Skip navigation

Attac Planet

Coca-Cola, Nestlé y Pepsi, entre las cinco empresas que más contaminan el planeta, según Greenpeace

News from Attac Spain - Dom, 27/10/2019 - 11:48

 

  • La ONG elabora una lista de las principales compañías responsables de la producción de millones de toneladas de plásticos desechables
  • Más de 70.000 personas voluntarias de todo el mundo han llevado a cabo limpiezas de playas y ríos y han recolectado casi medio millón de objetos de plástico

infoLibre

 

Las cinco marcas más contaminantes, según Greenpeace.

Las cinco marcas más contaminantes, según Greenpeace.

Greenpeace.

Por segundo año consecutivo, Coca-Cola, Nestlé y Pepsi-Co encabezan la lista de empresas que más contaminan el planeta con sus plásticos, según la organización ecologista Greenpeace.

En el mes de septiembre, más de 70.000 personas voluntarias de todo el mundo han estado realizando limpiezas de playas y ríos, auditando las marcas de los residuos que encontraban para identificar a las 10 empresas responsables de esta crisis a escala global. En total, se han recolectado casi medio millón de objetos de plástico gracias a las 484 limpiezas que se han llevado a cabo en más de 50 países.

Ante esta situación, desde Greenpeace cuestionan la utilidad de la acción individual dentro de un marco en el que las principales responsables de la producción de millones de toneladas de plásticos desechables son las grandes empresas.

De acuerdo con la organización, Coca-Cola, Nestlé y Pepsi-Co ”han intentado hacer un lavado de cara ecológico” ofreciendo falsas soluciones como el reciclaje, que, pese a su importancia, no puede ser la única medida que se adopte. “En sus manos está cambiar la situación de raíz, y para ello tienen que reducir drásticamente su producción de plásticos de un solo uso, que tenemos minutos en nuestras manos y tardan cientos de años en degradarse”, afirman.

El listado de las cinco marcas más contaminantes lo completan Mondelēz, un conglomerado multinacional estadounidense, y Unilever, empresa multinacional británico-neerlandesa.

Categorías: Attac Planet

Emergencia tributaria internacional

News from Attac Spain - Sáb, 26/10/2019 - 10:38

José Antonio Ocampo – Presidente de la Comisión Independiente para la Reforma de la Fiscalidad Corporativa Internacional (ICRICT)

eldiario.es

Hong Kong, la ciudad con el alquiler de oficinas más caro del mundo
EFE

Frente a la indignación que existe en el mundo por los bajos o nulos impuestos que pagan algunas de las multinacionales más grandes del mundo, el Grupo de los 20 designó hace unos años a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) para que diseñara alternativas orientadas a poner fin a estos abusos. Como respuesta, esta semana la OCDE presentó propuestas para un nuevo sistema tributario internacional que podría imponerse al mundo en las próximas décadas.

El problema es realmente serio. En Estados Unidos, por ejemplo, 60 de las 500 empresas más grandes, incluyendo Amazon, Netflix y General Motors, no pagaron impuestos en 2018, pese a una ganancia conjunta de 79.000 millones de dólares, porque el sistema actual les permite hacerlo, y además, de manera totalmente legal.

 Lo hacen a través de esquemas complejos, desarrollados por ejércitos de abogados, pero el principio es muy simple. Juegan con su red de filiales para declarar los beneficios en las jurisdicciones donde tienen las menores tasas de tributación. De esta manera, asignan pérdidas allí donde los impuestos son relativamente altos, aunque estos países sean aquellos donde la empresa realiza la mayor parte de sus actividades, para declarar las utilidades en jurisdicciones donde los impuestos son más bajos o incluso nulos, aún si la empresa ni siquiera tiene clientes allí.

Como resultado, cada año, los países en desarrollo pierden al menos 100.000 millones de dólares, escondidos por las empresas en paraísos tributarios. A escala mundial, así se desvía el 40% de los beneficios extranjeros de las multinacionales, según los cálculos del economista Gabriel Zucman.

Con la acelerada digitalización de las economías, las cantidades que se desvían han aumentado constantemente, tal como lo han resaltado el Fondo Monetario Internacional, la OCDE y la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD). La acción está en cabeza de la OCDE, que a principios de 2019 comenzó a estructurar propuestas para que las multinacionales dejen de declarar sus beneficios en las filiales de su elección.

Tras décadas de inacción, el proceso de cambio podría ser muy rápido: después de la publicación, hace unos pocos días, de su primera propuesta en este campo, la organización hará una final en 2020. Después de esa fecha, será prácticamente imposible influir en el proceso de reforma.

