Skip navigation

News from Attac Spain

Inhalt abgleichen
Justicia económica global
Aktualisiert: vor 4 Stunden 16 Minuten

Argentina desposeída

vor 7 Stunden 1 Minute

Jorge Fonseca – Consejo Científico de ATTAC España

Ante la grave crisis argentina, la gobernadora bonaerense, María Vidal, probable recambio del amortizado presidente Mauricio Macri,  dijo que en realidad se trata de “dolores de parto” para conseguir objetivos. Dado que las medidas oficiales son radicalmente contrarias a lo prometido en campaña electoral, cabe preguntarse si el objetivo era el que  Macri planteaba públicamente años antes: elevar los beneficios de las grandes empresas rebajándoles impuestos, cotizaciones y salarios,  y reduciendo pensiones/jubilaciones y gasto público social. El beneficio a transnacionales locales y extranjeras, el poder económico del que Macri es parte y que controla la producción y exportación y que históricamente desestabilizó el país,  económica, financiera y  políticamente, tiene un efecto devastador para ciudadanos y pequeñas y medianas empresas que viven del mercado interior.

Los beneficiados

Las primeras medidas del gobierno, devaluar el peso  30%  y  eliminar  impuestos a la  exportación, benefició a latifundistas y grandes corporaciones transnacionales de exportación agrícola y minera (que ya supera las de carne o trigo). La tercera medida fue reducir impuestos al capital, al patrimonio y a los beneficios, además de cotizaciones empresariales a la seguridad social. La  eliminación de negociaciones paritarias y la  imposición de bajos topes salariales redujeron el salario real pues impidieron que los trabajadores recuperasen el poder adquisitivo perdido en las sucesivas devaluaciones. El salario mínimo bajó a la mitad (de 601 dólares en 2015 a 270 hoy), con lo que  pasó de ser el más alto de Latinoamérica a  undécimo y las pensiones mínimas también fueron reducidas  a la mitad  (de 460 a 230 dólares). Es decir se quitó a trabajadores y  pensionistas lo que se regaló en impuestos y cotizaciones a las empresas. Además el gobierno  recortó  subsidios directos que completaban los ingresos familiares y eran claves para sostener la demanda interna con contención de salarios industriales.

La liberalización de importaciones de productos fabricados con mano de obra asiática cuasi esclava con la que es imposible competir con salarios dignos  fue determinante para restaurar el modelo agro-minero exportador del siglo XIX y provocó déficit comercial,  quiebra de empresas y recesión (el producto interior bruto –PIB o PBI-, cayó 2,3% en 2016 y 6,7% interanual en junio último, situándose por debajo de 2015).

La recesión y la rebaja de impuestos al capital, hundieron la recaudación tributaria un 2,5% del PIB generando déficit presupuestario, que el gobierno financió con deuda, cuyos intereses añadieron 1,5% del PIB más de déficit fiscal, que alcanzó  6,5% en 2017, a pesar de recortar 3% del PIB el gasto público. El déficit pudo evitarse manteniendo impuestos o financiarse combatiendo el fraude, pero Macri aprobó una amnistía fiscal a los evasores, que equivale a condonarles 40.000 millones de dólares (8% del PIB). El gobierno modificó la ley para beneficiar con la amnistía  a sus propias familias, e  intentó condonar una deuda de la familia Macri con el Estado, por valor de 4 mil millones de dólares a valor actual, que debió congelar por el rechazo social, pero que ahora intenta resucitar. El enriquecimiento a costa del Estado tiene antecedentes en la familia Macri, pues durante la última dictadura se enriqueció como contratista privilegiado de los dictadores, que además le beneficiaron traspasando al Estado  deuda de sus empresas por valor actual de 500 millones de dólares. Empresas que eran del presidente,  hoy están en manos de amigos suyos, y controlan la energía, la obra pública y negocios diversos con el Estado.

Los que pagan

El descomunal regalo del Estado a las grandes corporaciones y a los más ricos  lo  pagan los trabajadores, pues es lo que genera el déficit fiscal, pero el gobierno y FMI, engañan diciendo que el déficit es causado por el gasto excesivo y debe ser reducido, justificando el ajuste: despidos, reducción salarial,  reforma previsional, laboral y fiscal  regresiva, recorte educativo y sanitario  con  cierre de centros y hasta eliminación de vacunaciones.  Además, a la vez que reduce impuestos a los ricos y  amnistía evasores el gobierno quita subsidios directos  e indirectos a los más pobres con  un impacto social muy fuerte: las tarifas de servicios públicos aumentaron hasta 1.700%, por lo que en el gasto familiar pasaron de representar 6% a 30% del salario mínimo. Los recortes de 5% del PIB del segundo acuerdo  con el FMI, hundirán más la economía, con sucesivos ajustes “a la griega”,  sin descartar privatización anticonstitucional de recursos naturales, incluido el mega yacimiento de gas y petróleo  de Vaca Muerta.

El ajuste permanente   empobrece a las familias, hunde las ventas,  profundiza la caída del PIB en un círculo vicioso de destrucción económica y social, lo que ha elevado la pobreza al 40%, que llega al 60% en menores de edad.  En el granero del mundo que produce alimentos para 450 millones de habitantes, uno de cada diez menores pasa hambre, uno de cada cuatro se subalimenta,  uno de cada tres  se alimenta gracias a comedores sociales solidarios y vive en infraviviendas, y uno de cada cuatro no tiene acceso a red de agua ni saneamientos. El ajuste lo pagan también los pequeños empresarios, pues la recesión  hunde las ventas y el valor de las empresas, empujando a muchas a la ruina.

La destrucción del mercado interior y la especulación de empresarios que buscan refugio seguro para su dinero  explican la “fuga de capitales” de  30.000 millones anuales promedio (6% anual del PIB),   que suma 80.000 millones de dólares desde que gobierna Macri y que totaliza una acumulación en el exterior  de 500 mil millones de dólares, el valor del PIB anual. Esto hace cierta la expresión “se robaron un PIB”, pero fueron los amigos de Macri.  Los miembros del gobierno, incluido el presidente,  tienen más de la mitad de su patrimonio  en el exterior, incluyendo cuentas offshore en paraísos fiscales, demostrando que saben que sus políticas destruyen, como le dije al ministro Dujovne en Madrid.

Las sucesivas devaluaciones se trasladan a precios y disparan la inflación, que superará el 42% en 2018. Para contenerla, el Banco Central aumentó a 60% el tipo de interés de referencia, que implica tasas de mercado superiores al 100%. Dado que la “macrieconomics” eliminó los plazos para liquidar divisas por exportaciones y  permite comprar dólares sin límites,  favorece la “bicicleta financiera” permitiendo obtener altos beneficios especulando con el diferencial entre tasas de interés y devaluación del dólar.

Déficit comercial por “promoción de importaciones”, fuga de capitales, “bicicleta financiera”  y turismo exterior de la élite argentina, generan el déficit exterior de cuenta corriente (5% del PIB en 2017 y 8% estimado en 2018),  que  explica la devaluación continua y la deuda externa que se contrae para financiarlo.

El papel del gobierno Macri se reduce a contraer deuda para conseguir dólares para la fuga de capitales de la élite parasitaria que los acumula en el exterior (en gran parte en cuentas offshore). La  deuda pública, que roza el 90% del PIB aumentando el riesgo de default, también sirve para  pagar intereses…de la deuda contraída  para financiar los déficits y… proveer dólares para “fugarlos”. Es decir, lo que se recorta en pensiones, educación y sanidad, y permite reducir déficit primario, pasa a manos de la élite empresarial como beneficios y de los acreedores de la deuda en forma de intereses,  manteniendo el déficit total. La presión de EEUU para  dolarizar la economía argentina, pretende asegurarle a corporaciones y especuladores que siempre tendrán su capital en dólares y que dominarán la economía.

 

El problema de fondo

El problema real de Argentina es, por una parte, el modelo productivo centrado en exportar bienes primarios, que impuso la oligarquía argentina en el Siglo XIX y restauraron las sucesivas dictaduras cívico-militares y el actual gobierno. Argentina, como señaló Kuznets, es el caso paradójico inverso al de Japón, pues teniendo recursos naturales y otros atributos, no logró industrializarse, mientras Japón, carente de recursos   se convirtió en una de las mayores potencias mundiales. Entre 1870 y  1955, la renta per capita  (Rpc) de Argentina más que duplicó a la japonesa. En 1955 era 2,2 veces mayor, pero en solo 11 años, en 1966, Japón igualó la Rpc argentina y en 1982 la duplicó. La explicación está en la política. Entre 1955 y 1982 Japón consolidó una gran reforma agraria, desarrolló un ambicioso proyecto industrial, con baja desigualdad de ingresos y vivió con estabilidad parlamentaria y sin ejército. Al contrario de lo ocurrido en Japón, en Argentina desde 1955 a 1982  las FFAA mantuvieron el poder directamente, (cuatro golpes) o con gobiernos tutelados y proscripciones, para imponer un proyecto oligárquico agro-minero exportador anti industrial.

Este modelo productivo está asociado a  un modelo distributivo que traslada riqueza desde los ciudadanos a la élite rentista: los dos golpes más cruentos, en 1955 y 1976, se dieron después que los  trabajadores alcanzaron la mayor participación en la renta nacional. El golpe de 1955 instauró una dictadura oligárquica que amplió el latifundio y el poder de los monopolios agroexportadores, realizando un brutal ajuste acordado con el FMI, lo que redujo de 49% a 37% en 5 años  el peso de los salarios en el PIB. A Videla, gracias al terrorismo de Estado y  30.000 detenidos-desaparecidos, le bastaron  dos años para reducir de 50% a 30% la participación de los salarios en el PIB y cuatro para bajar de 33 a 20% el peso de la industria, imponiendo el mismo modelo  neoliberal que ahora resucita Macri. Como resultado  la dictadura multiplicó por siete la deuda externa, por lo que en los ochenta –la década robada, no “perdida”- el país cayó en default lo que fue utilizado por los neoliberales y el FMI para forzar masivas privatizaciones de activos públicos. Esta política  derivó en hiperinflación, una cuasi-dolarización (“convertibilidad”) y la gran crisis del “corralito”  en 2001, elevando la pobreza al 54% y provocando decenas de muertos por la represión a los reclamos populares.

En este periodo 1955-2001 en que Argentina pasó de tener una  Rpc  de más del doble que la japonesa (y 70% más que la española), a otra de solo un 33% la de Japón (y un 50% de  la de España), firmó con el FMI 20 programas de “ajuste estructural y macroeconómico” similares a los que ahora firma Macri. Entre 2003 y 2015, con los gobiernos Kirchner, el producto industrial por habitante recuperó por primera vez el nivel de 1974, el número de empresas industriales creció 33%, el empleo industrial creció 60% y el PIB aumentó a tasas superiores del 7% anual, elevando la Rpc argentina  mucho más que la de Japón y España, por lo que desde el 33% subió  al 50% respecto de la japonesa y del 50 al 60% respecto de la española.  Macri, volvió a agrandar la brecha en el ingreso por habitante con Japón y España a nivel similar al que la dejó la dictadura: 36% de la japonesa y 42% de la española, con una fuerte destrucción de industrias.

En síntesis estos modelos productivo y  distributivo trasladan riqueza desde los ciudadanos a la clase rentista “offshore” y generan los desequilibrios exterior y fiscal, carencia de dólares, creciente deuda pública e intereses y déficit público, lo que  requiere más y más deuda, justificando ajustes fiscales y devaluaciones recurrentes.

Este círculo vicioso de capitalismo depredador  recuerda el mito de Sísifo condenado a empujar  una inmensa roca hasta la cima de una montaña, de donde caía por su propio peso, obligándole a empezar una y otra vez, haciendo su esfuerzo inútil y sin esperanza.

La desposesión económica y social, se completa con la desposesión  de democracia y soberanía: manipulación de la justicia para perseguir opositores políticos y luchadores sociales a la vez que  consigue impunidad para su corrupción y la financiación ilegal de sus campañas electorales,   virtual cesión de Islas Malvinas a Reino Unido, control de recursos (hidrocarburos,  acuíferos y territorio) por bases militares de EEUU,  que con el pretexto del terrorismo internacional podrían intervenir internamente junto  con las FFAA argentinas, etc. La creciente represión de activistas, con casos de parapoliciales que secuestraron y torturaron impunemente a maestras, reflejan el  autoritarismo y nepotismo de un régimen  que controla los tres poderes del Estado,  y dibujan una  “república minero-sojera” más indigna que las  “repúblicas bananeras”.  Las movilizaciones sociales incluyendo la huelga general del 24-25 de septiembre indican que las/los argentinos siguen haciendo honor a su tradición sanmartiniana de luchar por un país libre en el que merezca la pena vivir.  Es la dignidad contra la avaricia de los expoliadores.

Público.es/

23/09/2018

Kategorien: Attac Planet

ATTAC sale a la calle en diferentes ciudades de Europa 10 años después del comienzo de la crisis para denunciar la falta de regulación del sistema bancario y financiero

Sa, 22/09/2018 - 14:14

movimientoindignadosspanishrevolution.wordpress.com

Madrid, Frankfurt, Nantes, París, Austria.  ATTAC salió a la calle el fin de semana en el que se cumplió el décimo aniversario del comienzo de la crisis del 2008.

En Madrid el 15 de Septiembre del 2018 en la plaza del museo Reina Sofia sobre la 18 horas ATTAC celebró un juicio simbólico a los responsables de la crisis financiera y económica.

Con la finalidad de protestar porque se han cumplido diez años del comienzo de la crisis y no se han regulado los mercados bancario y financiero, ATTAC Madrid organizó una performance en la plaza del museo. Diez años después del comienzo de una de las más duras crisis económicas de la historia de la humanidad, ATTAC España quiere dejar claro que hay que elaborar nuevas leyes que regulen el mercado financiero y que otra nueva crisis está por venir al no haberse regulado la actividad bancaria y financiera. Cuca Hernández portavoz de ATTAC España, dijo que los responsables de la crisis son los que aún manejan los hilos de la economía, y que hay que profundizar en las causas de la crisis para que esta no se vuelva a repetir. Las jornadas reivindicativas de ATTAC España en Madrid se hicieron desde el 13 de Septiembre hasta el 15 de Septiembre bajo el lema “Hacia el control ciudadano de las finanzas.”

attacmadrid15septiembre

 

 

Alemania. Frankfurt.

En otra ciudad de Europa los activistas de ATTAC Alemania tomaron el distrito financiero de Alemania en Frankfurt y ocuparon simbólicamente el primer Parlamento Democrático Alemán al grito de Aquí con la Democracia.

conlademocracia

 

Activistas de ATTAC Alemania ocuparon el 15 de Septiembre la iglesia de San Pablo en Frankfurt, al grito de Aquí con la democracia, tomando pacíficamente el templo, ahora desacralizado, que es un símbolo para todos los Alemanes porque la iglesia fue el primer parlamento elegido democráticamente en Alemania. Fue el Parlamento de Frankfurt.

Durante la tarde del sábado hubo dentro del templo una mesa redonda en donde se debatió en qué sociedad queremos vivir y por la noche los activistas se quedaron a dormir.

dentrodelaiglesiadebatiendo

decidiendolascosasdeformademocratica

Pocas horas antes unas 200 personas se manifestaron por las calles de Frankfurt con los símbolos de la bolsa, el toro y el oso, marchando por el distrito financiero de Frankfurt, sede del Banco Central Europeo y capital financiera de Alemania. Gritando Finanzas para la gente, otro de los lemas elegidos por ATTAC Alemania para ese día.

 

Francia. Paris.

Bajo el lema “Toma el control de las finanzas y nuestro futuro” El sábado 15 de Septiembre en el centro de París ATTAC Francia rodeó la fachada del banco HSBC escenificando un aislamiento del banco para desintoxicarlo.

fachadadelhsbc

Los activistas Franceses de ATTAC cubrieron con plásticos negros con pancartas y con bidones de residuos para escenificar que este banco junto a otros es un banco tóxico. Con pancartas que decían “No con nuestro dinero”. Y con pancartas que decían que el HSBC había invertido entre el 2015 y el 2017 14000 millones de euros en combustibles fósiles. ATTAC Francia quiso denunciar que los grandes bancos son los que más dinero evaden a paraísos fiscales y que son tóxicos para el sistema financiero global.

Los activistas cubrieron con plásticos negros el banco HSBC y lo rociaron con un liquido negro simulando que dicho liquido representa las actividades tóxicas del banco, mientras toda la calle esta llena de bidones con las palabras Banco tóxico impresas. Activistas vestidos de negro permanecieron tumbados en la calle simulando que habían sido intoxicados por el banco y activistas vestidos con equipos de protección blancos simulaban aislar el banco.

Las declaraciones de Aurélie Trouvé, portavoz de ATTAC France fueron: “Con la previsible llegada del cambio climático y ante la inminencia de una nueva crisis financiera, ya no podemos permitirnos el lujo de esperar. Es urgente actuar individual y colectivamente para indicarle a los bancos que ya no vamos a permitirles hacer nada malo con nuestro dinero.” Para Raphael Pradeau “Macron desregula los mercados financieros y pone en peligro la economía con una nueva crisis financiera.”

