Skip navigation

News from Attac Spain

Distribuir contenido
Justicia económica global
Actualizado: hace 3 horas 43 mins

El dolar es el principal enemigo de la economía de Estados Unidos

Lun, 22/09/2014 - 17:00

Marco Antonio Moreno – Consejo Científico de ATTAC España

La posición de dólar como moneda de reserva mundial es una de las principales causas del estancamiento económico de Estados Unidos. La acumulación de dólares que hace el resto del mundo lleva al billete verde a una constante presión revaluatoria que termina asfixiando sus exportaciones e incentivando las importaciones y destruyendo miles de empleos que debilitan la economía de Estados Unidos. Este es el lado más oscuro de la guerra de divisas, donde Estados Unidos siempre llevará las de perder, dado que al ser el dólar la moneda de reserva todos los países buscarán los mecanismos para atesorar dólares y hacer que éste se mantenga elevado. El resto del mundo puede articular mecanismos más eficientes para devaluar sus monedas y esta es una ventaja que no posee el dólar. Recordemos que tras el quiebre de Bretton Woods el dolar se convirtió en la moneda de reserva sin ningún respaldo en oro ni en nada. Esto favoreció a Estados Unidos cuando su sector industrial permitía generar abultados superávit en la balanza comercial. Pero a medida que Japón, primero, y China, después, comenzaron a dar vuelta la balanza comercial, Estados Unidos comenzó a ceder terreno sin pensar que ser dueño de la divisa podría ser un arma de doble filo.

Hoy se confirma que el dólar es un obstáculo para la recuperación económica de Estados Unidos dado que al ser la moneda de reserva sufre una constante presión revaluatoria que genera al mismo tiempo las burbujas especulativas. De ahí que el economista Kenneth Austin, en su trabajo en elDiario de Economía Poskeinesiana (Journal of Post Keynesian Economics), señale que Estados Unidos debe renunciar a la condición del dólar como moneda de reserva mundial, si se quiere facilitar la recuperación económica del país. El artículo de Austin ha encontrado gran acogida en Jared Bernstein, economista jefe entre 2009 y 2011 del vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, y miembro del equipo económico de Barack Obama.

El papel del dólar como moneda de reserva mundial pasó a ser “un principio fundamental de la política económica de Estados Unidos”, declara Jared Bernstein en el New York Times, sin importar que el interés principal del país debería ser que su moneda está en manos de bancos y gobiernos extranjeros como moneda de reserva, algo que en realidad hoy “es malo para la economía de Estados Unidos”

“Una nueva investigación (dice Bernstein refiriéndose al trabajo de Austin) muestra que lo que antes era un privilegio hoy en día es una carga. Los déficit presupuestario y comercial solo permiten inflar las burbujas financieras y no hacen nada por el empleo. Si se quiere poner a la economía estadounidense en el camino correcto, el gobierno debería terminar su compromiso con el estatus del dólar como moneda de reserva y permitir su caída”.

Bernstein señala que en las actuales circunstancias, países como China, Singapur y Corea del Sur consiguen reducir fácilmente el valor de sus monedas frente al dólar de Estados Unidos dado que logran comprar grandes cantidades de dólares lo que aumenta el valor relativo del billete verde. Como resultado de esta acumulación de reservas en dólares, el déficit comercial de Estados Unidos alcanzó el año pasado 475 mil millones de dólares. Sólo con China Estados Unidos tuvo un déficit comercial de 318 mil millones de dólares.

Terminar con el dólar como moneda de reserva

Si Estados Unidos quiere hacer sus exportaciones más baratas al resto del mundo, debe terminar con el dólar como moneda de reserva. Mientras el dólar siga como moneda de reserva Estados Unidos va a continuar acumulando déficit en su balanza comercial dado que siempre saldrá derrotado en la guerra de divisas que le han declarado Japón, Europa y otros países asiáticos. Mientras el dólar se mantenga sobrevaluado, Estados Unidos no podrá exportar y el sector industrial y sus trabajadores seguirán siendo los grandes perdedores.

Mientras el dólar siga siendo la moneda de reserva, Estados Unidos puede empeorar su déficit comercial, aunque no actúe directamente en el comercio. Por ejemplo, si Corea del Sur tiene un superávit comercial con Brasil, Corea del Sur podrá transformar su superávit en bonos del Tesoro de Estados Unidos. Esto refuerza el valor del dólar frente a las otras monedas, y aumenta el déficit comercial de Estados Unidos, aunque la transacción original no tenía nada que ver con los Estados Unidos”.

Esta es una vuelta de campana a algo en lo que sí tuvo que ver Estados Unidos. Tras el quiebre de Bretton Woods, Estados Unidos inundó al mundo con dólares y bonos del gobierno durante décadas y los hizo pasar como “lo más parecido al oro”. Esto fue lo que permitió a Estados Unidos gozar de una enorme prosperidad durante décadas. Sin embargo tras la crisis todo eso se ha revertido y hoy tiene una demanda interna insuficiente en el propio mercado del trabajo de Estados Unidos. Es decir que el trabajo en Estados Unidos es relativamente caro. La estimación de Kenneth Austin, indica que en Estados Unidos se perdieron más de 6 millones de puestos de trabajo desde el estallido de la crisis en 2008.

El Blog Salmón

Categorías: Attac Planet

¡GANEMOS nuestros pueblos y nuestras ciudades!!

Lun, 22/09/2014 - 12:00

Carles Fons PoquetLentoperoviene.org

No he podido dejar de emocionarme al escuchar el discurso de Ada Colau, definiendo los y las agentes que están detrás de la experiencia que han iniciado nuestros hermanos y hermanas barcelonesas alrededor de Guanyem Barcelona.

 

Soy consciente que es un discurso que ya forma parte de nuestra historia, de esa que estamos siendo capaces de escribir colectivamente, nosotros y nosotras, el pueblo, la ciudadanía, los movimientos sociales, los trabajadores y las trabajadoras, los pequeños y pequeñas comerciantes, las personas nacidas en nuestra tierra y las inmigrantes, las mujeres, las que ya participábamos y las que lo están haciendo ahora, las que trabajan en un sector público deteriorado, las que lo hacen a las empresas en condiciones de precariedad y las que no pueden hacerlo aunque lo necesitan, las jóvenes que han vivido engañadas por la falaz ilusión del sueño americano a la europea y no pueden emanciparse o deciden intentarlo fuera, los vecinos y las vecinas que año tras año, lucha trás lucha han mantenido viva la llama de la movilización, la ciudadanía.

Después de la emoción y la ilusión por liberar mi imaginación y proyectar hasta donde podemos andar atendiendo a la profundidad y la solidez que tienen las palabras de Ada, me viene a la cabeza el reto colectivo que tenemos de aterrizar esa proyección en Organización Ciudadana que nos posibilite acceder a nuestras instituciones. Y hay que hacer mucho trabajo.

Un trabajo tan ilusionante como complejo.

Tenemos que ser capaces de generar espacios amplios de encuentro, donde quepamos todos y todas. Tengamos la ilusión de hacer realidad el llamamiento del subcomandante Marcos: “Creemos una organización donde quepamos muchas organizaciones”. Y una idea clave para conseguirlo va a ser someter a libre examen nuestros análisis y certezas, para posibilitar las necesarias concesiones que nos separan hoy. Todos y todas tendremos que hacer cesiones para romper con la divergencia que nos condena a ser espectadoras y consumidoras de un modelo de sociedad desintegrador. Este punto tal vez sea uno de los más complejos de lograr, porque precisamente en este punto la izquierda clásica organizada encontramos subterfugios psicológicos encaminados a activar el mecanismo de la “profecía autocumplida”, para no complicarnos mucho la vida y continuar en nuestra “zona de confort”. Condenados a la oposición perpetúa, pero en nuestra zona de confort. Lo expresa muy bien lo Niega cuando dice “La izquierda lleva tanto tiempo en la seguridad y el confort de la derrota que asomarse al precipicio de la victoria le produce náuseas, el mareo de lo desconocido, de lo incierto, de aquello en lo que la identidad y los símbolos se diluyen como lágrimas en la lluvia”

Estas cesiones no serán de cariz programático, como mucha gente está reclamando, repitiendo consignas de otras épocas. No hay programas alternativos. Hay un cuerpo común de propuestas, y son de propiedad intelectual colectiva y si se tuviera que atribuir alguna autoría, esa lo ostentan los movimientos sociales, en su diversidad. Hay posicionamientos diferenciados y matices que mantienen el necesario debate vivo, pero no hay diferencias sustanciales que justifican la divergencia. En el espacio de Ganemos caben todos los planteamientos y propuestas que se oponen a la perpetuación del Régimen del 78. No, por aquí no está la complejidad. La complejidad está en las cesiones que se tienen que hacer en el plano organizativo, procedimental.

Las costumbres y culturas políticas de las personas que participamos de las fuerzas clásicas (que provienen de la travesía en el desierto, de la “larga noche neoliberal”) tenemos que comprender que esas fórmulas no han sido válidas hasta hoy para generar frentes amplios ganadores. Tenemos que comprender que es el momento de la participación ciudadana y que esto tiene una profundidad que afecta incluso a cómo nos organizamos internamente en nuestras históricas estructuras. Que no es un elemento discursivo más, que hay que implementarlo transversalmente en todos los ámbitos de la estructura organizativa. Y esto pasa hoy porque los procesos de elección de las personas que van a poner su bagaje y trabajo a disposición del proyecto, tienen que ser diferentes a como se han venido haciendo las cosas hasta hoy. Que no tienen cabida las cuotas, las corrientes, las familias. Que lo que tiene que primar es la voluntad de profundizar en la democratización de los procesos. Que hoy disponemos de tecnología que nos permite avanzar muchísimo en la discusión horizontalidad-operatividad. Que es la ciudadanía la que tiene que elegir en base a los nuevos liderazgos que se están conformando, potentes, empoderadores, transparentes, representativos. Y que si no los encontramos a “pies quietos”, habilitar procesos para que afloren, porque sí existen. Cuando Ada Colau pronuncia un discurso es incontestable, es un liderazgo que emancipa y libera.

Pero también tenemos que tener en cuenta no embriagarnos de éxito y creernos que somos las mejores por haber respondido a un llamamiento empoderador y que hasta ahora tiene una fuerza movilizadora incontestable, pero que tenemos que ser capaces de aterrizar a nivel práctico en el ámbito local. Y esto sólo es posible hacerlo desde la humildad, el respeto y el reconocimiento de aquellos y aquellas que han estado manteniendo la llamita de la rebeldía viva, mientras la sociedad atravesaba los momentos de la “ilusión neoliberal”. Porque en esos espacios esta la acumulación del conocimiento de las movilizaciones del siglo pasado que es fundamental para entender el mundo que vivimos.

Todas tenemos que someter nuestra visión política a libre examen. Porque estamos en un escenario nuevo. No nos proponemos hacer una experiencia libre de cargas de aparatos, como ha sido el proceso de Podemos, porque los queremos dentro. Pero tampoco podemos querer imponer nuestras prácticas a una ciudadanía que no estaba con nosotros precisamente por esas prácticas y costumbres desmovilizadoras. Sólo de esta forma podremos avanzar en la consolidación de un movimiento verdaderamente revolucionario por la vía democrática.

Tenemos que huir de egos y personalismos, de discursos triunfalistas individuales o parciales, de creernos que somos los únicos que estamos haciendo bien las cosas. Tenemos que acercarnos desde la confianza con el otro. Sin más reticencias que desvelar el intrusismo fascista a nuestras filas, que lo tendremos. Tenemos que convertirnos en un “bloque de hielo” que cuanta más gente aglutine más difícil sea deshacernos. Blanco puro, transparente, que flote por su capacidad de retroalimentación del inmenso potencial que tenemos la ciudadanía, cuando cristaliza la idea de colectivo a nuestros quehaceres.

Hagamos hincapié en resolver diferencias, no en explicitarlas. Acerquémonos a este espacio quien realmente esté convencida/do que es posible. No pongamos piedras en el camino. Vivimos momentos históricos. De lo que ocurra ahora dependen nuestras vidas y las de nuestros hijos e hijas.

Me gustaría mandar un mensaje a quien se sitúa en posiciones contrarias a este proceso, ya sea por el lado de la “vanguardia revolucionaría” o por quien mantiene posiciones excluyentes desde los nuevos movimientos: Dejadnos hacer la experiencia propuesta a quien si creemos realmente que es posible. A quienes no tenemos miedo de experimentar, a quienes no tenemos la razón absoluta y queremos someter las certezas, consolidadas por nuestra experiencia, a libre examen. Reconociendo a quien se ha despertado políticamente y está incrementando su grado de comprensión de la realidad de forma cualitativa, a quien venimos participando desde que tenemos uso de razón habiendo mantenido la llama viva sin más éxito que ese. Dejadnos hacer la experiencia.

Si lo hacéis, si quien no se crea el espacio se hace a un lado, yo Carles Fons Poquet, me comprometo a que si no nos sale la experiencia, demostrándose que estábamos equivocados y equivocadas, continuar batallando para intentarlo de otra forma, como vosotros digáis. Pero en este momento histórico no hagaís fuerza hacia una dirección que coincida con el bloque reaccionario que si va a constituir la derecha, tanto la económica, como la moral/religiosa, la financiera y la mediática, pretendiendo mantener el “status quo” del Régimen del 78.

Somos parte del movimiento destituyente. Somos la ciudadanía y vamos a Ganar nuestros pueblos y nuestras ciudades.

Carles Fons Poquet, altermundista.

Categorías: Attac Planet

En las calles de NY, la reunión clave sobre cambio climático

Lun, 22/09/2014 - 08:00

La ONU convocó a una cumbre el martes; día de acción global

David Brooks - Periódico La Jornada

Nueva York, 19 de septiembre.

La Organización de Naciones Unidas ha convocado una cumbre sobre el cambio climático el próximo martes para impulsar acciones inmediatas ante esta emergencia que está a punto de provocar daños irreversibles al planeta, pero para algunos la reunión más importante sobre el asunto será la que se llevará a cabo en las calles de Nueva York el domingo.

Sus organizadores esperan que decenas de miles participen en La marcha del pueblo sobre el clima, así como en cientos de acciones y otros encuentros alrededor del mundo. Será la marcha sobre cambio climático más grande de la historia, dicen.

La iniciativa tiene entre sus consignas para cambiar todo, necesitamos a todos, y con ello, se ha convocado a una muy amplia gama de participantes, desde agrupaciones ambientalistas nacionales tradicionales hasta ecologistas radicales, desde liberales de Wall Street a activistas que aún se identifican como Ocupa Wall Street. La idea es expresar que todos enfrentan la misma emergencia [http://peoplesclimate.org/esp/].

Los organizadores dicen que más de mil 400 grupos de todo tipo están colaborando en esta iniciativa. “Nuestra demanda es: acción, no palabras –tomar la acción necesaria para crear un mundo con una economía que funciona para el pueblo y el planeta– ahora”, afirman los organizadores en lo que llaman un día de acción global. De hecho, señalan que esto no se limita a la marcha en Nueva York, sino que se realizarán acciones en decenas de otros lugares alrededor del mundo, incluyendo actos masivos en Río de Janeiro, Bogotá, Londres, Berlín, París, Ámsterdam, Lagos, Delhi, Melbourne, Estambul y Johannesburgo.

El propio secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon ha indicado que se sumará a la marcha en Nueva York. Entrelazaré brazos con aquellos marchando por acción sobre el clima. Estamos con ellos del lado correcto de este tema clave para nuestro futuro común, declaró en conferencia de prensa el miércoles.

Algunas agrupaciones que participarán en la marcha anunciaron que, además, realizarán acciones para enfocar la atención sobre los que acusan son los más responsables de la crisis ambiental: el sector financiero-empresarial, pues afirman que las inundaciones, entre otros desastres, se han intensificado alrededor del mundo como resultado de las políticas del gran empresariado industrial y financiero. Los activistas –entre ellos veteranos de Ocupa Wall Street– han invitado a todos a vestirse de azul e inundar a Wall Street el lunes [http://floodwallstreet.net].