Por ello hay que levantar la señal de alarma para los países en desarrollo. Ya no pueden decir que no tienen voz en el proceso. La OCDE les ha ofrecido un lugar en la mesa de negociaciones mediante la creación de un grupo llamado el “marco inclusivo“. Con 134 miembros, esta es la arena donde se decidirá el sistema tributario mundial del mañana.

Desafortunadamente, pese a su nombre, no jugamos en igualdad de condiciones en este “marco inclusivo”. Los países ricos tienen más recursos humanos, políticos y financieros para hacer que sus opiniones prevalezcan. Como sedes de las grandes multinacionales, son también más sensibles a sus presiones. De ahí la importancia de propuestas impulsadas por el conjunto de países en desarrollo que participan en las negociaciones.

La propuesta de reforma de la OCDE se basa en dos “pilares”. El primero es establecer claramente dónde se generan las utilidades de las empresas para propósitos tributarios. Para el ICRICT, la comisión de reforma tributaria internacional que presido, la opción optima sería considerar que la multinacional es una empresa única, cuyas utilidades totales deberían ser gravadas en los lugares donde opera según criterios objetivos y no manipulables, como empleo, ventas, recursos naturales utilizados y usuarios digitales.

En este campo, sin embargo, las propuestas de la OCDE no son suficiente ambiciosas ni equitativas, como lo explicamos en nuestro último informe. La parte de las utilidades que se redistribuiría internacionalmente se limitaría a la parte denominada “residual” de los beneficios totales de las multinacionales. Peor aún, este principio solo se aplicaría a multinacionales muy grandes y la asignación de estos beneficios dependería únicamente del volumen de ventas, excluyendo el empleo u otros factores que favorecerían a los países en desarrollo.

El segundo pilar es la introducción de una tasa efectiva mínima de impuesto de renta a las sociedades a nivel mundial. Algunos países en desarrollo parecen ver esto como un peligro: temen que, al abandonar la posibilidad de usar incentivos tributarios, ya no puedan atraer inversión extranjera. La evidencia de que estos incentivos atraen inversión es debatible, de acuerdo con investigaciones del FMI. Aún más importante, si la comunidad internacional se pusiera de acuerdo en un tipo suficientemente elevado (y desde ICRICT estamos a favor de que sea al menos del 25%, la tasa promedio vigente en los países desarrollados), se pondría fin a la carrera a la baja que estamos presenciando, cuyos únicos ganadores son las multinacionales. Esto permitiría, por una parte, eliminar la razón de ser de los paraísos tributarios, pero también garantizar que todos los Estados tengan acceso a recursos esenciales para su desarrollo.

A falta de un consenso internacional, algunos países han optado por encontrar soluciones parciales. Este es el caso de Francia, que gravará el 3% en la facturación de determinados servicios digitales. Otros, como México, están considerando la posibilidad de obligar a plataformas como Uber o Netflix a pagar el IVA sobre los servicios prestados en su territorio. Si bien es una buena iniciativa hacer tributar rentas que ahora se escapan, es imposible compartimentar la economía digital y tomarla como único objetivo de la reforma, ya que cada vez son más las empresas que utilizan las tecnologías digitales como parte de sus actividades comerciales.

Es hora de que los países en desarrollo se movilicen. Aumentar sus recursos fiscales es la única manera de mejorar el acceso a la salud, la educación, la igualdad de género o la lucha contra el cambio climático. Si los jefes de Estado y los ministros de Hacienda de estos países siguen subestimando la importancia de estos debates, pronto se verán obligados a aceptar un nuevo sistema tributario internacional que no les conviene. Los ganadores seguirán siendo los mismos, y entonces será demasiado tarde para protestar.

Categorías: Attac Planet

Democracia y violencia

News from Attac Spain - Vie, 25/10/2019 - 10:36

Andres Piqueras
publico

El Estado moderno se crea como la instancia privilegiada de acumulación del capital y por tanto como su agente político fundamental.

La sociedad mercantil terminó por generar una forma particular de organización del trabajo social que hoy parece “natural”: los productores desposeídos de medios de vida propios y por tanto obligados a trabajar para otros. Esto implicó la conversión de los humanos en “fuerza de trabajo”, una especial mercancía que se compra y se vende en un mercado también muy particular: el mercado laboral. En adelante, la ganancia de quienes acaparan los medios de producción dependería de la explotación del trabajo de quienes se ven forzados a asalarizarse. Circunstancia que en sí misma entraña un antagonismo intrínseco entre explotadores y explotados. El nacimiento del capitalismo parte de esa violencia concreta de una ínfima parte de la sociedad sobre la inmensa mayoría de ella. Es decir, la violencia es elemento constitutivo de esta sociedad.

