Skip navigation

News from Attac Spain

Syndicate content
Justicia económica global
Updated: 3 hours 17 min ago

Es la hora

Tue, 26/08/2014 - 13:00

 Iñaki Arzoz  / Javier Echeverría – Asamblea por el Cambio Social

Hay momentos en la vida de las personas en que, ante circunstancias excepcionales, tenemos que tomar decisiones audaces y hacer esfuerzos extraordinarios con el fin de superar los problemas y pasar a una situación más favorable. Lo mismo sucede en la vida socioeconómica y política: hay situaciones críticas, extraordinarias, encrucijadas que se producen muy de cuando en cuando y que exigen excepcionales esfuerzos personales y colectivos, con grandes dosis de generosidad, esfuerzo, audacia e implicación. No creemos exagerar si decimos que estamos viviendo uno de esos momentos históricos. Está pasando ahora mismo en ámbitos más amplios, que necesariamente los tendremos que tener en cuenta, pero también en Navarra, que es donde nos queremos centrar. No sólo porque vivimos aquí, sino también porque el recorrido de cualquier cambio socio-económico-político que no se haga desde abajo, desde la base local, tiene todas las papeletas para quedarse muy corto. Y también porque en Navarra se dan características especiales que así lo aconsejan.

Nos encontramos en una fase del capitalismo donde la acumulación de capital ha experimentado una fuerte agudización de la explotación en el ámbito de la producción: una reducción salarial generalizada, una precarización enorme y creciente de los empleos, una expulsión al paro de contingentes enormes de trabajadoras y trabajadores, unas condiciones laborales cada vez más inaguantables… Pero no sólo funciona la rapiña capitalista mediante la explotación en el sistema productivo. También se da –y de manera cada vez más generalizada y pronunciada- una infame, descarada y desorbitada acumulación de capital por des-posesión, es decir, por auténtico robo, por saqueo de los derechos y recursos en manos de las clases trabajadoras y medias, esto es, en manos de la ciudadanía en general.

Los mecanismos que están utilizando para este expolio son de lo más variado y los emplean a la luz del día, con descaro, como si lo de todas y todos nosotros les perteneciera. Nos saquean a través de su casino financiero, especulando sin crear una mota de riqueza, manipulando precios de alimentos, energía o viviendas, arruinando a cientos de millones de familias y extendiendo el hambre por sectores sociales cada vez más extensos, tanto en el mundo más lejano como en el entorno más cercano. Nos roban por medio de sus recortes en servicios públicos, privatizando bienes y servicios comunes, recortando las pensiones, dándoles a los bancos y multinacionales la riqueza que pertenece a la ciudadanía, subiendo impuestos de manera regresiva, estableciendo nuevas tasas, repagos, etcétera.

Todo lo anterior responde lógicamente a una determinada correlación de fuerzas que en estos momentos les es muy favorable. Pero también es un síntoma. Un síntoma de que este sistema capitalista está agotado, un síntoma de que ya no es capaz de crear riqueza sin poner en grave riesgo a la inmensa mayoría de las personas y al ecosistema en el que vivimos, sin hipotecar gravemente la vida, sobre todo la de las generaciones futuras, incluso la de las más próximas a la nuestra.

Sin embargo, también hay síntomas de que se están poniendo muy nerviosos. Por una parte, a nivel más estratégico, no parece desproporcionado pensar que, si se arriesgan tanto, es porque tampoco tienen ellos mucho margen de maniobra para seguir utilizando la manipulación y el engaño como mecanismo principal. Tienen que robar descaradamente, recortar cada vez más esta exigua democracia, utilizar la represión contra las respuestas ciudadanas de manera cada vez más amplia y contundente… Por otra parte, a nivel más próximo, se han abierto importantes grietas en el edificio del régimen del 78, en el bipartidismo gobernante, mientras la conciencia de la gente aumenta de manera rápida y, por tanto, también la implicación de la ciudadanía en la política. Cada vez está más claro que sectores cada vez más amplios queremos un cambio radical y que deseamos construir una sociedad donde las personas y la sostenibilidad de la vida estén en el centro del quehacer social, económico y político. Los resultados de las elecciones europeas han sido el detonante de su nerviosismo, y la perspectiva de un largo año electoral con la ciudadanía activada les ha metido el miedo en el cuerpo. Una prueba de ello son las argucias de trilero que quieren utilizar para cambiar las reglas de juego en la elección de los alcaldes.

Algunos señalan que se ha abierto una “ventana de oportunidad” y es cierto en muchos sentidos, más allá del electoral. Es la hora de abrir todas las ventanas y puertas posibles, de derribar todos los muros, para que entre a torrentes el aire limpio de la ciudadanía y de la democracia. Ha llegado la hora de la gente. De la gente que queremos cambiar a fondo esta situación, esta sociedad. No sólo unos cambios cosméticos, de imagen, unos cambios controlados por las élites del régimen para que apenas cambie nada, para que sigan controlando todo y continúen con sus políticas de saqueo de derechos y recursos, para que nos sigan engañando y manipulando con sus poderosos medios de comunicación.

Ha llegado la hora de cambiar radicalmente las políticas y las formas de hacer política. Ha llegado el momento de la participación y la organización ciudadana, de actuar conjuntamente, codo con codo, hombro con hombro. Es la hora de la Asamblea por el Cambio Social y de los valores que representa: de la transversalidad y de la inclusividad, de la reflexión y de la acción conjunta de gentes de sensibilidades diferentes, para primar la cooperación sobre la competición entre nosotras y nosotros. Es la hora de explorar la confluencia, abandonando las retóricas de unidad, pasando a los hechos: de articular candidaturas ciudadanas y de, antes y/o después de las elecciones, trabajar conjuntamente también entre candidaturas distintas que persiguen el mismo objetivo de cambio profundo, porque es la hora de cooperar aún en momentos en que se agudiza la competición. Ha llegado la hora de echar de las instituciones a las élites extractivas y corruptas que piensan que las instituciones les pertenecen. Es la hora de que la gente se empodere, la hora de la gente que se cree que, si se une y organiza desde abajo y actúa conjuntamente, su poder es inmenso, capaz de todo, hasta de llevar a cabo la hercúlea tarea de darle la vuelta a este inhumano y odioso sistema, y antes, a este corrompido régimen en Navarra.

Estemos alerta. Estos próximos meses tienen que ser tiempo de organización, de planificación, de confluencia, de trabajo conjunto para preparar un año intenso que tiene que terminar en un gran viraje social, político y económico. Es la hora del esfuerzo colectivo, de la generosidad, de la audacia. Es la hora del auzolan: de priorizar y de comprometerse. Es la hora de echar el resto. Tenemos nueves meses por delante para iniciar esta ilusionante tarea y alumbrar un hito: un gobierno del pueblo para un cambio profundo. Sin duda, es la hora de todos y todas.

Javier Echeverría es miembro de Attac Navarra-Nafarroa

Categories: Attac Planet

¿Por qué importa el dinero?

Tue, 26/08/2014 - 09:00

Randall Wray  - Sin Permiso.info

Nuestra conferencia Mission Oriented Finance Mission explora cómo orientar la financiación hacia lo que Hyman Minsky llamó “el desarrollo en capital de la economía”, definido en un sentido amplio, para incluir la inversión privada, la inversión en infraestructuras públicas y la inversión en desarrollo humano.

Pero para entender cómo, hay que entender qué es el dinero y por qué importa. Después de todo, las finanzas son el proceso por el que se pone el dinero en manos de quienes están dispuestos a gastarlo.

La narrativa dominante es que el dinero “engrasa” las bielas del comercio. Se podría, desde luego, hacer funcionar la máquina comercial sin dinero, aun cuando –viene a decirse—funcionaría mejor con el lubricante del dinero.

Según ese cuento, el dinero fue creado como medio de intercambio: en vez de cambiar tu plátano por su pescado, os ponéis de acuerdo ella y tú para usar conchas de caracol como intermediario del trato. Con el tiempo, la evolución del dinero incrementó la eficiencia seleccionando, sucesivamente, metales preciosos brutos, monedas acuñadas de metales preciosos, papel-moneda respaldado por metales preciosos y, finalmente, dinero fiduciario constituido por monedas metálicas de base, billetes de papel y entradas electrónicas.

Sin embargo, eso nunca habría llegado a alterar la naturaleza del dinero, que era la de facilitar el comercio de bienes y servicios. Como celebérrimamente declaró Milton Friedman, a pesar de la complejidad de nuestra moderna economía, todos los procesos económicos importantes están contenidos en la sencilla economía, fundada en el trueque, de Robinson Crusoe.

El dinero no sería sino un “velo” que obscurecería esa sencilla realidad; en el léxico convencional, el dinero puede ignorarse dada su “neutralidad”. (Para los versados en teoría económica académica, basta referirse al teorema Modigliani-Miller y a la hipótesis de los mercados eficientes, que probarían que las finanzas son irrelevantes.)

Sólo tendríamos que preocuparnos por el dinero cuando hay demasiado: la otra tesis famosa de Friedman es que “la inflación es siempre y por doquiera un fenómeno monetario”; demasiado dinero causa el incremento de los precios. De aquí la preocupación que suscita la actual política de Flexibilización Cuantitativa de la Fed, que ha cuadruplicado el “dinero Fed” (las reservas) y que, de todas, todas, debería estar causando una inflación masiva.

En este textito ofreceré una narrativa harto distinta, derivada de la idea de Joseph Schumpeter, según la cual el banquero es el éforo del capitalismo.

Ver el dinero desde la perspectiva del intercambio resulta muy confundente a la hora de entender el capitalismo.

En la historia de Robinson Crusoe, yo he obtenido un plátano y tú, un pescado. ¿Pero cómo los obtuvimos? En el mundo real, los plátanos y los pescados han de producirse, y la producción ha de ser financiada.

La producción comienza con dinero, el dinero necesario para comprar los insumos, lo que crea ingreso monetario usado para comprar productos.

Como repetía mi mamá, “el dinero no crece en los árboles”. ¿Cómo consiguen el primer dinero los productores? ¿Tal vez vendiendo productos? Lógicamente, es un argumento de regreso infinito: un problema del huevo y la gallina. El primer dólar gastado (por el productor o por el consumidor) tiene que venir de algún sitio.

Hay otro problema. Aun si pudiéramos imaginar que la humanidad “recibió maná del cielo” para empezar a poner en marcha la economía monetaria –digamos, una dotación inicial de un millón de dólares—, ¿cómo explicamos los beneficios, el interés y el crecimiento?

Si yo soy un productor que ha heredado 1000 dólares de maná y los he gastado en insumos, no me sentiré feliz si consigo con las ventas sólo 1000 dólares. Quiero un rendimiento, quizá de un 20% (con lo que necesitaré 1200 dólares). Si soy un prestamista de dinero, prestaré 1000 dólares, pero también querré 1200 dólares. Y todos nosotros querremos un pastel que crezca.
¿Cómo puede este millón inicial de maná doblarse y triplicarse?

Aquí es donde aparece el “éforo” de Schumpeter. Un éforo es “alguien que supervisa”, y Schumpeter aplicó el término a los banqueros. No necesitamos imaginar el dinero como una suerte de maná, sino que hemos de verlo más bien como la creación de poder de compra controlada por el banquero.

Un productor que desee alquilar recursos somete una propuesta a la consideración del banquero. Aunque el banquero estudiará su comportamiento económico en el pasado, así como la riqueza por él ofrecida como colateral, lo más importante para él será la probabilidad de que los proyectos del productor le ofrezcan “garantías”. Si es así, el éforo avanzará un préstamo.

Más técnicamente, el banquero acepta el pagaré del productor y realiza pagos a los suministradores de recursos (incluido el trabajo) inyectando crédito en sus cuentas de depósito.
El pagaré del productor es el activo del banquero; los depósitos del banco son su pasivo, pero son los activos de los tenedores del depósito (suministradores de recursos).

Así es como realmente el dinero va a parar a la economía, no vía maná caído del cielo, ni desde los friedmanianos “helicópteros lanzadores de dinero” de los bancos centrales.

Cuando los depositantes gastan (tal vez en bienes de consumo, tal vez para comprar insumos para sus propios procesos de producción), lo hacen con cargo a sus cuentas y abono a las cuentas de los recipientes.

En nuestros días, el grueso del “dinero” consiste en entradas a golpe de tecla electrónica en los balances de los bancos.

Puesto que vivimos en un ambiente con muchos bancos, los pagos a menudo entrañan al menos dos bancos. Los bancos compensan las cuentas con cargos mutuos; o sirviéndose de depósitos en los bancos correspondientes. Sin embargo, la compensación neta entre los bancos se hace normalmente en los balances del banco central.

Como cualquier otro banquero, la Fed o el Banco de Inglaterra crean dinero a “golpe de teclado”. El dinero del banco central tiene la forma de reservas o billetes, creados para realizar pagos a clientes (bancos o tesoro nacional) o para hacer compras por su propia cuenta (títulos del tesoro o títulos hipotecariamente respaldados).

La creación de dinero por los bancos y por el banco central está limitada por reglas básicas dimanantes de la experiencia, por criterios de garantías, por reservas fraccionales de capital y por otras restricciones impuestas. Tras el abandono del patrón oro, no hay límites físicos a la creación de dinero. No hay límite físico ninguno para las entradas a golpe de tecla en los balances de los bancos.

Percatarse de eso, resulta fundamental para las cuestiones que tienen que ver con las finanzas. También resulta aterrador.

Lo bueno del éforo schumpeteriano es que siempre pueden suministrarse unas finanzas suficientes para la plena utilización de todos los recursos disponibles a fin de apoyar el desarrollo de capital de la economía. Podemos servirnos del golpe de tecla para llegar al pleno empleo.

Lo malo del éforo schumpeteriano es que podemos crear más financiación que la que puede usarse razonablemente. Además, nuestros éforos podrían tomar malas decisiones sobre qué actividades deberían ser financiadas a golpe de tecla.

Es difícil encontrar ejemplos de creación excesiva de dinero en la financiación de usos productivos. El principal problema es más bien que buena parte –y aun el grueso— de las finanzas se crean para alimentar burbujas de precios. Y eso vale tanto para las finanzas creadas por nuestros éforos bancarios privados como para nuestros éforos de los bancos centrales.

El mayor desafío al que hoy nos enfrentamos no es el de la falta de financiación, sino el de poder impulsar las finanzas para promover tanto los intereses privados como el interés público, a través del desarrollo de capital de nuestro país. Tal es el asunto principal de nuestro Simposio Mission Oriented Finance.

Randall Wray es uno de los analistas económicos más respetados de Estados Unidos. Colabora con el proyecto newdeal 2.0 y en Economonitor, y escribe regularmente en New Economic Perspectives. Profesor de economía en la University of Missouri-Kansas City e investigador en el “Center for Full Employment and Price Stability”. Ha sido presidente de la Association for Institutionalist Thought (AFIT) y ha formado parte del comité de dirección de la Association for Evolutionary Economics (AFEE). Randall Wray ha trabajado durante mucho tiempo en el análisis de problemas de política monetaria, macroeconomía y políticas de pleno empleo. Es autor de Understanding Modern Money: The Key to Full Employment and Price Stability (Elgar, 1998) y Money and Credit in Capitalist Economies (Elgar 1990)

Traducción para www.sinpermiso.info: Casiopea Altisench

Fuente: New Economic Perspectives, 7 agosto 2014

Categories: Attac Planet

“No habrá freno a la privatización de los servicios públicos con el tratado comercial entre EEUU y Europa”

Tue, 26/08/2014 - 07:00

Entrevista

José Ramón Mariño es miembro de ATTAC-Bizkaia

Natalia González de Uriarte / Vitoria-Gasteiz – El diario Norte

José Ramón Mariño es economista y miembro de ATTAC, una organización civil independiente trata de influir democráticamente con sus aportaciones en los movimientos sociales, partidos políticos y sindicatos. El colectivo presentará a partir de septiembre en los ayuntamientos mociones para lograr la paralización de las negociaciones entre EEUU y Europa sobre el Acuerdo Transatlántico de Comercio e Inversión y declarar los municipios insumisos y opuestos al TTIP. El economista considera que de aprobarse esa alianza serán muchos los perjuicios para los ciudadanos. “Lo que plantea es una verdadera amenaza a la democracia”, advierte. Mariño cree que la aplicación de este convenio desembocará en “la privatización de los servicios públicos como el agua, la sanidad o la educación” además de desempleo . Desde el movimiento ATTAC pretenden trasladar a la ciudadanía los peligros de este tratado a través de la información, difusión y la movilización. “Será uno de los primeros pasos para poder influir en los decisores de los Estados de la Unión Europea y paralizar este proceso de negociación”.