Brechas y conflictos

El secretario general de la ONU programó la cumbre sobre el cambio climático un día antes del inicio del debate anual de la Asamblea General, y se espera la participación de decenas de mandatarios, incluyendo a Barack Obama, con el propósito de promover avances en las medidas para reducir la emisión de gases de invernadero en preparación de la cada vez más clave reunión mundial en París el año próximo, cuyo objetivo es un acuerdo universal sobre el clima.

Aunque la previa reunión mundial sobre cambio climático en Copenhague 2009 marcó la primera vez en que Estados Unidos acordó fijar metas de reducción de emisiones y que algunas de las principales economías en desarrollo (China e India, entre ellas) se comprometieran a limitar las suyas; la conclusión de esa reunión también ilustró enormes brechas y conflictos entre países y regiones.

Europa –a diferencia de casi todos los demás– es la única región que se comprometió a un plan concreto para reducir en 40 por ciento las emisiones para año 2030.

La idea de la cumbre en Nueva York es buscar cómo superar esos obstáculos antes de la próxima reunión en París en 2015, cuyo objetivo es instaurar un nuevo acuerdo para reducir emisiones de gases de invernadero después del año 2020, cuando caducan los compromisos actuales.

Sin embargo, algunos gobiernos aún no se han comprometido a enviar a sus líderes a la cumbre del martes, entre ellos los de China e India, jugadores clave en todo esto, mientras que el gobierno de Obama aún no ha dejado en claro si se comprometerá a metas más extensas y concretas que las de ahora, donde ha ofrecido más retórica y medidas limitadas –mientras amplía su producción de hidrocarburos– en torno al cambio climático.

Desde hace 25 años científicos han advertido lo que algunos llaman colapso sistémico causado por el cambio climático. Informe tras informe de los expertos mundiales, cada uno más alarmante que el anterior, documentan que el mundo ya se encuentra en el proceso de colapso y el informe más reciente del grupo de expertos de la ONU, el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático, dejó claro que los fenómenos relacionados ya están afectando todos los continentes y océanos del mundo; un borrador filtrado de su último informe concluye que sin mitigación, el calentamiento global llegará a tener impactos severos, amplios e irreversibles por todo el planeta a finales de este siglo. La semana pasada, científicos concluyeron que el pasado mes de agosto fue el más caliente jamás registrado a nivel mundial.

Sin embargo, aunque casi todos los gobierno y los sectores empresariales y financieros están conscientes de que ponen la sobrevivencia planetaria en jaque, aún no hay los acuerdos necesarios a escala mundial para frenar el fenómeno y rescatar el futuro.

El elenco de líderes mundiales ha fracasado, por ahora, en hacer lo que la comunidad científica considera necesario para evitar la aceleración de un desastre ya anunciado, generando poca confianza en que se logrará algo ahora. Tal vez por esa falta de credibilidad en los políticos no sorprende que el secretario general Ban Ki-moon ha nombrado a Leonardo DiCaprio mensajero de la paz de la ONU dedicado al tema de cambio climático y que el actor dará el discurso inaugural de la cumbre el martes.

Pero como comentó una fuente de La Jornada al enterarse: “Bueno, es apropiado que la estrella de Titanic sea mensajero oficial sobre el cambio climático… aunque ese viaje no terminó bien”.

 

Categorías: Attac Planet

Juzgar el franquismo, asignatura pendiente

Lun, 22/09/2014 - 06:00

Xavier Caño Tamayo – ATTAC Madrid

Los 150.000 desaparecidos en la guerra civil española y en la dictadura franquista constituyen el segundo genocidio del siglo XX después de la segunda guerra mundial, tras las masacres de Camboya. La ONU ha vuelto a denunciar al gobierno español por esos desaparecidos.

Los topetazos del gobierno de España con la ONU vienen de antiguo. En 1946, la Asamblea General condenó el franquismo porque “el Gobierno fascista de Franco en España fue impuesto al pueblo español por la fuerza con la ayuda de la Alemania nazi y la Italia fascista y no lo  representa”. Entonces se retiraron los embajadores en España de casi todos los países y ésta no fue admitida en Naciones Unidas ni otro organismo internacional.

El 17 de marzo de 2006, otra instancia internacional, la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa condenó de nuevo el franquismo, por haber “suficientes pruebas de numerosas y graves violaciones de los Derechos Humanos cometidas por el régimen franquista. La evaluación del franquismo debe incluir una condena del mismo sin ambigüedades”.

Y hace unos días, el relator especial de la ONU sobre la dictadura franquista, Pablo de Greiff, presentó su informe sobre la misma y sus víctimas ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU. El informe denuncia al Estado español por no resarcir a las víctimas de la guerra civil y dictadura y por no investigar los crímenes de la dictadura.

El Gobierno español ha calificado el informe de erróneo e inexacto, pero sin aportar dato alguno, con una absurda defensa de la Transición. El principal pretendido argumento del gobierno del Partido Popular ha sido que el olvido y el perdón son la única vía para la “reconciliación”.

Pablo de Greiff ha denunciado también al gobierno del Partido Popular por no ha cumplir las normas internacionales que obligan a España por haber firmado y ratificado la Convención Internacional para la Protección de las Personas contra Desapariciones Forzadas, así como la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio.

El gobierno del Partido Popular, como hiciera un tanto el del PSOE de Zapatero, arguye que la Ley de Amnistía de 1937 impide juzgar a nadie por delitos cometidos durante la guerra civil o la dictadura. Pero no hay ley de amnistía que valga para los delitos de lesa humanidad, que no prescriben jamás, y son los perpetrados por la dictadura que hay que juzgar. Y no pueden acogerse a amnistía alguna y se han de juzgar sí o sí porque así lo ordena el Estatuto de Roma, que creó la Corte Penal Internacional, firmado y ratificado por el Reino de España.

El nuevo informe de Naciones Unidas es claro: “Es importante y urgente que España asuma su responsabilidad y elabore una política integral por la verdad y justicia a las víctimas”. Y propone al gobierno del Partido Popular 42 recomendaciones, dándole 90 días para concretar cómo aplicarlas. Como ha hecho hasta ahora, el gobierno solo niega la validez del informe, pero ahí se queda. El Partido Popular discrepa siempre de los informes de la ONU sobre los crímenes de la Guerra Civil y del franquismo. Pero no solo eso. También ha invalidado de hecho la Ley de Memoria Histórica, que en parte ofrecía reparación a las víctimas del franquismo, sin pasar por el Parlamento ni siquiera con un decreto ley sino por el miserable modo de no atribuirle financiación alguna para el cumplimiento de esa ley.

¿Por qué? Porque este gobierno y el partido que lo sustenta son hijos, sobrinos, nietos y parientes de franquistas de pro. No son sucesores sociológicos del franquismo, como apuntó algún periodista hace años, son los herederos incluso biológicos de quienes armaron y mantuvieron una de las peores dictaduras que han asolado Europa.

A los problemas que ocasiona la crisis, la austeridad, los recortes… hay que sumar en España el espíritu y cultura franquistas del gobierno y del partido que lo sustenta. Y mientras no se elimine ese franquismo enquistado, tampoco habrá resolución económica y menos aún social.
Periodista y escritor
Twitter: @xcanotamayo
xacata

Artículo publicado en Centro de Colaboraciones Solidarias, CCS

 

Categorías: Attac Planet

Juzgar el franquismo, asignatura pendiente

Lun, 22/09/2014 - 06:00

Xavier Caño Tamayo – ATTAC Madrid

Los 150.000 desaparecidos en la guerra civil española y en la dictadura franquista constituyen el segundo genocidio del siglo XX después de la segunda guerra mundial, tras las masacres de Camboya. La ONU ha vuelto a denunciar al gobierno español por esos desaparecidos.

Los topetazos del gobierno de España con la ONU vienen de antiguo. En 1946, la Asamblea General condenó el franquismo porque “el Gobierno fascista de Franco en España fue impuesto al pueblo español por la fuerza con la ayuda de la Alemania nazi y la Italia fascista y no lo  representa”. Entonces se retiraron los embajadores en España de casi todos los países y ésta no fue admitida en Naciones Unidas ni otro organismo internacional.

El 17 de marzo de 2006, otra instancia internacional, la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa condenó de nuevo el franquismo, por haber “suficientes pruebas de numerosas y graves violaciones de los Derechos Humanos cometidas por el régimen franquista. La evaluación del franquismo debe incluir una condena del mismo sin ambigüedades”.

Y hace unos días, el relator especial de la ONU sobre la dictadura franquista, Pablo de Greiff, presentó su informe sobre la misma y sus víctimas ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU. El informe denuncia al Estado español por no resarcir a las víctimas de la guerra civil y dictadura y por no investigar los crímenes de la dictadura.

El Gobierno español ha calificado el informe de erróneo e inexacto, pero sin aportar dato alguno, con una absurda defensa de la Transición. El principal pretendido argumento del gobierno del Partido Popular ha sido que el olvido y el perdón son la única vía para la “reconciliación”.

Pablo de Greiff ha denunciado también al gobierno del Partido Popular por no ha cumplir las normas internacionales que obligan a España por haber firmado y ratificado la Convención Internacional para la Protección de las Personas contra Desapariciones Forzadas, así como la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio.

El gobierno del Partido Popular, como hiciera un tanto el del PSOE de Zapatero, arguye que la Ley de Amnistía de 1937 impide juzgar a nadie por delitos cometidos durante la guerra civil o la dictadura. Pero no hay ley de amnistía que valga para los delitos de lesa humanidad, que no prescriben jamás, y son los perpetrados por la dictadura que hay que juzgar. Y no pueden acogerse a amnistía alguna y se han de juzgar sí o sí porque así lo ordena el Estatuto de Roma, que creó la Corte Penal Internacional, firmado y ratificado por el Reino de España.

El nuevo informe de Naciones Unidas es claro: “Es importante y urgente que España asuma su responsabilidad y elabore una política integral por la verdad y justicia a las víctimas”. Y propone al gobierno del Partido Popular 42 recomendaciones, dándole 90 días para concretar cómo aplicarlas. Como ha hecho hasta ahora, el gobierno solo niega la validez del informe, pero ahí se queda. El Partido Popular discrepa siempre de los informes de la ONU sobre los crímenes de la Guerra Civil y del franquismo. Pero no solo eso. También ha invalidado de hecho la Ley de Memoria Histórica, que en parte ofrecía reparación a las víctimas del franquismo, sin pasar por el Parlamento ni siquiera con un decreto ley sino por el miserable modo de no atribuirle financiación alguna para el cumplimiento de esa ley.

¿Por qué? Porque este gobierno y el partido que lo sustenta son hijos, sobrinos, nietos y parientes de franquistas de pro. No son sucesores sociológicos del franquismo, como apuntó algún periodista hace años, son los herederos incluso biológicos de quienes armaron y mantuvieron una de las peores dictaduras que han asolado Europa.

A los problemas que ocasiona la crisis, la austeridad, los recortes… hay que sumar en España el espíritu y cultura franquistas del gobierno y del partido que lo sustenta. Y mientras no se elimine ese franquismo enquistado, tampoco habrá resolución económica y menos aún social.
Periodista y escritor
Twitter: @xcanotamayo
xacata

Artículo publicado en Centro de Colaboraciones Solidarias, CCS

 

Categorías: Attac Planet

A Ada Colau con todo el cariño, reconocimiento y admiración profunda

Dom, 21/09/2014 - 17:00

Antonio Fuertes Esteban – ATTAC Acordem

Mi emoción viéndola en directo con el discurso que pronunció en Cotxeres de Sants, como el de las 2000 personas que allí estábamos es de puro sentimiento.

Ada es una persona entrañable, con unas ideas muy claras, luchadora, con un potencial humano impresionante, que se entrega a los demás en cada minuto,.. , ¿qué decir de Ada Colau que no sepáis?
No obstante quiero explicar porqué no me sentí totalmente representado y es porque si visualizáis su discurso, que adhiero, la palabra hombre no aparece en el QUIÉN SOMOS que desgrana entre los actores sociales de emancipación.

Dinamizo un grupo en un espacio terapéutico, de hombres mayores de 45, sin perspectivas laborales con problemáticas de falta de red social, autoaislamiento y exclusión. Su autoestima comenzó por los suelos, el grupo en sí les ha motivado a la relación y a empoderarse de su vida, más allá de su problema de paro laboral.

En los 5 años en los que han pasado, o siguen en él 57 hombres. Sus vidas y su situación en el mundo en que viven y su inlugar en el Mundo, me han hecho reflexionar conjuntamente con ellos a menudo y me han convencido de su situación también de de doble marginalidad y falta de reconocimiento que les impide representarse, luchar, crecer  y empoderarse de su vida y ello debido a su marginación sistémica, pero también a la falta de apercepción social de su herida identitaria no apercibida.

Cada vez más el hombre, en sí, no es nada en los discursos de la izquierda. Cuando los líderes y las líderes de izquierda hablan a la gente hablan a diversos colectivos: mujeres, vecinos y vecinas, personas trabajadoras, personas emigrantes, jóvenes, personas paradas, personas empobrecidas, …..represaliadas, ancianas, niños pobres….etc. La mujer figura como un colectivo en sí en el discurso emancipador, por su condición de género y no solo por su condicion de rol familiar o social. El hombre en cuanto tal ha dejado de existir.

Estoy en contra del patriarcado, pero dicho esto también es cierto que no se ha de ningunear la condición de identidad de género de las personas, sean quienes sean, ya que es contraproducente con la autopercepción, la identificación, la igualdad y la democracia y niega un rol activo al hombre como sujeto de cambio.

No se trata de revertir los roles de poder en la sociedad, lo cual crea otro tipo de discriminación, sino de profundizar en la igualdad básica del ser humano y en la igualdad y diferenciación de género.
Pediría reflexión al respecto, castigar al hombre a sufrir el exilio identitario en el mundo que habita es crear las condiciones de un nuevo conflicto.

Si hablamos de re-escribir la masculinidad no podemos erradicar de nuestro vocabulario sentimental la palabra hombre, ni al hombre en cuanto hombre.

Hay muchos hombres hoy luchando por el reconocimiento de su rol masculino y de la igualdad en la gente corriente, puede ser que esto no haya llegado a las instituciones porque el poder sigue siendo patriarcal. Sin embargo la mejor baza de la mujer para cambiar el Mundo es crear las condiciones para que se reconozca su identidad, valor y dignidad como tal en condiciones de igualdad.
Por eso digo que es muy conveniente para que el hombre reconozca a la mujer, que la mujer reconozca al hombre y juntos trabajen para construir identidades diferenciadas, pero en igualdad.
Por eso digo que el ningunear en los discursos de la izquierda la palabra hombre en cuanto dignidad, significa que desde la otra parte se valore este no reconocimiento como un no contar con, como una exclusión en el futuro común de cambio, como un reconocimiento en exclusiva de la persona mujer.
Esto es borrar del mapa la dignidad de muchos hombres. En un pasado, en el movimiento libertario en el que yo frecuenté en mi juventud, nadie tuvo problemas de género en los ámbitos donde nos movíamos porque creíamos firmemente en la dignidad de la persona, mujer u hombre y siempre hablábamos de mujeres u hombres libres.

Los hombres, en cuanto tales, están desapareciendo del discurso de izquierda simbólico y explícito. Es un hecho que del compañeros pasamos al compañeras sin más, o sea de una constricción o estereotipo linguístico a otro, es un hecho cotidiano que en los mítines o manifestaciones de muchas personas de izquierda actual está bien visto hablar de la mujer en primer lugar, después de los emigrantes y luego de las personas paradas, de la infancia empobrecida, de la vejez abandonada,…., en este discurso el hombre, en cuanto hombre ha desaparecido del discurso de personas oprimidas, de sectores emancipadores o de personas convocadas,…, solo se les cita en cuanto a niños, parados, viejos, emigrantes….etc.

