Skip navigation

News from Attac Spain

Distribuir contenido
Justicia económica global
Actualizado: hace 2 horas 38 mins

¡NO al TTIP! Las personas, el medio ambiente y la democracia antes que los beneficios y los derechos de las corporaciones

Dom, 14/09/2014 - 07:00

 

Manifiesto

 


1 . ¿Quiénes somos?

Arsenal-nottip_baner-logo300pxSomos una campaña formada por organizaciones de la sociedad civil que comparten una profunda preocupación por las diversas amenazas que plantean el Acuerdo Transatlántico de Comercio e Inversión (Transatlantic Trade and Investment Partnership – TTIP , por sus siglas en inglés, también conocido como Tratado de Libre Comercio Transatlántico o TAFTA) y el acuerdo con Canada (Comprehensive Economic and Trade Agreement – CETA). Representamos intereses públicos muy diversos, incluyendo la protección del medio ambiente, la salud pública, la agricultura, los derechos de lo/as consumidore/as y la protección de las normas alimentarias y agrícolas, las normas sociales y laborales, los derechos de las personas trabajadoras, los derechos de las mujeres y la lucha contra la dominación patriarcal, el acceso público a la información y los derechos digitales y la defensa de los servicios públicos esenciales como la educación y el control público y social de los sistemas financieros, el bienestar animal, entre otros.

Tenemos el firme compromiso de rechazar las actuales negociaciones sobre el TTIP, para garantizar un debate político transparente y democrático. Todos los acuerdos deben servir al interés público y a nuestro futuro común.

2 . ¿Qué es el TTIP?

El TTIP es un acuerdo de gran alcance que se está negociando actualmente entre la Comisión Europea (en nombre de los Estados miembros de la Unión Europea -UE) y el gobierno de los Estados Unidos de América (EUA). No se trata de las barreras al comercio como los aranceles, que ya son en general muy bajos entre la UE y EUA. Se centra sobre todo en los reglamentos, normas, derechos corporativos y garantías de inversión. El TTIP tiene como objetivo, supuestamente, facilitar la inversión directa y la eliminación de obstáculos burocráticos innecesarios para el acceso al mercado para las empresas de ambos lados del Atlántico.

Los indicios de los que se dispone -provenientes de las empresas y la industria que está participando de alguna manera en las negociaciones- revelan que el enfoque sobre las barreras no arancelarias y la convergencia de la reglamentación entre ambas partes se está utilizando para impulsar la desregulación, una visión de los derechos de propiedad intelectual que sólo fomentan monopolios, y una carrera para igualar derechos y estándares a la baja. Los supuestos beneficios económicos no tienen fundamento y, en cualquier caso, son marginales para la sociedad en general, incluso en el caso de que fuera cierto lo que cuentan los defensores del acuerdo al respecto. Más bien todo indica que los objetivos del acuerdo amenazan importantes derechos adquiridos en las largas luchas democráticas y los intereses sociales de la ciudadanía de la UE, de los EUA y del resto del mundo.

Las negociaciones se están haciendo a puerta cerrada, sin una consulta pública efectiva. Los parlamentos nacionales no son informados sobre los detalles de los textos de negociación de la Comisión. Los fragmentos de información que han sido publicados -o filtrados- generan considerable inquietud.

3 . ¿Qué nos preocupa?

  • La falta de transparencia y de procedimientos democráticos, lo que hace imposible a la ciudadanía y a la sociedad civil seguir las negociaciones para garantizar que los intereses públicos están siendo protegidos. Actualmente estas negociaciones están muy sesgadas: grupos de presión empresariales tienen acceso privilegiado a la información y oportunidades para influir en las negociaciones.
  • El capítulo propuesto sobre protección de inversiones y en particular la inclusión de una disposición sobre el mecanismo de Solución de Diferencias entre el Estado y el Inversor (ISDS). El ISDS brinda a los inversores derechos exclusivos para demandar a los Estados cuando consideren que alguna decisión democrática -realizada por instituciones representativas y para el interés general- se considera que puede tener impactos negativos en sus ganancias presentes o futuras. Estos mecanismos se basan en juicios fuera de los tribunales nacionales. Con ello se socavan los sistemas legales de las naciones, así como la soberanía democrática de la sociedad para la formulación de leyes y políticas de interés público.
  • La creación de nuevas estructuras antidemocráticas de gobierno, y de procedimientos que tienen como objetivo “armonizar las regulaciones” como el Consejo de Cooperación Regulatoria. Estas estructuras permitirían que las decisiones tomadas en el marco del TTIP sean constantemente presionadas en secreto por burócratas no electos y grandes lobbies empresariales. Estas estructuras no democráticas amenazan con rebajar importantes normas y reglas diseñadas para la protección de los intereses públicos, o prohibir futuras mejoras, independientemente de su necesidad y del mandato público. También nos preocupa el objetivo de fortalecer la protección de los “derechos de propiedad intelectual”, que tal como está planteado, ataca algunos de nuestros derechos básicos como la salud, la educación, la cultura y la libertad expresión.

4 . Demandas y objetivos compartidos:

Sobre la base de los valores de la solidaridad internacional, la justicia social, la sostenibilidad ambiental y el respeto de todos los derechos humanos, trabajamos con nuestros aliados en los Estados Unidos, Europa y otras partes del mundo, exigiendo:

a) Transparencia inmediata: se harán públicos los textos de negociación de la Comisión, así como todos los documentos de negociación para permitir un debate público abierto y crítico sobre la TTIP y el CETA.

b) NO al ISDS: nos oponemos a estos mecanismos de solución de discrepancias entre el estado y el inversor y mantenemos con firmeza la soberanía de nuestras sociedades y de nuestros pueblos para la toma de decisiones en la defensa y mejora del interés público y del bien común por encima de los intereses privados.

c) NO al Consejo de Cooperación Regulatoria: toda la regulación de las operaciones comerciales, las condiciones del comercio y el establecimiento de estándares de producción del producto deben estar en manos de los órganos y procesos controlados democráticamente.

d) NO a la desregulación y a la rebaja de los estándares de protección y al servicio del interés público: el nivel de las normas sociales y laborales, de los consumidores y de la salud pública, la protección del medio ambiente, incluyendo la regeneración de nuestros recursos naturales, el bienestar animal, las normas sanitarias de los alimentos y las prácticas agrícolas ambientalmente sostenibles, el acceso a la información y al etiquetado, la cultura y la medicina, la regulación del mercado financiero, así como la protección de datos y otros derechos digitales que se deben mejorar, y no «armonizar» hasta el más bajo común denominador. El reconocimiento mutuo de estándares no es aceptable en la medida en que socava los niveles de protección acordados democráticamente. Hay que garantizar que se aplica el principio de precaución.

e) No existe peor desregulación que la privatización de los servicios públicos. Defendemos el acceso universal a una educación de calidad, a la atención a la salud y otros servicios públicos como instrumentos para sostener la reproducción social de la vida y como una contratación pública que promueve el empleo local y las economías locales, la discriminación positiva, el emprendimiento social, la economía sostenible, el cuidado de las personas y al servicio del interés público.

En este sentido hay que tener presente que los efectos de la privatización de los servicios públicos en diferentes ámbitos tienen un especial impacto en las condiciones de vida y de trabajo de las mujeres.

f) La promoción de prácticas agrícolas sostenibles con el medio ambiente y la protección de la pequeña agricultura familiar.

g) Las instituciones públicas deben mantener el poder político y las estructuras necesarias para proteger ciertos sectores sensibles y salvaguardar las normas importantes para nuestra calidad de vida. Las normas laborales y ambientales internacionalmente acordadas deben ser respetadas. La violación continua de las normas del trabajo debe ser objeto de sanciones.

Finalmente defendemos la construcción de unas relaciones y políticas comerciales entre nuestros pueblos que pongan en primer lugar las personas y el planeta, garantizando:

  • los derechos humanos universales e inalienables de todas las personas, incluidos los derechos a una alimentación adecuada, agua, salud, derechos sexuales y reproductivos, integridad física y psíquica, ropa, vivienda, educación, protección social, movilidad, cultura, ocio y un medio ambiente limpio;
  • un trabajo decente, que permita a la gente vivir una vida digna, incluyendo una renta adecuada y los derechos laborales;
  • el reconocimiento del trabajo reproductivo y del cuidado y de los trabajos informales de servicio a las personas y a la comunidad. Garantizar una redistribución equitativa y una reorganización socioeconómica, de forma que no recaigan en exclusiva en las mujeres las tareas del bienestar cotidiano, así como la igualdad de salarios para hombres y mujeres;
  • una transición a una economía de bajas emisiones de carbono, que no se base en un consumo excesivo, sino en el uso social y ecológicamente responsable de los recursos, y que permita una vida digna sin poner en peligro el apoyo de otras personas, generaciones futuras, así como de la agricultura, de la flora y la fauna;
  • lograr una democratización significativa en todos los niveles de toma de decisiones;
  • la lucha contra la pobreza y el establecimiento de nuevas relaciones de solidaridad y equidad entre hombres y mujeres y con las personas de otras regiones y el respeto de los derechos de las personas refugiadas e inmigrantes;
  • el aumento global del nivel de bienestar económico, social y ambiental.

http://noalttip.blogspot.com.es/p/manifiesto.html

Categorías: Attac Planet

Probando la existencia de Dios y del PP

Sáb, 13/09/2014 - 18:00

Antonio Aramayona – ATTAC España

Existen en Internet unos cuantos sitios webs donde, generalmente en clave de humor, se relacionan un buen elenco de argumentos, falacias o pruebas de que dios existe. Me ha llamado especialmente la atención y suscitado una sonrisa el denominado Argumento de la Devastación Incompleta: “a) Un avión Boeing 747 se estrelló muriendo 524 pasajeros y toda la tripulación.b) Pero un niño sobrevivió solamente con quemaduras de tercer grado.c) Por lo tanto, Dios existe”.

En el argumento la relevancia de la catástrofe aérea se desvanece para el ferviente creyente ante el fulgor del portentoso prodigio del niño aturdido, lloroso e ileso salvo unas leves quemaduras. Es una cuestión de calibre en la mirada y de escala de valores. En suma, es una cuestión de las gafas que cada persona decida portar para contemplar e interpretar el mundo y la vida.

Al Partido Popular es aplicable, en mi opinión, un argumento análogo. Seis millones de parados, una juventud emigrada al extranjero o enmarañada en la precariedad que priva de futuro mediante rácanos contratos de prácticas o temporales, la sanidad pública sistemáticamente amenazada y empobrecida, un aumento de la brecha social entre ricos y pobres, cada vez menos profesorado en la escuela y más alumnado en el aula, menos becas de comedor, de libros, de estudio, cada vez más personas dependientes desatendidas por normativas vergonzantes, pobreza infantil creciente… pero (como dios en la catástrofe del Boeing 747) el PP existe.

La prensa nos despierta de vez en cuando con nuevas encuestas de intención de voto, donde Podemos pisa los talones al PSOE, mientras IU se desploma y UPyD medio se diluye. Pero el PP existe: “El Partido Popular ganaría con el 30% de los votos”, aparece como un mantra. Cual roca en que rompe la ola, como escribe José Hierro (aunque el presidente Rajoy prefiere hablar de “raíces vigorosas” en lugar de aquellos birriosos brotes verdes de ZP), el PP tiene una clientela fiel, con gafas de gruesas lentes e inamovibles convicciones a priori (ese 30% que nutre y se nutre de la raíces vigorosas del PP), dispuesta hasta donde fuere a mantener a su Partido Popular, eterno, inmarcesible, defensor del único Dios verdadero, de la vida, de la unidad de la Patria, de los valores tradicionales eternos, de la familia verdadera y del matrimonio como dios manda, garante de la lucha contra el libertinaje, adalid de dejar las cosas como están, de toda regeneración política (=es preciso que algo cambie para que nada cambie).

Sin abandonar el humor, me contaba un amigo hace ya unos cuantos años que el PP, como antaño otros personajes, siempre abogarán por que España sea una. Porque si hubiera dos, muchos estarían en la otra; grande, para que quepamos nosotros y los turistas, aunque no los inmigrantes sin dinero; y que España sea libre, porque así unos pueden ser del Madrid y otros del Barça.

Entretanto, algunos dirigentes actuales, que lo son sin haber dudado jamás de sus dirigentes ni haber permitido a los dirigidos dudar, concluyen, pasare lo que pasare y fuere cual fuere la catástrofe, que el PP existe, y esgrimen unas grandes tijeras para recortar de aquí al 2017 50.000 millones de euros en todo lo que se les ponga por delante.

Por el contrario, según ATTAC y el Sindicato de Técnicos de Hacienda, si España quisiera equipararse a la Europa más igualitaria y social, podría obtener 63.809 millones de euros de recaudación adicional, por ejemplo, aplicando un 35% en el Impuesto de Sociedades (recaudando así 13.943 millones de euros más), reduciendo al menos en diez puntos la economía sumergida (38.577 millones), prohibiendo las operaciones en corto contra la deuda pública (1.400 millones), implantando un impuesto a las Transacciones Financieras (5.000 millones), etc.

Ahora bien: a) El Gobierno no tiene la menor intención de hacer nada de eso; b) Pero el Gobierno todo lo hace por el bien de España; c) Luego el PP existe.

Artículo publicado en El Huffington Post
La Utopía es posible

Categorías: Attac Planet

¡Hay trabajo!

Sáb, 13/09/2014 - 13:00

Sandra Souto – ATTAC-Castelló

Que no haya empleo no significa que no haya trabajo.

No  nos podemos dejar llevar por las alegrías de los leves repuntes de algunos de los indicadores económicos que nos alarmaban al comienzo de la crisis en España (paro, deuda y renta per capita), y en la UE (paro, deuda y renta per capita), pues no sólo no han mejorado sino que han empeorado. Lo cierto es que las políticas económicas aplicadas por los distintos gobiernos en busca del crecimiento y la expansión económica han fracasado. En cambio, han conseguido convertir el trabajo asalariado en un privilegio.

A la vista está, España vuelve a ser el líder de la Unión Europea en paro juvenil con una tasa de 53,8%, me refiero a los menores de 25 años. Tenemos 842.000 jóvenes sin empleo en España, y de acuerdo con los datos facilitados por la oficina de estadística comunitaria (Eurostat), en términos generales, España se mantiene en el segundo puesto de la Eurozona, detrás de Grecia, con una tasa del 24,5%, frente al 11,5% de la Eurozona o al 10,2% de la UE de los 28.

 

descarga
En este contexto de escasez de trabajo asalariado, nuestra sociedad ha dejado de hablar de trabajo para hablar de empleo, haciendo hincapié en el valor de quien emplea, de quién elige entre un ejército de parados a quién le corresponderá beneficiarse de unos derechos laborales y sociales, y de las garantías que proporciona un trabajo asalariado, en contra del trabajo reproductivo (necesario para mantener la fuerza de trabajo), que hasta ahora ha carecido de retribución y ha sido desempeñado mayoritariamente por mujeres.

La creciente pérdida del trabajo asalariado y la precarización de las condiciones laborales, ha empujado a nuestros parados al autoempleo, a la economía sumergida y a la búsqueda de una oportunidad fuera de las fronteras españolas.

No es posible seguir aplicando políticas de austeridad procíclicas, en búsqueda del crecimiento económico, cuando la realidad impone el desarrollo de políticas de aumento del gasto público que estimulen la demanda interna mediante la creación de empleo.

¡Hay trabajo! Si observamos nuestro entorno veremos que hay mucho por hacer, y se trata de trabajos necesarios para la sociedad en la que vivimos. Es más, yo diría que son trabajos imprescindibles para el mantenimiento de la vida en nuestro planeta, y una fuente de riqueza, y en la medida en que éstos no sean rentables para la empresa privada deberá ser el Estado el encargado de satisfacer esas necesidades sociales no cubiertas. Me refiero a trabajos como la limpieza de nuestros bosques (importante para evitar incendios y facilitar la reproducción), la reforestación, el cuidado de dependientes (hasta ahora desempeñado exclusivamente por la población femenina de forma gratuita), la gestión de comedores públicos, el mantenimiento del medio urbano y el desarrollo de las zonas rurales. Trabajos cuyo denominador común es garantizar la vida y la subsistencia, y en los que podrían incluirse las actividades relacionadas con la economía social o tercer sector. Ya va siendo hora de que midamos la productividad en términos vitales, como la salud, la educación y la felicidad.

