Skip navigation

News from Attac Spain

Distribuir contenido
Justicia económica global
Actualizado: hace 1 hora 20 mins

De transición en transición y tiro porque me toca

Vie, 03/06/2016 - 09:00

Carlos Martínez García - Consejo Científico de ATTAC España

Muchas y muchos afirman que estamos ante una segunda transición. Seguramente, pero por ahora todo apunta a que se trata tan solo de un recambio generacional en las cúpulas políticas. La generación del rey, se dijo entonces,(por el joven Borbón) la generación del rey es ahora. El general Perón habló de los descamisados, ahora vemos en las instituciones a personas sin corbata, incluso con la moda importada de los EE.UU de ir en camiseta y “pantalones vaqueros”, pero deseamos que todo sea mucho más y vaya a más, más allá de un cambio de “look” y de formas, porque en los métodos de selección de listas electorales, todo huele a naftalina en estas elecciones.

Los actores protagonistas están cambiando. Pero no el sistema. La primera transición tuvo una excusa para ceder y fue la salida de la clandestinidad y la democracia formal, por fin. Con una legitimidad apoyada en la implementación del estado del bienestar que el PSOE de Gonzalez afianzó, creó, gracias también a las luchas obreras y sindicales y a una clase obrera combativa y concienciada, pero harta de sufrir y con deseos de legar algo mejor a sus hijos. Algo mejor… Y sus hijos mejoraron y tuvieron becas para ir a la Universidad, pero sus nietos y nietas están otra vez, emigrando, paradas o de “nuevos” jornaleros y jornaleras, precariado le llaman ahora, los que creen ser clase media.

El PSOE llega a la transición, tras haber derrotado al viejo dirigente Rodolfo LLopis, veterano caballerista (partidario de las tesis de socialismo de clase e izquierdista y autosuficiente de Largo Caballero), que mantuvo la fidelidad a la República y a la lucha de clases. Moderado, pero duro a la vez y tal como decían entonces, trasnochado, pues no quería un PSOE acomodado y que a cambio de una cuantas prebendas, destruyera el legado del socialismo antifranquista y republicano. LLopis fue vencido, pero incluso a pesar de eso, el programa del Congreso de Suresnes estaba a la izquierda del que sostenía PCE de la época. Incluso a su izquierda estaba el del primer congreso semi-legal del interior el XXVII, con un programa socialista y pro-republicano. De hecho el PSOE fue gracias en parte a la fracción de izquierdas de Gomez LLorente el último partido institucional en proponer, con poca fuerza, pero proponer la República durante la elaboración de la Constitución de 1978 a diferencia del PCE, insisto que abrazó la monarquía.

Pero Felipe Gonzalez tenía el compromiso con muchos poderes establecidos y coronados, también ante los EE.UU y la Europa Liberal, de hacer transitar el PSOE hacia la socialdemocracia primero y hacia el socioliberalismo con los hechos. De someter al PSOE a la razón de estado, como afirma Ildefonso Martinez. Hecho este que consagra en el Congreso XXVIII y medio o extraordinario, tras haber sufrido una derrota por parte de los sectores marxistas del partido, viéndose obligado a dimitir, temporalmente.

Cuando el PSOE aupado por el pueblo y la clase obrera alcanza la victoria más contundente que jamás ha obtenido la izquierda y las clases populares en 1982, frustra la gran esperanza de cambio y abusa de la esperanza desatada. Fue una ilusión. Fue una decepción.

Por eso el socialismo democrático, que no ya el PSOE, el socialismo democrático que personas socialistas y en partidos que se llaman socialistas sustentan, ha de volver a ser acompañante de quienes no quieren que se frustre la posible segunda transición, como poco. Ruptura del sistema e instauración democrática diría yo.

Ahora también hay excusas para atemperar nuestras exigencias: acabar con el poder de un PP corrupto y autoritario. Cambiar leyes represivas y “modificar” la Constitución. Acabar con la austeridad, al menos la austeridad tan bestia que Alemania y la Unión Europea más la Troika o cuadriga imponen y hacerla más suave, negociando con los verdugos y los tenedores de la deuda.

Regeneración, más justicia y más libertad. Más. Solo más. Acabar con la corrupción, es muy importante, decisivo. Pero solo es un aspecto del cambio.

Nuevamente se deja en el tintero lo fundamental, el régimen. El rey. El poder oligárquico de una burguesía bancaria todo poderosa, con la que hay que negociar, con la que ya se negocia. Una embajada de los EE.UU a la que hay que tranquilizar y se le tranquiliza, con un nuevo, ahora no toca lo de la OTAN.

Claro, se puede decir que lo del rey, no es fundamental. La República puede ser burguesa y… Pero se calla que la Monarquía es la clave de bóveda del poder empresarial, bancario y de grandes fortunas. Ya no hay corte de aristócratas, no, ahora la hay de representantes del IBEX, altos directivos y viejos y nuevos oligarcas. No estamos hablando de una forma de jefatura de estado, estamos hablando de la cúspide simbólica del poder real y auténtico, que no es el Gobierno de turno, sino los poderosos de siempre, junto a los que ostentan la soberanía del estado español -actualmente se puede decir, que representados por Alemania y los EE.UU-  Los grandes capitales transnacionales.

Por eso se debe hablar claro, muy claro y siendo consciente de la situación advertir que tal y como ya se dijo en el 15M hay que constituir un poder popular deconstituyente. Sin proceso deconstituyente, no puede haber proceso constituyente. Ahora ya no es ese el escenario. No lo es, por más que se disimule entre unas y otras.

Las personas vinculadas al pensamiento crítico, el altermundismo y el socialismo, tenemos la obligación de advertir y siendo fieles a nosotras mismas que si queremos cambiar el sistema, hemos de salir a las calles y escribir sin pasión, con verdad. Las que como Bernie Sanders denunciamos que el poder del dinero, de la bolsa, de los banqueros y grandes inversores, sigue siendo el poder, hurtando la democracia a la mayoría. Es la deuda de la transición, que debemos pagar a las clases trabajadoras, populares al “precariado” a la nueva clase obrera, que no sabe que lo es, todavía. Decir la verdad, organizarnos y rescatar el socialismo para la gente.

Para hacer un gobierno de izquierdas, hace falta un programa de izquierdas. Decir la verdad y sobre todo estar preparados ante la continuación de la crisis y el repunte de la crisis financiera, así como el chantaje que vamos a sufrir del Banco Central Europeo, el FMI y las grandes transnacionales, con sus capitales móviles y sin control.

Lo importante no son las listas electorales, aunque es de vital importancia que en las mismas figuren personas capaces, honradas, políticamente preparadas y conocedoras de lo que se vive en las calles, de lo que siente en los barrios, los centros de trabajo, las colas del paro y en los pueblos. Pero el programa es fundamental y mucho nos tememos que estamos ante programas de aliño. Por eso hay que ver lo que ofrecen y se comprometen todas las fuerzas políticas, incluidas las que han sido apartadas de las listas. Para muchos de nosotros y nosotras es la hora de la política y es la hora de construir el sujeto político del socialismo, la República y la justicia fiscal global. Yo diría con más precisión, es la hora de la democracia, de conquistar la democracia y exigir el reparto.