A esto es a lo que me refiero y el lenguaje de izquierda tiende a expulsar la palabra hombre de su vocabulario, en contraposición al lenguaje de derecha que expulsa la palabra mujer. Esta dicotomía no tiene más efecto real que crear las condiciones simbólicas significativas para que en un caso la mujer (derechas) o en otro el hombre (nuevos movimientos “izquierda”) pierdan significatividad y diluyan su rol en la vida, sin capacidad para recrear y tener una identidad propia ( positiva o negativa para el ser humano) lo que logran crear algunos discursos es dilución de identidades y por lo tanto dan peso a unos y ningunean a otros. Cuando esto pasa el efecto no es la lucha por la igualdad, sino por la prevalencia o el poder y en contra de la igualdad. Y esto solo puede recrear en la sociedad una antigua lucha de géneros existente, a veces explícita en regímenes totalitarios y a veces velada y oculta bajo una capa de las apariencias en regímenes democráticos. La lucha del ser humano por su emancipación ha de significar la lucha del ser humano mujer y hombre por emanciparse juntos bajo el imperativo de la igualdad, la libertad y la solidaridad, todo lo demás son nuevos intentos de prevalencia y a la larga de predominio o poder. Estoy de acuerdo en la discriminación positiva en todos los casos necesarios, en la equidad en las listas de representación,…etc, pero no de dejar de considerar por la izquierda al hombre como sujeto de cambio, aunque sí a la mujer. Los dos han de ir unidos en el cambio, o este no será posible.

Para contestar a la explícita pregunta de una amiga ¿ Qué le impide al hombre luchar por la igualdad? nada, si caminamos juntos en ello.

Y para acabar decir que una mujer no tiene por qué ser digna de cuna por el hecho de serlo, igual que un hombre no es indigno de cuna por el hecho de serlo (o viceversa). La dignidad es propia e intransferible y se gana o se pierde a lo largo de la vida. Luchemos juntos contra el sistema patriarcal, opresor, inhumano y corrupto.

Y dicho lo cual, añado: Ada, estoy con vosotras y vosotros !!!

Vídeo de Guanyem en las cotxeres de Sants:

https://www.youtube.com/watch?v=BpoIvIII-eUArtículo publicado en Res Pública Global
Categorías: Attac Planet

Al borde del abismo

Dom, 21/09/2014 - 12:00

Agustín Moreno – Cuartopoder.es

Hace ya mucho tiempo que el progreso celebra una victoria pírrica sobre la naturaleza. Decía Simone Weil que “el progreso se transforma, a todos los efectos, en una regresión”. Este verano se ha publicado un manifiesto titulado ‘Última llamada’ en el que un grupo importante de científicos, ecologistas y ciudadanos de relevancia social llaman la atención sobre los grandes riesgos medioambientales que tiene el planeta. Como, a pesar de su importancia, ha pasado desapercibido en los medios de comunicación, merece la pena detenerse en el contenido de su angustioso llamamiento a la ciudadanía. Y de paso reflexionar sobre la necesidad y la posibilidad de un nuevo horizonte económico, social y cultural.

El manifiesto plantea que si se mantienen las tendencias de crecimiento vigentes (económicas, demográficas, en el uso de recursos, generación de contaminantes e incremento de desigualdades) en el siglo XXI se producirá un colapso civilizatorio. El progreso, tal y como se venía entendiendo está en quiebra por el declive en la disponibilidad de energía barata, los escenarios catastróficos del cambio climático y las tensiones geopolíticas por los recursos. Se llega a afirmar que la vía del crecimiento es ya un genocidio a cámara lenta.

Rechaza las consideradas hasta ahora soluciones: no bastan los mantras cosméticos del desarrollo sostenible, ni la mera apuesta por tecnologías ecoeficientes, ni una supuesta “economía verde” que encubre la mercantilización generalizada de bienes naturales y servicios ecosistémicos. Y rechaza, por supuesto, las recetas del capitalismo por considerar que un nuevo ciclo de expansión es inviable y nos colocaría en el umbral de los límites del planeta: La sociedad productivista y consumista no puede ser sustentada por el planeta.

Defiende la necesidad de construir una nueva civilización que asegure una vida digna a más de 7.200 millones de personas que habitan un mundo de recursos menguantes. Y solo se puede conseguir con cambios radicales en los modos de vida, las formas de producción y sobre todo en los valores. El objetivo es recuperar el equilibrio con la biosfera, y utilizar la investigación, la tecnología, la cultura, la economía y la política para avanzar hacia ese fin.

Pero apunta que lo que llama la Gran Transformación se topará con dos obstáculos titánicos: la inercia del modo de vida capitalista y los intereses de los grupos privilegiados. Defiende una ruptura política profunda con la hegemonía vigente para evitar el caos y la barbarie. Y sitúa un nuevo principio rector de la economía que tenga como fin la satisfacción de necesidades sociales dentro de los límites que impone la biosfera, y no el incremento del beneficio privado. Un modelo que asuma la realidad, haga las paces con la naturaleza y posibilite la vida buena dentro de los límites ecológicos de la Tierra. No hacer nada, o no hacer lo suficiente, nos llevaría al colapso social, económico y ecológico. Estiman que queda un lustro para un debate amplio y transversal en el que hay que ganar a grandes mayorías para un cambio de modelo económico, energético, social y cultural.

No es un alarmismo infundado. La Organización Meteorológica Mundial afirma que la acumulación de gases de efecto invernadero marca otro máximo histórico, que registra el mayor incremento anual en 30 años de CO2. Por ello, la propia Organización de Naciones Unidas (ONU) prepara un nuevo y detallado informe sobre el cambio climático y no hay buenas noticias. The New York Times ha tenido acceso a un borrador del mismo, y la ONU es más tajante que nunca: si los países no hacen nada para impedirlo, las consecuencias del cambio climático para el planeta serán “severas, continuas e irreversibles”.

La incógnita es saber qué alternativas ecológicas y energéticas pueden implementarse que sean a la vez rigurosas y viables. Para ello es muy recomendable el libro colectivo Qué hacemos frente a la crisis ecológica que desgrana una amplia serie de propuestas. Defiende la sostenibilidad en su dimensión ecológica, social y económica: la reproducción y producción de las sociedades humanas en su contesto biosférico. Y propone más de una decena de principios de una práctica sostenible a tres escalas: micro (personal o comunitaria), meso (provincial y estatal) y macro (internacional). Son principios como el de suficiencia en el uso de recursos disponibles, cerrar el ciclo de materiales (residuos), evitar los contaminantes, el criterio de cercanía, energía justa y solar, potenciar la diversidad e interconexión biológica, aprender del pasado y del contexto, tener una velocidad de vida acoplada a los ciclos naturales, la interdependencia y la actuación desde lo colectivo, considerar el entorno de incertidumbre en que vivimos, y la capacidad de metamorfosis.

Pero una economía sostenible no es compatible con el sistema capitalista que explota al hombre por el hombre y a la naturaleza entera. Hablar de economía ecológica supone cambiar el concepto de riqueza y de calidad de vida que se refleja en cuestiones como la esperanza de vida, la educación o la percepción de felicidad. Y ello no tiene correlación con el consumo. De ahí que aprender a vivir con menos materiales y energía es una obligación por los límites físicos del planeta. La clave está en si se hace desde un reparto más justo y equitativo de la riqueza.

Otro sistema es necesario y urgente antes de que el viejo mundo nos asfixie y arruine el planeta. De lo contrario, entraremos en una situación de desigualdad y de catástrofe como la que describe Antonio Turiel en su relato Distopía III. La tempestad y que la presenta como de ciencia ficción para que no entremos en pánico. Desgraciadamente, nos asustaremos como niños pequeños. Algo que no estamos tan lejos de ser por un comportamiento irresponsable que nos lleva a quemar el mundo para que funcione la locomotora del crecimiento al grito de ¡más madera!

Agustín Moreno es profesor de Ciencias Sociales

Categorías: Attac Planet

Fuertes críticas en el Europarlamento al tratado comercial secreto UE-Canadá (CETA), antesala para el TTIP

Dom, 21/09/2014 - 08:00

Intervención de Lola Sánchez Caldentey en el Parlamento Europeo referente al acuerdo de Comercio entre la Unión Europea y Canadá ¡No al CETA!

Durante el día de ayer después de una jornada bastante agitada, el grupo parlamentario de la Izquierda Unitaria Europea mostró su apoyo y solidaridad hacia un grupo de trabajadoras griegas que tras la privatización del servicio de limpieza del Ministerio de Finanzas de Grecia, más de 500 mujeres serán despedidas.

Por otro lado, en la sesión plenaria, Lola Sánchez Caldentey de Podemos junto a su grupo parlamentario de la Izquierda Unitaria Europea (GUE/NGL) denunció el Tratado de Libre Comercio (CETA por sus siglas en inglés) que se lleva negociando en secreto entre la Unión Europea y Canadá desde 2009. La eurodiputada durante su intervención, pudo recriminar al Comisario europeo de Comercio Karel de Gucht el secretismo en las negociaciones que se está llevando a cabo, evitando que la ciudadanía pueda conocer las consecuencias de este tipo de tratados como el CETA con Canadá o el Tratado Transatlántico de Comercio e Inversión con EEUU (TTIP, por sus siglas en inglés).

Lola Sánchez Caldentey censuró a la Comisión Europea por no haber admitido una iniciativa ciudadana europea que pretendía recoger más de un millón de firmas con el fin de demandar la suspensión de las negociaciones comerciales de la Unión Europea con EEUU sobre el TTIP, en inglés), además de frenar la ratificación del tratado con Canadá.

Además, acusó a la Comisión Europea de “no comportarse como políticos sino como hombres de negocios”, sin importarles los derechos e intereses de las y los ciudadanos y recordó que el próximo 11 de octubre será el Día de Acción Europea en contra del TTIP y del CETA. 

Han intervenido una gran cantidad de diputadas y diputados de diversos partidos, en especial ha sido relevante el rechazo de muchos parlamentarias/os del mecanismo de solución de controversias entre inversor y estado (ISDS) que es una preocupación de una amplia gama de grupos políticos.

Categorías: Attac Planet

El triunfo cultural del neoliberalismo

Dom, 21/09/2014 - 06:00

Marcos Roitman – Consejo Científico de ATTAC España

El neoliberalismo echa raíces. Durante los años setenta del siglo pasado, las tendencias del capitalismo dieron un vuelco de 180 grados. Los principios que regían las relaciones entre las clases sociales, los mecanismos de consenso y las maneras de enfrentar los conflictos y crisis entre capital y trabajo se fueron al traste. De la noche a la mañana, la propuesta keynesiana de posguerra -que unía democracia, desarrollo e integración social- fue cuestionada. La movilidad social ascendente se transformó en un nuevo proceso de pauperización. Las desigualdades -otrora combatidas como lacras del subdesarrollo- fueron reivindicadas, en los países de capitalismo central, como motor de la competitividad. Una nueva teoría de la justicia, fundada en la competencia y anclada en la igualdad de oportunidades para fracasar o triunfar, sirvió como pretexto para declarar la supremacía del liberalismo político y reivindicar una reforma del Estado del bienestar que pusiese las bases de un orden social despolitizado, descentralizado y desregulado.

Los principios de la desigualdad “natural” se consideraron un aliciente para el advenimiento de una sociedad ordenada, equitativa y justa asentada en la economía de mercado. En ella, los emprendedores serían recompensados con el triunfo y los timoratos, acostumbrados a vivir de las ayudas de “papá Estado”, penalizados con el fracaso y la marginación. La economía de mercado pondría a cada quien en su sitio, sin otro baremo que las habilidades, imaginación y capacidades de cada cual para forjarse un futuro. Eficiencia, racionalidad y gobernabilidad. El tópico “enseñarles a pescar y no darles el pescado” se extendió como la peste. Los colegios cambian las asignaturas de ética y filosofía. Las prioridades las marca la economía de mercado. Los estudiantes deben conocer las prácticas bursátiles, las dinámicas de la inversión financiera y las leyes de “la oferta y la demanda” en la empresa. Alumnos de bachillerato con edades entre 15 y 17 años son sometidos a un reciclaje. Entre sus deberes está comprar acciones, realizar transacciones bancarias, simular inversiones, buscar dinero semilla y ser competitivos. Una nueva mentalidad capitalista se impone lentamente. Sálvese el que pueda, pero yo el primero.

El Estado del bienestar, uno de los éxitos del capitalismo con rostro humano, creado para frenar el desarrollo del socialismo-marxista en Europa occidental, ha cumplido su función: desactivar las luchas sociales. Los trabajadores vivían felices y se conformaban con una parte proporcional a su aporte a la creación de la riqueza social. En otros términos, sus salarios los consideraban justos en relación a los beneficios del capital. Además, disfrutaban de un contrato laboral indefinido que les brindaba acceso al crédito, la vivienda, la educación superior, ascenso social y sobre todo al consumo. No querían más. Vacaciones pagadas, seguros sociales y una pensión de jubilación. La lucha de clases, la alienación política y la enajenación económica se convertía en un mito atizado por partidos de izquierda para generar odio, violencia y desestabilizar el sistema democrático. No querían aceptar su derrota a manos de un capitalismo con rostro humano.

Los cambios afectaron de manera diferente a los sectores medios y al proletariado industrial de post-guerra. Sin embargo, ambos verían esfumarse sus expectativas y sus sueños se transformaron en pesadillas. A los sectores medios, educados en la meritocracia, la ideología del progreso y el consumo, el neoliberalismo les aguó la fiesta. Las políticas de austeridad dieron en la diana, afectando al bolsillo y restringiendo el consumo suntuario. Los sectores medios se empobrecen. Mientras tanto, a las clases trabajadoras, sobre todo al proletariado industrial, se les condena a la pauperización, exclusión y marginalidad. Del trabajo estable y duradero al mercado laboral flexible y de mala calidad. Se impone el contrato a tiempo parcial y los llamados trabajos basura o “minijobs”. La economía del bienestar muta en economía del malestar. La cultura del capitalismo, su lenguaje, sus formas de explotación, dominio y hegemonía se reciclan. A decir de Richard Sennett, la necesidad de amoldarse a un trabajo inestable, sin residencia fija, intercambiable, ni formación específica, da lugar al carácter flexible. Una personalidad gelatinosa, con principios mutables, dispuesta a todo para obtener sus objetivos.

Una visión apocalíptica se adueña del discurso político de los hacedores del capital. Se acabó lo que se daba. El popular “café para todos” es sustituido por un “ajustarse el cinturón”. El Estado es considerado culpable, ineficiente, corrupto y un lastre para la competitividad del mercado y sus leyes de la oferta y demanda. Nuevos valores entran en liza. Cambian los referentes, los imaginarios y las palabras. El capitalismo se reinventa. Todo se modifica para dar cabida a un ser despolitizado, social-conformista. Un perfecto idiota social. Las viejas estructuras ceden paso a un orden social cuyas reformas exacerban los valores individualistas, el yo por encima del nosotros y el otro es considerado un obstáculo, un competidor al cual destruir. La crisis de los países del Este aceleró el proceso.

La revolución tecnológica apuntaló los cambios, al entrar de lleno en los hogares, como anteriormente lo hizo la radio y el televisor. Los video-juegos, los ordenadores personales o el uso “masivo” de internet provocan un vuelco en las relaciones sociales. Para los más optimistas era el nacimiento de la “sociedad de la información”. Las redes, los nodos, los chats y la realidad virtual sustituyen a las charlas entre amigos. Se puede estar en mil sitios a la vez y en ninguno al mismo tiempo. Las tecnociencias facilitan el control y el dominio social bajo fórmulas que provocan un autismo social. Hoy, jóvenes y no tan jóvenes están inmersos -por no decir absortos- en el mundo de WhatsApp, Twitter, Facebook. No hay espacio público donde se rompa la comunicación dialogal, especificas del ser humano y el proyecto de vida democrático. En restaurantes, aulas de clase, cines, autobuses, metro, tertulias, etc. se dan a la tarea de vivir su propio mundo. No se hablan, abducidos por sus aparatos electrónicos, mientras una comunicación virtual esfuma la sociabilidad que hace de la vida en común un espacio relacional.

Hasta la democracia se torna en democracia 2.0, confundiendo un proyecto político fundado en el diálogo, la mediación y la negociación cara a cara, con un mensaje de texto que los pone en línea. Permite votar y sentirse partícipes de la nada. El éxito cultural del neoliberalismo consiste en desvirtuar los proyectos sociales democráticos, emancipadores y de izquierda en una opción dependiente del mercado, los medios de disuasión y desinformación social y la telefonía móvil. Un mundo despolitizado y desideologizado es la mejor garantía para el gobierno de la derecha, que hace posible que proyectos considerados transformadores puedan declamar, como un dogma de fe, no ser ni de derecha ni de izquierda. Todo un éxito del neoliberalismo cultural.

