Skip navigation

News from Attac Spain

Distribuir contenido
Justicia económica global
Actualizado: hace 5 horas 2 mins

El ridículo como cuestión de Estado

Mar, 17/06/2014 - 09:00

Luis García Montero – Comité de Apoyo de ATTAC España

Cada vez que veo a un español hacer el ridículo pienso en el FMI. No conviene darle armas al enemigo. Si enseñamos a los exprimidores nuestra condición de exprimibles, si recibimos a los que procuran estafarnos con alegría de corderos inocentes, nos convertimos en el mejor argumento de nuestra propia desgracia.

Quizás sufro una paranoia social, pero en cualquier caso los datos están ahí y las intervenciones de los banqueros y los responsables de la Troika no dejan otra salida. Aunque ya es insoportable la degradación económica y social de los españoles, con brechas sociales y con índices de pobreza inhumanos, cada vez que abren la boca es para pedir más sacrificios en salarios, pensiones, inversión pública y derechos laborales. ¿Hasta dónde vamos a llegar? Hasta donde los españoles queramos. Mientras tanto, hacer el ridículo es un modo de dar información útil al enemigo, presentarnos en el mercado como carne de cañón.

Lo he pensado mucho esta primavera. En mi ciudad natal, Granada, se han puesto de moda las despedidas de soltera y de soltero. Como son un buen negocio, hay empresas especializadas en organizar fines de semana con paquetes que incluyen viaje, hotel y disfraz. El caso es que salgo a pasear por las calles de Granada y siento esa vergüenza íntima que es capaz de dejarme por un día sin ciudad. Estalla, donde menos se piensa, en cualquier esquina, plaza, barra de bar o noble recuerdo de infancia, un grupo de ciudadanos en trance de divertirse con atuendos de centuriones romanos, hombres de cromañón, leones de la selva… Se adornan, además, con grandes globos en forma de falos y testículos.

Otras veces la pandilla es femenina y viene compuesta por princesas árabes, mujeres fatales, minifaldas de colegialas pecaminosas, gacelas cavernícolas o esquineras del viejo París. Tampoco faltan los símbolos fálicos. Las que han elegido la vía prehistórica, suelen completar su aliño indumentario con un nabo. La socorrida hortaliza sirve para que las mujeres de la edad de piedra se recojan el pelo y le pongan la guinda a sus graciosas faldas y blusas de trapo descosido. Cuando ellos y ellas coinciden se derraman las canciones, los gritos, las botellas de cervezas en alto, y vibra una sana alegría de instintos bajos, como si el espíritu de la telebasura hubiese encontrado su encarnación perfecta.

Es entonces cuando yo caigo en la paranoia y pienso en Alemania y en la Troika. Como vean esto los alemanes, como esté por aquí la Troika, nos van a crujir. No se puede hacer el ridículo de esta forma sin pagar un alto precio en recortes y bajadas de salario. Estamos en condiciones de aguantarlo todo.

Ya sé que las despedidas de soltero por las calles de España no son un asunto serio, aunque indiquen el estado de zafiedad insoportable que padece la cultura popular española. Si me atrevo a hablar aquí del asunto, es porque siento que muchos políticos, cargos públicos y periodistas españoles han vivido el folletín de la abdicación del rey con un espíritu de despedida de soltero. Y de esto, desde luego, se han enterado los alemanes. El espíritu de servidumbre voluntaria de la sociedad española alcanza niveles muy, muy profundos. Somos carne triste de cañón.

¡Las cosas que hemos oído! ¡Las cosas que hemos visto! Constatamos una vez más que el pueblo español fue la gran víctima de la dictadura franquista, al ser condenado durante años a la humillación, el sometimiento y el miedo. Repetir una y otra vez que se le debe la democracia a un rey, como si la democracia fuese un pantano inaugurado por la gracia de la autoridad superior, es propio de un pueblo sin orgullo. Los demócratas que muestran su devoción al rey, que agradecen sus servicios, que aplauden su generosidad, son la gran herencia del franquismo. El dictador no sólo dejó un heredero en el trono, también dejó muchos súbditos en las calles, las oficinas, las instituciones y los periódicos. Aunque sean demócratas, no son hijos de la libertad democrática, sino del sentido franquista de la humillación. Es la educación que recibieron. Y esto, por desgracia, lo sabe la Troika. Pueden hacer con nosotros lo que les dé la gana.

Artículo publicado en Público.es

Categorías: Attac Planet

¿Por qué aumenta el pago por intereses de deuda si la prima de riesgo continúa cayendo?

Mar, 17/06/2014 - 07:00

Eduardo Garzón – Consejo Científico de ATTAC España

A pesar de que el coste de financiación para el Tesoro español es muy bajo en la actualidad, los intereses destinados a pagar la deuda pública han aumentado un 6,6% con respecto al año anterior (en el que el coste de financiarse –el tipo de interés o la prima de riesgo– era bastante más elevado). Este hecho podría parecer a primera vista contradictorio: si endeudarse es ahora más barato, ¿por qué pagamos más dinero por habernos endeudado? Sin embargo, un análisis más completo del la cuestión revela que no hay ninguna contradicción y que de hecho el asunto es bastante simple.

Cuando el Tesoro necesita dinero para cubrir los gastos que no cubre con los ingresos públicos, necesita endeudarse. Para ello lo que hace es vender títulos de deuda pública a inversionistas privados, de forma que, por ejemplo, a cambio de recibir 1000 euros el Tesoro, éste se compromete a devolver al inversionista 1050 euros una vez transcurra un año. En realidad no es más que un préstamo que le conceden los inversionistas privados al Estado, lo que ocurre es que las condiciones y otras características de este “préstamo” hacen que reciba otro nombre: compra y venta de títulos de deuda pública. El Tesoro puede decidir por cuánto tiempo se endeuda con cada inversionista privado, es decir, puede decidir cuándo va a tener que devolver el dinero que le prestaron. En nuestro ejemplo hemos supuesto que el plazo sería un año, pero el Estado podría endeudarse para sólo 3 meses, o para 10 años, o incluso para más años.

La cantidad de dinero tomado prestado (el principal) se devuelve al final del plazo establecido, pero los intereses se pagan cada año. Si el Estado se endeuda por 10.000 euros durante 10 años, y el tipo de interés es del 5%, cada año tendrá que pagar 500 euros. A los diez años el Tesoro habrá pagado 5000 euros en concepto de intereses (500 euros cada año durante 10 años), y además tendrá que devolver los 10.000 euros que le prestaron (si no tiene dinero lo que hará será pedir el dinero prestado a otro inversionista, con quien volverá a endeudarse en otras condiciones y en otro periodo de tiempo).

Cuando el tipo de interés (o la prima de riesgo) estuvo muy elevado (entre 2011 y 2013), el Tesoro no tuvo más remedio que endeudarse a un coste muy alto. Eso sí, se buscó que el plazo del “préstamo” fuese lo menor posible. Cuando sabes que cada año vas a pagar mucho, lo que te conviene es que pagues durante menos años. Lo contrario ocurre cuando el coste de financiarse es bajo (como en la actualidad): si sabes que cada año vas a pagar poco en concepto de intereses, lo que te conviene es endeudarte durante muchos años. De hecho, el Tesoro anunció el pasado miércoles 11 de junio que se iba a endeudar en una cuantía importante (56.000 millones de euros) con un plazo de 10 años aprovechando que el coste de financiación actual es bajo.

Pues bien, en la actualidad el Estado todavía tiene contraídos “préstamos” caros, con lo cual todavía está pagando por aquellos intereses elevados. La nueva financiación que está pidiendo ahora sí será más barata, pero el efecto no se notará hasta que pase al menos un año (puesto que los intereses se pagan al año). Es decir, que el Tesoro todavía está pagando intereses elevados porque los “préstamos” antiguos todavía siguen vigentes, mientras que los nuevos todavía no han tenido tiempo de hacerse notar.

Ahora bien, el efecto comentado es importante pero queda totalmente eclipsado por otro efecto de mucha mayor intensidad: la cuantía total de intereses que paga hoy día el Estado también es mayor que hace un año simplemente porque la cantidad de deuda total es mayor. Imaginemos que el Estado se financió a un tipo medio del 5%, teniendo una deuda de 1000. La cuantía total de intereses sería de 50 (5% de 1000). Si al año siguiente el Estado logra reducir el tipo medio al 3%, pero al mismo tiempo la deuda se ha incrementado hasta 2000, la cuantía total de intereses sería de 60. Por lo tanto, el Tesoro estaría pagando más intereses que antes a pesar de haber reducido el coste de financiación. Es esto precisamente lo que ocurre hoy día porque la deuda pública española alcanza ya el nivel del 100% sobre el PIB, cuando al inicio de la crisis estaba en el 36%.

Esto último es muy importante tenerlo en cuenta a la hora de calibrar la reducción de la prima de riesgo. Sin dejar de ser ésta una noticia positiva para el Tesoro español, lo cierto es que ello no impide que el pago anual en concepto de intereses sea todavía estratosférico (e incluso ascendente). Y es esta variable la verdaderamente importante, porque es dinero que el Estado tendrá que recaudar de algún sitio para poder satisfacer los pagos contraídos con los acreedores financieros. Alegrémonos, pues, de la caída de la prima de riesgo; pero en absoluto pensemos que los problemas se han evaporado.

Saque de Esquina

Categorías: Attac Planet

Draghi y las elecciones europeas

Lun, 16/06/2014 - 13:00

Juan Francisco Martín Seco -Consejo Científico de ATTAC España

Hay pocas dudas acerca de las múltiples consecuencias que han generado las elecciones del 25 de mayo; en nuestro país, por ejemplo, la abdicación del rey a favor del príncipe Felipe. Digan lo que digan acerca de lo preparado que estaba el relevo, lo cierto es que han sido los resultados electorales los que, al menos, han precipitado la sustitución. Hay que aprovechar la correlación de fuerzas parlamentarias a favor de la monarquía que existe en la actualidad para dejar no digamos atado y bien atado pero sí despejado un trámite que quizá con otra composición de las Cortes sería más difícil de solventar. En previsión de lo que pueda sobrevenir, dejemos la casa arreglada.

En Europa los resultados electorales también están acarreando secuelas. Han roto, por ejemplo, las últimas resistencias que había en el BCE para hacer una política más agresiva. Es verdad que la situación económica de la Eurozona exige esa postura de la autoridad monetaria, pero tal exigencia viene de muy antiguo y lo único que hasta ahora se había conseguido eran meras declaraciones. Los inquisidores del Bundesbank y sus discípulos han venido poniendo toda clase de objeciones y de obstáculos a fin de impedir cualquier medida de las llamadas “no convencionales”, aquellas que, por otra parte, vienen aplicando desde hace años los otros bancos centrales.

Solo la amenaza de un posible caos político en Europa, manifestada como aviso en estas elecciones, ha movido a los talibanes a hacer concesiones, concesiones sin duda parcas y muy alejadas de las medidas adoptadas por la Reserva Federal, el Banco de Japón o el de Inglaterra. La inyección de liquidez pretendida por el BCE es muy reducida si la comparamos con la efectuada por la Reserva Federal, cuyo pasivo ha pasado en estos años de 800.000 millones de dólares a cuatro billones, o con la del Banco de Japón que ha duplicado su balance, o con la compra masiva de activos por importe del 20% del PIB realizada por el Banco de Inglaterra. No parece que la llamada “flexibilización cuantitativa” aplicada en esos otros países esté aún entre los planes del BCE o al menos de algunos de sus miembros, aquellos emparentados con los intereses alemanes.

En los últimos meses ha sido constante el clamor para que el BCE se decidiese a actuar. Los que se empeñan en defender como sea contra viento y marea la viabilidad de la Unión Monetaria cifran en el BCE todas las esperanzas para salir del atolladero económico en el que se encuentra la Eurozona. No dudan en criticar a Draghi por su tardanza en adoptar medidas. Curiosamente, ninguno de ellos cuestionó en su día el modelo con el que se creaba el BCE, que de forma lógica iba a conducir a una actuación deficiente e incompleta. Es más, hace tiempo que vengo planteando dudas acerca de que, aun cuando quisiera, el BCE tenga capacidad suficiente para forzar la depreciación del euro, medida que parece imprescindible. De hecho, tras los últimos acuerdos, la cotización frente al dólar apenas ha sufrido variación.

El tipo de cambio de una moneda depende, sí, del tipo de interés y de la cantidad de dinero en circulación, pero debe guardar, al menos a medio plazo, cierta correlación con los saldos exteriores. La Eurozona presenta un superávit en su balanza de pagos cercano al 3% del PIB (consecuencia del 6% que alcanza Alemania). Resulta muy difícil que con ese saldo exterior una moneda pueda depreciarse. Y es que hablamos del euro, pero en realidad hay múltiples euros; el de Grecia, Portugal, Irlanda, España, incluso el de Italia y Francia, deberían devaluarse; sin embargo, el de Alemania y algunos otros países del Norte debería apreciarse. He ahí la contradicción, la paradoja, la tragedia en suma de la Eurozona.

Las medidas adoptadas y las que aún debería adoptar el BCE son totalmente necesarias pero no suficientes. La carencia de una hacienda pública y de una política fiscal comunes conduce a tales contradicciones. Y es que cuadrar el círculo resulta siempre imposible.

Artículo publicado en República.com

www.matinseco.es

Categorías: Attac Planet

Bipartidismo, una seria amenaza para la democracia

Lun, 16/06/2014 - 09:00

Xavier Caño Tamayo – ATTAC Madrid

En una ilustración de El Roto dice un tipo encorbatado: “Renovación, sí, pero siempre que sea de lo mismo”. Eso es lo que prepara el bipartidismo vigente. Más de lo mismo. Frutos comprobados del bipartidismo son la rebaja de democracia, el recorte de libertades y la reducción o pérdida de derechos sociales que, lenta pero inexorable, se perpetran bajo un disfraz meramente formal de democracia. Porque el bipartidismo significa alternancia, no alternativa, y así los países se enfocan en una sola y única dirección. Como proclamaban una y otra vez los indignados del 15 M, en España: “PP-PSOE la misma cosa es”. En lo esencial, en lo que importa, en los principios.

La alternancia histórica demostró hasta qué punto se corrompen un país y la democracia cuando se aplica. Ocurrió hace casi siglo y medio cuando Cánovas y Sagasta se sucedían ordenadamente: ahora gobiernas tú, ahora gobierno yo. En nuestros días, lo que se cuece es un gobierno de concentración nacional de PP y PSOE. Aunque, a fuer de sinceros, “un gobierno de coalición PP-PSOE oculto ya existe en las grandes cuestiones de Estado, en las que realmente interesan al poder de verdad”, escribe Manuel Monereo. Entonces, ¿por qué proponer ahora un gobierno de coalición visible? Porque el régimen monárquico bipartidista hace aguas. Y porque continúan las “reformas” que la Troika exige que aumentarán el sufrimiento de la ciudadanía. Pero ¿acaso no se crea empleo y se creará más? La lenta reducción de desempleados es a costa de aumentar los trabajadores pobres. Por precariedad, por salarios bajísimos. Lo comprobamos en Alemania donde millones de asalariados devienen trabajadores pobres y han de recurrir a la asistencia social.

