Skip navigation

News from Attac Spain

Distribuir contenido
Justicia económica global
Actualizado: hace 5 horas 48 mins

¿Alguien se acuerda de las pensiones mínimas?

Jue, 16/10/2014 - 12:00

José Antonio Pérez – ATTAC Madrid

El Gobierno acaba de anunciar que las pensiones serán actualizadas con un 0,25% de incremento. Si la cantidad efectiva de tal revisión resulta ridícula, en el caso de las pensiones mínimas, un euro al mes, supone una verdadera afrenta a la dignidad de las personas. ¿Se ha levantado alguna voz institucional, política o sindical protestando con firmeza por esta injusticia?

Hasta la llegada a la Moncloa de Mariano Rajoy y su banda de depredadores de los derechos sociales, los gobiernos posteriores a los Pactos de la Moncloa, además de cumplir con el precepto de revisar la cuantía de las pensiones conforme a la inflación, han tenido algún detalle hacia los jubilados con retribuciones más bajas. Aplicando a éstas algún incremento adicional, por lo general, bastante cicatero, a veces de solo algunas décimas de punto.

En honor a la verdad, hay que reconocer que fue José Luis Rodríguez Zapatero quien prometió, y llevó a cabo, una notable revisión de las pensiones mínimas. A lo largo de los cuatro años de su primer mandato, experimentaron una subida del 30% aproximadamente. Esta voluntad se quebró durante su segundo y desastroso mandato, cuando los poderes fácticos de la Unión Europea le obligaron a introducir graves restricciones en la protección social. Entonces, Zapatero perdió la oportunidad de despedirse del gobierno con un gesto de altura social, situando la cuantía de las pensiones mínimas en niveles acordes con el derecho a vivir con dignidad.

Ahora, el Gobierno de ese Rajoy que prometió “si hay algo que no tocaré serán las pensiones“, en aplicación de su restrictiva reforma del sistema nacional de pensiones anuncia que las mismas serán actualizadas con un 0,25% de incremento. Si la cantidad efectiva de tal revisión resulta ridícula, en el caso de las mínimas, un euro al mes supone una verdadera afrenta a la dignidad de las personas.

Ya he comentado alguna vez en este cuaderno ese aforismo económico que sostiene que un euro en el bolsillo de un rico compra menos que un euro en el bolsillo de un pobre. O viceversa. En efecto, la utilidad marginal crece más rápidamente en el caso del individuo pobre, para el que una unidad monetaria adicional en sus ingresos significa mucho más de lo que supone para un rico. Para una persona rica, un euro añadido apenas aumenta su poder adquisitivo. Sin embargo, para una persona en situación de necesidad, ese mismo euro significa poder comprar una barra de pan o una botella de leche.

Ahora bien, un euro al mes, es decir, una barra de pan al mes, no cumplen el mandato de la Constitución Española:

    Los poderes públicos garantizarán, mediante pensiones adecuadas y periódicamente actualizadas, la suficiencia económica a los ciudadanos durante la tercera edad. Asimismo, y con independencia de las obligaciones familiares, promoverán su bienestar mediante un sistema de servicios sociales que atenderán sus problemas específicos de salud, vivienda, cultura y ocio. (Art. 50)

Garantizar la suficiencia económica a los ciudadanos durante la tercera edad exige situar la cuantía de las pensiones mínimas bastante por encima de la cifra de  contributivas, de jubilación o viudedad, bastante por encima de la franja de 600 € en que se encuentran las contributivas de jubilación o viudedad. Eso exigiría una actualización de, al menos, 30 € al mes. O sea, un euro al día. Esto no es pedir el oro y el moro: con un incremento de esta índole harían faltan diez años para que alcanzasen la cuantía de 900 €. Y en diez años, a una persona mayor le puede suceder cualquier cosa, incluida la baja definitiva en el censo poblacional. Máxime cuando la calidad de la asistencia sanitaria en España se deteriora a marchas forzadas por la negligente acción gubernamental.

¿Quienes son los que deciden la precariedad ajena? Desde luego, en los confortables sillones del Consejo Definidor de las Necesidades de la Gente no se ha invitado a sentarse a las personas más desfavorecidas. Y éstas han de resignarse a ver cómo la cobertura de las necesidades mínimas para llevar una vida digna son definidas por otros. Y ya existen suficientes pruebas del riesgo social que supone dejar que sean los ricos —o sus  administradores y delegados— los que se encarguen de evaluar las necesidades ajenas. Pues es propio de la condición humana utilizar distinta vara de medir las necesidades según se trate de las propias o de las del prójimo.

Coincidiendo con el momento en que el Gobierno anuncia esta miserable propuesta de revisión de las pensiones, surge el escándalo de las tarjetas negras de los consejeros de Cajamadrid. Como explica Xavier Vidal-Folch, en El País: “El culebrón de las tarjetas negras de Caja Madrid/Bankia ha desmochado tres mitos. Uno de ellos, el del Gobierno plutocrático, según el cual es mejor que gobiernen los ricos porque no necesitan corromperse, por el principio de la autolimitación de la aspiración al lucro”.  Ni Miguel Blesa, ni Rodrigo Rato, que se autoadjudicaron salarios astronómicos como presidentes de la entidad, evitaron la tentación de pagar sus carísismos caprichos con cargo a la cuenta de gastos de la empresa que arruinaron y que ha sido preciso rescatar con el dinero de todos los españoles. [Ver aquí detalle completo de los gastos de Rato]. Añádanse las trapisondas del expresidente de la CEOE y hoy convicto presidiario Gerardo Díaz Ferrán.

Otro mito caído es el de la coherencia de esos neoliberales e implacables polemistas, como Alberto Recarte (Libertad Digital) o Juan Iranzo, miembro del Consejo Económico y Social, que tanto han pontificado contra el sector público y predicado recortes y austericidios. Mezclados con esta pandilla de indeseables felices portadores de tarjetas black se hallaban algunos sindicalistas. Es el caso del secretario general de UGT-Madrid, José Ricardo Martínez, que sólo en un mes gastó 12.000 euros en grandes almacenes; la de Rodolfo Benito, responsable de la Secretaría de Estudios de CC OO: Por su parte, Francisco Baquero, otro consejero por CC OO, destinó la mayor parte de los 266.400 euros a mobiliario del hogar, electrodomésticos y restaurantes de lujo. Mientras tanto, toda Asturias se pregunta por el origen de los 1,4 millones de euros que José Ángel Fernández Villa, líder del sindicato minero SOMA-UGT afloró tras la amnistía fiscal.

Evidentemente, estos sindicalistas estaban muy ocupados en gozar de sus dispendios como para preocuparse de la sencilla gente de a pie. Cuando alguien se acostumbra a vivir con la opulencia permitida por una tarjeta de ese tipo, se introduce en un mundo que no tiene nada que ver con el de la escasez en que viven los jubilados más humildes. Como el de la viuda que sobrevive a duras penas con una pensión de 8.860 euros anuales.

PS: Y a todo esto, Carlos Fabra, otro delincuente convicto, sigue sin ingresar en la cárcel para cumplir la condena de cuatro años impuesta por el tribunal que lo ha juzgado.

Carnet de Paro.

Categorías: Attac Planet

Dramático cambio del PIB global: ¡China supera a EU y el BRICS rasguña al G-7!

Jue, 16/10/2014 - 08:00
Alfredo Jalife-Rahme - La Jornada

En su dramática Perspectiva económica mundial, el FMI publicó aparatosos datos nada sorprendentes que acentúan las tendencias en los primeros 10 lugares del PIB global medido por el poder adquisitivo ( Purchasing Power Parity: PPP): China (17.6 millones de millones de dólares, trillones en anglosajón) desplaza a Estados Unidos (EU) –17.4 millones de millones de dólares– del primer lugar (http://goo.gl/4trx7S) y el BRICS de los mercados emergentes del incipiente orden multipolar rasguña al G-7 de las oxidadas economías avanzadas hoy paralizadas por sus deudas impagables, como exhuma el demoledor Reporte Ginebra (http://goo.gl/355sO9).

FMI proyecta que en los próximos cinco años China superará en 20 por ciento al PIB de EU y aborda la diferencia entre el poder adquisitivo (PPP) y el menos usado PIB nominal que expresa su cotización en dólares (http://goo.gl/zk8HI9).

Dicho sea con humildad de rigor, el ascenso irresistible tanto de China como del BRICS en contrapunto a EU y al G-7 lo había proyectado en mi libro Hacia la desglobalización (http://goo.gl/mdYIUk )” de 2007, que resultó premonitorio y de mi otro libro El híbrido mundo multipolar (http://goo.gl/Avfwsm )” de 2010.

El mismo ex director del FMI, el franco-israelí Dominique Strauss-Kahn, había proyectado que en 2015 China desplazaría a EU del primer lugar, lo cual le valió, quizá, su defenestración por la vía erótica.

El dato más espectacular es la irrupción de Indonesia en el noveno lugar, con 2.55 millones de millones de dólares –máximo país islámico del mundo con 254 millones de habitantes– que desplaza a un humillante décimo lugar a Gran Bretaña (GB: 2.43 millones de millones de dólares), otrora potencia imperial de tres siglos, hoy en aguda decadencia.

Otro dato relevante –poco publicitado, pero que repite el sitio del año pasado– lo ostenta India, que ocupa un portentoso tercer lugar (7.27 millones de millones de dólares): ¡antes del cuarto y quinto lugar de Japón (4.78 millones de millones) y Alemania (3.6 millones de millones)!

La subestimada India se acaba de lucir con la colocación de su satélite en Marte: hazaña tecnológica que comparte con EU, Rusia y la Unión Europea.

Nada nuevo sobre Rusia y Brasil, que ocupan respectivamente el sexto (3.55 millones de millones de dólares) y séptimo lugar (3.07 millones de millones), que desplazan a Francia a un penoso octavo sitio (2.58 millones de millones).

Cuando los desinformativos multimedia israelí-anglosajones lo consideraban derrotado, destaca, al revés, que el pentapartito BRICS (32.17 millones de millones de dólares) rasguña al heptapartita G-7 (34.42 millones de millones). ¡Fenomenal!

A propósito, el reporte del FMI coloca negativamente al infatuado “México neoliberal itamita” en el octavo lugar: ¡Pero de los países más endeudados del mundo!

Los realistas británicos del desinformativo The Economist ya se dieron cuenta de que no es sencillo intentar el insensato aislamiento de Rusia, sexta potencia geoeconómica con las quintas reservas de divisas globales, y exhortan acostumbrarse al liderazgo de Rusia (http://goo.gl/XslJeV) que, a mi juicio, provee su disuasivo paraguas nuclear al BRICS.

A los analistas oficiosos de China les disgustó el primer lugar en el mundo cuando estimar la verdadera fortaleza economía de un país es un asunto muy complicado (http://goo.gl/UtmKNr).

Juzgan que el sitio de ser el primero en el mundo basado únicamente en el poder adquisitivo no es persuasivo cuando su cálculo queda abierto a su amplia mala interpretación.

Sucede todo lo contrario cuando se mide el per cápita del PIB de China por el poder adquisitivo: patético lugar 121, con 6 mil 629 dólares, aunque 30 veces mayor al de 1980: ¡34 años pasmosos!

China aún queda lejos del per cápita de EU (51 mil 200 dólares), lugar 15 del mundo y primero del G-7, si descontamos los cuatro paraísos extraterritoriales fiscales/bélicos de GB: Bermudas (cuarto sitio: 86 mil dólares); Jersey (octavo: 57 mil); las ocupadas islas Malvinas (décimo: 55 mil 400), e Isle of Man (decimotercero: 53 mil 800), dejando de lado a los enclaves piratas británicos de Guernsey (lugar 16), las islas Caimán (17) y Gibraltar (20) (http://goo.gl/7qHgDD).

El desempeño del BRICS medido por el PIB per cápita es aún mediocre: Rusia (lugar 77: 18 mil 100 dólares), India (169: 4 mil, ¡peor que China!), Brasil (105: 12 mil 100) y Sudáfrica (108: 11 mil 500).

El primer per cápita del mundo es Qatar (¡102 mil 100 dólares!), verdadero artefacto gasero, mientras el “México neoliberal itamita” se hunde en el lugar 88 con anodinos 15 mil 600, detrás del minúsculo y agobiado Líbano (15 mil 800).

Destaca que Macao (88 mil 700 dólares) y Hong Kong (52 mil 700) –ambos pertenecientes a China bajo el esquema de un país, dos sistemas–, ostenten respectivamente los lugares tercero y decimoquinto del ranking del PIB per cápita.

Llama la atención que los paraísos fiscales británicos se encuentren entre los primeros lugares mundiales del PIB per cápita, lo cual enmarca la piratería consustancial al buitre modelo neoliberal global y sus expoliadores derivados financieros.

Argumentan los analistas oficiosos chinos que aun si su economía continúa creciendo a la tasa presente, le tomará a China por lo menos 35 años (sic) alcanzar el per cápita de EU, por lo que es ridículo aseverar que el PIB de China supera al de EU. Todo es tan relativo…

Aducen que China “se encuentra rezagada respecto de otros países en el poder blando ( soft-power) económico”, ya que no es tan sofisticado como EU, Japón, Alemania, Gran Bretaña, Israel y Sudcorea en innovación. ¿Habrán descontado sus enclaves paradisíacos de Macao y Hong Kong?

Arguyen persuasivamente que aun la inversión en I&D en ciencia y tecnología es solamente el 60 por ciento de la contraparte estadunidense, cuando existe una inmensa brecha entre China y EU en términos de poder blando (nota: la cibertecnología aplicada a las finanzas y sus especulativos derivados cotizados por supercomputadoras).

Asiste parcialmente la razón a los alegatos de los oficiosos analistas de China, ya que en el Índice de Desarrollo Financiero del Foro Económico Global de Davos (http://goo.gl/3app73), descontando el primer lugar de Hong Kong –que pertenece soberana y catastralmente a China–, las plazas financieristas de Wall Street y la City en Londres ocupan el segundo y tercer lugar en el ranking global frente al sitio 23 de China y superan al restante del BRICS: Rusia (39), India (40), Brasil (32) y Sudáfrica (28).

El lugar 45 del “México neoliberal itamita”, castrado sin bancos de inversiones nacionales, es atroz, pese a su alucinante espejismo financierista de corte itamita.

Aunque esperados, los datos dramáticos del FMI exponen el intersticio/ intermezzo de la declinación de un poder hegemónico (EU) frente al ascenso irresistible de una nueva potencia (China) que se abultará más, conforme avance el tiempo, sin guerras de por medio y miedo(http://goo.gl/Kpwy9c).

www.alfredojalife.com
Twitter: @AlfredoJalifeR_
Facebook: AlfredoJalife
Vk: id254048037

Categorías: Attac Planet

Los mitos del sistema alimentario

Jue, 16/10/2014 - 06:00

Esther Vivas – Consejo Científico de ATTAC España

Nos dicen que el sistema agrícola y alimentario es el mejor de los posibles. Un modelo altamente productivo que permite dar de comer a todo el mundo, muy eficiente, que ofrece una gran variedad de alimentos, que facilita el trabajo a los agricultores y lo mejor… que nunca antes habíamos comido de una manera tan segura. ¿En serio?

Sin embargo, cuando analizamos en detalle, y con números en la mano, cada una de estas afirmaciones vemos que son falsas. Quienes las dicen piensan que por repetirlas una y otra vez nos las vamos a tragar. La verdad es que el actual modelo de producción, distribución y consumo de alimentos se sustenta en una serie de mitos que son mentira.

Acabar con el hambre

Uno de los ‘mantras’ más repetidos es que la agricultura industrial e intensiva, con su alta productividad, puede acabar con el hambre. De hecho, en la actualidad, según datos del que fue relator especial de las Naciones Unidas por el derecho a la alimentación Jean Ziegler, en el mundo hay comida para 12.000 millones de personas, y en el planeta somos 7.000 millones. No debería haber nadie sin comer. La realidad, en cambio, es bien distinta: uno de cada ocho habitantes en el mundo, cas mil millones, pasan hambre. Comida hay, y mucha, pero no acaba en nuestros estómagos… solo en los de aquellos que se lo pueden permitir.

Más comida no significa poder comer. ¿Por qué? Los alimentos en el sistema agroalimentario se han convertido en una mercancía. La cadena que une el campo con la mesa está en manos de unas pocas empresas del agronegocio y los supermercados que han convertido el derecho a la alimentación en un privilegio. En consecuencia, o tienes dinero para pagar el precio cada día más caro de los comestibles o acceso a aquello que da de comer (tierra, agua, semillas) o no comes. No tenemos un problema de falta de producción o superpoblación, sino de democracia, de acceso a los alimentos.

Y cuando nos hablan de eficiencia… ¿qué eficiencia? La de un sistema que desperdicia anualmente, según datos de la FAO, un tercio de la comida que produce para consumo humano: un total de 1.300 millones de toneladas. ¿Alimentos para comer o tirar? He aquí la cuestión. La agroindustria es al negocio del hambre, lo que la banca es al negocio de la pobreza.

Libertad y variedad

Nos insisten en que somos “libres” para elegir entre una gran “variedad” de productos. Caprabo así nos da la bienvenida, como “librecomprador”. En cambio, bajo la ilusión de lo diverso se esconde la más estricta uniformidad.

En el campo, le brindan al agricultor todo tipo de semillas híbridas y transgénicas. En el supermercado, nos venden un sinfín de comestibles. Pero nunca como ahora nos habían alimentado tan pocos cultivos. En tan solo un siglo, hemos perdido el 75% de la diversidad agrícola y alimentaria, según cifras de la FAO. Alimentos que hasta hace unas décadas eran anecdóticos, como la soja, actualmente se han vuelto omnipresentes. En los lineales de la gran distribución encontramos siempre las mismas marcas. ¿Libertad? ¿Variedad? Más bien, todo lo contrario.

De pobres campesinos a campesinos pobres

¿Una agricultura que beneficia al campesino? ¿Dónde? La agricultura industrial está pensada por y para el agronegocio y en detrimento de aquellos que siempre han cuidado y trabajado la tierra. Sino, ¿cómo se explica que en Europa cada día más de mil explotaciones agrarias tengan que cerrar? Así lo dice la Coordinadora Europa de La Vía Campesina. O, ¿que en el Estado español únicamente el 4,3% de la población activa se dedique a la agricultura? La respuesta es fácil: a la hora de vender comida, quien menos gana es aquel que la produce.

El diferencial entre el precio que se paga al agricultor en el campo y el que nosotros pagamos en el supermercado continúa subiendo. Hoy, el coste del producto alimentario de origen a destino se multiplica de media por 4,52. La diferencia porcentual entre lo pagado en la huerta y el “súper” por alimentos como el calabacín, el repollo y la berenjena  es de 950%, 808% y 717% respectivamente, según el Índice de Precios en Origen y Destino. Hemos pasado de los pobres campesinos a los campesinos pobres.

¿Seguridad alimentaria?

Afirman que la comida nunca había sido tan segura. Pero entonces, ¿cómo se explican los escándalos alimentarios que nos sacuden día sí día también? Desde las vacas locas, pasando por el pollo con dioxinas hasta los productos con carne de caballo donde se suponía solo había vacuno. No tenemos ni idea de qué nos llevamos a la boca.

Al mismo tiempo, las dolencias vinculadas a aquello que comemos no han hecho sino aumentar. Las “enfermedades occidentales”, como la obesidad, la diabetes, los problemas cardiovasculares y el cáncer resultado de una “dieta occidental”, altamente procesada, con mucha carne, grasa y azúcar añadido son, tristemente, la mejor prueba. Somos lo que comemos. Las consecuencias de una agricultura y una alimentación “adicta” a los agrotóxicos, los transgénicos y los aditivos varios son claras.

¿Que el sistema agrícola y alimentario es el mejor de los posibles? Por favor, que no nos vendan la moto.

www.esthervivas.com

Artículo publicado en Público.es

Categorías: Attac Planet

Neoliberalismo en Ayotzinapa

Mié, 15/10/2014 - 17:00

Alejandro Nadal – Consejo Científico de ATTAC España

Los crímenes en contra de los estudiantes normalistas rurales de Ayotzinapa tienen la huella de un modelo económico en el que los jóvenes campesinos y su cultura son redundantes. Es decir, no hay lugar para los jóvenes campesinos que aspiran a una vida digna y en libertad. La juventud de Ayotzinapa se ha rebelado y los poderes establecidos han respondido.

En realidad, más que un modelo económico (con su mezcla absurda de políticas económicas) deberíamos hablar de un estilo de vida en el que la solidaridad es despreciable. La razón es que bajo el neoliberalismo se lleva al extremo la idea de que la sociedad es un apéndice del mercado y que las relaciones mercantiles son la esencia de la naturaleza humana. En Ayotzinapa los jóvenes han manifestado su rechazo a esta forma de deshumanización.

En el neoliberalismo encontramos lo que Polanyi describe con claridad: en lugar de que las relaciones de mercado estén incrustadas en un marco de relaciones sociales, son las relaciones sociales las que se encuentran subordinadas al predominio de las leyes del mercado. Llevado todo esto al extremo en el neoliberalismo el resultado es que todas las instituciones sociales terminan siendo moldeadas para adaptarse a las necesidades del mercado.

Aquí encontramos el problema central de nuestro tiempo. En su lucha, los jóvenes de Ayotzinapa pugnan por mantener una escuela normal rural abierta. Es un instrumento de vida y de cambio social. Los gobiernos estatales y federal, así como la cúpula empresarial, han buscado por todos los medios satanizar y castigar a los estudiantes. Les parece que ceder en lo que piden los jóvenes es demasiado peligroso para su idea de orden social.