Artículo publicado en eldiario.es

Categorías: Attac Planet

Cafeambllet: Catalunya venderá datos de pacientes de la sanidad pública a empresas privadas

Sáb, 20/09/2014 - 17:00

Àngels Martínez Castells – Consejo Científico de ATTAC España

image3 

El Proyecto VISC+ responde a las demandas de la indústria farmacéutica y tecnológica de liberar datos para potenciar el negocio a nivel internacional.

La primera noticia que tuve sobre el Proyecto Visc+ + me llegó por Twitter, donde alguien escribió: “Leed este artículo de la diputada de la CUP, Isabel Vallet. IM-PRES-CIN-DI-BLE “. El artículo en cuestión se titulaba “Nuestro historial médico: en venta“.

Un titular que si no hubiera sido obra de una de las diputadas que mejor conoce el sistema sanitario catalán- me habría parecido hasta cierto punto exagerado. Pero, lamentablemente, no hay ninguna exageración.

Partiendo del artículo de Isabel Vallet, en la revista cafèambllet decidimos investigar la génesis, las características y los impulsores del Proyecto Visc+, la herramienta que permitirá al Gobierno de la Generalitat de Cataluña poner en manos de la industria sanitaria internacional los datos médicos de los 7 millones de usuarios del sistema sanitario catalán.

El Proyecto Visc+

El 4 de junio de 2013 el Gobierno de la Generalitat de Cataluña aprobó el Proyecto Visc+. Según la nota de prensa publicada en su web, el objetivo del Visc+ es “poner la información sanitaria a disposición de los ciudadanos, las empresas y la investigación” para “mejorar los servicios de salud”, “mejorar la investigación” y “poner en valor el conocimiento”.

Para hacer posible todo esto, el Proyecto Visc+ se propone “relacionar y estructurar” toda la información obtenida en centros de atención primaria, hospitales, urgencias e, incluso, en las recetas electrónicas. Toda esta información se centraría en un punto que recogería también los 60 millones de documentos contenidos en las historias clínicas de los ciudadanos que utilizan el sistema público de salud. Esta centralización es el primer paso para poner los datos “a disposición de los ciudadanos, las empresas y la investigación”.

¿Negocio con los datos de todos?

En Cataluña hace tiempo que funcionan varios sistemas para compartir y analizar los datos del sistema sanitario público. Dos ejemplos son la Historia Clínica Compartida –que permite que los historiales médicos estén accesibles a cualquier punto servicio sanitario– o los datos recopilados por la Central de Resultados, que permiten estudiar y mejorar la gestión del sistema sanitario público.

En cuanto a datos para la investigación científica la Generalitat dispone de varias fuentes de información disponible para los investigadores, entre ellas el SIDIAP, que ofrece datos a los investigadores del Instituto Sanitario Vall d’Hebron, la Universidad Politécnica o al Instituto Municipal de Investigaciones Médicas.

Pero el Proyecto Visc+ aporta una novedad muy importante que ninguno de los sistemas anteriores podía ofrecer: mientras que organismos como el SIDIAP establecen claramente que “no cede datos a entidades con ánimo de lucro”, el Proyecto Visc+ tiene a la empresa privada como destinatario principal de los datos. Josep Mª Argimón, uno de los máximos responsables del proyecto lo explica con claridad:

“El proyecto Visc+ proporcionará valor aportando mayor capacidad para que las industrias sanitarias, las farmacéuticas y las biotecnológicas desarrollen su actividad” beneficiando al “tejido económico e industrial”. Según Argimón la apuesta por hacer participar al sector privado en el proyecto Visc+ tiene como objetivo “la promoción y comercialización de los servicios que ofrece el proyecto”.

Más claro no se puede decir.

¿De dónde sale esto?

Para valorar el peso que el sector privado tiene en el Proyecto Visc+ es útil ver cómo se gestó su nacimiento y quiénes son las personas y empresas implicadas.

Las primeras menciones a las oportunidades de negocio que ofrece la venta de la información médica de los ciudadanos las encontramos en varios documentos publicados por la Fundación TicSalut, un ente creado en 2006 por la Generalitat a instancias de la consejera Marina Geli (PSC). En enero de 2008 Geli dio entrada a la Fundación TicSalut (financiada con recursos públicos) al sector empresarial, creando el “Consejo de Empresas de la Fundación TicSalut”. Entre las empresas miembros encontramos farmacéuticas (Baxter, Esteve, Roche), consultoras (Applus, PWC, Deloitte), tecnológicas (Telefónica, IBM, Indra) y proveedores varios (El Corte Inglés, Agfa, Linde Healthcare).

En el acto de presentación del “Consejo de Empresas” la consejera Marina Geli fue clara y dijo a los empresarios: “Nosotros los necesitamos a ustedes”. Carles Fradera –adjunto de dirección del Centro de Innovación y Desarrollo Empresarial de la Generalitat (CIDEM)– fue aún más claro que Geli: “Os aseguro que os saldrá a cuenta”.

Desde entonces, la importancia del conglomerado industrial ha tomado una enorme relevancia en la Fundación TicSalut y es quien marca las líneas de actuación, tal y como reconoce el actual director de la fundación, Francisco Cuyàs:

“queremos que las empresas nos propongan introducir innovación tecnológica en el mercado “. Gracias a las propuestas del sector privado, Cuyàs explica que la fundación “ha identificado 5 tendencias a nivel internacional” y una de ellas es “la revolución del big data”.

Y aquí es donde entran en juego los datos médicos de los 7 millones de usuarios de los servicios del CatSalut.

El big data

El big data es la capacidad de manipular informáticamente grandes volúmenes de datos con el objetivo de obtener información útil y relevante. En este sentido el proyecto Visc+ tiene dos objetivos fundamentales: centralizar toda la información médica del sistema de salud pública y como hemos visto ponerla a disposición de la industria sanitaria internacional, que lleva años presionando a los gobiernos para que liberen los datos los servicios públicos de salud. Una presión que en Cataluña hace años que lidera la consultora PWC, una de las cuatro grandes consultoras del mundo. En su informe “10 temas candentes de la sanidad 2013″ PWC dedica especial atención a este tema:

“La liberación de estos datos y su reutilización permitirá generar grandes beneficios” como “identificar cuáles son los grupos de riesgo poblacionales con mayor precisión” lo que puede ser “una herramienta útil para el sector asegurador, ya que podrá ajustar las sus primas al riesgo de sus clientes y esto implica disponer de bases de datos poblacionales con información sobre las características personales, comportamientos, patrones de consumo y enfermedades de los individuos”.

Pero PWC es consciente de que estos datos son muy delicadas: “los datos generados en el entorno de la sanidad suelen ser datos con información personal y privada, lo que dificulta su liberación ya que los datos de salud requieren generalmente el consentimiento del sujeto “. Por todo ello, el informe explica que “queda mucho por hacer ya que la confidencialidad y la protección de la privacidad parecen poner barreras al movimiento de allliberament de datos de salud”. Y concluye:

“Pero el reto más difícil será convencer a todos los que actualmente se creen” dueños de los datos “, en clara referencia a las administraciones que custodian la información de los ciudadanos.

Uno de los empresarios colaboradores del TicSalut, Vicens Yeves lo establece con claridad: “Toda la información relativa a los pacientes ya está totalmente digitalizada, sólo falta la voluntad política para compartir esta información”. El proyecto Visc+ es la expresión de esta voluntad política.

La puerta giratoria

El proyecto Visc+ parece hecho a medida de las recomendaciones de PWC y hace realidad las demandas de liberar al sector privado los datos más privados de los ciudadanos.

El proyecto Visc+ lo desarrolla la Agencia de Evaluación y Calidad Sanitarias (AQUA). Este organismo de la Generalitat encargó a PWC el asesoramiento para llevar a cabo el proyecto. Se da la circunstancia de que el actual director de la división sanitaria de PWC (que elaboró ​​el informe recomendando la liberación de datos) es Joan Guanyabens, quien llegó al cargo directamente del AQuAS, de la que era máximo responsable. Así Guanyabens pasa de “propietario de los datos” a trabajar para “convencer a quien se cree propietario de los datos”

Operación en marcha

El informe de PWC pidiendo la publicación de datos se hizo público en abril de 2013. Dos meses después el Gobierno aprobaba el proyecto Visc+. La aprobación llegaba después de que el AQuAS hiciera un “contraste de la idea inicial con los clientes potenciales”. Una vez estos “clientes potenciales” tuvieron dicho la suya, el Aqua “explicar el proyecto a los agentes claves del Gobierno”. Esta sucesión de hechos nos indica que más que de una demanda del Gobierno al sector privado, estamos ante un plan del sector privado -claramente descrito por PWC- que luego se comunica al Gobierno. Este proceso queda totalmente en evidencia cuando miramos el proceso de creación del proyecto.

¿Diálogo competitivo?

Normalmente, cuando una administración pública debe satisfacer una necesidad lo primero que hace es establecer cuál es la necesidad para luego convocar a las empresas del sector privado que pueden ofrecer el producto o servicio que necesita la administración a través de un concurso público donde las empresas hacen sus ofertas. Pero el caso del Visc+ es diferente. Según el director del Aqua, Josep Mª Argimon:

“Las inversiones [para llevar a cabo el proyecto Visc+] son difíciles de cuantificar” y por ello se convoca a un ‘diálogo competitivo’ entre empresas del sector para decidir cómo se debe llevar a cabo el proyecto”.

El “diálogo competitivo” es una herramienta de contratación utilizada cuando la administración tiene una necesidad concreta pero no puede establecer por sí mismo de qué manera debe satisfacerla. ¿Cuál es la necesidad concreta en este caso? Los promotores del Visc+ presentan dos necesidades: el tratamiento de datos para gestionar mejor el sistema público y la “generación de productos y servicios” para las empresas.

Con estos dos objetivos el AQuAS convoca a nueve empresas a un “diálogo competitivo” para diseñar y poner en marcha el Visc+. Quién recomendó al AQuAS utilizar los ‘diálogos competitivos’ para hacer la contratación fue PWC. ¿Cuál es entonces la “necesidad” del Gobierno para impulsar el proyecto Visc+, más allá de las vaguedades de “mejora del servicio” y “sostenibilidad del sistema”?

La industria en el frente del barco

En el pliego de condiciones hecho por el Aqua a instancias de PWC se explica que el objetivo es centralizar los datos médicos del sistema público para “mejorar la calidad, la seguridad y la sostenibilidad del sistema sanitario”. Pero advierte: “No tenemos dinero” y por ello “necesitamos al sector privado” para hacer frente a los 25 millones de euros que se calcula que puede costar la operación. Como es comprensible, una inversión de esta envergadura no se hace si no hay una perspectiva de beneficio clara. Por eso el AQuAS establece que el Visc+ debe contemplar “la creación de un catálogo de servicios”. Unos servicios que el Visc+ quiere poner a la venta al sector privado internacional, como explica Argimón:

“Los retos del proyecto VIVO + son disponer de un catálogo de servicios orientado a las necesidades del mercado, tener la capacidad de promover la demanda y atraer clientes y encontrar un partner solvente con capacidad de comercialización a nivel internacional con un plan de negocio creíble”.

Es decir: alguien capaz de construir un negocio basado en los datos de los ciudadanos.

Las empresas

Si miramos las 9 empresas seleccionadas para participar en los llamados “diálogos competitivos” es fácil imaginar el tipo de “servicios” que pueden suministrar. Destaca la empresa IMS Health especializada en “captar datos de pacientes provenientes de proveedores de servicios sanitarios que poseen historias clínicas y documentación sanitaria”. El negocio de IMS Health es “transformar los datos en información útil para medir el mercado, descubrir los comportamientos de los pacientes y los médicos, ayudar a identificar al paciente correcto para hacer la correcta promoción de productos”. Para ello “IMS Health trabaja con información de registros de pacientes de proveedores sanitarios, compañías farmacéuticas y gobiernos”. IMS Health –implicada en varios escándalos en todo el mundo por su uso de datos sanitarios (ver recuadro)– tiene entre sus clientes a casi todas las compañías farmacéuticas del mundo. Según una investigación de Open Secrets IMS Health dedicó, sólo en los EEUU, cerca de 3 millones de dólares para hacer lobby a los miembros del Senado ya entidades reguladoras de privacidad de datos.

El resto de las empresas que diseñan el Proyecto VIVO + son las consultoras PWC, Deloite (con gran presencia de ex altos cargos públicos, como David Madí o Jordi Sevilla, máximos hombres de confianza de Artur Mas y Zapatero respectivamente), Atos, Everis y McKinsey. Encontramos también a las tecnológicas Accenture, T-Systems, HP y ECISA, filial de El Corte Inglés.

¿Qué harán con nuestros datos?

Una vez hemos visto la génesis del Proyecto Visc+ y los intereses que intervienen, habrá que seguir con mucha atención qué pasará con nuestros datos médicas.

Por eso hacemos un repaso a diversas cuestiones técnicas que intervienen en este proceso. También hacemos una mirada a la fuerte polémica que provocó un proyecto similar al Visc+ que se intentó imponer en el Reino Unido. Por último, hacemos una mirada a la trayectoria de las empresas implicadas en el proyecto, con el fin de ver el ecosistema en el que se moverán nuestros datos más íntimas si este proyecto sigue adelante.

La idea es dar claves para abrir un debate que en Cataluña está pasando desapercibido, entre otras cosas, por la poca información con que se desarrolla este proyecto en nuestro país. El artículo de Isabel Vallet debería ser el primer escalón de un debate muy abierto y muy profundo. El tema lo merece. El Gobierno está a punto de poner a la venta los datos médicos de 7 millones de personas en Cataluña.

Quién verá mis datos y qué podrá hacer?
Uno de los objetivos del Proyecto Visc+ es generar negocio a partir de los datos de los usuarios del servicio público de salud. Esto abre interrogantes enormes sobre el uso que se dará a dichos datos. En Inglaterra este tema ha generado una fuerte polémica. En Cataluña el silencio y la opacidad es enorme.

La inversión que deberán hacer las empresas que colaboran con el Gobierno para desarrollar el Proyecto Visc+ está alrededor de los 25 millones de euros. Esto quiere decir que las expectativas de negocio deben ser muy elevadas para justificar una inversión de esta magnitud.

Dado que todo el negocio se basa en los datos médicos de los ciudadanos, la primera pregunta que hay que responder es a quién pertenecen estos datos. El debate en este sentido es amplio, con 3 posturas diferentes: 1) Son propiedad del paciente. 2) Son propiedad del médico. 3) Son propiedad del centro. Por eso el psiquiatra Juan Antomás, del Hospital de Navarra cree que hay que hablar del “derecho al acceso a los datos”. En este sentido, la ley reconoce el derecho a “la confidencialidad de toda información relacionada con su estancia en instituciones sanitarias públicas”.

Ante este hecho, el impulsores del Proyecto Visc+ aseguran que la intimidad de los pacientes “está protegida” ya que los datos estarán “anonimizadas”. La anonimización es la capacidad de utilizar los datos de los individuos sin que éstos puedan ser identificados. Así, los datos utilizados por los investigadores contienen los datos médicos de muchas personas pero no tienen ni los nombres, ni los números de identificación, ni las direcciones. Además, los impulsores del Proyecto Visc+ Perlen –aunque de manera muy imprecisa– de un “código ético” que debería regular la cesión de datos a empresas e industrias.

