Skip navigation

News from Attac Spain

Inhalt abgleichen
Justicia económica global
Aktualisiert: vor 1 Stunde 54 Minuten

¿La sombra del impeachment planea sobre Donald Trump?

Sa, 27/05/2017 - 07:00

Germán Gorraiz López – ATTAC Navarra-Nafarroa

El actual sistema dominante o establishment estadounidense utilizaría la dictadura invisible del consumismo compulsivo de bienes materiales para anular los ideales del individuo primigenio y transformarlo en un ser acrítico, miedoso y conformista que pasará a engrosar ineludiblemente las filas de una sociedad homogénea, uniforme y fácilmente manipulable mediante las técnicas de manipulación de masas, teniendo como pilar de su sistema político la sucesiva alternancia en el Poder del Partido Demócrata y del Republicano, ambos fagocitados por el lobby judío. Para intentar explicar la sorpresiva victoria de Trump, inevitablemente recurrimos al término “efecto mariposa” como “una vertiginosa conjunción de fuerzas centrípetas y centrífugas que terminarán por configurar el puzzle inconexo del caos ordenado que se estaría gestando en EEUU y que terminará por provocar un cambio cualitativo en el status quo actualmente imperante“. El concepto de cambio cualitativo o discontinuidad se produce cuando simples cambios cuantitativos pasan a ser otra cosa diferente y el sistema se transforma internamente de modo radical en una nueva realidad que modifica su situación de equilibro interno y se crea una situación nueva. Así, con el inesperado triunfo de Donald Trump en las Presidenciales de EE.UU, asistimos a la irrupción del llamado “escenario teleonómico” en contraposición al ”escenario teleológico” actualmente vigente y que vendrá marcado por dosis extremas de volatilidad.

Nueva Geopolítica “Primus Inter pares”

En una entrevista a la cadena estadounidense ABC, el futurible candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump expresó sin ambages la idea de que la “OTAN está obsoleta, no sirve para combatir el terrorismo y cuesta demasiado a EEUU”, por lo que exigió a los países europeos integrantes de la OTAN “ pasar por caja” , pues la aportación económica de dichos países europeos sería de un exiguo 2% del PIB nacional, quedando el grueso de la financiación en manos de EEUU (el 70% de cerca del Billón $ del total del presupuesto). Asimismo, en una conferencia pronunciada por Trump en la sede de la influyente revista política “The National Interest”, Donald Trump expuso las líneas maestras de su política exterior que podrían sintetizarse en su lema “Estados Unidos lo primero”, lo que de facto supondría suponer un retorno a la Doctrina Monroe (América para los americanos) y el retorno al proteccionismo económico tras cancelar el Tratado de Libre Comercio con Canadá y México (TLCAN). Por otra parte, el finiquito de la Unipolaridad de Estados Unidos y de su papel de gendarme mundial y su sustitución por la nueva doctrina geopolítica “Primus Inter Pares” o G2 (EEUU y Rusia) en la gobernanza mundial perseguida por Trump y Putin, sería un misil en la línea de flotación del complejo militar-industrial de EE.UU que tiene perfilado para la etapa post-Obama la recuperación del papel de EEUU como gendarme mundial mediante un incremento extraordinario de las intervenciones militares estadounidenses en el exterior (léase Nueva Guerra en Oriente Medio). Así, la primitiva CIA se habría transmutado en el llamado Departamento de Seguridad Nacional ( Homeland Security) y de la hidra-CIA habrían nacido 17 nuevas cabezas en forma de agencias de inteligencia que integrarían la Comunidad de Inteligencia de EEUU ( la Cuarta Rama del Gobierno según Tom Engelhardt) , agentes patógenos de naturaleza totalitaria y devenidos en Estado paralelo, verdadero poder en la sombra fagocitado por el “Club de las Islas” de George Soros y que se habría conjurado contra un Trump partidario de la Geopolítica Primus InterPares o G2, por lo que no sería descartable la gestación de una trama para mediante métodos legales (impeachement) o expeditivos (léase magnicidio) lograr neutralizar a Trump.

La “conexión rusa” y la sombra del impeachment contra Trump

La nueva doctrina geoestratégica conocida como “Guerra Híbrida” sería atribuible al Jefe de Estado Mayor de las FF.AA. Rusas, Valery Gerasimov quien afirmó que “ cada vez es más frecuente que se dé prioridad a un uso conjunto de medidas de carácter no militar, políticas, económicas, informativas y de otro tipo que estarían sustentadas en la fuerza militar. Son los llamados métodos híbridos”, concepto que se habría puesto en práctica por primera vez con ocasión de las recientes Elecciones Presidenciales en EE.UU. Así, en la web de investigación “Mother Jones” apareció una versión reducida del informe de los servicios de inteligencia de EEUU en el que acusaban directamente al Gobierno de Putin de estar detrás de “supuestos ataques cibernéticos de hackers rusos para desequilibrar la campaña electoral de Hilary Clinton e inclinar la balanza a favor del supuesto submarino ruso, Donald Trump”. Según el citado documento de los servicios de inteligencia de EEUU, el Departamento Central de Inteligencia ruso (GRU) con sede en Moscú, considerado el “servicio de espionaje más poderoso y efectivo ruso en la actualidad tras asumir las funciones del primigenio Servicio de Inteligencia Exterior (SVR) “, se habría servido del pirata informático Guccifer 2.0 así como de la página web DC Leaks.com y de WikiLeaks para “difundir públicamente información de los correos secretos de Hillary Clinton obtenidos mediante hackeo cibernético”, extremo negado por el fundador de WikiLeaks, Julian Assange. En consecuencia, siguiendo el principio de “acción-reacción”, Obama advirtió a Putin que “dichas operaciones cibernéticas podrían ser consideradas como potenciales actos de guerra” y como represalia, ordenó la salida de 35 diplomáticos rusos y aplicó nuevas sanciones a diversos organismos y empresas rusas, en especial contra el citado GRU, lo que de facto significó el retorno a escenarios ya olvidados de espionaje y contraespionaje propios de la Guerra Fría y tuvo como primera víctima colateral al asesor de Seguridad Nacional de Donald Trump, Michael Flynn tras filtrarse que habría mentido al VicePresidente Mike Pence sobre sus conversaciones con el embajador ruso en Washington, Sergey Kislyak, pero Donald Trump habría negado la existencia de la llamada “conexión rusa”, acusando a la Agencia Nacional de Seguridad y al FBI de estar implicadas en la filtración de informaciones perjudiciales para su Administración.

Sin embargo, en un momento crucial para finiquitar la investigación de la presunta relación del Gobierno ruso con varias personas del entorno del Presidente Trump al igual que de la denuncia contra Putin tras acusado de “interferir en el proceso electoral norteamericano para favorecer al entonces candidato Donald Trump” encargada al FBI, el cese fulminante de su Director, James Camey habría provocado que la sombra del Watergate volviera a planear sobre Washington. Así, crecen las sospechas de que dicho cese sería un claro caso de obstrucción a la justicia, delito por el que el Congreso de EEUU podría iniciar un proceso de destitución (impeachment) que termine por deponer a Trump y tras lo que su Vice-Presidente Mike Pence asumiría la Presidencia para hacer que EEUU vuelva a la senda de las seudodemocracias tuteladas por el verdadero Poder en la sombra de EEUU (Cuarta Rama del Gobierno de EEUU).

Kategorien: Attac Planet

CETA, una amenaza verdadera para la ciudadanía

Do, 25/05/2017 - 07:00

Xavier Caño TamayoATTAC Madrid

El Congreso de los Diputados del Reino de España rechazó este jueves la enmienda a la totalidad del grupo parlamentario Unidos Podemos al Acuerdo Económico Comercial y Global entre la Unión Europea (UE) y Canadá, (CETA, por sus siglas en inglés). Lo que es ratificar ese tratado bilateral con los votos de PP, PSOE, Ciudadanos, PNV y PDCAT (antigua CDC). Derecha sospechosa que es el Partido Popular, los presuntos centristas de Ciudadanos, el PNV (que consiguió su libra de carne y no la arriesga por tratado más o menos), la antigua CDC (sumergida en corrupción en Cataluña) y el PSOE, que dice ser de izquierdas.

¿PP y PSOE votaron juntos? No es primera vez. ¿Por qué creen que algunos analistas denominan lo de este Estado ‘régimen dinástico bipartidista del 78′?

Otrosí, en 2014, PP y PSOE impidieron que ese tratado con Canadá se sometiera a referéndum y decidiera la ciudadanía. Es más, cuando se votó el CETA en el Parlamento Europeo, parte del grupo Socialistas y Demócratas de la Eurocámara desobedeció la línea oficial y votó contra el CETA. Pero los socialistas españoles votaron a favor como un solo hombre.

A destacar que el PSOE ha votado lo mismo que el Partido Popular Europeo y Ciudadanos tres de cada cuatro votaciones en el Europarlamento. Que no es poco. Y, según el diario digital Info-Libre, PSOE, Podemos y Ciudadanos votan lo mismo en el Congreso español 63 veces de cada 100. Esclarecedor de donde está realmente cada cual en el abanico político.

A la hora de evaluar los daños del CETA, hay que señalar que ese tratado no es solo un acuerdo con Canadá. En suelo canadiense hay filiales de casi todas las grandes empresas estadounidenses que, por ello, actúan como empresas de Canadá. Ergo, el CETA es también un tratado con EEUU. Esos Estados Unidos de Trump que se pasan por el forro la protección del medio ambiente, los derechos de la gente y la seguridad de los alimentos. Graves retrocesos políticos, plasmados en los presupuestos federales de Estados Unidos, recién presentados. Si finalmente se aprueba el CETA, Estados Unidos tendrá también patente de corso para intervenir en la política de la Unión Europea y la ciudadanía tendrá muchos más problemas.

Queda la pequeña esperanza de que algún país de los 27 que forman la UE no ratifique el CETA y entonces se pararía todo. Volverían a intentarlo, porque la voluntad de saqueo de la minoría rica global es inacabable, pero llevaría tiempo y quizás la ciudadanía europea pudiera organizarse mejor e impedir programas y políticas que violan sus derechos por sistema.

Los tratados bilaterales de comercio e inversión son medios de las corporaciones multinacionales para conseguir más y más beneficios. Con tales tratados, buscan sortear, evitar e incluso suprimir leyes de protección de derechos de la gente y de defensa del medio ambiente, por ejemplo. En los tratados bilaterales, los intereses de las multinacionales están muy por encima de los derechos de los trabajadores, de la ciudadanía y de los consumidores.

El primer riesgo severo del CETA vigente es rebajar peligrosamente las exigencias de las leyes europeas en derechos laborales, protección del medio ambiente, atención sanitaria general y seguridad saludable de alimentos. Se rebajarán derechos laborales porque Canadá y EEUU no aceptan los criterios de derechos de los trabajadores de la OIT. Pero no solo se rebajarán las garantías actuales, el CETA abrirá la puerta a suprimir normas y reglas que protegen a la ciudadanía y la naturaleza.

Si se impone el CETA, otra consecuencia nefasta serán los pretendidos tribunales de arbitraje entre empresas y Estados. Unos llamados tribunales (que no son más que tríos de abogados privados), al que solo podrán recurrir las empresas contra los Estados, pero no los Estados contra las empresas El ISDS (siglas en inglés) permite a las multinacionales demandar a los Estados por cantidades multimillonarias, si creen ver mermados o amenazados sus beneficios por actuaciones políticas y legislativas de los Estados. Como moratorias nucleares, protección del medio ambiente, cuidado de la salud colectiva, defensa de los derechos humanos de la gente…

El CETA y otros tratados bilaterales pueden ser el principio del fin de la democracia, porque vacían la capacidad legislativa y de gobierno de los Estados ante el temor a ser demandados. No podemos permitir que las multinacionales gobiernen el mundo.

¡Por razones!

Kategorien: Attac Planet

Trump en Chimérica

Mi, 24/05/2017 - 09:00

Albino Prada - ctxt, contexto y acción

Mientras EE.UU gira hacia el proteccionismo, la mucho menos rica economía china se ha declarado a favor de los abiertos mercados globales

La boca del Logo.

La boca del Logo.

Para contestar a esas preguntas sostendré en este análisis que a un observador atento no debiera cogerle por sorpresa la ruptura electoral y social que ha emergido en las últimas elecciones a la Casa Blanca. Ya en el año 1990, hace pues casi treinta años, un privilegiado observador y analista de aquel país resumía así el origen de esa ruptura: “Las presiones generadas por el cambio mundial han fragmentado el electorado de los Estados Unidos; los trabajadores de la producción y de los servicios personales se sienten desplazados por la mano de obra barata del sudeste asiático y América Latina, que han heredado gran parte de los puestos de la producción de rutina”.

Quien esto escribía en un hoy olvidado ensayo titulado El trabajo de las naciones es Robert B. Reich, un economista que llegaría a ocupar nada menos que la cartera de Trabajo en el Gobierno de Bill Clinton del año 1992.

El prolongado declive de las clases medias trabajadoras

De manera que llevaríamos casi tres décadas anotando una paulatina caída de los empleos de producción material, empleos que se estarían deslocalizando hacia otras áreas del Pacífico (China, México, etc.) con el consiguiente deterioro de las otrora clases medias y trabajadoras que fabricaban esos productos para el mercado interno y para la exportación. Sin duda será ese un importante sector social que se irá sintiendo paulatinamente perdedor del proceso de globalización. Era una época en la que los Estados Unidos anotaban superávit comercial y exportador, mientras que hoy –como analizaremos al final– su déficit es multimillonario.

Otro sector social que verá deteriorarse sus condiciones laborales será el de los servicios personales de todo tipo (desde restauración, ocio, cuidados a niños, mayores, mantenimiento, distribución, etc.) convertidos en empleos temporales o a tiempo parcial en los que competirá a la baja una ingente inmigración (legal o permitida) con la población local que venía desempeñándolos.

Para Reich, ya en el año 1990, ambos colectivos de ciudadanos norteamericanos, mayoritarios socialmente, percibirían la galopante globalización auspiciada por los grandes grupos financieros de Wall Street como una amenaza para su bienestar social; y es así que su alejamiento de los procesos electorales irá en aumento al considerar tanto a republicanos como demócratas cómplices activos del proceso globalizador que les retiraba el suelo bajos sus pies. No pocos empezarán a prestar atención a quienquiera que les prometa un regreso a la ciudad de su infancia.

Los ganadores de la globalización posfordista

Pero a todo esto, ¿quiénes estaban siendo los ganadores del proceso de globalización?. Ya en aquel momento se trataría de trabajadores altamente cualificados (analistas simbólicos los rotula Reich, y a ellos dedica la tercera parte de su ensayo) que en las finanzas, la ingeniería, las tecnologías de la información y la comunicación, la logística, la formación, el entretenimiento, el diseño industrial, la asesoría jurídica, el sector público, etc. conformarían un veinte por ciento de la población ocupada y para los que Reich vaticina que treinta años más tarde (es decir en el ya cercano 2020) controlarían el 60% del ingreso nacional.

Son actividades que convivirían perfectamente con la deslocalización hacia el millonario ejército de reserva asiático de producción material, y no menos perfectamente con la entrada masiva de inmigrantes poco cualificados que abaratasen los múltiples servicios personales que se pueden permitir disfrutar este ejército de analistas simbólicos. Por ambas vías serán muy cosmopolitas.

Y será de este colectivo emergente, y en general muy bien remunerado, que se nutran los lobbies que cabildean con los dos principales partidos de Gobierno y que irán así imponiendo en la agenda política sus intereses. Hasta hacer indistinguibles, para el resto de la población, las opciones políticas de unos y de otros.

Una galopante desigualdad social

De interés central para esa élite laboral va a ser, obviamente, la progresiva reducción de la presión fiscal para las rentas más altas. Se pasará así de unos tipos marginales máximos en torno al 80% en los años 50 (conviene recordar que por esa razón el 1% más rico en EE.UU. pasó de controlar el 20% de la renta en el año 1929 a solo el 8% en 1946) a niveles actuales muy por debajo del 50% (por eso en 2007 aquel 1% controla el 35% de la renta y el 50% del patrimonio nacional), evitando que se plantee ninguna reclamación significativa para retornar a un régimen tributario más progresivo.

Eso tendrá como consecuencia un abandono creciente de los servicios públicos de acceso universal, en paralelo a una paulatina provisión de servicios de primer nivel para aquellos que se los puedan pagar, o en aquellas áreas residenciales donde residen dichos cosmopolitas analistas simbólicos.

De esta manera se rompe la cohesión social entre la minoría que se beneficia de la globalización y aquella parte que está siendo laminada por ella. En una deserción silenciosa, los ricos viven aparte, se genera desigualdad espacial, no asumen redistribución apenas. Cuando no evaden a paraísos fiscales al tiempo que reclaman un estado mínimo. Ellos, sus empresas y sus lobbies solo financian la agenda de políticas no redistributivas y de fiscalidad regresiva. Mientras tanto los perdedores se alejan de la participación política y, en no pocos casos, no reivindican aquella cohesión en la idea (o sueño) de también beneficiarse ellos de toda su riqueza cuando les toque.

Los cosmopolitas autistas y apátridas

Para ese veinte por ciento de trabajadores de élite sus intereses estarán crecientemente vinculados a lo que suceda con el exterior, y es así cómo habrían ido perdiendo su antigua solidaridad con sectores a los que ahora consideran perdedores y culpables de su propio destino. Para ellos no tendrá sentido la comunidad nacional, ejercerán un cosmopolitismo autista y apátrida: “Serán ciudadanos del mundo pero sin aceptar y ni siquiera reconocer ninguna de las obligaciones que representa la ciudadanía”.

La conclusión de Reich en 1990 es demoledora, pues llega a preguntarse: “¿Constituimos todavía una sociedad aun cuando no tengamos una economía nacional?”. Para ese veinte por ciento “ya no tiene sentido algo semejante a una compañía o una industria norteamericana”, y, en consecuencia, “en los próximos años ya nadie exigirá proteger a la industria norteamericana de los bajos costes de la mano de obra de los competidores extranjeros”.

Llegados a este punto la posición de Reich no es poco confusa pues si, por un lado, llega a proponer el objetivo de convertir todos los empleos que se pierden (en los sectores de producción material deslocalizados y de servicios personales por inmigrantes) en empleos de analistas trabajadores de élite (lo que no deja de ser un brindis al sol), por otro no ignora lo que denomina lado oscuro del cosmopolitismo de estas élites. Es decir, su insolidaridad fiscal, social y nacional con el resto de la población.

Final: la redefinición del internacionalismo

Así las cosas vaticina la progresiva emergencia de un peligroso nacionalismo que, al tiempo que alienta la retórica del sacrificio mutuo dentro de la nación, será agresivo (en lo comercial y para la inmigración) con todo elemento extranjero. Será según él una amenaza política imbatible de no abrirse camino un nacionalismo, que denomina positivo, que unifique a la nación sin generar brechas, fronteras o barreras con el exterior.

No parece que el partido demócrata haya sido capaz de resolver tal puzle en estas últimas décadas (si bien el propio Reich formó parte del consejo asesor de transición de Obama en 2008) a la vista de los últimos resultados de H. Clinton frente a D. Trump. Un puzle que pasaría inexcusablemente por una reforma tributaria que retrotraiga el tratamiento de las rentas de esa élite laboral, ganadora de la globalización, a la situación de Roosevelt tras la Gran Depresión, con renovados controles de capital y del hipercapitalismo financiero.

Lo que reclamaría una profunda reforma institucional global (del FMI, Banco Mundial y la OMC) que abriese espacio a un inter-nacionalismo de orientación keynesiana, hacia “una mayor medida de autosuficiencia nacional y de aislamiento económico” según escribió en su día el propio J.M.Keynes (citado por Skidelsky, R. El regreso de Keynes, Editorial Crítica, 2009:215).

Un capitalismo con más finanzas nacionales y más bienes hechos en casa, ya que solo así: “El pleno empleo en el propio país por medio de la inversión y la redistribución de la renta quitaría presión al comercio exterior, disminuiría el ritmo de la globalización y suavizaría las tensiones sociales que surgiesen por su causa” (Skidelsky op. cit. p. 219). Y que condujese, entre otras muchas cosas, a reequilibrar o drenar los saldos externos con ajustes de los tipos de cambio (asunto del que nos ocuparemos en una adenda final).

En ausencia de un revival actualizado de estas medidas, y a causa del malestar de la globalización dentro de la sociedad norteamericana que acabamos de repasar, se ha abierto camino hacia la Casa Blanca un telepredicador, demagogo y xenófobo, que concentra toda su artillería unificadora, patriótica y nacionalista en la inmigración (que robaría empleos internos) y en los competidores comerciales (que los robarían fuera).

Obviando embridar a los cosmopolitas internos. Como se ha dado prisa en poner de manifiesto con sus nombramientos de la élite de J.P. Morgan o G. Sachs para el gobierno federal, con su agenda fiscal o en sus aproximaciones a la élite de Silicon Valley buscando un pacto que apenas reserve el mercado interno para la producción nacional.

En ausencia de aquel inter-nacionalismo inclusivo asistiremos a un equilibrio entre comercio global y proteccionismo selectivo; lo que provocará crecientes conflictos sociales internos, un deterioro aún mayor de la inclusión y de la desigualdad social. Además de una incertidumbre de alto riesgo en relación a su mayor acreedor, inversor y socio comercial: China.

Sobre el desequilibrio comercial en Chimérica

De forma que el giro proteccionista de la nueva administración norteamericana, frente a China o Alemania, podría interpretarse como la reacción de un imperio sobre endeudado y en el que, como acabamos de ver, sus gigantes de Wall Street y Silicon Valley han mutado en patriotas … de sus paraísos fiscales.

Cuando una economía nacional produce más de lo que consume solo por medio de las exportaciones puede sostener sus empleos internos. En las sucesivas oleadas de globalización de los mercados siempre los campeones de las exportaciones aseguraron así su empleo y bienestar social interno a costa de vecinos que incurrían en déficits externos.

A la vista de la evolución que recogemos en un primer gráfico, sobre el saldo exterior en los últimos veinte años, no resulta extraño que en EE.UU. se estén planteando muy en serio como evitar que China y Alemania sigan acumulando crecientes superávits externos (con los que se han convertido en acreedores globales) mientras los EE.UU. o el Reino Unido arrastran un déficit externo crónico que solo pueden enfrentar como crecientes deudores de los primeros.

