Skip navigation

News from Attac Spain

Syndicate content
Justicia económica global
Updated: 6 hours 30 min ago

Lo que no se ha dicho sobre el nuevo banco de los países emergentes

Thu, 31/07/2014 - 07:00

Vicenç Navarro – Consejo Científico de ATTAC España

La historia de los desastres (y no hay otra manera de definir las consecuencias de aplicar sus políticas) creados por el Fondo Monetario Internacional (FMI) es larga. Esta institución, que en su configuración actual tiene el objetivo de defender los intereses del capital financiero (es decir, de las instituciones bancarias) a costa de los intereses de los Estados supuestamente ayudados por ella, tiene una larga lista de daños a las poblaciones de los Estados “ayudados” (y, muy en particular, a sus clases populares) a causa de las políticas impuestas a sus gentes (ver Los amos del mundo. Las armas del terrorismo financiero, Vicenç Navarro y Juan Torres, 2012).

Un caso claro ocurrió en 1997, cuando varios países asiáticos, afectados por una crisis financiera causada por la constante especulación de los mercados financieros, intentaron establecer su propio banco alternativo al FMI, que llamaron tentativamente el Fondo Monetario Asiático. Este intento fue inmediatamente vetado por el gobierno federal de EEUU, concretamente por su Ministro de Finanzas (Secretary of the Treasury), muy ligado a Wall Street, el centro bancario de EEUU. Como consecuencia de ello, tuvieron que seguir las políticas impuestas por el FMI, las clásicas y previsibles políticas neoliberales, con reformas que afectaron profundamente al bienestar de las poblaciones de los Estados “asistidos”, políticas que, como ahora también ocurre en la Eurozona, fueron ineficaces para resolver la enorme crisis económica y financiera. En realidad, la empeoraron, como también ha ocurrido en la Eurozona.

Como consecuencia, surgió con mayor intensidad la demanda de estos países y otros que habían sufrido las mismas políticas, de salirse del FMI y establecer un fondo alternativo. Tales países llegaron a la conclusión de que era prácticamente imposible cambiar el FMI, controlado por los intereses financieros estadounidenses y sus aliados europeos, intereses que, por cierto, afectaron también negativamente al bienestar de las poblaciones norteamericanas y europeas. No era, como siempre intentaron presentarlo los mayores medios de información, un conflicto entre EEUU y Europa frente al resto del mundo, sino los intereses financieros de las instituciones bancarias -que beneficiaban a sectores minoritarios en aquellos países- frente a la mayoría de las poblaciones de los países de distintos niveles de desarrollo económico. Lo que las políticas impuestas por el FMI mostraban era que los intereses particulares de las instituciones bancarias no eran los mismos ni tampoco coincidían con los intereses de las clases populares de los países desarrollados, ni con los intereses de las de los países emergentes. Como aparece en la enorme crisis financiera que EEUU y la Unión Europea están sufriendo, la realidad muestra que el enorme control por parte de las instituciones bancarias del FMI, del Banco Mundial y del Banco Central Europeo (BCE), está beneficiando a intereses muy particulares, distintos, y en realidad opuestos, a los intereses generales de la mayoría de las poblaciones (que son sus clases populares) de los países, tanto de los económicamente avanzados como de los de menor desarrollo económico. De nuevo, lo que está ocurriendo en la Eurozona (y, muy en particular, en su periferia) es un claro ejemplo de ello.

La situación en Ucrania y en 31 países “ayudados” por el FMI

Se sorprenderá el lector que aparezca de pronto en este artículo una referencia a Ucrania, un país que está sufriendo un conflicto bélico de enormes consecuencias. Pero la situación bélica, la guerra civil en aquel país, está ocultando otro desastre creado precisamente por el FMI. En aquel país, las políticas neoliberales impuestas por el FMI y su aliado, el BCE, están causando una enorme recesión, con un descenso de nada menos que de un 5% de su PIB, y con un gran crecimiento del desempleo. En realidad, de los 41 países que están recibiendo “ayuda” del FMI, 31 sufren una enorme recesión causada por las políticas de austeridad impuestas por el FMI y el BCE (ver el excelente artículo de Mark Weisbrot, “BRICS’ New Financial Institutions Could Break a Long-Standing and Harmful Monopoly”, en Center for Economic and Policy Research, 18.07.14).

De ahí la urgencia y necesidad de crear instituciones alternativas, como la creada por los países emergentes BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), abierta a otros países. Los medios, influenciados por el capital financiero estadounidense y europeo, han intentado minimizar la importancia de este desarrollo, considerándolo poco creíble. Su credibilidad, como institución financiera alternativa, sin embargo, está avalada, porque todos estos países tienen unos sistemas bancarios públicos. En realidad, un dato que por regla general no se conoce es que los países que han tenido mayores crisis financieras han sido aquellos en los que, en su sistema bancario, predomina el sector privado. Los casos claros son EEUU y la Eurozona, siendo incluso más acentuado el de la Eurozona, porque en esta zona el BCE no es un banco central, sino un lobby de la banca (ver mi artículo “El BCE, el lobby de la banca”, Público, 08.12.11). Ello deja a los Estados en una situación enormemente vulnerable, forzándolos a pagar unos intereses excesivos por su deuda. De ahí que la aparición de un fondo alternativo al FMI pueda significar un avance considerable en el intento de romper la mordaza que representa el FMI para todos los países, tanto los emergentes como los llamados países desarrollados.

Artículo publicado en Publico.es

vnavarro.org

Categories: Attac Planet

El TTIP: ¿una amenaza para los sistemas sanitarios públicos?

Wed, 30/07/2014 - 18:00

Javier PadillaElDiario.es

El Acuerdo Transatlántico para el Comercio y la Inversión (TTIP en sus siglas en inglés), tratado de libre comercio entre la Unión Europea y Estados Unidos, está pasando bastante desapercibido por el debate público a pesar de que su negociación se encuentra en una fase bastante avanzada y que las consecuencias de su aplicación  -con independencia de que se esté a favor o en contra de dicho acuerdo- serán profundas y variadas.

Los objetivos de todo gran tratado de libre comercio suelen dividirse, a grandes rasgos, en dos: 1) disminución de las barreras arancelarias al intercambio de bienes y servicios y 2) homogeneización (a la baja) de la regulación relativa a la circulación de bienes y servicios. En lo relacionado con la sanidad, la regulación presente en la Unión Europea es notablemente más estricta que la vigente en los Estados Unidos, de modo que el TTIP presumiblemente afectaría relajando (“flexibilizando”) la legislación en múltiples ámbitos, tales como la protección de la salud –controles sanitarios de alimentos, medicamentos,…-, el ejercicio de las profesiones sanitarias o la inversión de empresas privadas en la prestación de servicios sanitarios.

Precisamente éste último es  uno de los aspectos más controvertidos, y que eldiario.es sacó a la luz a partir de unos documentos aportados a Fíltrala: el posible papel que este acuerdo puede tener en la liberalización (vía privatización) de los servicios públicos. Tanto los documentos publicados como declaraciones posteriores del Ministro de Economía, Luis de Guindos, dejan claro que el ánimo liberalizador del TTIP no quiere dejar al margen ningún sector de la economía que pueda ser susceptible de recibir inversiones privadas. Aunque no esté clara la manera en la que el TTIP podría influir en la estructura de financiación y prestación de servicios del sistema sanitario, podemos esbozar dos ejemplos de qué podría suponer su aprobación en el contexto actual de dos países de la Unión Europea con fuertes sistemas públicos de salud: Reino Unido y España.

  • En el caso del Reino Unido y su afamado National Health Service, el TTIP llegaría en un momento muy pertinente para blindar las reformas emprendidas en los últimos años, encaminadas a la aplicación del gerencialismo a la práctica de la sanidad y el fomento de mecanismos de libre mercado en la distribución y gestión de sus recursos sanitarios. La irrupción del TTIP y la consagración de los derechos del inversor por encima de los derechos del Estado o de la población supondría anteponer, en materia de sanidad, las cuentas de resultados de las empresas inversoras frente a la calidad en la prestación de los servicios sanitario. Además de suponer un blindaje de las reformas emprendidas, en el caso británico –en el que la prestación de servicios de Atención Primaria se lleva a cabo por “cooperativas” de médicos asociados entre ellos- la irrupción de grandes grupos empresariales estadounidenses dedicados al sector salud podría desplazar a  los actuales “Clinical Commissioning Groups”, haciendo que el control de la asistencia dejara de ser ostentado por los profesionales sanitarios británicos, motivo por el cual han surgido voces en el Reino Unido pidiendo la exclusión del National Health Service de los acuerdos contemplados en el TTIP.
  • En España, la financiación del sistema sanitario público ha sufrido pocas modificaciones en los últimos años –además de las modificaciones de los copagos previamente existentes y los intentos, más o menos infructuosos, de introducir otros nuevos-; sin embargo, la gestión y provisión de los servicios de salud sí es un aspecto que ha experimentado múltiples intentos de privatización a partir de la ley 15/97 de nuevas formas de gestión del Sistema Nacional de Salud. El reciente fracaso del intento de privatización de la gestión sanitaria de 6 centros por parte del gobierno autonómico de la Comunidad de Madrid ha hecho que se hayan llevado a cabo muchos análisis sobre estas formas de gestión, destacándose de forma constante la gran protección y blindaje legal del que gozan los contratos firmados con las empresas privadas a las que se otorga la gestión de los centros sanitarios. En este caso, el TTIP sería un refuerzo a dicho blindaje, estableciendo una especie de punto de no retorno en el eje “colectivización-liberalización” de los servicios sanitarios.

En resumen, los efectos que el TTIP puede tener en el sector sanitario son, principalmente, dos: 1) Incrementar la apertura y facilidades para que empresas aseguradoras de los Estados Unidos puedan implantarse en los países miembros de la Unión Europea, dotando sus inversiones de una mayor seguridad jurídica y disminuyendo la soberanía en la gestión de ciertos sectores por parte de los países de la Unión. 2) Blindar los procesos de liberalización y privatización emprendidos en los últimos años en los países de nuestro entorno. Afirmar que estos serán los efectos del TTIP no es un ejercicio de adivinación, sino la consecuencia directa de observar quiénes han sido los que han diseñado e interferido en la redacción de sus medidas. Como se puede ver en la web deCorporate Europe Observatory, el 92% de las reuniones de la Comisión Europea fueron con lobbies empresariales privados, y solo el 4% con representantes de los intereses públicos; además, las empresas del sector sanitario y farmacéutico se encuentran en el top 10 de las que más presión han ejercido durante la redacción del TTIP.

El TTIP puede ser una de esas medidas que McKee y Stuckler ( Mckee 2011) señalaban comoclaves para destruir la universalidad de los servicios públicos, estando ausente del debate público y siendo complicado adelantar los efectos que tendrá en el medio plazo.

 

Categories: Attac Planet

Energía para la paz

Wed, 30/07/2014 - 13:00

Marga Mediavilla - Grupo de Energía y Dinámica de Sistemas

Dice mi amigo Pedro Prieto que últimamente la geografía de la guerra presenta una sospechosa coincidencia con la geografía del petróleo y el gas: Irak, Libia, Siria, Sudan… y últimamente también Gaza, en cuyas costas se descubrió hace poco un yacimiento todavía sin explotar. Y cuando la extracción de petróleo no está manchada por la violencia entre humanos está marcada por la violencia hacia la Tierra, como la de las técnicas de extracción extremadamente contaminantes de la fractura hidráulica y las arenas bituminosas.

A nadie le gustan las guerras ni la contaminación y es fácil repudiar los bombardeos, pero… no deberíamos olvidar que todos consumimos ese petróleo tan frecuentemente manchado de sangre. La crisis energética pone a nuestras sociedades consumistas en una difícil coyuntura: ¿qué vamos a hacer a partir de ahora con un petróleo cada vez más caro y escaso? ¿Seguiremos intentando acaparar como sea las últimas gotas de oro negro? ¿Aceptaremos la contaminación y la guerra por el petróleo como un mal necesario antes de renunciar a nuestra cultura del usar y tirar? ¿Seremos capaces de mandar a nuestros hijos e hijas al frente para poder llenar el depósito de nuestro coche, o se nos ocurrirá, antes de llegar a ello, que puede haber otras opciones?

Si queremos la paz tenemos que prepararnos para el descenso energético. Deberíamos estar ya cultivando la autosuficiencia a base de depender sólo de las energías que produce de forma sostenible el territorio en el que vivimos (las renovables) y de tener una forma de vida que sólo requiera la energía que podemos conseguir de forma razonable. Si no lo hacemos es muy probable que entremos en una espiral de empobrecimiento en la que cada vez paguemos más por la energía y tengamos menos capacidad de desarrollar alternativas, o bien en una espiral de guerra por los recursos todavía más perniciosa.

La buena noticia es que todavía estamos a tiempo. En Europa todavía los estados tienen capacidad de invertir en energías renovables, en transporte público y en fomentar una agricultura y una economía menos dependientes del petróleo. Gran parte de los europeos podemos plantearnos reformar nuestras viviendas para que consuman mucha menos energía o utilizar la bicicleta para movernos en la ciudad.

No olvidemos, además, que la guerra no sólo es un drama humano (incluso para los ganadores), la guerra por el petróleo consume mucho petróleo y es, en definitiva, una guerra en la que todos están destinados a perder. El petróleo se acabará de todas formas y quienes hayan sabido transformarse en sociedades más ahorradoras y eficientes, serán los únicos ganadores.

Dicen que el maestro Fukuoka, padre de la Permacultura, al visitar Israel comentó “¿cómo no va a haber guerra en este lugar? la tierra está completamente devastada”. Fukuoka pensaba que nuestra relación con la Tierra está teñida de violencia y ésta es la razón de la pobreza y la guerra. La violencia contra la Tierra es, además, una violencia estéril porque se vuelve contra nosotros y sólo nos sirve para empobrecernos. De esta forma entramos en el círculo vicioso de la codicia que sobreexplota el entorno y hace que los ecosistemas se deterioren y sean menos productivos, lo que, a su vez, conduce al hambre, la guerra y todavía más sobreexplotación.