Mientras rodeaban el banco HSBC muchas personas gritaban el lema #PasAvecNotreArgent, “No con nuestro dinero” ya que no querían que su dinero y sus ahorros fueran utilizados para financiar la especulación, el cambio climático y la evasión de impuestos.

 

Francia. Nantes.

Sobre las 11 de la mañana del 15 de septiembre del 2018, hora Francesa un grupo de miembros de ATTAC rodearon la fachada del banco de BNP de Nantes para hacer una acción de desobediencia civil no violenta enmarcada en la campaña Francesa “No con mi dinero.”

evasionfiscalbpn

“Ya no queremos que nuestro dinero acabe en un banco o en una institución financiera cuyo comportamiento sea contrario a nuestros valores. Y que pongan en peligro nuestro futuro.” Declararon los manifestantes de Nantes.

40 activistas llenaron la fachada del Banco BNP de Nantes con jabón negro, para revelar la verdadera naturaleza de este banco, que es un banco sucio. La acción terminó cantado una canción de “Cumpleaños Feliz de la crisis.”

Los manifestantes revindicaron entre otras cosas la separación de la banca de ahorro de la banca de inversión. La limitación del tamaño de los bancos. La prohibición de las transacciones con los paraísos fiscales. Que todas las transacciones tengan lugares en mercados controlados. El control de la bolsa de forma que se controlen los activos reales.

Los manifestantes también denunciaron que el BNP es el banco Francés que más ha invertido en combustibles fósiles y que en el 2014 el 34 % de los beneficios del banco estaban en paraísos fiscales.

https://www.facebook.com/notes/attac-44/10-ans-de-la-crise-action-pasavecnotreargent-nantes-bnp-banque-aux-pratiques-et-/2171995119706145/

 

ATTAC Austria.

El riesgo de que se produzca una nueva crisis financiera es alto. Dijo Lisa Mittendrein de ATTAC Austria.

bancosistc3a9micolaproximaburbujaestaporestallar

Banco sistémico?! ¡La próxima burbuja estallará!

ATTAC Austria exige una regulación estricta del sector financiero y que los bancos se limiten a su función básica de proporcionar crédito y una gestión segura de los depósitos de ahorro. “Los mercados financieros deben servir a la sociedad, no al revés”, explica Mario Taschwer.

Los bancos son ahora más Sistémicos que en el 2008 “sistémicamente importantes”

Los 6 mayores bancos de Estados Unidos tienen el doble de activos que hace 10 años.

Las necesidades básicas de la vida deben ser independientes de las finanzas. La alimentación, la vivienda, la salud, la educación debe ser independiente del sector financiero con animo de lucro.

nohaynadaquecelebrar10ac3b1osdecrisisfinanciera

No hay nada que celebrar. 10 años de crisis financiera.

Los activistas de ATTAC se colaron en una fiesta del Banco Uni Credit de Austria para denunciar que han pasado 10 años de crisis financiera y no hay nada que celebrar, que la próxima burbuja está por explotar. Los manifestantes fueron expulsados por la policía, mientras entre el público se repartían globos que decían, banco sistémico, la próxima burbuja va a estallar.

llegalapolicia

Kategorien: Attac Planet

Frente a los bonos sociales, reconocimiento del derecho humano al agua y garantía del mínimo vital

Mi, 19/09/2018 - 20:27

Ante la propuesta del gobierno de Madrid de ampliar el bono social del agua, la Plataforma contra la privatización del Canal de Isabel II exige reconocer el derecho humano al agua y al saneamiento y garantizar el mínimo vital.

Download [69.28 KB]

Kategorien: Attac Planet

Tras 10 años de crisis, analicemos los efectos de un pinchazo de la actual burbuja de bonos

Mi, 19/09/2018 - 07:00

Aurora Martínez – ATTAC Madrid

En el acto que ATTAC celebró para presentar el libro “10 años de Crisis”, Isabelle Bourboulon (autora del libro) señalaba cuatro  indicios de otra  nueva crisis: los altos niveles de deuda, la actual burbuja de bonos, la burbuja inmobiliaria, el Brexit… Ahora nos toca desarrollar el tema de la burbuja de bonos, que solo nombró Isabelle Bourboulon.

¿Hay una burbuja de bonos?

Esto decía el señor  Alan Greenspan (presidente de la Fed desde 1987 a 2006) en una entrevista a Bloomberg en 2017:“Estamos experimentando una burbuja, no en los precios de las acciones, sino en los precios de los bonos”. Hay una deuda a nivel mundial de 247 billones de dólares (más de tres veces el PIB mundial) pero es la deuda de 5,5 billones denominada en dólares pertenecientes las economías emergentes la más problemática cuando los tipos de interés suben. Son datos del último informe del Instituto Internacional de Finanzas, el principal lobby bancario. La deuda pública ha crecido de forma muy preocupante en Brasil, Argentina, Arabia Saudi, Nigeria…. Pero la deuda global que más crece corresponde a las empresas, principalmente a grandes multinacionales no financieras. Por ejemplo, Apple para financiar un plan de recompra de sus propias acciones emitió 7.000 millones de dólares de deuda el pasado mes de noviembre, justo dos meses después de emitir 5.000 millones de deuda en bonos corporativos y varios meses después de emitir más deuda y Mattel Inc, la compañía de juguetes, que debido a su elevado nivel de apalancamiento en bonos, ha sufrido una bajada de su calificación por  Moody a bono basura.

Y no se hace nada

El Fondo Monetario Internacional señala los principales factores responsables de la expansión imparable de la deuda mundial en las dos últimas décadas: la globalización de la banca y el fácil acceso al crédito y a la emisión de deuda.

Y es que la normativa de Basilea III y de los bancos centrales no ha servido para  controlar estos factores. Por una parte no se ha legislado para evitar el aumento del tamaño de los bancos, ni su concentración, ni la regulación del mercado de capitales. Por otra parte, la exigencia de más capital en los bancos no ha impedido el aumento irresponsable de los créditos y préstamos a las empresas como ha ocurrido en Turquía, Chile o Polonia…, porque se puede utilizar los beneficios de los bancos para aumentar la ratio de capital de nivel 1. En otras palabras, la regulación de Basilea III es procíclica. Si verdaderamente se quiere limitar la concesión créditos, habrá que limitar directamente la concesión de créditos, especialmente los créditos en inversiones financieras, no reales. Sencillamente, estos créditos producen burbujas en los activos y consecuentemente crisis financieras.

En qué consiste esta burbuja de bonos.

La subida continua y desorbitante del precio de los bonos, y como consecuencia la bajada de su rentabilidad (pues los intereses cobrados son constantes) está muy relacionada con la actual política  monetaria de los bancos centrales de los países desarrollados para luchar contra la crisis financiera de 2007-2008. En concreto, la Reserva Federal de EEUU  y el Banco Central Europeo han llevado una política monetaria similar a la que llevó Japón en su crisis de los 90. Se ha buscado la  expansión de la demanda (consumo, inversión, gasto público y exportaciones) para hacer crecer la producción y la renta del país. Pero por la vía indirecta, apoyando a los bancos, no directamente a los agentes económicos- familias, empresas, Estado. Para ello se abrió la barra libre de liquidez a los bancos  y se  compró masivamente la deuda pública y los bonos de grandes compañías que tenían los bancos en sus balances. Todo ello manteniendo el tipo oficial de interés al cero por ciento. De esta manera la Reserva Federal pasó de tener un balance de 1 billón de dólares en 2008, a 4,5 billones en 2015; y el Banco Central Europeo de 1,2 millones de euros a 4,5 billones de euros.  Michael Hudson opina sobre el tema: “El crash siempre es resultado de una quiebra o de que se destapa un fraude. El punto débil hoy es la deuda corporativa. Las empresas están muy endeudadas. Se recurrió a la deuda para pagar dividendos y recomprar acciones. Porque a los gestores se les premia cuanto suben sus títulos no en función de las ventas o porque contraten a más personal para generar más negocio. Pura ingeniería financiera”.

Recordemos la causa de la crisis. ¿Hay responsables?

Hay acuerdo en que la causa de la crisis está en el aumento escandaloso de la deuda potenciado por una bajada del tipo de interés. Y esto ha ocurrido porque las autoridades reguladoras han creído en la autorregulación de los mercados financieros, mentira principal del pensamiento neoliberal. Siguiendo a  Richard Koo, el origen de la crisis está en el sobreendeudamiento privado de la mayor parte de las economías de las principales países desarrollados, especialmente por la deuda inmobiliaria (EEUU, Reino Unido, Irlanda, España…). Y cuando el activo que se ha inflado pincha, es decir cuando baja el precio de las acciones, bonos, suelo y/o viviendas, entonces se inicia una crisis llamada de recesión de balances: una contracción prolongada y grave de la demanda (consumo e inversión privada). Ni las empresas ni los particulares quieren gastar. Su objetivo es disminuir sus deudas. Pasaron 15 años hasta que Japón tuvo un crédito positivo neto. No es que no haya crédito, es que no hay deseo de invertir o consumir. Entonces el sector público, aumentando su gasto, es el único que puede evitar que la recesión se prolongue indefinidamente. “La reducción de los déficits públicos se puede hacer cuando el sector privado está bien y toma dinero prestado”, nos recuerda Richard Koo. La solución efectiva de la crisis no estaba en rescatar a la banca, sino en rescatar a la economía real. Pero esto no se hizo, ni se quiere hacer. Seguimos con Michael Hudson: “El mundo se está preparando para una nueva recesión. Muchos pensaron que, al rescatar a la banca, la economía se recuperaría. Pero no. Wall Street está inflado gracias a la Reserva Federal, el mercado de bonos ha tenido el mayor boom de su historia y el mercado inmobiliario está boyante”

La burbuja de bonos pinchará si se espera una subida significativa del tipo de interés.

Si se espera una subida de tipos, todos quieren vender porque el precio de los bonos bajará. Y si todos lo hacen al mismo tiempo, los efectos serán más perniciosos. El Banco Central Europeo lo decidirá cuando vea que la economía está creciendo de forma consistente. Los primeros que se venderán serán los que tienen rentabilidad negativa que ascienden a unos10 billones de dólares. El tema es si los bancos centrales podrán evitar otra crisis. Pero esta subida se hace necesaria para no financiar actividades inviables, que pueden fallar en cualquier momento.

Tras 10 años de crisis, los efectos  de un pinchazo de la actual burbuja de bonos.

Podemos ver dos escenarios tras el pinchazo: una simple desaceleración económica o una gran recesión global.

El primero es el querido por  los bancos centrales de los países desarrollados. Tratar de salir de  la burbuja sin producir otra crisis, subiendo lentamente los tipos de interés y dispuestos a parar la quiebra de cualquier  gran banco. Mario Dragui ha propuesto empezar a subir los tipos de forma prudente a partir del verano de 2019. Pero la crisis se podría iniciar en Europa en 2020 si Jens Weidmann sustituye a Mario Draghi y acelera la subida de tipos. Pero mientras EEUU siga creciendo con prácticamente pleno empleo es muy difícil que la crisis se convierta en global en el corto plazo.

El segundo escenario es que tras el pinchazo venga una segunda recesión más agresiva que la de 2008, tal como pronostica Juan Laborda, “porque el activo primigenio alrededor de esta burbuja, la deuda soberana, afectará a la sostenibilidad del propio sistema”.

En este sentido opina Michael Hudson: “La deuda no se puede pagar, y no se debe pagar. Y si el sistema no acepta que se condone parte de la deuda, va a quebrar”. Esta condonación debería ser soportada por accionistas y acreedores de los bancos y grandes corporaciones. Pero estos no están dispuestos a perder sus privilegios. “Solo habrá importantes cambios si se produce una gran crisis que haga indiscutible los cambios que se necesitan”.

La inflación, que parece que se está despertando, puede ser el desencadenante de esa posible Gran Crisis, pues forzaría a una subida más enérgica de tipos. De momento Europa y los países más endeudados en dólares no lo podrían soportar y muchas grandes corporaciones tampoco podrían atender su deuda. En todo caso exijamos a nuestros gobernantes el control democrático de las finanzas.

 

Aurora Martínez es economista, miembro de ATTAC y de la Plataforma por una Banca Pública.

Kategorien: Attac Planet

Tras 10 años de crisis, analicemos los efectos de un pinchazo de la actual burbuja de bonos

Mi, 19/09/2018 - 07:00

Aurora Martínez – ATTAC Madrid

En el acto que ATTAC celebró para presentar el libro “10 años de Crisis”, Isabelle Bourboulon (autora del libro) señalaba cuatro  indicios de otra  nueva crisis: los altos niveles de deuda, la actual burbuja de bonos, la burbuja inmobiliaria, el Brexit… Ahora nos toca desarrollar el tema de la burbuja de bonos, que solo nombró Isabelle Bourboulon.

¿Hay una burbuja de bonos?

Esto decía el señor  Alan Greenspan (presidente de la Fed desde 1987 a 2006) en una entrevista a Bloomberg en 2017:“Estamos experimentando una burbuja, no en los precios de las acciones, sino en los precios de los bonos”. Hay una deuda a nivel mundial de 247 billones de dólares (más de tres veces el PIB mundial) pero es la deuda de 5,5 billones denominada en dólares pertenecientes las economías emergentes la más problemática cuando los tipos de interés suben. Son datos del último informe del Instituto Internacional de Finanzas, el principal lobby bancario. La deuda pública ha crecido de forma muy preocupante en Brasil, Argentina, Arabia Saudi, Nigeria…. Pero la deuda global que más crece corresponde a las empresas, principalmente a grandes multinacionales no financieras. Por ejemplo, Apple para financiar un plan de recompra de sus propias acciones emitió 7.000 millones de dólares de deuda el pasado mes de noviembre, justo dos meses después de emitir 5.000 millones de deuda en bonos corporativos y varios meses después de emitir más deuda y Mattel Inc, la compañía de juguetes, que debido a su elevado nivel de apalancamiento en bonos, ha sufrido una bajada de su calificación por  Moody a bono basura.

Y no se hace nada

El Fondo Monetario Internacional señala los principales factores responsables de la expansión imparable de la deuda mundial en las dos últimas décadas: la globalización de la banca y el fácil acceso al crédito y a la emisión de deuda.

Y es que la normativa de Basilea III y de los bancos centrales no ha servido para  controlar estos factores. Por una parte no se ha legislado para evitar el aumento del tamaño de los bancos, ni su concentración, ni la regulación del mercado de capitales. Por otra parte, la exigencia de más capital en los bancos no ha impedido el aumento irresponsable de los créditos y préstamos a las empresas como ha ocurrido en Turquía, Chile o Polonia…, porque se puede utilizar los beneficios de los bancos para aumentar la ratio de capital de nivel 1. En otras palabras, la regulación de Basilea III es procíclica. Si verdaderamente se quiere limitar la concesión créditos, habrá que limitar directamente la concesión de créditos, especialmente los créditos en inversiones financieras, no reales. Sencillamente, estos créditos producen burbujas en los activos y consecuentemente crisis financieras.

En qué consiste esta burbuja de bonos.

La subida continua y desorbitante del precio de los bonos, y como consecuencia la bajada de su rentabilidad (pues los intereses cobrados son constantes) está muy relacionada con la actual política  monetaria de los bancos centrales de los países desarrollados para luchar contra la crisis financiera de 2007-2008. En concreto, la Reserva Federal de EEUU  y el Banco Central Europeo han llevado una política monetaria similar a la que llevó Japón en su crisis de los 90. Se ha buscado la  expansión de la demanda (consumo, inversión, gasto público y exportaciones) para hacer crecer la producción y la renta del país. Pero por la vía indirecta, apoyando a los bancos, no directamente a los agentes económicos- familias, empresas, Estado. Para ello se abrió la barra libre de liquidez a los bancos  y se  compró masivamente la deuda pública y los bonos de grandes compañías que tenían los bancos en sus balances. Todo ello manteniendo el tipo oficial de interés al cero por ciento. De esta manera la Reserva Federal pasó de tener un balance de 1 billón de dólares en 2008, a 4,5 billones en 2015; y el Banco Central Europeo de 1,2 millones de euros a 4,5 billones de euros.  Michael Hudson opina sobre el tema: “El crash siempre es resultado de una quiebra o de que se destapa un fraude. El punto débil hoy es la deuda corporativa. Las empresas están muy endeudadas. Se recurrió a la deuda para pagar dividendos y recomprar acciones. Porque a los gestores se les premia cuanto suben sus títulos no en función de las ventas o porque contraten a más personal para generar más negocio. Pura ingeniería financiera”.

Recordemos la causa de la crisis. ¿Hay responsables?