El Estado monopolizó la violencia en nombre del capital. Así fue ejerciendo la violencia de las leyes que impedían salirse de una determinada localidad, para que la recién creada “fuerza de trabajo” no pudiera moverse con libertad y esquivar el trabajo fabril. Violencia de las leyes de pobres para obligarles a trabajar, y por la misma razón violencia de la supresión de las ayudas sociales a partir de 1834 (Inglaterra). Un trabajo que las leyes permitían que superara las 16 horas diarias, durante 6 y a veces 7 días por semana.

Mismas leyes que, en lógica, también impedían la reunión, la asociación, la manifestación, la huelga…

La violencia, asimismo, fue la base de la colonización y arrasamiento de territorios de otros, multiplicando los procesos de desposesión por todo el planeta, destruyendo formas de vida, culturas y pueblos enteros. A sangre y fuego. Con centenares de millones de muertos.

En Europa, la resistencia que ocasionaban esas relaciones antagónicas de violencia, fue incitando a agruparse y a luchar a millones de personas. Todos los logros de nuestras sociedades se alcanzaron contra las leyes establecidas por el Estado en cuanto que “capitalista colectivo”.

Cuando las luchas se hicieron organizadas y masivas, es decir, fuertes, el capitalismo recurrió a su expresión más salvaje para someterlas: el fascismo. También a la Guerra o a la amenaza de ella. Hizo guerras entre Estados, guerras de exterminio, guerras coloniales, guerras comerciales, guerras imperialistas e inter-imperialistas (a algunas de estas últimas las llamaron “guerras mundiales”).

Fijémonos en que, en las dos últimas décadas, por ejemplo, el Estado español ha contribuido a bombardear Yugoslavia, Irak y Libia; ha colaborado, haciendo vergonzoso seguidismo de EE.UU., en el despiadado asedio a Venezuela, como antes lo hizo contra Cuba, e incluso se ha sumado a la idiota violencia económica contra Rusia, en detrimento de los intereses de los sectores agrícola y comercial propios. Sumisión auto-lesionadora que, para más inri, EE.UU. paga luego poniendo aranceles a los productos europeo-españoles.

Desde que cobra cuerpo la fase neoliberal del capitalismo, se multiplican e intensifican las manifestaciones brutales de violencia de la clase capitalista y de su instrumento de poder: el Estado. Porque violencia es saltarse a la torera los artículos constitucionales de carácter social. Porque violencia es convertir el mercado laboral en un estercolero, en donde cada contrato es una humillación de la población trabajadora. Violencia es que haya millones de personas desempleadas y hogares donde no entra un solo sueldo. Violencia es tener a casi el 30% de la población en riesgo de pobreza, y a casi la mitad con problemas para llegar a fin de mes. Violencia es haber llegado a desahuciar más de 500 familias al día, y que de nuevo millones de hogares no puedan cubrir los gastos energéticos imprescindibles.

Pero violencia es también que las oligarquías no paguen impuestos para mantener los servicios públicos y evadan y defrauden a mansalva. Violencia es que mientras se tiene casi la mayor tasa de pobreza infantil de Europa, los 20 españoles más ricos ganen más de 1.700.000$ por hora. A escala mundial estamos ante la mayor desigualdad jamás alcanzada por la humanidad: el 1% de la población mundial cuenta con más activos que el 50%.

Nunca he visto a nuestros representantes políticos “constitucionalistas” condenar estas violencias. Antes bien, y como con recochineo, nos quieren hacer creer que las mismas, y las desigualdades que acarrean, son compatibles con la Democracia.

La ilusión democrática en el capitalismo consistió en la igualdad y libertad de decisión formales, mientras que se mantenían profundas desigualdades estructurales. A partir de confundir lo formal con lo real es que la clase capitalista o sus delegados políticos, nos pueden hablar hoy de “igualdad” con una siniestra sonrisa.

La “ilusión democrática” ha sido más o menos aceptada o creíble mientras fue de la mano de un crecimiento económico que permitió servicios básicos, la mejora de las condiciones de vida y el movimiento en la escala social mediante el poder adquisitivo. La “ilusión democrática” se instaló como cultura: ésta era la única forma posible de entender la democracia. El Estado se encargaba de proporcionar la dimensión socio-emocional e ideológica, para producir vínculos afectivos o de complicidad entre él mismo, los individuos y el capital.

Pero hoy que el sistema capitalista da muestras evidentes de vejez y genera más crisis que crecimiento, los Estados cada vez pueden ofrecer menos a sus poblaciones. Más bien las deparan desempleo y empleo basura, deterioro galopante de los servicios, nuevas generaciones sin futuro, destrucción ambiental, empobrecimiento de las grandes mayorías, militarización y guerras. Mientras, las familias, léase las mujeres, se tienen que reventar trabajando para atender todo lo que el mercado laboral expulsa o no cubre con sus ridículos salarios, todo lo que el Estado va dejando de proporcionar. Eso también es violencia.