Fukuoka hablaba de cambiar la mentalidad de guerra por una mentalidad de cooperación y armonía que desarrolla el círculo virtuoso del “suficiente”. Ser capaz de contenerse y no sobreexplotar el entorno lleva al equilibrio y esto beneficia tanto a los ecosistemas como a los humanos porque aumenta la fertilidad de la tierra y termina recompensado a los humanos con mayor abundancia.

Estas ideas de armonía y no violencia de Fukuoka pueden ser vitales para que en este siglo nuestras sociedades sepan escapar del desastre de la guerra por los recursos. La actitud del “suficiente” (es decir, ir poco a poco cultivando los valores del equilibrio y huyendo de la cultura de la insatisfacción y el “más y más”) es la única estrategia razonable para enfrentarse a este siglo XXI marcado por el pico del petróleo y los límites del crecimiento. No es imposible. Técnicamente todavía estamos a tiempo y tenemos muchas herramientas a nuestro alcance para vivir mas que dignamente utilizando muchos menos recursos, pero tenemos que empezar a hacerlo ya. No es una utopía proponerse como objetivo que nuestros hijos no tengan que experimentar los horrores de la guerra y puedan decir dentro de unas décadas: ¿sangre por petróleo? no, gracias, no me hace falta.

Margarita Mediavilla Pascual es Licenciada en Ciencias Físicas y doctora  por la Universidad de Valladolid. Profesora titular en el Departamento de Ingeniería de Sistemas y Automática de la Escuela de Ingenierías Industriales. Miembro de Ecologistas en Acción Valladolid

Artículo publicado en http://www.eis.uva.es/energiasostenible

Categories: Attac Planet

El endemismo recurrente de la tortura en España

Wed, 30/07/2014 - 11:00

Germán Gorraiz López – ATTAC Navarra-Nafarroa

Parafraseando a Wright Mills en su libro “The Power Elite (1.956), el establishment del Estado español estaría formado por las élites financiera-empresarial,política, militar, jerarquía católica,universitaria y mass media del Estado español, herederos naturales del legado del General Franco que habrían fagocitado todas las esferas de decisión (según se desprende de la lectura del libro “Oligarquía financiera y poder político en España” escrito por el ex-banquero Manuel Puerto Ducet), e iniciado asimismo una deriva totalitaria que habría ya convertido a la seudodemocracia española en rehén del establishment y que tendría como objetivo último la implementación del “Estado Tardofranquista”.
Recordar que el bipartidismo establecido en el acuerdo tácito entre los partidos políticos tras el simulacro de golpe de mano de Tejero (23-F del 1981), tuvo su culminación con la llegada al poder del PSOE y el nombramiento como Presidente del Gobierno de Felipe González ( 1.982), con quien asistimos al finiquito de la idílica Transición y al inicio de la deriva totalitaria del sistema, mediante la implementación del llamado “terrorismo de Estado” o “guerra sucia” contra ETA y su entorno, del que serían paradigma los Grupos Armados de Liberación (GAL) y la implementación de la Ley Antiterrorista.

La “perfección negativa” del Tardofranquismo

Tras el Tejerazo del 1.981, en el que los líderes políticos confinados en el Congreso fueron “invitados” a aceptar un acuerdo tácito por el que se declaraban intocables el status quo (establishment) asociado al sistema monárquico (Juancarlismo) , al sistema político bipartidista ( implantación de las listas cerradas y de la Ley D´Hont) y a la defensa de la “unidad indisoluble de la nación española” (pasando Navarra desde entonces a ser considerada “cuestión de Estado”), asistimos a la aparición en el Estado español de un escenario distópico.

El término distopía fue acuñado a finales del siglo XIX por John Stuart Mill en contraposición al término eutopía o utopía, empleado por Tomas Moro para designar a un lugar o sociedad ideal. Así, distopía sería “ una utopía negativa donde la realidad transcurre en términos antagónicos a los de una sociedad ideal”. Las distopías se ubican en ambientes cerrados o claustrofóbicos enmarcados en sistemas antidemocráticos, donde la élite gobernante se cree investida del derecho a invadir todos los ámbitos de la realidad en sus planos físico y virtual e incluso , en nombre de la sacro-santa seguridad del Estado, a eliminar el principio de inviolabilidad ( habeas corpus) de las personas, síntomas todos ellos de una posterior deriva totalitaria del sistema plasmada en la instauración de la Ley Antiterrorista y la práctica sistemática de la tortura, elementos constituyentes de la llamada “la perfección negativa”, término empleado por el novelista Martín Amis para designar “la obscena justificación del uso de la crueldad extrema, masiva y premeditada por un supuesto Estado ideal” y citado por Rafael Cid en su artículo “Kaos en la izquierda”.

La “espiral de silencio” de los medios de comunicación

José Manuel Bandrés en el artículo “La Ley antiterrorista: un estado de excepción encubierto”, publicado en el diario “El País”, afirma que “con la entrada en vigor el 4 de enero del 1985 de la llamada Ley antiterrorista asistimos a la aplicación de facto del estado de excepción encubierto, al servirse del artículo 55.2 de la Constitución (que sirve de precepto habilitante para que el legislador estatal pueda entrar a restringir los derechos fundamentales en casos relacionados con elementos terroristas). Dicha Ley (todavía vigente a pesar de la declaración del abandono de la lucha armada por parte de ETA aunque con síntomas de resquebrajamiento en sus paredes), sería un anacronismo propio de la dictadura franquista, un limbo jurídico que habría convertido los sótanos de cuartelillos y comisarías en escenarios distópicos de naturaleza real (no ficitica) y en Guantánamos virtuales refractarios al control de jueces, fiscales y abogados y que facilitarían la labor de los Cuerpos de Seguridad del Estado para obtener evidencias delictivas mediante prácticas inadecuadas (léase tortura), prácticas confirmadas por las declaraciones de Luis Roldán, Director General de la Guardia Civil con Felipe González.
Dicha Ley Antiterrorista habría sido blanco de las críticas de organizaciones defensoras de los Derechos Humanos como el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo, al denunciar que “la mayoría de los detenidos no puedan identificar a los presuntos autores de los abusos al serles vendados los ojos durante los interrogatorios”; de Amnistía Internacional( AI) al denunciar “el escaso número de denuncias de torturas que terminan en condenas” y de la Defensora del Pueblo al señalar que “ los agentes implicados en los interrogatorios se dirigen en ocasiones a los abogados de los detenidos portando capuchas”.
Esta deriva totalitaria del Estado español habría sido reiteradamente denunciada tanto por Amnistía Internacional como por el Comité contra la Tortura de Naciones Unidas, organismo que se pronunció específicamente sobre el indulto a los torturadores de Kepa Urra, señalando que “ dicha medida tendría el efecto práctico de otorgar impunidad a la tortura y alentar su repetición” denunciado además al Estado español por “haber infringido sus obligaciones de prevenir y sancionar los actos de tortura”, todo lo cual sería un reflejo nítido de la deriva totalitaria del Estado distópico amparado por la “espiral del silencio” de los medios de comunicación de masas del establishment. teoría formulada por la politóloga alemana Elisabeth Noelle-Neumann en su libro “La espiral del silencio. Opinión pública: nuestra piel social” (1977) y citada por Rafael Cid en su mencionado artículo “Kaos en la izquierda”, que simbolizaría “la fórmula de solapamiento cognitivo que instaura la censura a través de una deliberada y sofocante acumulación de mensajes de un solo signo”, ( la tortura es denunciada sistemáticamente por los presuntos etarras siguiendo instrucciones de ETA), con lo que se produciría un proceso en espiral o bucle de retroalimentación positiva.

La utopía factible de Podemos

La entrada en recesión de las economías europeas ha implementado el estigma de la incertidumbre y la incredulidad en una sociedad inmersa en la cultura del Estado de Bienestar del mundo occidental, derivando posteriormente en un shock traumático al constatarse el vertiginoso tránsito desde niveles de bienestar hasta la cruda realidad de la pérdida del trabajo y posterior desahucio, inmersión en umbrales de pobreza y dependencia en exclusiva de los subsidios sociales, lo que aunado con la desafección política de la sociedad española motivada por los sangrantes casos de corrupción de la élite político-económica y el creciente descrédito de la institución Monárquica han favorecido la irrupción en el firmamento político del fenómeno mediático Podemos como paradigma de una utopía factible.

El término utopía (lo que no está en ningún lugar) fue empleado por Thomas More en el siglo XVI y sería “la búsqueda incansable de la Humanidad desde el comienzo de los tiempos de un lugar o sociedad ideal” y a pesar de su carácter no real, permite reconocer los ideales de una sociedad o comunidad en un momento concreto de su singladura histórica así como los obstáculos que impiden cristalizar su sueño idílico, con lo que la utopía así concebida, sería el camino para alcanzar un sueño que llevaría implícito en su potencia la facultad de devenir en acto concreto (en el camino está la meta), siendo preciso transitar por la senda marcada por el pragmatismo político: “Comienza haciendo lo que es necesario, después lo que es posible y de repente estarás haciendo lo imposible”.

Podemos presentó el pasado 14 de julio en Estrasburgo por medio del ex-fiscal Anti-corrupción Carlos Jiménez Villarejo una declaración en la que denuncia la intensificación “en los últimos meses y años de las prácticas de tortura en España por parte de las Fuerzas de Seguridad del Estado”, basándose en una reciente sentencia emitida por la Audiencia Nacional el 14 de mayo de este año, en la que 36 jóvenes vascos que habían sido acusados de pertenecer a ETA, fueron absueltos por la “invalidez de las pruebas obtenidas bajo tortura” y otra sentencia de la Audiencia Provincial de Baleares del pasado 16 de junio, en la que cuatro Guardias Civiles fueron condenados por cometer “torturas graves” contra dos ciudadanos británicos. Para Podemos, es “muy preocupante” que se produzca un hecho semejante en el seno de la Unión Europea que “dice fundamentarse en el respeto a la dignidad humana” a través del Art. 2 del Tratado de Lisboa y quiere saber si el Estado español ha “incurrido en un supuesto de violación grave“de los valores que recoge dicho Artículo.

Dicha declaración ha sido apoyada de momento por 33 europarlamentarios provenientes de partidos como el griego Syriza, el Sinn Féin de Irlanda, el Front de Gauche francés, Izquierda Plural y Bildu , no siendo descartable la supresión de dicha Ley Antiterrorista en un futuro mediato debido a la aparición de un nuevo individuo reafirmado en una sólida conciencia crítica sustentado en valores caídos en desuso pero presentes en nuestro código atávico como la solidaridad y la indignación colectiva ante la corrupción e injusticia imperantes y dispuesto a quebrantar las normas y las leyes impuestas por la “ monarquía de las tinieblas” del establishment o casta dominante del Estado español.

 

Categories: Attac Planet

¿Peligran las pensiones?

Wed, 30/07/2014 - 09:00

Robert Gonpane - ATTAC Madrid

Para pagar a nuestros jubilados la paga extra de verano, el Gobierno ha explicado que “en un ejercicio de normalidad en periodos de crisis” se han tenido que tomar del fondo de reserva de la seguridad social otros 6.000 millones de euros. Es cierto que todavía quedan  49.000 millones más, pero por mucho fondo de reserva que tengamos, como está invertido casi todo en deuda pública española, para obtener la liquidez necesaria y poder pagar a millones de pensionistas, los Mercados tienen que comprarle a la Seguridad Social los títulos de deuda que pone a la venta en el mercado secundario.

Casi siempre son bancos los que a cambio de una buena prima, adelante el dinero de la conversión de la deuda pública en dinero “contante y sonante”. Este es un elemento más del chantaje continuo a los Gobiernos; los Mercados no le dan liquidez a países o empresas que no sean fiables y nada menos fiable que un país cuyos dirigentes políticos presentes o futuros, duden de las bondades de la Globalización Financiera y Comercial de corte Neoliberal que dirige la “Gobernanza” (que no el Gobierno) del Mundo.El Gobierno del PP que supuestamente es un buen gestor de las cuentas públicas que sabe ahorrar dinero a los contribuyentes, desde que tomó las riendas en 2012 ha sacado unos 18.000 millones de euros del fondo de reserva de al seguridad social y ha aumentado la deuda pública más de 20 puntos de PIB hasta rozar ya el 100%.En un ambiente de constante propaganda sobre la llegada de la recuperación económica, la ciudadanía se sorprende al escuchar declaraciones como las de Juan Rosell, presidente de la Patronal, que más allá de lo que recientemente recomendó el FMI sobre la rebaja del salario mínimo interprofesional en España, pedía más ajustes reclamando “la solidaridad de los trabajadores con derechos” para que los que tienen condiciones precarias pudieran mejorarlas. Creo que llegó a poner un deleznable ejemplo generacional ¡que padres y abuelos pierdan derechos para que puedan ganarlos hijos y nietos!http://www.lavanguardia.com/economia/20140723/54412155373/rosell-reitera-la-necesidad-de-equilibrar-los-derechos-entre-contratos-indefinidos-y-temporales.htmlSe trata de echar al paro a trabajadores con sueldos razonables y sustituirlos con becarios, alumnos en prácticas o trabajadores con contratos precarios. Así aunque se acabara con el paro, las arcas de la seguridad social seguirían condenadas, pues la cotización media habrá descendido tanto que ni con 20 millones de cotizantes, será suficiente para mantener las pensiones.Los trabajadores con condiciones razonables somos una especie en vías de extinción y si perdiéramos nuestros empleos, rarísimo sería que recuperáramos las condiciones previas. Y como consecuencia a lo anterior, las pensiones públicas dignas tienen muy poco futuro. ¿Se puede considerar que estamos saliendo de la crisis en estas circunstancias?http://www.noeslomismo.org/2014/05/el-blues-del-esclavo-y-mercado-de.htmlSaludos@robergopaneP.D. Redondeo cifras para no aturdir con números que por su tamaño pierden su conexión con la economía real de la ciudadanía. http://www.noeslomismo.org/2013/08/la-inmensidad-de-la-deuda-y-del-universo.html
Categories: Attac Planet

A río revuelto, Renta Básica

Wed, 30/07/2014 - 07:00

José Antonio Herrero – ATTAC Jerez

El Partido Popular de Andalucía acaba de anunciar que propondrá una Renta Básica en Andalucía. En el mismo sentido, y con similares características, la plataforma Compromiso Social por el Progreso de Andalucía (CSPA) -iniciativa que aglutina un buen número de organizaciones, pero que lideran con cierta prepotencia CCOO y UGT- propone igualmente una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) a favor de una Renta Básica. A primera vista, llama la atención la coincidencia. Señalaré, para hacer justicia, que la CSPA inició su campaña en marzo, y que CCOO se pronunció mucho antes en este sentido, con su llamada Renta Básica de Inclusión (leer aquí). Y que el PP, a todas luces de forma oportuna y electoralista, se ha enganchado a la idea de CCOO y la CSPA.