Y es que en el neoliberalismo, el sentido de la moral y la justicia debe reducirse al lenguaje de los contratos de negocios. El signo monetario de las ganancias y las pérdidas es lo único que importa. El mercado y el capital subordinan todo a su lógica, y los poderes no pueden permitir que alguien se atreva a desafiar ese orden de cosas. En Ayotzinapa los estudiantes han rechazado un mundo en el que la dignidad se mide en dinero.

El neoliberalismo lleva hasta sus últimas consecuencias la noción de que la sociedad no existe, como tampoco existen las clases sociales. Lo único que existe es un conglomerado de individuos, todos ellos egoístas: en ese conglomerado la ética de la solidaridad se reemplaza por la práctica del egoísmo en la perpetua búsqueda del triunfo personal. Y como el único y máximo espacio de interacción entre individuos es el mercado, las relaciones humanas son tasadas en términos monetarios y todo lo que no sea dinero es secundario o irrelevante.

Se dice sin cesar por los que alaban este sistema que en él los individuos son libres porque el Estado no restringe su conducta. Pero la realidad es que la libertad termina por irse a la basura en un mundo en el que lo único que importa es lo que puede ser cuantificado en dinero. O como dice Jack Nicholson en un diálogo del clásico film Easy Rider, es difícil ser libre cuando uno es comprado y vendido en el mercado.

Los estudiantes de Ayotzinapa saben todo esto y buscan una opción distinta. Desde el poder primero les impusieron la violencia del mercado y criminalizaron su protesta, pero los estudiantes no se rindieron. Hoy el poder les envía un proyecto de intimidación por el terror. Los estudiantes tampoco se han doblegado. La tensión y el peligro aumentan porque el poder no perdona esta afrenta.

La izquierda institucional lleva años entregada a los pactos y a la lógica de conseguir votos como fin supremo. Por eso es hoy copartícipe de este crimen. Es más, si algo ha demostrado la izquierda oficial es que no tiene ningún interés de promover la construcción de caminos de resistencia. Tampoco está interesada en abrir nuevos espacios de cultura, educación y reflexión que permitan a las clases oprimidas defenderse de la embestida neoliberal.

El desempeño de la izquierda oficial ha dejado una secuela de confusión sobre metas e instrumentos de lucha. Al final del día encontramos una buena dosis de desmoralización y de desmovilización. Es de esperarse que las luchas puntuales, como la de Ayotzinapa, se convertirán en puntos focales de reorganización política. Pero por el momento, no es exagerado afirmar que la izquierda institucional dejó al pueblo de México en un estado de indefensión frente a la agresión desde los poderes establecidos. Es trágico, pero lo que hoy existe como izquierda oficial en sus diversos tonos ha mostrado una vez más su incapacidad para recuperar la iniciativa y para abrir alternativas eficaces para la batalla política.

La lucha de los estudiantes normalistas de Ayotzinapa tiene una historia y es la de todos nosotros. Es la lucha por convertirnos en actores de nuestra propia historia. Y eso es lo que el terror y la militarización de la represión en su contra busca quitarles. Por eso el asalto del que han sido víctimas es una agresión contra todos nosotros. Eso es lo que configura un crimen de Estado. ¡Vivos se los llevaron y vivos los queremos!

Twitter: @anadaloficial

Artículo publicado en La Jornada

Categorías: Attac Planet

La conjura de los vampiros

Mié, 15/10/2014 - 12:00

El sábado 11 de octubre, Barcelona acogió una jornada internacional de debate contra el Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y la Unión Europea (en inglés: Transatlantic Trade and Investment Partnership, TTIP). La reunión, que contó con la presencia estelar de la activista estadounidense Susan George, mundialmente famosa por sus ensayos El informe Lugano (1999) y El informe Lugano 2 (2012), que denuncian el proceso de socavamiento de la democracia impelido por las élites económicas mundiales.

Las jornadas barcelonesas, convocadas bajo el título Soberanía secuestrada, derechos en peligro, tuvieron lugar en el marco del Día Europeo contra el TIPP (11 de octubre), celebrado en más de 300 ciudades del continente. Hicieron acto de presencia ponentes de España, México, Perú, Alemania y Estados Unidos.

Propaganda oficial y geoestrategia

Según el presidente Obama, el TTIP es un potencial dechado de virtudes que escanciará prosperidad a los dos lados del Atlántico: las exportaciones estadounidenses –se espera– crecerán por valor de decenas de miles de millones de dólares, y cientos de miles de puestos de trabajo se crearán en Norteamérica y Europa. De materializarse el tratado, los países concernidos en el TTIP sumarían casi la mitad del PIB mundial y un tercio del total de las transacciones comerciales, así como 800 millones de ciudadanos-consumidores.

Distintos estudios de organizaciones privadas –entre ellas, la Fundación Bertelsmann– pronostican un notorio incremento del PIB de los países de la Unión gracias al TIPP; para España, rondaría el seis por ciento. La economía del Reino Unido, de lejos la más beneficiada, podría aumentar hasta un 10 %, según las mismas fuentes.

El precedente inmediato de este bloque transatlántico es el Tratado Internacional Transpacífico (TTP), también en fase de negociación aunque ya más avanzado, que reunirá a Estados Unidos, México, Perú, Chile, Japón y Vietnam, entre otros países, y cuyo volumen de intercambios podría significar un tercio de las transacciones mercantiles mundiales.

A efectos geoestratégicos, cabe considerar que las dos áreas supranacionales propuestas representarán un sustancial contrapeso al gigante en ciernes del siglo XXI, China, que dentro de dos décadas estará a la cabeza de la economía mundial, pero también será el principal inversor en tecnología, y en menos de cincuenta años –calculan los analistas– dispondrá de un ejército técnicamente equiparable a las fuerzas armadas estadounidenses, además del presupuesto militar más elevado del mundo.

Europa, entre la reivindicación y la transigencia

Se supone que el TTIP crearía un inmenso marco supranacional sin aranceles, situación que podría favorecer los mutuos intercambios; un propósito teóricamente plausible, si no fuera por la letra pequeña que –se teme– podría incluir el acuerdo, referente a la rebaja o supresión de normativas y leyes europeas sobre derechos laborales, consumo y medio ambiente que no están vigentes en Estados Unidos. Es decir: si las leyes comunitarias europeas fueran –y de hecho lo son– más escrupulosas que las norteamericanas en determinados aspectos productivos y sociales, se tendería a eliminar las primeras para no causar perjuicio a los productores estadounidenses, so pretexto de salvaguardar la libre competencia.

La posibilidad de estos recortes legales ya suscitó la preocupación del Parlamento Europeo, plasmada en su resolución 2558 del 23 de mayo de 2013, por la cual se exigía la exclusión del TIPP del sector audiovisual, el respeto a las normativas europeas de derechos humanos, laboral y medioambiental –incluido el control de los transgénicos– y la inclusión de los servicios financieros (Estados Unidos quiere dejarlos fuera del tratado).

Posteriormente (septiembre de 2014), la Comisión Europea se manifestó partidaria de eliminar de la letra del tratado el mecanismo de solución de diferencias entre inversores y estados (en su sigla inglesa, ISDS), polémica propuesta estadounidense que consiste en dar a las empresas multinacionales y fondos de inversión –se calcula que en número de 70.000 entidades– la posibilidad de demandar a los gobiernos por la pérdida de beneficios derivada de modificaciones legales. Apenas veinticuatro horas después de tal declaración, la comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström, no tuvo reparo en retractarse de ella.

Un llamado a la conciencia global desde Barcelona

Las jornadas contra el TTIP de Barcelona fueron presentadas por la urbanista Silvia Grünig. Junto a ella, Álex Guillamon –coordinador de la ONG Entrepueblos– y Carmen Múrias –miembro de la plataforma feminista Marcha Mundial de las Mujeres– ejercieron como moderadores de las mesas redondas posteriores.

Las distintas intervenciones inaugurales del trío coincidieron en la importancia del TTIP sobre la vida cotidiana de todos los ciudadanos de la UE. Hasta el punto de que las pretensiones soberanistas de Cataluña, un país que está reclamando su derecho a la autodeterminación, quedarían frustradas o altamente laminadas incluso en un hipotético horizonte de independencia, si el nuevo Estado permaneciera dentro de la Unión –como desea la mayoría de sus ciudadanos– y hubiera de aceptar los términos del TTIP.

Susan George contra Drácula

Inauguró la serie de intervenciones la filósofa y politóloga estadounidense Susan George, de ochenta años de edad, quien llegó a Barcelona con un fuerte resfriado que a punto estuvo de retirarla del cartel. A la postre cumplió con prensa y público, consciente seguramente del simbolismo que su figura pública entraña.

George comparó los hábitos de los vampiros, monstruos que se amparan en la oscuridad de la noche, a la opacidad con que están actuando los negociadores del TTIP. (Cabría añadir a las palabras de George: prueba de ello es que los pormenores del tratado no fueron asunto de discusión en la última campaña de las elecciones al Parlamento Europeo, a pesar de tratarse de una cuestión económica crucial para la UE y estar fijado su plazo de conclusión para 2015.)

La escritora estadounidense achacó la inspiración intelectual del TTIP a la Cámara de Comercio de los Estados Unidos y la Organización Mundial del Comercio (OMC), y el protagonismo absoluto de sus negociaciones a las presiones de las grandes compañías transnacionales de ambos lados del Atlántico, autoras de la letra del pacto. Como excusa, el acuerdo pretende eliminar unos aranceles que de por sí ya están en valores muy bajos (entre el dos y el tres por ciento), pero su meta real estriba en la negociación de cláusulas de inversiones y en el cambio de las normativas europeas, a las que se acusa de observar un “principio de precaución” excesivo en la protección de los derechos de los productores y los consumidores.

El gran problema de fondo, aseguró George, es que la soberanía de los estados y las bases del propio sistema democrático pueden verse amenazados por las prerrogativas concedidas a los poderes económicos transnacionales, que pretenden suplantar la capacidad legislativa de los representantes democráticos de los ciudadanos.

Cuando la veteranía se inclina hacia el pesimismo, vale la pena reflexionar en profundidad sobre los riesgos que entraña la situación denunciada. A juicio de George, “tenemos la zorra al cuidado del gallinero, y al lobo pastoreando las ovejas”. Evidentemente, el ganado carece de las garras de las alimañas, pero posee la fuerza de la información y las “sinergias del activismo europeo”, muy potentes en la actualidad. “Hay que hacer que este Drácula salga a la luz del día ante tanta gente como podamos”, sentenció finalmente.

Reivindicación feminista e indigenista

La economista peruana Rosa Guillén, miembro de la Marcha Mundial de las Mujeres, transitó en su primera intervención por caminos más teóricos que los demás ponentes.

Según Guillén, el capitalismo es en sí mismo contradictorio con la sostenibilidad y los derechos de la mujer. Las féminas, prosiguió, permanecen confinadas en el ámbito doméstico y de cuidados, y el capitalismo no valora estas labores porque no crean riqueza acumulable. Sin embargo, son trabajos de importancia básica para la comunidad. (En este aspecto, no contempló la ponente una realidad histórica: el capitalismo fue el primer sistema económico que normalizó la presencia de la mujer –y de los niños– en el mercado laboral, y no necesariamente relegada al servicio doméstico y asistencial. Por supuesto, en condiciones discriminatorias con respecto al varón.)

Frente a la organización capitalista del trabajo, Guillén propuso la recuperación de ciertos rasgos económicos de los pueblos indígenas, como los amplios ámbitos de trueque de trabajo y bienes, el respeto por la naturaleza y la distribución equitativa entre los dos sexos del trabajo doméstico y de cuidados, manteniendo siempre esta ocupación fuera del mercado laboral.

Balance del tratado peruano-estadounidense: la competencia desleal

En cuanto a los problemas concretos que había generado en su país, Perú, el acuerdo bilateral de libre comercio con los Estados Unidos (vigente desde febrero de 2009), Guillén denunció distintas consecuencias del mismo.

Por una parte, la eliminación de la franja de precios de los productos agrícolas dejó a los agricultores y ganaderos peruanos en situación de desventaja frente a las importaciones de los productos agropecuarios estadounidenses, fuertemente subsidiados en origen. Es decir, que el sector primario local sufre competencia desleal por parte del socio económico, y con la complicidad de las autoridades peruanas. Las cuales, para paliar este problema, ofrecen compensaciones económicas claramente insuficientes, tanto por su escasa cuantía como por el reducido número de productos favorecidos.

Con la firma del tratado, Perú se comprometió a anular cualquier restricción a las importaciones de carne vacuna y aviar estadounidense, sin reservarse la posibilidad de someterlas a consideraciones sanitarias. (A este respecto, distintas fuentes han indicado que se dieron casos de compra de carne de res durante la epidemia de las “vacas locas”.)

El tratado peruano-estadounidense también permite la comercialización bajo patente de remedios medicinales originarios de los pueblos indígenas, apartando a estos colectivos de los beneficios comerciales del saber tradicional que ellos mismas han generado.

Gracias a la transigencia de los negociadores peruanos, que admitieron cláusulas muy superiores a las exigidas en el ámbito de la OMC, se eliminaron igualmente todas las restricciones numéricas y la prohibición de exigir presencia local a las inversiones en servicios. Esta permisividad ha propiciado la penetración sin control del capital estadounidense en los servicios financieros, las telecomunicaciones y las fuentes de energía, entre otros sectores económicos de importancia estratégica, con evidente pérdida de soberanía para la nación.

Esta situación ha venido acompañada de una pérdida del incentivo público a la industria local mediante las compras estatales, acompañada de la adquisición masiva de bienes estadounidenses por parte de los poderes públicos; bienes que en muchos casos también concurren en competencia desleal para el mediano y pequeño empresario peruano.

La experiencia mexicana del libre comercio: más dependencia, más pobreza

“No vivimos una crisis del capitalismo, sino una crisis civilizatoria en la que no tienen valor ni las personas ni el trabajo ni la naturaleza, solo la especulación”, sostuvo Rosa Guillén, y la idea fue recogida por otro de los ponentes, el abogado mexicano Francisco López Bárcenas, quien coincidió en que los pueblos indígenas ofrecían ejemplos de organización alternativos a la mercantilización de las personas.

López Bárcenas ilustró su tesis con los efectos devastadores del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN; en su sigla inglesa, NAFTA), como advertencia de las consecuencias que el TTIP puede reportar a la Unión Europea. En síntesis, achacó al gran espacio económico norteamericano –en vigor desde enero de 1993– el retroceso general de la soberanía nacional mexicana sobre los recursos del país. Valgan los siguientes ejemplos.

Las leyes adecuadas a las exigencias del TLCAN han permitido que gran parte de la tierra cultivable pase a manos de corporaciones transnacionales, que trabajan para satisfacer las necesidades del mercado estadounidense. (López Bárcenas no lo citó, pero concuerda con su argumento la crisis alimentaria de principios de 2007, cuando la exportación de trigo para biocombustibles alzó bruscamente el precio de la tortilla, alimento básico de la mayoría de los mexicanos.)

La minería es otro caso sangrante: las compañías mineras estadounidenses y canadienses han extraído en veinte años más oro y plata que los españoles en cinco siglos, con el problema añadido de que la explotación de yacimientos profundos ocasiona un gran impacto ambiental… Al igual que el fracking, practicado sin apenas trabas legales por capital del otro lado de la frontera norte. Otros bienes antes comunes que se han convertido en propiedad privada de un modo más o menos evidente son el agua, los hidrocarburos y –como en Perú– los conocimientos naturales de los pueblos indígenas, expoliados por las industrias farmacéuticas.

Del mismo modo, aseguró el ponente, México produce una cantidad ingente de energía que es exportada a Estados Unidos y Canadá, mientras que buena parte de los mexicanos sufren graves carencias de suministro energético.

Otra voz crítica en el corazón del Imperio

Estadounidense como Susan George, Courtenay Lewis es una mujer cuyo nombre se avendría bien con una estrella del rock, pero no se dedica a la música sino al activismo ecologista en el Sierra Club de San Francisco (California).

Lewis, al igual que López Bárcenas, denunció que las promesas de trabajo y prosperidad con que se engatusó al pueblo mexicano antes de la entrada en vigor del TLCAN se habían convertido en un tremendo fiasco. (Ninguno de los dos usó como testimonio de su aserto el balance socioeconómico del sexenio presidencial de Felipe Calderón: México creció en ese período –diciembre de 2006-diciembre de 2012– una media del seis por ciento anual, a cambio de que seis millones de ciudadanos se sumaran a las filas de la pobreza… Por supuesto, una parte sustancial de ese incremento del PIB está íntimamente relacionado con el dinero procedente del narcotráfico, la actividad más rentable del país.)

Pero, ¿qué ha ocurrido al norte del río Grande? Según Lewis, las repercusiones del TLCAN sobre el mundo laboral estadounidense también han sido negativas, puesto que la amenaza de deslocalización de empresas hacia México propició bajadas o congelaciones de sueldos, además de la pérdida de puestos de trabajo. En consecuencia, crecieron las dificultades económicas de la clase trabajadora –y el número de pobres– mientras se incrementaban los beneficios de empresas y directivos.

Otra repercusión directa sobre el conjunto de los ciudadanos de Estados Unidos fue la aplicación del ya citado mecanismo de compensación ISDS, que obligó al erario público a indemnizar a numerosas empresas.

La activista del Club Sierra también se lamentó de los daños medioambientales causados en su país por el fracking, así como del secretismo en la negociación de los tratados transpacífico y transatlántico, precisamente en una nación que alardea de sus principios democráticos.

Susan George es presidenta de honor de ATTAC Francia

Artículo publicado en Revista Rambla, Público.es

Categorías: Attac Planet

Si ya sabemos lo que hay que hacer. A la calle, otra vez. Desmontemos su plan B y su plan C

Mié, 15/10/2014 - 08:00

Carlos Martínez García – ATTAC Andalucía

Nos vamos a Oviedo. El próximo 24 estaremos en con las Marchas de la Dignidad en Asturias (1), marchando junto con la convocatoria “Somos Reales”, manifestándonos y dejando clara que la monarquía corrupta no nos representa y la “buena” sociedad y políticos que chupan de su teta o la defienden, tampoco.

Lo real es el paro y la pobreza, cada vez más amplia y extendida. Por eso estaremos en Asturias, en la calle dando la cara. Hay que volver a las calles. Hay que dejarse de mirar el ombligo.

Si, ya sabemos lo que hay que hacer y cómo. LLevamos desde 2009 haciendo propuestas, todas realizables y buenas para salir de ésta. Estamos preparando programas desde 1997. Basta de descubrir el mediterráneo y otra vez a la calle. En las asambleas del 15M ya analizamos todos los problemas, que a su vez ATTAC y otras habían denunciado desde 1997. Desde el FSM (Foro Social Mundial) en todas sus ediciones, desde las Mesas de Convergencia, pioneras de tantos programas y organigramas posteriores, surgidas tres meses antes del 15M, estamos analizando y haciendo propuestas muy debatidas. El problema de la deuda lo comenzó a denunciar Eric Toussaint (2) hace ya más de quince años. Si el camino hacia el socialismo transformador y democrático en el siglo XXI, hace muchos años lo llevan trazando Hugo Chávez, Enrique Correa o Evo Morales, junto con el Frente Amplio de Uruguay, el MST y el PT brasileño, hace tiempo ya -para lo rápido que corre la politica hoy en estos tiempos- trufado este socialismo del siglo XXI con el espíritu Portoalegre de los Foros Sociales Mundiales.

Lo que hay que hacer en Europa o con la Unión Europea entre otros, los socialistas Oskar Lafontaine (3) y Mélenchon (4) nos lo han dejado meridianamente claro y Alexis Tsipras lo ha clarificado y polemizado más todavía. Pero es que la “Alter Summit” (http://www.altersummit.eu/?lang=es) o el Foro Social europeo también. Todo ese programa común ha sido debatido en grandes asambleas mundiales, europeas, en todas las plazas del estado español. Ahora lo que hay que tener es el coraje de juntar esas ideas y alternativas democrática y ampliamente elaboradas y construir la amplia confluencia o conjunción de las fuerzas populares y de la izquierda transformadora y concurrir unidos a las próximas citas electorales, comenzando por las elecciones locales.

Como sabemos lo que hay que hacer ya, lo sabemos ya insisto y sabemos cómo hacerlo, insisto y lo hemos debatido en cientos de asambleas insisto, hemos de volver a salir a la calle. Las conquistas sociales y los cambios reales de sociedad nunca se fraguan en unas elecciones. Creo en las elecciones, soy un socialista democrático, pero al igual que el padre del socialismo en este Estado, Pablo Iglesias (5), sé que hay que organizarse, no solo en partidos, hay que luchar y hay que cambiar la correlación de fuerzas, el poder, el poder de los oprimidos, explotados y subalternos. Eso exige lucha socio-sindical y política al mismo tiempo.

Los sostenedores de régimen corrupto del 78 están muy preocupados, sí, pero tienen ya un Plan B y otro C, pero si las personas salen a las calles con la exigencia de PAN, TRABAJO Y TECHO y demuestran nuevamente su fuerza, el plan de ocultar la realidad y de hacer creer que estamos en la buena senda, se les cae. Si este plan se cae en la calle, tenemos las de ganar, las de crear poder popular y poder comenzar a corregir el rumbo. Torcer la agenda neoliberal europea. Construir pueblo de izquierdas.

Las Marchas de la Dignidad (6) tienen claro el rumbo y el programa. Y el programa es simple, sencillo, entendible. Vamos a ganar, pero si no ganamos la calle, no venceremos nada y nos tocará negociar y ceder, ceder, ceder.

