Skip navigation

News from Attac Spain

Distribuir contenido
Justicia económica global
Actualizado: hace 18 mins 57 segs

Ruido bélico por Crimea tensiona crisis de Ucrania y desata el miedo en bolsas mundiales

Jue, 13/03/2014 - 08:00

Marco Antonio Moreno – Consejo Científico de ATTAC España

rtsi_140303Los temores de una guerra en la península ucraniana de Crimea hicieron tambalear a las bolsas mundiales y provocaron un hundimiento general. Ante el recrudecimiento de una crisis que ha sido fuertemente alentada por Alemania y Estados Unidos, muchos inversionistas retiraron su dinero de Rusia y el índice RTS de la Bolsa de Moscú se redujo en más del diez por ciento, mientras el rublo cayó a un mínimo histórico. En Frankfurt, Londres y Nueva York los precios se fueron en picada. El DAX perdió un 3,4 por ciento, el FTSE un 2,15 por ciento; el IBEX 35 un 2,33 por ciento y el Dow Jones un 0,98 por ciento. Casi todos los índices mundiales cerraron en números rojos. Como es la costumbre, los inversores huyeron al oro y a los bonos de los gobiernos de Alemania y Estados Unidos.

ibex35-1403003Aunque Mario Draghi había señalado que la crisis de Ucrania no implicaba ningún riesgo económico, lo cierto es que esta crisis se está convirtiendo en un polvorín de largo alcance que puede tener enormes consecuencias. Los acontecimientos de los últimos días, tras el golpe de Estado de los neonazis y la extrema derecha ucraniana, han elevado las tensiones en la zona y la respuesta de Rusia, que puede quedar aislado geopolíticamente no se ha hecho esperar y ha movido sus piezas en la península de Crimea donde el 60% de la población se declara de origen ruso (censo de 2012).

dax_140303Crimea, Roosevelt y Catalina la Grande

Crimea fue anexado a Rusia por Catalina la Grande en 1780 y cuando Franklin Délano Roosevelt la visitó en 1945 sabía que estaba pisando territorio ruso. Fue Nikita Krushev en un acto controversial quien se desprendió de Crimea en 1954, en la distención del bloque soviético, y se la cedió a Ucrania, con la condición de que Rusia mantendría el puerto de Sebastopol, importante salida a los mares de aguas cálidas que permiten el transporte marítimo todo el año. Los puertos del norte de Rusia están congelados gran parte del año. De ahí la trascendencia que tiene para Rusia la península de Crimea.

ftse_140303Por eso que las actuales maniobras pueden ser el inicio de una escalada bélica que tendría en el este de Europa su escenario central y podría ocasionar más daño a un mundo que aún está fuertemente golpeado por la crisis. Las empresas rusas fueron las que más cayeron en este nuevo golpe bursátil encabezados por las acciones de Gazprom, que se desplomaron casi un 14 por ciento. Lukoil y Rosneft perdieron 7,4 y 5,4 por ciento, mientras el título de la mayor institución financiera de Rusia, el Sberbank se sumió en pérdidas de casi un 15 por ciento.

dowjones_140303El IBEX 35 se deslizó 2,33 por ciento y el Dow Jones lo hizo en -0,98 por ciento. A su vez, el precio del oro subió 2,2 por ciento a un máximo de cuatro meses quedando en 1.354,80 dólares la onza troy (31,1 gramos). Las especulaciones sobre la escasez en el suministro de energía elevaron el precio del petróleo hasta un 3 por ciento, alcanzando los 112,39 dólares el barril. Y aunque Mario Draghi insista en que lo que ocurre en Ucrania no tendrá efectos en la economía, los temores a una escasez en el suministro de los alimentos elevaron el precio del trigo en un 7 por ciento y el del maíz en un 5 por ciento. Las consecuencias no se están haciendo esperar y el ruido bélico puede adquirir mayores connotaciones.

Publicado en www.elblogsalmon.com

Categorías: Attac Planet

El incierto futuro de las democracias de América Latina

Mié, 12/03/2014 - 14:00

 Germán Gorraiz López - ATTAC Navarra-Nafarroa

La importancia de la Alianza del Pacífico fue destacada por el analista y economista Jorge González Izquierdo, quien dijo a la AFP que este bloque en lo político “es un contrapeso al grupo que quiso formar el presidente Hugo Chávez de Venezuela”, en alusión a la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA), integrada por Venezuela, Cuba, Bolivia, Nicaragua, Dominica, Ecuador, San Vicente y Las Granadinas y Antigua y Barbuda. Así, según explica Patricio Carvajal Aravena en dossiergeopolitico.com,“América para los americanos debe constituir la base de una geopolítica genuinamente americana, lo que implica la presencia inequívoca de EE.UU en la Alianza del Pacífico”.

Así, tras una fachada neoliberal, se escondería un refinado proyecto de ingeniería geopolítca cuya finalidad última sería dinamitar el proyecto integracionista representado por la UNASUR e intensificar la política de aislamiento de los Gobiernos progresista-populista de la región, en especial de Venezuela tras quedar huérfana del alma mater de la Revolución Bolivariana (Chávez).
Dicha estrategia fagocitadora tendría como objetivos a medio plazo aglutinar el Arco del Pacífico para integrar además a Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá e incorporar por último al Mercosur (Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay) , siguiendo la teoría kentiana del “palo y la zanahoria “ expuesta por Sherman Kent en su libro “Inteligencia Estratégica para la Política Mundial Norteamericana” (1949).

Para entender la finalidad última de la nueva estrategia geopolítica de EEUU en América Latina, debemos acudir a Sherman Kent, quien en su libro “Inteligencia Estratégica para la Política Mundial Norteamericana” publicado en 1949, expresó: “La guerra no siempre es convencional: en efecto, una gran parte de la guerra, de las remotas y las más próximas, ha sido siempre realizada con armas no convencionales: [...] armas [...] políticas y económicas. La clase de guerra en que se emplean [...] (son la) guerra política y la guerra económica.”

Los fines de estos tipos de guerra fueron descritos por este autor de la siguiente manera: “en estas guerras no convencionales se trata de hacer dos cosas: debilitar la voluntad y la capacidad de resistencia del enemigo y fortalecer la propia voluntad y capacidad para vencer” y más adelante añade que los instrumentos de la guerra económica “consisten en la zanahoria y el garrote”: “el bloqueo, la congelación de fondos,el ‘boicot’, el embargo y la lista negra por un lado; los subsidios, los empréstitos, los tratados bilaterales, el trueque y los convenios comerciales por otro”.

Así, en el discurso de Obama ante el pleno de la VI Cumbre de las Américas celebrado en Cartagena (Colombia) en el 2012, recordó que la Carta Democrática Interamericana declara “que los pueblos de América Latina tienen derecho a la democracia y sus gobiernos tienen la obligación de promoverla y defenderla, por lo que intervendremos cuando sean negados los derechos universales o cuando la independencia de la justicia o la prensa esté amenazada”, advertencia extrapolable a Ecuador y Venezuela.
Por otra parte,la revista Foreign Policy, (edición de enero-febrero, 2012), publicó un análisis de Brzezinski titulado “After America” (”Después de América”), donde analiza la tesis de la decadencia de los EEUU debido a la irrupción en la escena global de nuevos actores geopolíticos (China y Rusia) y de sus posibles efectos colaterales en las relaciones internacionales.

Respecto a México, Brzezinski afirma que “el empeoramiento de las relaciones entre una América (EEUU) en declinación y un México con problemas internos podría alcanzar niveles de escenarios amenazantes”. Así, debido al “caos constructivo” exportado por EEUU y plasmado en la guerra contra los cárteles del narco iniciada en el 2.006, México sería un Estado fallido del que sería paradigma la ciudad de Juárez, (la ciudad más insegura del mundo con una cifra de muertes violentas superior al total de Afganistán en el 2009), por lo que para evitar el previsible auge de movimientos revolucionarios antiestadounidenses se procederá a la intensificación de la inestabilidad interna de México hasta completar su total balcanización y sumisión a los dictados de EEUU.
En Centroamérica, EEUU podría estrechar lazos comerciales y militares con el presidente dominicano Danilo Medina ante el peligro de contagio mimético de los ideales revolucionarios chavistas al depender el país dominicano de la venezolana Petrocaribe para su abastecimiento energético.
En Nicaragua, China habría asumido el reto de construir el Gran Canal Interoceánico para sortear el paso del estrecho de Malaca, pues dicho estrecho es vital para China al ser la ruta principal para abastecerse de petróleo pero se habría convertido “de facto” en una vía marítima saturada y afectada por ataques de piratas.
Sin embargo, dicha iniciativa contaría con la oposición de múltiples organismos nicaragüenses por su presunto impacto medioambiental, lo que aunado con el litigio que Nicaragua mantiene con Costa Rica por la posesión de la isla Portillos o Harbour Head, (a pesar de la decisión del Tribunal de la Haya de 2011 favorable a las tesis de Costa Rica) y la reciente entrega al Secretario General de la ONU, Ban Ki Moon, por los gobiernos de Colombia, Panamá y Costa Rica de una carta en la que alertaban “de los planes expansionistas de Nicaragua”, será aprovechado por EEUU para desestabilizar el gobierno de Daniel Ortega dentro de su estrategia geopolítica global de secar las fuentes energéticas chinas.
Respecto a Panamá, la joya de la corona del Canal tendría un tránsito estimado de 14.000 barcos mercantes y una carga de 300 millones de Tm anuales (5% del comercio mundial), según datos de la Autoridad del Canal de Panamá. Sin embargo, las cifras de tránsito de los últimos años adolecen de un constante deterioro pues el canal de Suez le habría arrebatado parte de su segmento de mercado natural, aunque la prevista inauguración para el 2015 del nuevo Canal de Panamá ampliado que debería servir de revulsivo para recuperar el mercado perdido al permitir el tránsito de cargueros de más de 400 metros de longitud y 50 metros de ancho (los llamados post-Panamax) deberá aplazarse hasta el 2017 tras e contencioso Safyr-Autoridad del Canal de Panamá.
En Venezuela, tras las reñidas elecciones presidenciales en Venezuela en las que Maduro se habría impuesto a Capriles por el estrecho margen de 200.000 votos, asistiríamos a una división casi simétrica de la sociedad venezolana que será aprovechado por EEUU para implantar “el caos constructivo de Brzezinski” mediante una sistemática e intensa campaña desestabilizadora que incluirá el desabastecimiento selectivos de artículos de primera necesidad, la amplificación en los medios de la creciente inseguridad ciudadana, la toma de las calles por la oposición burguesa y la posterior llamada al Ejército para que se erija en rector del destino de Venezuela, estrategia diseñada por la CIA y que contando con la inestimable ayuda logística de Colombia (convertida en el portaaviones continental de EEUU) terminará por finiquitar el régimen post-chavista.
Así, el acuerdo chino-venezolano por el que la empresa petro-química estatal china Sinopec invertirá 14.000 millones de dólares para lograr una producción diaria de petróleo en 200.000 barriles diarios de crudo en la Faja Petrolífera del Orinoco, (considerado el yacimiento petrolero más abundante del mundo), sería un misil en la línea de flotación de la geopolítica global de EEUU (cuyo objetivo inequívoco sería secar las fuentes energéticas de China), por lo que no sería descartable un intento de golpe de mano de la CIA contra Maduro.
En cuanto a Cuba, las medidas cosméticas tomadas por la Administración Obama (relajación de las comunicaciones y el aumento del envío de remesas a la isla así como el inicio de una ronda de conversaciones sobre temas de inmigración), dejan intacto al bloqueo y no cambian sustancialmente la política de Washington aunque reflejan el consenso de amplios sectores del pueblo norteamericano a favor de un cambio de política hacia la Isla auspiciado por la decisión del régimen cubano de terminar con el paternalismo estatal y permitir la libre iniciativa y el trabajo por cuenta propia.
Tras estos preliminares, subyacerían las conversaciones secretas entre el cubano-judío y Profesor de la Universidad de Denver, Arturo López-Levy y las autoridad cubanas para negociar el trueque de Gross por los Cinco, lo cual representaría eliminar un significativo escollo en el largo camino para restablecer la normalidad en las relaciones entre EEUU y Cuba. Recordar que Arturo López-Levy realizó un curso de postgrado de verano del Instituto Carter en Atlanta, (Georgia) y tendría acceso directo a Raúl Castro al estar su primo (hijo de un general de las FAR) casado con una hija del mandatario cubano.
Sin embargo, la renovación automática por parte de EEUU por un año más del embargo comercial a la isla podría suponer para Cuba pérdidas estimadas en cerca de 50.000 millones de $ y abocar al régimen de Raúl Castro a la asfixia económica, no siendo descartable la firma de un nuevo tratado de colaboración militar con Rusia que incluiría la instalación de una base de Radares en la abandonada base militar de Lourdes para escuchar cómodamente los susurros de Washington y la instalación de bases dotadas con misiles Iskander, pudiendo reeditarse la Crisis de los Misiles (octubre 1962).

Respecto a Brasil, la decisión de la presidenta brasileña Dilma Rousseff de posponer su visita de Estado a Washington programada para el 23 de octubre (decisión avalada por los principales asesores de Rousseff, entre ellos su antecesor y mentor Lula da Silva), entraña el riesgo de una peligrosa confrontación entre las dos grandes potencias del continente americano, pues según Lula “los americanos no soportan el hecho de que Brasil se haya convertido en un actor global y en el fondo, lo máximo que ellos aceptan es que Brasilia sea subalterno, como ya lo fue”.
Así, Rousseff tras afirmar que “el espionaje ilegal representa una violación de soberanía incompatible con la convivencia democrática entre países amigos”, exigió a Estados Unidos explicaciones convincentes de las razones de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) para presuntamente violar las redes de computadoras de la petrolera estatal Petrobras y tras su enérgico discurso en la apertura de la 68 Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU), se habría granjeado la enemistad de la Administración Obama que procederá a la implementación del “caos constructivo” en Brasil para desestabilizar su mandato presidencial, no siendo descartable un estrechamiento de relaciones ruso-brasileñas.
Recordar que Brasil, forma parte de los llamados países BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) y aunque se descarta que dichos países forman una alianza política como la UE o la Asociación de Naciones del Sureste Asiático (ASEAN), dichos países tienen el potencial de formar un bloque económico con un estatus mayor que del actual G-8 (se estima que en el horizonte del 2050 tendrán más del 40% de la población mundial y un PIB combinado de 34.951 Billones de $).
El objetivo inequívoco de Putin sería neutralizar la expansión de EEUU en el cono sur americano y evitar la posible asunción por Brasil del papel de “gendarme de los neoliberales” en Sudamérica, pues Brasil juega un rol fundamental en el nuevo tablero geopolítico diseñado por EEUU para América Latina ya que le considera como un potencial aliado en la escena global al que podría apoyar para su ingreso en el Consejo de Seguridad de la ONU como miembro permanente, con el consiguiente aumento del peso específico de Brasil en la Geopolítica Mundial.
Finalmente, recordar que el Gobierno norteamericano felicitó efusivamente a CFK por el resultado electoral a través del portavoz para los asuntos de América Latina de EEUU, William Ostick quien transmitió la voluntad de la administración de Obama de “trabajar productivamente” con el gobierno argentino tras los últimos desencuentros entre ambas administraciones.
No obstante, en el encuentro privado que mantuvieron en Cannes CFK y Obama en el marco del G-20, la mandataria argentina no habría sido sensible a las tesis de Obama y no habría aceptado la reanudación de ejercicios militares conjuntos con EE.UU en territorio argentino coordinados por EEUU, pues de facto habría significado la ruptura de la nueva doctrina militar diseñada para la región por los gobiernos que suscribieron la UNASUR, cuyo primer Secretario General fue precisamente Néstor Kirchner.
Sin embargo, tras la constatación de la entente económica YPF-Chevron, (jugada maestra de Chevron ya que con una exigüe inversión de 1.500 millones $ habría obtenido el megacontrato del siglo que incluiría una extensión de 38.500 km2 de pozos petrolíferos con una expectativa de extracción de 1.600.000 millones $), quedaría perfilada la estrategia de EE.UU. para reconducir los pasos del Gobierno argentino y lograr su ingreso en la Alianza del Pacífico.