Como advierten los académicos franceses, Dardot y Laval, la democracia de esta fase del capitalismo, post-neoliberal, tiende progresivamente a vaciarse para pasar a no ser más que la envoltura ideológica de un gobierno de guerra social. La ley se ha convertido en el instrumento privilegiado de la lucha contra la democracia, con lo que la democracia se vacía de su sustancia sin que se suprima formalmente. Lo que quiere decir, a la postre, que se utiliza a la democracia para erradicar todo atisbo de democracia.

Una vez que la democracia deviene antidemocrática, entonces sí, los fascistas también se hacen demócratas. Ahí está Vox para demostrarlo. En España, a todos los que jamás condenaron el franquismo, como el PP, y se sienten a gusto cogobernando con falangistas, como Ciudadanos, se les empezó a llenar la boca de democracia.

También nos hablan de “igualdad” ante de la ley, cuando defienden un rey irresponsable ante ella, con una hermana absuelta de cargos por gracia divina. Nos proclaman la “independencia” del poder judicial mientras los principales partidos políticos se pegan por poner a “sus” jueces, a dedo. Mismos jueces que absuelven luego a los partidos de sus corrupciones, como bien saben en la calle Génova.

Una vez que la democracia se ha hecho antidemocrática, entonces ya se puede empezar a acusar de “violentos” a quienes se oponen a todo ello y sancionar penalmente cualquier manifestación popular, artística o laboral en virtud de alguna nueva tipificación jurídica incorporada como Mordaza Social. Y los poderosos o sus representantes comienzan a repetir toda la retahíla: “dentro de la ley todo, fuera de la ley nada”; “siempre dentro del marco de la ley” o “el imperio de la ley”. Y el delito de odio, que se hizo para proteger minorías sociales, de repente se aplica a quien se mete con la policía. Y por supuesto, jamás te dejarán ejercer un voto que pueda transformar este estado de cosas. ¿Referéndum para ejercer el derecho de autodeterminación?: ilegal. ¿Protección contra desahucios?: ilegal. ¿Denunciar, como hizo Assange, espionajes, oscuras manipulaciones políticas, intervenciones en países ajenos y masacres?: ilegal. ¿Revelar la identidad de los evasores fiscales?: ilegal ¿Nacionalizar la Banca y las empresas?: sólo para rescatarlas con el dinero de todos y luego a privatizarlas otra vez.

Repitamos, en suma: todos los avances sociales se han conseguido primero contra las leyes del capital, y una vez realizadas ciertas conquistas, yendo más allá de ellas. Y eso no se ha hecho, no se hace, sin dolor ni enfrentamiento. Sin fuerza social.

Pero nuestras neo-izquierdas (Syriza, Cinco Estrellas, France Insoumise, Podemos-IU, Más España, Partidos Verdes…) interiorizan la “ilusión democrática” y nos invitan a lograr grandes cambios sin fuerza, sin ningún costo, sólo votando o saliendo a las calles con globos. Con ello contribuyen también a ocultar el antagonismo intrínseco, la violencia estructural de la sociedad del capital.

Categorías: Attac Planet

Declaración Firmada por la Sociedad Civil: EXIGIMOS UNA POLÍTICA LIBRE DE COMBUSTIBLES FÓSILES

News from Attac Spain - Jue, 24/10/2019 - 22:59

Estimados/as políticos,

Estamos ante una emergencia climática creada por la industria fósil. Exigimos una política libre de combustibles fósiles.

Las comunidades ya están sufriendo los impactos del caos climático, con tormentas, sequías e incendios récord, que afectan especialmente al Sur global. Nuestros derechos a la vida, a la salud, a la alimentación y a un nivel de vida adecuado están en riesgo, mientras que unos pocos privilegiados viven una vida de lujo.

Más de dos tercios de las emisiones de gases de efecto invernadero producidas por la actividad humana provienen de una sola fuente: la industria fósil. Para evitar el colapso climático global, la gran mayoría de las reservas de gas, petróleo y carbón de estas compañías deben permanecer bajo tierra. Necesitamos medidas urgentes a gran escala para deshacernos de los combustibles fósiles y transitar hacia energías 100% renovables, priorizando a las personas trabajadoras y las comunidades.

La industria de los combustibles fósiles es uno de los sectores más lucrativos de la historia: solo Shell, BP y ExxonMobil se embolsaron casi 55 mil millones de dólares en 2018.

La industria ha contaminado durante décadas nuestra política para proteger sus ganancias. Las compañías de combustibles fósiles han tratado implacablemente de negar la ciencia y retrasar, debilitar y sabotear la acción climática, a pesar de saber que sus negocios contribuyen al calentamiento del planeta y destruyen comunidades a lo largo de la cadena de suministro. Su modelo de negocio está matando nuestro presente y futuro.