Pero el tema es más complejo. A principios de este año el gobierno de David Cameron tuvo que afrontar una enorme polémica cuando el servicio nacional de salud inglés (NHS) intentó poner en marcha un proyecto similar en Visc+. Fruto de aquel debate, quedaron claras algunas cosas a tener en cuenta. En primer lugar, efectivamente existen procesos de anonimización de los datos, pero existe también la des-anonimización, un proceso que, mediante diversas técnicas informáticas puede cruzar información hasta poder re-identificar a las personas y relacionarlas con su información médica personal . Una posibilidad real que incluso acabó siendo reconocida por el directivo del NHS, Mark Davies, quien admitió que, efectivamente hay un “pequeño riesgo” de que los pacientes sean identificados ya que las compañías de seguros, los hospitales privados y las compañías farmacéuticas podían cruzar los datos del NHS con sus propias:

“Se puede re-identificar a la gente si tienes muchos datos. Esto dependerá de cómo utilicen los datos una vez que las tengan”

En este sentido el sistema inglés tiene desde el principio un observatorio de privacidad donde participan varias asociaciones independientes que vigilan quién tiene acceso a los datos y en qué condiciones. Sin embargo, las críticas han sido enormes. La periodista Asher Wolf, especialista en tecnología, advertía a un artículo publicado en la revista Wired:

“El punto central del problema es que no tenemos capacidad de saber con exactitud quién tiene nuestros datos y para qué las usa y aunque el NHS haga firmar contratos a las empresas que compran datos no hay una manera real de que el NHS pueda saber si un comprador aplica técnicas de des-anonimización. ¿Cómo podría saberlo? “.

Phil Booth, miembro de la asociación de pacientes MedConfidential pone el dedo en la llaga y parece describir el proyecto Visc+ sin conocerlo:

“Los responsables quieren que creamos que el objetivo es mejorar el sistema y la investigación, pero los usos puramente comerciales no paran de crecer”.

En este sentido, el experto en bioética y fundador de EthicsandGenetics, Edward Hockings, afirma que

“Cuando la comercialización es la fuerza motora nos encontramos en un terreno sin referencias”

Hockings es una de las caras visibles de la intensa campaña para advertir a los ciudadanos del peligro de no ejercer el derecho de borrarse del plan.

La revista científica Nature publicó un duro editorial criticando como el gobierno inglés “falla a la hora de informar sobre la amenaza real y las posibles consecuencias del programa” y señala que el problema es que el gobierno no facilitar a los ciudadanos el opción de no participar en el programa.

En el caso del proyecto Visc+ ninguno de los documentos publicados por el gobierno o por los impulsores del proyecto recoge ninguna mención sobre la posibilidad de los ciudadanos de no dar consentimiento a que sus datos sean vendidas. Lo que si encontramos, al pliego de condiciones de los “diálogos competitivos”, es la demanda a las empresas adjudicatarias de “disponer de una gran capacidad de promoción para dar a conocer las bondades de esta iniciativa”. Y aquí entran los medios de comunicación, los tertulianos y todo el entramado mediático para conseguir la aceptación de la ciudadanía: “Se valorará el uso de medios de comunicación” y la capacidad “para involucrar personalidades relevantes para los objetivos del proyecto” . El documento, sin embargo, no hace ninguna referencia a la necesidad de explicar los riesgos a la población. Y los riesgos no son sólo teóricos o residuales.

La investigadora Latanya Sweeney de la Universidad de Harvard logró re-identificar un 90,5% de los participantes en un proyecto de investigación genómica. En base a esta experiencia Sweeney desarrolló un sistema que permite identificar al 87% de la población de los Estados Unidos sólo sabiendo su dato de nacimiento, su género y su código postal.

Los estudios de Sweeney han dejado claro que la anonimización que se puede conseguir con medios técnicos nunca es totalmente segura e insiste en que toda publicación de datos debe estar acompañada de medidas complementarias, como la elaboración de entornos contractuales, el seguimiento por parte de los dueños de la información y “leyes y políticas muy claras”.

En este sentido, el Proyecto Visc+ presenta una total falta de concreción a la hora de explicar qué políticas y leyes regirán un cambio tan enorme en el tratamiento de los datos más sensibles de los ciudadanos. Aunque el proyecto ya está prácticamente terminado, no se conocen modificaciones legales, no ha habido debate público y las oportunidad de participación social han sido nulas. Así, mientras las empresas han participado desde el principio, modelando y diseñando el proyecto, los ciudadanos y los profesionales de la sanidad han sido totalmente ignorados en todo el proceso. Por todo ello, con la información disponible, es difícil saber quién verá los datos, para qué se utilizarán y, sobre todo, qué control tendremos los ciudadanos sobre su uso.

Durante la elaboración de esta información hemos intentado ponernos en contacto con los responsables del proyecto VIVO + y los CatSalut pero ha sido imposible hablar con ninguno de ellos.

Las empresas implicadas en Visc+
El procedimiento del “diálogo competitivo” elegido por el Gobierno para llevar a cabo el Proyecto VIVO + hace que las empresas jueguen un papel fundamental no sólo como proveedores sino como desarrolladores del sistema que permitirá vender los datos médicos.

PriceWaterHouseCoopers (PWC) y Deloitte

PWC y Deloitte participan en el proyecto Visc+ y son dos de las cuatro consultoras más grandes del mundo. Sus informes y “recomendaciones” tienen una enorme influencia en muchos gobiernos a la hora de tomar decisiones y se caracterizan por una postura política y económica totalmente favorable a los intereses de la banca y las multinacionales. Una influencia que mantienen a pesar de los enormes riesgos que han protagonizado:. PWC auditaba las empresas de Diaz Ferran y no supo ver lo que finalmente fue un agujero de 552M €. Deloitte participó en la salida a bolsa de Bankia que acabó con millones de euros perdidos y la ruina de miles de personas atrapadas por las preferentes. Las investigaciones posteriores han detectado “infracciones muy graves” a los trabajos de Deloitte. Son sólo 2 ejemplos entre muchos. Como muchos son los casos de puertas giratorias entre los cargos públicos y PWC y Deloitte: Jaume Matas (PP), Joaquim Triadú y David Madí, Ramon Bonastre (CiU), Jordi Sevilla (PSOE). Como hemos visto, a PWC encontramos a Joan Guanyabens, que pasó del Aqua al PWC que asesora al Aqua.

IMS Health

Esta empresa es una de las 5 más importantes en su sector a nivel mundial y fundamenta su negocio en la venta de datos médicos en la industria farmacéutica. Dispone de los datos de 400 millones de pacientes lo que le permite “tener acceso a los pacientes correctos”. IMS Health ha visto implicada en varios escándalos en relación a la seguridad de los datos en venta. En 2013 en Alemania el semanario Der Spiegel informó de la extracción de datos de las recetas electrónicas.

Un hecho que fue calificado por Thilo Weichert -del Centro Independiente para la Protección de la Privacidad- como “uno de los más graves escándalos desde la posguerra”.

El ministro de sanidad alemán Daniel Bahr pidió una investigación a la vez que el escándalo se trasladaba a la vecina Austria donde se descubrió que IMS Health compraba información a una red de 350 médicos. Una de las mayores preocupaciones de la compañía explica su folleto de salida a bolsa- son las leyes de protección de datos de los estados.

Por ello, con la intención de presionar al marco regulador, IMS Health ha invertido en los últimos 10 años cerca de 3 millones de dólares para financiar grupos de presión en Estados Unidos. En Europa IMS Health es muy activo en el ámbito de la legislación de privacidad y mantiene equipos que monitorizan los movimientos legislativos y emiten informes y peticiones al Parlamento.

T-Systems

Esta empresa es una de las principales proveedoras de tecnología de la Generalitat de Cataluña, sobre todo después del proceso de privatización de los servicios informáticos. En concreto, T-System y Telefónica ganaron el 2012 contratos por valor de 1.062M € incluidos los servicios de gestión informática de gran parte del sistema sanitario catalán.

Everis

Esta empresa consultora tiene entre sus principales clientes a las más importantes empresas farmacéuticas. Al igual que las otras consultoras, Everis apuesta por la política de puertas giratorias: Eduardo Serra (ex-ministro de defensa del PP), Eugenio Galdón (ex jefe de gabinete de Felipe Gonzalez y director del Grupo Prisa y Cadena COPE) o la ex-ministra del PSOE Cristina Garmendia han aportado sus conocimientos a Everis.

Wellpoint

Wellpoint es una compañía aseguradora estadounidense que tanto los documentos de la Fundación TicSalut como el informe sobre sanidad de PWC se pone como referente en cuanto al negocio de los datos sanitarios. El problema es que el historial de Wellpoint en este ámbito está lejos de ser ejemplar. El año 2013 Wellpoint tuvo que pagar al Departamento de Salud de Estados Unidos una multa de 1,7 millones de dólares por haber permitido la exposición de las historias clínicas de más de 600.000 personas. No era la primera vez. En 2011 Wellpoint fue multado con 100.000 dólares por haber dejado expuesta la información médica de 32.000 pacientes.

[La información contenida en este reportaje ha sido recopilada y analizada por Cafeambllet entre los días 8 y 15 de septiembre de 2014. Para acceder al listado de fuentes utilizadas, hacer click aquí  . Si quieres colaborar para que Cafeambllet pueda imprimir y distribuir 145.000 ejemplares con esta información, haz click aquí]

Punts de Vista

Categorías: Attac Planet

Las falacias de la OCDE sobre política fiscal, salarios y competitividad

Sáb, 20/09/2014 - 12:00

Eduardo Garzón – Consejo Científico de ATTAC España

La OCDE ha publicado este lunes un extenso informe sobre la situación económica de España, en el que además de diagnosticar los problemas existentes ofrece recomendaciones de política económica. Como institución multilateral y hegemónica que es, su concepción de la economía parte de un punto de vista convencional, muy próximo a los postulados neoclásicos. A continuación se resumen los puntos más importantes y se ofrece desde un enfoque crítico de la economía una respuesta argumentada y respaldada por evidencia empírica.

-Según la OCDE (también según los economistas convencionales, FMI, BM, CEOE, etc) no hay opción para la política fiscal debido al elevado déficit público y a la elevada deuda pública. Por eso dicen que no es posible aumentar el gasto público y que no queda más remedio que intervenir en otros ámbitos como la legislación del mercado laboral (reduciendo los derechos de los trabajadores) o la política monetaria (inundando de dinero barato a los bancos).

1. Falso. Por supuesto que hay margen para política fiscal, se trata de luchar eficazmente contra el fraude fiscal (80.000 millones de euros cada año no recaudados según Gestha, el sindicato de técnicos de Hacienda), realizar una reforma fiscal progresiva (se podrían recaudar de las capas más acaudaladas 25.000 millones de euros más cada año según Gestha) o incluso –si el BCE tuviese voluntad- financiar gasto fiscal directamente con préstamos del BCE, ya sea vía Banco Europeo de Inversiones u obligando a los bancos privados a hacerlo (esto último antiguamente lo hacía el Banco de España y en la actualidad se hace en Islandia, por poner sólo dos ejemplos).

2. La deuda pública es elevada pero ése no es el problema. La cuantía total no es un problema, lo importante es el coste de la misma. Por ejemplo, Japón tiene más del 230% del PIB de deuda pública (España tiene deuda de 100% del PIB) y ése no es su problema (Japón tiene una tasa de paro del 3,7%;). Además, la cuantía total se podría disminuir (y se debe hacer) a través de una reestructuración de la misma, además de buscar el crecimiento del PIB, que lograría disminuir el ratio deuda/PIB (indicador por excelencia de la deuda pública).

3. Más importante aún: el gasto fiscal estimula la actividad económica (más demanda, más beneficios, más contratos, más inversión), de forma que luego se recaudaría más por impuestos y se gastaría menos en prestaciones por desempleo y otras ayudas públicas. Aumentar el gasto público tiene como efecto una disminución del déficit público a medio plazo.

-Según la OCDE en España hubo 15 años en que los sueldos crecían más que la productividad y eso provocó una pérdida de competitividad. Es decir, que la culpa de que España venda pocos productos en el extranjero es de los trabajadores que han cobrado mucho y han imposibilitado que los empresarios puedan descender el precio de los productos exportados. 

1. Lo de que los salarios han crecido más que la productividad sólo es cierto si se hacen trampas con los indicadores (es decir, utilizando el coste laboral unitario nominal), deflactando la productividad y no los precios. Pero si no se hacen trampas (utilizando el coste laboral real), los salarios han crecido muchísimo menos que la productividad, de forma que los trabajadores cada vez han recibido menor proporción de la tarta generada. La culpa no es de los trabajadores, que precisamente no han dejado de perder capacidad adquisitiva.

2. Lo de que el anterior punto provocó una pérdida de competitividad es categóricamente falso.La competitividad de España no empeoró, como demuestra que sus exportaciones crecieran al ritmo del 8% antes de la crisis (datos de COMEXT de la Unión Europea) y que su cuota exportadora (porcentaje de exportaciones españolas sobre el total de exportaciones mundiales) se haya mantenido en torno al 1,7% (¡incluso en unos años en los que China ganaba terreno a todas las demás economías como Italia, Francia o EEUU!). Las empresas españolas nunca perdieron competitividad, y resistieron sólidamente el empuje de China.

3. Los economistas convencionales afirman que España perdió competitividad porque se centran erróneamente en dos elementos inservibles: 1) en el coste laboral unitario nominal, que es un indicador construido de forma tramposa y que penaliza a los salarios, además de que suelen utilizarlo para el agregado de la economía en vez de para los sectores que exportan (¡no sirve de nada decir que sectores que no exportan, como los servicios de abogacía, han visto deteriorarse su coste laboral unitario!). Cuando uno utiliza este indicador únicamente para los sectores que sí exportan entonces los resultados revelan que no se perdió competitividad. 2) Se centran en el saldo comercial, que es la diferencia entre exportaciones e importaciones. El saldo comercial sí era notablemente negativo en esos años, pero fue debido al intenso incremento de las importaciones y no a las exportaciones, ya que éstas no retrocedieron. Las importaciones aumentaron porque la demanda interna de España era muy elevada. Ahora, en crisis, ya no lo es, y por eso el saldo comercial se ha reducido tanto. Los economistas convencionales dicen que es por haber reducido el salario de los trabajadores, ¡pero no es por eso!

4. Ahora bien, es cierto que justo después de la crisis (2010, 2011, 2012) las exportaciones españolas aumentaron un poco (aunque en 2013 se frenaron y comenzaron a caer en 2014). El discurso convencional es porque los salarios cayeron (debido a las reformas laborales) y ello permitió ganar competitividad. ¡Tampoco es cierto! Los precios de los productos exportados aumentaron durante estos años, en vez de caer. La reducción de salarios se tradujo en un aumento del margen de beneficio de las empresas españolas. Desde el segundo trimestre de 2009 hasta el tercer trimestre de 2013 los salarios se redujeron un 9%; en ese mismo periodo el margen bruto de beneficios cargado por las empresas se elevó un 16% (1). Algo similar apunta el Servicio de Estudios del BBVA utilizando los datos del Banco de España: entre 2009 y 2012 los precios de las exportaciones españolas, medidos a través de los índices de valor unitario, aumentaron un 2,2% más que en los países desarrollados. No es de extrañar que en 2012 y en 2013 España hiciese récord en beneficios empresariales, según un estudio de Natixis, y tal como se refleja en el siguiente gráfico.

Natixis-beneficios-empresariales5. El aumento de exportaciones se explica por otros motivos: a) las empresas han querido deshacerse de los productos almacenados que ya habían producido y que no podían vender en España, y por eso los han vendido en el extranjero, y b) viendo que en el interior de España no pueden vender sus productos, las empresas se han orientado más a vender en el extranjero.

6. Además, en la encuesta que realiza periódicamente el BCE a las empresas de la zona euro se observa que de todos los problemas que tienen las empresas, el de los costes laborales tiene poca importancia, muy por detrás del problema de no encontrar clientes y del acceso a la financiación, tal y como se puede observar en el gráfico.

 

Encuesta-BCE 

7. Por lo tanto, el problema no es que haya salarios elevados, ¡sino todo lo contrario! En España sólo exportan productos el 4% de las empresas (y de forma regular sólo el 1,2%), de forma que la reducción de salarios para poder ser más competitivos sólo beneficiaría en todo caso a esas pocas empresas. El resto de empresas españolas venden sus productos en el interior de la economía, de manera que una reducción generalizada de salarios les viene fatal ya que supone menos capacidad adquisitiva de la población. ¡Por eso lo que necesitamos es que aumenten los salarios! 