Nótese como solo entre 2006 y 2009 los Estados Unidos corrigen claramente su tendencia negativa para, desde la irrupción de la crisis hasta la actualidad, volver a anotar un progresivo deterioro.

Mientras eso sucedía, Alemania de forma constante e ininterrumpida y China desde el 2011 recuperando niveles previos a la crisis no han cesado de incrementar su saldo externo positivo. Es así que los niveles de déficit externo norteamericano se asemeja a la suma de los que China y Alemania anotan con saldo positivo.

Para estos dos últimos países, como dejó escrito Keynes ya en 1936, el comercio internacional estaría siendo “un expediente desesperado para mantener la ocupación en el interior … desplazando el problema de la ocupación hacia el vecino” (citado por Skidelsky, R. El regreso de Keynes, Editorial Crítica (2009), página 216). Un problema que en los Estados Unidos (y en Reino Unido o Francia) se traduce, como hemos visto, en destrucción de la clase media industrial y en empobrecimiento de amplios sectores de ocupados.

 elaboración propia con datos del Banco Mundial

Fuente: elaboración propia con datos del Banco Mundial

¿Cómo corregir el desequilibrio?

Para el propio análisis keynesiano una forma de corregir, o al menos paliar, esta situación habría consistido (además de levantar barreras arancelarias) en que el euro o el yuan se revaluasen respecto al dólar (o que este se devaluase respecto de esas divisas), pero ¿está sucediendo tal cosa?.

Lo cierto es que para el caso euro/dólar en vez de una revaluación estamos asistiendo desde el año 2008, como se observa en el segundo gráfico, a una progresiva devaluación que favorece las exportaciones alemanas (y del resto de la eurozona) y, por tanto, incentiva aún más las importaciones que puedan realizarse desde los Estados Unidos.

Al mismo tiempo las exportaciones realizadas desde EE.UU. a Alemania se encarecen y dificultan. En suma: mayor superávit alemán y déficit estadounidense. El lector haría bien en volver a reparar en el primer gráfico desde el año 2008 para Alemania y Estados Unidos. Una depreciación que favoreciera la reducción del saldo negativo de esa economía hubiera reclamado que el cambio euro/dólar se hubiera elevado por encima de los 1,5 dólares (hacia un cambio de un euro por dos dólares). Justo lo contrario de lo sucedido en la realidad.

CAMBIO DEL EURO RESPECTO AL DÓLAR

 Banco Central Europeo

Fuente: Banco Central Europeo

Para el caso del dólar y el yuan si el cambio en 2008 era de un dólar por siete yuane (aquí), lo cierto es que en el 2016 la cotización relativa sigue en el mismo nivel después de una ligera apreciación en 2014 (un dólar seis yuanes). En definitiva: una estabilidad que no favorece la corrección del gigantesco desequilibrio en favor de China y en detrimento de EE.UU.

En este caso la necesaria revaluación del yuan para embridar el superávit exterior chino hubiera reclamado una caída del cambio dólar/yuan (hacia los 3 yuanes), pues así se encarecerían los productos chinos que entran en Estados Unidos. Otra cosa es que a las corporaciones globales (no pocas norteamericanas) que fabrican en China les interese una revaluación del yuan, como está empezando a visualizarse en sus reacciones ante las declaraciones de las nuevas autoridades comerciales de la administración Trump en relación al yuan o al euro.

Proteccionismo o devaluación interna

Porque en una situación en la que los acreedores que gozan de elevados saldos externos positivos no revalúan su moneda, una economía deudora que quisiera dejar de serlo, como es el caso de los Estados Unidos, se verá obligada a definir una política proteccionista que reduzca su saldo exterior negativo.

Si no se quiere que “China esté robando puestos de trabajo de otra gente” por medio de una “política de debilitamiento de su moneda” como sostenía un hoy poco sospechoso trumpista Paul Krugman en el diario El País del 1 de noviembre de 2009. Soportando tensiones sociales que enfrentan el gigantesco ejército industrial de reserva chino a la precarización del empleo y la pobreza laboral en los Estados Unidos. Con millonarios flujos migratorios gestionados por el hipercapitalismo global. Una devaluación interna como la que tan bien conocemos en España dentro de la eurozona.

En la perspectiva del análisis que acabamos de hacer, el actual reto para los Estados Unidos o para el Reino Unido del Brexit (y muy pronto para Francia), en relación a las catarsis sociales internas que está provocando su inserción en la globalización de las últimas décadas, es si esas economías serán capaces de recuperar aquella autosuficiencia y suavizar esas tensiones sociales.

El hecho de que tales retos acaben siendo gestionados, ante el autismo de la izquierda, por liderazgos de marcado carácter derechista no es un buen presagio, menos aún si no perdemos de vista que las corporaciones globales de ambos países (desde Silicon Valley a la City de Londres pasando por Wall Street) harán todo lo posible para continuar con lo que Antón Costas denomina la globalización de los cosmopolitas dogmáticos. Porque en ausencia de una opción de izquierdas es casi seguro que todo esto desemboque en un equilibrio, inestable, entre comercio global y cierto proteccionismo selectivo gestionado por J.P. Morgan, G. Sachs o Blackrock.

—————————————-

Ensayista y doctor en Economía

Kategorien: Attac Planet

No todos los economistas predicen mal

Mi, 24/05/2017 - 07:00

Juan Torres López – Consejo Científico de ATTAC España

Los economistas tenemos mala fama por muchas cosas pero principalmente por lo poco que acertamos en nuestras predicciones.

La crítica parece que tiene fundamento si nos atenemos a lo que ocurre con las más conocidas, las que suelen difundirse con privilegio en los medios y las que hacen los economistas más afamados. La verdad es que los fallos de predicción sobre circunstancias tan importantes como una gigantesca crisis económica mundial son tan evidentes que resulta fácil pensar que no hay otra profesión tan propensa al error como la de los economistas.

Incluso cuando la crisis estaba ya enseñando sus pezuñas por debajo de las puertas los expertos de los grandes organismos económicos internacionales, de los gobiernos y los que entonces asesoraban a los grandes partidos políticos, afirmaban con toda seguridad que la economía iba viento en popa.

En su Informe Anual de 2006, los economistas del Banco de España (los mismos que se presentan siempre a la gente como los únicos que saben lo que hay que hacer para arreglar nuestros problemas) decían muy seguros en 2007 que proseguía “la fase de expansión de la economía española y las perspectivas apuntan a su continuidad en el horizonte más inmediato”. En su opinión, solo cabía esperar “algunas incertidumbres sobre la continuidad del crecimiento de la economía”, pero “en horizontes más alejados”. Y en el que elaboraron a mediados de 2008 decían que lo ocurrido en 2007 era solamente un “episodio de inestabilidad financiera”. Los economistas que hacían las predicciones de la OCDE escribían en el informe de Perspectivas Económicas de septiembre de 2007 que su “pronóstico central [sobre la situación económica venidera] sigue siendo bastante benigno”. Y los que se creen los más grandes entre los grandes oráculos de la economía dominante, los economistas del Fondo Monetario Internacional, decían a mediados de 2007 que no había “razones para preocuparse por la economía mundial”. Su sub-director gerente hablaba en ese momento de “la favorable situación económica mundial” y el ínclito Rodrigo Rato, que por entonces combinaba sus negocios corruptos con la máxima jefatura del FMI, aseguraba que “la economía mundial mantendrá su buena marcha”. A nadie pudo extrañar entonces que los economistas que asesoraron al Partido Popular y al PSOE para elaborar sus respectivos programas electorales asegurasen en ellos que en la legislatura 2008-2012 se alcanzaría en España el pleno empleo. Auténticas luminarias todos ellos.

Recurrentemente, desde finales de los años ochenta se vienen presentando informes sobre los escenarios futuros de nuestro sistema de pensiones públicas. Diversos economistas los elaboraban con cálculos sofisticados que les permitían predecir que en los años venideros, 1995, 2000, 2005, 2010… nuestra Seguridad Social entraría en déficit. Ninguno de ellos acertó en alguna ocasión. Se equivocaron siempre en sus predicciones.

Los economistas que trabajaban en las grandes agencias de calificación para evaluar los productos financieros que difundían los bancos también se equivocaron radicalmente en sus valoraciones y predicciones. Algunos estudios posteriores han demostrado con sus propios datos internos que el riesgo de que se produjeran insolvencias en sus cálculos resultó 230 veces más bajo que el real.

Se podrían poner docenas de ejemplos más de este tipo de fallos clamorosos de predicción, pero no vale la pena torturarse. Lo cierto es que se producen y que la gente asume que los economistas no aciertan nunca. Pero no es cierto que eso le ocurra a los economistas en general.

La idea de que los economistas no aciertan a predecir ni el pasado solo se puede mantener si se contempla la opinión más divulgada, las predicciones de los economistas vinculados a los grandes centros del poder y a una sola parte de la profesión. Basta con abrirse a otros ámbitos de la investigación económica para comprobar que muchos economistas sí que predicen con acierto. Como también es fácil descubrir que hay unas claras pautas de análisis, hipótesis de partida que son las que llevan a equivocarse mientras que a partir de otras diferentes se descubre con acierto lo que puede ir ocurriendo en el futuro.

La clave del asunto radica en que los que más se equivocan son casualmente los economistas que defienden las políticas dominantes, los vinculados a los grandes centros del poder o los que escriben financiados por todos ellos y quienes parten de las hipótesis analíticas más ortodoxas. Puede parecer un prejuicio, pero creo es la verdad. Como detallo en mi libro Economía para no dejarse engañar por los economistas, cuando se repasan los organismos que peores predicciones han hecho sobre la evolución del PIB español en los últimos años, por ejemplo, los que aparecen son el Banco de España, el FMI, la OCDE, el gobierno de España, la Comisión Europea, el Consejo Superior de Cámaras de Comercio o el Banco Santander… es decir, los grandes centros del poder económico y financiero. Y si se repasa la lista de los economistas que han hecho predicciones sobre el futuro de la seguridad social es fácil comprobar que quienes se han equivocado más son casualmente los autores de informes financiados por entidades financieras.

Es verdad que las causas de los errores de predicción de los economistas no son solamente el irrealismo de sus postulados analíticos o la dependencia del poder. Influye también la dificultad intrínseca que tienen los hechos económicos para ser analizados debido a su naturaleza compleja y a lo complicado que resulta medir las variables a partir de las que se pueden analizar (Samuel Williamson ha descubierto que la pregunta sobre cuánto creció el PIB del Reino Unido en 1959 ha tenido 18 diferentes respuestas por parte de diversas oficinas estadísticas y diferentes investigadores). Como también influye la prepotencia de la profesión, que rechaza más que ninguna otra, según indican las encuestas, el contacto con otras ciencias o la diversidad de planteamientos teóricos.

Pero, en todo caso, basta con ir a las bibliotecas para comprobar que todos los economistas no se equivocan a la hora de analizar la realidad o de hacer predicciones.

El caso de la crisis reciente es otra vez paradigmático. ¡Cuántas veces se ha dicho que nadie pudo preverla! Tantas, que la gente ha terminado por creerlo y por pensar que los economistas somos todos un desastre. Sin embargo, Dirk Bezemer analizó la producción científica de un buen número de ellos tratando de averiguar si era cierto que ninguno había anticipado la crisis financiera de las hipotecas basura y sus consecuencias inmediatas. Encontró que al menos doce habían publicado trabajos o artículos con una predicción concreta y certera y con alguna referencia temporal sobre lo que iba a ocurrir a partir de sus propios análisis de la situación económica y financiera. Y lo interesante es que su análisis de esos aciertos muestra que se producen desde posiciones teóricas o ideológicas dispares pero que coinciden en hipótesis esenciales que no asumen otros economistas sobre las finanzas y la deuda y en realizar sus investigaciones con independencia de los grandes grupos de interés. Hay economistas que aciertan. Los que son independientes y no se aferran a su exclusivo saber sino que recurren al de los demás y están dispuestos a dudar de sus propios postulados. Para descubrirlos solo es necesario ir un poco más allá de donde nos quieren hacer creer que acaban las fronteras del saber que no es sino allí donde se ponga algo en cuestión el orden establecido.

Publicado en eldiario.es
ganas de escribir

Kategorien: Attac Planet

Se necesitan horizontes

Di, 23/05/2017 - 07:00

Boaventura de Sousa Santos – Público.es

Las ocho personas más ricas del mundo poseen tanta riqueza como la mitad más pobre de la población mundial (3,5 mil millones de personas). Se destruyen países (de Irak a Afganistán, de Libia a Siria, y las próximas víctimas pueden ser tanto Irán como Corea del Norte) en nombre de los valores que debían preservarlos y hacerlos prosperar, ya sean los derechos humanos, la democracia o el primado del derecho internacional. Nunca se habló tanto de la posibilidad de una guerra nuclear.

Los contribuyentes estadounidenses pagaron millones de dólares por la bomba no nuclear más potente jamás lanzada contra túneles en Afganistán, construidos en la década de 1980 con su propio dinero, gestionado por la CIA, para promover a los islamistas radicales en su lucha contra los ocupantes soviéticos del país, los mismos radicales que hoy se combaten como terroristas. Mientras, los estadounidenses pierden el acceso a la atención médica y son llevados a pensar que sus males son causados por inmigrantes latinos más pobres que ellos. Tal y como los europeos son llevados a pensar que su bienestar está amenazado por los refugiados y no por los intereses imperialistas que están forzando al exilio a tanta gente. Del mismo modo que los sudafricanos negros, empobrecidos por un mal negociado fin del apartheid, asumen actitudes xenófobas y racistas contra inmigrantes negros de Zimbabue, Nigeria y Mozambique, tan pobres como ellos, por considerarlos la causa de sus males.

Entretanto, circulan por el mundo las tiernas imágenes de Silvio Berlusconi dando el biberón a cabritillos para defenderlos del sacrificio de Pascua, sin que nadie denuncie que durante esos minutos televisivos miles de niños murieron por falta de leche. Como tampoco son noticia las fosas clandestinas de cuerpos desmembrados que constantemente se están descubriendo en México, mientras que las fronteras entre el Estado y el narcotráfico se desvanecen. Como tenemos miedo de pensar que la democracia brasileña morirá el día en que un Congreso de políticos enloquecidos, corruptos en su mayoría, consiga destruir los derechos de los trabajadores conquistados a lo largo de cincuenta años, un propósito que, por ahora, los políticos brasileños parecen lograr con inaudita facilidad. Tiene que haber un momento en que las sociedades (y no solo unos pocos “iluminados”) lleguen a la conclusión de que esto no puede seguir así.

Para ello, la negatividad del presente nunca será suficiente. La negatividad solo existe en la medida que aquello que niega es visible o imaginable. Un callejón sin salida se convierte fácilmente en una salida si la pared en que termina tiene la falsa transparencia de lo infinito o de lo ineluctable. Esta transparencia, que es falsa, es tan compacta como la opacidad de la selva oscura con la que antes la naturaleza y los dioses vedaban los caminos de la humanidad. ¿De dónde viene esta opacidad si la naturaleza es hoy un libro abierto y los dioses un libro de aeropuerto? ¿De dónde viene la transparencia si la naturaleza, cuanto más se revela, más se expone a la destrucción, si los dioses sirven tanto para trivializar la creencia inconsecuente como para banalizar el horror, la guerra y el odio?

Hay algo de terminal en la condición de nuestro tiempo que se revela como una terminalidad sin fin. Es como si la anormalidad tuviese una energía inusitada para convertirse en una nueva normalidad y nos sintiésemos terminalmente sanos en lugar de terminalmente enfermos. Esta condición deriva del paroxismo al que llegó el instrumentalismo radical de la modernidad occidental, tanto en términos sociales como culturales y políticos. El instrumentalismo moderno consiste en el predominio total de los fines sobre los medios y en la ocultación de los intereses que subyacen a la selección de los fines en forma de imperativos falsamente universales o de inevitabilidades falsamente naturales. En el plano ético, este instrumentalismo permite a quien tiene poder económico, político o cultural presentarse socialmente como defensor de causas cuando, de hecho, es defensor de cosas.

Este instrumentalismo asumió dos formas distintas, aunque gemelas, de extremismo: el extremismo racionalista y el extremismo dogmatista. Son dos formas de pensar que no permiten contraargumentación, dos formas de actuar que no admiten resistencia. Ambas son extremadamente selectivas y compartimentadas de tal modo que las contradicciones ni siquiera aparecen como ambigüedades. Las caricaturas revelan bien lo que está más allá de ellas. Heinrich Himmler, uno de los máximos jefes nazis, que transformó la tortura y el exterminio de judíos, gitanos y homosexuales en una ciencia, cuando regresaba de noche a casa entraba por la puerta trasera para no despertar a su canario favorito. ¿Es posible culpar al canario por el hecho de que el cariño que le tenía Himmler no era compartido por los judíos? A su vez, es conocida la anécdota de aquel comunista argentino tan ortodoxo que incluso en los días de sol en Buenos Aires usaba sombrero de lluvia solo porque estaba lloviendo en Moscú. ¿Es posible negar que detrás de tan acéfalo comportamiento no estuviera un sentimiento noble de lealtad y de solidaridad?

Las perversidades del extremismo racionalista y dogmatista están siendo combatidas por modos de pensar y de actuar que se presentan como alternativas pero que, en el fondo, son callejones sin salida porque los caminos que señalan son ilusorios, sea por exceso de pesimismo, sea por exceso de optimismo. La versión pesimista es el proyecto reaccionario que tiene hoy una renovada vitalidad. Se trata de detestar en bloque el presente como expresión de una traición o degradación de un tiempo pasado, dorado, un tiempo en el que la humanidad era menos amplia y más consistente. El proyecto reaccionario comparte con el extremismo racionalista y dogmatista la idea de que la modernidad occidental creó demasiados seres humanos y que es necesario distinguir entre humanos y subhumanos, pero no piensa que ello debe derivar de ingenierías de intervención técnica, sean ellas de muerte o de mejora de raza. Basta que los inferiores sean tratados como inferiores, sean mujeres, negros, indígenas, musulmanes. El proyecto reaccionario nunca pone en cuestión quién tiene el privilegio y el deber de decidir quién es superior y quién es inferior. Los humanos tienen derecho a tener derechos; los subhumanos deben ser objeto de filantropía que les impida ser peligrosos y los defienda de sí mismos. Si tuviesen algunos derechos, siempre deben tener más deberes que derechos.

La versión optimista de lucha contra el extremismo racionalista y dogmatista consiste en pensar que las luchas del pasado lograron vencer de modo irreversible los excesos y perversidades del extremismo, y que somos hoy demasiado humanos para admitir la existencia de subhumanos. Se trata de un pensamiento anacrónico inverso, que consiste en imaginar el presente como habiendo superado definitivamente el pasado. Mientras el pensamiento reaccionario pretende hacer que el presente regrese al pasado, el pensamiento anacrónico inverso opera como si el pasado no fuese todavía presente. Debido al pensamiento anacrónico inverso, vivimos un tiempo colonial con imaginarios poscoloniales; vivimos un tiempo de dictadura informal con imaginarios de democracia formal; vivimos un tiempo de cuerpos racializados, sexualizados, asesinados, descuartizados con imaginarios de derechos humanos; vivimos un tiempo de muros, fronteras como trincheras, exilios forzados, desplazamientos internos con imaginarios de globalización; vivimos un tiempo de silenciamientos y de sociología de las ausencias con imaginarios de orgía comunicacional digital; vivimos un tiempo de grandes mayorías que solo tienen libertad para ser miserables con imaginarios de autonomías y emprendimiento; vivimos un tiempo de víctimas que se vuelcan contra víctimas y de oprimidos que eligen a sus opresores con imaginarios de liberación y de justicia social.

El totalitarismo de nuestro tiempo se presenta como el fin del totalitarismo y, por eso, es más insidioso que los totalitarismos anteriores. Somos demasiados y demasiado humanos para caber en un solo camino; pero, por otro lado, si los caminos fuesen muchos y en todas las direcciones, fácilmente se transformarían en un laberinto o en un enredo, en cualquier caso, en un campo dinámico de parálisis. Es esta la condición de nuestro tiempo. Para salir de ella es preciso combinar la pluralidad de caminos con la coherencia de un horizonte que ordene las circunstancias y les otorgue sentido. Para pensar tal combinación y, más aún, para pensar siquiera que ella es necesaria, son necesarias otras maneras de pensar, sentir y conocer. O sea, es necesaria una ruptura epistemológica que vengo llamando epistemologías del sur.

Boaventura de Sousa Santos es sociólogo. Director del Centro de Estudios Sociales de la Universidad de Coímbra. Sus últimos libros en español: Si Dios fuese un activista de los derechos humanos (Madrid, Trotta 2014) y, de próxima aparición, con Maria Paula Meneses, Epistemologías del Sur (Madrid, Akal).

Kategorien: Attac Planet

Por qué la moción de censura al Gobierno Rajoy es necesaria

Mo, 22/05/2017 - 10:29

Vicenç Navarro - Consejo Científico de ATTAC España

Dos de los eslóganes del movimiento 15-M (conocido también como el Movimiento de los Indignados) contaron con gran aprobación por parte de la mayoría de la población española. Uno fue “no hay pan para tanto chorizo”, y el otro “no nos representan”. Estos dos eslóganes, que tuvieron un amplio apoyo popular, reflejan muy bien lo que ha estado ocurriendo en este país. La evidencia de la abundancia de casos de corrupción en el partido gobernante de este país es abrumadora, una corrupción que ha llegado a un nivel que debería escandalizar a cualquier persona con sensibilidad democrática. Más de un analista español y extranjero ha señalado que el PP es uno de los partidos que existen hoy en Europa occidental donde se han dado más casos de corrupción. La evidencia muestra que ha habido una captura del Estado por parte de dirigentes que lo han estado utilizando para su propio enriquecimiento. Y aunque también sea cierto que tal corrupción se ha dado en otros partidos que han gobernado, ya sea en el Estado central, autonómico o local, el hecho es que el nivel de corrupción de muchos de los máximos dirigentes del PP y de otras derechas (en las que incluyo a CiU en Catalunya, que ha gobernado en aquella Comunidad Autónoma durante la mayor parte del periodo democrático) ha sido mucho mayor que el que se ha encontrado entre dirigentes de los partidos de izquierdas. La evidencia es clara para todo el que quiera verlo. Por mucho que los mayores medios intenten establecer un equilibrio e igualdad en los dos lados del espectro político, equilibrio que presentan como parte de su deseo de aparecer neutrales y equilibrados, los datos muestran que la corrupción en partidos políticos es más fuerte entre las derechas que entre las izquierdas. Quisiera aclarar que creo que la mayoría de personas militantes del PP no son corruptas, pero es sorprendente su tolerancia hacia aquellos de sus dirigentes que han estado parasitando el Estado durante tanto tiempo.

