral, sino porque participa en tableros de juego que están diseñados en su contra. Es el problema de la espectacularización de la política y que se ha agudizado de forma reciente en España. Los medios de comunicación, y quienes los manejan, marcan no sólo la agenda política –de qué hablar– sino que también nos marcan en qué términos pensar cada tema. Al fin y al cabo, la verdad no puede adaptarse a la lógica simplificadora de los medios, sus intervenciones rápidas y el dominio absoluto de la estética. La izquierda puede ganar alguna escaramuza o incluso alguna batalla sobre la agenda política, pero está condenada a perder la guerra participando bajo las reglas de una concepción de la política basada en el espectáculo y la mentira.

En definitiva, la tarea de la izquierda no es la de adaptarse al sentido común, lo que implicaría faltar a la verdad, sino cambiarlo. Cambiar el sentido común por una concepción del mundo nueva, basada en la razón, y anclada en los principios y valores de izquierdas que pretendemos generalizar durante la batalla cultural, inseparable de la batalla social. Hacer de la razón el sentido común. Eso sólo podrá lograrse con una Política de la verdad.

Alberto Garzón es miembro del Consejo Científico de ATTAC España

Pijus Economicus

Categories: Attac Planet

Posicionamiento de la Plataforma per una Fiscalitat Justa en relación al Convenio de No Doble Imposición (CDI) con Andorra

Tue, 26/05/2015 - 13:00

¡No al Dumping Fiscal de Andorra!

El pasado 30 de Abril y a pesar del reciente escándalo de la BPA, el Consejo de Ministros aprobó remitir a las Cortes el convenio fiscal España-Andorra para su ratificación por procedimiento de urgencia. Según la nota de prensa publicada, el Convenio de no Doble imposición (CDI) tiene por objeto “promover el desarrollo de las relaciones económicas bilaterales y mejorar la cooperación en materia fiscal, estableciendo un régimen para evitar la doble imposición con respecto al impuesto sobre la renta, sin generar oportunidades para la no imposición o la imposición reducida a través de la evasión o la elusión fiscales.”
Lejos de evitar la elusión fiscal, el CDI permitirá que empresas españolas tributen menos impuestos por medio de la deslocalización de filiales a Andorra y de la ingeniería fiscal, emulando el modelo aplicado en países como Luxemburgo, Irlanda u Holanda. Prueba de ello son las conferencias y presentaciones organizadas por prestigiosos bufetes y bancos andorranos en España, con el fin de captar empresas en nuestro país, anticipándose a la entrada en vigor del convenio.
A  raíz del inicio de la crisis en el año 2008, Andorra decidió cambiar su modelo económico y emprender la vía de la apertura, encaminada a captar empresas atraídas por su baja fiscalidad. Con este único objetivo, ha introducido en los últimos años una serie de impuestos, homologados con el régimen fiscal de la UE, pero con unos tipos impositivos mucho más bajos que resulten atractivos para las empresas. Es lo que se denomina “dumping fiscal” o competencia fiscal desleal.
Mientras que en España el impuesto de sociedades es de hasta el 25%, en Andorra es de un máximo de 10%, con importantes incentivos fiscales que comportan una tributación todavía más reducida. Además, existe la posibilidad de aplicar un régimen especial con tributación al 2% para aquellas sociedades que se dediquen a la gestión e inversión intragrupo, trading internacional, explotación de intangibles y para las sociedades de tenencia de valores (holdings).
El interés de Andorra no sólo se limita a empresas. También pretende atraer a residentes fiscales que, gracias al convenio, mejorarían su seguridad jurídica, evitando incurrir en situaciones de falsas residencias como las que han obtenido amplia cobertura en los medios de comunicación en los últimos años.
Este efecto llamada viene agravado por el hecho de que a pesar de haberse comprometido a facilitar información fiscal por medio de la ley 3/2009 que entró en vigor en febrero de 2011, Andorra se ha negado a facilitar datos fiscales de un caso perseguido penalmente tan emblemático como el de la Familia Pujol. Desde la entrada en vigor de esta ley, de un total de 22 peticiones de información, España sólo ha obtenido respuesta positiva en 4 casos!
La entrada en vigor del Convenio, por tanto, agravaría todavía más la desigual carga impositiva existente en nuestro Estado, porque facilitaría a las empresas desviar parte de su facturación a Andorra y reducir su carga impositiva en España. El CDI, de ratificarse, incentivaría además el establecimiento de residencias fiscales en el Principado. Por otro lado, no contempla una mejora relevante en el intercambio de información fiscal. Todo ello redundaría en un deterioro de la recaudación fiscal española y de sus finanzas públicas.
Convencidos de que promueve la elusión fiscal y perjudica gravemente los intereses de la mayoría de la población, desde la Plataforma por una fiscalidad justa, ambiental y solidaria:
Expresamos nuestro rechazo al Convenio de no Doble Imposición España-Andorra
Instamos a los Diputados del Congreso de España a que voten en contra de su aprobación
Hacemos un llamamiento a la movilización ciudadana para exigir a nuestros representantes políticos que actúen de manera contundente y establezcan los elementos necesarios para evitar mecanismos de fraude y elusión fiscales, existentes actualmente en el conjunto de la Unión Europea.

Contactos para los medios:
Montse Segú – teléfono 629570829
Xavi Casanovas – teléfono 676360601

La Plataforma por una fiscalidad justa, ambiental y solidaria (www.fiscalitatjusta.cat)  está formada por personas a título individual y por un conjunto de entidades – 14 entidades promotoras y 13 entidades adheridas – que comparten la preocupación por la evolución del sistema fiscal, cada vez más regresivo e injusto, y el modelo de sociedad que se deriva del mismo.
Para promover  un sistema fiscal más justo y una persecución más efectiva del fraude fiscal, la Plataforma por una fiscalidad juta, ambiental y solidaria participa en actividades de reflexión, debate y sensibilización, y promueva acciones de incidencia en el ámbito político.
En el marco de la línea de acción de incidencia en el ámbito político, la Plataforma per una fiscalidad justa, ambiental y solidaria ha publicado informes de propuestas para conseguir una fiscalidad más juta en el ámbito estatal, y en el ámbito catalán.

Categories: Attac Planet

Hemos salido de la crisis…¡Y nosotros sin enterarnos!

Tue, 26/05/2015 - 09:00

Ivan H. AyalaPúblico.es

La economía está mejorando, y aunque sea mucha la coincidencia entre la mejora económica y el advenimiento de un trascendente periodo electoral, vamos a analizar la fundamentación económica de la recuperación. No vamos a entrar en el debate de si estamos saliendo de la crisis o no, pues habría que definir “salir” y “crisis”, términos tan sobados que en muchas ocasiones se vuelven estériles para el análisis. Queremos fundamentar eso sí, que estamos asistiendo a un cambio de modelo económico, con características estructurales de precariedad, desigualdad y bajo crecimiento.

Veamos en primer lugar las tasas de crecimiento, manido indicador que se estira como el chicle en función de quién lo utilice. El Banco de España analiza en su último boletín cuáles son las principales fuentes de las actuales tasas de crecimiento: “Mejora de la renta disponible real y de los beneficios empresariales asociada a la caída de los precios del petróleo; la paulatina traslación a las condiciones de financiación de las medidas de política monetaria; la depreciación del tipo de cambio del euro, que podría compensar la pérdida de ritmo de las economías emergentes; y el tono neutral que ha adquirido la política fiscal, tras varios años de consolidación presupuestaria.” (Énfasis añadido)

O lo que es lo mismo, todos son los factores que afectan positivamente a la tasa de crecimiento son factores externos -ajenos al gobierno- e incluso algunos factores agravantes de la recesión, como la “consolidación presupuestaria” -epíteto para los brutales recortes-, han sido exactamente las políticas estrella del gobierno. Es decir, que “crecemos” por factores externos, y porque el gobierno ha relajado las trabas al crecimiento. Esto significa que en algún momento, alguno de los elementos señalados anteriormente –recordemos fuera del control del gobierno- pueden revertir su buen comportamiento. Por ejemplo, los precios del petróleo en una economía como la española, dependiente energéticamente en un 70%, tienen un fuerte impacto (sobre precios y renta disponible) en la economía, tanto cuando suben como cuando bajan. Dado que todo apunta a un incremento paulatino de los precios del petróleo, el efecto será exactamente el contrario del experimentado hasta ahora, y como el gobierno ha seguido una política energética en alianza con los grandes oligopolios sin desarrollar alternativas y penalizando acciones que reducirían nuestra dependencia energética (como el autoconsumo), nos encontraremos otra vez con un incremento de costes y freno al crecimiento. Henos aquí a la merced de unos precios de un recurso que no controlamos.

Con la depreciación del tipo de cambio del euro ocurre lo mismo, se ha acelerado desde la implementación de la expansión cuantitativa del BCE. Resulta además interesante ver cómo esta política se ha diseñado de forma que coincidiera –vaya ¡otra más!- con las elecciones griegas, y las negociaciones de las condiciones de los préstamos entre Grecia y la Troika. En el caso de que el gobierno griego consiguiera unos términos aceptables para su población sentaría un precedente e incentivos claros para que otros posibles gobiernos puedan seguir el mismo camino, y la agenda de la austeridad a nivel europeo se pusiera en cuestión. Por ello se están utilizando las políticas económicas europeas -no solo para, pero también como- herramienta política de presión para implementar el cambio de modelo que la austeridad persigue. Por eso estas políticas europeas son tan favorables para gobiernos como los españoles, y tan desfavorables para gobiernos como el griego. En cualquier caso, es evidente que si la política fiscal de los países miembros sigue estando constreñida por el corsé europeo, la política monetaria no podrá salir de la trampa de la liquidez dónde se encuentra.