Pero no nos llamemos a engaño. Porque en este río revuelto propio de los tiempos preelectorales, y en un contexto de crisis sistémica, carencias sociales y de enorme malestar ciudadano, cualquier cebo puede ser bueno para pescar votos. Se ve que líderes y expertos en marketing electoral leen a los “ideólogos extremistas” y recogen ideas para después manipularlas.

Porque el concepto de Renta Básica, tal como se concibe en su sentido más riguroso, tiene algunas llamativas diferencias que hacen cambiar radicalmente el sentido. Tomando las palabras del comunicado de Plataforma por la Renta Básica Universal de Sevilla: (leer aquí): “En ningún caso una renta subsidiaria y condicionada a situaciones de pobreza familiar y al mercado de trabajo puede ser tomada bajo el concepto de Renta Básica. Porque este concepto remite a incondicionalidad, individualidad y universalidad.”

¿Dónde está la diferencia? Sobre todo en los valores de fondo.

La Renta de Inserción (RbI) pretende ayudas a situaciones de necesidad, para personas que no tienen ningún tipo de ingresos y está condicionada a no tenerlos (si se tienen otras ayudas o algún tipo de salario, ésta se deja de percibir).

Esta propuesta abre la vía de que puede haber personas que valoren si merece la pena aceptar un trabajo que se puede interrumpir en cualquier momento, teniendo un subsidio de mayor cuantía. Como señala D. Raventós y la Red Renta Básica (leer aquí) la RbI rellena lo que falta, estableciendo un tope máximo a percibir “después de” contabilizar lo que ya se ingresa.

Es un parche que nivela a la baja. Y este tope, en la propuesta de la CSPA, se establece “en el 80% del IPREM (Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples: 532,51 euros en el 2014), como un indicador que dote de los recursos económicos necesarios para el acceso a los bienes y servicios que permitan salir de la situación de pobreza individual y social: supondría unas prestaciones asistenciales de 430,8 euros mensuales, netamente inferior al Salario Mínimo Interprofesional (SMI) y al umbral de la pobreza.”

Una Renta Básica Universal (RB) resulta del reparto de la riqueza global del territorio que la aplica, sin condicionantes relacionados con los ingresos, la condición social, etc. La reciben todas las personas del territorio. Esto eleva el nivel de renta disponible de forma directa y crea ciertas condiciones que la hacen ventajosa:

- Elimina la “trampa de la pobreza”. Las cobramos todas las personas, ricas y pobres. A quien le “sobra” la devuelve vía IRPF. Y eleva el nivel global de ingresos. Así, se rompe la dependencia de los ciudadanos a aceptar cualquier tipo de empleo o subempleo, y asegura a todas las familias unos recursos básicos imprescindibles para la subsistencia.

- Ayuda a la desmercantilización de la vida humana. Permite desarrollar aspectos del desarrollo social, cultural y formas de vida alternativas que no son imaginables por los defensores de modelos neoliberales, donde todo debe tener un precio.

- Se aplica “antes de” cualquier ingreso que se tenga. Por lo que no tapa baches, si no que eleva el suelo. Esto favorece un importante aumento de la disponibilidad de dinero para el consumo.

A diferencia de la RbI, la RB no constituye un techo, sino que define sólo un nivel básico, a partir del cual las personas pueden acumular cualquier otro ingreso. Además, como también se ha argumentado detenidamente en otros lugares, la RB podría ser en muchos casos un estímulo para desarrollar trabajos remunerados, mientras que los subsidios condicionados no sólo no suponen este incentivo sino que representan todo lo contrario.

En sentido amplio, la RbI aporta sólo a pobres, y se asemeja a acciones de tipo caritativo o asistencial mientras que “la RB implica que lo que debe garantizar toda sociedad es el “primer derecho”, el de la existencia. Simplemente por el hecho de pertenecer a la ciudadanía (o de disponer de residencia acreditada), sin razones adicionales”.

Como pueden apreciar, y sólo a grosso modo, hay significativas diferencias de fondo. Cierto es también que hay muchas controversias al respecto de la RB -detractores y defensores-. Su mayor reto está en el cambio de modelo social y fiscal que implica, y sobre todo en la reconceptualización de los estereotipos mercantilizados que ahora inundan nuestras mentes y nos pueden hacer pensar que es una propuesta utópica para unas y disparatada (e incluso comunista) para otras.

Pero por encima de todo dejemos claro que CSPA y PP, cuando hablan de Renta Básica, se apropian indebidamente de una expresión que ni por asomo reflejan lo que aquellos pretenden.

Pueden ampliar sus conocimientos al respecto en:

http://www.attac.es/2014/04/15/la-confusion-va-en-aumento-renta-minima-renta-garantizada-renta-basica/

http://www.redrentabasica.org/

http://www.attacandalucia.org/comunicado-de-la-plataforma-por-la-renta-basica-universal-de-sevilla-relativa-a-la-propuesta-de-la-ilp-autonomica-de-compromiso-social-para-el-progreso-de-andalucia/

http://www.andalucia.ccoo.es/comunes/recursos/2/1864035-Sintesis_propuesta_Renta_Basica_de_Inclusion.pdf

 

Artículo publicado en La Voz del Sur

Categories: Attac Planet

Un dios destructivo

Tue, 29/07/2014 - 18:00

Juan Torres López - Consejo Científico de ATTAC España

Aunque no soy experto en cuestiones ambientales (en realidad, no lo soy en casi nada) los datos que llegan por todas partes creo que nos dan una idea muy clara del peligro que se cierne sobre nuestro planeta.

Los últimos que he leído al respecto son los que proporciona el Atlas de la mortalidad y las pérdidas económicas provocadas por fenómenos meteorológicos, climáticos e hidrológicos extremos, 1970-2012, publicado por la Organización Metereológica Mundial.

En él se muestra que en todo el mundo se han producido por esas causas un total de 8.835 desastres que han provocado 1,94 millones de muertos y pérdidas económicas por valor de 2,4 billones de dólares. Unos desastres que a veces han sido tan terribles que uno solo, como el ciclón que asoló Bangladesh en 1970 o la sequía de Etiopía de 1983, ha llegado a provocar 300.000 muertos.

Pero lo que sin duda resulta más dramático de lo que refleja el Atlas es la progresión tan impresionante que se está produciendo en el número total de desastres.

Según se indica allí, entre 1971 y 1980 se produjeron 743; 1.534 de 1981 a 1990; 2.386 de 1991 a 2000; y 3.496 de 2001 a 2010, es decir, 4,7 veces más en los últimos diez años que en la década de los años setenta del siglo pasado. Y es muy significativo también que los desastres hayan aumentado en todas las regiones del planeta. En Europa, por ejemplo, de 1971 a 1980 solo se registraron 60 desastres naturales que provocaron 1.645 muertes, mientras que de 2001 a 2010 ha habido 577 con 84 veces más víctimas mortales, 138.153.

Es verdad que el Atlas muestra también que en otras regiones y en general se reduce bastante el número de muertes provocadas por estas calamidades, pero el incremento registrado en su total me parece que indica claramente que nuestro planeta está cada día más dañado, quizá ya herido de muerte, como indican otros muchos informes.

Y casi nunca se tiene en cuenta que, aunque denominamos naturales a todos esos desastres, en gran parte son el resultado de nuestro modo de vivir, de producir y de utilizar los recursos. Nos hemos acostumbrado a medir el éxito de las economías y la eficacia productiva mediante el PIB, sin contabilizar el gasto o la destrucción que hacemos de los recursos naturales y no nos importa el deterioro ambiental porque seguimos creyendo que todo puede crecer infinitamente. El capitalismo ha hecho de ese crecimiento un dios al que Roger Garaudy calificaba hace años de cruel pues exige, decía, sacrificar seres humanos. Con datos como los de este Atlas sabemos que también sacrifica y destruye a la naturaleza, a un planeta que no es nuestro.

Artículo publicado en El País Andalucía

@juantorreslopez
Ganas de escribir

Categories: Attac Planet

Una propuesta de mínimos por la soberanía sanitaria

Tue, 29/07/2014 - 13:00

Àngels Martínez Castells / Sergi Raventós Panyella - Público.es

Diversos activistas, universitarios y profesionales relacionados con la salud y la sanidad han elaborado un Manifiesto que es, en cierto sentido, una respuesta al documento presentado por la sectorial de salud de la Asamblea Nacional de Catalunya (ANC). Aunque no es la primera crítica que suscita dicho documento, en el Manifiesto “Por el derecho a decidir también nuestra salud y el sistema sanitario de Catalunya” —que se encuentra en la actualidad en proceso de difusión y recogida de firmas— sí se ofrece un programa alternativo de soberanía sanitaria.

Las personas que han elaborado y firman el Manifiesto consideran fundamental que no se confunda la soberanía con el interés particular del mundo empresarial privado de la sanidad, como demuestra el hecho de que el documento de la ANC fue presentado por Helena Ris, actual directora general de la Unión Catalana de Hospitales y sucesora de Boi Ruiz al frente de la patronal de los hospitales privados de Catalunya.

La valoración que en el Manifiesto se hace de la realidad que atraviesa la sanidad  pública en Catalunya no puede ser más crítica, ya que las políticas  austericidas aplicadas por la Conselleria de Salut han conducido al sistema a un punto crítico que puede hacer imposible su recuperación.  En opinión de los autores, la situación se agrava día a día porque, al igual que en la fábula, son los lobos los que están a cargo del gallinero: las puertas giratorias funcionan en los dos sentidos, y son ahora los anteriores dirigentes de la patronal los que están dirigiendo la sanidad pública. Así, cada día nos despertamos con una nueva amenaza que afecta la integridad de nuestro sistema de salud y precariza al personal del sector.  Y mientras se elaboran soflamas vacuas y pretendidamente “neutrales” y “apolíticas” como las que encontramos en “Salut per la Independència” se intentan proteger los nichos de corrupción que corroen el sistema.  Quienes ponen nuestra sanidad pública en peligro de extinción tampoco dudan en recorrer todo el abanico de la represión: desde demandas judiciales a quienes exigen transparencia, hasta  represalias laborales a quien se atreve a contar la verdad sobre las urgencias colapsadas.

Una muestra de lo que decimos, por ejemplo: en el Institut Català de la Salut (ICS) han perdido su trabajo más de 2.400 personas desde el año 2010 (un 7%), y mientras que el presupuesto para sanidad pública en Catalunya ha disminuido en un 16%, el de la sanidad privada lo ha aumentado en un 52% en los últimos 10 años.

Después de las movilizaciones por el cierre de urgencias en determinados municipios al inicio del austericidio, ahora son los hospitales públicos más importantes como el de Vall d’Hebron, o el Hospital de Bellvitge (que ha pasado de 322,6 millones de euros de presupuesto en el 2010 a 288,9 el 2012) los que sufren de forma aguda los colapsos de urgencias, el cierre de servicios, de quirófanos y camas, mientras la ciudadanía se organiza para hacer frente a unas listas de espera abusivas (sobre las que a diario miente la propia Conselleria de Salud). La situación ha llegado a tal gravedad que en el Hospital de Bellvitge una decena de pacientes se han declarado insumisos contra el cierre de plantas y camas y se han atrincherado, con sus familiares, evitando su traslado. Son conscientes de que los recortes que la Conselleria de Boi Ruiz propone son suicidas y tienen sesgo de clase y de género: mientras las mujeres en su mayor parte deben suplir la “austeridad” de los cuidados de la sanidad, el personal sanitario, más reducido, sufre una precarización en salarios y condiciones de trabajo que difícilmente se pueden compensar sin una vocación profesional extrema, de la que los saqueadores se aprovechan sin remilgos.

El documento de la sectorial de salud de la ANC olvida que para conquistar la soberanía también en salud y sanidad debe actuarse también sobre los verdaderos determinantes de la salud y lamentablemente la mayoría de personas en Catalunya no disfrutan de una situación vital, económica o laboral compatible con la definición de salud del Congreso de Médicos  y Biólogos celebrado en Perpinyà en 1976 y que el documento de la ANC dice compartir. De hacerlo, debería denunciar que cuando los determinantes de salud se desmoronan, no se puede tomar la determinación de reducir el sistema de apoyo social ni el sector sanitario que podrían, al menos, paliar sus efectos más devastadores. Y tampoco puede negarse la malnutrición de los niños, ni ponerse de espaldas a los desahucios continuados ni escamotear los problemas de salud mental derivados de quedarse en paro y sin prestación e incluso esconder el incremento de suicidios en Catalunya.

Por ello vale la pena que se discutan de forma amplia en distintos sectores de la ciudadanía de Catalunya los puntos básicos que el Manifiesto recoge:

1. Garantizar el Derecho a la protección de la salud y a un modelo de asistencia sanitaria pública, de cobertura universal y sin exclusiones, equitativo y financiado suficientemente por impuestos progresivos.

2. Plan de Nacionalización de los servicios públicos de salud. Convertir el Servicio Catalán de la Salud (SCS) en el Servicio Nacional de Salud de Catalunya (SNSC), con funciones de planificación, financiación, gestión y evaluación de los servicios de salud públicos.