¿A qué se debe tanta corrupción?

El hecho de que el partido gobernante en España, el PP, cuente con tantos casos de corrupción es comprensible, pues el Estado actual no significó una ruptura con el Estado dictatorial (en el que la corrupción era la característica de aquel Estado, dirigido por uno de los dictadores que, como ha documentado el historiador Ángel Viñas en su detallado libro La otra cara del caudillo – y en contra de lo que se ha estado ocultando durante muchos años–, ha sido de los más corruptos que hayan existido en la Unión Europea), sino una modificación en la que muchos de los herederos de los que habían controlado y/o se habían beneficiado de aquel Estado continuaron dominándolo. Ni que decir tiene que la transición de la dictadura a la democracia fue un paso enormemente importante y fue una victoria significativa para las fuerzas democráticas, resultado de las grandes movilizaciones (sobre todo del movimiento obrero) que forzaron aquel cambio. Pero la fuerza de tales movilizaciones no fue suficiente para conseguir una ruptura con el Estado dictatorial, lo que explica que las fuerzas conservadoras continuaran ejerciendo una enorme influencia y un comportamiento clientelar y parasitario dentro del Estado.

A la luz de estos hechos, definir aquella transición como modélica es un profundo error, pues da la impresión de que el producto de aquella transición –la democracia española– fue modélico, lo cual es fácil de demostrar que no fue así. La democracia es muy limitada (de ahí el éxito del eslogan “no nos representan”), y la corrupción continúa siendo rampante en los partidos gobernantes, y muy en especial en los de derechas (lo que explica el apoyo popular a esta denuncia utilizando el eslogan “no hay pan para tanto chorizo”). En esta cultura de tolerancia hacia la corrupción no es de extrañar que nada menos que el mismísimo presidente del gobierno, el Sr. Mariano Rajoy, que lo es también del PP, diera ánimos al ex tesorero del PP, que terminó en la cárcel por corrupción.

La continuación de la cultura franquista

Pero otra característica de la inmodélica Transición ha sido la continuación de la cultura franquista, que transmite y reproduce esta enorme tolerancia hacia la corrupción. La ciudadanía acepta que tal práctica es intrínseca al Estado y a sus instrumentos. La desaprueban, pero la toleran. Y ahí está uno de los mayores problemas de la democracia: la inmunidad de la corrupción basada en la continuación de la cultura franquista.

Pero esta tolerancia se está acabando, pues nuevos hechos están siendo presentados. Uno de ellos es que el nivel de corrupción que se ha estado mostrando ha alcanzado unos niveles que no se habían visto antes. Ello no quiere decir que no existieran, pero ahora son conocidos. Permanecer callados es una situación que afecta a la dignidad democrática del país, y no es bueno para su salud democrática. No puede tolerarse que España continúe siendo gobernada por un partido en el que haya existido (y se tolere tanto) la corrupción, tan extensa como los recientes hechos van documentando.

El PSOE tiene que dejar de apoyar a ese partido

Pero otro hecho nuevo es que, por primera vez en la democracia, el PSOE es el primer defensor de dicho gobierno. Esto nunca había ocurrido antes. Y ello sucede porque el PSOE no quiso enfrentarse con otras elecciones que lo hubieran dejado en tercer lugar en las Cortes Españolas. Quería desesperadamente mantener el bipartidismo, considerando a Podemos como su mayor adversario (en realidad, por la agresividad expresada, se podría decir su enemigo). Y así lo han indicado sus dirigentes.

Soy consciente de que un argumento que ha calado en amplios sectores de la intelectualidad española es que Unidos Podemos (UP) no es coherente al pedir la moción de censura para expulsar al PP del gobierno, pues podía haberlo expulsado hace un año y no lo hizo. Se dice que entonces Podemos podría haber sustituido a Rajoy por Pedro Sánchez. La pregunta que se hacen es: ¿si no lo hicieron entonces, por qué lo hacen ahora? Tengo amigos a los que tengo estima y respeto que así piensan. Pero este argumento ignora o desconoce que fue el propio aparato del PSOE el que se opuso a tal alianza con Podemos. Incluso el candidato a la presidencia, Pedro Sánchez, así lo admitió en el programa Salvados. Y las condiciones puestas a Podemos por parte del PSOE estaban hechas precisamente para hacer imposible tal alianza. Lean la excelente respuesta de Nacho Álvarez, la persona que dirigió el programa económico de Unidos Podemos, al libro de Jordi Sevilla, con el mismo cargo en el PSOE (ver “Para muestra, un botón”, en eldiario.es, 16.04.17). Y tal oposición persiste. Es el aparato del PSOE el que no puede ver ni en pintura a Unidos Podemos. Y ahí está el gran problema de las izquierdas en España: que el aparato del PSOE (en contra del deseo de su militancia y de su electorado) no desea y se opone a una alianza entre este partido y Unidos Podemos. Y, de nuevo, el argumento promovido por el establishment político-mediático del país acaba imponiéndose: el argumento que se repite continuamente es que la coalición Unidos Podemos y sus aliados es una coalición inmadura, oportunista, deseosa de ocupar sillones, y dirigida por un líder errático, e incluso peligroso, Pablo Iglesias.

La realidad, sin embargo es otra. Es público que UP ha invitado a que, frente a tanta corrupción, las bases del PSOE, así como de todos los partidos, incluyendo los de derechas, se movilicen para exigir a todas las fuerzas políticas representadas en las Cortes que apoyaran una moción de censura al gobierno Rajoy, mostrando que la situación actual no es tolerable. Y para mostrar la falsedad del argumento del oportunismo, Unidos Podemos incluso ha ofrecido la candidatura que encabezaría la moción de censura a un miembro o simpatizante del PSOE, si así pudiera pactarse. Por desgracia, sería imposible que lo contrario –que el PSOE aceptara un candidato propuesto por UP- ocurriera. Y ahí está la raíz del problema que se intenta evitar en los constantes reproches a UP por parte del PSOE.

La otra cara de la moción

El dominio de las fuerzas conservadoras sobre el Estado ha tenido otras consecuencias (además de la corrupción) para el bienestar de las clases populares. España no es solo el país donde la corrupción es mayor, sino que es el país (en la Europa occidental) donde la democracia es más limitada, donde el Estado del Bienestar está menos desarrollado, donde la pobreza infantil es mayor y donde las desigualdades son más acentuadas. Todo ello está íntimamente relacionado, como he documentado en mi libro El subdesarrollo social de España. Causas y Consecuencias. Ni que decir tiene que mucho se ha hecho y avanzado durante los años de democracia (más cuando han gobernado las izquierdas que cuando lo han hecho las derechas). Pero los límites de la transición han quedado claros en estos años de Gran Recesión, cuando los dos partidos mayoritarios han estado aplicando políticas neoliberales que han afectado muy negativamente a la calidad de vida y al bienestar de la población, y muy en particular de las clases populares. Y tales políticas fueron impuestas indicando que no había otras alternativas posibles, argumentario que Juan Torres, Alberto Garzón y yo mostramos con datos que no era cierto (ver nuestro libro Hay alternativas. Propuestas para crear empleo y bienestar social en España).

Sí que había alternativas, y continúa habiéndolas. Si España tuviera uno de cada cinco adultos trabajando en los servicios públicos del Estado del Bienestar como ocurre en Suecia, en lugar de uno de cada diez, se habría terminado con una parte muy significativa del paro. Y tal cambio se puede financiar; hay datos fácilmente accesibles que así lo demuestran. De ahí la enorme importancia de romper con las políticas neoliberales que dominan hoy la UE y que transmiten las políticas económicas del PP, del PSOE y de Ciudadanos, políticas que es más que probable que los votantes de tales partidos desaprobaran si supieran de las posibles alternativas, lo cual no es fácil debido al enorme control de los medios, sesgados hacia posturas conservadoras y liberales.

Se necesita una segunda transición

Y estas políticas se han acentuado de una manera muy marcada durante los años de gobierno del PP. Desde 2008 hemos estado viendo una avalancha de políticas que han estado causando un enorme daño a la población en España. Durante los años de gobierno de un partido con tantos casos de corrupción hemos visto un gran deterioro del mercado laboral, con un enorme incremento de la precariedad, de la temporalidad y de la desocupación, además de una gran bajada de los salarios. Hemos visto también un gran deterioro del escasamente financiado Estado del Bienestar, a la vez que se ha producido un gran debilitamiento de los derechos laborales y sociales, con políticas orientadas a debilitar a los sindicatos y los movimientos sociales reivindicativos y contestatarios, con un aumento de la represión (con tintes franquistas) frente a la protesta y un control abusivo de los medios, tanto públicos como privados, a fin de “demonizar” a las fuerzas de oposición contestataria, hartas de tanta corrupción, tanta austeridad y tantas reformas reaccionarias, reprimiéndose a la vez cualquier redefinición de España que permitiera la expresión de su plurinacionalidad. De ahí que sea urgente que todas las fuerzas democráticas, sean del color que sean, se movilicen y protesten –en defensa de la dignidad democrática– frente a un partido en el que amplios sectores de su dirección han captado el Estado para su usufructo personal y partidista. La salud de la democracia requiere tal cambio.

Una última observación de tipo personal. A raíz de una falsa noticia (que era yo el candidato propuesto por UP para la moción de censura), facilitada por uno de los medios de información de España, he sido invadido por notas, mensajes de apoyo y felicitaciones (y también, predeciblemente, insultos) que no son merecidos, pues tal noticia es falsa, lo cual en España ocurre con excesiva frecuencia, y que explica la falta de credibilidad de los medios. No soy el candidato, aunque tengo mi propio candidato, que espero que lo sea, pero, como siempre, esta personalización de lo político (que caracteriza la cultura mediática del país) no es lo más importante. Lo que sí lo es es la movilización a favor de que se sume el máximo número de personas, movimientos sociales y partidos políticos, de todos los colores, en la defensa de la dignidad democrática, y que digan: ¡Basta ya! Así lo espero.

Autor del libro Ataque a la Democracia y al Bienestar. Crítica al pensamiento económico dominante

Vicenç Navarro ha sido Catedrático de Economía Aplicada en la Universidad de Barcelona. Actualmente es Catedrático de Ciencias Políticas y Sociales, Universidad Pompeu Fabra (Barcelona, España). Ha sido también profesor de Políticas Públicas en The Johns Hopkins University (Baltimore, EEUU) donde ha impartido docencia durante 48 años. Dirige el Programa en Políticas Públicas y Sociales patrocinado conjuntamente por la Universidad Pompeu Fabra y The Johns Hopkins University. Dirige también el Observatorio Social de España. Es uno de los investigadores españoles más citados en la literatura científica internacional en ciencias sociales.

Publicado en Público.es
vnavarro.org

Kategorien: Attac Planet

Macron y Europa

Mo, 22/05/2017 - 10:22

Juan Francisco Martín Seco - Consejo Científico de ATTAC España

Macron

Francia y Europa han respirado con la victoria de Macron. La verdad es que no ha constituido una sorpresa. Una vez que con quien tenía que enfrentarse en la segunda vuelta era con Le Pen, la victoria estaba cantada. En realidad el triunfo no fue tal o, al menos, no fue tan completo como podían dar a entender los resultados, ya que bastantes de los votos obtenidos por el ex ministro de Economía no eran a su favor, sino en contra de Le Pen. Muchos votaron con la nariz tapada. El combate se había decidido realmente en la primera vuelta, cuyos resultados son los que pueden ser significativos y de donde debemos extraer las conclusiones.

En primer lugar, fue palpable el fraccionamiento del espacio electoral como consecuencia del hundimiento de los partidos tradicionales. En esta ocasión Francia no se ha distinguido de lo ocurrido en otros muchos países europeos, en especial en los del Sur, donde los gobiernos han sido cómplices de la política económica impuesta desde Bruselas y han originado tantas víctimas.

En segundo lugar, esa misma aversión a la política oficial ha llevado a que casi el 50% de la población haya votado a partidos euroescépticos (Frente Nacional y Frente de izquierdas); y si a sus votos añadimos los obtenidos por el Partido socialista de Hamon, que corresponden a la línea más izquierdista de esta formación política y cuyos diputados habían venido manteniendo una postura crítica con la política instrumentada por Hollande, resulta evidente que Macron se va a encontrar enfrente a gran parte de la sociedad a la hora de aplicar su programa.

Lo cierto es que su programa no tiene nada de novedad y solo por la desconfianza que se ha extendido en todas las latitudes acerca de los partidos tradicionales ha podido alzarse con la victoria. Macron no es novel en política, ha sido ministro de Economía de Hollande. Su mercancía es de sobra conocida, también una y otra vez fracasada, y otros antes que él han querido ponerlo en práctica. Su frase más repetida es “lo mejor del liberalismo y lo mejor de la socialdemocracia”. Socialiberalismo o tercera vía: Tony Blair, Schröder, Felipe González…. En fin, son las mismas recetas que han dado al traste con la socialdemocracia europea.

El programa que defiende es un híbrido, un mestizaje difícil de ensamblar. No se pueden instrumentar medidas contradictorias que solo encajan sobre el papel, pero que resultarán imposibles en la práctica. Comienza por el primer objetivo de todo neoliberalismo, la reforma del mercado laboral, y continúa con la reducción de la carga fiscal en la línea más conservadora, rebaja de los impuestos directos, en especial el de sociedades, o las cotizaciones sociales, y eliminación del impuesto de patrimonio para la inversión financiera. Pero, junto a ello, se apunta a la línea populista prometiendo sin demasiada concreción un aumento en los gastos sociales, que él sabe que no va a poder cumplir si de verdad quiere bajar impuestos y observar, tal como ha prometido, las exigencias de Bruselas en materia de déficit público.

El programa no podía omitir la promesa de reducir la Administración y el sector público, objetivo siempre presente en los planes de todos los gobiernos conservadores y de donde esperan obtener los recursos para financiar la bajada de impuestos. Bien es verdad que no es tan fácil reducir el sector público sin afectar negativamente a los servicios, y mucho menos aún que se traduzca en una disminución del gasto público, ya que lo que quizás se ahorre en el capítulo de personal se termina gastando con creces en las partidas de contratación de servicios y asistencias externas.

En esa línea de intentar casar los contrarios, Macron proyecta también medidas que tienen cierto tufo keynesiano. Solo cierto tufo porque, si bien promete aumentar la inversión pública en 50.000 millones de euros, aspira a hacerlo reduciendo al mismo tiempo el déficit, lo que implica que, de conseguirlo, los recursos tendrán que salir de otras partidas, bien de gastos bien de ingresos, con lo que el efecto expansionista no está nada claro y abre un enorme interrogante sobre la esperanza que mantiene de que esta medida sirva para reactivar la economía. Lo que es seguro, sin embargo, es que su solo enunciado habrá hecho las delicias de las grandes constructoras.

Berlín, Bruselas y casi todos los gobiernos de los países europeos han respirado ante el triunfo de Macron, por improbable que fuera la victoria de Le Pen, ya que con bastante seguridad hubiera significado la muerte de la Unión Monetaria. Pero harían mal en creer que los problemas han desaparecido. En Francia y en otros muchos de los países miembros el euroescepticismo y la contestación frente a la política impuesta estos años por Berlín y Bruselas continúan aumentando. Y si el triunfo de Macron aleja por el momento el cataclismo, es solo por el momento, y la tensión y los nubarrones permanecen sobre la Unión Europea.

Si bien es verdad que el discurso de Macron, al mantenerse en la ortodoxia, puede tener mucho de tranquilizador para Berlín y las autoridades europeas, su pretensión de avanzar en Europa hacia una unión más efectiva de transferencias y de mutualización de riesgos genera sarpullidos en Alemania, y ha forzado las reacciones negativas tanto de Merkel como de algunos de sus ministros.

Macron tiene claro que va a tener una fuerte oposición si quiere acometer las reformas que le exigen desde Bruselas y que han llevado a Hollande, con solo insinuarlas y si acaso acometer alguna de ellas de manera incipiente, a las cotas más bajas de popularidad. Por ello señala como contrapartida un cambio sustancial en la política europea: creación de eurobonos, incrementar de forma significativa el presupuesto comunitario, reformar el Pacto de Estabilidad y lo que sin duda constituye la piedra de toque, una reducción del superávit exterior alemán. Ni que decir tiene que todas ella son tabú para Merkel y su Gobierno y, lo que es más importante, para la propia sociedad alemana.

Macron, en su intento de fusionar los contrarios, no parece darse cuenta de que todas estas medidas son otros tantos disparos a la línea de flotación de la Unión Monetaria tal como está diseñada y constituida, y Alemania no estará nunca dispuesta a la transferencia de recursos y a la mutualización de riesgos, necesarias para que una zona monetaria funcione. Muchos comentaristas afirman que Merkel y el Gobierno alemán no admitirán el menor avance por este camino antes de las elecciones de septiembre, pero es de suponer que después tampoco, a no ser que el resto de países, principalmente Francia, Italia y España se alíen para imponérselos, lo que hasta ahora no ha ocurrido; y ello significaría tal vez el fin de la Eurozona, ya que Alemania se apunta a los réditos, pero en ningún caso está dispuesta a soportar los costes de ser hegemónica en la Unión Monetaria.

El origen del euro es un tanto pintoresco. Increíblemente, surge como contrapartida a la reunificación alemana. La consideración de que la nueva Alemania era demasiado grande, desequilibraba la Unión Europea y constituía una amenaza para los intereses del resto de los países, sobre todo para Francia, llevó a Mitterrand a exigir a Helmut Kohl (¡oh, paradoja!) la desaparición del marco y el nacimiento de la moneda europea, en la creencia de que así Alemania tendría las manos atadas. El canciller alemán accedió de mala gana, pero introduciendo tal cúmulo de condiciones que se dio a luz a un engendro. La perspicacia del presidente francés y de Jacques Delors, que presidia la Comisión, y de algún acólito como Felipe González, pasará como paradigma a los libros de texto porque, si lo que pretendían era controlar a Alemania, el resultado ha sido justo el contrario, es el país germánico el que está controlando al resto de los países miembros. Los tratados le dan tales armas que su voluntad es ley en toda la Eurozona; y no parece que esté dispuesta a renunciar a sus privilegios. No es demasiado arriesgado pronosticar que Macron fracasará, tal como fracasó Hollande, entre otros.

Publicado en República.com

www.martinseco.es

Kategorien: Attac Planet

Cumbre de Ruta de la Seda: último paso hacia la quiebra del dominio de EEUU

So, 21/05/2017 - 13:00

Raúl Zibechi - Sputnik

Nueva-ruta-de-la-seda

El Foro Internacional “Cinturón y Ruta de la Seda” celebrado el 14 y 15 de mayo en Pekín, es un paso decisivo en el viraje global a favor de los países emergentes y en desarrollo. La Ruta terrestre y marítima conecta China y Asia con Europa, incluye 65 países con 4.400 millones de habitantes, el 63% de la población mundial, y casi el 30% del PIB global.

En Pekín se dieron cita 28 presidentes y primeros ministros, cien ministros y unos 1.200 delegados de todo el mundo. Entre las presencias destaca la de Vladimir Putin, lo que implica la consolidación de la alianza estratégica Rusia-China, mientras la ausencia más notoria fue la de Donald Trump.

Entre los europeos predomina la división. Asistieron mandatarios de primer nivel de España, Italia, Grecia, Suiza, Polonia, Hungría, República Checa y Serbia, mientras Alemania, Francia, Gran Bretaña y Japón enviaron delegaciones de menor nivel. La ausencia de India es la más notoria, molesta por el “corredor económico” que China construye en Pakistán, uniendo Xinjiang con el estratégico puerto de Gwadar en el mar Arábigo.

En América Latina destacó la presencia de Chile y Argentina, países que apuestan fuerte al comercio con China y a las inversiones del dragón en sus economías. Brasil envió una delegación simbólica y México estuvo también ausente.

Los seis corredores de la Ruta pasan por Rusia o por las repúblicas de Asia Central (Kazajstán, Kirguistán, Uzbekistán, Pakistán), además de Sri Lanka, Turquía y Mongolia. Las obras de la Ruta de la Seda consisten en ferrocarriles, carreteras, puertos, aeropuertos, oleoductos y redes de internet con los que China apuesta a lubricar el comercio mundial y potenciar la globalización, mientras Estados Unidos tiende a aislarse en un proteccionismo defensivo.

El año pasado los bancos estatales chinos anunciaron que disponen de 900.000 millones de dólares para financiar mil proyectos de la Ruta de la Seda, en la que participa también el Banco Asiático de Infraestructura e Inversiones (AIIB). Muchos de los proyectos incluyen empresas estatales chinas de petróleo y gas, pero también han confirmado su participación las occidentales General Electric y Siemens, entre otras.

En el largo plazo, la Ruta de la Seda “podría impulsar la internacionalización del yuan fomentando su uso tanto en transacciones comerciales como financieras”, sostiene Tianjie He, de Oxford Economics. La internacionalización de la moneda china, clave en su ascenso al rango de potencia global, se verá facilitada porque las enormes obras que requiere la Ruta serán préstamos chinos en su propia moneda.

En opinión de Xulio Ríos, director del Observatorio de la Política China, “la Franja y la Ruta tiene la potencialidad para modificar el mapa económico mundial y proyectar un nuevo modelo de globalización. Incluso sus más aciagos detractores lo reconocen”.

Uno de los hechos que más sorprende es la rapidez con que ha despegado la Ruta de la Seda. Cuando se lanzó la iniciativa, en 2013, apenas 17 trenes de carga unieron China con Europa. En 2016, fueron 1.702, cien veces más en cuatro años. “Frenética” es la palabra usada por el analista Pepe Escobar para explicar la construcción de 51 líneas de trenes que unen 28 ciudades de Europa y 27 de China. Considera que las inversiones en la Ruta “serán un impulso para las economías, desde Bangladesh hasta Egipto y desde Myanmar hasta Tajikistan”.