¿Por qué se hace un tratado de libre comercio si se supone que las barreras arancelarias entre EEUU y Europa no son elevadas?

Los grupos empresariales de ambos lados del océano llevan años soñando con un acuerdo entre ambos y han defendido de forma sistemática una idea de acuerdo de amplio alcance. Desde el Dialogo Empresarial Transatlántico del año 1995, la creación del Consejo Económico Transatlántico de 2007 al TTIP actual, es todo un proceso y en palabras del Jefe negociador de la UE el momento del acuerdo es el adecuado por las condiciones económicas y políticas. Y efectivamente los aranceles son tan bajos que apenas pueden reducirse ya, pero los funcionarios negociadores de ambos lados reconocen que el verdadero y principal objetivo es eliminar las barreras reglamentarias que limitan los beneficios potenciales de las corporaciones trasnacionales en ambos mercados. Y ellos llaman “barreras” a algunas de nuestras normas sociales y regulaciones ambientales más preciadas, como los derechos laborales, los reglamentos de sustancias químicas tóxicas, la seguridad alimentaria, etc

¿A qué niveles puede llegar a afectar? ¿Lo va a notar el ciudadano de a pie?

El ciudadano lo acabará notando en infinidad de facetas de su vida cotidiana. Por ejemplo, en Europa funciona el principio de cautela, es decir hay que demostrar que una sustancia química es segura antes de usarla, mientras que en EEUU este principio no se aplica. Las normas de seguridad alimentaria en Europa son más estrictas y frenan las importaciones de alimentos transgénicos, alimentos tratados con pesticidas, hormonas, cloro, etc que los EEUU sí permiten. Europa ve con recelo el fracking y EEUU no. Inmersos en la crisis derivada de la economía financiera, se pretende rebajar las regulaciones al efecto. No habrá frenos a la privatización de los servicios públicos: agua, sanidad, educación, etc Y muchos aspectos más. Nos afectará notablemente en el día a día.

Los reacios a este convenio afirman que peligra el empleo, ¿en qué se basan para asegurarlo?

La propia Comisión Europea ha admitido que es probable que el tratado provoque perjuicios prolongados y considerables para los trabajadores europeos, pues el incremento comercial con EEUU tendrá un shock inicial en los sectores industriales más afectados que obligará a una reestructuración. Hablamos de productores de carne, fertilizantes, azúcar, metal, madera, papel, etc.  Los ajustes que serán necesarios llevan asociados unos costes que deberán afrontar. Y aunque algunos sectores aumenten la empleabilidad, la transferencia no es automática, se precisará formación y ello implica de nuevo costes y medidas preventivas, que de entrada no se contemplan en el tratado. La experiencia del tratado EEUU, Méjico y Canadá no es nada halagüeña al respecto. Por no citar la posible pérdida de derechos laborales, no debemos olvidar que EEUU no ratifica convenciones de la Organización Internacional del Trabajo relacionadas con libertad sindical, negociación colectiva, etc.

Pero según la Comisión Europea, el acuerdo supondría unos beneficios anuales de 119.000 millones de euros, es decir 545 euros por hogar y nuestro país sería el cuarto beneficiado en creación de empleo y riqueza. Desde Attac insisten en rebatir estas afirmaciones, ¿por qué?

Estos datos son los de un estudio encargado por la Comisión Europea que suscita muchas dudas sobre su metodología, y sobre el modelo econométrico utilizado por introducir hipótesis poco realistas y no ajustarse a la realidad global económica. Además el trasvase de las ganancias empresariales a las ganancias familiares no se sigue de manera lógica. En España las grandes empresas aumentan sus beneficios, mientras que las rentas familiares menguan. La propia CEE concluye que el crecimiento esperado sería del 0,1% y el ritmo de crecimiento del 0,01%, que realmente es trivial si lo comparamos con los riesgos socioeconómicos y medioambientales que supone. De todas formas sería muy conveniente un debate abierto sobre la fiabilidad de las predicciones, sobre si los supuestos beneficios recaerán sobre la población, sobre los impactos territoriales y familiares de la implantación del TTIP.

Entre las consecuencias que pronostican señalan que las grandes empresas se van a situar por encima de los estados. Eso, a ciertos niveles, ya sucede  ¿Se podría agudizar de entrar en vigor el tratado?

Efectivamente las grandes empresas tienen una gran capacidad de lobby y su influencia es evidente. Pero lo que el tratado plantea es una verdadera amenaza a la democracia, pues establece la posibilidad de que las corporaciones transnacionales demanden directamente a los países por pérdidas en sus áreas de competencia, derivadas de decisiones de política pública, es decir se otorga a las corporaciones el poder de cuestionar las decisiones democráticas tomadas por los estados soberanos y de pedir indemnizaciones cuando estas decisiones afecten a sus beneficios. Y esta disposición para la resolución de disputas entre inversores y estados (ISDS) se articula a través de tribunales de arbitraje que no dejan de ser tribunales irregulares, pues no son jueces con autoridad pública. Como si no hubiese confianza en los sistemas de justicia nacionales.

“La capacidad de acción ciudadana existe. Y quizás sea una ilusión, pero sentimos que el éxito cada vez mayor de los movimientos de oposición al TTIP está surtiendo efectos”

El ciudadano que vive ajeno a estas negociaciones. ¿Por qué un asunto de esta índole no trasciende cuando, según apuntan, afectará en la vida cotidiana de todos?

Todo el proceso está siendo opaco, por voluntad de los negociadores. Las negociaciones se están haciendo a puerta cerrada, sin una consulta pública efectiva. Los parlamentarios nacionales no son informados sobre los detalles de los textos de negociación de la comisión. Y los pocos fragmentos que han sido publicados o filtrados han generado considerable inquietud.  Se está tratando con mucho celo el acceso a la información, hasta el punto de que hace unos meses se citó a los representantes de los estados miembros para enseñarles cómo controlar y coordinar la comunicación referente al TTIP. Una reciente sentencia del tribunal de justicia de la Unión Europea del 3 de Julio sobre la obligación de permitir el acceso a la documentación de una negociación internacional es un atisbo de esperanza respecto a que podamos conocer todo lo que se negocia. Veremos.

Entonces, a parte del derecho a la protesta, ¿qué alternativa le queda al ciudadano para frenar las negociaciones que se llevan al margen incluso de las cámaras parlamentarias?

Bueno, el esfuerzo que hacemos de información, difusión, etc   desde algunos movimientos como ATTAC Bizkaia  pretende el conocimiento de la ciudadanía y que esta invite a los políticos, diputados europeos y gobiernos a manifestar su voluntad al respecto y se opongan al proyecto. En principio el Tratado debe validarse por los estados miembros, luego por el Parlamento europeo y posteriormente por los parlamentos nacionales. Y en todas esas instancias la capacidad de acción ciudadana existe. Y quizás sea una ilusión, pero sentimos que el éxito cada vez mayor de los movimientos de oposición al TTIP está surtiendo efectos.

Las plataformas contrarias a la alianza preparan mociones en Ayuntamientos pero estas desaprobaciones no harán temblar a los poderosos EEUU. ¿Qué esperan conseguir?

Efectivamente tenemos en marcha iniciativas de carácter municipal y la constitución de una plataforma de Noalttip que presentaremos en septiembre, y también está en marcha una Iniciativa Ciudadana Europea que apoyamos. Nuestra pretensión en simple, y es la de trasladar al conjunto de la ciudadanía los peligros de este tratado, con todo lo que conlleva. Y a través de la información, difusión y la movilización influir en los decisores de los Estados de la Unión Europea y paralizar este proceso de negociación.

¿Cuál es el posicionamiento del actual Gobierno de España?

El Gobierno de España está totalmente a favor del tratado, como no podía ser de otra forma conociendo su programa económico, social y medioambiental, que representa claramente los intereses de la economía capitalista neoliberal.

¿Y el resto de la UE?

En general parecen bastante favorables al acuerdo, con muchos matices y dudas concretas según de que país se trate, con contestación social creciente y conocimiento ciudadano cada vez mayor. Iremos viendo a futuro si hay o no cambios de criterio.

más INFO

Publicado en eldiarionorte.es

Categories: Attac Planet

Inmigración en Europa: en lugar de soluciones, contradicciones

Mon, 25/08/2014 - 18:00

Federico Mayor Zaragoza – Comité de Apoyo de ATTAC España

Desde la fundación de las Naciones Unidas, la cooperación internacional -la palabra clave era compartir -tenía el objetivo esencial de lograr en todos los países un desarrollo integral y endógeno (después vino la acepción de “sostenible”).

Así, solo así, haciendo posible que todos los seres humanos pudieran tener en sus propios países los medios para una vida digna, se evitaría que se produjesen flujos de emigrantes desesperados, porque en sus tierras, explotados en vez de ayudados, se morían de hambre.

España, cuando los necesitó en épocas florecientes, reclamó a muchos emigrantes -¡sin regularizar!- y ahora, en la época de las vacas flacas, pone vallas llenas de cuchillas para impedir su entrada… Y presenciamos todos, con el corazón encogido la llegada en pateras o en embarcaciones primarias a nuestras costas o a las italianas de personas expulsadas de sus países de origen por la extrema pobreza.

Y la Europa de los mercaderes en lugar de intensificar la ayuda al desarrollo, la disminuye drásticamente. Y el PNUD hace lo mismo. Y el Presidente del Gobierno español “exige a Europa una respuestacontundente a la inmigración ilegal” cuando en nuestro país ha recortado de manera muy contundente las ayudas al desarrollo.

¡Qué razón tiene el Ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación cuando declara que “la presión en las fronteras sur de Europa persistirá hasta que se cree riqueza en los países de origen”!. Lo lamentable es que la cooperación que fomenta en su Ministerio es prácticamente inexistente.

¡Soluciones y menos contradicciones!

http://federicomayor.blogspot.com.es
Categories: Attac Planet

Renta Básica de Ciudadanía, entre los mitos existentes y los imaginarios a construir

Mon, 25/08/2014 - 13:00

Jesús García GualdrásRebelión.org

Los que defendemos la idea de una Renta Básica de Ciudadanía universal, incondicionada y suficiente tenemos enormes problemas para hacernos comprender, tanto en ámbitos cotidianos cómo en ámbitos académicos. Aunque también es cierto que la propuesta ha dejado de ser “exótica” y está cada vez en más debates.

A pesar de toda la buena literatura en términos de fundamentación normativa y en términos de posibilidades de llevarla a la práctica política y económicamente, se echa en falta algo que creo que es fundamental, y es (que si bien el argumento del derecho a la existencia conseguimos que aparezca cómo autoevidente, los informes y cálculos financieros y fiscales demuestran la posibilidad de implementación de la medida, y que solo hace falta voluntad política para tomar la decisión), la necesidad de comprender que el discurso que venimos manejando respecto a la RBC choca frontalmente con unos marcos de comprensión muy arraigados en algunos mitos y cosmovisiones que están profundamente interiorizados por parte de las personas, a su vez hemos de reconocer que esos mismos marcos de comprensión, mitos y cosmovisiones influyen en nuestro discurso en la medida, y esto me parece crucial, que usamos un lenguaje y unas construcciones, teóricamente para ilustrar ideas nuevas, que son connaturales con las mismas cosmovisiones. Por ejemplo ,”una RBC universal, incondicional y suficiente acabaría con la pobreza”, y definimos la pobreza como el 50% de la renta media.

1º Exponemos pobreza como un problema a resolver, una consecuencia no querida del sistema capitalista, cuando ya aparece claramente que lejos de ser un problema es un pilar básico del propio modelo.

2º Definimos pobreza en términos cuantitativos y dentro de un marco de medición que forma parte de los mismos mitos y cosmovisiones, sin tener en cuenta que las propias palabras, riqueza y pobreza, se deben empezar a interpretar y definir en términos distintos a consumo, crecimiento, PIB, etc.

3º Hablamos de incondicionalidad sin previamente explicar y desvelar, es más, sin explicarnos y desvelarnos a nosotros mismos la influencia aún pesada, enormemente pesada, de la “ètica del trabajo”, transmutada y reducida a “empleo-salario”, en las condiciones que decida “el dios mercado” para tener acceso a la dosis permanente de practicar “la estética del consumo”, término acuñado por Z. Bauman, o meramente soñar con su deseo, sería instructivo recordar también a Erich Fromm en su libro “Tener o ser”, cuando decía “el ser humano se ha convertido en un bebé que necesita amamantarse permanentemente a sí mismo”, de cachivaches reales, virtuales y simbólicos, añado yo.

4º Los tres puntos anteriores, relacionados entre sí, forman un conjunto que por muy bien que presentemos las pretensiones y los antecedentes históricos de éstas, la calidad de los argumentos en términos éticos, filosóficos, sociológicos, políticos, etc. y la viabilidad financiera de la propuesta, hacen que la misma, o bien parezca una medida que pretende solucionar las “exageraciones y disfunciones”, creadas por la economía capitalista en su versión neoliberal, pero sin cuestionar los fundamentos del modelo, (crecimiento, competitividad, utilitarismo y depredación de la naturaleza, etc.), o bien parece otras veces que se la presente como la única forma que adoptará, o podrá adoptar, la hipotética desmercantilización de los medios de la subsistencia humana, propia de un nuevo modelo, por venir, de la mano de conceptos renovados, (desarrollo a escala humana frente a globalización y crecimiento, cooperación frente a competitividad, libertad real frente a dominación, simbiosis con la naturaleza frente a su depredación…) .

La RBC no es, ni puede ser, una suerte de neokeinesianismo al que se pueda volver, ni va a forzar al sistema capitalista a fortalecer ningún estado de bienestar a través de una idea de “pleno empleo”, que ellos (El Poder) saben que dentro del esquema capitalista y su característica natural de la acumulación, y todavía más en su versión neoliberal es irreal, y por lo tanto mentirosa, el “pleno empleo” siempre ha sido una rareza histórica, limitada geográfica y/o temporalmente y siempre en un contexto de políticas de estado en su apoyo, y la academia debiera ya, de una vez por todas, desenmascarar y denunciar directamente por estrambótica la mentira y la creencia en el “pleno empleo”, sin que debiera ser necesario mencionar que ya tempranamente lo evidenció J.C. Sismomdi en su obra “Nuevos principios de economía política”; comprendió Carlos Marx; analizó, probó y describió, con todo lujo de detalles… históricos, económicos, políticos y geográficos Rosa Luxemburgo en su obra “La acumulación del capital”; más tarde, es muy ilustrativo al respecto el artículo de M. Kalecki “Aspectos políticos del pleno empleo”, “[...] los dirigentes empresariales valoran más la disciplina en la fábrica que los beneficios que les reportaría el pleno empleo, su olfato de clase les dice que un pleno empleo alargado en el tiempo no debe formar parte de la normalidad del modelo capitalista”; y más actualmente autoras como S. George y V. Forrester apuntan directamente a que el sistema, no ya que no sea capaz de generar un “pleno empleo” en algún momento corto y puntual, sino que directamente tiende a destruirlo descaradamente; en la misma línea, desde sus propios puntos de vista, autores como Pablo Dávalos, Juan José Tamayo y Manfred Max-Neef desenmascaran y denuncian la descarada intención de las élites gobernantes de instalar a todas las poblaciones del mundo en la precariedad, la angustia y el miedo.