3. Con el criterio de que todo lo que se paga con dinero público debe ser público, es necesaria la definición y declaración por parte del SNSC de los proveedores públicos como medio propio del SNSC: progresivamente la totalidad de las entidades SISCAT, con hospitales de la XHUP y/o con equipos de atención primaria deberían pasar a ser entidades que sean medio propio de la Generalitat. Este punto implica también la eliminación de las puertas giratorias en la sanidad pública y que las personas incriminadas por corrupción sean juzgadas.

4. Sobre política de los medicamentos, se propugna un sistema de salud sin la omnipresencia de la industria farmacéutica, y en el que se regulen y se vigilen los conflictos de intereses de políticos, gestores y prescriptores, y se seleccionen los que de verdad son necesarios, de manera que se deje de comprar humo a precio de oro en el mercado internacional de las tecnologías.

5. Refuerzo de la Atención Primaria y Comunitaria como instrumento básico para la resolución e integración de los circuitos e intervenciones que se realizan sobre la ciudadanía del territorio con una dirección general única para todos los equipos de atención primaria del territorio.

6. Restauración de la Agencia Catalana de Salud Pública con las funciones de la Ley General de Salud Pública de Catalunya, reforzando los programas de prevención, promoción y protección de la salud (como por ejemplo: alimentos, medio ambiente, salud laboral, salud mental), promoviendo el enfoque de salud en todas las políticas, a fin de orientar las prioridades no sólo a los principales problemas de salud, sino los determinantes sociales de la salud.

7. Derogación de coREpagos sanitarios y farmacéuticos y compromiso de no imposición de nuevas tasas como el euro por medicamento que, como se ha demostrado, significa barreras de acceso al tratamiento.

8. Derecho a la interrupción voluntaria del embarazo en el sistema público, como mínimo en los plazos actualmente en vigor, y sin penalización en el Código Penal, que empodere a las mujeres como personas autónomas y con derecho a decidir, y que vaya acompañada de acciones de educación sexual y afectiva para toda la población (hombres y mujeres).

9. Una visión mucho más integral de la sanidad y la salud que incorpore los aspectos biológico, psicológico y social. Poner el acento en el papel del trabajador/a social, que junto con el personal sanitario médico y de enfermería de atención primaria constituye una figura local muy cercana a los sectores más vulnerables y que requieren más solidaridad social.

En el Manifiesto se insiste, por último, en que es necesario fomentar la participación ciudadana empoderada en sanidad y salud para favorecer la democracia real, mejorar la sanidad, y democratizar la Salud Pública a partir del análisis y seguimiento de los Determinantes Sociales y reducir las desigualdades.  Los párrafos finales del Manifiesto se dedican a ratificar la idea de que la participación es clave para la soberanía en sanidad y salud de los pueblos, alertando de los nuevos intentos de reducción en la financiación presupuestaria a los servicios públicos y  del secretismo de la negociación del TTIP entre EEUU y la UE, que, de seguir adelante, nada bueno prometen para la sanidad pública del siglo XXI.

Fundadores de Dempeus per la Salut Pública

Àngels Martínez Castells es miembro del Consejo Científico de ATTAC España

 

Categories: Attac Planet

ATTAC Andalucía. Paremos el genocidio del pueblo palestino

Tue, 29/07/2014 - 11:32

palesstina

Sevilla. Texto leído en el acto de solidaridad con el pueblo palestino de 17 de Julio de 2014

¿Qué hacer?

Los bombardeos son de noche para aumentar el terror de la población. Ahora son aquí las ocho y media de la tarde y las nueve y media en Palestina. Los colonos de Sederot se están acomodando con sillas, tumbonas, refrescos y palomitas de maíz en una colina cercana a Gaza para disfrutar, como si se tratara de un cine de verano, del espectáculo de las bombas cayendo sobre los indefensos barrios de una ciudad sitiada desde hace siete años. Lo cuenta el periodista danés Allan Sorensen.

La gente se ríe, aplaude cuando el estruendo de fondo de las explosiones es sobrepasado por alguna bomba de gran tamaño, algunas pesan más de una tonelada. Lo confirma el también periodista Nicolaj Krak. La gente bebe, ríe, charlotea. Las grandes explosiones son saludadas de aplausos y grititos. Se puede ver en las fotos de Nir Elías, de la Agencia Reuters.
Mañana por la mañana los equipos de limpieza de Sederot recogerán las botellas, las bolsas y los restos de la movida nocturna como hace Lipasan en Sevilla los fines de semana.

Es la banalización del mal conseguida a base de masacres y matanzas periódicas servidas en espectáculo a una masa de gente pervertida moralmente por décadas de propaganda. Es el fruto de la demonización permanente del enemigo presentado como agresor, e infrahumano. Es la imagen de la infamia de nuestra época.

Y ¿qué es lo que nos cuenta la prensa española? Ayer mismo publicaba El País en su edición digital un vídeo con escenas de familias israelíes corriendo a esconderse en los refugios antiaéreos bajo el estrés del aullido de las sirenas de alarma que avisan de bombardeos de “misiles” palestinos. ¿Son ejercicios de protección civil o ejercicios de propaganda para consumo internacional? ¿Cómo consiguen que la prensa europea los presente como ofendidos, agredidos, bombardeados, y aterrorizados, mientras se preparan un cubata entre risas en las colinas de Sederot?

¿Cómo se las arreglarán, dice un toro en una viñeta del dibujante El Roto, cómo se las arreglará esta gente (refiriéndose a los mozos de los sanfermines), para parecer que son ellos los que huyen asustados?

Y es que los grandes crímenes de estado, los crímenes contra la humanidad, necesitan, además de la imprescindible impunidad que le otorgan las grandes potencias, otras dos condiciones circunstanciales más: que los medios de comunicación les den una apariencia de legalidad (los bombardeos serían en defensa propia, se trataría de una respuesta proporcional, los otros no desearían la paz, etc.) y fomenten los mecanismos de desconexión moral necesarios para que nuestra sociedad aprenda a convivir con la infamia.

Nosotros no podemos combatir la impunidad con nuestros medios modestísimos. Podemos manifestar nuestra repulsa en las calles de Sevilla. Podemos ritualizar entre todos una catarsis colectiva que nos permita mirarnos a la cara sin sonrojarnos de verguenza por no haber hecho ni dicho nada entre matanzas de palestinos. Pero son muchos los intereses puestos en juego para poder doblegar a los poderosos e imponerles el respeto al derecho internacional.

Pero sí podemos combatir la propaganda, mostrar la profunda ilegalidad de los bombardeos, sacar a la luz los mecanismos de desconexión moral que mantienen maniatada a la opinión pública. Disputarles a los canallas el control de las mentes y los corazones.

Dice el escritor Tariq Ramadán que “no es sólo mediante manifestaciones en las calles como se apoya a los pueblos oprimidos. Es por el desarrollo de una conciencia intelectual, de una comprensión de las claves internacionales, de una verdadera memoria histórica y de un conocimiento verdadero.”

Y ¿qué dicen los palestinos? Dice el periodista Ahmed Frassini, de Cisjordania:
“Yo les pido a todos ustedes que presten mucha importancia a la búsqueda de información. Como periodista sé como se maltrata a la verdad por múltiples motivos. No creáis a nadie por sus palabras, no me creáis tampoco a mí. Pero informáos, multiplicad las fuentes de información y extraed los hechos. ¡Es indispensable”

Ésa es la batalla en la que podemos participar desde Sevilla, desde Andalucía, desde España. La batalla por la verdad. “La libertad de prensa no es un derecho de los periodistas, decía hace ya muchos años Sartre, es un derecho de los lectores de periódicos. Son las gentes que compran los periódicos los que tienen el derecho a estar informados. Son la gente que trabaja en las empresas y en las oficinas los que tienen derecho a saber lo que pasa en Palestina y extraer las consecuencias.”

Porque, dice el periodista belga Michel Collon, “es muy importante saber quienes conquistarán los corazones sobre Próximo Oriente, si los partidarios de la democracia, o los del colonialismo. El “apartheid” se acabó en Sudáfrica y ya va siendo hora de que termine en Palestina. Y es en esta batalla por la información y los corazones, en esta batalla por la libertad, donde todos tenemos un papel que jugar”.

¿Qué hacer?. Además de mostrar nuestra repulsa en las calles de Sevilla. Además de pedir a gritos que dejen de matar. Además de pedir a nuestros políticos que dejen de apoyar a un régimen criminal, que defiendan el derecho internacional, que practiquen una política exterior soberana y no servil, que defiendan la justicia y no los siniestros intereses de los poderosos.

¿Qué podemos hacer?
Ser humildes y reconocer que también a nosotros nos afecta la propaganda.
Buscar la información real y que llegue a todo el mundo.
Fomentar la solidaridad con los pueblos oprimidos.
Apoyar al pueblo palestino
Y promover la campaña BDS

Ésa es nuestra tarea. Éso es lo que se espera de nosotros.

Viva la lucha del pueblo palestino

Andalucía con Palestina

Categories: Attac Planet

De camino hacia el neofranquismo

Tue, 29/07/2014 - 11:00

Xavier Caño Tamayo - ATTAC Madrid

¿Qué pensar de una condena de tres años de prisión a un ciudadano por haber estado en un piquete informativo de huelga? Les pasó a Carlos y a Carmen en Granada. Carlos salió hace unos días, tras una semana encarcelado, y Carmen no ha ingresado en prisión aún. Ambos han solicitado el indulto. Pero lo grave es que los hayan condenado por formar parte de un piquete. Mientras a Jaume Matas, el corrupto ex-presidente de la comunidad autónoma de las Islas Baleares (España), le reducen la pena de seis años a nueve meses. ¡Ese doble rasero!

Expedientes, diligencias, multas y juicios contra huelguistas y manifestantes, pero tolerancia para los delitos económicos que perpetra la minoría que detenta el poder. Mientras otros países europeos establecen leyes sólidas contra la corrupción, en España la reforma del Código Penal se olvida materialmente de la corrupción.

Aquellos días de huelga de 2012, los juristas Pisarello y Asens denunciaban que “los exasperados ataques gubernamentales, mediáticos y judiciales contra los huelguistas del 29 de marzo y el anuncio de medidas criminalizadoras de la protesta reflejan una indudable deriva autoritaria”. Hoy, esa deriva ha ido a más. Mucho más. Los desmanes de los últimos tiempos recuerdan demasiado la dictadura.

Que la situación es antidemocrática y en aumento lo demuestra que el gobierno viola derechos desde las propias leyes. Como la nueva legislación de Seguridad Ciudadana que completa la más represiva reforma del Código Penal. Más un mayor deterioro democrático por el uso excesivo de la fuerza y malos tratos y torturas por parte de agentes de policía. Amnistía Internacional ha condenado tanto uno como otros en varios informes. Para Amnistía, la tortura en España existe pero es negada por el gobierno y queda impune. La organización ha denunciado y documentado numerosos casos de malos tratos y torturas en su informe “Sal en la herida” y un informe posterior de seguimiento.

Que la impunidad de los torturadores parece una política gubernamental lo demostró el escandaloso caso del doble indulto a cuatro policías en Cataluña. Al conocerse la sentencia firme que los condenaba por torturas, el gobierno central los indultó. Pero el juez emite un nuevo auto en el que manda ingresar en prisión de inmediato a los policías torturadores. ¡Y el gobierno vuelve a indultarlos! ¿No demuestra este caso una política concreta? El indulto a esos torturadores no fue un caso raro o aislado.

También es denunciable el uso excesivo de la fuerza por la policía contra la ciudadanía que protesta, como ha hecho también Amnistía Internacional en varios informes. Aparte de que la Red ofrece cuantiosas e innegables imágenes de excesos policiales en concentraciones y manifestaciones ciudadanas, así como en desalojos de viviendas a los que se oponen pacíficamente ciudadanos solidarios con los desahuciados.

En fin, las nuevas leyes represivas del gobierno no sólo son innecesarias, sino que además buscan acabar con la pacífica resistencia ciudadana a su política de austeridad, recortes y vulneración de derechos. Es así porque resulta que España tiene una de las tasas más bajas de criminalidad de Europa y no precisa mayor respuesta coercitiva. Es más, el ministerio del Interior no disimuló su satisfacción al anunciar recientemente en rueda de prensa las cifras de delincuencia del año pasado y mostrar que la tasa de delincuencia en España es una de las más bajas de Europa desde hace años.

¿Por qué entonces una nueva ley de seguridad ciudadana? Aún se entiende menos cuando el propio ministro de Interior declaró que en 2013 hubo en España más de 6.000 manifestaciones y ningún problema de orden público digno de reseñar. Porque la nueva ley de seguridad ciudadana nada tiene que ver con la seguridad real y sí con atemorizar a la ciudadanía resistente. Y lo que busca es cortar de raíz el movimiento ciudadano que quiere cambiar las cosas a mejor.

Así es porque, como ha denunciado la asociación Jueces para la Democracia, “la Ley de Seguridad Ciudadana cierra el círculo que convierte en crimen el ejercicio de los derechos fundamentales. Y la reforma del Código Penal es innecesaria, y por tanto ilegítima, porque crea un nuevo tipo de delincuente: el disidente político”.

El panorama expuesto recuerda cada vez más el franquismo que creíamos desaparecido. Pero no.