Echemos un vistazo al consenso en torno a las previsiones de crecimiento que manejan diferentes instituciones (BCE, FMI, Comisión… es decir la Troika) y que apuntan previsiones espectaculares para el próximo año. Rajoy hablaba de un crecimiento de más del 2,4%, y el BdE de hasta un 2,8%… en tasas interanuales claro. Porque tasas intertrimestrales crecemos tan solo a un peligroso 0,7%. Las tasas interanuales como están referidas al año anterior reflejan variaciones más grandes, mientras que las intertrimestrales, al compararse con el trimestre anterior, reflejan un camino menos espectacular y más real de la economía. Esto es bien sabido por el gobierno, por lo que concentrar los recortes en 2012 y 2013, y relajar la política fiscal en 2014 le ha permitido generar unas tasas de crecimiento interanuales planificadamente elevadas. Hay una parte del gasto público que no está en manos del gobierno, sino que es principalmente consecuencia de los estabilizadores automáticos (subsidios por desempleo principalmente, pero también pensiones). Cuando quitamos estos efectos, obtenemos la tendencia que nos permite ver la política fiscal que está aplicando el gobierno en realidad. En este sentido, el déficit estructural (que es el que captura el tono de la política fiscal del gobierno) muestra una política fiscal de recortes hasta el 2013, y un cambio a partir de 2015. Esto se aprecia en la pendiente del déficit estrucural: cuanto más pronunciada es, mayores serán los recortes previstos. Como vemos, el FMI prevé un incremento de los recortes (de la pendiente) a partir 2015/2016, una vez pasado el periodo electoral: el FMI prevé por tanto que las elecciones serán ganadas por la Troika una vez más en España.

Figura-1

Fuente: FMI, WEO.Figura-2-1024x424

Fuente: IMF, WEO, 2015.

El gobierno ha concentrado los recortes en los dos años y medio primeros de la legislatura con el fin de, por un lado, desterrar los estas impopulares medidas durante el presente debate electoral y por otro, incrementar la variación interanual del PIB con el fin de poder acudir con una “gran” recuperación bajo el brazo a elecciones. Una de las causas por la que la economía española está creciendo es, como dice el BdE, el suave abandono de los recortes durante el año 2014. El gasto en la política fiscal puede tener efectos rápidos, tanto positiva como negativamente. Por eso el gobierno ha revertido muchas de las medidas en términos de recortes que ha implementado durante la legislatura, como las tasas judiciales, la tarjeta sanitaria para las personas inmigrantes, etc. Pero en el camino, ha dejado condiciones de vida, e incluso vidas.

El segundo elemento positivo en el que se basa la nueva narrativa de la recuperación es en la mejora de los datos de desempleo, y el incremento de afiliaciones a la seguridad social. Lejos de una recuperación, a lo que estamos asistiendo es a una verdadera transformación en las relaciones laborales. En primer lugar, los salarios han caído más en España que en la zona euro, o más que en Alemania. Antes al contrario, en países como Alemania, Finlandia o Suecia tienen una tendencia creciente.

Figura-3

Fuente: eurostat.

Si además añadimos a esta caída de salarios, la caída en la participación de los mismos en la renta que vemos en el gráfico siguiente, podemos explicar la insuficiencia de demanda agregada de países como España, así como el alto endeudamiento privado de la economía española.

Figura-4

Fuente: eurostat

Las familias al ver reducido su salario (algo que solo se detuvo durante la burbuja inmobiliaria), han tenido que incrementar su endeudamiento hasta niveles desproporcionados. A pesar de que el endeudamiento de las familias es insignificante con respecto al de los bancos, el sistema en su totalidad tiende a un incremento del endeudamiento privado, como se ve en el siguiente gráfico.

Figura-5

Fuente: eurostat

El alto endeudamiento privado entre otros motivos tiene en primer lugar a la caída secular de la participación salarial en la renta, a la burbuja inmobiliaria (los precios de las viviendas sobre las que se concedieron hipotecas eran anormalmente elevados) y al retraimiento de los servicios asociados al estado de bienestar (subida de tasas, préstamos para estudios, acceso a la sanidad, etc.). A esta caída ha contribuido de especial manera la última reforma laboral, al asestar un golpe mortal a la negociación colectiva. El llamado “descuelgue”, o la posibilidad de desengancharse del convenio sectorial, ha incrementado el número de trabajadores afectados, y el número de convenios colectivos ha descendido de manera dramática desde la aplicación de la última reforma laboral. Esto no hace sino profundizar la tendencia a la baja en la participación de los salarios en la economía y profundizar la insuficiencia de demanda crónica de la economía española, una de las causas de los desequilibrios europeos y de la crisis en la eurozona. Si tenemos en cuenta que los salarios son el principal motor de una economía como la española (lo que se llama “wage-led economy”), entenderemos el enorme daño infligido por el gobierno del PP a la economía española y al conjunto de la eurozona. Las políticas de austeridad tan alegremente abrazadas por este gobierno, han hecho que la eurozona sea la región económica con peores perspectivas económicas del mundo.

Esta caída secular de salarios además ha propiciado una economía no más competitiva, como nos repiten constantemente, sino a configurar un mercado de trabajo poco competitivo y basado en actividades productivas de bajo valor añadido. Es cierto que el número de personas en situación de desempleo –independientemente de las discrepancias que las hay sobre su cálculo- ha dejado de incrementar. Pero no olvidemos varios datos. En primer lugar, hoy existen casi3 millones menos de puestos de trabajo que al comienzo de la crisis, en 2007, y hace ya 7 años. La destrucción productiva ha sido histórica y agravada por las políticas de austeridad de los dos gobiernos que han estado en el poder estos años, por lo que o bien hay un cambio en el tono de la política fiscal (matar la austeridad), o bien no se estará atacando una de las grandes causas del enorme desempleo en nuestro país.

En segundo lugar, la creación de empleos se está produciendo en empleos a tiempo parcial como se aprecia en el gráfico, lo que indica la aceleración de la creación de empleos precarios (recordemos, la temporalidad es la primera fuente de precariedad). Se está configurando una situación dónde cada vez una mayor proporción de trabajadores tienen que gestionar una fragmentada jornada laboral compuesta en el mejor de los casos de muchas pequeñas jornadas temporales para obtener un salario cada vez más reducido. Se está trabajando lo mismo o más horas, por un salario menor.

Figura-6

Fuente: EPA, INE.

De esta manera, el llamado precariado (desempleados y ocupados con empleos “flexibles”) asciende a 10 millones de personas. Esto además se une a la cronificación del desempleo, ya que en 2014, 3.5 millones de personas desempleadas (62% del total) llevaban un año o más en dicha situación. Esta situación está haciendo que crezca la pobreza y desigualdad, lo que –además de ser una política social a combatir- incrementa la vulnerabilidad de la economía al incrementar la incertidumbre de los hogares que la forman.

En definitiva, la salida de la crisis que está promocionando el gobierno no solo es mentira, y está artificialmente creada, sino que esconde una peligrosa realidad: la transformación de la economía española hacia un modelo de trabajo precario, bajos salarios, con un brutal incremento de las desigualdades y una especialización en actividades de bajo valor añadido. Lo peor es que el gobierno en su afán de negar la evidencia, ha relajado la política fiscal durante 2014 de forma que en 2015 pudiera tener los resultados necesarios para producir esa variación que supone el “milagro económico Rajoy”. El problema es que ya conocemos dónde acaban los milagros económicos del PP.

Las promesas electorales de rebajas de impuestos e incremento del gasto público comprometen seriamente la sostenibilidad de las cuentas públicas durante el siguiente ejercicio, lo que inevitablemente llevará a futuras eliminaciones de grandes porciones del estado de bienestar (pensiones, educación, sanidad). La connivencia de las instituciones europeas con Rajoy –en contraposición con el ataque a Tsipras- permitirá una relajación hasta el año que viene, dónde se volverán a aplicar medidas de austeridad para cumplir con los objetivos de déficit. Pero con cada nueva vuelta de tuerca austericida, se necesitan destruir áreas cada vez más importantes del estado de bienestar, por lo que se augura un 2016-2018 de recortes histórico. A no ser que cambien la política… y también la economía.

Profesor universitario de economía, miembro del círculo 3E de Podemos y de econoNuestra. @ivanhayala

 

Categories: Attac Planet

La mentira de la recuperación económica en cifras

Tue, 26/05/2015 - 07:00

Roberto Gonpane – ATTAC Madrid

Aunque con datos del mes pasado, es un excelente resumen sobre la realidad económica española que desmonta por completo el demagógico y vergonzante triunfalismo del Gobierno. Solo le añadiría una significativa línea con el montante total de lo aportado a la Seguridad Social por la actual fuerza de trabajo activa, que además marcaría una tendencia que no tiene sentido actualizar todos los meses pues mostraría la precariedad del mercado laboral.