Todas a Oviedo el 24 de Octubre. Todos en Asturias. Todas y todos el 29 de Noviembre en las calles. Solo un éxito rotundo el 29 de Noviembre en todas las capitales de provincia de todo el reino de España, puede hacer volver a cambiar la situación. No olvidemos el 15M fue en la calle. El 22 de Marzo con las marchas 22M llenado amplias avenidas en Madrid, es el inicio de todo. Como la pobreza, la corrupción, la mentira y la represión, no cesan, sino que se incrementan, hay que volver a salir, pasearnos a cuerpo y demostrar que estamos y somos. Que queremos y vamos.

Carlos Martinez del Consejo Cientifico de Attac. Miembro del secretariado de Alternativa Socialista

(1) https://www.facebook.com/pages/Somos-Reales/748578378521727?fref=ts

(2) Fundador del CDTM, miembro de Attac Francia, belga y activista por la abolición de la deuda

(3) Ex secretario General del SPD alemán, cofundador de Die Linke, fue Ministro de Hacienda y dimitió por sus diferencias con las políticas de la “tercera vía” del SPD

(4) Fue ministro socialista en Francia y fundador de Le Parti de Gauche y miembro de Le Front de Gauche francés, eurodiputado

(5) Fue el fundador del PSOE y la UGT hace más de 130 años. Primer diputado socialista en España y director de “El Socialista”, durante muchos años.

(6) http://marchasdeladignidadmadrid.wordpress.com/

Carlos Martínez es miembro del Consejo Científico de ATTAC España

 http://portuarioenexcedencia.com/
Categorías: Attac Planet

Tasa Tobin y res publica

Mié, 15/10/2014 - 06:00

Antonio Fuertes Esteban – ATTAC Acordem

En octubre de 1929 en dos dramáticas sesiones, se hundió el valor de las acciones en la Bolsa de Nueva York, lo que provocó el Crash financiero que supuso la Gran depresión de los años 30, extendiéndose a Europa y cultivando las condiciones económicas y sociales que catalizaron la Segunda Guerra mundial. El desarrollo de la burbuja se gestó desde 1927 y en el origen estaban las condiciones crediticias que permitían invertir en bolsa sólo con un 10% de cobertura y un apalancamiento crediticio hasta del 90%. La crisis en un principio no afectó a la bolsa de Londres, que había tomado medidas regulatorias. Un dato que nos invita a reflexionar es que el aumento de la economía real en EE.UU desde 1921 hasta 1929 fue del 18%, mientras que la bolsa creció el 300% en el mismo periodo.

En 1936 John Maynard Keynes , en su Teoría general, propone establecer un pesado impuesto de estado contra las transacciones financieras de todo tipo, especialmente las especulativas que se desarrollan en el corto plazo. Observando el comportamiento de los mercados financieros sin reglas y el Crash de 1929 Keynes nos dice que el mejor comportamiento de la bolsa de valores de Londres respecto de Wall Street durante el Crash del 29, se debe a que el acceso a la bolsa de Londres había sido bastante más costoso para un inglés de tipo medio que el de un ciudadano medio a la de New York. Esto era debido a que los gastos de comisiones del corredor de bolsa, las comisiones bancarias y el pesado impuesto sobre las operaciones, reducían en Londres la liquidez del mercado.

Dice Keynes “la falta de liquidez crearía un serio obstáculo a la inversión productiva, pero la existencia de esta liquidez, dado que estimula la especulación, hace de la inversión productiva el subproducto de la actividad de un casino y no el objeto de una selección rigurosa según los criterios de rentabilidad productiva”. ¿Cómo se puede salir de este dilema? Si bien no se puede erradicar la liquidez, Keynes propone reducirla. Dice que las transacciones especulativas, en beneficio público, han de resultar inaccesibles y caras. Propone entonces un impuesto a las transacciones financieras, que tendría un efecto estabilizador sobre los precios de los activos financieros y mejoraría el crecimiento económico y el empleo.

Esta medida de un ITF no es asumida por la comunidad internacional, aunque tampoco fue necesario durante la gran depresión, dado la debacle financiera y de las transacciones. Después del Crash los índices bursátiles no volvieron a valores comparables a los anteriores hasta 1954.

Antes de acabar la Segunda guerra, en 1944, las potencias occidentales se reúnen en Bretton Woods y elaboran las bases del sistema económico, financiero y monetario de post-guerra. Se toman medidas para establecer marcos reguladores y controles a las economías nacionales y al comercio e inversiones a nivel internacional. A nivel financiero-bancario se refuerza con controles la Ley Glass–Steagall de 1933, por la que se quiso prevenir una nueva crisis financiera como la del 29 separando la banca de depósitos de la banca de inversión para evitar los grandes flujos financieros fuera de control. El Estado se reservaba la posibilidad de ayuda a la banca de depósito en caso de déficit, pero no así a la banca de inversión que había de cargar con la responsabilidad absoluta sobre los resultados de sus inversiones.

Con Bretton Woods EE.UU se erige como principal garante y beneficiario del nuevo patrón monetario. Se impone el oro como valor reserva y paralelamente la paridad dólar-oro, que garantiza la prevalencia del dólar en el sistema internacional. El principal acuerdo firmado en Bretton Woods fue el de mantener todos los tipos de cambio fijos con respecto al oro. En la práctica, los tipos de cambio permanecían fijos con respecto al dólar y este era convertible en oro a una tasa fija de 35 dólares por onza. Esta situación le dio a Estados Unidos dos grandes ventajas. Por un lado, obtuvo grandes ganancias derivadas de producir los dólares que se usaban en todo el mundo. Por el otro lado, Estados Unidos pudo permitir mantener un déficit en balanza de pagos por un largo periodo. Sin embargo a finales de los 60 la cobertura de dólares en oro de EE.UU pasó del 55% de cobertura en oro al 22%, Estados Unidos tuvo que imprimir dólares muy por encima de sus reservas oro para hacer frente a gastos extraordinarios. Y es por ello que EE.UU abandona en 1971 el sistema de Bretón Woods, básicamente lo que hace es suspender pagos cuando necesita sufragar gastos extraordinarios. (Gran sociedad de Lyndon Jhonson, Guerra Vietnam). Lo hace Nixon en agosto de 1971 aboliendo el sistema de paridad que significa simplemente in-pagar, dejar de dar oro e imprimir dólares que no eran convertibles en nada.

Así que a partir de 1971 con la pérdida de la paridad EE.UU hace frente a sus necesidades financieras imprimiendo dinero sin cortapisas. El automatismo que tenía el oro para ajustar los déficits exteriores y la inflación desaparece. A partir de ahora los países pueden acumular déficits exteriores enormes impensables en un sistema de patrón oro.

La pérdida de convertibilidad dólar-oro supone por otra parte fluctuaciones imprevisibles en los tipos de cambio, inestabilidad de las monedas y campo libre a la especulación.

Los inversores financieros tienen la necesidad de diversificar los riesgos, “no poner todos los huevos en la misma cesta”, y para ello han de diversificarse las inversiones y liberalizar los mercados para poder pasar sin riesgo de unos activos a otros. Para facilitar el pasar de unos mercados a otros a lo largo de todo el Mundo se promueven legislaciones en todos los países durante los 70 y 80 que suponen la absoluta liberalización de los mercados de capital y de cambio. Mientras en el mercado interior se suprimían las restricciones al crédito bancario y a los topes de las tasas de interés por parte de los estados.

La liberalización del mercado de capitales promueve una economía internacional fuertemente especulativa que cambia la naturaleza misma del mercado. El motivo de la especulación se impone a los motivos iniciales de favorecer las transacciones y al de precaución.
Algunos autores sitúan el inicio del proceso de globalización financiera en la medida de abandono de la paridad dólar-oro.

James Tobin

Fue un economista defensor de una ideología que podríamos llamar keynesianismo de libre mercado, la creencia de que los mercados son una buena cosa, pero que como mejor funcionan es con el gobierno preparado para limitar sus excesos.

“Es fundamental luchar contra la idea de que el mercado lo hará todo bien, de que en cualquier circunstancia todo irá mejor si no se entorpece la libertad del mercado. Me parece increíble que en el momento de ofrecer ayuda, una de las condiciones que imponen las organizaciones financieras internacionales a los países en dificultades es que liberalicen aún más sus mercados financieros cuando, precisamente, los problemas han tenido su origen en el hecho de que los mercados ya eran demasiado abiertos”

Su principal preocupación es que los estados puedan conservar la capacidad de seguir políticas económicas autónomas y soberanas en su beneficio, reactivando la capacidad de los bancos centrales para intervenir de forma efectiva en los mercados de divisas. Coincide con Keynes que la excesiva movilidad de capitales financieros socaba la función de los gobiernos. Evidencia una explosión del mercado de cambios, originada por la disminución de los costes de transacción, que conlleva una excesiva liquidez y una desconexión con la economía real.

Propone en 1972 poner obstáculos a la excesiva movilidad de capitales mediante la aplicación de un impuesto a las transacciones de cambio en monedas, Tasa Tobin. Es lo que llama echar algunos granos de arena en los engranajes demasiado bien lubricados de las finanzas internacionales.

El impuesto debería aplicarse al menos por todos los países de moneda clave o con centros financieros importantes. El impuesto sería recaudado por cada gobierno sobre todas las conversiones monetarias spot efectuadas dentro de su jurisdicción. La recaudación del impuesto se ingresaría en un fondo central controlado por una institución internacional: el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, las Naciones Unidas o el Banco de Pagos Internacionales. Diferentes países, previo consentimiento del FMI, podrían formar áreas monetarias dentro de las cuales no se aplicaría el impuesto.

A Tobin, partidario del libre comercio, no le preocupó mucho el empleo de los ingresos generados por el impuesto, lo ve fundamentalmente como instrumento político en manos de los gobiernos, para la estabilidad monetaria y de las finanzas. En 1996, James Tobin señalaba que el objetivo de su impuesto no era maximizar el ingreso, sino mejorar la eficiencia de los mercados financieros en la asignación de recursos, desincentivando los flujos de capital a corto plazo, reduciendo la volatilidad de los tipos de cambio y restaurando parte de la autonomía monetaria de los gobiernos perdida en el proceso de integración financiera internacional.

El impuesto Tobin dista de la “radicalidad” con que Keynes encaró la cuestión internacional en 1944 en Bretton Woods, en donde se estipula la paridad oro-dólar. A nivel de la economía mundial Keynes no se limitaba a proponer algunos impuestos, entre ellos un ITF, sino que se inclinaba por la anulación de los movimientos de capitales “calientes” mediante barreras y controles nacionales e internacionales de capital.

Impuesto Spahn de doble alícuota

Un impuesto tipo Tobin del 0,1% o del 0,5% sobre operaciones cambiarias no puede impedir las crisis financieras originadas por ataques especulativos intensivos a una moneda.

Pero además hoy un pequeño impuesto a las transacciones cambiarias no es impedimento para los movimientos especulativos. Las pequeñas tasas a lo sumo recargan los costos de las transacciones de muy corto plazo. Esto sólo influiría sobre las operaciones diarias de los fondos financieros y los bancos, pero no detendría los ataques especulativos contra una moneda cuando los operadores financieros prevén pérdidas graves. El impuesto Tobin entonces pasaría a ser un “costo de transacción”, del mismo tenor que el costo que soporta cualquier inversionista cuando compra o vende acciones o bonos. Es evidente que nadie deja de vender títulos cuando se viene el derrumbe por consideración a los costos de transacción. Tampoco tienen por qué detenerse los inversores cuando deciden “salirse” de una moneda.

Spahn planteó la aplicación de un impuesto de doble alícuota. Se trata simplemente de aplicar en períodos normales un impuesto reducido sobre las operaciones cambiarias lo que lo convertiría en una fuente financiera permanente. Cuando eventualmente se produjeren movimientos financieros “extraños” mediante un mecanismo tan simple como astuto, el nivel impositivo sería tan alto que sería automáticamente disuasorio de las tracciones de corto plazo. De este modo el mercado se enfriaría y se evitarían reacciones de pánico.

El economista alemán Paul Bernd Spahn propone gravar las transacciones de divisas internacionales combinando dos impuestos, la tasa Tobin con un tipo minúsculo (0,01%) y un impuesto mucho más cuantioso (del 50% al 100%) que sólo se activaría para contrarrestar los ataques especulativos sobre las divisas en apuros.

Algunos neokeynesianos han cuestionado que el tipo mínimo de Spahn del 0’01% pueda servir para ejercer como restrictivo de las transacciones financieras, estabilizadores de las fluctuaciones de divisas y reductores de liquidez. Bien es cierto que los tipos máximos protegen a las monedas de ataques especulativos intensivos y devaluaciones de riesgo.

Se empeña en demostrar que los quince países de la UE (más Suiza, donde existe el secreto bancario) podrían aprobar el citado doble impuesto sin que Washington o Tokio lo hicieran.

Impuesto Tobin-Spahn

En la redacción de diversos proyectos de ley en Europa se piensa que una combinación al alza de la alícuota mínima de Spahn (asimilada a la Tasa Tobin) y de la alícuota superior de Spahn solucionaría al mismo tiempo los problemas de control de la especulación en momentos estándar del mercado financiero y en los momentos de ataque intensivo contra una moneda. Al mismo tiempo serviría como medio importante de recaudación para su empleo re-distributivo.

Consiste en combinar en momentos estándar de los mercados los tipos de la Tasa Tobin, (del 0’1% mínimo al 1% máximo) y en momentos de posibles ataques especulativos contra una moneda, los tipos del 50% al 100% para hacer los mercados inaccesibles a los especuladores.

Una buena parte de las leyes elaboradas y aprobadas de 2000 a 2006, o no, en diversos parlamentos nacionales (Bélgica, Francia, Austria, Finlandia, Canadá… etc), se han fundamentado en esta variación Tobin-Spahn.

Por ejemplo la propuesta aprobada por Bélgica se decanta por una alternativa que, además de aceptar una tasa del 0,5% propuesta por el premio Nobel ya fallecido, contempla un 2º nivel de aplicación, una tasa del 80% que se aplicaría a las transacciones cuando el tipo de cambio de la moneda se dispare y se salga de un margen de fluctuación fijado, como consecuencia de actividades financieras especulativas.

Impuesto a las Transacciones Cambiarias. ITC
Ignacio Ramonet, ATTAC y neokeynesianos

Algunos episodios, como el crash de las bolsas internacionales de octubre de 1987, la crisis del Sistema Monetario Europeo de 1992 y 1993, la crisis del peso mexicano de finales de 1994 (que se propagó a gran parte de Iberoamérica), la tormenta bursátil de 1997, o la crisis de los mercados asiáticos de 1998, acabaron con el aparente consenso que existía sobre el proceso de liberalización financiera, y relanzaron el debate sobre la conveniencia de limitar los movimientos de capital especulativo a corto plazo. La dureza de estas crisis ha provocado actitudes más intervencionistas hacia los mercados de divisas

El ITC es el impuesto que ATTAC promueve y defiende a partir de 1998, año de su constitución en Francia, durante años su tasación a las transacciones financieras se concretó en los mercados de divisas que constituía el mayor mercado especulativo. Más adelante, junto a otras organizaciones de la sociedad civil, ATTAC amplía la necesidad de este impuesto a otros conceptos especulativos y a todo tipo de transacciones financieras, mediante el ITF.

El objeto de este impuesto para ATTAC sería doble:

1. Por una parte el control de la excesiva liquidez y de la especulación en los mercados como propuso Tobin, cuestión necesaria para devolver el gobierno de la economía a los gobiernos electos por los ciudadanos y a las sociedades.
2. Por otra la creación de un fondo de solidaridad que gestionado por una autoridad mundial reconocida sirva para financiar los bienes públicos mundiales, la ayuda al desarrollo, la universalización de los derechos sociales básicos o los Objetivos del Milenio a partir del 2000.

Impuesto a las Transacciones Financieras. ITF

Después de la crisis y crash del 2008, pensando en cómo combatir la recesión, el déficit y la deuda externa generada por los Estados surgen diversos actores institucionales que se pronuncian por un impuesto a las transacciones financieras, que por una parte contribuya a regular y controlar los excesos de los mercados financieros y por otra genere ingresos para enjugar el déficit de los estados.
Son conocidos los intentos regulatorios de Ángela Merkel y Sarkozy desde 2007 sobre fondos de riesgo, mercados de divisas,…etc. Sin embargo el tema pasa a tener gran eco mediático desde que el presidente del ente regulador de la City de Londres, Lord Adair Turner, se sumó a las propuestas de Francia y Alemania y propuso un impuesto global al sector financiero para limitar las excesivas ganancias de los bancos y las bonificaciones a sus empleados. También Gordon Brown, Lula Da Silva, Barack Obama durante un corto periodo de tiempo hasta que el último se decantó por los impuestos a la banca. Néstor Kirchner, Hugo Chávez y otros también se manifestaron partidarios. Por fin el Parlamento Europeo votó una propuesta de la parlamentaria socialista griega Anny Podimata y aprobó una resolución el 11 de marzo de 2010 con el objetivo de impulsar un debate para establecer una tasa sobre las transacciones financieras internacionales.

Según un estudio de octubre de 2009 del Instituto Austriaco de Economía existen 3 razones fundamentales que han recabado la atención de la comunidad internacional sobre este impuesto:

1.- Que la inestabilidad de los precios de las acciones, tipos de cambio y precios de las materias primas podría ser atenuada por un impuesto de este tipo.
2.- Proporcionaría a los gobiernos valiosos ingresos para combatir el déficit fiscal actual generalizado
3.- Los efectos negativos sobre la economía real serían menores en comparación con otro tipo de medidas, como por ejemplo el aumento del IVA.

El estudio del Instituto Austriaco analiza los argumentos fundamentales a favor y en contra de un ITF, ofreciendo evidencia empírica en torno a la variación en los precios de los activos más importantes (Los mercados de moneda, Los mercados de derivados, acciones y bonos (spot), Cambio de divisas al contado) concluye que un pequeño impuesto a las transacciones financieras entre el 0’01 y el 0’1 % mitigaría la volatilidad de los precios, no solo en el corto plazo, sino también en el largo plazo.

Al mismo tiempo, este impuesto daría sustanciosos ingresos, que para el conjunto de Europa ascendería a un 1’6% del PIB a un tipo del 0’05%, variando entre un 3’6% del PIB del Reino Unido y un 0’9% del PIB de Alemania. Por otra parte ningún país habría de temer una significativa emigración de la negociación, ya que la suma de estos 2 países por sí sola representa el 97% de todas las transacciones en las bolsas en la UE.

Dicho impuesto se impondría a las transacciones de todo tipo de activos financieros, y, por tanto, no se limita a los mercados específicos propuestos por Keynes (1936) de la población de mercado, Tobin (1978) para el mercado de divisas o valores de impuestos aplicadas en él.

Las ventajas de este impuesto son diversas:

1.- No discrimina entre tipos específicos de productos en los mercados.
2.- Debido al enorme volumen de la base imponible los tipos de los impuestos podrían ser pequeños y no obstante los ingresos fiscales serían altos.
3.- Un impuesto de este tipo podría aplicarse de forma escalonada a fin de que se pudiera comenzar con un grupo de países en sus intercambios nacionales. No haría falta la generalización internacional de la implementación del impuesto. Aparte estarían sometidos a escasos gastos administrativos, ya que es mucho más fácil que aplicar un impuesto sobre las transacciones en mercados organizados, en comparación con las transacciones en un mercado de distribución como el mercado mundial de divisas.

Tasa Robin Hood. 2010

La movilización social y política en la comunidad internacional por el ITC tiene un tope en 2005. El signo del impuesto se desplaza entonces desde un sentido fundamentalmente disuasor de los movimientos cortoplacistas a un sentido más de base recaudatoria.

Ante la necesidad de sacar adelante los Objetivos del Milenio y de promover el desarrollo en 2002, se convoca una Cumbre en Monterrey (México). La Conferencia Internacional de la ONU sobre la Financiación para el Desarrollo se desarrolla con la presencia de 52 jefes de Estado y de Gobierno y representantes de 180 países. Esta cumbre emite un documento de consenso Consenso de Monterrey, que es una guía para posteriores reuniones sobre la financiación del desarrollo y el clima.

En la Cumbre de la Alianza contra el Hambre (New York 2004) los representantes de 50 países llaman a la comunidad internacional a conseguir fuentes de financiación contra el hambre y la pobreza. A partir de aquí emerge toda una red de instituciones, movimientos y ONGs a nivel internacional que viene promoviendo en diversos foros la necesidad de conseguir nuevas fuentes de financiación contra la pobreza. La esencia y el motivo de la propuesta de algunas ONGS sobre este Impuesto Robin Hood hay que situarlo dentro de este marco, no necesariamente en el de controlar los mercados de capital, aunque la evolución del impuesto haya caminado colateralmente al del ITF hasta llegar a fusionarse.

Promovida en 2010 por ONGs inglesas, o que actúan en Inglaterra, en principio como forma de reducir la pobreza, también como ayuda a proyectos medioambientales.

Más de 300 economistas de todo el mundo, Jeffrey Sachs entre ellos, firmaron en 2009 una carta en apoyo a la creación de un impuesto sobre las transacciones financieras. Las ONG,s lo han llamado la tasa Robin Hood y es en principio una variante del ITF, más adelante se asimila. Serviría para que la banca compensara a la sociedad por haber causado la crisis y para combatir la pobreza y preservar el medio ambiente.