 

Periodista y escritor
Twitter: @xcanotamayo
xacatawordpress.com

Fuente: http://ccs.org.es/2014/07/25/De-camino-hacia-el-neofranquismo/

http://alainet.org/active/75665&lang=es

Categories: Attac Planet

La guerra financiera contra Rusia podría tener un invitado no deseado

Tue, 29/07/2014 - 09:00

Marco Antonio Moreno – Consejo Científico de ATTAC España

La Unión Europea y el Banco Mundial han desplegado toda su artillería financiera contra Rusia. La UE quiere aplicar sanciones por un valor de 10.000 millones de euros al año por la crisis de Ucrania, y el Banco Mundial ha procedido a bloquear todos los préstamos financieros a Rusia. Las sanciones económicas contra Rusia toman forma más allá de la geopolítica. Y que el Banco Mundial bloquee un préstamo a Rusia confirma a quien obedece este banco surgido tras el fin de la segunda guerra mundial (una de las instituciones de Bretton Woods) y que tiene su sede en Washington.

comercio-rusia-ue

Las sanciones contra Rusia no se detienen aquí. De acuerdo con información de Bruselas, se aplicará a Rusia la prohibición de exportaciones a diversas industrias. Es decir, Rusia no podrá ofrecer sus productos en Europa, negándose a los europeos la posibilidad de acceder a los productos rusos. La santa inquisición de la UE no considerará sin embargo el gas. Rusia podrá seguir ofreciendo los fluidos de su gas a todos los países europeos.

Todas estas sanciones, con gas o sin gas, constituyen un duro golpe para la economía rusa. Sin embargo, y como señalábamos en La guerra económica con Rusia podría tener un alto costo para Europa y Estados Unidos, constituye también un duro golpe para la economía europea dado que las medidas de boicot pueden volcarse como un boomerang contra Europa. Hasta ahora, las llamadas Fase I y Fase II de las sanciones contra Rusia no ha tenido un efecto significativo en la economía europea. Pero esto puede cambiar cuando se pase a la Fase siguiente. Rusia queda libre de cerrar las compuertas del gas para Europa y abrir paso a la creciente demanda energética de Asia, encabezada por China. Este hecho podría poner en serias dificultades a Europa.

Europa y el polvorín de Ucrania

En todo esto tiene especial relevancia la crisis de Ucrania. Pero, ¿quien mandó a desestabilizar al país, promovió un golpe de estado contra el presidente Viktor Yanukovich e instaló un gobierno títere? Merkel y Obama son los claros responsables de haber arrancado a un gobierno democráticamente elegido y haber instalado a Arseni Yatseniuk en el mando, un personaje de la linea neonazi que solo acrecentó las tensiones divisionistas en Ucrania, y obedeció fielmente las instrucciones de Alemania y Estados Unidos.

Yatseniuk obedeció tan bien las instrucciones de estos países que hoy tienen la hegemonia global que, tras las elecciones, fue confirmado como Primer Ministro del presidente Petro Poroshenko, el multimillonario a lo Berlusconi de la política ucraniana. El frente de batalla de Yatseniuk siguió la pauta de Merkel y Obama, y despidió a los principales cabecillas institucionales de la rebelión ucraniana. Muchos de estos cabecillas eran generales de ejército a cargo de las plataformas lanzadoras de misiles. Es decir, Yatseniuk ha sido el principal responsable de que estas plataformas misileras quedaran en manos de personal no calificado. Por eso Yatseniuk renunció a su cargo el jueves 24 de julio, una vez confirmada la complicidad del ejercito ucraniano en el caso del MH17, el avión de Malaysian Airlines que aparentemente fue derribado por uno de estos misiles. Como de esta operación Estados Unidos es 100 por ciento cómplice, debido a las presiones a Yatseniuk para que diera de baja a los Generales, el gobierno de Obama decidió cerrar el caso y declarar que el avión “fue derribado por error”.

Si bien hay aún muchas preguntas sin respuesta, no se descarta que el MH17 haya sido derribado directamente por un avión del ejército ucraniano con un misil aire/aire, dado el relativamente bajo nivel de daño en el fuselaje del avión. Un misil disparado desde tierra habría pulverizado todos los restos de ese avión que volaba a 10 mil metros de altura. Esta es justamente una de las preguntas que nadie ha realizado. Ademas, como revela la página de Human Rights Watch, las fuerzas militares del gobierno de Ucrania lanzan misiles a destajo y en forma indiscriminada en zonas pobladas, violando todos los derechos internacionales humanitarios. “Estos misiles -indica HRW- no pueden ser dirigidos con precisión por tanto no deben ser desplegados en zonas densamente pobladas por lo que su uso constituye un verdadero crímen de guerra”.

¿Quién sabe disparar misiles?

Ucrania posee misiles desde mucho antes de la caída del bloque soviético, pero nunca los había usado contra civiles y menos contra su propio pueblo. Esto da cuenta del desorden moral y la esquizofrenia que sufren algunos de los líderes europeos que encienden más la mecha a una crisis de múltiples raíces. La investigación en terreno de Human Rights Watch confirma que las fuerzas del gobierno de Ucrania fueron responsables de todos los ataques producidos entre el 12 y el 21 de julio: cuatro ataques cerca de la frontera con Rusia, dos ataques a edificios en el centro de Donetsk y otros dos en la periferia. El ángulo, la forma de los cráteres y el corte de devastación a los edificios da cuenta claramente del tipo de misil empleado y todo confirma que corresponde a las fuerzas de gobierno. A Yatseniuk le quedó grande el cargo, y lo peor fue que despidió al personal estratégico.

La valoracion del personal estratégico es uno de los temas claves en todo tipo de organizaciones, sean empresas privadas o gobiernos. La regla indica que el personal estratégico, como aquel que sabe disparar y conducir los misiles, debe cuidarse como prioridad. Esta fue una de las reglas claves a las que faltó Yatseniuk: despidió a personal relevante que, tal vez “por error” atentó contra su propio pueblo. El problema es que también “por error”, como señala el reporte del Departamento de Estado de Estados Unidos, se derribó un avión con casi 300 personas, el MH17.

Esto confirma que el mundo actual no está en las manos más lúcidas. Está en las manos de personajes que retuercen los hechos y que los manejan a su propia conveniencia política, sin importarle en nada la especie humana. Derribar aviones, saquear países, robar los fondos de pensiones parecen ser las reglas del juego en el mundo moderno. El problema es que todo esto pasa factura en un planeta que a la larga es más pequeño de lo que parece, y todo se puede revertir como un boomerang. Las sanciones contra Rusia, que pretenden dejarla en el inmovilismo total, pueden terminar pulverizando a Europa.

El Blog Salmón

Categories: Attac Planet

¿Volver a 2007?

Tue, 29/07/2014 - 07:00

Lina Gálvez – Consejo Científico de ATTAC España

Todas y todos queremos que pase ya la crisis. Hay quien quiere recuperar su trabajo, una comida y oportunidades dignas para sus hijas e hijos, o volver a recuperar su sueldo y unas jornadas de trabajo que le dejen tiempo libre para estar con su familia, tener la certeza de que si se pone enfermo o va a perder su autonomía va a tener un trato digno, y habrá quien quiera también comprar una segunda residencia lo más cerca posible de la playa y tener armarios que contradicen las leyes de la física, independientemente del deterioro medioambiental y de las condiciones laborales que sustenten ese consumo. La mayoría quiere volver a 2007.

En cuestiones de igualdad, la añoranza de 2007 es aún más clara, sobre todo en España. En aquel año, acabábamos de aprobar una ley que nos ponía a la vanguardia del mundo en legislación en pro de la igualdad, que seguía a otra de violencia de género y a la de Dependencia, en la que por primera vez se reconocía el valor –aunque muy subestimado-, del trabajo de cuidados no remunerado realizado por las mujeres en los hogares, y cuando se preparaba una ley de plazos para la interrupción del embarazo para garantizar la salud reproductiva de las mujeres y su derecho a decidir.

La crisis, y sobre todo la gestión austericida que se ha hecho de ella, ha abierto de nuevo fallas sistémicas gigantescas, que ya existían desde mucho tiempo atrás pero de las que casi nadie quiso hablar cuando se disfrutaba de prosperidad, eso sí, endeudada e insostenible material, social y ambientalmente, como los hechos han demostrado.

En 2007 nos encontrábamos insertos, como ahora, en un modelo de crecimiento deshumanizado y pro-pobre, depredador con el medio ambiente, generador de desigualdades y desintegrador de la democracia.

En igualdad, se había avanzando en derechos y en presupuesto, aunque menos en esto último y menos aún en verdadera transversalidad, pues la política económica siempre se mantuvo ajena de las propuestas necesarias para avanzar a hacerla materialmente efectiva. Hacerlo, habría supuesto cambiar la pauta distributiva y redistributiva en el sentido contrario al que se venía haciendo, desmercantilizar partes importantes de la vida y, en definitiva, caminar hacia un modelo económico que situara el bienestar, las personas y los cuidados y el respeto por el medio ambiente en el centro de la actividad económica. Demasiado, incluso para los tiempos de aquella gran bonanza.

Es por todo eso que limitarse simplemente a tratar de volver a las condiciones de 2007 es algo mucho peor que insuficiente.

Hay que superar las fallas que provocaron el cataclismo de insostenibilidad y desigualdad que produjo la crisis y para eso es imprescindible generar una nueva imagen del mundo al que aspiramos. No nos vale el viejo modelo. Y hay que buscar para ello nuevas alianzas, nuevas formas de hacer política y de tejer sociedad para imponer un nuevo pacto social en el que todas las personas cuenten, donde cada una seamos un fin en nosotras mismas.

Lina Gálvez, Catedrática de Historia e Instituciones Económicas de la Universidad Pablo de Olavide, pertenece al Consejo Asesor de la Fundación Alfonso Perales.

linagalvez.com

Categories: Attac Planet

Carisma, laicismo, república

Mon, 28/07/2014 - 18:00

Santiago Alba Rico – Consejo Científico de ATTAC España

La única justificación posible para reconocer la existencia de un rey es que haya sido elegido por Dios. De hecho, mientras Dios existió era él quien los escogía. El famoso pasaje bíblico de Samuel ante Saúl es el que inspira toda una tradición de poder intangible y absoluto asociado a la institución monárquica: el profeta unge la frente del elegido marcando así el carácter sobrenatural de su autoridad temporal. Esa unción de aceite -crisma- es lo que en griego se llama “carisma”, término del que deriva también la palabra Cristo. El rey es el ungido, el escogido en una ceremonia teiscitaria (en oposición a plebiscito) que es, por tanto, inseparable de la aceptación parapolítica de su divinidad por parte de la totalidad de un pueblo. Ante los reyes uno se inclina espontáneamente, sobrecogido por el resplandor que lo ha separado, y lo mantiene separado, del resto de los hombres. El poder de los reyes o es religioso o no lo es, como lo han sabido bien en Marruecos, donde sólo ahora, y bajo una presión plebeya muy elocuente, los reyes han renunciado en la nueva constitución a su condición sobrenatural. Este carisma es lo que los gitanos llaman “duende”: una sustancia exterior intangible que no ha elegido ni el cantaor ni el oyente y ante la cual se arrodillan los dos. Camarón lo tenía. Enrique Morente lo tenía. También -no sé- Um Kalzum, los Beatles o incluso Shakira. No se puede cantar o bailar sin duende. Tampoco se puede reinar sin él. La diferencia, sin embargo, es clara. Se puede -y hasta se debe- mezclar a los dioses con la música, la danza, el arte y también con el fútbol y el sexo, pero cuando se mezcla con la política y se convierte la unción celestial en la fuente de una autoridad política, el resultado se llama “teocracia”. La contradicción radical entre democracia y monarquía presupone una anterior entre monarquía y laicismo. Una monarquía constitucional es, en efecto, un oxímoron: no se puede constituir desde el pueblo un “duende” que lo domine -al pueblo- desde fuera. El laicismo puede ser dictatorial, pero la democracia sólo puede ser laica y, por lo tanto, republicana.

España no es, desde luego, una teocracia. Juan Carlos gozó de una especie de “duende” circunstancial, como heredero de un autócrata semidivino y como catalizador de consensos bellacos en un contexto muy concreto de violencias reales e instrumentales. El “duende” circunstancial, que Juan Carlos además dilapidó obscenamente, no se transmite. ¿De dónde va a sacarlo el hijo? ¿De Dios? ¿Del linaje? La convicción de que los españoles no pueden creer ni en una cosa ni en la otra es la que ha llevado a la “casta” -por utilizar la sucinta cifra de Podemos- a buscar un “acercamiento de la corona al pueblo”. Pero este “acercamiento” es la aceptación y la aceleración de la muerte del carisma: la autoridad de la corona sólo puede estar lejos, cuanto más lejos mejor, y si se la acerca a la plebe es para matarla del todo. Una monarquía moderna es como una iglesia sin crucifijo. Al querer acercar la corona al pueblo sencillamente se la priva de su única legitimidad, que sólo puede ser parapolítica y parademocrática.

“Quiero ser el rey de todos los españoles”, manifestó Felipe VI en su coronación, súplica -más que declaración- emanada de un “querer” que no tiene ningún fundamento en ninguna parte. Cualquier loco podría pretender lo mismo en su lugar. En medio de la chapucera, semiclandestina y vergonzante transmisión del trono, la ceremonia del Parlamento tuvo un aire de representación escolar de fin de curso. Como sabemos los padres, esas fiestas escolares están pensadas y sólo tienen sentido para las familias. A los ojos de los extraños están investidas de un aura enternecedora y dolorosamente patética: si no se tratase de niños, se llamaría “vergüenza ajena”. Sólo la familia (y la casta) podía no sentir vergüenza ajena el pasado 18 de junio ante ese señor disfrazado de Capitán General que se proclamaba a sí mismo, sin preguntar, “rey de los españoles”. De hecho esta expresión “rey de los españoles” suena ya tan mitológica, pomposa y casi paródica como la de “rey de los siete reinos” pronunciada por los Baratheon en Juego de Tronos .

Felipe VI pretende justificar su papel invocando “la independencia de la Corona, su neutralidad política y su vocación integradora ante las diferentes opciones ideológicas” que “le permiten contribuir a la estabilidad de nuestro sistema político”. En democracia, la “independencia” por encima de los “conflictos ideológicos” debe estar depositada en el Tribunal Constitucional y en el poder judicial y cualquiera otra o es redundante o es amenazadora -porque es extrajurídica y extrapolítica. La única “independencia” que podría alegar Felipe VI lo sitúa fuera del propio orden constitucional, en el terreno del “duende” y la religión. Pero Dios, si existe, ya lo hemos dicho, no elige, no puede elegir a los gobernantes. Los reyes, por tanto, no existen.

