Skip navigation

News from Attac Spain

Syndicate content
Justicia económica global
Updated: 5 hours 8 min ago

Justicia fiscal es justicia para todos

Tue, 05/07/2016 - 09:00

Juan A. Gimeno Economistas Sin Fronteras 

El pasado martes 28 de junio, se presentó oficialmente la Plataforma por la Justicia Fiscal, un movimiento amplísimo pues agrupa a los tres grandes sindicatos y a un impresionante elenco de organizaciones sociales.

En ese acto se lanzaron al viento cinco preguntas que querían interpelar de forma especial a los partidos políticos para comprometerles en el trabajo en favor de un sistema tributario justo y progresivo. Representantes del PSOE y de Podemos, que asistieron, se comprometieron muy en sintonía con estas preocupaciones. Faltaron Ciudadanos y PP, que habían sido también invitados. Pero también emplazamos a esos dos partidos a actuar en la dirección que defendemos.

Estas fueron nuestras cinco preguntas.

1. ¿Qué harán ante la exigencia de la Eurozona de cumplir con el límite impuesto de déficit?

Las políticas, mal llamadas de austeridad, seguidas en estos años, han servido de pretexto para unas políticas fuertemente regresivas y restrictivas de derechos sociales. Entre otras consecuencias, observamos:

  • Un grave deterioro del mercado laboral, menos empleo y de peor calidad, la mitad de los parados sin cobertura y empleados en riesgo de pobreza.
  • Unos índices de desigualdad y de pobreza que han alcanzado niveles sangrantes, tras un crecimiento récord en Europa.
  • Un deterioro creciente de servicios públicos fundamentales.

Por ello, consideramos imprescindible un cambio de política.

2. ¿Abordarán el déficit desde los gastos, con más recortes sociales, o desde los ingresos, aumentándolos con fiscalidad progresiva y suficiente?

Es obvio que Déficit=gastos – ingresos. La política fiscal tiene dos vertientes. Ambos son los principales mecanismos con los que cuenta el Estado para paliar la desigualdad injusta.

Los tributos no son una carga sino son el precio de nuestros derechos. Si queremos que se garanticen nuestros derechos básicos, debemos pagar para ello. Por tanto, en las circunstancias actuales, reducir impuestos agrava el déficit y restringe derechos.

La suficiencia fiscal exige que el gasto público y social necesario determine los presupuestos y los impuestos. Qué es necesario puede considerarse relativo. Pero la referencia de nuestro entorno es clara: el nivel de imposición en España se sitúa en torno a siete puntos del PIB por debajo de la media de la UE. Tenemos amplio margen al alza.

3. ¿Qué harán para equilibrar la presión fiscal entre las rentas del trabajo y las del capital y conseguir un sistema realmente progresivo?

El art.31.1 de la Constitución señala que “todos contribuirán al sostenimiento de los gastos públicos de acuerdo con su capacidad económica mediante un sistema tributario justo inspirado en los principios de igualdad y progresividad“. El sistema tributario español no cumple los principios constitucionales.

La Imposición directa va perdiendo peso y progresividad; la imposición indirecta crece y es naturalmente regresiva; la j ibarización de la imposición patrimonial impide que juegue su papel compensatorio… y el elevado nivel de fraude y evasión fiscal completan un sistema inequitativo y falto de progresividad.

Las rentas de trabajo aportan más del 80% de las bases imponibles del IRPF aunque suponen tan solo en torno al 45% de la Renta Nacional. La tarifa (2015) de las rentas de trabajo va del 19’5 al 46% . La del capital, del 19’5 al 23’5%. El 3’6% de población con rentas más altas acumulan el 44% de las rentas del ahorro. La inequidad (el trato de favor se concentra en las rentas altas) e ineficiencia (fomenta la transformación artificial de renta y distorsiona las decisiones de ahorro e inversión) que revelan estas cifras bastan por sí solas para descalificar un sistema tributario.

La proliferación de deducciones, desgravaciones y bonificaciones de efecto regresivo y escasa eficacia generalizada, incrementan la inequidad, favorecen la ingeniería financiera de los que tienen más recursos para pagar menos, reducen la recaudación (de forma, también, inequitativa e ineficiente), enmarañan las figuras tributarias y distraen recursos para el control del fraude.

Las bonificaciones ineficientes se estima que (entre 2009 y 2013) han reducido el resultado en el Impuesto de Sociedades en 444.294 millones y la cuota en 36.191 millones. Las diferencias entre transnacionales y nacionales, entre grandes (grupos) y pequeñas empresas son conocidas. Así, una tributación mínima del 15% de las grandes corporaciones, en lugar del 6% efectivo, al que tributan sobre el resultado contable, igualaría su tipo medio al efectivo de las pymes y aportaría 7 mil millones de recaudación adicional.

Que el 43,64% del total recaudado proceda de impuestos indirectos supone que su peso creciente implique también regresividad creciente, dada la mayor proporción que dedican al consumo las rentras bajas.

Es necesario mantener tipos reducidos en productos que formen parte de la cesta básica, y en servicios considerados de primera necesidad (luz, agua, gas…), y así evitar situaciones de exclusión social. También deberían utilizarse en mayor medida otras alternativas como los impuestos verdes.

La imposición sobre la riqueza es un instrumento fundamental de progresividad y complementariedad para equilibrar el trato de las rentas de trabajo y las de capital (SICAV – ETVE). La desigualdad en riqueza es mayor que en renta y afecta sustancialmente a la igualdad de oportunidades: el 1% más rico de la población concentra tanta riqueza como el 80% más pobre.

Un impuesto sobre el patrimonio marginalizado, un impuesto sobre sucesiones y donaciones desigual entre Comunidades y casi desaparecido en algunas… implican la práctica inexistencia de gravamen sobre la riqueza. Es necesario acabar con la competencia fiscal a la baja entre CCAA.

4. ¿Desarrollarán y aplicarán de una vez el Impuesto sobre Transacciones Financieras, acordado en 2014?

Un impuesto que se aplique también a la compraventa de acciones, bonos y derivados; que desincentive las prácticas financieras especulativas; que garantice el destino social de los fondos que genere; que ayude a limitar el exceso de financiarización de la economía; que contribuya a equilibrar la contribución de las rentas de capital respecto a las de trabajo… ¡que ya está aprobado, pero trabas y tramas ocultas paralizan!

5. ¿Desarrollarán una política firme contra la elusión, la evasión fiscal y los paraísos fiscales?

Se estima en torno a 60.000 € millones la pérdida de ingresos por fraude fiscal. Parece relativamente indiferente que sea elusión (“legal”), evasión o fraude. El resultado es el mismo: menos ingresos para los gastos comunes.

Las consecuencias son conocidas: injusticia, agravamiento de las desigualdades, deterioro ético, mayor presión fiscal nominal e indirecta para los honrados, distorsión de decisiones y de la competencia, menos derechos y servicios… Si, además, el acceso a determinados beneficios sociales se liga a la declaración del IRPF deriva un doble y sangrante perjuicio.

Es preciso pasar de las palabras a los hechos. Es urgente dotar de más medios a la AEAT (la ratio población/empleados es dos veces y media la media de la OCDE y el coste de la administración fiscal por habitante, 40% del de los países de nuestro entorno), reordenar sus prioridades y facilitar su labor con una reforma simplificadora de los tributos.

Una Ley contra la elusión y la evasión contribuiría a priorizar la lucha contra las prácticas fraudulentas, como primer paso para reformar el sistema fiscal, promovería la coordinación y especialización de Órganos del Estado (jueces, fiscales, policía, ministerios, Seguridad Social…), exigiría la transparencia empresarial y de la Agencia y demás órganos de inspección y control, institucionalizaría la publicación de estudios e informes (sobre economía sumergida, control de paraísos fiscales…), fomentaría una educación y una cultura de responsabilidad fiscal, facilitando la participación y sensibilización ciudadanas…

Las sanciones equilibradas y una prescripción menos breve deben ir acompañadas de la imprescindible cooperación internacional, especialmente contra los paraísos fiscales. Estos son un instrumento internacional permitido para la elusión fiscal y para el blanqueo delictivo. Entre 2013 y 2014 la inversión española hacia estos territorios creció un 2.000%, atrayendo las islas Caimán un monto de inversión 64 veces superior al que atrae la principal economía europea, Alemania.

A medio plazo es imprescindible apuntar hacia la completa erradicación de los paraísos fiscales. A corto plazo es imperativo acometer medidas que penalicen y desincentiven la utilización de estos territorios y llevar a cabo acciones encaminadas hacia la neutralización del daño que generan.

Lo primero, establecer una nueva lista de paraísos y territorios no cooperantes reales, tras una definición exigente y salida mucho más angosta que el actual coladero. A partir de ahí, caben muchas medidas disuasorias como g ravámenes especiales a los movimientos con paraísos fiscales; no reconocer personalidad jurídica a las sociedades constituidas en paraísos fiscales; e ntorpecer a las empresas con fondos o filiales en paraísos el acceso a concursos públicos y la obtención de bonificaciones, exoneraciones fiscales y desgravaciones; eliminar la exención a los rendimientos y ganancias patrimoniales obtenidas en paraísos fiscales…

Pedimos a los responsables de los grandes partidos que respondan estas preguntas y que actúen real y decididamente

  • en la articulación de un sistema tributario suficiente, justo y progresivo.
  • en la lucha efectiva contra el fraude y la evasión fiscal y contra los paraísos fiscales.
  • en la defensa de nuestros derechos básicos.

Porque justicia fiscal es justicia social.

Economistas sin fronteras no se identifica necesariamente con el contenido de este artículo, que es responsabilidad de su autor.

Publicado en eldiario.es

Categories: Attac Planet

Referéndum catalán, ¿qué referéndum?

Tue, 05/07/2016 - 07:00

Carlos Jiménez Villarejo – Comité de Apoyo de ATTAC España

Estamos ante un debate abierto, derivado de la formación de un amplio movimiento ciudadano, de dimensiones aún inciertas, que reclama la “desconexión” de Catalunya con España, es decir, la independencia. Movimiento, hoy aglutinado en la coalición de Junts pel Sí -una especie de “gran coalición” a la catalana como la calificó el actual diputado socialista Manuel Cruz- con el apoyo de la CUP, que se hizo con el Gobierno de Catalunya en las elecciones autonómicas del 27S, aparentando un supuesto plebiscito y a través de posteriores pactos tan insólitos como espurios.

Paralelamente, la izquierda catalana, que podríamos resumirla en la coalición de En Comú Podem, reclama un referéndum como cauce para expresar lo que denominan derecho a decidir. Derecho que, con mayor precisión, sería el llamado derecho de “libre determinación”, según el Art. 1º de los Pactos de Nueva York de Derechos Civiles y Políticos. Referéndum que, a juicio de X. Doménech, es un instrumento “estratégico” para resolver la construcción de una España plurinacional frente al secesionismo “excluyente”. En definitiva, es una forma constitucional de participación “directa” de la ciudadanía en un asunto de gran trascendencia.

Sin embargo, aquí comienzan los interrogantes. Sobre quién habría de convocarlo, los requisitos formales de tal convocatoria y el ámbito territorial de su ejercicio. Siempre dentro del ordenamiento democrático, vigente o reformado. Pero, dado el resultado electoral del 26-J, el cumplimiento de dicha propuesta es cada vez más problemático. En primer lugar, debe excluirse que pueda convocarlo el Gobierno de Catalunya pues la LLei 4/2010, de consultas populares por vía de referéndum, por imperativo del Art. 122 del Estatuto vigente, solo puede hacerlo sobre materias incluidas “en el ámbito de las competencias” de la Generalitat. Es más, en dicha LLei se afirma “que el objeto de las consultas populares no puede ir, en ningún caso, en contra de las facultades que la Constitución y el Estatuto reconocen a las instituciones de la Generalitat”. No puede estar mas claro.