Hay acuerdo en que la causa de la crisis está en el aumento escandaloso de la deuda potenciado por una bajada del tipo de interés. Y esto ha ocurrido porque las autoridades reguladoras han creído en la autorregulación de los mercados financieros, mentira principal del pensamiento neoliberal. Siguiendo a  Richard Koo, el origen de la crisis está en el sobreendeudamiento privado de la mayor parte de las economías de las principales países desarrollados, especialmente por la deuda inmobiliaria (EEUU, Reino Unido, Irlanda, España…). Y cuando el activo que se ha inflado pincha, es decir cuando baja el precio de las acciones, bonos, suelo y/o viviendas, entonces se inicia una crisis llamada de recesión de balances: una contracción prolongada y grave de la demanda (consumo e inversión privada). Ni las empresas ni los particulares quieren gastar. Su objetivo es disminuir sus deudas. Pasaron 15 años hasta que Japón tuvo un crédito positivo neto. No es que no haya crédito, es que no hay deseo de invertir o consumir. Entonces el sector público, aumentando su gasto, es el único que puede evitar que la recesión se prolongue indefinidamente. “La reducción de los déficits públicos se puede hacer cuando el sector privado está bien y toma dinero prestado”, nos recuerda Richard Koo. La solución efectiva de la crisis no estaba en rescatar a la banca, sino en rescatar a la economía real. Pero esto no se hizo, ni se quiere hacer. Seguimos con Michael Hudson: “El mundo se está preparando para una nueva recesión. Muchos pensaron que, al rescatar a la banca, la economía se recuperaría. Pero no. Wall Street está inflado gracias a la Reserva Federal, el mercado de bonos ha tenido el mayor boom de su historia y el mercado inmobiliario está boyante”

La burbuja de bonos pinchará si se espera una subida significativa del tipo de interés.

Si se espera una subida de tipos, todos quieren vender porque el precio de los bonos bajará. Y si todos lo hacen al mismo tiempo, los efectos serán más perniciosos. El Banco Central Europeo lo decidirá cuando vea que la economía está creciendo de forma consistente. Los primeros que se venderán serán los que tienen rentabilidad negativa que ascienden a unos10 billones de dólares. El tema es si los bancos centrales podrán evitar otra crisis. Pero esta subida se hace necesaria para no financiar actividades inviables, que pueden fallar en cualquier momento.

Tras 10 años de crisis, los efectos  de un pinchazo de la actual burbuja de bonos.

Podemos ver dos escenarios tras el pinchazo: una simple desaceleración económica o una gran recesión global.

El primero es el querido por  los bancos centrales de los países desarrollados. Tratar de salir de  la burbuja sin producir otra crisis, subiendo lentamente los tipos de interés y dispuestos a parar la quiebra de cualquier  gran banco. Mario Dragui ha propuesto empezar a subir los tipos de forma prudente a partir del verano de 2019. Pero la crisis se podría iniciar en Europa en 2020 si Jens Weidmann sustituye a Mario Draghi y acelera la subida de tipos. Pero mientras EEUU siga creciendo con prácticamente pleno empleo es muy difícil que la crisis se convierta en global en el corto plazo.

El segundo escenario es que tras el pinchazo venga una segunda recesión más agresiva que la de 2008, tal como pronostica Juan Laborda, “porque el activo primigenio alrededor de esta burbuja, la deuda soberana, afectará a la sostenibilidad del propio sistema”.

En este sentido opina Michael Hudson: “La deuda no se puede pagar, y no se debe pagar. Y si el sistema no acepta que se condone parte de la deuda, va a quebrar”. Esta condonación debería ser soportada por accionistas y acreedores de los bancos y grandes corporaciones. Pero estos no están dispuestos a perder sus privilegios. “Solo habrá importantes cambios si se produce una gran crisis que haga indiscutible los cambios que se necesitan”.

La inflación, que parece que se está despertando, puede ser el desencadenante de esa posible Gran Crisis, pues forzaría a una subida más enérgica de tipos. De momento Europa y los países más endeudados en dólares no lo podrían soportar y muchas grandes corporaciones tampoco podrían atender su deuda. En todo caso exijamos a nuestros gobernantes el control democrático de las finanzas.

 

Aurora Martínez es economista, miembro de ATTAC y de la Plataforma por una Banca Pública.

Kategorien: Attac Planet

Banqueros: más crueles aún que los caníbales

Di, 18/09/2018 - 12:54

Cive Pérez – ATTAC Madrid

Escena de canibalismo Theodore de Brye
Jean de Léry, un viajero del siglo XVIII, concluyó que la conducta de los grandes usureros era mucho más cruel que la de los caníbales. Pues estos se comen a los muertos, mientras que “los usureros  chupan la sangre y la médula, y, por consiguiente, se comen vivos a tantas viudas, huérfanos y otras pobres personas”. Una perfecta alegoría de los crímenes sociales cometidos por los responsables de la crisis financiera iniciada justo hace hoy diez años.

A las siete de la mañana del 15 de septiembre de 2008, Lehman Brothers, el cuarto banco de inversión norteamericano, se declaró en bancarrota. Tenía 639.000 millones de dólares en activos y 613.000 millones en deudas. Fue el inicio de la Gran Recesión que ha afectado a las economías globales

Lehman cayó tras serle denegada ayuda por el Tesoro de Estados Unidos y la Reserva Federal. Fue el único caso, ya que, a partir de ese momento, los gobiernos de los principales países, aterrados ante el riesgo de infección que amenazaba al resto del sistema financiero global, delararon oficialmente que los bancos eran demasiado grandes para dejarlos caer (too big to fall) y maniobraron para salvarlos de la situación en que los había colocado los manejos delicuenciales de sus propios directivos.

Operación de salvamento diseñada, como ya es proverbial, de forma que “paguen los de siempre”. Es decir, la mayoría de la población asalariada que está sujeta a doble tributación: en tanto que productora, paga impuestos sobre la renta que obtiene principalmente del trabajo (IRPF); y en tanto que consumidora, cuando acude a comprar los bienes o servicios producto de su trabajo, en este caso a través del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA).

Si un extraterrestre llegase a la Tierra y contemplara esto concluiría asombrado que la humana es una especie de imbéciles, ya que trabajar en tales condiciones no es un buen negocio. Aunque no hace falta que vengan viajeros de otras galaxias para constatar esta estupidez: hace muchos años que los ricos de nuestro planeta consideran que tanto trabajar como pagar a Hacienda son cosas de mal gusto.

En España, el gobierno de Mariano Rajoy saneó los activos inmobiliarios podridos de la banca a través de diversos mecanismos, al tiempo que  solicitó de la Unión Europea un plan de rescate para pagar los platos rotos por los directivos financieros, entre los que destaca uno de los más ilustres chorizos nacionales, Rodrigo Rato, responsable de situar al borde de la bancarrota a Bankia. El 9 de junio de 2012 el ministro de Economía Luis de Guindos anunció que España había solicitado y obtenido de la UE un rescate bancario de hasta 100.000 millones de euros que el Estado utilizó para sanear el sistema financiero español a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB).

Conforme a la lógica de la idiotez establecida, ese rescate, lo hemos pagado los contribuyentes por medio de impuestos, recortes en los salarios, pensiones, prestaciones sociales y aumento de la Deuda Pública, lo que implica tener que seguir pagando en el futuro.

Esta crisis ha sido muy distinta de las anteriores crisis capitalistas, episodios que los teóricos del sistema consideran renovadoras. Como Joseph Schumpeter, que en su obra Capitalismo, Socialismo y Democracia (1942) expresa su opinión de que la esencia del capitalismo es el proceso de ‘destrucción creativa’. Considera así el ciclo perpetuo de destrucción de productos o servicios viejos y menos eficientes y su sustitución por otros nuevos y más eficientes. Y que por tanto había que evitar intervenir en el libre juego del mercado.

En los primeros momentos de pánico tras la caída de Lehman Brothers, las élites dirigentes prometieron  tomar nota de los errores para enmendarlos. El presidente francés, Sarkozy, llegó a decir que ‘había que refundar el capitalismo’. Sin embargo, diez años después, la evidencia demuestra que aquí no se ha renovado prácticamente nada. En el libro 10 años de crisis. Hacia un control ciudadano de las finanzas, varios especialistas de ATTAC coinciden en señalar que la Gran Recesión todavía no ha acabado, aunque el mundo haya vuelto a una etapa de crecimiento económico y de reducción de las tasas de paro. El principal problema consiste en que las finanzas siguen sin estar sometidas a la vigilancia de organismos reguladores encargados de que se cumplan las reglas de juego.
Protesta de ATTAC ante el Banco de España  simbolizando a las víctimas de los crímenes financieros” provocados por la crisis.
A diferencia de la Gran Depresión de 1929, donde algunos banqueros y especuladores llegaron a lanzarse por las ventanas de los rascacielos neoyorkinos, el balance de la Gran Recesión de 2008 arroja un buen resultado para los banqueros de las entidades quebradas, que a título particular se han llevado suculentas indemnizaciones. El dinero público has servido para premiar conductas auténticamente criminales.

Porque los grandes efectos negativos de la crisis hay que buscarlos en su impacto social a través de la precarización de la vida y los mercados de trabajo y la desigualdad. Esta crisis ha devorado las esperanzas de futuro de toda una generación, la generación más joven, convencida de que está condenada a vivir en unas condiciones y expectativas peores que las de sus progenitores.

Es decir, las que tenían los grupos de generaciones anteriores hasta ese momento. Ya que en su mayoría han visto también interrumpidas sus expectativas al verse arrojados al desempleo estructural, obligados a aceptar recortes de salarios y empleos de peor calidad  justo en la edad en que veían aproximarse su jubilación, con un tremendo perjuicio en sus carreras de cotización. Pues se ha convertido en un lugar común afirmar que los menos perjudicados por la crisis han sido los pensionistas. Olvidando que en España la mitad de las pensiones se encuentran por debajo del umbral de la pobreza. Un 27% de las pensiones se sitúa por debajo de los 600 euros. Un 23% se encuentra entre los 600 y 700 euros.

Las expectativas de millones de personas han sido devoradas en vida por la acción delincuencial de los banqueros. Moderna denominación destinada a proporcionar prestigio social a un oficio que desde sus orígenes era conocido como el de los usureros. Y cuyas prácticas fueron consideradas peores que las de los caníbales por Jean de Lery, un autor del siglo XVIII que había conocido de primera mano la antropofagia ritual practicada por algunas tribus de las selvas amazónicas. No se pierdan esta lapidaria afirmación de Léry:

“Si se considera seriamente lo que hacen nuestros grandes usureros (que chupan la sangre y la médula, y, por consiguiente, se comen vivos a tantas viudas, huérfanos y otras pobres personas a las que mejor sería cortarles el cuello de una sola vez antes que hacerlas languidecer así), se dirá que son todavía más crueles que los salvajes de los que hablo”.

Léry fue un viajero del siglo XVIII que había conocido de primera mano la antropofagia ritual practicada por algunas tribus de las selvas amazónicas.

Je pourrois encore amener quelques autres semblables exemples, touchant la cruauté des sauvages envers leurs ennemis, n’estoit qu’il me semble que ce que j’en ay dit est assez pour faire avoir horreur, et dresser à chacun les cheveux en la teste. Neantmoins à fin que ceux qui liront ces choses tant horribles, exercées journellement entre ces nations barbares de la terre du Bresil, pensent aussi un peu de pres à ce qui se fait par deçà parmi nous: je diray en premier lieu sur ceste matiere, que si on considere à bon escient ce que font nos gros usuriers (sucçans le sang et la moëlle, et par consequent mangeans tous en vie, tant de vefves, orphelins et autres pauvres personnes auxquels il vaudroit mieux couper la gorge tout d’un coup, que de les faire ainsi languir) qu’on dira qu’ils sont encores plus cruels que les sauvages dont je parle.

Jean de Léry: Histoire d’un voyage fait en la terre du Brésil.

 

Carnet de paro

 

Kategorien: Attac Planet

Argentina en shock de ajuste y devaluación. Inflación y recesión

Do, 13/09/2018 - 07:00

Julio C. Gambina – Consejo Científico de ATTAC España

La situación económica y política de Argentina se viene agravando en un año que puede terminar con una caída del 2 al 2,5% del PBI y una inflación de más del 40% anual.

Ambos datos impactan regresivamente sobre la desigual estructura socioeconómica del país. Es un proceso con pocos beneficiarios y millones de perjudicados entre los sectores de menores ingresos de la sociedad.

El resultado directo es una mayor concentración y centralización de la economía, que genera mejores condiciones para la profundización de la extranjerización económica y una inserción subordinada a la lógica mundial del capital en momentos de tensiones globales definidas por la guerra comercial desatada por EEUU.

Además, con la corrida cambiaria en etapas sucesivas, escalando desde mayo pasado, en estos días el dólar alcanzó la cotización de 40 pesos por dólar (17,50 en diciembre pasado), lo que motivó que el BCRA elevara la tasa de interés de referencia al 60% anual para competir, vía intereses, con la demanda de divisas.

Consolida así a la Argentina como una economía de especulación, que junto a la inflación y la consecuente recesión castiga a los sectores productivos de menor peso relativo y sin capacidad de defensa ante la dominación de las transnacionales y el gran capital local hegemónico.

Los grandes perjudicados son los perceptores de ingresos fijos: trabajadoras y trabajadores, activos y pasivos, regulares e irregulares más beneficiarios de planes sociales, los que se cuentan por millones.

Shock de ajuste

En ese marco, el Gobierno Macri acudió por segunda vez en tres meses al FMI para lograr sustento financiero a una política económica que en el discurso oficial abandona el “gradualismo” en el ajuste para construir un Shock de Ajuste, con déficit fiscal primario (antes del pago de intereses) del 0% del PBI en 2019 y lograr un superávit del 1% para el 2020,  anticipando metas establecidas en el memorándum suscripto con el FMI en Junio del 2018.

Con el shock de ajuste fiscal está previsto reducir el déficit entre 2018 y 2019 en 6.500 millones de dólares vía reducción del gasto y mejoras de ingresos vía inclusión de las retenciones a las exportaciones.[1]

Si se adiciona el superávit previsto del 1% para el 2020 remitimos a 11.700 millones de dólares en dos periodos.

Al mismo tiempo que está previsto un déficit fiscal primario de 2,6% para 2018, el déficit financiero alcanzará al 2,9%, motivado en elevados intereses de un endeudamiento externo que sostiene el funcionamiento de la economía argentina.

El déficit financiero se eleva en 2020 al 3,2%, de modo que si bien el déficit primario se propone reducir a 0, el financiero crecerá y con ello la hipoteca de un endeudamiento que supera los 150.000 millones de dólares en la gestión Macri desde diciembre del 2015.

Se trata de un ajuste fiscal que supone disminución del gasto público e instauración de retenciones a las exportaciones para mejoras en el ingreso fiscal.

Respecto del ahorro se afecta el gasto de capital; en subsidios económicos que se transfieren a usuarios y/o a Provincias (transporte y electricidad); baja de gastos operativos por congelamiento de ingresos de empleo estatal y bajas de salarios con relación a la evolución de la inflación; reducción de gastos corrientes del Estado, lo que en conjunto suma 1,5% del PBI.

Desde el mayor ingreso fiscal destaca la vuelta de las retenciones, aunque pesificadas y con carácter transitorio hasta el 2020.

En efecto, se aplican 4 pesos por dólar de exportaciones primarias y 3 pesos por dólar al resto de las exportaciones, con un impacto total de, 1,1% del PBI.

Son dos las cuestiones a destacar al respecto.

Una remite al fondo que supone restablecer retenciones a las exportaciones, cuando una de las primeras medidas de la gestión Macri fuel la eliminación de las retenciones y un cronograma de disminución de las retenciones a la soja.

Fue un compromiso con los sectores hegemónicos del agro, la industria y la minería, que ahora critican el restablecimiento de las mismas, aun pesificadas, porque conceptualmente resurge un fundamento rechazado hace ya una década en la gran crisis política del 2008, entre los grandes productores y exportadores del campo y el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

Otra cuestión es el cargo en pesos, que con la variabilidad del tipo de cambio podría rápidamente licuarse, aun cuando desde el punto de vista fiscal, al Estado le interesa el ingreso de pesos, ya que el gasto es mayoritariamente en pesos.

¿Qué significa todo esto?

El propio gobierno reconoce que crece y crecerá la pobreza en la Argentina, cuando la campaña electoral y el primer mensaje oficial al país suponían el compromiso de Pobreza Cero. Es una proposición que quedará muy lejos con el ajuste en curso.

La sola devaluación cambiaria, de 9 pesos en diciembre de 2015 a los 40 actuales, o la reciente duplicación de 20 pesos a 40 entre la corrida de mayo y sucesivas, sin límite predecible en el corto plazo, significa traslado a precios de la economía, especialmente en aquellos que afectan la canasta de consumo cotidiano y por ende con impacto entre sectores más empobrecidos: perceptores de salarios, jubilaciones o planes sociales, la mayoría de la sociedad.

Argentina dolarizó en estos años el precio de los combustibles y de las tarifas de servicios públicos, afectando la cadena de precios de buena parte de los consumos populares, especialmente alimentos y medicamentos.

Todo contribuye a alejar la capacidad de cobertura de necesidades sociales con los ingresos populares devaluados.

De hecho, el gran objetivo del capital hegemónico apuntaba a la reducción del costo laboral, algo que no pudo avanzar por vía legislativa ante la resistencia impuesta por el movimiento sindical y territorial de trabajadores, que en conjunto desplegaron iniciativas de confrontación y límite a los propósitos de reforma laboral regresiva, al estilo Brasil.