Carlos Martínez es politólogo

Categorías: Attac Planet

La Renta Básica vista por Varoufakis, algunas encuestas, el referéndum suizo del 5 de junio y comentarios sobre una crítica tosca

Vie, 03/06/2016 - 07:00

Daniel Raventós / Julie Wark - sinpermiso

ensorplusLas noticias directa e indirectamente relacionadas con la Renta Básica, una asignación monetaria incondicional a toda la población, se están reproduciendo aceleradamente en las últimas semanas. Vamos a referirnos solamente a tres de estas noticias.Empecemos por la conferencia en defensa de la RB que realizó Yanis Varoufakis en Zurich el pasado 5 de mayo.  Varoufakis es un economista de una indudable competencia que, desde su participación en el primer gobierno de Syriza y por su oposición a las imposiciones austeritarias de la troika contra la mayoría de la población no rica, multiplicó su ya notable difusión mediática. Así que una opinión sobre política económica o sobre algún aspecto teórico de la economía que escribe o manifiesta Varoufakis tiene una repercusión nada desdeñable.En esta conferencia, el economista griego defendió que está muy extendida la idea de que la riqueza es creada en la esfera privada y después generosamente distribuida en la esfera pública. La realidad, según defendió,  es la opuesta. Continuó sobre lo ya expuesto en una conversación con Noam Chomsky en abril, en la cual el veterano activista estadounidense mostró que los más radicales descubrimientos médicos son solamente posibles a causa de las investigaciones financiadas por dinero público, algo, por cierto, en lo que ha investigado Mariana Mazzucato, que ha desmitificado la fábula de los grandes emprendedores privados tecnológicamente innovadores [1]. Las grandes corporaciones transnacionales, dada su posición monopólica u oligopólica, saquean recursos a la sociedad obteniendo sin ninguna justificación económica y ya no digamos con algún tipo de justicia, rentas oligopólicas y rentas tecnológicas. Grabar fiscalmente a tipos muy altos estas rentas sería algo de elemental justicia, pero no vale la pena gastar espacio aquí sobre la evidente y alejada voluntad de hacer tal cosa por parte de la mayor parte de gobiernos.

Además, las robotizaciones y automatizaciones de muchos puestos de trabajo, como viene siendo repetido por distintos estudios e investigaciones, no quedarán compensados por nuevos puestos de trabajo debidos a estas mismas nuevas tecnologías robóticas y a algoritmos de inteligencia artificial. ¿Pleno empleo? Varoufakis no se hizo ninguna esperanza con el pleno empleo. Aún admitiendo que algún día llegue este pleno empleo, por ponerlo en palabras amables, ¿no sería racional, además de necesario, garantizar la existencia material de toda la población mientras llega este hipotético objetivo? Las vidas no son muy largas… Varoufakis mencionó que la RB podría ser una especie de dividendo social y no una subvención. Una idea que es heredera del gran republicano Thomas Paine, uno de los padres fundadores de los Estados Unidos, que ya en el siglo XVIII abogaba por una especie de renta básica justificada en el producto de la Tierra, que debía ser compartido entre todos sus habitantes. No por caridad, insistía, sino por justicia. En el siglo XXI la “nueva” Tierra que genera riqueza y cuyos frutos deben ser redistribuidos es el acervo tecnológico y de conocimiento acumulado durante generaciones gracias sobre todo al gasto público y que permite incrementar continuamente la productividad del sistema.

Varoufakis se refirió también muy competentemente a aspectos normativos como cuando afirmó que “la libertad en acción requiere de una RB”. Pero también hizo alguna mención de pasada a algunas claves de una indudable importancia para entender el mundo económico en el que vivimos: “es ilusoria la separación entre mercado y estado, no hay mercado si no hay estado”. Efectivamente, no existe mercado que no esté configurado políticamente. No se trata tanto de las “mayores” o “menores” regulaciones de los mercados, se trata de regulaciones en beneficio de unos o de otros. En plata: favorables a los ricos o favorables a la mayoría de la población. Esto es exactamente lo que quiere decir “configuración política de los mercados”. La RB permitiría poder rechazar determinados empleos porque “el derecho a rechazar un empleo es esencial para un mercado laboral que funcione bien (…) Para tener este derecho, debe existir esta opción.” Es la idea a la que varios autores se han referido y que puede ser resumida como el incremento del poder de negociación de la clase trabajadora que supondría una RB.

Otra noticia especialmente interesante es la encuesta que realizó en el pasado mes de abril el instituto de investigación de mercado Dalia Research. El periódico Spiegel informaba que “El 64% de la ciudadanía europea votaría a favor en un referéndum para implantar una RB. Solo el 24% estaría seguro de que votaría en contra o probablemente en contra.” Se trata de la mayor encuesta sobre la RB realizada hasta hoy en Europa: más de 10.000 ciudadanos de los 28 estados miembros de la UE. Más interesante: los resultados de esta encuesta revelan una gran correlación entre conocimiento de la propuesta y apoyo. Cuanto más conocida es, más apoyo recibe.

Los 6 principales estados de la UE superaban muy ampliamente un “hipotético sí”, según este detalle: Reino de España 71%, Italia, Alemania, Polonia y el Reino Unido superan el 60%, y Francia, el de menor aceptación de estos 6 estados europeos, un 58%. Los datos del Reino de España coinciden de una manera espectacular con otra encuesta realizada en el mes de julio de 2015 en Cataluña por la empresa GESOP en donde se realizaron 1.600 entrevistas telefónicas (con un error muestral del ±  2,5% y un nivel de confianza del 95,5%) y en donde el 72% estaba de acuerdo con la pregunta:

“La renta básica es un ingreso de 650 euros mensuales que recibiría toda la población como derecho de ciudadanía, que sería financiada mediante una reforma fiscal y que supondría una redistribución de la renta del 20% de la gente más rica al resto de la población. ¿Estaría más bien de acuerdo o más bien en desacuerdo que se implantara en nuestro país?”

Y para más coincidencia el 4% de las personas que trabajaban en un empleo remunerado respondían en la encuesta europea que en caso de cobrarla dejarían de trabajar, frente a un 2,9% en la encuesta catalana (y precisamente los que cobraban los salarios más miserables: lo que es una muestra de la capacidad, como han venido insistiendo también distintas autoras y autores que tiene esta propuesta de aumentar la libertad de buena parte de la población, especialmente de la más vulnerable).

Es interesante volver a insistir que el grado de coincidencia en los resultados entre el Reino de España y Cataluña son más bien espectaculares tratándose de dos estudios completamente independientes de Dalia Research y de GESOP.

Y la tercera noticia que queríamos destacar: el  próximo 5 de junio Suiza realizará un referéndum para saber si la población está a favor o en contra de la implantación de una RB en el país alpino. Se propone una RB de unos 2.500 euros mensuales para las personas adultas y 625 para los menores. Después de conseguir 126.000 firmas válidas, la ciudadanía votará a favor o en contra de este texto:

“La Constitución se modifica como sigue: Art. 110 bis (nuevo) renta básica incondicional.
La Confederación velará por el establecimiento de una renta básica incondicional.
La renta básica debería permitir a toda la población poder llevar una vida digna y participar en la vida pública.
La ley reglamentará la financiación y el importe de la renta básica.”

En una encuesta realizada en Suiza, mostraba que solamente un 2% dejaría de trabajar (remuneradamente) si se implantase una RB.

Las previsiones de los resultados del referéndum suizo del próximo 5 de junio son inciertas si bien ahora mismo va ganando el “no”. Las presiones de la banca, de la patronal y de determinados políticos y medios de comunicación son muy grandes para evitar el triunfo del “sí”. Pero los organizadores del referéndum ya han obtenido una gran victoria: esta iniciativa ciudadana ha conseguido abrir un debate a nivel nacional sobre el valor del trabajo (no solamente el remunerado), su relación con la acumulación de la riqueza, el consumismo, la desigualdad, la inseguridad, la clase de sociedad que desea la gente y el derecho a vivir con dignidad.

Estas tres noticias sobre la RB, de carácter muy diferente entre sí, son un ejemplo de que esta propuesta, especialmente cuando ya se han experimentado las consecuencias de las políticas económicas impuestas con motivo de la gran crisis económica que explotó en 2008, está siendo tomada cada vez más en serio por una parte creciente de la ciudadanía como una posibilidad real y racional de garantizar materialmente la existencia de toda la población. En palabras de uno de los organizadores del referéndum suizo, en caso de que ganase el “sí”: “todos los habitantes de nuestro país sabrá que su derecho a un ingreso adecuado para una vida digna es legítimo y reconocido.”

No todo son buenas noticias.