La RBC tenemos que defenderla en el sentido de plantearla como una plataforma de tierra firme debajo de los pies de la gente que substituya a las arenas movedizas de la precariedad, el desempleo y la angustia por la supervivencia, y a su vez como contrapeso político del poder de las oligarquías corporativas, pero sin voluntad de permanencia como un fin en sí mismo y sin ofrecer la impresión de que la propuesta es una meta definitiva. A mí me gusta decir que, dada la situación existente, es una necesidad imperiosa visualizar una playa y nadar todos juntos y muy deprisa porque las olas nos están ahogando, pero que las playas, tanto si son refugios como si son cabezas de puente, no son para vivir en ellas, son para seguir avanzando y debatiendo.

La RBC debe ser una propuesta para el presente, que utilizando libremente el marco de comprensión del cambio de época de Antonio Gramsci, no deje que nazcan los monstruos.

“el mundo viejo se muere, el mundo nuevo tarda en aparecer y en ese claroscuro surgen los monstruos”.

Para lo dicho hasta ahora es esclarecedor la reflexión de Z. Bauman en su obra “En busca de la política”, “[...] el argumento decisivo a favor de la incondicional garantía social de una subsistencia básica no se hallará [...] sino en su significación política o en su importancia para la política: su rol crucial en la restauración del perdido espacio privado-público, y en cuanto a dar contenido a ese espacio privado-público actualmente vacío. En otras palabras, en el hecho de que es condición sine qua non para el renacimiento de una ciudadanía y una república plenas, ya que ambas solamente son concebibles en compañía de gente confiada, gente libre del miedo existencial [...] gente segura”.

La idea básica de estas reflexiones es la opinión de que el discurso actual sobre la RBC, tanto su parte justificativa como su parte técnica, se ha ganado ya a la gente que se podía ganar, que es a su vez aquella que ya había roto, o por lo menos era crítica con los mitos e interiorizaciones expuestos al principio, es decir la semilla de la propuesta caía en terreno fértil. Pero si se desea que la idea se convierta en sentido común del tiempo presente haciéndose mayoritaria, debe incardinarse en un discurso que retomando aquellas reflexiones intuitivas de autores tan dispares y alejados en el tiempo como Tomás Moro, Thomas Paine, Erich Fromm, Bertrand Russell… las interpretemos, “cepillando la historia a contrapelo” de W. Benjamin, como senderos que si bien no se tomaron, sigue siendo posible transitarlos, y sigue siendo posible y necesario mirarnos en el espejo de los anhelos de las gentes de siempre, esas gentes que siempre son las invisibilizadas de la historia y de la economía, para asentar la propuesta de la RBC como una herramienta del “ahora” que nos permita visualizar los posibles senderos tras “la playa”, es decir el posible conjunto orgánico de propuestas coherentes con la descripción y comprensión de las relaciones humanas y con la naturaleza, aspecto éste último siempre olvidado, quizás por lo que Manfred Max-Neef identifica como “antropocentrismo y mito original” en el artículo “Historia, economía y algunas invisibilidades”.

La RBC puede ser la llave que abra la puerta a un ser, un tener, un hacer, un estar, (terminología de Manfred), en el mundo por parte del ser humano con arreglo a una nueva economía y a una nueva visión general, la cual Manfred basa en cinco puntos y un principio valórico que, aunque son conocidos y están publicados, merece la pena transcribir.

1º La economía está para servir a las personas y no para que las personas sirvan a la economía.

2º El desarrollo tiene que ver con personas y no con objetos.

3º Crecimiento no es lo mismo que desarrollo, y el desarrollo no precisa necesariamente de crecimiento.

4º Ninguna economía puede subsistir sin los servicios que prestan los ecosistemas.

5º La economía es un subsistema de un sistema mayor y finito que es la biosfera, por lo que el crecimiento permanente es imposible.

PRINCIPIO FUNDAMENTAL: Bajo ninguna circunstancia, desde ningún punto de vista, ningún interés económico o proceso para llevarlo a fin, puede estar por encima de la reverencia por la vida.

Es central que el discurso sobre la Renta Básica de Ciudadanía se construya con el mismo grado de autoevidencia.

 

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Categories: Attac Planet

Madrid se cae a trozos, como símbolo de la España del PP

Mon, 25/08/2014 - 13:00

María Rosa Artal – Comité de Apoyo de ATTAC España

Ahora también se caen a trozos los balcones en Madrid. Parte de uno se precipitó este miércoles sobre una terraza en el barrio de Argüelles, hiriendo a dos jóvenes, uno de los cuales ha muerto. 28 años tenía. Es evidente que falló la inspección técnica del Ayuntamiento que, para nuestro dolor, preside Ana Botella.

El profundo deterioro que ha sufrido Madrid en los últimos años no deja de dar graves muestras. Los recortes en materias esenciales que lleva a cabo el PP, en todos los niveles de la administración, han mermado las plantillas de mantenimiento. A esto se atribuye por ejemplo la caída de árboles y ramas que igualmente ha causado varias víctimas, una de ellas también mortal.

La suciedad es otro de los síntomas de que esta ciudad, capital de España, se destruye por momentos. Hace ya un año que se suprimieron puestos de trabajo y se bajaron los sueldos. En el PP que regenta el Ayuntamiento, como la Comunidad autónoma o el gobierno, prima la rentabilidad económica (privada) de los proyectos que acomete. Ya hablamos del edificio “desaparecido” en Atocha/Retiro o de la Operación Canaletas, al lado de la Puerta del Sol. El bienestar de la gente no parece contar.

Botella ha cambiado los parquímetros para hacerlos más complicados y… establecer tertulias en el largo proceso de sacar un ticket. Hablar de él, de sus múltiples averías, o de quién se habrá llevado comisiones, que es tema fijo, salvo en el Barrio de Salamanca y zonas “nobles”. Nada sabemos de su costo y procedencia, pero aquí no se da una puntada sin hilo.

parquimetro-madrid

También las marquesinas de las paradas de autobús que estaban nuevas. Las que ahora andan colocando tienen, eso sí, una particularidad: una barra en medio para que a nadie se le ocurre dormir allí… si no tiene casa. Barra antimendigos, como ya tienen valla y cuchillas anti-emigrantes o leyes anti-información.

paradas-bus-madrid

“Los planes presentados en la ciudad de Madrid (y en tantas otras) para los próximos años por parte del Partido Popular son una sucesión de Centros Comerciales y solares cuya financiación es tan dudosa como la de Eurovegas y cuyos beneficios, no ya sociales, económicos, son (de nuevo) tan dudosos como los del macrocasino”, escribe Guillermo Zapata en un magnífico artículo sobre el tema municipal, ante el #pucherazoPP que intenta Rajoy y del que también hemos hablado.

Una ya no sabe por dónde salir este verano en Madrid, parques y zonas verdes –tan abundantes y tan estupendas en tiempos- son un riesgo serio para la integridad física. Ahora también las calles en las que se caen trozos de balcón.

Los ascensores hay que evitarlos por si aparece en ellos un León de la Riva y Valladolid. El hombre al que acometían malos y apestosamente machistas pensamientos con los labios de Leyre Pajín, ahora tiene miedo de subir en ascensor con una mujer “por si le busca las vueltas”.

De todos modos, el simple hecho de salir siendo mujer es ya un problema, a menos que se envuelva una en una cortina, según las directrices del Ministerio del Interior.

Esta caspa revitalizada con brillantina nos viene de un gobierno que –además de su Caja B y sobresueldos- nos ha metido en una deuda pública de un billón de euros y se está puliendo la hucha de las pensiones como si fuera un helado.

Recapitulemos: si salgo sin un hombre al lado que me proteja, he de envolverme en una cortina y no caminar por lugares solitarios. Evitar los ascensores por si sale algún aborigen de Atapuerca. En Madrid resulta ya imprescindible, nivel supervivencia, no pasar por debajo de un árbol y huir de los balcones y quien sabe si tejados. En coche, hay que enfrentarse al parquímetro. En transporte público a las nuevas marquesinas. A la tardanza de hasta 25 minutos. Todos sus sindicatos están denunciando supresión de líneas y frecuencias por los recortes.

En definitiva el modelo de la España del PP. Y de esa desidia que se establece cuando la prioridad de los dirigentes no es la ciudadanía a la que representan y que termina por hundirlo todo. ¿Hay alguna duda?

Pues millones de personitas es lo que votan, de momento. Y no pretenden cambiar actitudes, sino cambiar la ley para seguir mandando de espaldas a la gente. Así que nada, sigamos viviendo peligrosamente…

hombres-ventanas

El Periscopio

 

Categories: Attac Planet

Desigualdad y salud

Mon, 25/08/2014 - 09:00

Pablo Vaamontenuevatribuna.es

En un texto, ya clásico, del profesor Joan Benach éste afirmaba rotundo que “son las clases sociales más desfavorecidas las que mueren antes, enferman más, y tienen con mayor frecuencia hábitos perjudiciales para la salud y peor calidad de vida”.  Las desigualdades en salud son uno de los mejores indicadores para valorar los logros sociales de un país. Este experto lo tiene muy claro: la desigualdad perjudica seriamente la salud. En un artículo más reciente defiende que “sin salud no hay libertad y sin libertad no hay salud”.

Este mismo autor, junto con Montse Vergara y Carles Muntaner, publicaron en 2008 un excelente trabajo en el que afirman que la desigualdad en salud es la mayor epidemia del siglo XXI, la principal “enfermedad” que asola nuestro planeta. La globalización capitalista “ha ensanchado las desigualdades sociales y de salud hasta extremos jamás conocidos en la historia”. En este tiempo de inmoralidad y barbarie (donde domina la codicia y se idolatra el dinero) la pobreza y las desigualdades son inmensas, escandalosas. Es evidente que la pobreza afecta a nuestra vida y a nuestra salud: “los pobres enferman en mayor proporción y mueren antes que los ricos”. En Uganda, 200 de cada 1.000 niños nacidos en los hogares pobres mueren antes de cumplir los cinco años, mientras que en los países ricos sólo mueren siete de cada 1.000. Pero también “las áreas más pobres de la ciudad de Glasgow tienen una esperanza de vida 28 años menor que las zonas más ricas de la ciudad”.

Hay más bibliografía que avala la relación entre desigualdad y salud. Los economistas y epidemiólogos británicos Richard Wilkinson y Kate Pickett demostraron en su libro “Desigualdad. Un análisis de la (in)felicidad  colectiva”(2009) que existe una clara relación entre la desigualdad en países de renta alta y la incidencia de problemas sociales y de salud (disminución de esperanza de vida, aumento de la mortalidad infantil, aumento de obesidad y de la patología cardiovascular, incremento de patología mental y consumo drogas, aumento de la violencia, mayor porcentaje de suicidios, etc.). El libro ”Por qué la austeridad mata, El coste humano de las políticas de recorte” (2013) de Stuckler y Basu, incide en las mismas claves: la recesión global y el incremento de la desigualdad afectan claramente al bienestar físico y mental de los ciudadanos.

Las desigualdades sociales han crecido de manera espectacular, a ambos lados del Atlántico Norte, en las últimas décadas, con la aplicación de las políticas ultraliberales iniciadas por el tándem demoníaco Reagan-Thatcher, y que sus actuales seguidores aplican con diligencia en beneficio de la casta dirigente y perjudicando a la mayoría social. Un informe de la Fundación 1º de Mayo revela que las políticas de recortes aplicadas en este país han intensificado la pobreza hasta alcanzar el 27 % de la población. Y lo más terrible es que, en este contexto, tener empleo ya no es una salvaguarda ante las situaciones de pobreza; de hecho el 12 % de la población ocupada vive en hogares por debajo del umbral de la pobreza: existen cada vez más los “trabajadores pobres”.

Frente a las condiciones impuestas por las élites económicas y políticas dominantes hay una creciente conciencia de la necesidad reducir la desigualdad social pues la actual situación, injusta y cruel, puede provocar, a corto plazo, situaciones de grave conflictividad social. Las desigualdades en salud también pueden reducirse y existe suficiente evidencia para afirmar que “los sistemas sanitarios universales, con propiedad y gestión públicas, basados en la atención primaria y una elevada calidad de prestaciones, no sólo ofrecen mejores resultados de salud sino que también son más eficientes, equitativos y humanos” (Benach).

La privatización y mercantilización de la sanidad no se realizan por la búsqueda del bien común: son los potentes grupos empresariales privados los que presionan para transformar el SNS y crear nuevos espacios de negocio. Los lobbies de las aseguradoras, de las empresas de tecnología sanitaria y de la industria farmacéutica actúan con persistencia para conseguir sus objetivos. Y colocan a su gente en puestos de mando de la sanidad pública para trabajar en su propio beneficio. Boi Ruiz, jefe de la patronal catalana es el actual consejero de Sanidad. Él lo tiene claro: en su opinión la salud es un bien privado que depende de cada persona y no del Estado y “no existe un derecho a la salud”. Esta es la ideología que sustenta las decisiones políticas que llevan al desmantelamiento del sistema sanitario público. No buscan la eficiencia ni la calidad: solo persiguen el lucro, a costa de la salud de los ciudadanos.

Pablo Vaamonte es médico de familia, escritor y activista. 

Artículo publicado en nuevatribuna.es

Categories: Attac Planet

¡Hay que echarlos!

Mon, 25/08/2014 - 07:00

Manuel Herrero -ATTAC- Jerez

El Ayuntamiento de Jerez, o mejor dicho, los que lo han gobernado en los últimos tiempos, han generado una tremenda deuda, no la económica, que ya la conocemos bien, sino otra, aún mayor pero posible de pagar. Esta no es con los bancos o proveedores, sino con los vecinos de Jerez, sus únicos y verdaderos dueños. Es sencillamente darles información de cómo se han gestionado sus recursos, los impuestos de todos, y su patrimonio, el que se ha ido haciendo con el esfuerzo de muchas generaciones de jerezanos y jerezanas. Nos deben información y transparencia.

Y es que por más tiempo que ha pasado y por más colores distintos que han gobernado nuestra corporación, los ciudadanos, los jerezanos, no sabemos aún ni una pequeña parte de cómo funciona esta institución tan cercana y tan necesaria, veamos…

No sabemos nada de dónde sale el dinero que entra en el Ayuntamiento, quién paga y quién deja de pagar, cuanto se paga en Montealto y cuanto en El Chicle, cuanto paga un kiosko y cuanto un puesto del mercado de abastos. ¿Y por qué es así? No sabemos casi nada de cómo son nuestros impuestos y si pagamos más que nuestros vecinos o los de otra población como la nuestra.

Esa es una de las partes porque la otra pata, la de los gastos, es aún menos transparente, ¿Cuánto se gasta el Ayuntamiento en intereses? ¿Y en comidas y publicidad? ¿Cuánto cobran los altos funcionarios municipales? ¿Quien ha decidido el importe? En definitiva, saber dónde va nuestro dinero y por qué. Cualquiera que tuviera un empleado a su cargo, le haría ese esas preguntas, ¿no? Quizás es que si se conociera eso algunos harían un ridículo muy evidente ante la ciudadanía o quedarían en una situación muy comprometida ante la policía.