-Según la OCDE y el FMI lo ideal es reducir impuestos a los empresarios para que tengan más margen para crear puestos de trabajo y renta, y aumentar impuestos al consumo. 

La idea subyacente es que quien crea renta y riqueza son los empresarios, no los consumidores.Este análisis ignora fatalmente que los empresarios necesitan vender sus productos para poder tener beneficios, y que si se reduce la capacidad de consumo de la población no encontrarán compradores para sus productos. Las únicas empresas que sí se benefician son las exportadoras, que por cierto son grandes empresas según los datos del ICEX. Una propuesta alternativa, mucho más coherente con la realidad y que busque reactivar la economía ha de orientarse hacia un aumento de la capacidad adquisitiva de la población, aumentando salarios, sueldos públicos, prestaciones sociales, gasto público en Educación y Sanidad, aplicando programas de Trabajo Garantizado, etc.

Notas: 

(1)   Uxó, Paúl y Febrero, 2013: “El mito de la flexibilidad salarial y el ajuste en la unión monetaria. La devaluación interna en España”. Versión preliminar para su discusión en el Seminario de Investigación de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales, Universidad Complutense de Madrid.

Artículo publicado en La Marea
Saque de Esquina

Categorías: Attac Planet

¿Vale todo?

Sáb, 20/09/2014 - 08:00

Juan Torres López  – Consejo Científico de ATTAC España

La perspectiva de un cambio notable en el mapa político ha puesto tan nerviosos a los gobernantes del PP que han empezado a utilizar todo tipo de argucias para evitar el éxito de quienes considera más como enemigos que como compatriotas.

Se acaba de saber que un asesor del Partido Popular en el Ayuntamiento de Valencia (de los de 4.000 euros mensuales de sueldo, por cierto) ha registrado como propias las marcas Guanyem Barcelona y Guanyem València y ahora chantajea a sus promotores para cedérselas. Y casi al mismo tiempo se descubre que solo el 37% de los seguidores de la cuenta en Twitter de Mariano Rajoy son auténticos y que el resto son comprados. Un pastel que se ha descubierto cuando en tan solo 12 horas consiguió nada menos que 60.000 seguidores adicionales (en su inmensa mayoría registrados en caracteres árabes) para evitar que Pablo Iglesias llegase a tener más que él.

Pero lo malo de las trampas y mentiras es que no se limitan a estos ámbitos casi anecdóticos de la vida política. Mucho más grave es la que supone cambiar las reglas del juego a mitad del partido, como quiere hacer el Gobierno para modificar en beneficio propio el procedimiento de elección de los alcaldes. O algo menos conocido y difundido por los medios de comunicación como la manipulación constante de las estadísticas para que no se conozca la situación real de nuestra economía y el PP pueda convencernos de que está mejorando.

El Gobierno de Rajoy no solo ha eliminado algunas como la Encuesta de Coyuntura Laboral o los datos relativos a la evolución de algunos contratos o de convenios colectivos, que podrían evidenciar los verdaderos efectos de sus reformas. Además, las retoca para hacer creer que se mejora aunque sea a costa de producir incongruencias evidentes. Así, los datos de exportaciones, consumo público y consumo privado de la Contabilidad Nacional (que es la que se utiliza para calcular el PIB) no casan con los del Ministerio de Economía, la Intervención General del Estado y la Encuesta de Presupuestos Familiares, respectivamente. Las cifras de empleo que el Gobierno se empeña en mostrar como éxitos no se corresponden con las de horas trabajadas ni con la evolución de la actividad en sectores básicos como el industrial. Y el crecimiento que se anuncia del PIB es materialmente incompatible con la evolución de las horas trabajadas y de la productividad.

La mentira que vivimos como una constante en la vida política española es algo muy grave. No podemos aceptar el inmoral principio de que todo vale. Cuando la honestidad y la confianza mutua se sustituyen por el engaño y la trampa no hay democracia posible ni paz a nuestro alcance.

Artículo publicado en El País

@juantorreslopez
Ganas de escribir

Categorías: Attac Planet

Cambio climático: una trayectoria rígida y peligrosa

Sáb, 20/09/2014 - 06:00

Alejandro Nadal – Consejo Científico de ATTAC España

2470237067_a8fd1df8d2_mHace dos semanas se filtró a la prensa un borrador del último informe del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC). Se trata de un documento preliminar, pero el mensaje es claro: el riesgo de provocar daños severos e irreversibles sobre el clima es real y urge reducir de manera drástica las emisiones de gases invernadero. Este llamado de atención de los científicos contrasta de manera brutal con el desinterés de los gobiernos y grandes corporaciones que dominan la economía mundial.

La versión final del documento filtrado deberá discutirse en una conferencia en la sede de Naciones Unidas en Nueva York el 23 de este mes. Convocada por Ban Ki-moon, esa reunión deberá reunir a líderes de gobierno y del sector privado para discutir acciones concretas orientadas a disminuir las emisiones en el corto plazo. Pero parece que muy pocos jefes de Estado y gobierno asistirán. Eso no debe sorprender.

El mundo carece hoy de un marco regulatorio sobre cambio climático y el proceso de negociaciones para alcanzar compromisos políticos vinculantes es un caos. La cumbre de Nueva York es esencialmente una reunión para conversar. La COP20 de Lima en diciembre sólo permitirá avanzar en un borrador para un nuevo tratado sobre cambio climático. Habrá que esperar hasta la COP21 (París, 2015) para ver qué clase de engendro emerge de este larguísimo proceso de componendas y transacciones.

Los resultados del quinto informe de evaluación del IPCC indican que el calentamiento en el sistema climático es un fenómeno indiscutible y algunos de los cambios observados en las últimas seis décadas no tienen precedente desde hace miles de años. El calentamiento se observa en la atmósfera y los océanos; el volumen de hielo y la cantidad de nieve se han reducido y el nivel del océano se ha incrementado.

Los estudios del IPCC muestran que las observaciones anteriores están correlacionadas con el aumento de las concentraciones de gases de efecto invernadero (GEI) en la atmósfera. El principal GEI es el bióxido de carbono (CO2) y proviene principalmente del uso de combustibles fósiles y procesos industriales, y en menor grado de la deforestación y cambios de uso de suelo. El inventario de GEI incluye otros gases más potentes en su capacidad de retener radiación infrarroja (como el metano) y aunque es necesario reducir esas emisiones, la principal contribución al cambio climático es la del CO2.

El informe señala que las emisiones no están reduciéndose. Es más, hay indicaciones de que están aumentando más rápidamente. Como dicen algunos analistas, no sólo estamos caminando en la dirección equivocada, sino que lo estamos haciendo de manera acelerada.

Quizás la conclusión más llamativa del informe tiene que ver con las reservas de hidrocarburos y su destino final. Alrededor del 80 por ciento de los combustibles fósiles que se sabe existen bajo diversas formas en el subsuelo tendrían que quedarse donde están para evitar rebasar el umbral de un calentamiento de 2 grados centígrados (con respecto a la temperatura promedio anterior a la revolución industrial). Es decir, cuatro quintas partes de las reservas de combustibles fósiles tendrían que quedarse bajo suelo.

La economía mundial adoptó hace muchas décadas un perfil energético que depende totalmente de los combustibles fósiles. Cambiar la infraestructura asociada a ese perfil es un proceso costoso y lento. No sólo se necesita desarrollar fuentes alternativas de energía. También se requieren cambios en la forma de transportar y de consumir esa energía. Pero los grandes consorcios del sector energético se han comprometido con ese perfil tecnológico y no están preparadas para cambiarlo antes de haber amortizado sus inversiones. Los cambios tendrían que introducirse también en una larga lista de bienes de consumo duradero.

Pero hay algo más. Las grandes corporaciones del sector energético mundial siguen gastando miles de millones de dólares en exploración y extracción de combustibles fósiles. Y si por arte de magia se adoptara la decisión de dejar el 80 por ciento de las reservas en el subsuelo, esas compañías tendrían que aceptar la anulación de billones de dólares de sus activos que son el valor de esas reservas. Las ramificaciones de un cambio radical en la estructura financiera de estas empresas son muy amplias y conllevan una profunda transformación del sistema financiero.

La resistencia al cambio proviene no sólo de una rigidez en la infraestructura de bienes de producción y consumo, también proviene del sector financiero. Y si alguien piensa que la cancelación de activos es una simple operación contable, hay que recordarle que el dominio del capital financiero es el rasgo principal de la etapa actual del capitalismo mundial.

La economía mundial permanece encerrada irremediablemente en una trayectoria de crisis y será difícil cambiar de rumbo. Sólo una movilización ciudadana masiva a escala planetaria podría forzar el cambio para transitar por un sendero menos peligroso.

Twitter: @anadaloficial

Artículo publicado en La Jornada

Ilustración del artículo cortesía de Habacuc. Usada bajo licencia  Creative Commons

Categorías: Attac Planet

Ciudades rurales

Vie, 19/09/2014 - 17:00

Gustavo Duch – Consejo Científico de ATTAC España

Dicen los feminismos que nuestra sociedad capitalista piensa solo en el BBVA. Es una definición muy acertada pues la adoración por el capital (y los bancos donde se almacena) coincide con aquellos sujetos que en esta teología son los ‘elegidos’: seres Blancos, Burgueses, Varones y Adultos. Amaia Pérez Orozco, economista y militante feminista, añade una hache para resaltar que también privilegia el comportamiento Heterosexual y yo propondría añadir una letra U, (y el acrónimo ya pierde toda su gracia…) pues en muchos momentos pareciera que quienes no viven en urbes, las y los rurales, no cuentan mucho. BBVA-HU

En la medida que nos acerquemos a las elecciones municipales esta falta de atención por lo rural volverá a ser muy evidente, aún cuando en España tres cuartas partes de los 8.115 municipios existentes presentan una población inferior a los 2.000 habitantes, y más o menos la mitad son municipios menores de 500 habitantes. Se discutirá sobre nuevos polígonos y sus consecuentes rotondas, se presentarán programas de emprendimiento económico, pero intuyo que los asuntos que tienen que ver con la agricultura y la alimentación, no tendrán apenas relevancia. -Claro -me dirán ustedes -son temas que no tienen aplicación en políticas municipales, las cosas del campo se tratan en otras administraciones, en Bruselas, seguramente -concluirán.

Pero no, hay varios e importantes temas que creo deberían de ser parte de los programas y debates electorales. Para visualizarlos y acercarnos a ellos tomo con ejemplo el caso de Barcelona, un municipio a priori evidentemente urbano, pero desde cuya alcaldía se podrían acometer, al menos, seis medidas muy significativas. Veamos.

1. Entre las competencias del Ayuntamiento de Barcelona (ocurre igual con otras ciudades) está el control de un elemento central de la cadena agroalimentaria: el ayuntamiento es ‘el amo’ del 51% de Mercabarna, el mercado central de abastos. Así pues, urge analizar cómo los mercabarnas actualmente son un nodo del tráfico de las mercancías que vuelan por las autopistas de la globalización alimentaria. Y preguntarnos si reorganizándolos podrían servir en la reactivación y primacía de tejidos agrarios cercanos y a pequeña escala de los territorios que cubren. Situaciones como lo que viene ocurriendo los últimos veranos no son aceptables. Cuando muy cerca de sus instalaciones se están produciendo buenos tomates de temporada, entran en Mercabarna grandes camiones con tomates de los invernaderos de Holanda que, por ser producidos a gran escala (y otros factores) marcan unos precios tan bajos que las fincas locales acaban tirando sus cosechas.

2. Con la misma voluntad de potenciar nuestra agricultura local y campesina, pero también para asegurar precios justos a la población, tendríamos que pensar en reconvertir los mercados municipales en verdaderos ‘puntos de comercio local’. Si hoy en Barcelona ocurre que al entrar en muchos de ellos nos sorprende (y asusta) la presencia de una multinacional de las grandes superficies, en un futuro próximo podríamos volver a disfrutar de espacios físicos donde los puestos del mercado fueran el único intermediario entre el campo y la ciudad. También junto a los mercados, y sabiendo que es una buena medida dinamizadora para el comercio local según hemos visto en otros países, en cada barrio podríamos tener semanalmente un mercado campesino de venta directa.

3. La administración municipal tendría que pensar seriamente cómo ser un apoyo central para que en las escuelas, guarderías o servicios geriátricos públicos se organizaran, con el protagonismo de las personas usuarias, comedores proveídos por productos locales ecológicos y de temporada. La salud en el plato sería directamente proporcional a la salud del territorio.

4. Una comisión ciudadana, en este improvisado programa electoral, podría viajar a conocer las experiencias que se están multiplicando en muchas ciudades de Europa. Ver, aprender y adaptar el ejemplo de ‘las ciudades comestibles’ o ‘las ciudades en transición’ para verdear Barcelona y nuestros municipios con el verde de las verduras. Qué significativo sería apoyar a todas las pequeñas iniciativas autogestionadas de huertos urbanos (facilitando el acceso al agua, por ejemplo) hasta no dejar ningún solar vacío a la espera de una cosecha especulativa.

5. En casos costeros, como Barcelona, nos queda también no olvidarnos de la pesca artesanal que, aunque residual en un mar muy castigado, debería ir recuperando protagonismo. No solamente de cruceros se alimenta una población.

images6. Y finalmente, y como un eje central de todas estas medidas a fomentar, habría que revisar, pliegue por pliegue, las concesiones a las instalaciones de grandes superficies en la ciudad pues bien sabemos que, además de arruinar el pequeño comercio de barrio, en su interior almacenan casi de todo menos productos locales, ecológicos y de temporada.
Se trata de ganar ciudades rurales para un mundo que ya está naciendo.

 

Artículo publicado en el Diari ARA

Palabre-ando

Categorías: Attac Planet

Botín, la prensa oficial española se postra ante el líder fallecido

Vie, 19/09/2014 - 12:00

Rosa María Artal - Comité de Apoyo de ATTAC España

Columna publicada en El MundoEl infecto comentarista no hace sino resumir lo que siente hoy buena parte de la prensa española. La turba intercambiable no cuenta para unos medios de comunicación volcados en adorar al líder.

La portada de El País en la web de la mañana era la plaza pública del capitalismo.

pais.plazacapitalismoHasta con consignas. Igual se ha muerto por estas preocupaciones.

pais.botin.podemosabc.botin“Emilio Botín muere, la saga continúa”, titula, casi monárquico, El Mundo en blanco y negro en contraste con el rojo que hoy domina las portadas, el rojo del banco del jefe.

elmundo.botinY da espacio a su número dos Alfredo Saénz, el banquero corrupto al que indultó Zapatero. “Era un hombre caballeroso, educado y exquisito en sus relaciones con todos”, dice.

Lo que más interesa a los españoles hoy es el reto de si Ana Patricia Botín, la nueva presidenta del Santander, logrará aumentar beneficios. Estamos en un sinvivir por la incertidumbre.

Maruja Torres escribe, en eldiario.es naturalmente que es donde recalan algun@s periodistas díscol@s… y libres, “Emilio Botín era –y sus herederos siguen siéndolo– acreedor devenido en accionista del diario en el que antaño pernocté”. ¿A que va a estar ahí la explicación?

Maruja Torres rinde el “Último adiós de los “sinbanco” al que me sumo. Otros como Sostres y una buena pandilla de desgraciados tampoco tienen banco pero aspiran a recoger alguna migaja si se emplean a fondo, más aún, en lamer al poder.

A lo que iba, me quedo con lo que dice Maruja:

“Habituada a recordar a los prescindibles, a los desechados por estas gentes, ignoro en qué consiste la loa a esos hombres que supieron construir un imperio y llevar el nombre de España más allá de nuestras fronteras –Suiza, por ejemplo– y que, no contentos con ello, siempre echaron una mano a los medios de comunicación endeudados, a los exmandatarios que iban por ahí dándose cabezazos como topos, en busca de una puerta giratoria, a ese hoy doliente don Isidoro de El Corte Inglés, al que compró nuestras tarjetas de compra a crédito para que no se viera en la miseria. Un hombre, don Botín, al que no le dolían prendas para arrancar el indulto de Alfredo Sáez. En fin, tantas obras y tanto bien, un mecenazgo el suyo de tal altura, que una no se siente a la ídem, ni puede imaginarse pergeñándole una necro en condiciones.