Eso cabe esperar del bipartidismo, porque genera una democracia muy recortada, muy aguada, muy poco democracia. Pero, ¿acaso no son elegidos los partidos del bipartidismo? No basta. También se votaba en las dictaduras de Trujillo en Dominicana y de Stroessner en Paraguay.

En España, como en la Unión Europea, los dos grandes partidos han acordado desregular los mercados y han votado juntos todos los tratados que han dado el poder a la élite económica. En el Parlamento Europeo, socialdemócratas y conservadores han votado lo mismo en más del 73% de decisiones de los últimos cinco años. Por lo que se refiere a eurodiputados españoles, PP y PSOE votaron lo mismo en el Parlamento Europeo el 75% de las veces. Presuntos socialistas y conservadores reales gobiernan a la par en Alemania. Gobiernan también juntos en otros diez países europeos y se llevan muy bien en el Consejo y Comisión europeos. La gran coalición ya funciona. Porque conviene al poder económico.

En España, PP y PSOE sumaron sus votos para tumbar la propuesta de Izquierda Plural de someter a referéndum la ratificación (o no) del Tratado de comercio e inversión que se negocia entre Unión Europea y Estados Unidos. Tratado que, de firmarse, abrirá una vía veloz de vaciado de la democracia, pues el poder que otorgaría a las corporaciones multinacionales reducirá a vacua tramoya los parlamentos nacionales y el europeo.

Promovieron y votaron juntos la reforma del artículo 135 de la Constitución para que el pago de la deuda pública y sus intereses pasara por delante de la inversión social y los servicios públicos. Ambos partidos se han opuesto a la dación en pago para cancelar la deuda hipotecaria que ahoga a cientos de miles de familias y han votado juntos para impedir medidas eficaces contra la evasión fiscal. Además de aprobar contarreformas laborales que permiten despedir a los trabajadores a bajo precio incluso en empresas con beneficios. Han bajado los salarios y congelado las pensiones y gobiernan o han gobernado con la misma austeridad que ha arruinado a la ciudadanía europea.

Ahora el bipartidismo prepara una nueva ofensiva en España. Con un nuevo rey flamante y tal vez alguna reforma constitucional de chicha y nabo. Para impedir que la ciudadanía, movimientos sociales y partidos de izquierda de verdad inicien un proceso constituyente hacia una auténtica democracia. Por eso urge ponerse las pilas, acordar el camino hacia la democracia de verdad y avanzar en la coordinación y unidad ciudadanas. Para conseguir el poder y cambiar las cosas.

Periodista y escritor
Twitter: @xcanotamayo

Artículo publicado en ALAI, América Latina en Movimiento

Fuente: Centro de Colaboraciones Solidarias (CCS), España.
Categorías: Attac Planet

Comunicado de ATTAC España sobre la represión política

Lun, 16/06/2014 - 07:00

ATTAC España

logoattacchapaLa represión que el actual gobierno del PP está ejerciendo contra las manifestaciones populares opuestas a su política neoliberal está llegando a extremos incompatibles con la democracia.

Desde el año 2012 se han impuesto más de 1100 multas con un importe total de más de 200.000 €, siendo especialmente grave la situación en Andalucía (442 multas) y Madrid (389), según informaba el diario Público el pasado 8 de junio.

Pero es especialmente grave el ingreso en prisión de manifestantes que son identificados  aleatoriamente por la policía por el mero hecho de participar en estas manifestaciones o en piquetes informativos de huelga.

Carlos Cano, joven que ha terminado la carrera de Medicina, y Carmen, que lleva dos años en el paro, tiene un hijo de 18 años y no recibe ningún tipo de ayuda, participaron en un piquete informativo del 15M durante la huelga general del 29 de marzo de 2012. Con ellos iban unas 200 personas más. A ambos los han condenado a tres años y un día de prisión. En cualquier momento serán encarcelados. En el caso de Carlos, además de la cárcel, la sentencia trunca sus expectativas profesionales pues los antecedentes penales lo inhabilitan para acceder al MIR en los próximos años.

Ana y Tamara de Pontevedra también han sido condenadas a tres años y un día de prisión acusadas de verter pintura en una piscina en una huelga en 2010.

O como las represalias a nuestro compañero  Antonio Aramayona, por  su derecho, que él dice obligación, como ciudadano consciente de desobedecer leyes injustas. Concretamente el desmantelamiento de una escuela pública, laica y de calidad en favor de un sistema educativo propio de siglos pasados. Después de recibir amenazas con multas diarias de hasta 3.000 euros sin conseguir doblegarlo, ha sido citado, junto a nuestras compañeras Marisol y Marga el próximo día tres de julio a juicio de faltas inmediato en una escalada de represión que lo puede llevar a la cárcel.

En numerosos casos, muchos activistas son multados o encarcelados sin pruebas. Este es   el caso de Isma y Miguel que fueron encarcelados durante cuatro meses y puestos en libertad a la espera de juicio, por los sucesos desencadenados por el gobierno del Partido Popular tras la gran manifestación de la Marcha de la Dignidad del 22 de Marzo en Madrid.

Estos son sólo algunos ejemplos en los que el poder judicial, no sólo la policía, está ejerciendo una fuerte represión sobre la población de este país. Los jueces no pueden escudarse en que tienen que aplicar las leyes ya que disponen de mucho margen para aplicarlas y se muestran especialmente duros con el pueblo mientras todo son facilidades para los poderosos.

Consideramos a estos casos como personas presas y represaliadas políticas ya que con su persecución se pretende impedir, mediante las coacciones y el miedo, que el pueblo ejerza sus derechos fundamentales.

Esta represión política se ejerce con objeto de coartar la legítima oposición de la ciudadanía a las tropelías de quienes sustentan el Régimen del 78 contra los derechos sociales de trabajadores y trabajadoras: 27 por ciento de parados, 500.000 desahucios, disminución de salarios y poder adquisitivo, deterioro de las condiciones laborales,  de la sanidad, de la educación, aumento de los impuestos a las pequeñas rentas (IVA y tasas), deterioro, de los servicios públicos, …, pobreza, exclusión  y hambre

El desorden público no se encuentra en las pacíficas manifestaciones de la ciudadanía. Más bien, el desorden público se encuentran en los desfalcos económicos, en la corrupción política, en la alianza de los gobierno con la banca, con las grandes corporaciones económicas y con la troika. Ahí la impunidad campa a sus anchas ante la inhibición de la justicia. Y cuando existen condenas de la misma, raudo el gobierno popular se dedica a otorgar indultos: a policías condenados por torturas (mossos, policías locales,,,), a políticos corruptos, a banqueros (Alfredo Saenz), a homicidas amigos del PP (kamikaze hermano de un alto cargo del PP del ministerio del interior), a defraudadores fiscales, etc.

Por todo ello ATTAC ESPAÑA manifiesta:

1. Condenar la política represiva del Partido Popular tendente a someter y amedrentar a la ciudadanía para evitar la oposición a sus políticas antisociales y así permitir su fácil aplicación.

2.   La necesidad de hacer un seguimiento de estos casos y otros que pudieran surgir, manifestándoles nuestro apoyo de manera continuada y manteniendo la información de actualidad mientras no sean liberados o liberadas.

3. Exigir  la inmediata absolución de las personas condenadas por ejercer sus derechos constitucionales de libre expresión y derecho de manifestación. Y, en su caso, el indulto  (sin que ello signifique asumir la culpa de ningún delito) en caso de condena firme, al considerar que por analogía se suelen conceder a penados de mayor gravedad y con inusitadas penas menores en proporcionalidad a los delitos imputados; así como ser los móviles atenuantes de altruismo en vez los agravantes de codicia, sadismo, abuso de poder y prevaricación.

4.  Invitar  a las asociaciones, sindicatos y partidos políticos y organizaciones de la sociedad civil a elaborar un manifiesto conjunto y crear Comités de Apoyo permanentes en cada caso.

5. Solicitar a Amnistía Internacional que los acoja como presos o presas de conciencia al igual que hace con sindicalistas y manifestantes de otros países que son encarcelados aplicando leyes injustas.

6. Llamar a la ciudadanía a seguir el ejemplo de quienes se oponen pacíficamente pero con valentía y firmeza al avance del despotismo político y financiero.

Categorías: Attac Planet

El arte y la ciencia de no hacer NADA

Dom, 15/06/2014 - 13:00

Rosa María Artal – Comité de Apoyo de ATTAC España

¿Alguien se imagina a Newton anotando en su lista de tareas: sentarse en el jardín a ver caer objetos? No, evidentemente no. La fascinante pregunta figura en un libro titulado “El arte y la ciencia de no hacer NADA”, el piloto automático del cerebro, que publica en España Clave Intelectual. Su autor es un joven científico norteamericano de origen sueco, Adrew J. Smart. Es un libro que se apoya en los últimos avances de la neurociencia aplicados a esta sugerente teoría. En cierto modo, una parodia de los libros de autoayuda. Crítico y provocador.

Es cierto que la actividad, el trabajo, enlazar unas tareas con otras, se ha convertido en norma en el mundo actual. Más aún, una adicción y una exigencia continua. Smart propone lo contrario: el cerebro necesita descanso para poder ser creativo. Cuando aparentemente “no hace nada” es cuando surgen las grandes ideas. Es, además, como si se activara el piloto automático en un avión proporcionando descanso para poder dedicar las energías a momentos más esenciales como el aterrizaje.

Los avances de la resonancia magnética han permitido comprobar que hay una red neuronal la DMN (default mode network) que bulle en actividad cuando se supone que el cerebro está en reposo y que además está vinculada con funciones bastante importantes, como la interconexión de las diferentes áreas del cerebro, la creatividad y el desarrollo de la propia identidad. Porque uno no puede estar concentrado permanentemente, peligra hasta su salud física. Su cerebro, su corazón. Necesitan trabajar pero –a ratos- de otra manera, a su aire.

El libro recoge las teorías sobre el trabajo incesante –las actuales- o diferentes críticas y defensas que a lo largo de la historia se han hecho del “no hacer nada”. Hasta llegar a los procesos industrialización que imponen metodologías como la Seis Sigma, que dice buscar mayor productividad. En realidad, están destinadas a controlar y regular cada momento del proceso de producción, considerando al ser humano un engranaje más de su procedimiento.

Trato de meterme en vena este libro, sus sabios consejos. Llegan cientos de emails a diario con la mejor intención, múltiples peticiones de que hagas algo, nuevos sistemas de mantenerse conectado a través de otras redes. Yo uso Twitter fundamentalmente, y bastante menos Facebook, olvídenme las restantes. Las relaciones personales son necesarias y muy positivas, pero quizás existen demasiados medios de contacto. Y eso que me he negado a usar whatsapp, dado que parece ocasionar a sus usuarios una dependencia (para mí bastante incómoda). En definitiva, en los momentos de mayor cansancio, aparco lo que creo interesante o ineludible en la lista de favoritos. Pero están ahí, presentes. De esas continuas tareas pendientes también habla el libro. Es sano en algún momento, desecharlas, no se llega a todo.

La reflexión final lleva a replantearse el trabajo y el crecimiento económico que está destruyendo el mundo y a buscar la creatividad que podría salvarlo. Creo que tiene razón, este quehacer diario que en ocasiones se torna frenético de pasar del email, al twitter, y de ahí al periódico o al teléfono, merma de alguna manera las ideas brillantes. Incluso el bienestar. Empieza a pensar que un Newton agotado hubiera visto caer manzanas y ni hubiera reparado en ellas. Hay que poner el piloto automático y disfrutar de las nubes porque ahí es donde pueden surgir ideas innovadoras y gratificantes.

El Periscopio

Categorías: Attac Planet

Fábulas de los economistas: fondos prestables

Dom, 15/06/2014 - 09:00

Alejandro Nadal – Consejo Científico de ATTAC España

Uno de los cuentos de hadas que los economistas leen antes de dormirse es el de los fondos prestables y la tasa de interés. Les encanta por muchas razones. Tiene ramificaciones hacia otras historietas fantásticas y eso les debe dar una sensación de seguridad de que su mundo de ilusiones tiene fundamentos sólidos. Lástima que una y otra vez su ensoñación se interrumpe por el brutal ruido del mundo real.

La historia tiene una trama sencilla (es su único atractivo). El argumento arranca en un mundo imaginado por el clásico maestro cuentista Jean Baptiste Say: había una vez una economía en la que todos los agentes vendían sus bienes para obtener dinero con el que procedían inmediatamente a comprar otros productos. La razón es que, decía Say, no consumimos dinero y, cuando los agentes demandan dinero a cambio de lo que venden, en realidad están demandando otras mercancías por sus bienes.

En aquel mundo idílico se supone que las crisis por deficiencia en la demanda no existen. La venta de bienes y servicios (incluido el trabajo asalariado) es la fuente de un ingreso que sirve para financiar compras pues el objetivo final de todos los agentes sería adquirir bienes para consumirlos. Desde entonces, este cuento de hadas lleva el nombre de su autor y se llama la ley de Say según la cual la oferta crea su propia demanda. Aunque hoy muy pocos economistas admitirían en público su aceptación de la ley de Say, muchos recurren a ella de manera implícita para aplacar su nostalgia por aquéllos tiempos de caballeros andantes.

El cuento se fue desarrollando para afrontar la crítica de quienes objetaron que si unos agentes decidían acumular o ahorrar, retirarían dinero de la circulación y eso crearía desajustes que podrían desembocar en una crisis. Pero como la tradición cuentista no escatima recursos cuando se trata de salvar el mundo idílico de sus ensoñaciones, se dijo que el problema se resolvía con un mercado especial en el que se afrontan la oferta y la demanda de fondos prestables.

Esa terminología es de D. H. Robertson, otro cuentista, digo, economista, que en 1940 insistía en recuperar el análisis de Keynes para reintegrarlo a la tradición narrativa ortodoxa. Keynes, que tenía poca paciencia con las historietas para antes de dormir, escribió que el análisis de Robertson carecía de valor y era intolerablemente aburrido.

Según el cuento de los fondos prestables, si algunos agentes deciden ahorrar parte de su dinero, la gran circulación de mercancías no se ve afectada porque sus ahorros serían canalizados nuevamente hacia la economía productiva a través de ese mercado especial de capitales.