La idea es sencilla: un pequeñísimo impuesto (0,05%) sobre las transacciones financieras especulativas. El resultado: hasta 400.000 millones de dólares para luchar contra la pobreza -dentro y fuera de Europa- y la adaptación al cambio climático

Aplicable como el ITF a todo tipo de transacciones financieras, pero con tipos blandos, más reducidos que los que consideran el ITC para las divisas, o Keynes para todas las transacciones.
Tipo medio de aplicación del impuesto 0’05% sobre todo tipo de transacciones financieras especulativas.

Es muy importante leer la página web de Oxfam internacional donde se define cabalmente el espíritu de esta tasa: OXFAM sobre Tasa Robin Hood

El encuentro de la sociedad civil:

Desde hace unos años y a consecuencia de la crisis financiera, se viene produciendo una convergencia de los actores sociales, estableciendo consensos a la hora de reivindicar un ITF. Históricamente la necesidad sentida de gravar dichas transacciones obedecía a factores y deseos dispares y que solo parcialmente confluían. La perspectiva de los movimientos contra la globalización o altermundistas ponía especial énfasis en la necesidad de disuadir los movimientos de carácter especulativo para hacer posible la autonomía económica y política de los estados y la democracia. La perspectiva de ciertas ONG,s era la posibilidad de que la recaudación de este impuesto sirviera para financiar los proyectos de ayuda al desarrollo en países empobrecidos y la perspectiva de algunos movimientos ecologistas era que la recaudación se pudiera emplear en lanzar la investigación y proyectos contra la emisión de gases de efecto invernadero u otros proyectos medioambientales.

Diversos factores, pero fundamentalmente la crisis y sus secuelas contra los estados de bienestar en Europa y EE.UU, la profundización global de las desigualdades y el incumplimiento de los Objetivos del Milenio, así como de los protocolos de la cumbre de Kioto, actuaron a partir de 2008/2009 de elemento cohesionador de los diversos actores sociales que han unido sus fuerzas mediante redes y plataformas locales y europeas (aún no existe una plataforma global y es necesario construirla). Todos comprendieron que las crisis del capitalismo en su fase financiarizada suponen ataques muy profundos a los derechos humanos, la democracia y el medio ambiente y que sus secuelas no pueden ser combatidas únicamente desde la compensación recaudatoria y redistributiva, sino que es necesario combatir la raíz especulativa de las transacciones.

La red europea ENOFAD por el ITF, o la red Regulate Global Finance NOW! o la campaña ITF ya! PF,s NO! Lanzada en el Estado español son ejemplos de dicha confluencia.

La constitución como lobbie de presión ciudadana de estas redes constituidas por movimientos ciudadanos, ONG,s y sindicatos fundamentalmente, a pesar de ser necesaria y estar lanzando importantes iniciativas, es, por el momento ineficaz para enfrentarse a los grandes intereses corporativos a nivel europeo y mundial y a sus lobbies asociados en Bruselas. Serían necesarias movilizaciones ciudadanas que pudieran lanzar las iniciativas por el control y regulación de los mercados financieros, pero los actores reivindicativos se centran fundamentalmente en movilizar por las consecuencias sociales de la crisis, pero no por sus causas. Las organizaciones políticas y sindicales hace ya décadas que han asimilado con dificultades que los cambios originados por la globalización en las estructuras de dominio global, hacen necesarias nuevas formas de respuesta más allá de las establecidas por los movimientos políticos y sociales hasta los años 80 del pasado siglo. Las redes ciudadanas habrían de tener una proyección en la movilización ciudadana a nivel internacional y la política de cambio y el sindicalismo habrían de contribuir a ello.

Se constata en diversos documentos de organizaciones por el ITF cómo para implementarlo solo hace falta voluntad política ( texto de ATTAC , Texto de Stamp out Poverty y de la red sociedad civil por ITF)

Es de reseñar que el argumento contrario a la implementación al ITF a nivel parcial o en Estados concretos queda cuestionado por la práctica de alrededor de 40 países en el Mundo que han introducido alguna suerte de ITF a algunas transacciones financieras y muy especialmente por el IOF que se viene implementando en Brasil desde 2009.

IOF (Impuesto sobre Operaciones Financieras)
Gobierno Brasil. Octubre 2009

Hasta 2008, Brasil tuvo este mismo impuesto con una tasa del 1’5% y lo había anulado, pero no fue muy bien esta anulación porque año y medio más tarde vuelve con el mismo impuesto aumentado al 2% y más tarde sigue subiendo.

El motivo es que en la valorización del real supuso un fuerte crecimiento de la entrada de capital especulativo al país, obligando al gobierno a tomar una medida que frenara la apreciación continua de la moneda local.

El objetivo del impuesto es desalentar al capital cortoplacista o especulativo. Había preocupación por que se disparaba la especulación. De junio a agosto de 2009, el capital golondrina sumó US$ 322 millones, un 73% más que en los tres meses anteriores, que fue de US$ 186 millones, como capital de corto plazo. El real se llegó a apreciar un 26% desde entonces contra el dólar.

Si permite la excesiva apreciación del real, el exportador será perjudicado, y por lo tanto también lo será el empleo brasilero, ya que el 25% de la producción nacional está destinada a exportación, y Brasil con un real apreciado, pierde competitividad en el mercado internacional.

En un intento por detener la valoración de la moneda brasileña con relación al dólar estadounidense, Brasil incorporó el 20 de octubre de 2009 un incremento del 0% al 2% del IOF aplicable a las inversiones financieras realizadas por extranjeros.

Ese impuesto del 2% se impone en el cambio de la moneda extranjera a la moneda brasileña cuando el propósito es invertir en mercados financieros y de capitales (incluidos el mercado de acciones y los bonos públicos). El nuevo impuesto se aplica por adelantado en el momento del cambio de moneda independientemente de cuánto tiempo permanezca el dinero en Brasil.

El nuevo impuesto no se aplica a las denominadas inversiones extranjeras productivas, tales como inversiones en el capital de empresas brasileñas privadas realizadas directamente por el inversor (por ejemplo, filiales), sin la participación de “bolsas” o mercados financieros. Asimismo no se aplicará a las inversiones de renta fija o variable realizadas por particulares o empresas.

No es preocupante este nuevo gravamen en Brasil. De hecho, Brasil continuó con perspectivas macroeconómicas favorables, con un fuerte potencial de crecimiento corporativo y con un gravamen que no afectó a los inversores de largo plazo. El costo de la alícuota del IOF se diluye en ese plazo, ya que la idea es ahuyentar a los cortoplacistas.

Directivas europeas

Después de la crisis y crash del 2008, pensando en cómo combatir la recesión, el déficit y la deuda externa generada por los Estados surgen diversos actores institucionales que se pronuncian por un impuesto a las transacciones financieras, que por una parte contribuya a regular y controlar los excesos de los mercados financieros y por otra genere ingresos para enjugar el déficit de los estados. Por fin el Parlamento Europeo votó una propuesta de la parlamentaria socialista griega Anny Podimata y aprobó una resolución el 11 de marzo de 2010 con el objetivo de impulsar un debate para establecer una tasa sobre las transacciones financieras internacionales.

En 2010, el consejo europeo conmina a la comisión a elaborar un borrador de ley sobre un ITF en la UE, dicho borrador es presentado en 2011 al Consejo, que abre un debate sobre su Propuesta de directiva del Consejo de 28.11.2011 relativa a un sistema común del impuesto sobre las transacciones financieras y por la que se modifica la Directiva 2008/7/CE.

Los objetivos de este ITF según la directiva serían: Incorporar a los sistemas tributarios un impuesto a las finanzas de carácter internacional. Garantizar el buen funcionamiento del mercado financiero interior. Limitar los comportamientos indeseables del mercado y promover así la estabilidad financiera y acabar con las crisis.

Al mismo tiempo para evitar el riesgo de deslocalización de capitales habría que enfocarlo con la máxima coordinación entre los estados promotores. Aplicación así mismo del principio de residencia (imposición en el Estado miembro de establecimiento de los operadores financieros, independientemente del lugar donde se lleve a cabo la transacción). La Directiva establece asimismo la tributación en la UE cuando una entidad financiera de un tercer país participe en una transacción financiera con una parte establecida en la UE, y cuando una de sus sucursales en la UE participe en una transacción financiera. La imposición tendrá lugar en el Estado miembro en cuyo territorio esté establecida la entidad financiera. Se ve como una necesidad la armonización del impuesto en la UE, ya que de llevarse a cabo solo en Estados concretos podría provocar deslocalizaciones y favorecería el falseamiento de la competencia.

El ámbito de aplicación del impuesto es amplio y cubre las transacciones relacionadas con todos los tipos de instrumentos financieros, abarca instrumentos negociables en el mercado de capitales, instrumentos del mercado monetario (salvo los instrumentos de pago), participaciones o acciones en organismos de inversión colectiva y contratos de derivados. Por otro lado abarca también a los derivados negociados en mercado (over the counter). Las transacciones financieras pueden consistir asimismo en la compraventa o cesión de productos estructurados, es decir, pagarés o valores negociables u otros instrumentos financieros ofrecidos mediante titulización. Quedarían excluidas de este ITF las operaciones de divisas en los mercados Spot al contado, aunque si serían gravables las operaciones con derivados basados en divisas o en materias primas. El pretexto para no gravar las operaciones con divisas al contado, para la Comisión, es que introducir las divisas coartaría la libre circulación de los capitales.

Quedan excluidas del ámbito de aplicación del impuesto las transacciones con el Banco Central Europeo y los bancos centrales nacionales a fin de evitar una repercusión negativa sobre las posibilidades de refinanciación de las instituciones financieras o sobre las políticas monetarias en general.

El tipo del impuesto mínimo sería de un 0’1%, excepto en el caso de los derivados, que sería de un 0’01%, dando un pequeño margen de maniobra para los estados y el momento de devengo del impuesto aquel en que tiene lugar la transacción financiera para las que se realizan por medios electrónicos y se da un plazo de 3 días para aquellas que se acuerdan fuera de los mercados bursátiles.
Desde su anuncio, la presión contraria de EE.UU dado el liderazgo y preeminencia de sus entidades financieras en el sistema financiero internacional y la oposición de los lobbies financieros mundiales a un impuesto de este tipo, que supone gravar las transacciones especulativas que dejan sustanciosos beneficios a las entidades financieras, fue frontal. Por ello el debate de los gobiernos se produjo y se sigue produciendo marcado por fuertes presiones de cabildeo hacia los actores políticos. Tampoco fue visto bien este impuesto por estados de la UE como Gran Bretaña u Holanda, que ligados a la City de Londres o a territorios off-shore de ultramar, obtienen un considerable porcentaje de su PIB de operaciones financieras especulativas. Por este motivo el ITF no pudo prosperar dentro del marco de la Unión europea. Ha hecho falta la voluntad de 11 estados para que el Parlamento aprobara y el Consejo recogiera la iniciativa, por el método de cooperación reforzada contemplado en el TFUE, de tirar adelante un ITF en estos estados, que son Alemania, Francia, Austria, Bélgica, Grecia, Italia, Portugal, Estonia, Eslovaquia, Eslovenia y España, Propuesta de Directiva del Consejo de 14.2.2013 por la que se establece una cooperación reforzada en el ámbito del impuesto sobre las transacciones financieras:

Basándose en la solicitud formulada por once Estados miembros, la Comisión presentó una propuesta al Consejo a fin de que autorizara una cooperación reforzada en el ámbito del impuesto sobre las transacciones financieras. A la luz de este nuevo contexto de cooperación reforzada, la propuesta de 2011 de la Comisión antes mencionada es ahora superflua, por lo que la Comisión tiene la intención de retirarla.

Los objetivos del ITF según esta directiva se fundamentan en: Que este impuesto pueda contribuir a la estabilidad financiera de la UE en el periodo post-crisis, desincentivando las transacciones que conllevan excesivo riesgo. Evitar la fragmentación del mercado interior ante las iniciativas descoordinadas de algunos estados en materia fiscal sobre transacciones. Posibilitar que las entidades financieras contribuyan a cubrir los costes de la crisis financiera asegurando una imposición más equilibrada de este sector frente a otros.

En tales circunstancias, algunos Estados miembros han empezado a aplicar modalidades adicionales de imposición del sector financiero, mientras que otros disponían ya de regímenes fiscales específicos para las transacciones en dicho sector. La situación actual de fragmentación de medidas financieras entre estados provoca efectos perjudiciales.

En general, salvo ligeras modificaciones, la forma de aplicación, la extensión del impuesto en cuanto al tipo de transacciones objeto de él y los tipos, serían los mismos que en la directiva de 2011.

En lo que respecta a la recaudación, las primeras estimaciones indican que, teniendo en cuenta los efectos netos de los ajustes realizados con respecto a la propuesta original de 2011 y en el total de los 11 estados podría ascender a unos 31 000 millones de euros al año.

Para la Comisión, la experiencia de Suecia demuestra que es prácticamente imposible introducir a escala nacional un ITF con una base amplia que permita conseguir los tres objetivos mencionados anteriormente sin efectos graves de deslocalización.

Por otra parte se aduce que la fiscalidad forma parte del marco global de resolución de las crisis bancarias. La recaudación del ITF facilitaría la labor de saneamiento presupuestario en los Estados miembros participantes. Además, la Comisión ha propuesto utilizar una parte de los ingresos procedentes del ITF como un futuro recurso propio: en el supuesto de que se utilicen para financiar el presupuesto de la UE, la contribución de los Estados miembros participantes basada en su RNB se reducirá.

La globalización financiera contra la democracia

Cuando en 1971 Richard Nixon ordena la abolición de la paridad dólar-oro comienza una nueva fase de dominio de EE.UU sobre la economía y se enciende la chispa de lo que constituirá el proceso de su financiarización. En este momento se inician una serie de medidas que contribuirán a la dominancia del dólar como referente en los mercados mundiales, la consiguiente dolarización en algunos países y el desarrollo paulatino de un ordenamiento internacional que promueve el desarrollo de la industria financiera.

La liberalización a finales de los 70 de los mercados de capitales y de cambio en EE.UU, la desregulación de las entidades e intercambios financieros y la libertad al crédito y a los intereses constituye la base normativa necesaria para la globalización financiera. Las corporaciones globales constatan a final de los 60 cómo el capitalismo productivo de post-guerra hacía tope desde que EE.UU liderara el proceso de reconstrucción del capitalismo de post-guerra en Europa y Japón y diseñan una nueva estrategia en que EE.UU iba a pasar de ser exportador neto hacia el resto del Mundo a atraer capitales foráneos para su inminente industria financiera, que habría de desarrolar en adelante y extender globalmente, poniendo en la cumbre de la pirámide financiera a sus principales entidades sistémicas (Goldman Sachs, JP Morgan Chase & Co, HSBC North America Holdings, Citigroup, Bank of America,…etc.) que crean doctrina financiera global a través de la Reserva Federal Americana y su poder sobre las finanzas y las instituciones financieras internacionales.

A partir de los años 80 y a través de la presión de las instituciones financieras internacionales ( FMI, BM y OMC) a las que se añade la OCDE como partener prioritario, se produce la extensión de las medidas liberalizadoras a la banca internacional, al mismo tiempo que la transnacionalización de las principales entidades financieras sistémicas mundiales de EE.UU y europeas fundamentalmente. Las entidades dejan de ser estatales dado que son capitalizadas internacionalmente y actúan globalmente. Por poner un simple ejemplo de entidades sistémicas podemos fijarnos en el BSCH, que mucha gente cree una entidad española, pero que en la actualidad constituye un holding bancario que agrupa a otras entidades como Banesto y otras y que disemina sus entidades a nivel internacional ( en el este de Europa, EE.UU y GB, Sudamérica,..etc) y que solo ha obtenido en 2013 el 12% de sus beneficios en España, al mismo tiempo que está capitalizado en más del 50% por otras entidades bancarias, fundamentalmente anglosajonas.

Para vehicular la transición capitalista es necesario al mismo tiempo crear los soportes, nodos y vehículos adecuados y para esto se aplican las nuevas tecnologías de la información a los procesos financieros, haciéndolos mucho menos costosos. El control de los nuevos instrumentos globales de la financiarización de la economía queda exclusivamente bajo control corporativo y lo que no lo está, se desregula o privatiza. Las diversas bolsas de valores trabajan interconectadas en tiempo real durante todo el día. Se favorecen las bases para el desarrollo de los centros financieros off-shore o extraterritoriales, comúnmente llamados Paraísos fiscales y la industria financiera opaca ligada a ellos y se promueve un vertiginoso desarrollo de la titularización y de la ingeniería financiera ( bonos, acciones, obligaciones, derivados de todo tipo,…etc) que genera un flujo continuo de dinero y liquidez por el mundo, creando valor ficticio que no engendra riqueza y reproduciendo un casino global permanente que mueve en la actualidad más del 90% de las transacciones y que supone que por cada euro o dólar que se transfiere para generar la economía real, se empleen 90 para enriquecerse en el casino financiero.

Las bases telemáticas que hacen posible las transferencias entre la entidades financieras globales fueron desarrolladas por los bancos más importantes del mundo y se gestaron como sociedades anónimas. Por ejemplo la sociedad SWIFT se crea en 1973 en Bruselas por mediación de más de 200 bancos de quince países. SWIFT es el acrónimo de Society for World Interbank Financial Telecommunication. Esta sociedad es una empresa propietaria de un sistema de mensajería interbancario que se utiliza por la mayor parte de los bancos del mundo para realizar sus transacciones telemáticamente, es una de las infraestructuras imprescindibles de las finanzas internacionales modernas.

SWIFT reúne las circunstancias propicias para el “negocio entre caballeros financieros” en cuanto a que vehicula a través de informaciones telemáticas los contratos entre las partes, con informaciónes sobre emisor, destinatario, concepto, procedencia del producto, etc. Estas transacciones se realizan de forma opaca, se producen mediante cifrado de datos, no quedando constancia de ellas a los gobiernos o resto de particulares.

Se han calculado en más de 6 billones de € continentales los intercambios financieros que se realizan a través de estos soportes telemáticos que crearon para su servicio las grandes entidades y hacia los que no se establecen controles ni regulaciones de ningún tipo por parte de los estados.

Por otra parte y como complemento al sistema SWIFT de intercambios son fundamentales las llamadas cámaras de compensación interbancaria, en Europa las principales son Clearstream y Euroclear. Su función principal sería la de consignar diariamente las transferencias realizadas por cada banco a otras entidades en cuanto a pasivos y activos estipulando los saldos diarios de cada banco en sus operaciones financieras con cada uno de los otros. Constituyen una especie de “notarios de la globalización” y fueron asimismo creados por bancos privados. En el caso de Clearstream fue creado en 2000 mediante la fusión de CEDEL i Deutsche Börse Clearing. En 2001 el periodista de investigación Denis Robert i Ernest Backer, un exejecutivo de CEDEL publicaron el libro “Revelations” en el que acusaban a Clearstream de ejercer un importante papel en la economía como plataforma de opacidad, evasión de impuestos y blanqueo de dineros, ello a través de un sistema ilegal de cuentas secretas operando en cientos de bancos.

De todo ello podemos concluir que la globalización es un proyecto capitalista internacional en tiempo del globalismo cultural y científico y que ha monopolizado los cambios técnicos, económicos, institucionales y culturales en beneficio propio. La opacidad es el primer principio de desarrollo de este capitalismo financiero, haciendo que solamente los capitales no móviles, o capitales ligados al trabajo y la producción, sean controlados y gravados y que paralelamente los capitales móviles circulen alrededor del mundo por bolsas, centros off-shore y mediante circuitos y vehículos diversos sin ningún tipo de regulación, control o gravamen.

Hay que señalar que la globalización financiera que se desarrolla fundamentalmente a partir de los 90, supone un profundo cambio en el paradigma fiscal anterior, anclado aún en la época fordista. El fenómeno de la libertad absoluta de los mercados de capital y de cambio al que se dota de una profunda opacidad supone que solo los pequeños capitales ciudadanos no móviles, ligados a la economía productiva, de servicios y de consumo paguen impuestos. Así mismo la competencia entre países y regiones y el dumping fiscal que se extiende mundialmente ante el sistema de competencia fiscal generado por los paraísos fiscales y otros países de fiscalidad privilegiada, supone que muchos de los conceptos fiscales que gravan al capital se vayan paulatinamente armonizando a la baja, hasta llegar alguno de ellos a la extinción ( por ejemplo impuesto sobre los capitales bancarios, de sociedades, patrimonio, sucesiones, donaciones y actos jurídicamente documentados ) Por supuesto no ocurre lo mismo con los impuestos indirectos al consumo, de carácter regresivo.

El sistema financiero constituye la base que riega la economía, no es posible una economía social orientada a satisfacer las necesidades humanas y el bien común sin una base financiera sometida al control político y democrático. Si la oligarquía global gobierna las finanzas, ni las sociedades ni el planeta están a salvo de su codicia depredadora, por ello cualquier política institucional o ciudadana que luche por otro mundo posible han de contemplar unir voluntades en pro de una profunda democratización del sistema financiero.