¿Qué podemos hacer nosotros, los sinbanco, en homenaje a este hombre que repartía su generosidad a bolsas llenas, y que nunca pedía nada a cambio, posiblemente ni morirse? ¿Comprarle una corona colectiva? Poco me parece”.

El Periscopio

Categorías: Attac Planet

En el lado oscuro de la globalización

Vie, 19/09/2014 - 08:00
Àngels Martínez Castells – Consejo Científico de ATTAC España

Money, it’s a crime… (The Dark Side of de Moon)

image
Una denuncia e investigación imprescindibles de Isabel Vallet y Albano Dante acerca del VISC+ nos revelan una pequeña muestra sobre cómo se está tendiendo la alfombra roja para los nuevos Tratados TTIP/TISA, (mientras tanto, tan secretos) que van a constituir la ley del nuevo orden donde se mercantiliza nuestra privacidad, nuestra salud, nuestra vida.

Un poco de historia sobre Tratados

Los Tratados TTIP/TISA que ahora nos amenazan desde el lado oscuro de la globalización son mucho más la concreción de la “corporatocracia” que ya está gobernando el mundo que lo que pretender ser: “inocentes” Tratados de comercio que nunca fueron para beneficio de ambas partes y demostraron la falsedad de la teoría de las “ventajas competitivas” que pretendían justificarlos. Sólo hay que saber leer la historia y entender cómo avanza desde el surgimiento del capitalismo. Un ejemplo cercano: Portugal e Inglaterra subscribieron en 1702 el Tratado de Methuen, que vinculaba colaboración militar con el comercio de vinos portugués y la exportación de tejidos de lana británicos, y que acabó representando que Portugal dedicara prioritariamente sus tierras fértiles a producir vino (en especial Porto) y su economía no pudiese escapar del “monocultivo” y desarrollar su industria. Pero además, dado que la demanda portuguesa de tejidos ingleses era mucho mayor que el valor de su exportación vinícola, desde el pais más occidental de la península también se generaron grandes deudas que se saldaba con el oro y piedras preciosas que Portugal extraía de su gran colonia Brasil: gracias a ello, el desarrollo económico desigual pudo esconderse -aunque a duras penas- en el siglo XVIII, pero fue ya tan inapelable desde entonces como lo es ahora. Y en el otro lado de la península, mucho antes, la incipiente globalización del dinero (aunque ya podríamos utilizar el concepto de capital) nos la resumió Quevedo con sus famosos versos: “Nace en las Indias honrado, Donde el mundo le acompaña; Viene a morir en España, Y es en Génova enterrado.”

La mercantilización globalizadora que irrumpe en nuestra vida

Los Tratados globalizadores han ido ampliando su ambición, y penetran ya en la intimidad de los datos que nunca quisiéramos ver publicados, y en los recovecos más escondidos de nuestras vidas. No es abusar de las palabras hablar de los abusos de una mercantilización que apunta maneras neofascistas, promovida por las corporaciones transnacionales, en especial de servicios financieros, en su único y exclusivo beneficio. Esta mercantilización supone para muchas personas -en lo que supone de mayor dureza de sus condiciones de vida, privaciones y miseria- revivir y sufrir en el siglo XXI los inclementes tiempos de los inicios de los Tratados. Entre otras cosas, porque se ha roto -e invertido- el equilibrio de un Contrato Social de ciudadanía que suponía construir una sociedad de mayor igualdad de rentas y oportunidades, donde quedaba relegada la caridad y las acciones de beneficiencia a la intemperie de los derechos.

Todo lo que la humanidad ganó en regulaciones que ponían límites a la avidez de las empresas más voraces o los banqueros más usureros se quiere degradar al nivel más bajo armonizando con el TTIP/TISA la desprotección de las condiciones del mercado laboral, el mundo del arte, la investigación y las patentes… Y los últimos bastiones del llamado estado del bienestar: sanidad y enseñanza. Un ejemplo del que también nos habla Albano Dante el NHS del Reino Unido ya se ha “armonizado” con las empresas de la sanidad privada de los USA con la Ley del 2012 de Sanidad y Atención Social. Para peor, naturalmente, visto desde el lado de la población.

Seguir jugando con los conceptos

imageDel mismo modo que para justificar el Tratado de Methuen se teorizan unas falsas “ventajas competitivas” de los países, se juega hoy en el VISC+ con “diálogos competitivos” entre empresas dispuestas a saquear lo público. Piensan los estultos que mencionar la palabra “competitividad” ennoblece y justifica cualquier acto de piratería, cuando la reflexión honesta nos conduce a denunciar la desnudez del rey, o lo que es lo mismo, que la “sana competencia” no existe, y la “competitividad” es la variante de nuestro tiempo de un engendro nacido de alimentar en una sociedad en descomposición los más bajos instintos, los prejuicios malthusianos y la descarnada ley de la selva.

Y otro engaño del VISC+ (aunque no es ni mucho menos el último): “disponer de los datos de las historias clínicas favorecerá la investigación y mejorará las condiciones de salud”. Si es así, ¿por qué nuestra juventud investigadora mejor preparada tiene que seguir buscando laboratorios y Universidades donde poder seguir firmándose y desarrollar sus capacidades lejos de Wert y de esta España voluntariamente descerebrada? Y, en otro sentido, si tan crucial es su misión, ¿Por qué no empiezan las multinacionales citadas en el artículo de Cafeambllet a investigar, previo consentimiento, con la población reclusa, tan físicamente fácil de controlar y donde la intimidad prácticamente es entelequia? (Por el contrario, en las cárceles aumenta la transmisión de enfermedades infecto-contagiosas, no se pone coto a las violaciones y se incrementan las enfermedades mentales y la tasa de suicidios.) O para acabar, ¿por qué no se brindan los beneficios de firmar parte de una investigación sobre sus historias clínicas a otra población en peor situación incluso, como la de los CIE’s, a quienes por el contrario se llega a negar atención médica con resultado de muerte en algún caso tristemente probado?

La respuesta es fácil: porque mienten cuando prometen que sus maniobras implican beneficios para la mayoría. No, Tratados, Pactos y Acuerdos como los TTIP/TISA, VISC+ y otros caballos de troya de esta globalización en el lado oscuro no mejoran las vidas de la mayoría de las personas. Son los instrumentos de un nuevo orden deshumanizado y cruel que irrumpe sin respeto en la intimidad y equilibrio precario de nuestro día a día, destroza nuestra convivencia y nuestras redes sociales de apoyo y convierte nuestra autonomía en precariedad y nuestra solidaridad en heroísmo… No queda tan lejos la amenaza -que hiela la sangre- de que vuelvan a llamar a nuestra puerta al romper la madrugada.

Punts de Vista

Categorías: Attac Planet

Pobreza y derechos humanos

Vie, 19/09/2014 - 06:00

Francisco Morote Costa - ATTAC Canarias

En la era de los derechos humanos no hay nada más inhumano que la pobreza, sobre todo, la llamada pobreza extrema.

Está asociada al hambre, a la indefensión frente a las enfermedades, a las carencias materiales de lo más elemental. Al sufrimiento y la desesperanza. A la migración imposible, que muchas veces desemboca en tragedias, a veces conocidas, otras muchas veces ignoradas.

La pobreza de millones de personas que ” nacen pobres “, como si eso debiera ser normal, es la antesala de una vida, por llamarla de algún modo, infernal. El infierno en la tierra. No es extraño que los credos que prometen a los pobres, a los muy pobres, el paraíso en la ” otra vida “, hayan tenido tanto éxito a lo largo de la historia. Pero hoy es inadmisible la pobreza. Representa la violación más brutal e injustificable de los derechos humanos. Derechos humanos y pobreza no se compadecen, no son compatibles. En consecuencia, es un ejercicio de hipocresía y cinismo inauditos pregonar los primeros sin reprobar y hacer frente a la pobreza y sus sinrazones.

Sólo desde las visiones torcidas de la aporofobia, de la aversión y el miedo hacia los pobres, se les puede inculpar y así justificar el infierno en el que viven. No puede sostenerse por más tiempo la contradicción entre unos derechos humanos proclamados y reconocidos universalmente y una realidad despiadada que los desmiente.

Por congruencia la ONU, donde en 1948 los derechos humanos fueron objeto de una solemne Declaración, debería, en el período comprendido entre 2015, fecha convenida para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio y 2018, setenta aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, declarar ilegal la pobreza, del mismo modo que el progreso material y moral de la humanidad llevó en los siglos XVIII y XIX a la abolición de la servidumbre de la gleba y en el XIX a la prohibición de la esclavitud.

Sólo así se sentarán las premisas éticas que obligarán a la comunidad internacional y a los Estados a implementar las políticas económicas, sociales y culturales que erradiquen la pobreza y hagan una realidad, para todos, el ejercicio pleno de los derechos humanos. Este es el gran reto para la ONU del siglo XXI, hagamos, desde la sociedad civil global, que lo asuma.

 

Categorías: Attac Planet

Olivier Blanchard: “No prestamos atención a los rincones oscuros donde la economía funciona monstruosamente mal”

Jue, 18/09/2014 - 17:00

 Marco Antonio Moreno – Consejo Científico de ATTAC España

La actual crisis financiera ha llevado a numerosos economistas a pensar en algo que no toma en cuenta la teoría económica de los mercados perfectos: aquellos rincones y, sobre todo, aquellas esquinas oscuras que desconoce la ciencia económica. En la teoría los mercados son perfectos, eficientes y transparentes y tienen capacidad para enfrentar shocks dado que se autorregulan con rapidez. Esto es lo que dice la Teoría de las Expectativas Racionales y La hipótesis de los mercados eficientes, que han recibido sendos Premios Nobel de Economía. Sin embargo, a 6 años del estallido de la crisis se ha comprobado que los mercados no tienen ninguna capacidad para autorregularse!. Y estas palabras, que dan cuenta claramente de que la visión económica de los últimos 40 años ha sido errónea, y que hemos formulado desde hace 6 años en este blog, han sido ahora dichas por el Economista Jefe del FMI, Olivier Blanchard.

En su artículo de Septiembre en el FMI, Where Danger Lurks, Cuando el peligro acecha, revela su preocupación de que la teoría económica no prestó atención a esos rincones oscuros donde la economía funciona “monstruosamente mal”, donde no hay para nada competencia y mercados perfectos.

“Hasta la crisis financiera mundial de 2008 -escribe Blanchrd -, los principales macroeconomistas estadounidenses habían tomado una visión cada vez más benigna de las fluctuaciones económicas en la producción y el empleo. La crisis ha dejado en claro que esta visión estaba equivocada y que requiere de una reevaluación profunda”.

Blanchard, que un mes antes del estallido de la crisis afirmaba desde el FMI que la Macroeconomía se hallaba en un estado saludable, reconoce ahora los profundos errores que encierra la teoría económica que defendió durante décadas. Para Blanchard, los últimos 40 años y la llamada Gran Moderación fueron una “gran mentira”, dado que incubaron las semillas de la crisis que hoy cumple 6 años completos.

Absortos de competencia perfecta

Blanchard reconoce que los economistas no tenían idea de que una crisis como la desatada el año 2008 podía producirse. Estaban absortos en las zonas claras y perfectas de la economía, sin pensar en la importancia de esas zonas oscuras en que los mercados sufren un shock, y menos anticipar sus consecuencias. La economía no prevé nada y los modelos teóricos solo explican la realidad de una situación “normal”, es decir, cuando la economía tiene crecimiento y empleo sostenido, cuando se puede afirmar que la macroeconomía se encuentra en un Estado Saludable.

En agosto de 2008, un mes antes de la quiebra de Lehman Brothers, y cuando Estados Unidos ya había salido al rescate de Bear Stearns, Fannie Mae y Freddie Mac, Blanchard se despachó su informe El estado de la Macro extenso trabajo donde presentaba el estado y las perspectivas de la macroeconomía y concluía que “el estado de la macro es saludable”, 30 días antes de la quiebra general del sistema. Para Blanchard las batallas ideológicas del pasado habían terminado y “se había llegado a una amplia convergencia de visiones”, en la cual los problemas económicos estaban bajo control y “los problemas centrales para la prevención de las depresiones económicas habían sido resueltos”.

“Tras la explosión de los años 70 ha habido una gran convergencia. Si bien durante un tiempo muy largo el terreno se pareció a un campo de batalla, en el cual los investigadores se abrieron en diferentes direcciones y muchos se ignoraron mutuamente… se ha llegado a un enfoque compartido y este enfoque ha surgido de la destrucción de cierto conocimiento erróneo. El estado de la macro es bueno”

Sin respuestas a la crisis

No deja de ser curioso que a 6 años de la crisis Olivier Blanchard tenga hoy una visión tan diferente. Porque Blanchsrd reconoce que la teoría actual no tiene ninguna respuesta concreta frente a la crisis y hace falta reconsiderar el “conocimiento erróneo” que fue olímpicamente desechado por Robert Lucas cuando arrancó del mapa temas como las rigidices nominales, la información imperfecta, el dinero, la curva de Phillips y el problema del empleo. Esta teoría también consideró irrelevante preocuparse de los temas financieros dado que en competencia perfecta y con mercados perfectos el dinero cumple un rol totalmente neutral en la economía. Esto confirma la quiebra, ideológica también, del conjunto de ideas que encauzaron la dinámica capitalista de las últimas cuatro décadas. Hubo en ellas más fanatismo que análisis objetivo por encarar los problemas económicos. Todo se le dejó al mercado y así fue como la participación financiera pasó del 9 por ciento del PIB en 1980, al 40 por ciento del PIB en 2007. Tal como ocurre hoy, la burbuja financiera alcanzó dimensiones colosales. Y eso es lo que aún bate el delirante frenesí de los mercados.

Si en el reporte de agosto de 2008, Blanchard no escatimaba elogios a la Teoria de las Expectivas Racionales, de Robert Lucas, ahora indica que este modelo fue totalmente incapaz de advertir la inminencia de una crisis financiera. Las técnicas matemáticas solo tenían sentido bajo una visión en la que las fluctuaciones económicas eran suaves y regulares y permitían que las empresas y las personas miraran el pasado para crear sus expectativas de futuro. Estos modelos eran muy básicos y consideraban shocks muy pequeños para medir su impacto en la actividad económica. Como además eran modelos lineales, si el shock era el doble de grande se deducía que el impacto en la actididad económica también sería el doble. No consideraban que en la economía existen funciones exponenciales a las que un modelo lineal nunca dará solución.

La actual crisis fue engendrada precisamente por esos malos supuestos económicos que hacían ver saludable lo que era una cáscara vacía. La Gran Moderación pudo ser cosa de suerte, como dice Blanchard, pero la economía tuvo un cuarto de siglo de visión benigna, una visión que abría paso al libre mercado por su promesa de convergencia al equilibrio pleno. Esto era estar dentro del campo de una función lineal, donde los shocks y las pequeñas fluctuaciones pueden ser rápidamente corregidas. Es también estar en el centro del tablero, lejos de las zonas oscuras donde no se cumplen los supuestos de la competencia perfecta. El chiste de esto es que los economistas siempre buscan las respuestas en las zonas iluminadas, por eso se paralizan en las zonas oscuras.

Blanchard no se cansa de repetir, ahora, que la economía llegó a una zona muy muy oscura, y que aún está atrapada en la oscuridad. Más aún, confirma que todos los informes anti-crisis han fracasado porque esta vez la crisis es la mayor de todas. Desde la implantación del actual modelo económico, en 1979, ha habido tres crisis financieras importantes: América Latina en los años 80; México en 1994 y Asia en 1997. Se pensaba que estas crisis eran un problema exclusivo de las economías emergentes, y que eran imposibles en los mercados avanzados. La crisis que hoy cumple 6 años estalló en el corazón de los países avanzados, y hoy Europa, Estados Unidos y Japón, atraviesan por su peor momento en décadas. Blanchard reconoce que no existe aún una teoría que resuelva la crisis, y si bien por el momento, “los lazos diabólicos han retrocedido”, “cuando el peligro acecha hay que alejarse de las zonas oscuras”. El gran problema es que estamos en una zona de gran oscuridad, donde la teoría económica tradicional no es capaz de ver nada.