Y aquí es donde hace su entrada otro personaje: la tasa de interés. Esta es la variable que permitiría equilibrar la demanda y la oferta de fondos prestables. En la tradición narrativa fantástica de los economistas, la tasa de interés se presenta con el ropaje de una variable endógena porque se determina, como todo lo demás, por las fuerzas del mercado. El mundo es así porque la naturaleza así lo hizo y cualquier intento por manipular la tasa de interés es una osadía que se paga muy caro porque equivale a trastocar el orden natural del mercado.

Lo cierto es que si crece el ahorro no aumenta la cantidad de fondos prestables. Si alguien deposita mil pesos en la cuenta de mi banco, éste puede prestarlos. Si ahorro cien, mi banco transfiere novecientos a otras cuentas en otros bancos y sólo puede prestar los cien restantes. Y como lo mismo va a suceder con las cuentas de los otros bancos, ¿cómo aumentaría la oferta de fondos prestables? Todas las transferencias interbancarias mueven dinero de una cuenta a otra (y todas están consolidadas en una única cuenta a través de la cámara de compensación). Las diversas combinaciones de ahorro y gasto no tienen ningún efecto sobre el acervo de fondos prestables.

La fábula del mercado de fondos prestables niega lo más importante: los bancos no necesitan depósitos para realizar préstamos. La función de creación monetaria de los bancos comerciales es la fuente de crédito en la actualidad: los préstamos son los que crean los depósitos.

La realidad es brutal y terca. La crisis de 2008 es el mejor testimonio para desmentir los cuentos de hadas de los economistas. Tenemos sobreproducción en todos los renglones y mercados en desequilibrio por doquier. Y ¿el mercado de fondos prestables?

El Banco Central Europeo (BCE) redujo hace unos días sus tasas de referencia, incluso una de ellas a un nivel negativo. No es un mercado de fondos prestables lo que fija la tasa de interés como precio para equilibrar la oferta y demanda de capitales, es la autoridad monetaria, una instancia política que puede o no estar subordinada a los bancos o a una supervisión de interés social.

El libro de macroeconomía de Greg Mankiw, profesor en Harvard, mantiene firme su fe sobre el mercado de fondos prestables. ¿Hasta cuándo dejarán los economistas de contaminar la mente de los estudiantes?

Artículo publicado en La Jornada

Twitter: @anadaloficial

Categorías: Attac Planet

Dinero barato hunde la rentabilidad de la deuda europea al nivel más bajo en 250 años

Dom, 15/06/2014 - 07:00

Marco Antonio Moreno – Consejo Científico de ATTAC España

spain-10yr 

Las medidas del “dinero barato” adoptadas por Mario Draghi desde que asumió la jefatura del Banco Central Europeo han expandido las asimetrías de la zona euro generando nuevas burbujas. Mientras el desempleo y el crecimiento han mantenido su debilidad desde 2012, la euforia bursátil de los mercados financieros ha propagado un aumento continuo de los índices y una inusitada confianza en la deuda pública. El rendimiento de los bonos de deuda no ha hecho más que descender en los últimos dos años y hoy se encuentra en los mínimos históricos de los últimos 225 años para España y 270 años para Francia.

Tan bajo se encuentran los tipos de interés de los bonos de deuda soberana, que los bonos españoles con vencimiento a diez años se encuentran por debajo del rendimiento equivalente a los bonos del Tesoro de Estados Unidos, considerados “los más seguros del planeta”. La evolución de la deuda española es sorprendente cuando se observa desde una perspectiva de largo plazo. Parecen lejanos los tiempos cuando el bono español a 10 años arreciaba el 7 por ciento, cuando eso era hace apenas dos años. Hoy España tiene el rendimiento más bajo desde 1789, el año de la Revolución Francesa, con 2,502 por ciento. Para Francia, los rendimientos a 10 años alcanzaron 1,654 por ciento, un mínimo histórico para toda la serie de datos que se remonta a 1746, como se observa en la gráfica siguiente realizada por el estratega de Deutsche Bank, Jim Reid. Esto es algo sin precedentes.

france-10yrLas medidas de flexibilización cuantitativa realizadas por Mario Draghi no han logrado impulsar la economía de la zona euro y hoy el Banco Mundial ha corregido a la baja su estimación de crecimiento para la economía global de 3,2% a 2,8 por ciento, mientras el crecimiento europeo ha sido revisado del 1,6% al 1,1 por ciento. El BCE no solo ha fracasado en su impulso al crecimiento sino también en su lucha contra la deflación al estilo japonés y hoy Europa sufre el peligro latente de una caída sistemática de los precios. Sin embargo, esto no constituye ningún obstáculo para que la euforia bursátil siga alentando la creación de burbujas especulativas. Se puede provocar una nueva crisis apenas un leve giro en los tipos de interés lleve a la manada a dar la media vuelta.

¿Inversión de cero riesgo?

La política monetaria laxa del BCE ha alentado la compra de bonos de deuda soberana de España e Italia como si se tratara de una inversión de cero riesgo en países potencialmente solventes. Pero la realidad es muy diferente. Aunque los rendimientos de los bonos de deuda soberana pinten el mejor de los escenarios en varios siglos, las sombras latentes no tardarán en socavar la confianza y poner presión a la realidad. No hay “cero riesgo” como indica el mercado. La vorágine del sistema financiero continúa apelando al juego de casino demostrando que los mercados no tienen memoria.

Los rendimientos italianos de las últimas semanas son solo comparables a un breve período de 1945 en la larga serie de datos que se remonta a 1808. Aunque Italia “no existía” en 1808, los estrategas de Deutsche Bank empalmaron varias series de datos de Nápoles junto a las dos Sicilias y la Italia moderna para conocer el costo financiero de los préstamos que han requerido los gobiernos de la península.

italia-10yrEl dinero barato puede ser una bendición para los países europeos con fuertes cargas de deuda que refinanciar. España cuenta con 102 mil millones de euros en bonos que vencen este año y 132 mil millones de euros que vencen el próximo año. El calendario de pagos de Italia es de 217 mil millones de euros este año y 248 mil millones de euros en 2015. Al 2,5 por ciento los bonos españoles e italianos pagan menos de la mitad en intereses de lo que pagaban hace dos años. Este ha sido el lado bueno de Mario Draghi con su promesa de defender el euro cueste lo que cueste. El lado malo es la presión que ejercerán los inversionistas cuando se enfrenten a las consecuencias del dinero barato y exijan mayores retornos y reformas económicas. De la mano de los inversionistas penden los grandes riesgos que pueden desatar un nuevo tsunami financiero.

Nunca han sido tan despreciados como ahora los niveles de riesgo y se quiere hacer creer que estamos en el mejor de los mundos posibles. Los mercados han subestimado los afanes separatistas de España, las revueltas sociales de Italia y la convulsión de extrema derecha de Francia. Según los mercados financieros, las propuestas de Marine LePen, Beppe Grillo o Podemos, tienen cero posibilidad de perforar la maquinaria económica europea. Una maquinaria que para la población se encuentra totalmente debilitada y que para la inversión ha perdido su temple. Es el mismo truco del año 2007 cuando fueron negadas las enormes burbujas de los mercados financieros. La historia se repite. Pero esta vez no será como comedia.

Publicado en www.elblogsalmon.com

Categorías: Attac Planet

¿Cisma en la OTAN?

Sáb, 14/06/2014 - 13:00

Germán Gorráiz López - ATTAC Navarra-Nafarroa

El affaire “Spyon” de la NSA habría dejado a los países de la Unión Europea (especialmente Francia y Alemania) infectados por un virus metastásico de desconfianza hacia EEUU como responsable último y hacia Gran Bretaña como colaborador necesario, lo que, aunado con la previsible implementación por EEUU de la cuarta fase del Escudo Antimisiles, podría provocar el desapego afectivo de París y Berlín respecto al eje anglosajón (EEUU-Gran Bretaña) y además podría condicionar las negociaciones del acuerdo comercial sin precedentes entre la UE y Estados Unidos (TTIP).

Así, tanto EEUU como la UE serían en teoría economías defensoras del libre comercio, pero de facto están estigmatizadas por endémicas medidas proteccionistas agrícolas (PAC y Farm Bill) que “perpetúan un sistema de comercio multilateral desequilibrado y que constituyen una prueba más del doble estándar existente entre países desarrollados y en desarrollo en materia de comercio internacional” según Argüello. Tanto la PAC como las Farm Bill surgieron con el propósito de lograr que los ingresos de los agricultores y ganaderos se mantuvieran en un nivel similar al de las poblaciones urbanas, pero progresivamente se fueron transformando en una herramienta de los gobiernos para desarrollar sus programas ideológicos y contentar a los lobbies de presión ( la UE destina anualmente cerca de 50.000 millones de € (47 % de su presupuesto) para subsidiar la agricultura y en EEUU, la Ley Agrícola “Farm Bill” 2008-2013”, nació con una dotación de 300.000 millones $).

Según el TTIP ( asociación de empresas europeas pro-librecomercio), dicho Tratado supondría unos beneficios de 119.000 millones de euros para la UE y de 95.000 millones de euros para EEUU así como un incremento estimado del 0,75 % del PIB europeo y la generación de 400.000 nuevos empleos en Europa, según el instituto alemán IFO. Sin embargo, aunque todos los países apoyan políticamente unas negociaciones que deberían finalizar para el 2016 y que en teoría tan sólo implican la eliminación de aranceles, la normativa innecesaria y las barreras burocráticas, en la práctica estarían plagadas de escollos, como la normativa alimentaria y fitosanitaria.

En consecuencia, la negociación para implementar la ATCI será ardua, dilatada en los plazos y podría verse condicionada por el posible desapego afectivo de Francia y Alemania respecto a EEUU , por lo que, caso de no llegarse a un acuerdo en el próximo quinquenio, podríamos asistir a la implementación por EEUU y la UE de medidas proteccionistas (Fomento del Consumo de Productos nacionales) en forma de ayudas para evitar la deslocalización de empresas,subvenciones a la industria agroalimentaria para la Instauración de la etiqueta BIO a todos sus productos manufacturados, la elevación de los Parámetros de calidad exigidos a los productos manufacturados del exterior y la imposición de medidas fitosanitarias adicionales a los productos de países emergentes para reducir sus niveles de contaminación y mejorar los parámetros de calidad, dibujándose un escenario a cinco años en el que se pasaría de las guerras comerciales al proteccionismo económico, con la subsiguiente contracción del comercio mundial p osterior finiquito a la globalización económica y ulterior regreso a los compartimentos estancos en la economía mundial.

La rusodependencia energética europea
Según Marie-Helene Fandel, analista del European Policy Centre, “la política energética de la UE adolece de una elevada dependencia del exterior debido a su escasez de recursos y su limitada capacidad de almacenamiento” lo que, aunado con la incapacidad de los Veintisiete para desarrollar una verdadera política energética común, ralentizará todo el proceso y hará inviable la utopía de la autodependencia energética europea en el horizonte del 2.020. Recordar que el 80% del total del gas que la UE importa de Rusia pasa por Ucrania y abastece en más de un 70% a países como los Países bálticos, Finlandia, Eslovaquia, Bulgaria, Grecia, Austria, Hungría y República Checa y que en el 2009 se volvió a reeditar dicha crisis ruso-ucraniana por lo que la coalición de intereses ruso-alemanes ideó el proyecto Nord Stream que conectará Rusia con Alemania por el mar Báltico, con una capacidad máxima de transporte de 55.000 millones de metros cúbicos (bcm) de gas al año y con una vigencia de 50 años. Dicha ruta se estima vital para Alemania y los Países Nórdicos, por lo que ha sido declarada de “interés europeo” por el Parlamento Europeo, nefasta para la geopolítica de EEUU y crucial para la geoestrategia energética rusa, pues con dicha ruta se cerraría la pinza energética rusa al descartar a las Repúblicas Bálticas y Polonia como territorio de tránsito, descartado asimismo el oleoducto BTC de filiación clintoniana. Rusia conseguirá así su doble objetivo geoestratégico de asegurar un flujo ininterrumpido de gas hacia Europa por dos vías alternativas y convertir de paso en “islas energéticas” tanto a Ucrania como a las Repúblicas Bálticas, por lo que no sería descartable un posterior intento ruso de fagocitar a dichas ex-repúblicas soviéticas utilizando el chantaje energético para resquebrajar la unidad comunitaria, en la certeza de que Alemania y Francia no dudarán en sacrificar a dichos países en aras de asegurar su abastecimiento energético.

¿Cisma en la OTAN?
Recordar que desde De Gaulle, la resistencia al liderazgo estadounidense ha sido un factor de la política exterior de todos los presidentes franceses, por lo que podríamos asistir al final de la luna de miel de Francia con Obama debido a desacuerdos con la Administración USA en temas puntuales, aunque la discrepancia fundamental será en las formas, (apoyo de De Gaulle a Estados Unidos en la Crisis de los Misiles de Cuba (1.962).

Recordar que en la prevista Cumbre de la NATO a celebrar en Gales ( 4 y 5 de Septiembre), se espera la asunción por la OTAN de la nueva doctrina ‘Smart Defense” (Defensa Inteligente), nuevo concepto operativo que implicará la cesión parcial de la soberanía de los países miembros a la coordinación de defensa con la OTAN, lo que, aunado con la previsible implementación por EEUU de la cuarta fase del Escudo Antimisiles dentro del nuevo escenario de Guerra Fría EEUU-Rusia, ( reviviendo el proyecto Partnership entre los EE.UU. y Europa para proveer al Reino Unido de misiles Polaris de julio de 1962), podría ser visto por Hollande como una pérdida de su soberanía y traducirse en una salida provisional de Francia de las estructuras militares de la OTAN, (emulando el desmantelamiento de treinta bases estadounidenses en suelo francés por De Gaulle (1.966), teniendo de nuevo a la “Force de Frappe” como columna vertebral de su futura doctrina defensiva y no siendo descartable la instalación por EEUU en el Pirineo navarro de una bases de radares (Gorramendi) para escuchar los susurros del Elíseo.

Asistiremos pues a la escenificación de la consumación del cisma interno dentro de la OTAN, surgiendo una nueva estructura militar con el objetivo inequívoco de ser bloque de contención de los ideales expansionistas de Putin y que estaría integrada por Gran Bretaña, Países Bálticos, Polonia, Hungría, Bulgaria, Rumania, España, Italia, Malta, Chipre, Grecia y Turquía. Así, el presidente estadounidense, Barack Obama tras su reunión con el mandatario electo en Ucrania, Piotr Poroshenko como parte de su gira por Europa para asistir en Bruselas a la cumbre del G7 ( Rusia fue excluida como parte de la política asumida por Occidente ante el conflicto ucraniano), insistió en la política de su Gobierno de fortalecer su presencia militar en Europa al tiempo que anunció que solicitará al Congreso estadounidense la aprobación de un presupuesto de cerca de mil millones de dólares para tal propósito e instó a los miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte a incrementar los recursos destinados al desarrollo militar además de informar de sus proyectos de colaborar en esa área con países como Ucrania, Georgia y Moldova (EEUU habría enviado ya a Polonia 12 F-16 y 200 soldados de refuerzo tras la crisis ucraniana y el contingente total de sus tropas en Europa ascendería a unos 70.000 miembros).