Caso de no ser sensible los Gobiernos díscolos a las tesis de EEUU, no sería descartable el retorno a la política del Big Stick o “Gran Garrote”, (cuya autoría cabe atribuir al presidente de Estados Unidos Theodoro Roosevelt), sistema que desde principios del siglo XX ha regido la política hegemónica de Estados Unidos sobre América Latina, siguiendo la Doctrina Monroe ,“América para los Americanos”.

Así, a comienzos de los años sesenta, el miedo al mimetismo cubano había llevado a los EEUU a apoyar los golpes militares del que serían paradigmas en Centroamérica los casos de El Salvador , (donde una junta militar se apoderó del poder en 1961), de Guatemala (el presidente Idígoras Fuentes fue derrocado por los militares en marzo de 1963) y Honduras (el presidente Villeda, acusado de poca firmeza frente a la subversión comunista, fue derrocado en octubre de ese mismo año) mientras en Nicaragua se perpetuaba la dictadura de los Somoza ( 1.936-1979).

Asimismo, los militares tomaban el poder en Perú en julio de 1962; el presidente ecuatoriano Otto Arosemena era derrocado a su vez en julio de 1963 por “complacencia ante el castrismo”; el ejército boliviano tomó el poder en noviembre de 1964; en Argentina el general Onganía hizo lo propio en junio de 1966 y finalmente en Brasil, el 31 de marzo de 1964 las fuerzas armadas derrocaban a Goulart .

De todo ello, se deduce que estaríamos en vísperas de la irrupción en el escenario geopolítico de América Latina de una nueva ola desestabilizadora cuyos primeros bocetos ya están perfilados y que terminará de dibujarse en esta década) y que tendrán a Honduras, Paraguay, Nicaragua, Ecuador, Bolivia, Granada y Panamá como paradigmas de los llamados “golpes virtuales o postmodernos “que protagonizará EEUU en esta década en el nuevo escenario panamericano que surgirá tras el retorno al proteccionismo económico y consiguiente finiquito a la economía global.

Categorías: Attac Planet

“Los gobiernos que quieran hacer políticas progresistas no podrán permanecer en el euro”

Mié, 12/03/2014 - 10:00

“La estabilización de la economía europea se ha producido más bien por destrucción: la economía está destruida, el desempleo se incrementa”, dice el economista griego Costas Lapavitsas

“Un Gobierno radical en Grecia debería dejar de pagar una parte importante de la deuda, que de otra manera es insostenible”

Nuria Alabao / Xavier Ferrer – eldiario.es

Costas Lapavitsas es profesor de economía en la Universidad de Londres. Su último libro Profiting without producing constituye una radiografía imprescindible para entender lo que llama la financiarización, el crecimiento incontrolado del sistema financiero y la imposición de sus intereses a toda la sociedad. En español ha publicado Crisis en la Eurozona, donde carga contra las medidas de austeridad en la eurozona. Tiene muchas esperanzas en Syriza, pero advierte de que su principio de permanecer en la eurozona encuentra serias resistencias dentro de sus propias filas. Lapavistas acaba de estar en Barcelona invitado por la Plataforma de Auditoría Ciudadana de la Deuda, el Observatorio de la Deuda y el Seminario Taifa.

¿Cómo será el voto griego para las europeas?

En este momento hay mucho descontento y rabia, existe al mismo tiempo desesperación y falta de capacidad organizativa. No sé si la gente en Europa lo entiende, pero los griegos están muy frustrados pero también muy desilusionados y se sienten débiles. Es posible que el Pasok –el viejo partido de gobierno socialdemócrata– desaparezca completamente, y Nueva Democracia –el partido de derechas en el poder– sufra importantes pérdidas. Es probable que Syriza crezca y llegue a ser el más votado aunque no sé si podría gobernar en solitario. Es de prever un crecimiento del partido fascista hasta situarse como segundo o tercer partido.

Las elecciones europeas combinadas con las municipales en Grecia –se producirán al mismo tiempo– van a ser un acontecimiento político significativo. Las elecciones europeas pueden suponer una transformación completa del mapa político y electoral griego. Si el voto de la coalición gobernante de la derecha y el Pasok se desploma, será muy difícil para ellos seguir gobernando con estabilidad y llevar a cabo las medidas que exige la Troika.

Y esto sumado a la candidatura de Alexis Tsipras, el líder de Syriza, a la presidencia de la Comisión Europea.

Creo que es un error que Tsipras acceda a la presidencia europea, es muy peligroso. En cualquier caso, es extremadamente importante que Syriza lo haga bien, especialmente si se convierte en el partido más votado en Grecia, porque está generando mucha esperanza, tanto en Grecia como en el resto de Europa. Esto se produce por algunas razones: la izquierda por fin puede ser un actor fundamental, no tiene que ser marginal. Es decir, puede constituirse en una verdadera alternativa de gobierno. Pero hay que tener claro lo que Syriza es capaz de hacer y lo que no.

Syriza tendrá que enfrentar grandes dificultades si es elegida. En parte por su propio funcionamiento interno, su composición, y también por algunos problemas objetivos con los que se encontrará tanto en el país como fuera. Si Syriza no cumple las expectativas, pierde el control sobre su propia formación o no da la talla, la situación para la izquierda será muy complicada. La apuesta es muy alta.

En el 2012, hubo en Grecia un default. A partir de los resultados de este proceso, ¿podemos deducir que el impago es una variable política?

La manera en que los griegos hicieron su default en 2012 es la peor manera posible. Ningún otro país de Europa, o del mundo, debería manejar un default de esa manera. Si se da, ha de ser soberano y tiene que estar pensado desde las necesidades del deudor, no desde las necesidades del prestamista.

El default griego fue organizado por la Troika y por eso fue tan malo. Lo que pasó en Grecia es que el impago fue de la deuda privada y no de la pública. Así que los grandes perdedores fueron los prestamistas griegos, bancos griegos, propietarios de bonos y fondos de pensiones griegos. Como consecuencia, el Estado tuvo que endeudarse otra vez para rescatar a los bancos que estaban en apuros tras el default. Esta debe ser la primera vez en la historia que un país hace un defaultcontra sí mismo, en vez de hacerlo contra prestamistas extranjeros con el objetivo de restaurar su economía. Grecia reestructuró su deuda y complicó aún más su situación. Es increíble. Por lo tanto, el default es un elemento muy importante, pero tiene que ser organizado de otra manera. Tenéis razón, la política aquí es muy importante. La forma política de hacerlo es que sea en interés del deudor con presión desde abajo.

En España la visión más generalizada ahora mismo es que estamos a salvo de esa situación. El Gobierno, basándose en algunos indicadores macroeconómicos positivos, afirma que la crisis ha terminado y que estamos creciendo.

Dos cosas han cambiado en Europa de forma parecida en España y en Grecia respecto a 2010 e incluso a 2012. La primera es que en la periferia el déficit en cuenta corriente ha decrecido por la recesión. Las importaciones descienden, por lo tanto el déficit exterior se ha reducido. Lo segundo es que el déficit presupuestario también ha decrecido por la recesión. Entonces se ha producido cierta estabilización por el lado fiscal y por el de cuenta corriente. Además esta situación se reforzó gracias a la actuación del Banco Central Europeo hace algo más de un año, cuando Draghi dijo que haría lo que fuese necesario hacer. Entonces la combinación entre la contracción del déficit y Draghi estabilizando los mercados financieros ha dado como resultado que no hay una presión inmediata de default. Los mercados financieros se han calmado.

Pero si miramos la economía real podemos ver que en realidad, esta estabilización se ha producido más bien por destrucción: la economía está destruida, el desempleo se incrementa, la recesión está siendo muy profunda. Esto es lo que está estabilizando a los mercados. No es una situación sostenible porque es poco probable que haya un crecimiento rápido que repare las pérdidas. Todas las evidencias indican que las economías de la periferia se estancarán. Esto no es resolver la crisis, sino transformar una aguda crisis financiera en una crisis duradera de la economía real que es lo que han producido las medidas de austeridad

En Grecia se acaba de prorrogar la moratoria por la cual no se puede desahuciar una primera vivienda. La situación en España es distinta, ¿a qué se debe?

En Grecia la situación es bastante turbia. La Troika está presionando en favor de la suspensión de la moratoria para que los bancos puedan deshacerse de algunas de sus inversiones inmobiliarias. Dice que así podrán sanear sus balances para que cuando lo hayan hecho puedan empezar a prestar otra vez. Esta lógica es tan intrincada que no engaña a nadie: los bancos prestarán si les permitimos que echen a la gente de sus casas porque esto es bueno para los balances. Sólo el FMI podría inventar algo así. Es una idea demasiado manufacturada.

El Gobierno griego no quiere suspender la moratoria aunque está bajo presión. Y no quiere hacerlo, no porque sienta simpatía por los propietarios o inquilinos, sino porque se da cuenta de que suspender la moratoria sería dinamita política. Como España, Grecia tiene una de las proporciones de propietarios más altas de Europa. Es una cuestión cultural, asociada a la idea de éxito social. Empezar a echar gente de sus casas porque se retrasan en sus pagos implicaría un incremento enorme de la conflictividad política. Y el Gobierno lo sabe, así que se está resistiendo. Esto demuestra la diferencia de posibilidades de acción política en contextos distintos como Grecia y España.

La posición de Syriza no es la mayoritaria dentro de la izquierda porque se opone a la austeridad pero con una fuerte apuesta por la moneda única y la UE. ¿Qué supone esta postura en el marco político de la UE?

Para mí es exactamente lo que la clase dirigente europea desea. Porque Syriza dice: “Nosotros queremos permanecer en el euro y vamos a permanecer pase lo que pase y además vamos a ser radicales”. Pero clase dirigente sabe que esta opción es imposible. Lo realmente peligroso de Syriza es que contiene una corriente de izquierda radical –un 40% de la coalición– que no está de acuerdo con esta propuesta y que puede llegar a suponer un peligro de ruptura. En otras palabras, Syriza no es un cuerpo político fiable. Es impredecible. Y es esta posibilidad de una radicalización de la coalición lo que preocupa realmente a la clase dirigente europea.

Por otra parte, si Syriza resulta elegida, habrá un crecimiento de las demandas populares, incluso aunque la gente esté pesimista y pasiva. Si hay un Gobierno de Syriza, querrán medidas en relación a sus salarios, pensiones, trabajo, etc, todo tipo de demandas. Esto sí supone una amenaza para la clase dirigente europea. Además, otros países europeos pensarán: nosotros podemos hacer lo mismo. Por eso Syriza encarna una promesa pero también supone un riesgo enorme.

Parece que identifica “izquierda” con la postura que propugna salir del euro. ¿Por qué?

A mi entender, esta postura es la única que abre la posibilidad de hacer políticas de izquierda radical que cambien la relación de fuerzas en favor del trabajo y contra el capital; políticas que son necesarias para restablecer el daño infligido a los países europeos en los últimos años debido a la crisis. Son políticas sensatas, fundamentales, como redistribución, control o nacionalización de los bancos, reorganización de la producción. Estos cambios son imposibles, en mi opinión, dentro de la unión monetaria y significan lo contrario de lo que significa hoy la Unión Europea.

Puedo ser más específico: un Gobierno radical en Grecia debería dejar de pagar una parte importante de la deuda, que de otra manera es insostenible, así como cambiar las políticas fiscales y monetarias. No podemos asumir la austeridad, no podemos apostar por superávits fiscales. Tiene que haber políticas diferentes, que permitan el crecimiento de la economía. Un Gobierno radical debería nacionalizar la banca y crear bancos públicos que dieran soporte a la reorganización de la producción. Si atendemos a estas propuestas, nos damos cuenta de que no pueden darse dentro de la estructura de la unión monetaria hoy.

¿No cree que si llegamos a la situación en la que un Gobierno pueda aplicar esas medidas, la situación política europea habrá cambiado tanto que podría pensarse en cambios en la propia arquitectura de la UE?

A veces la izquierda necesita al Estado nación para proteger los derechos de los trabajadores y los derechos democráticos, y no puede hacerse de otra manera. El Gobierno de Grecia o de Portugal no puede cambiar la estructura de la Unión Europea, pero sí puede intervenir en Grecia y Portugal. Por supuesto, el mío no es un argumento nacionalista. En ocasiones puedes utilizar los mecanismos del Estado nación para crear una corriente internacional.

Si en 2010 se hubiera dado la posibilidad de una serie de gobiernos de izquierda en varios países de Europa hablaríamos, pero ahora ya llevamos cuatro años de crisis. Y en estos cuatro años Grecia ha sido destrozada, Portugal y España están muy mal. No estamos discutiendo sobre casos ideales. Y sabemos que Syriza tiene una posibilidad real de estar en el Gobierno y tiene que decidir qué hacer aquí y ahora.

Si llegas al poder sin un plan, pensando que vas a cambiar la UE, la consecuencia será el caos. Pero sí hay una serie de cosas que puedes hacer. Y tienes que preparar a tu gente, mantenerles informados de lo que es posible. Puedes involucrar a la gente en este proceso, porque al final de ahí es de donde proviene tu fuerza.

¿Cómo se pide que se enfrenten a las consecuencias negativas de un tipo de transición así, por ejemplo, con los costes de volver a una moneda nacional?

Tienen que entender que hay que elegir entre una muerte lenta, que es lo que han estado experimentando, o un shock controlado del que vamos a salir después. Si ese es el caso, el shock y su gestión serán más fáciles: podrás intervenir sobre la circulación monetaria, nacionalizar los bancos y ponerlos bajo control público e imponer medidas para impedir la fuga de capitales. Intervenir en los mercados de petróleo, medicinas y alimentos. Habrá que hacer provisión para cubrir las necesidades inmediatas por un corto periodo de tiempo hasta que la demanda vuelva a normalizarse. Todo esto se puede implementar de forma controlada si el Gobierno de izquierdas está seguro de que tiene que hacerlo.

Gran parte de su trabajo se centra en la financiarización. ¿Puede explicar qué significa y qué consecuencias tiene en el capitalismo contemporáneo?

