Skip navigation

News from Attac Spain

Distribuir contenido
Justicia económica global
Actualizado: hace 18 mins 1 seg

Religión, selección natural y EEUU

Mié, 06/04/2016 - 13:00

Daniel Raventós – Consejo Científico de ATTAC España

emil-nolde-mountain-lake

El 19 de abril próximo será el 134 aniversario de la muerte de Darwin. Después de este casi siglo y medio, la evolución por selección natural sigue siendo objeto de muchas resistencias entre gran parte de la población del Estado más poderoso del mundo. La religión es la explicación fundamental de este hecho. Uno de los máximos especialistas en especiación, Gerry Coyne, escribió sin ñoñerías académicas que “la selección natural es revolucionaria y es inquietante por el mismo motivo: explica el diseño aparente de la naturaleza mediante un proceso puramente materialista que no requiere de fuerzas naturales de creación o que guíen el proceso.” Este es el principal motivo por el cual grupos religiosos cristianos se oponen a su enseñanza en las escuelas de EEUU. La historia de este larguísimo proceso, que aún no ha acabado, es a la vez terrorífica y cómica en múltiples aspectos. Pero en cualquier caso no debería desconocerse. Argumentan varias iglesias-secta cristianas (en puridad no hay diferencia substancial cognitiva entre religión establecida y secta religiosa) que deben enseñarse “otras opiniones”. Eso significa a efectos prácticos tener que enseñar el “diseño inteligente” en las escuelas al lado de la evolución por selección natural [1]. Una de las derrotas legales más grandes que sufrieron los partidarios del diseño inteligente, ni mucho menos definitiva, fue la sentencia emitida el 20 de diciembre de 2005 por el juez federal de Estados Unidos, John E. Jones III, por la que se declaraba inconstitucional la intención de un consejo escolar de Dover (Pennsylvania) de que los alumnos de noveno curso de una escuela pública de secundaria estudiasen en la clase de biología el diseño inteligente junto a la teoría evolucionista por selección natural de Darwin. El juez John E. Jones III escribía en esta sentencia: “el hecho de que una teoría científica no pueda dar aún una explicación sobre todos los detalles no debería servir como un pretexto para dar alas, en la clase de ciencias, a una hipótesis alternativa no verificable cimentada en la religión, o para tergiversar las proposiciones científicas bien establecidas.”

Esta batalla permanente contra la evolución por selección natural de los muy influyentes cristianos fundamentalistas de EEUU, es a buen seguro uno de los grandes factores que explican los siguientes resultados de opinión. Gallup viene realizando unas encuestas desde 1982 en EEUU sobre la evolución, el creacionismo y el diseño inteligente. La última hasta ahora publicada es la del año 2014. Las anteriores fueron, además del mencionado año 1982, las de 1993, 1997, 1999, 2001, 2004, 2006, 2007, 2008, 2010 y 2012. Las preguntas siempre son exactamente las mismas:

“¿Cuál de las siguientes afirmaciones está más cerca de su opinión sobre el origen y desarrollo de los seres humanos?

1) Los seres humanos se han desarrollado a lo largo de millones de años a partir de formas de vida menos avanzadas, pero Dios guió ese proceso.

2) Los seres humanos se han desarrollado a lo largo de millones de años a partir de formas de vida menos avanzadas, pero Dios no tomó parte en ese proceso.

3) Dios creó a los seres humanos en una forma muy similar a la actual en algún momento durante los aproximadamente últimos 10.000 años.”

Los resultados pueden visualizarse muy rápidamente mediante este gráfico:

descarga

Después de estas ya numerosas encuestas que abarcan un período muy considerable de 32 años, es constatable, aunque hay variaciones menores, la permanencia de los resultados. A la primera pregunta contestaron afirmativamente desde un máximo del 40% (año 1999) a un mínimo del 31% (la última de 2014). A la segunda pregunta respondieron afirmativamente desde un máximo del 19% (la última de 2014) a un mínimo del 9% (años 1982 y 1999). A la tercera pregunta respondieron afirmativamente desde un máximo del 47% (años 1993 y 1999) a un mínimo del 40% (año 2010). Para la última encuesta publicada de mayo de 2014, los resultados son, respectivamente: 31%, 19% y 42%. Estos resultados suponen que solamente un 19% responde que sí a “los seres humanos se han desarrollado a lo largo de millones de años a partir de formas de vida menos avanzadas, pero Dios no tomó parte en ese proceso”, y que un 42% cree que “Dios creó a los seres humanos en una forma muy similar a la actual en algún momento durante los aproximadamente últimos 10.000 años”. Si la Tierra tiene, como es sabido, unos 4.600 millones de años, creer que nuestro planeta tiene solamente cerca de 10.000 representa un error de proporciones gigantescas. De una magnitud equivalente a creer que América del Norte tiene un ancho de menos de 10 centímetros, como ha puesto de ejemplo más de una vez Richard Dawkins. Al 42% mencionado hay que sumarle el 31% que opina que “Dios ha guiado” el proceso de evolución. Un contundente 73% contra un pequeño 19%. Una proporción de casi 4 a 1. El 8% que “no sabe, no contesta” ante una pregunta de este tipo uno está tentado a añadirlo al 73%, pero técnicamente no puedo hacerlo y por la tanto permanece el 73% de la población con creencias sobrenaturales frente al 19% de personas que admiten la selección natural para explicar nuestra evolución como especie.

La batalla en EEUU contra la evolución por selección natural continúa. Y algunos precandidatos a las próximas elecciones presidenciales, de ganarlas, auguran un futuro negro a la enseñanza de la selección natural, aunque, bien es verdad, esta consecuencia sea una de las menores ante las barbaridades que se desatarían si ganase según quien. Barbaridades más monstruosas aún de las que ya nos tiene acostumbrados EEUU.

 

[1]  Desarrollo más este punto en “La teoría de la evolución por selección natural o la supervivencia no aleatoria de variantes aleatorias”, Sin Permiso, nº 8, 2011, pp. 197-206.

Daniel Raventós es miembro del comité de redacción de Sin Permiso.
Categorías: Attac Planet

La manipulación como prostitución de las palabras

Mié, 06/04/2016 - 09:00

Javier Echeverría Zabalza – ATTAC Navarra-Nafarroa

Vivimos tiempos de manipulación masiva. Auténticas campañas mediáticas, estrategias preparadas por enormes poderes visibles e invisibles a base de montañas de mentiras y trucos con el objetivo de mover los hilos de tal manera que los millones de marionetas que pretenden que seamos la gente normal y corriente, digamos, hagamos e incluso pensemos de la manera que ellos quieren. Se trata de distorsionar la realidad poniéndonos en los ojos de nuestro entendimiento las gafas que nos hagan ver la película que ellos desean que veamos.

Las formas de manipulación son innumerables: la mentira repetida mil veces hasta que nos parezca verdad, la ocultación de aspectos importantes de la realidad, la exageración de otros, los titulares tendenciosos, la descontextualización de lo que se cuenta, la sugerencia como reales o posibles de hechos que nunca tuvieron lugar, la creación de bulos, la utilización de una parte por el todo, la difamación más burda porque siempre algo queda…

Pero en este escrito me voy a centrar en otra forma de manipulación que quizás sea la más potente de todas: el manejo del sentido de las palabras de tal manera que se pueda corromperlas, prostituirlas, vaciarlas de contenido, hacerlas significar una cosa y su contraria… siempre en beneficio de una ínfima minoría. En política, la disputa del sentido de las palabras es imprescindible para quienes queremos conseguir la hegemonía cultural y política frente a la manipulación masiva que recibimos por la educación, los medios y la cultura en la que estamos inmersos. Y digo que es imprescindible, porque sin lograr esa hegemonía no puede haber cambio y mucho menos podremos mantenerlo. Un claro ejemplo de esto es el término “impuesto”, que en la actual cultura neoliberal está asociado a “robo a mano armada por parte del Estado” y a “veneno para la economía”; de ahí que les sea fácil argüir que cualquier subida de impuestos es mala, aunque sólo afecte a una parte pequeña de la población, la que debería ser mucho más solidaria y contribuir a hacienda bastante más de lo que hace actualmente.