Es evidente, sin la menor duda, que el derecho a la “libre determinación” de un pueblo de España, con independencia de no estar incluido en la Constitución -que no es una cuestión menor-, constituye una “decisión política de especial trascendencia” que la Constitución admite que pueda consultarse a los ciudadanos. Con dos condiciones, es competencia del Gobierno del Estado previa autorización del Congreso de Diputados y la consulta tiene un carácter “consultivo”. Es cierto que el Art. 150.2 de la Constitución admite “transferir o delegar” a las CCAA competencias de “titularidad estatal”. Pero lo hace con una condición, que las materias objeto de delegación “por su propia naturaleza sean susceptibles de transferencia o delegación”.

Y, con fundamento, dudamos que el ejercicio de aquel derecho sea delegable en el Gobierno catalán, dada su acreditada falta de imparcialidad y neutralidad ante este proceso que exige no “influir, en ningún caso, sobre la orientación del voto de los electores” como prescribe la Ley Electoral. Desde luego, para nada pensamos en la “indisoluble unidad de la Nación española”. Por el contrario, solo tenemos presente, además de razones de vinculación histórica, social y cultural, exigencias de solidaridad entre todos los pueblos de España que expresa con toda nitidez el Preámbulo de la Constitución: “Proteger a todos los españoles y pueblos de España en el ejercicio de los derechos humanos, sus culturas y tradiciones, lenguas e instituciones”. Porque la nación, ya sea la española -que es la suma de varias-, la catalana o cualquiera otra no será nunca la condición sine qua non para el pleno disfrute de los derechos humanos.

Lo que sí parece evidente es que la competencia estatal para la convocatoria de un referéndum puede abarcar a la totalidad del territorio o a partes del mismo. Así se desprende de la Ley de 1980. Entre otras disposiciones, dispone que la convocatoria se publicará “en los Boletines Oficiales de todas las provincias españolas o de las Comunidades Autónomas y de las provincias afectadas por la celebración de aquel” (referéndum). Igualmente, cuando regula el régimen del sufragio se refiere al “ámbito que corresponda a la consulta”. Preceptos que se complementan con lo dispuesto en el Art. 17.3 de la Ley que admite la posibilidad de que “el referéndum afecte mas de una provincia” o en el Art. 18.3 que admite la celebración del mismo “en el ámbito de una Comunidad Autónoma”. Preceptos que permiten concluir que el Gobierno del Estado, con los requisitos ya expuestos, podría convocar un referéndum solo en Catalunya.

Este es el marco legal vigente y, por tanto, el único aplicable, salvo que fuera reformado por una mayoría absoluta del Congreso de Diputados. A tenor del mismo, sería necesario que cuando los dirigentes políticos mencionados apelen a la vía del referéndum lo hagan conociendo sus actuales limitaciones. En cualquier caso, entre las opciones para abordar la crisis política que vive Catalunya, como una reforma constitucional de dotase al Estado de una estructura federal, el referéndum es una opción legítima, aunque generaría tensiones indeseables, para conocer de forma directa, precisa y concluyente la voluntad de los ciudadanos. Pero el previsible futuro Gobierno del PP en España puede dificultar gravemente o, incluso impedir dicha vía para decidir el futuro de la relación de Catalunya con España. En cualquier caso, el problema seguirá pendiente y exigirá, antes o después, una solución adoptada democráticamente por ambas partes.Y no debe aplazarse demasiado.

Miembro de Federalistes d’Esquerres

Publicado en eldiario.es

Categories: Attac Planet

Brexit: Alemania teme quedarse sola en la UE

Mon, 04/07/2016 - 13:00

Deutsche Welle

 El gobierno de Angela Merkel es uno de los que más ha tratado de convencer a Gran Bretaña de permanecer en la UE. Esto no debería sorprender, puesto que en caso de un brexit Alemania perdería a un importante socio.

0,,19059657_303,00

Normalmente, a los políticos alemanes no les gusta inmiscuirse en el debate británico, porque temen que esto fortalezca a los defensores del brexit. No obstante, puesto que las encuestas más recientes vaticinan una posible salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, un cierto pánico se ha apoderado de Berlín. A principios de este mes, el vicecanciller Sigmar Gabriel advirtió de “dramáticas” consecuencias políticas y económicas para ambos bandos, en caso de que los británicos abandonen el bloque comunitario. Angela Merkel expresó su “deseo personal de que Gran Bretaña siga siendo miembro de la UE”.

El eurodiputado alemán David McAllister, que también posee la nacionalidad británica, dijo a Deutsche Welle que “la UE seguramente no sería mejor sin Gran Bretaña. Tradicionalmente los británicos son la fuerza impulsora en cuestiones de mercado interior y libre comercio. Tienen un servicio diplomático excelente y unas Fuerzas Armadas muy fuertes. Todos estos son buenos argumentos para que Reino Unido permanezca en la UE.”

Merkel y Cameron comparten muchos puntos de vista.

Merkel y Cameron comparten muchos puntos de vista.

También la gran mayoría de los alemanes quiere que los británicos se queden en el bloque. Según un sondeo de abril encargado por DW, eso es lo que desea el 78 por ciento de los encuestados.

Valores comunes

Si bien los conservadores en Londres están divididos en lo que respecta a la membresía en la UE, hay mucha simpatía hacia el gobierno de Merkel y Alemania en general. Martin Callanan, antiguo presidente del grupo de los conservadores europeos y reformistas en el Parlamento Europeo, aseguró hace algún tiempo en entrevista con DW que en cuestiones económicas, cuando se trata de mercados abiertos, libre comercio y una política presupuestaria estricta, los conservadores británicos y Berlín tienen mucho en común.

Callanan incluso habló de una alianza natural. Reino Unido y Alemania “se están convirtiendo cada vez más en los dos líderes del norte de Europa, mientras que Francia se convierte en el líder espiritual del sur de Europa”. Francia, con su intervencionismo de Estado, y Alemania, con su orientación hacia la competencia, son vecinos geográficos, “pero dejaron de ser vecinos ideológicos”, sostiene.

Impacto de la crisis de refugiados

No obstante, esto fue antes de la crisis de refugiados. El hecho de que Merkel y Cameron gestionaran la crisis de forma completamente opuesta afectó mucho las relaciones bilaterales. Mientras que la canciller alemana abrió las puertas a los refugiados y se dejaba fotografiar con ellos, Cameron se opuso decididamente a que los migrantes varados en Calais entraran a Gran Bretaña.

También en el debate del brexit en Reino Unido el tema de los refugiados juega un papel decisivo. Los defensores de la salida de la UE mencionan la política de Merkel como ejemplo para intimidar.

¿Y cómo afectaría el brexit concretamente a Alemania? Michael Kunert, gerente del instituto demoscópico Infratest-Dimap, que llevó a cabo la encuesta para DW, cree que muchos alemanes temen que una salida de Gran Bretaña también sería una señal para una posterior desintegración de la UE. En todo caso, Alemania perdería a un socio en la lucha por una mayor estabilidad económica y financiera. En opinión de Guntram Wolff, director del think tank Bruegel, Berlín teme quedarse sola con los países mediterráneos propensos a gastar mucho dinero y a redistribuirlo. “Y nosotros tendremos que pagar por ellos. Ese es el gran miedo”, explica.

Categories: Attac Planet

Bruselas maniobra para insuflar aire al TTIP tras el revés del ‘Brexit’

Mon, 04/07/2016 - 09:00

Alejandro López De Miguel - Público.es

MADRID.- Bruselas maniobra estos días para intentar insuflar aire al TTIP, el polémico tratado de libre comercio negociado en secreto con Washington, que atraviesa su particular travesía por el desierto. La Comisaria de Comercio, Cecilia Malmström, viaja este martes a EEUU para reunirse con sus homólogos norteamericanos en su enésimo intento por revitalizar el tratado transatlántico, que encuentra en el Brexit una dificultad añadida; “una situación sin precedentes”, según sus propias palabras.

“El Brexit supone renegociar el mandato del TTIP y otros tratados como el CETA para sacar al Reino Unido de la lista de firmantes de estos acuerdos”, explica a Público Tom Kucharz, portavoz de Ecologistas en Acción y miembro de la Campaña estatal contra el Transatlantic Trade and Investment Partnership (TTIP, por sus siglas en inglés).

Kucharz advierte que las “gestiones” a las que obliga la decisión de los ciudadanos de Reino Unido llevarían “meses o años”, y ve en el comunicado difundido por Malmström este lunes un intento “por salvar los papeles” como consecuencia de la “creciente presión” contra su cartera y las tensiones entre la Comisión y el Consejo.

Según el activista, a esto se sumarían las declaraciones del primer ministro francés, Manuel Valls, que este domingo aseguraba que “no puede haber” tratado transatlántico porque “la negociación no va por buen camino”. “No debe cerrarse un tratado de libre comercio si no respeta los intereses de la UE. Europa debe ser firme. Francia estará alerta en esta materia”, advertía Valls en un mitin del Partido Socialista recogido por la Agencia France Presse (AFP).

“No tengo claro si lo que dijo Valls era un farol o si era una manera de desvincularse del TTIP aprovechando el momento del Brexit“, apostilla Kucharz. Alerta de que en este escenario Alemania ya plantea “una especie de tratado de asociación de la UE con Reino Unido para salvar que estén en los tratados”, algo que sería “grave y contrario al derecho de autodeterminación del pueblo inglés”, zanja.

En una carta publicada en su web oficial, Malmström sostiene que la UE es “clara” y “está unida en lo que respecta a la política comercial”, y afirma que las conversaciones con “socios clave” continuarán. ”La UE tiene una ambiciosa agenda comercial y continúa comprometida con perseguir y concluir los diferentes procesos negociadores en los que está involucrada”, afirma.

Pese al creciente rechazo al TTIP, la titular de Comercio insiste en intentar lograr “el máximo progreso posible en los próximos meses” en esta materia. De hecho, en su misiva recuerda que el Ejecutivo comunitario presentará próximamente su propuesta para la ratificación del acuerdo de libre comercio con Canadá (CETA), que a su juicio es el tratado comercial “más ambicioso” que los 28 han cerrado hasta la fecha, y que “establecerá nuevos estándares para los acuerdos comerciales del siglo XXI”.

El martes, Malmström conversará en Washington con Michael Froman, máximo representante de los negociadores estadounidenses, mientras que el miércoles pronunciará un discurso sobre el TTIP en el Consejo Atlántico y se reunirá con el presidente de la Cámara de Comercio de EEUU, Thomas Donohue, además de con el secretario del Tesoro, Jacob Lew.

Por su parte, y de cara al Consejo Europeo que se celebra este martes en Bruselas con motivo del Brexit, 240 organizaciones civiles europeas contrarias al TTIP, al CETA o al TiSA (acuerdo de servicios entre 50 países) han remitido una misiva a los miembros del Consejo para explicar su rechazo a estos tratados y para pedirles su apoyo.

Carta remitida al Consejo firmada por 240 organizaciones contrarias al acuerdo

Estimados miembros del Consejo Europeo,

Con motivo de su reunión del 28 de junio de 2016, nosotros, las organizaciones firmantes de la sociedad civil, pedimos que tomen en cuenta las llamadas de la población de Europa y retiren el mandato a la Comisión Europea para negociar la Asociación Transatlántica de Comercio e Inversión (TTIP), con efecto inmediato.

Estamos de acuerdo con el Presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, en que ha llegado el momento de que los jefes de estado de la Unión Europea “tengan un nuevo debate sobre dónde estamos y hacia dónde queremos llegar con estas negociaciones”. i

Sin embargo, creemos que el resultado de este debate debe reflejar las repetidas solicitudes de las europeas y los europeos para que se suspendan las negociaciones sobre el TTIP.

Más de 3,4 millones de personas en todo el continente han firmado una iniciativa ciudadana europea auto-organizada contra el TTIP y el CETA, uniéndose a organizaciones no gubernamentales y a sindicatos de todo el continente, en clara oposición a este acuerdo (oposición que también se refleja claramente en movilizaciones sin precedentes en toda Europa). Adicional a esto, más de 150.000 personas participaron en una consulta de la UE sobre el ISDS con el 97% declarando con rotundidad que no quieren ningún mecanismo de solución de diferencias entre inversores en el TTIP. No obstante, la Comisión ha propuesto un mecanismo ligeramente revisado, que no aborda los graves defectos ni los peligros del ISDS.