Las medidas de creación del primer impuesto internacional o global a las transacciones financieras y de combate de la opacidad ligada al secreto bancario son complementarias y necesarias para erradicar con la economía de casino, que solo se extinguirá cuando se creen auténticos controles y regulaciones al capital en beneficio de la democracia. Combatir la opacidad requiere trasparencia para poder seguir la trazabilidad del dinero, para ello se requiere que los mecanismos e instrumentos de control tengan carácter público. No se puede ejercer control sobre las transacciones financieras con instrumentos de transferencia de datos privados, como SWIFT, cámaras de compensación interbancaria o centros de Clearing, o territorios off shore donde existe el secreto bancario. La verdadera razón por la que los poderes financieros se oponen por medio de sus lobbies a la Tasa Tobin, es la que muy bien ha descrito Susan George mediante la imagen del “vampiro financiero”. No desea transparencia, no soporta la luz, que se siga la pista o el trazado de sus maniobras. Por ello se oponen insistentemente a cualquier impuesto internacional por pequeño que sea, porque su implementación supondría a continuación la necesidad de establecer medidas de transparencia y esto acabaría con el negocio del “vampiro financiero”

Por supuesto que estos controles no serán posibles si las instituciones financieras bancarias son, como en la actualidad, privadas y no sometidas a control social. Es necesario avanzar en la creación de una banca pública, ética y con control social, paralelamente que se regulan y supervisan las entidades bancarias privadas en beneficio de la economía, la sociedad y el medio ambiente, separando al mismo tiempo la banca de depósitos de la banca financiera. Hoy los grandes inversores institucionales (bancos sistémicos, fondos de inversión y de pensiones, aseguradoras, hedge funds,…etc) que son los que mueven cantidades de dinero enormes en la especulación alrededor del mundo, contaminan el flujo financiero en su beneficio, crean inestabilidad y crisis económicas y finalmente los estados socializan las pérdidas de estas entidades contrayendo deuda y acabando con el Estado social y democrático de derecho.

Promover políticamente medidas contra los movimientos especulativos de capital supone necesariamente hoy el despliegue de estrategias para la regulación y control financieros, para ello hay que contar necesariamente con que las fuerzas de cambio accedan a las decisiones políticas, de momento en Europa. Las medidas de implementación de un ITF a las transacciones financieras cortoplacistas, paralelamente a la abolición del secreto bancario propio de los paraísos fiscales y de promoción de una banca pública ética y con control social son indispensables en el proceso de democratización de la economía y de devolución del poder a los ciudadanos y ciudadanas a ello habría que añadir la necesidad de legislar para separar la banca de depósitos y la de inversión y dar soporte únicamente a la de depósitos en caso de crisis o quiebra financiera.

La res publica en el mundo global ha de combatir el signo ideológico de la dominación del capital, la deriva oligárquica de una globalización real de carácter fundamentalmente financiero. La llamada Tasa Tobin, hoy ITF, es una medida necesaria para comenzar a abrir puertas al control sobre nuestras vidas. La especulación hoy sobre las monedas, los productos de consumo humano como los alimentos o bienes básicos, sobre los combustibles, sobre la deuda de los estados o sobre el derecho de emisiones de CO2, incipientes nichos financieros como la sanidad o las pensiones y muchos otros es intolerable. Hacen falta convergencias globales políticas y ciudadanas que luchen en contra de esto, ya que hay riesgos, que como decía Ulrich Beck no se pueden abordar a nivel estatal.

Artículo publicado en rexpublicaglobal.blogspot.com.es

Categorías: Attac Planet

Dejen de preocuparse por el Ébola (y empiecen a preocuparse de lo que significa)

Mar, 14/10/2014 - 12:00

Adam C. Levine -  Cuba Debate

ebola-580x321Una vez más, África está en el ojo del huracán. Y, como suele pasar, las noticias no son buenas.

Los medios de comunicación parecen alternar largos periodos de ignorancia absoluta hacia el continente con breves estallidos salpicados de locura, normalmente debidos al temor de que un brote de epidemia o terrorismo se extienda hacia nuestras costas. El reciente brote de ébola en el África occidental, que ha infectado a casi 2.000 personas en los últimos seis meses, no es ninguna excepción.

Está claro que debemos preocuparnos por el brote de ébola, pero no por los motivos que se han propagado en las noticias o en los blogs. Deberíamos preocuparnos por el ébola, pero no por la amenaza que puede suponer para Occidente, sino por lo que dice sobre el estado actual del sistema sanitario en África y sobre muchos otros recursos limitados en todo el mundo.

Tristemente, los medios se han fusionado en torno a los siguientes cinco mitos, mientras que se ignora el contexto más amplio de la sanidad pública y las increíbles desigualdades que existen en la Tierra.

Mito 1: el ébola es una enfermedad mortal en todo el mundo.

El ébola puede ser mortal, pero no a nivel mundial. De hecho, la tasa de mortalidad del ébola y de su primo hermano, el virus de Marburg, varía dependiendo de las circunstancias. El primer brote registrado de estas enfermedades, que tuvo lugar en Alemania y Yugoslavia en 1967, presentó una tasa de mortalidad del 23%; bastante alta, pero muy lejos del índice de letalidad de entre el 53% y el 88% que han mostrado los brotes producidos en el África subsahariana 40 años después (1). Este primer brote ocurrió cuando nadie sabía nada sobre la enfermedad y cuando las unidades de urgencias y cuidados intensivos todavía no estaban extendidas por Europa.

El riesgo actual de muerte en los individuos infectados por el ébola o el virus de Marburg en Occidente queda muy lejos de los porcentajes observados en cualquiera de los anteriores brotes. Los dos últimos estadounidenses infectados en Liberia, por ejemplo, están mejorando, y no por el suero mágico que recibieron, sino por la supervisión y el cuidado proporcionados por los trabajadores humanitarios y por la rápida evacuación a hospitales modernos con instalaciones de cuidados intensivos.

He cuidado a pacientes y he formado a médicos en decenas de hospitales urbanos y rurales en toda el África subsahariana en la última década. La tasa de mortalidad para casi todas las enfermedades que he controlado, desde la neumonía hasta los ataques de corazón pasando por el cáncer y los accidentes de tráfico, es más alta en el África subsahariana que en cualquier hospital occidental.

En cuanto a la posibilidad de morir de cualquier enfermedad en este mundo, el ébola incluido, la geografía tiene mucho que ver.

Mito 2: no existe tratamiento para el ébola.

Lo cierto es que existen varios tratamientos efectivos para el ébola que pueden ayudar a las personas que pasan por las peores fases de la enfermedad e incrementar sus posibilidades de supervivencia. Entre estos tratamientos se incluye la reanimación mediante fluidos intravenosos, glóbulos rojos, plaquetas, sustancias coagulantes para evitar las hemorragias, antibióticos para tratar las infecciones bacterianas más comunes, oxígeno, etc. Además, un equipamiento de diagnóstico moderno puede ayudar a médicos y enfermeros a seguir las constantes vitales para controlar a los pacientes en caso de complicación.

Lo increíble de los tratamientos ya probados (a diferencia de los experimentales de los que habla la prensa) es que se pueden utilizar, además de para el ébola, para combatir otras enfermedades en toda África. En los últimos seis meses en los que el brote de ébola se ha llevado la vida de casi mil niños y adultos, sólo en el África subsahariana han muerto aproximadamente 298.000 niños de neumonía, 193.000 de diarrea, 288.000 personas de malaria y 428.000 por lesiones, por ejemplo en accidentes de tráfico.

Un mejor acceso a los servicios de urgencias y de cuidados intensivos ayudaría a salvar a los pacientes de ébola y también a los afectados por los problemas anteriormente citados, que son mucho más letales.

Mito 3: el ébola es la enfermedad más contagiosa y se extenderá rápidamente por Occidente.

El ébola no es la enfermedad más contagiosa que se conoce. No se transmite por el aire ni por aerosoles. Esto la hace menos contagiosa que otros portadores de enfermedades, como el sarampión, la varicela, la tuberculosis o incluso la gripe. El ébola se contagia sólo por contacto físico, especialmente por los fluidos corporales. Por tanto, a no ser que alguien te vomite en el metro, defeque o te manche de sangre, no te va a transmitir el ébola.

En términos médicos, lo único que se requiere para prevenir el contagio de ébola de paciente a trabajador sanitario es el uso de precauciones de contacto, que incluyen vestimenta adecuada, guantes y lavado de manos frecuente después de cada contacto con el paciente. Estas precauciones son las que siempre se llevan a cabo en los hospitales occidentales en caso de enfermedades contagiosas.

No obstante, piensa en lo que ocurre en África Occidental, donde se ha extendido el ébola rápidamente debido a la falta de medidas básicas sanitarias en hospitales públicos y clínicas con equipamiento precario. Muchos centros carecen de productos tan necesarios y básicos como guantes y batas, y en muchos otros escasea el agua o el alcohol, imprescindibles para la higiene. A diferencia de lo que pasa en Occidente, los hospitales en África tienen salas abiertas con docenas de camas amontonadas. En muchos casos, además, he visto a varios pacientes compartiendo una misma cama. Visto así, es fácil comprender cómo el ébola se puede extender con tanta rapidez.

La mejor forma para ayudar a África a contener este brote de epidemia es mediante la inversión y el despliegue de medidas básicas para el control de enfermedades infecciosas, como batas, guantes, agua y métodos de esterilización, junto con personal sanitario y de formación.

Mito 4: hay que empezar a administrar medicamentos experimentales contra el ébola al máximo número de africanos posible.

Cualquier ser humano que reciba tratamiento experimental es, por definición, un experimento. Ahora bien, experimentar en humanos no tiene por qué ser algo malo. Sin embargo, todas las personas que participan en estudios de investigación médica tienen derecho a recibir la misma protección internacional, y la gente en países pobres necesita además una protección especial.

Por ejemplo, mientras que los estudios en Estados Unidos requieren la aprobación de un solo comité ético, la mayoría de estudios llevados a cabo en países de renta baja necesitan la aprobación de dos comités éticos diferentes: uno internacional y uno local. Asimismo, los formularios de consentimiento, que explican los riesgos y beneficios de los participantes en ese estudio en particular, deben traducirse a todos los dialectos locales, y se deben tener en cuenta los casos específicos de los pacientes que no sepan leer los formularios o firmar. Al final, todos los participantes del estudio deben recibir los mejores tratamientos testados para su enfermedad. Así se garantiza que todos los pacientes se beneficien de la investigación, aunque los medicamentos experimentales resultaran ineficaces (o peligrosos).

Tristemente, conocemos los virus de Marburg y ébola desde hace casi 50 años, y se han llevado a cabo muy pocas investigaciones para el tratamiento efectivo o las vacunas, al igual que con otras muchas enfermedades tropicales olvidadas. Esto no se debe a la falta de interés por parte de médicos y científicos, sino más bien a la falta de dinero. Las compañías farmacéuticas no suelen estar dispuestas a invertir en investigaciones para prevenir o tratar enfermedades que sólo afectan a gente pobre, ya que obtendrían pocos (o ningún) beneficios.

Por poner un ejemplo, en Estados Unidos se puede rectificar este problema pidiendo que el presidente Obama y el Congreso presionen al Instituto Nacional de Salud para que dedique una mayor parte de sus fondos a la investigación de enfermedades que afectan a los habitantes más pobres del mundo.

Mito 5: no se puede hacer nada para ayudar a África… Es demasiado pobre.

La verdadera tragedia del brote de ébola es que la mayoría de africanos no tiene acceso a los medicamentos, instalaciones y profesionales de los que disponemos en Occidente desde hace décadas, y que podrían haber evitado el descontrol de la epidemia. Además, se podrían haber empleado las mismas medidas para reducir la mortalidad causada por otras enfermedades que en la actualidad están matando cada día a mil veces más personas que el ébola.

Estos tratamientos salvavidas no están fuera del alcance del continente. En este momento, a través de una colaboración entre la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), el Fondo Mundial, el Ministerio de Sanidad de Ruanda, y un consorcio de universidades estadounidenses, estamos formando a un grupo de médicos y enfermeros de urgencias y de cuidados intensivos en Ruanda, uno de los países más pobres de África. Al mismo tiempo, estamos aumentando con rapidez las infraestructuras médicas y el suministro de medicinas y equipamiento en Ruanda, para que los nuevos especialistas africanos tengan las herramientas necesarias para el cuidado de los pacientes más enfermos del continente. Antes incluso del reciente brote de ébola en la zona, ya se estaba considerando un proyecto similar en Liberia, aunque todavía estamos esperando la aprobación del Gobierno estadounidense.

Nuestra experiencia en Ruanda demuestra que con la suficiente voluntad política y el apoyo financiero y técnico exterior, los países africanos pueden lograr mejoras a gran escala en su capacidad para prevenir las enfermedades y controlar las situaciones de mayor urgencia. Puede que no ocurra de la noche a la mañana, pero sí con el tiempo suficiente como para frenar la próxima gran epidemia incluso antes de que comience.

(1) Beer B, Kurth R, Bukreyev A. “Characteristics of Filoviridae: Marburg and Ebola Viruses.” Naturwissenschaften 1999; 86, 8-17.

 

Profesor adjunto de Medicina de urgencia, Brown Medical School. Actualmente trabaja en Ruanda.

Traducción de Marina Velasco Serrano

Fuente: The Huffington Post

Categorías: Attac Planet

La banca en la sombra: una bomba de relojería de 70 trillones de dólares

Mar, 14/10/2014 - 08:00

Pilar Blázquezeldiario.es

Por si alguien tenía alguna duda, la brutal crisis financiera de los últimos años no ha servido para nada en cuanto a prácticas de riesgo financiero se refiere. Es cierto que tras la caída de Lehman Brothers, los gobiernos pusieron en marcha una carrera (o más bien paseo, dado lo que están tardando en aplicarlas) por cambiar las reglas que habían permitido a los bancos asumir riesgos descontrolados. Pero ese celo regulatorio que ha caído sobre los bancos tradicionales no ha servido para mitigar el riesgo de colapso financiero mundial. Solo lo ha trasladado. Incluso lo ha multiplicado, como advierte también nada menos que el Fondo Monetario Internacional.

Según los  datos presentados por el último informe del organismo con sede en Washington, la denominada banca en la sombra (formada por aquellas entidades financieras que canalizan crédito sin la necesidad de cumplir los requisitos de solvencia que se exigen a un banco tradicional) alcanza ya los 70 trillones de dólares.

La cifra, por supuesto, es aproximada porque, como su nombre bien indica, ese crédito está lejos de la luz y los taquígrafos que se aplican a la banca tradicional. Una de las demandas que pide el FMI es que los gobiernos hagan un esfuerzo por vigilar ese riesgo paralelo ya que su descontrol puede ser el origen de un nuevo colapso mundial.

Como se ha contado en varias ocasiones en eldiario.es, el creciente poder de la banca en la sombra se debe a que ha tomado el testigo de la banca en una actividad esencial del sistema financiero, el préstamo, que los bancos han paralizado. El desvío ha sido de tal calibre, que según los datos del FMI, en EEUU un 30% del riesgo sistémico (entre 15 y 25 trillones de dólares) está sin el control adecuado. “La de EEUU es la situación más peligrosa del planeta”, según el FMI.

Los riesgos también son alarmantes en Gran Bretaña, y algo menos en el resto de Europa (donde el dinero que mueve la banca en la sombra podría llegar hasta los 22 trillones). En los países emergentes, aunque en cantidad de millones totales (dos trillones) todavía no compite con Occidente, lo que preocupa al FMI es el ritmo de crecimiento.

El organismo que preside Christine Lagarde no ahorra en advertencias. Incluso pone nombres y apellidos a algunas de las entidades sobre las que tiene reparos: “La actividad de préstamo a través de Fondos de Inversión como Pimco o BlackRock está creciendo mucho más rápido de lo que lo hacía antes de 2009 y además toman más riesgos”, advierte.

Identifica esos activos de más riesgo como los préstamos a empresas, cuya liquidez es bastante limitada. En caso de algún problema inesperado, estos fondos tendrían dificultades para deshacerse de ellos.

Identificar el problema no lo resuelve

El problema del FMI es que no sólo ha tardado años en identificar el problema del peligro de la banca en la sombra. Además, su única aportación es una recomendación: pedir a los países que tengan un mayor control de ese sistema financiero paralelo para, al menos, ser conscientes de la magnitud real del problema.

Esto casi suena a brindis al sol. El problema crece y crece en función de los chorros de liquidez que los bancos centrales están inyectando en el sistema financiero. Desde estas instituciones nos explican que sus políticas pretenden dinamizar el crédito de la banca, pero mientras los bancos acuciados por la nueva y estricta regulación se dedican a atesorar esa liquidez, al resto de las organizaciones financieras casi se les escapa de los bolsillos. Hasta tal punto que incluso algunos fondos de inversión ya están creando divisiones exclusivas a dar crédito, sin cumplir los requisitos que se exigen a los bancos. De igual manera, con la otra mano se dedican a hacerse con empresas o deudas bancarias a precio de saldo y advirtiendo de los peligros que tiene asumir demasiados riegos.

Una dualidad similar se da en los estados. España por ejemplo, mientras exige la aplicación de las estrictas normas regulatorias internacionales sobre la banca tradicional se plantea, como contaba hace no mucho el diario El País, que los fondos de inversión de alto riego puedan dar créditos a las empresas.

Como ya saben quienes leyeron a Robert Louis Stevenson en El doctor Jekyll y Mr. Hyde, la asunción de excesivos riesgos sin el control necesario del experimento no tiene precisamente un final feliz. En este caso, conviene recordar que nuestro experimento es nada menos que un sistema financiero sin supervisión casi tan grande como toda la economía controlada del planeta.

 

 

 

Categorías: Attac Planet

El ébola en España y las miserias de la crisis

Mar, 14/10/2014 - 06:00

Marco Antonio Moreno – Consejo Científico de ATTAC España

ÉbolaEl virus del ébola que hoy arrecia en España y que tiene a este país en la primera plana de las catástrofes sanitarias mundiales, oculta ese cómplice brutal -y asesino- de los planes de austeridad ideados por Ángela Merkel y Christine Lagardé. Como verdaderos engendros del mal verdadero, Merkel y Lagardé pueden lavarse las manos lejos de las víctimas inocentes, aunque tal vez no por mucho tiempo. Como indica El Mundo La crisis del ébola está al borde del descontrol total y se puede propagar hacia otros países europeos.

Si a la troika le reprochábamos su catástrofe económica, ahora debemos reprocharle su catástrofe sanitaria y de instalar en España el virus ébola en toda su magnitud. El fracaso de las políticas implantadas por la troika se evidencia ahora desde un ángulo más salvaje. Ese ángulo salvaje de las políticas despóticas que creen que todo debe quedar en manos del mercado. El mercado es el que autorregula los virus y las pandemias sanitarias y supervigila los dolores de mundo. Tal vez ese fue el tema central de la cumbre del grupo Bildelberg que se celebró en España en Sitges el año 2010.
Si la economía mundial va cuesta abajo, como ha reconocido el propio Fondo Monetario Internacional, que defiende los intereses del dólar y la economía de Estados Unidos, ahora con el virus del ébola y la precariedad de instrumentos para contrarrestarlo, no sólo la economía sino que la salud global va cuesta abajo. Algo que habrá que agradecer: 1 ) a los que negaron la profundidad de la crisis que estalló el año 2008; 2) a los que aprobaron y justificaron los planes de austeridad, sin ver qué se estaba recortando; y 3) a aquellos que miraron con recelo la expansión de la deuda pública pero menospreciaron la expansión de la deuda privada, el verdadero cáncer del crecimiento.

De acuerdo a los últimos datos de la OMS, el ébola ha matado a más de 3.800 personas en África y con el acecho actual a España, Brasil y Estados Unidos esta crisis sanitaria se puede poner mucho peor. Y todo porque la humanidad no ha hecho nada, absolutamente nada, al estar paralizada por la crisis, como no ha hecho nada frente al cambio climático, el cierre de la desigualdad o “las metas del milenio”… La crisis que estalló el año 2008 ha significado para el mundo un retroceso brutal en todos los aspectos, y ahora hemos entrado en una cuenta regresiva.

El Blog Salmón

Categorías: Attac Planet

El colchón vital del Plan Prepara

Lun, 13/10/2014 - 12:00

Germán Gorraiz López – ATTAC Navarra-Nafarroa

La entrada en recesión de la economía española implementó el estigma de la incertidumbre y la incredulidad en una sociedad inmersa en la cultura del Estado de Bienestar del mundo occidental y derivó posteriormente en un shock traumático al constatarse el vertiginoso tránsito desde niveles de bienestar hasta la cruda realidad de la pérdida del trabajo, posterior desahucio e inmersión en umbrales de pobreza y dependencia en exclusiva de los colchones vitales como únicos salvavidas del naufragio económico español.

El Plan Prepara incluye los 400 euros de subvención durante seis meses a los parados que han agotado completamente el subsidio y se prorroga semestralmente desde que fue instaurado por Zapatero en el 2011 y es previsible que el Gobierno del PP la prorrogue debido a la presión social, medida que sólo será un parche temporal para evitar el estallido social que se avecina en un futuro mediato. Así,el número de hogares con todos sus miembros en paro se ha elevado hasta niveles insoportables y cada vez son más los parados de larga duración que pierden todo tipo de subsidio (según UGT, 1.800.000 desempleados no perciben ningún tipo de prestación y la tasa de cobertura está disminuyendo cerca de 15 puntos en dos años). Dicho colchón vital se completaría con la Renta Mínima de Inserción (RMI), ayuda pública para personas que no tienen recursos suficientes para atender las necesidades más básicas de la vida y que, por lo tanto, se encuentran en situación de riesgo aunado con el papel de la solidaridad familiar y de organizaciones no gubernamentales como Cáritas, que serían el último salvavidas de los futuros restos del naufragio económico español.