La posibilidad de la disputa del sentido de algunas palabras claves en el ámbito político se acrecienta en los momentos de profunda crisis social y política como el que nos encontramos. Así, hoy es más fácil desenmascarar y denunciar que el sacrosanto término “libertad” lo han restringido a la libertad de mercado o a la libertad de movimiento de capitales, mientras cada vez tenemos menos libertad de movimiento de personas –recordemos a los refugiados-, o menos libertad de expresión y de acción colectiva –la ley mordaza como ejemplo-, o de decisión en muchos ámbitos de la vida de amplios sectores de población por falta de medios económicos para ello. Otro término que han prostituido es el de “igualdad”, que se asocia ahora fundamentalmente a la igualdad de oportunidades para competir personas que parten con una enorme desigualdad de origen, capacidad y posibilidades; la igualdad de resultados ha quedado desaparecida en combate. O el término “justicia”, que se ha reducido prácticamente a sentencias de tribunales, muchas veces muy discutibles por la gran parcialidad de las mismas o por la gran influencia que tienen en los procedimientos y en los resultados de los mismos los recursos económicos e influencias de las personas implicadas; el sentido filosófico de justicia, incluso de las propias leyes, casi está desaparecido. O la perversión del término “democracia”, cuando de significar “el gobierno del pueblo” ha pasado a limitarse a un régimen electoral manipulado por las élites para favorecer su dominación, sin prácticamente más participación popular que unas elecciones cada cuatro años, teledirigidas y sumamente condicionadas por la desigualdad de recursos y por unas leyes electorales injustas.

Se podría seguir con el término “izquierda”, que ha perdido prácticamente su sentido original de lucha por la equidad y la solidaridad –además de la libertad- y ha pasado a significar fuerzas políticas que se alternan en el poder con los partidos de derechas sin que difieran sus políticas apenas en aspectos socioeconómicos fundamentales. O con el término “progreso”, que se ha quedado limitado a los aspectos más relacionados con la técnica o el crecimiento económico y ha perdido su sentido de mejora o superación de la condición humana en todos sus sentidos y extensión; hasta el punto de que, mientras la mayoría de los occidentales consideran que durante los últimos 40 años se ha producido un gran progreso, la realidad es que ha tenido lugar es una enorme regresión de derechos, de reparto de riqueza, de solidaridad…, de justicia social en definitiva.

Quiero terminar con un término muy manoseado últimamente y vital para el futuro de mucha gente: “el cambio”. Llevamos ya tres meses oyendo frases como “fuerzas del cambio”, “programa del cambio”, “gobierno del cambio”… para referirse a la posibilidad de un gobierno basado en el famoso acuerdo entre PSOE y Ciudadanos. Es un ejemplo clave de la manipulación del término (con artículo incluido), porque quienes lo están utilizando machacona y cínicamente quieren hacer ver a la gente que el cambio político y social sólo se tiene que limitar a que no siga Rajoy; aunque sigan las políticas socioeconómicas neoliberales que se han aplicado en las dos últimas legislaturas, así como gran parte de las políticas de regresión democrática y de agresión ecológica del gobierno del PP. Coincido con Santiago Alba Rico cuando dice que el cambio que necesita la sociedad actual debe ser revolucionario en lo socioeconómico (economía al servicio de la gente en lugar de que la gente esté al servicio de la economía como ahora), reformista en lo político-institucional (mediante la inyección de mucha más democracia) y conservador en lo antropológico (poniendo límites a la sinrazón de la expansión capitalista). Un significado muy diferente del que nos sugieren reiteradamente PSOE y Ciudadanos cuando se refieren a un cambio de caras y a algunas medidas en el ámbito político, muchas de ellas de maquillaje.

La disputa por el sentido de todas estas palabras y de otras muchas más forma parte de la lucha política y cultural que deberemos llevar a cabo si realmente queremos cambiar de verdad la deriva que las élites en el poder han imprimido a la sociedad actual. Una tarea enorme y muy desigual, pero absolutamente necesaria. Es fundamental que estemos alerta, que no aceptemos el significado que esas élites dan a las palabras en su propio beneficio y que les disputemos la hegemonía cultural y política recuperando el sentido que más favorece a la mayoría social.

Publicado en Diario de Noticias Navarra

Categorías: Attac Planet

La nueva ola conservadora en el mundo

Mié, 06/04/2016 - 07:00

Emir SaderPúblico.es

Ya en los años 60, Richard Nixon creó la expresión “mayoría silenciosa”. En contraposición a los grandes sectores emergentes que participaban en las campañas por los derechos civiles en Estados Unidos y en contra de la guerra de Vietnam, esa mayoría sería silenciosamente conservadora. Sería el “país profundo”, que ejercería en las urnas su derecho a voto en favor de la derecha, en contra de la movilización en las calles, protagonizada por una supuesta minoría restringida de activistas. El propio Nixon fue elegido presidente, finalmente, poniendo fin a la racha de gobiernos demócratas y a la agitada década de los sesenta, confirmando así de alguna manera su hipótesis.

Un tiempo después, cuando Ronald Reagan despuntaba, para convertirse en gobernador de California primero y aspirar después a la  presidencia de EEUU, mucha gente decía que era imposible que un pésimo actor de películas del oeste pudiera ser presidente de los Estados Unidos. Pero fue elegido y reelegido presidente del país más importante del mundo, consagrado por la victoria norteamericana en la guerra fria y la desaparición de la URSS.

Más recientemente, frente a George W. Bush, Reagan parecería un intelectual, pero aun así Bush fue presidente de EEUU durante dos mandatos. Todo parecía confirmar la tesis de Nixon.

Ahora, mucha gente, atemorizada, se pregunta si Donald Trump puede llegar a ser elegido presidente en las elecciones de este año, a pesar de sus posiciones ultra conservadoras que él de forma desinhibida defiende en las primarias del Partido Republicano, perfilándose como favorito para ser el candidato de esa formación.

Desde 1980, con el inicio del primer gobierno Reagan, los Estados Unidos han sido gobernados durante 20 años por los republicanos y 16 por los demócratas. Han controlado el Congreso norteamericano durante el período más largo de tiempo. Y algunos demócratas, como fue el caso de Bill Clinton, dieron un giro conservador a las orientaciones del Partido Demócrata. De esta manera, en las últimas décadas, hemos visto como el conjunto del sistema político norteamericano se volvía más conservador.

El mismo Partido Republicano, pasó por el Tea Party, hasta llegar a la avalancha de Donald Trump, que puede que no gane las elecciones de noviembre, pero seguramente empujará el centro político más hacia la derecha.

Pero no es solo un fenómeno norteamericano. En Europa, a pesar de la profunda y prolongada crisis neoliberal del capitalismo, las corrientes que más crecen y se fortalecen son las de extrema derecha, que ya estaban enraizadas en Francia y ahora llegan a Alemania. Se reproducen también en toda Escandinavia, así como en casi todos los países del Este europeo.

Al igual que con el discurso de Trump, el tema de los inmigrantes es central en todas esas corrientes, que expresan todo su odio, su voluntad discriminatoria y su egoísmo. Porque el inmigrante para ellos es “el otro”, “el extranjero”,  “el bárbaro”, mientras que se tienen a sí mismos como “los civilizados”. Blancos, religiosos, violentos, van construyendo una nueva derecha, todavía más conservadora, de mayor exclusión social, étnica y cultural.

Los fundamentalismos islámicos surgen en el campo político contrapuestos a esas corrientes, pero componen un movimiento similar de intolerancia, odio y violencia exacerbada. Contribuyen a componer el cuadro de nuevas corrientes conservadoras emergentes en el mundo.

En América Latina, las sucesivas derrotas de la derecha en los países con gobiernos contrarios al neoliberalismo han conducido a procesos de radicalización de la derecha: desconocimiento de los resultados electorales, intentos de desestabilización política mediante campañas de los medios de comunicación con denuncias reiteradas, terrorismo económico, búsqueda de la descalificación personal de los líderes populares, acciones violentas de grupos terroristas, que han traído entre otras  consecuencias la radicalización de sectores más o menos amplios de la clase media. Buscan reinstaurar climas ideológicos de la guerra fría, con la intolerancia, la discriminación. Se valen del control monopólico de los medios de comunicación para generar climas de desestabilización política, buscando la pérdida de legitimidad de los gobiernos, el desprestigio de sus líderes, con denuncias de corrupción generalizada de los políticos y de los partidos.

Todo produce procesos de despolitización, de desplazamiento de los grandes temas y desafíos de fondo que tienen esas sociedades hacia temas como los de la corrupción, que se utilizan para criminalizar al Estado, que sería la fuente de la corrupción, según esa versión, que absuelve a las grandes empresas privadas. Es, a la vez, una operación para bajar la autoestima del pueblo de cada país. Porque si no es así, la derecha no logra imponerse. Sin un pueblo desmoralizado, la derecha no puede imponerse.