Hay también preguntas que son fáciles de contestar, y en las que el silencio es muy esclarecedor: ¿Hay empresas que reciben más contratos que otras? ¿Hay medios de comunicación mejor tratados que otros? ¿Hay acreedores que cobran más rápidos que otros? Sólo hay que hacer público el listado de gastos, accesibles, y que los ciudadanos lleguen a conclusiones y si quieren que tomen sus decisiones posteriormente.

Pero de estos asuntos generales hay tres particularmente que necesitan una amplia y detallada explicación, tres asuntos que los próximos gobernantes del Ayuntamiento de Jerez deberían explicar a los ciudadanos, ya que los que hasta ahora han gobernado no lo han hecho:

La deuda municipal 

Primero la tremenda e impagable deuda municipal, unos y otros se echan la culpa, pero seguro que un par de técnicos municipales, que los hay muy bien preparados, nos dan en pocos días un listado con la composición de la deuda y cómo se ha ido formando, a quién se le debía, como se aprobó el gasto, cuando se hizo… Estoy seguro de que no nos llevaremos muchas sorpresas, porque todos intuimos quiénes son los culpables y a quien ha beneficiado la deuda. Esto en un lenguaje más técnico se llama auditoría de la deuda y puede llevarnos a conclusiones como que hay parte de esa deuda que es ilegítima y que por tanto los jerezanos no tenemos por qué pagar, y la otra mucho más difícil si cabe, señalar responsables y exigirles reparación a sus actuaciones.

Aguas de Jerez

Este es otro asunto, todavía nadie me ha explicado ni encuentro una respuesta lógica a que se venda una empresa que daba beneficios, unos 10 millones de euros anuales, a una empresa privada, para quelimpiamente se gane mas de 300 millones de euros (300.000.000 de euros), se dice pronto. Pero para los antiguos serían cuarenta y nueve mil ochocientos millones de pesetas (49.800.000.000), importe que serviría para quitar la tercera parte de la deuda municipal. Con cara de tonto sigo preguntándome: ¿Por qué?

Circuito de velocidad

Este es de los asuntos más escabrosos y opacos del Ayuntamiento de Jerez, ha estado años sin ningún control, los responsables políticos, de todos los colores y rangos, hasta el Rey, han mirado para otro lado mientras disfrutaban de prebendas, langostinos, pases VIP, fiestas privadas y muchos etcéteras más. ¿Nadie, de ningún partido, se ha preguntado por los elevados beneficios de empresas ligadas a directivos de la federación de motociclismo, a los distintos gerentes y responsables que han pasado aumentando considerablemente su patrimonio? ¿Nadie ha sospechado nunca nada? Todo el mundo podía comprobar que las entradas vendidas no se correspondían con los espectadores que decían que acudían los tres días de pruebas y carreras, todo el mundo sabía que el circuito es alquilado casi diariamente, ¿todos lo sabían y nadie nunca hizo nada por aclararlo? Este es un asunto que cuando cambie el gobierno municipal y no esté ninguno de los que han hecho la vista gorda puede dar muchas sorpresas y muy desagradables, seguro.

Bueno, y esto no ha hecho más que empezar, hay una, por desgracia, larga lista, de asuntos de los que nada, o muy poco ha trascendido a la opinión pública jerezana: la relación con la Unión de Hermandades, las subvenciones a peñas y asociaciones, las contrataciones de personal a dedo, los eventos deportivos como la Vuelta Ciclista o el apoyo al Xerez CD, el asunto Fitur, que ha incluido el nombre de Jerez en la famosa trama Gürtel, los convenios urbanísticos de la Gerencia de Urbanismo, y de seguro muchos más que se me quedan en el tintero.

Es hora de que el Ayuntamiento pague esa deuda con los ciudadanos, es hora de que nos enteremos de verdad de todo lo que ha estado pasando a nuestras espaldas, es hora además de exigir responsabilidades. Pero claro, los que están implicados no lo van a hacer, por eso es hora también de cambiar a quienes mandan, para que nos enteremos y exijamos responsabilidades. Pero hay que tratar de que eso no pase más, y por tanto no sólo hay que cambiar a las personas, hay que cambiar la forma de elegirlos, como fiscalizarles, cómo y aún más, hay que hacer que el ciudadano sea.

Y eso es posible sólo dentro de menos de un año, en las elecciones municipales, así que es en estos momentos es cuando debemos actuar, debemos poner los cimientos, las bases, para que ese cambio sea posible y tengamos un Ayuntamiento del que nos podamos sentir orgullosos y responsables.

Sólo un eslogan final: ¡Hay que echarlos! Hay que recuperar Jerez, ganar Jerez. 

Artículo publicado en LaVozdelSur.es

 

Categories: Attac Planet

¿Qué es hoy una potencia nacional? El caso del poder económico de los EEUU

Sun, 24/08/2014 - 18:00

Sean StarrsSinPermiso.info

Anduvimos obsesionados con el declive o la persistencia del poder norteamericano en las últimas tres décadas: el ejemplo más reciente es una encuesta de Gallup que revela una creciente insatisfacción con el papel desempeñado por los EEUU en el mundo. Pero todo empezó en los 80, con una ola de declivismo desencadenada por el auge del Japón. Las ideas agoreras desaparecieron súbitamente en medio del triunfalismo de los 90, cuando los EEUU se convirtieron en la única superpotencia mundial. Tras los ataques del 11 de septiembre de 2001 y la invasión de Irak, muchos pensaron “imperio” era mejor apodo, con unos EEUU aparentemente capaces de reconfigurar el mundo prácticamente a su buen placer. Y luego, tan sólo unos pocos años después –¡ahí va!— el declivismo regresó recrecido, con un poder norteamericano supuestamente desplomándose como si de la última reina de Hollywood se tratara. China vino a reemplazar a Japón como potencia hegemónica ascendente, y la mayor crisis financiera mundial desde 1929 –originada en los propios EEUU— venía supuestamente a ser el último clavo en el ataúd del Siglo Norteamericano.

¿De verdad? ¿Cómo pudieron bascular tan drásticamente las opiniones sobre el poder norteamericano en el curso de estas décadas? Desde luego, las bases económicas del poder nacional son más profundas que todo eso. Y frente a esos sucesivos bandazos experimentados por el sentido común dominante en estas décadas, siempre ha habido opositores, también ahora. Pero ¿cómo es posible que los comentaristas atiendan a los mismos datos y, sin embargo, saquen conclusiones tan dispares?

Respuesta: no se ha debatido sobre los datos sobre los que habría que debatir, sobre todo ahora. El modo tradicional de conceptualizar el poder nacional ha sido atender a la llamada contabilidad nacional (sobre todo, al PIB, pero también a la balanza comercial, a la deuda nacional, a la participación nacional en la producción industrial mundial, etc.) y compararla con la de otras naciones. Así, cuando el PIB japonés crecía rápidamente entre los 60 y los 80, se equiparó eso con el auge del poder económico japonés. Lo que tenía pleno sentido en la era anterior a la globalización, cuando la producción estaba severamente contenida dentro de las fronteras nacionales y las empresas exportaban sus bienes y servicios para competir a escala planetaria. De modo que cuando los transistores “made-in-Japan” comenzaron a inundar el mercado norteamericano en los 60, eso no sólo reflejaba un incremento del PIB y de las exportaciones japoneses, sino también un incremento de la capacidad de las empresas japonesas, como Sony, para batir competitivamente a empresas norteamericanas como RCA.

Pero en la era de la globalización, y en la medida en que las mayores empresas transnacionales del mundo realizan ahora vastas operaciones por todo el globo, esa ecuación entre contabilidad nacional y poder nacional comienza a resquebrajarse. China, por ejemplo, ha venido siendo el mayor exportador mundial de productos electrónicos desde 2004, y sin embargo, eso no significa que las empresas chinas sean líderes mundiales en la electrónica. Aun cuando China dispone virtualmente del monopolio mundial en la exportación del iPhone, por ejemplo, es Apple la que recoge el grueso de los beneficios de las ventas del iPhone. Más en general, más de tres cuartos de las 200 mayores empresas que exportan desde China son extranjeras, no chinas. Lo que es de todo punto distinto a lo que ocurrió con el auge del Japón, impulsado por empresas japonesas que producían en Japón y exportaban al mundo.

A esa conclusión llegué en mi investigación recientemente publicada en International Studies Quarterly. Allí analizo las 200 mayores empresas transnacionales listadas por Forbes Global 2000, las distribuyo en 25 sectores y luego calculo la participación combinada en los beneficios de cada una de las nacionalidades representadas. El alcance de la dominación norteamericana es estupefaciente. De los 25 sectores, las empresas norteamericanas tienen la mayor participación en beneficios en 18, y dominan absolutamente (con una participación en beneficios del 38% o más) en 13 (más de la mitad). Ningún otro país llega siquiera a aproximarse a ese dominio norteamericano a todo lo largo y ancho de este vasto capitalismo global. Solo otro país, Japón, domina un sector (el de empresas comercializadoras y operadores de mercado), que es, por cierto, uno de los más pequeños entre los 25. En cambio, las empresas norteamericanas dominan particularmente en la frontera tecnológica, con cifras de superioridad asombrosos: un 84% de la participación en beneficios en hardware y software para computadoras (a pesar de que China se haya convertido desde 2011 en el mayor mercado mundial de PCs), un 89% de participación en beneficios del sector de salud y equipos y servicios sanitarios, así como un 53% en los beneficios de farmacéuticas y empresas de biotecnología. Acaso más sorprendente, la dominación norteamericana de los servicios financieros se ha incrementado desde el desplome de Wall Street en 2008, pasando de una participación en beneficios de un 47% en 2007 al increíble 66% registrado en 2013. En una palabra: a despecho de casi siete décadas de incremento de la competencia global y del auge de vastas regiones del mundo (sobre todo , el Este asiático), las empresas transnacionales norteamericanas siguen dominando la cúspide del capitalismo global, un fenómeno por el que pasa por alto la contabilidad nacional.

Eso no significa negar que el auge de China ha sido extraordinario, sino que tenemos que ir más allá de la contabilidad nacional si queremos entender qué está pasando. Básicamente, la economía china está estructurada a dos niveles: un nivel está dominado por el Estado y está cerrado al exterior, mientras que el otro está más o menos abierto. En muchos de estos últimos sectores, la empresas norteamericanas son ya dominantes, de modo que, en este sentido, el auge de China lo que hace realmente es incrementar el poder y la influencia de los EEUU, en la medida en que esas empresas se incrustan crecientemente en la sociedad china. En lo atinente a los sectores nacionalmente protegidos, China ha crecido rápidamente sobre todo en sectores dominados por el Estado (banca, construcción, forestal, metalurgia y minería, gas y petróleo, telecomunicaciones), pero esos sectores están bien contenidos dentro de las fronteras chinas, y sus empresas estatales chinas no compiten en el mundo exterior con las empresas transnacionales norteamericanas (aunque gas y petróleo constituyen una excepción destacable).

Pero si ahora vivimos en la era de la globalización y esas empresas operan por doquiera, ¿podemos realmente considerarlas parte del poder norteamericano? Sí, porque todavía son en última instancia propiedad de ciudadanos norteamericanos: de las 100 mayores empresas transnacionales, en promedio, más del 85% de sus acciones y participaciones tienen titularidad norteamericana. Así, un increíble 42 por ciento de los millonarios del mundo son norteamericanos (en contraste con un 4% de chinos). Que la participación del PIB de los EEUU en el producto mundial haya declinado, hasta ser menos de un 25% luego del deslome de 2008 sólo revela hasta qué punto se ha globalizado el poder granempresarial norteamericano.

Pero eso impulsa el crecimiento de la desigualdad en los EEUU, uno de los asuntos definitorios de nuestra época, desde el movimiento “Ocupa Wall Street” hasta los “Juegos del hambre”, pasando por el discurso sobre el estado de la nación del presidente Obama este año. Y eso es así, porque el 1% en la cúspide posee el 42 por ciento de las grandes empresas,y en la medida en que éstas incrementan su poder global, también se incrementa la riqueza de los propietarios norteamericanos de activos (y por lo mismo, la desigualdad). Pero no puede entenderse este hecho sin repensar el poder nacional en la era de la globalización y comprender que el poder de los EEUU no ha declinado, sino que se ha globalizado.

Sean Starrs se doctoró en la York University de Toronto y actualmente es profesor asistente de relaciones internacionales en la City University de Hong Kong.

Traducción para www.sinpermiso.info: Mínima Estrella

Categories: Attac Planet

El silenciado drama de Haití creado por las Naciones Unidas

Sun, 24/08/2014 - 13:00

Vicenç Navarro – Consejo Científico de ATTAC España

Las Naciones Unidas tienen, por lo general, muy buena prensa. Aparecen como la última instancia a quien recurrir en casos de violaciones de los derechos humanos. Esta visión humanitaria ha sido activamente promovida por la propia institución internacional, la cual se refiere a sus cascos azules como los soldados de la paz. Estos soldados son, en realidad, soldados de ejércitos normales y corrientes que cambian sus cascos, convirtiéndose así en miembros del Ejército de las Naciones Unidas en misión de paz.

Esta imagen humanitaria está sufriendo un ataque frontal con la exposición de las violaciones de esos derechos humanos realizadas en Bosnia Herzegovina, cuando los cascos azules no protegieron, como deberían haber hecho, a 300 civiles musulmanes en Srebrenica frente a las atrocidades realizadas por las tropas serbias. Familiares de las personas asesinadas como consecuencia de la falta de protección que deberían haber proporcionado los cascos azules han llevado al gobierno responsable de esas tropas, el de Holanda, a los tribunales, que han aceptado tales denuncias y han concluido que el gobierno holandés debería compensar a los familiares de las víctimas de este hecho. Este caso está alcanzando un gran revuelo mediático internacional (Ver “Holanda, declarada responsable de la deportación de 300 víctimas de Srebrenica”, El País, 16 de julio 2014).

Dicha atención mediática contrasta con el silencio de otro caso semejante, donde la negligencia, incompetencia y absoluta irresponsabilidad de los cascos azules han causado 8.563 muertos (el número equivalente en España sería de 38.715). Las Naciones Unidas y los países envueltos en esta tragedia no solo no han querido indemnizar a las víctimas, sino que incluso no han reconocido el crimen. El lugar donde han ocurrido estos asesinatos es Haití, donde los cascos azules han estado diez años protegiendo la estructura de poder casi feudal que gobierna el país, difundiéndola frente a una creciente agitación social. La causa de la muerte de 8.563 ciudadanos de aquel país fue la contaminación de las aguas, de las cuales dependían miles y miles de personas, con heces de los cascos azules portadores del virus del cólera, lo que creó una epidemia que se ha extendido a gran parte de la población. En realidad, han quedado infectadas, enfermas de cólera, más de 700.000 personas, de un total de diez millones de habitantes. Las tropas eran del Nepal, estacionadas en una base militar en el centro de Haití. La evidencia de que el origen de esta epidemia de cólera fueron la falta de condiciones sanitarias y la ausencia de las mínimas condiciones de higiene de esas tropas es abrumadora. Y, sin embargo, las Naciones Unidas han permanecido calladas, negando que los cascos azules fueran los responsables. Aunque contrarias al reconocimiento de su culpabilidad, la dirección de las Naciones Unidas acordó proveer (más que proveer, estimular el donativo) un préstamo de más de 2.200 millones de dólares para prevenir la expansión del cólera, de los cuales apenas se han conseguido 400 millones. Del resto no se ha visto ni la sombra.