El colchón familiar

Según el Consejo Económico y Social,en el primer trimestre de este año 422.600 hogares vivían gracias a la pensión de los abuelos con ingresos medios de 840 € y que a pesar de su exigüidad constituía hasta hoy el último salvavidas de los restos del naufragio económico español. A ello se añade que la mayoría de las pensiones tendrán un exiguo incremento del 0,25 % para el 2015 (no siendo descartable la congelación de las mismas para ejercicios posteriores), lo que contribuirá a reducir el grosor del colchón familiar y elevar el riesgo de pobreza. Así, en el último informe de Intermon Oxfam sobre “Crisis, desigualdad y pobreza”, se advierte que de continuar los recortes sociales, la pobreza en España podría llegar a afectar al 40 % de la población en el horizonte de la próxima década (en la actualidad, según dicha ONG, la tasa de pobreza se situaría en el 27% de la población y afectaría ya a 13 millones de personas) mientras según el Banco de España, un 10% de familias acaudaladas concentraban el 70% de la riqueza financiera en el 2012.

El colchón de la economía sumergida

La economía sumergida, o el mercado negro, consiste en aquellas actividades económicas que total o parcialmente esquivan la regulación fiscal y social del Estado. Según un informe elaborado por el instituto Tax Research,( que intenta cuantificar la economía sumergida y los ingresos que pierden los Estados por culpa del fraude fiscal). La economía sumergida en España representa el 22,5% del PIB nacional y si este montante de dinero tributara, el Estado podría recaudar 72.709 millones de euros anuales, con lo que España sería capaz de absorber su deuda pública en 8 años. Finalmente, según FUNCAS,las arcas del Estado dejaron de ingresar por este motivo en la pasada década hasta 32.000 millones de euros, (el 5,6% del PIB oficial) y hasta 1984 trabajaron en la economía sumergida 1,4 millones de personas, pero entre 2006 y 2008 la cifra se disparó a 4 millones de personas , y sólo las cuotas de IVA dejadas de ingresar en el último año podrían acercarse a los 18.000 millones de euros,(cantidad superior a la suma del gasto sanitario anual de Madrid).

Por otra parte, según explica Ricardo Sánchez-Seco Tomás en invertia.com, la SICAV es un sofisticado producto de ingeniería financiera, híbrido de sociedad anónima y fondo de inversión que exige un capital mínimo de 2,4 millones de euros y 100 partícipes o accionistas, con la particularidad de que tributa al 1% en el Impuesto de Sociedades en lugar de al 30% siempre que el capital permanezca en la SICAV. La ventaja frente a los fondos de inversión radica en las reducciones de capital,ya que los dueños de la SICAV pueden sacar dinero sin tributar hasta que no supere la cantidad inicialmente invertida. Así, se considera que lo que se retira es capital y no las ganancias obtenidas por las inversiones de las Sicav siguiendo el criterio FIFO (First In First Out), lo que permite sacar todo el capital y dejar dentro de la Sicav sólo las plusvalías, que a su vez pueden generar nuevas plusvalías si se acierta con las inversiones,de lo que se deduce que se trataría de un de instrumento para evitar la fuga de capitales pues en el supuesto de que se les exigiera más impuestos a las SICAVS se irán a otros países donde sea más fácil obtener más rentabilidad , trasladando su patrimonio a una sociedad europea bajo legislación menos restrictiva.

Además, el contrabando de tabaco se ha triplicado desde 2010 y representa más del 15% del mercado según un estudio de la tabacaleraJapan Tobacco Interantional, lo que equivale según Aduanas y el Comisionado del Mercado de Tabacos a un fraude fiscal de entre 500 y 600 millones de euros al año y según denunció Mario Espejo, el presidente de la Unión de Estanqueros de España, ” la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude (OLAF), ha detectado ya la existencia de fábricas ilegales que están falsificando marcas como Marlboro, Chesterfield o Ducados Rubio”. Paralelamente, las ventas por Internet en España alcanzaron un nuevo récord al facturar 2.421 millones de euros, lo que supone un aumento del 27,4% respecto al mismo periodo del año anterior y el décimo trimestre consecutivo de crecimiento, según revela el último informe de la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones (CMT).

Así, asistimos en Internet a la aparición de negocios alegales, trabajadores que no se dan de alta como autónomos porque no es un servicio que hagan todos los días aunque les aporta un ingreso extra para acabar el mes y el mismo Ministerio de Trabajo reconoce que ”cuando se trata de ventas por Internet y a contra-reembolso,resulta complicado de controlar pues ese dinero no queda registrado”.

Sin embargo,tratar de regularizar la economía sumergida conllevará una drástica reducción en los intercambios generadores de valor que existen actualmente en la economía, con la consiguiente constricción de las actividades económicas marginales y riesgo de solvencia del mismo Estado,de lo que sería paradigma las cerca de 40.000 empleadas de hogar que trabajaban por horas y que hasta ahora pagaban sus propias cuotas a la Seguridad Social y que tras la regulación habrían pasado a formar parte de la economía sumergida al no haberse regularizado su situación por parte de sus empleadores.

Categorías: Attac Planet

«La revolución que necesita España es hacer lo que en Europa y cumplir las leyes. Por eso nos llaman antisistema»

Lun, 13/10/2014 - 08:00

Entrevista a Juan Torres López. Consejo Científico de ATTAC España

Juan Torres López (Granada 1954) se organiza para incorporar a sus múltiples ocupaciones, como catedrático de Teoría Económica de la Universidad de Sevilla, como articulista, como bloguero, con la confección del programa económico de Podemos. Tras una larga trayectoria académica, en las universidades de Málaga y Granada, Torres, dirigente de ATTAC, aborda el reto de dar peso a la formación emergente de la política española.

Ha aceptado elaborar el programa económico de de Podemos. ¿Por qué?

- Podemos nos ha pedido al profesor Vicenç Navarro y a mí que hagamos un documento de base, un cuadro estratégico de propuestas realistas que se puedan llevar a cabo. No exactamente el programa, que será más detallado, lo hará la propia formación política y tendrá un desarrollo concreto en el que posiblemente no entremos. ¿Por qué? Porque lo hemos hecho desde hace muchos años. Yo estudié con beca y desde joven siempre tuve claro que, en lo que modestamente yo pudiera colaborar, era mi obligación devolver a la sociedad lo que pueda saber. Muchas veces me piden mi opinión. Antes de las elecciones europeas la Fundación Alfonso Perales, del PSOE, me pidió un documento y se lo hice con mucho gusto. Ahora me piden esto y no me puedo negar.

Dan ustedes una pátina de solidez a una formación aún por cuajar.

- Creo que Podemos se enriquece más por el profesor Navarro que por mí. No me puedo comparar a una persona como él, que es el quinto científico social español más citado en la literatura mundial y que es una autoridad científica en un país como EE UU.

Un «documento posibilista», ha dicho, de «propuestas realizables en una legislatura» ¿Cómo será?

- En España hay una larga tradición de programas electorales concebidos para engatusar a la población, basados en una percepción muy errónea de la realidad y que luego no se cumplen. El PP y el PSOE se presentaron a las elecciones de 2008 prometiendo a los españoles que iban a alcanzar el pleno empleo. No se puede cometer un error de cálculo más grandísimo. De ahí vienen ahora las demandas de realismo en las propuestas de otros programas.

¿Cómo se va a estructurar?

- Tenemos una situación económica muy mala, en la que harían falta remedios muy profundos que no dependen solo de lo que se puede hacer en España, sino de Europa y el mundo. Eso hay que tenerlo presente, porque un partido que pretenda gobernar en España no va a hacerlo en Europa ni en el mundo. Pero tiene que decirle eso a los ciudadanos, para que sepan que hoy también hay que procurar cambiar las lógicas de gobierno más allá. Hay que tener en cuenta al mismo tiempo la restricción que supone formar parte de la UE, de una unión monetaria, de un mundo globalizado, pero también hay que poner en primer plano la inteligencia de saber aprovechar los resquicios que hay, que tampoco es que sean pocos, para hacer propuestas y tomar medidas que permitan cambiar las cosas. O al menos ir cambiando la orientación de las cosas.

¿Una alternativa al capitalismo y la globalización? ¿Tal cosa es posible?

- Es absurdo creer que el capitalismo se puede cambiar en 4 años. Sí es verdad que en poco tiempo se pueden incorporar medidas de cambio que terminen siendo muy profundas. Cuando un barco entra en el mar, una desviación casi milimétrica puede generar una diferencia de destino de cientos de miles de kilómetros.

El programa de Podemos genera gran incredulidad. Un artículo muy citado resaltaba que sus propuestas no son de izquierda ni realizables y van a crear más paro y perjudicar a las pymes ¿Cree que es así?

- Tendría que producirse una hecatombe y tendrían que ser muy torpes los dirigentes de Podemos si gobiernan para crear más paro del que han originado las políticas del PSOE y PP. Es que aquí se olvida que estamos en 5,6 millones de desempleados, que han desaparecido más de 200 mil empresas en los últimos cinco años. ¿Quienes han hecho esas políticas ahora van a decir que una cosa alternativa va a provocar la hecatombe? Es que la hecatombe ya está producida.

O que se puede provocar una salida de capital.

- ¿Quien dice eso se ha molestado en contar la que ya se ha producido? Aquí hay muy poca seriedad. La mayoría de las propuestas que ha hecho Podemos han sido realizadas también por premios Nobel de economía o dirigentes de los institutos económicos más importantes de Europa. No es que Pablo Iglesias sea un irresponsable. ¿Lo es también Stiglitz, o Kurgman, o el presidente del IFO, el instituto alemán, el economista más reconocido de Alemania? Hay que tener un poquito de seriedad. Las cosas se pueden cambiar. Muy mal tendrían que ir todo para que un gobierno progresista devastara tanto la economía como se ha hecho hasta ahora. ¿La mala situación la van a traer los demás? Que se miren a sí mismos y vean el desastre que han producido.

-Una de las propuestas que más se ha discutido es dejar de pagar la deuda publica ¿sería posible?

-Nadie habla de eso. Hay una caricatura de esa propuesta que está basada en un hecho. La deuda pública de España es posiblemente impagable si no se llevan a cabo reformas tan profundas que harían que suba la deuda. Por tanto habría que sentarse, en toda Europa, y reestructurarla. No es propuesta de Podemos, la ha hecho antes el presidente del Instituto IFO de Alemania, un economista bastante conservador, sensato, que plantea que hay que hacer una quita de la deuda de los países de la periferia. Eso no es dejar de pagar.

-¿Con una auditoría previa?

-La gente tiene derecho a saber de dónde viene esa deuda. Si mañana me dice el director de mi banco, Juan, que me debes 40 millones, yo no le digo de entrada no te voy a pagar. Le digo mañana a las 9 de la mañana estoy ahí a que me expliques de dónde viene. Y si compruebo que esa deuda contiene un error del banco no pago. Eso lo que se llama una auditoría ciudadana de la deuda. Lograr saber y luego garantizar que la deuda que uno tiene es una deuda legítima, no vaya a ser que haya venido provocada por transacciones ilegales, por ejemplo.

-¿Cabe un rescate a la banca?

-El problema en España es más la deuda privada que la pública. Sabemos cómo afrontar una crisis de deuda como esta: reducir gastos, aumentar ingresos y hacer que la economía crezca más. Desgraciadamente España no tiene políticas para ello, porque en buena parte dependen de Europa.

-¿Entonces?

-Tenemos que ver qué gastamos, donde hay despilfarros, y donde creo que tenemos cierto recorrido, sin tocar los gastos sociales, como ha hecho el PP, es en ingresos fiscales, porque estamos en los niveles más altos de Europa de fraude fiscal y en una verdadera injusticia fiscal generalizada. Entre los gastos a revisar están las ayudas a los bancos, que han sido muy mal concebidas y no han tenido éxito. Se les ha dado prácticamente sin contar el BCE casi 50 mil millones de euros y la banca sigue sin dar crédito, La ayuda a la banca, si es que la merece, tiene que ser condicionada. No se ha hecho así y ahora se agranda el problema.

-¿Es posible hacer justa la fiscalidad?

-Primero combatiendo el fraude. Solo con ello tendríamos una buena parte de nuestros problemas resueltos. Puede que no se resuelva en cuatro años, ni en ocho quizá, pero sí ir en la senda. Vamos por la contraria, por la amnistía fiscal a los defraudadores.

-¿Modificar impuestos?

- Los concebidos para ayudar a las rentas altas. No pude ser que para ayudar a las grandes multinacionales estén prácticamente sin pagar impuestos. España es para ellas casi un paraíso fiscal. Se puede modificar el impuesto sobre sociedades, en general la disposición sobre el capital. Tenemos recorrido. España no es un país del Caribe, es una potencia en Europa. ¿Por qué no puede tener un régimen fiscal parecido al de Alemania, Inglaterra, Francia? Si modificamos la imposición sobre el capital y mejoramos el IRPF podemos lograr un reparto más justo de la carga que no suponga un peso negativo para quien esté creando empleo y aumente los ingresos.

-Las medidas de Podemos sobre reforma laboral, prohibir los despidos en empresas con beneficios, por ejemplo, asustan a empresarios. ¿Qué se puede hacer en el mercado de trabajo, en vistas de que seguimos con un índice de paro indecente?

-No todos los empresarios dicen eso. Algunos muy importantes dicen que la reforma laboral es un fracaso. Lo que pasa es que en España, por una deformación, los últimos que hablan por las patronales son delincuentes, y no lo digo como insulto, es que están imputados o en la cárcel. Lo que hace falta es hablar con empresarios y empresarias, pymes que mantiene el 80% del empleo y preguntarles si por muchas reformas laborales van a ser capaces de mantener su empresa y su empleo si no tienen clientes en la puerta.

-¿Qué reforma haría?

- Se han hecho reformas laborales para las multinacionales, para que la gran patronal tenga mucho poder de negociación, pero si miramos a nuestro alrededor van en la línea contraria de lo que en otros países. ¿Cómo ha afrontado Alemania la crisis sin perder empleo? Porque tiene unas leyes laborales que facilitan la negociación entre trabajadores y patronal. La reforma laboral ha desequilibrado esto, para que las empresas no tengan que negociar con los empleados. Para crear empleo no hay que abaratar el coste del trabajo sino aumentar los ingresos de quienes compran bienes y servicios a las empresas y aquí se está haciendo lo contrario.

- ¿La solución es reducir el tiempo de trabajo, la vida laboral, para que el empleo se reparta mejor?

- Me tengo que mover con datos. Si en Alemania tuvieran el alto número de horas anuales en jornada laboral que tenemos en España su tasa de paro sería del 25%. Aparte de que es una economía diferente, con una productividad más elevada, eso nos lleva a pensar que si queremos aumentar el empleo lo que no podemos es avanzar como ahora, que se hacen al cabo del año 300.000 horas extraordinarias sin pagar más que en 2010. De ahí que el Gobierno diga que tiene éxito su política laboral. Pues hombre, eso para mi no es salir de la crisis.

- Los desahucios se siguen incrementando. ¿Qué cambios en materia de viviendas son factibles?

- Una política de alquiler como en Francia, Holanda o Alemania, tener sociedades para el fomento de la rehabilitación y viviendas sociales, como en esos países. No tenemos que irnos a otro sitio. La revolución que hace falta en España tiene dos bases, una que en cuestiones fundamentales hagamos lo que se hace en Europa y dos, que aquí se cumpla la ley y la Constitución. Eso es el cambio. Por eso nos llaman antisistema, bolivarianos.

- Tamaño del Estado ¿más o menos?

- Las cosas no se deben medir en más o menos, sino en bueno o en malo. A mí lo que me interesa es que haya un sector público potente que cumpla bien sus funciones. Creo que en España el sector público lo está haciendo irregularmente, hay muchos campos de mejora. En los últimos años hemos visto despilfarro, errores que hay que modificar. Pero vuelvo a repetir, hagamos lo que en Europa. Tenemos menos gasto público en relación con el PIB, menos gasto social, menos empleados públicos. Lo que pasa es que hay una sinvergonzonería social instalada en el discurso de muchos responsables políticos y dirigentes patronales que hablan engañando a la población. No es verdad, los datos lo demuestran, que en España tengamos más Estado o más gasto social, estamos por debajo. De hecho, estar por debajo en gasto publico que apoya a las empresas, que crea capital social, que apoya a la investigación que crea innovación, que hace que no haya exclusión y por tanto haya más demanda, es lo que nos provoca una situación económica peor.

- ¿Hay que reformar el estado del bienestar?

- Depende. Para mí la educación universal, la sanidad pública universal, las pensiones, la atención a los dependientes son las conquistas más grandes de la Humanidad. Los datos nos demuestran que allí donde hay educación y salud públicas se gasta menos y la mayor parte de la sociedad accede a los servicios. El país que más gasta en sanidad del mundo es EE UU y más del 20% de la población no tiene la más mínima atención médica. Gasta mucho pero en negocio privado. Hay cosas que cambiar, claro, hagámoslo, pero respetando el principio que nos proporciona más economía y bienestar y es el concepto público de los servicios esenciales.

- La gran cuestión es la corrupción ¿Cómo hemos podido llegar hasta aquí y qué consecuencias tiene?

- Es el resultado de la falta de controles y la ausencia de cultura de rendición de cuentas. No hay controles porque no se da participación a la ciudadanía. Si los dirigentes de las cajas de ahorro hubieran sido no solo gente puesta por los partidos políticos, a los que además financiaban, sino ciudadanos honestos, elegidos por sorteo o votación, revocables, como en algunos estados de EE UU, no hubiera pasado lo que ha pasado.

- ¿Eso cree?

- Sí, porque la inmensa mayoría de la población española, la que saca adelante los hospitales, las escuelas, los negocios, es honesta. Mayor control, transparencia absoluta y rendición de cuentas, porque hay que extirpar la corrupción de raíz. No es posible que un país salga de la crisis y tenga progreso económico si no hay confianza. Y la corrupción la mina. Es que posiblemente haya quien esté interesado en la corrupción, igual que hay quien lo está en que la gente desprecie la política, porque así le quita la vista a los políticos y no los controla. Hay que participar mucho más. Eso es lo que nos va a separar del mundo en que hemos vivido y en el que podemos entrar. Es vomitivo levantarse cada día y encontrarse con un escándalo.

- ¿Podemos supone una esperanza de recuperar el prestigio de la política o es la antipolítica, el populismo?

- Sobre eso no me voy a pronunciar. Bases para la esperanza debe haber en todos sitios, porque elementos de honestidad hay en todos los partidos. El problema es que no han tenido la capacidad de imponerse sobre ellos. Si queremos que la economía mejore tenemos que tener claras tres cosas que dijo el profesor Fuentes Quintana cuando lo nombraron vicepresidente. Uno, los problemas económicos no tiene soluciones técnicas sino políticas. Dos, los grandes problemas económicos se tienen que resolver entre todos, repartiendo entre todos los costes y los beneficios. Tercero, que para que eso sea posible tiene que haber un gobierno que goce de la confianza de la gente. Cuando las encuestas nos dicen que la gente desconfía tanto del gobierno e incluso de la oposición es muy difícil.

- ¿Habrá propuestas estrella, de impacto, innovadoras?

- Habrá propuestas concretas, pero no vamos a inventar el Mediterráneo, porque hay muchos expertos que vienen diciendo desde hace mucho las soluciones. No voy a valorar todavía un trabajo que está por hacer. La única ilusión que tenemos es contribuir modestamente a que nuestro país salga adelante, que nuestra patria salga del hoyo donde la ha dejado una serie de gente con avaricia, elites financieras que han actuado con una irresponsabilidad absoluta y unos gobernantes que se están mostrando como unos auténticos ineptos, que sirven más a los que están arriba que a los que están abajo. Si nuestro pensamiento, si nuestras propuestas, pueden servir para que todos los españoles y españolas sin distinción puedan tener un poquito de ilusión, ser conscientes de que se pueden cambiar un poquito las cosas, poco a poco, que se puede avanzar y que no tenemos porqué soportar un reparto tan desigual e injusto de las cargas, me sentiré afortunado.

- Aunque usted no forme parte de Podemos ¿cómo espera que culmine su proceso de constitución?

- La verdad es que no lo estoy siguiendo con detalle, porque no tengo tiempo. Espero que sean capaces de aclararse y generar un discurso ilusionante, más abierto, transversal, amable para la mayoría de la población. Ojalá se produjera un proceso similar en el centro derecha, otra forma de hacer política. Hay que reconocer que esta gente de Podemos al menos está teniendo ya un éxito histórico porque están obligando a que los demás bailen con otra música. Han cambiado la música en el baile y eso es interesante, porque la nueva música es en principio más atractiva. Creo que al final van a tener que terminar bailándola todos.

Entrevista publicada en lavozdigital.es/cadiz

Ganas de escribir

Categorías: Attac Planet

Capitalismo contra la salud mundial

Lun, 13/10/2014 - 06:00

Xavier Caño Tamayo – ATTAC Madrid

En la vieja Europa se dispara una alarma. Ha llegado el ébola. En Madrid, una enfermera que cuidó a un sacerdote enfermo de esa fiebre hemorrágica letal ha contraído la enfermedad. El bola ha saltado de la empobrecida África a la desarrollada Europa.

Más allá de los miedos de los países desarrollados, ébola, malaria, sida, cólera, sarampión y el mismo ébola matan en silencio a millones de personas. Especialmente en África. Millones.

En 1976 se identificó el virus del ébola como causante de una enfermedad especialmente peligrosa, pero 38 años después, la enfermedad sigue ignorada por los países desarrollados y no se sabe de nadie que investigue en serio para curarla o prevenirla. Mientras aumentan los infectados y los muertos. Pero curar esa dolencia, ni las otras citadas no es negocio, por eso no se investiga.

Las empresas farmacéuticas no tienen interés alguno en hallar medicamentos y vacunas contra las letales enfermedades que azotan a los países pobres. Y, por su parte, las poderosas farmacéuticas gastan en publicidad y mercadotecnia el doble de lo que invierten en investigación y desarrollo.