Sin embargo, con la devaluación cambiaria redujeron los salarios en dólares, mejorando la ecuación a favor de los inversores dolarizados que el gobierno aspira atraer para inversiones en energía, yacimiento Vaca Muerta de hidrocarburos no convencionales por ejemplo; o en comunicaciones y áreas de infraestructura.

Las negociaciones salariales paritarias han sido condicionadas en estos años, estableciendo techos por debajo de la inflación, lo que supone pérdida de ingresos salariales en la distribución funcional del ingreso.

Para este año el techo se había establecido en 15%, luego se flexibilizó a 20% y algunas organizaciones sindicales lograron actualizaciones del 26 al 28%, en un gran logro de lucha y organización. La realidad ahora desbordada de una pauta inflacionaria del orden del 40% esperado aleja cualquier recomposición salarial contra precios.

En el mensaje presidencial del lunes 3/9, no son sin cinismo, Macri señaló la imposibilidad de satisfacer la demanda salarial de los profesores universitarios, en paro desde el 6 de agosto, en el marco de un conflicto que ascendió a la toma de varios institutos universitarios y masivas movilizaciones callejeras de la comunidad universitaria más allá de la demanda corporativa de los docentes.

Con el deterioro de los ingresos populares como el principal efecto, se agudiza la perspectiva recesiva de la economía argentina. El propio INDEC informa que:

“La actividad de la industria manufacturera de julio de 2018 presenta una baja de 5,7% respecto al mismo mes del año 2017. En el acumulado de los primeros siete meses de 2018 en su conjunto, el estimador mensual industrial (EMI) alcanza el mismo nivel que en igual período del año anterior, por lo que registra una variación interanual de 0,0%.”[2]

El apoyo de EEUU y de Trump

Importa destacar el apoyo del poder económico y político mundial, del FMI y su principal accionista: EEUU y su inefable titular.

En junio pasado y con escaso tiempo de negociación, el FMI apoyó con un crédito inusual de 50.000 millones de dólares al gobierno argentino y por tres años.

Ya se desembolsaron 15.000 millones y se suponían desembolsos de 3.000 millones cada tres meses desde septiembre del 2018.

El FMI ya realizó la primera auditoría y desde ayer se renegocia el acuerdo en Washington.

Aun cuando resten semanas para la aprobación oficial, la Directora Gerente, Chrstiane Lagarde ya anticipó el acuerdo que consistiría en adelantar los aportes previstos para 2020 y 2021 antes de finalizar 2019 (fin de mandato Macri), a cambio del shock de ajuste antes comentado.

Por si había dudas, y aun creciendo el “riego país” a 739 puntos en la fecha, Donald Trump se comunicó telefónicamente con Macri para manifestarle su acuerdo con el rumbo económico y el liderazgo del Presidente de Argentina en la región latinoamericana, al tiempo que ratificó la presencia en la Cumbre del G20 (coordinado este año por Argentina) a realizarse en Buenos aires el 30/11 y el 1/12 próximos.

No hay dudas, el principal accionista del FMI dice que el organismo internacional debe facilitar los recursos necesarios para sostener al principal aliado político en la región.

El tema es que más allá de inversiones externas demoradas por el ciclo mundial de la economía, el poder mundial necesita del gobierno argentino en su apuesta al cambio de agenda en la región a favor de los intereses del gran capital.

La consideración es que el consenso electoral a un programa de derecha como el argentino, resulta más funcional que cualquier otro gobierno deslegitimado por origen golpista, caso del Brasil, en su prédica contra Venezuela o los mecanismos de integración alternativa que supieron destacarse hasta hace pocos años.

Es aun mayor el apoyo del poder mundial que el del bloque de poder local, ya que la burguesía exportadora recela del retorno de las retenciones, aunque estas sean en pesos. Puede pensarse que también temen por nuevas rondas de extranjerizaciones, también motivadas por la ventilación de casos de corrupción que involucran a firmas emblemáticas del poder económico local.

Los propios socios gubernamentales recelan de la forma de gestión, muy auto-centrada en el partido de Macri, el PRO, con relativo escaso papel en el Poder Ejecutivo de otros integrantes de la coalición de gobierno, CAMBIEMOS.

Se trata de un intento de nueva hegemonía en el sistema político de la Argentina, con un Presidente constitucional, que por primera vez en la historia con vigencia de la Constitución (1916) no es ni radical ni peronista. Es un intento que se inició con el voto en 2015, se afianzó en 2017 y pretende consolidar en 2019.

Ahí está la duda política de la coyuntura en el país y el interrogante es si Macri renueva para un nuevo periodo presidencial y recrea su estrategia de cambio en la hegemonía de la gestión política de la Argentina, modificando el bipartidismo histórico entre radicales y peronistas.

Existen ruidos en el poder político y el debate es quien administra el ciclo del capital en el país. Son problemas de la superestructura con base estructural de cambios en el poder sustancial del capitalismo local.

La protesta social

Tanto la situación de arrastre como el nuevo shock de ajuste alimentan el descontento, la protesta social y augura aumento del conflicto popular. Ya está anunciado un Paro nacional para el 25/9 de parte de la conducción de la CGT, que para las CTA, la Autónoma y la de los Trabajadores y algunos gremios de la CGT, se inicia el 24/9 con movilización callejera.

No se trata solo del impacto socioeconómico en la coyuntura, sino de confrontar con el proyecto estratégico del poder.

La ofensiva capitalistas en la Argentina se inició en el 75/76, en primer lugar contra los trabajadores y las trabajadoras, sus organizaciones representativas, sus derechos y sus ingresos; encontrando continuidad esencial en los gobiernos de la dictadura genocida en los 70/80 y en los años 90, recreando y profundizando el programa en el presente bajo el gobierno de Mauricio Macri.

No es menor la resistencia popular a la dictadura genocida y a los procesos de reestructuración neoliberal capitalista de los 90 y la actualidad, convocando a discutir la estrategia del movimiento obrero, popular y de la izquierda social y política más diversa para frenar el ajuste y la regresiva reestructuración en curso y habilitar un debate para el despliegue de políticas contra el neoliberalismo y el capitalismo.

Es un desafío para el movimiento popular local con impacto en la situación Nuestramericana para frenar la ofensiva imperialista y conservadora de las clases dominantes en toda la región latinoamericana y caribeña.

No se trata solo de un problema local, sino con capacidad de intervenir en la lucha de clases regional y mundial.

Buenos Aires, 5 de septiembre de 2018

[1] Acciones para alcanzar el equilibrio fiscal. 3/9/2018. Información oficial del Ministerio de Hacienda, en: https://www.argentina.gob.ar/sites/default/files/presentacionmedidas20180903.pdf(consultada el 5/9/18)

[2] INDEC. Estimador mensual industrial, Julio de 2018, en: https://www.indec.gob.ar/uploads/informesdeprensa/emi_09_18.pdf(consultado el 5/9/18)

El Blog de Julio C. Gambina

Kategorien: Attac Planet

10 años después de la crisis financiera: nuestros ” dirigentes ” nos han fallado, el futuro depende de nosotros

Mi, 12/09/2018 - 18:04

Comunicado de ATTAC Europa en el décimo aniversario de la caída de Lehman Brothers.

Descargar documento [70.39 KB]

Kategorien: Attac Planet

El ‘efecto mariposa’ en los mercados bursátiles

Mi, 12/09/2018 - 12:03

Germán Gorraiz López – ATTAC Navarra-Nafarroa

Nuestra mente es capaz de secuenciar únicamente fragmentos de la secuencia total del inmenso genoma del caos, con lo que inevitablemente recurrimos al término “efecto mariposa” para intentar explicar la vertiginosa conjunción de fuerzas centrípetas y centrífugas que terminarán por configurar el puzzle inconexo del caos ordenado que se está gestando.

Así, el ” efecto mariposa” trasladado a sistemas complejos como la Bolsa de Valores, tendría como efecto colateral la imposibilidad de detectar con antelación un futuro mediato pues los modelos cuánticos que utilizan serían tan sólo simulaciones basadas en modelos precedentes (Teoría de la Inestabilidad financierade Minsky), con lo que la inclusión de tan sólo una variable incorrecta o la repentina aparición de una variable imprevista provoca que el margen de error de dichos modelos se amplifique en cada unidad de tiempo simulada hasta exceder incluso el límite estratosférico del cien por cien, dando lugar a un nuevo estallido o crash bursátil.

La burbuja actual sería hija de la euforia de Wall Street y por extrapolación del resto de bolsas mundiales tras las políticas monetarias de los grandes bancos centrales mundiales que han inundado los mercados con centenares de miles de millones de dólares y euros con la esperanza de relanzar la economía tras la crisis del 2008 aunado con el hecho de rendimientos cero en las las colocaciones sin riesgo de los inversores en deuda de EEUU o de Alemania.

La desconexión con la realidad por parte de los inversores les llevaría a justificar la exuberancia irracional de los mercados, creándose un mundo virtual de especulación financiera que nada tendría que ver con la economía real (windhandel o negocio del aire) y que les lleva a extrapolar las rentabilidades actuales como un derecho vitalicio, lo que unido a la pérdida de credibilidad de las agencias de calificación como Moody’s al no haber predicho la crisis del 2002 y a la ausencia de control por parte de los reguladores, habría coadyuvado a que el mercado permaneciera insensible al recorte de rating de las compañías que cotizan en la bolsa y a los avisos de la Fed que, por boca de su anterior presidenta Yanet Ellen habría advertido que “las valoraciones de las bolsas y los mercados de bonos son muy altas y que existen riesgos potenciales en ambos mercados”.

La exuberancia irracional de los mercados

El proceso especulativo impulsa a comprar con la esperanza de sustanciosas ganancias en el futuro, lo que provoca una espiral alcista alejada de toda base factual y el precio del activo llega a alcanzar niveles estratosféricos hasta que la burbuja acaba estallando (crash) debido a la venta masiva de activos y la ausencia de compradores, lo que provoca una caída repentina y brusca de los precios hasta límites inferiores a su nivel natural (crack), cumpliéndose una vez más la máxima de Keynes: “Los mercados pueden permanecer irracionales más tiempo del que tú puedes permanecer solvente”. Así, un inversor está dispuesto a pagar un precio por una acción si le reporta dinero en el futuro, por lo que el valor de dicha acción es el total de flujos esperados pero el nivel suelo de las bolsas mundiales, (nivel en el que confluyen beneficios y multiplicadores mínimos), se situaría a años-luz de los niveles actuales debido al riesgo del proteccionismo económico, pero la posibilidad real de un nuevo crash bursátil estaría pasando desapercibida para la mayoría de agencias de calificación debido a la desconexión con la realidad que les llevaría a justificar la exuberancia irracional de los mercados y desechar los hedge funds(fondos de cobertura), con lo que se cumpliría la famosa frase del iconoclasta John Kenneth Galbraith. “Hay dos clases de economistas: los que no tenemos ni idea y los que no saben ni eso”.

¿Se avecina un nuevo ‘crash’ bursátil?

Debido al “efecto Trump” los inversores de EEUU estaban instalados en la euforia tras superar el techo ionosférico de los 26.000 puntos en el Dow Jones, (rememorando el boom bursátil de los años 20, preludio del crack bursátil de 1929), por lo que eran incapaces de percibir el vértigo de la altura, pero los altos niveles de déficit de Estados Unidos (1,5 billones $ en el 2019) y el riesgo de retorno al proteccionismo provocará que los grandes inversores sientan por primera vez el mal de la altura que les llevará a reducir su exposición al riesgo con el consecuente efecto bajista en las cotizaciones de las acciones y revalorización de la Deuda soberana (bono norteamericano rozando el 3 % de rentabilidad).

Por último, la inflación en EEUU acelerará las próximas subida de tipos de interés del dólar en el 2018, haciendo que los inversionistas se distancien de los activos de renta variable y que los bajistas se alcen con el timón de la nave bursátil mundial, derivando en una psicosis vendedora que terminará por desencadenar el estallido de la actual burbuja bursátil, con lo que cumplirá la máxima del iconoclasta Galbraith: “Llegará el día en que el mercado descienda como si nunca fuera a detenerse”. Dicho estallido tendrá como efectos colaterales la consiguiente inanición financiera de las empresas, la subsiguiente devaluación de las monedas de incontables países para incrementar sus exportaciones y como efectos benéficos el obligar a las compañías a redefinir estrategias, ajustar estructuras, restaurar sus finanzas y restablecer su crédito ante el mercado (como ocurrió en la crisis bursátil del 2000-2002) y como daños colaterales la ruina de millones de pequeños inversores todavía deslumbrados por las luces de la estratosfera, la inanición financiera de las empresas y el consecuente efecto dominó en la declaración de quiebras.

El autor es analista internacional

Kategorien: Attac Planet

Infocapitalismo en España

So, 09/09/2018 - 10:57

Albino Prada – Comisión JUFFIGLO de ATTAC España

De acuerdo con las estadísticas oficiales se comprueba cómo, entre 2008 y la actualidad, la acelerada digitalización de nuestra economía está destruyendo mucho más empleo del generado. Lo que dificulta el alcanzar oportunidades crecientes de empleo digno para cerca de cuatro millones de españoles actualmente desempleados.

Introducción

En lo que llevamos de esta década la economía española ha tenido que metabolizar una gigantesca burbuja financiero-inmobiliaria y, al mismo tiempo, adaptar sus actividades productivas a un proceso de digitalización y financiarización sin precedentes a escala de la economía global.

Dejaremos aquí a un lado el muy particular caso del sector de la construcción, que ha perdido más de millón y medio de empleos y aún se encuentra muy por debajo de su actividad previa a la crisis, para centrarnos en el resto de actividades inmersas en dicho proceso de digitalización y financiarización.

Actividades que han permitido compensar aquel batacazo financiero-inmobiliario y situar el valor añadido, por la producción total de la economía española (PIB), por encima de los niveles previos a la crisis en términos reales. Mientras tenemos que soportar el grave problema social de haber añadido dos millones de personas más a los desempleados previos a la crisis, así como un agudo proceso de devaluación y precarización laboral.

La cuestión relevante de la que nos ocuparemos aquí es aclarar si en esta última década, de adaptación a lo que se ha dado en llamar ECONOMÍA 4.0, la recuperación de la producción está permitiendo generar más empleo en unas actividades del que está destruyendo en otras. Aunque no sea menos importante valorar, y aquí no lo analizamos, si los empleos destruidos eran de mayor calidad que los que se están generando.

Radiografía de la contabilidad nacional

Para empezar utilizaremos los datos de la Contabilidad de España del INE (disponibles en su última serie para el período 1995-2016) que informan con detalle de los empleos equivalentes a tiempo completo para cada una de las actividades de nuestra economía, además del valor añadido generado o de los salarios percibidos. Y lo haremos para el sub período 2010-2016. Es decir, para lo que llevamos de esta década y de larga salida de la crisis. Un período para el que el INE nos confirma que la economía española habría recuperado ya el nivel global previo de riqueza generada.

Una de las actividades paradigmáticas en la aplicación de la automatización y digitalización es sin duda el sector industrial o manufacturero. Sector que ocupa a más de dos millones de personas en múltiples sub actividades –desde fabricación de coches a industria química– y que según el INE entre 2010-2016 habría recuperado el nivel previo de su capacidad productiva. Pero, como visualizamos en un primer gráfico, lo habría hecho con 258.600 ocupados menos –un 13% del empleo actual–. Siendo así que nuestra industria produce hoy más, pero con mucho menos empleo que antes de la crisis.

El sector del comercio –mayorista o minorista– y de las reparaciones ocupa en España a más de dos millones de personas y está también inmerso en un proceso de adaptación a la economía 4.0 –distribución online incluida–. Entre 2010-2016 ha mejorado en diez puntos porcentuales su nivel de producción real, y lo ha hecho con 87.200 ocupados menos –de nuevo ver el primer gráfico– como resultado del creciente control de la distribución por los canales más digitalizados y automatizados.

Otras importantes actividades, que no recogemos en el gráfico, también han reducido su empleo mientras mejoran su producción: transporte, logística y almacenamiento en 80.000 personas, o actividades financieras en 43.000. Estas últimas tienen una importancia singular, porque están inmersas en un proceso de concentración oligopólico que genera tanto un riesgo sistémico creciente como una excesiva posición de dominio sobre nuestra economía. En lo que aquí más importa forman parte de las actividades destructoras de empleo neto en esta fase de infocapitalismo español.

Tabla 1 Albino Prada.

Si agregamos las actividades que han reducido su empleo, mientras aumentan su producción, llegamos a un descenso de 469.200 empleos. Pero, ¿una tal creciente digitalización e informatización de nuestra economía no induce un mayor empleo en otras actividades como sostienen enfáticamente no pocos analistas?

En el gráfico recogemos, de acuerdo con la Contabilidad Nacional, las dos más importantes: el subsector de información y comunicaciones, junto al de actividades profesionales, científicas, técnicas y de todo tipo de asesoramientos –marketing, publicidad, ofimática, big data, etc.–. Su progresión productiva está siendo espectacular, pero en empleo eso supone añadir apenas 128.500 empleos más entre 2010-2016.