Mientras tanto, hay más de 5.000 cascos azules y 2.600 policías, añadidos a los 11.000 miembros ya existentes de la policía haitiana, que continúan con sus acciones de defensa del statu quo, sin ninguna voluntad de aceptar cualquier responsabilidad por este hecho. A lo máximo a lo que han llegado las Naciones Unidas y su Secretario General, el Sr. Ban Ki-moon, es a expresar su tristeza por el dolor que ha causado la epidemia de cólera, sin nunca admitir lo que está más que documentado, es decir, la responsabilidad directa de los cascos azules en la aparición de esa plaga.

Catedrático de Políticas Públicas, Universidad Pompeu Fabra, y Profesor de Public Policy, The Johns Hopkins University

Artículo publicado en Público.es

vnavarro.org 

Categories: Attac Planet

El poder de los supermercados

Sun, 24/08/2014 - 09:00

Esther Vivas - Consejo Científico de ATTAC España

La gran distribución comercial (supermercados, hipermercados, cadenas de descuento…) ha experimentado en los últimos años un fuerte proceso de expansión, crecimiento y concentración industrial. Las principales compañías de venta al detalle han entrado a formar parte del ranking de las mayores multinacionales del planeta y se han convertido en uno de los actores más significativos del proceso de globalización capitalista.

Su aparición y desarrollo ha cambiado radicalmente nuestra manera de alimentarnos y consumir, supeditando estas necesidades básicas a una lógica mercantil y a los intereses económicos de las grandes empresas del sector. Se produce, se distribuye y se come aquello que se considera más rendible.

‘Operación supermercado’

En el Estado español, la apertura del primer supermercado se llevó a cabo en el año 1957 y tuvo lugar en Madrid. Se trataba de un “supermercado-autoservicio” de carácter público promovido por el régimen franquista bajo el programa “Operación supermercado” que importó el modelo de distribución comercial estadounidense bajo la influencia del Plan Marshall. Su objetivo: modernizar el “comercio patrio”. La experiencia fue todo un éxito, dando lugar en muy poco tiempo a una red de supermercados públicos en varias ciudades como San Sebastián, Bilbao, Zaragoza, Gijón, Barcelona, La Coruña, etc.

En 1959 abrió el primer supermercado de capital privado en Barcelona, fundado por las familias Carbó, Prat y Botet, propietarias de comercios de ultramarinos, y que lo bautizaron con el nombre de Caprabo, tomando la primera sílaba de cada uno de sus apellidos. Su apertura, como cuenta el libro Caprabo 1959-2009, significó una auténtica “revolución” entre los consumidores, atraídos sobre todo por el hecho de poder coger directamente de las estanterías los productos a comprar. Con el paso del tiempo, los supermercados privados, que el mismo gobierno franquista animó a crear, se impusieron, creando una extensa red de autoservicios en todo el Estado, y los de carácter público fueron desapareciendo.

En ese mismo momento en Europa, los supermercados eran una realidad emergente. En 1957, en Gran Bretaña existían 3.750 establecimientos, en la República Federal de Alemania 3.183, en Noruega 1.288 y en Francia 663. El Estado español e Italia se situaban a la cola, con 3 y 4 autoservicios respectivamente. Los supermercados eran considerados un símbolo de modernidad y progreso. A partir de entonces, su extensión fue in crescendo, diez años más tarde, en 1968, el número de supermercados en el Estado sumaba ya 3.678 y veinte años después, en 1978, la cifra alcanzaba los 13.215 establecimientos. Su modelo de distribución y venta al detalle se generalizó a lo largo de la década de los 80 y 90, llegando a ejercer a día de hoy un dominio absoluto de la distribución alimentaria.

Además, la mayor parte de nuestra cesta de la compra, entre un 68% y un 80%, la adquirimos en supermercados, hipermercados y cadenas de descuento. Según la revista especializada Alimarket, y con datos del 2012, el 68,1% de la alimentación envasada y la droguería la compramos en este tipo de canales, principalmente en los supermercados, frente al 1,5% que adquirimos en la tienda tradicional, el 25,1% en comercios especialistas y el 5,3% en otros. Según el informe Expo Retail 2006, casi el 82% de la compra de alimentos se realiza a través de la gran distribución, el 2,7% en tiendas tradicionales, el 11,2% en establecimientos especializados y el 4,2% es adquirido en otros lugares. En consecuencia, el consumidor cada vez tiene menos puertas de acceso a los alimentos y el productor menos opciones para llegar al consumidor. El poder de venta de los supermercados es total.

Mucho poder en pocas manos

Una distribución moderna que además concentra su peso en muy pocas compañías. De hecho, la mayor parte de nuestras compras en el supermercado se llevan a cabo en sólo seis cadenas, que controlan el 60% de dicho mercado. Se trata de Mercadona, con un 23,8% de la cuota de mercado, Carrefour con un 11,8%, Eroski (que incluye a Caprabo) con un 9,1%, Dia con un 6%, Alcampo (que integra los supermercados Sabeco) con un 5,9% y El Corte Inglés (con SuperCor y OpenCor) con un 4,3%. Les siguen Lidl, Consum, AhorraMás y DinoSol, que en conjunto conforman las diez principales empresas del sector. Nunca el mercado de la distribución alimentaria había estado en tan pocas manos.

En Europa, la dinámica es la misma. En el conjunto del continente, las diez principales cadenas de supermercados controlaban, con datos del 2000, más del 40% de la cuota de mercado. Actualmente, se calcula que la concentración es aún mayor. En países como Suecia, solo tres compañías de supermercados monopolizan alrededor del 95% de la distribución, y en países como Dinamarca, Bélgica, Francia, Holanda y Gran Bretaña, unas pocas empresas dominan entre el 60% y el 45% del total, según un informe de Veterinarios Sin Fronteras.

Asimismo, algunas de las mayores fortunas en Europa están vinculadas a la historia de la gran distribución. En Alemania, la persona más rica del país fue hasta el 16 de julio del 2014, fecha de su muerte, Karl Albrecht, fundador y copropietario de los supermercados Aldi. Tras su fallecimiento, el número uno pasó a ser ocupado por Dieter Schwarz, propietario del grupo Schwarz, que incluye las cadenas de supermercados Kaufland y Lidl. En Francia, la segunda fortuna del país está en manos de Bernard Arnault, propietario del grupo de artículos de lujo LVMH y con una participación muy importante en Carrefour. Y sin ir más lejos, en el Estado español, el segundo puesto del ranking de las grandes fortunas recae en Juan Roig, propietario de Mercadona.

La ‘teoría del embudo’

Una concentración que se visualiza claramente en la llamada “teoría del embudo”: miles de campesinos por un lado y millones de consumidores por el otro y tan solo unas pocas empresas de la gran distribución controlan la mayor parte de la comercialización de los alimentos. Tomemos el ejemplo del Estado español. En el extremo superior del embudo, contamos con alrededor de 720 mil campesinos y personas que trabajan en el campo y en el extremo inferior unos 46 millones de habitantes y consumidores, en medio 619 empresas y grupos del sector de la distribución con base alimentaria (con Mercadona, Carrefour, Grupo Eroski, Dia, Alcampo, El Corte Inglés, Lidl, Consum, AhorraMás, Makro, Gadisa, Grupo El Árbol, Condis, Bon Preu, Aldi, Alimerka a la cabeza) determinan la relación entre ambos. Y un dato a tener en cuenta: de entre estas 619 compañías, solo las 50 primeras ya controlan el 92% de total de la cuota de mercado.

Son estas empresas las que que determinan a qué precio se pagan los productos al agricultor y qué coste tienen para nosotros en el ‘súper’, dándose la paradoja de que el campesino cada vez recibe menos dinero por aquello que vende y nosotros, como consumidores, pagamos más. Queda claro, quién gana. Se trata de un oligopolio, donde unas pocas empresas controlan el sector, que empobrece la actividad campesina, homogeneiza aquello que comemos, precariza las condiciones laborales, acaba con el comercio local y promueve un modelo de consumo insostenible e irracional.

El poder de la gran distribución es enorme y nuestra alimentación queda supeditada a sus intereses económicos. Pensamos que somos nosotros quiénes decidimos lo que comemos, pero ¿es así?.

Artículo publicado en Público.es

@esthervivas |facebook.com/esthervivaswww.esthervivas.com

Categories: Attac Planet

Menos trabajo y más pobreza

Sun, 24/08/2014 - 07:00

Javier Martínez - ATTAC Madrid

Una vez más con las peores artes y sin ningún respeto ni sensibilidad social el Presidente del Gobierno de España nos vuelve a engañar: ¡España va bien! ¿Va bien? ¿Para quién?

Cuando Rajoy ganó las elecciones en noviembre 2011 había 17.248.530 afiliados a la Seguridad Social; ahora hay 16.747.102.

¿Cuál es la verdadera cifra de parados de España?

La EPA (Encuesta de Población Activa) excluye del concepto de parados los que no se inscriben por estar “desanimados”, ni los que han trabajado una hora en la semana y tampoco los que queriendo trabajar a tiempo completo las cuarenta horas semanales, sólo obtienen empleos a tiempo parcial y precarios.

Si a los 5.622.860 de parados en el segundo trimestre de este año, según criterio de la  EPA, les sumamos los trabajadores “desanimados” que se estima estén en torno a las 461.325 personas, y añadimos los trabajadores subocupados, a saber trabajadores subocupados son los que trabajan, menos de 40 horas semanales, a su pesar, siendo éstos 1.877.538 y si la parte proporcional de su jornada laboral semanal que no se trabaja a tiempo completo se computa como parado obtendríamos el equivalente de 929.493 personas.

Con todos estos datos  añadidos a la cifra oficial de parados, la cifra real en España actualmente estaría en torno a 7.013.678 personas.

Las reformas laborales de Rajoy han creado más trabajo precario, pues los contratos a tiempo parcial van ganando peso y se van sustituyendo trabajadores a tiempo completo por trabajadores a tiempo parcial con lo que salir del paro  no garantiza dejar de ser pobre según los criterios de la OIT.

Aumentan puntualmente las contrataciones pero bajan las cotizaciones a la Seguridad Social, trabajos a tiempo parcial y trabajos con ingresos inferiores al 60% de la media de ingresos, si además tenemos en cuenta que aquellos que llegan a respetar el  salario mínimo interprofesional (SMI) este es de los más bajos de la UE, 645 euros en 14 pagas frente a los 1.800 euros de Luxemburgo o los 1.500 euros belgas como ejemplo.

España ocupa ya el tercer puesto por debajo de Grecia y Rumania con el 12% de sus trabajadores denominados como trabajadores pobres, es decir tiene trabajo pero de tan baja remuneración que están condenados a la pobreza y de exclusión social.

La Constitución Española del 78 reconoce el derecho al trabajo y el derecho a una remuneración suficiente para satisfacer las necesidades propias del trabajador y de su familia.

La devaluación salarial de las criminales reformas laborales están produciendo no sólo trabajo esclavo, al incrementarse la mercantilización de los contratos de trabajo sino también el incremento del “trabajo en negro” para poder subsistir frente a marcos legales que asfixian al trabajador. Que España crece por encima de otros países, falso también, pues de los 27 estados de la UE 17 crecen más que España.

Desde 2008 el PIB ha caído un 8% y los tímidos repuntes no son por incremento en la exportación ni tampoco por inversión de las empresas o formación bruta de capital, pues éstas están cayendo, lo poco que ha crecido hasta ahora el PIB es por el consumo tímido de los hogares y existe la continua amenaza de la deflación con la continuada caída de precios.

La confianza del consumidor ha bajado en julio por las peores expectativas en empleo y en la economía, según el Indicador de Confianza del Consumidor (ICC); bajó un 0,4% respecto a junio pero la bajada es de 25,6 puntos en comparación al pasado año.

El déficit público y la Deuda Pública se han disparado con Rajoy y con el rescate a los Bancos y Cajas alcanza ya prácticamente el 100% del PIB. Para remediarlo anuncian más recortes sociales.

No obstante, las SICAV, que ya crecieron en número de accionistas, en número de sociedades y en millones de euros contratados, incrementándose un 31,3 % -daros de 2012 a 2013-, y este año  gozarán de otra subida. Eso sí, tributan al 1%. En contraste, la menor renta de las familias hace caer los ingresos por IRPF. Los 2,6 millones de parados de larga duración carecen de prestaciones, sólo 1,8 millones perciben ayudas.

Los parados con prestación caen a niveles de 2009 y eso que había entonces un millón menos de parados.

Nos mienten cuando dicen que hay 2.487.956 parados beneficiarios de ayudas públicas, pues allí incluyen a los prejubilados que cobran prestaciones y los afectados por EREs con reducciones de jornada o contratos suspendidos y a los ocupados a tiempo parcial.

Hay 740.000 hogares sin ingresos según la última EPA, pero Rajoy nos dice que estamos en la senda imparable de la recuperación a los 3 años de estar gobernando.

Váyase Sr. Rajoy, váyase a nadar y no pare. De Cádiz a Cuba nadando ¿Cuantas millas hay?

 

http://espacioseuropeos.com/56956/menos-trabajo-y-mas-pobreza/

Categories: Attac Planet

Medidas que podría tomar Podemos y que aterrorizan a la casta

Sat, 23/08/2014 - 18:00

Juan Torres López – Consejo Científico de ATTAC España

Desde que Podemos entró en la agenda pública española se producen ataques continuados contra sus dirigentes, a los que de antemano se acusa de todo tipo de tropelías (incluso se ha dicho públicamente de ellos que fusilarían a sus adversarios, sin que ningún fiscal haya visto nada malo en esas acusaciones). Sobre todo, se vaticina que, si Podemos gobernase, la economía española se vendría abajo creando paro y pobreza, como si en los últimos años estuviésemos viviendo en la estabilidad, la abundancia y el pleno empleo y Podemos fuese un mero capricho que viniera a chafar su esplendor.

Yo creo que lo que ocurre en realidad es otra cosa. No tienen miedo de la formación que lidera Pablo Iglesias solo porque sepan que podría tomar medidas para acabar con los privilegios oligárquicos que provocan las crisis y el atraso económico. Lo que sobre todo les aterroriza es que Podemos encendieran las luces para que todos los españoles se enteren de cómo se han enriquecido quienes vienen detentando el poder político, judicial, económico y financiero en los últimos decenios gracias al dinero público y a su información privilegiada.

Tienen terror a que si gobierna Podemos se pudieran tomar medidas como las que propongo a continuación como ejemplo, y que de paso pido a sus dirigentes y círculos que las debatan y asuman como un compromiso firme ante la ciudadanía para las próximas elecciones.

- Evaluación de las privatizaciones de empresas y patrimonio publico realizadas por el PP y el PSOE para determinar su coste para el Estado y quién se ha beneficiado de ellas.

- Determinación del dinero efectivamente gastado en el rescate a la banca, el uso realizado de dicho dinero y los beneficiarios de la actividad del “banco malo” dedicado a gestionar sus activos inmobiliarios.

- Determinación de las causas reales que han provocado la desaparición del sistema de cajas de ahorros españolas, su coste para el Estado y la sociedad y quién se ha beneficiado de ello.

- Evaluación del fraude total cometido por las empresas eléctricas españolas y explicación en hora punta televisiva de los engaños y robos que hay detrás del recibo de la luz.

- Determinación del origen real de la deuda del estado español y de sus beneficiarios, con particular referencia al papel desempeñado por la banca en su incremento.

- Determinación y cuantificación de la financiación pública de los partidos políticos y de sus fundaciones, de la patronal y de los sindicatos, de los créditos que le han sido perdonados y de las fuentes y la cuantía de la financiación irregular que hayan recibido desde 1977.