Ahora bien, la creación de empleo debe estar condicionada:

Primero, por los límites físicos que nos impone el planeta, para poder realizar una asignación democrática y justa de los recursos. Y en este sentido, no podemos olvidar que las actividades productivas limpias son intensivas en mano de obra y favorecen la reactivación de la economía local.

Segundo, por una sociedad responsable del bienestar y de la reproducción social, que impone un reparto de las horas de trabajo remunerado equitativamente entre hombres y mujeres.

Tercero, por la distribución de la riqueza, como única posibilidad de justicia social en contra de la acumulación.

Este trabajo productivo y no rentable para la iniciativa privada debería ser repartido por el Estado entre nuestros parados, a través de los distintas administraciones que lo componen (otra fuente de creación de empleo). A su vez, debería garantizarse un salario y unas condiciones de trabajo dignas a todo aquél que quiera trabajar (trabajo garantizado). Evidentemente, se deberían adoptar medidas transitorias que faciliten la formación y la integración de los desempleados, y sin duda el salario social es una herramienta muy adecuada.

Los niveles de pobreza y desigualdad alcanzados en España exigen que el Estado garantice unos servicios públicos mínimos a toda la ciudadanía, sin importar el nivel de los ingresos de que se disponga ni tampoco el de aquellos con los que convivan (renta básica en servicios: salud, educación, transporte, vivienda social), y a aquellas personas que por su condición de dependientes no pueden realizar ningún trabajo, el Estado les debe garantizar su subsistencia, mediante los subsidios necesarios (renta básica).

Como ya se dijo en otro post de este blog, para garantizar el éxito de estas políticas es necesario que el Estado tenga soberanía monetaria, y España no la tiene; ya que necesita la autorización del Banco Central Europeo para emitir los euros que le permitirán implementar las políticas de creación de empleo antes enumeradas. Recordemos que esto ya ocurrió una vez, cuando el BCE autorizó a Irlanda a imprimir euros en la cuantía del 25% de su PIB, para “la monetarización directa de la deuda bancaria”. Es decir, no fue para beneficiar a la población precisamente, sumida en una gran pobreza a causa de las políticas de austeridad impuestas por la troika. ¿Por qué no hacer lo mismo para crear empleo socialmente necesario?

Pero ésto no es todo, España no puede hacer su propia política fiscal (distribución de los presupuestos del Estado, del gasto público y sistema impositivo) como estime oportuno, ya que el Pacto de Estabilidad y Crecimiento de 1.997, el Pacto Fiscal Europeo (o Tratado de Estabilidad, Coordinación y Gobernanza en la Unión Económica y Monetaria), y la reforma del artículo 135 de la Constitución Española, impusieron límites al déficit presupuestario (3% del PIB) y al volumen de la deuda pública (60% del PIB). Aunque, también debemos recordar que dichos límites han podido ser burlados por Alemania y Francia cuando han querido estimular su empleo.

En esta situación, el Estado español necesita los impuestos para financiar el gasto público: no tiene otra opción. Pero la recaudación de los impuestos, si bien aumentan los recursos disponibles del Estado, reducen la capacidad de compra de la ciudadanía y por tanto, reducen la demanda interna. Por eso, la distribución del gasto es una pieza fundamental en este esquema, ya que mediante la inversión de los recursos públicos en prestaciones y servicios, el Estado asegura una satisfacción mínima de necesidades a toda la población, evitando la discriminación y la arbitrariedad.

Ahora bien, esos impuestos han de ser justos, es decir, cada ciudadano debe contribuir en función de su capacidad (impuestos progresivos), y por tanto el que más tiene debería contribuir más a la financiación del Estado y no al revés, o como pretende el gobierno con la actual reforma fiscal, exigiéndole más a la clase media, ni que buscara su extinción. Entre otras cosas, deberíamos volver a calcular las deducciones sobre la cuota del IRPF, no sobre la base imponible como se hace actualmente, con el efecto de que en  la deducción por descendientes  los hijos de los ricos valen más que los de los pobres. Deberían  eliminarse también, deducciones como la practicada por declaración conjunta, dirigida a potenciar que las mujeres nos quedemos en casa para mantener el patriarcado. Parece oportuno recordar, que los ricos no crean empleo, pues, sólo buscan la acumulación de la riqueza, y su consumo se dirige a productos de lujo, normalmente de importación (me remito al post de este blog titulado LOS RICOS NO CREAN EMPLEO). Pero además, este sistema impositivo ha de ser generalizado para evitar los altos niveles de economía sumergida que imperan en España, cuyos protagonistas no son otros que la población socialmente desprotegida.

Además, la base de la recaudación impositiva debería ser el impuesto sobre la renta (imposición directa) y no sobre el consumo (imposición indirecta, como el IVA), ya que este último no discrimina entre los que más tienen y los que no, impulsando a la economía sumergida, y contribuyendo decididamente a una disminución de la recaudación impositiva.

Por otra parte, la lucha contra el fraude fiscal es una cuestión de justicia social y no recaudatoria, no nos olvidemos que el superávit privado se consigue mediante el déficit público, y que el superávit público se consigue en detrimento del ahorro privado. Es decir, una mayor recaudación impositiva drenaría los recursos disponibles de la economía privada y provocaría una disminución de la demanda interna, por tanto, subir los impuestos es una política económica procíclica, que lejos de  solucionar  los problemas  de desempleo,  los agravaría.

La reactivación económica no sólo requiere de unas políticas económicas anticíclicas, sino también, de una reforma fiscal en profundidad que permita la expansión del estado de bienestar a toda la población por igual, el desarrollo de los servicios públicos, y la eliminación de cualquier tipo de discriminación por cuestión de género, cultura y religión.

 

Categorías: Attac Planet

¿Ha fracasado el socialismo?

Sáb, 13/09/2014 - 09:00

Vicenç Navarro – Consejo Científico de ATTAC España

Este artículo hace una revisión de los indicadores de calidad de vida durante el siglo XX en los países gobernados por partidos de sensibilidad socialista, mostrando la notable mejora de dicha calidad de vida en las poblaciones de tales países.

El enorme dominio de las fuerzas conservadoras y neoliberales en el mundo intelectual, mediático y político explica la percepción, ampliamente promovida durante los últimos treinta años, de que el capitalismo, a pesar de sus obvias deficiencias, es un sistema económico mejor que su alternativa, el socialismo. El colapso de la Unión Soviética, presentada como la máxima expresión del socialismo real, dio pie a que esta percepción se generalizara. Desde Francis Fukuyama al Papa Juan Pablo II, se presentó el capitalismo como el único sistema válido para permitir el desarrollo humano. Este Papa preguntaba en su encíclica Centesimus Annus “¿Debería el capitalismo ser el sistema económico preferido para construir la economía y la sociedad? ¿Es este el modelo que los países del Tercer Mundo deberían escoger en su camino hacia el progreso económico y social?… Si por capitalismo se entiende un sistema económico que reconoce el rol positivo que tienen el mundo de los negocios, el mercado, la propiedad privada de los medios de producción que permitan que se desarrolle la creatividad humana en el sector económico, entonces, la respuesta a esas preguntas es definitivamente afirmativa”.

Ante las múltiples afirmaciones de que el capitalismo es el mejor de los sistemas, las izquierdas han respondido, por regla general, de una manera defensiva (acentuada después de la desaparición de la Unión Soviética), subrayando que lo que existía en la URSS no era socialismo, observación que se ha extendido a muchos otros países, como Cuba, indicando que, en realidad, tales países no tenían ni tienen socialismo. Es interesante aclarar que estas declaraciones se hacen mientras un niño muere de hambre en el mundo capitalista cada diez segundos, con 3,1 millones de niños muertos cada año como consecuencia de la malnutrición.

Ahora bien, para poder analizar la superioridad de un sistema económico sobre otro hay que definir primero el significado de los términos Capitalismo y Socialismo. Capitalismo es la producción privada de bienes y servicios para el beneficio y ganancia de aquellos que poseen y controlan tales medios de producción. Socialismo es el sistema de producción y distribución en el que los principales medios con los que se realiza la producción son públicos, con las instituciones estatales (sean centrales, regionales o locales) jugando un papel clave en la producción y distribución de aquellos bienes, siguiendo el principio de “a cada ciudadano según su necesidad, de cada ciudadano según su capacidad”.

Naturalmente que las sociedades actuales, dentro de su complejidad, tienen diferentes formas de propiedad. De ahí que, para evaluar la mayor o menor capacidad de resolver las necesidades humanas de un sistema capitalista versus un sistema socialista, se pueden comparar países con sistemas económicos capitalistas con otros con sistemas económicos socialistas, pero también pueden compararse países capitalistas que hayan tenido partidos gobernantes de sensibilidad socialista, con otros donde tales partidos y/o movimientos no hayan existido o su fuerza haya sido menor.

Y antes de comenzar estas comparaciones, valga subrayar que uno de los indicadores más importantes del bienestar en un país es su salud, que depende, no tanto de los servicios sanitarios existentes en el país, sino de determinantes económicos, sociales y políticos que la configuran, entre los cuales la distribución de recursos juega un papel clave.

Veamos ahora los datos, continente por continente, en un mundo en el que, como he indicado, un niño muere cada diez segundos debido a malnutrición en el mundo –predominantemente capitalista- donde no hay, a nivel mundial, ninguna escasez de alimentos. En realidad, en los países desarrollados los Estados pagan a los agricultores para que no produzcan más alimentos.

AMÉRICA

Cuba ha sido uno de los países más vilipendiados de América Latina, despertando una enorme hostilidad entre los establishments estadounidenses, latinoamericanos y europeos, hostilidad que se ha extendido a aquellos países que han intentado una transformación profunda de los sistemas de propiedad de aquel continente, conocido como uno de los más desiguales del mundo.

Si miramos los indicadores de salud, sin embargo, los indicadores de mortalidad en Cuba están entre los mejores de Latinoamérica. Ningún otro país en aquel continente ha visto una mejora tan grande de sus tasas de mortalidad (en cada uno de sus grupos etarios), siendo hoy el país con menor mortalidad en aquel continente. Cuba tiene el nivel de malnutrición más bajo de América Latina, siendo el país que ha disminuido el nivel de malnutrición de una manera más notable desde 1960. Algo parecido ocurre en cuanto a su situación ambiental. El 75% de las viviendas están conectadas a la red de agua potable, uno de los porcentajes más altos de América Latina, siendo uno de los países con menos disentería. Tiene también el nivel de educación más alto de América Latina.

En base a esta experiencia, parecería que la propuesta de Juan Pablo II estaría equivocada. Si el resto de América Latina tuviera la mortalidad infantil de Cuba, se salvarían dos millones de niños al año. Ni que decir tiene que el sistema político, carente de democracia representativa, no lo hace atrayente para personas con sensibilidad democrática. Pero la evaluación de Cuba tiene que hacerse con países de semejante desarrollo cuando tuvo lugar la revolución cubana. Y es ahí donde la capacidad de resolución de problemas básicos de los seres humanos del sistema socialista (con sus muchas limitaciones) es claramente superior a la del sistema capitalista. Y es también justo subrayar que, en la mayoría de países de Latinoamérica que han sido gobernados por partidos socialistas, se han conseguido mejoras más sustanciales para las clases populares (como Venezuela, Bolivia, Ecuador, Brasil, Uruguay o Nicaragua, entre otros) que en aquellos gobernados por partidos de sensibilidad liberal y conservadora.

ASIA

Una comparación entre los indicadores de salud de China (durante muchos años con un régimen socialista) y la India (economía capitalista) muestra también la superioridad del sistema socialista. En 1942, los indicadores de China eran mucho peores que los de la India. En los años 1990, la mortalidad infantil era mucho mejor que en la India (cuando había sido mucho peor). Algo parecido en cuanto a la mortalidad de niños de 1 a 4 años. En los años 1990, la altura promedio era ya mayor en China que en la India. Es interesante subrayar que estas mejoras se debieron más a la redistribución de recursos que al crecimiento del PIB. Sin embargo, tales indicadores se han deteriorado en China a raíz de las reformas liberales introducidas por el gobierno comunista en los últimos 30 años. Los grandes descensos en la mejora de la mortalidad se han producido a partir de la introducción del capitalismo en China en los años 1980. Una evolución semejante ha tenido lugar en los niveles de educación y nutrición infantil, con una mejora más notable de la que ha tenido lugar en la India (incluso con niveles de riqueza económica semejantes).

Es interesante que, incluso dentro de la India, aquellos Estados gobernados por partidos con un compromiso socialista, como Kerala, han tenido (desde 1957) una evolución de los indicadores de salud, educación, nutrición y vivienda mejor que la del promedio de la India. La mejora ha sido particularmente acentuada entre las mujeres.

Otra experiencia interesante ha sido en los países asiáticos pertenecientes a la Unión Soviética. La comparación de los indicadores de salud de esas repúblicas (Kazakstán, Kirguizistán, Tayikistán, Turkmenistán y Uzbekistán) muestra que evolucionaron más rápidamente que los de los países comparables y limítrofes en Asia.

En África, la experiencia socialista no ha existido o no ha sido notable.

EUROPA

En Europa, las Repúblicas Soviéticas no tuvieron indicadores mejores que los de los países con economías capitalistas. En 1975, la URSS tenía una esperanza de vida de 70,4 años, solo 8 meses más corta que la de EEUU. Ahora bien, era más larga que la de Finlandia y Portugal, y solo ligeramente inferior a la del Reino Unido, Japón, o la República Federal de Alemania. Esta comparación actual olvida, sin embargo, que históricamente la evolución en la Unión Soviética comenzó desde unos niveles mucho más bajos. En realidad, en los primeros treinta años (1917-1947), su evolución, no solo social, sino también económica, fue un gran éxito, como lo demuestra que fuera capaz de derrotar a Alemania en la II Guerra Mundial. Incluso Winston Churchill reconoció que la que derrotó a la Alemania Nazi fue la Unión Soviética. El sistema socialista de producción mostró claramente su superioridad. Fue la evolución posterior la que disminuyó el gran potencial de aquella revolución, como escribí en mi libro Social Security and Medicine in the USSR, cuya distribución fue prohibida en la Unión Soviética.

Hay pocas dudas, pues, de que, en el contexto del mundo subdesarrollado, donde todavía hoy vive la mayoría de la humanidad, el socialismo es un sistema económico mejor que el capitalismo.

Los países desarrollados se han mantenido dentro de la esfera de las economías capitalistas y ninguno la ha abandonado. Pero esta situación no puede presentarse como un indicador de la supremacía del sistema capitalista. En realidad, los países donde han gobernado por más tiempo partidos políticos comprometidos con el socialismo (partidos socialdemócratas aliados a partidos comunistas o progresistas) tienen mejores indicadores de salud y bienestar que aquellos gobernados por partidos conservadores y liberales. El establecimiento del Estado del Bienestar es una conquista de la socialdemocracia europea. Y tal conquista se desarrolló como un avance hacia el socialismo. En el país donde esta estrategia avanzó más, Suecia, los avances del Estado del Bienestar, en lugar de coaptar a la clase trabajadora al sistema capitalista (como algunas voces izquierdosas sostienen), sirvieron para empoderarla, exigiendo cambios en la propiedad del sistema productivo a través de las reformas Meidner. Estas reformas consistían en que los trabajadores adquirían, con la plusvalía generada, acciones en las empresas, alcanzando así a tener la propiedad de la entidad anónima. La enorme resistencia del empresariado impidió el cambio.

El gran cambio de la socialdemocracia fue el rechazo y abandono de sus estrategias políticas, eliminando, desde Blair y Schröder antes, a Renzi y Valls ahora, cualquier atisbo de compromiso con el socialismo, habiendo desaparecido cualquier intención de alcanzar este sistema. Pero su existencia ha sido responsable de que Suecia y Noruega sean los países con mayor calidad de vida (diluida recientemente en Suecia por las reformas pro-capitalistas de las derechas), resultado de ser los únicos países que desde 1945 han sido gobernados más años por partidos pro socialistas que por partidos pro capitalistas.

En base a esta experiencia, es difícil estar de acuerdo con el Papa Juan Pablo II. En realidad, la fuerza de los hechos parece haber cambiado la postura del Vaticano cuando, bajo el Papa Francisco, este ha reconocido recientemente que el capitalismo no es el mejor sistema, admitiendo, a su vez, que las fuerzas socialistas, con sus distintas sensibilidades, han hecho más para mejorar el bienestar de las poblaciones que las fuerzas pro capitalistas.