Lo triste de la situación provocada por la reforma laboral, es que aunque trabajaran el mismo número de personas que antes de la crisis, los sueldos han caído tanto y los contratos son tan precarios, que la cotización no se recupera y por eso tienen que tirar constantemente del fondo de reserva de la seguridad social. Esta es la razón por la que nuestro sistema público de pensiones está en peligro, aunque lo nieguen.

Por cierto el valor del fondo de reserva indicado es al actual precio de mercado, inflado también por la baja rentabilidad que están ofreciendo las últimas subastas de deuda pública lo cual hace subir el valor de las emisiones más antiguas.

CifrasFalsaRecuperaEcono-712874

La supuesta recuperación económica que nos quieren vender los Neoliberales aquí representados por el PP y ahora también por Ciudadanos, se basa en una la falsa bonanza macroeconómica inducida por tres factores coyunturales externos que procuro explicar a continuación.

1° La expansión monetaria del BCE que incrementa la solvencia bancaria y fuerza la bajada de la prima de riesgo, pero que no resuelve los gravísimos problemas estructurales de la UE y en especial de la Eurozona (unión monetaria sin una eficaz cohesión fiscal, ni bancaria, ni económica, ni judicial, ni política, ni y mucho menos social).

2° La depreciación del Euro frente al Dólar en parte forzada por las políticas monetarias del BCE y la FED de EEUU que han invertido sus papeles respecto de lo que han hecho en los últimos cinco años, cuando Alemania impuso en la UE la teoría Neoliberal de la austeridad que forzaría la devaluación interior (básicamente bajar el poder adquisitivo de la clase trabajadora) sobre todo en los países periféricos más afectados por la crisis.

3° La bajada artificial del precio del petróleo, por complejos motivos geoestratégicos globales que tampoco están libres de la influencia de la nueva política monetaria de las dos áreas económicas todavía dominantes (Dólar/Euro) que además avanzan a toda máquina a una unión comercial y financiera mayor mediante acuerdos mercantilistas de claro corte Neoliberal como el TTIP.

Sé que esto parece complicar demasiado el escenario político y económico global, pero es que es así y lo que nos cuentan a diario son ridículas simplificaciones, cuando menos temerarias y demagógicas, pero con demasiada frecuencia interesadas.

Con la unión de las zonas monetarias Dólar/Euro,  ambas monedas caminarán hacia una cotización  paritaria y se consolidará de nuevo el viejo modelo económico global de bloques, en el que el “Occidental” (entre comillas porque incluyo en este término no solo a Europa y Norteamérica sino también a Japón, Australia y Arabia Saudí entre otros) se posiciona con fuerza frente al poderío emergente encabezados por los BRICS (Brasil, Rusia, India, China, Sudáfrica).

En un verdadero Mercado Neoliberal Global, “los emergentes” en pocos años tendrían más peso económico que “Occidente”, aberración esta que exige pasar por alto del dogma del “Libre Comercio” y que permite a los diseñadores del Mercado Global romper sus propias reglas. Con todos los recursos monetarios y geoestratégicos disponibles (sin descartar los bélicos) se protegerá la estabilidad de la sagrada “Propiedad Privada” de los recursos del Planeta, de forma que permanezcan razonablemente al servicio de una “Gobernanza Global” que no altere demasiado la correlación de fuerzas geográfica tradicional.

Obviamente este espeso y negro discurso jamás se va a escuchar en los circos televisivos a los que van políticos, periodistas y agitadores mercenarios, y que lamentablemente, constituyen la principal fuente de información política y económica de la mayoría de la población. Y aunque empieza a resultar repetitivo en mis reflexiones escritas tengo que terminar de nuevo con la coletilla… “y claro, así nos va”.

Saludos.

@robergonpane

P.D. Sobre los factores externos 2° y 3° que citaba más arriba, tuve la ocasión de hablar en un par de programas de HispanTV: El Color del Dinero (Sobre la bajada del precio del petróleo) y en Distrito Financiero sobre la fortaleza del Dólar. En este último además podréis comprobar de paso, como la gran sorpresa electoral de los últimos meses, “Ciudadanos”, cuenta en sus filas con convencidos Neoliberales que creen plenamente en que Los Mercados son Libres y Democráticos. En concreto mi contertulio era el número cuatro a la alcaldía de Madrid por el aparentemente imparable partido naranja de Albert Rivera. Sin duda los Mercados son muy astutos.

www.noeslomisno.org

Categories: Attac Planet

Las elecciones ante las miserias de la economía española

Mon, 25/05/2015 - 13:00

Carlos Berzosa Alonso-Martínez – Consejo Científico de ATTAC España

La crisis económica ha supuesto el fin de un modelo de crecimiento y ha puesto al descubierto la vulnerabilidad de la economía. La situación se ha combatido con ideas viejas y no solamente se han puesto remedios a eso males sino que la recuperación se está haciendo sobre los hombros de los más débiles. La crisis económica y la elevada corrupción han llevado consigo también al final de un ciclo político. En este caso, tampoco los partidos que han protagonizado los últimos años de la vida política han aprendido la lección. Sus comportamientos siguen alejados de los problemas de los ciudadanos. En algunos casos, se quieren subir al tren cuando ya ha pasado.

Gran parte de los males han tenido como protagonistas principales a las Comunidades y municipios. Ha sido en el ámbito local y regional en donde se ha dado la burbuja inmobiliaria, la especulación, el destrozo medioambiental y la corrupción. Desde luego que ha habido diferencias y comportamientos distintos para que se pueda generalizar, pero la tendencia ha sido bastante mayoritaria para que se considere que son casos individuales. De modo que tras los escándalos se produce un sentimiento ciudadano de que ha tenido lugar un gran saqueo. A la cabeza de este saqueo se encuentra el PP y a nivel de Cataluña Convergencia y Unió, pero tampoco el PSOE se libra de todos estos desmanes.

La corrupción, como ya he tenido ocasión de manifestar en otros artículos, tiene un elevado coste económico, y lleva consigo además el mal uso de los recursos públicos y el despilfarro. Las decisiones se toman no en relación a los intereses sociales y respondiendo a cierta lógica sino que se basan en aquellas actividades que puedan ser negocio para determinadas empresas, funcionarios y políticos. En estos años de borrachera financiera e inmobiliaria no se ha aprovechado la ola expansiva para con los mismos recursos hacer un país más avanzado en educación e investigación. Las ganancias cómodas y rápidas se han impuesto sobre las apuestas a medio y largo plazo. Ha habido demasiados nuevos ricos surgidos al calor del Estado debido a favores recibidos en las diferentes concesiones por los responsables de la toma de decisiones y reparto entre todos ellos de los beneficios obtenidos a costa de los ciudadanos. La aparición de tantos nuevos ricos no quiere decir que los viejos no hayan participado también del botín. No ha tenido lugar un desarrollo suficiente de empresarios, aunque hay excepciones notables, cuyo beneficio lo consigan por la innovación tecnológica, nuevos productos, conquista de nuevos mercados y organización avanzada de la empresa, sino que lo que se ha dado han sido oportunistas y conseguidores.

Los escándalos que conocemos diariamente nos ofrecen una imagen en la que parte de los dirigentes políticos han infringido la ley. Los que tienen que velar por su cumplimiento son los mayores incumplidores. Todo esto no es solamente un gran escándalo sino que mina la credibilidad de los políticos y de las instituciones. El desánimo cunde entre la población al tiempo que crece la desconfianza, pues los que tienen que dar ejemplo son delincuentes que han ocupado cargos de responsabilidad.

Por si fuera poco se han atrevido a dar discursos de moralidad y acerca de las obligaciones tributarias de los ciudadanos, mientras ellos tenían cuentas ocultas en Suiza y otros paraísos fiscales. La falsedad y la hipocresía se han impuesto sobre la sinceridad y la honradez, que afortunadamente existe entre muchos políticos.

Estas élites políticas y económicas que han tenido estos comportamientos, con sus acciones o con una actitud pasiva o de dejar hacer, ha sido una de las razones que han ocasionado la gravedad de la crisis en España. De cara al futuro si las cosas no cambian suponen un freno en el camino hacia el progreso, entendiendo por ello un desarrollo humano sostenible y equitativo. Todo esto es un quiste que se encuentra demasiado instalado en las esferas del poder para pensar que se pueden solucionar estos problemas sin tomar medidas drásticas. Sobran palabras y faltan propuestas para erradicar este mal e iniciar otro camino. Las próximas elecciones tienen que ser el inicio para que se produzca el cambio y es precisamente en los Ayuntamientos y Comunidades en donde hay que atajar la corrupción y un modelo económico sustentado en exceso en la construcción. De no ser así, el futuro de la economía española se encuentra condenado, pues tiene demasiados puntos débiles para que se pueda encontrar una senda para un desarrollo estable y sólido.

Las fuerzas progresistas deberían ser el agente del cambio, pero para ello se necesita dar prioridad a las desigualdades, al fracaso escolar, malnutrición infantil, asistencia a los ancianos que lo necesiten, y apostar decididamente por la sanidad, prestaciones sociales, educación, e investigación. El establecimiento de una imposición progresiva y la limpieza del fango que nos han dejado y que no resulta fácil de quitar.