- Determinación del origen de las 100 mayores fortunas de España.

- Evaluación de la naturaleza y efectos de la actividad en el extranjero de las grandes empresas multinacionales “españolas” con especial referencia de la desarrollada en América Latina.

- Evaluación de la apropiación privada y de la destrucción de recursos naturales y ambientales en España en los últimos años.

- Determinación de los perdedores y de los beneficiarios de las medidas “contra la crisis” que han tomado los sucesivos gobiernos desde mayo de 2010.

Las medidas que propongo estarían basadas en la creación de comisiones de investigación formadas por expertos y personalidades nacionales e internacionales independientes y reconocidos por su prestigio, legitimidad y solvencia. Y sus resultados y conclusiones se difundirían ampliamente en horas punta por TVE.

Podemos, valga la redundancia, puede hacerlo porque es la única fuerza política que hasta el momento está completamente libre de pecado y es sencillamente por eso por lo que ha puesto tan nerviosos a quienes tienen algo que ocultar. El voto de la gente le permitirá hacerlo y el tiempo nos dirá si lo consigue.

Artículo publicado en Público.es

Ganas de escribir

Categories: Attac Planet

Entrevista a Carlos Martínez en EMA-RTV

Sat, 23/08/2014 - 13:00

“Con una economía verde se pueden generar cientos de miles de empleos, por lo tanto la economía ecológica no es un paso atrás sino el futuro”, Carlos Martínez, de la Junta Directiva de ATTAC Andalucía.

Es una de las opciones que pone sobre la mesa Carlos Martínez, integrante de la Junta Directiva de la Asociación por la Tasa a las Transacciones Financieras, ATTAC Andalucía. La Red Europea de ATTAC celebra estos días en Francia precisamente su universidad de verano, donde movimientos sociales de la región van a proponer y debatir vías y soluciones a la crisis. Entre ellas, Carlos Martínez destaca las políticas orientadas al fomento de las energías renovables en el ámbito del medio ambiente. Otro de los ejes fundamentales para revertir la situación de desigualdad que ha creado la crisis y la política de austeridad como remedio, es la justicia fiscal y la eliminación del negocio de la deuda pública.

thumb

Audio: DE ESTE A OESTE – CARLOS MARTÍNEZ – ATTAC ANDALUCÍA

EMA-RTV

Categories: Attac Planet

Ni uno de los nueve motivos del bombardeo de Irak es “humanitario”

Sat, 23/08/2014 - 09:00

Nazanín Armanian - Público.es

Barak Obama no pudo resistir la tentación (o a las presiones de sus adversarios) y se convirtió en el cuarto presidente de EEUU en bombardear Irak, utilizando los mismos pretextos “benévolos” para el mismo objetivo principal: mantener el control de EEUU sobre el hidrocarburo iraquí. Lo revela la cronología de los acontecimientos, desde que un sector de los terroristas del Estado Islámico (EI) –llamados “rebeldes sirios”, a quienes arman Occidente, Turquía y Arabia Saudí-, entrara el diciembre pasado en Irak, sembrando pánico y muerte entre la población. Ya hay algunas respuestas a la pregunta de “¿por qué Obama no ha luchado en Irak contra Al Qaeda?” hasta la semana pasada.

Veamos cómo la inacción de EEUU, al igual que la actual agresión militar, han sido interesadas y bien calculadas:

-El día de Navidad del 2013,  los yihadistas atentan contra la iglesia Virgen María de Bagdad y matan a 35 cristianos. Washington no hace nada.

-Enero del 2014, asaltan Faluya y Ramadi, matando a cientos de personas. EEUU tampoco interviene.

-Entre el 10  y 29 de junio toman el control de varias zonas de las provincias de Kirkuk, Saladino, Tikrit,  Al Adhim, Tal Afar y de Mosul, y a pesar de que sus crímenes obligan a huir a unos 8.000 cristianos de ésta última urbe, los occidentales  no les socorren, mientras el nuevo hombre del saco de Pentágono, un tal Abu Bakr al Bagdadi, proclama un califato en los territorios conquistados en Irak y Siria.

-13 de junio, Obama dice que ayudaría a contener a los yihadistas a condición de que Nuri al Maliki abandone su política sectaria.

-Los días 2 y 3 de agosto EI ocupa las ciudades kurdas de Sinjar y Zumar, forzando a la huida de cientos de yazidíes, los adorares al ángel demonio, fieles del fascinante credo izadi.

- El día 7 EI  toma de la ciudad cristiana de Qaraqosh, y ahora sí, Obama declara su disposición a mandar sus drones para “proteger” a los civiles atrapados y a sus paisanos.

-El 8 de agosto, justo cuando las acciones de las petroleras occidentales empiezan a caer por segundo día, debido a las amenazas de los islamistas y la evacuación de una parte del personal de compañías Afren, Genel Energy y Chevron, las bombas vuelven a caer del cielo de Irak, al parecer para neutralizar a EI, matando a cientos de civiles. Los eternos daños colaterales de los infames intereses.

La “casus belli” de EEUU era falsa

El gobierno de EEUU anunció que iba a “rescatar” a los 40.000 yazidíes refugiados en la montaña Sinjar. La farsa se revela cuando días después afirma que había “muchos menos refugiados en la montaña Sinjar y es mucho menos probable la misión de rescate”.  En realidad, solo eran unos mil yazidíes los que se escondieron en el seno de esta montaña habitada por otros grupos humanos desde hace siglos. Obviamente lo sabían, y en caso de desconocerlo, entonces ¿por qué Obama afirma que la agresión militar durará meses? Sin duda, están exagerando el poderío de EI (en el caso de que no esté a las órdenes del Pentágono y opere por libre) como cuando  nos mienten para atacar a Afganistán  unos 40 países comandados por EEUU para contener a unos talibanes que no tenían ni siquiera una avioneta.  Tampoco hay explicación “humanitaria”  para saber por qué los hombres piadosos de EEUU y la Unión Europea no mueven ni un dedo para ayudar a los palestinos, a los libios atrapados entre el fuego cruzado de grupos que armaron para destruir el Estado libio o  a miles de  personas que están muriéndose de hambre en Sudán del Sur, a pesar de que rompieron el país en dos para “salvar” a la población cristiana.

No hay manera de verificar si realmente EI ha robado los 420 millones dólares de los bancos de Mosul, ni que controlase siete campos petroleros y dos refinerías en el norte de Irak, como afirma la prensa occidental, justificando así la envergadura de la nueva misión bélica.

Otro misterio: ¿por qué unos islamistas tan poderosos no hicieron nada durante la masacre de gazatíes, por ejemplo?¿Por qué no abrir un frente contra Israel para restarle fuerza o lanzar una acción de venganza contra sus intereses en cualquier parte del mundo, como se les suele atribuir?

La macabra estrategia de Obama

La apuesta personal de Barak Obama para mantener la unidad de Irak y evitar su desintegración nunca les gustó ni Israel ni a los republicanos que optan por desmembrar los Estados fuertes y/o grandes y crear pequeñas colonias controlables: Yugoslavia y Sudan son el resultado y Siria e Irak están en proceso.

Obama, al formar su gobierno, asignó al vicepresidente Joe Biden la tarea de poner orden en Irak. Biden, que siendo senador había defendido una confederación de etnias y religiones en el país invadido, retiró luego su propuesta que hoy es respaldada incluso por sectores del Partido Demócrata. El último intento de Obama de evitar el fin oficial del Estado de Irak (porque no quiere que su país sea acusado de desmembrar los países del Sur) fue pedir al primer ministro Nuri Al Maliki formar un gobierno que incluyese a las minorías étnicas y religiosas. Obama es incapaz de entender que pedir tolerancia a la teocracia, que por naturaleza es reaccionaria, sectaria, injusta y corrupta, además en un país de larga tradición laica, era como pedir uvas al espino.

Por lo que elaboró otra estrategia: dejar que el EI arrasara el norte del país, matara a cientos de inocentes, llegara a pocos kilómetros de Bagdad para, entre otros objetivos, seguir manejando la política en Bagdad.

¿Por qué Erbil?

El mandatario estadounidense lo dejó claro: ordenó los ataques aéreos para detener el avance del EI en Erbil, la capital del GRK. La urbe de 8.000 años de historia, protegida por la diosa sumeria Ishtar (Esther y Estrella en castellano, Setaré en persa) que llegó a formar parte del Imperio Persa, y fue conquistada por Alejandro Magno, hoy vive una autentica fiebre de Oro. Oro Negro que mancha la actual decisión de Obama, quien persigue los siguientes objetivos:

  1. Proteger el statu quo del Kurdistán iraquí y su amplia autonomía. Dado el caos que reina en el resto del país, consolidando su poder en esta región, podrá convertirla en un trampolín para seguir adelante con su plan del Nuevo Oriente Próximo.
  2. Garantizar el dominio de sus petroleras sobre el crudo kurdo -el 0,5% de la oferta mundial-, y también sobre el 89% de las reservas de gas natural del Estado que se encuentra en el dominio del GRK, donde operan ExxonMobil y Chevron. EEUU considera suyo este crudo, ya que no era explotado antes de la invasión del 2003.
  3. Impedir el corte en la producción y en el suministro de petróleo, que afectaría a la recuperación económica de Occidente.
  1. Según los líderes kurdos, en las proximidades de Erbil se encuentra la novena reserva mundial del petróleo. Es más, el gas de Erbil podría sustituir al ruso para los europeos.
  2. Detener la subida del precio del petróleo y el pánico en los mercados.
  1. Sacar a Israel de ser el blanco de protestas a nivel mundial por sus carmines de guerra en Gaza, con la cortina de humo creada en Irak.
  2. Neutralizar las críticas sobre su política exterior y no solo las provenientes de Tea party:  Hilary Clinton le acusó públicamente de ser “extremadamente prudente”. Ya que no se ha atrevido a “dar una bofetada militar” a Rusia por Crimea y Ucrania, se desahoga con los iraquíes.
  3. Forzar cambios políticos en Bagdad: ha eliminado de la escena, y sin respetar los cauces legales, al hombre de Irán Nuri al Malikicon quien  trapicheó la permanencia de sus fuerzas en Irak. El estallido de una bomba cerca de su casa y los recuerdos de la terrible muerte de Saddam o Gaddafi fueron suficientes para que dejara su sillón a Haidar al Abadi, el nuevo administrador de la colonia. Así, Obama debilita a Irán desde sus “profundidades estratégicas” de Irak  y Siria.  Quizás Washington no esperaba una declaración de apoyo casi entusiasta de Teherán a su nuevo hombre en la capital iraquí.
  4. Dar una lección a los yihadistas, la palanca del Pentágono en la región, como lo hizo Bush a sus ex socios Al Qaeda, Muyahedines y Talibán afganos: que cumplan con lo que se les manda, y dejen de actuar por su cuenta sobre todo si se trata de pozos de petróleo.

Estos puntos se suman a las  23 observaciones sobre la nueva guerra líquida de EEUU en Irak. Los kurdos, principales beneficiaros de la nueva intervención occidental, retoman el control de varias ciudades, recibirán muchas armas, han quitado del medio a Maliki, y ven cómo Washington está cambiando de idea y puede permitir la creación de un Estado kurdo,  aunque sea bajo el nombre de “federalizar Irak”, considerándola una opción menos dañina para sus intereses.

Francia defiende su parte del botón

Otro país que, mientras evita la llegada de ayuda humanitaria –que no armas- de Rusia a los ucranianos asediados, pero envía armas a los kurdos perseguidos por los islamistas, es Francia, que no pierde ni una oportunidad para revivir sueños napoleónicos  en su época imperialista. Los Pishmargas (término persa-indoeuropeo compuesto por Pish “delant” y Marg “muerte”, relacionada con  “morgue” en castellano), serán la carne de cañón de los intereses de la compañía Total, que se venga de Bagdad por no concederle más que una pequeña participación en la explotación del yacimiento de Halfaya del sur. La petrolera francesa negocia con Exxon Mobil para que le ceda su licencia de los dos campos de Pulkhana y Taza, disputados por el gobierno central y el GRK. Makili había amenazado a Exxon que al hacerlo se arriesgaría a perder el  contrato del campo sureño de West Qurna-1. Tras la visita de la delegación del GRK a París, en diciembre pasado, Total aspira a ser la principal compañía petrolífera del Kurdistán iraquí.

Cierto, los amos del mundo no pueden arrebatar así la vida de miles de personas y llevarse sus riquezas, sin contar con sus agentes locales: los líderes árabes y kurdos de Irak, miserablemente al servicio de EEUU y la UE, nunca les ha temblado las manos sacrificar a  sus propias gentes, en nombre del poder personal, tribal, o de un nacionalismo reaccionario y ciego.

Este es el Irak democrático, el mismo modelo que trasportaron a Libia y el que quieren para  Siria e incluso para la Federación Rusa por sus inmensos recursos naturales.

¿Estáis, pregunto, dónde está la ONU?:  un equipo internacional de personalidades amantes de la paz y la justicia, representado en España por don Federico Mayor Zaragoza (http://www.federicomayor.blogspot.com.es), propone la refundación de la ONU, evitando las guerras que no paran de crecer, y acabar con el indescriptible dolor y sufrimiento que provocan en decenas de millones de personas.

 

Artículo publicado en público.es

Categories: Attac Planet

Zona azul de Sevilla: Ilegalidades y entresijos

Sat, 23/08/2014 - 07:00

Victoriano Ángel Suárez Rincón — ATTAC Sevilla

Finiquitado el gran negocio especulador inmobiliario, que ha asolado a los ayuntamientos y ha propiciado la corrupción y los despilfarros municipales, las oportunidades para la casta empresarial y política que gobierna los municipios se han desplazado hacia la privatización de los servicios públicos, mercantilizándolos de tal manera que éstos han perdido su finalidad pública.

No hay resquicio para la privatización y el negocio público-privado. Hasta los servicios sociales del Ayuntamiento de Sevilla se están gestionando por empresas presididas por Florentino Pérez. En contra de lo que se nos hace creer, esta privatización no supone para los ayuntamientos ahorros de costes y más eficacia. Muy al contrario, las dotaciones presupuestarias no han bajado, las plantillas municipales han visto reducido su tamaño y retribuciones y la ciudadanía ha perdido calidad en la atención por la disminución de puestos de trabajo.

Lo nuevo, en Sevilla, es el aumento del negocio de la zona azul: se ha ampliado en 3.173 plazas hasta un total de 7.285, desde el pasado 18 de junio.

La regulación del estacionamiento en superficie constituye un buen sistema para permitir una rotación en los aparcamientos de vehículos y, en consecuencia, una mejora de la movilidad ciudadana, pero siempre que se circunscriba a los ámbitos territoriales precisos y necesarios.

Ahora bien, cuando se produce una extensión indiscriminada de la zona azul (en la Barriada de Bami en Sevilla en todas sus calles, por ejemplo) ese instrumento de utilidad pública se transforma en un problema ciudadano y no tiene otra finalidad que el lucro público-privado, el puro mercantilismo.

La zona azul, en su concepción lucrativa, no soluciona el problema de la movilidad, sino que lo empeora. Obliga a trabajadores y visitantes que están motivados a utilizar sus vehículos por la deficiencia del sistema de transportes públicos y por la inexistencia de un eficaz plan de movilidad a estacionar sus vehículos en zonas muy alejadas. O bien, han de efectuar el pago de unas tasas muy elevadas en la zona azul.

Los perjuicios para la ciudadanía son diversos. Perjuicios económicos por los costos de las tasas de la zona azul (residentes, trabajadores y visitantes) y por la disminución de ventas en el comercio y en la hostelería. Y molestias por los largos tiempos que conllevan estacionar los vehículos en zonas alejadas o por utilizar un deficiente sistema público de transportes.