*Este artículo es un resumen en castellano de un informe publicado en inglés, escrito por el Profesor Vicenç Navarro, “Has socialism failed? An analysis of health indicators under socialism”, publicado en la revista International Journal of Health Services (Primavera, 1993), en donde aparece expandida la evidencia empírica mostrada en este artículo.

Artículo publicado por Vicenç Navarro en la revista LE MONDE DIPLOMATIQUE, septiembre de 2014.

vnavarro.org

 

Categorías: Attac Planet

Las leyes de la economía: Piketty

Sáb, 13/09/2014 - 07:00

Alejandro Nadal – Consejo Científico de ATTAC España

Algunos de los libros más citados son con frecuencia los menos leídos. Y la obra de Thomas Piketty Capital en el siglo XXI es quizás el ejemplo más reciente. Lástima, porque la lectura desordenada de algunos pasajes y crónicas conduce a conclusiones superficiales y apreciaciones equivocadas sobre uno de los fenómenos más importantes de la historia, la desigualdad económica.

El texto de Piketty se convirtió en un fenómeno literario, una proeza para un libro sobre economía de más de 650 páginas. Se trata de una aportación importante al promover el debate sobre desigualdad económica y los males que entraña, en especial para la democracia y la vida en sociedad.

Pero, ¿es que Piketty es el primero en analizar la desigualdad económica y sus implicaciones en la economía del siglo XXI? La respuesta es negativa. Muchos antes que Piketty han examinado este problema y de manera más profunda. Dos ejemplos son James Galbraith y su equipo en la Universidad de Texas y el grupo de economía política de la Universidad de Massachusetts en Amherst, con Gerald Epstein y Bob Pollin a la cabeza. Otra muestra es el economista Branko Milanovic, cuyo trabajo sobre desigualdad internacional cubrió encuestas ingreso-gasto en hogares de 91 países. Destacan también los trabajos que publica desde 1988 el equipo del Economic Policy Institute en sus informes sobre empleo, desigualdad, salarios e ingresos familiares en Estados Unidos. Y como la lista no se acaba, surge otra pregunta: ¿por qué el libro de Piketty atrajo tanta atención sobre un tema que se había venido trabajando desde años atrás?

La respuesta de Thomas Palley, otro macroeconomista con importantes investigaciones sobre el tema, es que el pequeño mundo de la economía dominante en las universidades del establishment, nunca quiso reconocer el valor de estos trabajos porque sus autores permanecen etiquetados como de izquierda y reconocerlos como interlocutores equivale a legitimarlos. Según Palley parece que el tema de la desigualdad sigue siendo un tabú a menos que sea discutido por la persona ‘correcta’.

Piketty es quizás esa persona. Su libro encuentra perturbadoras tendencias en materia de desigualdad creciente, pero sus herramientas analíticas y sus recomendaciones de política económica dejan mucho que desear. Los conceptos utilizados son los que convencionalmente utiliza la teoría económica neoclásica y han sido desacreditados en debates teóricos bien conocidos. La ignorancia de Piketty sobre estos debates es sorprendente porque tienen que ver precisamente con la definición de capital, palabra clave en el título de su obra.

Entre otras cosas, Piketty sostiene que cuando la tasa de remuneración al capital aumenta más que la tasa de crecimiento de la economía se fortalece la tendencia a una creciente desigualdad. Pero eso implica que Piketty posee una medida del capital pues, de otro modo, su tasa de remuneración carecería de sentido. El problema es que en la definición de este autor el capital es una colección de bienes heterogéneos (edificios, máquinas) y lo único que los une es una medida en términos monetarios. Ahora bien, se sabe desde la controversia sobre la teoría del capital de hace cincuenta años que el valor monetario de esos bienes heterogéneos no puede ser utilizado en sustitución de la cantidad de máquinas y edificios utilizados en la producción.

Este no es un detalle técnico. El corolario de lo anterior es que el capital no recibe una ganancia por su participación en la producción. Los propietarios de las máquinas y edificios no reciben una remuneración ligada a la productividad marginal del capital. Y ahora sí estamos cerca de la médula del problema. En sus leyes fundamentales del capitalismo Piketty utiliza el principal elemento ideológico de la teoría convencional sin cuestionarlo. El establishment le ha respondido: con este tipo de análisis edulcorado sí podemos entablar un diálogo sobre la desigualdad. Bueno, quizás algo es algo.

Piketty encuentra que la desigualdad existe y que hay épocas en las que puede intensificarse. Pero vayamos a la pregunta de fondo: ¿cuál es la causa de esa desigualdad creciente según Piketty? La respuesta se encuentra en varios pasajes y se puede sintetizar en sus palabras: el principal impulso de la desigualdad proviene de la difusión del conocimiento y la inversión en capacitación. Esto es música a los oídos del coro de economistas neoliberales que llevan años afirmando que la desigualdad proviene de un sesgo en el proceso de cambio tecnológico en la economía que proporciona mayor remuneración para ciertos grupos de trabajadores (los que poseen mayor calificación) y menor para otros (los menos calificados).

Todo esto explica por qué el libro de Piketty carece de una buena discusión sobre las causas del estancamiento de los salarios en las principales economías capitalistas a partir de los años setenta. Podemos hablar de desigualdad, por cierto, pero no de salarios. Podemos hablar del capital en el siglo XXI, pero no demasiado sobre capitalismo.

Alejandro Nadal es miembro del Consejo Editorial de Sinpermiso

Artículo publicado en Sinpermiso

 

Categorías: Attac Planet

Los bancos siempre han necesitado al sector público para hacer negocio

Vie, 12/09/2014 - 13:00

Eduardo Garzón – Consejo Científico de ATTAC España

Los partidarios de que la propiedad y gestión de la banca sean privadas nunca se cansan de repetir que todo lo público es por naturaleza ineficiente y problemático. Suelen acompañar sus afirmaciones señalando el rescate de las cajas de ahorro y la supuesta fortaleza de algunos bancos privados. Lo que curiosamente siempre se olvidan de mencionar es que estas cajas de ahorro se rigieron por criterios prácticamente idénticos a los de los bancos, que todos los bancos privados también están recibiendo apoyo de lo público y que en otros países son precisamente las entidades bancarias privadas las peor paradas de la crisis. Además, y lo más importante de todo: los bancos privados no sólo necesitan hoy día -en tiempos de crisis- dinero y apoyo público para sobrevivir, sino que siempre ha sido así -incluyendo las épocas de éxito económico. Veamos por qué.

En primer lugar, un banco es por naturaleza una empresa en quiebra. Sus propietarios ponen muy poco dinero propio en el momento de iniciar el negocio en relación al total de dinero que acaban moviendo, y con el tiempo esta proporción no hace sino disminuir. Piden dinero prestado a corto plazo (cerca del 50% de la financiación ajena proviene de los depósitos de los ahorradores) y lo prestan a largo plazo (en ocasiones superando los 40 años como en algunas hipotecas). Esto quiere decir que en cualquier punto del tiempo un banco no tiene suficiente dinero para poder liquidar todas sus deudas, ya que el dinero que tomaron prestado lo volvieron a prestar a otros agentes y por más tiempo.

Los bancos son insolventes de forma permanente. Si logran mantener su actividad es porque existe una confianza generalizada en que estos bancos son sólidas empresas que no van a quebrar. No sólo los propios bancos se encargan de ofrecer una imagen robusta (a través de sus propios mensajes publicitarios), sino que también –y sobre todo– lo hacen las instituciones públicas encargadas de supervisar las actividades de estas entidades (como los bancos centrales correspondientes). Sin los informes y mensajes de tranquilidad y seguridad (en muchos casos podríamos hablar directamente de propaganda) de estos organismos públicos los ciudadanos no se atreverían con tanta facilidad a depositar sus ahorros en unas empresas que por naturaleza no pueden devolverlos íntegramente a todos sus clientes.

En segundo lugar –y tal y como ocurre con el resto de negocios privados–las autoridades públicas le han concedido a los bancos privados el derecho y el poder de llevar a cabo sus actividades. Ningún banco privado podría existir si el Banco de España no permitiese su registro empresarial, ni si el Banco Central Europeo le concediese el poder de otorgar préstamos en euros (creación de dinero), ni si la competencia pública de ámbito municipal le otorgas el permiso de abrir oficinas y cajeros automáticos, etc. Los bancos tampoco podrían existir si el Estado no mantuviese una autoridad coercitiva y unas fuerzas del orden que velaran por la paz social de forma que se evitaran, por ejemplo, robos y atracos, así como un sistema judicial y penitenciario que se encargara de reducir y reinsertar en la sociedad a este tipo de delincuentes. Tampoco podrían operar si el Estado no tuviese un sistema de educación pública que permitiese a los ciudadanos formarse para adquirir todos los conocimientos y habilidades necesarios para llevar a cabo las operativas bancarias.

En tercer lugar, buena parte de los beneficios de los bancos son obtenidos gracias a los préstamos a las administraciones públicas. En tiempos de crisis este asunto es evidente, pero es que también ocurre en tiempos de bonanza: entre 2000 y 2006 el 40,1% de los beneficios bancarios fueron originados gracias al negocio que llevaron a cabo los bancos prestando dinero al sector público. Si no existieran las administraciones públicas, ni los beneficios ni el volumen de los bancos hubiesen sido tan elevados.

En cuarto lugar, antes de 2008 el Estado español garantizaba 20.000 euros por titular de cuenta bancaria (el conocido Fondo de Garantía de Depósitos). A partir de esa fecha la garantía se incrementó hasta los 100.000 euros. Esto supone fundamentalmente dos cosas: la primera es que los clientes de los bancos incrementan así la confianza en estas entidades bancarias –que por definición son insolventes–; la segunda es que el Estado le ahorra a los bancos tener que adquirir en el mercado financiero toda esa cantidad astronómica para ganarse la confianza de los ciudadanos.

En quinto lugar, el Banco de España interviene para impedir la competencia al alza en los tipos de interés que otorgan los depósitos. Piénsese que en una época de crisis financiera como la actual en la que los bancos tienen enormes dificultades para encontrar financiación, la rentabilidad de los depósitos tendría que ser elevadísima: los bancos tienen que competir entre ellos para captar clientes que quieran depositar sus ahorros, y una forma de hacerlo sería incrementando la rentabilidad de estos ahorros. Pero esto no ocurre porque el Banco de España se encargó de enviar una circular que prohibía elevar el tipo de interés de los depósitos (a pesar de que ello es competencia del Banco Central Europeo).

En definitiva, queda claro que la existencia de los bancos privados sólo es viable porque hay un Estado que se encarga de facilitar todo lo posible su pervivencia y su actividad. Así que menos cinismo al criticar lo público cuando la actividad bancaria privada necesita de lo público para funcionar y para sobrevivir. 

Artículo publicado en el diario digital Andaluces.es
Saque de esquina

Categorías: Attac Planet

El verano de las incógnitas

Vie, 12/09/2014 - 09:00
Julio Rodríguez López – Consejo Científico de ATTAC España

Con el paso de Agosto de 2014 ha terminado el punto cumbre del turismo nacional anual. 2014 está siendo un buen año para España en cuanto a la actividad turística se refiere, pero aparecen incógnitas e incertidumbres por todas partes. La recuperación se ha debilitado en el conjunto de la Eurozona, donde las economías de Francia e Italia no levantan cabeza. El contexto político internacional no puede ser más complicado, tanto que a algunos se les ha venido a la memoria lo sucedido hace ahora un siglo en Europa. En el marco nacional, los acontecimientos pueden precipitarse en Cataluña y la idea del gobierno de cambiar el sistema de elección de alcaldes sin consenso ha supuesto una crispación adicional en el ambiente político.

El conjunto de la actividad turística (hostelería, restauración, junto a la incidencia indirecta sobre transporte y comercio) va a aportar un punto de crecimiento a la economía española en 2014. Desde hace bastante tiempo se habla de corregir la fuerte estacionalidad y, aunque algo se ha hecho, el grueso de la actividad turística se sigue concentrando en los meses veraniegos, semana santa y fines de diciembre y año nuevo.

En 2014 han salido a la luz algunas de las servidumbres del turismo de masas. Al conocerse la protesta de los vecinos del barrio de la Barceloneta a los múltiples inconvenientes producidos por los denominados “pisos turísticos”, han sido numerosas las llamadas de atención indicando que algo similar viene sucediendo en bastantes ciudades españolas. Cada vez es más frecuente en España que plazas y rincones de interés turístico aparezcan llenas de instalaciones de mesas y bares que ocupan el espacio público y que, además, atronan el ambiente con música puesta a todos los decibelios posibles.

Ejemplos de lo anterior son las proximidades de la Puerta del Sol en Madrid, en concreto en el trayecto hasta la plaza de Santa Ana, y el centro de Granada, donde desde buena distancia del centro urbano se oyen las músicas de los mas que abundantes bares de copas que ocupan las mejores plazas y calles de esta ciudad. La ciudad de Granada bate “records” de número de bares instalados y de niveles de tasas cobradas por el ayuntamiento a los citados bares. Como sucede con el urbanismo, de nuevo la cuestión de las finanzas locales afecta al interés general.

Los medios de comunicación han contribuido asimismo a lo de que “todo vale” en materia de potenciación turística. Cualquier lector de las páginas económicas de los diarios españoles puede llegar a pensar que no hay más actividad productiva que la turística (es el 11% del PIB) y también de que sería de nosotros sin el turismo. Los municipios han dejado sin recalificar enormes bolsas de suelo calificado como de urbanizable residencial en la etapa de la burbuja, a la espera del retorno de nuevas burbujas. Se espantan otras actividades productivas sostenibles que podrían muy bien contribuir a diversificar el tejido productivo español.

En la Unión Europea destaca España como país en el que el gobierno estatal no tiene competencias en materia de destino del suelo, dependiendo dicho destino de decisiones de ayuntamientos que apenas corrigen los gobiernos autónomos. La construcción de un edificio pegado a la iglesia románica de Fromista (Palencia) no sería posible sin que el ayuntamiento de dicha ciudad hubiese concedido la oportuna licencia de obras. El planteamiento local en materia de licencias de obras es muy común en España y transversal a todas las fuerzas políticas: la magnitud a maximizar no es el interés general, sino los ingresos derivados del planeamiento.

La reaparición del déficit exterior al dinamizarse la demanda interna en España revela que se está repitiendo el modelo insostenible de turismo y ladrillo. Es evidente la correlación entre el aumento de las importaciones y de la demanda interna. Los gobiernos locales no actúan en sintonía con la que debería de ser una política de reforzamiento de la producción interna de mercancías.

El gobierno popular ha diseñando una estrategia de fortalecimiento de la industria en España. No se advierte en dicha estrategia ninguna alusión al desarrollo de un urbanismo proactivo con dicha estrategia. Los gobiernos locales, aparte de impulsar la proliferación de bares de copas en las plazas más interesantes de cada localidad, viven ajenos a tal conveniencia de diversificar el tejido productivo español, y así es difícil avanzar. Las autoridades portuarias, designadas por las autonomías, parecen actuar con frecuencia de espaldas a dicha exigencia.

Persisten las incógnitas sobre si la demanda interna podrá compensar la detracción que al crecimiento supone la reaparición del déficit exterior, circunstancia que reforzará el endeudamiento externo de España. Tampoco ayudará a las exportaciones el freno a la recuperación que se advierte en el resto de la Eurozona, lo que arroja nuevas inquietudes.

 

http://julrodlop.blogspot.com.es/

 

Categorías: Attac Planet

Comunicado de prensa. Campaña “No al Tratado Transatlántico de Comercio e Inversión”

Jue, 11/09/2014 - 22:37

 Comunicado de prensa – 11 de septiembre del 2014

La Comisión Europea rechaza la petición ciudadana de realizar una recogida de firmas en contra del tratado comercial UE-Estados Unidos (TTIP)

La campaña “No al Tratado Transatlántico de Comercio e Inversión” acusa a la UE de intentar silenciar las voces opuestas a dicho acuerdo secreto

La Comisión Europea ha rechazado hoy la propuesta para realizar una Iniciativa Europea Ciudadana contra los acuerdos comerciales UE-Estados Unidos y UE- Canadá (conocido como TTIP y CETA, por sus siglas en inglés respectivamente). Esta decisión impide a la ciudadanía recoger un millón de firmas para obligar a la Comisión Europea a que revise su política comercial y a que se celebre una audiencia pública en el Parlamento Europeo sobre la materia.