Algunos académicos y muchos políticos apuestan todavía por viejas soluciones como si el mundo pudiera ser el mismo que antes de la crisis que estalló en 2008 o, como aún hay nostálgicos que creen, que el mundo puede volver a ser como era antes de la contrarreforma neoliberal de los años 70 del siglo pasado. Veamos un ejemplo muy reciente [2]. No es un ejemplo particularmente brillante, pero lo citamos porque es de reciente publicación y expresa perfectamente las habituales confusiones sobre la RB. Y también lo citamos por algo difícil intelectualmente de igualar: es difícil en tan pocas palabras exponer las habituales objeciones mal informadas sobre la RB sin aportar tan sólo un número, un dato, un estudio en su apoyo. La “evidencia es fuerte”, se afirma retóricamente en el artículo, pero ¿qué evidencia? Nos gustaría saberla. ¿Es mucho pedir que se discuta con datos y cifras los estudios de financiación de la RB que muestran lo contrario, como por ejemplo el que ya se avanzó en el Reino de España hace unos meses? Si vamos a tener críticas a la RB (y las ha habido y las habrá, solo faltaría) que estén bien fundamentadas y sean serias. No patochadas. En términos intelectuales y hasta éticos, esto exige un buen nivel de debate. Repetir las críticas que han sido debatidas desde hace años como si no hubiera escrito nada al respecto, no es algo muy aconsejable intelectualmente [3]. Nadie está obligado a escribir sobre lo que no ha estudiado mucho, pero si lo hace es imperativo informarse. Sea cual sea la opinión que se acabe manteniendo.

Se afirma en el mencionado artículo de Navarro contrario a la RB que esta medida no es el mejor modo de acabar con las desigualdades. ¡Ah! Pero ni un dato o una cifra en su apoyo.

Nadie afirma que “solamente” con la RB tenemos solucionados “todos” los problemas relacionados con las desigualdades. Dejado este punto claro, añadamos que la RB es una propuesta que tiene garantías de ser mucho más efectiva que los subsidios condicionados practicados hasta ahora. Hay investigaciones para defender esta proposición. Mero ejemplo empírico: en el estudio mencionado [4] de financiación de una RB para el Reino de España se pasaría de un Gini de los más desigualitarios de la Unión Europea a uno de 0,25, por citar solamente uno de los varios datos adicionales que allá se ofrecen [5]. Este nivel de Gini es muy parecido al de los países escandinavos. ¡Y sólo con la RB, sin contar con otras medidas de política económica que una decidida apuesta por las población no estrictamente rica podrían aportar! ¿Esto no sería una forma de reducir las desigualdades mucho más eficiente y drástica que lo practicado hasta ahora?

Más empiria. El mejor programa de lucha contra la pobreza de rentas condicionadas entre los territorios comprendidos hoy en el Reino de España es, como todo el mundo coincide, el de la Comunidad Autónoma Vasca y ha dado unos resultados que, si analizamos sin prejuicios, deben ser calificados de fracaso, como hasta el propio gobierno vasco reconoce parcialmente. Para un documentadísimo artículo que lo explica con detalle: aquí. Una de las conclusiones de este texto vale la pena citarla: “En la Comunidad Autónoma Vasca no ha fallado la gestión de un modelo de rentas mínimas garantizadas y condicionadas, ha fallado el modelo en sí. Quien no lo quiera ver después de una experiencia de 26 años, de cinco cambios legislativos, de los resultados que hemos presentado sobre la realidades de pobreza en auge, de gestiones desastrosas a pesar de los cambios radicales de traspasar la administración desde los servicios sociales a Lanbide-Servicio Vasco de Empleo, solo puede ser porque está guiado/a por el inmovilismo.” Y aún un poco más. El informe FOESSA muestra que la Renta de Garantía de Ingresos vasca (como se llama en esta comunidad el programa de renta condicionada para combatir la pobreza) tampoco reduce el nivel de desigualdad de manera importante, manteniendo el índice de Gini por encima de 0,30 y con valores muy cercanos al resto de territorios del Reino de España con sistemas de rentas garantizadas mucho menos ambiciosos. Si esta es la conclusión del mejor modelo de rentas condicionadas del Reino de España, ¿se imaginan el peor? [6]  Son datos. Si están equivocados, que se demuestre, si no que se reflexione. Es un criterio generalizado de honradez intelectual.

El objetivo es difícil porque es muy ambicioso: una medida como la RB que garantizase la existencia material a toda la población es algo que indudablemente atemoriza a unos cuantos. La libertad es incompatible con las grandes diferencias de riqueza, y del poder que de las grandes fortunas se deriva. Es una batalla cuesta arriba, pero vale la pena librarla. La propuesta de la RB está mostrando su atractivo cuando es defendida como una medida posible e inmediata por parte de activistas, movimientos sociales y ciudadanía en general para hacer frente de forma inmediata a las consecuencias de las políticas económicas austericidas para una gran parte de la población [7]. No es solamente una cuestión de igualdad, se trata también de la libertad de la gran mayoría.

(Una versión más reducida de este artículo se publicó en http://www.counterpunch.org/2016/05/27/basic-income-gathers-steam-across-europe/)


[1] Varoufakis ofreció un ejemplo de un producto conocido: el iPhone, cuyos componentes tecnológicamente decisivos han sido descubiertos gracias a la financiación pública.

[2] Queremos agradecer a Philippe Van Parijs que nos haya puesto sobre la pista de este artículo.

[3] Ejemplo de una buena discusión sobre  algunas de las objeciones mal informadas como el “fin del Estado de Bienestar” que supuestamente supondría una RB, como así lo creen el grueso de la nueva socialdemocracia y de los sindicatos, es el reciente artículo de Philippe Van Parijs: Renta Básica y socialdemocracia.

[4] Además del avance citado, se publicará pronto la totalidad del estudio en forma de libro. Esperamos, quizás sea una vana esperanza, poder discutir seriamente sobre datos y no sobre prejuicios. El tiempo dirá.

[5] Para ser algo más concretos aún: los índices de Kakwani y Suits, utilizados para sintetizar la progresividad de la reforma que se propone para financiar una RB, aumentan 7 y 9 puntos porcentuales cuando se comparan las cuotas sin y con RB, respectivamente. ¿Qué propuesta de rentas garantizadas, condicionada, para pobres… puede ofrecer lo mismo? Si lo hace alguna, la estudiaremos. Pero mientras no se ofrezca ningún estudio o simulación sería de agradecer que no se hicieran brindis al sol del tipo “la RB no es la mejor manera de reducir las desigualdades”.

[6] Se habla en el mencionado artículo de Navarro también de la debilidad de los trabajadores como una de las causas del incremento de las desigualdades. ¿Se ha puesto a pensar el autor que el poder de negociación de los trabajadores quedaría enormemente aumentado con una RB, como han mostrado varios autores? Un dirigente de la patronal catalana confesó ya hace más de una década a uno de los autores que firmamos el presente artículo: “el problema de la RB no es la financiación, el problema es que los trabajadores tendrían un poder de negociación que no tienen ahora, ¿para qué se lo vamos a dar?”. Lo entendió muy bien.

[7] Jordi Arcarons, G. Buster, David Casassas, Antoni Domènech y Lluís Torrens han realizado algunos útiles comentarios a un borrador de este texto. Evidentemente, cualquier error que pueda contener el artículo es responsabilidad exclusiva de los autores.

 

 

Daniel Raventós es profesor de la Facultad de Economía y Empresa de la Universidad de Barcelona, miembro del Comité de Redacción de SinPermiso y presidente de la Red Renta Básica. Es miembro del Comité Científico de ATTAC España. Su último libro es ¿Qué es la Renta Básica? Preguntas (y respuestas) más frecuentes (El Viejo Topo, 2012). Julie Wark es autora del Manifiesto de derechos humanos (Barataria, 2011) y miembro del Consejo Editorial de SinPermiso.