Para el lucro del servicio público y privado de la zona azul, las autoridades municipales han utilizado en Sevilla dos instrumentos: la concesión de la gestión a una empresa mixta y unas ordenanzas municipales (de circulación y tributaria).

Los entresijos de la gestión de la zona azul por empresa una mixta

En Sevilla, la gestión indirecta de la zona azul es realizada por AUSSA, participada con un 51% por la empresa de transporte municipal TUSSAM y por un 49% del grupo empresarial sevillano AZVI , que obtuvo en 2012 unos ingresos de 2,5 millones de euros.

El grupo AZVI ha recibido importantes contrataciones de obras públicas y a través de su divisionaria COINTER, especializada en concesiones públicas. Ha recibido numerosas adjudicaciones en aparcamientos, servicios urbanos municipales y transportes urbanos. Fuentes periodísticas ligan las numerosas contrataciones en obras y servicios del grupo AZVI a las estrechas relaciones políticas con el Partido Popular, en la que varios miembros de la familia sevillana propietaria ocupan cargos en dicho partido. Esta vinculación ha quedado denunciada al figurar el presidente del grupo empresarial en los “papeles de Bárcenas”, con una donación de 900.000 euros al PP (imputado por el juez en el caso). Asimismo, sobrinos suyos han estado vinculados en polémicas concesiones por los Ayuntamientos de Motril y Cádiz.

En el mes de septiembre de 2013 el grupo municipal del PP de Sevilla sacó a concurso la explotación y gestión del estacionamiento regulado en superficie con un incremento del 60 por ciento en el número de plazas sobre la existente. Dicho concurso ha sido adjudicado en el pasado mes de mayo también a AUSSA, que continua con su gestión.

Tras la decisión de continuar con la contratación público-privada del servicio de zona azul se encuentra un interesado y perverso objetivo: la privatización total del servicio. En la fecha del inicio de la licitación se era consciente que la nueva normativa local en materia de ajustes presupuestarios obligaría a los ayuntamientos a vender sus participaciones en empresas municipales participadas por terceros, como es el caso de AUSSA, de hecho ya el Ministerio de Hacienda había instado a ello. Pero claro, el botín es mayor ahora que hace un año debido al incremento inusitado de plazas y es injustificable la contratación cuando con ésta se obtienen importantes ingresos y su gestión no es de gran complejidad pudiéndose realizar directamente por la empresa municipal TUSSAM.

 

La ilegal ordenanza de la tasa de la zona azul

La circunstancia de no tener ultimado el procedimiento de licitación en el mes de diciembre del pasado año, fecha de la aprobación de la ordenanza de la tasa de la zona azul que ha de regir para el 2014, hizo optar al gobierno del Partido Popular a cometer una ilegalidad manifiesta en la aprobación de dicha ordenanza con la intención de incluir en la misma la exigencia de pago a la ciudadanía de las 3.173 nuevas plazas.

Con todo el descaro político y la total falta de rigor administrativo, el gobierno municipal del PP omitió en la ordenanza de la tasa la determinación del hecho imponible de la misma, es decir, la relación de las calles que estaba sujeta a tributación, a diferencia de lo que ocurría en las ordenanzas de los ejercicios pasados en los que existía un anexo con la relación de vías públicas. Cuando, el procedimiento de licitación finalizó en el pasado mes de abril, dicha omisión intencionada se pretendió subsanar con una resolución del Teniente de Alcalde de Movilidad y Sostenibilidad.

Estos dos hechos, la inexistencia del hecho imponible y la resolución del Teniente de Alcalde, hacen incurrir en la nulidad de pleno derecho de la zona azul, pues la determinación del hecho imponible en la ordenanza es una condición inexcusable que corresponde al Pleno municipal y es una competencia indelegable de éste en otro órgano. Así mismo, esa desviación de poder de la resolución del delegado municipal sustrae los requisitos de audiencia y publicidad de los ciudadanos en la aprobación de la ordenanza.

Los ciudadanos afectados por esta tropelía municipal, en especial los de la Barriada Bami, han reaccionado constituyendo una plataforma ciudadana contra la implantación de la zona azul realizando concentraciones y manifestaciones y han interpuesto un recurso por la ilegalidad de la misma, reclamando, además, la paralización en su puesta en funcionamiento. Igualmente, la asociación de consumidores FACUA y los grupos municipales socialista e IU han interpuesto idénticos recursos de nulidad.

La nulidad de pleno derecho de la zona azul de Sevilla implica que las tasas pagadas por los ciudadanos en cualquiera de sus formas (tiques horarios, multas o tarjetas) son objeto de reclamación y de devolución. Por ello, se recomienda a los usuarios guardar los recibos para una posterior solicitud de devolución de lo abonado.

http://attacsevilla.org/

Categories: Attac Planet

100 años del inicio de la guerra que inauguró un nuevo orden mundial

Fri, 22/08/2014 - 18:00

Iván Pascual - Diagonal.net

En el verano de 1914, Europa era un polvorín a la espera de una excusa con la que saltar por los aires y arrastrar consigo al mundo entero. Las tensiones entre los Estados eran de tal magnitud que se podría afirmar que los disparos con los que Gavrilo Princip puso fin a la vida del archi­duque Francisco Fernando, heredero de la Corona austrohúngara, nacía el sangriento siglo XX. Fue la chispa que provocó la I Guerra Mun­dial y que prendió la llama de la revolución rusa.

El conflicto que encumbró a los EE UU como la gran potencia mundial y que marcó el declive europeo y la pérdida de sus imperios coloniales. El triunfo del nacionalismo y el nacimiento del fascismo en las trincheras. Una guerra que provocó 30 millones de víctimas entre muertos y heridos, así como la destrucción de cuatro imperios: el alemán, el austrohúngaro, el otomano y el ruso, y de cuyos escombros emergerían toda una serie de nuevos conflictos. Una guerra de una capacidad destructiva inimaginable tan sólo unas décadas antes.

Cuesta creer que semejante conflicto pudiera surgir de una forma casi inesperada. Y es que pocos podían imaginar que el asesinato del archi­duque pudiera desembocar en una guerra mundial. Una guerra global que se combatiría por tierra, mar y aire. Desde los campos de Flandes a las llanuras polacas y de las selvas de Tanzania a los desiertos de Arabia. Y si inesperado fue su comienzo, su final fue casi igual de repentino, con el desmoronamiento por agotamiento de las potencias centrales.

Rivalidad de imperios

Grandes eran las tensiones que corroían Europa. La rivalidad germano-francesa y el deseo de ésta de vengar la derrota de 1870. Las ansias expansionistas alemanas y su conversión en una potencia mundial, lo que era visto con temor por sus vecinos.

El conflicto balcánico, donde tres grandes imperios se disputaban la influencia: el austrohúngaro, el ruso y el otomano. El deseo de Serbia de unir bajo su égida a los eslavos del sur, lo que entraba en colisión directa con Austria. La competencia colonial en África y Asia, continentes sometidos casi en su totalidad al dominio europeo. Un nacionalismo agresivo que infectaba a todos y cada uno de los Estados europeos. Todo ello había ido provocando la formación de dos grandes bloques de poder.

De un lado, la Triple Alianza, formada por el Imperio austrohúngaro, el Reich alemán e Italia. Del otro lado la Triple Enten­te, formada por Francia, Rusia y Gran Bretaña, potencias hasta hacía poco rivales, unidas ahora ante la amenaza alemana. Este sistema, en teoría, garantizaba la paz en Europa, ya que entrar en conflicto con una de ellas comportaba el riesgo de entrar en guerra con todas las demás.

Con el asesinato del archiduque, Austria tenía la excusa para ajustarle las cuentas a Serbia. Sin embargo, había miedo a la reacción rusa. Lo que parecía tan sólo un nuevo conflicto local en los Balcanes dio un peligroso giro cuando Austria consiguió el apoyo incondicional del kaiser alemán para una intervención contra Serbia. El peligroso juego de las alianzas se había puesto en marcha.

A partir de ese momento todo se precipitó. Ultimátum de Viena a Belgra­do, solicitud de ayuda de Serbia a Rusia. ¿La respuesta del Zar? Movilización general. A partir de ahí se entró en el punto de no retorno. Uno tras otro, los Estados europeos se fueron declarando la guerra. Para el 5 de agosto, la Triple Entente estaba en guerra con la Triple Alianza –con la excepción de Italia, que lo haría del lado aliado en 1915–. Las masas, deslumbradas por el nacionalismo, se lanzaron entusiasmadas a una guerra que se preveía de corta duración.

La guerra interminable

Al iniciarse el conflicto, la situación de las potencias centrales era peor que la de los aliados. Escasas de materias primas y prácticamente rodeadas, su única salvación consistía en derrotar rápidamente a alguno de sus rivales y así romper el cerco. La elegida para recibir el primer golpe fue Francia, mediante un ataque relámpago a través de la neutral Bélgica.

La jugada, sin embargo, salió mal. No sólo no se derrotó a Francia, sino que además se ganaron al peor de los enemigos posibles: el Imperio Britá­nico, con acceso prácticamente ilimitado a los recursos naturales y dotado con la marina más poderosa del mundo, con la que puso rápidamente en marcha un bloqueo marítimo con que ahogarlas económicamente.

Con la entrada de los turcos en la guerra del lado de las potencias centrales, su situación estratégica mejoró ligeramente, pero esto no podía ocultar el hecho de que, a pesar de que se contara con un nuevo aliado y de que se hubieran infligido dolorosas derrotas a rusos y franceses, la victoria en una guerra de desgaste era imposible. Por ello, las potencias centrales tratarán de romper el dogal que se cernía sobre ellas, causando catastróficas derrotas a rusos y franceses, para forzarlas a firmar la paz.

También minaron el dominio británico sobre su imperio, fomentando rebeliones internas –como la Yihad en los dominios musulmanes o el apoyo al movimiento independentista irlandés–, además de tratar de ahogarla económicamente mediante la guerra submarina indiscriminada. Sólo a principios de 1918 consiguieron romper el cerco mediante la firma del tratado de Brest-Litovsk con la Rusia soviética, nacida de la Revolución de Octubre. Pero la victoria en el Este llegaba demasiado tarde: los imperios centrales estaban exhaustos y con claros síntomas de derrumbe. Además, la guerra submarina no sólo no había conseguido asfixiar a Gran Bretaña, sino que había provocado la entrada en la guerra de otro enemigo aún más poderoso: EE UU.

En cuanto a las estrategias aliadas, oscilaron entre la inglesa, más proclive a practicar una guerra de desgaste que provocara el colapso de Alema­nia, y la francesa y rusa, mucho más agresivas y partidarias de encontrar una solución militar. La postura británica era comprensible, ya que se sentía segura gracias a su insularidad y al poder que le otorgaba poseer la mayor marina del mundo, que le permitía un acceso casi total a los recursos de su vasto imperio. Rusos y franceses, por el contrario, habían visto cómo el enemigo ocupaba amplias zonas de su territorio y veían amenazada su existencia; de ahí su mayor deseo de encontrar una solución militar. En la práctica se alternaron ambas posturas. Por un lado se fue minando la capacidad de resistencia alemana mediante el bloqueo económico. Y por otro, se la sometió a continuos ataques con los que minar su capacidad militar.

El miedo a la revolución

Rusia, corroída por sus fracasos en el frente, se derrumbó, aupándose al poder los comunistas, quienes se apresuraron a salir de la guerra. Con ese acto, las potencias centrales rompieron por fin el cerco. Pero ya era demasiado tarde. Gracias al tremendo potencial estadounidense, la situación aliada seguía siendo muchísimo más favorable. Poco a poco, fueron obligando a retroceder a los alemanes. Al final, unas potencias centrales exhaustas, desmoralizadas y con el miedo siempre latente a la revolución, fueron solicitando una tras otra el armisticio, el cual se firmaría finalmente con Alemania el 11 de noviembre de 1918. La guerra más mortífera de la historia había terminado.

“Éste no es un tratado de paz, sino un armisticio de 20 años”. Con estas palabras profetizaba el mariscal francés Ferdinand Foch la II Gue­rra Mundial. En Versalles, Alemania firmaba su sumisión económica y política. Millones de alemanes, y entre ellos un joven cabo austríaco, lo vieron como una afrenta y la prueba de que el mundo entero estaba en contra suya. Al fin y al cabo no habían sufrido grandes derrotas, los aliados no habían entrado en suelo patrio y en el Este se había ganado la guerra. ¿Por qué entonces semejante trato? Muchas fueron las voces que se opusieron, pero al final no pudieron hacerse valer. El nacionalsocialismo, nacido en el fango de las trincheras, encontraría en un breve plazo, oídos bien dispuestos para su semilla de odio y revanchismo.

Iván Pascual es historiador

Categories: Attac Planet

Ignorancia tributaria e impuestos incomprensibles

Fri, 22/08/2014 - 13:00

Saioa Bacigalupe - Economistas Sin Fronteras

En no pocas ocasiones los discursos de campaña electoral se llenan de propuestas que alardean de bajar la presión fiscal, ¿cómo identifica entonces la ciudadanía si se trata de consignas políticas vacías que nos intentan convencer de la necesidad de bajar o subir impuestos? La complejidad de los mismos nada tiene que ver con la simplicidad de la retórica que “vende” mejoras para muchos a cambio de mayorías que ayudan a algunos pocos a alcanzar el poder.

Durante la campaña de la renta de este año trabajé elaborando las declaraciones en un pequeño municipio y pude comprobar de primera mano la tensión que generaba este trámite y el desconocimiento en materia tributaria de muchas de las personas que se acercaban a mi mesa. La incomprensión de por qué el resultado es “a pagar” o “a devolver” es generalizada hasta en las personas con formación. Mi empeño por hacer entender la magia de los números que aparecían en la pantalla del ordenador finalmente hacía que alguna que otra persona llegara a entender lo que firmaba en su declaración.

Tras esta experiencia observando de cerca lo que para muchas personas es el momento estresante de cumplir sus obligaciones con Hacienda, creo que muy poca gente entiende de qué va este tinglado y tengo la sensación de que entre las asignaturas pendientes para septiembre nos queda la “Educación Tributaria”. Y es que pensar que Hacienda somos todos y todas es, por momentos, sólo el final de un anuncio que no nos acaba de convencer. ¿Realmente comprendemos los impuestos?

¿Quién paga? Cuántas veces hemos escuchado en tertulias formales o informales frases sentenciosas como “esos que no pagan impuestos”, refiriéndose a aquellas rentas bajas o colectivos exentos en la declaración de la renta por alguna medida de protección social. Cada vez que llega a mis oídos algo así vuelvo sobre la reflexión de que la ignorancia tributaria nos hace muy valientes para afirmar con rotundidad cualquier convicción sin fundamento. Y es que el impuesto menos equitativo, el IVA (Impuesto sobre el Valor Añadido), es el más difícil de evitar en el día a día. Todas las personas consumidoras lo soportamos al comprar cualquier bien o servicio que pasa por el mercado regulado: al precio inicial se le suma un porcentaje en función de determinados aspectos, si es considerado bien de lujo, de primera necesidad, si es cultura… Por si no queda claro por qué es el más injusto, soporta el mismo impuesto quien tiene una asignación monetaria baja que quien tiene una alta, esto es, proporcionalmente paga más quien menos recursos tiene. Es por esta razón que el IVA se ha convertido en una soga que estrangula a las economías domésticas más precarias.