Financiarización es un término que hace referencia al crecimiento del sistema financiero que podemos ver en el mundo capitalista desarrollado en las últimas tres o cuatro décadas. Un crecimiento enorme de las finanzas, relacionado con el resto de la economía. Al mismo tiempo, hay un aumento del beneficio financiero. Una enorme, inusitada proporción de beneficios proviene ahora de las finanzas. Lo podemos comprobar en los EEUU y en otros países donde lo hemos medido. También sabemos que el tipo de estrato social que obtiene estos beneficios financieros es ahora muy diferente del anterior. Sabemos que hay una pequeña minoría de gente asociada con el sistema financiero que obtiene una buena parte de estos beneficios a través de bonos, salarios y demás, no por prestar dinero, sino como remuneración por trabajar en las finanzas. Esto cambia la estratificación social porque este grupo de gente tiene un gran poder de influencia sobre las políticas públicas.

Mi visión es que esto se produce de forma más profunda de lo que parece y que supone una transformación histórica, una transformación estructural del capitalismo. Podemos descubrir básicamente tres tendencias. Primero, negocios no financieros industriales y comerciales se han financiarizado, lo que supone que no se apoyan tanto en los bancos para sus inversiones y que obtienen beneficios de su participación directa en el sistema financiero. Segundo, los bancos también se han transformado y han empezado a obtener beneficios de otros bancos, tanto apostando en los mercados financieros como prestando dinero a individuos y familias. Y el tercer elemento es que las propias familias e individuos –la gente trabajadora de países desarrollados– también se han financiarizado. Se endeudan más y tienen más activos financieros.

Hay un problema importante y es que los servicios públicos como la educación, la salud, las pensiones o la vivienda –la fundamental– han sufrido recortes, y ahora hay una gestión privada de estos servicios públicos que está mediada por las finanzas. Y por supuesto, no puedes dejar a las finanzas gestionar derechos o necesidades básicas. Por tanto, los salarios están financiarizados, los ahorros están financiarizados y el sistema financiero obtiene beneficios de ellos.

¿Entonces si la financiarización significa un gran cambio en el capitalismo, cómo deben adaptarse las luchas a este cambio?

Esta es una buena pregunta sobre la que la izquierda tiene que empezar a pensar. Porque la historia es importante, tenemos que construir sobre lo que hubo, pero debemos adaptar las luchas a las condiciones presentes y a las transformaciones que ha sufrido el capitalismo. Tenemos que pensar en cómo oponernos a la financiarización y como revertirla. Necesitamos pensar en maneras de restaurar los servicios públicos. Por supuesto, hay que planear cómo revertir la financiarización y cómo crear banca pública, y encontrar maneras de controlar los flujos de capital, poniendo restricciones a su circulación. Y también hay que pensar en formas de reorganizar la economía productiva. Para mí, luchar contra la financiarización, revertirla, es la forma fundamental de luchar hoy contra el capitalismo.

 

Categorías: Attac Planet

11M, aquellas aguas turbulentas

Mié, 12/03/2014 - 08:00

Rosa María Artal – Comité de Apoyo de ATTAC España

Marzo de 2004. Cuatro días infinitos. Madrid es el corazón del mundo. Desde el último confín se sobrecogen con nuestra tragedia. A partir de la terrible madrugada del jueves 11, hemos estado pendientes de cada detalle. Sangre, muerte, dolor, llanto, gritos, solidaridad absoluta. Imágenes para saturar la emoción. Uno tapa al otro con una cazadora, el que puede andar arrastra a quien no logra hacerlo. Empezamos a ver duras escenas de orfandad tan densa y enorme que se convierte en universal. Los rostros inolvidables de quienes se quedan para soportar el vacío agudo de la ausencia sin retorno. Tras volcarse en ayudar sin miedo a nada, los ciudadanos han regresado a sus casas y la ciudad se sume en el silencio. Luego, el grito sordo de condena de más de 11 millones de personas en un viernes que llueve por toda la eternidad.

¿Quién ha sido? ¿Por qué tuvo que mezclarse la sospecha de la trampa en tan inmenso dolor, en tan firme resolución de condena? El domingo hay elecciones. Las encuestas dan ganador al Partido Popular que presenta a Mariano Rajoy. Perderá, frente a José Luis Rodríguez Zapatero. Por la ostentosa política de ocultación de la autoría de los atentados que ha desarrollado. Esa inusitada rapidez en atribuirlos a ETA descartando toda duda, ese empecinamiento. Por manipular hasta forzar condenas a ETA en la ONU de las que la ONU se arrepiente porque jamás había obrado con tal precipitación y sin pruebas contundentes. Lo dicen los medios extranjeros.

La portada de Libération al día siguiente de las elecciones no pudo ser más expresiva: “El precio de la mentira”, sobre Aznar votando. En Le Monde, el presidente saliente de España apareció dos veces con nariz de Pinocho.

New YorK Times escribe: “Al parecer, Al Qaeda ha conseguido derribar a su primer gobierno democrático. Por supuesto ha estado ayudado por la actitud furtiva, asustadiza e inepta con la que el gobierno de Aznar ha manejado la investigación de los atentados del pasado jueves. En el desesperado intento por mostrar que el terrorismo vasco de ETA era el responsable, ofendió a muchos votantes que se sintieron manipulados”.

El Financial Times británico tituló un artículo el 26 de Marzo: “Un día en la historia de la infamia”. En él afirmaba que el Gobierno de Aznar puso en riesgo a Europa por retener información e insistir en la falsa autoría de ETA.

Nunca nos habíamos visto los españoles tan observados, tan analizadas nuestras actitudes. En un flujo de cuerpo único, España también irradiará hacia el resto de los países los matices y controversias del momento en que vivíamos. Reciente la invasión de Irak, políticas conservadoras, neoliberales y belicistas tras los atentados del 11S. Las extrapolaciones hacia Europa y EEUU de lo ocurrido en España no se cumplieron: nada se movió. En lo político no, pero el islamismo terrorista sí golpearía Londres un año después.

Sobre los cadáveres y heridos del 11M, sobre el inmenso dolor de un pueblo, la eterna derecha española demostró que en su ideario solo figura gobernar o maniobrar para seguir gobernando. Es entonces cuando se inicia la etapa dura de la manipulación mediática llegada al extremo en nuestros días. Barra libre, todo vale. Un presidente de gobierno –José Mª Aznar- que cambia titulares de grandes y sólidos medios –como lo era entonces El País-. La ignominia de El Mundo inventando una conspiranoia como medio de influencia y lucro. Impunemente. Una encarnizada batalla mediática sobre quién tiene la culpa… de la derrota del Partido Popular, según parece a la postre. Curiosamente, La Razón, sobria, todavía no ha entrado en el terreno del ridículo al que le ha llevado su director desde 2008. La SER –tan denostada por la propaganda conservadora- brinda informaciones esenciales. Contra los intentos de desactivarlas. Aquellos días se vivió una auténtica lucha por la información.

Es entonces también, hace 10 años, cuando al Cuarto Poder le sale un vástago que hoy crece vigoroso. Como en los viejos tiempos, hemos tenido que informarnos fuera de nuestras fronteras, pero dentro existe ya el periodismo de Internet. Un blog que he descubierto poco tiempo atrás –Escolar.net- está contando otra cosa diferente a los medios oficiales y enfoca lo que interesa. Y radiocable.com. Por allí también anda guerraeterna.com. E Iblnews que, al contrario de los otros, no tardaría en perder el pulso.

La gente también ha tomado las riendas. Enorme coraje y sensatez en todo el convulso drama. Dimos ejemplo al mundo de valentía y solidaridad, como fue ampliamente resaltado. Gran pueblo cuando se le necesita y pierde la abulia y el miedo. Modélico, frente a la bajeza del gobierno y algunos medios.

Como cada semana, un periódico nacional ofrecía a sus lectores el domingo 14 de Marzo un compacto. Aquél, era el viejo disco de Simon & Garfunkel, “Puente sobre aguas turbulentas”. Su letra, escrita desde cualquier tiempo y lugar, nos confirma que, por mucha que sea la desolación, por mucho que enceneguen todos los presentes, siempre hay una vía para salir… un puente que se despliega, hasta con tintes de consuelo, abriendo el horizonte.

Artículo publicado en eldiario.es
El Periscopio

Categorías: Attac Planet

La crisis perpetua

Mar, 11/03/2014 - 14:00

Luis García Montero – Comité de Apoyo de ATTAC España

La salida de la crisis no es una salida real, sino la santificación de un tiempo nuevo que podemos definir como crisis perpetua. Las meditaciones de Kant sobre la paz necesitaron debatir unas circunstancias capaces de asegurar la concordia definitiva. No bastaba con la posibilidad de una tregua, había que conseguir un futuro sin herencias bélicas. Paz perpetua… Con la misma ambición, parece que la política española, medida a medida, se ha empeñado en instaurar una crisis perpetua. Lo que se justificó como consecuencia de una coyuntura difícil, se define ya como la costumbre del futuro. El porvenir se confunde con una realidad precaria.

El poder es, antes que nada, un profesor de filología. Le saca punta a las palabras, analiza la semántica de sus sílabas, la coloca, la desordena, la recoloca. Pidió sacrificios en nombre de la palabra crisis porque significaba escasez, carestía, situación dificultosa o complicada. Pero ocultó en lo que pudo el verdadero sentido de sus letras: mutación importante, proceso de cambio físico, histórico o espiritual. De la escasez a la mutación, la crisis ha sido un tiempo de acercamiento a la precariedad definitiva. Ahora salimos de la crisis, porque el proceso de mutación ha concluido y la desigualdad más insolente está fundada.

Cada vez que el presidente de gobierno, o la ministra, o el secretario de Estado, o el experto de las tertulias, hablan de buenos síntomas se produce una redefinición de la verdad. Los puestos de trabajo creados que tanto se aplauden son en realidad una conquista no sólo escasa, sino también muy triste. Si miramos con los ojos de un pasado inmediato, los ojos que buscaban unas condiciones laborales dignas, el panorama es aterrador.

Bajo el gobierno del PP, en España se han hecho 34 reformas que afectan al Estatuto de los Trabajadores, el empleo y las pensiones. En España hay 23 millones de personas en riesgo de pobreza y exclusión social. En España se ha impuesto la desigualdad más alta de la Unión Europea hasta el punto de que una pequeña población rica tiene un ingreso 7 veces mayor que una inmensa población pobre. En España no basta con encontrar trabajo para salir de los índices de pobreza, porque los salarios son tan bajos que no sirven para cubrir unas necesidades mínimas. En España baja de manera notable el empleo a tiempo completo y suben el contrato basura y las condiciones miserables de los autónomos. Y en España decir estas cosas empieza a ser propio de los aguafiestas… Mientras todo el mundo busca la luz, parece que uno no quiere reconocer la salida de la crisis. Molesta la conciencia de que no hay salida de la dificultad, sino mutación en un estado de dificultad perpetua.

El poderoso Filólogo quiere redefinir, imponer, decretar la palabra alegría. La dignidad es un valor que sólo se pueden permitir los afortunados. Poner un ejemplo futbolístico nunca está de más en España, porque es el único fenómeno social que se resiste a la desvertebración. Carles Puyol, el admirable central barcelonista, se ha despedido de la afición y de su club esta semana. Se retira de forma muy digna. Las lesiones y la edad han castigado su rendimiento. En vez de amarrarse al banquillo y a la ficha, renuncia a dos años de contrato. Es sin duda una postura honesta. ¿Pero quién puede permitirse la honestidad? ¿Hubiera podido anunciar Puyol su despedida estando en unas condiciones adversas? La dignidad personal es inseparable de la situación social de los individuos.

En España no están las cosas para renunciar a un contrato, aunque sea basura, aunque se rebaje el poder adquisitivo, aunque las condiciones laborales conviertan al trabajador en una cosa de usar y tirar. Se juntan, además, el hambre con las ganas de comer. 6 millones de parado definen bien una realidad en la que ni siquiera el dinero resulta lo más importante. Llegar a fin de mes es decisivo, por supuesto; pero hace más daño el estado de ánimo que la situación económica. Sentirnos inútiles, una carga para los demás, unos excluidos, nos degrada el carácter, nos deja huecos por dentro. Sólo en un país de muertos vivientes resulta posible que un presidente de gobierno se atreva a borrar la experiencia de la gente para vender el triunfo de la precarización como el final de la crisis.

Y la gente está tan necesitada, tan angustiada, que corren peligro las voces empeñadas en recordar la dignidad. No hablo de luchadores, sino de rutina común. Hace pocos años existía una sociedad en la que se tomaba en serio el derecho de los trabajadores y el salario como factor indispensable en el reparto de la democracia y de la riqueza. Ahora ese recuerdo es una molestia para disfrutar del “justo y necesario final de la crisis”. Y otra aclaración: no estoy hablando de ningún paraíso pasado, sino del infierno presente, del infierno que le dejamos a nuestros hijos.

Peor que la crisis misma es esta salida de la crisis.

Artículo publicado en Público.es

Categorías: Attac Planet

La macroeconomía va mal señor Presidente del Gobierno

Mar, 11/03/2014 - 10:00

Carlos Berzosa – Consejo Científico de ATTAC España

El discurso del presidente del Gobierno en el Debate del Estado de la Nación ha sido todo menos un adecuado balance de la situación del país. Un discurso hueco, sin fundamento, y tergiversando la realidad hasta cotas insospechadas. No abordó temas fundamentales como la nueva ley del aborto, la cuestión de Cataluña, el fin de ETA, la ley de seguridad ciudadana que están preparando, los muertos en Ceuta, la política migratoria, el derecho de asilo, el estado de la sanidad pública y la educación, el incumplimiento de la ley de la dependencia, el futuro de las pensiones, el IVA sobre la cultura, la corrupción, y algo tan fundamental como la crisis política y de valores por los que atraviesa nuestro país.

La mayor parte de su discurso se centró en la economía, que quiso presentar como un gran logro de su gestión. Si realmente considera que el estado de la economía actual lo puede presentar como un éxito de su Gobierno, cuando las cosas están tan mal, esto demuestra que no se ha hecho nada positivo en más de dos años de mandato, al tiempo que pone de manifiesto la incompetencia para afrontar los graves problemas que se padecen. Lo más preocupante de un presidente de Gobierno que da un discurso de esta naturaleza, tan alejado de las privaciones y carencias que se están padeciendo, es o bien porque padece un gran desconocimiento de la realidad, lo que no es nada de extrañar, o bien que se pretende conducir a la gente hacia un gran engaño, distorsionando los hechos.

Pero resulta muy difícil engañar cuando son los propios ciudadanos los que están padeciendo las consecuencias de la crisis económica y de las erróneas políticas económicas practicadas, tanto por la Unión Europea como en nuestro país. Se buscan excusas para justificar lo realizado y los malos resultados obtenidos, como la herencia recibida y que España estaba al borde del abismo. Se presentan como positivos la bajada de la prima de riesgo y que haya mejorado la calificación que una agencia de valoración ha dado a nuestro país. También se presenta como favorable el que la recesión se ha dejado atrás y empieza a haber crecimiento que en un futuro supondrá mejoras en el empleo.

¿A quién se pretende engañar con estas exposiciones?, cuando una gran mayoría de los ciudadanos están padeciendo la pérdida de poder adquisitivo, la precariedad en el empleo, la incertidumbre sobre su puesto de trabajo, la bajada de las pensiones, la subida desmesurada de la luz, el recorte en los servicios sociales esenciales, y el elevado paro, que afecta de una u otra manera a casi todas las familias. Lo que observo a mí alrededor es una gran preocupación por el presente, que no mejora y que no admite esperas, así como por el futuro de los hijos y nietos, y también del propio con las pensiones, que en ocasiones está sirviendo para mantener a toda una familia.