La gente en todo el continente tiene mucha más conciencia de los acuerdos comerciales que en ningún momento anterior. Todo movimiento que exprese apoyo renovado al TTIP será ampliamente comentado y analizado en toda Europa. Por lo tanto, le hacemos a usted un llamamiento, aprovechando esta oportunidad, para prestar atención a la opinión pública y retirar de manera urgente el mandato del TTIP.

@Alopezdemiguel

Categories: Attac Planet

Tras las elecciones, miremos hacia delante

Mon, 04/07/2016 - 07:00

Carlos Martínez - Consejo Científico de ATTAC España

El lunes 27 de Junio, dos personas jóvenes muy cercanas a mí, estaban inundadas por una profunda tristeza. No se había alcanzado su ilusión de un profundo cambio político, que pensaban tocaba ya, era fácil. Pero lo que es peor, estaban hundidos porque el pueblo, la gente, le había dado la mayoría a la derecha y no lo entendían, después de tanta corrupción, crueldad y represión. No entendían por qué. Pensé, dos víctimas más de la transversalidad, del ni de derechas ni de izquierdas, de la patria nueva y altiva. Es tan sencillo como explicar y así lo hice, que es que hay gente y demasiada, que es de derechas. Hay personas de derechas, que entienden que el mundo es así, hay ricos y pobres, el capitalismo es lo natural y humano y el poder es de y para los poderosos. Por cierto, no son menos de un 30% del electorado. Pueden ser nuestros vecinos y ser gente amable, pero de derechas. Luego eso es así. Hay liberales, hay conservadores, hay reaccionarios, hay capitalistas, hay burgueses y hay ideología burguesa y conservadora.

Esas personas, jamás van a votar a nada ni nadie que no sea portador de sus valores y de su tradición y muchos son jóvenes. Se van a enfrentar a las personas y partidos progresistas, de cambio y de izquierdas y no será la corrupción la que les haga cambiar de bando. Aunque claro, eso de la corrupción aquí y en demasiados lugares del planeta, va por barrios.

Por tanto la izquierda y digo la izquierda, otros que hagan lo que quieran. La izquierda necesita rearmarse pero de principios, de valores y de ideas y ser capaz de transmitir esos valores a las personas que acceden ahora a la política y al pensamiento crítico. No es la demoscopia lo que hace triunfar. No todo lo que nos ofertan las televisiones es cierto y es el futuro, lo nuevo. Las televisiones venden, necesitan cuota de pantalla y captar clientelas. Esas mismas televisiones privadas y propiedad de capitalistas han creado una burbuja mediática e influido en otra demoscópica y las cosas al final no han resultado como nosotros queríamos, aunque seguramente si, como ellos querían.

Admiro a Corbyn y Sanders, no solo porque soy socialista, socialista antineoliberal y republicano, advierto; sino porque están transmitiendo valores y sobre todo en pleno corazón del imperio se están enfrentando a la City y a Wall Street, a la minoría capitalista que domina, al establishment londinense y de Nueva York. Por eso no hay ninguna burbuja mediática en torno a ellos y todos los medios, todos, hablan mal de ellos. Pero sin embargo, estos dos veteranos socialistas han sabido conectar con los precarios, las paradas, las pobres y contar con el apoyo, militante de cientos de miles de activistas. No de hooligans, de activistas.

Sanders perdiendo, por menos de lo esperado las primarias del Partido Demócrata USA sigue en pie y va a dar la batalla –hay que ver lo que da el socialismo democrático- y Corbyn ha sido puesto en la picota por el establishment y por la City y sus tentáculos en el laborismo, pero resiste aupado por las bases y los sindicatos. Por aquí, nadie conocido se les parece y desde luego Pedro Sánchez menos, porque ambos (Corbyn-Sanders) son socialistas democráticos, claro.

Aquí, pocos hemos escrito, que hay que cambiar el sistema. Pocos hemos vuelto a decir de seis meses a esta parte que hay que cambiar el régimen. Menos todavía que este Estado está dominado por el establishment madrileño, por su lugar de operaciones en Castellana y cercanías (no es una afirmación nacionalista, sino de clase). Un establishment radicado y operando en Madrid que es el centro financiero del Reino de España y que junto al monarca controlan todo lo que se mueve,

Por eso creo que lo principal es rearmarnos reconstruyendo un laborismo de izquierda, rescatando el socialismo y ofreciendo el socialismo democrático. No hay otra.

El PP, -que la gente no es tonta-, solo ha obtenido una minoría mayoritaria, es decir 137 escaños, con los que no puede imponer su programa ni sus presupuestos. Es más el parlamento, tras seis meses de vacaciones, se debe volver a poner a trabajar y frenar, derogar, pero sobre todo cambiar para bien e imponer al menos otras políticas diferentes. La prueba del algodón puede ser la nueva ley electoral. Pero también la derogación de la reforma laboral, la ley hipotecaria, la ley mordaza y la ley de enjuiciamiento criminal.

Por tanto Rajoy y el establishment madrileños no pueden ser felices. La gente se lo merece, la clase obrera se lo ha ganado y se lo debéis los de la Carrera de San Jerónimo. Por eso ni un voto de izquierdas, ni un voto decente puede ir por acción o por omisión a la derecha austericída.

Recordemos, hay ricos y pobres. Hay capitalismo. Hay clases. Hay lucha de clases, hay resistencia social. Que nadie la oculte, la entierre. La ilusión debe ser la reorganización de las izquierdas en torno a las movilizaciones y la construcción de partidos de clase y transformadores que provoquen el cambio y lo aguanten todo. Porqué vamos a triunfar.

Carlos Martínez es politólogo y del secretariado de Alternativa Socialista

Categories: Attac Planet

Jornada de Educación Orientada a la Acción

Sun, 03/07/2016 - 13:00

ATTAC Extremadura

IMG-20160622-WA0003Jornada de Educación Orientada a la Acción. Sábado 9 de julio en Valverde de Burguillos (Badajoz)

09.30 – 10.00 h.: Recepción en la Casa de la Cultura de Valverde de Burguillos.

10.00 – 12.00 h.: Charla-debate “Gobernados por la deuda” a cargo de Javier Vera y Esteban Cruz (ATTAC Extremadura

12.15 – 14.15 h.: Charla-debate “Arte, activismo y cultura visual” a cargo de Jose Iglesias Gª-Arenal (Curador y Artista)

14.30 h. Comida y cata de vinos extremeños.

17.30 – 20.30 h. Talleres simultáneos:

- Derechos económicos, a cargo de Agustín Iglesias e Irene de Miguel (Podemos)

- Derechos ambientales, a cargo de Damián Galán y Sergio Zapatero (Ecologistas en Acción)

- Derechos sociales, a cargo de Jose Iglesias Gª-Arenal y José María Díez Blanco (Plataforma Refugiados Extremadura)

21.30 Conclusiones comunes.

22.30 h.: Fiesta de clausura y concierto de “Mar Ziano”.

Precio: 12€ (incluye participación en talleres, comida, cata de vinos, guardería y fiesta de clausura)

Más información: EducacionOrientadaalaAccion@gmail.com

IMG-20160622-WA0002

 

Categories: Attac Planet

Nace la Plataforma por la Justicia Fiscal para luchar por un “sistema fiscal justo, progresivo y suficiente”

Sun, 03/07/2016 - 09:00

publico.es

Este movimiento, integrado por organizaciones ciudadanas y sociales, sindicatos y ONGs, reclama una reforma del sistema de impuestos en España, más recursos a la agencia tributaria, un tipo efectivo para las empresas del 15% y que las multinacionales no eludan su obligación de pagar.

Juan Gimeno, catedrático de Economía, y Lourdes Lucía, cofundadora de Attac, en la presentación de la Plataforma por la Justicia Fiscal.

Juan Gimeno, catedrático de Economía, y Lourdes Lucía, cofundadora de ATTAC, en la presentación de la Plataforma por la Justicia Fiscal.

“Justicia Fiscal es Justicia Social”. Con este lema nace la Plataforma por la Justicia Fiscal, una alianza de organizaciones ciudadanas, sindicatos, movimientos sociales y ONGs, que se marcan como objetivo luchar por un “sistema fiscal justo, progresivo y suficiente”. 

La Plataforma por la Justicia Fiscal reclama una verdadera reforma del sistema de impuestos en España, más recursos a la agencia tributaria, un tipo efectivo para las empresas del 15% y que las multinacionales no eludan su obligación de pagar.

El acto de presentación de la plataforma, en el Espacio Pozas de Madrid, ha sido dirigido por Juan Gimeno, catedrático de Economía y Presidente de Economistas sin Fronteras, y por Lourdes Lucía, editora y cofundadora de ATTAC (plataforma de lucha por la economía global).

Gimeno ha señalado que “el sistema fiscal español es insuficiente: la presión fiscal española es menor en 6-7 puntos del PIB que nuestros socios de la eurozona, no se cubren muchas necesidades y hay menores presupuestos en partidas sociales e inversiones anteriores a la crisis”.

El catedrático de Economía también destaca que “hay una dualidad en el sistema fiscal, donde en el IRPF, las rentas del trabajo tienen tipos progresivos y en cambio las rentas procedentes del capital tienen un máximo del 23,5%”.  ”Las rentas del trabajo soportan el 80% de la presión fiscal cuando sólo son el 45% de la Renta Nacional. Ahí se demuestra la falta de equidad.”, añade.

Por su parte, Lourdes Lucía ha detallado los planes de acción del movimiento:  ”Tenemos desarrolladas medidas y propuestas que abarcan desde la implantación del Impuesto sobre las Transacciones Financieras hasta como impedir que las empresas puedan concursar si tienen filiales u operan en paraísos fiscales”.

Las entidades que forman la Plataforma por la Justicia Fiscal son: Alianza Española contra la Pobreza y la Desigualdad, ATTAC España, CCOO, Confederación de Consumidores y Usuarios -CECU-, Consejo General de Trabajo Social, Coordinadora de ONG de Desarrollo de España -CONGDE-, EAPN España, Economistas sin Fronteras, Fed. ONGD de Comunidad de Madrid –FONGDCAM-, GESTHA, InspirAction, Justicia y Paz, Observatorio RSC, Oxfam Intermón, Publiquen Lo Que Pagan, UGT y USO.

Categories: Attac Planet

La muerte del M3

Sun, 03/07/2016 - 07:00

Alfredo Apilánez - trampantojos y embelecos

“El sector financiero ha redefinido la democracia con afirmaciones de que la Reserva Federal debe ser “independiente” de representantes democráticamente elegidos, a fin de actuar como el lobista de la banca en Washington. Esto exime al sector financiero del proceso político democrático, a pesar de que la planificación económica actual está ahora centralizada en el sistema bancario. El resultado es un régimen de manejos entre poseedores de información privilegiada y la oligarquía”
Michael Hudson
“Sólo hace falta proteger los secretos pequeños. Los grandes se mantienen debido a la incredulidad de la opinión pública”
Marshall McLuhan

En vísperas del desplome financiero de 2007-2008 un terso, sucinto y aparentemente trivial comunicado de la suprema autoridad monetaria imperial desataba el pasmo entre los más avezados tiburones de las finanzas: “la decisión fue un shock para la comunidad financiera y, aparentemente, para otros bancos centrales que reportaron no haber sido consultados”. La insólita comunicación se realizó además con nocturnidad y alevosía. Como relata, con fina ironía, el analista Doug Gillespie: “El anuncio llegó a última hora de la tarde de un día en el que había cierre temprano en el mercado de bonos y en vísperas de una jornada vacacional en los mercados. Como mínimo, habría que calificarlo como extraño”.