En consecuencia, el saldo neto en términos de empleo del intenso proceso de reestructuración, digitalización y robotización de nuestras actividades manufactureras, comerciales, logísticas, financieras y demás, se resume en una destrucción de 340.000 empleos en lo que llevamos de década. Un proceso que, en consecuencia, destruye tres empleos por cada uno que crea. Y, reiteramos, no nos ocupamos aquí sobre el crucial asunto si, además, el empleo destruido está siendo sustituido sobre todo por otro de peor calidad salarial y laboral.

Radiografía según la encuesta de población activa

Para las mismas actividades ya analizadas hemos recurrido a una fuente estadística alternativa, también del INE, que nos permite actualizar el diagnóstico hasta 2018 (primer trimestre). Ahora el período de análisis se amplía a una década completa (2008-2018) de este siglo XXI. Los datos básicos de ocupados asalariados –en miles de personas–, en cada una de las actividades del sector privado de nuestra economía consideradas en el anterior apartado, se presentan en un recuadro.

Fuente: elaboración propia con datos del INE-EPA

Pasamos de una destrucción neta directa de 340.000 empleos entre 2010-2016 según la Contabilidad Nacional, a una destrucción de 612.000 empleos entre 2008-2018 por el infocapitalismo español según la Encuesta de Población Activa (diferencia entre 817.000 destruidos y 204.900 creados).

Desaparecen cuatro empleos en actividades digitalizadas por cada uno generado en las que acompañan dicha digitalización. Entre estas últimas además de información y comunicaciones, o actividades profesionales, se integran también transporte y agua, saneamiento o gestión de residuos para llegar a los 204.900 empleos generados anotados en el recuadro.

Balance final

Para reducir el actual volumen de desempleo en España no parece que la actual digitalización de nuestra economía esté siendo una ayuda sino más bien un agravante. Pues desde el año 2008 dicho proceso está destruyendo mucho más empleo que el que genera mientras, simultáneamente, nuestra economía recupera niveles productivos y bate récords exportadores.

¿Existen nichos de empleo dinámicos al margen de los aquí analizados? Según la Encuesta de Población Activa en el sector público el empleo se habría mantenido prácticamente estable en los últimos diez años –algo más de tres millones cien mil asalariados–. Como consecuencia de un proceso de ajustes de plantillas, no sustitución de vacantes, no ampliación de coberturas asistenciales, digitalización, externalización y privatización. Habría que revertir por tanto dichos procesos con cargo a recursos derivados de una profunda y urgente reforma fiscal –como la que esbozó en 2017 el profesor Zubiri– acompañada de una reforma de ingresos de la seguridad social, si se quiere recuperar dicho motor de empleo decente para nuestros actuales parados.

Al margen de ello está el sector de la hostelería, vinculado en buena medida al turismo extranjero, que en los últimos diez años habría generado ciento ochenta mil empleos. Pero se trata de empleos con una galopante precarización y a los que, además, la comercialización online está poniendo en serio peligro de que tal proceso se agrave aún más.

Y por último, la Encuesta de Población Activa nos informa del incremento de casi trescientos mil nuevos asalariados, en el sector privado, en diversos servicios sociales –geriátricos y otros–, personales o de entretenimiento entre 2008 y 2018.

Un incremento que, en buena medida, es la otra cara de la dimisión, por estrangulamiento y abducción neoliberal, de nuestros servicios públicos para ofrecer prestaciones sociales que garanticen un acceso igualitario y dignidad en su prestación. Cosas que casan mal con la obsesión tecnocrática de la economía 4.0 y que, muy al contrario, reclaman un horizonte de sociedad 5.0. apoyada en la citada reforma fiscal y de ingresos de nuestra Seguridad Social.

_________________

Albino Prada es doctor en Economía y ensayista

Kategorien: Attac Planet

Nota de ATTAC ante el ECOFIN en Viena del 7 y 8 de septiembre

Fr, 07/09/2018 - 11:16

ATTAC

Los ministros de la UE protegen a los bancos y las empresas  frente a los problemas urgentes de política económica

Los días 7 y 8 de septiembre, los Ministros de Hacienda de la UE se reunirán en Viena para celebrar una conferencia informal (ECOFIN). Además, los ministros del Eurogrupo también se reunirán por adelantado. Para la red ATTAC, crítica con la vigente globalización, el orden del día de las reuniones  muestra que no se está debatiendo ninguno de los problemas urgentes de política económica. El lema de la Presidencia austríaca de la UE “Una Europa que protege” se aplica principalmente a bancos y empresas.

Protección para la industria financiera: el impuesto a las transacciones financieras está muerto

El impuesto a las transacciones financieras está muerto. La industria financiera ha saboteado con éxito todos los planes, los ministros de finanzas son una vez más sus ayudantes. La última lápida fue colocada en junio por el Ministro de Finanzas alemán Olaf Scholz, quien aceptó la propuesta de Emanuel Macron de limitar el impuesto a las acciones. Sin embargo, esto no incluiría precisamente los instrumentos financieros que sirven a la especulación y desestabilizan la economía, incluidos los derivados y todas las transacciones fuera de la bolsa. Esto también elimina completamente la esperada función de influencia del impuesto.

Protección para las empresas: no hay recetas contra el dumping fiscal

Tampoco existe una solución eficaz para el dumping fiscal de las empresas. Austria y Alemania siguen bloqueando todas las propuestas para una mayor transparencia fiscal (informes públicos de las empresas país por país) en la UE. Los planes para una base imponible consolidada común del impuesto de sociedades (BICCIS) siguen estando a medio camino y no prevén una distribución equitativa de los beneficios y, por lo tanto, ninguna solución eficaz contra las desviaciones de beneficios. Los tipos impositivos mínimos que se necesitan urgentemente para las empresas en la UE no son objeto de debate, sino todo lo contrario: entre otros países, Austria tiene previsto reducir el impuesto de sociedades y, por lo tanto, seguir fomentando el dumping fiscal europeo. Los planes para una imposición temporal de las empresas digitales en la UE no ofrecen una solución real; el ámbito de aplicación previsto es demasiado limitado. El Ministro de Finanzas Löger también está llevando a cabo una política falsa a nivel nacional: quiere ampliar el impuesto sobre la publicidad al sector digital, pero al mismo tiempo reducir el tipo impositivo del cinco al tres por ciento, en el mejor de los casos un juego de suma cero y un regalo para la industria publicitaria austriaca.

Protección para los bancos: 10 años después de Lehman no se vislumbra ninguna otra regulación

Diez años después de la quiebra de Lehman, los ministros de finanzas no están haciendo ningún esfuerzo para evitar más crisis financieras y para regular más estrictamente a los bancos. En 2018, hay más bancos importantes que nunca “demasiado grandes para quebrar” y están fuertemente conectados entre sí. No se prohibieron las transacciones e instrumentos especulativos. Los borradores de un sistema bancario segregado desaparecieron en los cajones de la burocracia de la UE. La Unión Europea del Mercado de Capitales incluso promueve los bancos en la sombra en lugar de regularlos. Una crisis financiera como la de 2008 es tan probable hoy como lo era entonces. Tanto los requisitos de capital ligeramente más elevados para los bancos como el fondo de rescate de la UE son demasiado débiles en caso de crisis.

Kategorien: Attac Planet

10 años de crisis

Di, 04/09/2018 - 11:00

Kategorien: Attac Planet

Dos tendencias en pugna en la Argentina

So, 02/09/2018 - 13:25

Julio C. Gambina – Consejo Científico de ATTAC España

La coyuntura se define en dos gruesas tendencias que disputan el consenso de la sociedad.

Una es la movilización popular por “derechos”, claramente expresado por la masiva movilización universitaria del pasado 30/8, pero también por la convocatoria de la CGT a paro nacional para el 25/9 y de las 2 CTAs y gremios de la CGT por 36 horas con movilización para el 24 y 25/9. Claro que en este sentido se incorpora la lucha por el derecho al aborto seguro y gratuito que protagonizó hace muy poco la marea verde.

Otra tendencia es la aplicación de un ajuste sin anestesia, explicitado el mismo jueves 30/8 con una cotización del dólar a 40 pesos y una tasa de interés de referencia del 60%, establecida por el BCRA. Sea presión del eufemístico mercado o decisión del gobierno Macri, esas medidas tienen beneficiarios concretos: grandes productores y exportadores y obvio, una gama muy diversa de especuladores locales y globales. El gobierno dice que atraviesa una tormenta y que hace lo mejor que puede, cuando el costo de estas medidas afectan a la mayoría de la sociedad, vía inflación o recesión.

¿Dónde está el consenso de la sociedad?

Macri, el PRO y Cambiemos construyeron consenso electoral en el 2015 y 2017; ahora disputan el 2019. Pareciera que no les resultará tan simple por el impacto de los efectos sociales que genera la situación económica, por lo que es cada vez más difícil a Macri y su equipo transitar lugares públicos sin recibir protestas de distinto calibre.

Ante la duda de repetir en el 2019 hay varios que se anotan para la sucesión, sin modificar el rumbo de la política económica o el modelo productivo y de desarrollo asentado en “vaca muerta más soja”. Todo claramente aceitado por el endeudamiento externo y el aval del poder mundial: FMI + Trump.

Estos proyectos políticos que se imaginan en la sucesión del 2019 quieren que Macri haga todo el trabajo sucio posible del ajuste sin anestesia. Vaya si la devaluación no supone bajar los salarios e ingresos populares cotizados en divisas. El presupuesto en pesos se licua con la nueva cotización de las divisas y genera mejores condiciones para el ingreso de capitales externos y el cumplimiento del acuerdo con el FMI en materia de achique del déficit fiscal primario.

Hay un consenso en el poder que se difunde vía medios de comunicación hasta el cansancio, relativo a que el problema es el déficit fiscal, y por lo tanto el acuerdo es el ajuste. El discurso se repite hasta el cansancio y muchas familias que votan y acuerdan con el gobierno piensan ahora en torno a la factura de gas o electricidad que reciben; o se sorprenden con los recurrentes aumentos de combustibles desde que estos están dolarizados.

El consenso en el poder construye el consenso cultural e ideológico en toda la sociedad, mediante los medios masivos de comunicación, siendo reiterado escuchar el interrogante: “¿si no aumentan los servicios públicos o el combustible, quién se hace cargo? Inmediatamente acompañado de: “No el Estado”. Por ende, el mensaje es que no queda otra que privatizar el costo en toda la sociedad y concentrar las ganancias en muy pocos.

Se trata de una construcción ideológica con varios problemas, desde el papel del Estado, sí o no relativo a que actividades o iniciativas, pero también respecto a: ¿energía para qué y para quién?, lo que implica discutir el costo local de la extracción de hidrocarburos y de la cadena de valor hasta llegar al consumo.

Por eso destaca la movilización universitaria o la marea verde, en tanto acciones diferentes, pero que disputan consenso social. Construyen cultura y son transversales a la política y la ideología hegemónica.

Es importante porque el conflicto de no inicio de las clases el 6/8 surgió como demanda de actualización salarial de los docentes y se proyectó como un debate relativo al presupuesto, a la ejecución presupuestaria y en definitiva al derecho a la Universidad pública.

La sociedad en su conjunto estuvo discutiendo en estas horas el sentido y necesidad de la Universidad Pública, claro que así como muchos se movilizan, otros mantienen la esencia del discurso hegemónico, que hace décadas batalla por el recorte de la Universidad Pública y la mercantilización de la educación en general.

Es un debate social y por eso, la tensión social se procesa en toda la sociedad, en el consenso al discurso de la inevitabilidad del ajuste u otro relativo a la defensa de derechos: al aborto seguro o a la educación pública, entre muchos, con el centro en los ingresos populares que satisfagan una canasta necesaria de bienes y servicios, hoy por encima de los 21.000 pesos mensuales.

Apoya Trump, EEUU y el FMI

No hay que subestimar los apoyos políticos foráneos. Hay gestión en estas horas desde el gobierno con el FMI para que los desembolsos del 2020 se anticipen al 2019, año electoral por cierto.

El hecho es que Argentina no tiene quién le preste y acude al prestamista de última instancia: el FMI, a una tasa menor de la que sugiere el acrecido riesgo país de la Argentina.

No es correcto el interrogante sobre impericia de gestión del gobierno, ya que más allá de ciertas cuestiones que le discute la propia derecha a Macri, lo que importa es la realidad de un ajuste que se ejecuta como si no hubiera alternativa.

¿Cuál es la respuesta esperable del FMI? Claramente de apoyo, mucho más con el respaldo de EEUU al gobierno Macri. En estas horas, Donald Trump ratificó su presencia para la Cumbre de Presidentes del G20 del 30/11 y 1/12 en Buenos Aires. Debe verse como un respaldo a un amigo que contribuye al cambio de la agenda latinoamericana.

En ese sentido, el cambio político del 2015 en Argentina favoreció la iniciativa política por el desarme de una estrategia alternativa de integración, caso de Unasur o la CELAC; el retiro de Ecuador del ALBA-TCP y las agresivas campañas contra gobiernos que no son funcionales a la estrategia sustantiva de EEUU.

Son apoyos que juegan en la lógica política y son parte del debate del poder local. Por ejemplo, con la devaluación mejoran los ingresos del sector gran exportador, por lo que se reabre una discusión entre ellos sobre la vuelta o no de las retenciones a las exportaciones.

Con un dólar a 40 el jueves, a 38 el viernes, o a lo que sea desde el lunes próximo, el ingreso por facturación de exportadores es gigantesco, por lo que algunos en el poder señalan que algo tienen que poner para no perder la totalidad, es decir, la primera experiencia constitucional de un gobierno de derecha, no radical ni peronista, que podría habilitar un nuevo tiempo político en la Argentina, más funcional con lo que ocurre en el mundo con empresarios en la gestión presidencial.

El apoyo político y financiero de Trump, EEUU y el FMI se disputa en la cotidianeidad, por eso es que la tensión es entre un rumbo u otro del consenso social.

¿Qué quiere la sociedad?

Es difícil de responder el interrogante, y en todo caso es una cuestión cultural relativa a que país pretende cada quién, con qué modelo productivo y de desarrollo, para satisfacer que necesidades;  derivadas del objetivo de la ganancia o de la ampliación de derechos.

Se trata de un debate necesario que a veces escamotea la urgencia de la cotidianeidad, pero que resulta inevitable para quienes pretenden instalar un proyecto político más allá de la gestión del capitalismo.

Buenos Aires, 1 de septiembre de 2018

https://juliogambina.blogspot.com

Kategorien: Attac Planet

Construir puentes!, no muros!

Sa, 01/09/2018 - 11:08

Federico Mayor Zaragoza – Comité de Apoyo de ATTAC España

Uno de los peores presagios que hoy nos acucia es el retorno del racismo, de la xenofobia. He escrito en varias ocasiones -pensando en los años 1936 a 1939, en particular- que el supremacismo genera odio y confrontación. Y mata. Por eso he reclamado tolerancia cero y ser actores -no espectadores impasibles distraídos por el inmenso poder mediático- porque “mañana puede ser tarde”.

Hoy he vuelto a leer un lúcido artículo -como es habitual en ella- que Rosa Montero publico en “El País Semanal” del 8 de julio pasado, titulado “Fronteras”, que reproduzco a continuación abreviado, por su aleccionador y apremiante contenido:

“Durante gran parte de mi vida he habitado en un mundo en el que… el planeta estaba dividido por el telón de acero, y uno de los argumentos esenciales que esgrimían en nuestro lado capitalista para evidenciar la maldad aberrante del sistema contrario era la denuncia de la falta de libertad de sus ciudadanos para moverse. No podían salir de sus países, no podían cruzar según qué fronteras, les era muy difícil obtener un pasaporte . Y debo decir que era una crítica muy atinada: un sistema que convierte a sus ciudadanos en reclusos de su propio país es un sistema profundamente enfermo. En contraposición a eso, a nosotros en Occidente se nos llenaba por entonces la boca de encendidas loas a la movilidad individual. Todo ser humano poseía el derecho inalienable a trasladarse allá donde deseara, consagraba la propaganda de nuestro sector. Yo me la creí.

Veintinueve años después de la caída del muro de Berlín vivimos en una sociedad en la que ese mismo sistema occidental prohíbe a decenas de millones de personas que crucen fronteras y que ejerzan su supuestamente inalienable derecho a moverse libremente. Según ACNUR ahora mismo hay 68,5 millones de desplazados forzosos, una cifra récord en la historia. Se diría que estamos copiando a la antigua URSS, sólo que, en vez de restringir la movilidad a nuestros ciudadanos, estamos haciendo del resto del mundo una prisión… A medida que la tragedia aumenta y el moridero engorda (más de 3.000 ahogados en el Mediterráneo en 2017 intentando llegar a Europa), va creciendo también un populismo xenófobo de una ferocidad aterradora. Trump…, Hungría aprobando una ley que criminaliza a quien ayude a los inmigrantes, e Italia, con el ministro Salvini a la cabeza, en plena deriva neofascista. Los energúmenos se han quitado los disfraces; incluso se jactan de su brutalidad. Me siento como en la cobarde Europa de los años treinta, observando la subida de Hitler con cierta inquietud pero sin querer preocuparme de verdad, para así no tener que implicarme en combatirlo.