En algunas ocasiones, tanto el Gobierno como los medios de comunicación afines, en su labor de propaganda que no de información, tratan de convencernos que es de día cuando es de noche. Se señala que estas leves mejoras se irán notando entre los ciudadanos, como si en economía hubiera una relación estrecha entre estas variables (prima de riesgo y valoración de la deuda) y la creación de empleo. Tampoco funciona la teoría de la filtración, esto es, que el crecimiento por sí mismo genera mejoras económicas y sociales. Un premio nobel como Stiglitz, entre otros, ha razonado en sus diferentes libros con argumentos sólidos que la idea de la filtración no funciona automáticamente.

A pesar del buen comportamiento de las exportaciones y del turismo, el crecimiento de la economía española sigue siendo muy débil. En el cuadro macroeconómico que ha presentado la Comisión Europea, sobre los resultados de 2013 y previsiones para los años 2014 y 2015, acerca del crecimiento del PIB, inflación, desempleo y déficit público, la economía española no sale bien parada. En todos ellos, salvo el de la inflación, se obtienen unos indicadores peores no ya que la media de la zona euro y del conjunto de la Unión Europea, sino de la mayor parte de los países. La inflación que se encuentra relativamente baja y más acorde con los otros países y la media, no es tan buen dato pues lo que viene a reflejar es la atonía en el que la economía española se encuentra con riesgo incluso de acercarnos a la deflación.

Si se atiende a lo que ha sido el centro de la política económica, como es la bajada del déficit público, los objetivos no se han cumplido. Un fracaso más, que está teniendo unos costes sociales muy elevados. El déficit público puede cerrar el año, según esta información, con un 7.2% sobre el PIB. Las previsiones tampoco son muy alentadoras. Se está causando un gran daño al Estado del bienestar, se recortan de forma abusiva los derechos de los trabajadores y de la ciudadanía, para no conseguir que la economía española salga hacia adelante, y lo que es peor se encuentra entre los peores comportamientos de la Unión Europea.

Un discurso de estas características contribuye a alejar aún más a los ciudadanos de la política, a deteriorar la imagen de los políticos, y a desconfiar de sus palabras, que no coinciden con la realidad que se vive día a día. Los partidos de la oposición, por lo general, sí pusieron los pies sobre la tierra, y, a mi modo de ver, Rubalcaba estuvo bien. Hace tiempo que no escuchaba desde las filas socialistas un discurso de este tipo. El problema al que se enfrenta Rubalcaba es la credibilidad que pueden tener sus palabras, al haber sido ministro y vicepresidente de un Gobierno que no supo afrontar la crisis, y, cuando lo hizo, estuvo alejado de posiciones socialdemócratas. Los tres oradores de izquierda plural bien también, pues más allá de la oratoria sí pusieron el dedo en la llaga en cuestiones candentes y denunciaron los numerosos daños y destrozos que este Gobierno está haciendo.

Publicado en Sistema Digital

Categorías: Attac Planet

¿Mejora de verdad el empleo en España?

Mar, 11/03/2014 - 08:00

Juan Torres López - Consejo Científico de ATTAC España

El gobierno y los economistas que lo jalean han echado las campanas al vuelo al ser publicados los últimos datos de afiliación a la Seguridad Social en España.

Es verdad que desde 2011 no se había creado neto en el mes de febrero que es un mes difícil pero de ahí a deducir que hay un cambio sustancial de tendencia y una mejora cualitativa en la situación del empleo me parece que hay una gran distancia. A partir de los datos que proporciona el Ministerio, y a la espera de poder comprobar lo que indique la Encuesta de Población Activa, hay que subrayar algunas cuestiones importantes.

En primer lugar, no se puede olvidar que lo que acaba de publicarse son datos referidos a afiliaciones a la Seguridad Social. Por tanto, solo reflejan matizadamente la situación del empleo. Una persona, por ejemplo, que esté pluriempleado, es decir, que trabaje un par de horas por la mañana y otro par de horas por la tarde en otro lugar, constaría dos veces.

Por otro lado, aunque la variación interanual en el número total de afiliados es efectivamente positiva, pues aumenta en un total de 61.557 afiliaciones, hay que tener en cuenta otras consideraciones para poder hacerse una idea global.

La media del total de afiliados ha pasado de 19.881.956 en diciembre de 2011 a 18.850.470 en diciembre de 2013 y a 18.828.345 en febrero de 2014. Es pronto, pues, para concluir que ha cambiado clara y definitivamente la tendencia.

El 72,18% (44.433) de esas nuevas afiliaciones corresponde a trabajadores autónomos y solo 16.852 (27,37%) al régimen general. Y de éste último, 5.337 pertenecen al Sistema Especial Agrario y 5.121 al Sistema Especial de empleados del hogar.

El 38,5% de las nuevas afiliaciones netas del Régimen General en el mes de febrero de 2014 respecto al anterior corresponde a Educación (16.564), el 50% a Hostelería (10.811) y Construcción (10.663) y el 19% a Industria (aunque en este sector se perdieron 20.617 afiliaciones en el último año).

En una sola provincia (Jaén) se ha incrementado el número de afiliaciones en el último año en una cantidad (34.512) equivalente al 56,06% del total de las nuevas afiliaciones (61.557) para España en su conjunto. En Andalucía las afiliaciones han aumentado en ese mismo periodo en 45.749 (74,35% del total). Sin embargo, Jaén perdía 9.000 afiliaciones en febrero de 2014 respecto al mes anterior y Andalucía en su conjunto 1.008.

Del incremento total de afiliaciones en febrero de 2014 respecto al mes anterior, el 44% corresponden a las registradas en tres provincias: Huelva (19,5%), Barcelona (16%) y Alicante (8,5%). Y el 80% a esas tres más las comunidades uniprovinciales de Baleares (15%), Madrid (13%) y Murcia (8,5%).

A finales de enero de 2014 hay 8.799 empresas más que en enero de 2013 pero 13.928 menos que en diciembre de 2013, 60.658 menos que  en febrero 2011 y 29.672 menos que en febrero de 2012.

En resumidas cuentas, estos datos indican que tras la mejora de febrero hay tendencias que no pueden ser olvidadas y que, por tanto, podrían sacarse conclusiones diferentes a las del gobierno y sus ideólogos.

1. Los avances son muy pequeños, a veces prácticamente no significativos, y eso indica que hay factores estructurales que siguen impidiendo que se genere empleo salvo de forma coyuntural y deslabazada en todo el territorio.

2. Es cierto que se está produciendo una cierta inflexión en los datos del mercado de trabajo pero a partir de ellos no se puede deducir que esté mejorando el empleo pues hay que considerar otras circunstancias.

3. Los incrementos de afiliaciones se dan de forma muy concentrada, lo que puede indicar que más bien se trata de enclaves (como en el caso del empleo vinculado a provincias como Jaén y Huelva dedicado a recolecta agraria temporal) o de respuestas a factores incidentales que no constituyen un proceso efectivo y sostenido de creación de empleo.

4. El incremento de afiliaciones registrado no tiene por qué reflejar un incremento neto de empleo en sentido estricto (de más horas trabajadas) sino un cambio en la contratación, un reciclaje contractual de la población trabajadora que en realidad era lo que buscaba la última reforma laboral. La ausencia de datos para poder evaluarla con detalle impide, hasta ahora, sacar conclusiones más concretas y rigurosas al respecto.

Sin embargo, esta hipótesis podría venir confirmada por varios hechos.

- Las afiliaciones aumentan, sobre todo, en sectores muy dados al empleo parcial y muy precario, como el de hostelería. O en el de educación, en donde el hecho de que hayan aumentado tanto las afiliaciones a pesar de los recortes indica que puede estar llevándose a cabo un proceso muy generalizado de reconversión contractual.

- Además, porque la proporción tan elevada del crecimiento de afiliaciones correspondientes a trabajadores autónomos en realidad muestra que se está externalizando cada vez más la actividad laboral y que se tiende a des-salarizar las relaciones de trabajo. Lo que de ningún modo se puede considerar positivo.

5. En cualquier caso, y volviendo a la primera idea con la que empezaba este texto, lo más importante es tener en cuenta un hecho fundamental: para evitar que la rotación contractual que pueda estar realizándose en el mercado de trabajo no nos despiste, haciendo que más afiliaciones nos parezcan que en realidad hay más empleo (es decir, más personas empleadas y durante más horas), lo importante es vincular el análisis de los datos laborales a los de la economía en su conjunto y, particularmente, a los relativos a la demanda interna y externa, pues es de ésa de la que viven las empresas que contratan a los trabajadores. Y eso, por supuesto, aparte de considerar la variable ingreso de la que no voy a acuparme aquí

6. Lamentablemente, los datos (actividad sectorial, ventas de grandes empresas, exportaciones, etc.) nos muestran sin lugar a dudas que la demanda está deprimida. Por tanto, es imposible que de verdad se esté creando empleo neto salvo, como he aventurado, de modo muy incidental o vinculado a enclaves que no hacen red ni forman una estructura económica capaz de tirar del conjunto de la economía.

Eso significa que sigue pendiente la tarea de poner en marcha otro tipo de políticas para salir de esta situación. En otros trabajos me he referido a ellas y lo importante es que, además de formularlas, haya sujetos políticos y empuje social capaces de ponerlas en marcha.

ganas de escribir

 

Categorías: Attac Planet

Mercado de vivienda, 2013-14. Recesión con cambios

Lun, 10/03/2014 - 14:00

Julio Rodríguez López – Consejo Científico de ATTAC España

2013 volvió a ser un año de recesión en el mercado de vivienda en España. Dicho resultado fue compatible con una mayor presencia de compradores extranjeros dentro del total de las ventas (alrededor del 17%), destacando sobre todo las adquisiciones realizadas por fondos de inversión. La presencia de inversores fue más acusada en las zonas turísticas con mayor stock de viviendas de nueva construcción no vendidas. En 2013 cerca de un 40% de las compraventas registradas se realizaron sin emplear un préstamo hipotecario. Una parte sustancial de las ventas realizadas no respondió, pues, a una recuperación en profundidad de la demanda de vivienda en España.

Las citadas compras de viviendas por fondos de inversión han afectado a la baja al exiguo parque de viviendas sociales de alquiler de España. De unos 100 fondos especulativos operando en España en 2014, unos 22 se dedican en exclusiva al subsector inmobiliario, “sobrevolando el territorio a la búsqueda de gangas (Conchi Lafraya, “España, capital de los fondos buitres”, La Vanguardia, 23.2.2014). Un hecho destacable es que los gobiernos autónomos de Madrid y de Cataluña han vendido a tales fondos importantes “paquetes” de viviendas sociales de alquiler, viviendas que tardaran poco en perder tal condición de sociales.

En 2013, según Tinsa, el retroceso agregado de los precios de las viviendas fue del 9,2% (-11,3% en 2012). La disminución acumulada de dichos precios en la fase de recesión entre diciembre de 2007 y el mismo mes de 2013 ha sido del 39,4%, según dicha empresa tasadora. Los indicadores de los precios de las viviendas confirman que una parte sustancial de los descensos acumulados se concentraron en 2012-13. Fueron los cambios introducidos en la normativa bancaria en 2012 (“decretos Guindos”) los principales factores explicativos de tales descensos, junto a la persistencia de la restricción crediticia y al empeoramiento de la situación de los hogares que desean acceder a una vivienda. 2013 fue el primer año en el que presentó un retroceso la serie de hogares, estimada en España por el INE, dentro de la Encuesta de Población Activa.

El stock de viviendas de nueva construcción no vendidas creció entre 2004 y 2009 y descendió en los cinco años posteriores. Las mayores aportaciones al stock no vendido tuvieron lugar entre 2007 y 2009, año este en el que el stock en cuestión alcanzó las 650.000 viviendas. Según Fomento, a fines de 2012 todavía quedaban en España 593.453 viviendas de nueva construcción sin vender. Tres autonomías, Comunidad Valenciana, Andalucía y Cataluña, concentraban el 50% de dicho total de viviendas no vendidas.

Las provincias con un número mayor eran Barcelona (47.466 viviendas), Alicante (47.022) y Madrid (42.821), seguidas por las del sur del arco mediterráneo y por Toledo, al calor de la proximidad de Madrid. Las tres provincias citadas habían sido sedes de importantes cajas de ahorros (Catalunya Caixa, CAM y Bankia, respectivamente) que sufrieron quebrantos tan relevantes que justificaron la petición de ayuda de España al Eurogrupo de 100.000 millones de euros en junio de 2012, línea de crédito de la que se dispuso al final de 42.000 millones.

En los últimos años los bancos centrales han realizado amplios programas de expansión de la base monetaria o de “alivio cuantitativo” para impulsar a la economía, aportando liquidez abundante a tipos de interés muy reducidos. Destaca la relevancia de las aportaciones de la Reserva Federal para la financiación de los países emergentes. Se considera que el alcance relativo de las operaciones previstas por el Banco de Japón hace palidecer, por su mayor intensidad, a las llevadas a cabo por la Reserva Federal de Estados Unidos.

Dicha circunstancia ha provocado un aumento generalizado de la liquidez a escala mundial y ha favorecido las compras de activos, en especial de acciones en bolsa y de vivienda, y ello a escala mundial. En 2013 fue compatible la presencia de unos débiles ritmos de crecimiento del PIB en la economía mundial con aumentos destacados en los precios de las acciones cotizadas. De hecho han aparecido “espumas de burbujas” en algunos mercados de viviendas, como es el caso de Londres, donde las propiedades en la zona central se han convertido en una “moneda de reserva”.

En 2014, el comportamiento de los fundamentos de la demanda de vivienda (emigración significativa, estabilización o ligero descenso del número de hogares, retroceso de la renta disponible familiar) y la persistente escasez de crédito no facilitarán que en España se recupere la demanda de vivienda por los nuevos hogares.

Todo indica que el mercado de vivienda “tocará fondo” en 2014, aunque no parece, sin embargo, que dicho mercado vaya a suponer un apoyo significativo al crecimiento de la economía española previsto para este ejercicio. En este año se dejará sentir la influencia del descenso de la nueva oferta, con lo que se iniciaran más viviendas allí donde el ajuste a la baja de la nueva construcción haya sido especialmente intenso.

Una versión de este articulo se ha publicado en la revista El Siglo el 3 de marzo de 2014

julrodlop.blogspot.com.es

Categorías: Attac Planet

Violencia de género en la UE: la epidemia del terrorismo patriarcal

Lun, 10/03/2014 - 10:00

Carmen Castro – Coordinadora y miembro del Consejo Científico de ATTAC España

Terroríficos son los resultados de la encuesta sobre violencia de género en la UE recién publicada. El 33% de las europeas, es decir, 62 millones de mujeres, han sufrido algún tipo de abuso físico, una de cada diez ha sido agredida sexualmente y una de cada 20 ha sido violada alguna vez en su vida; y esto pasa en una de las áreas geográficas más privilegiadas del mundo, donde tres de cada cuatro mujeres siguen sin denunciar los malos tratos. Los datos salen de la mayor encuesta realizada nunca sobre violencia de género -a 42.000 mujeres- los acaba de facilitar la Agencia de Derechos Fundamentales de la UE (FRA) y ponen en evidencia la violación sistemática de los derechos de las mujeres en una sociedad infectada de la epidemia del terrorismo patriarcal.