Que el espíritu y voluntad del muy capitalista sector farmacéutico es conseguir cuantos más beneficios, mejor y nada más, lo ratifica el consejero delegado del gigante de los medicamentos, Bayer, Marijn Dekkers: “Bayer desarrolla medicamentos para los pacientes occidentales que pueden permitírselo”. Más claro, agua cristalina.

La negligencia y abandono de investigaciones contra enfermedades de los pobres tiene que ver directamente con la búsqueda de beneficios. Los pobres no pueden pagar las medicinas que les curarían y, por tanto, no hay negocio.

La mortandad por enfermedades que castigan sobre todo a países empobrecidos tiene mucho que ver también con los ‘ajustes estructurales’ a los que obliga el Fondo Monetario Internacional si los estados africanos, por ejemplo, quieren obtener créditos del Banco Mundial. Esos ‘ajustes’ son especialmente privatizaciones de lo público y rebajas de gasto social, especialmente en sanidad. Mientras la Organización Mundial de la Salud indica que el gasto público mínimo en sanidad pública ha de ser un 15% de los presupuestos generales, en África la media es un 5%.

Otra actuación capitalista es crear enfermedades que solo existen en la codiciosa voluntad del sector farmacéutico. Las farmacéuticas presentan como enfermedades procesos naturales de la vida humana como menopausia, timidez, tristeza por hechos o pérdidas dolorosas o pérdida de potencia sexual a partir de cierta edad. ‘Enfermedades’ que han de medicarse, claro, y no con fármacos baratos. Para lograr ese engaño universal, cuentan con la persuasión o soborno de algunos médicos y sobre todo con enormes inversiones en mercadotecnia y publicidad para enredar al público, haciéndole creer que problemas vitales normales son patologías que se curan con píldoras.

El psiquiatra estadounidense Allen Frances ha declarado como práctica funesta también la creciente medicalización de la vida en psiquiatría. Por su parte, el Nobel de Química de 2009, Thomas Steitz, ha denunciado que “grandes farmacéuticas han cancelado sus investigaciones de antibióticos porque curan a la gente y esas empresas no quieren curar a la gente sino vender fármacos que haya que tomar toda la vida”. Es otro gran fraude de uno de los sectores más potentes del sistema, el farmacéutico, que muestra claramente su innegable amoralidad.

Que el sector farmacéutico es capitalismo puro lo indica que, en la lista de las 500 mayores empresas del mundo, los beneficios de las 10 mayores farmacéuticas superan los de las otras 490 empresas de esa relación. El remate de la calaña del capitalismo a partir de ese potente sector lo expresa la monja y médico internista catalana, Teresa Forcades, quien, en su obraLos crímenes de las grandes compañías farmacéuticas afirma que “en 2000 y 2003, la casi totalidad de grandes compañías farmacéuticas pasaron por los tribunales de Estados Unidos, acusadas de prácticas fraudulentas. Ocho de dichas empresas fueron condenadas a pagar más de 2,2 billones de dólares de multa. En cuatro casos las farmacéuticas implicadas (TAP Pharmaceuticals, Abbott, AstraZeneca y Bayer) reconocieron su responsabilidad en actuaciones criminales que pusieron en peligro la salud y vida de miles de personas”.

Por tanto es completamente correcto del todo asegurar que el capitalismo perjudica seriamente la salud.

Artículo publicado en alainet.org

Xavier Caño Tamayo es Periodista y escritor 
xacata
Twitter: @xcanotamayo

Categorías: Attac Planet

Porqué las economías de la Eurozona, incluyendo la de España, no se están recuperando

Dom, 12/10/2014 - 12:00

Vicenç Navarro – Consejo Científico de ATTAC España

Este artículo analiza las causas del estancamiento de las economías europeas, incluyendo la española. Muestra también cómo las políticas públicas responsables de tal estancamiento aparecen en los presupuestos presentados por el Ministro de Hacienda, el Sr. Montoro, en las Cortes españolas.

En cuestión de semanas han aparecido tres informes de tres instituciones internacionales –el Banco Mundial, la OCDE y la Organización Internacional del Trabajo (OIT)- que expresan su gran alarma por el enorme deterioro del mercado de trabajo en la mayoría de países de economía avanzada, término que se utiliza para definir los países capitalistas más desarrollados. Todos estos informes documentan el gran descenso de los salarios y la escasa producción de puestos de trabajo bien remunerados. El trabajo que es involuntariamente a tiempo parcial, el desempleo, la escasa tasa de ocupación (que mide el porcentaje de la población que trabaja en el mercado laboral), el trabajo sumergido, y el desempleo crónico, son todos indicadores negativos que caracterizan la situación laboral en aquellos países. Esta situación adversa es particularmente acentuada en los dos polos demográficos del mercado laboral, es decir, entre los jóvenes, por un lado, y entre la gente mayor de cincuenta años, donde la cronicidad del desempleo es masiva, por el otro. Todos estos informes señalan que España es uno de los países donde tales indicadores son peores.

Como algunos hemos estado señalando desde hace tiempo (ver las páginas económicas de mi blog www.vnavarro.org), esta situación se ha ido extendiendo desde los años ochenta, en gran parte como consecuencia de las políticas públicas –generalmente definidas como neoliberales- llevadas a cabo en la mayoría de esos países. Este deterioro de los salarios y el elevado desempleo han creado un problema grave de demanda, por un lado, y de un gran endeudamiento por el otro. Las familias han visto descender su nivel de vida y para intentar prevenirlo se han endeudado, creando un problema mayor, pues, además de perder capacidad adquisitiva, ahora tienen también que pagar unas deudas que continúan creciendo. Como resultado de esta realidad, la demanda ha ido bajando, y con ello el estímulo económico y el crecimiento de la actividad económica. En la mayoría de países de la OCDE y de la Unión Europea de los 15 (UE-15), el crecimiento económico fue menor en el periodo 1980-2010 que en el periodo 1945-1980.

Este descenso de la demanda ha tenido graves consecuencias en la composición de la actividad económica, consecuencia de que el capital se ha ido trasladando de las actividades productivas (es decir, de la producción de bienes y servicios, resultado del descenso de la demanda) a las actividades especulativas (que ofrecen mayor rentabilidad), las cuales han adquirido una centralidad en el sistema financiero (es decir, la banca), transformando el sistema en un capitalismo de casino.

De ahí que una característica del tiempo en el que vivimos sea, además del crecimiento de la banca (resultado de la necesidad de endeudarse de la población), su comportamiento especulativo, favorecido, además, por la desregulación de dicha banca, política promovida por los gobiernos neoliberales. Hoy, la economía especulativa, centrada en el sistema bancario en la sombra (shadow banking system), es de 70 trillones de dólares (utilizo el término trillones en el sentido anglosajón de la palabra), una cantidad mucho mayor que la que tiene la banca tradicional. Esta situación determina que se haga mucho, muchísimo dinero en la cúspide, en el 1% de renta superior, sin que con ello se afecte positivamente al resto de la población. En realidad, el efecto es sumamente negativo, pues, a través de la gran influencia política de este 1%, se destruye la democracia. Las enormes desigualdades que se crean como consecuencia son dañinas para la propia supervivencia del sistema económico y democrático.

¿Cómo se está respondiendo a esta enorme crisis?

A primera vista, parecería que el establishment europeo se está dando cuenta de que algo no funciona bien. El elevado desempleo se percibe como un problema político –al aparecer partidos y movimientos que cuestionan la legitimidad de los Estados- y económico, pues contribuye a la falta de demanda. Hemos visto nada menos que al Sr. Draghi, el Presidente del Banco Central Europeo (BCE), indicando que no son suficientes las políticas de austeridad. En realidad, ha ido incluso más allá y, por fin, ha admitido que hasta puede que sean desaconsejables en este momento de recesión, proponiendo que deben complementarse con políticas expansivas, que se centran en dos dimensiones. Una es el préstamos de millones y millones de euros a la banca privada para que facilite el crédito y así estimular la economía. Esta medida, sin embargo, ha sido y continúa siendo poco eficaz. Y tenemos evidencia más que suficiente para mostrar que los millones y millones que el BCE ha prestado a la banca privada han servido de muy poco para facilitar el crédito. Y la razón de ello es fácil de ver. La banca recibe prestado este dinero y, en lugar de ofrecer crédito, invierte en actividades especulativas, comprando, entre otras cosas, bonos públicos de los Estados, que se ven forzados a pagar unos intereses elevadísimos para pedir dinero prestado. Los bancos reciben préstamos del BCE a unos intereses irrisorios y con ello compran deuda pública a unos intereses del 4%, del 6% o del 13% en el caso de Grecia (cifra, esta última, que se alcanzó en 2011). Como consecuencia, los ingresos de los banqueros y de los accionistas (componentes del 1%) crecen exponencialmente. Lo lógico sería que el BCE prestara directamente a los Estados, cosa que no hace. Y ahí está el problema (ver mi artículo “El gran escándalo de la banca privada” en Público 02.10.14).

Pero la otra medida, también aplaudida por muchos, que Draghi está proponiendo, es estimular la economía a través de medidas como garantizar intereses bajos. Pero añade también como medida estimuladora la bajada de impuestos (la típica medida liberal para estimular la economía), que tiene un impacto estimulador reducido. Y continúa insistiendo en que se hagan las reformas, como las laborales, que continuarán bajando los salarios, con lo cual el objetivo central de estimular la demanda continuará estancado. Y, sobre todo, continúa aferrado a no prestar dinero a los Estados, lo cual les permitiría seguir políticas expansivas, en inversiones públicas, tanto sociales como físicas, que los países necesitan. Tales políticas propuestas por los establishments neoliberales serán insuficientes para salir de la crisis.

Las políticas de Rajoy son injustas e ineficaces. En realidad son contraproducentes

El presupuesto propuesto por el Ministro de Hacienda, el Sr. Montoro, muestra los supuestos que han sido responsables del enorme deterioro del bienestar de la población en España y del escaso crecimiento de su economía. Las dimensiones que le caracterizan son principalmente:

1. La disminución de los impuestos que favorece primordialmente a las rentas superiores y a las rentas del capital, las típicas medidas que caracterizan el pensamiento neoliberal. Tal disminución significará un descenso de 9.000 millones de euros a las arcas del Estado. En teoría, esta disminución, que viene de lejos, tendría que haber estimulado –según el dogma neoliberal- la inversión y el crecimiento económico. No lo ha hecho. En realidad, España es uno de los países con menor inversión (tanto pública como privada) en la UE-15. Desde que se inició la crisis, en 2008, la inversión pública en España ha descendido un 66%, uno de los mayores descensos en la UE-15.

En este presupuesto esta inversión tiende a favorecer a grupos económicos y sociales que tienen gran capacidad de influencia, sin que ningún criterio de eficiencia o equidad pueda justificarlo. Un ejemplo de ello son las inversiones públicas ferroviarias, específicamente en el AVE, donde se invertirán 3.626 millones de euros (utilizado por el 30% de renta superior del país), con solo 805 millones invertidos para mantenimiento y expansión de la red ferroviaria convencional (utilizado por el 70% restante de la población).

2. Continuación del descenso del gasto público, que es, de nuevo, uno de los más bajos de la UE-15. En el gasto público social, los presupuestos continúan las políticas de austeridad que han caracterizado las políticas públicas desde 2008, y que han alcanzado su máximo exponente con el gobierno PP. Las pensiones continúan perdiendo capacidad adquisitiva, pues crecen solo un 0,25%, muy por debajo del crecimiento de la inflación, 0,60%. También bajará la cobertura de la población en desempleo, y ello como resultado de que las condiciones laborales (con un aumento muy notable de los trabajos parciales y temporales) dificultan el acceso a tal derecho. Este descenso es parte de un gran deterioro del mercado laboral, objetivo (nunca explicitado) de la reforma laboral que ha destruido puestos de trabajo y disminuido la producción de empleo (tal como algunas voces predijimos que ocurriría). El presupuesto reconoce que el gobierno PP terminará con 400.000 puestos de trabajo menos de los que había cuando inició su mandato.

Referente a los servicios públicos del Estado del Bienestar, el presupuesto muestra, sin citarlo, que a final del mandato del gobierno PP habrá habido un recorte del gasto público en todos los capítulos que atienden a estos servicios (el tamaño del recorte desde 2011 ha sido del 23% en servicios sociales, 20% en educación, 9% en sanidad, etc.). Estos recortes, a nivel de todo el Estado, han sido incluso mayores, pues la corrección del déficit del Estado se ha realizado a base de exigir que fueran las autonomías y los ayuntamientos (cuyo gasto es predominantemente en estos servicios) los que absorbieran la gran mayoría de reducciones de tal gasto (ver mi artículo “El ataque frontal del Estado español al Estado del Bienestar en España” Público 08.10.14).

La reducción de los salarios y el crecimiento tan notable del desempleo, junto con la disminución en la creación de puestos de trabajo, ha significado un descenso muy notable de las rentas del trabajo como porcentaje de la renta nacional, lo cual se ha conseguido a costa de un gran crecimiento de las rentas de capital, alcanzándose unas desigualdades sociales de unas dimensiones muy significativas, que están afectando muy negativamente tanto la equidad como la eficiencia económica del país, así como la calidad democrática de las instituciones representativas.

El estancamiento de la economía española con unas tasas de crecimiento muy bajas dentro de un gran estancamiento europeo, muestran el gran error de seguir tales políticas. Hoy las clases populares están sufriendo un bajón espectacular de su nivel de vida y bienestar social. Y todo para la gloria de los grupos económicos, financieros y sociales que instrumentalizan el Estado, entre los cuales el partido gobernante es su máximo exponente.

Artículo publicado en Público.es

vnavarro.org

Categorías: Attac Planet

¿Qué es el Trabajo o Empleo Garantizado?

Dom, 12/10/2014 - 06:00

Eduardo Garzón – Consejo Científico de ATTAC España

El Trabajo Garantizado o, siendo más rigurosos, Empleo Garantizado (EG, en adelante) parte de la premisa de que si bien es cierto que hoy día en nuestras sociedades hay muchísimas personas que no están ocupando ningún puesto de trabajo, también es cierto que hay mucho trabajo por hacer en nuestras comunidades. Que no haya empleo no quiere decir que no haya trabajo. Es profundamente absurdo y contraproducente en términos económicos y sociales que mantengamos inactivas a personas que pueden y desean trabajar mientras las necesidades de nuestros conciudadanos y de nuestro medio ambiente no estén cubiertas. En la actualidad necesitamos que cuiden de nuestros mayores, de nuestros hijos y de nuestros enfermos, que aumenten los servicios de ocio, deporte y cultura, que se cuiden las infraestructuras, pavimento y fachadas de muchos barrios de nuestras localidades, que se reforesten enormes extensiones de terreno, que se cuide la fauna y la flora de nuestro entorno, que aumenten y mejoren los servicios sanitarios, que se defienda a los grupos discriminados y a los más vulnerables, que se construyan y mantengan centros de producción de energía renovable, que se habiliten edificios para ganar en eficiencia energética, etc…

Por lo tanto, con un EG el Estado ofrece un empleo a cualquier persona que esté preparada y dispuesta para trabajar, sin importar su experiencia profesional, cualificación, sexo, renta o edad (Mitchell, 2013). Se trata de crear un puesto de trabajo acorde a las habilidades y conocimientos del desempleado en cuestión, y/o de procurarle la formación necesaria para llevar a cabo el tipo de actividades que haya decidido realizar –dentro de unos límites previamente fijados– (Minsky, 2008). Las tareas llevadas a cabo en el EG generalmente no deben competir con las actividades realizadas por el sector privado y por el sector público tradicional. Allí donde al empresario privado no le resulta rentable llegar y allí donde el Estado no ha decidido llegar, el EG encuentra su ámbito de aplicación. El control público permite reducir la discriminación racial, sexual y de cualquier otro tipo, a diferencia de lo que ocurre en el ámbito privado donde resulta más complicado supervisar al empleador en cuestión.

El Estado se encarga de remunerar el trabajo directamente mediante un pago a la cuenta bancaria del participante del EG, de forma que se eviten intermediarios y tentaciones perversas en la gestión del dinero. La retribución no es sólo salarial, sino que incluye también otros pagos no salariales como cotizaciones a la Seguridad Social, ayudas para transporte, permiso por vacaciones, por paternidad y maternidad, por enfermedad, etc. Mientras la financiación se centraliza en el Estado, la gestión y aplicación de los programas de empleos corresponde a las administraciones públicas locales y a las instituciones sin ánimo de lucro, que son las mejores conocedoras de las necesidades sociales y económicas concretas de las localidades, así como las que mayor experiencia tienen en el terreno (Tcherneva, 2012). No obstante, todo ciudadano u organización civil tiene derecho a proponer y decidir sobre el diseño concreto de los programas de empleo.

Al mismo tiempo que se logra el pleno empleo se satisfacen multitud de necesidades sociales, económicas y ecológicas. Los beneficios del EG son innumerables: producción de bienes y servicios (y por lo tanto aumento del PIB), generación de renta y riqueza, alivio de la pobreza, más y mejores construcciones comunitarias y redes sociales, mayor estabilidad social, política y económica, alivio de las enfermedades sociales derivadas del desempleo (problemas de salud física y mental, maltrato conyugal, consumo de drogas, delincuencia, etc; Cook et al, 2008; Wray y Forstater, 2004), además de otros numerosos multiplicadores sociales. El impacto económico y social global es superior a la suma de los impactos individuales debido a las sinergias y círculos virtuosos que se generan en un ambiente de mayor cohesión y paz social (Murray, 2013).

De hecho, algunas estimaciones apuntan a que cualquier programa de EG tiene un coste económico inferior al coste que supone lidiar con los problemas derivados del desempleo a través de prestaciones sociales como las de desempleo, ayudas a familias sin recursos, apoyo psicológico, servicios penitenciarios, etc (Harvey, 1995; 2011).

El salario en cualquier programa de EG ha de ser uniforme y debe establecerse a un nivel que permita unas condiciones de vida dignas (Minsky, 2008; Mitchell y Watts, 1997). La uniformidad es condición indispensable para evitar la competencia a la baja en los salarios, logrando que ese nivel de remuneración haga las veces de salario mínimo por debajo del cual ninguna persona trabajaría en el sector privado al tener la posibilidad de acogerse a un programa de EG de mejores condiciones. Los empleadores del sector privado se ven obligados a ofrecer salarios iguales o superiores a los ofrecidos en el EG, logrando así acabar de facto con todos los puestos de trabajo en los que no se garantizan condiciones laborales dignas. Algunos autores sugieren la posibilidad de que dentro del EG haya más de un tipo de remuneración (dos o tres), de forma que se pueda distinguir por niveles de experiencia y cualificación (Kaboub, 2013; Harvey, 2013), al modo en el que se hace en la esfera pública convencional. Según su visión, lo importante para evitar la competencia a la baja en los salarios no es que éstos sean uniformes, sino que sean fijos en cada uno de sus tramos.

Como consecuencia de la aplicación del EG buena parte de la economía sumergida afloraría, puesto que muchas actividades ocultas y que no se benefician de los derechos laborales vigentes serían abandonadas al existir una alternativa de empleo garante de derechos y estable (Wray, 2012). Ello aumentaría la recaudación tributaria del Estado, tanto por la vía de reducción de la economía sumergida como por el incremento en el número de trabajadores y del consumo derivado del mismo. Por otro lado, el EG logra reducir el coste por prestaciones de desempleo y otras ayudas públicas, de forma que el impacto en el saldo fiscal es menor de lo que a primera vista podría parecer.

Otros beneficios derivados de la aplicación del EG es que los participantes del programa mantienen y/o desarrollan sus conocimientos y habilidades (a diferencia de lo que les ocurriría estando desempleados), lo que permite a) incrementar la productividad del trabajo y b) mantenerse preparados para acceder a puestos más cualificados y de mayor remuneración (Mitchell, 2013). Cuando los empresarios del sector privado necesiten contratar a nuevos trabajadores, pueden acudir a la cartera de participantes del EG. Esto ocurrirá en períodos de expansión económica. En cambio, en tiempos de recesión ocurrirá el proceso contrario: los empresarios despedirán a sus trabajadores y éstos tendrán la posibilidad de acogerse a un programa de EG, donde no perderán sus hábitos y prácticas. Las oficinas actuales del desempleo pasan a convertirse en oficinas de empleo, donde efectivamente conectan demandantes de empleo con oferentes.

Referencias bibliográficas

Cook, B., Mitchell, W., Quirk, V. Y Watts, M., (2008). Creating Effective Local Lbaor Markets. A New Framework for Regional Employment Policy, Centre of Full Employment and Equity, Newcastle, Australia.

Harvey, P. (2013). “Wage Policies and Funding Strategies for Job Guarantee Programs”, en The Job Guarantee. Toward True Full Employment, editado por Murray, M. Y Forstater, M., Palgrave Macmillan, Nueva York.

Kaboub, F. (2013). “The Low Cost of Full Employment in the United States”, en The Job Guarantee. Toward True Full Employment, editado por Murray, M. Y Forstater, M., Palgrave Macmillan, Nueva York.

Minsky, H. (2008). Stabilizing an Unstable Economy (2nd ed.), McGraw Hill, New York.

Mitchell, B. (2013). What is a Job Guarantee?, artículo publicado en Billy Blog el 5 de mayo de 2013.

Mitchell, W. Y Watts, M. (1997). “The Path to Full Empoyment”, en The Australian Economic Review, 30(4): 436-443.

Murray, M. (2013). “Effective Demand, Technological Change, and the Job Guarantee Program”, en The Job Guarantee. Toward True Full Employment, editado por Murray, M. Y Forstater, M., Palgrave Macmillan, Nueva York.