Cuando llegue la República, seguirá habiendo reyes ante los que nos arrodillaremos: cantaores, bailaores, amantes, hasta futbolistas. Habrá “reyes del rock” y “reyes del balón” y llamaremos “mi rey” o “mi reina” a nuestros enamorados y “príncipes” y “princesas” a nuestros hijos. Es bueno que la cursilería y la exaltación puedan recurrir a este regio patrimonio verbal. Pero ninguna autoridad política democrática podrá pedirnos que nos arrodillemos ante ella, ni siquiera figuradamente. La paradoja es ésa: que un rey es alguien ante cuyo “duende” uno se arrodilla; un rey que no puede obligarnos a arrodillarnos no es un rey. La ceremonia privada del pasado 18 de junio revela de hecho que ya no tenemos rey. Es muy probable que cuando se publiquen estas líneas no haya llegado aún la república, pero en realidad a Felipe la historia -y la casta- lo han destinado a enterrar una institución que permanece muerta e insepulta desde el 14 de abril de 1931.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Fuente: Atlántica XXII

Categories: Attac Planet

¿Qué tienen en común las guerras simultáneas de Ucrania, Gaza, Irak, Siria y Libia?

Mon, 28/07/2014 - 13:00

Alfredo Jalife-Rahme - La Jornada

Los cronogramas, organigramas, infogramas y genealogías son seminales para el análisis geopolítico. Dos días antes del letal misil misterioso que derribó en el cielo tempestuoso ucraniano al avión de Malaysia Airlines –como todo lo recóndito que ha ocurrido con sus dos recientes vuelos–, fue clausurada la sexta cumbre histórica del BRICS y su conexión con Unasur, donde concurrieron notablemente Colombia y Perú (http://www.alfredojalife.com/momento-brics-en-fortaleza/).

Un día antes del misil letal, Obama elevó la puja de las sanciones contra Rusia y su binomio inextricable de la banca y los energéticos. Coincidiendo el mismo día con el letal misil misterioso en los cielos de Ucrania, Netanyahu, jefe de un Estado nuclear, ordenaba a su ejército invadir la franja de Gaza: apreciación sugerente de Fidel Castro, quien en su filípica acusa de provocación insólita al gobierno golpista de Ucrania bajo la férula de Estados Unidos (EU) (http://actualidad.rt.com/actualidad/view/134369-fidel-castro-derribo-avion-malasio-granma-ucrania).

¿Qué sabrá perturbadoramente el caribeño viejo zorro de mil batallas?

Mientras el misil misterioso derribaba el vuelo de Malaysia Airlines, el Estado racista/paria/ apartheid de Israel invadía la franja de Gaza, lo cual le han puesto en desacato de las resoluciones de la ONU y de aislarse con la opinión pública mundial, como señala el ex presidente Bill Clinton (Afp, 17/7/14) y coincide marcadamente con mi opinión en la radio mexicana (https://www.youtube.com/watch?v=CMr5__THg70&list=UUaJPQb99OLcME6qPubP1W1w).

Al unísono de la coincidencia (Castro dixit) de las agendas geopolíticas de Ucrania y Gaza, arreciaban los enfrentamientos sectarios y energéticos en tres países árabes: Libia, Siria e Irak –tildados de fallidos por los estrategas de EU–, sin contar las guerras de Yemen y Somalia.

En Libia –balcanizada y vulcanizada como consecuencia de la intervención humanitaria de Gran Bretaña (GB) y Francia, con EU hipócritamente instalado en el asiento trasero–, dos días antes al letal misil misterioso en Ucrania, las milicias rebeldes de las brigadas Zintan cerraron el aeropuerto internacional de Trípoli (la capital), mientras recrudecían los enfrentamientos entre clanes rivales en Bengazi, de donde salieron las armas para abastecer a los yihadistas de Siria e Irak, en medio del extraño asesinato del embajador de EU.

Más allá de la interconectividad del torrencial flujo de armas entre Libia, Siria e Irak en la geografía de Al-Qaeda/Al Nusra y el nuevo califato Daesh (http://elhorizonte.mx/a/editorial/6501), lo fundamental para las trasnacionales petroleras/gaseras/acuíferas de EU/GB/Francia radica en el control de las materias primas (gas y agua fresca) de Libia (http://www.jornada.unam.mx/2011/08/28/opinion/014o1pol), donde Rusia y China se dejaron embaucar inocentemente.

Resulta aburridamente tautológico abundar sobre la captura del petróleo de Irak, también balcanizado y vulcanizado, lo cual le ha valido una guerra de 30 años de parte de la dupla anglosajona de EU/GB.

En mi reciente estadía en Damasco, donde fui entrevistado por Thierry Meyssan, el director del portal galo Red Voltaire, me confió que la súbita voltereta de “Occidente ( whatever that means)” contra Bashar Assad se debió en gran medida –más allá del gas en su costa del mar Mediterráneo– a sus pletóricos yacimientos de hidrocarburos en tierra firme, que hoy se encuentran controlados por el “nuevo califato Daesh del siglo XXI”.

La interconectividad petrolera/gasera vuelve a resaltar en Gaza cinco años después del operativo Plomo Endurecido (http://www.jornada.unam.mx/2009/01/28/index.php?section=opinion&article=018o1pol), cuya estrategia es refrendada por la operación Escudo Defensivo (sic) en curso, sin una investigación concluyente sobre la culpabilidad del deleznable asesinato de tres jóvenes israelíes –como había previsto premonitoriamente el visionario jefe del Mossad, Tamir Pardo (http://www.voltairenet.org/article184699.html) y que fue pretexto desproporcionado para la enésima invasión israelí en Gaza con sus atrocidades de infanticidio masivo.

Manlio Dinucci, del rotativo italiano Il Manifesto (http://www.voltairenet.org/article184782.html), aduce que una de las causas del irredentismo israelí se debe a los pletóricos yacimientos gaseros que Gaza posee en su zona marítima (http://www.alfredojalife.com/?p=1220).

Asimismo, el pletórico gas shale (gas esquisto) en la República Autónoma de Donetsk –que busca la separación y/o la federación con Ucrania– muy bien vale la feroz guerra sicológica de propaganda entre los multimedia pro EU y pro Rusia para echarse la culpa del derribo del avión de Malaysia Airlines. ¿El derribo del avión de Malasia Airlines pudo haber sido un operativo de falsa bandera del gobierno ucraniano que con grabaciones, que muy bien pueden ser editadas, culpabiliza el terrorismo de los separatistas para aplastarlos higiénicamente?

Hace dos meses, Russia Today (RT), cada vez más consultada en Latinoamérica para contrastar la intoxicación desinformativa de los multimedia israelí-anglosajones –lo cual le ha valido el exorcismo del secretario de Estado estadounidense, John Kerry– destaca la importancia del gas shale en Donetsk (la parte oriental de Ucrania que busca su separación) y pregunta si los intereses de las petroleras gigantes occidentales se encuentran detrás de la violencia (http://rt.com/news/159588-east-ukraine-shale-deposits/).

El oriente de Ucrania, hoy en plena guerra civil, posee “carbón y pletóricos yacimientos de gas shale en la cuenca Dnieper-Donets”. En Donetsk la petrolera británica Shell firmó en febrero de 2013 un acuerdo de reparto de utilidades por 50 años con el gobierno de Ucrania (nota: el anterior gobierno depuesto por los golpistas neonazis apuntalados por EU) para explorar y extraer su gas shale”.

RT argumenta que tales son las ganancias que Kiev no desea perder, por lo que ha emprendido una desproporcionada campaña militar contra su propia población.

Chevron firmó un acuerdo similar el año pasado (con el mismo gobierno depuesto) por 10 mil millones de dólares.

Hunter Biden, hijo del vicepresidente de EU, acaba de ser nombrado en el consejo directivo de Burisma, el mayor productor privado (¡supersic!) de gas en Ucrania, lo cual “coloca la explotación del gas shale ucraniano en una nueva perspectiva”, porque posee licencias que cubren la cuenca de Dnieper-Donets. Kerry no se queda atrás en el reparto de utilidades y Devon Archer, su anterior asesor y compañero de recámara de su hijastro, pertenece desde abril a la polémica Burisma.

¿Sirven las licencias de enajenación catastral para explotar el gas shale ucraniano como licencias para asesinar inocentes?

¿El fracking del gas shale fractura a Ucrania? Tal ha sido la tónica de la trágica historia de los hidrocarburos en el siglo XX y su explotación por las petroleras occidentales.

Que conste que en todos los frentes bélicos enunciados –Ucrania, Gaza, Irak, Siria y Libia– el común denominador son los hidrocarburos.

www.alfredojalife.com

Twitter: @AlfredoJalifeR_

Facebook: AlfredoJalife

 

Categories: Attac Planet

Trabajo, empleo… ¿para qué hoy, para qué mañana?

Mon, 28/07/2014 - 11:05

Federico Mayor Zaragoza – Comité de Apoyo de ATTAC España

¿Cómo pasar de una economía de especulación, deslocalización productiva y guerra a una economía basada en el conocimiento, para procurar un desarrollo global sostenible y humano?

Los empleos son trabajos que proporciona una empresa. El trabajo –de los autónomos, de las pequeñas asociaciones y cooperativas, del inicio de muchas pymes- lo “busca”, halla, descubre o inventa uno mismo.

Hace 25 años las industrias, ya automatizadas en buena medida, tenían operarios que “vigilaban” cada cuatro o cinco máquinas. Hoy tienen robots. A los robots, también hace poco, los supervisaba una persona. Hoy lo hace un código de barras. La “mano de obra” es cada vez menor y reducida a actividades que, aún ya muy mecanizadas, requieren el concurso humano (destrezas y talento).

Hemos pasado en pocas décadas de un contexto rural a un contexto urbano, a un contexto digital.

Hasta hace muy poco los seres humanos eran invisibles, anónimos, obedientes, sumisos, silentes.

Se hallaban confinados intelectual y territorialmente en espacios muy limitados. Hoy ya no son, progresivamente, espectadores sino actores, súbditos sino ciudadanos plenos y educados que -según la insuperable definición de la UNESCO- significa ser “libres y responsables”. Pueden saber, además, inglés o química, pero esto es capacitación adicional, no educación.

Insisto en cuanto antecede porque es imprescindible, cuando nos referimos al empleo y al trabajo, saber bien que estamos ante una nueva situación, unas nuevas generaciones que requieren, conceptual y prácticamente, nuevos enfoques. Estamos iniciando una nueva era y se pretenden aplicar las mismas pautas que en el pasado.

Estos seres humanos ya pueden participar, ya pueden expresarse, ya pueden conocer lo que acaece en su entorno, cómo vive su prójimo, próximo o lejano. Ya pueden comparar, apreciar lo que tienen y apercibirse las precariedades ajenas. Puede anticiparse, puede prevenir…

Estos seres humanos “activos” ya no son mayoritariamente hombres. La igualdad de género –piedra angular del “nuevo comienzo” que vivimos- está avanzando de forma prodigiosa y no mimética.

En resumen: el mundo en el que hoy vivimos y al que debemos, por tanto, tener en cuenta, está siendo sucesivamente des-velado, habiendo adquirido buena parte de los seres humanos una conciencia global, una ciudadanía mundial. El número de mujeres que influyen con las facultades que les son inherentes en la toma de decisiones aumenta sin cesar. Los medios digitales, bien utilizados, permiten, además de una participación democrática insólita, alcanzar la ciudadanía plena, es decir, llevar a efecto la transición esencial de súbditos a ciudadanos.

El tiempo del temor y del silencio ha concluido. Ahora todos pueden reclamar la igual dignidad y el bienestar, que sigue siendo privilegio de unos cuantos.

Ahora ya pueden todos, en un gran clamor en el ciberespacio, exigir la desaparición de desigualdades lacerantes, contrarrestar las arbitrariedades del “gran dominio” (militar, energético, financiero y mediático…). Ahora ya pueden recoger millones de firmas en favor de la transición de una cultura de imposición, dominio y violencia a una cultura de encuentro, conciliación, alianza y paz.

Ahora ya puede llevarse a efecto la transición de la fuerza a la palabra, la gran inflexión histórica.

Ahora ya es posible, en un gran clamor, contribuir a una democracia –el único contexto en que los derechos humanos se ejercen plenamente- a escala mundial (mediante la refundación de las Naciones Unidas, con voto ponderado pero sin veto, para un multilateralismo efectivo), regional (para que Europa deje de ser sólo una unión monetaria y pase a ser una Unión política y económica, con un sistema de seguridad autónomo), nacional (de modo que en una España federada se asegure el autogobierno de las CCAA, la independencia de los poderes ejecutivo, legislativo y judicial, para la adecuada y ágil actuación de los mecanismos correctores de mayorías absolutas, de la corrupción y falta de decencia en el ejercicio de las funciones directamente relacionadas con la voluntad popular), local (en las ciudades, que es donde viven los ciudadanos y donde el ejemplo municipal es más necesario) y personal (reflejado en el comportamiento cotidiano, gracias a una educación de calidad durante toda la vida).

Una democracia que se inspire en la imaginación juvenil y la experiencia propia de la longevidad, gran logro inexplorado del progreso de la ciencia.

Sí, grandes clamores, presenciales y digitales, para que los mercados se subordinen a la justicia social y no vuelvan a producirse nunca más vergüenzas como la de haber designado gobiernos sin urnas en la misma cuna de la democracia.

Sí, grandes clamores para que, superando el cortoplacismo y la obcecación de intereses inmediatos, la humanidad cumpla con su supremo compromiso intergeneracional, y se ocupe de la habitabilidad de la Tierra, del medio ambiente, de la calidad de vida para todos.

Para que asegure que nunca más pueda invadirse un país, con inmensos y sangrientos “efectos colaterales”, basándose en la mentira… para asegurarse el abastecimiento de energía.