La encuesta realizada se basa en la percepción que tienen las mujeres sobre la violencia machista; este enfoque arroja resultados sorprendentes y llamativas diferencias por países. Los países escandinavos tienen más mujeres que relatan haber sufrido violencia a manos de sus parejas actuales o pasadas. En cambio, en países del sur y del este, como España, Portugal, Grecia o Polonia, los porcentajes son más bajos.

Percepción de la violencia machista en Europa

Mujeres que aseguran haber sido víctimas desde la edad de 15 años de violencia física o sexual por una pareja actual o pasada: sorprenden los porcentajes elevados de los países nórdicos (el 52% en Dinamarca, el 47% en Finlandia y el 46% en Suecia) así como en Holanda (45%), Francia (44%) y Reino Unido (44%); mientras que los menores porcentajes se dan en países  como Polonia (19%), Austria (20%), Croacia (21%), Chipre (22%) y España (22%).

¿Quieres esto decir que hay mas incidencia de la violencia machista en el norte de Europa que en España, por ejemplo? Es obvio que no;  España no tiene menos incidencia de violencia de género que Suecia porque aquí sucedan menos casos, sino porque se perciben menos, es decir, está más ‘normalizada’ la violencia en las vidas de las mujeres y sale menos a la luz (a pesar de los escalofriantes datos que tenemos de asesinatos machistas, a muchas mujeres les resulta difícil identificar otras formas de violencia más cotidianas); tal y como se explica en estos artículos:

 A este respecto, Miguel Lorente, ex-delegado del gobierno sobre la violencia de género, en declaraciones al programa hora 25 identificaba dos factores de relevancia que ayudan a explicar los resultados de la encuesta en España: “El primero que las instituciones a veces miran a las mujeres como casos, números o expedientes, y eso cuando es una violencia que afecta tanto, hace que te sientas instrumentalizada”. Y por otra parte, habla de la relación social de esta lacra. “Fuera de programas específicos en medios de comunicación, de lo que más se habla es de denuncias falsas. Y cuando una mujer cree que no la van a creer, que van a dudar… esa inseguridad se convierte en pasividad, no se atreven a denunciar”. “Por desgracia, la sociedad se ha acostumbrado a estos casos. En los medios, se ha trasladado de medios nacionales a medios locales. Esa presencia informativa le está quitando un poco de interés salvo casos muy llamativos”.

El propio informe de la FRA aclara que las diferencias entre países puede deberse a factores como el tabú que para muchas mujeres supone admitir que han sido agredidas o incluso la consideración de que la violencia de género es un asunto familiar que no debe airearse. Y es que el informe es el resultado de una encuesta basada en percepciones, con lo que hay que tener en cuenta las variables y factores que influyen en su formación; uno de los más determinantes es la igualdad de género, de hecho hay una correlación directa: cuanto más igualitario es un país, más se habla de los incidentes violentos contra las mujeres y a las mujeres les resulta más fácil identificarlo y hablar de ello.

 “No se trata de que haya menos violencia en un país que en otro. De hecho, es probable que en los lugares donde las mujeres no están familiarizadas con este tipo de encuestas, donde no hablen de esta cuestión, se reporten menos casos”.

,

http://singenerodedudas.com/

Categorías: Attac Planet

Las personas y el planeta por delante de los intereses corporativos

Lun, 10/03/2014 - 08:00

ATMEl nuevo Mandato de Comercio Alternativo (*ATM, en inglés)

Verónica Gómez Calvo – ATTAC España

El Mandato de Comercio Alternativo ha sido creado por una alianza de más de 50 organizaciones europeas, entre ellas grupos de consumidores, grupos en defensa de los derechos humanos, activistas del medioambiente, activistas por el comercio justo, agricultores, agencias de desarrollo, sindicatos, etc., todos con un mismo objetivo, que la Comisión Europea cambie el Mandato de comercio otorgado por el Consejo Europeo, y que usa en todos los acuerdos comerciales donde intervenga la UE, por otro alternativo donde las personas y el medio ambiente tengan prioridad sobre los beneficios e intereses corporativos.

El sistema comercial y de inversión ha sido utilizado durante décadas como una herramienta al servicio de los intereses de las élites económicas. Los mercados no son “naturales”, ni neutrales, por el contrario, son un conjunto de relaciones sociales y reglas establecidas que determinan las condiciones en las que se realizan los intercambios comerciales. Son, por lo tanto, consecuencia del ejercicio de poder del Estado, o de otras instancias supraestatales, por las cuales dichos mercados son instituidos de acuerdo con los intereses de los grupos con poder y capacidad de presión. Las reglas del juego, por así llamarlo, las que dictan cómo deben operar los mercados, determinan qué intercambios son autorizados y qué intereses son beneficiados, estas reglas se deciden antes de que los mercados empiecen a operar, reflejando una estructura determinada de relaciones de poder.

Ahora que la injusticia del sistema comercial internacional ha golpeado al propio corazón de Europa, podemos observar de primera mano cómo actúa. La crisis económica europea no es sólo una crisis de “deuda” sino también una crisis del comercio corporativo. La eliminación de los controles sobre el capital y la liberalización de los servicios financieros fomentaron la especulación temeraria e irracional, lo que unido al conjunto de normas comerciales de la Unión Europea que apoyaban enormes desequilibrios comerciales entre los países miembro, derivó y exacerbó lo que hoy conocemos como la crisis de la deuda. A esta le han seguido una serie de medidas que imponen la privatización, la eliminación de las leyes de protección laboral y dolorosos recortes sociales, mientras que los bancos y los intereses corporativos siguen protegidos y a buen recaudo.

Por estas razones, y porque el sistema comercial y de inversión europeo actual es dañino también para el resto de los países del mundo y el medioambiente, la alianza del ATM ha propuesto una serie de políticas alternativas a favor de un comercio justo y equilibrado que promueva el intercambio entre las distintas regiones, conservando cada una de ellas su idiosincrasia y autenticidad, poniendo el acento en el intercambio de bienes, y no como ocurre en la actualidad, en la supresión de las protecciones sociales y medioambientales para favorecer los beneficios empresariales.

Es necesario adoptar otra perspectiva sobre el comercio y aceptar los límites que la naturaleza nos impone. Nuestro sistema comercial supera con creces la capacidad de la biosfera, ha llevado también a la desposesión de comunidades de todo el mundo de sus tierras, aguas y otros recursos, y ha provocado el inicio del cambio climático.

No podemos soslayar por más tiempo que es necesario un cambio de enfoque sobre el comercio y la inversión, y por ello, el ATM propone que se base en unos principios distintos y se respeten los compromisos internacionales y las obligaciones jurídicas de la UE en materia de democracia, cooperación, participación pública,  derechos humanos, justicia social, igualdad de género y sostenibilidad.

El ATM hace además especial hincapié en la transparencia y la participación ciudadana en la democracia. En Europa, las negociaciones con países terceros siempre se realizan a puerta cerrada, no se conocen ni las posiciones negociadoras ni los textos, ni siquiera los Estados miembros los conocen hasta que las negociaciones han concluido. Por ello, el ATM propone deshacerse del secretismo de estas negociaciones, fortalecer el papel de los parlamentos frente a la Comisión Europea, que en la actualidad es la que toma todas las decisiones y lleva a cabo las negociaciones, y asegurar la participación significativa de la sociedad civil, ya que esta es la única forma de evitar la apropiación de poder por parte de las corporaciones y que las leyes aprobadas en la UE sean sólo un fiel reflejo de sus intereses.

El Mandato de Comercio Alternativo es un documento abierto a aportaciones de organizaciones y ciudadanos porque sólo un acuerdo de comercio desde, por y para las personas y el planeta, podrá funcionar en el futuro. Por ello, el ATM os invita a todos y a todas a leer sus páginas y a hacer llegar vuestras ideas, queremos creer que este puede ser el comienzo del cambio en las políticas Europeas.

Mandato de Comercio Alternativo:

http://www.alternativetrademandate.org/wp-content/uploads/2014/02/Time_for_a_new_vision-ES-JAN14-PRINT.pdf

*En inglés: ATM, Alternative Trade Mandate.

Categorías: Attac Planet

En el Día Internacional de las Mujeres

Dom, 09/03/2014 - 14:00
Àngels Martínez Castells – Consejo Científico de ATTAC España

imageNo existe país en el que las mujeres disfruten de los mismos derechos y oportunidades que los hombres, pero en pocos países son agredidas con tanta estupidez como en España. Las declaraciones del obispo de Alcalá de Henares y presidente de la Subcomisión Episcopal de Familia y Vida de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Juan Antonio Reig Pla, afirmando que desde 1985, año en que se despenalizó la ley de supuestos, se han producido “dos millones de abortos, muchas más muertes que en la Guerra Civil, un holocausto silencioso” sólo indican hasta que punto el revanchismo misógino de las cavernas se ha instalado en su propia Guerra incivil contra las mujeres. No podemos consentir que sigan gritando más estupideces sangrantes ni proponiendo más atentados contra la igualdad: este 8 de marzo -como de hecho hacemos todos los días del año- vamos a salir a la calle afirmando nuestros derechos para que callen para siempre los cuervos.
image
Porque la realidad es muy distinta, y conviene que se sepa. Según la ONG Ayuda en Acción, de las 1.300 millones personas que viven en la pobreza extrema, 910 millones son mujeres. Esto significa que siete de cada diez personas que viven en la pobreza en el mundo son mujeres y todavía no existe ningún país en el que estas disfruten de los mismos derechos y oportunidades que los hombres.

Las mujeres alimentan desde la desposesión, ya que a pesar de producir el 70% de los alimentos no poseen ni el 2% de la tierra cultivable y el hecho de ser pobres, niñas o vivir en una zona de conflicto aumenta, además, la probabilidad de no acceder a la educación.

En el mismo Informe se afirma que los matrimonios y embarazos precoces continúan siendo “estigmas femeninos” que impiden que niñas y mujeres puedan estudiar o conseguir un trabajo, y más de 60 millones de niñas son forzadas a contraer matrimonio o a vivir en pareja antes de los 18 años.

También cada minuto del Día Internacional de la Mujer muere una de nosotras por complicaciones durante la gestación o el parto. Muertes evitables con un mejor acceso a los servicios de salud y a la planificación familiar a la que no pueden 350 millones de mujeres.

Para la ONG Ayuda en Acción, la igualdad de género es un derecho y medio indispensables para mejorar los resultados en la lucha contra la pobreza y para conseguirlo apuesta por visibilizar “los obstáculos sociales, económicos y culturales a los que millones de mujeres se enfrentan diariamente”. Y, como sabemos, a todos estos obstáculos debemos añadir también los graznidos de las jerarquías eclesiásticas misóginas, los grilletes que quieren ponernos las sectas oscurantistas y los retrocesos a los que nos quieren devolver ministros vengativos que se permiten frivolizar, en tiempos tan duros, con los hechos científicos y el derecho de las mujeres a su cuerpo y a su vida.

Punts de Vista

Categorías: Attac Planet

Banca privada, un tumor en metástasis

Dom, 09/03/2014 - 10:00

Xavier Caño Tamayo – ATTAC Madrid

Dos ventas recientes en el sector financiero del Reino de España ratifican el timo enorme que ha devenido el sector bancario privado para los legítimos intereses de la mayoría ciudadana. La privatización de Nova Galicia Banco y la venta del 7.5% del capital de Bankia; un primer lote hasta su privatización total.

En ambos casos, se ha aplicado el obsceno principio de socializar pérdidas y privatizar beneficios. El Estado ha volcado ayudas multimillonarias para sanear esas entidades que se precipitaban a la quiebra, no solo por incompetencia manifiesta y pésima gestión, sino también por desmedida codicia. Y, una vez saneadas con dinero de todos, se entregan al sector privado.

Nova Galicia Banco se ha vendido al grupo sudamericano Banesco por 1.003 millones de euros. Esta privatización supone una pérdida de 8.580 millones de euros para el Estado. Más del doble de lo recortado en Educación en España.

Y la segunda venta es la del 7.5% de acciones de Bankia por 1.360 millones de euros. Pero el Estado invirtió 22.000 millones en Bankia, además de que BFA-Bankia ha recibido más de 124.000 millones en diversas ayudas públicas.

Pero no es solo cuestión de esas dos entidades bancarias. Ojalá. En ayudas diversas, el Estado ya ha aportado 137.000 millones de euros a las entidades financieras que ha nacionalizado para evitar su quiebra. Banco de Valencia, Catalunya Caixa, Banco Mare Nostrum… De esas ayudas, 43.529 millones de euros han sido inyección de capital. El Estado no recuperará ese dinero de todos. Y sucede que todo el sistema financiero español estaría en quiebra de no ser por las ingentes ayudas públicas, que alcanzan ya la cantidad de 632.000 millones de euros, incluyendo los préstamos del Banco Central Europeo.

Éric Toussaint dice que el oficio de banquero es demasiado serio para confiarlo a los bancos privados. El sector del ahorro y la inversión ha de ser público por su importancia para los intereses de la ciudadanía, así como por el efecto devastador que su mala o criminal gestión tiene en la economía real. Los ahorros de la ciudadanía no pueden estar en manos de quienes solo se mueven por el beneficio y, para conseguirlo, perpetran lo que sea.

Desde 2008 hemos comprobado una y otra vez como una indecente minoría ha provocado la mayor crisis financiera del último siglo. Y, pasado el primer susto, que apenas les duró hasta principio de 2009, han saqueado el Estado en perjuicio atroz de la mayoría ciudadana. Han dinamitado el Estado que aseguraba buena parte de derechos sociales han causado la mayor desigualdad que se haya conocido e incrementado la pobreza brutalmente. Y, por su inestabilidad e insolvencia real, continúan siendo un riesgo que puede estallar en otra crisis aún peor en tiempos próximos venideros.

Parece evidente que la banca privada ha de quedar reducida a la mínima expresión y, la que permanezca, muy controlada, aunque, a fuer de sincero, mejor sería que desapareciera. ¿Utopía? Utopía es el territorio que no hemos alcanzado aún. Utopía era la libertad de los esclavos cuando el esclavismo era el modo de producción. Y el esclavismo desapareció. ¿Por qué no conseguir un sistema financiero en el que la banca privada pinte poco?

La alternativa es la banca pública, controlada democráticamente, social y transparente. Porque el dinero es un bien público y no se puede dejar en manos privadas al obsceno albur de también privados intereses. Y no es cuestión de “expertos” sino de decisión política, que responde indefectiblemente, se reconozca o no, a intereses de clase.

En verano de 2012 la revista Mientras Tanto proponía, para sanear el sistema financiero español, minimizarlo porque está muy sobredimensionado. También, no enterrar dinero público para salvarlo, porque no podía recuperarse. Asimismo, dedicar los fondos para esa recapitalización imposible a créditos directos para la economía real. Y liquidar ordenadamente las entidades en crisis, asegurando las coberturas y los planes de pensiones de los empleados con la venta de activos inmobiliarios reales y sólidos. Pero a la vista está que no les hicieron el menor caso sino todo lo contrario.

Contra la banca privada hay una larga batalla de por medio. El sector financiero privado es un tumor con tendencia a la metástasis que se debe extirpar.