Categories: Attac Planet

ATTAC Madrid

Mon, 25/05/2015 - 12:09

Alianza por el clima

Más de 400 organizaciones de la sociedad civil presentan la mayor alianza por el clima en España. El miércoles 27 presentarán en Madrid un manifiesto para exigir a los políticos que actúen para frenar el cambio climático.

El próximo miércoles 27 de mayo el Jardín Botánico de Madrid acogerá la presentación de la mayor alianza por el clima en España. XX forma parte de esta nueva coalición de más de 400 organismos* conformada por sindicatos, organizaciones sociales, de desarrollo, de consumidores, ecologistas y otros organismos, todos unidos por el interés común de impulsar un cambio real hacia un futuro sostenible con energías renovables.

Presentarán un manifiesto común por el clima en un año clave para la lucha contra el cambio climático, en el que los líderes mundiales se reunirán en París en diciembre para decidir los próximos pasos a seguir tras el Protocolo de Kioto.

Ofrecerán su testimonio:
José Manuel Moreno, científico y vicepresidente del Grupo 2 de Trabajo del Panel Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático de Naciones Unidas (IPCC)
Carlos Almarcha, agricultor de Murcia
Tata Keita, maliense representante de los países del sur
Juana, 11 años

La periodista Mara Torres y el divulgador científico Luis Miguel Domínguez leerán el manifiesto en representación de todas las organizaciones firmantes.

FECHA: miércoles, 27 de mayo de 2015
HORA: 11:30h
LUGAR: Jardín Botánico de Madrid, Salón de actos. Entrada por Cuesta Moyano esquina c/ Alfonso XII.

*Lista de plataformas y organizaciones firmantes:

Plataformas:
Coalición Clima (más de 30 organizaciones)
Coordinadora de ONGD (un centenar de organizaciones)
Cumbre Social (más de 100 organizaciones)
Foro de Acción Rural (una quincena de organizaciones)
Plataforma por un Nuevo Modelo Energético (340 organizaciones)
Plataforma Rural (25 organizaciones)
Plataforma Tercer Sector (7 organizaciones)

Entre las más de 400 organizaciones firmantes (la mayoría pertenecientes a una o más plataformas) están:
Avaaz
ECODES
CCOO
UGT
USO
UPA
COAG
CECU
Asgeco
Hispacoop
Manos Unidas
InspirAction
ONGAWA
Oxfam Intermon
Caritas
Alianza por la Solidaridad
REDR
REDER
Aproca
Fundación Renovables
Acción en Red
ECOOO
ATTAC
WWF
SEO Birdlife
Greenpeace
Ecologistas en Acción
Amigos de la Tierra
Fundación Global Nature

Categories: Attac Planet

Barcelona, epicentro del cambio

Mon, 25/05/2015 - 11:57

Esther Vivas – Consejo Científico de ATTAC España

Colau-que-Barcelona-Comu-del_ARAIMA20150427_0036_18Ese “sí se puede” que durante meses retumbó en plazas y calles después de una imborrable Primavera Indignada del 2011 llega ahora como un terremoto a las instituciones, algo inimaginable entonces. La victoria de Barcelona en Comú en Barcelona, con Ada Colau al frente, ha hecho saltar por los aires el tablero político.

Si durante largo tiempo tuvimos que oír a tertulianos de distinta índole acusar al 15M de radical, antisistema y “perrofláutico”, diciendo aquello de que “si queréis hacer política formad un partido”, como si la política se limitara a hacer política partidista, sin entender o no querer entender absolutamente nada de lo que significó ese “levantamiento popular” indignado; ahora, las peores pesadillas del establishment se han hecho realidad. El discurso contrahegemónico levantado en aquel momento en múltiples plazas, capaz de dibujar un nuevo imaginario colectivo, que mostró sin rodeos el vínculo entre crisis económica y secuestro político y que conectó, como nunca antes, con una mayoría social golpeada por tres largos años de recortes asalta hoy las instituciones, desbordando los límites de lo posible que nos habían impuesto.

No se trataba, como decían algunos “todólogos”, de uniformizar la heterogeneidad del movimiento en un partido único, y hacer más de lo mismo, sino de levantar nuevos instrumentos políticos, metodologías, confluencias, procesos que permitieran trasladar esa indignación de la calle a las instituciones. Convertir la mayoría social azotada por la crisis en mayoría política. Sin olvidar que todo proceso de cambio real vendrá de la toma de conciencia colectiva, la autorganización popular y la movilización sostenida. En definitiva, ocupar las instituciones, como antes se habían ocupado las plazas, para ponerlas al servicio de los “nadie”. Y eso es lo que se ha hecho ahora.

La eclosión fulgurante de Podemos un año atrás, en mayo del 2014, obteniendo inesperadamente en las elecciones europeas 1,2 millones de votos y 5 eurodiputados, fue el mejor ejemplo. Una hoja de ruta planteada anteriormente, en abril del 2013, por el Procés Constituent en Catalunya, impulsado por la monja benedictina Teresa Forcades y el economista Arcadi Oliveres, apelando a construir desde abajo una nueva mayoría político-social. Una apuesta que Guanyem Barcelona y Ahora Madrid, a pesar esta última de no ganar por la mínima, han materializado como nadie en estas elecciones. Una experiencia que se ha extendido a numerosos municipios y comunidades, con la emergencia de nuevas fuerzas políticas, resultado de la confluencia social, capaces de llegar a los sectores más golpeados, quienes sí se han movilizado y han votado en esta ocasión.

Los resultados de esta contienda electoral rompen los esquemas de la política tal como la conocíamos desde la transición. El tablero ya no es cosa de dos. Y la entrada de los “sin voz”, de los precarios, los desahuciados, los parados…, en definitiva de los “outsiders”, al frente del ayuntamiento de Barcelona demuestra que se puede ganar y que todo es posible. Es el momento de llevar a la práctica esa famosa consigna de “mandar obedeciendo”. Pero, la senda del cambio en mayúsculas no será fácil. La presión del establishment, desde sus lobbies económicos a su maquinaria mediática, no se hará esperar. Las trabas y las descalificaciones, de bien seguro, serán múltiples. La responsabilidad, así como la oportunidad, es enorme.

Hoy, vivimos un momento histórico. Han pasado cuatro años desde que en las plazas se gritara: “No nos representan”. Tras el terremoto político de estas elecciones una nueva consigna se impone: “Sí nos representan”. En Catalunya, las elecciones al Parlament son el próximo asalto. En Madrid, el Congreso de los Diputados que se prepare. Como decía Ada Colau en esta histórica noche electoral: “Esto es una revolución imparable”.

@esthervivas |facebook.com/esthervivaswww.esthervivas.com

Categories: Attac Planet

¿Empleo? ¡No, gracias! Yo quiero trabajo

Mon, 25/05/2015 - 09:00

Antonio Aramayona – ATTAC España

Un fantasma recorre Europa y España: el fantasma del crecimiento económico y la creación de empleo. Una nueva clase social está consolidándose entre los estratos inferiores y medios de la sociedad: el precariado. Una nueva modalidad de estafa está realizándose mediante la utilización tramposa del lenguaje: empleo ha suplantado casi por completo a trabajo con el resultado final del creciente empobrecimiento de la población.

Los mercaderes, amparados en su mantra de las necesidades del mercado le echan la culpa a la crisis, pero realmente es consecuencia de una de las primeras leyes que con su mayoría absoluta impuso el PP sin gran oposición: el Real Decreto-ley 3/2012, de 10 de febrero, de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral. Un empleo es una actividad sobre la que la persona trabajadora nada puede decir acerca de sus condiciones (salario, horario, etc.). Graniza sobre las cabezas de los desempleados los denominados trabajos por horas, la temporalidad, la precariedad sin fisuras y los bajos salarios. Conozco personas que han recibido en su móvil en una semana dos o tres avisos de alta y de baja en la Seguridad Social, pues sus sucesivos empleos terminan como un pábilo a punto de apagarse. Los mercaderes lo llaman flexibilidad, cuando en realidad es precariedad e incertidumbre. Eso es un empleo, y fuera de él solo existe el des-empleo. El empleador es el dios contemporáneo, dueño de las vidas y penurias de millones de personas, que roba el presente y el futuro de un número cada vez mayor de ciudadanos privados de sus derechos laborales elementales.

¿Un empleo, entonces? ¡No, gracias! Yo quiero un trabajo.

España firmó la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948, cuyo artículo 23 habla del derecho al trabajo, de las condiciones equitativas y satisfactorias de todo trabajo, de una remuneración equitativa y satisfactoria que asegure al trabajador o trabajadora, así como a su familia, una existencia conforme a la dignidad humana.

¿Es casual que el término trabajo parezca estar borrado del vocabulario y solo se esté hablando de empleo? ¿Nos está bien empleado este giro lingüístico copernicano en materia de derechos laborales?

España firmó asimismo el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, que en sus artículos 6, 7 y 8 recoge el derecho a trabajar, definido como “el derecho de toda persona a tener la oportunidad de ganarse la vida mediante un trabajo libremente escogido o aceptado” con un “salario equitativo e igual por trabajo de igual valor”, que garantice unas “condiciones de existencia dignas para los trabajadores y para sus familias” y que incluya el derecho al “descanso, el disfrute del tiempo libre, la limitación razonable de las horas de trabajo y las variaciones periódicas pagadas, así como la remuneración de los días festivos”.