Ello en la práctica significará la vulneración del Acta Fundacional OTAN-Rusia de 1997 por la cual la OTAN descartaba “el estacionamiento permanente de un contingente sustancial y adicional de tropas de combate en el Este de Europa” y el retorno a la Doctrina de la Contención, cuyas bases fueron expuestas por George F. Kennan en su ensayo “Las fuentes del comportamiento soviético “ publicado en la revista Foreign Affairs en 1.947 y cuyas ideas principales se resumen en la cita “ el poder soviético es impermeable a la lógica de la razón pero muy sensible a la lógica de la fuerza”.
De otro lado, Merkel y Hollande procederán al robustecimiento del Eje Berlín-París, fruto de la reafirmación de las soberanías nacionales francesa y alemana como estrategia defensiva ante la deriva del otrora “socio americano”, (reviviendo el Tratado del Elíseo entre De Gaulle y Adenauer (1.963), lo que conllevará un acercamiento político a Rusia (rememorando el viaje de De Gaulle a Moscú ,1966) , Doctrina que se plasmaría en la Ratificación de la Política de Buena Vecindad con la Rusia de Putin mediante la firma de acuerdos preferenciales para asegurarse el suministro de gas y petróleo rusos e incrementar los intercambios comerciales, debido a la rusodependencia energética europea ( el 21% de las importaciones de petróleo y 40% de gas proceden de Rusia) y a que el 40% del comercio exterior ruso se realiza con la UE.

¿Nueva Crisis de los Misiles?
Según explicaba Brzezinski en la revista National Interest en el año 2.000, “los europeos estarán más inmediatamente expuestos al riesgo en caso de que un imperialismo chauvinista anime nuevamente la política exterior rusa”, con lo que esbozó un plan que pasaría por la expansión de la OTAN hasta límites insospechados en la década de los 90 y la implementación del nuevo sistema europeo de defensa anti-misiles,( European Phased Adaptative Approach (EPAA). Dicho sistema en realidad se trata de un escudo anti-misil global en el que los misiles interceptores emplazados en plataformas móviles pueden abatir blancos en un espacio común (a base de datos transmitidos por todos los radares y sistemas de reconocimiento opto-electrónico) , con el fin maquiavélico de, tras un primer ataque sorpresa de EEUU que destruiría el potencial nuclear ruso en su propio territorio, neutralizar posteriormente la réplica rusa por medio de los misiles estacionados en Polonia.

Recordar que tras los desacuerdos surgidos entre EEUU y Rusia por la declaración unilateral de independencia de Kosovo, Agfasia y Ossetia del Sur, Barack Obama habría aparcado el proyecto del Escudo de Misiles Antibalísticos (NDM), sustituyéndolo por “un nuevo sistema de defensa anti-misil móvil” con la intención de convertir a Rusia en colaborador necesario en la salvaguarda de la paz y estabilidad mundiales. Sin embargo, en septiembre de 2009 el presidente Obama (presionado por el establishment o poder en la sombra de EEUU), aprobaba la implementación del nuevo sistema europeo de defensa anti-misiles,( European Phased Adaptative Approach (EPAA), que en realidad se trata de un escudo anti-misil global en el que los misiles interceptores emplazados en plataformas móviles pueden abatir blancos en un espacio común (a base de datos transmitidos por todos los radares y sistemas de reconocimiento opto-electrónico).

En un principio, Rusia y la OTAN acordaron cooperar en la creación del escudo anti-misiles para Europa en noviembre de 2010 en la Cumbre Bilateral de Lisboa, pues para Moscú era vital que la OTAN ofreciera garantías reales de que ese sistema no apuntaría a Rusia y disponer de un documento jurídicamente vinculante al respecto, pero la Administración Obama siguiendo la inercia mimética de la Administración Bush de ningunear a Rusia , ha rehusado hasta el momento ofrecer dichas garantías por escrito, pero tras la crisis de Ucrania y el retorno a escenarios de Guerra Fría, es previsible que EEUU decida finalmente completar la cuarta fase del despliegue del escudo antimisiles en Europa (Euro DAM), con lo que asistiríamos a la instalación en Kaliningrado del nuevo misil balístico inter-continental de 100 Tm, (“el asesino del escudo antimisiles de EEUU” en palabras del viceprimer ministro ruso Dmitri Rogozin) , con lo que en palabras del politólogo Vladímir Abrámov ” la provincia de Kaliningrado volverá a desempeñar el papel de pistola en la sien de Europa como hace dos décadas”, pudiendo revivirse la Crisis de los Misiles Kennedy-Jruschev (octubre, 1.962) y la posterior firma con Jrushchov del Acuerdo de Suspensión de Pruebas Nucleares (1962).

 

Categorías: Attac Planet

ATTAC Acordem: Jornades La Banca o la Vida – “Finances ètiques i solidàries”

Sáb, 14/06/2014 - 10:08

 Jornades La Banca o la Vida: “Finances ètiques i solidàries”

Intervenen: Jordi García, de la Xarxa d’Economia Solidària – XES, Albert Gasch, de Fiare, Xavier Teis, de Coop57, i Jordi Marí, de FETS. 18 de juny, a les 19 hores, al Pati Llimona (C. Regomir, 3. Barcelona). Organitzen: ATTAC Acordem i Fem-la Nostra.

Jornada 18_de_Juny

Categorías: Attac Planet

Mundial, patrocinadores y pueblos originarios

Sáb, 14/06/2014 - 09:00

Gustavo Duch – Consejo Científico de ATTAC España

“Me ataron a un árbol en el bosque, me vendaron los ojos y me dijeron que iba a morir y que ninguna persona podría encontrarme nunca más. Vertieron un líquido amargo en mi boca y me dijeron que lo tragara. Después detonaron varios disparos cerca de mis oídos y ya no podía escuchar nada, entonces se fueron en su automóvil”. Así explica un muchacho guaraní, Valmir Guarani Kaiowá, como intentaron acabar con su vida el pasado lunes 2 junio, a pocos días de que en su país se inaugure el mundial de fútbol 2014.

Un territorio, Brasil, que por el año 1500, cuando llegaron los primeros europeos, era el hogar para más de 10 millones de indígenas y que ahora -explica la organización Survival- su pueblo más numeroso, precisamente el guaraní, son solo 51.000 personas que ocuparían menos de las dos terceras partes de todo el aforo de Maracaná donde, entre gritos y pasiones, se cerrará el Mundial. Otros pueblos indígenas han quedado tan mermados que ni tan siquiera podrían formar un equipo de fútbol, como los 5 supervivientes del pueblo akuntsu en el estado de Rondônia; los 4 supervivientes del pueblo juma en el estado de Amazonas; o los 3 supervivientes del pueblo piripkura, también en Rondônia.

Y sí, puede parecer una metáfora pero es bien cierto que los campos de fútbol donde van a desarrollarse el mundial de Brasil son la imagen del expolio y el robo de los territorios -selvas y bosques- donde desde siempre han vivido los pueblos originarios y que hoy, por intereses madereros, de la agricultura y ganadería industrial, las megarepresas hidroeléctricas, la búsqueda y extracción de hidrocarburos y cientos de carreteras que los atraviesan, siguen siendo destruidos a una velocidad muy superior a cualquier sprint de un delantero centro.

La supervivencia o no de estas comunidades -algunas, voluntariamente, siguen sin entrar en contacto con nuestra civilización- no solo depende de la voluntad política de la nación que los gobierna (que dedica 791 millones de dólares para pagar la seguridad durante la Copa del Mundo, una suma diez veces mayor que todo el presupuesto anual de su Departamento de Asuntos Indígenas) si no también de quienes en otros continentes sentados frente al televisor veremos como repiten hasta la saciedad las hazañas de riquísimos deportistas.

Como canta León Gieco, “el mundo está amueblado con maderas del Brasil” y es bastante probable que la mesa de madera donde descansa dicho televisor hubiera sido refugio de aves, plantas, pequeños mamíferos e insectos cerca de los estadios de Cuiabá, Brasilia o Belo Horizonte donde correrá la pelota. O por qué no, que provenga de los más de 7,2 millones de hectáreas de plantaciones de eucaliptos o pinos que hoy se levantan donde antes recolectaban, cultivaban y vivían gentes nambiquaras, umutinas o parecis. Y que, como denuncian algunas organizaciones ambientalistas, el sector quiere duplicar a base de nuevas plantaciones de eucaliptos transgénicos y así poder fabricar tanta ‘biomasa’ que la podrán exportar como fuente energética a países europeos. Aunque no piensan lo mismo las comunidades que tienen que vivir rodeadas de esos bosques uniformes y artificiales que les agotan las aguas y les desgastan los suelos donde cosechan su sustento.

Sí, sentados frente al televisor, habrá quien en la media parte se llevará a la boca una mac-hamburguesa de uno de los patrocinadores del mundial, elaborada con carne de cualquier granja industrial española donde sus inquilinos son alimentados con soja producida, por ejemplo, en el estado de Mato Grosso. Muy cerca de donde resiste el pueblo enawene nawe, gente que nunca comen carne roja y se alimentan de peces capturados en los ríos y de miel de la selva. También el refresco del Mundial, la Coca-Cola, es un peligro para los pueblos originarios pues están comprando el azúcar para su bebida a la multinacional Bunge que, como denuncia el pueblo guaraní, “la compra a terratenientes que nos han robado la tierra”.

Hasta el combustible de nuestros autos tiene que ver, pues ahora que tienen un pequeño porcentaje de etanol o biodiesel y que como no tenemos capacidad de producir, lo importamos de países como Brasil. Como pudimos leer en la prensa el pasado mes de diciembre, la lucha por detener la expansión del cultivo de caña de azúcar para la elaboración de etanol -y unos pistoleros- acabó con la vida de Ambrósio Vilhalba, quien fue el protagonista de la película Birdwatchers. En ella se relata cómo la fiebre del etanol está destruyendo su tierra guaraní por empresas como Shell y como muchos de sus hermanos y hermanas no tienen más que malvivir en las orillas de las carreteras, donde muchos de ellos acaban con su propia vida en una de las mayores oleadas de suicidios en el mundo.

Por eso es que ataron a Valmir. Porque igual que Ambrósio o su suegro Nísio Gomes, también asesinado por pistoleros enmascarados en 2011, lucha por su tierra que la codicia quiere conquistar.

Una tierra que no es un terreno de juego ni de negocios. Es tierra para vivir.

Artículo publicado en El Periódico de Catalunya

Palabre-ando

Categorías: Attac Planet

La política es cosa nuestra

Sáb, 14/06/2014 - 07:00

Jaime Pastor – Consejo Científico de ATTAC España

Dos acontecimientos recientes están inaugurando un nuevo período histórico cuyo alcance está todavía por ver, pero que probablemente marque un cambio de época. Primero, los resultados de las elecciones al parlamento europeo han confirmado el irreversible declive del bipartidismo, el refuerzo del soberanismo catalán y, sobre todo, la irrupción de Podemos como principal catalizador de la indignación ciudadana frente a “la casta” corrupta y su servilismo a la “dictadura de los mercados”. Luego, la abdicación del rey ha venido a confirmar el miedo de los ya viejos “poderes fácticos” a que lo que anuncien esas tendencias sea una agonía también irreversible del régimen. Les urge poner remedio.

Nos hallamos, por tanto, en un nuevo escenario en el que la “expansión del campo de lo posible” permite, por fin, abrir un horizonte de expectativas de cambio radical y de ruptura democrática que hasta ahora se hallaban bloqueadas. Quizás la actitud que ha mostrado CiU -complemento del bipartidismo durante la larga etapa “pujolista”- tanto frente a la revuelta de Can Vies como ante la abdicación del rey, sea la más reveladora del cambio que se está produciendo en el panorama político: la primera demuestra cómo el “Sí, se puede” de la desobediencia colectiva se está fortaleciendo, incluso con “violencia” (como ocurrió en Gamonal), frente a la obligación de obediencia ciega a la legalidad, mientras que la segunda no es ajena a la presión que sufre esa formación por parte de un movimiento soberanista-independentista netamente republicano que amenaza desbordarle.

En cambio, el cierre de filas de la ya explícita “gran coalición” PP-PSOE, junto con los grandes empresarios y evasores fiscales del IBEX 35, tan agradecidos a Juan Carlos I por su papel de embajador de la “marca España”, confirma su preocupación por asegurar la continuidad del régimen frente al descrédito creciente que sufre. Para esa labor confían en un sucesor que, por cierto, no ha tardado en proclamar su firme intención de defender a “nuestra querida España: una nación, una comunidad social y política unida y diversa que hunde sus raíces en una historia milenaria”. Si con declaraciones como ésta pretende cerrar la puerta a la convocatoria de la consulta catalana del 9 de noviembre, tampoco parece que esté en sus manos la solución de la crisis del bipartidismo ni, sobre todo, de las consecuencias tan destructivas del brutal austericidio que siguen dictando la troika y Merkel.

Más allá de una imagen más “moderna”, poco cabe esperar de alguien que, además, seguirá tan interesado como su padre en hacer “olvidar” sus orígenes y, por tanto, en oponerse a la exigencia de “verdad, justicia y reparación” por los crímenes del franquismo.

Episodios de censura como la retirada de la imprenta de la última edición de El Jueves, porque en su portada “retrataba” al rey Juan Carlos colocando una corona sucia y hedionda en la cabeza de su hijo Felipe, o la exigencia en el diario El Mundo de supresión de referencias a la amiga del rey, Corinna zu Sayn-Wittgenstein, resultan más que significativas de la voluntad de limpiar a cualquier precio la imagen de la corona.

No faltan estos días algunos análisis que reconocen ese nuevo escenario, como el de José María Lassalle, en El País del 2 de junio. En su artículo, el “segundo” de Wert, al parecer buen conocedor de la literatura politológica de moda, extiende su lectura de las recientes elecciones españolas a toda la UE para alertar frente al auge de los populismos, asimilados interesadamente con la “antipolítica”. Lasalle muestra su temor a que la tendencia al “empate catastrófico” de aquéllos con “los partidos de la moderación y la centralidad” se resuelva “a la weimariana” o “a la boliviana”, identificando ambas con el totalitarismo. En su burdo intento de confundir, pretende ignorar que, afortunadamente, no es en nuestro caso la extrema derecha “modernizada” y xenófoba la que está canalizando la indignación que salió a la calle y ha seguido ocupando las plazas desde el 15M de 2011. Más bien, todo lo contrario: es un movimiento profundamente democratizador e incluyente de la política –y de las formas de hacerla- el que se está abriendo paso, con el derecho a decidir como eje vertebrador de las aspiraciones de una mayoría social que ya no se resigna ante discursos como los de “hemos vivido por encima de nuestras posibilidades” y “no hay alternativas”.