Periodista y escritor

Artículo publicado en ALAI, América Latina en Movimiento
Fuente: Centro de Colaboraciones Solidarias (CCS), España.
Xacata.wordpress.com

Categorías: Attac Planet

Ahora la banca quiere confiscar los fondos de pensiones para impulsar la inversión

Dom, 09/03/2014 - 08:00

Marco Antonio Moreno – Consejo Científico de ATTAC España

La confiscación de los fondos de pensiones para impulsar las inversiones en Europa parece cosa de tiempo. Pero de muy poco tiempo. Es tal la escasez de dinero de la banca (pese a las cuantiosas inyecciones de liquidez al sistema financiero, vaya paradoja), que ahora se piensa recurrir a los ahorros de toda una vida de 500 millones de europeos para impulsar la economía.

Como hemos anticipado en otros post, la caída de la inversión en Europa ha llegado a niveles que no dan ninguna garantía de un futuro aceptable, ni vivible. Los riesgos que explican el desplome del crédito y la inversión los vimos con detalle en este post. Como se indicó respecto a la “solución de Chipre”, la confiscación de depósitos de los ahorrantes se perfila como única salida. Sin embargo, nada se dice de confiscar los depósitos de aquellos que hacen de Europa un paraíso fiscal o un lugar de tránsito para el lavado de dinero o el contrabando de armas o droga. Y el lavado de dinero mueve recursos que perfectamente podrían terminar con la crisis. Pero no hay voluntad política para tomar la dirección correcta y se deja actuar a los paraísos fiscales a su libre arbitrio.

Por eso que la nueva propuesta de la UE a instancias del sistema financiero europeo no deja de ser incongruente y antojadiza. Así y todo, ahí está la ley al borde de ser aprobada por el tribunal europeo como indica este cable de Reuters

Al parecer, la única opción aceptable para consolidar la unión bancaria europea es el manejo de los fondos de pensiones, es decir el ahorro de los 500 millones de europeos, que podrían emplearse en financiar proyectos a largo plazo y que llenen el vacío dejado por la banca tras el estallido de la crisis financiera. Este hecho tan singular nos permite detectar las verdadera dimensiones de la crisis financiera que estalló en 2008, dado que pese a las billonarias inyecciones de liquidez, mantiene aún a la economía en total sequía de créditos.

Según los anticipos de este nuevo plan de la UE, el objetivo es utilizar el ahorro de los fondos de pensiones para generar préstamos a largo plazo que ayuden a movilizar la estancada economía europea. Si esto es legal o no, la propia UE se encargará de establecerlo y de apuntar sus mecanismos. Pero los riesgos que implica una operación de tal magnitud mientras la crisis financiera se encuentra en pleno desarrollo son considerables.

El Blog Salmón 

Categorías: Attac Planet

Mujeres, comida y cuidados

Sáb, 08/03/2014 - 15:01

Esther Vivas – Consejo Científico de ATTAC España

Hora de preparar la comida y encender los fogones, de poner la mesa y sacar los cubiertos, de hacer la lista de la compra y acercarse al ‘súper’ o al mercado. En casa, dichas tareas han sido realizadas mayoritariamente por mujeres. Un trabajo, el de alimentarnos, imprescindible para nuestra vida y sustento. Sin embargo, una tarea invisible, no valorada. Comemos, a menudo, como autómatas y como tales ni reconocemos qué ingerimos ni quién pone el plato en la mesa.

La alimentación en los hogares continua siendo, con frecuencia, territorio femenino. Así, lo demuestra la última Encuesta de Empleo del Tiempo 2009-2010 del Instituto Nacional de Estadística: en el Estado español un 80% de las mujeres son las que cocinan en los hogares, frente al 46% de los hombres. Y cuando éstas entran en la cocina, le dedican más tiempo, 1 hora 44 minutos al día frente a los 55 minutos de ellos. Asimismo, las mujeres asumen en mayor medida tareas de organización (preparar comidas, previsión de compra de alimentos…), mientras que los hombres apoyan, cuando lo hacen, en la ejecución.

Unas tareas “alimentarias” que se sitúan en, lo que la economía feminista llama, “los trabajos de cuidados”, esas tareas que no cuentan para el mercado pero que son imprescindibles para la vida: criar, dar de comer, gestionar el hogar, cocinar, atender a quienes lo necesitan (pequeños, enfermos, mayores), consolar, acompañar. Se trata de labores sin valor económico para el capital, “gratuitas”, que no son consideradas trabajo, y en consecuencia menospreciadas, a pesar de equivaler al 53% del PIB del Estado español.

Sacrificadas y abnegadas

Unas ocupaciones que el patriarcado otorga al género femenino, que por “naturaleza” tiene que asumir dichas funciones. La mujer madre, esposa, hija, abuela abnegada, sacrificada, altruista, que si no cumple con este deber carga con el peso, la culpa, de ser “mala madre”, “mala esposa”, “mala hija”, “mala abuela”. Así, a lo largo de la historia, las mujeres han venido desarrollando estas tareas de cuidados, en función de su rol de género. La esfera del trabajo “productivo”, de este modo, es dominio de la masculinidad, mientras que el trabajo considerado “improductivo”, en el hogar y no remunerado, es patrimonio de las mujeres. Se establece una jerarquía clara entre trabajos de primera y “labores” de segunda. Imponiéndonos unas determinadas tareas, valoradas y no valoradas, visibles e invisibles, dependiendo de nuestro sexo.

La alimentación, la cocina en el hogar, ir a comprar comida, las pequeñas huertas para el auto-consumo forman parte de estos trabajos de cuidados, que no se valoran ni se ven, pero que resultan imprescindibles. Tal vez por eso, no apreciamos ni qué ni cómo ni quién produce lo que comemos: pensamos que cuanto menos gastemos en alimentos, mejor; creemos que cocinar es perder el tiempo; optamos por comida fast-food, “buena-bonita-barata” y rápida; asociamos ser campesino a “ser de pueblo” e ignorante. Nuestros cuidados, parece, no importan. Y acabamos delegando en el mercado, quien, finalmente, hace negocio con estos derechos.

Sin embargo, todos estos trabajos son vitales. ¿Qué sería de nosotros sin comer? ¿Sin una alimentación sana y saludable? ¿Sin quién cultivara la tierra? ¿Sin cocinar? O, ¿qué haríamos si nadie nos ayudara al estar enfermos? ¿Sin quién nos cuidara de pequeños? ¿Sin apoyo de mayores? ¿Sin ropa lavada? ¿Sin casas limpias? ¿Sin afecto ni cariño? No seríamos nada.

La ‘economía iceberg’

Este trabajo invisibilizado es el que, en definitiva, sustenta el lucro del capital. La metáfora de la “economía iceberg”, acuñada por la economía feminista, lo pone blanco sobre negro. La economía capitalista funciona como un iceberg, donde solo vemos la punta del témpano de hielo, una pequeña parte, la de la economía productiva, de mercado, el trabajo remunerado, asociado a lo masculino. Pero, la mayor parte del bloque, permanece “escondida”, bajo el agua. Se trata de la economía reproductiva, de la vida, de los cuidados, asociada a lo femenino. Sin ésta, el mercado no funcionaría, porque nadie lo sostendría. Un ejemplo, ¿cómo mantener jornadas laborales invivibles e incompatibles con la vida personal y familiar, sin nadie que se ocupe de mantener la casa, preparar la comida, ir a buscar los pequeños al colegio, cuidar de los mayores dependientes? Para que algunos puedan trabajar “en mayúsculas”, otras lo tienen que hacer “en minúsculas”.

Tomando la metáfora de la “economía iceberg” y desde una perspectiva ecologista, vemos, también, como la naturaleza forma parte de este sustento invisible que permite mantener a flote al capital. Sin sol ni tierra ni agua ni aire no hay vida. La riqueza de unos pocos, y el fetiche del crecimiento infinito, se sostiene en la explotación sistemática de los recursos naturales. Volviendo a lo que nos da de comer, sin dichos recursos y sin semillas ni plantas ni insectos no hay comida. La agricultura industrial capitalista avanza, generando hambre, descampesinización, cambio climático…, a partir del abuso indiscriminado de estos bienes. Algunos ganan, la mayoría perdemos.

¿Qué hacer? Se trata, como dicen las economistas feministas, de colocar la vida en el centro. Visibilizar, valorar y compartir dichos trabajos de cuidados, y la naturaleza. Hacer visible lo invisible, mostrar la parte oculta del “iceberg”. Valorar estas tareas como imprescindibles, reconocer quienes las ejercen y otorgarles el lugar que se merecen. Y, finalmente, compartirlas, ser corresponsables. La vida y el sustento es cosa de todas… y todos. La comida, también.

Artículo publicado en Público.es

www.esthervivas.com

Categorías: Attac Planet

Ucrania, primera víctima de la Guerra Fría

Sáb, 08/03/2014 - 14:00

Germán Gorraiz López – ATTAC Navarra.Nafarroa

El caprichoso y cíclico devenir de la Historia, podría hacer que dos presidentes de Rusia separados en el tiempo por cerca de 50 años, quedaran hermanados por el posible regreso a escenarios ya olvidados de Guerra Fría. Así, Putin y Jruschov quedarían pues hermanados y pasarían a la Historia como dos iconoclastas que habrían acabado con las herencias del purgador Stalin (histórico discurso de Jruschov en 1956 en el XX Congreso del PCUS denunciando los crímenes y errores de la época de Stalin, el culto a la personalidad y el dogmatismo ideológico) y del cirrótico Yeltsin (demoledora defección de Yeltsin por parte de Putin, acusándole de desmembrar la extinta URSS) y como creadores de nuevos idearios que incluirían la posibilidad de revoluciones por vías pacíficas (desestalinización) y del pragmatismo y el acercamiento a Occidente (oficialismo), aunadas con el objetivo inequívoco de equipararse a EEUU como superpotencia mundial en el horizonte del 2020, hija de los ideales expansionistas de Pedro el Grande.

¿Hacia la fallida Primavera de Praga?

Putin utilizará el arma del chantaje energético sobre la UE (21% de las importaciones de petróleo y 40% de gas proceden de Rusia) para lograr la fagocitación de los antiguos países del llamado escenario postsoviético, del que sería paradigma la ex-república soviética de Ucrania con una población cercana a los 50 millones de habitantes y marcada por el estigma del enfrentamiento crónico entre las tendencias filo y fobio-rusas. Así, el segmento de población filo-rusa estaría formada por los ruso-hablantes del este y sur del país (incluida Crimea) mientras que en el oeste y en el centro del país, dominarían los sentimientos nacionalistas pro-occidentales quienes consideran la ampliación de la permanencia de la base rusa de Sebastopol hasta el 2042 como “una traición a los intereses nacionales”, no siendo descartable la intervención de las tropas rusas estacionadas en Ucrania para aplastar el sueño europeísta ucraniano (rememorando la fallida Primavera de Praga (1.968).

Recordar que la agudización de las tensiones latentes entre el oficialismo filo-ruso del depuesto Yanukóvich y la oposición filo-occidental se desataron tras la decisión del gobierno ucraniano de “interrumpir los preparativos” de la firma de un acuerdo de asociación y libre comercio con la UE, convenio que tenía previsto firmarse en la reciente Cumbre de Vilna y que preveía la integración de Ucrania, Moldavia, Georgia y Ucrania según los acuerdos de la cumbre de Praga del 2009.Sin embargo, tras el fallido intento de la adhesión de Ucrania a la tratado de Libre Comercio con la UE subyacería la grave situación económica ucraniana, plasmada en la necesidad urgente de la actualización del tejido productivo ucraniano a los estándares y requisitos técnicos europeos ( estimada en unos 160.000 millones de dólares en un proceso que se prolongaría hasta 2017, con una inversión de 20 millones $ anuales dedicados en exclusiva a la actualización de los estándares).
¿Hacia la división de Ucrania?

En la última cumbre de la Comunidad de Estados Independientes (países postsoviéticos) celebrada en Minsk, Putin avisó a Ucrania que “tras la firma del tratado de Asociación Ucrania perderá sus barreras aduaneras y será invadida por productos occidentales. Ese desarme arancelario afectaría a Rusia, si Ucrania fuera también miembro de la Unión Aduanera y, resultaría muy peligroso e inaceptable”, instando asimismo a Kiev a sumarse a la Unión Aduanera que incluye a Rusia, Bielorrusia y Kazajistán y tras el “golpe de mano virtual” contra el depuesto Yanukóvich, el nuevo Gobierno interino de Alexadr Turchínov habría proclamado su deseo de incrementar sus relaciones con la UE al tiempo que mantener sus relaciones con Rusia en un difícil ejercicio de equilibrismo político.

Sin embargo, dicha empresa se antoja harto complicada debido al brutal colapso económico que habría sufrido la ex-República soviética durante los tres últimos meses (estimada en casi 35.000 millones $ por el ministro de Finanzas ucraniano Yuri Kolobov) y que rozaría ya el umbral del default o suspensión de pagos), a lo que se uniría la falta de garantías plenas para una posible integración de Ucrania como miembro de pleno derecho de la UE, (garantías que sin embargo tuvieron en su momento países como Polonia, Hungría, Bulgaria o Rumania) y el presunto rechazo de la opinión pública europea dicha plena integración.

Así, según el analista político William Engdahl en declaraciones a Rusia Today (RT), “ los ciudadanos europeos se sienten muy incómodos con la idea de que Ucrania se incorpore a la UE pues la zona está en una crisis profunda debido a la bancarrota de Grecia, Portugal, Italia y otros países del sur y no tienen el dinero para hacer algo positivo para Ucrania”, por lo que la UE habría prometido al Gobierno interino ucraniano un préstamo de 15.000 millones € con el objetivo inequívoco de lograr que su peón, el ex-púgil Vitali Klitschko, logre ser nominado nuevo Presidente en las previstas elecciones Presidenciales del 25 de Mayo.

Sin embargo, Putin se encargará de desbaratar la hoja de ruta diseñada por la UE y EEUU y procederá a restringir las importaciones metalúrgicas y de productos alimenticios y a aumentar los aranceles aduaneros sobre Ucrania con el objetivo inequívoco de doblegar al sector europeísta ucraniano mediante la asfixia económica y la inanición energética, al tiempo que utilizará el arma del chantaje energético a la UE para resquebrajar la unidad comunitaria, en la certeza de que tanto Alemania como Francia no dudarán en sacrificar a Ucrania en aras de asegurar su abastecimiento energético.

Así, tras la negativa de Gazprom a rebajar las tarifas gasísticas vigentes desde el acuerdo ruso-ucraniano del 2009 y conminar al nuevo Gobierno interino de Kiev a pagar una deuda de 882 millones de dólares por los suministros del mes de agosto, asistiremos a una nueva edición de la Guerra del Gas ruso-ucraniano del 2006 que tendrá como efectos colaterales importantes recortes de suministro en varios países de la UE, (el gas ruso abastece en más de un 70% a países como los Países bálticos, Finlandia, Eslovaquia, Bulgaria, Grecia, Austria, Hungría y República Checa y más del 80% del total del gas que la UE importa de Rusia pasa por Ucrania), lo que aunado con la intervención del Ejército ruso estacionado en la base de Sebastopol (Crimea), provocará la división de facto de Ucrania en dos mitades casi simétricas y separadas por el meridiano 32 Este, quedando el Sur y Este del país (incluida Crimea) bajo la órbita rusa mientras el Centro y Oeste de la actual Ucrania navegarán tras la estela de la UE, episodio que significará “de facto” el retorno al endemismo recurrente de la Guerra Fría Rusia-EEUU.