En el mismo lapso de solo cuatro años, China abrió 356 líneas internacionales de transporte de mercancías y pasajeros a lo largo de las carreteras del Cinturón y la Ruta y opera 4.200 rutas aéreas semanales entre el dragón y sus socios de la Ruta.

Sin embargo, uno de los aspectos más importantes de la iniciativa es que “está ayudando a los países a unirse”, como sostiene el oficialista Global Times. En su discurso de apertura del Foro, el presidente Xi Jinping explicó que el Cinturón y la Ruta es “el proyecto del siglo”, que definió como “un camino de paz” que busca convertir “la actual gobernanza global en una versión más inclusiva y más justa”.

Según Escobar, estamos ante un proyecto de “globalización inclusiva” que pasa por “des-americanizar la globalización”, lo que supone un fuerte contraste con la política de Washington (goo.gl/G5i7tn).

Ningún país puede alcanzar el rango de potencia hegemónica en base a la fuerza militar. Por el contrario, para alcanzar la hegemonía sin dominación una nación debe encarnar visiones del mundo capaces de atraer el interés de millones de personas en los más remotos rincones.

Algo así sucedió con la Revolución de Octubre, un siglo atrás. El poder de los soviets entusiasmó y enamoró (literalmente) a millones de obreros y campesinos en todo el mundo, ya que era la primera vez en la historia que los de abajo ejercían el poder y lo hacían a favor de los desheredados.

Incluso el ascenso de Estados Unidos al rango de gran potencia, fue posible porque esa sociedad había realizado notables conquistas en el terreno científico y en el cultural, convirtiéndose en polo de atracción para muchísimas personas alrededor del mundo.

Por el contrario, la actual supremacía estadounidense, anclada en la potencia de sus armas, es un síntoma de decadencia, como lo fue el poder militar de los nazis. Nunca en la historia el dinero y las armas fueron suficientes para sostener una supremacía, que siempre se asentó en el resplandor de una nueva cultura política.

La milenaria China parece haber comprendido que debe mostrarle al mundo que su superioridad económica debe jugar a favor de la mayoría de las naciones. En paralelo, la colaboración estratégica entre Rusia y China es la “salvaguarda de la paz y la estabilidad regionales y mundiales”, según afirmó Xi en su discurso.

En los hechos ambos países se posicionan de la misma manera en los más conflictivos escenarios, como en la guerra siria, y apuntan a profundizar la cooperación económica y energética a la vez que tienden a elevarla hacia otras áreas, como la innovación y las tecnologías. En los hechos, está naciendo un mundo centrado en Eurasia.

Raúl Zibechi es un escritor y pensador-activista uruguayo, dedicado al trabajo con movimientos sociales en América Latina

Kategorien: Attac Planet

China: De plumas atómicas y dragones solitarios

So, 21/05/2017 - 09:00

Alejandro Nadal - Consejo Científico de ATTAC España

El proceso de industrialización en China arrancó desde el triunfo del Partido Comunista en 1949. A partir de ese año las prioridades estuvieron orientadas hacia la industria pesada y hubo que esperar a la contrarrevolución de Deng Xiaoping para que comenzara de lleno un proceso de diversificación industrial. Hoy la República Popular China es considerada una potencia industrial de primera magnitud, capaz de producir desde computadoras y aviones, hasta teléfonos celulares. Sus proezas tecnológicas en el terreno de la industria aeroespacial son objeto de admiración en todo mundo.Por eso sorprendió la noticia hace unas semanas: ¡por fin la industria china había logrado dominar la tecnología para fabricar la punta de un bolígrafo! Parecía mentira porque la tecnología para producir bolígrafos tiene más de setenta años y China produce cada año unos 38 mil millones de bolígrafos, lo que representa 80 por ciento de la producción mundial de éstos. Pero lo que esa estadística no dice es que las puntas de esos bolígrafos son importadas casi en su totalidad. Aunque sorprenda, la industria china no podía fabricar los balines y la cavidad en la que están insertos para asegurar un flujo constante de tinta en un bolígrafo normal.Vale una aclaración: parece que México es el único país de habla hispana en el que los bolígrafos son conocidos como “plumas atómicas”. Probablemente eso se debe a que fueron introducidos al mercado en los primeros años de la posguerra y por algún artilugio la mercadotecnia logró que el apelativo remitiera a la tecnología más moderna y no a la terrible hecatombe de los ataques nucleares de Hiroshima y Nagasaki. Pero ese es otro tema.

Existen más de 3 mil fábricas de bolígrafos en China, pero ninguna tenía la tecnología para fabricar las puntas que les permiten escribir suavemente. El 90 por ciento de esos componentes son comprados a proveedores en Suiza, Japón y Alemania, con un costo de unos 17 millones de dólares. Ese costo es insignificante para el tamaño de la economía china, pero en 2015 el primer ministro, Li Keqiang, señaló que la incapacidad de fabricar bolígrafos de buena calidad era una señal de las debilidades de la industria china. Cuando uno escribe con los bolígrafos hechos con componentes locales, el papel se rasga y la tinta no fluye de manera regular, señaló Li en una reunión oficial en Beijing. Acto seguido dio a conocer el fortalecimiento de un programa que ya existía desde 2011 para alcanzar el objetivo de producir bolígrafos chinos de buena calidad. Y por fin, la empresa estatal Taiyuan Iron and Steel Company (TISCO) ha anunciado que comenzará la producción en masa de bolígrafos integralmente made in China dentro de poco.

¿Por qué no seguir importando los componentes de los bolígrafos? Después de todo, el costo es modesto y si se toma en cuenta el tamaño de una empresa como TISCO, que produce cada año 10 millones de toneladas de acero, la demanda de acero para la industria de bolígrafos es casi de apenas unas mil toneladas al año. La respuesta es que en China existe desde hace mucho una tendencia a privilegiar la integración vertical en las industrias estatales. Es la continuación de aquella vieja prioridad de la autosuficiencia. La integración vertical permite controlar las etapas adyacentes en la cadena de producción y puede ser una operación rentable si contribuye a reducir costos de transacción y si permite garantizar el suministro estable de insumos intermedios. A las empresas chinas con fuerte integración vertical se les denomina “dragones solitarios”.

Pero también es cierto que los dragones solitarios pueden ser un incentivo perverso en contra de la especialización y pueden favorecer estructuras poco competitivas. Abundan los ejemplos de industrias con excesiva integración vertical que terminaron con el fracaso.

La prensa de negocios ha interpretado el caso de las “plumas atómicas” como un fracaso de China en el terreno de la política industrial y tecnológica. Se argumenta que la razón por la que la industria china no pudo desarrollar la tecnología para producir aceros finos de alta tolerancia (como los que se usan para producir las puntas de los bolígrafos) es la falta de un sistema eficaz de patentes para proteger los derechos de los innovadores. Pero esa interpretación ignora que la industrialización en China (y antes en Japón y Corea del Sur) no hubiera sido posible sin una estrategia deliberada de copia y asimilación de tecnología industrial que estuvo acompañada de maniobras para darle la vuelta a las estrictas reglas del sistema internacional de patentes.

Hoy la industria en China está dando un giro y avanza a paso veloz en robótica, impresiones de 3D, manufactura inteligente, equipo médico y de tele-informática. Con razón ha sobrepasado a Japón en las exportaciones de bienes de alta intensidad tecnológica. En lugar de caminar por el camino de la extinción, los dragones solitarios todavía pueden rescribir su propia historia, aunque no sea con “plumas atómicas”.

Economista. Miembro del Consejo Editorial de Sin Permiso.

Fuente: La Jornada, 12 de abril 2017

Kategorien: Attac Planet

¿Es Donald Trump el nuevo cisne negro ?

So, 21/05/2017 - 07:00

Germán Gorraiz - ATTACC Navarra-Nafarroa

La teoría del Cisne Negro fue desarrollada por Nicholas Taleb en su libro “El Cisne Negro (2010) en el que intenta explicar “los sesgos psicológicos que hacen a las personas individual y colectivamente ciegas a la incertidumbre e inconscientes al rol masivo del suceso extraño en los asuntos históricos”. En efecto, nuestra mente es capaz de secuenciar únicamente fragmentos de la secuencia total del inmenso genoma del caos, con lo que inevitablemente recurrimos al término “efecto mariposa” para intentar explicar la vertiginosa conjunción de fuerzas centrípetas y centrífugas que terminarán por configurar el puzzle inconexo del caos ordenado que se está gestando y que tendría su plasmación en la famosa frase del iconoclasta John Kenneth Galbraiht.”Hay dos clases de economistas: los que no tenemos ni idea y los que no saben ni eso”. El citado” efecto mariposa” trasladado a sistemas complejos como la Bolsa de Valores, tendría como efecto colateral la imposibilidad de detectar con antelación un futuro mediato pues los modelos cuánticos que utilizan serían tan sólo simulaciones basadas en modelos precedentes (Teoría de la Inestabilidad financiera de Minsky), con lo que la inclusión de tan sólo una variable incorrecta o la repentina aparición de una variable imprevista (léase impeachement contra Donald Trump en EEUU) provoca que el margen de error de dichos modelos se amplifique en cada unidad de tiempo simulada hasta exceder incluso el límite estratosférico del cien por cien, de lo que sería paradigma el próximo estallido de la actual burbuja bursátil, cumpliéndose una vez más la máxima de Keynes: “Los mercados pueden permanecer irracionales más tiempo del que tú puedes permanecer solvente”.

Génesis de la actual burbuja bursátil

La burbuja actual sería hija de la euforia de Wall Strett (y por extrapolación del resto de bolsas mundiales) tras las políticas monetarias de los grandes bancos centrales mundiales que han inundado los mercados con centenares de miles de millones de dólares y euros con la esperanza de relanzar la economía, más aún cuando las colocaciones sin riesgo ( deuda de EEUU o de Alemania) no retribuían nada a los inversionistas y estaría alimentada por los siguientes factores: La desconexión con la realidad por parte de los inversores les llevaría a justificar la exuberancia irracional de los mercados, creándose un mundo virtual de especulación financiera que nada tendría que ver con la economía real (windhandel o negocio del aire) y que les lleva a extrapolar las rentabilidades actuales como un derecho vitalicio lo que unido a la pérdida de credibilidad de las agencias de calificación como Moody’s al no haber predicho la crisis del 2002 y a la ausencia de control por parte de los reguladores, habría coadyuvado a que el mercado permaneciera insensible al recorte de rating de las compañías que cotizan en la bolsa y a los avisos de la Fed que por boca de su Presidenta Yanet Ellen habría advertido que “las valoraciones de las bolsas y los mercados de bonos son muy altas y que existen riesgos potenciales en ambos mercados”, Así, la certeza racional de la total retirada por la Fed de sus medidas de estímulo a la economía estadounidense y de las sucesivas subidas de tipos de interés del dólar en el 2017 deberían hacer que los inversionistas se vayan distanciado progresivamente de los activos de renta variable y que los bajistas se alzaran con el timón de la nave bursátil mundial. Sin embargo, el proceso especulativo impulsa a comprar con la esperanza de sustanciosas ganancias en el futuro, lo que provoca una espiral alcista alejada de toda base factual y el precio del activo llega a alcanzar niveles estratosféricos hasta que la burbuja acaba estallando (crash) debido a la venta masiva de activos y la ausencia de compradores, lo que provoca una caída repentina y brusca de los precios hasta límites inferiores a su nivel natural (crack).

¿ Es el Impeachment contra Donald Trump el nuevo cisne negro ?

Un inversor está dispuesto a pagar un precio por una acción si le reporta dinero en el futuro, por lo que el valor de dicha acción es el total de flujos esperados pero el nivel suelo de las Bolsas mundiales, (nivel en el que confluyen beneficios y multiplicadores mínimos), se situaría a años-luz de los niveles actuales debido al riesgo de estancamiento económico secular que presentan las principales economías mundiales. Sin embargo, debido al “efecto Trump” los inversores de EEUU estaban instalados en la euforia tras superar el techo ionosférico de los 20.000 puntos en el Dow Jones, (rememorando el boom bursátil de los años 20, preludio del crack bursátil de 1.929), por lo que son incapaces de percibir el vértigo de la altura pero la sombra del impeachment que planea sobre Donald Trump(cisne negro), habría provocado que los grandes inversores sientan por primera vez el mal de la altura que les llevará a reducir su exposición al riesgo con el consecuente efecto bajista en las cotizaciones de las acciones. Además, la inflación en EEUU acelerará las próximas subida de tipos de interés del dólar en el 2017, haciendo que los inversionistas se distancien de los activos de renta variable y que los bajistas se alcen con el timón de la nave bursátil mundial, derivando en una psicosis vendedora que terminará por desencadenar el estallido de la actual burbuja bursátil , estallido que tendrá como efectos colaterales la consiguiente inanición financiera de las empresas, la subsiguiente devaluación de las monedas de incontables países para incrementar sus exportaciones y como efectos benéficos el obligar a las compañías a redefinir estrategias, ajustar estructuras, restaurar sus finanzas y restablecer su crédito ante el mercado (como ocurrió en la crisis bursátil del 2000-2002) y como daños colaterales la ruina de millones de pequeños inversores todavía deslumbrados por las luces de la estratosfera, la inanición financiera de las empresas y el consecuente efecto dominó en la declaración de quiebras.

¿Retorno a escenarios de recesión?

China estaría inmersa en una crisis económica identitaria al tener que implementar una amplia batería de reformas estructurales. Así, entre las fragilidades de su economía se encuentran la todavía limitada integración financiera internacional, su aislamiento y control del aparato estatal en el ámbito interno, así como una asignación de recursos económicos poco eficiente provocada por el paternalismo público y un insuficiente nivel de desarrollo de las redes de distribución, marketing y venta. Los desafíos están centrados en vencer la alta dependencia de China respecto de la demanda de las economías desarrolladas y la incierta capacidad de la demanda privada para tomar el relevo una vez que se agoten los estímulos públicos. Respecto a América Latina y el Caribe, la contracción de la demanda mundial de materias estaría ya provocando el estrangulamiento de sus exportaciones y la depreciación generalizada de sus monedas debido a la fortaleza del dólar, lo que se traducirá en aumentos de los costes de producción, pérdida de competitividad, tasas de inflación desbocadas e incrementos espectaculares de la Deuda Exterior. Así, según la Directora Gerente del FMI, Lagarde, “la fortaleza del dólar junto con la debilidad de los precios de los productos crea riesgos para los balances y financiación de los países deudores en dólares”, de lo que se deduce que las economías de América Latina y Caribe estarán más expuestas a una posible apreciación del dólar y la reversión de los flujos de capital asociados, fenómeno que podría reeditar la “Década perdida de América Latina” (Década de los 80), agravado por un notable incremento de la inestabilidad social, el aumento de las tasas de pobreza y un severo retroceso de las libertades democráticas. Por otra parte, la entrada en escenarios de recesión de países como Argentina, Venezuela, Brasil, Grecia y países subsaharianos debido al desplome de las commodities y ciertos indicadores macroeconómicos recientes de países como China o EEUU aunado con el repunte del precio del crudo hasta los 60 $/barril debido a los recortes de producción de la OPEP y Rusia y a la persistencia de factores geopolíticos desestabilizadores (Ucrania, Libia, Corea del Norte, Irán, Siria e Irak) harán que el estancamiento económico se adueñe de la economía mundial en el Trienio 2018-2020 (secular stangantion) con la subsiguiente contracción del comercio mundial, posterior finiquito a la globalización económica y ulterior regreso a los compartimentos estancos en la economía mundial.

Kategorien: Attac Planet

El decreto de la venganza

Sa, 20/05/2017 - 09:00

Carlos Martínez - Consejo Científico de ATTAC España

Cuando el jueves (18/05/17) se ha aprobado en las Cortes la validación del decreto contra la estiba, el PP por fin se ha podido resarcir de su anterior derrota y de paso vengarse de los y las estibadoras. El PP desde que perdió la anterior votación, ha comprado votos y ha logrado unir en torno a él a todo el bloque burgués de las Cortes. Todas las derechas ya sean nacionalistas o españolistas se juntaron pues sus intereses son los mismos y todos coinciden en sostener políticas neoliberales. Todos ellos PP,PDeCAT-CiU-, PNV… apoyan e imponen las políticas Troika y UE, por tanto lo único que ha ocurrido es que esto se ha hecho patente.

El decreto que el ministro Serna ha presentado es incluso peor que el primero. Sus palabras llamando al acuerdo sonaron tan falsas y provocadoras que cuando le llegó el turno al diputado del PP sus provocaciones hicieron saltar a personas presentes en el hemiciclo, que llevan meses sufriendo por su futuro y el de sus familias. El PP además de corrupto, es cruel. Leído y estudiado el decreto Serna, entiendo y apoyo la reacción de estibadores y estibadoras y su huelga que se iniciará el 24, por varias razones que muy brevemente expongo:

El decreto dedica la mayor parte de su articulado a prejubilaciones y bajas incentivadas y no tiene apenas ninguna propuesta positiva, como no sea para las multinacionales del sector interesadas en hacerse con los puertos españoles. Es pues como se ha dicho un ERE encubierto. Es un ERE insisto.

Tiene al menos dos trampas muy claras tendidas a las estibadoras y estibadores. Una la de la formación. La estiba es hoy en día un sector laboral muy especializado y de riesgo, luego la formación es clave, pero al no contemplar la garantía del empleo para los actuales trabajadores y trabajadoras de la estiba, esto puede ser para formar a nuevas y nuevos estibadores para las empresas y sobre todo las ETT que introduce claramente en la estiba el decreto, y formar a personas sin los derechos ni el salario actual de la estiba. Es decir personas precarias y que por sueldos precarios hagan el trabajo de las actuales plantillas, a las que por cierto, nadie ha regalado ni regala nada.

La otra trampa es la de las negociaciones de convenios y los convenios con las empresas. Los sindicatos pueden y deben negociar con las empresas, eso está claro. Pero desde la reforma laboral Rajoy la negociación y los acuerdos, son algo voluntario y sin efecto. Es decir se puede aprobar y acordar un convenio y luego llegar una naviera o estibadora china o de los EE.UU o de las Caimán nueva, (que ese es el objetivo real del decreto y la UE, favorecer a esas multinacionales) y que estas no acepten el convenio, ni nada, pues el decreto les ampara. También las clásicas del sector se pueden apartar y exigir convenios de empresa siempre más desfavorables.

Por tanto, las y los estibadores no tienen más solución que su lucha sindical, su unidad y su espíritu de sacrificio para incluso regresar a los años veinte del siglo pasado volviendo a defender sus derechos y luchar junto al resto de las organizaciones de clase, contra la lacra del precariado y la reforma laboral. A defender su empleo.

El resto de las trabajadoras y los trabajadores, debemos apoyarles y entender que su lucha es por defender un empleo digno, salarios decentes y estabilidad laboral, además de denunciar el precariado y en eso coincidimos todas y todos.

Socialismo o Barbarie

www.portuarioenexcedencia.com
Kategorien: Attac Planet

Cariño, lo prometido es deuda

Sa, 20/05/2017 - 07:00

Miguel Ángel Llamas – ATTAC Castilla y León

StudentLoanDebt070313_0

 

La propuesta de la candidatura de Susana Díaz consistente en crear una “Renta Garantizada a los Jóvenes” ha causado sorpresa y estupor en el debate público. Según el programa de la candidata andaluza, la propuesta se implementaría “a modo de crédito fiscal”, la concesión estará condicionada “a un proyecto formativo, de inserción laboral o emprendedor” y las cantidades se “devolverán sin intereses a lo largo de su vida laboral, en el marco del impuesto sobre la renta, durante un período de 10 a 20 años, de forma flexible y siempre en aquellos casos que perciban rentas superiores a los umbrales mínimos declarables”.

Los analistas políticos suelen citar, entre otros, dos factores principales de la pérdida de apoyo electoral que sufre el PSOE. El primero, la incapacidad para conectar con los jóvenes que sufren las consecuencias de la crisis. El segundo, la ausencia de un proyecto político alternativo al neoliberalismo que permita redistribuir la riqueza y garantizar los derechos sociales frente a las presiones competitivas de la globalización. La mal llamada propuesta de “Renta Garantizada a los Jóvenes” resulta paradigmática en este doble sentido porque ahonda en los errores del PSOE cometidos en las últimas décadas. Veamos por qué.

La idea de los préstamos renta no es novedosa en España. En 2007, el Gobierno de España creó el sistema de Préstamos Renta Universidad para financiar el acceso a los estudios de posgrado, toda vez que el máster adquiría rango de enseñanza oficial. El resultado de este programa, derogado por el Partido Popular al llegar al Gobierno, puede tildarse de catastrófico. Las condiciones de los préstamos renta fueron desvirtuándose en sucesivas convocatorias y más de 12.000 titulados universitarios se hallan ahora en una situación de precariedad y sobreendeudamiento. Además, este tipo de programas normalmente cuenta con la colaboración de las entidades financieras, que, como sucede en el caso de los Préstamos Renta Universidad en España, se han caracterizado por cobrar todo tipo de comisiones, aplicar cláusulas y prácticas abusivas y, en definitiva, enriquecerse injustamente con el dinero público y la precariedad de la ciudadanía. Nada nuevo: en países como Estados Unidos sabido es que la deuda estudiantil supone un lastre para millones de personas.

Podría aducirse desde la candidatura de Susana que en este caso los préstamos serían verdaderos “préstamos renta”, es decir, que sólo se devolverían si se obtiene una renta futura (en todo caso no especificada). Pero la experiencia del programa del Gobierno de Zapatero nos dice que la “letra pequeña” resulta fundamental para determinar la exigencia o no de devolución de los préstamos. Sin ir más lejos, en casos como el de Susana Díaz, que tardó diez años en acabar la carrera de Derecho, difícilmente los estudiantes podrían acogerse al umbral de devolución. El programa del Gobierno socialista, que actualmente es objeto de una reclamación de responsabilidad patrimonial contra el Ministerio de Educación, es suficientemente esclarecedor del riesgo de sobreendeudamiento que entrañan estos instrumentos de financiación y ha puesto de manifiesto notables deficiencias en la gestión y la información sobre su alcance real. En este sentido, llama la atención que el documento de Susana Díaz emplee la denominación de “renta garantizada” en lugar de hablar de “préstamos o créditos”, una información falsa que bien podría calificarse como publicidad engañosa. Los dirigentes políticos deberían mostrar mayor rigor y responsabilidad cuando se trata de informar de políticas públicas que pueden condicionar la vida de las personas.