 

Categorías: Attac Planet

La financiarización de la economía mundial

Jue, 02/06/2016 - 13:03

Costas Lapavitsas - Tercera Información

“Financiarización” es una palabra rara, pero captura uno de los aspectos más importantes del capitalismo contemporáneo: durante las últimas décadas, el sector financiero ha crecido de forma extraordinaria hasta llegar a dominar la economía.

Algunos consideran que el ascenso de las finanzas es resultado de políticas gubernamentales. No hay duda de que en EEUU, el país que mejor ejemplifica la financiarización, la desregulación llevada a cabo por el gobierno ha beneficiado a Wall Street. Sin embargo, el fenómeno de la financiarización está tan extendido a nivel global que merece una explicación más compleja.

Sin duda, es más lógico pensar que las políticas de los gobiernos han favorecido a las finanzas una vez ciertas tendencias sociales y económicas ya habían convertido a la financiarización en una realidad.

La “financiarización” se entiende mejor como un gran desplazamiento en el desarrollo del capitalismo que empieza en la década de 1970 y se ha desarrollado poco a poco en los últimos cuarenta años. Procede de profundos cambios en la tecnología y en las formas laborales.

Concretamente, se ha producido una revolución en las telecomunicaciones y la informática, que no ha conseguido mantener un crecimiento sostenido de la productividad por razones que todavía no se conocen en profundidad. Al mismo tiempo, el trabajo se ha intensificado y el empleo se ha precarizado, mientras crecía enormemente la desigualdad salarial.

En este contexto, la esfera de la producción en los países desarrollados anda a trompicones mientras la esfera de las finanzas está inflada. Este desequilibrio marca el capitalismo contemporáneo.

Estos cambios subyacentes han llevado a tres tendencias características de la financiarización, perfectamente visibles en EEUU. En primer lugar, grandes empresas no financieras, por ejemplo, grandes compañías automovilísticas o del petróleo, se han “financiarizado”, esto es, obtienen sustanciales beneficios de operaciones financieras y se han independizado relativamente de los bancos, ya que cuentan con amplios recursos para financiar sus inversiones.

Al contrario de lo que a veces se imagina, la financiarización no conlleva que los grandes bancos dicten órdenes a los grandes negocios; lo que sí sucede es que tanto los grandes bancos como las grandes empresas están más implicados en actividades financieras, sin que esto se traduzca en relaciones de dominio entre ellos.

Como consecuencia, los grandes bancos ya no centran su modelo de negocio en el préstamo de dinero y la provisión de servicios financieros a empresas no-financieras, sino sobre todo en transacciones en los mercados financieros y en los préstamos y servicios a personas y familias.

Por último, las unidades domésticas también se han “financiarizado”, están totalmente expuestas a instituciones financieras formales (bancos, compañías de seguros, otras compañías financieras) ya que los préstamos, el ahorro, las pensiones, los seguros, etc., han crecido de una forma sin precedentes en los últimos años. En la actualidad, los ingresos personales son una fuente significativa de los beneficios bancarios.

La naturaleza histórica de esta transformación es visible en el crecimiento de los beneficios financieros en las últimas décadas.

Desde el inicio de la década de 1960 hasta los primeros años de la de 1980, los beneficios financieros supusieron una proporción estable del total. La financiarización comienza en la década de 1970 y se desarrolla desde el inicio de los años ochenta hasta los años dos mil. En estas dos décadas, el beneficio financiero se dispara en relación con el total. Son años de burbujas que terminan sistemáticamente en crisis financieras marcadas por la caída de los beneficios financieros, como la “crisis de ahorros y préstamos” de finales de la década de 1980 y principios de la de 1990. La tendencia alcista se recuperó poco después.

No debería sorprendernos la pronunciada inestabilidad de la financiarización. Las finanzas están relativamente desconectadas de la producción, y cuando están suficientemente desarrolladas, tienden a crear montañas de préstamos y deudas, obligaciones y contra-obligaciones, que solo tienen una débil conexión con los procesos de creación de valor. Suele acabar en un crash.

La crisis más profunda tuvo lugar sin duda en 2007-2009 como consecuencia de la burbuja inmobiliaria de los años 2000 que trajo una enorme expansión del endeudamiento de los hogares. La crisis produjo una catastrófica caída de los beneficios financieros. La recuperación fue rápida pero, desde 2009, la proporción de las ganancias financieras se ha reducido ligeramente. La gigantesca deuda contraída en la burbuja previa parece haber detenido la financiarización, mientras que en EEUU la economía se ha atascado en un (ahora habitual) estancamiento.

El camino que tome EEUU determinará en buena medida el del resto de países. Tiene delante una oportunidad histórica para abandonar el callejón sin salida donde se encuentra a través de un proceso de “des-financiarización”, es decir, de re-equilibrar la economía a favor de la esfera de la producción en relación con la esfera de las finanzas.

Para que esto suceda, no basta con regular Wall Street. Una política pública integral tendría que hacer frente a las tendencias características de la financiarización: fomentar que las empresas no-financieras incrementen su inversión en actividades productivas y abandonen las financieras, redirigir la actividad de los bancos hacia el sector productivo de la economía y reducir la dependencia de los hogares de instrumentos financieros complejos e intangibles.

Ninguna de estas acciones es sencilla y todas ellas supondrían profundos cambios en las formas de vida, trabajo y estudio de la población. Pero sin duda merece la pena.

 

Costas Lapavitsas es profesor de Economía en la School of Oriental and African Studies de la University of London.

Fuente: El salmoncontracorriente.es

Categorías: Attac Planet

¿Será conveniente para Europa empujar a Putin a los brazos de China

Jue, 02/06/2016 - 09:00

Roberto Savio - ALAI, América Latina en Movimiento

ROMA, may (Other News) Los grandes medios de comunicación no mencionan el peligroso aumento de la tensión entre Europa y Rusia. Pero la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) inició la fase operativa del sistema de misiles antibalístico ABM en Rumania que, según Estados Unidos, permite protegerse de estados “rebeldes” como Irán.

Pero Rusia, y en especial tras el acuerdo alcanzado con Irán por el control de su industria atómica, está convencido de que el sistema apunta contra su fuerza militar. Estados Unidos anunció que construirá otro en Polonia en 2018. La intención es pasar de la “seguridad” de los aliados orientales de la OTAN a la “disuasión” del Kremlin.

Eso significa más efectivos y armamento, prolongados despliegues y mayores ejercicios militares, así como una presencia “persistente” de tropas estadounidenses y de la OTAN en países como Polonia y los del Báltico.

En junio, más de 12.000 soldados estadounidenses se reunirán con otros de numerosos aliados europeos en Polonia para un ejercicio militar llamado Anaconda, la mayor iniciativa de ese tipo en Europa desde hace años y que involucra a 25.000 efectivos de 24 países de la OTAN y sus aliados.

El subsecretario de Defensa de Estados Unidos, Robert Work, anunció que 4.000 soldados de la OTAN, incluidos dos batallones estadounidenses, se desplegarán en la frontera con Rusia de forma permanente: “Los rusos vienen realizando ejercicios rápidos en la frontera, con numerosos efectivos y un comportamiento extraordinariamente provocador”. Alemania contribuirá con un batallón.

Durante mucho tiempo, en círculos castrenses de Estados Unidos se veía a Rusia como un régimen volcado a la agresión tras la anexión de Crimea y la intervención en Ucrania.

Cuando el general Ray Odierno se retiró como jefe del Estado Mayor declaró: “Rusia es la mayor amenaza para Estados Unidos”. Su antecesor, el general Joseph Dunford, fue más específico, pensaba que la URSS (la disuelta Unión Soviética) representaba una amenaza mayor que el Estado Islámico. Odierno mencionó que veía amenazas a Estonia, Letonia, Lituania y Ucrania.

Cabe recordar que Vladimir Putin comenzó su mandato con la misma línea de Boris Yeltsin de cooperar totalmente con Estados Unidos.