España votó y aprobó la Constitución de 1978, cuyo artículo 35 habla del deber de trabajar y el derecho al trabajo: “Todos los españoles tienen el deber de trabajar y el derecho al trabajo, a la libre elección de profesión u oficio, a la promoción a través del trabajo y a una remuneración suficiente para satisfacer sus necesidades y las de su familia, sin que en ningún caso pueda hacerse discriminación por razón de sexo”.

La ciudadanía española exige que se cumpla la Constitución española vigente y que el primer y principal deber de todo gobernante sea amparar, fomentar y hacer efectivos los derechos humanos recogidos en la Carta Universal de la ONU y en la Constitución. Por esta misma razón, no debería ser aceptable un empleo, sino un puesto de trabajo que cumpla con exactitud las condiciones constitucionales.

Leía hace unos días que FAES pide suprimir el salario mínimo y que la prestación por desempleo deje de ser un derecho, como si los derechos fuesen una prenda de vestir o un reloj de pulsera que se quita y se pone al antojo del mercader de turno.

Aznar Tartufo y FAES parecen ignorar que solo es posible re-conocer un derecho humano o, en caso contrario, despreciarlo y pisotearlo. Parecen ignorar igualmente que los derechos humanos confieren a cada ser humano su propia identidad como humano, de tal forma que pretender suprimir algún derecho humano es una agresión des-humanizadora.

Artículo publicado en El Huffington Post

www.twitter.com/antaramayona
La Utopía es posible

Categories: Attac Planet

Cómo reproducimos la cultura del capitalismo

Mon, 25/05/2015 - 07:00

Leonardo BoffPeriodistas en español.com

En el artículo anterior –La cultura capitalista es anti-vida y anti-felicidad– intentamos, teóricamente, mostrar que la fuerza de su perpetuación y reproducción reside en la exacerbación de un aspecto de nuestra naturaleza, que consiste en el afán de autoafirmarse, de fortificar el propio yo para no desaparecer o ser engullido por los otros. Pero difumina e incluso niega el otro aspecto, igualmente natural, el de la integración del yo y del individuo en un todo, en la especie, de la cual es un representante.

Pero difumina e incluso niega el otro aspecto, igualmente natural, el de la integración del yo y del individuo en un todo, en la especie, de la cual es un representante.

Sin embargo no es suficiente detenernos en este tipo de reflexión. Junto a ese dato originario existe otra fuerza que garantiza la perpetuación de la cultura capitalista. Es el hecho de que nosotros, la mayoría de la sociedad, internalizamos los “valores” y el propósito básico del capitalismo, que es la expansión constante del lucro, que permite un consumo ilimitado de bienes materiales. Quien no tiene, quiere tener, quien tiene quiere tener más, y quien tiene más dice: nunca es suficiente. Y para la gran mayoría, la competición y no la solidaridad y la supremacía del más fuerte prevalecen sobre cualquier otro valor en las relaciones sociales, especialmente en los negocios.

La llave para sustentar la cultura del capital es la cultura del consumo, de la permanente adquisición de productos nuevos: un teléfono móvil nuevo con más aplicaciones, un modelo más sofisticado de ordenador, un estilo de zapatos o de vestido diferentes, facilidades de crédito bancario para posibilitar la compra-consumo, aceptación acrítica de las propagandas de productos etc.

Se ha creado una mentalidad donde todas estas cosas se dan por naturales. En las fiestas entre amigos o familiares y en los restaurantes se consume hasta hartarse, mientras al mismo tiempo las noticias hablan de millones de personas que pasan hambre. No son muchos los que se dan cuenta de esta contradicción, pues la cultura del capital educa para verse primero a sí mismo y no preocuparse de los demás y del bien común. Este, ya lo hemos dicho varias veces, vive en el limbo desde hace mucho tiempo.

Pero no basta atacar la cultura del consumo. Si el problema es sistémico, tenemos que oponerle otro sistema, anticapitalista, antiproductivista, anticrecimiento lineal e ilimitado. Al TINA capitalista (there is no alternative): «no hay otra alternativa» tenemos que contraponer otra TINA humanista (there is a new alternative): «hay una nueva alternativa».

Por todas partes surgen brotes alternativos de los cuales cito solo tres como ejemplo: el “bien vivir” de los pueblos andinos, que consiste en la armonía y el equilibrio de todos los factores en la familia, en la sociedad (democracia comunitaria), con la naturaleza (las aguas, los suelos, los paisajes) y con la Pachamama, la Madre Tierra. La economía no se guía por la acumulación sino por la producción de lo suficiente y decente para todos.

Segundo ejemplo: se está fortaleciendo cada vez más el ecosocialismo, que no tiene nada que ver con el socialismo una vez existente (que era en verdad un capitalismo de Estado), sino con los ideales del socialismo clásico de igualdad, solidaridad, subordinación del valor de cambio al valor de uso, con los ideales de la moderna ecología, como ha sido excelentemente presentado entre nosotros por Michael Löwy en Qué es el ecosocialismo (Cortez 2015) y por otros en varios países, como las contribuciones significativas de James O’Connor y de Jovel Kovel. Ahí se postula la economía en función de las necesidades sociales y de las exigencias de la protección del sistema-vida y del planeta como un todo. Un socialismo democrático, según O’Connor, tendría como objetivo una sociedad racional fundada en el control democrático, en la igualdad social y en el predominio del valor de uso. Löwy añade aún «que tal sociedad supone la propiedad colectiva de los medios de producción, un planeamiento democrático que permita a la sociedad definir los objetivos de la producción y las inversiones, y una nueva estructura tecnológica de las fuerzas productivas» (op.cit. p.45-46). El socialismo y la ecología comparten los valores cualitativos, irreductibles al mercado, como la cooperación, la reducción del tiempo de trabajo para vivir el reino de la libertad de convivir, de crear, de dedicarse a la cultura y a la espiritualidad y a recuperar la naturaleza devastada. Este ideal está en el ámbito de las posibilidades históricas y orienta prácticas que lo anticipan.

Un tercer modelo de cultura yo la llamaría la “vía franciscana”. Francisco de Asís, actualizado por Francisco de Roma es más que un nombre o un ideal religioso; es un proyecto de vida, un espíritu y un modo de ser. Entiende la pobreza no como un no tener sino como capacidad de desprenderse siempre de sí mismo para dar y dar, la sencillez de vida, el consumo como sobriedad compartida, el cuidado de los desvalidos, la confraternización universal con todos los seres de la naturaleza, respetados como hermanos y hermanas, la alegría de vivir, de danzar y de cantar hasta cantilenae amatoriae provenzales, cantares de amor. En términos políticos sería un socialismo de la suficiencia y de la decencia y no de la abundancia, por lo tanto, un proyecto radicalmente anti-capitalista y anti-acumulador.

¿Utopías? Sí, pero necesarias para no hundirnos en la crasa materialidad, utopías que pueden volverse una referencia inspiradora después de la gran crisis sistémica ecológico-social que vendrá inevitablemente como reacción de la propia Tierra que ya no aguanta tanta devastación. Tales valores culturales sustentarán un nuevo ensayo civilizatorio, finalmente más justo, espiritual y humano.

Leonardo Boff, es un teólogo, sacerdote franciscano, filósofo, escritor, profesor y ecologista brasileño.

Categories: Attac Planet

Europa pone fin al secreto bancario y acelera la represión financiera

Sun, 24/05/2015 - 13:00

Marco Antonio Moreno – Consejo Científico de ATTAC España

650_1200 (2)En medio de la peor crisis financiera de la historia la Unión Europea está aplicando medidas que parecieran estar sacadas de las páginas más oscuras de la novela de George Orwell, 1984. La idea del economista de Harvard, Kenneth Rogoff, de terminar con el dinero en efectivo está cobrando fuerza al interior de los líderes de la UE con la misma rapidez con la cual su trabajo sobre la deuda desató los planes de austeridad. De nada sirvió demostrar la manipulación de datos realizada por Rogoff y Reinhardt para llegar a las conclusiones que favorecían la aplicación de los planes de empobrecimiento draconiano. Esta vez, junto al economista jefe de Citigroup han deslizado la receta perfecta para los planes de Jean Claude Juncker: terminar el secreto bancario y acabar con la privacidad del contribuyente con nuevas medidas de represión financiera.

Grecia, como ha sido a lo largo de toda la historia del euro, será el conejillo de indias de estos nuevos planes. El gobierno de Syriza, presionado por la troika, ha concedido a las autoridades fiscales de la UE el control directo de las cuentas bancarias de sus ciudadanos. La escalada que está tomando la crisis con el aumento de la prima de riesgo y los problemas de liquidez que enfrenta el sistema financiero, resultan el momento propicio para que Juncker lance este contundente ataque al corazón de la intimidad de los contribuyentes: el secreto mundo de su dinero.