Recientemente, el Congreso de los Diputados ha aprobado una Proposición presentada por Unidos Podemos, por cierto, con el voto favorable del PSOE, por la que se insta al Gobierno a tomar medidas de apoyo a los posgraduados endeudados que padecen las malas prácticas del Ministerio de Educación y los bancos. Los más de 12.000 jóvenes afectados se preguntan cómo es posible que, con el dolor que aún les causa el anterior programa de Préstamos Renta Universidad, una dirigente política pueda volver a plantear semejante ocurrencia.

La propuesta de la candidata del PSOE no sólo es un buen ejemplo para explicar el desprecio de su partido para con la juventud, sino que también pone de relieve la renuncia del Partido Socialista a cuestionar el modelo neoliberal de deterioro del Estado Social y Democrático de Derecho. Los préstamos no son ayudas o instrumentos sustitutivos de las becas. Como bien explican los expertos en economía de la educación, las becas, amén de garantizar la igualdad real y efectiva, contribuyen a redistribuir la renta, ya que las capas más pudientes de la población financian con impuestos progresivos las necesidades presentes de los sectores más desfavorecidos. Los préstamos, en cambio, generan un riesgo de sobreendeudamiento que puede conllevar a la exclusión social y constituyen instrumentos regresivos en tanto que son los propios estudiantes quienes pagan sus estudios, privatizando de facto la financiación de la universidad. Las becas realizan el Estado del bienestar, mientras que los préstamos lo deterioran: sabido es que en Estados Unidos la deuda estudiantil supone un lastre para millones de personas. Más aún, la ampliación del sistema de préstamos a programas de inserción o proyectos empresariales parece confirmar una apuesta decidida por el endeudamiento privado como motor económico, un patrón que ha conducido al desastre y que resulta temerario si se tiene en cuenta que estas medidas se dirigen a jóvenes precarizados.

Miguel Á. Andrés Llamas es abogado de la Asociación de Afectados por el Préstamo Renta Universidad.

Kategorien: Attac Planet

Venezuela: no callar, pero para decir la verdad

Fr, 19/05/2017 - 13:00

Atilio A. Boron - ALAI, AMÉRICA LATINA en movimiento

manifestantes_violentos_0

En varios trabajos recientes diversos analistas y observadores de la vida política latinoamericana han reprochado a los intelectuales y militantes de izquierda su silencio ante lo que está ocurriendo en Venezuela. Ese silencio, dicen, sólo refuerza los peores rasgos del gobierno de Nicolás Maduro. Este reclamo lo hizo hace unas pocas semanas un destacado intelectual venezolano, Edgardo Lander, y más recientemente, en una producción especial de Página/12, lo reiteraron dos colegas de Argentina: Roberto Gargarella y Maristella Svampa. (1)

Nadie podría estar más de acuerdo que el autor de estas notas sobre la necesidad de hablar acerca de lo que realmente está aconteciendo en Venezuela. Tras las huellas de los fundadores del materialismo histórico Gramsci decía, con toda razón, que “la verdad siempre es revolucionaria”. Y el aforismo del fundador del PCI es más importante hoy que nunca antes, cuando el virus posmoderno ha instituido a la “posverdad” ¡como un criterio de verdad!, abriendo paso a cuantas tergiversaciones y mistificaciones puedan ocurrírsele a quienes precisamente quieren ocultar tras una cortina de sofismas y falsedades lo que está sucediendo en nuestras sociedades –y muy especialmente en Venezuela- y, de ese modo, favorecer a los planes de la contrarrevolución en marcha.

Desafortunadamente las buenas intenciones de Gargarella y Svampa de hablar sobre Venezuela y decir lo que allí está sucediendo termina con una frustración. Y esto es así porque en su nota no hablan de lo que en verdad ocurre en ese país sino que reproducen con pequeñas variantes el relato que la oposición ha construido para decir lo que ella necesita que se diga que está ocurriendo en Venezuela. Esa narrativa tramposa, que desfigura a sabiendas la realidad para promover su agenda restauradora, ha contado con la inestimable ayuda de los sempiternos agentes sociales y políticos de la reacción, que jamás se equivocan al elegir amigos y enemigos: los medios hegemónicos a nivel mundial (vulgo: “prensa libre”), perros guardianes del orden capitalista; la internacional de la derecha dirigida, con dinero de Estados Unidos, por José M. Aznar y Álvaro Uribe y toda su parafernalia de políticos y periodistas comprados y tanques de pensamiento alquilados y, por si lo anterior no bastara, apoyada también por el gobierno de Estados Unidos desde el nacimiento mismo de la Revolución Bolivariana. No sorprende por lo tanto constatar que en las tres o cuatro páginas escritas por nuestros autores se acumulen numerosos errores de apreciación así como llamativas ausencias. Comencemos por estas.

Ausencias

Primera ausencia: el gobierno de Estados Unidos. Un análisis sobre cualquier país de las Américas que no mencione ni una sola vez –no digamos analice, apenas mencione- al gobierno de Estados Unidos y al imperialismo es insanablemente erróneo. De allí jamás podría brotar un análisis correcto de la situación. Es un error tan grave e irreparable –obliterado empero por el prejuicio que informa al paradigma dominante en las ciencias sociales contemporáneas- como el que cometería un astrónomo que al analizar al sistema solar obviara cualquier mención o análisis del papel de Júpiter en la dinámica global del sistema, haciendo caso omiso del hecho que su masa equivale a casi dos veces y medio la suma del total de los demás planetas que componen el sistema. ¿Qué diríamos de nuestro astrónomo? Que pese a sus buenas intenciones no tiene nada serio para decir; es más, no puede tener nada serio para decir, porque su análisis ha soslayado lo principal. No lo único que importa pero sí lo más importante.

A estas alturas del siglo veintiuno me dispenso de la necesidad de explicar, por archiconocido, lo que es el imperialismo y como actúa en lo que amablemente sus agentes y voceros califican como “nuestro patio trasero.” El capitalismo contemporáneo lo que ha hecho es exacerbar hasta lo indecible su carácter imperialista y no sólo en Latinoamérica. Recuerden el escarmiento sufrido por el pueblo griego cuando se “equivocó” al rechazar el brutal programa de ajuste que le proponía la Troika en Europa, “error” que fue corregido en una reunión a puertas cerradas en Bruselas; o la gigantesca multa que el banco francés Paribás tuvo que pagar por transgredir una ley del Congreso de EEUU que penalizaba a cualquier institución bancaria del mundo, estadounidense o no, que mediara en las relaciones comerciales entre Irán, Sudán y Cuba con el resto del mundo. Es decir, la ley estadounidense es la ley del mundo. O las casi mil bases militares que Estados Unidos tienen en todo el mundo, caso absolutamente único en la historia. Eso es un imperio, desde Roma hasta hoy. Y el centro hegemónico del imperio es Estados Unidos, “la nación indispensable” para mantener vivo al capitalismo en la faz de la tierra. Por supuesto, sus teóricos y estrategas prefieren obviar el término imperialista por su desagradable olor, pero la realidad del imperialismo es inocultable y por eso se esmeran en referirse a ella con nombres más amables. Los expertos del Pentágono y del Departamento de Estado, la CIA o el Consejo Nacional de Seguridad prefieren hablar de “primacía”, “superioridad” y, los más audaces, de “hegemonía” porque son conscientes que palabras como imperio o imperialismo son indigestas para el delicado estómago de la opinión pública estadounidense. El eufemismo puede jugar con las palabras e intentar enturbiar la visión de la cosa, pero esta sigue allí. No por casualidad uno de los más incisivos estrategos del imperio, Zbigniew Brzezinski, inicia su más reciente libro sobre la situación actual de Estados Unidos en el sistema internacional con una sorprendente sección dedicada a la “declinante longevidad de los imperios”, tácita asunción de que Estados Unidos lo es pues de lo contrario no se entiende la razón por la cual ese autor se enfrasca en una discusión que es marginal al objetivo de su trabajo. (2)

De lo anterior se sigue que los imperios -aunque se autodenominen, como en el caso de Estados Unidos, “líder del mundo libre” o “primacía americana”- forjan una relación radicalmente asimétrica con los países sometidos a su jurisdicción y a los que controlan por diversos medios. El corolario de esta lógica imperial es que Washington siempre juega un papel, mayor o menor según las circunstancias y la naturaleza de los países, en los procesos políticos de los países subordinados, máxime cuando, como en el caso de Venezuela, esta nación reposa sobre la mayor reserva comprobada de petróleo del planeta y se sitúa en la Cuenca del Gran Caribe, esa que los militares norteamericanos creen que es un mar interior de Estados Unidos. Sólo si la Casa Blanca y sus agencias estuvieran pobladas por imbéciles o por individuos completamente irresponsables, desconocedores del interés nacional norteamericano, podría el gobierno norteamericano ser indiferente o mantenerse al margen de lo que ocurre en Venezuela. La historia latinoamericana en los últimos dos siglos, desde la Doctrina Monroe (1823) en adelante, ofrece cientos de ejemplos de esta constante intervención de la política exterior norteamericana hacia nuestros países. Intervención que va desde una discreta pero eficaz monitoreo político hasta el golpe militar y la invasión militar, como lo prueban los casos de Panamá y República Dominicana, entre muchos otros. Que hoy se hayan olvidado de Venezuela y no se interesen por el desenlace de su crisis es absolutamente inverosímil. No obstante, algo tan elemental como esto pasa increíblemente desapercibido en la nota de Gargarella y Svampa y por lo tanto en el drama que se desenvuelve en ese país se asume que Estados Unidos no juega papel alguno. Esto sólo bastaría para desechar ese artículo, imposibilitado de ofrecer una visión realista de las cosas.

Pero no es la única ausencia, hay otra más. Al analizar la crisis y los antagonismos que enervan a Venezuela sólo se habla del gobierno de la Revolución Bolivariana. Es un análisis muy curioso porque se lanzan diversas conjeturas e interpretaciones sobre un conflicto institucional muy grave pero sólo aparece una de las partes del enfrentamiento. La otra, la oposición, es un fantasma o una sombra que nunca se alcanza a visualizar. Ni una palabra sobre la génesis y conformación de la oposición y sus principales personajes; del golpe de estado que protagonizaran en Abril del 2002; nada sobre el paro petrolero de finales del 2002 hasta los primeros meses del 2003; ni una palabra sobre las sangrientas “guarimbas” de febrero del 2014. Nada sobre el líder e instigador del plan sedicioso de “la salida”, el señor Leopoldo López, de quien se dice es un “prisionero político” cuando en realidad es un “político preso” por haber hecho apología de la violencia, instigado asesinatos, incendios de edificios públicos, saqueos a comercios y producido ingentes daños a las propiedades públicas y privadas. No se dice, por ejemplo, que si López hubiera hecho en Estados Unidos lo que hizo en Venezuela habría sido condenado como mínimo a prisión perpetua, y probablemente a la pena capital. La justicia venezolana, en cambio, esa que descalifican llamándola “chavista”, fue tan benigna que sólo lo condenó a 13 años y 9 meses de prisión. Nada se dice tampoco de que los líderes de esa oposición se rehúsan a dialogar o acordar nada con el gobierno. Que sus principales dirigentes viajan a Estados Unidos a persuadir al gobierno de ese país que invada al suyo propio y que derroque al presidente constitucional Nicolás Maduro. O que Julio Borges, el presidente de la ilegítima Asamblea Nacional, que se resiste a convocar a una nueva elección para reemplazar a los tres “diputruchos” que fraudulentamente fueron incorporados a ella, se reúne con el Almirante Kurt Tidd, jefe del Comando Sur, para suplicarle que invada a su país, con el derramamiento de sangre que él y sus compinches de la oposición saben que esto produciría. En suma, la nota escrita bajo los influjos maliciosos del “relato” opositor cae en el maniqueísmo político: hay un villano (Maduro) y un bueno (la oposición) de la cual ni se habla, ni se analiza su trayectoria. Pobre, muy pobre como análisis político.

Errores

Y por último pasaré revista a unos cuantos errores puntuales, demasiados para un texto tan breve.

1) la democracia es un régimen en donde “podemos escucharnos mutuamente”, dicen nuestros autores. Eso debería ser así pero en Venezuela no lo es por culpa del gobierno. Pero, un momento: ¿dónde se produce ese maravilloso “escucharnos mutuamente”? ¿Se produjo entre Hillary y Trump; o entre Macron y Le Pen; o entre Rajoy y Pablo Iglesias? ¿No es esto una interpretación demasiado angelical sobre lo que realmente es la democracia como expresión de la lucha social?

2) se dice que la “pérdida de la mayoría electoral del chavismo generó una respuesta de no-reconocimiento y de deriva autoritaria por parte de Maduro.” Pero ¿cómo ignorar que el chavismo admitió sin chistar las dos elecciones en las que fue derrotado, sobre un total de 19? La derecha, en cambio, ni una sola vez aceptó haber perdido. Si hay alguien que jamás reconoció la superioridad electoral del chavismo fue la oposición. Luego de su victoria en las elecciones a la Asamblea Nacional de Diciembre del 2015 sus líderes arrojaron por la borda toda la institucionalidad del estado y proclamaron a voz de cuello que la misión de la AN no sería convertirse en uno de los poderes del estado sino simplemente culminar la “Operación Salida” de Maduro. Como no podía ser de otro modo, esta declaración de guerra de uno de los poderes del estado contra el ejecutivo produjo un endurecimiento del oficialismo, algo que puede constatarse en los más diversos países en los que alguna vez se constituyó un conflicto entre el Legislativo y el Poder Ejecutivo.

3) El Ejecutivo no desconoció a la Asamblea Nacional electa en diciembre del 2015. Sólo denunció que tres diputados habían sido elegidos fraudulentamente, como fue comprobado de modo inobjetable. Ante ello, el Consejo Nacional Electoral solicitó a la AN que revocara la designación que hizo de esos diputados, pese a su origen espurio, a lo cual el presidente de la AN, Henry Allup Ramos, se negó y ratificó la integración de los impugnados. El CNE exigió que la AN convocase a nuevas elecciones para sustituir a los tres impostores, pues de lo contrario ese órgano quedaba ilegalizado por el fraudulento acceso de tres de sus miembros tal como fue establecido en un fallo del Tribunal Superior Constitucional. De no hacerlo la AN caería en desacato y sus actuaciones serían insanablemente nulas. ¿Qué hizo la AN? Desconocer no sólo el dictamen del CNE sino también del máximo órgano judicial de Venezuela. Entonces, ¿quién desconoce a quién? Les recuerdo a nuestros autores que en la Argentina se presentó una situación parecida (aunque no tan grave) cuando en los años del menemismo y en la crucial votación de la Cámara de Diputados para privatizar la compañía estatal Gas del Estado un individuo ajeno al cuerpo se sentó en una banca y levantó su mano aprobando el proyecto. Descubierto el “diputrucho” por los periodistas que cubrían esa votación su resultado fue declarado insanablemente nulo y tiempo después, con los diputados legalmente habilitados para votar se procedió a realizar una nueva votación. Siguiendo el razonamiento de Gargarella y Svampa en la Argentina debería haberse dado por buena la primera votación, lo que constituye un principio absolutamente inaceptable en este país tanto como en Venezuela.

4) El referendo revocatorio no fue bloqueado ni postergado por decisión del gobierno sino por graves vicios procedimentales de la oposición, que inscribieron niños, difuntos, falsificaron firmas, etcétera. Hay leyes, reglamentos, disposiciones que cumplir. No es cuestión de poner cualquier nombre, una firma y ya. Además, en contra de las advertencias del gobierno, iniciaron el trámite del revocatorio cuando los plazos estaban vencidos. El gobierno en un gesto de buena voluntad solicitó al CNE que igualmente tomara en cuenta la solicitud opositora. Pero ante los vicios de forma y fondo arriba señalados la solicitud de referendo tuvo que ser desestimada. ¿De quién es la culpa?

5) ¿Fallido autogolpe del Ejecutivo? ¡Por favor! El Ejecutivo necesitaba la autorización de la AN para sellar un convenio de cooperación entre PDVSA y una empresa extranjera para la explotación del petróleo en la Faja del Orinoco. Era y es un asunto de interés nacional, que hace al bienestar público porque los ingresos petroleros redundan en políticas sociales muy activas. Por ejemplo, el artículo que estamos criticando debería reconocer que el gobierno bolivariano entregó en poco más de cuatro años más de un millón y medio de viviendas, record absoluto en la historia latinoamericana y, probablemente, mundial. La AN, buscando paralizar al gobierno para hacerlo caer, no se reunió y cayó en la transgresión caracterizada por la Constitución Bolivariana como “omisión inconstitucional parlamentaria”. Aquella prescribe que, en casos como ese, la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, puede, tal como lo establece la Constitución de 1999, asumir algunas de las atribuciones de la AN y autorizar o convalidar algunas acciones del Ejecutivo. ¿Que el TSJ se excedió en apropiarse de las atribuciones de la AN? Seguro. Pero informado de este hecho por la Fiscal General el “dictador” Maduro exhortó al TSC que acotara las atribuciones transitoriamente tomadas de la AN, y las cosas volvieron a la normalidad. (3)

Claro que sí hubo un golpe de estado fallido, y fue cuando la AN declaró en enero de este año que el presidente Maduro había hecho abandono de su cargo y que debía llamarse de inmediato a elecciones presidenciales. Esto en cualquier país se llama “sedición”: tentativa de quebrar el orden institucional vigente y sus autoridades al margen de la ley, y nuestros autores lo saben. Imagínense el escándalo que se produciría si en Estados Unidos, o mismo en la Argentina, el Congreso emitiera una ley de ese tipo. Aparentemente, para Gargarella y Svampa esta fallida tentativa golpista es una minucia El relato de la oposición, que hacen suyo nuestros autores, dice que el golpista es Maduro y punto.

6) ¿”Represión institucional cada vez mayor”? Algo raro debe estar sucediendo en Venezuela para que la gran mayoría de las víctimas sean, como en Febrero del 2014, personas ajenas al conflicto (como esa señora a la cual los mientras de la “oposición democrática” mataron arrojándole desde un edificio de altura una botella de plástico con agua congelada en su interior), chavistas o personal policial. Si algo se le puede reprochar al gobierno de Maduro ha sido su excesiva contemplación en la aplicación de toda la fuerza represiva del estado a quienes toman las calles por la fuerza para incendiar hospitales de niños, saquear comercios y apalear a personas que no se solidarizan con sus actos violentos. El mapa de los incidentes violentos y las guarimbas demuestra inequívocamente que estas se producen, en la casi totalidad de los casos, en los 19 municipios controlados por la oposición, y que los revoltosos cuentan con la protección de las autoridades municipales y sus policías. Es más, el 60 por ciento de las víctimas de la violencia son gentes que no participaban en las manifestaciones, y otra proporción la aportan los muertos de las fuerzas de seguridad bolivarianas. Ante esto, ¿qué proponen Gargarella y Svampa? ¿Que el gobierno se quede de brazos cruzados mientras bandas armadas destruyen el país, matan a inocentes y cometen toda clase de desmanes? ¡Por favor, donde vieron una cosa así! ¿Qué fue lo que tantos gobiernos federales o estaduales hicieron en su tan admirado Estados Unidos ante manifestaciones mucho menos violentas de los afroamericanos en la época de la lucha por los derechos civiles o durante las grandes manifestaciones en contra de la guerra de Vietnam? Recuerden la brutalidad represiva de la policía y la Guardia Nacional de Estados Unidos en esa época, y compárenla con la de los policías sin armas de fuego que velan por la tranquilidad y el orden en Venezuela con gases lacrimógenos y cañones de agua. ¿Es posible que ignoren algo tan elemental? Por otra parte, ¿quiénes trajeron a los paramilitares colombianos a Venezuela? ¿Los chavistas o sus opositores, aliados a Álvaro Uribe? Sería conveniente que exploraran este asunto.

7) ¿Desabastecimiento? Sí, claro, pero desabastecimiento programado porque Venezuela subsidia alimentos y medicamentos, cosa que no hacen sus vecinos. Entonces redes mafiosas se dedican a contrabandear lo que se produce en Venezuela, que es mucho, pero que es contrabandeado a países vecinos, sobre todo Colombia, con la abierta complicidad de Bogotá. El problema principal de Venezuela no es que no se produce; ha venido produciendo cada vez más, aunque un pequeño número de artículos esenciales (harina pan, café, azúcar, etcétera) es producido por grandes oligopolios que regulan la oferta en función del cronograma electoral y de los altibajos de las luchas opositoras para crear malestar en la población tal como se hiciera en el Chile de Allende. (4) Además, buena parte de lo que se produce es exportado ilegalmente, vía contrabando, fuera del país, casi siempre a Colombia. El medicamento que en Venezuela cuesta un dólar se vende a cinco en Colombia; el litro de nafta que vale un centavo de dólar en Venezuela se vende a un dólar y monedas en Colombia, con la complacencia del gobierno colombiano que debería ayudar a combatir este flagelo, cosa que por supuesto no hace porque precisamente sus siete bases militares entregadas a fuerzas armadas de Estados Unidos están allí para acelerar el derrumbe de la Revolución Bolivariana. Y la “guerra económica” es uno de sus instrumentos.

8) ¿Corrupción? Sí, pero allí hay funcionarios gubernamentales y también miembros de la oposición. ¿Qué es esto de hablar de los corruptos sin hablar de los corruptores? Es un reflejo del viejo pensamiento liberal que sostiene que el estado, todo estado, es la esfera de la corrupción mientras que el mercado es el ámbito de la virtud, el sacrificio y la innovación. Que alguien pueda creer en este cuentito a esta altura de la historia no deja de ser una asombrosa comprobación. Salvo, claro está, que en tiempos tan “interesantes” (Eric Hobsbawm) como estos se haya producido una fenomenal mutación sociogenética en virtud de la cual hay corruptos sin que haya corruptores; los primeros están en el estado, los segundos en la sociedad civil. Obviamente, en la nota que estamos analizando solo se habla de los primeros. Los otros son ángeles.