 

Emir Sader es profesor universitario brasileiro, autor, entre otros, de ‘El nuevo topo – Los caminos de la izquierda latinoamericana’ (Ed. El Viejo Topo).

Categorías: Attac Planet

El sastre de Panamá ha perdido los papeles

Mar, 05/04/2016 - 13:00

 

Antonio Aramayona - ATTAC España

1 (1)

El domingo se armó un gran revuelo con los “Papeles de Panamá”: más de once millones y medio de documentos, registros, contratos, memorandos, correos electrónicos, que cubren 40 años de intensa actividad “offshore” o “paraísos fiscales”. A los cientos miles de nombres y datos de evasores fiscales en el “Caso Falciani”, 370 periodistas en 78 países han sacado a la luz una gran investigación que ha durado más de un año sobre el ingente número de personas y personalidades que tienen dinero negro en paraísos fiscales, mientras persiguen y multan a los ciudadanitos y ciudadanitas que han cometido el más mínimo error o trampa en sus declaración de haberes y bienes. Una sola filtración (la empresa panameña Mossack Fonseca) y las ratas han aparecido desde los oscuros fondos de un podrido barco que conocemos eufemísticamente como “economía mundial”.

Nombres conocidos, de distintos países, también españoles. Políticos, artistas, testaferros, listos, mediocres y tontos perdidos. Nombres y nombres. Curiosamente, “El País” lanza dos titulares sobre el asunto en su edición digital: “Una amplia filtración de datos sobre cuentas opacas apunta a Putin” y mostrando por enésima vez sus obsesiones y servidumbres “’Venezuela’ aparece en 241.000 documentos de la filtración de Panamá”.

2 (1)

Se habla de “filtración”, pero eso es lo de menos: lo realmente importante es quién filtra, por qué y con qué objetivos. Atisbo puñaladas por la espalda, más que revelaciones en pro de la verdad. La verdad actual es manipulación. La manipulación es lo que nos echan de comer y de beber diariamente en los medios: creemos que el mensaje es el directo, pero el mensaje oculta la realidad que no conviene mostrar.

Paraísos fiscales hay a cientos, a miles, también y sobre todo en los territorios de los países demócratas occidentales, pero el poder (el verdadero y real poder) no tiene la menor intención de inspeccionarlos o eliminarlos. Es su negocio, su gran negocio, amparado desde la inmensa trampa del sacratísimo derecho a la propiedad privada y al secreto de las economías individuales y asociadas. Falciani es un delincuente, según ellos. Snowden es un traidor a la patria, según ellos. Manning es un renegado. Los delincuentes encarcelan a los que revelan unas micras de su enorme podredumbre.

3 (1)

¿Revelación? ¿Filtración? La tristeza y la indignación me inyectan aún más escepticismo (nos toman el pelo, nos toman el pelo…). ¿No se sabía nada?

Pensemos en la agencia norteamericana NSA (National Security Agency), en la británica GCHQ (Government Communications Headquarters). No olvidemos la agencia “Cinco Ojos” (Estados Unidos, Gran Bretaña, Canadá, Australia y Nueva Zelanda) o la francesa PNCD (Plateforme Nationale de Cryptage et de Décryptement).

4

Ya en 2013, la NSA tenía a su disposición 97.000 millones de datos procedentes de ordenadores del mundo entero; la GCHQ afirmaba que puede tratar 29.000 millones de datos en un solo día, 600 millones de “eventos telefónicos” diarios. La NSA controla todos los mensajes que se intercambian entre Estados Unidos y los demás países del mundo, pero también incalculables intercambios internos de su país y de algunos países extranjeros: enemigos potenciales, como Rusia, China e Irán, pero también aliados como Alemania, Francia, Brasil y México. Vigila a los responsables económicos, políticos y militares, así como a sectores enteros de la población. Entre 2002 y 2013 había sometido a escuchas a treinta cinco jefes de Estado, entre ellos la canciller Angela Merkel, lo que suscitó la indignación de varios de ellos. En 2009, durante la reunión del G20 en Londres, sometieron a escuchas a todos los participantes. Más de lo mismo: la NSA intercepta cada día 20 millones de conversaciones telefónicas y 10 millones de mensajes de internet.

Sabremos porque quieren que sepamos lo que hayan planeado lo que hemos de saber. Habrá perjudicados, Y quienes mueven los hilos se felicitarán, pensarán que son los más listos del mundo y pensarán en el populacho con falsa conmiseración.

No me contéis más cuentos,
que vengo de muy lejos
y sé todos los cuentos.
No me contéis más cuentos.

La Utopía es posible

Categorías: Attac Planet

G-20: ¿estancamiento o crisis?

Mar, 05/04/2016 - 09:00

Alejandro Nadal – Consejo Científico de ATTAC España

La cumbre financiera del G-20 que concluyó el sábado pasado dejó un mal sabor de boca. El cónclave reunió a los ministros de finanzas y gobernadores de bancos centrales del G-20. Más allá del ceremonial, la junta puso a la vista dos cosas importantes: la falta de coordinación en materia de política macroeconómica y las dificultades por las que atraviesa la economía china.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) recomendó al G-20 comenzar a preparar un programa coordinado de estímulo para el crecimiento. Pero el secretario del Tesoro estadunidense Jack Lew respondió que no había necesidad de instrumentar un programa anti-crisis como en 2009 cuando el G-20 puso en marcha un programa coordinado de estímulos para evitar una depresión mundial. Tenemos mucha incertidumbre, dijo Lew, pero no una crisis. Eso es casi lo mismo que decían las autoridades monetarias en Estados Unidos a finales de 2007.

El ministro alemán de finanzas Wolfgang Schaeuble fue más claro e insistió que seguir hablando de más estímulos es una forma de distraer la atención sobre lo que realmente se necesita hacer. Como siempre, el alemán insistió en que lo que realmente urge es poner las cuentas macroeconómicas en orden. Es decir, lo que se necesita es más austeridad.

Todos sabemos que lo que suceda con la economía china tendrá enormes repercusiones a nivel mundial. El premier chino Li Keqiang hizo todo lo posible por mostrar una imagen de un gobierno que tiene pleno control de la situación económica. Pero lo cierto es que la evolución de la economía en China es uno de los más grandes focos de inquietud e incertidumbre para inversionistas en todo el mundo. Las medidas del banco central de los últimos meses buscaron quitar algo de presión a la gigantesca burbuja de endeudamiento que padece la economía china. Pero al final eso sólo llevó a mayores niveles de endeudamiento y terminó por hacer más frágil a todo el sistema financiero y bancario. El discurso de Li Keqiang no pudo contrarrestar los efectos del derrumbe del mercado de valores en China o las malas noticias sobre su desempeño reciente.

La economía china ocupa el primer lugar en niveles de endeudamiento (razón deuda contra ingreso) del sector financiero para el período 2007-2014. Pero también ocupa el tercer lugar en el mundo en endeudamiento del sector corporativo y cuarto en materia de endeudamiento de las familias. Como señala Amir Sufi de la Universidad de Chicago, los problemas de la economía china van mucho más allá del sector financiero pues ese país ha seguido el mismo sendero de todas las economías capitalistas que buscan asegurar crecimiento rápido: endeudamiento masivo para la construcción y para la compra de bienes de consumo duradero. Y ese proceso siempre culmina invariablemente con episodios crónicos de burbujas inflacionarias que al estallar conducen al estancamiento, tal y como se observa en el gigante asiático hoy.

Muchos piensan que Pekín tiene suficientes reservas en el banco central para enfrentar esta crisis. Y es cierto que China mantuvo durante años un superávit en la cuenta corriente de su balanza de pagos, lo que en teoría debería permitirle bastante más flexibilidad. Sin embargo, esas reservas se están evaporando a un ritmo impresionante (alrededor de 100 mil millones de dólares cada mes) y claramente los tres billones de dólares que hoy tiene el banco central no van a durar eternamente. De hecho el mercado financiero ya ha tomado nota del ritmo al que se están usando las reservas del banco central y eso no ha dejado de tener un impacto en términos de volatilidad.

Hay que observar que la coyuntura en China tiene parecidos con la situación en Japón a finales de los años ochenta. Este último también mantuvo un superávit en la cuenta corriente durante años y contaba con grandes reservas a finales de los ochenta pero eso no impidió las burbujas en los precios de bienes inmuebles y el sobreendeudamiento que condujo a veinte años de estancamiento. Hoy algunos datos sobre el desempeño de la economía china lo dicen todo. Por ejemplo, el crecimiento del consumo de energía eléctrica pasó de 25 a 15 por ciento entre 2010 y 2012, pero en 2015 ese crecimiento fue cero. Otro indicador alarmante es que el volumen de carga que se movió en la economía china en 2015 tuvo una caída de 11 por ciento. Si se suma a todo esto la cantidad de capacidad instalada ociosa en casi todas las ramas de la industria china, la idea de que el aterrizaje no va ser suave comienza a adquirir más credibilidad. El impacto en la economía global será desastroso.