Las negociaciones por parte la Unión Europea de dos peligrosos tratados con Estados Unidos y Canadá, a espaldas de la población, han provocado una fuerte oposición en Europa, los EE.UU. y Canadá. Porque estos tratados proporcionarían un poder sin precedentes a las empresas multinacionales y el capital financiero. Los riesgos serían: la pérdida de más de un millón de empleos directos, mayores recortes salariales, una ola de privatización de los servicios públicos y la eliminación de normas ambientales así como un ataque a los derechos de las y los trabajadores.

Para expresar esta oposición, una alianza de más de 230 movimientos sociales, sindicales y organizaciones ciudadanas que luchan por la justicia social y ambiental, de 20 países europeos, registró la Iniciativa Ciudadana Europea. El objetivo es contribuir a un debate público y democrático sobre las negociaciones y sus consecuencias. También se quería conseguir la suspensión de las negociaciones de los tratados UE-Estados Unidos y UE- Canadá.

La Iniciativa Ciudadana Europea es una de las pocas posibilidades para que la ciudadanía tenga el derecho formal de presentar peticiones sobre los procesos de toma de decisiones de la UE que a menudo son absolutamente antidemocráticos. La Iniciativa Ciudadana Europea  debería recoger por lo menos un millón de firmas de 7 o más Estados de la UE para obligar a la Comisión a responder formalmente a su solicitud y realizar una audiencia pública en el Parlamento Europeo.

“La decisión de la Comisión Europea es escandalosa. Estos tratados comerciales ya se enfrentan a la oposición sin precedentes por su secretismo y opacidad, pero ahora se nos niega incluso el derecho de petición. Lo que muestra el carácter antidemocrático de las instituciones de la UE que solo representan el poder económico y financiero” denuncia la campaña “No al Tratado Transatlántico de Comercio e Inversión”.

Pero advierten: “Nada podría mostrar mejor que estas negociaciones comerciales son un desastre para la democracia y la población. La oposición y el poder popular no temen al poder corporativo ni a las instituciones de la UE – vamos a luchar en contra de esta decisión, y vamos a derrotar a estos acuerdos comerciales”.

- Más información: Tom Kucharz (Telf. 619949053)

Se puede leer la negativa de la Comisión Europea de la Iniciativa Ciudadana Europea:
http://ec.europa.eu/citizens-initiative/public/initiatives/non-registered/details/2041

Categorías: Attac Planet

Mario Draghi confirma el estado de shock de la economía europea

Jue, 11/09/2014 - 13:00

Marco Antonio Moreno – Consejo Científico de ATTAC España

650_1000_inflacion-europaEl Banco Central Europeo no sorprendió a nadie con su última pócima milagrosa de volver a reducir cada uno de sus tres principales tipos de interés, como apuntó Onésimo, y dos nuevos programas para la compra de valores respaldados por activos y bonos garantizados emitidos por los bancos de la eurozona. Hay preocupación de que el período deflacionista puede persistir durante más tiempo de lo pensado (ver imagen) y poner en peligro la recuperación económica de la zona euro. Draghi reconoció que “hemos visto un empeoramiento de las perspectivas de inflación a mediano plazo, y el movimiento a la baja en varios indicadores muestran que la recuperación ha perdido impulso.”

Lo que no se animó a decir Mario Draghi, es que la economía europea se encamina a una nueva recesión y que los últimos “movimientos de ficha” del BCE van rumbo a ninguna parte. La política monetaria está cada vez más arrinconada en el descrédito y la incompetencia dado que tras seis años de crisis no ha podido dar con un camino fiable para la recuperación económica verdadera. Si a esto sumamos la desaceleración en picada que sufre China y Japón, y la debilidad inserta en Estados Unidos, donde, de acuerdo a Janet Yellen, casi la totalidad del empleo creado en ese país en los últimos años es de carácter precario y temporal, podemos esperar que nos hallamos en las puertas de una nueva recesión global. De esta nueva crisis los principales culpables serán los bancos centrales, y las políticas de los gobiernos que dieron rienda suelta a los planes de austeridad que ordenó Angela Merkel. Como al parecer existe eso que algunos llaman “justicia divina”, no deberá sorprendernos cuando el próximo país que siga a Francia e Italia en su nueva entrada en recesión sea Alemania, país que ya comienza a sufrir signos de fatiga con una tasa de desempleo en aumento.

Los datos de la economía europea en su conjunto siguen siendo inferiores a los alcanzados en la víspera de la crisis de 2008. Europa ha caído en la trampa 3D (deflacion, deuda, desempleo) y la compra de activos financieros no ayudará a detener el flagelo de la deflación, quizá la mayor fuente de inestabilidad para el sistema financiero dado que aumenta la carga real de la deuda tanto pública como privada.

Ahora el BCE aboga por el gasto público y por políticas que reviertan las malas reformas estructurales con las que se intentó atacar la crisis. ¿Qué dirá Jean-Claude Trichet, el primero en implementar las políticas que potenciaron el ciclo recesivo? En todos estos años, la política monetaria no ha hecho más que ganar tiempo para generar espacio a la recuperación del sistema financiero. Sin embargo, tras seis años de crisis, el sistema financiero sólo ha hinchado nuevas burbujas que han instalado a la economía mundial al borde del precipicio.

Los planes de austeridad y las políticas del BCE tienen hoy a la economía europea un 20 por ciento por debajo de su tasa de crecimiento tendencial, con el riesgo de varias décadas perdidas que pueden dejar en la sombra la década perdida de Japón. Y si tras la crisis de 2008 China podía convertirse, como lo fue, en el salvador de la economía mundial, hoy el gigante asiático ha perdido fuerza y su desaceleración puede desencadenar una severa depresión mundial. La caída en la demanda interna, y el interés del gobierno chino por pinchar las burbujas especulativas, está generando una fuerte contracción del crédito y la inversión. Este tsunami no tardará en llegar a nuestras costas, con las conocidas consecuencias devastadoras que implica.

Las medidas adoptadas por los bancos centrales han creado las condiciones propicias para una nueva crisis financiera, y mientras la economía real sufre la laceración del estancamiento, los mercados financieros han alcanzado máximos históricos a raíz del estímulo monetario. La bonanza financiera puede revertirse en los próximos meses, cuando la Reserva Federal ponga fin a sus programas de “alivio cuantitativo” y comience a impulsar las tasas de interés. La sola mención de esta posibilidad significará nuevas pesadillas para Mario Draghi.

Las políticas de estímulo cuantitativo no pueden prolongarse indefinidamente dado que generan altos costos a los gobiernos y sus ciudadanos. Como medida inicial para revertir una crisis, pase. Pero, en rigor, no han logrado impulsar la economía real y sólo han incubado las semillas para la próxima crisis, que amenaza con ser mucho más destructiva.

Nota: A propósito de algunos comentarios, y dado que no he podido comentar directamente por alguna falla, recuerdo a los lectores que en este mismo blog -desde el año 2008- he criticado las políticas monetarias de los bancos centrales: ver El adiós a la contrarrevolución monetarista de Milton Friedman, golpe dado en los años 70 para terminar con la revolución keynesiana; o El fracaso de las políticas monetarias de los bancos centrales. Del mismo modo, he sido uno de los más tenaces críticos de los “planes de austeridad” desde su misma implantación, en mayo de 2010: ver Los planes de austeridad conducen al desastre o El fracaso de los planes de austeridad en dos gráficas, entre otros. Todas estas políticas de desmantelación fueron realizadas con la complicidad del FMI que desde los años 70 subestimó en forma creciente los multiplicadores fiscales. Hace dos años el FMI debió dar un giro en 180 grados y reconocer su grave error. Estos son temas que no salen en la prensa pero siempre han estado presentes en este blog.
El fracaso de los planes de austeridad y de la actuales políticas es en toda la linea y la situación irá a peor dado que se ha defendido la ideología neoliberal donde “solo el mercado importa” y se ha buscado por todos los caminos el milagro de que los mercados se autorregulen, inyectando cientos de miles de millones de euros al sistema financiero sin que nada fluya a la economía real. No se ha querido reconocer que el sistema financiero ha muerto víctima de su propio veneno y que su conexión al respiradero artificial está significando un altísimo costo a los gobiernos y los contribuyentes de todo el mundo. Se necesita una banca que preste dinero directamente a los pequeños y medianos productores, sin intereses y sin intermediarios financieros de ningún tipo. Estas son las empresas que crean el 80 por ciento del empleo, y hoy no tienen acceso a ningún tipo de financiamiento dada su lejanía con la oligarquía financiera. Parte de esta propuesta es la que plantea el artículo de Mark Blyth y Eric Lonergan publicado en Foreign Affairs y comentado aquí.

Publicado en www.elblogsalmon.com

Categorías: Attac Planet

¿Una República Islámica en Europa?

Jue, 11/09/2014 - 09:00

Germán Gorraiz López - ATTAC Navarra-Nafarroa

Hasta ahora Turquía ha vivido polarizada entre un nacionalismo laico, propio de los sectores urbanos más desarrollados, y un islamismo tradicional en el que se ha refugiado la población rural más desfavorecida y con el afán de refundar la Turquía moderna, Erdogan, nuevo “padre de la patria” (Atatürk), trata de unir islamismo , nacionalismo y europeismo con su entrada en la UE. El Partido de la Justicia y el Desarrollo (Adalet ve Kalkınma Partisi o AKP); a menudo denominado en Turquía Ak Parti”, ya que sus seguidores emplean el vocablo en turco Ak, (que significa blanco, limpio, o intachable) para identificar a su partido) , sería en sus inicios un partido conservador moderado, de tendencia demócrata-musulmán, a la imagen y semejanza de los partidos demócrata-cristianos europeos, (no en vano es miembro observador del PPE desde 2005), pero tras el desapego afectivo de Erdogan respecto a Occidente, habría evolucionado hacia un partido de corte islamista moderado.

Así, el primer ministro turco Erdogan ha impulsado múltiples medidas reformistas encaminadas especialmente a colocar el estado turco en sintonía con los parámetros que le impone la UE para acoger a Turquía como un estado de pleno derecho dentro de la Unión. Así, la abolición de la pena de muerte y el paulatino progreso en el respeto de los derechos de la población de los Kurdos en el este del país, reformas que sirvieron para que la Comisión Europea aconsejara iniciar el proceso de negociaciones para el ingreso de Turquía a la UE, pues a juicio de la (OCDE), la apertura de negociaciones dinamizaría la economía turca y daría impulso a la inversión extranjera (Turquía posee actualmente el mayor índice de crecimiento de toda la zona de la OCDE y la adhesión de ese país a la UE respondería al interés de las dos partes).

Sin embargo, las discusiones de adhesión, que se iniciaron en octubre de 2005, están prácticamente estancadas y algunos países del bloque, como Francia y Alemania, se oponen a darle a Turquía el estatuto de miembro pleno y prefieren la perspectiva de una asociación, aunque la cuestión de fondo de la firme oposición franco-alemana es el temor a la pérdida de poder político, pues con el nuevo Tratado de Lisboa, la población pasará a ser un elemento determinante para medir la importancia de cada país en la UE.

Así, la gran conquista de Alemania en el nuevo tratado, ( el reconocimiento a su mayor peso tras la reunificación) , se desvanecería a la luz de la bomba demográfica que representa Turquía, pues en la UE vivirían en la actualidad más de 3,7 millones de turcos,( cifra que corresponde casi a la población de Irlanda) y se calcula que en el momento de la adhesión definitiva, la población musulmana de la UE aumentaría del 5% actual a cerca del 20% de la población total. El segundo impedimento para los turcos con vistas a la adhesión es el diferencial de Renta per cápita con respecto a la UE , ( renta per cápita de 19.000 $ que sería la mitad de la media la UE), por lo que existe el temor de que el nuevo socio acapare la mayor parte de los fondos europeos.

Sin embargo, dicha política podría volverse en contra de la UE, pues los procesos de adhesión han funcionado como un instrumento democratizador y reformista del continente y caso de cerrarse el proceso de ampliación, sin Turquía, se corre el riesgo de que los valores democráticos que la UE ha exportado hacia los países de la la extinta URSS, sean reemplazados por los ideales expansionistas de la Nueva Gran Rusia, (con lo que se alteraría notablemente el escenario geopolítico europeo para la próxima década), por lo que el presidente estadounidense Barack Obama apoyó en Praga la candidatura de Turquía a la Unión Europea (UE), al decir que “avanzar hacia la adhesión de Turquía a la UE sería una señal importante de nuestro compromiso con esta agenda y de que seguimos amarrando Turquía a Europa”.

Sin embargo, las relaciones turco-estadounidenses se vieron afectadas en los últimos años por la oposición de Ankara a la intervención de EEUU en Irak y Obama evitó una crisis en la OTAN al conseguir que Turquía aprobase el nombramiento del primer ministro danés Rasmussen como nuevo secretario general de la Alianza Atlántica. Así, los diarios turcos recordaron sus palabras en 2004 en contra de la adhesión de Turquía al bloque,”Los valores universales que están en vigor en Europa, y que son valores fundamentales del cristianismo, perderían fuerza con la entrada de un país musulmán como Turquía”, nombramiento que finalmente Erdogan aceptó debido a que Obama se había declarado “garante” de ciertos compromisos que se abstuvo de detallar pero que podrían comprender un acuerdo tácito de un futuro reparto de los pozos petrolíferos del Kurdistán irakí. Recordar que Turquía era para Obama el paradigma de país islamista moderado y demócrata que desearía exportar al resto de países del Oriente Próximo, por lo que Erdogan contaba con el apoyo incondicional de Obama al convertirse Turquía en elemento de referencia en el laberinto geopolítico de Oriente Próximo.

Mientras, Erdogan proseguiría con su estrategia de implementar el Estado Islamista-Erdoganista, (socavando los pilares del Estado Secular que en 1923 implantó el Padre de la Turquía Moderna, Mustafa Kemal, quien creía que “el secularismo y la europeización de Turquía eran los medios más aptos para transformar su país en una nación industrial moderna”, con lo que el kemalismo dejó como herencia una crisis de identidad en la sociedad turca, (europeizada pero no integrada en las instituciones europeas y musulmana pero extraña al mundo islámico). La implantación del Estado Islamista-erdoganista se plasmaría en pinceladas como la implantación de la enseñanza del Corán en la escuela Primaria, restricciones a la libertad de expresión en forma de encarcelación de periodistas opositores, la polémica restricción de venta de alcohol y el anunciado despliegue de la policía en los campus y residencias universitarias que podría desencadenar un nuevo Mayo del 68.

Por su parte, el Ejército turco (TSK) desempeña un importante papel político en la sombra, puesto que se consideran los guardianes de la naturaleza secular y unitaria de la República siguiendo los postulados kemalistas y los partidos políticos juzgados como anti-seculares o separatistas por el Poder Judicial Turco (a instancias del estamento militar), pueden ser declarados ilegales. Ya en vísperas de la elección de Abdullah Gül como Presidente de Turquía ( agosto del 2007), las Fuerzas Armadas afirmaron que “intervendrán decisivamente en la defensa del laicismo ante los esfuerzos de determinados círculos de socavar los valores fundamentales de la república que han aumentado claramente en tiempos recientes”, advertencia próxima a la retórica del Golpe Militar de 1.980 y que podría extrapolarse a la situación política actual, pues en los últimos años , Erdogan ha asestado varios golpes a la cúpula militar turca, del que sería paradigma la decisión de Erdogan de relegar de su cargo a tres oficiales de alto rango acusados de formar parte de la trama “Ergenekon”, una agrupación ultra-nacionalista compuesta por militares y activistas de marcado carácter laicista, pero también por segmentos de la esfera política, mediática, intelectual y educativa del país y cuyo supuesto cometido habría sido deponer al actual ejecutivo islamista de Erdogan y el pulso Erdogan-TSK habría llegado a su paroxismo con las sentencias condenatorias del caso Erdegon, destacando la dureza de las penas impuestas a 250 de los implicados, 12 de los cuales habrían sido condenados a cadena perpetua.

¿Hacia el golpe de mano?