Categorías: Attac Planet

33 años después

Sáb, 08/03/2014 - 10:00

Antonio Piazuelo – ATTAC Aragón

Dicen que eran 33 los años que tenía Jesucristo cuando tuvo que pasar por aquel desagradable trance de la crucifixión (no soy yo muy ducho en la materia), y 33 son los años que se cumplen por estas fechas desde una tarde muy poco gloriosa en la que un orate con tricornio y varios generalotes trasnochados se empeñaron en que España regresara al siglo XIX. El 23-F de 1981 quedó inscrito así en la historia más negra del país. Como quiera que a mí me cupo en suerte (o en desgracia, según como se mire) hallarme por entonces en mi escaño de diputado al Congreso, me tocó pre-senciar en vivo y en directo aquella deplorable tragicomedia, de modo que naturalmen-te vuelvo a recordarla cada año. Y, si por casualidad no lo hiciera, algún periodista se encarga siempre de hacer que la recuerde.

Así he contado muchas anécdotas referidas a esa jornada y a las que la siguie-ron en el calendario, pero tal vez lo que se ha grabado con más fuerza en mi memoria sea la reacción de una inmensa mayoría de la población española, de aquellos millo-nes de ciudadanos y ciudadanas que, después de la intentona golpista, salieron a la calle para defender con uñas y dientes la libertad conquistada con tanto esfuerzo tras la larga noche de la dictadura, y para tomar partido por sus representantes democráti-cos a los que los espadones que tan grotescamente volvían desde el pasado habían intentado humillar y, de haber podido hacerlo, eliminar definitivamente.

Cuánto va de entonces a hoy. Aquella extraordinaria sensación de salir a la ca-lle, arropado por el aprecio de mis conciudadanos y no por llamarme Antonio ni por ser quien soy, sino por encarnar sus derechos y libertades como representante elegido por ellos, es algo que no podré olvidar nunca. Como no puedo evitar preguntarme cuál sería hoy la reacción de la gran mayoría de los españoles ante una situación semejan-te. Si se miran los sondeos de opinión, lo que más llama la atención es la unanimidad con la que el pueblo (al que habitualmente llaman soberano) señala a sus políticos como uno de los más graves problemas del país en lugar de esperar de ellos las solu-ciones. Y lo hacen sin distinción de partidos o ideologías: clase política les llaman, o casta política, y seguramente no se equivocan. La sensación de que, como señala el informe presentado por Intermon-Oxfam en el Foro de Davos, las leyes se hacen y las decisiones políticas se toman para favorecer a los poderosos, y no para mejorar las condiciones de vida de la mayoría, se ha extendido de una forma que parece irreversi-ble entre los españoles y se sigue extendiendo con cada nuevo caso de corrupción o de evidentes conexiones entre los poderes económicos y los políticos profesionales. Ya saben, la famosa puerta giratoria: hoy por mí, mañana por ti.

¿Qué ha pasado? ¿Es que son distintos los políticos de entonces y los de aho-ra? Pues la verdad es que, si debiera responder a esta última pregunta, tendría que hacerlo afirmativamente y sin dudar. Aquellos hombres y mujeres, de diferentes gene-raciones, a los que les tocó (o nos tocó) representar a sus votantes durante la transi-ción, venían de los mismos ambientes que sus representados. Sobre todo los que pro-cedían de la oposición al franquismo habían compartido la calle y los riesgos con quie-nes después iban a darles su voto, en luchas vecinales o sindicales, en manifestacio-nes prohibidas o en organizaciones clandestinas. Estaban en la política cuando no se repartían prebendas sino porrazos, pelotazos de goma, torturas y años de cárcel. Eran, en definitiva, gente como ellos, y por eso comprendían bien lo que sus represen-tados esperaban, cuáles eran sus esperanzas, y sus deseos, y sus sueños.

¿Es eso lo que ocurre ahora? Pues no, lamentablemente, no. Los políticos que encabezarán las listas electorales para los próximos comicios, en su inmensa mayoría, llevan años calentando sillones en despachos oficiales o en el partido, sin salir a la calle y sin tener de la realidad más referencias que aquellas que les ofrecen sus obse-quiosos asesores. Como mucho algún artículo de prensa que, si pone en cuestión sus planteamientos, suelen ver como producto de la mala intención del periodista abajo (o arriba) firmante. Desde hace ya demasiados años los políticos hacen carrera en el cargado ambiente de los partidos y dedican la mayoría de sus esfuerzos a labrarse su carrera mediante la obediencia a los jefes que, en su omnímoda autoridad, decidirán quién entra y quién no en los puestos más codiciados de las listas. A eso y a esquivar las puñaladas que acechan en cada recodo de los pasillos. También se reúnen a co-mer, o a cenar, o a tomarse una copa con los que pintan algo y, por ello, tienen acceso a ellos. A nadie se le escapará que los que pintan algo suelen ser hombres de nego-cios, de las finanzas o de la propia política.

Así que no es extraño que los de a pie los miren con recelo. Porque esa estre-cha concepción de la política, exclusivamente concebida como modus vivendi (y lo dice quien fue muchos años un “profesional de la política”, aunque nunca considerase esa condición como definitiva sino como algo ocasional) hace que sus intereses rara-mente coincidan con los de aquellos a quienes representan. Yo fui testigo de la res-puesta que Felipe González ofreció a alguien que le propuso adoptar una decisión con el argumento de que “era buena para el PSOE”. González replicó tajantemente que él nunca haría algo que fuese bueno para su partido y malo para España. Lo mismo que escuché una conversación entre dos feroces adversarios políticos, Manuel Fraga y Santiago Carrillo. Fraga espetó al viejo comunista una de sus frases tajantes: “Santia-go, esto lo hago por España”, y Carrillo le respondió: “¿Y por qué crees tú que lo hago yo?”. Sencillamente, a mí y a muchos se nos hace imposible imaginar hoy conversa-ciones parecidas a éstas.

Detesto las batallitas de los incontables Abuelos Cebolleta que, a mi edad, empiezan a pensar que sus tiempos eran mejores y a contárselo así al primero que pillan a mano, de manera que pueden descartar que lo que antecede sea un desahogo, un mero fruto de la nostalgia por mis años jóvenes. Más bien me gustaría que sea un mo-tivo de reflexión, que quienes están llamados a protagonizar la política en el presente y en el futuro inmediato tengan en cuenta estas ideas y sepan incorporarlas a su pen-samiento y a su acción como las incorporaron aquellos políticos. Me temo que, si no lo hacen, la distancia entre ellos y sus posibles votantes seguirá creciendo hasta que llegue el día en que se haya convertido en insalvable. Y eso es lo peor que podría pa-sarles a ellos… y a todos nosotros.

Categorías: Attac Planet

33 años después

Sáb, 08/03/2014 - 10:00

Antonio Piazuelo – ATTAC Aragón

Dicen que eran 33 los años que tenía Jesucristo cuando tuvo que pasar por aquel desagradable trance de la crucifixión (no soy yo muy ducho en la materia), y 33 son los años que se cumplen por estas fechas desde una tarde muy poco gloriosa en la que un orate con tricornio y varios generalotes trasnochados se empeñaron en que España regresara al siglo XIX. El 23-F de 1981 quedó inscrito así en la historia más negra del país. Como quiera que a mí me cupo en suerte (o en desgracia, según como se mire) hallarme por entonces en mi escaño de diputado al Congreso, me tocó pre-senciar en vivo y en directo aquella deplorable tragicomedia, de modo que naturalmen-te vuelvo a recordarla cada año. Y, si por casualidad no lo hiciera, algún periodista se encarga siempre de hacer que la recuerde.

Así he contado muchas anécdotas referidas a esa jornada y a las que la siguie-ron en el calendario, pero tal vez lo que se ha grabado con más fuerza en mi memoria sea la reacción de una inmensa mayoría de la población española, de aquellos millo-nes de ciudadanos y ciudadanas que, después de la intentona golpista, salieron a la calle para defender con uñas y dientes la libertad conquistada con tanto esfuerzo tras la larga noche de la dictadura, y para tomar partido por sus representantes democráti-cos a los que los espadones que tan grotescamente volvían desde el pasado habían intentado humillar y, de haber podido hacerlo, eliminar definitivamente.

Cuánto va de entonces a hoy. Aquella extraordinaria sensación de salir a la ca-lle, arropado por el aprecio de mis conciudadanos y no por llamarme Antonio ni por ser quien soy, sino por encarnar sus derechos y libertades como representante elegido por ellos, es algo que no podré olvidar nunca. Como no puedo evitar preguntarme cuál sería hoy la reacción de la gran mayoría de los españoles ante una situación semejan-te. Si se miran los sondeos de opinión, lo que más llama la atención es la unanimidad con la que el pueblo (al que habitualmente llaman soberano) señala a sus políticos como uno de los más graves problemas del país en lugar de esperar de ellos las solu-ciones. Y lo hacen sin distinción de partidos o ideologías: clase política les llaman, o casta política, y seguramente no se equivocan. La sensación de que, como señala el informe presentado por Intermon-Oxfam en el Foro de Davos, las leyes se hacen y las decisiones políticas se toman para favorecer a los poderosos, y no para mejorar las condiciones de vida de la mayoría, se ha extendido de una forma que parece irreversi-ble entre los españoles y se sigue extendiendo con cada nuevo caso de corrupción o de evidentes conexiones entre los poderes económicos y los políticos profesionales. Ya saben, la famosa puerta giratoria: hoy por mí, mañana por ti.

¿Qué ha pasado? ¿Es que son distintos los políticos de entonces y los de aho-ra? Pues la verdad es que, si debiera responder a esta última pregunta, tendría que hacerlo afirmativamente y sin dudar. Aquellos hombres y mujeres, de diferentes gene-raciones, a los que les tocó (o nos tocó) representar a sus votantes durante la transi-ción, venían de los mismos ambientes que sus representados. Sobre todo los que pro-cedían de la oposición al franquismo habían compartido la calle y los riesgos con quie-nes después iban a darles su voto, en luchas vecinales o sindicales, en manifestacio-nes prohibidas o en organizaciones clandestinas. Estaban en la política cuando no se repartían prebendas sino porrazos, pelotazos de goma, torturas y años de cárcel. Eran, en definitiva, gente como ellos, y por eso comprendían bien lo que sus represen-tados esperaban, cuáles eran sus esperanzas, y sus deseos, y sus sueños.

¿Es eso lo que ocurre ahora? Pues no, lamentablemente, no. Los políticos que encabezarán las listas electorales para los próximos comicios, en su inmensa mayoría, llevan años calentando sillones en despachos oficiales o en el partido, sin salir a la calle y sin tener de la realidad más referencias que aquellas que les ofrecen sus obse-quiosos asesores. Como mucho algún artículo de prensa que, si pone en cuestión sus planteamientos, suelen ver como producto de la mala intención del periodista abajo (o arriba) firmante. Desde hace ya demasiados años los políticos hacen carrera en el cargado ambiente de los partidos y dedican la mayoría de sus esfuerzos a labrarse su carrera mediante la obediencia a los jefes que, en su omnímoda autoridad, decidirán quién entra y quién no en los puestos más codiciados de las listas. A eso y a esquivar las puñaladas que acechan en cada recodo de los pasillos. También se reúnen a co-mer, o a cenar, o a tomarse una copa con los que pintan algo y, por ello, tienen acceso a ellos. A nadie se le escapará que los que pintan algo suelen ser hombres de nego-cios, de las finanzas o de la propia política.

Así que no es extraño que los de a pie los miren con recelo. Porque esa estre-cha concepción de la política, exclusivamente concebida como modus vivendi (y lo dice quien fue muchos años un “profesional de la política”, aunque nunca considerase esa condición como definitiva sino como algo ocasional) hace que sus intereses rara-mente coincidan con los de aquellos a quienes representan. Yo fui testigo de la res-puesta que Felipe González ofreció a alguien que le propuso adoptar una decisión con el argumento de que “era buena para el PSOE”. González replicó tajantemente que él nunca haría algo que fuese bueno para su partido y malo para España. Lo mismo que escuché una conversación entre dos feroces adversarios políticos, Manuel Fraga y Santiago Carrillo. Fraga espetó al viejo comunista una de sus frases tajantes: “Santia-go, esto lo hago por España”, y Carrillo le respondió: “¿Y por qué crees tú que lo hago yo?”. Sencillamente, a mí y a muchos se nos hace imposible imaginar hoy conversa-ciones parecidas a éstas.

Detesto las batallitas de los incontables Abuelos Cebolleta que, a mi edad, empiezan a pensar que sus tiempos eran mejores y a contárselo así al primero que pillan a mano, de manera que pueden descartar que lo que antecede sea un desahogo, un mero fruto de la nostalgia por mis años jóvenes. Más bien me gustaría que sea un mo-tivo de reflexión, que quienes están llamados a protagonizar la política en el presente y en el futuro inmediato tengan en cuenta estas ideas y sepan incorporarlas a su pen-samiento y a su acción como las incorporaron aquellos políticos. Me temo que, si no lo hacen, la distancia entre ellos y sus posibles votantes seguirá creciendo hasta que llegue el día en que se haya convertido en insalvable. Y eso es lo peor que podría pa-sarles a ellos… y a todos nosotros.

Categorías: Attac Planet

Las consecuencias negativas del crecimiento del sector financiero

Sáb, 08/03/2014 - 08:00

Vicenç Navarro – Consejo Científico de ATTAC España

La característica del capitalismo actual es la enorme extensión del sector financiero, que de una manera creciente se expande e incluso sustituye su función de provisión de crédito a las empresas y a las personas por una actividad meramente especulativa sin relación alguna con el mundo de la producción de bienes y servicios. Es esta actividad especulativa la que ha determinado la enorme crisis financiera que todavía estamos viviendo.

El excelente libro de Costas Lapavitsas Profiting Without Producing: How Finance Exploits Us All, Verso, 2013, detalla esta expansión, aunque no resalta bien el papel que el conflicto capital-trabajo ha tenido en el crecimiento de este sector financiero. Como he indicado en varias ocasiones, la reducción de las rentas del trabajo en el mundo capitalista avanzado, como consecuencia de la aplicación de las políticas neoliberales, iniciadas masivamente por la Administración Reagan en EEUU y por Thatcher en el Reino Unido, y seguidas por Schröder y Blair en la UE, determinó un descenso de la capacidad adquisitiva de la población que se intentó suplir con un aumento del crédito, produciéndose una gran expansión del sector financiero. Esta disminución de las rentas del trabajo creó un problema en la demanda que afectó a la economía productiva, disminuyendo su rentabilidad. De ahí que las inversiones financieras en la economía se desplazaran del sector productivo al sector especulativo, generándose las burbujas que, al explotar, causaban el peligro de colapso del sector financiero, siempre salvado por la intervención del Estado. De nuevo, el caso más claro de esto último fue el rescate internacional del sector bancario (ver mi artículo “Capital-Trabajo: el origen de la crisis actual”, Le Monde Diplomatique, julio 2013).