Para que de una vez por todas no se permita a Israel matar impunemente a más de 300 personas, muchas de ellas niños y niñas, escudando sus terribles represalias en los cohetes “inocuos” que se disparan desde Gaza…

Poder ciudadano, voz y grito en favor del 80% de la humanidad que nunca ha podido hallar albergue en el barrio próspero de la aldea global.

“Nosotros, los pueblos… hemos resuelto construir la paz para evitar a las generaciones venideras el horror de la guerra” y el horror de un planeta Tierra desvencijado… Reaccionamos. Los grandes desafíos para el por-venir que está por-hacer son la igual dignidad -¡compartir!- y el medio ambiente.

“Nunca hay buen viento para quien no sabe a dónde va”, dice un refrán marinero que me gusta repetir. ¿A dónde vamos? ¿En qué direcciones se va a paliar el paro?

Una nueva era requiere, como expresé en “Un mundo nuevo” (2000), cuatro nuevos contratos: social, natural, cultural y ético.

En nuestro caso, debería formularse un “plan España” que permitiera convertirnos, en muy pocos años, en la “California de Europa” e incrementar el número de visitantes en atenciones y servicios personalizados; aumentar el número de segundas residencias propias en un país que consta de una península y dos archipiélagos; unos servicios de salud que faciliten esta gran afluencia y, como sucede en California, convertirnos en un espacio privilegiado de I+D+i, lo que facilitaría, así mismo, una oportuna “relocalización industrial”.

Para hacer posible cuanto antes este plan, la comunidad académica, científica, artística, creadora, en suma, debería tener un papel crucial ya que, hasta el momento, las decisiones de parlamentos y gobiernos se adoptan más en virtud de las opiniones de los “lobistas” que del conocimiento. Y así van las cosas.

Una nueva era. “Un nuevo comienzo”, como preconiza la “Carta de la Tierra”. Y actuemos.

http://federicomayor.blogspot.com.es

Categories: Attac Planet

Elogio del militante

Mon, 28/07/2014 - 09:03

Luis García Montero – Comité de Apoyo de ATTAC España

El pensamiento que intenta responder a los momentos de crisis, ya sea afirmativo o negativo, debe ser vigilante de sus propios límites. Acomodarse en el  o en el no es un peligro a la hora de reconocer el estado de la realidad. Por eso uno siente con frecuencia el deseo de matizar, incluso la necesidad de desdecirse o de establecer una dinámica del sí, pero no y del no, pero sí.

Con todo el derecho del mundo, la sociedad española ha puesto en tela de juicio en los últimos años la labor de los políticos profesionales. Hemos sufrido un espectáculo metódico de corrupciones, docilidad, gregarismo sectario, renuncia a la propia conciencia, disciplina a la hora de obedecer para no quedarse fuera de la fotografía, selecciones inversas en los aparatos y consignas inseparables de una repetición ordenada de la mentira. La España oficial se ha ido separando así de la España real.

Es muy difícil que un joven que vive arrojado en la incertidumbre laboral de la selva se pueda identificar con otro joven que accede a una concejalía en su ayuntamiento, y pasa después, por obediencia debida, a un parlamento autonómico, y después al Congreso de los Diputados, y más tarde al Senado, sin respirar otro aire que el de la política, los cargos públicos y la confianza de los jefes. Es muy difícil también, por ejemplo, que un juez o un periodista con voluntad de independencia respeten una situación basada en el corporativismo de los servicios prestados al poder.

Se nota en seguida cuándo una conversación responde al puro compromiso ideológico de los ciudadanos interesados en la política y cuándo responde a la mezcla de ideas y de cálculos de los profesionales que deben equilibrar sus opiniones con su situación en un aparato. La necesidad de flotar suele ser más imperiosa que la de nadar hacia una orilla.

Todo esto es verdad. Pero estas críticas necesarias se convierten en un peligro cuando sirven para facilitar la falta de compromiso sólido y para reivindicar una política en perpetuo estado gaseoso. Por eso hay que vivir en el sí, pero no o en el no, pero sí. El reto es la formulación de pensamientos que sirvan para corregir errores, no para liquidar raíces fundamentales en una sociedad democrática. Después de criticar al profesional de la política, tiene uno ganas de elogiar al ciudadano que entrega su vida al compromiso político más allá de una cita ocasional en una plaza de 7 a 9 de la tarde.

Una cosa es lo que quieren imponer las modas sociales y otra lo conveniente para una transformación real de la sociedad. Después de criticar las malas prácticas políticas, resulta conveniente el elogio del militante que decide organizarse, formar parte de un colectivo, sentirse miembro de algo más que un simple impulso momentáneo. Indignarse, acudir a una plaza, formar una asamblea y pasar una tarde de protesta está muy bien. Pero esta realidad sin vínculos es a veces sólo una consecuencia de otra realidad triste: el compromiso sólido, en un partido, en un sindicato, resulta cada vez más difícil. Militar en una organización obrera te pone en un compromiso en el puesto de trabajo o en los ámbitos institucionales. Ir a gritar a una plaza, fuera de tu horario laboral, compromete mucho menos, implica menos riesgo, menos responsabilidad personal. Los que no se atreven a apoyar una huelga en su centro de trabajo, se desahogan después como pueden.

El estado movedizo y sin raíces es tan importante en España que ha afectado incluso a los nervios de las encuestas y las previsiones de votos. Los partidos tradicionales han perdido su blindaje. Muchos electores no se sienten comprometidos con su voto anterior. Pero harían mal las nuevas propuestas en confiar en la solidez de las modas, porque la falta de vinculación puede afectar también a las novedades. Más que nunca, lo sólido se desvanece en el aire.

Por eso creo que es muy importante elogiar el compromiso militante y la lealtad. Primero para devolverle el prestigio a la militancia sistemática contra la explotación, el militarismo, las oligarquías económicas y los responsables de la desigualdad. Militar por la paz, por la cultura libre, por los derechos humanos, por los derechos civiles, por las exigencias ecológicas, por el socialismo… Y, después, para devolverle el prestigio a la palabra Organización. Si Podemos es consciente de la necesidad de darle solidez a sus círculos; si Izquierda Unida es consciente de la importancia de reforzar la pluralidad y la energía de su organización; si los movimientos sociales y las convocatorias cívicas son conscientes de la necesidad de organizarse para intervenir en política, será más fácil desembocar en la convergencia de una militancia común contra la barbarie impuesta por la derecha sobre la piel de España.

El Frente Amplio no es una promesa de alianzas difusas o un gazpacho de siglas, sino una alternativa que debe fundar su unidad en la conciencia de estas dos palabras: militancia y organización.

Artículo publicado en Público.es

Categories: Attac Planet

La levedad de la recuperación

Mon, 28/07/2014 - 07:02

Juan Francisco Martín Seco – Consejo Científico de ATTAC España

España-doctor-680x365Como se acercan tiempos de elecciones anda el Gobierno empeñado en vender la recuperación de la economía y para ello nos ofrece un dato incontestable: que el PIB ha dejado por el momento la senda negativa y se adentra en tasas de crecimiento moderadamente aceptables. Pero en Economía no todo se reduce al PIB -variable convencional y relativa hasta el punto de que ahora, tras la última modificación, pueda incrementarse por el simple avance de la prostitución y la droga- y mucho menos a que esta variable presente durante algunos trimestres tasas positivas.

Desde luego, es evidente que los millones de ciudadanos que a lo largo de estos años se han incorporado al ejército de parados no se han reintegrado a sus puestos de trabajo, ni los funcionarios han recuperado el poder adquisitivo perdido, ni los jubilados su derecho a que sus pensiones evolucionen al menos al mismo ritmo que lo hace la inflación; ni los salarios, ni la sanidad, ni la educación, ni el gasto en dependencia, etc., han recobrado los niveles que tenían con anterioridad a los recortes. Todo hace pensar que muchas de esas cosas se han ido para no volver y que tendrá que pasar una temporada muy larga para que otras retornen a las cotas anteriores a la crisis.

Pero, es más, desde una perspectiva puramente macroeconómica son muchas las incertidumbres que se ciernen sobre la economía española como para afirmar que hemos salido de la crisis o que ha llegado la recuperación. Incluso cabría afirmar que los desequilibrios y las amenazas continúan intactos, de modo que en cualquier momento pueden invertir de nuevo la tendencia.

Pervive sin duda nuestro gran pecado que es el de habernos endeudado en una moneda que, si bien en teoría era la nuestra, el euro, no controlamos, lo que origina la mayor de las incertidumbres, al encontrarnos al albur de los mercados internacionales y a expensas de que el Banco Central Europeo quiera auxiliarnos. El stock de endeudamiento exterior que desencadenó la tormenta y nos hundió en el abismo se mantiene a los mismos niveles, aproximadamente el 100% del PIB. Tan solo ha cambiado la composición, disminuyendo la deuda privada a costa de incrementar sustancialmente la pública, lo que nos hace más vulnerables si cabe a las presiones y caprichos de los flujos financieros internacionales.

Pero también subsiste la causa del endeudamiento exterior, la debilidad de nuestra balanza de pagos. Durante todo este tiempo en el que la actividad económica se encontraba en coma, el Gobierno, empeñado en presentar la mejor imagen posible de la realidad, colocaba en primer plano el comportamiento del sector exterior, el cual ciertamente se había modificado de manera sustancial, ya que de un déficit de la balanza por cuenta corriente insoportable del 10% del PIB habíamos pasado al equilibrio y en los últimos meses a un saldo positivo.

España-doctor-680x365Algunos, aun a riesgo de ser tildados de agoreros, señalamos hace tiempo que esta evolución positiva tenía mucho de espejismo ya que se debía en buena medida precisamente a las dificultades por las que pasaba la actividad económica, la baja demanda reducía la importaciones y la dificultad de vender en los mercados nacionales forzaba a los empresarios a la exportación; pero que bastaba que se invirtiese el ciclo económico para que la balanza de pagos cambiase también de signo, convirtiéndose, como ha venido siendo habitual, en el factor estrangulador del crecimiento.

Hace unos días la Fundación de las Cajas de Ahorros (FUNCAS) ha advertido en el último número de ‘Cuadernos de Información Económica’ de que la caída de las exportaciones y el aumento de las importaciones, y su consiguiente impacto en el déficit por cuenta corriente, pueden poner en peligro la recuperación económica, dado que volvería a aparecer la tendencia creciente de la deuda. Era algo que cabía esperar.

A pesar de los enormes sacrificios padecidos por la sociedad española, poco o nada se ha ganado en competitividad exterior. En el ámbito de la Eurozona –puesto que esa misma política austericida se ha querido aplicar a todos los países–, todos quieren robar un trozo de pastel al vecino, con lo que al final apenas se producen cambios en la posición relativa del comercio exterior. Ahora bien, lo que sí se deprime en su conjunto es la economía de la zona euro y cambia la distribución de la renta (en contra de los salarios) en los distintos Estados.

Fuera de la Eurozona tampoco se gana competitividad porque la continua apreciación del euro frente a las otras monedas ha compensado con creces todos los esfuerzos deflacionistas. Ciertamente, la política del Banco Central Europeo, siempre fiel a los intereses de las fuerzas más conservadoras de Alemania, no ha ayudado, pero a medida que su política va siendo más agresiva y heterodoxa se va confirmando también la sospecha de que, a pesar de todos los cañones de que dispone, le va a resultar difícil lograr la depreciación del euro, mientras Alemania se empecine en mantener un superávit por cuenta corriente del 6 ó del 7%.

Artículo publicado en República.com

www.martinseco.es

Categories: Attac Planet

Al borde de la democracia

Sun, 27/07/2014 - 18:00

Manuel Herrero - ATTAC Jerez

Enlace al informe de Amnistía Internacional España: el derecho a protestar ¡Amenazado!

AmnistiaInternacionalInformeProtesta-copiaHace poco ha salido un informe de Amnistía Internacional, 92 paginas, sobre nuestro país, España.

Los que llevamos ya bastante tiempo en esto de vivir, recordamos el logotipo de la vela encendida rodeada de alambre de espino como un sello de garantía, de seriedad. Una institución de denuncia contra ésos regimenes de paises lejanos con dictadores sanguinarios y sin escrúpulos. Nos imaginamos un chaval con gafas de pasta, barba rizada y pañuelo palestino al cuello, investigando cárceles y comisarías entre junglas, desiertos, rodeados de monos o jaguares y nos quedamos de piedra cuando leemos que el pais que se analiza no está en una jungla ni un desierto perdido, es el nuestro, nuestra democrática y moderna España.

Con la solvencia y rigor que le caracteriza, AI, desgrana caso a caso, con detalles concretos, incontestables, sin artificios ni subjetividades, documentadas y investigadas, y pone los pelos de punta el relato de la actuación de la policía en manifestaciones, deshaucios y cualquier movilización por pequeña que sea, la brutalidad, el ensañamiento, la arbitrariedad, las torturas en comisaría, el incumplimiento continuo de cualquier ley, como la de identificación, o la de detención, incluso a cargos electos, en fin algo que ya sabíamos, pero que leerlo en un informe de AI, nos pone más al borde de la democracia, muy lejos de un pais civilizado.

Este demoledor informe termina con unas conclusiones y seis páginas de recomendaciones, para un país que se jacta de ser una democracia, un estado de derecho, sería una barbaridad tener sólo un párrafo, pero AI le da seis páginas de recomendaciones a éste estado o como le gusta más a alguno, reino. A algunos políticos, tertulianos o periodistas voceros del poder, que tanto les gusta relacionar a sus opositores con regímenes como Cuba o Venezuela, que ellos ponen como ejemplo de dictaduras aberrantes, habrá que preguntarles que opinan de un sistema, el de nuestro país, España, al que una organización internacional que vela por los derechos humanos crítica tan duramente y le da tantas recomendaciones de actuación.

En las conclusiones del informe, aparece este párrafo, que aún es más preocupante, porque lo que dice es que a la policía no se les instruye en la defensa de los derechos de los ciudadanos:

“Las normas y los programas de formación de la policía deben dejar claro que la tortura y otros malos tratos no se tolerarán, ni tampoco el uso excesivo de la fuerza, y que esas prácticas darán lugar a procedimientos disciplinarios o penales según se considere oportuno.”