El mandato de Erdogan como primer ministro finiquitaba en el 2015 sin posibilidad de reelección por lo que tras su cómodo triunfo en la recientes Elecciones presidenciales (51,8% de los votos), tan sólo resta que prospere la reforma constitucional que el propio Erdogan y el AKP proponen ( y para lo que necesitan la mayoría simple en el Parlamento turco), con el objetivo inequívoco de implantar la nueva República Islámica de Turquía en el horizonte del 2016 e instaurar un Gobierno Presidencialista con poderes cuasi ilimitados , con lo que Turquía se convertiría de facto en un régimen autocrático en el que la lealtad a los intereses anglo-judíos en Oriente Próximo estaría en entredicho debido al previsible apoyo de Erdogan a la facción palestina Hamas y a los Hermanos musulmanes y al consiguiente enfrentamiento con Israel y Egipto.

Ante esta situación, tras conocerse las condenas del mediático affaire Ergenekon, (de las que sería paradigma el general retirado Ilker Basbug, antiguo Jefe de Estado Mayor del TSK, condenado a cadena perpetua y su frase premonitoria “La Nación tendrá la última palabra”) y sin el paraguas protector de la UE (al posponer “sine die” la incorporación de Turquía miembro de pleno de derecho de la UE), no sería descartable que el ejército turco (TSK) protagonice un nuevo golpe “virtual” o “posmoderno” que acabaría con el mandato del Primer Ministro Erdogan, (rememorando el ‘golpe blando’ de 1997, cuando los generales kemalistas arrebataron el poder al Gobierno del presidente Necmettin Erbakanpor, quien lideraba una coalición islamista).

Dicho golpe contaría con las bendiciones de Washington al haber dejado Erdogan de ser un peón útil para la estrategia geopolítica de EEUU en Oriente Próximo y significaría el ocaso de la primavera árabe del arco mediterráneo y la posterior inmersión en el llamado otoño árabe, fruto de la nueva estrategia de EEUU para la zona tras el evidente fracaso para sus intereses del experimento de exportación del otrora régimen islamista moderado y pro-occidental de Erdogan a todos los países que componen el tablero gigante del arco árabe-mediterráneo. La nueva estrategia de EEUU consistirá en la implementación de “golpes virtuales o postmodernos“ en los países de la zona con el objetivo inequívoco de sustituir a los regímenes islamistas surgidos de las urnas por regímenes militares presidencialistas en el marco del nuevo escenario geopolítico mundial surgido tras el retorno al endemismo recurrente de la Guerra Fría entre EEUU y Rusia, quedando Siria y Marruecos como portaaviones continentales de Rusia y EEUU respectivamente.

 

Categorías: Attac Planet

Muere Emilio Botín, fin de otro de los pilares del sistema

Jue, 11/09/2014 - 07:00

Rosa María Artal – Comité de Apoyo de ATTAC España

botin

Es noticia mundial, no en vano Emilio Botín representaba, al frente del Banco de Santander, una potencia económica. En España gozaba de enorme influencia en los destinos del país. Inolvidable aquella foto con el Rey Juan Carlos de esta guisa. Tan “campechanos” ambos.

botin-rey

Muere Emilio Botín a los 79 años, de un infarto. Inscrito en una saga de banqueros (eso de que empezó de cero y se hizo a sí mismo es otra leyenda del sistema) fue, eso sí, protagonista de una revolución en la banca española. Sus osadas políticas  en los 80´ sacudieron al paquidermo de la competencia y llevaron al  Santander, de ser el séptimo banco de España, al primero. Ha alcanzado también el liderazgo de la zona euro, según dice hoy El País.

En el camino,  varias causas pendientes con la justicia que fueron sobreseídas “milagrosamente”. Llave del dinero y de créditos en circunstancias críticas, partidos y medios han girado bajo su égida. Y se ha notado. Mucho. Él llevaba la batuta.

Negra época del embudo como ley, desahucios, prosperidad y pobreza repartida al modo de los viejos cánones que el progreso y la lucha habían limado. ¿Se termina?

Lo cierto es que, por una causa u otra,  se están produciendo cambios y relevos de enorme significación. Pero no tiene por qué implicar un rumbo diferente, todo lo contrario. En muchos casos el poder no hace sino cambiar a manos idénticas, más jóvenes, con más vida por delante.

Esperanza Aguirre se ha evidenciado impresionada por la muerte de Botín al iniciar una entrevista con Pepa Bueno en la SER. Los creyentes, dice, están en manos de la providencia. Allí cabalgaba de nuevo ahora que la carrera de los despropósitos ha echado a Ana Botella de la alcaldía de Madrid. Rajoy se ha ido con su disco rallado al Congreso –sí, el viejo vinilo que otra cosa no conoce-: Sánchez es culpable de la “herencia” Zapatero. La que él nos deja –si se va porque está empecinado en quedarse a base de “reformas” electorales- es similar a la que dejó Atila.

Los negocios seguirán floreciendo para los amigos del  sistema, hoy tan degenerado, mientras a los ciudadanos nos parte un rayo… o una rama.

Se fue –o lo echaron- el Borbón padre, y Botella y Botín. Crecen brotes verdes de ciudadanía, que no los aplasten, que no se marchiten, que no se pudran.

Elvira Rodríguez ha dicho: “Botín se va con las botas puestas”. Rodríguez es presidenta de la CNMV por ser del PP y tertuliana de la TDT Party. Se le coló el pufo de Gowex, con una actuación vergonzante incluso, y ahí sigue tan tranquila.

Llevamos años viendo que el que se va lo deja todo “atado y bien atado”. Pues, esto es lo que hay que conservar… o cambiar. He ahí el reto. Inaplazable porque ya se plantea en circunstancias críticas.

El Periscopio

 

Categorías: Attac Planet

El banquero que hablará de tú a Dios

Mié, 10/09/2014 - 18:03

Juan Torres López - Consejo Científico de ATTAC España

El fallecimiento de cualquier ser humano es causa de dolor, sea quien sea, y cuando ha muerto Emilio Botín lo primero es manifestar sinceramente el pesar a su familia, hijos y allegados. Pero eso no puede quitar, tratándose de una figura tan relevante como él, que surjan al mismo tiempo otras reflexiones sobre su trayectoria como banquero. Es difícil olvidarse de que Botín refleja mejor que nadie en España el poder de una casta que actúa por encima del bien y del mal y que decide sobre los demás como si nada más que sus propios intereses fuese lo que hay que tener en cuenta.

Hasta en cuestiones aparentemente baladís, como las del protocolo, quiso imponer siempre Botín su impronta y privilegios para saciar su sed de poder y, a la postre, de dinero. Lo saben bien presidentes, ministros, rectores, magistrados, y hasta el propio rey. Su gabinete se encargaba manu militari de que el banquero compareciese siempre por encima de los demás aunque fuese ensombreciendo a quienes por rango y representación estaban muy por encima de él. Aquella foto junto a la Virgen del Pilar imponiendo un manto con el logo de su banco también lo dice todo.

¿Qué ocurriría si los españoles de a pie supieran con pelos y señales de dónde ha salido su fortuna y la de su banco, lo que Botín orquestó para acumular bancos, empresas, inmobiliarias, y para comprar a personas y políticos a su servicio? ¿Cómo reaccionaría si se enterasen de lo que hizo para quedarse con Banesto o cómo engañó a miles de personas con las cesiones de crédito?

Botín ha sido el paradigma de banquero causante de daños y de una crisis descomunal que sale de rositas de cualquier cosa que haga como muestra de que el poder es él y lo que representa, por encima de cualquier otra institución representativa. Ha sido la muestra palpable de que el sistema financiero actual y el capitalismo en general son cada vez más, o quizá ya definitivamente, incompatibles con la democracia y con la división de poderes.

Con el tiempo se supo que la entonces secretaria de Justicia y más tarde todopoderosa vicepresidenta del gobierno y hoy miembro del Consejo de Estado, María Teresa Fernández de la Vega, dio órdenes a la fiscalía para que no se actuara contra él y de él dijo el Tribunal Supremo que “su actuación transgrede la ética y repugna socialmente”, lo que al fin y al cabo es lo peor que puede decirse de uno. Y, desde luego, sin que nadie haya sido capaz de condenarlo por ese tipo de cosas que no tienen efectos simplemente estéticos o morales, sino económicos y patrimoniales muy graves para millones de seres humanos.

Ahora solo cabe esperar que Emilio Botín descanse en paz pero aquí abajo deja una estela de mal hacer, de impunidad y de crisis provocadas por la avaricia bancaria de los banqueros como él que produce sufrimiento y daño a millones de personas.

Catedrático de Economía Aplicada

Artículo publicado en Público.es

Ganas de escribir

Categorías: Attac Planet

Los partidos autodenominados socialistas en Europa: Trabajando para el gran capital

Mié, 10/09/2014 - 13:00

Gregorio López Sanz – ATTAC Albacete

votad-la-desglobalizacion-Arnaud MontebourgEn la primavera del año pasado, por recomendación de Paco Álvarez, leí el libro ¡Votad la desglobalización! Los ciudadanos somos más poderosos que la globalización (2011, Paidós, Barcelona). El autor del mismo es Arnaud Montebourg, que entre abril y agosto de 2014 ha sido efímero Ministro de Economía del Gobierno Socialista de Manuel Valls en Francia.

No conocía la trayectoria anterior de este autor, no obstante, cuando me enteré de su nombramiento como Ministro de Economía de Montebourg me pregunté hasta qué punto sería capaz de impulsar desde el gobierno determinadas políticas coherentes con las reflexiones que apuntaba en su libro, algunas de las cuales cito textualmente a continuación:“Las reducciones de impuestos y de cotizaciones sociales sobre los beneficios de las empresas, sobre las grandes fortunas, sobre los patrimonios y las rentas más altas no han hecho sino extenderse, en una carrera suicida por resultar más atractivos (…) En la competencia fiscal desenfrenada que han iniciado los Estados del norte, no hay otra salida más que la destrucción de la protección social y los servicios públicos, y el incremento estructural de la deuda pública, con las medidas finales injustas que eso conlleva” (páginas 32-33).De ahí que la desglobalización suponga una “reacción a favor del trabajo y contra los dividendos, la reacción a favor de la industria y contra las finanzas, la reacción a favor de la creación contra las rentas” (Montebourg, 2011, 45). Y aquí es donde entraría en juego un “proteccionismo de nuevo cuño”, que “no es un proteccionismo del miedo al otro, sino un proteccionismo cooperativo, de la inteligencia y la generosidad, de la mutación colectiva, un proteccionismo altruista y solidario porque organiza concretamente el renacimiento o la construcción en cada uno de los países de un mercado interior, de una agricultura y una industria fuertes (…) Es un proteccionismo de desarrollo y emancipación, que garantiza a los pueblos el derecho a decidir” (páginas 46-47).“La desglobalización es, por último, un programa para una Europa sin proyectos, zarandeada por las crisis económicas y financieras, que no ve que el libre comercio y la competencia generalizada son para ella el principio del fin. La autodestrucción de Europa está programada, la desglobalización es su salvación. Pero ésta deberá pasar por Alemania” (página 62).Por eso, quienes albergaban alguna ligera esperanza en que los partidos socialistas europeos podrían dar un giro para refundar Europa bajo principios sociales y ecológicos, ya pueden ir convenciéndose de lo contrario. La dimisión de Montebourg como ministro el pasado 25 de agosto puede resumirse con un epitafio lapidario escrito por él mismo en el citado libro: “El ciclo loco de la globalización es un pozo sin fondo, una máquina desajustada cuyo carburante es encontrar continuamente gente más pobre y más dócil (página 19)”.Tan pronto se ha conformado el nuevo gobierno socialista francés se ha anunciado una inminente reforma laboral para mejorar la competitividad de la economía francesa (con trabajadores/as más pobres y más dóciles, claro), así como un firme compromiso con el cumplimiento del objetivo de déficit público (austericidio fiscal).Estas son las políticas socialistas recientes en Francia, calco de las políticas socialistas españolas en el período 2010-2011. Partidos socialistas incapaces de abrir vías de esperanza para la gran mayoría de la población de sus respectivos países, que en vez de plantar cara al desguace controlado de derechos sociales y políticas públicas, asumen un rol de colaboradores necesarios con las rancias directrices neoliberales que campan a su antojo en la Unión Europea.Partidos autodenominados socialistas que traicionan a cada momento los principios socialistas de libertad, justicia social y solidaridad. Partidos que se presentan como alternativa electoral, pero que no son alternativa política.

 

http://gregoriolopezsanz.blogspot.com.es

 

Categorías: Attac Planet

Merkel y Putin: diplomacia ucraniana

Mié, 10/09/2014 - 09:00
Immanuel WallersteinLa Jornada

En los días que corren, está en curso una inmensa cantidad de diplomacia relacionada con la cuasi guerra civil en Ucrania. Pero los únicos actores que realmente importan son la canciller de Alemania, Ángela Merkel, y el presidente de Rusia, Vladimir Putin. Son también ellos los únicos actores que realmente intentan amainar el conflicto y arribar a algún arreglo político.

Ambos son muy poderosos, enfocados en los asuntos reales y trabajan muy duro en esta difícil tarea. Son poderosos, pero no son todopoderosos. Cada uno tiene que lidiar con otros actores en Alemania, Rusia, Ucrania y otras partes, gente que no quiere un arreglo político y, en cambio, busca intensificar y expandir el conflicto, intentando, por tanto, sabotear cualquier negociación entre Merkel y Putin.

Lo primero que hay que resaltar es que tanto Merkel como Putin mantienen una línea base. La canciller Merkel quiere garantizar que se honrará plena y permanentemente la integridad territorial de Ucrania (con la excepción de Crimea). El presidente Putin quiere garantizar que Ucrania nunca se convierta en miembro de la OTAN.

Cuando uno analiza la retórica de una disputa pública es importante notar no sólo lo que se dice, sino lo que no se dice. Revisemos algunas declaraciones públicas de Merkel, Putin y otros en los últimos días de agosto de 2014.

El 23 de agosto la canciller Merkel hizo su primer viaje a Kiev para encontrarse con el presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, y otros. Apuntó que iba a haber pláticas de paz en Minsk entre Poroshenko y Putin el 26 de agosto. Esto era positivo, dijo, pero le recordó a Poroshenko y al mundo que las pláticas no producirán un único avance sustancial. En una entrevista con la televisora alemana ARD, observó: Pero uno tiene que hablar con los otros si uno quiere encontrar soluciones. Luego añadió: Estoy firmemente convencida de que sólo hay una conclusión política, en la cual la Unión Europea y Alemania quieren y deben ayudar. Presten atención a la frase sólo una solución política.

Impartió una conferencia de prensa con Poroshenko, en la cual subrayó esto mismo aún más: Nuestro foco no puede estar puesto en el conflicto militar. Luego añadió estas palabras, que Poroshenko esperó no escuchar: Tiene que haber un cese el fuego bilateral. Poroshenko ha estado llamando a un cese el fuego unilateral, uno exclusivo de las fuerzas separatistas en Donietsk y Lugansk. Poroshenko respondió: Por desgracia, siempre habrá amenazas militares para Ucrania.

Hubo más juegos de palabras. Cuando, después de un considerable retraso, los camiones rusos lograron entregar un paquete de ayuda humanitaria en Lugansk y luego se fueron, Poroshenko llamó a esto invasión. Merkel se unió al presidente estadunidense, Barack Obama, en afirmar que la entrega de ayuda humanitaria por Rusia era una violación de la soberanía de Ucrania, pero con cuidado evitó el término invasión.

Cuando Andriy Lysenko, vocero halconesco del Consejo de Defensa y Seguridad Nacional de Ucrania, acusó a los rusos de sacar el equipo militar para evitar verse expuestos, Oleg Tsarev, vocero del Parlamento de Nueva Rusia –que une las repúblicas de Donietsk y Lugansk–, dijo que los cargos hechos por Lysenko eran estúpidos dado que, argumentaba, si hubiéramos querido hacer eso controlaríamos secciones menos visibles de la frontera y no lo haríamos en un convoy de ayuda humanitaria ante los ojos del mundo.

Finalmente miren esto: cuando Putin replicó a los cargos hechos por Obama de que Rusia envió tropas a Ucrania y alimentaba una escalada del conflicto, respondió diciendo que los rusos y los ucranianos eran prácticamente un solo pueblo. El regalo es el adverbio prácticamente. Le permite a Putin llegar a un acuerdo negociado, que sin el adverbio en cuestión no habría podido lograr.