Los gobiernos del mundo se comprometieron en el Acuerdo Climático de París a mantener el calentamiento global por debajo de 1,5 grados. Pero desde que se firmó, las cinco grandes corporaciones de combustibles fósiles (Shell, BP, ExxonMobil, Total y Chevron) han gastado $ mil millones en hacer lobby y publicidad para socavar este objetivo.

Estas tácticas de cabildeo corporativo han sido devastadoramente efectivas: los gobiernos de la UE y Europa continúan estableciendo límites de emisión y objetivos de generación de energía renovable inadecuados, animándonos a consumir combustibles fósiles, subsidiando nuevos gasoductos y plantas de carbón y promoviendo falsas soluciones.

Esto termina aquí. Millones de jóvenes han salido a las calles, uniendo fuerzas con otras personas alrededor del mundo para exigir justicia climática y un futuro libre de combustibles fósiles. Ya no podemos permitir que la industria fósil se involucre en la toma de decisiones democráticas si queremos detener el caos climático, arreglar nuestro sistema energético y proteger a las personas y al planeta.

El único camino a seguir es garantizar que la política climática y energética se lleve a cabo completamente bajo el interés público. Al igual que las restricciones existentes sobre los lobbies en la industria tabacalera, necesitamos un cortafuegos que proteja nuestras instituciones democráticas y responsables de la toma de decisiones de la interferencia generada por la industria fósil: no más reuniones privadas de lobby, asociaciones o colaboraciones.

Necesitamos una política libre de combustibles fósiles, antes de que sea demasiado tarde.

 

Hacemos un llamamiento a nuestras instituciones políticas para que defiendan una política libre de combustibles fósiles:

  1. Instituir un cortafuegos para poner fin al acceso de la industria fósil en la toma de decisiones: que no haya reuniones de lobby; ni acepten sillas en los órganos de expertos y asesores en las empresas de la industria; que no se permitan representación ni presencia en los organismos gubernamentales de investigación.

  2. Evitar conflictos de intereses de políticos: que no haya puertas giratorias entre los cargos públicos y la industria fósil; que no se ocupen cargos ni puestos de trabajo en la industria; y que tampoco se contraten consultores de la industria.

  3. Poner fin al trato preferencial de la industria fósil: que no participe en las negociaciones climáticas; tampoco de las delegaciones gubernamentales en negociaciones internacionales o misiones comerciales; no más subsidios o incentivos para actividades relacionadas con los combustibles fósiles.

  4. Rechazar asociaciones con la industria fósil: que no se establezcan patrocinios ni colaboraciones; que no se compartan plataformas con representantes de la industria; que no se organicen ni asistan a eventos de la industria; tampoco se acepten donaciones a partidos ni candidatos.

Esta campaña fue lanzada por: CORPORATE EUROPE OBSERVATORY; FOOD & WATER EUROPE; FRIENDS OF THE EARTH EUROPE y GREENPEACE, a la que nos hemos sumado casi 200 organizaciones entre las que se encuentra ATTAC España.

Categorías: Attac Planet

Juego sucio

News from Attac Spain - Jue, 24/10/2019 - 22:35
Entre 2013 y 2018 la cantidad de dinero que se ha jugado al azar ha pasado de 5.600 millones a 17.300. Un incremento del 210 por ciento ¡en tan sólo seis años! EMILIO DE LA PEÑA ctxt  Manolo Finish.</p>

Establecimiento de apuestas, en Villalba estación, en la Comunidad de Madrid. Foto: Manolo Finish.

Ya está abierto El Taller de CTXT, el local para nuestra comunidad lectora, en el barrio de Chamberí (C/ Juan de Austria, 30). Pásate y disfruta de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y eventos culturales de toda índole. Si te haces socia/o en este enlace, tendrás descuentos de hasta el 50% en todas las actividades.

La condición de persona socialmente vulnerable es conocida. Abarca a aquellos que están más expuestos: tienen dificultades para encontrar empleo. En el caso de que trabajen, pueden ser despedidos fácilmente o están afectados por la llamada pobreza laboral. En estos casos, la mayoría son jóvenes. Pero también son vulnerables los que no pueden hacer frente a todas sus necesidades para vivir dignamente. Es lo que se encuadra en la llamada carencia de vida material. El bajo nivel de formación es igualmente un rasgo de vulnerabilidad: sólo podrá acceder a los empleos menos cualificados y peor remunerados, pero además tendrá menos armas para defenderse de los abusos o trampas mediáticas que se encuentre en su camino.