No digo que el problema no sea difícil de solucionar: es colosal, quizá el mayor reto que afronta el mundo hoy. Pero parecería que ni siquiera estamos intentando buscar una salida. Yo sólo veo que nos atrincheramos, que cerramos fronteras, que condenamos a millones de personas a la muerte o al infierno. La magnitud del drama nos paraliza; preferimos no pensar en ello, convertir a las víctimas en frías cifras. Los xenófobos incluso las culpabilizan: para qué vienen. Hay un poema estremecedor que lleva un par de años incendiando las redes. Es de Warsan Shire, una joven británico -somalí: “Nadie abandona su hogar, a menos que su hogar sea la boca de un tiburón… Nadie deja su casa a menos que su casa le persiguiera hasta la costa”. Es un poema largo. Merece la pena buscarlo en Internet y leerlo. Merece la pena hacer el esfuerzo de no olvidarlo. Merece la pena asumir que las fronteras son hoy el problema mundial más acuciante, y que están en la tierra pero también dentro de nosotros, lindando con la indignidad de nuestra indiferencia”.

Construir puentes. Hasta hace poco, la inmensa mayoría de los seres humanos nacía, vivía y moría en unos pocos kilómetros cuadrados. No sabían lo que acontecía más allá de su entorno inmediato y eran, en consecuencia, temerosos, sumisos, silenciosos… La mujer no se asomaba más que fugaz y miméticamente a las escenas del poder, ejercido siempre de forma absoluta por varones.

En las últimas tres décadas, gracias en buena medida a la tecnología digital, podemos expresarnos libremente y saber lo que acontece en todas partes. Ahora “nosotros, los pueblos” por primera vez en la historia somos mujer y hombre, y tenemos voz. No podemos ser cómplices. No debemos seguir indiferentes e insolidarios. Vamos a construir puentes y derribar muros. Si no lo hacemos, si no aprendemos las lecciones de la historia, seremos culpables… “Fingí que no sabía… y ahora voy con mi conciencia a cuestas, insomne noche y día”.

Sabemos. Actuemos. La indiferencia, nos advierte Rosa Montero, es una indignidad.

http://federicomayor.blogspot.com

Kategorien: Attac Planet

A ver si desde las izquierdas políticas y sociales nos volvemos a centrar en lo esencial

Do, 30/08/2018 - 15:07

Carlos Martínez - Consejo Científico de ATTAC España

No distingue a la izquierda de la derecha y más desde la aparición del socialismo a partir de Cabet, Proudhon y Marx el deseo de aplicar tan solo la utopía liberal con más y mejor democracia o las teorías nacionalistas surgidas de forma moderna y con fuerza a partir de las crisis de los imperios. La izquierda social, socialista y de transformación y/o cambio, se distingue por la búsqueda de la igualdad y para ello es imprescindible la crítica al capitalismo y el desarrollo de ideas y acciones tendentes a superarlo y cambiar “el mundo de base hundiendo el imperio burgués”.

La izquierda surgida en la revolución francesa en contra del antiguo régimen es decir la monarquía y por la soberanía del pueblo se transforma de liberal (en el más noble sentido de la palabra, que lo tiene) en socialista y ya en el propio partido de la “Montaña” en la Francia revolucionaria, surgen aspectos socializantes. Pero desde los utópicos a Marx todo cambia encontrando su camino en desde la crítica al capitalismo, alcanzar el socialismo.

Para ello es imprescindible el internacionalismo. No un internacionalismo utilizado como coartada en contra de aspiraciones populares de independencia o autogobierno, sino como organización unitaria de la clase obrera de un sistema injusto y que se basa en el dominio de clases propietarias y burguesas en su exclusivo beneficio, dado que estas clases si utilizan en todo el mundo métodos y alianzas similares para explotar a clases subalternas y pueblos colonizados. Incluso cuando se pelean entre sí por la hegemonía como en la I Guerra Mundial sus soldados son sus propios obreros movilizados.

De forma que hay un sistema injusto el capitalismo, que evoluciona y hace evolucionar la sociedad, la cultura, la religión o la política según sus necesidades de dominio o de ganancia.

Por eso las clases trabajadoras fueron conscientes de que solo la unidad logrará doblegar a un capitalismo que es mundial con una organización internacional de trabajadores. Las conquistas sociales y de la clase, ya sean laborales o políticas necesitan incluso sin buscarlo de huelgas generales, revoluciones o amplias victorias electorales que influyen de unos países-estado a otros. Así tenemos que conquistas republicanas, voto universal, voto femenino, ocho horas, bienestar o independencias de las antiguas colonias son ejemplos que hacen avanzar el mundo. Este artículo no es exhaustivo, no puede serlo, pero para poner ejemplos, ¿Acaso la revolución de Octubre de 1917 no tuvo amplias repercusiones o la lucha contra el fascismo antes y durante la II Guerra Mundial o la independencia de Argelia y su lucha anticolonial o el estado del bienestar centro-europeo?

Sé que son ejemplos diversos, pero todos ellos, sea cual sea su resultado tienen repercusiones mundiales. Por eso cuando el capitalismo reacciona, pues ve peligrar su tasa de ganancia y dominio, incluso por opciones políticas que a algunos les resultan moderadas, arma la contra-revolución conservadora (Thacher-Reagan), se dota de una idea política, el neoliberalismo e inicia su transformación financiera y de deslocalización de la fabricación de bienes. La globalización es la gran arma del capitalismo internacional. Dinero circulando libremente y con transacciones instantáneas, burbujas especulativas ya sean con vivienda, petróleo, arroz o trigo como la actual. Rebajas salariales y del bienestar generalizadas utilizando la deuda pública como excusa para ello y negocio a la vez, que la introducción de una competencia fiscal entre estados que les lleva a conseguir que hoy en día sean imposibles la reformas fiscales progresivas porqué si un estado practica la justicia fiscal, pues se llevan a otro las inversiones y punto y ante esa amenaza no hay quien aguante. Ejemplos como el de Grecia y SYRIZA son significativos. Claro podemos hablar de traiciones alegremente, pero si silenciamos la acción genocida y criminal del capitalismo contra la justica, los derechos humanos, la democracia parlamentaria y la igualdad estamos siendo cómplices del propio capitalismo, aunque lo hagamos por miedo. También somos cómplices por mentir y desviar el asunto y ese es el fallo de los populismos buscando enemigos diferentes al capitalismo como inmigrantes y refugiados, castas y política, pues si no vamos a la raíz, solo engañamos o desviamos la cuestión.

No es ahora por ejemplo en el Estado Español nuestro principal problema real para el pueblo trabajador, una batalla de lazos o el seguir a burguesías de tal o cual identidad o centralista, todas ellas igual de corruptas y vividoras a costa de lo público. Es cómo combatir una desigualdad creciente que todas las burguesías hispanas (ese es el nombre que nos dieron a todas los romanos) propician y su férrea alianza con otras burguesías y con su instrumento principal: las multinacionales, los tratados de libre comercio y las alianzas militares. Los recortes, la llamada reforma laboral, la deuda pública y su pago por encima de todo, son los instrumentos que nos imponen ni siquiera desde Madrid, ni siquiera desde Bruselas sino desde la City, Wall Street o Singapur, Tokio, Hong Kong. Claro mejor nos peleamos entre nosotros y así ellos felices. Porqué claro, cual es la solución ¿Crear dos o tres paraísos fiscales más? ¿Quién pagará nuestras pensiones en una España desigual, con bajos salarios y empleos de mierda, peores cuando más jóvenes son sus perceptoras y más turismo hay?

El capitalismo existe. De verdad.El capitalismo son personas privilegiadas que rigen nuestras vidas. Tienen a su servicio ideas, medios de creación cultural y religiosa o inventan estados, uniones internacionales… Lo que haga falta. No soy un demagogo, ni miento. Ahora busquemos soluciones, incluso gradualistas, sociales y de más democracia. Salvemos el planeta. Pero sepamos en que mundo vivimos: La nueva crisis económica mundial capitalista que está ya con nosotros. Cómo la mala gestión de la crisis de 2008 hace reaparecer otra crisis financiera y de deuda pública. Cómo se comienza a especular con el trigo y pronto subirá el pan en el mundo. Cómo está la guerra mundial de divisas y del comercio. ¿Qué es eso de la ruta de la seda? ¿Van EE.UU y sus aliados en camino de una crisis sistémica irremediable?

Mientras tanto vamos a ir retejiendo alianzas internacionales del Trabajo y la izquierda, pero no desde las capillitas y el sectarismo radicalero, sino desde la realidad. Por ejemplo las huelgas de Ryanair, Amazón y similares. Los conflictos contra la “uberización” de la economía y las luchas internacionales de taxistas contra Uber y compañía; la solidaridad de los estibadores del mundo, son pequeños ejemplos, pero ahora es lo mejor que tenemos para mejorar el mundo, aunque no queramos verlo, aunque no nos dejen verlo, aunque nos desinformen.Observemos a las izquierdas socialistas de los EE.UU y Gran Bretaña. La lucha por Lula pues de lo que sea Brasil depende gran parte del mundo o de la reorganización de la izquierda del trabajo en Sudáfrica o las revueltas en Marruecos… las ya próximas revueltas del pan. Hay mucho que hacer.

Politólogo, del Consejo Científico de ATTAC y de la plataforma pro Partido Socialista por la libre federación

Kategorien: Attac Planet

La globalización financiera reconfigurada: inversiones directas desde paraísos fiscales

Mo, 27/08/2018 - 12:19

Juan Hernández Vigueras – Consejo Científico de ATTAC España

La reciente e inesperada depreciación de la lira turca sumada al endeudamiento y otros problemas económicos de Turquía, ha generado cierto temor al contagio e inquieta en ciertos sectores de los mercados financieros. Pero nada similar a lo vivido hace una década. Porque los análisis de expertos concluyen que la globalización está en retirada si aplicamos muchas medidas estándar; y la globalización financiera está sufriendo una transformación aunque sin desprenderse de la opacidad que perjudica a las democracias.

La crisis financiera de 2008 y la gran recesión que la siguió, pusieron fin a tres décadas de rápido crecimiento del comercio global de bienes y servicios; y los flujos financieros transfronterizos han disminuido en casi dos tercios. En muchos países, tradicionalmente campeones de la globalización como eran los EEUU y el Reino Unido, la inquietud política sobre el comercio ha dejado de enfocarse en los beneficios económicos para centrarse en la pérdida de empleos, la deslocalización, la desindustrialización o la desigualdad; y hacia medidas proteccionistas. Pero esa es solamente una parte de la historia. La realidad es que la  globalización prosigue su avance pero sobre nuevas vías, impulsada por la tecnología digital y por el liderazgo de China y otras economías emergentes, que han reemplazado al impulso del comercio y al liderazgo de Occidente, como analizan Susan Lund, socia de McKinsey & Company, y Laura Tyson, profesora de la Universidad de Berkeley, en el ensayo Globalisation Is Not in Retreat (Foreign Affairs, may-june 2018). El liderazgo económico está girando hacia el Este y el Sur, a medida que los EEUU se centran en sí mismos y la Unión Europea y el Reino Unido negocian su divorcio.

En el plano financiero, la globalización también está cambiando. Los flujos internacionales de capital han disminuido desde la crisis. El volumen de los fondos que cruzan las fronteras se ha reducido drásticamente y la inversión a largo plazo está desempeñando un papel más importante, valiéndose de los centros financieros internacionales, cuya opacidad y baja tributación detraen ingresos públicos de los Estados. Pero, la pregunta que se hacía el Financial Times es si el sistema financiero global es más resistente.

Disminución de flujos financieros internacionales

Nadie ignora hoy que los excesos de los flujos de capital fueron una de las principales causas de la crisis financiera, y es de donde podría brotar la próxima crisis. Aunque los datos internacionales destacan la importante disminución de los movimientos transfronterizos brutos de capital desde 2007; es decir, los movimientos anuales de inversiones extranjeras directas, compras de bonos y acciones, y préstamos y otras inversiones, que se han reducido en un 65 por ciento en términos absolutos. Los flujos de capital transfronterizos disminuyeron significativamente desde donde estaban cuando comenzó la crisis financiera mundial. Los 4,3 billones (trillion) de dólares que fluyeron alrededor del mundo en 2016 fueron solo un tercio del máximo de 12,4 billones en 2007, según el informe del McKinsey Global Institute. Desde luego, nadie piensa que sería saludable un regreso a aquellos niveles de hace una década más o menos. El mayor contribuyente a esta caída de los flujos de capital ha sido el colapso en los préstamos bancarios transfronterizos, con los bancos europeos responsables de gran parte de la caída. “Es difícil señalar cualquier parte de la economía global que se haya vuelto menos global que la banca”, dice una de los socios de la consultora McKinsey.

Obviamente, la consecuencia más destacable es que el sistema financiero mundial es más resistente hoy de lo que era hace una década,  según sostiene en el referido informe. Gran parte de la caída en los movimientos financieros sistémicos es un recordatorio de dónde viene la economía global. En 2007, el mundo se llenó de liquidez vía préstamos en modalidades diversas,  resultado de la desregulación financiera y de un aumento en los ahorros de China y otras economías emergentes y la entonces aparentemente ilimitada riqueza de los exportadores de petróleo, según recientes investigaciones. Todo ese dinero tuvo que encontrar un hogar y regresar; y gran parte del mismo aterrizó en propiedades estadounidenses y algunos países europeos como España, inflando una burbuja inmobiliaria que estalló con espectaculares y lamentables consecuencias. De ahí que la razón principal de la caída de los flujos internacionales haya sido un colapso en préstamos bancarios transfronterizos, principalmente para los bancos europeos. Porque las principales transformaciones en la banca global están teniendo lugar en estos años.

La banca global está cambiando

El cambio más espectacular en el sistema financiero global posterior a la crisis ha ocurrido en el mundo bancario, según el citado informe. Los bancos de la eurozona han liderado un retroceso de los mercados extranjeros en medio de la erosión de la confianza en la salud de otras entidades financieras de la propia eurozona, una reevaluación de la rentabilidad y del riesgo, y una respuesta a la nueva regulación que les exige reconstruir el capital. Por las mismas razones, los mayores bancos globales de Suiza, el Reino Unido y los Estados Unidos redujeron su presencia en los mercados extranjeros. Mientras tanto, los bancos de otras economías avanzadas, especialmente de Canadá y Japón y de algunos países en desarrollo, en particular China, se expandieron a los mercados extranjeros. Y los Bancos centrales de las economías avanzadas también han jugado un papel más importante en los mercados de capital, proporcionando capital y liquidez a través de políticas monetarias no convencionales. En realidad, el sistema financiero global se ha seguido manteniendo en funcionamiento tras la crisis, gracias al dinero de los contribuyentes que gestionan los Bancos centrales.

Los bancos de la eurozona han reducido los créditos extranjeros en un 45 por ciento desde 2007; es decir, en 7.3 billones (trillion) de dólares. Después de la creación de la moneda única, los bancos de la eurozona comenzaron a expandirse a otros mercados, aumentando el volumen de sus créditos externos totales (incluidos préstamos y otros créditos) hasta alcanzar los 15.9 billones en 2007, convirtiéndose en los bancos más globalizados en el mundo. Pero actualmente estos mismos bancos están reduciendo sus operaciones en el extranjero, reduciendo activos transfronterizos, y retirándose del negocio de los préstamos a corto plazo en los mercados interbancarios. Casi la mitad de la reducción ha tenido lugar en créditos a otros prestatarios de la zona del euro, particularmente préstamos interbancarios. ”Parece claro para nosotros que lo que está surgiendo es una forma de globalización financiera más estable y resistente que bien podría ser beneficiosa”, sostiene Susan Lund, una de las autoras del citado informe. “Lo que ha desaparecido es una gran cantidad de préstamos transfronterizos. . . Y sabemos de los 20 a 30 años de crisis financieras en todo el mundo es que los préstamos transfronterizos son a menudo la primera forma de capital que sale de un país en una crisis”.

Predominan las inversiones extranjeras directas

Lo que ha cambiado significativamente ha sido la composición de los flujos transfronterizos. Ahora la inversión extranjera directa (IED) y la inversión de capital constituyen una mayor proporción de flujos que los préstamos bancarios. Pero eso puede tener más que ver con políticas de las multinacionales que persiguen más los bajos tipos impositivos que las condiciones de la inversión en fábricas e instalaciones. Aunque el flujo de inversión extranjera directa en todo el mundo o nuevas inversiones realizadas por empresas cada año, aún no han vuelto a sus niveles previos a la crisis; y parece ser que llevará varios años más para que eso ocurra. Las economías desarrolladas están enviando significativamente menos dinero al exterior en forma de IED que antes de la crisis. Y su participación en el volumen mundial de IED también ha disminuido a medida que ha crecido el papel de China.

Hoy en día, la mayor parte del capital que fluye alrededor del mundo es en forma de inversión extranjera directa (IED)  (definida como  una participación de al menos un 10 % en una entidad foránea), el tipo de compromiso financiero a largo plazo de las empresas en fábricas y otras instalaciones que normalmente se considera productivo. Sin embargo, entre los economistas se extiende la opinión que el crecimiento de la IED refleja una tendencia insana, como es la búsqueda corporativa de los tipos impositivos más bajos para el capital y la competición entre los gobiernos para atender esa demanda. La IED no llega a Luxemburgo para construir allí fábricas sino porque busca una mayor rentabilidad reduciendo el “coste fiscal”, la menor tributación en el verdadero país de origen. Muchas de estas operaciones de inversiones en el extranjero representan un cambio de beneficios motivado por los impuestos que aparece en la balanza de pagos a medida que fluye la IED.