Quizás China pueda mantener tasas de crecimiento mediocres en los próximos años. Pero una cosa es segura, el capitalismo en China está mutando hacia un sistema social que no se parece al de una economía capaz de elevar el nivel de vida de la mayor parte de la población.

La respuesta del FMI no se hizo esperar: al finalizar la reunión redujo su estimación para 2016 sobre el crecimiento de la economía global de 2.7 a 2.5 por ciento. Pero parece que los mercados no comparten el optimismo del FMI.

Twitter: @anadaloficial

Publicado en La Jornada

Categorías: Attac Planet

¿Insostenibilidad? La de Montoro

Mar, 05/04/2016 - 07:00

Eduardo Garzón / Carlos Sánchez Matoeldiario.es

El pasado 31 de marzo el gobierno en funciones reconoció que en el año 2015 el conjunto de las administraciones públicas había vuelto a quebrantar –por enésima vez– el objetivo de déficit público impuesto por Bruselas, y en esta ocasión por una cuantía bastante superior a lo previsto. El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, culpó a las comunidades autónomas de ser las administraciones que más han incumplido los objetivos de déficit público. Sin embargo, esta declaración integra un argumento enormemente tramposo, ya que fue precisamente el gobierno estatal quien le puso muy difícil a las comunidades respetar el tope de déficit. Es la historia de un fracaso político.

Bruselas impone cada año un objetivo de déficit al conjunto del sector público español, pero luego es el gobierno estatal el que decide cómo se va a distribuir por administraciones públicas (Administración central, Seguridad Social, Comunidades Autónomas y Entidades Locales). Pues bien, el recorte impuesto por Bruselas fue de 1,6% sobre el PIB en 2015 (desde el 5,8% registrado en 2014 a un objetivo de 4,2%). El gobierno distribuyó este objetivo de recorte de la siguiente forma: la Administración Central debía recortar sólo 0,04%; las Comunidades 0,94%, y el resto (0,62%) debía conformarlo el superávit de las Corporaciones Locales y la reducción de déficit de la Seguridad Social.

A la vista está de que se trató de un reparto absolutamente injusto al concentrar el recorte en las Comunidades Autónomas (precisamente las encargadas de gestionar la sanidad y educación públicas). Es normal, por lo tanto, que el Estado haya cumplido y las Comunidades no: para aprobar el examen las Comunidades necesitaban sacar un sobresaliente mientras que al Estado le bastaba con poner el nombre y presentarlo al examinador. Una estrategia muy astuta para quitarse de encima la responsabilidad de aplicar recortes durante un año electoral. Por eso es absolutamente impresentable que ahora tilde a las Comunidades de irresponsables.

Y más aún cuando las mismas son precisamente las administraciones públicas que más recortes han realizado desde que se comenzó a aplicar políticas de austeridad: entre 2011 y 2015 el déficit público autonómico se redujo en unos 27.000 millones de euros, mientras que el de la administración central sólo disminuyó en 4.000 millones de euros y mientras que el superávit de las arcas de la Seguridad Social pasó a convertirse en un notable déficit de más de 13.000 millones de euros. Desde luego han sido las Comunidades Autónomas las administraciones utilizadas para aplicar la mayor parte del ajuste exigido por la Unión Europea.

Pero a pesar de haber aplicado importantes recortes las Comunidades apenas han logrado reducir su déficit público, ya que éste se ha mantenido año tras año aproximadamente en la cota del 1,7% del PIB, lo que revela que existe un problema estructural a la hora de mejorar el saldo fiscal. Decimos que es un problema estructural porque no depende de las políticas particulares que realicen los gobiernos de turno, sean del color que sean, a pesar de lo que el propio gobierno estatal quiere hacer creer cuando identifica a las comunidades donde ya no gobierna el Partido Popular como las principales responsables del desvío fiscal. Este problema tiene que ver con el propio diseño institucional de las reglas de estabilidad y también de la política de financiación y competencias territoriales. Las primeras establecen límites de déficit público a las administraciones públicas regionales sin siquiera tener en cuenta cuál es su capacidad económica o su situación fiscal inicial, y las segundas transfieren insuficientes recursos desde el Estado a las regiones impidiendo que éstas puedan financiar con sus propios recursos los servicios públicos que controlan.

Es más que evidente que algunas entidades autonómicas y locales pueden recaudar más dinero que otras porque en su territorio hay más capacidad económica debido a la existencia de algún tipo de industria relevante (un centro de negocios financiero, una administración pública supramunicipal, un parque eólico, una fábrica de cemento, una central hidroeléctrica, un casino, etc). Esto hace que el ajuste fiscal y la merma en la calidad de los servicios públicos lo sufran especialmente las comunidades y municipios con menor capacidad económica, ahondando así en su nivel de subdesarrollo e incrementando al mismo tiempo la desigualdad entre regiones. Esto es algo que se podría solucionar o mitigar con un sistema adecuado y razonable de transferencias fiscales entre territorios, pero desgraciadamente los gobernantes estatales no han tenido voluntad política de establecerlo. También es una aberración económica y política que el gobierno estatal fije el mismo objetivo de déficit público para una comunidad que parte de un déficit de -1,1% (como La Rioja) que otra que lo hace desde -2,7% (como Cataluña), por ejemplo.

El resultado evidente de este nefasto diseño institucional es que las comunidades autónomas quedan absolutamente infrafinanciadas para poder prestar en condiciones los servicios públicos que controlan, y el intento por parte de los gobernantes autonómicos de no amputar demasiado este tipo de prestaciones –que conforman el pilar del Estado del Bienestar– es lo que provoca que se sigan registrando déficits públicos por encima del nivel objetivo.

Pero la culminación del disparate de la legislación sobre estabilidad presupuestaria lo representa el marco institucional que el Estado ha reservado para las corporaciones locales, concretamente para los ayuntamientos. Si el conjunto de estas administraciones llevan tiempo registrando superávits (en el año 2015 ha sido de 0,44% sobre el PIB) no es porque sean buenas alumnas en materia de estabilidad presupuestaria, sino porque la legislación estatal las obliga prácticamente a ello. En concreto, el Ayuntamiento de Madrid finalizó 2015 con un superávit de 0,4% del PIB, registrando la cota de 511 millones de euros, un 135,5% superior a los 217 millones que se liquidaron en 2014. El resultado de la liquidación presupuestaria de Madrid ha sido fundamental para la obtención del resultado conjunto de las corporaciones locales y que ha alcanzado un superávit del 0,44% del PIB frente al 0% que tenía asignado. Si las corporaciones locales hubiesen cumplido el objetivo fijado, el déficit de las Administraciones Públicas habría alcanzado el 5,68%. No escuchamos más que reproches hacia otras administraciones del Ministro de Hacienda. Pero se olvidó Cristóbal Montoro de agradecer a las corporaciones locales el efecto mitigador en el déficit que ha tenido el sacrificio que han realizado las mismas.

Las entidades locales carecen –a diferencia de las autonomías y del Estado– de potestad legislativa para poder crear nuevos impuestos y configurar (salvo algunos detalles) los existentes. Por si ello fuera poco, en el año 2002 el gobierno de Aznar redujo hasta su mínima expresión uno de los impuestos municipales más importantes por entonces (el Impuesto de Actividades Económicas), de forma que la recaudación fiscal de las entidades locales sufrió un duro golpe. Por cierto, el entonces ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, prometió que esa merma sería compensada por transferencias desde el Estado hacia los ayuntamientos y todavía seguimos esperando a que cumpla su promesa. Además, la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera (LOEPSF) vincula el máximo gasto en el que pueden incurrir al gasto realizado el año anterior, por lo que no se puede adaptar el gasto no financiero a los ingresos reales, generando así un superávit muy importante en el presupuesto. Todo ello supone un trato discriminatorio que no hace sino intensificar el proceso de subordinación y dependencia que los municipios llevan sufriendo desde su origen.

El resultado evidente de este proceso es que hoy día las entidades locales por un lado apenas tienen margen de maniobra para incrementar los ingresos fiscales, y por otro lado no tienen capacidad para incrementar el gasto público (del cual depende la adecuada prestación de servicios públicos). Para más inri, incluso en el caso de que algún ayuntamiento con capacidad económica obtenga superávit, la propia legislación obliga a utilizar ese dinero sobrante para devolver deuda a acreedores financieros, por lo que no lo puede utilizar para mejorar la prestación de servicios públicos.