9) ¿”Un régimen crecientemente deslegitimado y autoritario”? Indudablemente que un caos provocado por una “guerra económica” impiadosa, una ofensiva diplomática brutal (con un personaje de los bajos fondos como Luis Almagro llevando la batuta de esta pandilla golpista desde la OEA), un ataque sistemático de los grandes medios, la condena de desprestigiados y fracasados ex presidentes latinoamericanos, que sumieron a sus países en la pobreza, la dependencia y el desamparo, y la omnipresente presión de Washington (recordar la Orden Ejecutiva de Barack Obama) no puede sino erosionar la legitimidad de un gobierno, de cualquier gobierno. Pero aún así lo oposición teme la potencia electoral del chavismo.

En lo que hace a su autoritarismo ¿cómo negar que la oposición a esta peculiar “dictadura” de Maduro hace y deshace a voluntad? Controla a su antojo los grandes medios de comunicación y difunde cuantas mentiras se les viene en gana las 24 horas del día y aplica el “terrorismo mediático” sin escrúpulo alguno; abandonan sus responsabilidades institucionales y paralizan a la Asamblea Nacional sin que esta sea disuelta por el Ejecutivo o revocados los mandatos de los asambleístas; sus dirigentes salen del país para invitar a líderes de EEUU que el imperio invada Venezuela y derroque a su legítimo gobierno o para hablar pestes del gobierno bolivariano ante terceros países; sus jefes hacen campaña apoyando a cuanto candidato presidencial de derecha extrema compita por un cargo presidencial en América Latina, y así sucesivamente. Pese a esto no sufren molestia alguna. ¿Hay presos? Seguro: pero no por manifestarse en las calles, hablar, opinar, difamar, conspirar contra la patria sino por instigar a la violencia y ejecutar toda suerte de actos vandálicos. ¿Qué clase de autoritarismo es este? Dado que muchos se regodean hablando de la “dictadura” de Maduro sólo les pido que me digan que opositor pudo hacer todo esto bajo los gobiernos de Videla, Pinochet, Garrastazú Medici, Stroessner, Somoza y compañía.

10) Se critica “el apoyo incondicional de la izquierda al chavismo”. Pero qué pretenden, ¿que apoyemos a la ofensiva destituyente dictada por Estados Unidos y ejecutada por sus peones locales? Entre el imperialismo y un gobierno, por deficitario e imperfecto que sea, ¿se nos pide que optemos por el Comando Sur, por la señora Liliana Ayalde (artífice de los golpes “blandos” en Paraguay y Brasil y ahora número dos del Comando Sur), por la impresentable dirigencia opositora de Venezuela? ¿Eso se nos pide? La respuesta es: ¡jamás cometeríamos tan imperdonable error! Quienes por sus prejuicios y su empecinamiento en despotricar contra la Revolución Bolivariana –cuyos aciertos superan ampliamente sus errores- terminen apoyando la estrategia insurreccional violenta del imperio y sus agentes locales descenderán con deshonor a los anales de la historia, cubiertos de lodo y sangre. Y no habrá sofismas ni alambicados argumentos pseudoteóricos capaces de rescatarlos de tan innoble lugar.

11) “Nadie debe morir por pensar distinto”, se nos dice. Correcto. Pero los que están muriendo por pensar distinto son los chavistas o simples venezolanas o venezolanos que no participaban en ninguna manifestación. De hecho, los que mataron a 43 personas en Febrero del 2014 y a otros tantos en la actual ofensiva ha sido, principalmente, la oposición sediciosa. Los que pueden morir por pensar distinto son los chavistas, no los artífices de la contrarrevolución.

13) Se dice, al concluir el artículo de Gargarella y Svampa, que hay que entender “que enfrente no están los enemigos sino los que no piensan como nosotros, pero que en lo que importa son iguales a nosotros: seres humanos dignos, que piensan y sienten y sufren y se emocionan, y que merecen, como nosotros, igual consideración y respeto.” Este pseudo humanismo por más que entibie nuestros corazones pensando en la fraternidad universal es, cuando se lo baja a la coyuntura actual de Venezuela, un razonamiento que no tiene el menor asidero empírico. Y no sólo en este país. Los que amputaron las manos de Víctor Jara y luego lo asesinaron a sangre fría en Chile, ¿era gente como nosotros? ¿Los militares argentinos que violaban a mujeres embarazadas, las torturaban introduciéndoles botellas de vidrio roto en sus vaginas, les robaban sus niños y luego las tiraban desde un avión al mar, ¿eran como nosotros? Los escuadrones de la muerte que asolaron tantos países de la región ¿eran gentes como nosotros? Y los que en la Venezuela de hoy reclutan paramilitares o lúmpenes para incendiar hospitales, tender “guayas” para decapitar motoqueros desprevenidos, arrojar bombas molotov contra policías que no portan armas de fuego, destruir todo lo que encuentran a su paso y moler a golpes a vecinos que quieran atravesar la guarimba para ir a trabajar o comprar alimentos, esos, ¿son iguales a nosotros? Tremendo error. ¿Cómo se defiende una sociedad de tan arteros ataques? ¿Rezando siete Ave Marías o descargando sobre ellos –los violentos, no los sectores pacíficos y minoritarios de la oposición- toda la fuerza represiva del estado?

Termino diciendo que aquel razonamiento, aquella bella exhortación a la fraternidad universal y al humanismo -que evoca figuras entrañables como Erasmo de Rotterdam, Tomás Moro y Inmanuel Kant- termina siendo mala filosofía, peor teología y pésima sociología cuando esos principios éticos son trasladados sin mediaciones al barro y la sangre de la Venezuela actual, Es imposible entender a los sujetos de la contrarrevolución y sus agentes con esas bellas categorías. Estoy absolutamente seguro que Gargarella y Svampa, al igual que el autor de estas líneas, jamás haríamos algo como los horrores descriptos más arriba. O como lo que hacen Julio Borges, presidente de la Asamblea Nacional, Lilian Tintori, Henry Allup Ramos o María Corina Machado, gentes que se arrastran para lograr que el Comando Sur invada a Venezuela so pretexto de la “crisis humanitaria” que ellos en buena medida han creado. Todas estas son gentes de una incurable perversidad y no son iguales a nosotros. Ni son iguales al pueblo chavista que ha sobrevivido con abnegación y heroísmo a tantas malevosías. Ni tampoco son iguales a la enorme mayoría de la dirigencia chavista, que trata de gobernar un país que la oposición ha tratado de convertir en ingobernable con el infame propósito de reconquistar el poder y usufructuarlo a favor de los intereses que por siglos sojuzgaron a Venezuela. ¿Hablar de Venezuela? Sí, por supuesto, pero diciendo la verdad.

- Dr. Atilio A. Boron, director del Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini (PLED), Buenos Aires, Argentina. Premio Libertador al Pensamiento Crítico 2013. www.atilioboron.com.ar Twitter: http://twitter.com/atilioboron Facebook: http://www.facebook.com/profile.php?id=596730002

____________________

1 - El dossier está disponible en https://www.pagina12.com.ar/36336-encrucijada-venezolana e incluye también dos breves notas de Modesto Guerrero y el autor de este trabajo.

2 - Cf. Zbigniew Brzezinski, Strategic VisionAmerica and the Crisis of Global Power (New York: Basic Books, 2012).

3 - Recuérdese que el Tribunal Supremo de Justicia dictaminó que en Abril del 2002 no hubo un “golpe de estado” contra Chávez sino que se produjo un milagroso “vacío de poder”. La “dictadura chavista” no objetó esa escandalosa sentencia del TSJ ni tampoco disolvió el organismo.

4 - Sobre este tema de la “guerra económica” los datos duros que aporta Pascualina Cursio en su magnífico libro son demoledores del argumento opositor. Ver su La mano visible del mercado. Guerra económica en Venezuela (Caracas: MinCI, 2017)

Kategorien: Attac Planet

ATTAC ante una moción parlamentaria de censura

Fr, 19/05/2017 - 11:00

 
OTRO PAIS  ES POSIBLE, OTRA EUROPA ES POSIBLE

El Neoliberalismo apuesta por la supremacía absoluta del mercado, la competitividad y el individualismo. Individualismo que cobra forma de programas políticos que despojan a las clases populares con bajos salarios y sistemática agresión a sus derechos laborales. Además de atacar sus ingresos indirectos que son los servicios públicos esenciales como educación, sanidad y servicios sociales y asaltar sus ingresos futuros, atacando y erosionando el sistema público de pensiones. El resultado es una profunda crisis política e institucional, económica y social con incesante aumento de pobreza y desigualdad.

Con las trágicas consecuencias de las políticas neoliberales asistimos también a una cascada de escándalos que afloran, una vez más, la corrupción sistemática en el Partido Popular. Hoy es un imperativo ético y político exigir responsabilidades políticas y jurídicas en ese mar de corrupción.

Las mociones de censura son un medio para cambiar un gobierno y, ante la moción al Gobierno del PP, ATTAC España invita a la ciudadanía a reclamar a los partidos políticos  compromisos para que la moción sea efectiva. Cualquier alternativa de Gobierno por una moción de censura exige un programa con propuestas para mejorar las condiciones de vida de la mayoría social, así como un cambio de modelo de sociedad contra el dominio de los grandes intereses financieros, que solo benefician a una minoría a costa de la ciudadanía.

ATTAC considera que para superar la actual situación y la ciudadanía sea el centro de la acción política es fundamental actuar según estas prioridades en la acción de gobierno:

1. Frenar el descontrol y la desregulación de los movimientos financieros, exigiendo
a la Unión Europea mecanismos internacionales de fiscalidad disuasorios de la economía de casino, como el ITF (Impuesto sobre Transacciones Financieras). Y requerir la eliminación de los paraísos fiscales, arbitrar medidas de transparencia y prohibir las operaciones especulativas

2. Una decidida defensa de lo público al servicio de las personas y eliminar privilegios mediante:
- Reforma Fiscal que revierta el aumento de la desigualdad y fije Impuestos claramente progresivos.
- Una decidida lucha contra el fraude fiscal a todos los niveles, reforzando la inspección fiscal y penalizando a las empresas que operen en centros paraísos fiscales
- Establecer mecanismos internacionales para erradicar los paraísos fiscales
- Derogar el artículo 135 de la Constitución Española, que da mayor importancia al interés económico privado de una minoría que al interés general.
- Establecer una estructura financiera beneficiosa para la sociedad donde la banca pública juegue un papel esencial.
- Corregir el aumento de endeudamiento tanto público como privado.
- ATTAC considera que ante un nuevo gobierno de partidos sin coincidencias suficientes en un programa de gobierno, ante la alternativa de nuevas elecciones, cabría defender un  proceso constituyente que además resolviera los desencuentros territoriales actuales.

3.-Políticas sociales que garanticen la vida digna y acaben con la pobreza y la exclusión social así como crear mecanismos que conformen oportunidades y seguridad para las personas mediante:
- Un pacto de Estado contra la violencia Machista y políticas que garanticen la igualdad de trato y de oportunidades.
- Recuperar derechos y libertades derogando ley Mordaza y la reforma de Código Penal del PP.
- Protección social y servicios públicos.
- Una garantía de ingresos básicos universales
- Garantía constitucional de los derechos fundamentales a vivienda digna, a la sanidad pública, a la educación integral y a la seguridad social. Derechos constitucionales por los principios de conectividad y progresión.

4.- Rechazar acuerdos internacionales que amenazan derechos de la ciudadanía, la democracia y la sostenibilidad del planeta:
- Oponerse hasta ser suprimidos los acuerdos y tratados comerciales (TTIP, CETA, TISA y otros)
- Inicio de la  transición ecológica

5.- Otro marco Democrático:
- Para superar la actual situación hay que profundizar en la democracia desde las instituciones, según el principio de ‘mandar obedeciendo’ a la ciudadanía. El actual modo de entender la democracia, limitada a la representatividad, ha de desarrollarse con participación ciudadana y medios directos en la toma de decisiones políticas en lo que afecte a la ciudadanía de modo esencial.

Por lo expuesto, ATTAC como organización apartidista pero no apolítica convoca:

A los partidos políticos a establecer un espacio de acuerdo para que la Moción de Censura sea efectiva y un compromiso para garantizar la vida digna y el bienestar de las personas, con respeto total a nuestro entorno y garantía de justicia con la mayoría que sufre los programas neoliberales.

A las organizaciones sociales y a toda la ciudadanía a resistir, a movilizarse y a elaborar propuestas alternativas democráticas que promuevan el buen vivir de todas y todos en una Europa de las personas y para las personas, contra la dictadura de los mercados, contra la austeridad y la desigualdad, sea de cual sea el resultado de la moción de censura.

ATTAC, del mismo modo que se compromete a colaborar con políticas que sean un avance para la ciudadanía, estará atenta y denunciará las promesas incumplidas.

OTRO PAIS ES POSIBLE, OTRA EUROPA ES POSIBLE

 

Kategorien: Attac Planet

El futuro será peor que el pasado a no ser que las políticas gubernamentales cambien

Fr, 19/05/2017 - 09:00

Vicenç Navarro - Consejo Científico de ATTAC España

Este artículo presenta el gran deterioro de las rentas familiares que ha tenido lugar durante los últimos años en la mayoría de los 25 países capitalistas con mayor desarrollo económico, incluyendo España. Los datos, extraídos de un informe del McKinsey Global Institute, señalan una situación muy preocupante que conduce a la aparición de sociedades en las que grandes sectores de la población, incluyendo la mayoría de jóvenes, tendrán niveles de vida más bajos que los de sus padres. El artículo analiza también las causas políticas de este deterioro, haciendo hincapié en las políticas públicas neoliberales como responsables de esta evolución.

Acaba de publicarse un artículo (Poorer than their parents? Flat and falling incomes in advanced economies) del McKinsey Global Institute que es de una enorme importancia y que me temo que no va a tener gran visibilidad mediática. En este estudio se ha analizado la evolución de las rentas familiares desde 1993 a 2014 en los veinticinco países capitalistas con mayor desarrollo económico (incluyendo España). Es una información valiosísima que muestra una situación más que preocupante. Mientras que el porcentaje de hogares que no vieron aumentar sus ingresos durante el periodo 1993-2005 fue solo de un 2%, este porcentaje subió nada menos que a un 65-70% de todos los hogares durante el siguiente periodo 2005-2014. Dicho de otra manera, el número de personas en el mundo capitalista desarrollado que no habían visto ascender sus rentas (bien permaneciendo como estaban o bien viéndolas descender) pasó de ser 10 millones en el periodo 1993-2005, a ser 580 millones en el periodo 2005-2014, un incremento espectacular. Entre los países en los que el porcentaje de hogares que no vieron un aumento de sus ingresos fue mayor durante el periodo 2005-2015, España e Italia estaban entre los más elevados (98% y 97%), seguidos de EEUU (81%) y Reino Unido (70%). Este porcentaje fue incluso mayor entre las familias más jóvenes. El informe señala que las personas jóvenes están hoy en riesgo de que sus ingresos sean menores que los que tuvieron sus padres, teniendo una probabilidad alta de estar en riesgo de pobreza, mayor que el que tuvieron sus padres.

Las causas políticas de este hecho tan preocupante

La causa más importante de este descenso de los ingresos familiares es el descenso de los salarios y de la población ocupada. El porcentaje de la población que tiene puestos de trabajo ha bajado, y la calidad de esos puestos y el nivel de sus salarios también. Y lo que es más importante señalar es que tanto el descenso salarial como la bajada de la ocupación se deben primordialmente a la imposición de políticas públicas que los Estados han estado imponiendo. No ha sido tanto la revolución tecnológica o la globalización económica, sino el contexto político, y sobre todo las coordenadas de poder en cada país, dentro de las cuales la relación entre el mundo del capital y el mundo del trabajo juegan un papel determinante. En realidad, estas mismas coordenadas de poder son las que determinan el tipo de revolución tecnológica que se aplica o la forma de la globalización que toma lugar. El informe muestra que en los países donde el mundo del trabajo (a través de partidos enraizados en la clase trabajadora y otros componentes de las clases populares) continúa teniendo mayor poder y continúa manteniendo las políticas públicas progresistas, este descenso de los salarios y de la ocupación ha sido menor que en los países bajo la gobernanza de partidos conservadores y liberales (próximos al mundo de la gran patronal), como lo han sido España e Italia. En los países nórdicos como Suecia (donde el mundo del trabajo ha sido históricamente fuerte, con una elevada sindicalización) las políticas públicas han sido más sensibles de cara a proteger tanto los salarios como la ocupación y el tiempo del trabajo, generando como consecuencia una mejor distribución de las rentas generadas en el mercado de trabajo, asegurándose que estas rentas no experimentan ningún descenso, precisamente lo opuesto a lo ocurrido en el sur de Europa, como en España y en Italia. En estos dos países el desempleo es muy elevado, y el nivel de temporalidad es también elevadísimo, llegando a un nivel escandaloso entre la población laboral de 15 a 24 años, alcanzando el 70%. El promedio de la UE es del 43%.

Desigualdades basadas en explotación

Lo que también es interesante es que en la presentación de las causas del crecimiento de las desigualdades de rentas familiares, el informe insinúa que sí que existe “explotación”, pues acentúa que el enorme crecimiento de las rentas derivadas del capital que ha ocurrido durante el periodo 2005-2014 (más en el sur que en el norte de Europa) ha sido a costa de que las rentas del trabajo hayan bajado. En realidad, a la vez que las rentas del trabajo han descendido en la mayoría de países capitalistas de mayor nivel de desarrollo económico, el porcentaje de las rentas del capital sobre la renta total del país ha aumentado, alcanzando unos niveles nunca vistos desde 1929.

En realidad, el enorme crecimiento de las desigualdades se debe a la mala e inequitativa redistribución de la riqueza creada, consecuencia de las políticas neoliberales impuestas (bien directamente o indirectamente por el Estado) a la ciudadanía, entre las cuales las reformas laborales han sido una causa importante de tal deterioro del mercado laboral (ver mi artículo “Las ocultadas causas políticas del crecimiento de las desigualdades”, Público, 04.05.17). Como el informe señala, el crecimiento de la productividad y los ingresos derivados de ello se han distribuido a favor de los beneficios empresariales y a costa de los salarios. Más claro no se puede decir. Ha contribuido también a este aumento de las desigualdades un descenso de la progresividad de los sistemas fiscales de estos países, beneficiando más a las rentas del capital que a las rentas del trabajo. España ha sido un claro ejemplo de ello.

Cambios en las percepciones populares sobre el crecimiento de las desigualdades y sus consecuencias políticas

Estos cambios en la distribución de las rentas, con el enorme crecimiento de las desigualdades, han tenido un enorme impacto en las actitudes de la población sobre tales fenómenos según su clase social, aun cuando hay elementos comunes. Así, el grado de desaprobación del crecimiento de las desigualdades ha ascendido notablemente, confirmando lo que ya se ha documentado extensamente. Los porcentajes de la población que consideran que las desigualdades son demasiado altas han aumentado en todos estos países, alcanzando grandes mayorías (del 75 y del 85%) de la población.

Otras percepciones que han ido aumentando son la creencia de que la globalización tiene un impacto negativo, creciendo el porcentaje de personas que sostienen que “las importaciones de productos y servicios crean una destrucción del empleo doméstico”, y un tanto semejante ocurre con la inmigración. Estas creencias están más acentuadas entre las personas con bajos ingresos que entre las personas con ingresos medianos y altos, siendo las primeras las que tienen un mayor sentimiento negativo hacia la globalización y hacia la inmigración. El informe también documenta que son estos últimos los que tienen una visión más pesimista del futuro y son los que apoyaron más a partidos de ultraderecha, y en el Reino Unido al Brexit.

Las conclusiones políticas de estos hallazgos, confirmados por muchos otros, son que las reformas neoliberales (promovidas por el mundo del Gran Capital) han sido responsables del descenso del nivel de calidad de vida y bienestar de las clases populares, y muy en especial de las rentas inferiores, las cuales están constituyendo las bases de los partidos contestatarios antiestablishment (que gozan de gran simpatía en amplios sectores de las clases populares), y que han cambiado sus alianzas electorales como consecuencia de su desencanto con los partidos de izquierdas o centroizquierda tradicionales, que consideran coaptados por el sistema. A no ser que estos u otros partidos cambien tales políticas neoliberales, el futuro será muy difícil, abocándonos a una situación que debería ser considerada inaceptable por la gran mayoría de la población de estos países. Así de claro.

Publicado en  Público.es
vnavarro.org

Kategorien: Attac Planet

ATTAC ante una moción de censura

Fr, 19/05/2017 - 07:00

OTRO PAÍS  ES POSIBLE, OTRA EUROPA ES POSIBLE

El Neoliberalismo tanto como ideología, con su apuesta por la supremacía absoluta del mercado, la competitividad y el individualismo, como su concreción en el programa político, con recetas económicas que quitan a las clases populares una parte fundamental de sus ingresos directos, a través de la precarización de las relaciones laborales, de sus ingresos indirectos ligados a la educación, sanidad y servicios sociales y de sus ingresos diferidos, atacando y erosionando el sistema público de pensiones, ha generado una profunda crisis que abarca ámbitos político-institucionales, económicos y sociales, y que el saldo de su hegemonía son la pobreza y la desigualdad.

Junto a las trágicas consecuencias de las políticas neoliberales asistimos hoy a una cascada de escándalos que afloran, una vez más, la corrupción sistémica del PP. Hoy se convierte en un imperativo ético-político la exigencia de responsabilidades políticas y jurídicas. En el ámbito político las “mociones de censura” constituyen un instrumento que permite cambiar el gobierno. Es por esta razón, que, ante una posible moción de censura al Gobierno del PP, ATTAC España hace un llamamiento a los partidos políticos, y a la ciudadanía a que reclame de ellos su compromiso, para que la misma sea efectiva. A su vez cualquier alternativa de Gobierno por la vía de la Moción de Censura requiere un programa que debe incluir aquellas propuestas centradas en mejorar las condiciones de vida de la mayoría social y el cambio de modelo de sociedad, frente al dominio que los grandes intereses financieros ostentan, que solo benefician a una minoría en detrimento de la ciudadanía en general. En concreto ATTAC entiende que para superar la actual situación y para que la ciudadanía sea el centro de la acción política es fundamental que las prioridades en los distintos ámbitos de la acción de gobierno se centren, al menos, en:

1.- Coadyuvar a frenar el descontrol y la desregulación de los movimientos financieros mediante:

  • La exigencia en la Unión Europea de mecanismos internacionales de fiscalidad disuasorios de la economía de casino, como el ITF (Impuesto sobre Transacciones Financieras) 
  • La eliminación de los paraísos fiscales y la búsqueda de medidas de transparencia en los gobiernos
  • La prohibición de las operaciones especulativas

2. Una decidida defensa de lo público así como su puesta al servicio de las personas y la eliminación de los privilegios mediante:

- Una Reforma Fiscal que revierta la tendencia hacia la desigualdad y que fije unos Impuestos claramente progresivos a nivel estatal.