Pero este sector financiero, en su búsqueda de alternativas donde conseguir mayores beneficios, está penetrando masivamente en lo que se llama el salario colectivo, es decir, el Estado del Bienestar. El ataque frontal que estamos viendo a la Europa Social es el intento de privatizarlo, tanto las pensiones como la sanidad, entre otras transferencias y servicios públicos del Estado del Bienestar, a fin de encontrar más y más oportunidades para obtener elevados beneficios. De nuevo, estamos viendo como la banca, las compañías de seguros, los hedge funds y las asociaciones de capital riesgo están entrando masivamente no solo en las pensiones, sino también en los servicios públicos como la sanidad. Las presiones por parte de la Troika (el Banco Central Europeo, la Comisión Europea y el Fondo Monetario Internacional) para que bajen los salarios (lo que fuerza a un endeudamiento de la población) y para que se privaticen las pensiones y la sanidad son componentes fundamentales de las políticas de austeridad. Este ataque del capital financiero al Estado del Bienestar, que está ya muy avanzado en Europa, cuenta con la alianza del capital productivo, al conseguir aquellas medidas debilitar al mundo del trabajo, objetivo de este capital.

Me alegra encontrar en el libro de Costas Lapavitsas esta dimensión del capital financiero que, como he indicado en otros trabajos, es de una enorme importancia para explicar el ataque frontal a la Europa social, ataque liderado sobre todo por el Banco Central Europeo. Costas Lapavitsas hace un excelente trabajo relacionando el capital financiero con el industrial y el de servicios, acentuando la relación entre ellos, con una reciente simbiosis entre ellos. Así, las grandes empresas industriales no solo se autofinancian, sino que ofrecen crédito a sus clientes. Véase la venta de coches como ejemplo. La gran mayoría de empresas que venden coches, ofrecen también el crédito para comprarlos. Este sector financiero dentro de las empresas de capital productivo ha crecido enormemente. De esta manera, el capital industrial se convierte también en capital financiero, expandiéndose en las mismas áreas especulativas. En realidad, los beneficios del capital derivan cada vez más de las actividades financieras del gran capital. De esta manera, el capitalismo pasa a estar dominado por los gestores del capital financiero, que mantienen una enorme influencia política y mediática en los países. Ello explica el rescate de la banca, realizado siempre en términos favorables con el apoyo de las agencias reguladoras públicas, y con la financiación a cargo de los Estados. Y ello ocurre a pesar de que la solución del problema de la falta de crédito es muy fácil de ver, incluyendo la nacionalización de la banca, que puede incluir formas de propiedad colectiva y cooperativa además de otras formas de nacionalización. Con la cantidad de dinero que se ha dado a la banca podrían haberse establecido agencias públicas de crédito que habrían ya resuelto la crisis actual.

Por otra parte, la necesaria reducción del sector financiero y la eliminación de su actividad especulativa requieren un aumento de las rentas del trabajo a costa de la reducción de las rentas del capital, así como una eliminación y reversión de las privatizaciones del Estado del Bienestar. Que la solución pasa por estas políticas alternativas es fácil de mostrar. Lo que ocurre es que el poder del capital es enorme, la democracia –por lo tanto– es muy deficitaria, y la situación no se resuelve. Así de claro. Aunque todo esto, usted lector, no lo leerá o verá en los mayores medios de difusión.

Catedrático de Políticas Públicas. Universidad Pompeu Fabra, y Profesor de Public Policy. The Johns Hopkins University

Artículo publicado en Público.es
vnavarro.org

Categorías: Attac Planet

Las consecuencias negativas del crecimiento del sector financiero

Sáb, 08/03/2014 - 08:00

Vicenç Navarro – Consejo Científico de ATTAC España

La característica del capitalismo actual es la enorme extensión del sector financiero, que de una manera creciente se expande e incluso sustituye su función de provisión de crédito a las empresas y a las personas por una actividad meramente especulativa sin relación alguna con el mundo de la producción de bienes y servicios. Es esta actividad especulativa la que ha determinado la enorme crisis financiera que todavía estamos viviendo.

El excelente libro de Costas Lapavitsas Profiting Without Producing: How Finance Exploits Us All, Verso, 2013, detalla esta expansión, aunque no resalta bien el papel que el conflicto capital-trabajo ha tenido en el crecimiento de este sector financiero. Como he indicado en varias ocasiones, la reducción de las rentas del trabajo en el mundo capitalista avanzado, como consecuencia de la aplicación de las políticas neoliberales, iniciadas masivamente por la Administración Reagan en EEUU y por Thatcher en el Reino Unido, y seguidas por Schröder y Blair en la UE, determinó un descenso de la capacidad adquisitiva de la población que se intentó suplir con un aumento del crédito, produciéndose una gran expansión del sector financiero. Esta disminución de las rentas del trabajo creó un problema en la demanda que afectó a la economía productiva, disminuyendo su rentabilidad. De ahí que las inversiones financieras en la economía se desplazaran del sector productivo al sector especulativo, generándose las burbujas que, al explotar, causaban el peligro de colapso del sector financiero, siempre salvado por la intervención del Estado. De nuevo, el caso más claro de esto último fue el rescate internacional del sector bancario (ver mi artículo “Capital-Trabajo: el origen de la crisis actual”, Le Monde Diplomatique, julio 2013).

Pero este sector financiero, en su búsqueda de alternativas donde conseguir mayores beneficios, está penetrando masivamente en lo que se llama el salario colectivo, es decir, el Estado del Bienestar. El ataque frontal que estamos viendo a la Europa Social es el intento de privatizarlo, tanto las pensiones como la sanidad, entre otras transferencias y servicios públicos del Estado del Bienestar, a fin de encontrar más y más oportunidades para obtener elevados beneficios. De nuevo, estamos viendo como la banca, las compañías de seguros, los hedge funds y las asociaciones de capital riesgo están entrando masivamente no solo en las pensiones, sino también en los servicios públicos como la sanidad. Las presiones por parte de la Troika (el Banco Central Europeo, la Comisión Europea y el Fondo Monetario Internacional) para que bajen los salarios (lo que fuerza a un endeudamiento de la población) y para que se privaticen las pensiones y la sanidad son componentes fundamentales de las políticas de austeridad. Este ataque del capital financiero al Estado del Bienestar, que está ya muy avanzado en Europa, cuenta con la alianza del capital productivo, al conseguir aquellas medidas debilitar al mundo del trabajo, objetivo de este capital.

Me alegra encontrar en el libro de Costas Lapavitsas esta dimensión del capital financiero que, como he indicado en otros trabajos, es de una enorme importancia para explicar el ataque frontal a la Europa social, ataque liderado sobre todo por el Banco Central Europeo. Costas Lapavitsas hace un excelente trabajo relacionando el capital financiero con el industrial y el de servicios, acentuando la relación entre ellos, con una reciente simbiosis entre ellos. Así, las grandes empresas industriales no solo se autofinancian, sino que ofrecen crédito a sus clientes. Véase la venta de coches como ejemplo. La gran mayoría de empresas que venden coches, ofrecen también el crédito para comprarlos. Este sector financiero dentro de las empresas de capital productivo ha crecido enormemente. De esta manera, el capital industrial se convierte también en capital financiero, expandiéndose en las mismas áreas especulativas. En realidad, los beneficios del capital derivan cada vez más de las actividades financieras del gran capital. De esta manera, el capitalismo pasa a estar dominado por los gestores del capital financiero, que mantienen una enorme influencia política y mediática en los países. Ello explica el rescate de la banca, realizado siempre en términos favorables con el apoyo de las agencias reguladoras públicas, y con la financiación a cargo de los Estados. Y ello ocurre a pesar de que la solución del problema de la falta de crédito es muy fácil de ver, incluyendo la nacionalización de la banca, que puede incluir formas de propiedad colectiva y cooperativa además de otras formas de nacionalización. Con la cantidad de dinero que se ha dado a la banca podrían haberse establecido agencias públicas de crédito que habrían ya resuelto la crisis actual.

Por otra parte, la necesaria reducción del sector financiero y la eliminación de su actividad especulativa requieren un aumento de las rentas del trabajo a costa de la reducción de las rentas del capital, así como una eliminación y reversión de las privatizaciones del Estado del Bienestar. Que la solución pasa por estas políticas alternativas es fácil de mostrar. Lo que ocurre es que el poder del capital es enorme, la democracia –por lo tanto– es muy deficitaria, y la situación no se resuelve. Así de claro. Aunque todo esto, usted lector, no lo leerá o verá en los mayores medios de difusión.

Catedrático de Políticas Públicas. Universidad Pompeu Fabra, y Profesor de Public Policy. The Johns Hopkins University

Artículo publicado en Público.es
vnavarro.org

Categorías: Attac Planet

Ucrania: entre mafias y expansionismo militar

Vie, 07/03/2014 - 14:04

Alejandro Nadal – Consejo Científico de ATTAC España

La crisis en Ucrania puede desembocar en una lucha armada de terribles consecuencias. Aun si no estalla una guerra, el conflicto en Ucrania y Crimea marcará las relaciones internacionales y las percepciones europeas, estadounidenses y rusas durante los próximos lustros de manera decisiva.

Las raíces de esta crisis constituyen una madeja compleja y por eso hay que desconfiar de las narrativas simplificadoras (provenientes de Moscú o Washington). Entre las causas que llevan al conflicto actual se encuentra la expansión del militarismo estadounidense que nunca abandonó sus obsesiones de la guerra fría. También se encuentra la voracidad del capital financiero que busca consolidar el neoliberalismo en Ucrania.

Las mafias en el poder en Rusia y en Kiev son el complemento perfecto para detonar el conflicto. Para el pueblo ucranio las opciones han sido permanecer bajo el dominio de mafias que simpatizan con Moscú, o entregarse a mafias inclinadas al acercamiento con la Unión Europea y Washington. El telón de fondo de este coctel explosivo es la larga historia de nacionalismos y movimientos separatistas.

Sin duda para muchos lectores hablar de expansión del militarismo estadounidense suena exagerado. Pero hay que considerar los siguientes elementos. En 1949 se creó la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). Su misión era clara: contrarrestar las fuerzas que la Unión Soviética tenía estacionadas en su territorio y en los países de Europa del este. La URSS replicó creando su propio bloque, con el Tratado de Varsovia.

La OTAN parecía haber perdido su razón de ser al derrumbarse la URSS. Los arsenales nucleares de Estados Unidos y Rusia fueron objeto de varios tratados de reducción de armas estratégicas y en términos generales se generó una atmósfera de cierta distensión. Pero las corrientes más conservadoras en Estados Unidos no resistieron la tentación de aprovechar el momento para buscar la expansión de la OTAN y desplazar la línea divisoria de la antigua guerra fría hasta la frontera con Rusia.

La OTAN no sólo no desapareció, sino que cultivó sus ambiciones estratégicas en lo que había sido el espacio soviético durante la guerra fría. Esa expansión se inició con Clinton y prosiguió con Bush. Para algunos analistas esto se acompaña de los sueños del Pentágono de ver un día a la flota estadunidense fondear en Sebastopol y Balaclava, los principales puertos de Crimea. Pero lo que es sueño para el Pentágono es una pesadilla para el nacionalismo ruso.

En 1999 Polonia, Hungría y la República checa ingresaron a la OTAN, en medio de un feroz debate y la oposición de Rusia. En 2004 tocó el turno a las repúblicas bálticas (Estonia, Letonia y Lituania), además de Eslovenia, Bulgaria y Rumania. Muy pocos analistas se detuvieron a pensar cómo interpretaría Rusia este proceso.

George F. Kennan, probablemente el más agudo y más experimentado artífice de la política exterior estadounidense, advirtió en 1997 que la expansión de la OTAN constituía el error más grave y ominoso de Estados Unidos en la historia de la posguerra. Para Kennan este acto inflamaría el militarismo ruso, ahogaría la democracia y, en general, porque impulsaría a la política exterior rusa hacia objetivos que no serían de nuestro agrado.

Nadie lo escuchó, y en 2008 George W. Bush propuso planes para que Georgia y Ucrania se convirtieran en miembros de la OTAN. Por eso el comunicado del encuentro de la OTAN en abril de ese año señala que Georgia y Ucrania serán miembros de la OTAN, aunque sin especificar la fecha. El conflicto entre Rusia y Georgia de 2008 alertó a los europeos sobre el riesgo de seguir por esta vía y eso frenó los planes de otorgar a Ucrania un plan de membresía, el primer paso para acceder a la OTAN. La lectura rusa de todo este proceso fue inmediata: Washington y sus aliados no habían abandonado sus prioridades de la guerra fría y su estrategia seguía siendo rodear Rusia por todos sus flancos.

Después del colapso de la URSS, Ucrania se convirtió en el tercer estado en cantidad de armas nucleares (después de Estados Unidos y Rusia). Pero en 1996 todo su armamento nuclear había sido entregado a Rusia y Ucrania se convirtió en un estado libre de armas nucleares. A pesar de que el ejército ucranio no podría detener una ofensiva rusa, tampoco estamos en presencia de una fuerza despreciable y cualquier conflicto armado tendría consecuencias desastrosas. La economía mundial, y en especial la europea, no están para afrontar el castigo de un espectacular repunte del precio de petróleo, desplome de los mercados de valores y volatilidad sin paralelo en las principales divisas.

Para lograr una mayor integración económica con Ucrania, la Unión Europea buscó negociar un pacto que daría a Kiev un estatus privilegiado en lo comercial y financiero. Bruselas ofreció además un trato especial en materia de visas y otros incentivos, pero sin otorgar la membresía. El verdadero objetivo de la UE es reducir la influencia rusa, en especial después de la iniciativa de Putin en Siria (que enfrió los planes más intervencionistas de Estados Unidos) y el otorgamiento de asilo a Snowden (hecho que Washington no perdona).

El paquete ofrecido por la UE incluía las típicas medidas de austeridad que pusieron de rodillas a Grecia y tanto daño han causado en Europa. Pero lo más importante es que el tratado con la UE incluía cláusulas de contenido militar que obligarían a Ucrania a seguir lineamientos estratégicos de la OTAN. Para Moscú esto era el colmo y por ello intensificó la presión sobre el corrupto presidente ucranio Yanukovich. El 9 de noviembre pasado Putin se reunió en secreto con su homólogo ucranio para firmar un tratado alternativo entre Kiev y Moscú. En la recta final, además de acceso al mercado ruso Putin ofreció condonar parte importante de la deuda ucrania y varios miles de millones de euros en créditos.

El anuncio generó una oleada de protestas que terminó por derrocar a Yanukovich. Moscú sintió que perdía la oportunidad de frenar las pretensiones de expansión de los estadounidenses y europeos. La intervención en Crimea es una respuesta, arbitraria, peligrosa y rebosante de ilegalidad. Desgraciadamente ninguna de las potencias que hoy pretenden dar lecciones de civilidad a Moscú tiene las manos limpias. La hipocresía de Washington es grande, pero no alcanza a ocultar su desprecio por el derecho internacional. Los ejemplos de la invasión de Irak y Afganistán (antes de que el Consejo de Seguridad autorizara una intervención) todavía están frescos en la memoria.

Queda poco tiempo para desactivar la crisis. Si no se aprovecha se tomará el sendero que conduce al conflicto armado. Moscú podría retirar sus tropas de Crimea a cambio de regresar al status quo ex ante (leyes de extranjería y del idioma ruso). Pero el tono belicoso y la amenaza de sanciones provenientes de Washington y Bruselas no van a calmar los ánimos.

Twitter: @anadaloficial

Artículo publicado en La Jornada

Categorías: Attac Planet