En este punto, otras voces comenzaron a ser escuchadas. Anders Fogh Rasmussen, secretario general de la OTAN saliente, de origen danés y conocido halcón, dijo que la OTAN debería tomar la decisión de desplegar, por vez primera, sus fuerzas en Europa oriental. ¿Hay seguridad de que la OTAN decida esto? Hasta ahora los miembros de Europa occidental se han opuesto fuertemente a la idea, considerando que sería una provocación directa para Rusia. Esta renuencia particular altera a los Estados bálticos y a Polonia. En un artículo en The New York Times, Slawomir Sierakowski, un muy conocido analista polaco, acusó diciendo que esta política hace a los Estados de Europa oriental en la OTAN miembros de segunda clase y es una postura de rodillas débiles por los miembros más viejos de la organización, en particular Alemania.

El empuje militar del gobierno ucraniano en las regiones rebeldes ha fallado de manera terrible, exponiendo su débil competencia militar. Aunque cualquier jugada ulterior de Rusia en el área es considerada como nueva ofensiva importante, es probable que los rusos incurran en sólo algunas sanciones ulteriores. No sólo Estados Unidos, sino Gran Bretaña, Francia y Alemania han dejado claro que no están contemplando el envío de tropas a Ucrania por ninguna razón predecible. Sanciones, sí, hasta cierto punto; tropas, no. Pero son tropas lo que el gobierno ucraniano demanda, así como una urgente entrada de la OTAN.

La gran pregunta de hoy es qué lado está siendo más lastimado por las sanciones y contra sanciones. Estados Unidos y Europa occidental esperan poder reducir el ingreso económico real de Rusia comprometiendo radicalmente su capacidad para exportar petróleo y gas. En respuesta, Rusia ha cortado la compra de productos agrícolas y otros procedentes de Europa occidental. Esto no sólo afecta negativamente a los campesinos europeos, sino hay el riesgo de privar a los países de Europa occidental, en el más largo plazo, de sus proyectos de inversión en Rusia. Rusia también ha hecho alusiones de retirar su cooperación en la lucha en pos de reclamos de crudo en el Ártico.

Probablemente, ambos lados se lastimarán económicamente más y más por estas sanciones y contra sanciones. Entretanto, Obama tendrá que decidir qué tanto necesita la cooperación de Rusia en su más nueva prioridad: crear una gran coalición para destruir las fuerzas del califato en Irak y Siria.

¿Escalará el conflicto de Ucrania hacia un conflicto militar, de hecho, basado en los viejos temas de la guerra fría? Hay predicciones de izquierda, de derecha y de centro del espectro político mundial, que dicen que esto ocurrirá. Yo no lo creo –precisamente debido a los esfuerzos de Merkel y de Putin, que persistirán, aun si la retórica se volviera más estridente.

Traducción: Ramón Vera Herrera

© Immanuel Wallerstein

Categorías: Attac Planet

Reflexiones tras la Universidad de Verano Europea de Movimientos Sociales.

Mié, 10/09/2014 - 07:00

Carles Fons Poquet – Co-Coordinador de ATTAC-España

París fue el marco en el que se desarrollo durante los días 19, 20, 21, 22 y 23 de agosto la Universidad de Verano Europea para Movimientos Sociales organizada por la red de ATTAC-Europa. Desde todos los rincones de Europa y de otras regiones del mundo nos dimos cita durante esos días para contrastar nuestras reflexiones y ver de qué forma se puede revertir la angustiosa realidad que vivimos la gran mayoría de la ciudadanía a costa del mantenimiento de los privilegios de unos pocos.

Desde el punto de vista personal ha sido un placer compartir esta experiencia con las personas de ATTAC en el estado español que se desplazaron a este importante evento. Se agradecen y se valoran infinitamente los paseos por las calles de París, las conversaciones distendidas sobre los retos que tenemos por delante, el contraste de nuestros análisis y visiones personales, las utopías compartidas a medio y largo plazo, las estrategias a seguir los próximos meses y los movimientos tácticos que tenemos ante nosotras, tanto desde ATTAC como desde el conjunto de las izquierdas europeas. Sólo por este hecho, de compartir una experiencia de estas características con gente tan sana, vale la pena. Gracias a todas.

Cinco son las ideas que extraigo, en una primera reflexión pública, de mi participación en la ESU2014:

EL MOVIMIENTO ALTERMUNDISTA CONTINÚA ACTIVO Y CON ELEMENTOS QUE APORTAR: 

La primera constatación que hago de mi participación en la ESU2014 es que el Movimiento Altermundista europeo continua estando presente en las luchas por la dignidad, la justicia, la democracia real, la igualdad y la solidaridad de los pueblos que nos tocan librar en este momento histórico.

El movimiento altermundista nacido en las luchas contra el Acuerdo Multilateral de Inversiones en Seattle, las luchas indígenas, sindicales y ciudadanas por la soberanía de los pueblos en Suramérica, el movimiento feminista y ecologista global y otros de respuesta al neoliberalismo salvaje, proclamó en enero de 2001 que “OTRO  MUNDOS ES POSIBLE”. Desde este movimiento desarrollado en el proceso de los Foros Sociales Mundiales, tenemos que constatar que no hemos sido capaces de dar respuesta a uno de nuestros objetivos iniciales: Frenar el proceso de financiarización de la economía global, poniendo trabas a su desarrollo, para recuperar por parte de la ciudadanía la democracia usurpada por los mercados financieros.

Este momento histórico ha pasado y la hegemonía ideológica del neoliberalismo ha sido mayor que el contrapoder que hemos sido capaces de levantar. Pero lejos de caer en derrotismos hemos de constatar a la vez, que hemos sido capaces de identificar esta nueva forma de opresión, aportar análisis rigurosos de cómo impactan los diferentes mecanismos y herramientas de opresión neoliberal, y elaborar propuestas que apunten a la superación de estas. Es decir, hemos contribuido a proporcionar una plataforma ideológica actualizada desde la que elaborar las nuevas experiencias que están dándose en la lucha antipatriarcal y anticapitalista. En breves palabras, y esto es una lectura personal, hemos ejercido, junto con otros, de movimiento de transición entre lo que podríamos llamar la izquierda clásica y la izquierda emergente.

Como apuntaba, y más allá de hacer un ejercicio de auto evaluación, he constatado que el movimiento altermundista europeo esta vivo, incorporando las formas nuevas de participación política de la ciudadanía, incorporando los análisis políticos de los nuevos movimientos ciudadanos y participando de ellos.

ESPAÑA Y GRECIA: ESPERANZA DE LAS IZQUIERDAS EUROPEAS.

Esto liga con la segunda idea que extraigo de mi participación en la ESU2014. En ella, he constatado que hay una gran expectación y ganas de conocimiento por parte de la izquierda europea actual sobre cómo se están dando las dinámicas de creación de los nuevos movimientos en el sur de Europa, concretamente en Grecia y en el estado español, y más concretamente en torno a Syriza y Podemos. Desde mi punto de vista, este elemento nos sitúa en una posición de Responsabilidad Histórica para con nosotras mismas y para con el conjunto de las izquierdas europeas. Esta responsabilidad no la sitúo sólo en quien participa en Podemos, me refiero al conjunto de personas que de una forma u otra estamos movilizadas en cualquier espacio de participación, sea ciudadano, partidista o sindical.

Desde mi punto de vista tenemos una izquierda “clásica” que por diversos factores, como la larga travesía (neoliberal) en el desierto y sus consecuencias emocionales, la falta de alternativas que generaran mayorías en una izquierda más preocupada de no retroceder que de pasar a la ofensiva, la no actualización de sus análisis por fijar la mirada en el corto plazo, y otros elementos, ha reforzado una especie de anclaje en paradigmas ideológicos propios de otras épocas históricas, en las que las relaciones de poder se daban a una escala geográfica distinta a la actual y en la que los mecanismos y herramientas centrales que disponía el capital eran otras a las actuales.

Por otro lado tenemos a una izquierda emergente, que rompe, por coherencia y necesidad, con los consensos existentes hasta este momento, y en determinados análisis sitúan a la izquierda “clásica” como parte responsable del orden actual. Estos movimientos que se encuentran en fase de construcción de nuevos paradigmas ideológicos y nuevas praxis políticas, cuentan con la ventaja y la desventaja de que en su seno participan muchas personas que se acercan a la reflexión política en este contexto, y desgraciadamente no siempre son fáciles de casar y equilibrar la combinación de la ilusión por el cambio y la humildad.

Pero también coexiste la realidad, y creo sinceramente que es mayoritaria,  de quienes participamos tanto de los movimientos “clásicos” como de los “nuevos”, con la convicción de que son espacios complementarios, no contrapuestos, y que la situación actual requiere de Responsabilidad Histórica e Imaginación para reforzar la convergencia de las izquierdas todas, en el estado español, en el resto de estados europeos y en el conjunto de la izquierda europea.

Y esa responsabilidad que tenemos en la izquierda del estado español y de Grecia tiene que ejercer de palanca para ayudarnos a superar escenarios de confrontación pasados, y centrarnos en la posibilidad de arrebatarles la redacción del BOE, de los Boletines autonómicos, las normas municipales y del DOUE (Diario Oficial de la Unión Europea) a las derechas hegemónicas, y de generar otras dinámicas sociales que caminen hacia un escenario de soberanía popular, igualdad, justicia, solidaridad y libertad emancipadora de los pueblos de Europa. Creo sinceramente en esta posibilidad, por tanto creo que hay que hacer un esfuerzo personal por mantener una actitud constante que tienda al consenso, al fortalecimiento del conjunto e incorporando la imaginación y creatividad en los nuevos procesos que están por darse.

EL TTIP: CAMPO DE BATALLA COMÚN CONTRA EL NEOLIBERALISMO POST-CRISIS.

Otra de la conclusiones que realizo a otro nivel, en este caso a nivel pragmático y táctico, es la movilización transversal que está articulándose en toda Europa contra el Acuerdo Trasatlántico de Libre Comercio e Inversiones entre Europa y EEUU (conocido por sus siglas en ingles TTIP). Este mecanismo de opresión de los pueblos que esta negociándose de espaldas a la ciudadanía y que va a condicionar nuestras vidas, esta abordándose desde todos los ámbitos a los que afecta. Movimientos de campesinos, el movimiento ecologista, los feministas, los ciudadanos, de consumidores, sindicales, etc. han situado esta movilización entre las prioritarias. No es para menos, pues va a condicionar de forma directa nuestras vidas, incluso la propia concepción de la democracia liberal, limitándola más aún e incluso suprimiéndola. Esta movilización está siendo promovida, entre otros movimientos, por ATTAC y de hecho hemos tenido y tenemos una gran implicación en la creación de plataformas de campaña No al TTIP por todo el territorio europeo.

No obstante cabe señalar que el TTIP es uno más dentro del conjunto de Acuerdos de Libre Comercio que se están promoviendo a escala planetaria, como el TISA ‘Acuerdo sobre Comercio de Servicios’ entre EEUU, Europa y otros 20 países, el CETA ‘Acuerdo económico y comercial global con Canadá’, el AAE ‘Acuerdos de Asociación Económica negociados entre la Unión Europea y países de África’ y otros. Por tanto hemos de concebir a cada uno de estos acuerdos como la herramienta con la que implementar una lógica común: la del neoliberalismo post crisis que pretende consolidar como normal lo que todavía sigue denominándose como consecuencias de la crisis, es decir, paro masivo estructural, desmantelamiento de los servicios públicos, usurpación de la soberanía de los pueblos en pro de los mercados financieros.. o dicho de otra forma DICTADURAS FINANCIERAS revestidas de democracia formal.

ATTAC-Global AVANZA EN SU CONSOLIDACIÓN.

Por otra parte y pensando en la propia organización, la ESU2014 ha significado para la red de ATTAC-Global el inicio de un punto de inflexión en la propia coordinación de la red. En esta ocasión, ha sido cuando se ha incorporado con voz propia, voluntad de aportar y asumir compromisos el bloque de los ATTACs africanos, en las reuniones contamos con la participación de los diferentes ATTACs de Togo, Gabón, Marruecos y Burkina Faso. Este elemento es fundamental para incorporar a nuestra red una de las realidades más oprimidas históricamente en el mundo. Necesitamos de sus análisis, de sus propuestas, de sus aportaciones para acercarnos más a la articulación de un verdadero movimiento ciudadano global.

Otro de los indicativos que me hacen pensar en nuestro avance colectivo es el compromiso asumido por la red ATTAC Global de actualizar nuestro documentos fundacional, elaborado en 1998, denominado Plataforma del Movimiento Internacional ATTAC. En el se analizaba e identificaba la nueva fase del capitalismo patriarcal, el neoliberalismo, se denunciaban las practicas de financiarización de la economía a escala global y se explicitaba la necesidad de un movimiento como ATTAC. Tras 16 años de andadura y de participación en el desarrollo del movimiento Altermundista, la red de ATTAC Global hemos iniciado un camino de actualización de nuestra carta de principios. Personalmente este hecho me reporta una doble alegría, pues además de constatar que participo en un movimiento que está en constante reflexión y acción, quienes lanzamos a la red la propuesta de esa actualización fuimos ATTAC-España. Con este acuerdo, se abre un proceso que culminará en el Foro Social Mundial de 2015 en Túnez con la aprobación de la nueva carta de principios.

También se ha creado el germen de una coordinación a escala europea de las diferentes comisiones de género y feministas de los diferentes ATTAC. Este hecho es un paso adelante en la incorporación de la perspectiva de género en nuestros análisis y propuestas, hecho que sin duda alguna continuará enriqueciéndolas.

IMPORTANCIA DEL CUESTIONAMIENTO DE LOS MODELOS ORGANIZATIVOS Y CALIDAD DEMOCRÁTICA INTERNA.

Por ultimo expresar otra de las ideas que se me ha visto reforzada, el movimiento ATTAC surgido en 1998 ha de cuestionarse la forma en que se organizó e incorporar los nuevos desarrollos teóricos y prácticos a nuestro funcionamiento interno. Durante la universidad se celebró un taller propuesto por ATTAC-España, en el que se contrastaron los diferentes modelos organizativos de los ATTACs presentes, con el fin de superar las prácticas de participación representativas e ir construyendo nuevas formas de articular la participación de las personas asociadas, más directa, más horizontal, más participada. Esta preocupación, no sólo se da en el estado español, sino que tuve la grata sorpresa de conocer que en Francia y otros lugares están queriendo ser, también, laboratorios de experiencias democráticas para que se puedan lanzar propuestas contrastadas a la sociedad.

Septiembre de 2014

Categorías: Attac Planet

La crisis de la socialdemocracia, no significa la enfermedad terminal del socialismo

Mar, 09/09/2014 - 18:00

Carlos Martínez – ATTAC Andalucía

Que la socialdemocracia sufre una aguda crisis de valores, propuestas, ausencia de alternativas y caídas electorales, es cierto. Que la actual socialdemocracia especialmente la vinculada a la II Internacional, no significa hoy en día ni en lo ideológico, ni en sus políticas, nada más allá que un vago liberalismo progresista, que Susan George bautizó con mucha fortuna como socioliberalismo, también es verdad. Las cúpulas socioliberales carecen de ideas de transformación y el cambio social. No se plantean ni de lejos, combatir el capitalismo. Ya ni siquiera el controlarlo.

Las dirigencias socioliberales, son oligarquías profesionalizadas, cuya principal preocupación es la propia continuidad del sistema y los aparatos económicos y políticos de la democracia liberal, cada vez de peor calidad. Cierto que los partidos de esa rama digamos, conservan sus nombres tradicionales, fruto de la apropiación y control sobre ellos por parte de líderes cada vez más escorados al liberalismo tras la derrota interna de sus izquierdas y facciones sindicales y si bien se denominan Laborista, PSF, PSOE, SPOE o PASOK, entre otros,- teniendo  nombres similares según estados y tradiciones-, también lo es, que ya nada tienen que ver con sus orígenes obreros, sindicales y enraizados en la lucha de clases.

No se puede negar en absoluto y sería falsear la historia que las socialdemocracias obreras y los partidos socialistas obtuvieron importantes avances sociales y en favor de la igualdad en las sociedades europeas avanzadas o no tanto, entre finales del siglo XIX y gran parte del siglo XX. Nacionalizaron industrias, minas, ferrocarriles, bancos y crearon u obligaron a crear la seguridad social y las pensiones o los seguros de desempleo, así como impulsaron y profesionalizaron la enseñanza pública. Formaron parte esencial de Frentes Populares y se enfrentaron al fascismo. No apoyaron en su totalidad la revolución soviética, en muchas ocasiones por cuestiones de método o de ciertas actuaciones y profundas restricciones de la libertad. Cada vez más se decantaron por la práctica parlamentaria como vía de cambio social y de alcanzar el socialismo.  Socialismo en democracia.