Impuestos retroactivos

Las autoridades fiscales podrán saber en el futuro todo lo que los ciudadanos han hecho con su dinero en los últimos diez años. Se exigirá a los bancos informar de inmediato por toda actividad por más de 10 mil euros y todas las cuentas serán monitoreadas entre sí, con ajustes y balances una vez al año. Este sistema permitirá conocer las compras de bienes raíces y verificar si el precio pagado tiene referencia con el precio real. Por ejemplo, si la venta fue realizada a un precio superior al precio establecido en el contrato, la autoridad podrá exigir los impuestos sobre el valor adicional, en forma retroactiva. El monitoreo de la actividad irá tan lejos que podrá detectar las transferencias que los padres realizan a sus hijos para las compras, sea para pequeñas cantidades o las compras de un coche de lujo. Como informa el blog griego, griechenland-blogtodas estas transacciones serán gravadas con un impuesto del 10 por ciento. Se pretende cerrar todas las aristas de la evasión fiscal.

Por eso mismo, el sistema tributario será unificado por las nuevas tasas de impuestos para todos los ingresos, independientemente de su naturaleza. Se pagará impuesto no solo por las inversiones en bienes raíces sino también por los grandes depósitos bancarios, las compras de obras de arte y otras inversiones, muchas de las cuales son especulativas y se emplean para evadir impuesto de acuerdo a triquiñuelas o vacíos legales. Pagarán impuestos de lujo los coches caros, los yates, aviones y piscinas y las exenciones de impuestos serán abolidas, como informa el diario griego Kathimerini. Si parte de estas medidas la UE las hubiera aplicado hace siete años, sin duda que la crisis ya habría sido superada. Las medidas llegan con retraso en el nuevo esquema de la represión financiera que está llevando a muchos inversionistas a esconder el dinero provocando la mayor sequía de liquidez de la historia. El colapso bursátil parece que no les inquieta, como tampoco parece inquietarles el temible colapso de los bonos de deuda soberana, que puede significar la mayor derrota para Mario Draghi. La escalada en la prima de riesgo es el resultado de la fuga de dinero que hoy realizan quienes lograron hacerse de un gran botín gracias a las inyecciones de liquidez de los bancos centrales.

La idea de terminar con el secreto bancario llega en forma tardía y tal vez en el peor momento. Luxemburgo y Austria ya lo están aplicando y pronto se propagará en forma obligada al resto de la UE. Toda la información transfronteriza será conocida y estará disponible para los ajustes de cuentas de las autoridades fiscales. Se pretende extender estos planes a todo el mundo de manera que las autoridades conozcan las cuentas y las transacciones de sus ciudadanos para la obtención de los ajustes y balances (=resultados) una vez al año. El primer ajuste se llevará a cabo en 2017, y se estima que el 1° de enero de 2018 se decretaría el fin del dinero en efectivo.

El Blog Salmón

Categories: Attac Planet

TPP, el mundo será más seguro para las grandes empresas

Sun, 24/05/2015 - 09:00

Sean StarrsRebelión

Después de cinco años de intensas negociaciones el (TPP) Acuerdo Estratégico Trans-Pacífico de Asociación Económica, podría cristalizar a fines de este año. Se ha escrito mucho (y con razón) sobre las consecuencias negativas del TPP para los trabajadores estadounidenses. ¿Pero cuáles son las implicaciones internacionales del TPP, y en un mundo inundado de tratados bilaterales y multilaterales de comercio e inversión (hay más de 3.200 tratados internacionales solo de inversión), en qué medida éste es diferente?

Y como el futuro del capitalismo global parece depender de las relaciones entre China y EE.UU., ¿por qué no permite EE.UU. que el mayor exportador del mundo, China, (que ha mostrado interés) no se sume a las negociaciones del TPP?

Con el fenomenal crecimiento de muchos antiguos países del Tercer Mundo (o “mercados emergentes”), incluyendo China, que condujo a la expansión y aumento de la integración del capitalismo global, el mundo ideal previsto por los planificadores estatales estadounidenses en los años 40 y 50 –un mundo abierto y amigo de los negocios estadounidenses en particular y del capitalismo occidental en general– está siendo finalmente establecido más allá de sus sueños más descabellados. Virtualmente cada estado (aunque desigualmente) considera ahora igual el desarrollo nacional con la creciente competitividad internacional y hace que su nación sea segura para el capital global (lo que frecuentemente significa el capital estadounidense).

Geopolíticamente la destrucción de Afganistán, Irak, Libia, la actual guerra en Siria y la aparente mejora de las relaciones de EE.UU. con Cuba e Irán han reducido la lista de rivales regionales estridentemente “antiestadounidenses” (en otras palabras geopolíticamente independientes de EE.UU.), incluso si recientemente se ha vuelto a poner a Rusia en la lista.

Pero hay un inconveniente en estas siete décadas de expansión y consolidación del capitalismo global bajo la hegemonía de EE.UU.: China está mitad adentro, mitad afuera.

Por un lado la transformación de China de una de las principales naciones anticapitalistas y contrarias al imperialismo occidental del siglo XX a una de las naciones más ansiosas de integrarse al capitalismo global, en el siglo XXI, ha sido sorprendente, para decir lo menos, y ciertamente un beneficio para el capital estadounidense.

Por otra parte China, un bastión paradójico del capitalismo de Estado antiliberal/liberal, sigue siendo relativamente independiente geopolíticamente de EE.UU. De todas las grandes economías China es al mismo tiempo una de las más abiertas y cerradas al capital extranjero en el mundo. Muchos sectores relacionados con los escalones más elevados -como la banca, la energía, las telecomunicaciones y los servicios públicos– están totalmente cerrados al capital extranjero. Muchos otros sectores, sin embargo, están relativamente abiertos y la inversión extranjera ha penetrado China con mayor profundidad que en la mayoría de las demás grandes economías (como Japón). Especialmente aquellas con niveles de desarrollo similares.

No obstante, a pesar del papel central de la inversión directa extranjera en el crecimiento de China durante las últimas tres décadas, el Estado sigue manteniendo muchas más restricciones de la inversión extranjera que la mayoría de los países. En el Catálogo de Industrias para la Guía de Inversión Extranjera de 2015, China estipula 36 industrias en las cuales la inversión extranjera está totalmente prohibida y 38 en las que está restringida (las empresas extranjeras frecuentemente son obligadas a formar sociedades conjuntas con firmas chinas). Aunque había muchos más sectores restringidos cuando se publicó el primer Catálogo en 1995, el capital estadounidense quiere evidentemente que la liberalización de las industrias chinas vaya más lejos, más rápido.

El capital estadounidense también enfrenta problemas con la laxa protección de la propiedad intelectual (PI) extranjera en China. El Estado chino alienta a veces la copia de PI occidental mediante requerimientos de transferencia de tecnología y abundan los copiones e imitadores. Trenes de alta velocidad y bienes de consumo como los farmacéuticos, vestimenta y productos electrónicos son todos blancos legítimos. Los consumidores chinos incluso usaban “relojes Apple” producidos ilegalmente meses antes de que Apple ofreciera su propia versión.

China ya no es solo el “taller del mundo” y una plataforma extraexplotable de exportación para capital extranjero, ya es uno de los mercados de consumo más importantes para una variedad de sectores, incluyendo automóviles, smartphones, artículos de lujo y comida rápida. La creciente importancia del mercado de consumo chino hace que la protección de la PI y el arbitraje entre inversionistas sea una prioridad para grandes compañías globales. Pero los inversionistas han descubierto hace tiempo que el estado intransigente y nacionalista chino, con su antojadizo sistema legal, es un protector poco fiable de sus intereses en China.

Por lo tanto, aunque ciertamente China ha abandonado su visión del mundo anticapitalista, e incluso es acusada de neocolonialismo al estilo europeo por algunas dirigentes africanos por sus prácticas de inversión (una acusación particularmente irónica ya que China apoyó muchas luchas anticoloniales en África en los años 50 y 60, la clase gobernante de China –tal como se manifiesta en el Partido Comunista Chino (PCC)– no prioriza los intereses del capital extranjero ni la hegemonía estadounidense.

En su lugar, el PCC prioriza el mantenimiento de su propio poder. Algunas veces esto involucra la apertura al capital extranjero en ciertos sectores para impulsar la acumulación y la modernización tecnológica, pero en general la economía china es de propiedad estatal y dirigida por el Estado, y las empresas de propiedad estatal (EPE) todavía ocupan un lugar de honor en la mayoría de los altos escalones. El capital extranjero se queja amargamente por el trato preferencial dado a las EPE, especialmente a través del financiamiento y el sistema legal.

El éxito económico de China durante las últimas tres décadas también ha convertido su versión del capitalismo de Estado en un fanal para otros países. Brasil la aprecia cada vez más, Rusia –bajo Putin– la ha reforzado y se puede decir que India, para no mencionar a Francia, nunca la ha abandonada. Por supuesto EE.UU. también nacionalizó partes del “sector privado” (AIG, Chrysler, Citigroup, Fannie Mae y Freddie Mac o General Motors (para nombrar algunos de los ejemplos destacados) después del crash de Wall Street en 2008, pero estas medidas fueron vistas en gran parte como temporarias y una desviación de la norma liberal de separación de lo público y lo privado, una norma que no existe en China.

China ciertamente no ofrece una alternativa al capitalismo global, ni siquiera a la hegemonía de EE.UU. en su interior. China no tiene la capacidad (ni la voluntad) de crear un orden alternativo a la hegemonía de EE.UU., simplemente quiere aumentar su parte de la torta y ser tratada como un socio igual en lugar de un subordinado del Tercer Mundo (o un vasallo del Primer Mundo, como Japón).