Ante la supina indiferencia de los mass-media, la Reserva Federal de Estados Unidos –la fábrica de dólares, la moneda de reserva mundial (el 60% de las reservas de divisas y la moneda franca en el comercio de productos estratégicos)- anunciaba “vergonzantemente” que dejaba de publicar la estadística más completa de la oferta monetaria (cantidad de dinero y activos líquidos en circulación): “el M3 era probablemente la estadística más importante producida por la Fed y el mejor ‘controlador’ de la actividad económica y la inflación”. De nuevo Gillespie: “Muchos de nosotros creemos que las medidas de la cantidad de dinero son herramientas analíticas muy importantes. En este aspecto, el M3 es, con mucho, la más relevante. Empero, parece que la Reserva Federal disiente, aunque tampoco nos dice por qué”. En un mundo saturado de estadísticas sobre las más nimias fruslerías, ¿cómo es posible que la institución financiera más importante del planeta borre de un plumazo de su registro el más relevante de sus datos: la información sobre el dinero que fabrica? La conclusión de Gillespie acerca de las implicaciones de la añagaza no puede ser más desasosegante: “¿Acaso estoy sugiriendo que debe estar ocurriendo algo de naturaleza horrenda? Ciertamente, lo estoy haciendo”.

Durante los días de “vino y rosas”, previos al crack de las hipotecas subprime, la vorágine especulativa del castillo de naipes de entelequias financieras construido sobre los “hilillos de liquidez” de las cuotas hipotecarias de millones de estadounidenses se había reflejado en el extraordinario incremento de activos de riesgo –convenientemente empaquetados en “creativos” productos financieros y reciclados en cantidades masivas de nuevos préstamos- en manos de los bancos y fondos de inversión. El descomunal incremento de la oferta monetaria resultante que “capturaba” el M3 en vísperas de la hecatombe era la estimación más fiable de la colosal “estafa piramidal” –esparcida masivamente a los centros financieros mundiales por los bancos de inversión de Wall Street-que estaba teniendo lugar ante la complaciente mirada del “guardián del templo”.

Ante las crecientes “ondas sísmicas” que presagiaban el inminente desplome de la “estafa Ponzi” de productos financieros “derivados” y de hipotecas “basura”, que sostenía a duras penas el exangüe mercado inmobiliario estadounidense, urge la adopción de medidas “no convencionales”. La Fed, que con su política de tipos de interés bajos y de absoluta complacencia ante la “exuberancia irracional” -expresión acuñada por Mr. Greenspan, su gurú de los años de vacas gordas, cuya última decisión relevante, antes de poner pies en polvorosa en la antesala del fin de fiesta, fue precisamente la supresión del M3- de los “mercados” había procurado el combustible de la explosiva burbuja inmobiliaria, elimina de un plumazo el “chivato” que podría alertar del inevitable colapso. Mientras de cara a la galería todo eran loas a la robusta solidez de la primera economía del planeta y a la ausencia total de riesgo de desplome del mercado inmobiliario -trufadas de nada sutiles acusaciones de agoreros y Casandras a los que anunciaban el “canto del cisne” de los días de crecimiento desaforado basado en el “taumatúrgico” modelo de “prestar y vender”- los “fontaneros” del desastre se aprestaban a silenciar las señales de alarma: uno de los “precursores” de un crack financiero basado en “titulización” crediticia y apalancamiento exacerbado es la disminución del M3 ante el cierre del grifo de liquidez por parte de los inversores, alarmados por las montañas de “basura” que atiborraban los balances de los tambaleantes bancos de inversión de Wall Street –Lehman Brothers, Merrill Lynch, Bear Stearns, Morgan Stanley y Goldman Sachs, todos ellos aplastados por la implosión de la monumental burbuja especulativa-.

“Consecuentemente, el Consejo juzgó que los costes de recogida de datos básicos y de publicación del M3 superan los beneficios”. El “sanedrín” de las finanzas globales –haciendo gala de desfachatez y cinismo irrisorio a partes iguales- suprime su estadística estrella arguyendo que un ahorro de 500.000 dólares en la elaboración del agregado monetario más importante justifica sobradamente la desaparición del radar de billones de dólares en activos financieros. Los escasos observadores que se percatan de la fullería no dan crédito: “Las razones argüidas (para la supresión) son un completo disparate (…) Es increíble que la Fed incluso sugiera que 3,5 billones de dólares que desaparecen como por ensalmo no tienen relevancia alguna. Decir que no aporta información relevante es absurdo y el argumento del coste de recogida de datos es directamente un bulo”. La cosa adquiere otro cariz si la intención no era jugar limpio: “La M3 es donde se puede observar más claramente la intención de manipulación del mercado”.

Aunque la trapacería de ilusionismo de tres al cuarto no mereció -probablemente recibieran sutiles indicaciones al respecto- la más mínima atención de los tabloides, los hiperbólicos comentarios de los iniciados reflejaban la auténtica dimensión del asunto. Según relata David Chapman, “un reportero especialista en finanzas comparó esta decisión con el Nixon Shock –el cierre de la “ventanilla del oro”, en agosto de 1971-. El mencionado Capitán Garfio (sic) observa que la decisión de la Reserva Federal de suprimir la M3 significaba otra gran señal procedente de la máxima autoridad monetaria estadounidense de que las reglas del juego van a cambiar fundamentalmente, una vez más”.

Para esconder el “cuerpo del delito” –la enorme montaña de basura financiera a punto de colapsar- nada mejor pues que “matar al mensajero”. El “salvaje oeste” de la oferta monetaria recogido en el M3 –el llamado “dinero en la sombra”- era el “canario en la mina” de la inminente crisis financiera. Como explica Ellen Brown: “No hay duda de que la Fed y otros bancos centrales están –subrepticiamente- inundando de liquidez el sistema. Esto no se haría público hasta abril de 2006, momento en que la Fed tendría que reportar sobre la oferta monetaria”. Cual vulgar trilero a punto de ser descubierto, “la Fed optó por silenciar las sirenas de alarma. Anunció que, a partir de marzo de 2006, ya no presentaría informes sobre el M3”. Su supresión impidió observar la “aguda contracción” de liquidez ocurrida entre 2007 y 2008 (que reflejaba la creciente desconfianza de los agentes financieros hacia los sofisticados productos de los fondos especulativos) y permitía a la Fed seguir engañando al público proclamando la bonanza de la economía mientras –bajo cuerda- preparaba sus “bazookas” de inyecciones masivas de “dinero fresco” para rescatar a los bancos too big to fall. Jire Sekar ofrece un relato sucinto de las consecuencias del “apagón” estadístico: “Si la Fed hubiera estado siguiendo los repos* en 2007-2008, lo que habría visto es la avenida de la crisis financiera un año antes de que se hiciera crítica (…) A principios de 2008, Shadowstats estimaba que la tasa del M3 empezaba a disminuir rápidamente al enfriarse la actividad en repos. Luego, en septiembre de 2008, el mercado de repos decidía que no era sensato prestar fondos adicionales a Lehman Brothers y el resto es historia”. Pero el “molesto” sensor estadístico ya no estaba ahí para reflejarlo.

La respuesta del flamante gobernador Ben “helicóptero” Bernanke a una “insolente” interpelación sobre el particular –realizada en el ámbito de una “humilde” (sic) investigación en el Congreso- refleja nítidamente la impunidad sarcástica del tramposo que maneja los hilos del cotarro:
Senador Bunning: “Las conclusiones del informe M3 proporcionan información pertinente para el público: de economistas a inversores e industrias, usando todos las conclusiones del informe M3 para los pronósticos económicos, la inversión y las decisiones de negocio. (…)

¿Intentará cambiar esta política y comprometerse a mantener el informe M3 y sus conclusiones disponibles y abiertas al público? ¿Cuál es la justificación y razonamiento detrás de la decisión de la Reserva Federal de esconder al público la información del M3?”
Bernanke: “La reserva Federal no esconderá los datos del M3 al público, sino que ya no los recogerá ni tratará esa información”. ¡Qué reconfortante!

Ciertamente, las reglas del juego habían cambiado de forma drástica, una vez más.
La Fed proporcionó, a partir del Nixon Shock -“Estados Unidos jamás habría podido vivir como lo ha hecho, por encima de sus posibilidades, jamás habría podido drenar tres cuartas partes del ahorro y la riqueza mundiales si no hubiera tenido la moneda de referencia en los mercados de capitales, del petróleo, de los metales y del comercio mundial”- y del fin del boom de los “treinta gloriosos”, el combustible necesario -con su recién estrenada “manguera” de riadas de dólares sin respaldo metálico- para el sostenimiento de la menguante tasa de ganancia facilitando la creación de nuevos nichos de rentabilidad para los anémicos capitales fuera de la languideciente esfera productiva. En palabras de Mercatante: “la respuesta está en la falta de oportunidades para sostener una acumulación rentable, a pesar de la recuperación de los niveles de ganancia gracias a la ofensiva sobre los trabajadores en todo el mundo. Esta mayor ganancia, gracias al formidable aumento de la explotación del trabajo, no ha sido utilizada para invertir. La masa creciente de ganancias no invertidas fue principalmente distribuida en forma de rentas financieras, y es allí donde se encuentra la fuente del proceso de financiarización”. Las recurrentes burbujas de activos, la consiguiente hegemonía del rentismo –aquellos que viven de ingresos no ganados- favorecido por el “efecto riqueza” de la revalorización de bienes inmobiliarios y la explosión de la deuda para paliar la menguante demanda “solvente” de los empobrecidos asalariados son las claves del nuevo armazón “postfordista” de la acumulación de capital.

Desde el año 2008, en el cénit de la crisis que se llevó por delante a toda la banca de inversión de Wall Street, la Fed ha llevado a cabo el mayor programa en la historia de crecimiento de la masa monetaria: 4 billones de dólares en la llamada -en la equívoca jerga del, aparentemente neutro y aséptico, lenguaje financiero- “flexibilización o expansión cuantitativa (QE)”.

Tamaña inundación de liquidez -creada de la nada en los registros contables de la “fábrica de dólares”- ha fluido desde los saneados y redivivos –toda la “morralla” procedente de la burbuja fue dadivosamente adquirida por el patrón a cambio de dinero “fresquito” salido de sus pantallas de ordenador- gigantes de la banca estadounidense hasta el mercado de acciones y bonos poniendo los cimientos de nuevas y redobladamente virulentas burbujas de activos. Como explica Marco Antonio Moreno: “Las políticas de los bancos centrales han disparado la inflación en los mercados de activos y esto es lo que hace subir los precios de las casas, los bonos y las acciones. Pero este es el juego de los ricos. La clase media sigue con un ingreso estancado y cada vez con menos acceso al mercado”. La gigantesca “manguera” de liquidez ha llevado al paroxismo la maquinaria especulativa de los casinos financieros sin que el -proclamado por los propagandistas neoliberales como el motivo central de la política de “relajación” monetaria- “goteo” hacia la economía productiva hiciera acto de presencia. La insólita contracción de la M3 de los años post-crack –reflejada, a falta de datos oficiales, por las estadísticas “en la sombra”-, a pesar de la masiva inyección de dinero fresco de la Fed en los maltrechos balances de los bancos, hubiera resuelto el misterio del llamado “credit crunch” (contracción del crédito; a saber, la atonía de la economía real en contraposición a la renovada exuberancia irracional de las finanzas): “Es decir, la banca ha reducido de forma drástica la concesión de créditos a empresas y familias, con la consiguiente destrucción de oferta monetaria. En concreto, el crédito privado ha caído cerca de un 25% en el último año y medio pese a que la Fed ha comprado más de 1 billón de dólares en hipotecas de “baja calidad” al aletargado sistema financiero”.

Magnífico el resumen que hace John Williams de las profundas implicaciones de las heterodoxas medidas: “el exceso de liquidez de la flexibilización cuantitativa ayuda a los mercados de acciones y a las burbujas inmobiliarias que son las que mantienen el simulacro de crecimiento económico gracias al efecto riqueza de la revalorización de los activos y a la extraordinaria expansión de la deuda”.
El agudo congresista Ron Paul, padrino intelectual de la tendencia “libertariana” del Tea Party –inspirada en los economistas de la escuela “austriaca” de economía, herederos de los ultraliberales Hayek y Friedman y furibundos enemigos de todo lo que huela a manipulación externa de los “sagrados” mercados libres– mostraba – en una interpelación al ufano chairman Bernanke en 2010- su estupor por los trucos del rey Midas de las finanzas: “ustedes crearon ese dinero de la nada (1,3 billones de dólares de la primera QE) para dárselo a los bancos al 0% que luego adquieren bonos del tesoro y hacen un buen negocio con ello. Parece algo mágico, excepto para los millones de ciudadanos que perdieron sus hipotecas y sus casas”. ¡Tantas soluciones de beatíficos equilibrios competitivos y monsergas de libre comercio, desregulación financiera y sesudos manuales de teoría económica sobre las expectativas racionales y la autorregulación de los mercados; pero cuando de altas finanzas se trata…!