Como dijo George W. Bush: “Vi ojos dentro de Putin y por fin tenemos un fuerte aliado de los intereses de Estados Unidos”. Pero luego el mandatario estadounidense inició numerosas acciones sin consultar, que convencieron a Rusia de que era considerada como un actor marginal.

Es obvio que Putin sufre paranoia y recurre a la confrontación para lograr el apoyo popular, pero sería inteligente ver las cosas desde el punto de vista ruso. Para empezar, es indudable que Mijaíl Gorbachov accedió a no emprender ninguna intervención militar en los países europeos que estaban bajo dominio de la URSS, si la OTAN mantenía las fronteras existentes.

El hecho de que ese compromiso no se haya mantenido siempre estuvo presente en Rusia. Cuando Ronald Reagan se reunió con Gorbachov en Reikiavik en 1986, Putin tenía unos 30 años y la URSS se desplegaba desde el río Elba al estrecho de Bering y del océano Ártico a Afganistán, y era una superpotencia presente en África, el Caribe y América Central e importantes aliados en Asia.

Cuando Putin cumplió 40 años, su país se había fragmentado en 15 estados. Y cuando llegó al poder, en 1999, la URSS había perdido la tercera parte de su territorio y la mitad de su población. Kazajistán, Tayikistán, Uzbekistán, Kirguistán, Turkmenistán, Georgia y Azerbaiyán se habían ido. Y la OTAN siguió con su continua tendencia de encerrar a Rusia.

Además, tras convencer a Kiev de unirse en una unión económica encabezada por Moscú, Putin fue testigo del derrocamiento del gobierno ucraniano prorruso por un golpe militar respaldado por Estados Unidos. Y el encierro continuó al invitar incluso a países con significativa presencia militar, como Montenegro, con 3.000 soldados, a unirse a la alianza militar.

“Rusia no aceptó la oferta de colaboración”, declaró el comandante de la OTAN, general Philip Breedlove, “sino que eligió el camino de la beligerancia”.

Es impresionante que 80 por ciento de la población rusa comparta la paranoia de Putin y no vea la “oferta de colaborar”. Cuando anexó a Crimea e invadió a Ucrania, su popularidad aumentó de forma drástica en el ámbito interno.

Crimea siempre perteneció a Rusia hasta que Nikita Kruschev se la entregó a Ucrania en un gesto simbólico en 1954. Alrededor de 65 por ciento de la población crimea era ruso-parlante, al igual que los habitantes del este de Ucrania, un país creado al unirse la parte occidental de Crimea, perteneciente al Imperio austrohúngaro, con la oriental de su territorio actual, parte del Imperio ruso.

De forma hábil, Putin declaró que su tarea era proteger a “los ciudadanos rusos donde sea que vivan”, lo que tuvo eco en la población rusa.

Está claro que no hay excusas en términos legales para la acción de Putin. Pero en la vida real, siempre es útil analizar los acontecimientos teniendo en cuenta las dos partes de la historia.

El hecho es que Putin llegó a la conclusión de que Rusia era considerada en la jerga de Washington como “solo una potencia regional” y que ser admitido en el G-7 y en otros grupos de Occidente no lo acercaban a él ni a Rusia a convertirse en un actor importante y optó por el camino de la confrontación para que lo tomaran en serio.

Putin clavó un cuchillo en un costado de Occidente al volver a dividir en dos a Ucrania, lo que obligó a Occidente a volcar miles de millones de dólares a sostener un gobierno profundamente corrupto en Kiev, y recurrió a su capacidad de girar el cuchillo a su antojo.

La situación hizo que Occidente le impusiera sanciones a Rusia en 2014 con el fin de obligarla a capitular y a abandonar su intervención en Ucrania. Pero luego, Putin volvió a intervenir fuera de sus fronteras, en Siria, donde desde la época de Iósif Stalin, ese país tenía una base naval.

La llegada de Rusia cambió totalmente la situación en el territorio sirio y, ahora, todo el mundo coincide en que no puede haber una solución militar sin un acuerdo con los rusos.

¿Rusia es una “potencia regional” o un actor global?

Un principio clave de la política exterior de Washington es que, por supuesto, nadie desafía su poder. Pero es un principio cada vez menos realista como lo demuestra la ascendencia de China.

Pero en la mentalidad estadounidense, la URSS desapareció y todo intento de recrearla, bajo cualquier forma, no es más que una provocación. Y si bien Beijing no tiene ningún enfrentamiento directo con Estados Unidos, Crimea y Ucrania representaron una palmada.

Pero visto desde afuera del mundo occidental, como señalaron muchos analistas de América Latina y Asia, la situación no tiene mucho sentido.

Tomemos las sanciones, que han tenido un costo de más de 100.000 millones de dólares en exportaciones perdidas para Rusia. Pero la cifra esconde una diferencia: las exportaciones de Estados Unidos a ese país cayeron 3,5 por ciento, mientras que para Europa, la caída fue de 13 por ciento, en especial las del frágil sector agrícola (43 por ciento). Las importaciones de Rusia en Europa disminuyeron 13,5 por ciento.

Según la Comisión Europea, el PIB de la Unión Europea (UE) cayó 0,3 por ciento en 2014 y 0,4 por ciento, en 2015 por las sanciones. Es un dato considerable teniendo en cuenta que el pronóstico de crecimiento para Europa promedia 1,5 por ciento con países, como Italia, que apenas superan uno por ciento.

Mientras, se desarrolla una nueva tendencia, una vez más ignorada por los grandes medios de comunicación.

Desde 2014, Rusia profundiza su vínculo con China, con la que ha tenido relaciones tradicionalmente difíciles. El enlentecimiento económico de ese país por el cambio de un modelo económico basado en las exportaciones a otro basado en la expansión de su mercado interno, puede hacer que este no sea el mejor momento para la cooperación económica.

Sin embargo, China y Rusia suscribieron un acuerdo por 25.000 millones de dólares para incentivar los préstamos chinos a empresas rusas, entre otros. Moscú accedió a un acuerdo de 400.000 millones de dólares para suministrar 38.000 millones de metros cúbicos de gas al año a China entre 2018 y 2030.

Russia Sberbank recibió una línea de crédito de 966 millones de dólares del Banco de Desarrollo de China. Beijing lanza un fondo de inversión de 2.000 millones de dólares para proyectos agrícolas. Además, se destinarán 19.700 millones de dólares para construir vías férreas entre Moscú y la ciudad rusa de Kazan.

Por su parte, Rusia accedió a cancelar la prohibición de venta de armas a China y suscribió un acuerdo para venderle el sistema antiaéreo S-400 (una gran molestia para Estados Unidos y Japón) por 3.000 millones de dólares, y otros 2.000 millones de dólares para venderle 24 aviones de combate Su-35.

Además, ambos países declararon que aumentarían el comercio bilateral a 200.000 millones de dólares para 2020.

Pero lo que es totalmente nuevo e importante es que los dos decidieron fortalecer la cooperación militar. Este año se unirán para el ejercicio naval Joint Sea-2016, organizado por China.

El viceministro de Defensa ruso Anatoly Antonov declaró: “La cooperación militar entre ambos países es muy diversa y aumentó de forma significativa en los últimos tres años. La interacción más estrecha entre los ministerios de defensa corresponde a los intereses nacionales y esperamos que aumente”.

Eso merece una pausa y llamar a la reflexión a los europeos. ¿Le interesa a Europa empujar a Rusia a los brazos de China?

¿No será mejor por una vez optar por una iniciativa europea en vez de las prioridades de Estados Unidos? ¿No será hora de buscar un acuerdo con Rusia, que incluya a Ucrania y a Siria, terminar con la “disuasión” y optar por un status quo consensuado, que reabra el comercio y la cooperación y satisfaga el ego frustrado de la ciudadanía rusa?

Hay que reconocer que aun entre aliados, como la UE y Estados Unidos, a veces hay diferentes prioridades, sin traidores. Quizá las elecciones presidenciales en ese país cambien las reglas del juego. Con suerte la Guerra Fría se acabó…

 

Roberto Savio, fundador y presidente emérito de la agencia de noticias Inter Press Service (IPS) y publisher de Other News.