El Banco Asiático de Inversión en la Infraestructura, el Banco de los BRICS, el Fondo de la Ruta de la Seda y otras iniciativas chinas no se proponen desafiar las instituciones dominadas por EE.UU. como el FMI y el Banco Mundial, que las siguen apoyando, financiando y en las cuales participan plenamente.

Se proponen, más bien, asegurar más influencia para China y aumentar su campo de maniobra en la economía política global, en particular en el este de Asia. Similares renegociaciones de la gobernanza global ocurrieron en los años 70 cuando el renacimiento de Europa Occidental y de Japón aumentó la presión para la creación del G7 y la Comisión Bilateral, por ejemplo. Pero todos estos permanecieron bajo el manto de la hegemonía estadounidense.

El deseo de China de conseguir más influencia global es conformado por las particularidades de su sistema económico, capitalismo de Estado bajo el control de un partido autoritario. Aunque las elites chinas han sido los principales beneficiarios de la integración de China en el capitalismo global, a diferencia de Japón o Corea del Sur, no es probable que acojan pronto la democracia liberal y tienen que evitar que aparezcan demasiado subordinadas a EE.UU.

Esto es porque la legitimidad del PCC depende no solo del continuo crecimiento económico sino también de la rectificación del “Siglo de Humillación” de China de 1939 hasta 1949, cuando China fue continuamente invadida por las potencias occidentales y Japón. Con la reducción progresiva de la lucha anticapitalista como ideología legitimadora (aunque todos los estudiantes universitarios todavía deben pasar exámenes de “marxismo”) el PCC ahora quiere posicionarse como la fuerza legítima para devolver China a su sitio histórico bajo el sol como “Reino del Medio”.

En esto reside la incertidumbre para el orden económico liberal en el este de Asia, apuntalado por la hegemonía estadounidense. Las elites chinas se han beneficiado masivamente de su integración con este orden, pero la continuación de su legitimidad dentro de China depende de un proyecto nacionalista etnocéntrico que corre el peligro de convertirse en “demasiado antiliberal” desde el punto de vista de Occidente. La rápida modernización militar china y las crecientes disputas territoriales en los mares del este y del sur de China son aspectos de esta situación.

Entonces aparece el TPP.

El secretario de defensa de EE.UU. Ashton Carter lo comprendió bien cuando declaró que la firma del TPP es más importante que enviar otro portaaviones al este de Asia. Un factor esencial tras la longevidad del poder estadounidense en la era posterior a la Segunda Guerra Mundial es su capacidad de permear otras economías de una manera que alinea estructuralmente los intereses de sus clases dominantes con los intereses de la hegemonía estadounidense. Las elites japonesas apoyan firmemente la hegemonía de EE.UU. no porque se sientan forzadas a hacerlo, sino porque lo hacen en función de sus propios intereses.

Las elites chinas ya dependen del capitalismo global, pero para asegurar que siga siendo así en el futuro previsible, EE.UU. necesita su mayor liberalización e integración con el capital global –y por tanto la dependencia de este- (esencialmente corporaciones estadounidenses), finanzas globales (centradas en Wall Street y la Reserva Federal de EE.UU.) y de exportaciones a consumidores occidentales (especialmente estadounidenses).

Por cierto, no todo tiene que ver con China. EE.UU. ha estado presionando a Japón para que liberalice su economía desde los años 70 y el TPP continúa esta búsqueda presionando a agricultores y fabricantes de automóviles japoneses. Malasia, México y Vietnam son importantes plataformas de exportación que compiten con China por capital extranjero. Australia, Canadá y Nueva Zelanda son importantes aliados de EE.UU. En términos generales, mientras más países liberalizan, más abiertos se hacen a la influencia estadounidense. Pero todos, incluyendo a los chinos, saben que el TPP tiene que ver sobre todo con China, convirtiéndolo en uno de los acuerdos comerciales más geopolíticamente orientados de todos los tiempos.

El TPP tiene que ver con el establecimiento de las normas y reglas del futuro, encerrando a las regiones más dinámicas del globo –Asia oriental, y especialmente China– en el capitalismo global centrado en Estados Unidos. Si EE.UU. puede forjar estándares comunes en la protección de la PI y el arbitraje de inversionistas con Japón y Europa Occidental mediante el TTIP [Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones], Occidente puede seguir fijando las reglas de intercambio para el resto del mundo.

Por lo tanto, si China quiere continuar su integración con el capitalismo global (lo que tiene que hacer, porque una aguda disminución en el crecimiento económico debilitaría la autoridad del PCC), entonces China se verá presionada a seguir liberalizando y armonizando sus reglas y regulaciones según los “estándares internacionales” establecidos por Occidente. El ajuste a la creciente liberalización también reducirá la prominencia de cualquier modelo alternativo coherente de “capitalismo de Estado” para que sea adoptado por otros.

Esto es lo que algunos llaman “poder estructural”, la capacidad de fijar las reglas y normas del sistema de modo que otros tengan pocas alternativas aparte de ajustarse. El poder estructural es frecuentemente más efectivo que el “poder relacional” o simplemente tratar de obligar a otros a hacer algo. Y explica por qué China, a pesar de expresar un interés en participar, está siendo excluida de las negociaciones del TPP, para que no pueda alterar las reglas.

Los artífices del TPP están estructurando el acuerdo para que sirva a sus propios intereses: protección de los derechos de propiedad intelectual y arbitraje de inversionistas facilitan la continuación de la dominación de las mayores corporaciones del mundo, que siguen siendo europeas, japonesas y sobre todo estadounidenses.

La protección de la propiedad intelectual asegura que los sectores de conocimiento avanzado, como la industria farmacéutica, mantengan sus saludables márgenes de beneficios (y que a los pobres se les nieguen medicamentos que salvan la vida). La agroindustria estadounidense se beneficiará de la apertura del sector agrícola de Japón, y Nike se beneficiará de la mayor liberalización de Vietnam (donde fabrica la mayor parte de sus zapatos).

Para comprender qué intereses se están sirviendo simplemente hay que notar que los representantes comerciales de EE.UU. van acompañados de más de seiscientos “asesores corporativos” a las negociaciones, que están envueltas en el secreto. ¿Asesores laborales? Ninguno.

El TPP también facilitará que las corporaciones transnacionales demanden a los Gobiernos regulaciones laborales, ecológicas, sanitarias, de seguridad y otras, a fin de obtener compensación con dineros públicos por “pérdida de ganancias futuras” debidas a la “expropiación”. Los mecanismos de resolución de disputas entre inversionistas y estados -que ya existen en numerosos tratados internacionales de inversión– serán consolidados y fortalecidos en el TPP para asegurar un solo estándar, más predecible, para la cantidad récord de nuevos casos.

Un caso semejante en 2011 involucró a Philip Morris, que invocó el tratado de inversión de 1993 entre Hong Kong y Australia por la “expropiación” de su propiedad intelectual. Australia aprobó algunas de las leyes de envase de cigarrillos más estrictas del mundo, cubriendo los paquetes con espantosas fotografías de tumores y eliminó el logo de marca de Philip Morris del frente. El TPP facilitará que las corporaciones cuestionen las políticas de salud pública y otras políticas en tribunales supranacionales, evadiendo las instituciones legales interiores.

El TPP está bajo presión en EE.UU., especialmente por parte de grandes sindicatos que argumentan que décadas de acuerdos comerciales y de inversión han aumentado el poder del capital sobre los trabajadores, llevando a la subcontratación en el extranjero de puestos de trabajo en la manufactura, aumentando vertiginosamente los niveles de desigualdad.

(Muchos en la UE se oponen al, todavía mayor, TTIP por razones semejantes, pero con más énfasis en arbitraje entre estados e inversionistas).

Si se aprobase, el TPP sería el más expansivo tratado comercial y de inversión en la historia, abarcando un 40% del PIB mundial, un tercio de sus exportaciones y casi la mitad de la inversión extranjera directa del mundo.

Probablemente daría un nuevo impulso a las negociaciones del TTIP, que se han atascado debido a las protestas masivas, incluyendo una petición con más de un millón de firmas. Presionaría a China a liberalizar aún más y a alinearse con los intereses del capital estadounidense, mientras el TPP se convierte en el modelo para futuros acuerdos megarregionales y de comercio e inversión. Sobre todo reforzaría aún más el poder del capital sobre los trabajadores en EE.UU. y en el exterior, asegurando que las regulaciones corporativas, laborales, y ecológicas se mantengan permisivas.

Por estos motivos es obvio que debemos oponernos al TPP, para no hablar de cualquier acuerdo internacional que realce el poder del capital. En lugar de acuerdos de “libre comercio” que protegen a inversionistas y corporaciones, la izquierda debería luchar por acuerdos internacionales que fortalezcan los estándares laborales y ecológicos (fijando medidas que se puedan hacer cumplir más allá de la simple retórica), proteger y nutrir el poder independiente de los sindicatos e imponer mayores regulaciones y controles del capital, incluyendo su movilidad.

Pero esto tiene que ocurrir en el contexto del cambio del equilibrio de las fuerzas sociales contra el capital en cada nación. Con los antiguos Segundo y Tercer Mundo (especialmente China) integrados ahora más profundamente que nunca en el capitalismo global, esta lucha es particularmente urgente en el centro del capitalismo global, EE.UU.