El retrato que hace Michael Hudson del nuevo paradigma de las finanzas modernas propiciado por la política dispendiosa de la “criatura de Jekyll island”** es insuperable: “Los bancos prestan dinero principalmente para transferir la propiedad de bienes inmuebles. También prestan dinero a los especuladores corporativos. Prestan dinero para comprar activos. Pero no prestan dinero a las empresas para invertir en equipos y contratar a más trabajadores. Todo lo contrario. Cuando prestan dinero a los especuladores corporativos para hacerse con las empresas, los nuevos compradores subcontratan mano de obra, reducen el tamaño de la fuerza de trabajo y tratan de exprimirla. También tratan de apoderarse de sus fondos de pensiones”.

Para comprobarlo, sirva de botón de muestra final esta excelente descripción -referida al veloz aumento de los precios de los alquileres de viviendas en 2015, como consecuencia de la reactivación de la burbuja inmobiliaria en la ciudad de Barcelona- que ilustra empíricamente los “daños colaterales” que las políticas descritas provocan en la agudización del rentismo, la exacerbada desigualdad de ingresos y en el extremo deterioro que el neoliberalismo “descreador de vida” produce en las condiciones que determinan el bien común: “El sector inmobiliario en España está alborotado por la entrada masiva de dinero de los llamados fondos buitre y por la avalancha turística. Todo empezó hace años con la máquina de creación de dinero bancario que inició la Reserva Federal de los EE.UU con el Quantitative Easing y el tipo de interés a cero para los bancos. Ahora, “el bazooka monetario” lo tiene Mario Draghi, que desde el BCE dispara compras masivas de deuda empaquetada- titulizada – por valor de 80.000 millones de euros al mes, una deuda que los bancos europeos y españoles no paran de generar. Hay dinero “bancario” a raudales y los tipos de interés a largo plazo se desploman. La máquina para rentabilizar “los activos” necesita más combustible y las autoridades monetarias y políticas alimentan la avidez por el riesgo financiero para mantener artificialmente los precios de esos activos para que eviten una nueva caída de todo el tinglado financiero internacional. Pero todos sabemos quién sale beneficiado”.

Ni que decir tiene que, hasta la fecha, el occiso “testigo incómodo” de las innovadoras políticas monetarias de la todopoderosa “criatura de Jekyll Island” no ha resucitado.

*Los repos son préstamos a corto plazo, muchas veces overnight (plazo inferior a un día), hechos a empresas financieras que están asegurados con valores en posesión de la empresa prestataria. Son una fuente crítica de financiación para los negocios de comercio y préstamo de la banca de inversión.

* *La Isla de Jekyll existe y se encuentra en la costa de Georgia. Fue en ese lugar donde se planificó la creación de la Reserva Federal de Estados Unidos en 1910 mediante una reunión de los más prominentes banqueros del país llevada a cabo en el más alto secreto.

Blog del autor: trampantojosyembelecos

Categories: Attac Planet

Por qué la izquierda no puede alegrarse de la victoria Brexit

Sat, 02/07/2016 - 13:02

Pedro ChavesPúblico.es

Las varias y simultáneas crisis que la UE aborda entran ahora, con la victoria del Brexit en el Reino Unido, en un proceso de consecuencias imprevisibles. Quizá la evidencia más consistente en estos primeros momentos es que es imposible saber qué es lo que va a ocurrir en adelante. En primer lugar, porque el armazón jurídico previsto para estas contingencias es tan endeble como inútil: simplemente a nadie se le había ocurrido que un país pudiera querer salirse de la UE. Así es que si no es la seguridad jurídica la que nos asiste en momentos de turbulencia, menos podemos esperar de las columnas políticas de un edificio cuyas grietas son visibles y amenazan ruina.

El armazón institucional se resquebraja zaherido por el tsunami social provocado en los países del sur por las políticas de austeridad; por la consolidación de una gobernanza económica lejos de cualquier lógica democrática y por una gestión de la crisis humanitaria relacionada con los refugiados/as y personas migrantes a espaldas de los imaginados ideales que nos identifican; o que negocia tratados comerciales que implican un mazazo más al contrato social en el que Europa ha construido su singularidad tras la II Guerra Mundial; o, finalmente, unos dirigentes que se amparan tras el biombo de la UE para cubrir sus indecentes vergüenzas nacionales.

No puedo dejar de mencionar la responsabilidad que, por la actual situación, incumbe a la socialdemocracia europea: su compromiso no disimulado con las políticas de austeridad y su incapacidad para haber defendido otro modelo de integración le hacen, hoy, cómplice de la deriva caótica y peligrosa en la que se encuentra la UE.

La Unión Europea de estos días ha profundizado en las viejas divisiones que intentaba eludir: el norte y el sur divergen cada vez más en cualquiera de los indicadores económicos que se usen y el resultado de esa diferencia alimenta, por diferentes razones, la desafección de la ciudadanía respecto al proyecto de integración.

Para los vecinos del norte, se impone un “egoísmo del bienestar” que ve a la UE como una amenaza a sus altos estándares de protección social. Para los que vivimos en el sur la UE se ha convertido en una parte imprescindible de la lógica que ha impuesto desempleo, miseria y devastación en nuestros mermados y fragmentados estados del bienestar.

Pero tampoco la UE ha conseguido “europeizar” el centro y este de Europa. Al amparo de una cultura política autoritaria, jerarquizada y muy comunitaria, han crecido en esos países partidos políticos que han hecho del rechazo a la UE una razón de su existencia y éxito político y una nueva referencia identitaria.

Nada va bien en la UE y todo puede ir aún peor. La victoria del Brexit es una mala noticia adicional que alimenta las tendencias centrípetas en la UE y que consolida la visibilidad de la extrema derecha como alternativa a la crisis terminal de esta UE.

La izquierda radical  tenía ante sí un desafío mayúsculo: construir una propuesta creíble de alternativa a este modelo de integración supranacional. Básicamente, venían consolidándose dos perspectivas diferentes: la de aquellos/as que defienden la irreformabilidad de la UE y, por tanto, la necesidad de construir una propuesta alternativa al margen de esta realidad institucional; y la opinión de aquellos/as que defienden que, sin negar una buena parte de los argumentos más críticos sobre la UE, consideran que hay espacio para cambios desde dentro del actual proyecto que preparen el camino para un proceso constituyente en la UE.

Los puntos de encuentro de ambas perspectivas son significativos: la evaluación crítica del actual proceso de la UE; la necesidad de promover un proceso de acumulación de fuerzas para un proceso constituyente en la UE y la exigencia de articular una propuesta alternativa al actual modelo.

Pues bien, ambos supuestos necesitaban tiempo para hacer madurar las condiciones y generar ese proceso de acumulación de fuerzas virtuoso. En ese “interregno” la existencia de la UE ayudaba a mejorar la legitimidad y visibilidad de propuestas radicalmente democráticas y progresistas.

La victoria del Brexit nos ha recordado brutalmente el valor y significado del tiempo en política. En el actual contexto viviremos una agudización de las tendencias centrífugas en el seno de la UE y éstas pueden expresarse de varias formas. Pero se incrementará la presión para negociar situaciones singulares en función de las necesidades de cada país.

El protagonismo de este proceso de deconstrucción de la actual UE será protagonizado por partidos xenófobos y de extrema derecha en una buena parte de los países europeos. En la actualidad en 17 de los 28 países de la UE, la extrema derecha es el primer o segundo partido en intención de voto.

El repliegue sobre lo nacional, en estas condiciones, no mejora las expectativas de una propuesta de izquierdas basada en una nueva supranacionalidad y en un nuevo modelo de cooperación interregional.

Y, sin embargo, habrá que intentarlo. Objetivamente, el Brexit agudiza la situación constituyente del proceso de integración. Si era evidente que el referendo mismo cambiaba la naturaleza del proyecto europeo, la victoria del “nos vamos” hace más imprescindible que nunca la construcción de esa referencia alternativa y creíble. No se trata de afirmarse en una confianza tan ingenua como inexistente, sino de repensar nuestras urgencias políticas en un contexto que es hoy más adverso que ayer.

 

Profesor de Ciencia Política en la Universidad Carlos III de Madrid; investigador y activista en temas de participación democrática y Unión Europea. Miembro de EconoNuestra y comprometido políticamente desde IU y desde Izquierda Abierta con intentar cambiar, para mejor, nuestra sociedad. Para esta legislatura mi actividad profesional estará centrada en Bruxelles colaborando en tareas de asistencia parlamentaria con el grupo de la Izquierda Plural.

Blog de Pedro Cháves

Categories: Attac Planet

¡Libertad para Julian Assange!

Sat, 02/07/2016 - 09:00

Ignacio Ramonet – Consejo Científico de ATTAC España

Se acaban de cumplir cuatro años desde que, el 19 de junio de 2012, el ciberactivista australiano Julian Assange, paladín de la lucha por una información libre, se viera obligado a refugiarse, en Londres, en las oficinas de la Embajada de Ecuador. Este pequeño país latinoamericano tuvo el coraje de brindarle asilo diplomático cuando el fundador de WikiLeaks se hallaba perseguido y acosado por el Gobierno de Estados Unidos y de varios de sus aliados (el Reino Unido, Suecia). La Justicia sueca exige que Assange acuda a Estocolmo a presentar directamente su testimonio sobre las acusaciones de agresión sexual hechas por dos mujeres a las que él habría mentido sobre el uso de un preservativo.

Julian Assange rechaza estas acusaciones y sostiene que las relaciones con estas dos demandantes fueron consentidas, y afirma ser víctima de un complot organizado por Washington. El fundador de WikiLeaks se niega a ir a Suecia, a menos que la Justicia de ese país le garantice que no será extraditado a Estados Unidos, donde podría ser detenido, conducido ante un tribunal y, quizás, según sus abogados, condenado a pena de muerte por “delito de espionaje”.

En varias ocasiones, Assange también ha propuesto responder por videoconferencia a las preguntas de los encargados suecos de la investigación. Pero éstos han rechazado esa posibilidad, argumentando que él huyó de Suecia aunque sabía que había una investigación abierta contra él. El Tribunal Supremo sueco rechazó de nuevo, el 11 de mayo de 2015, su demanda de que fuera anulada la orden de detención que pesaba sobre él.

En realidad, el único crimen de Julian Assange es haber fundado WikiLeaks. En todas partes ha habido acalorados debates sobre si WikiLeaks hizo prosperar o no la causa de la libertad de prensa, si resulta bueno o malo para la democracia, si se debe o no censurar esta plataforma. Lo que es seguro es que el papel de WikiLeaks en la difusión de medio millón de informes secretos relativos a los abusos cometidos por militares en Afganistán y en Irak, y de unos 250.000 comunicados enviados por las Embajadas de Estados Unidos al Departamento de Estado, constituye “un hito en la historia del periodismo” que ha marcado un antes y un después. WikiLeaks fue creada en 2006 por un grupo de internautas anónimos, con Julian Assange como portavoz, y asumió la misión de recibir y hacer públicas filtraciones de información (leaks) garantizando la protección de las fuentes (1).