Categorías: Attac Planet

¿Adiós al TTIP? Nueva filtración demuestra que “es muy dudoso que algún día haya acuerdo comercial”

Jue, 02/06/2016 - 07:00

Rusia Today

Con cada nueva filtración “vemos que el Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones está más lejos”, constata el activista noruego Petter Slaatrem Titland, quien advierte de que “la gente en EE.UU. y en la UE no ve beneficios en este acuerdo”.

Kai PfaffenbachReuters

Kai PfaffenbachReuters

Es necesaria más información para llevar a cabo un debate abierto sobre los aspectos más importantes del polémico Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP, por sus siglas en inglés), que hasta ahora solo ha sido discutido a puertas cerradas, opina Petter Slaatrem Titland, activista y director para Noruega de la organización internacional ATTAC (Asociación por la Tasación de las Transacciones financieras y por la Acción Ciudadana).

Los crispados correos electrónicos intercambiados entre funcionarios de la UE y de EE.UU. filtrados la semana pasada muestran signos de una creciente tensión entre ambas partes debido a la falta de avances en las conversaciones sobre un acuerdo comercial trasatlántico.

En un correo electrónico remitido el pasado viernes a los 28 embajadores de la UE en Bruselas, la Comisión Europea advierte de que EE.UU. tiene que cambiar su manera de abordar las negociaciones y centrarse más en los intereses europeos si quiere culminar las conversaciones antes de que concluya el mandato de Obama.

En una entrevista a RT, Petter Slaatrem Titland destaca que, teniendo en cuenta las últimas filtraciones y los crecientes debates en el conjunto de Europa, “es muy dudoso que alguna vez haya un acuerdo comercial” no solo durante el mandato de Obama, sino “en cualquiera de las presidencias que tengamos por delante”.

Según el analista, mientras este tratado se discutía a puertas cerradas, la UE “podía mantener negociaciones en silencio”, pero ”a medida que la gente en Europa está mejor informada, la UE también está siendo presionada para conseguir un mejor acuerdo comercial” que no vulnere los derechos importantes, “por lo que vemos que con cada filtración el TTIP está más lejos”.

En relación al secretismo que rodea las conversaciones, Titland confirma que si uno quiere obtener información “con el fin de tener un debate democrático adecuado” no tiene otro recurso que recurrir a las filtraciones.

“Los funcionarios pueden tener desacuerdos, pero los ciudadanos de la UE y de EE.UU. tienen desacuerdos aún mayores con sus propios políticos”, señala el activista.

En su opinión, aunque al principio la Comisión Europea defendía los beneficios económicos de este tipo de acuerdos, al estudiarlos más de cerca, estas ventajas parecen, ”en el mejor de los casos, muy dudosas” y están basadas en “suposiciones que no se corresponden con la realidad”.

“El argumento económico ha sido disminuido por la UE al menos en el último año o más y está luchando para encontrar nuevos argumentos”, como, por ejemplo, “algún tipo de razón geopolítica”, indica el analista.

Sin embargo, concluye, “la gente en EE.UU. y en la UE no ve realmente beneficios con este acuerdo”.

Categorías: Attac Planet

¿Golpe blando en Brasil?

Mié, 01/06/2016 - 13:00

Rosa María Artal – Comité de Apoyo de ATTAC España

Ha sido una nueva crónica de una muerte anunciada. Las sospechas sobre el relevo en el gobierno de Brasil se confirman. Un ejecutivo formado únicamente por hombres, blancos y ricos, que preside Michel Temer. Según publica Íñigo Sáenz de Ugarte en su blog Guerraeterna, “los partidarios de Dilma Rousseff denunciaron que el proceso de destitución formaba parte de una trama cuyo objetivo no era sólo cambiar el resultado de las urnas, sino acabar con las principales investigaciones anticorrupción que afectan al PMDB, el partido de Temer (y también, por no olvidarlo, al PT). Por ello, consideraban que todo este proceso era equivalente a un golpe de Estado”. Ahora unas conversaciones grabadas lo corroboran.

“Romero Jucá, uno de los senadores más cercanos a Temer y ministro de Planificación (uno de los miembros clave de su equipo económico) tras el cese temporal de Dilma, estaba metido de lleno en la trama. Lo confirman las grabaciones publicadas por el diario Folha de São Paulo de una larga conversación entre Romero Jucá y Sérgio Machado, exsenador del PMDB y expresidente de Transpetro, una filial de Petrobras, la gran empresa petrolera en el centro de varios casos de corrupción (el más importante es el conocido como Lava Jato). Tanto Jucá como Machado están siendo investigados en esa instrucción”, sigue informando Sáenz de Ugarte en un artículo imprescindible con muchas más claves:  El papel de Jucá  contactando con otros poderes del Estado, como el judicial o el ejército ” para que no obstaculizaran los planes”. Al parecer, sus gestiones tuvieron éxito.

Alejado de los focos mediáticos españoles y de medio mundo, de los políticos en (demagógicas) campañas, Brasil dejaba vislumbrar con claridad lo que se avecinaba desde hace tiempo. “Mientras los partidos de derecha organizan su escalada al poder, con el fin último de acabar con los programas sociales de la ‘era Lula’, hay un minoría de extrema derecha que está ganando cada vez más adeptos en un país donde la crispación y la polarización crecen por momentos”, analizaba a primeros de Abril la periodista Valeria Saccone en esglobal.

En el caldo de cultivo perfecto:

“Desde que en 2013 estalló el escándalo de Petrobras, un esquema de corrupción y desvío de fondos destinados al pago de propinas a políticos de todos los colores, son muchas las voces que piden un cambio de Gobierno. Aunque la presidenta Rousseff no está formalmente acusada de ningún delito, se ha convertido en el blanco de todas las críticas. Ni siquiera la filtración de documentos oficiales que demuestran que las propinas comenzaron hace más de 30 años han cambiado la percepción de buena parte de la población (69%), que desaprueba su gestión en los sondeos”, proseguía Saccone.

Esa extrema derecha brasileña que asciende posiciones a gran velocidad, cumple todos los requisitos del manual. Varios ejemplos de uno de sus miembros más destacados: Jair Bolsonaro

-Apoyo y nostalgia de la dictadura (1964/1985):  “El error de la dictadura fue torturar, y no matar”.

-Machismo: “No te violo porque no te lo mereces”, a una diputada, o “Espero que su mandato acabe hoy, infartada o con cáncer, o de cualquier manera. Brasil no puede continuar sufriendo con una incompetenta, somos demasiado grandes para eso”.

-Homofobia:  “Prefiero que mi hijo muera en un accidente a que aparezca con un tipo con bigote por ahí”

“Es muy difícil prever qué giro tomará la complicada situación política de la octava economía del mundo, en recesión desde el año pasado”, concluía Saccone. Persistencia de la corrupción, crisis económica, débiles liderazgos, salvo en la extrema derecha que saca tajada emocional en estas situaciones:  “La influencia de los diputados ultraconservadores, que controlan más de un tercio de los votos en la Cámara, será muy importante en los próximos meses”.

Hoy Brasil tiene un gobierno de, repito, todo hombres, blancos y ricos. Y grandes sombras de sospecha.

En Europa, unos pocos votos nos han librado de una presidencia de extrema derecha en Austria. Luego será tarde para remediarlo, como ya ocurrió en el pasado.

PD.

Y si no vean algunas noticias, reales, del día que publica, este miércoles eldiario.es, y a qué dedica sus esfuerzos parte de la prensa oficial y de la jauría mediática.

1 2 3

El Periscopio

Categorías: Attac Planet

¿Golpe blando en Brasil?