Tcherneva, P. (2012). “Evaluating the economic and enviromental viability of Basic Income and Job Guarantee”, en Environment and employment: A Reconciliation, edited by Philip Lawn, Routledge, Londres.

Wray, L. y Forstater, M. (2004). “Full Employment and Social Justice”, en The Institutionalist Tradition in Labor Economics, Editado por Champlin, D. Y Knoedler, J., Sharpe, Nueva York.

Wray, L. (2012). Modern Money Theory. A primer on Macroeconomics for Sovereign Monetary Systems, Palgrave Macmillan, Nueva York.

Eduardo Garzón es autor del blog Saque de Esquina

Artículo publicado en La Marea

Categorías: Attac Planet

La Ley de Seguridad Ciudadana llega al Congreso con todos los partidos de la oposición en contra

Sáb, 11/10/2014 - 12:00

Redacción web de diagonalperiodico.net

La Plataforma No Somos Delito alerta del avance en el desarrollo de la nueva normativa y reúne más de 250.000 firmas para pedir su retirada.

La Ley de Seguridad Ciudadana, o Ley Mordaza, será debatida el próximo jueves, 16 de octubre, en el Congreso de los Diputados. La reforma de la ley sigue su avance después de que el pasado martes se acabara el plazo para presentar enmiendas y de que todos los partidos de la oposición pidieran que se retirara el proyecto.

Acto de protesta de Amnistía Internacional contra la "ley mordaza" el 29 de abril. / ELIEZER SÁNCHEZ / DISO PRESS

Acto de protesta de Amnistía Internacional contra la “ley mordaza” el 29 de abril. / ELIEZER SÁNCHEZ / DISO PRESS

Desde la Plataforma No Somos Delito, formada por más de 70 organizaciones civiles han puesto en marcha una campaña de recogida de firmas para pedir la retirada del proyecto de ley. En las primeras 24 horas más de 135.000 han firmado la campaña, que, hasta el momento, supera las 252.000 firmas.

La plataforma señala que, en contra de la justificación realizada desde el Ministerio de Interior para poner en marcha la nueva normativa, centrada en la prevención de la comisión de delitos, el índice de criminalidad en el Estado español se sitúa entre los más bajos de la Unión Europea y, según muestra el último Balance de Criminalidad publicado por el propio Ministerio de Interior, las cifras de infracciones penales registradas en 2014 han bajado en un 7% respecto a 2013.

No somos Delito denuncia que uno de los objetivos de la nueva ley es el de amordazar las protestas sociales, castigando como infracciones muy graves la celebración de reuniones o manifestaciones no comunicadas en instalaciones en las que se presten servicios básicos, o como infracción grave el desarrollo de protestas no comunicadas que perturben de la seguridad ciudadana en las inmediaciones del Senado, Congreso o frente a las asambleas legislativas de las comunidades autónomas. La plataforma también subraya que el proyecto de Ley de Seguridad Ciudadana “no es un hecho aislado”, sino que “ésta y otras leyes en proceso de modificación responden a un plan de ‘de-generación’ democráticaimpulsado por el actual gobierno en aras del vaciamiento de los derechos y libertades democráticas”.

 

Categorías: Attac Planet

Diez claves sobre los tratados de libre comercio e inversiones

Sáb, 11/10/2014 - 08:00

Sol Sánchez — ATTAC Madrid

1. ¿Qué es un tratado de libre comercio?

Un tratado de libre comercio (TLC) es un acuerdo que se firma entre dos o más países y que tiene como objetivo ampliar el mercado de bienes y servicios entre los países firmantes (al menos teóricamente). Para ello se busca la reducción o eliminación de las barreras arancelarias y no arancelarias que existen en un determinado momento entre espacios económicos.

Es importante distinguir los clásicos TLC de los acuerdos bilaterales o de nueva generación que se empezaron a fomentar por las grandes corporaciones transnacionales en los años 90 tras el fracaso de las negociaciones multilaterales de la Ronda de Doha, en el marco de la OMC (Organización Mundial del Comercio). Este nuevo tipo de tratados se puede firmar entre dos Estados, entre un Estado y un grupo de Estados (en el caso del TTIP), o incluso entre dos grupos de Estados (Acuerdo de Asociación Económica UE / África Occidental). También pueden firmarse entre varios países (TLCAN), pero lo más característico es que además de aranceles incluyen: inversión, servicios, compras gubernamentales, propiedad intelectual, competencia, y casi siempre tienen cláusulas que permiten a las multinacionales llevar a los tribunales a los Estados cuando adoptan nuevas normas o leyes que crean obstáculos a la total liberalización de todas esas áreas, pudiendo ser demandados por atreverse a aumentar el salario mínimo, llevar a cabo campañas contra el tabaco o abandonar la energía nuclear (casos todos ellos reales).

2. ¿Cuál es su objetivo?

Explícitamente se persigue la reducción o eliminación de los impuestos a la importación y de la regulación relativa a la comercialización internacional de bienes y servicios. Sin embargo, en el caso del TTIP -que como su nombre indica es un tratado de libre comercio e inversiones- el propósito no es tanto la reducción de los ya bajos niveles arancelarios sino la modificación de la regulación existente en las relaciones comerciales entre ambos espacios económicos, favoreciendo únicamente a las grandes empresas transnacionales, que son las verdaderas beneficiadas.

3. ¿Cuántos hay en el mundo?

Desde 1959 se han firmado más de 3.000 TBIs, la mayoría en los últimos 15 años y fundamentalmente entre países en desarrollo y países desarrollados.

4. ¿Quién lo negocia y lo firma?

En principio, solamente se pueden firmar estos acuerdos entre Estados soberanos. En el caso de la UE, los Estados miembros, entre ellos España, delegaron esta competencia con la firma del Tratado de Lisboa a la Comisión Europea.

Sin embargo, la Comisión Europea se embarcó en más de 100 encuentros cerrados con lobistas y multinacionales para negociar los contenidos del tratado. La Comisión Europea tuvo que reconocer esos encuentros a posteriori, y más del 90% de los participantes resultaron ser grandes empresas, por lo que, aunque en la UE sólo los puede firmar la Comisión, quien los negocia ya no está tan claro, o sí… Queda bastante claro que los Estados han delegado su soberanía a las corporaciones multinacionales, empresas, especialmente financieras, y es razonable pensar que se contentan con poner su firma a tratados que, en esencia, ni siquiera han redactado.

5. ¿Quién se beneficia?

Las únicas beneficiadas son las grandes corporaciones transnacionales.

6. ¿Qué implica?

De facto, lo que implica es la pérdida de soberanía por parte de los Estados, la imposibilidad de legislar en el mejor interés de las necesidades y el bienestar de sus poblaciones, o de lo contrario exponerse a grandes multas y pagos de procesos millonarios. El total vaciamiento de la democracia.

En el caso concreto del TTIP, el proyecto apunta a tres objetivos principales: eliminar los últimos derechos de aduana, reducir las barreras no arancelarias mediante una armonización de las normas que se va a hacer “a la baja” y proporcionar herramientas jurídicas a los inversores para eliminar cualquier obstáculo reglamentario o legislativo que se interponga en el camino del libre comercio. En resumen, se trata de imponer algunas de las disposiciones ya previstas por el Acuerdo Multilateral de Inversión (AMI) y el Acuerdo Comercial Antifalsificación (ACTA), ambos rechazados por la presión de las poblaciones afectadas.

7. ¿Cuántos afectan a España?

España ha firmado acuerdos bilaterales con numerosos países, entre ellos muchos del Norte de África y Oriente Medio. Hasta el momento, a través de la cláusula ISDS (cláusula de resolución de conflictos Estado Inversor), ha sido demandada al menos en 9 ocasiones hasta diciembre de 2013, y hemos de recordar que cada “proceso” de esta naturaleza tiene un coste medio de 8 millones de dólares para el Estado demandado, sin incluir la posible multa o acuerdo con que se resuelva el caso. Desafortunadamente, debido a la opacidad y secretismo con que se gestionan es muy difícil conseguir datos para realizar estimaciones más afinadas o exactas.

8. ¿Cuándo empezaron?

Los Tratados de libre Comercio han existido desde la antigüedad (Polibio cita dos acuerdos entre Roma y Cartago, uno en 509 y otro en 348 aC) y son comunes en la Edad Media, normalmente asociados con los tratados de paz que venían a consolidar. En los tiempos modernos, se pueden citar a principios del siglo XVI las “capitulaciones ” concedidas por el sultán del Imperio Otomano a Francia. En general, estos tratados son principalmente para garantizar la seguridad de los buques mercantes y su mercancía. En el siglo XVIII, El Tratado de Methuen (1703) se convierte en el primer tratado bilateral, suscrito concretamente entre Francia y Portugal.

Y como hemos indicado en un epígrafe anterior, si buscamos el nacimiento de los actuales Tratados bilaterales, se empezaron a fomentar por las grandes corporaciones transnacionales en los años 90 tras el fracaso de las negociaciones multilaterales de la Ronda de Doha, en el marco de la OMC (Organización Mundial del Comercio).

9. ¿Cómo afectan al empleo? ¿Crean puestos de trabajo o empresas?

Incluso la Comisión Europea asume que se van a destruir puestos de trabajo. Lo que sucede es que la Comisión considera que será un efecto parcial circunscrito a algunos sectores económicos y zonas geográficas y que será compensado por efectos positivos en otros sectores económicos y regiones. Sin embargo, en sectores como el agroalimentario las cifras podrían llegar a ser dramáticas, y si extrapolamos los resultados del NAFTA (Tratado de libre comercio EEUU, Canadá, México) diez años después, habremos de asumir que sólo en Estados Unidos se perdieron cerca de un millón de empleos netos. Además, en el caso de España, la firma de un tratado de esta naturaleza limitaría enormemente la capacidad de acometer un proyecto serio de reindustrialización.

10. Qué es lo peor de estos tratados? A qué debe temer más la ciudadanía afectada?

La cláusula de Resolución de Conflictos entre Inversor y Estado (ISDS) da autoridad a las GCT para amenazar las leyes establecidas en el mejor interés de cada nación, procediéndose en tribunales ad hoc de arbitraje de 3 abogados y pudiendo pedir una compensación por las posibles pérdidas que puedan provocar estas nuevas leyes. Es, por así decir, como un sistema de justicia privado sólo para el beneficio de las grandes corporaciones transnacionales.

Las Naciones Unidas e incluso el FMI ya han reconocido que introducir esta cláusula ISDS de resolución de conflictos entre Inversor y Estado en los acuerdos limita seriamente la capacidad de los Estados para luchar contra la crisis financiera y económica. Esta cláusula daña los presupuestos y debilita la legitimidad del Gobierno para decidir lo que es conveniente, dando preferencia a los intereses privados de las corporaciones frente al bien común e interés general de los ciudadanos y el planeta.

Y también la creación de un organismo para la institucionalización y profundización de los términos del tratado: el Consejo de Cooperación Regulatoria, que supondría que estos tratados estarían para siempre en crecimiento y no sólo se interpondrían con las leyes futuras sino que además podrían “reformar” las ya existentes en los Estados firmantes, un verdadero gobierno directo de las Corporaciones.

Sol Sánchez es co-coordinadora de ATTAC España

Publicado en lamarea.com

Categorías: Attac Planet

TTIP, la dictadura escondida de las corporaciones transnacionales

Sáb, 11/10/2014 - 06:02

Xavier Caño / Lourdes Lucía — ATTAC Madrid

14038247399_c3bf517c89_m (1)No se ha informado nada ni se comenta públicamente, pero los gobiernos de la Unión Europea y de Estados Unidos negocian en absoluto secreto desde hace más de un año un tratado de libre comercio e inversiones. Lo de libre comercio es una entelequia porque los aranceles de exportación-importación ya son bastante reducidos. La clave está en las inversiones. Casi inexistente para prensa, radio y televisión, sólo las grandes empresas multinacionales y los lobbies saben con detalle lo que se cuece en la oscuridad.

El Acuerdo Trasatlántico de Libre Comercio e Inversiones, TTIP por sus siglas en inglés, es un acuerdo de gran alcance, el mayor hasta la fecha en tales acuerdos. Es así porque EEUU necesita a la vieja Europa para hacer frente a China y aislar a Rusia. Para crear el mercado más grande del mundo, un mercado de más de 800 millones de consumidores. Y las élites de Europa creen que en ese tratado, en el TTIP, está el camino de salvación del crecimiento.

¿Que pretende el TTIP? En realidad, lo que busca con desespero es eliminar las normas reguladoras, las barreras reglamentarias, las normas, cautelas y precauciones en beneficio de la ciudadanía y sus derechos, porque las élites entienden que todo eso reduce sus beneficios posibles. Lo que pretenden es que nada se oponga a sus inversiones y como quieran hacerlas.

En América Latina, en los noventa, EEUU quiso crear un área de libre comercio con Centroamérica y Sudamérica. Con el señuelo del libre comercio que todo lo enriquece, ese multilateral tratado era simplemente imponer el credo neoliberal del Consenso de Washington que hoy, tras más de veinte años de sufrirlo, sabemos que conduce al desastre de una gran mayoría ciudadana y de la clase trabajadora. Porque lo que pretendía y pretende EEUU, y también la muy neoliberal Unión Europea, es aplicar rígidamente las políticas neoliberales de desregulación, ausencia de control, rebajas fiscales y privatización de todo lo público en beneficio de la élite económica y financiera.

Cuando EEUU renunció al tratado multilateral con Sudamérica y Centro América, por las protestas, la movilización de activistas y posturas de algunos gobiernos, EEUU negoció y firmó tratados bilaterales con Colombia, Perú, Chile y con México y Canadá, el NAFTA. Como dan fe las hemerotecas y archivos, este último tratado tuvo devastadoras consecuencias para agricultura e industria mexicanas, se destruyeron millones de empleos en México y Estados Unidos y ese tratado solo benefició de verdad a grandes empresas de ambos lados, al tiempo que provocaba una intensa y abundante migración hacia EEUU y limitaba las posibilidades de desarrollo de México.

Según un estudio de Thirlwall y Penelope Pacheco-López “no hay evidencia alguna de que los tratados comerciales hayan mejorado la vida de los ciudadanos de los países firmantes“. Pero sí de lo contrario.

La razón de ser de los tratados, aunque los maquillen o disfracen, es apoyar sin fisuras a las empresas en los países receptores de las inversiones frente a las actuaciones de sus gobiernos. Porque, en realidad, los tratados son sistemas jurídicos paralelos para que las multinacionales incumplan las leyes nacionales. Y, por supuesto, para imponer al país receptor la política económica que convenga a los inversores, es decir, a las corporaciones transnacionales.

Si se aprueba el Tratado se violarán sistemáticamente derechos humanos universales e inalienables desde la alimentación adecuada, agua, salud, derechos sexuales y reproductivos, integridad física y psíquica, ropa, vivienda, educación, protección social, movilidad, cultura, ocio y un medio ambiente limpio, trabajo decente, que permita a la gente tener una vida digna, incluyendo una renta adecuada y derechos laborales… Lo que busca el TTIP es además una amenaza para el empleo y los derechos de los trabajadores. Incluso la Comisión Europea reconoce que muchos puestos de trabajo se verán amenazados por la competencia estadounidense, además de que las normativas laborales en EEUU son menos exigentes, débiles o no existen contagiarán a las europeas.

La regulación europea de salud pública y medio ambiente, que hasta hoy es más garantista que la que hay en Estado Unidos, se verá afectada por el TTIP. Hoy el 70% de los productos alimenticios que se venden en los supermercados estadounidenses contienen ingredientes genéticamente modificados; en Europa, no. Por contra, en Europa funciona el principio de cautela: antes de poner un producto en el mercado hay que probar más allá de dudas razonables que no es perjudicial. En Estados Unidos ocurre lo contrario: para que un producto sea retirado por su peligro potencial, hay que demostrarlo de tal manera que supone en trabajo descomunal.

Pesticidas, sustancias químicas que afectan al sistema hormonal humano, pollos y pavos de consumo humano lavados con cloro camparán a su aire según el modo y práctica estadounidenses.

Y, por supuesto, se verán afectados el derecho a la educación pública, a la sanidad, a la vivienda, al agua, a la energía… Todos estos servicios y bienes podrán ser privatizados en beneficio de empresas privadas.

Mención especial merece que, según se ha sabido, la Unión Europea está presionando a la Administración Obama para que expanda el llamado fracking, es decir la fracturación hidráulica, las perforaciones de petróleo mar adentro y las extracciones de gas, lo que representa un gravísimo atentado contra el medio ambiente y contra los seres vivos.

La normativa estadounidense sobre propiedad intelectual favorece los intereses de las grandes corporaciones frente a los derechos del consumidor, lo que supone una violación de la privacidad de los datos personales, porque las grandes compañías podrán acceder a esos datos de los consumidores…

Pero tal vez lo peor sea que el TTIP espera acordar una protección a ultranza de las inversiones para lo que se propone un mecanismo de Solución de Diferencias entre el Estado y el Inversor (ISDS). El ISDS permitiría a las corporaciones y grandes empresas demandar a los Estados cuando consideren que alguna decisión democrática de gobierno en aras del interés general puede afectar a sus ganancias presentes o futuras.

El ISDS estaría formado por unos presuntos tribunales que no son tales sino tres abogados privados sin mandato alguno de institución democrática alguna nacional o global. Y esos tribunales de pizarrín, por encima de los Estados, fallarían ante las demandas de menores beneficios de las élites y exigirán multimillonarias indemnizaciones. Es decir, las grandes corporaciones se asegurarían los beneficios sin mover un dedo, solo por temor de que tal o cual ley en defensa de los intereses ciudadanos pudieran mermar los beneficios de esta o aquella corporación. Las empresas podrán cuestionar las leyes, proponer restricciones y exigir indemnizaciones.

No es ficción. Hay precedentes por aplicación de mecanismos similares de otros tratados bilaterales. Philip Morris, Vattenfall, Chevron y Occidental Petroleum demandaron por cantidades multimillonarias a Uruguay, Ecuador, Argentina, Alemania…

Esos tribunales de arbitraje han sido cuestionados por profesionales del derecho y del mundo académico, pero se pasan por el arco de triunfo los sistemas legales de las naciones y la soberanía democrática de los países.

A tales tribunales especiales, que no son tribunales y que actúan al margen de cualquier tribunal legítimo estatal o internacional, solo podrán recurrir los inversores, no los estados ni los grupos de la sociedad civil. Con la agravante aberración de que sus fallos serán inapelables contra todo principio básico de buen derecho.

Para el dislate, el TTIP pretende crear un Consejo de Cooperación Regulatoria para que las corporaciones puedan cuestionar todas las decisiones parlamentarias o gubernamentales que pudieran reducir sus beneficios. Tal consejo será en verdad una cueva de lobbies que, presionarán de modo constante, buscarán rebajar o aguar las normas, incluso poder escoger otras normativas, recibir notificación de las nuevas propuestas de normas antes de su resolución y eliminar las restricciones que piensen que les perjudican.

Es decir, con el TTIP y sus mecanismo y órganos de regulación, los parlamentos nacionales y el propio Parlamento Europeo cada vez podrán legislar menos, porque todo puede afectar a o los beneficios de las corporaciones como IBM, Deutsche Bank, Vodafone, Telefónica… para oponerse frontalmente a cualquier acuerdo o medida que suponga proteger derechos humanos y laborales. En resumen: lo que pretende el tratado del libre comercio e inversiones entre Estados Unidos y la Unión Europea es que los beneficios de las grandes empresas prevalezcan sobre los derechos de la ciudadanía y sobre la preservación integral del medio ambiente o la seguridad alimentaria.

La oportuna y legítima filtración de estos obscenos planes de la negociación del TTIP entre la Unión Europea y EEUU, ha promovido una amplia oposición en Europa y Estados Unidos y, por fortuna, han comenzado a celebrarse actos, protestas, movilizaciones… contra el TTIP. Además, se escriben miles de artículos y se organizan cientos de debates para informar a la ciudadanía de lo que se nos viene encima si no le ponemos remedio.

Las élites quieren aprobar el TTIP el año 2015. A pesar de sus secretos y oscuridades, el tratado ha de ser aprobado por el Parlamento Europeo y ratificado por los Parlamentos de los países miembro cuyas Constituciones así lo establezcan. Esa circunstancia abre una brecha por la que la ciudadanía se puede colar, movilizándose claramente en contra de la aprobación del TTIP. Aún podemos frenar esa aberración obscena contra los derechos de la inmensa mayoría y la limpieza y estabilidad del medio ambiente.

Por ello, nos hemos unido más de 300 organizaciones y movimientos sociales en una campaña de denuncia de este Tratado, tanto difundiendo el peligro que representa en charlas, conferencia, debates, artículos, etc., como con la convocatoria de una jornada internacional contra El TTIP el próximo 11 de octubre.

Ilustración del articulo por cortesía de campact. Fotografía utilizada bajo licencia Creative Commons

Categorías: Attac Planet

ATTAC Canarias: Sábado 11 de octubre, concentración STOP TTIP

Vie, 10/10/2014 - 20:09

attac-org-logoMAÑANA SÁBADO, 11 DE OCTUBRE 2014 CONCENTRACIÓN CONTRA EL  TRATADO DE LIBRE COMERCIO E INVERSIÓN EEUU / UE.

STOPP-TIPP-300x300

¡ESTE TRATADO LO VAMOS A TUMBAR !

Lugar : Plaza de la Feria, Las Palmas GC

Hora: 12.00

Convoca: Asamblea Popular Gran Canaria

Categorías: Attac Planet