Recordemos las tres razones que, según Julian Assange, motivaron su creación. “La primera, la muerte a escala mundial de la sociedad civil. Rápidos flujos financieros por transferencias electrónicas de fondos que se mueven más rápido que la sanción política o moral, destrozando la sociedad civil a lo ancho del mundo. […] En este sentido, la sociedad civil está muerta, ya no existe, y hay una amplia clase de gente que lo sabe y está aprovechando que saben que está muerta para acumular riqueza y poder. La segunda […] es que hay un enorme y creciente Estado de seguridad oculto que se está extendiendo por el mundo, principalmente basado en Estados Unidos […] La tercera es que los medios de comunicación internacionales son un desastre, […] el entorno de los medios internacionales es tan malo y tan distorsionador que nos iría mejor si no hubiera ningún medio, ninguno”.

Assange aporta una visión radicalmente crítica del periodismo. En una entrevista llega incluso a afirmar que “dado el estado de impotencia del periodismo, me parecería ofensivo que me llamaran periodista. […] El mayor abuso fue la guerra [de Irak y de Afganistán] contada por los periodistas. Periodistas que participan en la creación de guerras a través de su falta de cuestionamiento, su falta de integridad y su cobarde peloteo a las fuentes gubernamentales”.

La filosofía de WikiLeaks se basa en un principio fundamental: los secretos existen para ser desvelados. Toda información oculta nace con vocación de ser revelada y puesta a disposición de los ciudadanos. Las democracias no deben ocultar nada; los dirigentes políticos, tampoco. Si las acciones públicas de estos últimos no son incompatibles con sus actuaciones públicas o privadas, las democracias no deberían temer la difusión de “información filtrada”. En este caso –y solo en este caso–, ello significaría que son moralmente ejemplares y que el modelo político que encarnan –juzgado como “el menos imperfecto de todos”– podría de verdad extenderse, sin obstáculo ético alguno, al conjunto del planeta. ¿Por qué tendrían que callarse los periodistas en una democracia cuando un responsable político afirma una cosa en público y la contraria en privado?

WikiLeaks ofrece a los internautas la posibilidad de hacer públicos, a través de su plataforma, grabaciones, vídeos o textos confidenciales sin indagar en cómo han sido obtenidos pero cuya autenticidad verifica. WikiLeaks vive de las donaciones de los internautas y de fundaciones y no acepta ayudas públicas ni publicidad. Un buen número de instancias públicas ha reconocido la utilidad de su trabajo. En 2008 recibió el Index on Censorship Award que otorga el semanal británico The Economist, y en 2009, Amnistía Internacional le concedió el premio al mejor “medio de comunicación nuevo” por haber sacado a la luz, en noviembre de 2008, un documento censurado relativo a un caso de malversación de fondos efectuado por el entorno del antiguo presidente de Kenia, Daniel Arap Moi.

Desde su creación, WikiLeaks ha sido un festín permanente de secretos, una auténtica fábrica de primicias. Ha difundido bastantes más revelaciones que muchos prestigiosos medios de comunicación en décadas… Entre los mayores escándalos que sacó a la luz destacan: los documentos que denunciaban las técnicas utilizadas por el banco privado suizo Julius Baer Group para facilitar la evasión fiscal; el manual de procedimiento penal del Ejército norteamericano en la base de Guantánamo; la lista de nombres, direcciones, números de teléfono y profesiones de los miembros del Partido Nacional Británico (BNP, de extrema derecha) en la que figuraban policías; la lista pormenorizada de correos electrónicos intercambiados con el exterior por las víctimas de los atentados del World Trade Center, el 11 de septiembre de 2001; los documentos que probaban el carácter fraudulento de la quiebra del banco islandés The New Kaupthing; los protocolos secretos de la Iglesia de la Cienciología; el historial de los correos personales enviados durante la campaña electoral por Sarah Palin, candidata republicana a la vicepresidencia de Estados Unidos, a John McCain desde su ordenador profesional (lo que la legislación estadounidense prohíbe); los expedientes del juicio del asesino Marc Dutroux, incluido el listado con los números de teléfono, cuentas bancarias y direcciones de todas las personas investigadas en este célebre caso de pedofilia; sin olvidar los recientes “Papeles de Panamá”, difundidos el pasado mes de abril.

Por todo eso, al igual que Edward Snowden y Chelsea Manning, Julian Assange forma parte de un nuevo grupo de disidentes políticos que luchan por un modo distinto de emancipación y son actualmente rastreados, perseguidos y hostigados no por regímenes autoritarios, sino por Estados que pretenden ser “democracias ejemplares”…

El pasado mes de febrero, el Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria de la Organización de Naciones Unidas (ONU), que depende del Comité de Derechos Humanos de la ONU, determinó que Julian Assange se encuentra “detenido arbitrariamente” tanto por el Reino Unido como por Suecia. Los expertos independientes internacionales también señalaron que tanto las autoridades suecas como las británicas deberían “poner fin a su detención” y “respetar su derecho a recibir una justa compensación”. Según ese jurado internacional, Julian Assange ha sido sometido a diferentes formas de privación de libertad: “detención inicial en la prisión de Wandsworth en Londres” en régimen de aislamiento, “seguida del arresto domiciliario y, después, del confinamiento en la Embajada de Ecuador”.

Aunque el pronunciamiento del Grupo de Expertos Internacionales de la ONU no es vinculante, supone una gran victoria moral en el campo de las relaciones públicas para Julian Assange al darle la razón en su larga lucha contra las arbitrariedades de las autoridades suecas y británicas.

A este respecto, el presidente ecuatoriano Rafael Correa informó que su Gobierno brinda asilo y protección al fundador de WikiLeaks porque “Assange carece de garantías de respeto a sus derechos humanos y a sus derechos en materia de Justicia”. Por su parte, el canciller ecuatoriano, Guillaume Long, declaró que Ecuador “mantiene preocupaciones legítimas sobre los derechos humanos de Assange” y que Quito considera que hay, contra Assange, algún tipo de “persecución política”, motivos por los cuales Ecuador le sigue otorgando asilo.

Para reclamar la libertad de Julian Assange, sus amigos de todo el mundo organizaron, entre el 19 y el 24 del pasado mes de junio, en varias capitales del planeta (2) (Atenas, Belgrado, Berlín, Bruselas, Buenos Aires, Madrid, Milán, Montevideo, Nápoles, Nueva York, Quito, París, Sarajevo), una serie de actos y conferencias con la participación de importantes personalidades y grandes intelectuales (Noam Chomsky, Edgar Morin, Slavoj Zizek, Arundhati Roy, Ken Loach, Yanis Varoufakis, Baltasar Garzón, Amy Goodman, Ignacio Escolar, Emir Sader, Eva Golinger, Evgeny Morozov).

En Quito (Ecuador), el simposio fue organizado por el Centro Internacional de Estudios Superiores de Comunicación para América Latina (CIESPAL) y contó con una intervención del propio Julian Assange a través de videoconferencia. Durante cinco días se debatieron temas como: El caso Assange a la luz del Derecho Internacional y los Derechos Humanos, Geopolítica y Luchas desde el Sur, Tecnopolítica y Ciberguerra y De los Pentagon Papers a los Panama Papers.

El académico español Francisco Sierra, director de CIESPAL, declaró: “Creemos que, en realidad, el problema de Julian Assange es ese: el de la libertad de información. Cuando no hay libertad de información, de movimiento ni de reunión, no hay derechos humanos. Y por tanto, el primer derecho, es el derecho a la comunicación, y hay que poner en evidencia que el caso Assange es un problema grave de derecho a la comunicación” (3).

Todos estos acontecimientos solidarios a lo largo y ancho de la geografía mundial se fijaron dos objetivos. En primer lugar: reivindicar los derechos que le han sido negados a Julian Assange, como la presunción de inocencia o la libertad de movimiento. Y en segundo lugar: recordar lo que representa WikiLeaks, es decir, el reto tan actual sobre la libertad de información y de comunicación en un mundo permanentemente vigilado.

(1) Véase Ignacio Ramonet, La Explosión del periodismo, Clave Intelectual, Madrid, 2011.

(2) www.freeassangenow.org

(3) http://www.andes.info.ec/es/noticias/cuatro-anos-libertad-negada-julian-assange-seran-tratados-evento-academico-ciespal.html

 

Le Monde diplomatique en español

Categories: Attac Planet

La deuda pública puede reducirse aunque haya déficit público

Sat, 02/07/2016 - 07:00

Eduardo Garzón Espinosa – Consejo Científico de ATTAC España

Cuando uno se pone a comprobar si el cuerpo de una persona está más proporcionado que el de otra no sirve fijarse exclusivamente en la cantidad de kilogramos que pesa cada una de ellas, sino que hay que mirar también cuánto miden. El cuerpo de una persona de 80 kilogramos no tiene por qué estar menos proporcionado que el de otra que pese 50 kilos, ya que la primera puede ser muchísimo más alta que la segunda.

Ocurre exactamente lo mismo cuando uno se pone a comprobar si un Estado está en mejor o peor situación de endeudamiento que otro. Estaremos todos de acuerdo en que, aunque el sector público de Estados Unidos tenga una deuda pública muchísimo más elevada que el sector público de Haití, no sería justo concluir que el primer Estado está en peor situación que el segundo en términos de endeudamiento. La razón estriba en que la economía de Estados Unidos es 2.000 veces más grande que la de Haití, por lo que es normal que su endeudamiento también sea mayor, ya que también es mayor su capacidad para pagar la deuda. Comparar montantes totales de deuda no nos es útil para saber qué Estado está en mejor situación (al igual que comparar pesos no nos es útil para saber qué cuerpo es más esbelto), sino que habrá que relativizar esas cantidades de deuda con la capacidad que cada uno de ellos tiene para ir pagando (al igual que se comparan los pesos de personas con la capacidad de cada cuerpo para distribuirlo por toda su altura).

La capacidad de pago de cada Estado depende del tamaño de su economía: cuanto más rica (grande) sea la economía, más capacidad de pago tendrá, y viceversa. En el mundo académico el tamaño de las economías se miden con el Producto Interior Bruto (PIB), y el indicador que se utiliza siempre para comparar países por su nivel de deuda es el de “Deuda pública sobre el PIB”. Este indicador, evidentemente, dependerá del nivel de deuda pública pero también del nivel del PIB, y ambas magnitudes cambian a lo largo del tiempo.

En el gráfico podemos ver cómo la deuda pública española (barra coloreada) no ha dejado de crecer en los tres últimos años. Esto es así porque el Estado español ha registrado durante todo ese tiempo déficit público, es decir, mayores gastos que ingresos, y por lo tanto ha necesitado endeudarse para cubrir ese diferencial.

Captura-de-pantalla-2016-06-28-a-las-11.11.52

A su vez, el PIB de la economía española (barra sin colorear) ha presentado otra tendencia: desde el primer trimestre de 2013 hasta el primero de 2014 se redujo, mientras que a partir de entonces comenzó a aumentar progresivamente hasta alcanzar a mediados de 2015 un ritmo de incremento bastante notable.

En consecuencia, el indicador que combina ambas variables, “Deuda pública sobre el PIB” (cifra situada sobre la barra), ha atravesado tres etapas: en los primeros trimestres analizados subió con fuerza (aumentaba mucho la deuda y el PIB caía), desde el segundo trimestre de 2014 este aumento se frenó (aumentaba mucho la deuda pero el PIB comenzó a crecer levemente), y desde el primer trimestre de 2015 comenzó a descender (aumentaba mucho la deuda pero el PIB creció a mayor ritmo que la deuda); pasando desde el 99,7% al 99,2% Y no olvidemos que este indicador es precisamente el que nos interesa para saber si un Estado tiene más o menos problemas de endeudamiento.

Utilizando el ejemplo de la proporcionalidad de los cuerpos y observando el gráfico tendríamos lo siguiente: el peso del cuerpo (barra coloreada) ha aumentado mucho a lo largo de todo el periodo, y mientras la altura (barra sin colorear) se redujo o se mantuvo, la proporción del cuerpo (cifra sobre la barra) empeoró; pero a partir del momento en el que la altura comenzó a aumentar a mayor ritmo que lo que lo hizo el peso, la proporción del cuerpo mejoró.