Una decidida lucha contra el fraude fiscal, a través de mecanismos estatales, como el refuerzo de la inspección y la penalización a empresas que operen en centros offshore (paraísos fiscales) y de mecanismos internacionales para la erradicación de éstos.

Derogación del actual redactado del Artículo 135 de la Constitución Española, que concede mayor importancia al interés económico privado de una minoría que al interés general, condenando a la exclusión a gran parte de la ciudadanía,

  • La búsqueda de una estructura financiera beneficiosa para la sociedad en la que la banca pública juegue un papel esencial
  • La corrección del incremento de endeudamiento tanto de naturaleza pública como privada

3.-Políticas sociales que garanticen la existencia y pongan fin a la pobreza y la exclusión social así como mecanismos que generen escenario de oportunidades y seguridad para las personas mediante:

Pacto de Estado contra la violencia machista, y desarrollo de políticas que garanticen la igualdad de trato y oportunidades. Recuperar derechos y libertades democráticas: Supresión de la Ley Mordaza.  Protección social, servicios públicos.

  • Garantía de ingresos básicos universales

.Constitucionalización de los derechos básicos a la educación y vivienda..

4.- Coadyuvar al rechazo hacia los acuerdos internacionales que amenazan los derechos de los ciudadanos, la democracia y la sostenibilidad el planeta mediante:

-Rechazo a los nuevos acuerdos y tratados comerciales: No al TTIP/ CETA Y TISA

-Impulso hacia una  transición ecológica

5.- Marco Democrático:

Entendemos que para superar la actual situación es necesario apostar desde las instituciones por una profundización democrática, que atienda al principio de “mandar obedeciendo” a la ciudadanía. Las actuales formas de entender la democracia, limitadas al principio de representatividad, han de ser complementadas con fórmulas participativas y directas de toma de decisión ciudadana sobre todo aquello que nos afecte.

Por todo lo expresado anteriormente, ATTAC como organización apartidista pero no apolítica hace un llamamiento a:

A los partidos políticos que generen un espacio de acuerdo para que la Moción de Censura sea efectiva y suponga un compromiso con la garantía de la vida y el bienestar de las personas, con la pervivencia de nuestro entorno y que garanticen dignidad y justicia con quienes sufrimos la aplicación del programa neoliberal. Llamamos a las organizaciones sociales y a toda la ciudadanía a la resistencia, la movilización,y la articulación de las propuestas alternativas que de forma colectiva y continuada promuevan el buen vivir de todos y todas, y una Europa de las personas y para las personas, frente a la dictadura de los mercados, la austeridad y la desigualdad, independientemente de cual sea el resultado de la moción de censura.

ATTAC, de la misma forma que se compromete a colaborar en la aplicación de políticas que signifiquen un avance para la ciudadanía estará atenta y denunciará las promesas incumplidas.

OTRO PAÍS ES POSIBLE, OTRA EUROPA ES POSIBLE

Kategorien: Attac Planet

Marruecos: Las capas populares bajo el doble yugo del microcrédito y del despotismo

Do, 18/05/2017 - 13:00

Omar AzikiCADTM

arton14849-43b11Cuando en 2011 apareció en Marruecos un amplio movimiento de lucha de las víctimas del microcrédito, compuesto en su mayoría de mujeres, más en particular en la región de Ouarzazate, la asociación ATTAC CADTM Marruecos apoyó y acompañó este combate. Organizó varias acciones concretas de apoyo, entre ellas la caravana internacional de solidaridad en abril de 2014 que conoció una amplia participación de las organizaciones miembros de la red internacional del CADTM, |1| y publicó folletos y decenas de artículos a fin de sensibilizar sobre las nefastas consecuencias sociales del sistema de microcrédito y denunciarlas. La Asamblea Mundial de la red CADTM celebrada en Túnez en abril de 2016 discutió ampliamente sobre el sistema del microcrédito, analizando sus causas y los desastres que provoca a escala de los tres continentes del Sur (África, Asia y América Latina), y propuso elementos alternativos. Esta temática es ya una de las prioridades de la red y de sus organizaciones, más en particular en estos tres continentes. Con esta óptica, la Asamblea decidió organizar un seminario internacional sobre las mujeres y la lucha contra el microcrédito y las deudas ilegítimas en Bamako (Malí) del 16 al 19 de noviembre de 2017.

ATTAC CADTM Marruecos ha realizado igualmente un estudio cuya versión en árabe fue publicada a finales de 2016 y la versión en francés en de abril de 2017. Titulada “El sistema de microcrédito en Marruecos, cuando los pobres financian a los ricos”, este estudio ha sido ampliamente mediatizado con ocasión del 8 de marzo de 2017 y más de una treintena de páginas web lo han difundido, incluyendo la del partido islamista a la cabeza del gobierno, así como una cadena de la televisión oficial. Los establecimientos de microcrédito son puestos en él en el banco de los acusados por su voracidad en realizar beneficios a costa de las víctimas empobrecidas por las políticas neoliberales, en particular de las mujeres.

El Banco Mundial agrava la pobreza y entrega a los pobres al capital financiero

El capital intenta acumular beneficios allí donde puede incluso a costa de los pobres, que, si bien no tienen mucho dinero no dejan de ser muy numerosos. El número de personas que viven con menos de 2 dólares al día está estimado en 1 200 millones de personas, según los datos del PNUD para 2014, y el número de personas que viven en una pobreza multidimensional (que identifica las múltiples privaciones sufridas por un individuo o una familia en materia de salud, de educación y de nivel de vida) es de 2 200 millones. Las instituciones financieras mundiales, el Banco Mundial a su cabeza, intentan inventar herramientas para echar a ese gran número de personas al molino de producir ganancias. Plantean entonces “la inclusión financiera”, que consiste en ofrecer servicios financieros para los pobres en particular por medio del microcrédito. |2| Así, a comienzos de los años 1980, y con la generalización de los programas de ajuste estructural que profundizaron la crisis económica y social en la mayoría de los países del Sur, Muhammad Yunus creó oficialmente la Grameen Bank en Bangladesh como institución bancaria para proporcionar microcréditos a los pobres excluidos del sistema bancario, contribuyendo así a integrarles en el círculo del capital. |3| Desde entonces, las instituciones de microcrédito se han multiplicado rápidamente en los países subdesarrollados. Su número alcanzaba 1 045 en 2014 con 112 millones de clientes de rentas bajas, el 70% de ellos mujeres, y una cartera de crédito de 87 000 millones de dólares. |4|

Año 2014 Préstamos en miles de millones (USD) Millones de clientes % de mujeres América Latina y Caribe 40,6 21,6 65 % Asia del Este y pacífico 12,9 15,1 75 % Asia del Sur 12,8 64,1 92 % Europa del Este y Asia Central 11,3 3,5 44 % Africa 8,2 5,3 75 % Medio Oriente y Africa del Norte 1,2 2,1 60 % TOTAL 87,0 111,7 69 %

Los bancos y las grandes sociedades financieras internacionales han acompañado también este auge para obtener su parte del pastel, bien concediendo préstamos directos a las instituciones de microcrédito, bien creando sus propias divisiones de microcrédito. El sector del microcrédito se ha vuelto entonces una parte integrante de los mercados financieros. Las instituciones de microcrédito acumulan beneficios, diversifican sus actividades de microfinanza, y muchas de ellas se transforman en bancos. Así, el capital financiero domina el conjunto de la actividad del sector de la microfinanza. El Banco Mundial prosigue su estrategia de bancarización de nuevos sectores de la población |5| para permitir al capital financiero acelerar la integración de los 2 000 millones de adultos en el mundo que no están aún cubiertos por el sistema bancario, la mayor parte de los cuales son pobres y mujeres, ampliando la cesta de servicios financieros a las transferencias de dinero, seguros, facturas de servicios públicos (consumo de agua, electricidad, teléfono, etc.). Al mismo tiempo, preconiza reducir drásticamente el papel del Estado en la garantía de los servicios públicos delegándolos al sector privado capitalista que los transforma en mercancía. Los pobres tiene aún más necesidades monetarias, en particular las mujeres que son responsables de sus hogares. Encuentran entonces en su camino las instituciones de microcrédito que avanzan encubiertas por la máscara de la lucha contra la pobreza. El Banco Mundial, con sus políticas, crea pobres y se los ofrece al capital financiero que les chupa hasta la última moneda.


El estado marroquí salva al sector del microcrédito de la crisis y le permite tasas de interés abusivas para garantizar sus beneficios

Es cierto que la difusión del estudio de la asociación ATTAC CADTM Marruecos molestará mucho a las instituciones de microcrédito en nuestro país. Hasta ahora, ninguna de ellas ha podido negar ni desmentir lo que ha publicado la prensa. Las instituciones de microcrédito comenzaron a emerger a mediados de los años 1990, tras diez años de aplicación del programa de ajuste estructural, que provocó tragedias sociales profundas entre las capas populares. El Estado contribuyó a que ellas se presentaran como asociaciones sin objetivo de lucro, que se limitan a la distribución de pequeñas sumas que no pueden exceder los cincuenta mil dírhams (5 000 euros) cuyo “objeto es permitir a personas económicamente débiles crear o desarrollar su propia actividad de producción o de servicio con vistas a asegurar su inserción económica”. |6| Hay actualmente 13 asociaciones autorizadas a ejercer una actividad de microcrédito en Marruecos, |7| reagrupadas en el seno de una Federación Nacional de las Asociaciones de Microcrédito (FNAM). |8| El número de sus clientes está estimado en 906 000 con una cartera de préstamos de 6 000 millones de dírhams. |9| La Fundación al Amana Microfinance está a la vanguardia del sector marroquí del microcrédito, seguida de Atawfiq (ligada a la Banque Populaire) y de la asociación FONDEP (hoy llamada Albaraka). Estas tres instituciones representan ellas solas el 82% del número total de las víctimas del microcrédito en Marruecos y el 89% del número total de préstamos distribuidos.

Datos de las tres principales instituciones de microcrédito de Marruecos para el año 2015 |10|

Institución Número de clientes % del nº total de clientes Montante de los préstamos (Millares de dirhams) % del total de los préstamos AMANA 328 361 36 % 2 235 048 37 % ATAWFIQ 265 000 29 % 2 000 000 33 % ALBARAKA 144 000 16 % 1 127 000 19 %

Desde su creación, el sector del microcrédito de Marruecos ha gozado del apoyo de instituciones internacionales como la Agencia de los Estados Unidos para el Medio Ambiente (USAID), la Agencia francesa de Desarrollo (AFD). El Fondo Hassan II de microfinanza, creado en 2000 ha subvencionado al sector por un monto de 100 millones de DH (alrededor de 10 millones de euros). Sin embargo, en el contexto de la crisis financiera mundial de 2007 a 2008, el sector conocerá una crisis que se ha manifestado principalmente en la quiebra de la segunda mayor institución de microcrédito en Marruecos, la fundación Zakoura. Esta quiebra es comparada, en un impulso de competitividad agresiva, a la de Corposol en Colombia en 1996. |11|

En efecto, en numerosos países los impagos han aumentado mientras que la talla de las carteras de las instituciones de microfinanzas ha disminuido. Algunos países como Nicaragua, Bosnia-Herzegobina e India han sufrido crisis bastante más profundas. Marruecos ha sido integrado a este último grupo. Es lo que reveló un estudio publicado en 2014 por la Société financière internationale (SFI), la organización del Grupo del Banco Mundial dedicada al sector privado. |12| Este informe puso el acento en la evolución de la crisis del sector de la microfinanza en Marruecos focalizándose en las tres principales instituciones de microcrédito (al Amana Microfinance, Atawfiq y FONDEP (Albaraka) que representan, como hemos visto, cerca del 90% de la cartera de microfinanzas en el país. Veamos dos gráficos que ilustran claramente esta crisis (pg. 13 del informe):

Gráfico 1: cartera con riesgo superior a 30 días y las cancelaciones de crédito

graph-microcredit-1-d56e6

Sin la fundación Zakoura, las tres más importantes instituciones de microfinanza marroquíes convergen hacia las medias mundiales por relación a la cartera de riesgo superior a 30 días y las cancelaciones de créditos.


Gráfico 2: rendimiento de los activos

graph-microcredit-2-eb448

Se ve claramente que el rendimiento de los activos de las principales instituciones marroquíes de microfinanza es superior a los de Nicaragua y de Bosnia (muy elevados en relación a la media mundial), y que su caída, con excepción de Zakoura, no ha alcanzado los niveles medios mundiales, salvo episódicamente en 2009 seguido de una fuerte recuperación en 2010.

Esta crisis, sin embargo no dramática, estaba ligada a la exacerbación de la competencia entre las grandes instituciones de microcrédito, que gozaban al comienzo de un fuerte apoyo financiero internacional y marroquí, para alcanzar un máximo de pobres que, muy afectados por la crisis económica y social, comenzaron a fallar en sus compromisos de devolución de la deuda. Unos impagos arrastraron otros. Los clientes titulares de varios préstamos representaban cerca de la mitad de todos los impagos según el informe de la SFI.

Se puede constatar que esta crisis se inserta en el mismo contexto de los impagos de las familias de bajas rentas que comenzaron a multiplicarse desde comienzos del año 2007 tras el estallido de la crisis de créditos hipotecarios (subprimes) en los Estados Unidos, seguidos por otros en Irlanda, Reino Unido, España, Chipre, en varios países de Europa central y del Este y desde 2011-2012, en los países Bajos. Los gobiernos se volcaron en salvar el sistema bancario mediante ayudas públicas directas y garantías públicas a los bancos entre los años 2008 y 2012, lo que aumentó enormemente la deuda pública. |13|

Los gobernantes de Marruecos se precipitarían también a salvar el sector del microcrédito, tanto más en la medida en que los informes del Banco Mundial saludaron el gran éxito de la experiencia marroquí en la región MENA. El estudio del SFI mencionaba que “la crisis de la microfinanza en Marruecos se distingue igualmente de los demás países del “panteón de la crisis” por el nivel de apoyo aportado al sector por el gobierno marroquí, las instituciones de financiación del desarrollo, y otros actores. Así, a diferencia de India, donde los bancos suprimieron la financiación a las IMF para hacer frente a la crisis en Andhra Pradesh, las IMF marroquíes no se vieron confrontadas a un estrangulamiento de la liquidez susceptible de prolongar y agravar la crisis. Varias abordaron la crisis, dotadas de financiación a largo plazo e incluso fueron más apoyadas aún por la creación de JAIDA, un fondo dedicado a la microfinanza lanzado en 2009 y bien posicionado para jugar el papel esencial de proveedor de fondos “de última instancia” (página 7).

En efecto, conforme a la costumbre del sistema político marroquí, en el que la gestión de las grandes cuestiones delicadas corresponde a la más alta autoridad del país que interviene directamente para dar un carácter efectivo a las decisiones y movilizar a todo el mundo para poner en marcha las Altas Instrucciónes, el Centro Mohammed VI de apoyo al microcrédito |14| fue creado en 2007 para supervisar directamente el proceso de salvamento del sector de microcrédito. Negociaciones entre bastidores concluyeron en la integración de la fundación Zakoura en la bastante más sólida Fondation Banque Populaire en 2008-2009. Lo que “ayudó a evitar una catástrofe potencialmente mayor” (SFI) en el sector, a cubrir su quiebra real y a presentarla como una fusión tranquila y ordinaria.

Fondos extranjeros y locales fueron movilizados en el fondo llamado JAIDA, |15| que fue fundado en 2007. La mayor parte de su capital (59%) pertenece a organismos franceses y alemanes, mientras que dos instituciones públicas marroquíes, la Caisse de dépôt et de gestion y Barid Al Maghrib (el Correos marroquí), tienen el 41% restante. Sus principales funciones han sido proporcionar un apoyo financiero y técnico a las instituciones de microcrédito, formando una plataforma para atraer nuevos capitales privados al sector del microcrédito y mejorar la coordinación de los financieros. Por otra parte, se trazó un programa de desarrollo conjuntamente entre los gobiernos americano y marroquí y se logró asegurar 15 millones de dólares de asistencia técnica al sector por el período 2011-2013. Los bancos comerciales privados han sido animados también a proporcionar fondos y a crear sus subdivisiones de microcrédito y a partir de 2012, se han vuelto el mayor inversor del sector con un 80%. Evidentemente, recibirán igualmente su parte de los elevados beneficios generados por los pobres en la base del proceso.

Desde el comienzo de la crisis en 2006-07, el Banco Central (Bank Al-Maghrib) ha intervenido para reforzar los mecanismos de control de los establecimientos de microcrédito y los procedimientos de recubrimiento de préstamos no cubiertos. El estudio de ATTAC CADTM ha resumido así este acompañamiento del Banco Central a las instituciones de microcrédito:

“Mientras que la actividad de estas instituciones estaba limitada durante los cinco primeros años (1999-2004) a la oferta de microcréditos para la creación de pequeños proyectos, las categorías de créditos han sido diversificadas a partir de abril de 2004 a fin de incluir créditos inmobiliarios (compra, construcción o renovación de viviendas) y créditos para conseguir el agua y la electricidad. A partir de noviembre de 2007, se ha hecho posible a las IMF actuar como intermediarias entre las compañías de seguros y sus clientes más pobres por la suscripción de contratos de seguro y de reaseguro. Además, se les ha hecho posible extender los préstamos a los microcréditos orientados hacia el consumo y extender sus servicios financieros a la transferencia de dinero. En diciembre de 2012, una enmienda significativa a la ley que rige el sector de la microfinanza en Marruecos fue introducida para permitir a las asociaciones de microcréditos la creación de bancos y la participación en el capital de bancos. Estos bancos afiliados pueden proceder a la distribución de microcréditos. En fin, en enero de 2015, como consecuencia de una enmienda de la ley bancaria, las asociaciones de microcréditos se han convertido en establecimientos de crédito sometidos a los procedimientos de control que rigen los establecimientos bancarios”.

Así, el Estado marroquí se ha movilizado directamente para salvar al sector del microcrédito. Éste parece haber superado su crisis. Esto revela claramente el papel del Estado en la aceptación de tasas de interés usurarias en este sector. Las tres instituciones -Amana, Albaraka y Al Tawfiq- forman parte de las 15 primeras instituciones de microfinanza en el mundo, según el informe de la SFI. Pero esta última considera la fórmula jurídica de las instituciones de microcrédito de Marruecos como «un caso único en el mundo», y «mientras las principales IMF permanecen organizadas bajo la forma de ONG y no de instituciones en manos de accionistas, el sector de la microfinanza marroquí seguirá siendo una anomalía mundial, limitada en su capacidad de extender su alcance y su oferta de servicios» (pg. 6 del informe). Insiste en una «nueva dinámica de transformación institucional» en beneficio de las instituciones o de las sociedades por acciones y a fin de que el capital financiero pueda alcanzar a todas las capas profundas de la sociedad marroquí y absorber sus escasos haberes.

Las capas populares bajo el doble yugo de las deudas privadas y públicas y del despotismo político

El microcrédito destinado a capas de la población empobrecidas y de bajas rentas o incluso sin ninguna renta remite al sistema-deuda que arruina a la mayoría de la población para aumentar las ganancias del capital financiero y de las clases dominantes. Como hemos dicho ya, las políticas neoliberales del Banco Mundial aplicadas por nuestros gobernantes destruyen los servicios públicos, el tejido productivo, las posibilidades de empleo, reducen el papel del Estado y apoyan a los inversores privados. Crean así un amplio potencial de clientes de microcrédito, que está estimado para los próximos cinco años en 3,2 millones de clientes y 25 000 millones de dirhams de préstamos (1,8% del PIB).

Más en general, los hogares marroquíes sufren la presión de deudas privadas que no dejan de aumentar, y que alcanzaban 282 000 millones de dirhams (31% del PIB) a finales de diciembre de 2014 a razón de 38 600 dirhams por familia. La parte importante de la deuda bancaria privada de las familias está compuesta de préstamos a la vivienda por el 64% (181 000 millones de dirhams) y el 36% (101 000 millones de dirhams) de préstamos al consumo. A finales de 2014, los bancos habían realizado, en cambio, un beneficio neto de más de 10 000 millones de dirhams. |16|

El Estado prosigue su endeudamiento público interno y externo, que ha aumentado considerablemente, alcanzando 810 000 millones de dirhams (más de 90 000 millones de dólares) que constituyen el 82% del PIB a finales de 2015. El pago del servicio de la deuda implica programas de austeridad que profundizan la pobreza y las condiciones de vida inestables.

Así, las capas populares y la gente asalariada viven bajo un doble yugo: la tiranía de las instituciones de microcrédito, de los establecimientos de crédito al consumo y de los bancos, calificada por Éric Toussaint de bancocracia, |17| y el despotismo político específico de nuestro país o autocracia.

En efecto, y mientras el Estado es movilizado para salvar a las instituciones de microcrédito, se ha burlado de los derechos de las víctimas de microcréditos (principalmente mujeres) a crear su asociación (su existencia legal ha sido rechazada por las autoridades y sus dos dirigentes han sido llevados a los tribunales), a luchar contra el acoso de las instituciones de microcrédito, a recurrir a los tribunales para luchar jurídicamente contra la validez de los contratos, etc. El Estado ha utilizado igualmente sus servidores ideológicos para realizar una campaña contra las movilizaciones de las víctimas y todas las acciones de solidaridad para criminalizarlas.