Las personas en esta situación constituyen el mejor nicho de mercado para el negocio del juego, y especialmente de las apuestas. Su actividad se ha disparado de forma espectacular en los últimos años. Supone ya una amenaza social. El peligro no es igual para todos. Acecha sobre todo a los más vulnerables. Un estudio de la Dirección General de Ordenación del Juego, realizado en 2015, indica que sufren mayor riesgo los jugadores que están en paro: “cuanto mayor es la gravedad de la patología (relacionada con el juego) mayor es el porcentaje de personas desempleadas”.  A su vez, entre los que tienen ingresos bajos, el riesgo, los problemas o las patologías son mayores que entre los que disponen de ingresos altos. El 60 por ciento de los jugadores online son jóvenes de entre 18 y 35 años. Otra investigación del citado organismo oficial indica que es entre los jóvenes de clase social baja o media baja donde la vinculación al juego es más grave y requiere ayuda social. Las mujeres juegan mucho menos: sólo el 15 por ciento del total, pero, entre las que lo hacen, un número significativo son de edad avanzada, viven solas y tienen un nivel económico medio bajo o bajo. El estudio detecta en ellas una vinculación grave con el juego.

UN SEGMENTO CLAVE DE LA PROGRAMACIÓN DE TELEVISIÓN Y RADIO, COMO ES EL DEPORTE, ESTÁ FINANCIADO CASI EN EXCLUSIVA POR UN ÚNICO SECTOR, EL DE LAS APUESTAS

Yo, por mi parte, hago la siguiente comprobación. Busco en Internet: Casas de apuestas en el distrito de Tetuán, Madrid. Es una zona de clase media baja. Encuentro 18 locales de juego. Todos situados en la zona de menor renta, el lado derecho del distrito. Busco después: Casas de apuestas en el distrito de Salamanca, también de Madrid. Es el segundo de mayor renta de la capital. En extensión y habitantes es similar al anterior. Encuentro tan sólo tres locales de juego. Sigo: localizo las salas de apuestas en Usera, el distrito de menor renta de la ciudad. Encuentro 10 locales. Esto puede dar una idea de dónde está el negocio de sacar el dinero a la gente mediante el juego de azar. Entre 2016 y 2019, el número de estos locales ha aumentado en España un 27 por ciento, hasta alcanzar los 3.150, en mayor porcentaje situados en los barrios más pobres. El pasado 6 de octubre, por primera vez una manifestación de vecinos exigía en Madrid, en Tetuán precisamente, medidas contra lo que consideran una lacra social: el juego y en concreto el más extendido, las apuestas.

El fenómeno es tan nuevo como descontrolado. Existe un organismo público, ya lo he dicho, la Dirección General de Ordenación del Juego, que todo lo apunta, dotado de una extensa reglamentación, que casi todo lo permite bajo un lema que indica cuál es su respuesta a la alarma que suscita: “Jugar Bien. Jugar con responsabilidad”. Mientras, las cifras que ofrece son escalofriantes. Entre 2013 y 2018 la cantidad de dinero que se ha jugado al azar ha pasado de 5.600 millones a 17.300. Un incremento del 210 por ciento ¡en tan sólo seis años! La explosión ha venido por dos vías: el juego online, que representa el 80 por ciento, y las apuestas en las salas, con un aumento del juego igualmente espectacular. En 2017 recibieron un 1,6 millones de visitas, que, entre luces de colores intermitentes y pantallas gigantes de televisión, se dejaron 1.700 millones de euros. Hoy esas cifras habrán aumentado sensiblemente.

 

 

Acceder a una casa de juego o apostar online es fácil. Basta ser mayor de edad e identificarse. Esto debe ser sólo teórico, como el consumo de alcohol. El estudio oficial antes citado señala que cerca del 36 por ciento de los consultados dijeron que habían comenzado a jugar antes de los 18 años. Uno se gasta el dinero por necesidad, por ostentación o por ocio, pero no lo tira alegremente si no padece algún trastorno o es seducido impunemente. Como escribía George Simenon en una novela del comisario Maigret, sobre el hampa, “para que la gente juegue, es necesario estimularla”. Esta es la principal tarea de las empresas dedicadas al negocio del juego. No lo hacen solas. Sin la colaboración de otros no podrían. Son impulsores activos del escalofriante aumento del juego las televisiones y las grandes cadenas de radio, los clubes de fútbol profesional o personajes públicos como actores y futbolistas de élite. No lo hacen porque sí, sino a cambio de recibir suculentas cantidades de dinero.

Las televisiones inundan sus emisiones de anuncios incitando a la audiencia a apostar. De hecho, la publicidad en las retransmisiones deportivas, especialmente los partidos de fútbol, es casi en su totalidad de las grandes empresas de juego. Lo mismo ocurre con los programas deportivos de las cadenas de radio. En las páginas web ocurre otro tanto. El sector del juego se gastó 170 millones de euros en publicidad en 2018, un 150 por ciento más que en 2013. El fuerte crecimiento el año pasado es tal que representó a su vez un 62 por ciento más que en 2017. De tal manera que un segmento clave de la programación de televisión y radio, como es el deporte, está financiado casi en exclusiva por un único sector, el de las apuestas. Se añade así al pernicioso fomento de una actividad que puede ser peligrosa, según los estudios del propio organismo que regula el juego, otro peligro para las televisiones y radios: la excesiva concentración de sus ingresos publicitarios en un sector. Una dependencia que cualquier gestor empresarial consideraría un disparate.