En definitiva, constatamos que a pesar de que la economía española no ha dejado de registrar déficits públicos y por lo tanto de incrementar su deuda pública en los últimos trimestres, a final de 2015 estaba en mejor situación en términos de endeudamiento que un año antes (y, según datos preliminares, en abril de 2016 la deuda pública sobre el PIB se ha situado en el 99,03%, por lo que continúa descendiendo). Esta afirmación puede resultar paradójica, pero no lo es en absoluto cuando se comprende que lo importante no es la cuantía total de deuda sino su relación con el tamaño de la economía y por lo tanto la capacidad de pago del Estado, al igual que lo importante para medir la proporción de un cuerpo no es la cuantía total de peso sino su relación con la altura de la persona y por lo tanto la capacidad de distribuirlo.

El Estado español lleva tiempo ganando bastante peso, pero en los últimos trimestres ha ganado la suficiente altura como para que no sólo no se le note, sino incluso para parecer un pelín más delgado.

Artículo publicado en el número 38 de La Marea

Categories: Attac Planet

Tratados comerciales con Canadá y EE UU

Fri, 01/07/2016 - 13:00

Pablo ElorduyDiagonal

Como un castillo de naipes, el efecto del referéndum del Brexit, ha hecho zozobrar el espacio sin democracia que es la Unión Europea. El temor a que las consultas ciudadanas no den los resultados previstos –como ya ocurrió en Francia y Holanda en 2005 e Irlanda en 2008– ha aumentado el nerviosismo entre los dirigentes de la UE. Entre las conversaciones del Consejo Europeo que se celebra este martes y miércoles, el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker ha lanzado otra bomba de relojería respecto a los tratados comerciales que se discuten actualmente a nivel continental.

Según fuentes diplomáticas Juncker insistió en esas reuniones en que el CETA, el tratado con Canadá, a falta de ratificación, no tiene que ser considerado un Acuerdo Mixto –lo que exigiría su aprobación por parte de los Parlamentos nacionales– sino un acuerdo de competencia exclusiva de la UE.

La portavoz de la Comisión, Annika Breidthardt, ha confirmado esta mañana que su oficina no considera el acuerdo con Canadá un tratado mixto, de competencia compartida entre las instituciones europeas y las estatales.

La Comisión Europea tiene previsto presentar su propuesta sobre la naturaleza jurídica del CETA el 5 de julio en la reunión del Colegio de Comisarios. Dicha propuesta sólo puede ser rechazada por unanimidad de los Estados miembros y, en caso de salir adelante, puede ser aprobada con una mayoría cualificada de los Estados miembros. Lo cual contradice los artículos 207 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea sobre política comercial común y 218, para la negociación y celebración de acuerdos entre la Unión y terceros países.

Muchos medios alemanes, entre ellos Handelsblatt, reseñan que Juncker encontrará la oposición del Gobierno de Angela Merkel, reacia a que los Tratados sigan su curso sin la ratificación de los distintos parlamentos nacionales. Tampoco se han hecho esperar las reacciones negativas de los Jefes de Estado de Austria y Luxemburgo.

Si sale adelante esta propuesta de la Comisión, los aspectos jurídicos del CETA serán discutidos en el Consejo informal de Comercio previsto para el 22-23 de septiembre en Bratislava, paso previo para su firma prevista en otoño. En esa misma reunión está previsto que se haga un balance de las negociaciones del TTIP.

Varios países, el último Austria, han puesto en duda que sus respectivos Gobiernos vayan a dar luz verde al CETA. Además, hay resoluciones de parlamentos nacionales en Francia, Holanda, Luxemburgo, Hungría exigiendo que sea mixto y no se autorice la aplicación provisional.

Para Tom Kucharz, de Ecologistas en Acción, la sospecha que surge es que podría tratarse de una “operación de chantaje sutil”. Así, cuando más presiona la Comisión Europea, los estados miembros pueden creer que la Comisión tiene argumentos sólidos para que el CETA sea se competencia exclusiva de la UE, explica Kucharz, “eso puede forzar a los Estados miembros a querer hacer un intercambio: la Comisión Europea define CETA como mixto y a cambio los Estados miembros aceptan en el Consejo Europeo la aplicación provisional, en contra de los criterios de varios países como Austria o Holanda cuyos parlamentos ya han exigido a sus gobiernos rechazar la aplicación provisional”. Así, el precio por la definición de “acuerdo mixto” sería la aplicación provisional. “Eso satisfaría a las mayorías neoliberales de los Estados miembros, incluyendo al Gobierno en funciones del PP en España”, explica Kucharz.

La aplicación provisional es muy peligrosa porque permitiría un cambio en los procesos legislativos eliminando competencias parlamentarias y gubernamentales y soberanía popular así como privatizando la justicia. Entre otros, serían posibles con el CETA las demandas de multinacionales contra Estados si deciden proteger la salud pública o el medioambiente o regular los bancos y el sistema financiero”, resume este activista ecologista.

En la agenda del presidente de la Comisión también está la aceleración de las negociaciones del TTIP, algo varadas por la creciente oposición social y política, las profundas contradicciones y diferencias en varios temas del acuerdo con EE UU, entre los países de la Unión, así como la imposibilidad de cerrar las negociaciones antes de que termine el mandato de Barack Obama en la Casa Blanca. La conclusión de la reunión del Consejo Europea es que las negociaciones del TTIP “deben continuar”.

Mientras se producía esta ofensiva por parte de la Comisión Europea, la sociedad civil europea ha seguido movilizándose para conseguir la retirada de los tratados. El 27 de junio, 240 organizaciones enviaron una carta al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, pidiéndole que se suspendan las negociaciones de los tratados y recordándole que más de 3,4 millones de personas en todo el continente han firmado una iniciativa ciudadana europea auto-organizada contra el TTIP y el CETA.

Categories: Attac Planet

10 gráficos sobre empleo que muestran que estamos peor que cuando Rajoy llegó al gobierno

Fri, 01/07/2016 - 09:00

Eduardo Garzón Espinosa – Consejo Científico de ATTAC España

El actual gobierno en funciones del PP suele hacer mucho hincapié en que en los últimos meses la economía española ha experimentado una notable creación de empleo. De lo que no hablan nunca es de que se ha creado prácticamente el mismo empleo que el que se destruyó desde la llegada de Rajoy al poder, quedándonos por lo tanto un saldo neutro, ni de la calidad del mismo (de peores condiciones que el destruido), ni tampoco de sus causas, que no son otras que las derivadas de un contexto internacional muy positivo (reducción de precio del petróleo, depreciación del euro, mejores condiciones de financiación gracias a la política del Banco Central Europeo y llegada masiva de turistas debido a los conflictos en el norte de África). Pero los datos no dejan lugar a dudas: teniendo en cuenta más factores relacionados con el empleo –y no únicamente el número de ocupados– estamos en plenas condiciones de afirmar que hoy día estamos peor que cuando el PP llegó al gobierno hace cuatro años. A continuación una buena muestra de ello.

1) Hoy día hay 612.000 personas activas (trabajadores + parados) menos que cuando Rajoy llegó al poder. La mayor parte de esta caída se debe a la pérdida de confianza en encontrar un empleo, y una menor parte a motivos demográficos (se jubilan muchas más personas de las que pasan a ser mayores de 15 años).

1

2) En la actualidad hay 123.400 trabajadores menos que cuando Rajoy llegó al poder (cuarto trimestre de 2011), aunque 264.500 más que en el primer trimestre de hace cuatro años.

2

3) Aunque, comparando con el mismo trimestre de hace 4 años hoy hay más empleo a nivel estatal, no ocurre lo mismo por regiones, habiendo creación de empleo en 10 autonomías y destrucción del mismo en 9 de ellas. Casualmente las regiones donde más empleo se ha creado ha sido en las que están más vinculadas con el turismo (Andalucía, Comunidad Valenciana, Islas Baleares, Canarias y Cataluña).

3

4) Hoy se realizan 8.204.800 horas de trabajo a la semana menos que hace cuatro años (primer trimestre de 2012). Éste es el verdadero indicador para reflejar si se está trabajando más o menos que antes, ya que hablar del número total de ocupados hace que se pierda de vista que muchos trabajan a tiempo parcial y no a jornada completa.

4

5) En la actualidad se realizan 5.979.300 horas extraordinarias a la semana, de las cuales el 56% no son pagadas (3.348.100). Hoy se hacen 241.300 horas extraordinarias más que cuando Rajoy llegó al poder, 158.000 no son pagadas. Si todas esas horas se trasladasen a nuevos empleos a tiempo completo hablaríamos de la generación de unos 171.000 puestos de trabajo. Si sólo lo hiciesen las horas no pagadas la creación de empleo sería de 96.000.

5

6) Del total de nuevos contratos cada mes, en torno al 35% son a tiempo parcial. Esto ha provocado que la proporción de contratos a tiempo parcial sobre el total de contratos haya aumentado mucho los últimos cuatro años, pasando de 14,1% a 15,7% (antes de 2008, esta proporción era inferior al 12%). Hoy hay 329.400 contratos a tiempo parcial más que hace 4 años, cuando había menos ocupados en total.

6

7) El 61,8% de todas las personas que trabajan a jornada de tiempo parcial desearían trabajar a tiempo completo, pero no pueden. Hace 4 años este porcentaje era del 56,9%. Antes de 2008, esta proporción rondaba el 33%.

7

8) Del total de nuevos contratos cada mes, en torno al 90-95% son temporales, cuando según nuestra propia ley, el contrato temporal debería ser la excepción. Esto ha provocado que hoy día el 25% de todos los asalariados tengan contratos temporales. Cuando Rajoy llegó al gobierno este porcentaje era del 23,5%.

8

9) En el primer trimestre de 2016 se firmaron 35.800 contratos de un día de duración. En algunos trimestres recientes se firmaron muchos más, como el segundo de 2014, que se llegaron a firmar 43.200. Antes de la llegada de Rajoy al gobierno, estos contratos nunca habían superado los 26.000 en un trimestre.

9

10) Hoy día el 18,1% de los trabajadores españoles están en riesgo de pobreza o exclusión social (indicador AROPE). Hace 4 años, ese porcentaje era del 14%.

10

 

Artículo publicado originalmente en La Marea el 20 de junio de 2016

Saque de Esquina

Categories: Attac Planet

“Quien tiene un problema ahora es Europa”

Fri, 01/07/2016 - 07:01

Entrevista a

Juan Torres - Consejo Científico de ATTAC España

Ana Requena Aguilar eldiario.es

El economista Juan Torres dice que el resultado del referéndum debería llevar a Europa a abrir un proceso de reflexión, aunque señala que las consecuencias económicas no serán tan graves como se anunciaron.

Asegura que no se puede afirmar que la austeridad es la causa de que la mayoría de votantes británicos se hayan decantado por el Brexit sino una más de las razones.

Torres cree que se volverá a la normalidad cuando quede clara la vía de acción que se va a tomar.

El economista Juan Torres.

El economista Juan Torres.

El economista Juan Torres, miembro del Consejo Científico de la organización ATTAC, autor, junto a Vicenç Navarro, de publicaciones como ‘Los amos del mundo. Las armas del terrorismo financiero’ y de la primera propuesta económica de Podemos, da algunas claves sobre el impacto del brexit.

¿Cómo valora el triunfo del brexit en el referéndum en Reino Unido, qué puede pasar ahora?

Reino Unido siempre ha establecido sus especificidades, ha sido el no saber gestionarlas lo que ha llevado a esta situación. Ahora hay tres posibilidades. Puede que haya un intento rápido de revertir la situación, como ha sucedido en otros casos, incluso con la convocatoria de otro referéndum, o que en las próximas elecciones haya quien se presente con la idea de hacer una nueva consulta. También puede que al final, después de estos dos años, todo quede en nada. Y hay una tercera posibilidad, que es que se produzca la salida y se abra un proceso de reflexión en la Unión Europea.

¿Qué efectos puede tener el resultado del referéndum en términos económicos?