Mié, 01/06/2016 - 13:00

Rosa María Artal – Comité de Apoyo de ATTAC España

Ha sido una nueva crónica de una muerte anunciada. Las sospechas sobre el relevo en el gobierno de Brasil se confirman. Un ejecutivo formado únicamente por hombres, blancos y ricos, que preside Michel Temer. Según publica Íñigo Sáenz de Ugarte en su blog Guerraeterna, “los partidarios de Dilma Rousseff denunciaron que el proceso de destitución formaba parte de una trama cuyo objetivo no era sólo cambiar el resultado de las urnas, sino acabar con las principales investigaciones anticorrupción que afectan al PMDB, el partido de Temer (y también, por no olvidarlo, al PT). Por ello, consideraban que todo este proceso era equivalente a un golpe de Estado”. Ahora unas conversaciones grabadas lo corroboran.

“Romero Jucá, uno de los senadores más cercanos a Temer y ministro de Planificación (uno de los miembros clave de su equipo económico) tras el cese temporal de Dilma, estaba metido de lleno en la trama. Lo confirman las grabaciones publicadas por el diario Folha de São Paulo de una larga conversación entre Romero Jucá y Sérgio Machado, exsenador del PMDB y expresidente de Transpetro, una filial de Petrobras, la gran empresa petrolera en el centro de varios casos de corrupción (el más importante es el conocido como Lava Jato). Tanto Jucá como Machado están siendo investigados en esa instrucción”, sigue informando Sáenz de Ugarte en un artículo imprescindible con muchas más claves:  El papel de Jucá  contactando con otros poderes del Estado, como el judicial o el ejército ” para que no obstaculizaran los planes”. Al parecer, sus gestiones tuvieron éxito.

Alejado de los focos mediáticos españoles y de medio mundo, de los políticos en (demagógicas) campañas, Brasil dejaba vislumbrar con claridad lo que se avecinaba desde hace tiempo. “Mientras los partidos de derecha organizan su escalada al poder, con el fin último de acabar con los programas sociales de la ‘era Lula’, hay un minoría de extrema derecha que está ganando cada vez más adeptos en un país donde la crispación y la polarización crecen por momentos”, analizaba a primeros de Abril la periodista Valeria Saccone en esglobal.

En el caldo de cultivo perfecto:

“Desde que en 2013 estalló el escándalo de Petrobras, un esquema de corrupción y desvío de fondos destinados al pago de propinas a políticos de todos los colores, son muchas las voces que piden un cambio de Gobierno. Aunque la presidenta Rousseff no está formalmente acusada de ningún delito, se ha convertido en el blanco de todas las críticas. Ni siquiera la filtración de documentos oficiales que demuestran que las propinas comenzaron hace más de 30 años han cambiado la percepción de buena parte de la población (69%), que desaprueba su gestión en los sondeos”, proseguía Saccone.

Esa extrema derecha brasileña que asciende posiciones a gran velocidad, cumple todos los requisitos del manual. Varios ejemplos de uno de sus miembros más destacados: Jair Bolsonaro

-Apoyo y nostalgia de la dictadura (1964/1985):  “El error de la dictadura fue torturar, y no matar”.

-Machismo: “No te violo porque no te lo mereces”, a una diputada, o “Espero que su mandato acabe hoy, infartada o con cáncer, o de cualquier manera. Brasil no puede continuar sufriendo con una incompetenta, somos demasiado grandes para eso”.

-Homofobia:  “Prefiero que mi hijo muera en un accidente a que aparezca con un tipo con bigote por ahí”

“Es muy difícil prever qué giro tomará la complicada situación política de la octava economía del mundo, en recesión desde el año pasado”, concluía Saccone. Persistencia de la corrupción, crisis económica, débiles liderazgos, salvo en la extrema derecha que saca tajada emocional en estas situaciones:  “La influencia de los diputados ultraconservadores, que controlan más de un tercio de los votos en la Cámara, será muy importante en los próximos meses”.

Hoy Brasil tiene un gobierno de, repito, todo hombres, blancos y ricos. Y grandes sombras de sospecha.

En Europa, unos pocos votos nos han librado de una presidencia de extrema derecha en Austria. Luego será tarde para remediarlo, como ya ocurrió en el pasado.

PD.

Y si no vean algunas noticias, reales, del día que publica, este miércoles eldiario.es, y a qué dedica sus esfuerzos parte de la prensa oficial y de la jauría mediática.

1 2 3

El Periscopio

Categorías: Attac Planet

Lo que se le avecina a la ciudadanía europea si se aprueba el TTIP

Mié, 01/06/2016 - 09:00

Xavier Caño Tamayo – ATTAC Madrid

Esta es la síntesis de lo que se le avecina a la ciudadanía si se firma el TTIP, el tratado que negocian clandestinamente Estados Unidos y la Unión Europea (UE) desde hace unos años.

Se suprimirán los derechos de huelga, sindicación y negociación colectiva. Rebaja o derogación de leyes positivas para el pueblo trabajador de la fase keynesiana del capitalismo europeo que han sobrevivido a la ofensiva neoliberal desde los ochenta en Europa. No olvidemos que Estados Unidos no acepta ni ha firmado seis de los ocho principales tratados de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y tampoco 175 de los 189 convenios de la OIT que protegen derechos laborales. Además, se destruirán un millón de puestos de trabajo, bajarán aún más los salarios y muchas empresas serán trasladadas a otros países. Desaparecerán muchas pequeñas y medianas empresas, incapaces de competir con las grandes y las corporaciones. Se privatizarán la sanidad, educación, administración pública, agua, transporte, gestión de residuos y las pensiones públicas y mucha gente no podrá aceder a servicios esenciales.

La producción de semillas y alimentos estará en manos de unas pocas multinacionales. Se impondrá una agricultura expansiva industrial que no atenderá las necesidades alimentarias de las regiones donde se establezca y eliminarán la agricultura ecológica. Habrá vía libre para productos transgénicos y se suprimirán las normas europeas de seguridad alimentaria. Se venderán alimentos agrotóxicos, hoy prohibidos en Europa, porque el ganado se tratará con hormonas, antibióticos y otros productos de considerable toxicidad. Habrá explotación excesiva de recursos naturales y supresión o rebaja de la protección del medio ambiente…

Y a todo hay que sumar la completa eliminación de los escasos controles que queden en el sector financiero. Los gobiernos no podrán regular, supervisar ni controlar al sector financiero y las pésimas consecuencias de la desregulación financiera que el TTIP busca harán posible el estallido de una enorme crisis que aboque a una recesión profunda y depresión que se lleven por delante toda la economía real. No es un delirio catastrófista. Es un peligro real.

Un peligro real como el que empezó a gestarse en 2007. En pueblos y ciudades de Estados Unidos, gente común que había conseguido abultados préstamos hipotecarios para comprar sus casas sin garantía alguna de solvencia dejaron de pagar sus cuotas de intereses y devolución de capital. Sencillamente no podían. ¿Qué hacer? Peces gordos de las finanzas vieron que millones de esas hipotecas no rendirían nunca y jamás serían devueltas. Eran hipotecas-basura. Entonces a los genios de la banca se les ocurrió esconder las hipotecas incobrables en títulos financieros, mezcladas con bonos rentables. Y crearon unos títulos de presunta alta rentabilidad con la bomba de acción retardada de las hipotecas-basura en su interior. Las agencias de calificación de solvencia les dieron excelente nota, las aseguradoras los aseguraron sin problemas y muchos bancos y entidades financieras los compraron y vendieron por millones en todo el mundo. La crisis estaba servida.

Entonces, un gran banco de inversión estadounidense, Lheman Brothers, pidió desesperadamente ayuda al gobierno federal porque sus cuentas tenían más agujeros que una canasta.  Habían especulado sin freno y se precipitaban al abismo de la quiebra. El gobierno federal dijo que se apañaran y Lehman Brothers se hundió. Puesta de largo de la crisis.

Esa es una escenificación de los frutos envenenados de la desregulación, de la ausencia de supervisión financiera y de la total falta de control de las transacciones financieras.