El Blog Salmón

Categorías: Attac Planet

El futuro se llama Federalismo

Jue, 18/09/2014 - 12:00

Joan Josep Nuet I Pujals -nuevatribuna.es

El Estado Español no es un proyecto de convivencia sencillo, y tampoco lo es el proyecto de construcción europeo. Por ello hay que huir como gato escaldado del hervor de planteamientos salvadores y milagrosos que plantean sin matices actos de unidad o de separación haciéndonos creer que por sí solos y en base a decisiones firmes, conseguirán imponer su criterio.

Usar como brújula primero, la mejora de las condiciones de vida de la inmensa mayoría desposeída masivamente por la crisis provocada por la rapiña neoliberal, y en segundo lugar los principios democráticos avalados por Naciones Unidas que proclaman el derecho de autodeterminación de los pueblos que así lo desean.

Dicho esto hablemos de futuro y de interés de la inmensa mayoría, creo sinceramente que los proyectos comunes tienen un mayor potencial  positivo que los planteamientos de confrontación que se alimentan mutuamente.

No creo en la autarquía ni creo que España sea el PP y el PSOE o sus bancos, igual que Europa no es la Sra. Merkel ni la banca alemana. Los pueblos de la Península Ibérica y del Continente Europeo son mejores que sus dirigentes y pueden desarrollar proyectos de convivencia común que sean armónicos con la plurinacionalidad, la pluriculturalidad y el plurilingüismo y al mismo tiempo conformar estados sociales de pleno derecho.

Si hiciésemos una propuesta en ese sentido y fuese creíble su posibilidad  de erigirse en mayoritaria social y políticamente evitaríamos el choque de trenes y el nacionalismo excluyente reduciría su repercusión en la sociedad y en la política. A pero entonces ¿qué sería de una buena parte del discurso del PP y de CiU?, ¿ con que entretendrían a una parte de sus electorados?. Por eso PP y CiU son los primeros interesados en hinchar el globo y ya no sé si coordinan estratégicamente sus agendas, a veces lo parece.

El daño causado por la sentencia del Tribunal Constitucional contra el Estatuto de Catalunya, refrendado en referéndum popular, solo es comparable a las campañas anti catalanas del PP y su proyecto re centralizador que huele a naftalina franquista. Solo es comparable a la supeditación del PSOE a esas políticas, incapaz de defender un criterio propio de izquierda democrática sin ceder ante la presión social y política de la derecha conservadora española.

El encaje constitucional de 1978 del Estado de las Autonomías ya no sirve y debe abrirse un nuevo periodo constituyente para redefinir un Nuevo Proyecto de Convivencia Común. Por supuesto no solo eso debe redefinirse, nuestra democracia y el estado social también están escrutados y con un nuevo modelo de estado constituyen las tres patas del cambio necesario. No recelemos de la democracia, de que el pueblo de Catalunya u otros decida democráticamente mediante una consulta su encaje en España y en Europa, si creamos un proyecto atractivo de convivencia quedaremos sorprendidos, tal vez, por la respuesta.

Ese proceso constituyente, por el que apostamos, no tiene nada que ver con las chapuceras modificaciones constitucionales pilotadas por el PP y por el PSOE, primero la fallida Constitución Europea, rechazada por los pueblos francés y holandés y en segundo lugar por la modificación “exprés” del artículo 135 de la Constitución Española que constitucionalizaba la austeridad y los recortes.

Estamos hablando de un proceso presidido por la participación democrática que de salida a la crítica indignada de nuestra ciudadanía ante una estafa masiva que ha anidado en nuestro débil sistema democrático y ha impuesto los intereses económicos oligárquicos a la política. Rescatando la política, rescataremos la democracia y reconstituiremos nuestro estado social sobre un nuevo modelo federal plurinacional y cooperativo.

No me sirve recelar del centralismo de Madrid y aceptar acríticamente el centralismo de Bruselas o Frankfurt, no me sirve no querer un proyecto común con otros pueblos ibéricos y sí con otros pueblos europeos. ¿Y si apostamos por conformar unos Estados Unidos de Europa?, ¿cómo evolucionarán los Estados?, ¿y las naciones europeas?, Hay demasiadas preguntas a las que no pueden responder ni el centralismo ni la independencia y a las que sí puede hacerlo el federalismo.

Las acusaciones mutuas de que no hay federalistas es España y de que el nacionalismo excluyente lidera los procesos en Catalunya son medias verdades interesadas pero el signo de los tiempos está cambiando y con una rapidez asombrosa. Son tiempos de cambio y el federalismo crecerá inexorablemente ya que al ser un punto de encuentro, un punto intermedio que suma y coordina las identidades y no las enfrenta entre si, obtendrá nuevos impulsos cuando como respuestas a la crisis despleguemos propuestas populares y democráticas para la inmensa mayoría. Son tiempos de audacia para no caer en manos de discursos populistas disgregadores, son nuevos tiempos para una nueva izquierda cargada de futuro que habla distintas y bellas lenguas.

Diputado en el Congreso por Izquierda Plural

 

Categorías: Attac Planet

Lo que está pasando en Catalunya y en España

Jue, 18/09/2014 - 08:00

Vicenç Navarro - Consejo Científico de ATTAC España

La semana pasada ocurrieron tres eventos que simbolizan la situación de este país en el que vivimos. Uno fue la muerte del mayor banquero de España, el Sr. Emilio Botín, y la enorme visibilidad mediática que tal hecho despertó, con una gran alabanza y admiración por parte de los mayores medios de información del país hacia su figura. En realidad, el número de artículos extraordinariamente laudatorios aparecidos en los cinco rotativos más importantes del país es semejante al que se dedica a grandes figuras del Estado con ocasión de su muerte. Estas muestras de respeto hacia una de las personas más poderosas del país, clara representante de su sector financiero, son predecibles por parte de unos medios que están profundamente endeudados y dependen, en gran medida, del beneplácito de las mayores instituciones financieras, y muy en particular de la banca. La interrelación entre dicho sector financiero y los medios de comunicación, así como los partidos políticos en España, es una realidad bien conocida y documentada en este país a los dos lados del Ebro.

El Sr. Botín era una figura central en lo que en la terminología anglosajona se llama el establishment, es decir, la estructura de poder financiero, económico, mediático y político del país, que lo gobierna y ejerce una gran influencia sobre el Estado, tanto central como autonómico. Reflejo de esta abusiva influencia es la enorme inmunidad de la banca y de los banqueros en España ante su comportamiento delictivo, como bien subraya el profesor Juan Torres en su excelente artículo “El banquero que hablará de tú a Dios”, Público, 10.09.14). Es extraordinario que haya habido tal alabanza hacia una pieza clave, el Banco de Santander, del sistema bancario europeo y español, que ha sido tan responsable, con sus comportamientos especulativos, de la crisis económica y financiera actual. Los componentes de este establishment se felicitan entre ellos, ignorando el enorme sufrimiento humano que sus comportamientos determinan.

Ahora bien, hoy este establishment está concienciándose de que su existencia y reproducción están en peligro. Su legitimidad, punto básico para su existencia, está siendo ampliamente cuestionada. Y el Sr. Botín era plenamente consciente de ello. Días antes de morir, indicó que estaba muy preocupado por lo que está ocurriendo en Catalunya y por la aparición del fenómeno Podemos, que se ha convertido en un partido (que tiene menos de medio año de existencia) con la tercera intención de voto más alta del país. El Sr. Botín consideraba tales hechos enormemente preocupantes, reflejando con ello la preocupación, ampliamente extendida en ese establishment (incluidos los mayores medios de información y persuasión), de que, por un lado, lo que llaman el “problema catalán” se está desbordando, y que, por el otro, el movimiento político Podemos podría llegar a ser más que un suflé. En realidad, durante muchos años creyeron que el movimiento a favor del derecho a decidir en Catalunya era también un suflé que desaparecería. La testaruda realidad ha mostrado, sin embargo, que el suflé se estaba solidificando y consolidando, creciendo más y más. Y ahora, el otro gran temor (en realidad, pánico) es que el supuesto suflé de Podemos se convierta en un cuerpo sólido que todavía crezca más. Hoy, el establishment comienza a estar seriamente preocupado de que aquella imagen tan bien sintetizada por el movimiento 15-M, que señalaba que las instituciones representativas, en realidad, “no nos representan”, sea compartida –según todas las encuestas- por la mayoría de la población en España. Y el establishment comienza a darse cuenta.

La “V” de Barcelona en el 11 de septiembre

El segundo hecho que el Sr. Botín hubiera considerado muy preocupante es la manifestación a favor del derecho a decidir en Catalunya, que alcanzó unas dimensiones claramente amenazantes para dicho establishment y su Estado, un Estado que nunca ha aceptado la plurinacionalidad de España. Aproximadamente 1.800.000 personas, según la Guardia Urbana de Barcelona, salieron a la calle exigiendo el derecho a decidir sobre su articulación con el Estado español. Todas las personas que estuvimos en esa marcha no olvidaremos nunca aquella manifestación, que muestra el enorme poder que la población tiene cuando se junta en defensa de una causa que considera justa. Un porcentaje elevado del posible electorado participó, exigiendo el derecho democrático a decidir a través de una forma de participación democrática directa (y no solo indirecta, a través de la vía representativa). Esta forma de participación democrática, a través de referéndums, está muy poco desarrollada y permitida en el sistema democrático español, como resultado del enorme temor que las fuerzas conservadoras, que controlaban el aparato del Estado franquista y dominaron también el proceso de Transición de la dictadura a la democracia, tenían hacia esta forma de expresar el deseo y mandato popular. En su lugar, se promovió como la única vía de participación democrática la indirecta, es decir, a través de la vía representativa, que en el caso español se ha limitado al juego político entre las élites dirigentes de los partidos, creando una estructura de poder político controlado por un bipartidismo muy acentuado que, en la práctica, controla todas las ramas del Estado (y no solo la legislativa), estableciéndose lo que se ha venido a llamar una casta –que la población percibe que “no la representa”-. La exigencia de democracia directa es una demanda que encuentra una enorme resistencia por parte de esa casta, pues percibe correctamente que esta demanda limitaría enormemente sus privilegios, forzando su desaparición.

El temor a la democracia 

Esta demanda es doblemente amenazante cuando toca un tema clave para su propia existencia: la estructuración del Estado, y, en consecuencia, de la relación de los distintos pueblos y naciones de España con tal Estado. El enorme dominio de las derechas en la Transición inmodélica creó no solo un Estado poco representativo, con una democracia muy limitada, sino un Estado pobre, con escasa sensibilidad social (España, 36 años después del inicio de la democracia, continúa estando a la cola de la Unión Europea de los Quince en gasto público social por habitante), muy poco redistribuidor, con una gran densidad de corruptos (lo que está bien reflejado por el famoso eslogan del 15-M “no hay pan para tanto chorizo”) y que nunca ha permitido el desarrollo de la España real, es decir, la España plurinacional. Es esta inviabilidad a este reconocimiento que caracteriza al Estado español hoy lo que está creando el enorme crecimiento del independentismo en Catalunya. El hecho de que este Estado uninacional sea el mismo Estado responsable del enorme retraso social de España explica que hoy en Catalunya haya millones de catalanes que se sienten españoles que votarían a favor de la independencia, por considerar al Estado español incambiable. El problema español lo ven como irresoluble en la situación actual.

Lo que pasó en Catalunya el 11 de septiembre

El tercer hecho de la última semana es la propia manifestación, y fui testigo de ello. El Procés Constituent, un movimiento político social al cual apoyo, comprometido con un cambio profundo de Catalunya, exigiendo que sean las clases populares –la mayoría del pueblo catalán- las que decidan, no solo sobre la relación de Catalunya con España, sino sobre todas las dimensiones que afectan a la cotidianeidad de dicho pueblo, convocó un acto dentro de la “V”. Y para mostrar su solidaridad con otros pueblos y naciones de España dio la bienvenida a las Marchas de la Dignidad, con delegados de Andalucía, de Galicia y de Madrid. El acto se celebró en la plaza donde coinciden la Diagonal (una de las ramas de la “V”) y el Paseo de Gracia, donde todavía hoy existe un monumento heredado del fascismo, y donde está la sede del Deutsche Bank. El motivo de escoger ese lugar era relacionar el enorme poder de un banco cuyas raíces estaban en el régimen nazi con el nazismo y el fascismo que habían existido en Alemania y en España, relación fácil de establecer conociendo el origen nazi de tal banco (ver mi artículo “El centro de la banca alemana y europea: el Deutsche Bank”, en Público 28.08.14). La plaza estaba llena a rebosar. Nunca había estado tan llena. Y aunque había muchos miembros del Procés Constituent, la mayoría no lo eran, pues había muchísima gente de la “V”.

Y allí ocurrió un momento que sin hipérbole se puede definir como histórico. En un ambiente festivo, lleno de canciones y alegría (no hay nada más empoderador que sentirse parte de un gran colectivo que comparte una causa justa y canta para celebrarlo), subieron al estrado el compañero andaluz Diego Cañamero (Sindicato Andaluz de Trabajadores), miembro del movimiento andaluz, así como el delegado del movimiento gallego, Manolo Camaño, y el representante de la delegación madrileña, Ernesto Sarabia. De pronto se hizo un gran silencio, en una plaza llena a rebosar de banderas independentistas. Comenzó Diego Cañamero, quien indicó que la causa del movimiento en defensa del derecho a decidir del pueblo catalán era también la causa de todos los trabajadores de los distintos pueblos y naciones de España, que este Estado español no era su Estado tampoco, y que nuestra victoria sería la victoria de la otra España, la España plurinacional. En un discurso de una extraordinaria elocuencia, confirmó la causa común de la lucha por el derecho a decidir con la lucha por los derechos laborales y sociales. El silencio fue roto en la plaza con una enorme ovación que duró mucho tiempo, una de las ovaciones más intensas de la tarde. Y cuando el delegado de Madrid se presentó como representante de las clases populares madrileñas, explotadas por el propio establishment basado en Madrid, continuadoras de aquellas que lucharon en defensa de la República en contra del fascismo hasta el último día durante la Guerra Civil, y a las cuales el Presidente Companys, de la Generalitat de Catalunya, había dicho “madrileños, Catalunya os ama”, la plaza estalló en uno de los aplausos y ovaciones más grandes que se hayan oído en una manifestación en Barcelona. El momento fue de una enorme emotividad. Y era imposible no pensar que allí se veían las semillas de otra España que está surgiendo en este país, una España republicana, una España plural, justa y democrática, en la cual los pueblos y naciones puedan decidir sobre todo, incluyendo cómo se relacionan entre sí.

Lo que estaba ocurriendo allí, en aquella plaza, representaba una lucha que existe incluso dentro del movimiento del derecho a decidir y del movimiento soberanista en Catalunya, y que apenas ha aparecido en los medios, claramente controlados por las derechas del movimiento soberanista catalán, que desean basar su postura en un conflicto entre Catalunya y España, acentuando que España nos explota (a los catalanes). Frente a esta postura, dominante en algunos sectores de la dirección del movimiento ANC (Asamblea Nacional Catalana), que cuenta con las cajas de resonancia que le ofrece el gobierno conservador-liberal de la Generalitat de Catalunya en sus medios de comunicación públicos, hay otra visión, cada vez más extendida y claramente presente en la plaza, que ovacionó intensamente el mensaje que distingue entre España y el Estado español, controlado este último por el establishment que explota y oprime a todos los pueblos y naciones de España, imponiendo políticas neoliberales que carecen de mandato popular y, por lo tanto, de legitimidad democrática. Esta otra visión no ve a España, sino al Estado español, como el adversario. Ello facilita alianzas que permitan el cambio del Estado, tanto en Catalunya como en España, reconociendo así la soberanía de esos pueblos para alcanzar la unidad, si así se desea, o la separación, en convivencia, si así se prefiere. Y esto es a lo que el Sr. Botín, su establishment y su Estado se oponían y opondrán por todos los medios. La historia de España está llena de ejemplos.

Catedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas. Universidad Pompeu Fabra

Artículo publicado en Público,es

vnavarro.org

 

Categorías: Attac Planet