Los centros financieros offshore, proveedores de inversiones directas.

La búsqueda de rendimientos por parte de los inversores mediante bajos tipos tributarios persistentes, ha reducido el costo de la deuda para los prestatarios de todo el mundo en desarrollo. De ahí que el FMI siga viendo riesgos en el sistema financiero actual. Philip Lane, gobernador del Banco central de Irlanda, y Gian Maria Milesi-Ferretti, economista senior del Fondo, argumentan en un reciente documento publicado por el FMI que el principal factor detrás de la expansión de la IED ha sido el flujo de inversiones registradas en “centros financieros”, la expresión convencional y educada para países de bajos impuestos como Irlanda o Belice. Este documento muestra la evolución de la integración financiera internacional desde la crisis financiera utilizando un conjunto de datos actualizado sobre activos y pasivos exteriores, cubriendo más de 210 economías para el período 1970-2015. Considera que se ha detenido el crecimiento de las posiciones transfronterizas en relación con el PIB mundial. Lo que refleja flujos de capital mucho más débiles hacia y desde las economías avanzadas, con una actividad bancaria transfronteriza disminuida, y un aumento en el peso de las economías emergentes en el PIB mundial, ya que estas economías tienen menos activos y pasivos que las economías avanzadas. Las posiciones transfronterizas de IED han continuado expandiéndose, a diferencia de las posiciones en instrumentos financieros y otras inversiones. Esta expansión refleja principalmente las posiciones frente a los centros financieros, lo que sugiere que la complejidad de la estructura corporativa de las grandes corporaciones multinacionales está jugando un papel importante. Dicho de otro modo, es lo que han revelado los datos contenidos en los mediáticos papeles de Panamá y papeles del Paraíso: la abundancia de sociedades mercantiles en centros offshore, propiedad de multinacionales y grandes patrimonios, a través de las cuales efectúan inversiones productivas en otros países. En ese documento del FMI se demuestra el papel desproporcionado desempeñado por los centros financieros, tanto por los pequeños centros offshore o extraterritoriales (conocidos más como paraísos fiscales) como por algunas economías avanzadas más grandes, así como un papel cada vez más modesto desempeñado por las economías emergentes y en desarrollo.

En relación con la distribución geográfica, el citado documento del FMI reseña que la ubicación de los intermediarios financieros para la cartera y las inversiones directas han tendido a concentrarse en jurisdicciones específicas, como Irlanda y Luxemburgo para fondos de inversión colectiva, o las Islas Caimán para fondos de cobertura o alto riesgo; y en consecuencia, las propiedades transfronterizas han crecido reflejando el “paso” de inversiones a través de estos centros financieros de camino a su destino final. Los fondos acumulados de modo opaco en centros offshore o países de baja tributación se transforma en inversiones directas productivas en otros países.

Otra investigación de un grupo independiente privado radicado en Ámsterdam subraya asimismo que una parte significativa de la inversión extranjera directa (IED) fluye a través de centros financieros.En este estudio se distinguen los centros financieros offshore, conocidos como paraísos fiscales extraterritoriales o para no residentes; y centros de inversión singulares offshore (extraterritoriales o privilegian a no residentes) y centros de inversión singulares, de países que son jurisdicciones que facilitan el tránsito de inversiones debido a condiciones fiscales y de inversión favorables (incluidos entornos jurídicos estables y regímenes políticos). Estas condiciones favorables ayudan a limitar la información de la operación financiera (digamos, opacidad) y los costes de transacción asociados con las inversiones internacionales de capital, incluidas las derivadas de la falta de coordinación supranacional en la política tributaria (ingresos corporativos). Ambos tipos de centros financieros se califican como hubso centros de operaciones o plataformas de inversiones internacionales que ayudan a reducir las fricciones (de mercado) que impiden un flujo eficiente de capital.

Según los datos aportados por el estudio citado del grupo de Amsterdam,  Irlanda, Luxemburgo, la Isla Mauricio, los Países Bajos y Singapur, como plataformas de inversiones internacionales, albergan alrededor de un tercio del total de las reservas mundiales de inversiones extranjeras directas. La mayoría de esta IED tiene lugar entre las economías desarrolladas: más del 80 por ciento de la IED entrante y saliente de estos centros de inversión se origina o se dirige a las economías desarrolladas. Es principalmente el sector de proveedores de servicios corporativos (CSP) el que facilita la (gran) mayoría de la IED tanto en el exterior como en el exterior en estos centros de inversión al ofrecer servicios a los inversores, como la domiciliación de empresas en otros países, la creación y estructura de compañías, la gestión de empresas y la prestación de servicios contables, de gestión financiera, legales, impositivos y de asesoramiento.

Estos centros generadores de inversión encauzan una parte importante de la IED hacia los países en desarrollo, y el 35% de la misma hacia los países menos adelantados. Mientras que Irlanda, Luxemburgo y los Países Bajos, como centros de inversión, principalmente obtienen IED y dirigen las inversiones a los países desarrollados, los otros dos centros de inversión como Isla Mauricio y Singapur presentan una imagen diferente. Mauricio recibe el 53 % de la IED entrante de los países en desarrollo, y el 79 % de su IED se destina a los países en desarrollo y menos adelantados. Singapur atrae el 38 % de las entradas de IED de los países en desarrollo, pero posee el 69 % de las reservas de IED en las economías en desarrollo y menos desarrolladas.

De todas estas informaciones solventes podemos deducir que pervive una globalización de las finanzas reconfigurada pero manteniendo su rasgo característico de la opacidad, la ocultación del titular real del dinero que se materializa en los conocidos como paraísos fiscales, y la carencia de supervisión pública más allá de las fronteras nacionales; con la consiguiente vulnerabilidad de los Estados democráticos frente a la banca global y los grupos financieros de alcance  mundial.-

La Europa opaca de las finanzas

Kategorien: Attac Planet

La corrupción, los medios y el conflicto social

So, 26/08/2018 - 12:39

Julio C. Gambina – Consejo Científico de ATTAC España

La corrupción está instalada como eje de la información que definen los principales medios de comunicación. Es una estrategia funcional a la concentración económica y del poder, ya que el acento está en la corrupción anterior mientras se vela la del presente, en clara manipulación informativa. Los objetivos son políticos y económicos de cara al presente mediato.

Desde el punto de vista político impedir que se retome cualquier gobierno con intento de disputa de derechos en 2019 y desde lo económico confirmar un rumbo favorable a una lógica de privilegio de las ganancias concentradas en la cúpula del poder global. En este aspecto económico, los empresarios involucrados pueden terminar enajenando sus empresas ante las restricciones que pudieran sobrevenir, incluso fuera de la Argentina.

¿Existen capitales locales para esas operaciones, o el solo hecho de pensarlo resulta en mayores niveles de concentración y extranjerización de capitales en la Argentina?

Por eso el operativo es a dos puntas, a consolidar el intento de una nueva hegemonía política modificando la tradición histórica del país con gobiernos radicales y peronistas, salvo dictaduras, hasta 2015 y con ello, convalidar un rumbo económico de inserción subordinada en el sistema capitalista mundial, lo que supone mayor concentración y extranjerización económica.

Lo dicho no excluye el rechazo a toda forma de corrupción, la que debe ser combatida con todo rigor, en una mirada hacia atrás de largo aliento, pero también del presente. Entendiendo a la corrupción tanto el que la percibe como quien la otorga. La corrupción es un acuerdo de partes, no interviene uno solo.

Al mismo tiempo, pensar en el desafío de época para superar las identidades partidarias tradicionales como problema, no solo del poder, sino también del amplio abanico del arco social definido en lo popular.

La política asumida por millones de participantes en luchas por la ampliación de los derechos humanos (especialmente del movimiento de mujeres), individuales y colectivos, mayoritariamente protagonizado por jóvenes, nos remite a la imprescindible creación de nuevas identidades populares para disputar la representación social de los de abajo.

Conflicto creciente demanda políticas alternativas

Sin embargo, pese a la manipulación mediática, la realidad social se impone con variadas manifestaciones.

Una remite a la lucha universitaria, iniciada el 6/8 pasado como no inicio de clases, decisión convalidada por una mayoría interesante de docentes y a la que se suma de manera importante el conjunto de la comunidad universitaria: estudiantes, graduados y autoridades.

Vale mencionar que no existe acuerdo total de cómo avanzar en el tema entre las organizaciones sindicales representativas.

Lo determinante en este tiempo y no solo para este caso, no parece pasar por los dirigentes, sino por la voluntad de los trabajadores y trabajadoras junto a la capacidad para instalar socialmente el asunto.

Es algo que se está logrando con la Universidad itinerante, con clases públicas y manifestaciones masivas fuera de las propias sedes universitarias.

Masivas movilizaciones en solidaridad con el reclamo universitario se dieron en estos días, especialmente en principales ciudades con tradición universitaria y de lucha, casos de Rosario o Córdoba y varias otras ciudades.

Son iniciativas asumidas como procesos de construcción de una movilización programada para el 30/8 en la ciudad de Buenos Aires, condensando el reclamo federal no solo por recomposición salarial docente.

En rigor, el conflicto incluye la crítica a la disminución del presupuesto universitario para este año, de más de 3.000 millones de pesos, y además, la sub ejecución de ese presupuesto asignado a la baja.

La protesta es por los salarios, la baja del presupuesto y la sub ejecución de lo asignado, en una clara confrontación contra la política oficial.

Una política que tiene complicidad de todos los poderes del Estado y que es parte de un objetivo de largo aliento por cambiar la tradición del derecho a la educación por la educación como servicio o mercancía que se compra y se vende en el mercado.

En efecto, desde los 60 del siglo pasado cuando se inició el estímulo a las Universidades privadas, no ha cesado la promoción de una política privatizadora, estimulado en los tiempos de ampliación de una deliberada privatización a escala global, entre otras cuestiones, de la educación.

Se valida la orientación en los 90 y ahora con el argumento de que los pobres no acceden a los estudios universitarios y por ende, aquellos que si “llegan a la pública” deben pagarla.

La demanda es contra la política gubernamental y en defensa del derecho a la educación, que se hermana con otros conflictos, caso de la lucha contra la privatización de la empresa provincial de energía en Córdoba.

En efecto, la multitudinaria movilización cordobesa en defensa de la EPEC estatal y los reclamos universitarios unificaron la reivindicación y extendió el horizonte de la disputa del consenso por otra política asentada en el derecho a la educación o en el derecho a la energía.

La energía y la sociedad estuvieron en el centro de la atención del Congreso realizado en Mar del Plata este 24 y 25/8, por la Federación de Trabajadores de la Energía, FeTERA, organización de base de la CTA Autónoma.

En el cónclave marplatense se analizó la necesidad de avanzar en la generalización de las demandas sociales para modificar el cuadro de situación económica que se descarga vía inflación y recesión sobre la mayoría de la población.

La declaración relativa a la situación nacional promueve el impulso a un paro nacional de 36 horas a convocar por todas las centrales sindicales y a instalar la lucha por la demanda de la soberanía energética.

Tanto la educación o la energía como derecho, es parte de una lógica contenida en los 21 puntos programáticos difundidos luego del multitudinario acto de Frente Nacional Multisectorial 21F, convocado el pasado 16/8 en el mini estadio de Atlanta.

Allí convergieron 825 organizaciones reunidas en 28 multisectoriales en todo el territorio nacional que confluyeron en un Congreso Federal para ofrecer un programa con propuestas alternativas para abordar la defensa de los ingresos populares; una concepción extendida de derechos; al rechazo al acuerdo con el FMI; y una inserción mundial privilegiando la Patria Grande.

La conciencia social está en disputa

Nuestro relato apunta a discutir la eficacia de la estrategia comunicacional del poder.

El debate social no transita solamente por la agenda instalada por los principales multimedios, sino por la capacidad de intervenir de las trabajadoras, los trabajadores, en actividad o pasivos, y por el conjunto de la sociedad.

Sostenemos el argumento más allá de lo que pueda pensarse de algunas/os o muchas/os de los dirigentes de las organizaciones sociales, políticas y sindicales que procesan este debate crítico sobre la realidad y el que hacer para modificarlo. La dinámica social en el conflicto es la clave para interpretar el devenir, claro que de manera dialéctica con los proyectos políticos en pugna.

En los próximos días se debatirá el Presupuesto 2019, convalidando el ajuste suscripto en el acuerdo con el FMI. Ese proyecto solo se aprueba si logra conformidad parlamentaria, por lo que confirmamos que la crítica no es solo al poder ejecutivo, sino extensivo al legislativo y en asociación a lo relatado con respecto a la corrupción, también involucra al poder judicial y al de los medios de comunicación.

La realidad económica nos la devuelve la data oficial, con caída de la producción agraria e industrial, más el comercio, con lo que se define el dato de junio del 2018 de una baja del -6,7% respecto al mismo mes del año anterior y del -1,3% respecto al mes de mayo del 2018.

Ese dato que confirma la recesión económica se suma a la cruda realidad de incrementos de precios que define la estanflación, estancamiento más inflación, con costos sobre la mayoría social de menores ingresos.

La discusión como siempre es quien vence a quien y como vemos es lucha política, económica y de ideas sobre el presente y el futuro.

De un lado el poder instituido desde sus diversos destacamentos, y desde el otro, una fragmentación de proyectos políticos que intenta ser superado por una amalgama de esfuerzos unitarios de contenido federal, caso de la Multisectorial 21F, para habilitar condiciones de una disputa con horizonte de ampliación de derechos. Fue la enseñanza que dejaron otras luchas vigentes, como mencionamos, por ampliación de los derechos de las mujeres en un marco de generalización de derechos humanos en sentido integral.

Solo el consenso social para un modelo alternativo hará posible el éxito de cualquier reivindicación concreta, de lo contrario, el mapa del conflicto será contenido en luchas corporativas que fragmentan la protesta social sin rumbo compartido.

La propuesta de Paro Nacional de 36 horas con movilización convocado por las centrales sindicales en septiembre suena en ese sentido, habilitando una profunda discusión sobre el programa necesario a sustentar masivamente.

Confirmamos así nuestra tesis relativa al necesario debate económico, político, cultural, de ideas. No alcanza con consignas o etiquetas. No está resuelto el enigma de como mejor disputar el destino, salvo la unidad de acción que en el marco de un debate programático encuentre los consensos necesarios para la confrontación con la hegemonía actuante avalada por el FMI.

Buenos Aires, 25 de agosto de 2018

https://juliogambina.blogspot.com/

Doctor en Ciencias Sociales de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA. Profesor de Economía Política en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Rosario y de la FCEJYS de la Universidad Nacional de San Luis, Presidente de la Fundación de Investigaciones Sociales y Políticas, FISYP, e Integrante del Comité Directivo del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, CLACSO (2006-2012). Integra la Presidencia de la Sociedad Latinoamericana de Economía Política y Pensamiento Crítico, SEPLA desde 2016. Director del Instituto de Estudios y Formación de la CTA, IEF-CTA Autónoma. Miembro del Consejo Académico de ATTAC-Argentina y dirige el Centro de Estudios Formación de la Federación Judicial Argentina.

Kategorien: Attac Planet

El código postal de la mano invisible

Fr, 24/08/2018 - 07:00

Alejandro Nadal - Consejo Científico de ATTAC España

El capitalismo ha sufrido una transformación esencial en los pasados cuatro decenios. La financiarización es el sello de esta mutación que va más allá de una modificación superficial. La forma de producir puede todavía estar marcada por máquinas y trabajo, pero la circulación ha comenzado a comerse la producción.

A lo largo de su breve historia, el capitalismo ha experimentado cambios profundos en sus métodos de producción y en la aceleración de la rotación de las inversiones para apresurar la recuperación con ganancias. Pero a partir del colapso del sistema de Bretton Woods, en 1971, el capital sufrió una metamorfosis que hoy amenaza con destruirlo todo. Para empezar, el quehacer de la política macroeconómica se ha subordinado a las prioridades del sector financiero. Y las finanzas se han convertido en el corazón de la dinámica capitalista, invadiendo la esfera de las actividades de las empresas no financieras y el comportamiento de los hogares.

Un estudio reciente de Atir Mian y Amir Sufi, investigadores de las universidades de Princeton y Chicago, respectivamente, explora la conexión entre el otorgamiento de crédito por la banca comercial y los episodios de inflación en el precio de bienes inmuebles. La investigación se llevó a un gran nivel de desagregación y examina la expansión del crédito y la evolución de los precios de casas a escala de códigos postales. El resultado no sorprende: la disponibilidad de crédito está fuertemente asociada con la adquisición agresiva de activos inmobiliarios, forzando los precios al alza y generando una burbuja. Cuando por presiones inflacionarias las tasas de interés comienzan a elevarse, el crédito, que antes era accesible, comienza a contraerse y su costo se convierte en el principal enemigo de los prestatarios. Las burbujas inmobiliarias no se limitan a las construcciones residenciales: los desarrollos inmobiliarios con fines comerciales y la edificación de espectaculares edificios de oficinas también entran en el juego.