Y todo ello sin hablar de la “ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local” y coloquialmente conocida como “ley de Haciendas Locales”, aprobada por el gobierno de Rajoy en 2013 para, entre otras cosas, arrebatar la gestión de muchos servicios públicos a los municipios de menos de 20.000 habitantes. El evidente deterioro que se produciría en la calidad de estos servicios es precisamente el motivo que ha llevado al ejecutivo de Rajoy a aplazar su aplicación –pensada originalmente para el 1 de enero de 2016–, y fue puesto de manifiesto por los defensores del municipalismo que alertaron de que con esa reforma los ayuntamientos perderán sus competencias en política social y no podrán seguir aplicando la ley de dependencia, ni tener abiertas las escuelas infantiles ni los comedores sociales, ni ofrecer atención a las víctimas de la violencia machista, ni dar becas de comedor a los niños necesitados, ni atención domiciliaria…

Cuando se trata de hacer comparaciones, al Gobierno no le gusta que recordemos que el problema fiscal que tenemos no es por el lado del gasto sino por el de los insuficientes ingresos. Son las estadísticas oficiales, las de Eurostat, las que muestran que los ingresos en el caso español representan el 38,6% del PIB, muy por debajo del 46,8% que, como media, se registró el año pasado en los 19 países que forman parte del euro. Mientras eso ocurría, los demonizados gastos se situaron en España en el 44,5% del PIB, frente al 49,4% que se registró en el conjunto del área euro. El resultado del análisis muestra que si España hubiera sido capaz de recaudar lo mismo que la media de la eurozona, en vez de tener un abultado déficit, tendría un superávit equivalente a 2,3 puntos porcentuales del PIB.

En vez de aceptar el enorme error político y estratégico cometido, se profundiza en las normas que lo causan. Salta a la vista que la legislación sobre estabilidad presupuestaria (que bebe del propio artículo 135 de la Constitución española tras la reforma que acometieron el Partido Socialista y el Partido Popular en 2011) que está orientada a reducir todo lo posible el tamaño del sector público ha impactado con fuerza en todo el país y, particularmente, en las comunidades y en las administraciones locales. Estamos hablando de unos postulados ideológicos disfrazados de responsabilidad fiscal que empujan a los gobernantes locales y autonómicos a recortar prestaciones públicas y por lo tanto a reducir la calidad de muchos servicios públicos que se prestan para garantizar el máximo nivel de bienestar de los habitantes: educación, provisión de agua, salud, transporte, seguridad, limpieza, medio ambiente, cultura, solidaridad social, y una larga relación de medidas que persiguen el desarrollo personal de nuestros vecinos y el desarrollo social de nuestras comunidades. Sin la prestación adecuada de unos servicios públicos de calidad la mayoría social nos veremos abocados a vivir en unas condiciones muy inferiores a las que nos podemos permitir acorde a las capacidades tecnológicas y técnicas de nuestra época y sociedad. Por eso es absolutamente necesario e indispensable que desde todos los ámbitos nos rebelemos con determinación frente a los salvajes principios neoliberales de estabilidad presupuestaria que ponen la economía al servicio de una minoría privilegiada a costa de menguar las condiciones de vida de la mayoría.

Eduardo Garzón es miembro del Consejo Científico de ATTAC España

Carlos Sánchez Mato es miembro de ATTAC Madrid

Categorías: Attac Planet

La prepotente anomia de los poderes financieros y especulativos

Lun, 04/04/2016 - 13:00

Antonio Aramayona – ATTAC España

No son pocas las personas y los grupos que achacan muchos de los males que aquejan al mundo al escaso respeto de las leyes y las normas vigentes en la sociedad: si todos cumpliésemos con nuestro deber esto empezaría a parecerse a un mundo feliz, a una sociedad perfecta, pero sin leyes y sin normas estaríamos abocados al caos.

De hecho, en todo sistema social “de orden” existe la creencia de que la sociedad está basada en el acuerdo de respetar y cumplir una serie de valores morales y cívicos que permiten una convivencia pacífica y fructífera entre sus miembros. Cuando tales normas faltan o se conculcan sistemáticamente por parte de unos determinados individuos o sectores sociales, o la sociedad instituida misma es incapaz de proveer valores, metas y normas capaces de conducir al logro de las normas instituidas se está incurriendo en “anomia” (ausencia de normas sociales realmente acatadas y llevadas a cabo por determinados individuos o sectores de la población).

La toma de un barrio, por ejemplo, por parte de tribus urbanas que imponen códigos de conducta colectivos al margen o en contra de las normas sociales instituidas es un caso de anomia. O también es anomia la red de corrupción generalizada de un grupo de personas o asociaciones que se aprovechan de su situación privilegiada de poder para burlar la ley en su exclusivo propio beneficio. O asimismo, aprovechando los vacíos legales que algunos se han ocupado de establecer, adaptar a sus intereses de lucro ilimitado el entramado de trampas legales y fiscales mediante las que personas y grupos, principalmente empresariales y financieros, lavan su dinero, lo llevan a paraísos fiscales y evitan rendir cuentas al fisco público.

Sin embargo, la anomia se aplica generalmente a las personas y sectores de la población que ocupan los estratos inferiores de la sociedad o que pretenden funcionar al margen o en contra de las normas establecidas desde el poder. Así, quien roba sistemáticamente sus carteras a otras personas en la calle o en el transporte público es un sociópata aquejado de anomia y es perseguido por la policía, pero quedarse con millones de euros destinados a desarrollar proyectos solidarios en países pobres solo es “un caso aislado de corrupción que está en manos de la justicia”. Sustraer alimentos en una gran superficie comercial para entregarlos a un comedor social de una ONG es un atentado contra el sagrado derecho de la propiedad privada que provoca –afirman- una grave alarma social, pero crear en unos pocos años una situación económica y socio-laboral donde once millones y medio de personas (25,5% de la población) están en riesgo de pobreza y exclusión social o –ateniéndonos a las empresas del Íbex 35- el sueldo de los directivos mejor pagados supera más de noventa veces la remuneración del empleado medio solo es producto de las leyes del mercado y síntoma de la bonanza imperante en un país que ha alcanzado el crecimiento económico y la creación de empleo.

“Las normas están para cumplirlas”, repiten los gobernantes y sus señores cada vez que a alguien se le ocurre sacar los pies del tiesto. Quien así lo acate será un buen ciudadano. Y quien no, una persona al borde de la anomia. No obstante, las personas y grupos financieros más potentes rechazan cualquier tipo de regulación o norma, por ejemplo, en el ámbito de las transacciones financieras, un submundo con el que unos pocos ganan o pierden millones y millones de euros en décimas de segundo al son de algoritmos que suben y bajan precios según planes establecidos desde sus superordenadores. Se empezó tímidamente en 1980 con el 0,7% del PIB (Ayuda Oficial al Desarrollo, AOD) de los 11 países más ricos del mundo (solo seis han cumplido este acuerdo. Se intentó concretar más con la Tasa Tobin (0,05% del volumen de la transacción) o el Impuesto a las Transacciones Financieras (TIF), sostenida y reivindicaba por asociaciones tan lejos del desconocimiento de la materia como ATTAC.

Sin embargo, el mundo financiero-especulativo dirá que cualquier regulación es contraproducente, e ilegal e impracticable cualquier regulación o impuesto. ¿Anomia? Según el Banco Internacional de Pagos, solo en el mercado de divisas circulaban diariamente en abril de 2013 unos cuatro billones de euros (1.000 billones anuales; 16,6 veces más que el PIB mundial. La aplicación de una tasa del 0,05% significaría alcanzar cuatro veces más los Objetivos del Milenio de las Naciones Unidas en 2013 (unos 170.000 millones de euros anuales), diez veces más de lo necesario para acabar con el hambre en el mundo, que mata cada día a más de 40.000 personas.

¿Anomia? ¿Quién reivindica la madre de todas las anomias –la financiera- con el aplauso de la mayor parte de los Gobiernos y los poderes del mundo? La prepotente anomia de los poderes financieros y especulativos.