 

Sean Starrs es profesor asistente de relaciones internacionales en la City University of Hong Kong y afiliado de investigación en el Massachusetts Institute of Technology.

Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens

Fuente: Jacobin Magazine

Categories: Attac Planet

¿Sabías qué son los ISDS?

Sun, 24/05/2015 - 07:00

auditoriaciudadana.net

¿Sabías que los mecanismos de resolución de controversias entre inversores y Estados (ISDS) secuestran nuestra democracia al igual que la deuda?

sabiasque19-1024x481

 

ISDS: los nuevos mecanismos de dominación al servicio de las corporaciones

Las antiguas formas de dominación colonial han dado paso en el contexto de las democracias modernas a nuevos mecanismos tecnocráticos de sometimiento de los Estados y sus pueblos por parte de los poderes financieros y corporativos. Si bien la deuda externa es el principal instrumento de sometimiento por medio de los rescates financieros y la imposición de planes de ajuste estructural o de austeridad, otro importante instrumento es el mecanismo de solución de controversias entre inversores y Estados (ISDS, por sus siglas en inglés).

Este mecanismo, normalmente ligado a los tratados bilaterales de inversión o los tratados de libre comercio, como por ejemplo el tratado de comercio e inversiones que la UE trata está negociando con EEUU (TTIP, por sus siglas en inglés), es un sistema que permite a los inversores extranjeros saltarse la jurisprudencia de los Estados receptores y demandar a sus gobiernos ante tribunales privados de dudosa imparcialidad que ni siquiera siguen los estándares legales internacionales.

Unos tribunales que son juez y parte

Los tribunales de inversión están controlados por unos pocos bufetes privados, que habitualmente también trabajan como asesores de las grandes corporaciones, por lo que no son imparciales. Cada tribunal está formados por tres abogados comerciales que no son elegidos ni controlados por ningún organismo independiente y que tienen la potestad para juzgar los actos legislativos, ejecutivos y judiciales de Estados soberanos sin posibilidad de apelación. No garantizan la igualdad ante la ley de las dos partes, ya que sólo las empresas pueden demandar a los Estados y no al revés. Así, por ejemplo, una empresa puede demandar a un Estado por aprobar una ley más restrictiva sobre las emisiones de CO2, pero el Estado no puede demandar a la empresa por daños ambientales.

Otra amenaza para de la democracia

Los árbitros tienen una amplia capacidad para interpretar los tratados, por lo que en la práctica ostentan funciones legisladoras normalmente reservadas a los gobiernos elegidos democráticamente. Así, los ISDS equiparan la condición jurídica el capital transnacional a la de los Estados nación. Este mecanismo comporta la renuncia a la facultad soberana de los Estados de adoptar decisiones de política nacional relacionadas con el interés general sin interferencias extrañas. De esa manera los Estados pierden su poder de decisión en las políticas nacionales y no pueden adoptar medidas legislativas, por ejemplo, de protección ambiental o en materia fiscal o laboral porque el inversor, e incluso el futuro inversor, puede reclamar indemnizaciones.

Cualquier cambio regulatorio, tal como una nueva ley o impuesto que reduzca las ganancias privadas se puede considerar como una violación de las “expectativas legítimas” del inversor que merece una indemnización. Así, la sola amenaza de presentar una demanda de inversión tiene un efecto disuasorio en la aprobación de nuevas normas regulatorias en los Estados, especialmente en los menos desarrollados.

sabias_que_19_okRegulaciones que podrían provocar una demanda:

  • Reformas fiscales que aumente los impuestos para las grandes empresas.
  • Nacionalizaciones o expropiaciones.
  • Normativas más restrictivas de protección de la salud.
  • Normativas laborales que perjudiquen a las empresas, como la subida de salarios o mayores indemnizaciones por despido.
  • Normativas más restrictivas de protección medioambiental.
  • Paralización o reversión de procesos de privatización de servicios públicos.

Ejemplos de demandas por ISDS

  • Ecuador fue condenado en 2012 a pagar 2400 millones $, una suma equivalente al gasto anual de Ecuador en sanidad para 7 millones de personas, como compensación a la empresa estadounidense Occidental Petroleum al determinar un tribunal de arbitraje que poner fin al contrato de esta petrolera equivalía a una expropiación a pesar de que la empresa hubiera violado el contrato.
  • Eslovaquia, que se vio obligada a pagar a la empresa aseguradora holandesa Achmea 29,5 millones de euros, el equivalente a todo su presupuesto en Sanidad, cuando el nuevo gobierno electo decidió revertir el proceso de privatización del sistema sanitario.
  • Egipto espera el resultado arbitral después de que la empresa Veolia denunciara en 2013 al Estado por sentirse perjudicada por el aumento del salario mínimo.
  • Argentina fue demandada en 2010 por la empresa Suez ante un tribunal de arbitraje por devaluar su divisa y congelar las tarifas de los servicios básicos, como el agua y la energía.
  • Australia ha sido demandada por la empresa tabacalera Philip Morris bajo un ISDS recogido en un acuerdo comercial entre Hong Kong-Australia, por aprobar una legislación para que las cajetillas de tabaco no tuviesen ninguna publicidad.
  • Alemania ha sido demandada por la compañía sueca Vattenfall, que reclama 3700 millones de € al gobierno aleman por su decisión de abandonar la producción de energía nuclear tras el desastre de Fukusima.

Actualmente los ISDS se incluyen en casi todos los tratados bilaterales de inversión y también en los de libre comercio. El número de demandas por ISDS se ha incrementado de unos pocos casos a principios de los 90 hasta casi 600 en los últimos años, dada la rentabilidad que tienen esta demandas para las empresas.

Desde la Plataforma Auditoría Ciudadana de la Deuda denunciamos que los ISDS, al igual que la deuda, son ilegítimos, y por tanto deben eliminarse de los contratos comerciales así como debe reparase el daño causado a los Estados sancionados.

Referencias

  • Hilary, John. El acuerdo transatlántico sobre comercio e inversión. Rosa-Luxemburg-Stiftung. Mayo 2014.
  • Los acuerdos internacionales de inversión a examen. Traidcraft. Febrero 2015.
Categories: Attac Planet

El momento de la verdad en Europa

Sat, 23/05/2015 - 13:00

Tasos Koronakis – tercerainformación

Declaración.
Después de casi cuatro meses de intensas negociaciones, hemos llegado al momento de la verdad para nuestro proyecto europeo común. El gobierno dirigido por Syriza hace todo lo posible para llegar a un acuerdo honorable con sus socios europeos e internacionales que respete tanto las obligaciones de Grecia como las de los Estados miembros europeos, pero que respete también el mandato electoral del pueblo griego.El gobierno de Syriza ya ha comenzado una serie de reformas que combaten la corrupción y la evasión generalizada. Se ha frenado el gasto y los ingresos fiscales recogidos superan las expectativas, alcanzando un superávit presupuestario primario de 2.16 bn (enero-abril 2015), muy por encima de la estimación inicial de un déficit de 287m. Mientras tanto, Grecia ha cumplido todas las obligaciones de la deudas con sus propios recursos ‒un caso único en Europa ‒ ya que el desembolso de fondos se cortó en agosto de 2014.Han pasado ya cuatro meses de agotadoras negociaciones durante los cuales los acreedores de Grecia sistemáticamente insisten en imponer al gobierno liderado por SYRIZA el programa de austeridad que fue rechazado por el pueblo griego en las elecciones del 25 de enero. La asfixia de la liquidez orquestada por las Instituciones ha llevado a una situación crítica para las finanzas de nuestro país, haciendo insoportable cumplir con las obligaciones de las próximas deudas.El gobierno griego ha hecho todo lo que ha podido para llegar a un acuerdo, pero las líneas rojas – con superávit primarios sostenibles, y no irrealistas, la restauración de los contratos colectivos y el salario mínimo, la protección de los trabajadores de los despidos masivos, la protección de los salarios, las pensiones y el sistema de seguridad social de mayores contra más cortes, parar las privatizaciones a precio de saldo, etc.- tienen que ser respetadas. La soberanía popular y los mandatos democráticos deben ser respetados. La paciencia y la buena voluntad del pueblo griego no debe ser confundida con una disposición a sucumbir a un chantaje sin precedentes. No se debe asfixiar la democracia europea.En este marco, SYRIZA apela a todos los actores sociales y políticos progresistas y demócratas a que reconozcan que la lucha de Grecia no se limitada a sus fronteras nacionales sino que constituye una lucha por la democracia y la justicia social en Europa.En estos momentos críticos, pedimos acciones de la solidaridad social y política, desde la organización de reuniones y campañas de sensibilización a través de Europa, a iniciativas institucionales en los parlamentos locales, regionales y nacionales, y declaraciones personales o colectivas de apoyo a los esfuerzos de Grecia para cambiar radicalmente el paradigma europeo de la austeridad desastrosa en un nuevo modelo para el crecimiento sostenible.

Vuestro apoyo es de suma importancia, no sólo para el pueblo de Grecia, sino para el destino de la idea europea.

Con nuestros saludos afectuosos,

Tasos Koronakis

Secretario del Comité Central de SYRIZA

Atenas, 18 de mayo de 2015

Categories: Attac Planet