Pero los anuncios durante los partidos de fútbol no se limitan a convencer al espectador para que apueste. En muchos casos les incitan a jugar en cada gol, cada vez que cambia el resultado o en el intermedio. Si un espectador de televisión o radio es seducido por un anuncio para que compre un coche, deberá esperar para consumar su deseo. Desde la tele o la radio no le trasladan a casa el vehículo. En cambio, en las apuestas la seducción es inmediata sin moverse del sofá. Basta con coger el móvil y gastarte el dinero. Para empezar, puedes hacerlo incluso si no lo tienes: las empresas ofrecen bonos para que te animes. El año pasado se gastaron 116 millones en esos bonos anzuelo: “para que la gente juegue, es necesario estimularla”.

Los otros colaboradores necesarios del tinglado son los clubes de fútbol. Estos se prestan gustosamente a colaborar en las apuestas a cambio de recibir dinero. Siete equipos de primera llevan en sus camisetas publicidad de alguna marca de apuestas. Y de los 20 que componen la competición, 19 están promocionados por empresas del juego:

– La española Codere, cuya bandera enarbola el Real Madrid. La empresa tiene en su equipo a dos exministros del PP, Pío Cabanillas, consejero de la entidad, y Rafael Catalá, recientemente contratado como asesor. Tendrá como misión mediar con todas las formaciones políticas para establecer un marco jurídico que no perjudique a la empresa, según informa La Vanguardia. Ya estuvo como secretario del Consejo entre 2005 y 2011.

– La británica Bet 365, que patrocina nada menos que a siete equipos: Athletic de Bilbao, Villarreal, Betis, Valladolid, Español, Celta de Vigo y Eibar. Es conocido que Bet 365 donó 113.000 euros al Partido Laborista, cuando estaba en el Gobierno, en tiempos de Gordon Brown, coincidiendo con la autorización para emitir publicidad del juego en televisión.

– El Barcelona está patrocinado desde esta temporada por 1xBet, compañía de apuestas de origen ruso con sede en un paraíso fiscal, Caraçao. Antes lo estuvo por Bet fair.

– Betway es patrocinador del Leganés y el Alavés. Esta casa de apuestas de origen británico está radicada en Malta, país de baja tributación. Tiene un acuerdo con la Federación de deportistas profesionales en Gran Bretaña. Y contrata a numerosos deportistas ingleses como embajadores de la marca.

– Bwin patrocina al Atlético de Madrid y al Valencia. Es una compañía de origen austriaco que opera entre otros lugares en Gibraltar, paraíso fiscal. Marathonbet, de origen ruso, extendida en el Reino Unido, es patrocinadora del Sevilla. Kirolbet, empresa vasca, de Osasuna. La francesa Winamax, recién llegada a España, patrocina al Granada. Y la manchesteriana Betfred al Mallorca.  En patrocinios, las empresas de juego gastaron el año pasado más de 14 millones de euros.

Solo un club se ha negado a ser patrocinado por una empresa de juego: la Real Sociedad. Sus socios y accionistas lo rechazaron en una consulta, en la que el 86 por ciento dijo no a esta práctica.

Mientras se habla de juego limpio, la policía detecta juego sucio detrás del mundo de las apuestas. Este año ha detenido a jugadores y responsables de equipos por amañar partidos en la llamada Operación Oikos. El móvil eran las apuestas. No es el primer caso.

Hay otro colaborador necesario, más que eso, imprescindible: el Gobierno. Es el que regula de forma laxa el negocio peligroso para sectores vulnerables.  El que permite su publicidad avasalladora regulada por las propias empresas de apuestas y los medios de comunicación, mediante una comisión de autocontrol. Es decir, son los anunciantes y los medios los que dicen si la publicidad es adecuada o no. La prueba de la permisividad de tal comisión con la publicidad es que de los 1.158 anuncios que revisaron en 2018, al 81 por ciento le dieron el visto bueno. Sólo desaconsejaron la difusión de 16 anuncios. A la vista de la publicidad que se emite, cómo será el contenido de los rechazados.

Los locales de apuestas están regulados, por llamarlo de alguna manera, por los gobiernos de las comunidades autónomas. La desmedida proliferación de estos y su ubicación, a veces aglomerada y mayoritariamente en barrios deprimidos o de menor renta, da una idea de la indecente permisividad de las autoridades en favor del negocio.