Hay aún un proceso de dos años, queda tiempo. Va a haber unos primeros momentos de perturbación, de lío en las bolsas, que creo que se suavizarán. Volveremos a la normalidad en cuanto se consolide una vía de acción. Pero yo no veo que sea razonable pensar que se vayan a producir unos efectos tan dramáticos como se decía. Es normal que antes del referéndum se haya querido echar toda la leña al fuego pero francamente creo que no va a ser así. Hay que recomponer posiciones, pero esto no es de hoy para mañana, ahora hay dos años en los que hay que negociar. En función de eso veremos como termina. Es un proceso, no un trauma.

Dice que esto puede derivar en un proceso de reflexión en la Unión Europea, ¿en qué sentido?, ¿hasta qué punto las políticas de austeridad de los últimos años han influido en lo que ha sucedido?

Esta es una decisión muy compleja, ha habido muchas razones por las cuales se ha votado en contra. Decir que se ha querido salir de Europa por la austeridad no es así, también hay a quien le hubiera gustado que esa austeridad hubiera sido mayor. Otra cosa es que eso ha sido algo que también se haya tenido en cuenta. Es una suma de razones. Ahora, quien tiene un problema ahora, además del Gobierno de Reino Unido que se metió en un berenjenal, es Europa porque ha perdido un socio. Era una china en el zapato, pero Reino Unido era una potencia importante y que deje de ser tu socio es como para que Europa se mire en el espejo y reflexione. Es verdad también que desaparece una de las bridas más importantes que probablemente estaban frenando cambios más sociales en Europa.

Mi deseo es que Europa deje de ser el proyecto desagradable y poco atractivo que es. Conociendo un poco cómo está siendo gobernada y la falta de inteligencia y la servidumbre de los poderes europeos frente a las grandes corporaciones y a la burocracia uno tienen que escarbar mucho para encontrar esperanza. La torpeza y la insensatez y el fundamentalismo reaccionario de los dirigentes europeos es épico, no hay en el mundo un caso igual de empecinamiento.

Entonces dice que las consecuencias en términos económicos no son tan tremendas. ¿El desplome de las bolsas y especialmente de algunas empresas se debe solo a esos primeros momentos de perturbación de los que habla?

Son movimientos especulativos. Hoy día sabemos que las bolsas son los que son, casinos. Ahora están respondiendo a las apuestas y eso se va a notar durante un tiempo. Como va a haber incertidumbre, va a haber más inestabilidad, eso está claro. Pero en cuanto se vayan consolidando las líneas de desarrollo las cosas se irán encauzando. He oído a analistas decir que si Reino Unido salía iba a devaluar la libra y eso nos afectaría. Pero si a Reino Unido le interesara hacer eso ya puede hacerlo porque tiene soberanía monetaria. Le puede interesar dejar Europa pero ni a él ni a Europa les va a interesar dejarse de comprar y vender, por tanto llegarán a cuerdos que faciliten ese comercio. Ni los defensores ni los contrarios a la permanencia quieren acabar con el turismo británico en Europa o con el comercio bilateral, luego en estos dos años establecerán un mecanismo para que las cosas sigan siendo más o menos igual.

Ganas de escribir

Categories: Attac Planet

Hasta 69 de millones de niños pueden morir para 2030, alerta Unicef

Thu, 30/06/2016 - 13:03

EFEwww.publico.es

El documento ‘Estado Mundial de la Infancia’ indica que para 2030 a los niños en situación de vulnerabilidad les espera “pobreza, analfabetismo y muerte prematura”.

Hasta 69 de millones de niños pueden morir para 2030, alerta Unicef. EFE

Hasta 69 de millones de niños pueden morir para 2030, alerta Unicef. EFE

 Según las tendencias actuales, hasta 69 millones de niños menores de 5 años podrían morir para 2030 debido a causas evitables y 167 millones vivirán en la pobreza, según un informe publicado hoy por Unicef.

El documento Estado Mundial de la Infancia indica que para 2030, fecha límite para los objetivos de desarrollo sostenible de Naciones Unidas, a los niños en situación de vulnerabilidad les espera “pobreza, analfabetismo y muerte prematura”.

Además, la agencia de la ONU proyecta que para ese año 750 millones de mujeres se habrán casado siendo aún niñas.

Para evitar este futuro devastador, Unicef pidió que los líderes mundiales y los gobiernos de cada país se comprometan a poner el foco en los colectivos de niños más vulnerables y cambiar así esta situación.

“A pesar de los avances en las últimas décadas, un gran número de niños se ha quedado atrás, por lo que tenemos que mantener este progreso, pero centrándonos en los más desfavorecidos”, explicó en un encuentro con los medios de comunicación el director de programas de Unicef, Ted Chaiban.

Chaiban, que presentó las novedades del informe junto al director ejecutivo adjunto de Unicef Justin Forsyth, aseguró que sería “un error para nuestra sociedad” no prestar atención al colectivo de menores que sufren la peor cara de la desigualdad.

“Los niños más pobres tienen el doble de probabilidades que los más ricos de morir antes de cumplir cinco años y de sufrir desnutrición crónica”, señaló Unicef en la publicación.

Las zonas geográficas que más sufren esta brecha de desigualdad entre niños ricos y pobres son Asia meridional y África subsahariana, donde el acceso de los niños a la escuela primaria es inalcanzable para muchas familias.

De acuerdo con Unicef, en África subsahariana hay 247 millones de niños que viven en una “pobreza multidimensional”.

En esa región, dentro de la quinta parte más pobre de la población, casi el 60 % de los jóvenes de entre 20 y 24 años ha tenido menos de cuatro años de escolaridad.

El futuro de sus sociedades, en peligro

Si la situación no vira hacia un futuro más prometedor, Unicef proyecta que, para 2030, 9 de cada 10 niños vivirán en la pobreza extrema en África subsahariana, y más de la mitad de los niños en edad escolar primaria de esa zona no podrán siquiera acceder a la escuela.

“Instamos a los gobiernos nacionales que desarrollen planes gubernamentales para poner en primer lugar a los niños dejados atrás”, aseguró Justin Forsyth.

Por otro lado, esta situación de riesgo no solo “amenaza” el porvenir de los niños, sino que pone en peligro “el futuro de sus sociedades”, dijo en un comunicado el director ejecutivo de Unicef, Anthony Lake.

De acuerdo con la organización, cerca de 124 millones de niños no reciben hoy en día enseñanza primaria ni secundaria, y casi 2 de cada 5 alumnos que termina la escuela básica no ha aprendido a leer o escribir.

“Tenemos una opción: invertir ahora en estos niños o permitir que nuestro mundo sea aún más desigual y esté más dividido”, subrayó Lake.

Categories: Attac Planet

El Brexit como una consecuencia más de las políticas neoliberales de la UE

Thu, 30/06/2016 - 09:00

Tom Kucharz, Luis González Reyes y Luis Rico
Miembros de Ecologistas en Acción

Consideramos que la salida del Reino Unido de la Unión Europea (Brexit) es una consecuencia más de las políticas neoliberales dictadas desde las instituciones de la Unión Europea en Bruselas y Frankfurt. También es un indicador claro de la decadencia en el plano internacional de la UE y la fuerte crisis de legitimidad que ha creado.

No hay precedentes de ninguna población que se “haya marchado” de un proyecto de integración regional que consideraba que le beneficiase. El pueblo británico no es una excepción: la Unión Europea (UE) no le sirve porque le impone políticas neoliberales que le lesionan. Un régimen brutal de burocracia y autoritarismo, recortes sociales y xenofobia institucional, competitividad y la erosión de los derechos fundamentales. Estos aspectos han dado pábulo a las posiciones nacionalistas de derechas, xenófobas y machistas que han protagonizado la campaña.

La UE fue ideada por los poderes económicos y políticos dominantes, y está detrás de muchas de las políticas que han generado tremendos problemas económicos, sociales y ambientales: la privatización de servicios públicos, la liberalización del movimiento de capitales, el aumento del poder del sistema financiero, las burbujas inmobiliarias, los rescates bancarios, las deudas ilegitimas, el desmantelamiento de sectores productivos y de la agricultura familiar, la liberalización del sector energético dando lugar al oligopolio del sector eléctrico y a la pobreza energética, etc. Por sólo nombrar algunos.

Los Gobiernos británicos han participado activamente en esta construcción de la UE neoliberal. Asimismo, los partidos mayoritarios del Reino Unido han impulsado dichas políticas, como se detrae del papel de Leon Brittan y Peter Mandelson en la Comisión Europea o de La City en los procesos de liberalización de los servicios y mercados financieros. Por lo tanto, son corresponsables de esta situación.

Estas políticas han provocado el hartazgo de una gran parte de la población, pues han causado: desempleo, pobreza, desigualdades, exclusión social, precariedad, derrumbe de la calidad de servicios públicos, corrupción, despilfarro, mala calidad ambiental… Ha sido la clase humilde y trabajadora la que ha sufrido estas consecuencias, tanto dentro como fuera de la UE, frente al enriquecimiento astronómico de las fortunas financieras en La City. Es precisamente en estas circunstancias donde el populismo de ultraderecha encuentra el caldo de cultivo perfecto para crecer, promulgando el patriotismo y el odio hacia lo diferente.

El Brexit ha de entenderse dentro de este contexto y confirma que organizaciones y movimientos sociales, que llevan años denunciado a la UE, estaban en lo correcto. Quienes hemos movilizado contra las políticas comerciales, militaristas, migratorias o de exteriores de la UE hemos señalado regularmente que, para todas nuestras victorias, nunca hemos sido capaces de alterar la ideología básica de la UE que va por delante en el programa neoliberal. Y cuando la voluntad popular –con los referéndum en Francia y Holanda (2005) e Irlanda (2008)- estaba a punto de tener incidencia, las élites ignoraron la democracia e impusieron el Tratado de Lisboa.

Por ello, frente a las voces que reclaman que “Europa es la solución”, consideramos que la UE es realmente parte del problema. Incluso aquellas personas que defienden la UE reconocen que ahora –con el golpe de estado financiero contra Grecia, el crímen de lesa humanidad contra las personas refugiados y el Brexit- se enfrenta a una profunda crisis de legitimidad. Sin ir más lejos, las elites europeas muestran su rostro “humanitario” al centrar su preocupación por el Brexit en la caída de los mercados financieros, mientras miles de refugiados/as e inmigrantes mueren en las fronteras exteriores de la UE o viven en condiciones infrahumanas.

El Brexit muestra que del territorio europeo requiere una transformación social y política. Frente a la agenda de la derecha que ha marcado la campaña sobre el referéndum del Brexit, tenemos que construir un nuevo internacionalismo basado en valores feministas, democráticos, solidarios y de justicia social y ambiental. Herramientas como el Plan B para Europa pueden ayudar a conseguirlo. Necesitamos un proyecto de integración que de primacía a los derechos de las personas y regule el capital transnacional, y que defiende la libre circulación de los migrantes no sólo en Europa, sino también de fuera de ella.

En esta línea es imprescindible parar las negociaciones del Tratado transatlántico de comercio e inversión (TTIP) entre la Unión Europea y los Estados Unidos, así como impedir la firma al tratado entre la UE y Canadá (CETA), una especie de globo sonda del TTIP. Porque la política tiene que servir a la gente y no a los intereses de las multinacionales y mercados financieros.

Del mismo modo, es imprescindible desmarcarse y oponerse a los argumentos xenófobos e insolidarios que ha esgrimido el nacionalismo inglés a favor de la salida del Reino Unido de la UE.

Como respuesta a la extrema derecha, la UE debería poner en marcha vías legales y seguras que hagan frente a la dramática situación que estamos viviendo en el mar Mediterráneo, que ha ocasionado la muerte de miles de personas ante la impasividad de los gobiernos europeos. Exigimos el fin del acuerdo de la vergüenza entre la UE y Turquía y de cualquier externalización de la gestión de nuestras fronteras, el cierre de los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIEs) y rutas seguras, con medidas concretas y urgentes de acceso seguro al Estado español, como la búsqueda, el rescate y el tratamiento de las solicitudes de asilo que se realicen en Terceros Países, mediante la posibilidad de solicitar asilo en las Embajadas, y la concesión de visados humanitarios, de reagrupación familiar, de estudios, de trabajo y de reasentamiento.

Categories: Attac Planet