No sorprende por eso que, ante la abdicación de Juan Carlos, la demanda de referéndum sobre la forma de Estado se esté extendiendo ahora tan rápidamente entre capas de la sociedad que hasta ahora se mantenían ajenas al imaginario republicano, demonizado por la derecha y relegado al olvido por un PSOE que, ahora sí, está entrando en una “pasokización” creciente. Simplemente, la gente quiere decidir sobre la forma de Estado y no acepta ya coartadas, como ocurrió en la Transición, o respuestas tan antidemocráticas como la del fiscal general del Estado cuando declara que lo que no está en la Constitución no existe. La memoria de la “reforma exprés” del artículo 135 de la Constitución está demasiado cercana para olvidar que el servicio del pago de la deuda como “prioridad absoluta” no estaba en ese texto tan sacralizado y, en cambio, se impuso en pleno agosto de 2011 para satisfacer a los poderes financieros.

Entramos así, por fin, en un cambio de época en el que la legitimidad del doble relato de la Transición y del proyecto europeo está saltando por los aires. Gracias al 15M, a la PAH, a las Mareas y, ya en el plano institucional, a Podemos, la ilusión y la sensación de empoderamiento de los y las de abajo están reforzándose día a día. Toca ahora “mover ficha” de verdad, poniendo en jaque no solo a la monarquía sino también a un sistema corrupto, buscando formas de articulación distintas a la “vieja política”, que apunten hacia una ruptura constituyente y democratizadora en todos los planos de la política, de la economía y de la vida. Sí, llegan nuevos tiempos en los que son los de arriba, los del 1%, los que, como teme Lassalle, van por fin a “vivir peligrosamente”.

Jaime Pastor es profesor de Ciencia Política de la UNED

Artículo publicado en Público.es

Categorías: Attac Planet

Convocatoria de la Asamblea Ordinaria de ATTAC España 2014

Vie, 13/06/2014 - 21:59

La asamblea se transmitirá por streaming:
Streaming Asamblea http://www.attac.tv/2014/06/19126

- Lugar:  Madrid. “Espacio Social AIRE. C/Inmaculada Concepción, 35. Carabanchel. Metro Plaza Eliptica – Línea 6).

- Fechas: días 14 y 15 de junio de 2014.

- Hora primera convocatoria: 10:00h

- Hora segunda convocatoria: 10:30h

con el siguiente orden del día:

1. - Constitución de la Mesa y aprobación del Reglamento de la Asamblea .

2. - Aprobación, si procede, del acta anterior. (Acta asamblea Extraordinaria Marzo 2014)

3.- Saludo de la JDAE.

4.- Examen y aprobación, si procediere, de las Cuentas del ejercicio anterior.

5.- Examen y aprobación, si procediere, de los Presupuestos del ejercicio.

6.- Examen de la memoria de actividades y aprobación, si procediere, de la gestión de la Junta Directiva.

7.- Aprobación de la condición de asociación ATTAC a otras Asociaciones integrantes de ATTAC España y ratificación de los colectivos reconocidos por la Junta.

8.- Debate sobre cuestiones organizativas:

- Protocolo de Bienvenida asociados y asociadas.

- Gestión de Bases de Datos de asociados y asociadas a una asociación ATTAC en el estado español.

- Recursos Informáticos de ATTAC España. Intranet, webs, listas.

- Refuerzo de la coordinación entre núcleos locales.

9.- Debate sobre el documento “Plataforma del Movimiento Internacional ATTAC“.

- Documento Nueva Plataforma Internacional de ATTAC.

- Documento para el Debate de ATTAC Canarias. Nuevo Manifiesto de los ATTAC.

10.- Otros.

Categorías: Attac Planet

De la comida basura a los alimentos ‘milagro’

Vie, 13/06/2014 - 13:01

Esther Vivas - Consejo Científico de ATTAC España

Vivimos obsesionados por comer bien y nunca antes habíamos comido tan mal. Los estantes de los supermercados están repletos de patatas fritas, bebidas azucaradas, chocolates, congelados, conservas, bollería. Nos venden una gran variedad de comida desnaturalizada, procesada, con un “max mix” de aditivos varios, que tiene un impacto negativo en nuestra salud. Sin embargo, los mismos que con una mano comercializan dichos productos con la otra nos ofrecen alimentos funcionales, “milagrosos”, para combatir precisamente los efectos perniciosos de este tipo de alimentación “moderna”. El negocio está servido.

Enfermos y gordos
La “dieta occidental”, como señala el periodista Michael Pollan en su bestseller ‘El detective en el supermercado’, es responsable de muchas de nuestras enfermedades. “Cuatro de las diez primeras causas de mortalidad hoy día son enfermedades crónicas cuya conexión con la dieta está comprobada: cardiopatía coronaria, diabetes, infarto y cáncer”, afirma. Una “dieta occidental”, con muchos alimentos procesados, mucha carne, mucha grasa y mucho azúcar añadido, que nos enferma y engorda. A principios del siglo XX, como señala Pollan, un grupo de médicos observó que donde la gente abandonaba su forma tradicional de comer y adoptaba la “dieta occidental”, pronto aparecían enfermedades como la obesidad, la diabetes, los problemas cardiovasculares y el cáncer, que se bautizaron como “enfermedades occidentales”.

El relator especial de las Naciones Unidas sobre el derecho a la alimentación, Olivier de Schutter, coincide en el diagnóstico: “Las dietas poco saludables son un riesgo mayor para la salud mundial que el tabaco”. Y añade: “Los Gobiernos han puesto el foco en aumentar la cantidad de calorías disponibles, pero muy a menudo han sido indiferentes acerca de qué tipo de calorías ofrecen, a qué precio, para quién son accesibles y cómo se comercializan”. No en vano, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la obesidad es responsable, en todo el mundo, de 3,4 millones de muertes al año.

Estados Unidos es el máximo exponente de esta deriva: un 75% de los estadounidenses tiene sobrepeso o son obesos, un 25% padece síndrome metabólico, con mayores probabilidades de sufrir enfermedades cardiovasculares o diabetes, y entre un 4% y un 8% de la población adulta tiene diabetes tipo 2, según recoge la obra ‘El detective en el supermercado’. Los datos de la OMS ratifican esta tendencia a escala global: desde 1980, la obesidad se ha más que doblado en todo el mundo. Actualmente, 1.400 millones de adultos tienen sobrepeso y, de estos, 500 millones son obesos.

En el Estado español, la tasa de obesidad infantil no ha hecho sino aumentar en los últimos años convirtiéndose en una de las más altas en Europa. Según el programa Perseo, del Ministerio de Sanidad y la Agencia Española de Seguridad Alimentaria, se calcula que la obesidad afecta al 20% de los niños y al 15% de las niñas entre 6 y 10 años. En lo que se refiere a la población en general, las cifras son, también, muy elevadas. El estudio Enrica, promovido por el Gobierno, señala que el 62% de la población tiene exceso de peso, y de ésta el 39% padece sobrepeso y el 23% obesidad.

Una situación que no ha hecho sino agudizarse con la crisis. Cada vez más personas con menos ingresos son empujadas a comprar productos baratos y menos nutritivos. El libro blanco de la nutrición en España así lo afirma: “En la actual situación de crisis económica las conductas de los consumidores también se han visto afectadas. Seleccionan opciones más económicas tanto a la hora de decidir el lugar donde comprar alimentos y bebidas, como el tipo, calidad y cantidad de productos”. Con la crisis, la dieta de quienes menos tienen se deteriora rápidamente. Se compra poco y barato y se come mal. Uno de los productos que más ha aumentado su consumo, por ejemplo, son los dulces envasados (galletas, chocolates, sucedáneos, bollería y pastelería), con un incremento del 3,8% entre 2012 y 2013, según el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

Los gordos, paradójicamente, en general, son los que menos tienen, y, en consecuencia, peor comen. Mirando el mapa de la península queda claro: las comunidades autónomas con mayores índices de pobreza, como Andalucía, Canarias y Extremadura, concentran las cifras más elevadas de población con exceso de peso. La posición de clase determina, en buena medida, qué comemos. Y la crisis no hace sino acentuar la diferencia entre comida para ricos y comida para pobres.

Doctor Jekyll y Mister Hyde
Sin embargo, los mismos que promueven una comida basura, de muy baja calidad, con un impacto negativo en nuestra salud, son quienes nos venden “alimentos milagrosos” para adelgazar, controlar el colesterol, reducir el estreñimiento, fortalecer el sistema inmunitario, mantener la densidad ósea. Al más puro estilo Doctor Jekyll y Mister Hyde es como actúan las grandes empresas de la industria alimentaria.

Panrico afirma vender pan, con “una miga como la del pan de siempre”. Mis abuelos, creo, no opinarían lo mismo. Más allá de los cuestionables ingredientes y resultado de su pan, ofrece, también, Donuts Original, Donuts Bombón, Donettes, Donettes Rayados, Donettes Nevados, Bollycao Cacaco, Dip Dip, Palmera de Choco; la lista continúa. Pero como toda buena industria de la comida, si nos “pasamos” con tanta bollería, Panrico nos ayuda a combatir esos kilitos de más con su Panrico Línea, “para quien le gusta cuidarse sin renunciar a su delicioso sabor”, como lo define la empresa, o Panrico Integral, con alto contenido en fibras. Panrico tiene pan pá todo.

Nutrexpa, por su parte, nos vende Cola Cao Original, que de padres y madres a hijas e hijos y nietos y nietas, nos repite, es “el desayuno y merienda ideal”. Nutrexpa, siempre pensando en los más pequeños, vende también Nocilla, muy “natural” con “leche, caco, avellanas y azúcar”, ¿recuerdan?, y Phoskitos, con adhesivos y artefactos varios, que ahora saca nueva línea, el tiempo pasa pero el Phoskito no, con Mini Phoskitos Hello Kitty y Phoskitos Bob Esponja. Su gama de productos no acaba aquí, e incluye galletas Cuétara, Chiquilín, Artiach, Filipinos. Aunque con tanto sobrepeso y obesidad infantil, su línea de galletas Fibra Línea o 0% azucares, así como el Cola Cao Cero o, aún mejor, el Cola Cao Cero con Fibra están aquí para echarnos una mano.

Danone es el rey. Vende un gran abanico de yogures de fresa, coco, plátano, macedonia, piña, limón. Aunque lo único que tienen parecido a la fruta es el sabor y el color. En su gama de postres destacan, desde siempre, las natillas de vainilla y chocolate, que nos acompañaron de pequeños, y, más recientemente, las de oreo y choco blanko, para las nuevas generaciones. No sea que con el paso del tiempo se pierdan las costumbres… y se abandone la marca. Sorprendentemente, estos productos se clasifican en su web al margen de los que la empresa incluye en el apartado de “buenos hábitos”. ¿Será que no lo son? ¿Al webmaster le habrá traicionado el subconsciente? Es en esta sección de productos donde Danone despliega toda su, teórica, preocupación por nuestro bienestar y ofrece desde yogures Activia, “la forma más deliciosa -como dicen- de ayudar a tu salud digestiva”, pasando por los Actimel y “su exclusivo L-Casei, que incorpora las vitaminas B6 y D” hasta el Danacol Sin Lactosa que favorece, afirman, “una dieta sana y equilibrada que ayudará a reducir el colesterol”. ¿Qué más podemos pedir?

Modus operandi
Su modus operandi no falla. Primero, la publicidad. Tanto para vendernos lo uno como lo otro. Aunque entre un Danone Fresa y un Danacol no haya tantas diferencias más allá del marketing nutricional. La inversión publicitaria no escatima recursos económicos. En 2005, por ejemplo, la industria alimentaria de Estados Unidos gastó más de 50 mil millones de dólares en publicidad, más que ninguna otra industria del país. Coca-Cola, en concreto, desembolsó 2.200 millones de dólares, un total muy superior al conjunto del presupuesto de la Organización Mundial de la Salud, como recoge el libro ‘Un planeta de gordos y hambrientos’ de Luis de Sebastián. Los pequeños a menudo son su público objetivo principal. Como afirmaba Tim Lobstein director de The Food Commission en un debate en la BBC inglesa: “Vivimos en un entorno que ha sido bautizado como ‘obesogénico’, lleno de estímulos que nos animan a comer, a hacer menos ejercicio y sobre todo a consumir. Se trata de un entorno gestionado comercialmente”.

Segundo, la culpabilización. Somos culpables por comer mal, engordar, enfermar. Si engordas, dicen, es que no tienes fuerza de voluntad. Tienes que sacrificarte, afirman. Nos venden el paradigma de la perfecta mujer y del perfecto hombre, como si fuera tan fácil caber en un talla 38. En definitiva, la culpa es nuestra. Mientras, esconden las causas estructurales de tanta gordura y enfermedad. Aún recuerdo a mi antiguo jefe como, a veces, para desayunar pedía en el bar un chucho de crema, “rebozado” con azúcar blanco, y un café con leche eso sí con sacarina. Nos hartamos de comer mal, para luego sacrificarnos y comer, supuestamente, bien. Todo un negocio, el de culpabilizar a nuestro estómago.

Tercero, el producto “milagroso” y el experto. Los mismos que nos venden comida de mala calidad nos dan lecciones de nutrición y nos ofrecen alimentos funcionales, que contienen componentes que -dicen- benefician la salud: leches enriquecidas con ácidos grasos omega-3, ácido fólico, fósforo y cinc; yogures con calcio, vitaminas A y D; cereales fortificados con fibra y minerales; zumos con vitaminas. Aunque tanto producto de qué serviría sin un “buen” experto u organización “especializada” que lo avalara. La Fundación Española del Corazón es una habitual en prestar su imagen para respaldar dichos productos, lo que le ha valido importantes críticas por parte de la comunidad científica. Entre sus “apadrinados” se encuentra la margarina Flora Original con Omega-3 y 6 de Unilever, el Danacol, leche fermentada con esteroles vegetales añadidos, de Danone, el suplemento MegaRed con Omega-3, el Agua de Firgas con bajo contenido en sodio y alta concentración de calcio y magnesio. Pero, ¿cuánto dinero habrá recibido la Fundación Española del Corazón por sus servicios? Eso no se sabe. En todo caso, si una empresa de la industria alimentaria coloca un “experto” en su vida, parece que ganará credibilidad, sea cierto o no lo que cuente, y aumentará las ventas.