Que en España, se deba recordar a la policía algo tan elemental es muy penoso, pero más penoso, si cabe, es recordar que ésa responsabilidad era, hasta hace tres años, del PSOE, de Alfredo Rubalcaba.

Pero si nos llena de rabia ésa constatación de como actúa nuestra policía, peor aún es leer como ha actuado la administración y la justicia después, no se investigan los abusos, se extravían los casos, no existen órganos de investigación o control de la policía, se multa indiscriminadamente, sin comprobar las denuncias, en fin, tal despropósito que el informe de AI, le recuerda al gobierno del PP algo tan elemental como que sólo hay que cumplir las normas que hemos aceptado y firmado todos los países que queremos que nos llamen civilizados:

“Los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley deben ajustarse en todo momento al derecho y las normas internacionales de derechos humanos relativos a la actuación policial, el particular el Código de Conducta de la ONU para Funcionarios Encargados de Hacer Cumplir la Ley y los Principios Básicos de la ONU sobre el Empleo de la Fuerza y de Armas de Fuego por los Funcionarios Encargados de Hacer Cumplir la Ley, y en especial deben respetar, proteger y garantizar el derecho a la vida, la libertad, la seguridad personal y la integridad física, y el derecho a la libertad de expresión, reunión pacífica y asociación.”

Pero lo peor de este documento, está aún por llegar, leamos este párrafo:

“dejar de utilizar la legislación penal y administrativa para disuadir a la gente de participar en manifestaciones como medio de expresar sus opiniones, y no intentar acallar por otros medios las críticas contra las autoridades;”

Esta frase, es la constatación de que hay una línea de actuación diseñada, un guión definido, que se está siguiendo al milímetro, el objetivo de esa línea de actuación es clara, les estorba la democracia, la libertad de expresión, los medios de comunicación independientes, los ciudadanos organizados, incluso internet, todo aquello que pueda poner al descubierto sus abusos y maniobras, sus corruptelas y su nepotismo, y desde las últimas elecciones europeas, temen además perder lo que más necesitan, el poder absoluto en las instituciones.

Y tienen prisa, saben que la gente está harta, que la ciudadanía no les aguanta mas, ven que las manifestaciones cada vez son mas numerosas, que los partidos que apoyan su política cada vez son menos votados y apoyados por la gente, por ello quieren cambiar las cosas mientras pueden, por eso no paran de sacar leyes, modificarlas, AI, también se refiere en su informe a éstas modificaciones:

“Amnistía Internacional considera que el gobierno no ha demostrado ni la necesidad ni la proporcionalidad de las disposiciones propuestas que afectarían al ejercicio de la libertad de reunión y de expresión. Tal como ha reconocido el propio gobierno, sólo en el 0,7 por ciento de las 14.721 manifestaciones en las que se desplegaron policías en 2012 hubo actos de violencia.220 Además, en una encuesta realizada por el Centro de Investigaciones Sociológicas, órgano vinculado al Ministerio de la Presidencia, sólo el 0,2 por ciento de la población española expresó preocupación por el mantenimiento del orden público en España.221″

No hacen falta muchos comentarios a éste párrafo, si no se ha demostrado la necesidad de esas modificaciones ¿para que las hacen?.

En definitiva, el informe, que no tiene desperdicio, pone a nuestro país, como dice el titulo de este artículo, al borde de la democracia, si a esto sumamos la reciente entrada en prisión de Carlos y Carmen y los miles de procesos que se están llevando a cabo contra activistas o sindicalistas por ejercer sus derechos, las modificaciones que proponen en la eleccion de alcaldes, la eliminación de municipios o de representantes publicos, la manipulación de medios de comunicación, nos empuja algo más allá de la frontera que separa un país democrático del que no lo es, nos situa al borde de la democracia, pero por fuera.

 

Categories: Attac Planet

Un precio muy alto para obtener escasos resultados

Sun, 27/07/2014 - 11:00

Carlos Berzosa – Consejo Científico de ATTAC España

El paro en la economía española está descendiendo levemente, según las cifras que proporcionan el paro registrado y las más fiables de la Encuesta de Población Activa. Esta mejora ha llevado al Gobierno a lanzar las campanas al vuelo presentándolo como un éxito de la política económica puesta en práctica. Se reconoce que ha habido que efectuar sacrificios pero ha merecido la pena, pues ya se empiezan a ver los resultados. Además, se añade, las drásticas medidas tomadas han sido necesarias por la herencia recibida del Gobierno socialista. Se ha evitado el rescate, una verdad a medias, y se ha conseguido no caer en el abismo. Todo este discurso lo que trata es de encubrir el fracaso de la política económica llevada a cabo.

El Gobierno del Partido Popular lleva dos años y medio en la dirección de país, sin embargo, la impresión que produce en ocasiones es que sigue en la oposición, culpabilizando de todos los males al Gobierno socialista, en lugar de asumir sus propias responsabilidades en la toma de decisiones. Lo que pretende por todos los medios es la forma de encontrar justificaciones que le sirvan para defender su incumplimiento electoral y para no enfrentarse a la realidad de los daños causados con su gestión.

La incapacidad que ha mostrado en la gestión de la crisis, los escasos frutos obtenidos en su solución y la frustración que ha creado entre su propio electorado al no haber resuelto ni siquiera parcialmente los problemas derivados de la recesión, cuando entre sus promesas electorales estaba el que con ellos todo se solucionaría de la noche a la mañana, no es otra cosa que un mal resultado como Gobierno. La idea que trataron de difundir es que con el PP en el Gobierno se resolvería el principal problema de la crisis, que era principalmente de confianza. Con un partido conservador en el Gobierno volvería a restablecerse la inversión empresarial, bajaría la prima de riesgo, y se incrementaría el consumo. Nada de eso ha sucedido, de ahí la frustración que han sufrido muchos de sus votantes. La prima de riesgo de hecho aumentó en sus primeros meses de Gobierno y si luego ha tendido al descenso, no es por méritos propios, sino por la actuación del Banco Central Europeo (BCE).

La crisis tiene raíces más profundas y su desconocimiento es lo que ha conducido a tomar medidas equivocadas, tanto en la Unión Europea como en España. Las causas de la crisis han dado lugar a una literatura notable y abundante, que sí ha sabido desentrañar las razones de por qué ha tenido lugar un hecho de esta naturaleza, cuando los Gobiernos y la mayor parte del pensamiento económico, antes de que estallara la Gran Recesión, se asentaban en lo que Galbraith bautizó, con acierto, la cultura de la satisfacción. Pero parece que esta literatura, que va desde posiciones convencionales, críticas eso sí con la economía de libre mercado que se ha impuesto en los últimos años, hasta las visiones más heterodoxas, no se encuentra entre los libros de cabecera de los dirigentes actuales.

De todas maneras, a pesar de la existencia de esta buena y rigurosa literatura económica, como estamos en periodo de vacaciones y no se trata de recomendar libros sesudos sobre la crisis, no porque en verano seamos más tontos sino por ser días de relajación, desconexión, deporte, paseos, marchas, diversión y de pereza, les voy a proponer una novela, que trata sobre la crisis financiera actual, acerca del origen del Fondo Monetario Internacional y Banco Mundial, ahora que se cumplen setenta años de la creación de estos organismos económicos internacionales, con caza de brujas incluida, Memorial del engaño de Jorge Volpi (Alfaguara, 2014) . Una novela en la se mezcla ficción con hechos y personajes reales, escrita por un autor mexicano que tiene otros libros notables como En busca de Klingsor y No será la tierra.

Tras este paréntesis literario, lo que muestran las acciones de política económica practicadas es que se han combinado la ignorancia de lo que hay que hacer ante una crisis de esta envergadura conjuntamente con la defensa de los intereses económicos dominantes, grandes corporaciones y las finanzas. Sin embargo, conviene matizar, pues si bien esto es una tendencia general, hay diferencias entre los países, aunque desde luego lo hecho está muy claro en España, sobre todo con el Partido Popular.

Así, sin entrar a juzgar las medidas de austeridad tomadas por el Gobierno socialista francés, que son muy criticables, sin embargo requiere matices. En una entrevista realizada en el diario El País al primer ministro francés, Manuel Valls, este afirma: “Asumimos nuestras opciones prioritarias: reducir el déficit a la vez que mantenemos nuestras prioridades con 60.000 empleos nuevos en cinco años en la Educación nacional; empleos suplementarios en la policía, la gendarmería o la justicia, a la vez que mantenemos la investigación y las universidades. Pocos países han seguido esta senda equilibrada”. En España, se ha hecho lo contrario: destrucción de puestos de profesores, personal sanitario, recortes a la investigación y a las universidades.

Los recortes se hacen sin establecer prioridades y no se afronta una verdadera reforma fiscal, no la que está preparando el Gobierno, que sea capaz de abordar los principales problemas: la baja capacidad recaudatoria del sistema impositivo y el enorme fraude.

Un libro lúcido que expone de una manera clara las insuficiencias del sistema fiscal español es el de Francisco de la Torre Díaz ¿Hacienda somos todos? (Debate, 2014). El autor pone el dedo en la llaga de esas insuficiencias, aunque no se esté de acuerdo en todo con él, pero no cabe duda de que puede servir como una guía para saber qué reforma fiscal convendría llevar a cabo.

Se crea empleo, lo que sin duda es positivo, pero muy lentamente frente al grave problema padecido, y lo que es peor, en unas condiciones laborales precarias y sin apenas derechos. Esta política económica estrecha de miras y sesgada hacia los grandes intereses no sirve para volver a la situación de bienestar que tenía este país antes de que se produjera el cataclismo económico. Los daños causados por la crisis y la política económica han sido muy graves hasta el punto de que en un país que se sitúa, según la clasificación del Banco Mundial, en el grupo minoritario de ingresos altos esté sufriendo privaciones y situaciones precarias típicas de otras épocas de la historia pasada y triste de nuestro país.

Artículo publicado en nuevatribuna.es

Categories: Attac Planet

La nueva izquierda en la era neoliberal

Sun, 27/07/2014 - 09:00

Emir Sader - Página/12

Las referencias fundamentales para entender el mundo contemporáneo vienen de la hegemonía imperial norteamericana y del modelo neoliberal dominante. Ser de izquierda en la era neoliberal es luchar por un mundo multipolar y por la construcción de un modelo de superación del neoliberalismo, de un modelo posneoliberal.

Son referencias globales, que afectan a todos nuestros países y pueblos, cualquiera que sea el continente donde se encuentren. El final de la Guerra Fría resultó en un mundo unipolar bajo la hegemonía imperial norteamericana, que ya no encontraba límites para ejercer su dominación. El tiempo de la pax americana es un tiempo de más guerras, que afectan la vida de gente de todos los continentes, de forma directa o indirecta. Es un tiempo de un poder que busca militarizar los conflictos para tratar de resolverlos por medio de la fuerza.

El modelo neoliberal surgió del agotamiento del modelo de desarrollo industrial comandado por las grandes corporaciones, que marcó el ciclo más grande de expansión económica del capitalismo.

La izquierda se reorganizó para resistir al modelo neoliberal y a la acción imperial norteamericana con éxitos distintos. Si el neoliberalismo había tenido en América latina el continente donde más se había propagado, y en sus modalidades más radicales, fue justamente ahí que la resistencia y la reacción fueron más fuertes. Después de las crisis de México en 1994, de Brasil en 1999 y de la Argentina en 2001/2002 –sus economías más grandes–, el fracaso del modelo neoliberal y las luchas de resistencia permitieron elegir gobiernos posneoliberales en Venezuela, Brasil, Argentina, Uruguay, Bolivia y Ecuador –gobiernos que siguen dirigiendo a sus países hasta hoy–.

Se constituyó así una nueva izquierda, que ha incorporado la comprensión de las nuevas condiciones de luchas en el marco de las grandes y regresivas transformaciones por las que había pasado el mundo, en el final de la Guerra Fría y en el ascenso del modelo neoliberal. Líderes como Hugo Chávez, Lula, Néstor Kirchner, Evo Morales, Rafael Correa pertenecen a esa nueva izquierda.

Lo mismo no sucedió en otros países de la región, el caso más significativo es el de México. Uno de los países pioneros en la introducción del neoliberalismo en Latinoamérica, a pesar de todos los daños que el país sufrió y sigue sufriendo, su izquierda no ha logrado todavía llegar al gobierno. Fue una izquierda que no logró, al contrario de otros países del continente, colocar el modelo neoliberal y sus fracasos en el centro del debate, favoreciendo la alternancia entre los partidos de derecha, en lugar de una victoria de la izquierda.

Esos gobiernos y fuerzas de izquierda de América latina viven cierto nivel de aislamiento a escala internacional, a pesar del reconocimiento de sus éxitos, aun en el marco internacional de supervivencia del neoliberalismo. Que es uno de los elementos de debilidad de esos gobiernos, pero que no depende de ellos, sino de que la comprensión que esas fuerzas han tenido se propague hacia otras regiones del mundo, especialmente hacia la izquierda europea.

Esta fue una víctima concentrada de las transformaciones que ha vivido el mundo con el fin de la Unión Soviética, sus efectos sobre las alianzas en la izquierda, así como la adhesión de la socialdemocracia al modelo neoliberal –lo cual ha desfigurado completamente la izquierda como históricamente se había constituido en las décadas anteriores en Europa–. El resultado es una debilidad como nunca había tenido la izquierda desde hace mucho tiempo. Sea la incomprensión del rol de la hegemonía imperial norteamericana, sea las trampas en que ha caído respecto del neoliberalismo –en la Unión Europea–, lo cierto es que la izquierda del siglo XXI, posneoliberal, da ahora sus primeros pasos para constituirse, en países como Grecia y España, entre otros.

Del fortalecimiento, constitución y la articulación entre los distintos sectores de la nueva izquierda –la izquierda del siglo XXI, la izquierda post neoliberal– depende la superación de la hegemonía imperial norteamericana y del modelo neoliberal.

 

Categories: Attac Planet