La Utopía es posible

Categorías: Attac Planet

Semillas de odio, cosechas de terrorismo

Lun, 04/04/2016 - 09:00

Federico Mayor Zaragoza – Comité de Apoyo de ATTAC España

La violencia, venga de donde venga, debe condenarse con toda firmeza, haciendo recaer todo el peso de la justicia sobre los culpables.  Deben coordinarse todos los servicios de inteligencia para actuar rápida y eficazmente.Y, de forma serena, sin pausa, analizar las causas  para prevenir nuevos desmanes. Para darse cuenta de que también sobre los   fanáticos, racistas y xenófobos debe intervenir con diligencia la ley, porque su comportamiento es esencialmente contrario a la democracia. A quienes enaltecen –como los Republicanos de los Estados Unidos, los partidarios de Le Pen en Francia o los nazis alemanes…-  posiciones totalmente adversas al ejercicio de los Derechos Humanos y valores éticos, poniendo en peligro la seguridad y azuzando a los violentos, hay que enfrentarlos sin dilación.Porque está claro que quien siembra humillación y desprecio es responsable de la cosecha de animadversión y odio.Ya vemos a qué ha conducido la  sustitución del multilateralismo democrático por la plutocracia; los valores éticos por los mercantiles; la cooperación por la explotación.Se requiere, pues, un cambio radical de actitud para poder hacer realidad a escala global la igual dignidad de todos los seres humanos.Los occidentales que promovieron la invasión de Iraq, basada en la presunción y la mentira, resultando en varias decenas de miles de muertos, mutilados y cinco millones de desplazados; que no supieron  coadyuvar en el buen resultado de la “primavera árabe”, desoyendo las voces de tanta gente; que han reducido drásticamente las ayudas al desarrollo en lugar de incrementarlas;  y que no ha sabido acoger, como corresponde y merecen, a refugiados y emigrantes; que se olvidan de la Justicia Universal y los más elementales derechos cuando van a negociar con países que se caracterizan por la continua violación de los más elementales Derechos Humanos… deben ahora dar un golpe de timón de gran envergadura,  con el apoyo de una inmensa cantidad de ciudadanos que desean contribuir a general horizontes menos sombríos.

“Nosotros, los pueblos…” debemos ahora poner en primer plano de nuestro comportamiento cotidiano, corregir de una vez el genocidio diario de miles de personas que mueren de hambre y desamparo al tiempo que se invierten 3,000 millones de dólares en armas y gastos militares.

Se trata de cambios factibles, como los que ha dado el Presidente Obama en el caso de Irán, tendiendo la mano al islam en lugar de alzarla… y acogiendo a varios millones de inmigrantes…

Insisto en que la única solución es un llamamiento mundial  a la concordia, asegurando que en lo sucesivo se adoptarán actitudes totalmente distintas.

Nunca hay que justificar la barbarie terrorista, pero deben evitarse igualmente los aborrecibles comportamientos insolidarios y excluyentes.  Es indispensable repensar muy serenamente desde las mismas raíces, para adoptar las medidas curativas y preventivas apropiadas, porque los tratamientos paliativos derivan en reincidencia.

Hace algún tiempo  propuse la convocatoria urgente de una Sesión Extraordinaria de las Naciones Unidas para que, todos conscientes de lo que está en juego, aprueben medidas a escala planetaria que permitan “el nuevo comienzo” que promueve la “Carta de la Tierra”.    Recuerdo de nuevo que, como ha escrito Amin Maalouf, son necesarias  “soluciones sin precedentes para situaciones sin precedentes”.

De otro modo, que nadie se engañe: volveremos a las andadas, a la acción y reacción, a las represalias y contra-represalias…

Vamos,  con coraje y lucidez, a cambiar de “rumbo y nave” como propugnaba José Luis Sampedro. La voz de la gente, de millones de personas, debe alzarse ahora para estos cambios.  Es necesario  una gran movilización en las redes sociales.  No seamos más espectadores impasibles. La indiferencia equivale a complicidad.

Delito de silencio.

Publicado por Federico Mayor Zaragoza

Categorías: Attac Planet

“El oligopolio bancario actúa como una banda organizada”

Lun, 04/04/2016 - 07:00

François Morin, economista francés de la Universidad de Toulouse

Los bancos “sistémicos” desempeñan un papel nefasto en las sociedades del mundo al tiempo que han hecho de la democracia un rehén de sus intereses privados. Por primera vez se dio vuelta la relación de fuerzas entre lo público y lo privado.

Eduardo FebbroPágina/12

Desde París. El mundo, la política, las democracias y las finanzas están dominados por una hidra mundial compuesta por 28 grandes bancos internacionales cuyas políticas fijan el curso no sólo de las finanzas sino, también, de las democracias parlamentarias. Este es el argumento implacable y rigurosamente demostrado por el economista francés François Morin en el libro investigación que acaba de aparecer en Francia: La Hidra Mundial, el Oligopolio Bancario (Lux Editeur). Profesor emérito de ciencias económicas en la Universidad de Toulouse, François Morin fue miembro del consejo general del Banco de Francia y del Consejo de análisis económico. “La hidra mundial” es un conglomerado de 28 bancos coordinados entre sí –“interconectados”– que manejan el mercado cambiario, las tasas de interés, crean los productos tóxicos por los cuales luego pagan los Estados, o sea, los ciudadanos, influyen en las políticas económicas y modelan las democracias a su antojo.

El libro de François Morin –también autor de Un mundo sin Wall Street– revela datos bancarios inéditos sobre el poder de esta hidra globalizada cuya potencia, por primera vez en la historia, dio vuelta la relación de fuerzas entre lo público y lo privado. Maniobras fraudulentas, pactos secretos, lobby contra la democracia, manipulación de los mercados, estos bancos “sistémicos” desempeñan un papel nefasto en las sociedades del mundo al tiempo que han hecho de la democracia un rehén de sus intereses privados.

Un dato basta para medir sus brazos: estos 28 bancos detentan recursos superiores a los de la deuda pública de 200 Estados del planeta. Las investigaciones llevadas a cabo en 2012 demostraron, en parte, los meandros de sus maniobras secretas. François Morin completa la investigación con un libro de una gran solidez analítica donde las cifras, expuestas sin el tamiz de la ideología, fluyen como un oráculo de lo que vendrá. El hoy son Estados disminuidos, que han perdido su soberanía monetaria y que tienen enfrente a un gigante híper vigoroso. Actualmente, el 90 por ciento de la moneda es creada por los bancos, contra el 10 por ciento por los bancos centrales. Ahora bien, ese oligopolio manipula según como le conviene los dos parámetros fundamentales de la moneda: la tasa cambiaria y la tasa de interés. “Los Estados son a la vez rehenes de la hidra bancaria y están también disciplinados por ésta”, dice Morin. Entre los 28 bancos del oligopolio, hay 14 que “producen” los productos derivados tóxicos cuyo valor alcanza los 710.000 millones de dólares, o sea, el equivalente a diez veces el Producto Bruto Interno mundial.

El autor insiste en llamar a una movilización mundial para recuperar la dimensión política secuestrada por el sector financiero privado y no cesa de advertir que seguimos en “estado de emergencia” porque, en el horizonte, se van formando las figuras del rompecabezas de un nuevo cataclismo. La hidra bancaria se ha transformado en un oligopolio vandálico para la economía mundial y la estabilidad de las sociedades.

–Usted demuestra la existencia de un oligopolio compuesto por 28 bancos que están únicamente al servicio de sus propios intereses. ¿En qué condiciones y en qué momento surgió este oligopolio?

–Este oligopolio comenzó a emerger a mediados de los años ’90. Fue la liberalización completa del mercado de capitales lo que permitió la creación de vastos mercados monetarios y financieros a escala planetaria. Los grandes actores bancarios de esa época se adaptaron a este estado del mundo. Hay que señalar que esta liberalización completa del mercado de capitales interviene luego de dos liberalizaciones precedentes en los años ’70: la del mercado cambiario y la de la tasas de interés. El oligopolio se crea entonces cuando estos tres procesos llegan a su término. Entonces podemos decir que a partir de 1995, hay bancos que se tornan sistémicos a escala mundial, es decir, que la caída de uno de ellos puede provocar un cataclismo financiero mundial.

–¿Cómo influyó este oligopolio en la crisis argentina del año 2001?

–Desde luego que hay una relación. Este oligopolio cuenta en su seno con 14 bancos que fabrican productos (financieros) derivados, en especial productos que dependen de la tasa cambiaria. Ahora bien, la mayoría de las crisis sistémicas que conocimos a partir de 1990, sea en los países del Sudeste Asiático, en Brasil o en Turquía, fueron crisis provocadas por la especulación internacional, por el movimiento de capitales. Este movimiento fue además amplificado por los productos derivados creados con la tasa cambiaria. La crisis argentina de 2001 fue una crisis acelerada por estos productos que le permiten a la especulación internacional poder ganar mucho y rápidamente. Cuando la Argentina, en 2001, se apartó del dólar hubo una fuerte especulación autorizada por la globalización de los mercados financieros y por los productos derivados que, en aquel entonces, estaban fabricados por los grandes bancos internacionales. Catorce de estos bancos especularon en contra de la Argen- tina.