¿Cómo alimentarnos bien?
Visto lo visto, ¿qué podemos hacer para comer bien? Como decía Michael Pollan se trata de “comer comida”, lo que no es tan sencillo como parece. “Antes lo único que se podía comer era comida, hoy encontramos en el supermercado miles de otras sustancias comestibles parecidas a la comida” afirma en su libro ‘El detective en el supermercado’. Y añade: “Si le preocupa la salud, quizá debería evitar los productos de los que se hacen afirmaciones de propiedades saludables. ¿Por qué? Porque este tipo de afirmaciones sobre un producto alimenticio hacen suponer que no se trata realmente de comida”. Un sinsentido: se desnaturalizan los alimentos, para luego vendernos otros artificialmente naturales, que nos dicen son mejores.

La industria alimentaria y su publicidad han estigmatizado la comida de siempre. Nos han hecho creer que tomar fruta, verdura, legumbres y cereales era cosa de pobres. ¿Qué sentido tiene exprimir unas naranjas? Si podemos tomar un Bifrutas Mediterráneo Pascual, no solo con naranja sino, también, con melocotón y zanahoria y leche y con 0% de materia grasa y vitaminas A, C, E. ¿Por qué perder el tiempo en pelar patatas, zanahorias y cebolla para una crema cuando puedo comprar un Sopinstant de verduras Gallina Blanca ya preparado y, como dicen, “bajo en grasa, con menos sal y sin conservantes”? Parece que la comida de siempre ya no tienen “glamour”.

Sin embargo, en los últimos tiempos, las cosas han empezado a cambiar. Cada vez son más las personas que se preguntan qué comemos, de dónde viene lo que ingerimos, cómo se ha elaborado. La multiplicación de escándalos alimentarios y el auge de algunas enfermedades han encendido las luces de alarma. El consumo de productos ecológicos, campesinos, locales, de temporada aumenta, aunque representa tan solo un porcentaje pequeño del consumo global. Comer bien implica avanzar en esta dirección, reapropiarnos de aquello que comemos, exigir que la producción de alimentos responda a las necesidades de las personas, tenga en cuenta al campesinado y a la Tierra, y no se supedite a los intereses económicos de la industria de la comida.

Comer bien implica comer natural. Y aunque algunos digan que los alimentos naturales son un timo, lo que sí es un timo es cuando la industria, a través de tanto alimento funcional y “milagroso”, nos quiere vender gato por liebre. Como dice Michael Pollan, “no coma nada que su bisabuela no reconocería como comida”.

 

http://blogs.publico.es/esther-vivas

estervivas.com

Categorías: Attac Planet

La reacción del dinosaurio herido

Vie, 13/06/2014 - 09:00

Rosa María Artal – Comité de Apoyo de ATTAC España

Cuesta creer que no llegue ni a dos semanas el tiempo transcurrido desde la celebración de las elecciones europeas. Se saldaron con un resultado adverso para el bipartidismo en la UE y en España, y la irrupción notable de otras opciones (ultraderecha en Europa y una agrupación ciudadana progresista, Podemos, en España) como hitos más significativos.

¿Y qué ha hecho el dinosaurio herido? Mover ficha para mantenerse. En el continente la primera estrategia ha corrido a cargo del BCE. Mario Dragui ha visto llegada la hora de promover estímulos a la economía, 6 años después de cuando el staff del que él forma parte (fue vicepresidente de Goldman Sachs para Europa) debió haberlo hecho, y cuando ya se nos ha infectado el Parlamento Europeo de fascistas. Ese dinero que suelta el poder neoliberal, las medidas que dice adopta el Consejo de Ministros en España, serán administradas por el gobierno de un partido tan tiznado de corrupción que ya lo confirma hasta el juez. En las mejores manos está la pasta.

Cuesta creer que haya pasado tan poco tiempo desde el soplo de esperanza que trajeron las elecciones, solo el 25 de Mayo. El tinglado, el dinosaurio, reaccionó con prontitud y contundencia. La abdicación del rey Juan Carlos resulta cuando menos extraña. La justifica en la necesidad de una nueva generación “decidida a emprender con determinación las transformaciones y reformas que la coyuntura actual está demandando y a afrontar con renovada intensidad y dedicación los desafíos del mañana”. Y lo primero que dice su sucesor, su hijo Felipe, es que su reinado va a ser “de continuidad” y que la nueva etapa ya la inició su padre (hace 39 años).

La familia real está cumpliendo el papel para el que se ha preparado: perpetuarse de padres a hijos en la jefatura del Estado. Lo más desolador -al punto de brindarnos espectáculos auténticamente bochornosos- ha sido la reacción del resto de los poderes. Hay dos que sobresalen entre todos: el PSOE de Rubalcaba y su equipo (y su militancia que apenas pía) y la prensa oficial.

Al PP le falta poco para besar en la boca al líder de la presunta oposición (más presuntamente aún) socialista. Ya le llama Rajoy, Don Alfredo (lo escuché en El Intermedio). Se ha plegado a todo, ni libertad de voto da a los diputados de ese partido. No sé con qué espera ser recompensado por tan gran servicio a la derecha, a una política que consagra el expolio de la sociedad y por el hundimiento de un PSOE que tenía más de un siglo de historia.

Y luego está la prensa. Compitiendo a ver quién da más jabón a la monarquía. Ocultado datos esenciales para la información ciudadana.

De este modo, ese aire fresco que brotaba tras las elecciones, ha sido sepultado por 4 capas de merengue monárquico y 8 de betún y estiércol. Ya no ha faltado como símbolo la censura de la portada de la revista satírica El Jueves, y la dimisión del bloque principal de sus dibujantes, de lo que no dicen ni palabra la mayor parte de los medios oficiales. Lo que se dice una prensa libre y crítica, vamos.

¿Y qué hacemos? Cada día es un compañero periodista de los que más valoro –a otros realmente los desprecio- quien muestra su preocupación, su dolor incluso, su asco, por lo que nos está sucediendo. Hoy, sobresale, Isaac Rosa, en su “Los primeros trofeos de Felipe VI”. Así empieza, debéis leerlo entero:

“Pensábamos que la abdicación era inoportuna y precipitada, y que dañaría la institución. Pero la sensación tras solo cinco días es que la onda expansiva se está llevando por delante a otros, no a la corona, que más bien se ha venido arriba.

No sé si son daños colaterales, o buena puntería, pero quizás el rey Felipe VI tenga que ampliar el pabellón de caza nada más llegar a palacio, para que le quepan los trofeos y cabezas que ya está cobrándose casi sin mover un dedo. Y si no, veamos algunos efectos inmediatos de la operación sucesoria.

Para empezar, la maniobra ha desbaratado la agenda política: nos ha cambiado el paso, pues ya no estamos debatiendo en el mismo punto que estábamos el pasado domingo, tras las europeas. El régimen ha recuperado la iniciativa, pues ahora es dueño del calendario, marca los tiempos y los próximos pasos, y nosotros vamos a remolque. Estábamos pidiendo un proceso constituyente desde abajo, y veremos si al final no nos acaban dando proceso constituyente, pero desde arriba.

La abdicación ha supuesto también un cierre de filas mediático y político. En cuanto a lo primero, los grandes medios rivalizan en quién dobla más el espinazo. Desaparecen de la cobertura informativa las muchas sombras del reinado de Juan Carlos, se esconde el debate sobre la forma de Estado, se cargan las tintas más ridículas en la promoción del nuevo rey y señora, y se genera un estado de ánimo colectivo de fuerte carga emotiva, que prepara el terreno para que volvamos a gritarle “¡guapo!” al nuevo rey cuando lo veamos pasar.

Mal empezamos el nuevo reinado. No aprendemos la lección: después de que décadas de blindaje, censura y adulación hacia el rey dejasen como resultado un rey (y familia) que se sentía impune porque se sabía a salvo del ojo público, los primeros pasos del nuevo rey van acompañados del mismo blindaje, censura y adulación”.

Seguid leyendo aquí

Ya se ve gente “comprando” el discurso remozado de reyes y princesitas. Se ven incluso impelidos a hacer proselitismo. Todo va bien en el peor de los mundos.

Solo espero que cuando se acabe el pastel de la entronización que no probarán, contemplen su realidad y evalúen la complicidad de algunos políticos y la prensa corrupta. Y sientan un poco de clemencia por su dignidad.

 

http://rosamariaartal.com/

Categorías: Attac Planet

La farsa de las explicaciones neoliberales de la crisis actual

Vie, 13/06/2014 - 07:00

Vicenç Navarro – Consejo Científico de ATTAC España

Una constante en la explicación de la crisis económica y financiera actual que ha afectado de manera muy acentuada a los países periféricos de la Eurozona (GIPS, Grecia, Irlanda, Portugal y España) es la que atribuye esta situación a que los trabajadores de estos países reciben salarios demasiado altos, trabajan muy poco, reciben un número excesivo de prestaciones, tienen excesiva protección social y se jubilan demasiado pronto. Esta percepción de los países GIPS, promovida por la Troika (el FMI, el Banco Central Europeo y la Comisión Europea) y por los gobiernos de carácter conservador, cristiano-demócrata, liberal y socioliberal que dominan la gobernanza de la Eurozona, ha alcanzado la categoría de dogma. En realidad, esta percepción viene ya de lejos, y fue la que motivó que el Banco Central Europeo, presionado por el Banco Central Alemán, forzara la adopción de los criterios de Maastricht como condición de pertenencia al euro: un déficit público de no más del 3% del PIB y una deuda pública no superior al 60% del PIB (ver el libro de John F. Weeks, Economics of the 1%, 2014, p. 175). La intención de estas condiciones era disciplinar a estos países y evitar excesos de gasto público resultantes de unos comportamientos irresponsables, evitando así que se gastara más de lo que se tenía. Ni que decir tiene que estas normas de Maastricht aplicaban a todos los países de la Eurozona, pero, desde el principio, se pensó en los países GIPS como los que necesitaban de mayor disciplina fiscal, por considerarlos excesivamente despilfarradores.

Las falsedades del establishment neoliberal europeo

Lo que es digno de mención es que cada uno de estos supuestos es falso, como es fácilmente demostrable con los datos. Veamos. Todos estos países GIPS tenían, antes de la crisis, una protección social y gasto público social por debajo (no por encima) del promedio de la Unión Europea de los Quince (UE-15), el grupo de países más ricos de la UE, al cual pertenecen. El país que tenía mayor gasto público en protección social de la Eurozona era Alemania. Todos los países GIPS (Grecia, Irlanda, Portugal y España) tenían, cuando se  estableció la Eurozona, y continúan teniendo, un gasto público social muy inferior al alemán y muy inferior al promedio de la UE-15. Igualmente, la edad de jubilación en estos países (en el año 2010) era idéntica, no inferior, que la de los hombres de Alemania y Francia, excepto en Grecia, donde podían jubilarse a los 60 años.

La misma falsedad se da en cuanto al número de horas trabajadas por trabajador. En realidad, en todos estos países se trabaja más horas al año por trabajador que en Alemania, siendo el trabajador griego el que trabajaba más horas (2.038 horas al año, más de 40 horas a la semana), un 43% más que el trabajador alemán.

En cuanto a la excesiva irresponsabilidad de los dirigentes gubernamentales que se gastaron más de lo que tenían, generando enormes déficits y deuda pública, los datos muestran también la falacia de este supuesto. El Estado español estaba en superávit, no déficit, y la deuda pública era menor que el promedio de la UE-15, incluyendo Alemania. Grecia era el país que tenía déficit y una deuda pública elevada (80% del PIB en 2007). Ahora bien, Irlanda tenía, como España, un superávit en sus  cuentas del  Estado, mientras que el déficit en Grecia estaba solo 3 puntos de PIB por encima del de Alemania, lo cual no era exagerado.

La situación de las cuentas del Estado en estos países no puede presentarse como causa de la crisis. El famoso dicho de que estos Estados de los países GIPS se gastaban más de lo que tenían, despilfarrando recursos, no es sostenible. Los que sí contribuyeron de una manera notable a la crisis y al aumento del déficit y de la deuda pública, fueron los enormes rescates a la banca y la bajada de ingresos al Estado, resultado, este último, del enlentecimiento del crecimiento económico causado por la bajada de la demanda, consecuencia del descenso salarial y reducción del gasto público, todas ellas políticas de austeridad impuestas por la Troika. Ahí están las causas, silenciadas en los mayores medios de información y persuasión.

Lo que se calla u oculta

¿Por qué las políticas neoliberales, con sus recortes de gasto público y reducción de salarios, se promovieron y continúan promoviéndose en la Eurozona? La respuesta es extraordinariamente clara, aunque usted, lector, no lo leerá en los mayores diarios ni lo verá en televisión. La crisis que ha dañado enormemente a las clases populares de los países GIPS se programó para aumentar los beneficios del aparato financiero –la banca- y muy en especial de la banca alemana y también del sector exportador alemán. Tome el lector nota de que no hablo de Alemania, sino de las élites financieras, económicas, políticas y mediáticas dominantes en Alemania, pues no se entiende lo que pasa en la Eurozona sin entender la alianza que se ha establecido entre estos componentes de las clases dominantes de cada país y el sistema de gobierno de la Eurozona, incluyendo la Troika. Estas élites están imponiendo un enorme sacrificio (con reducción de salarios y gasto público social) a las clases populares, incluidas las alemanas, cosa que ha sido facilitada por el dominio que aquellas élites tienen sobre el diseño y promoción de las políticas públicas de la Eurozona.

En realidad, la reducción de la capacidad adquisitiva de la clase trabajadora alemana (resultado de las reformas Schröder y Merkel) disparó las exportaciones en aquel país, creando un enorme superávit de la balanza de pagos, causa de que las balanzas sean negativas en los países GIPS, forzando que los salarios de estos países bajen para poder competir con Alemania y aumentar las exportaciones, y con ello reducir su balanza negativa. Durante el periodo 2008-2010 Alemania consiguió un superávit de 523.000 millones de euros, mientras que los GIPS tenían un déficit de 623.000 millones de euros. Este enorme desequilibrio es lo que creó la sensación de que el euro estaba en peligro (percepción, por cierto, que era errónea, pues el euro nunca estuvo en peligro). (Ver mi artículo “Falsedades del conocimiento económico ortodoxo sobre Europa”. Público, 22.05.14). Los que sí estaban en peligro, y continúan estándolo, son las clases populares de los países GIPS, como resultado de las políticas públicas  del gobierno Merkel (que consisten en bajadas salariales y subsidios al capital exportador), que favorecen los intereses de los grupos económicos y financieros que representan. Es la victoria del 1% (la población más pudiente del país que genera sus rentas de la propiedad del capital financiero y exportador) sobre todos los demás. Si usted va a Alemania y lee los mayores medios de información (controlados todos ellos por el 1% más pudiente de Alemania), verá que presentan la crisis como resultado de la holgazanería de las clases populares del Sur. Intentan que el trabajador alemán vea al trabajador del Sur como su enemigo. El nacionalismo intenta movilizar a la población para que vean sus intereses ligados a los intereses del 1%. Su temor es que las clases populares en la Eurozona se alíen y rompan con su dominio y control. Con ello se iniciaría la Europa de los pueblos, que entraría en clara contradicción y como alternativa a la Europa del capital hegemonizado por el financiero, que es la Europa actual. Así de claro.

Catedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas de la Universidad Pompeu Fabra

Artículo publicado en Público.es
vnavarro.org

Categorías: Attac Planet

Parlamento Europeo, Tratado y vaciado de la democracia

Jue, 12/06/2014 - 13:00

Xavier Caño Tamayo – ATTAC Madrid

La democracia de esta Unión Europea cada vez es más un decorado porque la voluntad ciudadana no cuenta; el demos, el pueblo, no pinta nada. ¿Cómo puede ser si ha habido elecciones al Parlamento Europeo, expresión de democracia? Elecciones, pero para elegir un Parlamento recortado, disminuido, con poco poder. Un Parlamento que, aunque elegirá al Presidente de la Comisión, por primera vez, legisla poco y controla menos. Legisla poco, porque ese poder en realidad es del Consejo de Ministros de la Unión Europea. Un órgano ejecutivo. Y es un Parlamento que tampoco debate y aprueba el presupuesto, que sí lo hace el Consejo. Si sumamos que la Comisión tiene el monopolio de la iniciativa legislativa, hace y deshace con sus Directivas y el Parlamento, de iure o de facto, no la controla, lo de la Unión Europea es una democracia de pizarrín.

Los diversos tratados que han conformado la Unión Europea son una arquitectura complicada y retorcida para parecer democrática. Pero la realidad es que la ciudadanía no puede decir nada. Las decisiones más importantes las toma un reducido grupo de políticos profesionales que manejan la Comisión y el Consejo.

Un claro exponente de ese vaciado democrático es la negociación del Tratado de libre comercio e inversión entre la Unión Europea y Estados Unidos. El Parlamento recién elegido ahí ni pincha ni corta. Como no lo hizo el Parlamento saliente. Porque ese Tratado lo negocian, y lo firmarán sin rendir cuentas a nadie, los políticos y cabilderos designados por los gobiernos de Estados Unidos y la Comisión Europea.

Cuan sucio y antidemocrático es lo que ronda al Tratado lo muestra que el jefe del equipo negociador europeo, Ignacio García Bercero, aseguró en una carta a su homólogo estadounidense que la Comisión Europea bloquearía todo acceso de la ciudadanía al conocimiento de los documentos de las negociaciones o del desarrollo del Tratado. Ahora y durante los próximos 30 años. ¡Viva la transparencia!

Lo dejó claro y cristalino Karel de Gucht, comisario de Comercio de la Unión Europea: las negociaciones del Tratado son confidenciales y el Parlamento Europeo no tiene nada que decir. El Tratado es cosa de los gobiernos de Estados Unidos y la Unión Europea. Y de las corporaciones transnacionales que sí tienen presencia y voz en las negociaciones.

Desde 1995 las grandes empresas y corporaciones pretenden eliminar regulaciones, normas y controles políticos y económicos para actuar sin freno en la busca de beneficios. Lo han logrado parcialmente con tratados bilaterales con distintos países, pero este tratado es la culminación de la desregulación. Y de la transformación de la democracia en una parodia.

Ya sabemos qué han provocado tratados similares. En Colombia, un tratado con Estados Unidos arruinó y arruina a campesinos, mineros, camioneros, gremios productivos y cafeteros, en bancarrota por ese tratado. Y en veinte años de Tratado de Estados Unidos con México y Canadá, hay casi 5 millones de empleos destruidos, 6 millones de personas obligadas a emigrar, una caída del PIB de agricultura y ganadería del 5% al 1.5% y forzar a México a convertirse en el tercer país importador de alimentos del mundo.

El fin principal del Tratado de Estados Unidos y la Unión Europea es eliminar barreras reguladoras que, dicen, limitan sus beneficios. Esas barreras son leyes, normas que asientan y defienden derechos sociales y protegen el medio ambiente. Son derechos laborales, normas de seguridad alimentaria, control del uso de substancias químicas tóxicas, protección de la privacidad en Internet y medidas para prevenir crisis financieras como la que sufrimos. Leyes que protegen a la ciudadanía. Esas son las legislaciones que se quieren cargar.

Además, el Tratado facilitará privatizar servicios públicos clave que pasarán a manos de corporaciones transnacionales. Aunque lo peor acaso sea conceder a las grandes empresas la potestad de demandar a los gobiernos soberanos ante oscuros comités de arbitraje creados ad hoc. Para reclamar indemnizaciones multimillonarias por presuntas pérdidas de beneficios por decisiones gubernamentales. Son unos sistemas jurídicos paralelos para que las multinacionales esquiven las leyes de los países donde se instalan y para imponer por extorsión sus directrices políticas y económicas.

Si la ciudadanía europea no impide la firma de ese Tratado de Libre Comercio e Inversión, perderá muchos derechos, la democracia se vaciará y gobernarán impune y gangsterilmente corporaciones y grandes empresas transnacionales solo para ganar ellos más y más.

 

Artículo publicado en http://alainet.org/
xacata.wordpress.com

Categorías: Attac Planet

Sobre la negación de la desigualdad

Jue, 12/06/2014 - 09:00

Paul KrugmanEl País

Hace algún tiempo publiqué un artículo titulado Los ricos, la derecha y los hechos en el que describía los esfuerzos por negar, obedeciendo a motivos políticos, lo evidente: el fuerte aumento de la desigualdad en Estados Unidos, sobre todo en lo más alto de la escala de ingresos. Probablemente no les sorprenderá oír que he descubierto un montón de malas prácticas estadísticas en las altas esferas.

Tampoco les sorprenderá saber que casi nada ha cambiado. Los sospechosos de rigor no solo siguen negando la evidencia, sino que insisten en desplegar los mismos argumentos desprestigiados: la desigualdad no está aumentado realmente; bueno, vale, sí está aumentando, pero da igual porque tenemos mucha movilidad social; en cualquier caso, es buena, y cualquiera que insinúe que es un problema es un marxista.

Lo que quizá les sorprenda es en qué año publiqué el artículo: 1992.

Lo cual me lleva a la última escaramuza intelectual, provocada por un artículo de Chris Giles, redactor jefe de economía de The Financial Times, arremetiendo contra la credibilidad del libro éxito de ventas de Thomas Piketty, titulado El capital en el siglo XXI. Giles afirma que el trabajo de Piketty comete “una serie de errores que distorsionan sus descubrimientos”, y que, de hecho, no hay pruebas claras de que la concentración de la riqueza esté aumentando. Y como casi todos los que hemos seguido estas controversias durante años, me dije: “Ya estamos otra vez”.

Como era de esperar, Giles no ha salido bien parado del debate subsiguiente. Los supuestos errores eran en realidad la clase de ajustes de datos normal en cualquier investigación basada en diferentes fuentes. Y la afirmación crucial de que no hay ninguna tendencia clara a una mayor concentración de la riqueza descansaba en una falacia conocida, una comparación de peras con manzanas de la cual los expertos han advertido hace tiempo, y que yo identifiqué en el mencionado artículo de 1992.

A riesgo de dar demasiada información, la cuestión es ésta. Tenemos dos fuentes de datos tanto sobre la renta como sobre la riqueza: los sondeos, en los que se pregunta a la gente sobre sus finanzas, y los datos fiscales. Los datos de los sondeos, si bien son útiles para seguir la pista de los pobres y de la clase media, subestiman manifiestamente las rentas más altas y la riqueza, hablando en líneas generales, porque es difícil entrevistar a suficientes multimillonarios. Por tanto, los estudios acerca del 1%, el 0,1% y demás se basan principalmente en los datos fiscales. Sin embargo, la crítica publicada en The Financial Times comparaba cálculos antiguos de concentración de la riqueza basados en datos fiscales con cálculos recientes basados en sondeos, lo cual ocasiona una distorsión inmediata que impide identificar una tendencia al alza.

En suma, este último intento de desacreditar la idea de que nos hemos convertido en una sociedad muchísimo más desigual ha quedado desprestigiado por sí solo. Y era de esperar. Hay tantos indicadores independientes que apuntan a un fuerte aumento de la desigualdad, desde los precios por las nubes de las propiedades inmobiliarias de más alto nivel hasta el apogeo de los mercados de bienes de lujo, que cualquier afirmación de que la desigualdad no está aumentando tiene que basarse casi por fuerza en un análisis erróneo de los datos.

Con todo, la negación de la desigualdad persiste, prácticamente por las mismas razones por las que persiste la negación del cambio climático: hay grupos poderosos muy interesados en negar los hechos, o cuando menos en crear una sombra de duda. De hecho, pueden estar seguros de que la afirmación de que “todos los números de Piketty están equivocados” se repetirá hasta el infinito aunque se derrumbe rápidamente al ser sometida a escrutinio.

Dicho sea de paso, no estoy acusando a Giles de ser un sicario de la plutocracia, a pesar de que haya algunos autoproclamados expertos que se ajusten a esa definición. Y no hay nadie cuyo trabajo esté más allá de toda crítica. Pero cuando se trata de asuntos con carga política, los detractores del consenso tienen que ser conscientes de sí mismos; tienen que preguntarse si de verdad buscan la honestidad intelectual o si lo que están haciendo en realidad es actuar como duendes de la preocupación, desacreditadores profesionales de los credos liberales. (Por extraño que parezca, en la derecha no hay duendes que desacrediten los credos conservadores. Es curioso cómo funciona la cosa).

Por tanto, esto es lo que necesitan saber. Sí, la concentración tanto de renta como de riqueza en manos de unas cuantas personas ha aumentado enormemente a lo largo de las últimas décadas. No, la gente receptora de esas rentas y propietaria de esa riqueza no es un grupo en continuo cambio: la gente se desplaza con bastante frecuencia de la base del 1% a la cima del siguiente percentil y viceversa, pero eso de pasar de mendigo a millonario y de millonario a mendigo rara vez ocurre (la desigualdad de los ingresos medios a lo largo de varios años no está muy por debajo de la desigualdad en un año determinado). No, los impuestos y las ayudas no cambian significativamente el panorama; de hecho, desde la década de 1970, las grandes rebajas de impuestos en el extremo superior han provocado que la desigualdad después de impuestos aumente más deprisa que la desigualdad antes de impuestos.

Esta imagen incomoda a algunos porque favorece las demandas populistas de impuestos más altos para los ricos. Pero las buenas ideas no necesitan ser vendidas con engaños. Si el argumento en contra del populismo descansa en afirmaciones falsas sobre la desigualdad, habría que considerar la posibilidad de que los populistas tengan razón.

Traducción de News Clips.

© 2014 New York Times News Service.

Categorías: Attac Planet

Sobre la negación de la desigualdad

Jue, 12/06/2014 - 09:00

Paul KrugmanEl País

Hace algún tiempo publiqué un artículo titulado Los ricos, la derecha y los hechos en el que describía los esfuerzos por negar, obedeciendo a motivos políticos, lo evidente: el fuerte aumento de la desigualdad en Estados Unidos, sobre todo en lo más alto de la escala de ingresos. Probablemente no les sorprenderá oír que he descubierto un montón de malas prácticas estadísticas en las altas esferas.

Tampoco les sorprenderá saber que casi nada ha cambiado. Los sospechosos de rigor no solo siguen negando la evidencia, sino que insisten en desplegar los mismos argumentos desprestigiados: la desigualdad no está aumentado realmente; bueno, vale, sí está aumentando, pero da igual porque tenemos mucha movilidad social; en cualquier caso, es buena, y cualquiera que insinúe que es un problema es un marxista.

Lo que quizá les sorprenda es en qué año publiqué el artículo: 1992.

Lo cual me lleva a la última escaramuza intelectual, provocada por un artículo de Chris Giles, redactor jefe de economía de The Financial Times, arremetiendo contra la credibilidad del libro éxito de ventas de Thomas Piketty, titulado El capital en el siglo XXI. Giles afirma que el trabajo de Piketty comete “una serie de errores que distorsionan sus descubrimientos”, y que, de hecho, no hay pruebas claras de que la concentración de la riqueza esté aumentando. Y como casi todos los que hemos seguido estas controversias durante años, me dije: “Ya estamos otra vez”.

Como era de esperar, Giles no ha salido bien parado del debate subsiguiente. Los supuestos errores eran en realidad la clase de ajustes de datos normal en cualquier investigación basada en diferentes fuentes. Y la afirmación crucial de que no hay ninguna tendencia clara a una mayor concentración de la riqueza descansaba en una falacia conocida, una comparación de peras con manzanas de la cual los expertos han advertido hace tiempo, y que yo identifiqué en el mencionado artículo de 1992.

A riesgo de dar demasiada información, la cuestión es ésta. Tenemos dos fuentes de datos tanto sobre la renta como sobre la riqueza: los sondeos, en los que se pregunta a la gente sobre sus finanzas, y los datos fiscales. Los datos de los sondeos, si bien son útiles para seguir la pista de los pobres y de la clase media, subestiman manifiestamente las rentas más altas y la riqueza, hablando en líneas generales, porque es difícil entrevistar a suficientes multimillonarios. Por tanto, los estudios acerca del 1%, el 0,1% y demás se basan principalmente en los datos fiscales. Sin embargo, la crítica publicada en The Financial Times comparaba cálculos antiguos de concentración de la riqueza basados en datos fiscales con cálculos recientes basados en sondeos, lo cual ocasiona una distorsión inmediata que impide identificar una tendencia al alza.

En suma, este último intento de desacreditar la idea de que nos hemos convertido en una sociedad muchísimo más desigual ha quedado desprestigiado por sí solo. Y era de esperar. Hay tantos indicadores independientes que apuntan a un fuerte aumento de la desigualdad, desde los precios por las nubes de las propiedades inmobiliarias de más alto nivel hasta el apogeo de los mercados de bienes de lujo, que cualquier afirmación de que la desigualdad no está aumentando tiene que basarse casi por fuerza en un análisis erróneo de los datos.

Con todo, la negación de la desigualdad persiste, prácticamente por las mismas razones por las que persiste la negación del cambio climático: hay grupos poderosos muy interesados en negar los hechos, o cuando menos en crear una sombra de duda. De hecho, pueden estar seguros de que la afirmación de que “todos los números de Piketty están equivocados” se repetirá hasta el infinito aunque se derrumbe rápidamente al ser sometida a escrutinio.