¿Quién no paga? A pesar de no tenerlo interiorizado, esta pregunta se responde fácilmente. «El 72% del fraude lo provocan las grandes empresas», afirma con rotundidad el sindicato de técnicos de Hacienda, mientras los esfuerzos que se dedican a investigar a ciudadanos medios y pequeñas empresas suponen el 80% de los trabajadores de Hacienda. Así es como se sigue apuntando a las personas que para lograr la subsistencia recurren a la economía sumergida en lugar de mirar hacia los grandes capitales, que bien en forma de fortunas o de grandes empresas son los verdaderos defraudadores.

¿Y la desigualdad?

Al hilo de todo esto, hace unos meses nos presentaron la enésima reforma fiscal, con grandes o pequeños cambios sobre el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas. Sólo con una lectura en diagonal del documento de referencia, lo primero que nos hace tener un déjà vu son los objetivos que persigue, entre los que se repiten incansablemente el crecimiento económico y la creación de empleo; los titulares de siempre. ¿Y la desigualdad dónde queda? Sí, en tercer lugar se señala la equidad como objetivo, pero si atendemos a la letra pequeña, la progresividad no aumenta. No me salen las cuentas. Sigue habiendo una presión fiscal similar con la reforma, ya que no se incrementa de manera significativa lo que contribuyen los grandes tenedores de capital.

Como no va a ser lanzar todo campanas al vuelo, desde estas líneas también la pluma se lanza hacia reflexiones sobre las propuestas, y como no podía ser menos, a grandes males, grandes remedios:

- Educación tributaria. Más allá de cualquier reforma es importante la necesidad de comprender los impuestos, saber cómo están diseñados, qué objetivos tienen y cómo afectan a nuestra economía. La información es poder y más aún cuando hablamos de temas que nos afectan directamente, por el contrario, la ignorancia hace que nos asimilemos a marionetas con los bolsillos rotos a la deriva. El arraigo cultural de la utilidad y la necesidad de emplear y pagar impuestos también es indispensable, aunque estos cambios son más a largo plazo. Lo esencial es asentar las bases educativas para no empezar la casa por el tejado, y con eso creo que tendríamos encajada la primera pieza del rompecabezas.

- Transparencia de todas las entidades que gestionen fondos públicos. Hoy en día sería tan sencillo como poder descargar de cada entidad que gestione dinero de los contribuyentes los presupuestos ejecutados, es decir, la lista detallada de en qué se quería gastar y en qué se ha invertido el dinero de manera detallada. De esta manera, la elaboración de auditorías o análisis externos e incluso elaborados por la propia sociedad serían una manera de control sobre las propias entidades. Estas, con las cuentas al desnudo, no podrían soportar el pudor de mostrar las vergüenzas vinculadas a tratos de favor y la malversación de fondos.

- Equidad. La idea de que pague más quien más tiene está bastante bien aceptada en la sociedad, pero mi propuesta va más allá: la progresividad debería aumentar. Es decir, proporcionalmente tienen que pagar más quienes obtengan más rentas del ahorro o del capital. Para la abajo firmante existen muchos argumentos, uno de ellos es que los recursos son limitados y si unas pocas personas o entidades los acaparan, deben de existir mecanismos correctores para que todos los servicios que hagan que una vida que merezca (la alegría) vivir lleguen a todas las personas.

- Bienes básicos. El IVA ahoga a quien menos tiene; para compensarlo propongo una lista ampliada de bienes básicos, que contemplen las necesidades cotidianas para la diversidad de personas que formamos la sociedad en cuestiones como son las alimenticias, higiénicas, educativas y culturales.  Sí, también culturales, porque como firma un anónimo “si la cultura es cara, prueba con la ignorancia”.

- Acabar con la impunidad de los grandes delitos fiscales. Las campañas de concienciación que vemos en los grandes medios de comunicación masiva no van dirigidos a la lucha contra el gran fraude. A mi juicio el pequeño fraude tiene más que ver con la supervivencia y menos con el enriquecimiento, por eso recalco la palabra “gran” delito fiscal, vinculado al enriquecimiento, y del que nos sobran ejemplos últimamente. No vale con los juicios mediáticos, ni con paseíllos camino al juzgado ni la foto aposentados en el banquillo. Lo que no paga quien evade se reparte entre el resto de las personas que sí tributan; por esta razón, se propone la no prescripción de este tipo de faltas a gran escala.

Si la tributación es cosa de todas las personas que conforman una sociedad para que con esos fondos se puedan abastecer unos servicios públicos de calidad, nada como comprender el engranaje de la maquinaria tributaria, al menos, en la parte que nos toca, para así respirar, entender y tener criterio sobre un tema que en la actualidad nos genera un poco (o un mucho) de angustia.

Este artículo refleja exclusivamente la opinión de su autora.

Artículo publicado en eldiario.es

Categories: Attac Planet

Mecánica para demoler un Estado Social o el extraño caso del edificio desaparecido

Fri, 22/08/2014 - 09:00

Rosa María Artal – Comité de Apoyo de ATTAC España

 Pasear por Madrid depara sorpresas como la de encontrar que ha desaparecido un edificio completo. No uno cualquiera, estaba ubicado en una esquina del Parque del Retiro con la plaza que alberga la estación de Atocha. Más de una vez había reparado en sus tiendas, más que cerradas, abandonadas. ¡Et voilà! Ya no queda nada de él.

Aparece-Retiro-Estacion-Atocha-Madrid_EDIIMA20140818_0320_4

Aparece un solar en la esquina del parque del Retiro con la plaza que alberga la Estación de Atocha en Madrid

Ese agujero urbanístico es, en manos del PP –piensa una-, un bocado demasiado apetitoso y, basta indagar un poco, para comprobar que se cumplen las peores sospechas, como es habitual en ese partido. El portavoz de UPyD del ayuntamiento y ciudadanos en defensa del patrimonio han seguido y denunciado el proceso. El derribo, argumentan, ha incumplido la ley porque se trataba de un edificio protegido. Una nueva normativa aligera los requisitos para que baste con conservar poco más que la fachada.

Se lo han pulido completo, claro está. Pero, desde la Dirección General de Patrimonio Cultural y Calidad del Paisaje Urbano del Ayuntamiento de Madrid han contestado a la asociación ciudadana. Dicen que el edificio estaba en “ruina grave”. Lo declararon así en 2014 (atentos a la fecha). Pero les piden estén tranquilos porque van a reconstruir la fachada para dejarla como estaba e incluso han conservado algunas rejas de los balcones originales.

2014 es el año en el que se decreta su ruina ¿verdad? Pues en 2013 el grupo Ayre Hoteles, que cuenta entre sus socios a El Corte Inglés y a Abel Matutes, anunció ya la apertura de un hotel frente a la Estación de Atocha y exactamente en el mismo sitio donde ahora ha quedado libre el solar.

edificio-estacion-Atocha-Madrid-demolido_EDIIMA20140818_0314_4

El edificio frente a la estación de Atocha en Madrid, antes de ser demolido

Es importante que fijemos nuestra mirada en ese edificio compacto, sólido, con sus cimientos y sus vigas y luego en el vacío que deja. Porque eso exactamente es lo que está haciendo el PP y sus correligionarios con cuanto tocan. La sanidad, la educación, pensiones, empleo, subsidios, dependencia, servicios, nivel de vida, derechos… todo. Es la política de hechos consumados, de tierra quemada. Y hay leyes para conservar fachadas pero nada impide al parecer enajenar o derruir valores fundamentales para una sociedad.

Ha pasado igual con la sanidad, insisto. Teníamos uno de los mejores servicios de salud del mundo y de gran eficiencia para su coste, y ahora andamos repagando, hablando de “medicinas y tratamientos caros”, de cierres de servicios indispensables, de dolor y muerte incluso. Llegó la piqueta del PP y la tiró abajo. Aún quedan profesionales esforzados que trabajan entre los cascotes pero el entramado anterior, los ladrillos y soportes, no está.

Por si cuela en esas mentes atoradas que aún les siguen, dicen que reconstruirán la fachada tal como estaba. ¿Para qué la has tirado entonces? Se había quedado vieja. Ah, entonces nos deshacemos también de Las Meninas de Velázquez que tenemos unos copistas muy eficientes que van a hacer otro cuadro que ni lo notarás.

¿Nos deshacemos? No exactamente, lo que proporciona beneficio no se destruye por completo: se transforma. La mecánica siempre es la misma. Las demoliciones del PP –o de CiU y toda esta gente- tienen indefectiblemente un beneficiario privado claro. En algo tan serio como el cuidado de la salud han entrado hasta fondos especulativos, empresas con familiares de políticos,  e incluso se apuntan órdenes religiosas en Madrid, conocedores de las debilidades del partido que gobierna España por los cuatro costados.

No me digan que no es casualidad que el solar que deja el edificio derribado en Atocha/Retiro vaya a ir a parar, precisamente, a El Corte Inglés y al gran cacique ibicenco del PP.

En su febril actividad, Ana Botella también ha dado vía libre a la Operación Canalejas, esta vez al lado de la Puerta del Sol. Las obras, ya iniciadas, levantarán un complejo de lujo con hotel y centro comercial que aquí le ha correspondido en suerte a la Constructora OHL, vinculada al amigo Villar Mir.

La operación incluye “la remodelación del aparcamiento subterráneo y reordenación del tráfico”. Es decir, el ayuntamiento ha acordado invertir casi 21 millones de euros porque ha de indemnizar a la actual concesionaria del parking cuyo contrato expiraba en 2027. Aprendida la lección, Botella se la va a dar a los nuevos por ¡40 años! para que no haya ocasión de arrepentirse. Y, si no, se paga con el dinero de otros y ya está. Como hizo su mentor y antecesor, promovido después a Ministro Demoledor de la Justicia que ha dejado herencia de pago para varias generaciones.

El dinero estaba y ya no está, como el edificio de Atocha/Retiro, pero renace en los bolsillos adecuados con mayor o menos estética que eso es lo mismo.

Para demoler un Estado Social pues, primero hay que votar a un partido como el PP o todos sus primos hermanos y comprensivos sustentadores del sistema. Dotarse de unos eficaces cómplices mediáticos que hagan magia con los datos, atemoricen con los peligros que acechan a los que se alejan del carril o que mareen la perdiz para que los más débiles de mente no se aclaren y se queden solo con lo que ha farfullado Marhuenda para comentarlo jocosamente. Y luego asistir a los sucesivos derribos, a los engaños de que va a quedar igual o mejor, a la lista de beneficiados privados de bienes públicos, al dispendio de nuestro dinero porque, al final, encima terminamos pagando.

No pierdan de vista el agujero. Allí había un edificio que se dejó deteriorar para después tirarlo sin contemplaciones. Pronto habrá otro, pero ya no será igual. Solo podremos entrar pagando. En él, como en sanidad, educación, derechos y todo lo demás. No sé si las fuerzas y leyes de las que se dota el PP para amedrentar a los críticos permitirán mendigos en las inmediaciones. Poco después de hacer la foto, se estableció  un control policial, al parecer indispensable en el desértico Madrid de agosto.

Porque ése es el diseño de país en el que el PP y compañía trabajan. El de la desigualdad, el del embudo, el del lujo y la pobreza, el de la injusticia, dado que el único I+D+i al que atienden, promocionan y goza de toda prosperidad es, como ya se está diciendo, el de la corrupción.

Éticas personales como edificios demolidos, cerebros como solares vacíos, sustentan esta increíble situación.

Artículo publicado en eldiario.es

El Periscopio

Categories: Attac Planet

El último retrato

Fri, 22/08/2014 - 07:00

Gustavo Duch – Consejo Científico de ATTAC España

Recién está saliendo el sol y la fotógrafa ya lleva varias horas caminando. Le ha costado más de lo habitual encontrar las escenas de aves despertándose, de lombrices trabajando o de abejas cortejándose que buscaba para su catálogo, pero finalmente ha tenido suerte y ha podido hacer varias tomas en un campo de maíz. Con el macro como objetivo ha captado ese momento mágico en que las hojas verdes sudan, como si la noche hubieran sido largas horas de esfuerzo para ellas. Tomas de perfectas gotitas de agua como una hilera de funambulistas en la cuerda floja. En una de ellas, como un espejo, se ve el rostro reflejado de una abeja a punto de saciar su sed.

Pobre animal. No es agua solo lo que ingiere en ese momento. Ese maíz ha sido tratado con productos de Bayer o Syngenta y su organismo está recibiendo una dosis de 11.709 µg/l de clotianidina o una dosis de 55.260 µg/l de tiametoxam. Según explica el informe de Greenpeace ‘Gotas de Veneno para las Abejas’, en un solo trago de esas gotitas de gutación en plantas tratadas incluso un mes antes, la abeja beberá veneno por encima de la ‘dosis letal 50′. Es decir, como un guión de cine de terror, una de cada dos abejas que bebe este néctar estará muerta antes del tercer día. Si ella no es la que muere, entonces de por vida volará desorientada, con torpeza, tal vez no sepa regresar a su colmena. ¿Será este el último retrato de la abeja?

Quizás, o así parece que lo deseen las empresas agroquímicas que fabricando esta clase de venenos, los llamados neonicotinoides, ven crecer a muy buen ritmo sus ganancias económicas. En el mercado de insecticidas, esta familia de pesticidas neurotóxicos derivados de la nicotina, ya alcanza el 40% de cuota, con unas ventas globales de más de 2.630 millones de dólares anuales. La compañía líder es Bayer que exporta cada año más de 1.000 toneladas de imidacloprid a más de 120 países y sus ventas son superiores a 597 millones de euros. Cuando la exclusividad de la patente venció, Bayer añadió en el mercado la clotianidina, y sus millones de euros anuales, más de 192, ya son muy significativos. Detrás tenemos a Syngenta con el tiametoxam.

­La toxicidad de estas sustancias ya estaba demostrada, y por ello desde Diciembre del año pasado, Europa decidió prohibir su uso durante dos años. Ahora, un reciente informe elaborado por un equipo internacional de 29 investigadores e investigadoras, después de evaluar más de 800 artículos científicos y 150 estudios de efecto directo al respecto, han repetido la afirmación: el uso de este tipo de insecticidas sistémicos es responsable del descenso de población de mariposas, abejas, otros insectos polinizadores y también de la lombriz de tierra. «La evidencia es muy clara. Estamos siendo testigos de una amenaza para la productividad de nuestro medio ambiente natural y de cultivo», son las tajantes palabras empleadas por uno de los científicos del Grupo de Acción sobre Plaguicidas que elaboraron el trabajo referido para la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Pocos meses antes, la doctora Cynthia Palmer de la American Bird Conservancy presentó un informe similar respecto al impacto de estos insecticidas sobre las aves en EEUU. Y la conclusión es idéntica. «Un solo grano de maíz recubierto de neonicotinoides puede matar un pájaro» -dijo – «incluso un ínfimo grano de trigo o colza tratado con imidacloprid puede envenenar fatalmente a un ave». Pero lamentablemente en su país parece que las evidencias científicas se diluyen ante los lobbys de las empresas que producen estos venenos.

Menos científicas son mis propias observaciones pero en las tierras de secano y cereales de la Segarra tarragonina (Catalunya) por donde paseo, la primavera nos ha traído menos golondrinas, (según la sociedad científica y conservacionista SEO/Birdlife, en España había, en 2004, cerca de 30 millones de ejemplares y desde entonces han desaparecido una de cada tres golondrinas, un millón por año), hemos visto menos gorriones y recién han llegado los abejarucos, pero también nos parece que son menos. Y a usted, ¿cuánto hace que no le pica una abeja?

No hacen falta más datos, lo que escasea es la voluntad política de preservar la vida ante la muerte.

Artículo publicado en La Jornada

Palabre-ando

Categories: Attac Planet