–Entre las revelaciones de su libro, la más sorprendente es que usted demuestra que el peso de estos 28 bancos supera la deuda pública mundial.

–La potencia real de estos 28 bancos, o sea, su capacidad para movilizar recursos financieros, es enorme: el balance global del conjunto de estos bancos es, en 2012, superior a la deuda pública de 200 Estados. Por un lado, esto muestra la potencia fenomenal de estos bancos y, por el otro, lamentablemente, la debilidad de los Estados, que están sobreendeudados. Hay pues una debilidad ante la fuerza fenomenal que está frente a ellos.

–¿En qué momento de nuestra historia reciente ese oligopolio se convierte en lo que usted llama “una hidra mundial”?

–Empieza cuando nos demos cuenta de que, al final, esos bancos se ponen de acuerdo entre ellos, que practican una suerte de colusión. Esos bancos actúan como una banda organizada para influenciar colectivamente los principales precios de la finanza mundial, en especial las tasas cambiarias y las tasas de interés. Las primeras investigaciones sobre estos bancos son recientes. Se remontan a 2012 y muestran que esas prácticas de colusión empiezan realmente en 2005. En concreto, entre los años 90 y 2005 el oligopolio comienza a formarse y, a partir de 2005, sus prácticas se vuelven corrientes. Estamos en presencia de un actor colectivo que se torna devastador para la economía mundial. Es una hidra devastadora.

–La interconexión entre los miembros del oligopolio se extiende a muchos campos…

–Actúan en varios mercados. El mercado cambiario es uno de los más grandes del mundo porque hoy hay 6000 millones de dólares que se cambian cada día. En 2012 se descubrió que cinco bancos controlaban el 51 por ciento de ese mercado. Pero también manejan el mercado de las tasas de interés a corto plazo y el mercado de ciertos productos derivados. Este es un poco el abanico de sus actos delictuosos por los cuales pagaron multas que son, en relación a sus ganancias, insignificantes.

–¿En qué medida las acciones de este oligopolio explican las políticas de austeridad que están en curso poco menos que en todas partes?

–En primer lugar, por la negativa a la realidad del sobreendeudamiento de los países europeos. Cuando se observan los datos no quedan dudas: antes de la crisis el endeudamiento europeo era del 60 por ciento del PIB. Pero a partir de 2007, justo cuando empieza la crisis, ese endeudamiento se acrecienta brutalmente. El sobreendeudamiento actual está ligado a las causas de la crisis financiera y no al despilfarro en las finanzas públicas, como nos lo quieren hacer creer. Hoy se cree que mediante políticas presupuestarias rigurosas se va a combatir el sobreendeudamiento, pero eso es totalmente erróneo. La crisis es una consecuencia del comportamiento de los grandes bancos durante la crisis de los subprimes (productos financieros especulativos). Si se quiere reducir la deuda pública actual y futura, habría que actuar sobre esos comportamientos. Pero estos bancos siguen haciendo lo mismo que en el pasado. Sin crecimiento y sin inflación el sobreendeudamiento no se resolverá nunca, menos aún con políticas presupuestarias de austeridad. Estamos en un camino sin salida.

–Usted afirma que los Estados son rehenes de esos bancos.

–Sí. Los Estados no osan poner en tela de juicio las prácticas de esos grandes bancos. Estas instituciones desarrollaron lógicas financieras muy peligrosas, son responsables de la inestabilidad monetaria y financiera internacional, pero los Estados están desarmados frente a este oligopolio que es capaz de derrotar las legislaciones que se elaboran para desarmarlo. La lógica financiera perniciosa que existía antes de la crisis de 2007 persiste.

–De hecho, este oligopolio constituye una amenaza para las democracias. Peor aún, las modela a su antojo.

–Resulta claro que desde el momento en que los Estados dejan de tener un margen de maniobra, que están sometidos a las obligaciones presupuestarias y, encima, como ocurre desde los años ’70, que pierden su soberanía monetaria, todo esto converge en un debilitamiento progresivo de nuestras democracias. Cuando el arma monetaria desaparece, cuando no se cuenta más con el arma presupuestaria, el Estado queda disminuido frente a potencias económicas que lo enfrentan y lo denominan. Hoy, en la mayoría de los grandes países, las democracias se caen y pierden su substancia ante un mundo económico y bancario súper poderoso.

–La sensación global que deja la lectura de su libro es que el cataclismo siempre nos acecha.

–Sí, el cataclismo está por venir, fundamentalmente porque los grandes bancos no cambiaron su lógica financiera. Estamos ante grupos privados que actúan según sus propios intereses y que son híper poderosos. Por consiguiente, las mismas causas producen los mismos efectos. La inestabilidad financiera persiste y como las deudas públicas no hacen más que aumentar en todos los países desarrollados, nos encontramos con la amenaza creciente de una explosión de la burbuja de las obligaciones. Las deudas están constituidas por obligaciones financieras y, como la deuda aumenta, hay un momento en el cual la burbuja explotará y tendremos un cataclismo financiero tanto más grave que los vividos hasta ahora, ya que los Estados, debido a sus políticas de rigor fiscal, no podrán intervenir. No se ha cambiado ni un ápice de la lógica profunda de la globalización de los mercados y tampoco se ha querido romper el oligopolio. Resulta evidente que todas las condiciones están reunidas para que tengamos otro cataclismo.

–Usted resalta también un hecho que parece de ciencia ficción: ese oligopolio logró transformar la deuda privada en deuda pública.

–En 2007, 2008, los grandes bancos detentaban los productos tóxicos, pero, en vez de reestructurar a esos bancos, en vez de hacerles pagar por las consecuencias de los efectos comportamientos, los Estados intervinieron para recapitalizar a los bancos o nacionalizarlos. Al final, esas obligaciones que representaban una deuda privada se transformaron en deuda pública. Pagaron los contribuyentes.

–¿Es la primera vez en la historia de la humanidad que la relación de fuerzas entre lo privado y lo público se da vuelta?

–Es la primera vez que tenemos un mundo tan globalizado donde los capitales pueden desplazarse de un lado al otro del planeta a la velocidad de la luz, y donde hay actores tan potentes frente a los Estados. En el pasado hubo confrontaciones entre el poder financiero y el poder político, pero es la primera vez en la historia que esa confrontación tiene lugar a escala mundial. Esa es la novedad.

–Entonces revolución, movilización ciudadana… ¿Por dónde transitar con una sociedad global que ha perdido su potencia, su capacidad de acción decisiva, que ha entregado su conciencia democrática y ciudadana a cambio del nuevo estatuto de consumidor planetario?

–Lamentablemente, lo que va a pasar es que, si no se hace nada, habrá una nueva crisis financiera. Y esta actitud pasiva, apática, puede acarrear trastornos enormes cuyos efectos políticos y sociales serían dramáticos precisamente porque ese trastorno no fue anticipado por las fuerzas políticas y sociales. Desde luego, se requieren movilizaciones ciudadanas. No será fácil. Mire lo que ha ocurrido en Grecia, con el Primer Ministro Alexis Tsipras y el partido Syriza. Las trabas para cambiar la relación entre lo político y lo económico han sido gigantescas. La historia no ha terminado aún. Hemos visto a un gobierno aceptar un acuerdo en el cual no cree. ¡Esto nos muestra hasta qué punto se ha puesto en tela de juicio la democracia! En España, con el movimiento Podemos, tal vez ocurra lo mismo. No creo que se pueda decir por adelantado que las movilizaciones ciudadanas iniciarán los cambios que esperamos. Tal vez, con las redes sociales y los movimientos, podamos esperar que comience un proceso. Hace falta una palabra política fuerte capaz de sintetizar el mundo de hoy y, también, lanzar la consigna capaz de abrir el camino de cambios reales. Las contradicciones que hemos visto en Grecia son el punto de incandescencia de estas cuestiones. Nada ha terminado. Como se dice popularmente ¡si nos gustó la temporada uno en Grecia, vamos a adorar la temporada dos! Lo cierto es que sin acción colectiva no saldremos de esto. ¿Cómo imaginar lo que viene, cómo dar vuelta esta relación de fuerzas totalmente desigual entre las potencias bancarias y los Estados debilitados? Reconozco que las democracias están en peligro, pero creo que la única solución pasa por una reconquista política que puede tomar varias formas. En el curso de los últimos años, los Estados han ido abandonando progresivamente su soberanía política, monetaria y presupuestaria. Debemos tomar en cuenta la realidad de la globalización del mundo. Los Estados tienen que recuperar su margen de maniobra, su soberanía, pero dentro de un marco organizado, a escala planetaria. Ello supone que los Estados actúen colectivamente organizando, por ejemplo, una gran conferencia del tipo Bretton Woods (1944). Otro camino consiste en que los ciudadanos empujen a los Estados a actuar, en todo el mundo, con movimientos diversos. Sin embargo, antes que nada, estas opciones suponen que se tome conciencia del estado del mundo, de las relaciones de fuerza existentes. Es indispensable que lo político vuelva al primer plano de la gestión de los asuntos económicos. La moneda debe ser un bien público y no un bien privado.