Con los recién surgidos partidos comunistas tuvieron relaciones difíciles, pero entre los años treinta y setenta del siglo XX formaron coaliciones, frentes electorales e incluso gobiernos de coalición entre las diferentes socialdemocracias y los comunistas. Cierto que la guerra fría los distanció y mucho. Pero incluso la citada guerra fría no evitó que por ejemplo Laboristas británicos y PCUS mantuvieran una especial relación, por cierto muy desconocida. En América Latina, el caso paradigmático es el Chile de Salvador Allende y el primer ejemplo de gobierno de izquierdas, con programa de izquierdas electo en América Latina. El socialista Allende presidió un gobierno de Unidad Popular, derrocado por un sangriento golpe de estado. Sigue siendo Allende un aviso para navegantes, pues la derecha liberal no es democrática si se le toca su bolsillo y no consiente jamás gobiernos de izquierdas con programas socialistas pues confunde democracia con capitalismo.

La derecha incluso liberal, es golpista si los intereses de las personas, se ponen por encima de los de las grandes empresas y los grandes bancos privados o las grandes fortunas. Es por ello, por lo que muchas socialdemocracias comienzan a negociar, ceder y desdibujarse, aceptando finalmente las imposiciones de “los mercados” y el liberalismo o actualmente el neoliberalismo como inevitables. Diversos factores como la varias veces citada guerra fría, la Europa del desarrollismo y el consumismo o una trayectoria donde la gestión de un capitalismo controlado, es cierto,- en aquellos momentos-, se acabó imponiendo. De hecho al final, se transforman en meros gestores sistémicos y de esa transformación y claudicación el PSOE es otro ejemplo paradigmático. Pero lo que es peor, a partir de inicios de los ochenta del siglo XX, las cúpulas partidarias e intelectuales socialdemócratas abrazan las ideas liberales o se moderan tanto que renuncian definitivamente a la socialdemocracia clásica, con sus nacionalizaciones , la defensa de lo público y control estatal de la economía, incluso de mercado.

A pesar de ello, amplias capas de las clases medias y obreras, de las clases populares han confiado y siguen confiando en una socialdemocracia blanda y escasamente gradualista, muy moderada, pero siempre mejor que una derecha rampante, conservadora, usurpadora de lo público y recortadora de la democracia formal, para sus votantes. Pero en cuyo subconsciente todavía está el que son los suyos, los que lograron incrementar las pensiones o las becas, aunque desde los años setenta se hayan dedicado sobre todo a fortalecer un sistema injusto a cambio de algunas migajas, o simplemente a cambio de estar en el poder, sin más.

Por tanto, respeto a los votantes y a los creyentes. Pero ya ha caído mucho como para no poder juzgar y advertir que lo que existe y se autodenomina socialdemocracia, es una tomadura de pelo envuelta en siglas históricas, decentes, obreristas y republicanas, carentes ya de contenido y de ética.

Por eso el socialismo, las ideas socialistas de Jaurés o de Pablo Iglesias, sufren un doble ataque desde posiciones más o menos progresistas e incluso radicalmente progresistas y es el de la tercera vía, el socioliberalismo de Valls, Hollande, Felipe González, Renzi etc. etc. por un lado y por otro el de formaciones diferentes, nuevas, novísimas o no tan nuevas que desean certificar la muerte del socialismo, no solo como idea, sino también camino de liberación y de justicia, reparto e igualdad en democracia. Se dice por parte de algunos que la socialdemocracia ha muerto cuando comprobamos que todos los programas que hoy se hacen por fuerzas de izquierdas reales o progresismos transformadores, son socialdemócratas. Socialdemócratas cabales, pero más incluso en la línea de Habermas –el líder socialdemócrata alemán, que desde inicios del siglo XX comenzó a proponer la práctica fundamentalmente parlamentaria- que en la de Pablo Iglesias. Curioso.

La transformación social y el reparto de la riqueza -siendo marxiano-, por medio de una combinación de la acción social, ciudadana, sindical y al mismo tiempo la práctica parlamentaria para conseguir el poder y desde el poder democrático, mediante procesos constituyentes, republicas o la libertad real y el empoderamiento de las clases populares, es el objetivo socialdemócrata por excelencia que socialistas y socialdemócratas estuvieron impulsando desde finales del siglo XIX y que ahora siguen impulsando-los socialistas transformadores- en varias repúblicas latinoamericanas. Sin embargo,  parece lo nuevo, lo moderno, lo que toca hacer. Efectivamente, es lo que toca hacer y lo que ocurre es que ante el abandono del campo ideológico socialista, por parte de las oligarquías políticas socioliberales otras personas con todo el derecho del mundo, lo están ocupando en Europa. Es en ese terreno, donde yo planteo que para fotocopia mejor el original y que hay que rescatar el socialismo al objeto de ponerlo a disposición de la transformación social, del cambio y de las personas que sufren empobrecimiento, recortes, pobreza, paro y precariedad laboral y vital. Esa tesis es la que me llevó a escribir el artículo http://cli-as.org/reino-de-espana-hace-falta-un-partido-socialista/  en la que defiendo la necesidad de construir un PARTIDO SOCIALISTA, que sea portador de los valores de reparto de la riqueza, por tanto antineoliberal. Ecosocialista en defensa de la Madre Tierra, por tanto, de la vida en nuestro planeta, sabiendo que el capitalismo la conduce a su suicidio. Republicano federalista y por el fin del patriarcado como elemento clave de movilización y cambio social profundo. Que asuma los nuevos valores ciudadanistas, pero enraizado en la lucha de clases, porque hay ricos y pobres, oligarquía y clases populares, explotadores, especuladores y explotados y engañados. Hay gentes que expropian lo público en beneficio propio y personas que sufren la desposesión y esas personas se resisten y poco a poco se organizan y eso es lucha y como los de abajo son pobres o empobrecidos, mientras otros, los ricos, los utilizan, hay clases y las clases luchan, unos por poseer más y otros por la justicia y por su futuro y el de sus hijos.

Ese partido de los y las socialistas, debe ser construido en el estado español, por todas y todos los que se consideran socialistas al objeto, insisto de ponerlo a disposición de las gentes y del pueblo. Hay diferentes grupos organizados locales, en comunidades, nacionales y estatales que se reclaman del socialismo y del ecosocialismo. Personas incluso dentro del PSOE defendiendo estas ideas. Por tanto hay que invitar a los y las socialistas que quedan en el PSOE no a apuntarse a algo ya existente, sino a construir juntos el partido socialista y ecosocialista, diferente del socioliberal defensor del sistema. Otro partido. El PSOE ya no tiene credibilidad y además como afirma José Chamizo, cae mal, le cae mal a la gente.

Pero eso sí, no para construir un bis del socialiberalismo, sino algo diferente y profundamente antineoliberal y republicano. Personas en grupos procedentes del PSOE o de otras tradiciones pero que han llegado al mismo camino. Hay organizaciones que en la práctica pueden estar en esas perspectivas, pero mi opinión es que primero hay que agrupar a socialistas,- no tan solo de origen en el PSOE-, al objeto de poder presentar una estructura de confianza a mujeres y hombres, que han creído en esa corriente de la izquierda y ahora están decepcionados y en sus casas. Pero la labor de ese partido de los y las socialistas, no sería su propia consolidación como tal y como aparato electoral, sino tal y como hizo el PSOE de Pablo Iglesias la búsqueda de la conjunción con otras fuerzas transformadoras, republicanas y constituyentes. La conjunción, la confluencia, el frente popular al objeto de derrotar la oligarquía cruel y rentista española y un régimen ya caduco y podrido por la corrupción.

Honradamente he de advertir, que el socialismo democrático del estado español, por su tradición, su historia y su aportación al movimiento obrero, la Republica, la construcción del bienestar y las conquistas sociales a pesar de errores, dejaciones y renuncias, no es, ni merece ser la parte, la sección, el circulo, ni la sucursal de nadie. Sería peor al objeto de lograr la confluencia y la conjunción. Sería renunciar para alegría de nuestras oligarquías y de los y las socioliberales a un legado, una memoria y a muchas personas honradas, trabajadoras y luchadoras que tienen mucho que aportar, precisamente demostrándole –entre otras cosas- a lo que queda del régimen de 1978 y a los del 135, que el socialismo, existe y está frente a ellos, con las clases populares y donde siempre debió estar.

El socialismo democrático y transformador, tiene mucho que decir y sobre todo puede contribuir a crear el poso imprescindible para la construcción del pueblo de izquierdas.  También para rescatar a la izquierda.

Cuando estos días escucho o leo que hay importantes núcleos transformadores que no desean ser confundidos con la izquierda, por el daño que el PSOE renovado, pueda haberle hecho a la palabra, me pregunto, que porqué renunciar a algo definitorio que además significa desde la Revolución Francesa de 1789, la libertad, la igualdad, la fraternidad, los derechos humanos y los derechos de ciudadanía. La consecución del ciudadano frente al súbdito, la república de la igualdad y la democracia, la ilustración y la razón. Los revolucionarios franceses de hace más de doscientos años si lo tuvieron claro, pues había que distinguirse de los absolutistas y los partidarios del antiguo régimen y por eso se agruparon todos en un lado de la cámara, de la Asamblea. Resultando ser el lado izquierdo. No citaré, por no provocar a los teóricos del “ni de derechas ni de izquierdas” en el siglo XX. No pretendo acusar a nadie que desde la buena fe y al objeto da cambiar las cosas, entiende que hay que cambiar también este concepto. Pero es que otros antes que ellos, desde sus antípodas ideológicas, ya lo pensaron, lo hicieron y lo teorizaron, e impusieron para desgracia del pueblo obrero y de sus organizaciones.

Por eso mismo, muchas personas, ni renunciamos al socialismo, ni se lo vamos a regalar a los que usurpan tan hermosa palabra. El socialismo además es un concepto, una idea transversal como ahora se dice y por tanto partidos comunistas, trotskistas, socialistas y socialdemócratas la utilizan para presentarse y definirse. Con diversos padres desde el mismo 1789, pero el más aceptado y con razón Karl Marx.

No estamos ante un canto a la nostalgia. Solo pretendemos o pretende el autor y muchas y muchos de sus amigos y compañeros hacer una apuesta por la coherencia, al manos la nuestra y frente a la cultura neoliberal que nos está robando hasta las palabras y los conceptos. Estamos pues ante una lucha no solo social, económica y democrática, sino ante una rebelión cultural y enfrentarse a la alienación ultra-liberal y conservadora, también conlleva no renunciar a nuestra cultura de clase.

Aquellos que afirman que la lucha de clases es antigua, una antigualla, es porque sus beneficios son seis millones de paradas y parados que asustan a las personas que están en el mundo del trabajo o llevan a aceptar la precariedad y sueldos de miseria con tal de encontrar trabajo o bien imponen las privatizaciones o el rescate bancario a costa de nuestro empobrecimiento, nuestra salud y nuestra educación. Ellos si tienen muy claro que son una clase superior y por eso, niegan la mayor.

Ahora en estos días y ante las elecciones municipales, tenemos una nueva oportunidad de construir las y los socialistas, junta al resto de fuerzas sociales y políticas, por el cambio y constituyentes no solo la oportunidad, sino la obligación de levantar algo juntas y juntos al objeto de ganar, de que ganemos los citados comicios y defender la democracia local e impulsar desde los gobiernos locales la democracia real, lo público y el proceso constituyente.

La derecha desde el miedo, está preparando un golpe de estado, sin tanques, pero igualmente violento para con los derechos cívicos y la democracia.

 

Politólogo y co-primer secretario de Alternativa Socialista

 

 

Categorías: Attac Planet

Continúa el saqueo

Mar, 09/09/2014 - 13:00

Xavier Caño Tamayo – ATTAC Madrid

Una ilustración humorística de El Roto muestra a un joven fregando una gran olla mientras dice: “Soy licenciado en física cuántica, pero ahora trabajo de lavaplatos en Londres para pagarme los estudios de camarero en Berlín”. Ironía gráfica que ilustra las peores secuelas de la política de austeridad contra viento y marea en la vieja y caduca Europa: el paro y el trabajo precario que conlleva riesgo real de pobreza.

Pero, por lo visto, los gobiernos de Europa no aprenden. Ángela Merkel y Rajoy, presidente del gobierno español, se han reunido en para reafirmar el compromiso de imponer la austeridad en tanto que Merkel ha aplaudido el afán de Rajoy para hacer reformas. Lo que ellos llaman reformas, que no son tales, porque reforma es lo que se propone, proyecta o ejecuta como innovación y mejora en algo. Que no es el caso. Rajoy, además tiene la pretensión de que “en España empezamos a ver los frutos de las reformas”, haciendo bueno el dicho popular de que no hay peor ciego que quien no quiere ver. Porque los datos y hechos del sufrimiento mayoritario de la ciudadanía están ahí, a la vista. Pero ellos insisten en mantenella e non enmendalla por más que economistas de escuelas diversas y algunos premios Nobel de economía digan alto y claro que la austeridad no es el camino. A lo que añadir los hechos tozudos. Europa no avanza ni se recupera.

Lo inmoral de esta injusticia social generalizada, del saqueo de las clases trabajadoras, es que el armazón del control del déficit público, razón de ser de la austeridad, tiene un fin nada glorioso: que los bancos alemanes, también holandeses y franceses, aunque menos, cobren sin falta los intereses de los abundantes préstamos que concedieron alegremente en el desarrollo de la burbuja inmobiliaria, entre otras irresponsabilidades. Una ecuación sencilla. Para que el sector financiero y sus adláteres mantengan sus beneficios, la ciudadanía lo pasa mal o muy mal.

Pero no sólo Alemania y España están tocadas por la nefasta austeridad. En Francia, el presidente Hollande, que dice ser socialista, ha disuelto el nuevo gobierno porque le habían salido ministros díscolos que se oponían a la corrosiva austeridad. Y, para que no haya dudas del camino elegido, Hollande ha designado como ministro de economía a Emmanuel Macron, brillante neurólogo y economista que, entre otras cosas, fue socio de la banca Rothschild varios años. Varios analistas han escrito que Hollande comete el mismo error que Mitterrand: girar hacia la derecha. A Mitterand le supuso que el Partido Socialista Francés perdiera las siguientes elecciones y , si Hollande se presentara hoy, la derrota sería notable.

Estos socialdemócratas europeos no aprenden.

En el reino de España, paradigma del más rancio y feroz neoliberalismo de recortes presupuestarios, salvo para ayudar de la banca, el déficit no se ha reducido de modo significativo y la deuda pública alcanza ya el billón de euros. Una deuda triplicada en los años de gobierno del Partido Popular. Hoy, más del 98% del Producto Interior Bruto.

La política de austeridad y un consecuente ridículo crecimiento mantiene un paro de un 26%. Con un preocupante aumento del trabajo precario muy mal pagado. Más reducciones salariales sistemáticas de un 2% anual, según la OCDE. Aunque los salarios disminuyeron casi un 10% en los nueve primeros meses de 2013 comparado con el mismo tiempo de 2013. Según el Consejo Empresarial de Competitividad, los costes laborales en España son un 20% inferiores a la media europea, que ya es ser… Y todo incide en el consumo interior. Negativamente, por supuesto. Y si no hay demanda interna… Incluso la OCDE reconoce que las bajadas salariales de esa magnitud causan penurias a los trabajadores y sus familias. ¿Cuánta estrechez soportan los 1.830.000 hogares españoles en los que todos sus miembros están en paro según la Encuesta de Población Activa? En 2008 solo había 180.000.

La reiteración en las llamadas reformas, los recortes sociales y las reducciones salariales, propósito reafirmado en el citado encuentro entre Merkel y Rajoy de este verano, anuncian más dureza, más pobreza y más sufrimiento de más gente. Y, justamente, más resistencia ciudadana, que habrá que ver cómo es y hasta donde llega.