La investigación de ATTAC CADTM Marruecos demuestra en su parte dedicada al examen jurídico de los contratos de microcrédito que éstos contienen numerosos vicios, tanto en la forma como en el fondo y son por tanto ilegales e ilegítimos. Son por tanto susceptibles de anulación ante los tribunales. Las familias clientes de los establecimientos de crédito de consumo sufren ciertamente las mismas condiciones injustas impuestas por estas instituciones. Las tragedias de los clientes de este sector revelan igualmente que una parte importante de los préstamos al consumo son también ilegales e ilegítimos. Lo que necesita una gran campaña de sensibilización para desvelarlos y denunciarlos.

El Banco Mundial y el Estado pretenden proseguir su estrategia de impulso y de desarrollo de las instituciones de microcrédito en los cinco próximos años para alcanzar 3 millones de clientes. Por ello es urgente sensibilizar a estas potenciales víctimas de que corren el riesgo de ser arruinadas por estas instituciones solo animadas por su apetito de lucro, y ayudarles a organizarse.


Algunas pistas de alternativas

El microcrédito es una parte integrante del sistema-deuda puesto en pie por el capital mundial. “El sistema de la deuda pública tal como funciona en el capitalismo constituye un mecanismo permanente de transferencia de riquezas producidas por el pueblo hacia la clase capitalista, así como un poderoso útil de dominación política tanto en el Norte como en el Sur puesto que la deuda sirve de pretexto para la puesta en marcha de políticas de austeridad”. |18|

Por ello, la lucha contra el microcrédito debe estar ligada a la gran batalla contra la deuda pública. Pedimos suspender el pago de esta última hasta la realización de una auditoría ciudadana que determine sus partes odiosas, ilegítimas, ilegales e insostenibles. Apoyamos las reivindicaciones de las víctimas del microcrédito y su movilización para dejar de pagar sus deudas hasta que la legitimidad de los contratos, las tasas de interés usurarias impuestas por las instituciones de microcrédito y la sostenibilidad de los préstamos sean reexaminadas por un colectivo ciudadano. Diferentes experiencias internacionales, con implicación en particular a las mujeres, pueden ser fuentes de inspiración. El ejemplo del CADD (Círculo de autopromoción para un Desarrollo Duradero) en Benín, en África del Oeste, organización miembro de la red CADTM desde 2006, constituye una experiencia a meditar. La originalidad del CADD está en su finalidad de permitir a las mujeres vivir en dignidad, y ha sido en la organización autogestionada y solidaria de su financiación y de los proyectos que ellas han puesto en pie como han comprendido la necesidad de luchar por la emancipación y el cambio radical. “Entre las reivindicaciones de estas mujeres, se encuentra la anulación de la deuda del Tercer Mundo, el fin de las condiciones impuestas por el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI), el derecho a la soberanía alimentaria, la instauración de nuevas reglas del comercio internacional equitativas para un desarrollo sostenible”. |19|

Globalmente, militamos por la instauración de un servicio público del crédito estructurado en una red de pequeñas implantaciones próximas a los ciudadanos. “El oficio de la banca es demasiado esencial para la economía como para ser dejado en manos del sector privado, es por tanto necesario socializar el sector bancario (lo que implica su expropiación) y colocarlo bajo el control ciudadano (de las personas asalariadas de los bancos, de la clientela, de las asociaciones y de la representación de los actores públicos locales), pues debe ser sometido a las reglas de un servicio público y las rentas que su actividad genere deben ser utilizadas para el bien común… La socialización de los bancos y la anulación/repudio de las deudas ilegítimas deben inscribirse en un programa más amplio” |20| de emancipación social. Y la prioridad absoluta es resistir a las medidas antisociales de austeridad, de privatización y de desmantelamiento de los servicios públicos mediante movilizaciones, iniciativas de plataformas y colectivos, campañas de solidaridad con todas las protestas y resistencias populares.

5/04/2017


Traducido por Alberto Nadal. Revisado : Lucile Daumas.

signature-univ2017

 

Notas

|1| Souad Guennoun. Vidéo de la caravane internationale de Ouarzazate 2014. http://www.cadtm.org/Caravane-internationale-Ouarzazate

|2| Pauline Imbach. Le microcrédit, un outil pour insérer les plus pauvres dans le système bancaire. Août 2014. http://www.cadtm.org/Le-microcredit-un-outil-pour

|3| Denise Comanne. Muhammad Yunus : prix Nobel de l’ambiguïté ou du cynisme ? mars 2009. http://www.cadtm.org/Muhammad-Yunus-prix-Nobel-de-l

|4| http://www.convergences.org/wp-cont…

|5| Lucile Daumas. Micro-crédit, macro-arnaque. Novembre 2013. http://www.cadtm.org/spip.php?page=imprimer&id_article=9654

|6| Loi n° 18-97 relative au microcrédit. Avril 1999. http://www.sgg.gov.ma/BO/Fr/1999/BO…

|7| Este número está dividido en :
- 4 grandes asociaciones nacionales : Association AL Amana pour la Promotion des Microentreprises (ALAMANA), ATTAWFIQ MICRO FINANCE (ligada al grupo de la Banque populaire), Fondation pour le Développement Local et le Partenariat (FONDEP) convertida en AL BARAKA, y Fondation « ARDI » (ligada al banco Crédit agricole).
- 3 asociaciones de dimensiones regionales : Al Karama pour le Micro-Crédit (AL KARAMA), Institution Marocaine d’Appui à la Micro-Entreprise (INMAA), y Association Marocaine de Solidarité Sans Frontière (AMSSF).
- 5 asociaciones locales : Association Ismailia pour le Micro-Crédit (AIMC), Association Marocaine Oued Serou pour le Micro-Crédit (AMOS), Association Tétouanaise des Initiatives Sociaux- Professionnelles (ATIL), Fondation Micro Crédits du Nord, y asociaciónTAWADA.
- 1 asociación (BAB RIZK JAMEEL) flilial de BAB RIZK JAMEEL internacional.

|8| Laila Bennis. Les Institutions De La Microfinance Entre La Responsabilité Sociale Et La Performance Financière : Cas Des Associations De Micro-Crédits. Janvier 2016. Ibn Tofail University. http://eujournal.org/index.php/esj/…

|9| Los datos de la institución Amana para el año 2015 http://www.alamana.org.ma/medias/ra…

|10| Fuentes : web de Amana http://www.alamana.org.ma/, web de Atawfiq http://www.fbpmc.ma, et web de Al Baraka http://www.albaraka.ma/.

|11| Esta institución de microfinanza había alcanzado, de 1988 (fecha de su creación) a 1994, un número considerable de clientes a un ritmo que superaba el de buen número de sus pares en América Latina y fue liquidada en 1996. https://www.microfinancegateway.org…

|12| “Salida de crisis del sector de la microfinanza en Marruecos: intervenciones oportunas y eficaces”. http://www.ifc.org/wps/wcm/connect/…

|13| Eric Toussaint. 2007-2017 : Les causes d’une crise financière qui a déjà 10 ans. Mars 2017. http://www.cadtm.org/2007-2017-Les-causes-d-une-crise

|14| Centre Mohamed VI de soutien à la microfinance solidaire http://www.cm6-microfinance.ma/fr/d…

|15| El fondo JAIDA nació de la voluntad de las grandes instituciones de apoyar de forma eficaz y duradera el sector de la microfinanza. JAIDA traduce así el compromiso a contribuir a la estructuración del sector de la microfinanza gracias al apoyo de la CDG fundadora y accionista de referencia, y de desarrollar sinergias entre las instituciones gracias al apoyo de los accionistas fundadores, la KfW, la CDC y el AFD. Este prestigioso agrupamiento fue ampliado en 2010 a un socio estratégico, el grupo Barid Al Maghrib, actor de referencia del low income banking”. JAIDA ha obtenido su autorización como sociedad de financiación y ha comenzado sus actividades en abril de 2017”. http://www.microfinance.ma/wp-conte…

|16| Banque centrale marocaine. RAPPORT ANNUEL SUR LA SUPERVISION BANCAIRE. – Evolution de l’endettement bancaire des ménages, p. 81 http://www.bkam.ma/Supervision-banc…

|17| Éric Toussaint. Bancocracia. Icaria Editorial, Barcelona, 2014 http://www.cadtm.org/Bancocracia

|18| Éric Toussaint. Bancocracia. Icaria Editorial 2014.

|19| Renaud Vivien. Le CADD : micro-crédit et lutte politique. Mars 2007, p. 64 http://www.cetim.ch/legacy/fr/docum…

|20| Éric Toussaint, op.cit., p. 21

Autor

cadtm

Omar Aziki

Secrétaire général d’ATTAC/CADTM Maroc www.attacmaroc.org

Ilustración: Souad Guennon

Kategorien: Attac Planet

Por encima de todo la dignidad y la libertad sindical ¿Quién arruina los puertos?

Do, 18/05/2017 - 09:00

Carlos Martínez - Consejo Científico de ATTAC España

Las grandes empresas y los capitalistas siempre han exigido controlar toda la economía y los resortes económicos en base al liberalismo totalizador, pero no se privan de vivir a costa de los contratos de los estados, utilizar sus infraestructuras y servirse de sus ejércitos y policías, que consideran suyos –todo es suyo- excepto atender a las personas y respetar sus derechos.

Cuando algo escapa a su entero control hay que tomarlo y además hacer ver al vulgo inculto y vago, que si ellos no intervienen y manejan todo, la cuestión va mal, fracasará y además es ruinosa. Esta tendencia con la globalización neoliberal se ha fortalecido exponencialmente. Además de la complicidad de los estados, que legislan tanto ellos como en nuestro caso la Unión Europea en favor de esta usurpación de todo lo público.

El nuevo negocio en Occidente y la Europa UE es desmantelar lo que es de todas y todos y entregarlo al lucro privado. La globalización neoliberal propicia el TTIP, TISA, CETA, TTP… Todo lo que signifique poder de las multinacionales y además como posee todos los medios de comunicación y propaganda ha sabido transmitir que los delincuentes son las personas que exigen derechos, dignidad, salarios y servicio público. Quienes piden democracia e igualdad y no quienes corrompen, extorsionan o violentan.

Pues eso se está aplicando a los puertos españoles y los malos son las y los estibadores portuarios a los que hay que doblegar porqué tienen empleo estable, digno y cobran buenos sueldos pues son trabajadores altamente especializados en un sector estratégico donde las navieras y las empresas, los intermediarios ganan mil veces más, pues se mueven ingentes cantidades de dinero. Pero claro, los capitalistas sí tienen derecho al beneficio, pero que haya obreros especializados con un salario decente es un privilegio que hay que liquidar.

El PP como partido conservador y casi tan ultra liberal como Ciudadanos o como el PdCat (CiU), lleva años tratando de privatizar todo, incluidos los puertos que por cierto son unas infraestructuras muy caras y que exigen constantes obras de reparación y ampliación que siendo pagadas por todos, desean entregar a empresas privadas multinacionales. El PP escudándose en la UE y sus sentencias privatizadoras, cree que ha llegado la hora de desmontar las empresas mixtas de estiba y de acabar con el empleo estable y controlado en los puertos en lo que a la estiba se refiere. Detrás de esta operación asoman los bigotes del banco de los EE.UU J.P Morgan y empresas chinas entre otras, pero son estos fundamentalmente los que están presionando para hacerse con el control, lo cual de paso puede acabar con empresas estibadoras españolas que llevan muchos lustros trabajando en los puertos, con lo que los empleos que peligran pueden verse aumentados.

Tras la anterior derrota del Gobierno, ahora el PP ha negociado, con otros grupos burgueses del hemiciclo al objeto de poder imponer un decreto, que sin embargo, no ha negociado con los interesados.

Pero claro, siendo el Parlamento el representante de la soberanía popular, este, no lo es todo, ni impide que los trabajadores afectados acogiéndose a principios legales y legítimos como los acuerdos y convenios de la OIT, la libertad sindical y el derecho de huelga, puedan defender sus intereses. Pero de paso los de toda la clase trabajadora del estado español.

Los principales problemas que aquejan a la clase obrera son la falta empleo, la precariedad, el salario y el empobrecimiento. Los y las estibadoras portuarias, son desprestigiadas y perseguidas porque tienen empleo estable, salario decente y no son precarios. Pues bien ahora se les quiere hacer depender de plantillas empresariales privadas, también de las ETTs e instalarlos en la precariedad. Todo eso constituyéndose ellos también en una ETT.

Si van a la huelga y poco camino diferente les queda, todas y todos debemos estar con ellos, pues defenderán un espacio no precario y eso nos puede venir muy bien al resto. Pero además se enfrentarán al gobierno autoritario, corrupto e indecente del PP que quiere regalar o “vender” nuestros puertos a otras multinacionales. Defender lo público, es en cualquier caso obligación de todas.

Los puertos españoles en estos años no solo no han ido hacía atrás, sino que han incrementado el tonelaje que manejan y no son en absoluto deficitarios. Luego la respuesta a lo que ocurre realmente es muy opaca, como todo lo hace el Partido Popular.

También aprovecho para recomendar a los estibadores y sus sindicatos, que no lo fíen todo a sentencias y a juegos parlamentarios.Que no se dejen secuestrar por movimientos en los escaños, sino a confiar en ellos mismos, su fuerza y la necesaria solidaridad de clase que hemos de promover todas personas que creamos en la justicia y el la res-pública.

Politólogo y ex portuario. Del secretariado de AS y SOCIALISTAS

Kategorien: Attac Planet

Los PGE 2017 continúan ahondando la pobreza y la desigualdad

Do, 18/05/2017 - 07:00

Alianza contra la pobreza

Montoro durante la rueda de prensa de los Presupuestos Generales del Estado 2017 / REUTERS

Montoro durante la rueda de prensa de los Presupuestos Generales del Estado 2017 / REUTERS

La Alianza contra la Pobreza y la Desigualdad, compuesta por más de 1.000 organizaciones sociales, sindicales, ecologistas, religiosas, y de cooperación, considera que los Presupuestos Generales del Estado para 2017 no están a la altura de los desafíos de lucha contra la pobreza y la desigualdad.

Estas afirmaciones se sostienen por la negativa del gobierno y los partidos que le apoyan en no aumentar las partidas presupuestarias de políticas sociales.  Esto, además, es mucho más escandaloso cuando tampoco toman medidas para incrementar la presión fiscal a quienes más tienen, o de implementar políticas fiscales progresivas y justas. Se mantiene el sistema dual entre las rentas del trabajo y capital y no se quiere reforzar la progresividad. Se confía el incremento de ingresos a la coyuntura económica, sin querer recuperar los ingresos necesarios para satisfacer el monto de las partidas recortadas por la crisis.

Hay una realidad que nos dice que casi un 30% de la población española está en riesgo de pobreza. Mientras tanto, los PGE2017 y quienes los han aprobado hacen la vista gorda: las prestaciones de desempleo se siguen reduciendo, porque se mantienen las normas de prestación, independientemente de la existencia de parados sin cobertura. La ley de dependencia arrastra listas de espera y no se recupera la cotización a la seguridad social a familiares cuidadores, con lo que se determina pobreza futura. No se invierte en la recuperación del profesorado para mitigar el fracaso escolar, con lo que la descualificación incidirá en más pobreza.

La diferencia de esperanza de vida entre unos españoles pobres y otros más pudientes se incrementará si no se hace nada. Además, mientras se presume de una presencia internacional de la marca España, la cooperación al desarrollo se encuentra en niveles de mínimos, teniendo un efecto también en los países empobrecidos.  Así ocurre con cada capítulo de gasto, excepto el dedicado a defensa, que se incrementa mucho más porque responde a otras prioridades diferentes a las de la ciudadanía. Finalmente, hay que hacer constar que aunque España es un país que ha aprobado la agenda de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, su Gobierno no responde a implementarla.

No hay voluntad de hacer política coherente para alcanzar los ODS. Ni siquiera hay en el Gobierno una estructura de coordinación, ni una dirección responsable, ni dinámica de crear un proceso de participación. Los PGE podrían ser un instrumento para llevarlos a cabo. Si se quiere. Pero parece que no existe esa voluntad. Un ejemplo: ante unos  ODS universales, el compromiso estatal para la cooperación al desarrollo disminuye. En resumen, los PGE2017 son continuistas, con unos ingresos y una fiscalidad deficientes, unos gastos sociales insuficientes y sin voluntad de hacer un desarrollo inclusivo y solidario para toda la ciudadanía.

Kategorien: Attac Planet

Paremos la venta de Bankia y BMN

Mi, 17/05/2017 - 13:00

Aurora Martínez Hernández – ATTAC Madrid

La Actividad bancaria, un servicio público.

La actividad bancaria es necesaria y esencial para asegurar el ahorro, gestionar los pagos y cobros, facilitar el consumo de las personas y de las familias, ayudar, por ejemplo, a la inversión de las PYMES y familias o financiar la vivienda social en alquiler. El Estado debe garantizar esos derechos económicos a través de la Banca Pública y evitar la exclusión financiera.

Así cómo defendemos la Sanidad y la Educación Públicas, la atención a la Dependencia, los Servicios Sociales, el Transporte Público, las Pensiones y todos  los derechos ciudadanos conquistados que obligan a las instituciones, exigimos  la creación de una Banca Pública. Lo público es de todos, es lo que tiene garantizado el ciudadano de a pie desde que nace.

Los bancos públicos deben tener orientación social, y lo hacen con mayores garantías. Por el contrario, los bancos privados tienen la finalidad de repartir las mayores ganancias en el menor tiempo posible a los accionistas.

En el negocio bancario la confianza es fundamental. Los ciudadanos confían en disponer del dinero depositado en sus cuentas aun cuando saben que el banco lo presta. La banca al conceder crédito crea dinero bancario y facilita nuevos medios de pago. Antes de la crisis, la banca privada, impulsada por el afán de máximo beneficio, prestó muy por encima de los depósitos, especialmente en el negocio inmobiliario y con arriesgadas operaciones en el mercado de capitales.

Las Cajas de Ahorro se vieron arrastradas en esa ambición desmedida, entrando en la rueda de la competencia y el crecimiento incontrolado. Sufrió así todo el sistema bancario una reducción de su solvencia llevándonos a la crisis cuyas consecuencias aún se están pagando.

Las Cajas “bancarizadas” no eran la banca pública que proponemos

Durante más de un siglo las Cajas prestaron servicios a hogares y empresas en todos los rincones del Estado y tenían sus Obras Sociales, que reforzaron nuestras prestaciones sociales. A diferencia de muchos bancos no habían tenido crisis importantes. Las llevaron a “bancarizarse” y con graves problemas de gestión desprofesionalizada.

La práctica totalidad de las Cajas de Ahorro se liquidaron y entregaron prácticamente gratis a los bancos privados que, además de sus propias ayudas, han resultado receptores finales de los saneamientos de las Cajas. En total 60.718 millones de euros en capital que suben hasta 122.122 millones en avales y otros compromisos del Estado.

La banca pública es posible, en España y en Europa.

Porque el Estado ha puesto para salvar sólo en Bankia y el BMN   24.000 millones  de euros y 7.000 millones respectivamente y están ya nacionalizadas. Porque necesitamos, cuanto menos, un polo de banca pública que marque pautas de sensatez y gestión al servicio de la sociedad. Porque tras el regalo de las Cajas saneadas a los bancos privados, sólo nos queda Bankia y el BMN.

Los bancos privados quieren un negocio seguro, que les garanticemos que nunca pierden. No queremos volver a entregar dinero para alimentar nuevas crisis y que los accionistas se lo repartan por anticipado, dejándonos a los demás sus deudas.

Sería incongruente que Europa no permitiera la existencia de la banca pública en España cuando son muchos los ejemplos de bancos públicos en Europa. A finales de 2011, 32 países de Europa disponían de 221 bancos con participación pública y 81 agencias financieras públicas.

Antes existían en España, además de grandes empresas públicas (como Iberia, SEAT, Telefónica, Endesa, Repsol), seis bancos públicos: El Hipotecario, el de Crédito Local, la Caja Postal, el de Crédito Agrícola, el de Crédito industrial y el Banco Exterior, que cumplían una labor encomiable facilitando el crédito a aquellos sectores de la economía en la que estaban especializados.

Un nuevo modelo de banca pública

En las empresas públicas se puede ejercer la participación de los ciudadanos (“Los ciudadanos tienen el derecho a participar en los asuntos públicos”, art 23.1 C Española). Si no ha sido así, podemos exigir que lo sea.  Proponemos una Banca pública:

-      Con gestión profesionalizada pero sin las impúdicas retribuciones de la alta dirección. Con auténtico control de las instancias públicas, incluido el Congreso de los Diputados. Transparencia, publicidad y participación social.

-      Para prestar los servicios del Estado con menos costes que los pagados actualmente a la banca privada (incluida la intermediación con el ICO);

-      Qué asegure que los ahorros de los usuarios no vayan a los paraísos fiscales, para especular en los mercados financieros, o a proyectos no sostenibles.

-      Qué apoye la inversión con créditos a más largo plazo a la pequeña y mediana empresa y autónomos.

-      Qué ponga al servicio de  una política social la enorme cantidad de viviendas que tienen acumuladas, paralizando desahucios, favoreciendo el alquiler social y su venta a particulares y a empresas municipales de vivienda social, y no a fondos buitre a precios de saldo.

-    Una banca de proximidad, con un servicio de depósito para la ciudadanía eficaz, barato, universal y cercano por llegar a los rincones de nuestra geografía. Sin cláusulas suelo en los préstamos  y sin preferentes.

En definitiva, orientar sus actividades, con criterios éticos, sostenibles, democráticos y de control social.

Este gobierno, sin debate alguno y con la excusa de recuperar una pequeña parte de lo entregado a la banca, amenaza con una pronta privatización de algo que es de todos.

Exigimos que se acabe con el expolio de lo público.

Bankia y BMN no se venden, se defienden.

Primeros firmantes, entre otros:

CCOO; UGT; CGT;USO; COPYME; PODEMOS; IU; EQUO; COMPROMIS; ESQUERRA; ATTAC; ECONOMISTAS FRENTE A LA CRISIS; ECONOMISTAS SIN FRONTERAS; ECONOMUESTRA; FRAVM; JUSTICIA Y PAZ; PLATAFORMA DE EMIGRANTES DE MADRID; PLATAFORMA POR UNA BANCA PÚBLICA

Contactar con: bancapublica@bancapublica.info

Kategorien: Attac Planet