El ciclo de auge y colapso de la burbuja es bien conocido. Y este comportamiento puede extenderse a todo tipo de bienes, desde casas hasta los famosos commodities o productos básicos (granos, metales, crudo). Cualquier mercancía se convierte en activo, pues es también reserva de valor y hoy hasta las mercancías que no existen son intercambiadas alegremente en el mercado de futuros.

Keynes sabía que la función de reserva de valor para cualquier activo constituía una fuente de inestabilidad, volatilidad y anuncios de crisis. También Marx consideró este aspecto de la circulación en sus análisis sobre el capital dinerario y financiero. Pero hoy la novedad es que la lógica de las empresas no financieras y de los hogares ha asimilado la forma y modus operandi del mundo de las finanzas y la especulación. Este proceso comenzó hace mucho y así lo revelan los estudios de autores como William Lazonick. En la actualidad se ha llegado al paroxismo de la financiarización, porque el neoliberalismo dejó en el abandono los sectores de la salud, la educación y la vivienda. Todo eso en aras de mantener finanzas sanas y generar recursos para pagar la deuda pública. El estancamiento de los salarios agudizó el problema. Los hogares no han tenido más remedio que recurrir al crédito para solventar sus necesidades: la reproducción de la fuerza de trabajo es víctima de la extracción sistemática de ganancias financieras. Es lo que Costa Lapavitsas ha bautizado como la expropiación financiera de la clase trabajadora.

Muchos afirman que, debido a que la tasa de ganancia ha experimentado una tendencia declinante desde hace cinco decenios (a partir de 1966 para ser más precisos), el capital ha buscado refugio en el ámbito de las finanzas y la especulación. Según Lapavitsas, la evidencia empírica no sostiene esta hipótesis, porque aun en los periodos de recuperación de la tasa de ganancia la financiarización ha seguido avanzando. Sin embargo, la expansión del sector financiero y su lógica no se enciende y apaga como un interruptor eléctrico. Las instituciones que promueven la financiarización continúan su trabajo aun cuando la tasa de ganancia muestre una recuperación transitoria. Por eso la tendencia secular en la caída de la tasa de ganancia coincide con el florecimiento del mundo de las finanzas.

En este contexto también es interesante citar los trabajos de Fernand Braudel y Giovanni Arrighi, quienes ven en la expansión y supremacía del sector financiero la decadencia de toda una época en el caso de las potencias capitalistas que alguna vez gozaron de hegemonía a escala mundial (Génova, Holanda, Inglaterra y ahora Estados Unidos). Así, además de una transformación esencial, el auge financiero marcaría también el crepúsculo de una era.

Hoy, la residencia de la mano invisible de las finanzas se encuentra en todos los códigos postales. En la puerta de la entrada se puede ver un letrero que dice: “Bienvenidos al hogar de la volatilidad y la crisis”.

 

Twitter: @anadaloficial

Kategorien: Attac Planet

“El delito fiscal; el delito que nunca existió”

Mi, 22/08/2018 - 14:41

Juan Francisco Martín Seco – Consejo Científico de ATTAC España

Hace unos días saltó a la prensa una noticia que en principio no debería ser tenida ni siquiera por tal. La Audiencia Nacional ha condenado a cinco años de cárcel y doce de inhabilitación absoluta para cargo o empleo público a un ex contable del Consulado de España en Cantón (China) por apropiarse de cerca de 300.000 euros de la caja, falsificando los extractos bancarios que remitía al Ministerio de Exteriores. Carlos Gabriel Lozoya Barbero, que ocupaba el puesto de “canciller-cajero pagador” desde 2010 –y, por tanto, era el encargado de llevar la contabilidad- sustrajo, entre abril de 2012 y noviembre de 2013, 295.391 euros de los fondos del Consulado, por lo que ha sido condenado por un delito de malversación de caudales públicos. El fraude fue detectado en una inspección rutinaria del Ministerio en diciembre de 2013.

El hecho de que en 2018 sea noticia una malversación de caudales públicos efectuada hace cinco años (el canciller había ingresado en el Banco de China en once ocasiones cantidades inferiores a las que anotaba en contabilidad) solo puede explicarse o bien porque en las representaciones diplomáticas todo funciona perfectamente -lo que resulta difícil de creer- o bien porque los controles son muy escasos. No haría mal la Intervención General en prestar algo de atención a las embajadas.

Quizás el único aspecto reseñable de la noticia, y por ello la traigo a colación, es la diferencia en el régimen penal cuando el quebranto patrimonial se produce del lado del gasto que cuando ocurre respecto del ingreso. Los cinco años de prisión y doce de inhabilitación del canciller contrastan con el gran número de personas que son acusadas de delito fiscal por cantidades defraudadas mucho más elevadas y, sin embargo, se libran de entrar en la cárcel por el procedimiento simple de abonar cierta cantidad de dinero. Mientras se castiga con dureza la más pequeña falta en el cohecho y en la malversación de fondos públicos, se exonera de cárcel a los defraudadores fiscales por altas que sean las cantidades ocultadas, como si en el fondo no estuviésemos hablando también de recursos públicos. Los casos de Messi, Ronaldo o los Carceller, padre e hijo, dueños de la cervecera Damm, y tantos otros que se podrían citar que se han librado de entrar en prisión por pactos con la Fiscalía son de sobra expresivos.

Resultan curiosas las asimetrías que en múltiples aspectos se producen entre los dos lados del presupuesto. La minoración de ingresos tiene sobre el déficit el mismo efecto que el incremento de los gastos; no obstante, los guardianes de la estabilidad presupuestaria intentan por todos los medios plafonar, cuando no reducir, el nivel de gasto público al tiempo que son totalmente permisivos con la reducción de los ingresos. Se da la paradoja de que el Parlamento se esfuerza en establecer todos los años un techo de gasto como paso previo a la elaboración de los presupuestos, y, sin embargo, queda abierta la posibilidad ilimitada de establecer gastos fiscales, es decir, de conceder subvenciones, ayudas y beneficios de todo tipo mediante una reducción de ingresos.

Solo un exacerbado sectarismo puede negar que la presión fiscal en España es bastante más reducida que en la mayoría de los países de la Eurozona. Pero, a pesar de ello, hay un rechazo generalizado por parte de casi todos los partidos políticos a subir los impuestos. El que más y el que menos tiende a reducirlos mediante bonificaciones fiscales, que la mayoría de las veces son en el fondo subvenciones disfrazadas. La paradoja es evidente porque estas son las mismas fuerzas políticas que ponen el grito en el cielo tan pronto como se habla de incrementar el gasto público, como si una cosa y la otra no fuesen similares.

Esa aversión a la subida de los tributos impregna a la mayoría de la opinión pública. Únicamente cuando nos colocamos delante de la necesaria financiación del Estado del bienestar se acaba por aceptar la urgencia de incrementar la recaudación impositiva, pero en este caso la mayoría de la población propone como única solución que terminen pagando los que no pagan. Es decir, haciendo referencia a la lucha contra el fraude fiscal. Pero no estoy muy seguro de que esta apelación sea verdadera y no una mera fórmula para salir del aprieto, porque cuando se profundiza en el problema del fraude y de la elusión fiscal, se percibe que la cuestión está muy lejos de encender la cólera de la sociedad y más bien el delito fiscal se considera con bastante benevolencia.

Estamos ya acostumbrados a que los delitos fiscales no tengan la correspondiente sanción penal y -lo que es aún peor- tampoco la social, sobre todo si se trata de un personaje famoso. Resulta imprescindible incrementar la conciencia fiscal de la sociedad, haciendo sabedores a los ciudadanos de que el gran defraudador es un delincuente que atenta contra el bienestar social en mayor medida que otros muchos que se pudren años y años en la cárcel. El delincuente fiscal está robando a todos los ciudadanos y pone en peligro sus empleos, la salud de sus familias, la educación de sus hijos, el cuidado de sus ancianos y tantos y tantos servicios más que están amenazados por la insuficiencia de recaudación. El defraudador, y más si es famoso, debe sentir como cualquier delincuente la reprobación y el desprecio social sin que su popularidad, en el ámbito que sea, pueda servirle de coartada y de excusa, sino más bien de agravante.

Habría que garantizar la efectividad del delito fiscal, que se diferencia de la mera sanción administrativa en que conlleva penas de cárcel. Cuando el fraude se mueve en torno a cantidades elevadas, las sanciones administrativas, siempre pecuniarias y no demasiado altas, resultan inoperantes. La baja probabilidad de que la infracción sea detectada, contrapuesta a lo reducido de la multa, ofrece una esperanza matemática favorable a la defraudación. Casi siempre es rentable. Mientras todo se arregle con dinero, la tentación de evadir de los grandes contribuyentes se mantendrá. Únicamente el miedo a ingresar en prisión, como cualquier otro ladrón, podrá actuar de elemento disuasorio.

Después de cincuenta años en los que, como una de las contrapartidas de los Pactos de la Moncloa, el delito fiscal apareció en nuestro ordenamiento jurídico, aún se encuentra casi por estrenar. Se pueden contar con los dedos de la mano los ciudadanos que han entrado en prisión por condenas derivadas exclusivamente de este tipo penal. En una sociedad garantista como la nuestra, en la que resulta difícil demostrar el dolo, siempre ha habido mil obstáculos e impedimentos, tanto más si el delito no está bien tipificado y si los jueces y fiscales participan de la permisividad de la sociedad a la hora de enjuiciar la gravedad del fraude.

El punto 6 del artículo 305 del Código Penal, introducido en la reforma de 2012, dispone que si el defraudador, en el plazo de dos meses desde su citación por el juez como imputado, reconoce judicialmente los hechos y paga la deuda tributaria, verá reducidas las penas en uno o dos grados. Esto supone que, aun tratándose del tipo agravado de fraude del artículo 305 bis y aunque la rebaja sea únicamente de un grado, la pena de prisión podría no superar los dos años (lo que implica que el delincuente no entra en la cárcel) y que la multa podría fijarse entre el 25 y el 50% de la cantidad defraudada, muy inferior a algunas de las sanciones señaladas para infracciones meramente administrativas en el artículo 191 de la Ley General Tributaria. Podría darse, por consiguiente, el caso de que alguien que solo hubiese cometido una infracción administrativa tuviese que hacer frente a una multa superior a la de un condenado por delito fiscal, que además no entra en prisión.

Posteriormente, mediante ley orgánica se ha introducido en el Código Penal el artículo 308 bis que dispone que podrá suspenderse la ejecución de pena de prisión en los delitos contra la Hacienda Pública si se procede al abono de la deuda, añadiéndose que este requisito se “entenderá cumplido cuando el penado asuma el compromiso de satisfacer la deuda tributaria… y sea razonable esperar que el mismo será cumplido”.

A la normativa anterior hay que añadir la posibilidad que tiene el acusado de evitar llegar a juicio mediante pacto con el fiscal y la Agencia Tributaria. En todos estos acuerdos, prima por parte del Estado una visión cortoplacista que se fija exclusivamente en el incremento de recaudación que se puede producir del expediente en cuestión y se olvida de que la eficacia del delito fiscal es su carácter ejemplarizante que puede inducir a un correcto cumplimiento generalizado y traducirse por lo tanto en una mayor recaudación. Esta virtud disuasoria desaparece cuando la sanción es exclusivamente pecuniaria sin acarrear penas privativas de libertad.

Los grandes defraudadores no deben preocuparse porque, si tienen la mala suerte de ser detectados por la Inspección de Hacienda (cosa nada probable) y ser acusados de delito fiscal, siempre pueden librarse de entrar en prisión ingresando entonces lo defraudado o, incluso, si no les viene bien en ese momento, basta con que den su palabra de que, cuando tengan un rato, harán el pago correspondiente. Es más, si son famosos por ser futbolistas, empresarios, banqueros, artistas, etc., siempre habrá quien salga en su defensa y algún medio de comunicación que los convertirá en héroes y en contribuyentes modélicos.

www.martinseco.es

Kategorien: Attac Planet

Organismos poco conocidos que regulan nuestras vidas y haciendas en favor del “mercado”. El escándalo de la CNMC

Di, 21/08/2018 - 13:22

Carlos MartínezConsejo Científico de ATTAC España

Este verano de 2018 con una energía partidista fuera de toda duda, muchos sectores conscientes y reivindicativos de las clases populares y los ayuntamientos entre otros responsables de la cosa pública hemos descubierto de golpe, muchas y muchos, una cosa que se llama CNMC ó sea Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia. Este órgano creado en 2013 es decir con la mayoría absoluta del PP mediante la ley 3/2013 es un organismo público, independiente del Gobierno que sin embargo lo nombra mediante decreto ley, pero que está sometido control parlamentario. Es seguro que la actual CNMC fue nombrada por el PP y todas y todos conocemos el carácter marcadamente conservador y neoliberal de todos los nombramientos del PP, todos ellos muy politizados en tribunales y cualquier instancia, por lo tanto en este caso y dados sus últimos informas escandalosamente parciales en favor de multinacionales y empresas defraudadoras o reventadoras del mercado español, el sesgo ideológico es claro.

El gobierno designa a diez personas “independientes” y con un “curriculum acreditado”, a la vista de sus actuaciones, ese curriculum lo han debido desarrollar siempre en sectores públicos o privados defendiendo intereses privados o al menos teorizando sobre supuestos de economía ortodoxa y neoliberal puesto que entre sus miembros hay ex cargos públicos de sesgo ultra liberal no solo del PP pues también CiU está presente. https://www.cnmc.es/sobre-la-cnmc/organigrama

Tras sus escandalosas actuaciones últimas, en asuntos como el daño que le hacen a la vivienda y sus precios los supuestos apartamentos turísticos y los fondos buitre o la destrucción de las leyes y ordenanzas municipales de movilidad por parte de las multinacionales virtuales de las VTC y las “uber” de todo signo y condición, deberían saltar todas las alarmas democráticas. Debemos recordar que una de sus acciones más clarificadoras es autorizar la introducción en España del fondo buitre Blakcstone.https://www.elconfidencial.com/empresas/2018-05-04/cnmc-luz-verde-blackstone-compra-hispania_1559416/

Solo esto (lo de Blackstone) es toda una declaración de principios pues comenzaron metiéndonos a los fondos buitre que destrozan las expectativas de vida y vivienda de miles y miles de ciudadanas y ciudadanos españoles y arruinan a pequeñas empresas españolas y destruyen puestos de trabajo y luego a continuación, la CNMC les apoya con informes demoledoramente parciales y atentatorios contra el bien común y la democracia pues prohíben o intentan prohibir a los ayuntamientos desarrollar sus competencias constitucionales.

Pero claro, la CNMC está sometida a control parlamentario, luego no podemos quejarnos solo, hay que exigir a parlamentarias y parlamentarios que demanden explicaciones y pidan ceses y cambios y al Gobierno de España que los haga.

La CNMC es un órgano dicen que independiente. Heredera del tribunal de la competencia, y tras este de la CNC que es su antecesor. La CNMC es hija de la política neoliberal consistente en ir creando no solo en España, sino auspiciados por la UE e impulsados por los Tratados de Libre Comercio, de organismos de arbitraje con fuerza de tribunales, pero no compuestos por jueces y sometidos al poder judicial, sino de carácter público-privado y ajenos a la disciplina de las leyes nacionales a “poca ropa” le afectan las leyes, pero a las grandes multinacionales no. En el caso de las VTC punta de lanza de la “uberización” laboral y económica, contra quienes se ganan la vida y pagan impuestos en España, violando la legislación de transporte público y las ordenanzas locales de movilidad sin embargo gozan del apoyo de la CNMC y similares ¿Luego cuál es su objetivo? Destruir toda normativa democrática, las leyes que defienden el empleo digno y hacer más difícil la vida a personas humildes en favor de multinacionales.

Son el fruto más directo de la globalización neoliberal. Pero recuerdo y exijo que los grupos parlamentarios progresistas hagan algo y ya. Lo pueden hacer. Que el gobierno cambie el consejo de la CNMC y la ley sea modificada. Que se frene la privatización de la justicia y que quienes impartan justicia puedan ser sometidos al imperio del soberano. En España el soberano, es el pueblo.

El mercado, incluso entre quienes lo defienden o se someten a él, necesita ser regulado y contenido. La competencia sin control solo beneficia a los fuertes, los buitres, los mafiosos. La ley debe proteger a la ciudadanía de la fuerza ilimitada de las poderosas multinacionales o todo es mentira. Sin mercado controlado y leyes protectoras de los derechos cívicos y las personas sin más medios que sus manos o su inteligencia no hay democracia. Decir que una “pyme” o una persona autónoma o inquilina, tienen las mismas posibilidades de competir que una multinacional es de una crueldad y una tendenciosidad mental alucínate, es tomarnos por estúpidos, es ser injustos. La CNMC está apostando por la ley del más fuerte y todos sus informes y demandas son ideológicos y políticos.

Politólogo, de la plataforma socialista pro y PSlF  

Kategorien: Attac Planet