El acuerdo presupuestario entre el Gobierno de Sánchez y Unidas Podemos de 2018, ya en vía muerta, establecía la prohibición de la publicidad del juego en televisión y radio, al equipararla con la del tabaco. El defensor del pueblo se pronunció en el mismo sentido. El PSOE lo hizo en su programa electoral. El programa de Unidas Podemos añade a ello aumentar sus impuestos y prohibir que los locales de apuestas abran antes de las diez de la noche.

El Estado ingresó el año pasado por el impuesto sobre el juego 46 millones de euros, las comunidades autónomas, 150 millones. Cantidades pequeñas si se considera la recaudación completa. No es posible pensar que ese dinero aliente al fisco a seguir permitiendo una práctica tan abusiva de ese negocio. Debe de haber algo más para mantener el tinglado. Quizá lo relatado aquí ofrezca algunas pistas.

Categorías: Attac Planet

Europäische Kampagne "Menschenrechte schützen – Konzernklagen stoppen!" gestartet

News fo Attac Germany - Lun, 28/01/2019 - 16:48
Über 150 NGOs fordern Rückzug aus Investitionsschutzabkommen
Categorías: Attac Planet

Französische Gelbwesten: Ausdruck von Wut und tiefer Enttäuschung

News fo Attac Germany - Lun, 28/01/2019 - 16:48
Projektgruppe Europa von Attac Deutschland ruft zur Solidarität auf
Categorías: Attac Planet

Selbsternannte Elite in Davos setzt weiter auf Quadratur des Kreises

News fo Attac Germany - Lun, 28/01/2019 - 16:48
Konkurrenz und Wachstum sollen richten, was sie angerichtet haben
Categorías: Attac Planet

"Wir haben es satt!": Agrarwende-Demo am 19. Januar in Berlin

News fo Attac Germany - Lun, 28/01/2019 - 16:48
Attac-Demoblock "Diese Wirtschaft kostet Leben. Menschenrechte durchsetzbar machen!"
Categorías: Attac Planet

160 Organisationen warnen vor Verschärfung der EU-Dienstleistungsrichtlinie

News fo Attac Germany - Lun, 28/01/2019 - 16:48
Demokratische Handlungsspielräume der Kommunen bedroht
Categorías: Attac Planet

Jörg-Huffschmid-Preis 2019 ausgeschrieben

News fo Attac Germany - Lun, 28/01/2019 - 16:48
Bewerbungen bis 1. April möglich
Categorías: Attac Planet

Soli: Attac fordert Integration in Einkommensteuertarif

News fo Attac Germany - Lun, 28/01/2019 - 16:48
Abschaffung käme nur Wohlhabenden und Reichen zugute
Categorías: Attac Planet

Nein zu Rassismus, sozialer Spaltung und Umweltzerstörung!

News fo Attac Germany - Mar, 22/01/2019 - 10:02
Attac unterstützt Protest gegen die Europaversammlung der AfD in Riesa
Categorías: Attac Planet

20 Jahre Euro: Zeit das Mandat der EZB auszuweiten

News fo Attac Germany - Mar, 22/01/2019 - 10:02
Europäische Geldpolitik muss Mensch und Umwelt dienen
Categorías: Attac Planet

Attac verurteilt Verbotsdrohung gegen Rote Hilfe

News fo Attac Germany - Lun, 21/01/2019 - 09:56
Versuch, kritische Stimmen zum Schweigen zu bringen
Categorías: Attac Planet

COP24: Nur Bruch mit dem Wachstumsdogma kann menschliches Überleben sichern

News fo Attac Germany - Mié, 16/01/2019 - 09:16
Deutschland braucht sofortigen Kohleausstieg und Verkehrswende
Categorías: Attac Planet

Cum-Ex: Justiz verfolgt kritische Journalisten im Auftrag der Steuerräuber

News fo Attac Germany - Mar, 15/01/2019 - 09:06
Attac fordert Whistleblower-Gesetz, das Aufklärer schützt
Categorías: Attac Planet

EU-Japan-Handelsabkommen (JEFTA) nicht ratifizieren!

News fo Attac Germany - Jue, 10/01/2019 - 08:35
Diskussion und Abstimmung im EU-Parlament
Categorías: Attac Planet

Mehr als 10.000 bei Demos gegen neue Polizeigesetze

News fo Attac Germany - Mié, 09/01/2019 - 14:28
Attac-Block mit Nikolaus als Gefährder
Categorías: Attac Planet

70 Jahre Menschenrechte: Konzerne endlich in die Pflicht nehmen!

News fo Attac Germany - Mar, 08/01/2019 - 08:20
Appelle an Unternehmen reichen nicht
Categorías: Attac Planet