Tremendo, pues puede suceder de nuevo porque los acuerdos en finanzas, que negocian clandestinamente Estados Unidos y la Unión Europea en el TTIP, son más de lo mismo. No aprenden. Ancha es Castilla para el capital y el sector financiero. Y, por si alguien tuviera duda, la Comisión Europea proclama que “la libre circulación de capitales es uno de los principios fundamentales sobre los que se ha construido la Unión Europea y una de las libertades fundamentales de la UE”. Aberrante y preocupante, pero muy esclarecedor.

El TTIP que se negocia de ningún modo pretende la menor regulación ni control alguno de las finanzas ni de las transacciones especulativas. Apuestan por la financiarización total, convertir todo en activos para especular en el casino financiero en que han convertido la economía de la Tierra. A este paso, hasta el aire que respiramos será un activo para especular.

¿Comprenden porque hemos de conseguir que no se firme el peligroso tratado conocido como TTIP?

Xacata
Categorías: Attac Planet

La lucha contra la siguiente crisis financiera global

Mié, 01/06/2016 - 07:00

Robert Shiller - Project Syndicate

capital-flows-2016

¿Qué es lo que las personas quieren decir cuando critican a los generales por “pelear la guerra anterior y no la actual”? No se dice esto porque, alguna vez, los generales piensen que ellos van a enfrentar los mismos sistemas de armas y los mismos campos de batalla que la vez anterior. Ciertamente, sus conocimientos no permitirían un razonamiento de este tipo. El error, en la medida en la que los generales lo cometen, debe darse en un nivel más sutil. Los generales a veces son lentos en cuanto a empezar a elaborar planes y artillería para esos nuevos sistemas de armas y campos de batalla. Y lo que es también de igual importancia, en algunas ocasiones los generales suponen que la situación psicológica pública, así como las narrativas que influyen el estado de ánimo que es tan importante en el logro de la victoria, son iguales a las que se tenían durante la guerra inmediatamente previa.

Esto también es cierto para los reguladores cuyo trabajo es prevenir las crisis financieras. Por las mismas razones, puede que sean lentos cuando se trata de cambiar en respuesta a las nuevas situaciones. Ellos tienden a ser lentos para adaptarse a la evolución de la situación psicológica pública. La necesidad de una regulación depende de la percepción pública de la última crisis, y, tal como George Akerlof y mi persona sostenemos en nuestro libro Animal Spirits, estas percepciones dependen en gran medida de narrativas populares cambiantes.

Los últimos informes de avance del Consejo de Estabilidad Financiera (FSB, siglas en inglés) en Basilea describen mejoras definitivas en los reglamentos financieros que refuerzan la estabilidad en 24 de las economías más grandes del mundo. Su “Tablero de instrumentos” tabula el progreso en 14 áreas regulatorias distintas. Por ejemplo, el FSB otorga altas puntuaciones a todos los 24 países en la implementación de los requerimientos de capital basados ​​en el riesgo de Basilea III.

Pero la situación no es del todo tranquilizadora. Puede que estos requerimientos de capital basados ​​en el riesgo no sean lo suficientemente altos, tal como Anat Admati y Martin Hellwig razonan en su influyente libro The Bankers New Clothes. Y, se ha tenido un avance mucho menor en una docena de otras áreas regulatorias tabuladas por el FSB.

Considere, por ejemplo, las normas relativas a los fondos de mercado de dinero, fondos que, de acuerdo con el FSB, sólo unos pocos países han desarrollado desde el año 2008. Los fondos con dinero de mercado son una alternativa a los bancos para guardar el dinero propio, y ofrecen tasas de interés algo más altas, pero sin el seguro que protege los depósitos bancarios en muchos países. Al igual que con los depósitos bancarios, los inversores pueden sacar su dinero en cualquier momento. Y, al igual que en el caso de los depósitos bancarios, los fondos podrían estar sujetos a una corrida si un gran número de personas tratan de retirar su dinero al mismo tiempo.

El 16 de septiembre de 2008, unos días después de que comenzara la corrida del banco estadounidense Washington Mutual y el día después de que se anuncie la quiebra de Lehman Brothers, un importante fondo de mercado de dinero de Estados Unidos, Reserve Primary Fund, que había invertido en la deuda de Lehman, se encontró en serios problemas. Con activos por un total menor a aquel que debía a los inversores, el fondo parecía estar al borde de una corrida. A medida que aumentó el pánico entre el público, el gobierno federal, por temor a una gran corrida en otros fondos de mercado de dinero, garantizó todos estos fondos por el período de un año, a partir del 19 septiembre de 2008.

La razón por la que esta corrida era tan alarmante como para necesitar de apoyo gubernamental sin precedentes se deriva de las narrativas subyacentes. De hecho, el Reserve Primary Fund no perdió todo. Se limitó a “fraccionar el dólar”, lo que significa que no pudo pagar un dólar por un dólar en libros; pero aún pudo pagar $ 0,97 por cada dólar. Entonces, ¿por qué una crisis? Después de todo, los depositantes bancarios regularmente pierden más cuando la inflación inesperada erosiona el poder adquisitivo real de sus ahorros (sólo el valor nominal de los depósitos está asegurado). Pero, las narrativas no se centran en eso. La pérdida de valor real debido a la inflación no ha sido un tema importante de la narrativa pública en EEUU durante décadas, debido a que la sostenida estabilidad de precios hizo que las personas se olvidaran de dicha pérdida de valor real.

Pero, las personas no se han olvidado de la Gran Depresión de la década de 1930, a pesar de que la mayoría de las personas que están vivan hoy no habían nacido aún en aquel entonces. En el año 2008, se recicló la narrativa de la Gran Depresión en todas partes, con todas sus coloridas historias de pánico financiero y multitudes enardecidas que se reunían en los alrededores de bancos cerrados. Además, autoridades que son dignas de confianza parecían decir, una y otra vez, que tales hechos eran históricamente remotos y no podía volver a ocurrir. En el enojado espíritu del período 2008, la reacción del público ante un evento relativamente menor tomó proporciones impresionantes.

La Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos tardó casi seis años tras la crisis para reducir la vulnerabilidad de los fondos de mercado, mediante la exigencia en el año 2014 de un “NAV flotante” (valor neto de los activos) (NAV, siglas en inglés), lo que significa que los principales fondos de mercado de dinero ya no prometen pagar un dólar por el valor nominal de un dólar. Ellos le pagan cualquiera fuese la participación del depositante en las cuentas. Esto no ofrece garantías a los inversores de fondos frente a pérdidas. Sin embargo, esta forma plausible ayudará a evitar una corrida, porque esto significa que la retirada repentina de algunos depósitos no dañará las cuentas de otras personas quienes no retiraron sus dineros.

El marco normativo internacional desde el año 2008 ha cambiado y ha mejorado, pero ninguno de esos cambios puede anticipar todos los tipos de cambios en las narrativas que subyacen a los espíritus animales públicos. Los reguladores pudieron haber impuesto un NAV flotante décadas atrás; no lo hicieron porque no previeron una narrativa que iría a desestabilizar a los fondos de mercado de dinero. No se podía haber esperado que las autoridades regulatorias pronostiquen la atención pública repentina al riesgo recién descubierto de corridas en empresas financieras no bancarias.

Mientras que tengamos un sistema económico que produce crecimiento mediante la retribución a participantes e inversores inspirados, vamos a enfrentar el riesgo de que las opiniones e historias adversas puedan abrumar repentina y temporalmente la inspiración. Los reguladores deben contrarrestar los riesgos implícitos dentro de estructuras intrínsecamente desestabilizadoras, tal como ocurrió en los fondos de mercado de dinero. Sin embargo, las regulaciones más urgentes siempre serán aquellas específicas al tiempo y contexto, debido a que cambian las narrativas. Y, la forma cómo estas narrativas resuenan con el público puede revelar, una vez más, grietas en la armadura financiera.

Traducción de Marco Antonio Moreno, del Consejo Científico de ATTAC España.

Categorías: Attac Planet