Dicho sea de paso, no estoy acusando a Giles de ser un sicario de la plutocracia, a pesar de que haya algunos autoproclamados expertos que se ajusten a esa definición. Y no hay nadie cuyo trabajo esté más allá de toda crítica. Pero cuando se trata de asuntos con carga política, los detractores del consenso tienen que ser conscientes de sí mismos; tienen que preguntarse si de verdad buscan la honestidad intelectual o si lo que están haciendo en realidad es actuar como duendes de la preocupación, desacreditadores profesionales de los credos liberales. (Por extraño que parezca, en la derecha no hay duendes que desacrediten los credos conservadores. Es curioso cómo funciona la cosa).

Por tanto, esto es lo que necesitan saber. Sí, la concentración tanto de renta como de riqueza en manos de unas cuantas personas ha aumentado enormemente a lo largo de las últimas décadas. No, la gente receptora de esas rentas y propietaria de esa riqueza no es un grupo en continuo cambio: la gente se desplaza con bastante frecuencia de la base del 1% a la cima del siguiente percentil y viceversa, pero eso de pasar de mendigo a millonario y de millonario a mendigo rara vez ocurre (la desigualdad de los ingresos medios a lo largo de varios años no está muy por debajo de la desigualdad en un año determinado). No, los impuestos y las ayudas no cambian significativamente el panorama; de hecho, desde la década de 1970, las grandes rebajas de impuestos en el extremo superior han provocado que la desigualdad después de impuestos aumente más deprisa que la desigualdad antes de impuestos.

Esta imagen incomoda a algunos porque favorece las demandas populistas de impuestos más altos para los ricos. Pero las buenas ideas no necesitan ser vendidas con engaños. Si el argumento en contra del populismo descansa en afirmaciones falsas sobre la desigualdad, habría que considerar la posibilidad de que los populistas tengan razón.

Traducción de News Clips.

© 2014 New York Times News Service.

Categorías: Attac Planet

Carta abierta a la ciudadanía organizada, a la que está organizándose y a la que no lo está…

Jue, 12/06/2014 - 07:00

Carles Fons Poquet – ATTAC País Valencià

gramsci_600x227

Escribo esta nota tras unos días de incesante reflexión sobre la gestión del éxito y la ilusión transformadora del conjunto de las izquierdas. Lo expresado en ella se hace desde el máximo respeto al desarrollo de los debates de las organizaciones citadas, y sólo pretende expresar una opinión personal, comprometida con el cambio y desde la humildad de aportar al proceso.

Es compartido por gran parte de las personas que nos situamos y movilizamos en organizaciones de izquierdas que el resultado electoral ha supuesto una victoria en el terreno emocional. Ha pasado a ser real la profecía emitida desde las diferentes movilizaciones ciudadanas, de que “El miedo va a cambiar de bando” y efectivamente El miedo ha cambiado de bando. La prueba más clara de ello ha sido la abdicación del rey, que ha sido asesorado para acelerar el proceso de sucesión y que así le de tiempo a Felipe VI “El breve” a consolidarse antes de la próxima cita electoral, el año próximo.

Se ha explicitado que Si Se Puede, que si como dice Alberto Garzón sabemos interpretar que es “el momento de la audacia política“, está en nuestras manos cambiar la correlación de fuerzas y llevar la iniciativa desde el poder político, el conjunto de las izquierdas transformadoras.

El reto es tan grande, como grandes serian los resultados obtenidos si somos capaces de abordarlo. Por ello hemos de actuar con audacia, serenidad, y desde la claridad de tener los objetivos claros. Tener presente en todo momento la pregunta ¿Qué queremos? y su respuesta: Queremos transformar la realidad.

Cada organización por sí misma no podemos hacerlo. Sólo es posible si generamos las sinergias necesarias entre todas. Las propuestas las tenemos y las compartimos. Auditoría de la deuda, Banca Pública, Fiscalidad justa, supresión de los Paraísos Fiscales, persecución del fraude de los grandes capitales, participación ciudadana, persecución de la corrupción, justicia digna de sí misma, vivienda digna, trabajo digno… Lo que nos diferencia a unas de otras y a otros de unos es el cómo hacerlo. Se ha dicho y escrito mucho, y desde mi punto de vista la convergencia de las diferentes organizaciones en un programa político común de mínimos, desde cada una de las identidades, es la opción que más posibilita el éxito.

Pero estas expectativas de éxito hemos de saber gestionarlas. En cada uno de los espacios que quieran contribuir al cambio hay una tarea fundamental que realizar. Comprender el momento histórico y aportar lo mejor de cada uno o una de nosotras y de cada organización. Desde nuestro bagaje histórico, desde nuestro lenguaje, desde nuestros iconos, desde nuestra Identidad.

La gestión del éxito requiere de mayores dosis de inteligencia que la gestión de la frustración. En el proceso de convergencia vamos a encontrar muchas piedras en el camino que nos dificulten el paso. Vamos a encontrar piedras en nuestras propias organizaciones, en nuestras organizaciones “hermanas”, en nuestros “aliados y aliadas” y sobre todo en el conjunto de poderes fácticos neoliberales y patriarcales, que van a poner TODO lo que esté en su mano (en su bolsillo o incluso llegado el momento en la sala de armas) para impedir el proceso.

Una de las fuerzas llamadas a converger políticamente en un frente amplio es Podemos. Y en estos momentos se encuentra en una situación es muy compleja de gestionar. Ante el momento de mayor reto organizativo, como es su constitución desde el éxito obtenido, Podemos se enfrenta a diversas amenazas. Por un lado el acoso mediático al que está sometido, tanto el que proviene desde la caverna, en forma de ataque o pretendiendo su embriaguez de éxito, como el que pueda ejercer el que viene de “territorio amigo“. Por otro lado la propia gente, dotarse de una estructura organizativa de nuevo tipo que responda a los principios enunciados durante su campaña electoral, teniendo en cuenta la diversidad de modelos que “traen consigo” la avalancha de gentes que se están acercando a esta iniciativa, no es tarea fácil. Los inconvenientes y ventajas de quienes ya han realizado experiencias políticas, se suman a los inconvenientes y ventajas de quienes no tienen experiencia política previa. Además de que cualquier organización social sea del tipo que sea, no esta exenta de que se den expresiones individuales propias de la sociedad y los valores que predominan en ella. Es decir que se acercaran “trepas”, “trepillas”, “gentes malsanas” y oportunistas.

Y todo ello dilucidándose en un terreno de juego en el que el “ruido externo” puede distorsionar o incluso llegar a no dejar oír las argumentaciones de quienes participan del proceso de forma “sana”. A la complejidad intrínseca del proceso y el “ruido y acoso mediatico” al que está sometido hay que sumarle el flaco favor que realizan algunas izquierdas que miran con una mezcla de recelo, incomprensión y sospecha conspiratoria lanzándose a introducir mayor presión al proceso. Como si el fracaso de la iniciativa se hubiera convertido en su objetivo político.

Sobreponerse a todos estos factores requiere de una altura política propia de los momentos que vivimos, en los que la “historia” (y lo acumulado tras movilizaciones de miles y miles de ciudadanos y ciudadanas) nos ha situado ante el reto de hacerlo posible, de caminar hacia la utopía. Podemos necesita desarrollar mecanismos de autodefensa, sin caer en las viejas fórmulas de resolución de conflictos, en las que las diferencias orgánicas se resuelven a base de “cuchillo”. Son necesarios esos mecanismos que desde mi humilde opinión pasan por generar fuertes señas de identidad. Señas de identidad que han de ser elaboradas por quienes forman parte del proyecto. Señas de identidad basadas en la metodología de participación y en las políticas a desarrollar en cada uno de los niveles territoriales. Es decir, identidad común basada en el proyecto político.

Otra de la fuerzas llamadas a converger en ese frente amplio es Izquierda Unida. IU es una organización que combina su potencial y debilidad en una de sus características más importantes, el hecho de ser la organización que acumula la experiencia y conocimiento histórico de la izquierda política transformadora de este país. Este hecho es a la vez el elemento que pueda habilitar a IU como herramienta que desarrolle una labor fundamental en el cambio o el elemento que inhabilite a IU como herramienta útil para el proceso. En función de cómo se gestione la situación.

Izquierda Unida tiene las propuestas, es una organización consolidada y por ello es el objetivo claro a derrotar en el terreno político de la derecha económica, financiera, mediática y política. De hecho es la organización más permeable con respecto a las propuestas del movimiento altermundista y el conjunto del movimiento ciudadano, de las situadas en la “izquierda clásica”. Pero todavía cuenta con unas formas y una metodología de acción política propias de otro paradigma de articulación de la participación política. La concepción de la política entendida desde la dirección de una “vanguardia roja” que guíe al proletariado en su camino hacia la revolución ha de ser sustituida por una concepción basada en el reconocimiento de la emancipación y mayoría de edad de quienes forman parte del proyecto, y por tanto con capacidad plena para decidir todo aquello que afecte al desarrollo del proyecto político. Las limitaciones debería de establecerlas la tecnología disponible, no nuestros viejos esquemas organizativos. Sometamos a libre examen los procesos de toma de decisiones, las relaciones intraorganizacionales, la forma de comunicarse con la ciudadanía. Es decir sometamos a libre examen cómo se organiza, desde los principios de la democracia participativa. Este es el reto, el de Izquierda Unida, si quiere contribuir al proyecto común de las izquierdas y posibilitar el cambio en la correlación de fuerzas, que nos sitúe al conjunto de las izquierdas a llevar la iniciativa política.

Otra organización de las izquierdas transformadoras, tambien llamada a la convergencia es Construyendo la Izquierda-Alternativa socialista, que también tiene sus retos planteados. La joven formación socialista, surgida de la reivindicación del Socialismo como ideología no vendida a las tesis neoliberales, tiene el reto de rescatar del desánimo y ganar para su participación en el cambio a la ciudadanía que se identifica con el socialismo. Mucha de ella hoy militando a regañadientes en un partido que se define socialista y obrero, pero que ejecuta políticas de mantenimiento de los privilegios de la oligarquía, de forma cómplice por su participación individual en los beneficios que ello reporta. Otro de los retos de Cli-AS es consolidarse territorialmente, para poder aportar al conjunto de las izquierdas la posición genuinamente socialista, necesaria también para el cambio.

Otras formaciones que responden a la necesidad de movilizarse desde otras identidades, como la ecologista (EQUO y Verdes), desde los nacionalismos (Compromís, ERC, les CUP, Bildu…) también tienen sus retos planteados en tanto que organizaciones forjadas en la era de la “Representación” como paradigma de participación política. Estas fuerzas que también son necesarias para el cambio, están también llamadas a realizar sus procesos de cambio internos (no todas en el mismo grado de necesidad) y de concluir que sólo en el escenario de una mayoría de izquierdas en las instituciones se podrán desarrollar las políticas que abanderan.

Por otro lado los movimientos sociales, el movimiento altermundista, el movimiento feminista y el conjunto del movimiento ciudadano también tenemos nuestro papel que desarrollar. Hemos de mantener las movilizaciones sectoriales, para denunciar y practicar la Educación Popular de forma especifica en cada una de las injusticias que genera el Régimen del 78, aliado del capital financiero internacional, y sus propuestas de cambio. Hemos de continuar el proceso de movilización creciente desde la perspectiva de construcción colectiva de un frente amplio ciudadano, que le dé soporte, sea laboratorio de experiencias ciudadanas autogestionadas y ejerza de “músculo” para la necesaria participación en el futuro escenario de constitución del Poder Popular.

Desde los sindicatos de clase, todos, los que provienen de experiencias socialistas, comunistas o libertarias también cabría una reflexión de cual es su papel en estos momentos para contribuir al cambio. La experiencia de lucha del campo sindical supone una riqueza acumulada que no podemos prescindir de ella en estos momentos, además de mantener su acción a “pie de empresa” contribuyendo al freno de la aplicación del programa neoliberal en el ámbito laboral. Es necesaria una reflexión a fondo de cual ha sido el papel jugado por las organización sindicales a los largo de este últimos 40 años y desde el reconocimiento de haber cometido algunos errores, enmendarlos sin complejos ni reproches externos de forma proactiva.

También estan llamados a participar los pequeños y pequeñas empresarias, autónomos y autónomas. Han de afinar la lectura de la realidad y reflexionar sobre quienes son hoy sus verdaderos aliados. Si lo son una ciudadanía oprimida por el capital financiero y el gran capital productivo, o lo son las mismas grandes empresas que con sus estrategias políticas y comerciales, están desplazando el pequeño comercio y las pequeñas empresas, obligándolas en muchas ocasiones a cerrar.

Para realizar esta dificil tarea, no partimos de cero. Una de las claves de la transformación de nuestra sociedad y de nuestras organizaciones reside en qué entendemos por la conquista y el ejercicio del PODER. Un concepto muy utilizado (y viciado) que o bien por reacción huimos de él de o bien adoptamos la concepción de las democracias liberales, perpetuando los mecanismos que limitan la participación. Las experiencias democráticas más avanzadas han redefinido este concepto, desde el PODER OBEDIENCIAL, para poder llevar a la práctica la llamada Democracia Participativa. Una de las referencias más importantes de esta nueva perspectiva del PODER es la que realiza el catedrático de Filosofía de la Universidad Autónoma Metropolitana de México (UAM) Enrique Dussel, del cual os invito a conocer sus reflexiones.

Para finalizar la reflexión… me dirijo a

… a quienes forman parte de organizaciones políticas, ciudadanas o sindicales de la izquierda: dejémonos hacer nuestras experiencias, la gestión del éxito es un reto, para nada fácil, y de como se salga de este proceso, dependerá nuestro éxito colectivo. Si se consolida cada uno de los espacios de participación, el conjunto de las izquierdas nos veremos reforzadas.

… a los y las puras (ideológicamente hablando): mientras no exista la experiencia pura e indiscutible centrémonos en construir nuestra aportación al proyecto común, no introduzcamos ruido ni piedras en el camino de otros, que ya se encarga la derecha de hacerlo, con todos los medios que tiene.. que son mucho mayores que los nuestros…

… a la ciudadanía que padece la situación y no se ha incorporado a la acción política… os invito a que os acerquéis a cualquier organización, sea política, ciudadana o sindical que os resulte atractiva, se abre un periodo muy interesante de construcción política del cual vamos a aprender mucho todos y todas…

… a la derecha: simplemente confirmaros que el miedo que tenéis se sustenta en algo real… vamos a cambiar la correlación de fuerzas y lo vais a tener mucho mas difícil para vivir a costa de los trabajadores y trabajadoras.

QUE NADA QUE NOS AFECTE SE HAGA SIN NUESTRA PARTICIPACIÓN!

Se trata simplemente de reapropiarnos todos y
todas juntas del presente y del futuro de nuestro mu
ndo.

Un saludo cómplice altermundista, de clase e igualitario.

Carles Fons Poquet.

Lento pero viene

Categorías: Attac Planet