Periodista y escritor
Twitter: @xcanotamayo
xacata.wordpress.com

 

Categorías: Attac Planet

La nueva Guerra Fría que puede convertirse en caliente entre EEUU y la UE contra Rusia

Mar, 09/09/2014 - 09:01

Vicenç Navarro – Consejo Científico de ATTAC España

Leyendo la prensa española (lo cual hago cada mañana, junto con la prensa extranjera) me sorprende y preocupa que parece no haber conciencia en España de que se está creando una situación, con la reavivación de la Guerra Fría, que puede desembocar en un conflicto bélico entre EEUU y sus aliados (y muy en particular la Unión Europea) por un lado, y Rusia por el otro. En este momento, la mayoría de los medios españoles presentan lo que ocurre en Ucrania como un conflicto entre el gobierno ucraniano y unos secesionistas que se presentan como marionetas del gobierno ruso presidido por Putin, al cual se define como un ser casi patológico, caracterizado por sus ansias imperialistas, que es capaz de enormes maldades, como facilitar el derribo de un avión civil cuando atravesaba el territorio ucraniano. De esta manera, los medios, dóciles ante el poder, están haciendo su labor guerrera movilizando a la opinión popular para reafirmar esta visión, como hicieron durante los años de la Guerra Fría, que creíamos que había terminado.

Esto nos ha llevado a una situación en la que uno de los analistas estadounidenses más creíbles, estudioso de la Unión Soviética de antes y de la Rusia de ahora, el profesor Stephen F. Cohen, acaba de escribir un artículo alarmante, “Patriotic Heresy vs. the New Cold War”  en la revista The Nation (27.08.14), en el que indica que “nunca habíamos llegado a una situación de enfrentamiento tan clara entre EEUU y Rusia desde la crisis de los misiles en Cuba del año 1962 (…) de manera que no es inimaginable que pudiera haber una guerra entre los ejércitos de la OTAN, dirigidos por EEUU, y Rusia. En realidad, la situación es más peligrosa incluso ahora que entonces”.

El profesor Cohen lleva razón. Leyendo los mayores medios de información extranjeros, se tiene esta sensación de que estamos ya en un momento enormemente peligroso y preocupante. En España, la mayoría parece repetir el mensaje dominante de que hay que parar el imperialismo ruso, repitiendo los mismos eslóganes y narrativas que cuando hablaban del imperialismo soviético. En toda esta campaña propagandística se ignoran muchos hechos, entre los cuales los más notables son:

1. No es Rusia la que tiene bases militares rodeando todo el territorio estadounidense con misiles apuntando a EEUU. Mire el mapa y se verá que no hay bases militares rusas alrededor del territorio estadounidense. Mire ahora el territorio alrededor de Rusia y verá que está rodeada de bases militares con misiles y bombas nucleares, por todas partes de la frontera: Norte, Centro y Sur. Es Rusia, no EEUU, quien tiene  razones para estar más que preocupada. Es EEUU el que está cercando más y más a Rusia. No a la inversa. Esto, que es obvio, es silenciado en los medios españoles.

¿Quiénes son más responsables por las tensiones?

2.  Quien inició las tensiones en Ucrania no fue Rusia, sino EEUU, en cuyo gobierno hay fuerzas muy poderosas, tanto en el Departamento de Estado como en el Pentágono, que quieren que Ucrania se integre en la OTAN. No se puede entender lo que ocurre en Ucrania sin entender lo que está ocurriendo también en EEUU. En este país hay un agotamiento y rebelión de la población frente al enorme coste que supone la continuidad de guerras y conflictos bélicos que se realizan, con un gran coste humano, incluyendo el bienestar de las clases populares de EEUU. El gobierno federal es el Estado más armado del mundo y es, a la vez, el que ofrece menos seguridad y protección social a sus ciudadanos: EEUU tiene el Estado del Bienestar menos desarrollado de los países de la OCDE (el grupo de países más ricos del mundo). La política del Presidente Obama de deshacerse de las guerras de Irak y Afganistán y su gran resistencia a iniciar otros conflictos bélicos se debe precisamente al rechazo popular a añadir más guerras al largo historial de conflictos bélicos que caracterizan la política exterior de EEUU.

Hoy la industria armamentista y el complejo político que sustenta (que el Presidente Eisenhower denunció en su día como Complejo Industrial Militar) está a la defensiva porque su mayor justificación –la lucha contra la Unión Soviética- ha desaparecido. Tal complejo está ahora intentando por todos los medios que la OTAN continúe expandiéndose a fin de justificar su poder dentro de EEUU. Y Ucrania es la oportunidad. Los belicistas de la Guerra Fría continúan ejerciendo una gran influencia en el Departamento de Estado y en el Pentágono.

3. Uno de estos personajes, heredado de la Administración Bush, es quien dirige la Oficina Europea del Departamento de Estado (equivalente al Ministerio de Asuntos Exteriores) del gobierno federal de EEUU. Se trata de Victoria Nuland, que dirigió la ayuda al golpe en contra del gobierno democráticamente elegido en Ucrania, desplazándose hasta allí, y que, junto con el Embajador de EEUU, estuvo en la plaza Maidan, simbolizando el apoyo al nuevo gobierno que no había sido elegido y cuyas primeras medidas eran claramente hostiles hacia la población rusa que vive en grandes regiones de Ucrania, nombrando también, en puestos claves del gobierno, a militantes nazis herederos de los partidos que habían apoyado la invasión nazi de la Unión Soviética. Imagínese por un momento qué hubiera ocurrido si la persona encargada de asuntos estadounidenses en el gobierno ruso hubiera ido a la plaza de Nueva York donde se inició el movimiento Occupy Wall Street y hubiera animado a los rebeldes estadounidenses a tomar el gobierno federal en Washington. ¿Cree que el gobierno federal de EEUU (rodeado en esta analogía por bases militares con misiles y bombas nucleares en Canadá, en Méjico, en Honduras, en Guatemala o en Bermudas) permanecería pasivo? ¿Quién es el responsable de las tensiones?

No se están respetando pactos que se habían realizado

4. Cuando la Unión Soviética se disolvió, hubo un acuerdo de que la OTAN no se expandiría hacia el Este y quedó claro que Ucrania no se integraría en la OTAN. Esto está claro, e incluso la Sra. Merkel, presionada por los cancilleres Khol y Schmidt, lo ha reconocido. ¿Por qué, entonces, no se denuncia que el Secretario General de la OTAN, siguiendo los deseos de los belicistas del Departamento de Estado y del Pentágono, haya invitado al gobierno ucraniano a que se integre en la OTAN? ¿No ven que esto es un acto de provocación enorme a Rusia?

5. Los supuestos secesionistas y títeres pro rusos no fueron secesionistas en sus orígenes, pues pedían el desarrollo de una Ucrania federal, lo cual es lógico, pues aquel país está compuesto de varias naciones. La intolerancia  del gobierno de Ucrania para negociar esta posibilidad es lo que está llevándoles a posturas secesionistas. Y el hecho de que no son títeres se evidencia en que en varias ocasiones no han seguido los deseos del gobierno Putin. Cuando Putin, creyendo que representaba sus puntos de vista, llegó a una serie de acuerdos que no habían sido consultados con ellos, los supuestos títeres se distanciaron de los acuerdos. En realidad, aunque hay una gran variedad de sensibilidades entre los pro rusos, una gran parte son movimientos de izquierdas herederos de los luchadores antinazis, con un gran componente comunista. Una de las primeras medidas que impuso el nuevo gobierno ucraniano fue precisamente la prohibición del Partido Comunista ucraniano. Lo último que desea Putin es la reavivación del comunismo en Rusia (Léase Elena Koroleva, “Ilegalización del Partido Comunista de Ucrania, una peligrosa farsa en tiempos sangrientos”, Rebelión, 28.02.14).

6. No está claro lo ocurrido con el vuelo 17 de Malaysia Airlines el día 17 de julio de este año, sobre territorio ucraniano. El gobierno federal ha acusado a los rebeldes pro rusos de haber derribado el avión con armas obtenidas del gobierno Putin, lo cual podría ser, pero no se han presentado pruebas que lo confirmen. Los rebeldes pro rusos lo niegan y también lo niega el gobierno Putin y han provisto información, mostrando como el avión se había desviado de la ruta normal y que estaba siendo seguido a una distancia de 3 o 4 kilómetros por un avión militar perteneciente a las fuerzas aéreas del gobierno ucraniano. El gobierno ruso ha pedido que se haga una investigación internacional, petición que no ha obtenido respuesta ni del gobierno ucraniano ni del gobierno federal de EEUU.

La absurdidad de demonizar a Putin

7. La demonización del Sr. Putin es parte de una campaña propagandística que sigue los pasos de un libro de texto de la guerra en los medios de información, pero está dificultando enormemente la comprensión y la solución del problema. Es interesante señalar que algunos de los mayores arquitectos de a 1ª Guerra Fría están ahora en contra de esta 2ª Guerra Fría, considerándola negativa para los intereses de EEUU. Están subrayando que esta demonización de Putin está estimulando que se reavive la alianza geopolítica Rusia-China que amenaza al gobierno de EEUU. Algunas de las voces más críticas de esta demonización de Putin son nada menos que Henry Kissinger, el Sr. Jack Matlock, el embajador de EEUU en la Unión Soviética en la época de Reagan, y la senadora Dianne Feinstein, Presidenta del Comité de Inteligencia del Senado de EEUU, que han indicado que  esta campaña de demonización de Putin y del gobierno ruso va en contra de los intereses de EEUU. Aunque en su lenguaje, intereses de EEUU quiere decir intereses del mundo empresarial estadounidense, la realidad es que esta 2ª Guerra Fría está también perjudicando enormemente (como también lo hizo la 1ª Guerra Fría) el bienestar de las clases populares de EEUU y de Europa, además de las clases populares de Ucrania.

La Unión Europea debería oponerse a esta situación. Como ya indiqué en otro artículo, he criticado extensamente a la Unión Soviética, hasta tal punto que mis libros fueron prohibidos en aquel país durante el gobierno soviético. Y también he escrito críticamente sobre el gobierno Putin, denunciando la falta de libertad y democracia en aquel país. Pero es un suicidio continuar con la estrategia actual, porque el comportamiento del gobierno Putin es lógico y racional y responde a las provocaciones, que, por desgracia, vienen del Oeste.

Debería poder establecerse un Estado federal en Ucrania que incluyera las diferentes naciones y culturas dentro de un país que podría ser, como Finlandia, incluso miembro de la Eurozona si así lo deseara (con los costes que ello implicaría), pero sin pertenecer a la OTAN, cuya desaparición, por cierto, sería un paso positivo para relajar la tensión internacional. Hasta ahora, las intervenciones de la OTAN y/o de las fuerzas militares de EEUU y de las UE en Irak, Libia y Siria han sido auténticos desastres. Hoy, las fuerzas terroristas en cada uno de estos países representan un peligro mucho mayor que antes de que intervinieran. ¿Que no se dan cuenta?

Una última nota personal

8. Una última nota personal. Recibo con cierta frecuencia notas de los lectores de mi blog que, al leer artículos con noticias que no leen en la prensa diaria, me piden que escriba en tales medios para que alcancen una mayor difusión. Agradezco el halago de estas notas, pero, francamente, me irritan, pues parecen desconocer su país. Que mis escritos no aparezcan en los mayores medios no es porque yo no lo desee sino porque no los publican. Les rogaría que, en lugar de escribirme a mí, escriban y denuncien a los medios por vetarme a mí, entre otros, que presentamos visiones críticas con la sabiduría convencional. Como bien dice mi amigo Noam Chomsky en EEUU, el veto de las voces críticas es, por desgracia, una muestra de que llevamos razón. La dictadura mediática (que es incluso más acentuada en España) es el mayor defecto y debilidad de la democracia. Por desgracia, todavía no hay plena conciencia a nivel de la calle de la existencia de esta dictadura. A aquellas personas que crean que estoy exagerando, les invito a que me digan dónde, en los mayores medios de información españoles, aparecen los datos y observaciones que aparecen en mis escritos sobre Ucrania, incluyendo éste. Y verán que prácticamente en ninguno. Así es España.

Catedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas. Universidad Pompeu Fabra, y Profesor de Public Policy. The Johns Hopkins University

Artículo publicado en Público.es
vnavarro.org

Categorías: Attac Planet

La red Global-ATTAC se reune en París. 19 al 23 de agosto de 2014.

Mar, 09/09/2014 - 07:00

attac-org-logoEl pasado mes de agosto tuvo lugar en París el encuentro Global-ATTAC, en el marco de la Universidad Europea de Movimientos Sociales.

En esta reunión, en la que estuvieron los ATTAC de países de hasta cuatro continentes, se han abordado temas variados en relación al papel de nuestra organización en el marco internacional y se ha llevado a cabo una puesta en común de los distintos trabajos que se están desarrollando a nivel mundial. También se ha debatido sobre una propuesta para redactar un nuevo manifiesto de la red Global de ATTAC y se han marcado en el calendario próximas movilizaciones a nivel internacional. Por último, y ya en clave más interna, se han tratado cuestiones sobre coordinación, estructura o presencia en internet.

El documento completo correspondiente al acta de esta reunión en formato pdf puede descargarse desde este enlace (100 KB)

 

Categorías: Attac Planet

Nueva Guerra Fría

Lun, 08/09/2014 - 18:00

Serge Halimi – Director de Le Monde diplomatique’

En 1980, para resumir su visión de las relaciones entre Estados Unidos y la Unión Soviética, Ronald Reagan usó esta expresión: “Nosotros ganamos; ellos pierden”. Doce años más tarde, su sucesor inmediato en la Casa Blanca, George Bush, se congratulaba por el camino recorrido: “Un mundo antes dividido entre dos campos armados reconoce que sólo hay una única superpotencia: Estados Unidos de América”. Fue el fin oficial de la Guerra Fría.

Este periodo, a su vez, ya es pasado. La hora de su muerte sonó el día en que Rusia se cansó de “perder” y estimó que su programado descenso nunca tocaría fondo, dado que cada uno de sus vecinos se veía sucesivamente atraído –o sobornado– por una alianza económica y militar dirigida contra ella. Por otra parte, el pasado marzo, en Bruselas, Barack Obama recordó: “Los aviones de la OTAN [Organización del Tratado del Atlántico Norte] patrullan los cielos sobre el Báltico, hemos reforzado nuestra presencia en Polonia y estamos dispuestos a hacer más” (1). Frente al Parlamento ruso, Vladímir Putin asimiló tal disposición a la “infame política de la contención” que, según él, las potencias occidentales oponen a su país desde… el siglo XVIII (2).

Sin embargo, la nueva Guerra Fría será diferente a la anterior. Ya que, como ha señalado el Presidente de Estados Unidos, “a diferencia de la Unión Soviética, Rusia no lidera ningún bloque de naciones, no inspira ninguna ideología global”. La confrontación que se instala también ha dejado de oponer una superpotencia estadounidense que basa en su fe religiosa la seguridad imperial en un “destino manifiesto” a un “Imperio del Mal” que Ronald Reagan maldecía además por su ateísmo. En cambio, Vladímir Putin corteja –no sin éxito– a los cruzados del fundamentalismo cristiano. Y cuando se anexiona Crimea, recuerda de inmediato que es el lugar “donde fue bautizado San Vladímir (…), un bautismo ortodoxo que determinó los fundamentos básicos de la cultura, los valores y la civilización de los pueblos rusos, ucranianos y bielorrusos”.

Tanto como decir que Moscú no admitirá que Ucrania se convierta en la base de operaciones de sus adversarios. Candente por una propaganda nacionalista, que incluso excede el lavado de cerebro occidental, el pueblo ruso se opondría a ello. Ahora bien, en Estados Unidos y en Europa, los partidarios del gran rearme superan la apuesta: proclamaciones marciales, avalancha de sanciones heteróclitas que sólo fortalecen la determinación del campo contrario. “Quizás la nueva Guerra Fría será aún más peligrosa que la anterior –ya advirtió uno de los mejores expertos estadounidenses sobre Rusia, Stephen F. Cohen–, porque, contrariamente a su predecesora, no encuentra ninguna oposición –ni en la Administración, ni en el Congreso, ni en los medios de comunicación, las universidades, los think tanks (3)–”. La receta comprobada de todos los engranajes…

(1) Discurso de Barack Obama en Bruselas, 26 de marzo de 2014.
(2) Discurso de Vladímir Putin en el Parlamento ruso, 18 de marzo de 2014.
(3) Pronunciada en la conferencia anual Rusia-Estados Unidos, Washington, 16 de junio de 2014. Retomada en The Nation, Nueva York, 12 de agosto de 2014.

 

Categorías: Attac Planet