–En suma, se trataría de adormecer al consumidor y despertar al ciudadano globalizado. En este contexto, la crisis griega es la explosión visible de la degradación de las democracias occidentales.

–Los griegos tienen algo muy fuerte en su historia milenaria: siempre tuvieron el sentido de lo político. Desde los inicios de la democracia en Grecia, los debates siempre fueron muy ricos, hasta violentos. Eso es lo hay que despertar hoy en el mundo. Los griegos nos están mostrando cómo hacer política. Nos encontramos en estado de urgencia.

efebbro@pagina12.com.ar

Categorías: Attac Planet

Europa, te han declarado la guerra

Dom, 03/04/2016 - 13:00

Guadi Calvo - ALAI, América Latina en Movimiento

Cuando esta mañana miles de bruselenses bajaban a los metros y otros hacían sus trámites de embarque o arribo en el aeropuerto de Zaventem, aunque pudieron imaginarlo, pocos podían creerlo, que frente a ellos el espectro infernal de la guerra se estuviera desplegando. A todos ellos y a millones de europeos ahora sí se les acababa de declarar la guerra.

Si bien los atentados de Madrid, Londres y los dos producidos en París el año pasado podrían haber sido considerados como acciones de guerra, no fueron más que hechos aislados, no más que acciones independientes, gestos desesperados de europeos de origen musulmán, que habían encontrado una razón para morir, ya que en sus países no le habían dado ninguna para vivir.

Como se dice en el box, en aquellos ataques solo se estaban midiendo, estos nuevos atentados muestran que detrás de ellos no hubo lobos solitarios, como se los llama a aquellos que actúan por la propia, se inmolan en nombre de su Dios y de una organización que puede ser al-Qaeda o Estado Islámico, que en muchos casos no los tiene ni registrados. Estos atentados muestran un nivel de preparación y sincronización pocas veces vistos.

En los recientes atentados de Bruselas es donde se han establecido las leyes de esta guerra, que claramente incluye a todo el mundo. De ningún modo pudieron haber sido organizado por un grupo de improvisados, ya que han debido permanecer bien ocultos por dos fenómenos ocurridos en Bruselas recientemente.

El primero fue la detención de Salah Abdeslam, el principal sospechoso de haber liderado la banda salafista que produjo los hechos del viernes 13 de noviembre en París. Con mucho aspaviento las autoridades belgas se jactaron apenas cinco días antes del “éxito” de la detención. Abdeslam, perseguido por todos los servicios secretos, por lo menos de occidente, no solo no se había fugado, como se creía,  a Turquía, Siria o Marruecos, sino que durante estos últimos cuatro meses vivió donde lo había hecho prácticamente toda su vida:  el barrio bruselense de Molenbeek.

Haber demorado tanto tiempo en capturarlo, siendo un hombre con escasos recursos, sin mayor estructura, ya que Abdeslam no era Bin Laden, fugándose por las montañas afganas de Tora Bora, sino un pobre desesperado atrapado en su propio barrio, su único refugio, su único cobijo.

La inoperancia de la seguridad belga y europea ha quedado tristemente expuesta: más de 120 días en la búsqueda desesperada de un hombre, sin haberse cruzado con una sola pista de que estos atentados que ya estaban en curso: ¿Ni una llamada telefónica, ni un mensaje de texto, fue interceptado, nada, nada de nada que los hiciera sospechar?

No solo la policía y los servicios de inteligencia belgas estuvieron trabajando en la misma zona donde se refugiaba Abdeslam, sino también, como no pueden quedar dudas agencias amigas como la CIA y otras buscaron y rebuscaron sin observar ninguna otra cosa.

Como si este “error” hubiera sido poco,  en la misma ciudad,  a pocas cuadras de la estación de metro en que se produjo el ataque, se reunieron  nada menos que los 28 jefes de estado de la Unión Europea, más el primer ministro turco  para resolver la cuestión de los refugiados y cuánto pagaban por la extorsión turca. Tampoco entonces los equipos, escoltas y espías de cada una de las delegaciones que habrían estado monitoreando la posible actividad terrorista, sospecharon para nada con la clase de croissant con que se iban a desayunar el martes.

Europa bienvenida a tu guerra

El doble atentado en el aeropuerto de Zaventem, apenas separado por unos minutos, poco después de las 8 de la mañana en el área de arribos, provocó en un primer balance de 14 muertos y 96 heridos,  según el fiscal federal.  Algunos testigos dicen haber escuchado gritos en árabe poco antes de las explosiones. La policía dice haber encontrado una tercera bomba que no había sido activada y  una cantidad de armas de puño y fusiles kalashnikov.

Poco más de una hora después, se produjo otra explosión que, en un primer balance,  dejó 20 muertos y más de un centenar de heridos, entre los pasajeros del metro, cuando se aproximaba a la estación de Maelbeek, en el barrio donde se encuentran ubicadas varias sedes de instituciones y organismos europeos como: la sede de la mismísima Unión Europea, el Consejo Europeo, la Comisión Europea, el Consejo de la Unión Europea y el Parlamento Europeo, que se combina con la sede de Estrasburgo, y el Comité Económico y Social Europeo.

Rápidamente, el  Estado Islámico ha reivindicado la operación, al tiempo que el primer ministro belga, Charles Michel, en un holmeniano ejercicio de deducción, ha confirmado que las explosiones son producto de “atentados terroristas”, por lo que el nivel de alerta terrorista se eleva a 4, el máximo, medida que han copiado casi todos los países europeos. Todo el transporte de la capital (trenes, autobuses y metros) ha sido clausurado, al igual que los aeropuertos e incluso se ha prohibido el tránsito aéreo sobre el país. Los colegios y universidades han sido cerrados, también los centros comerciales, cine y todo lugar público. La red telefónica se encuentra saturada y los servicios sanitarios en alerta, ya que no se sabía si la ola terrorista ya había pasado.

La prensa occidental insiste en decir que esto ha sido una venganza por la detención de Salah Abdeslam, sin tener en cuenta que un atentando de estas características no se planifica en cinco días. Estos grupos ejecutan sus acciones apenas las tienen resueltas, ya que saben tienen a los servicios de seguridad siempre demasiado cerca.

Hoy Bélgica vive lo que vivió una vez Nueva York en 2001, una vez Madrid en 2004, una vez Londres en 2005, y París dos veces en 2015, pero que Siria, Irak, Yemen, Afganistán y Libia, lo viven a cada día, a cada hora, donde los muertos no se cuentan por docenas sino por cientos.

Seguramente ningún culpable murió en Bélgica, todos eran tan inocentes como los 12 millones de congoleños que el Rey Leopoldo II de Bélgica exterminó en sus plantaciones de caucho, entre 1885 y 1908 sin contar a los que se le amputaba los brazos por no haber cumplido con la cuota obligatoria de recolección, lo que le da el triste honor de haberse convertido en el mayor genocida de la historia moderna, superando al propio Adolf Hitler.

Las victimas de hoy tampoco han sido responsables de las atrocidades cometidas también en el Congo, Ruanda y el Chad entre 1960 y 1966 por los famosos paracaidistas belgas. Ya ni hablar de las acciones que Bélgica y sus socios de la OTAN han sido responsables en Libia, Siria, Irak y Afganistán.

Quizás el pueblo belga, al igual que el europeo en general, a la hora de buscar culpables tenga que empezar por casa.

Guadi Calvo es escritor y periodista argentino. Analista Internacional especializado en África, Medio Oriente y Asia Central. En Facebook: https://www.facebook.com/lineainternacionalGC

Categorías: Attac Planet

El nuevo virus de la economía española

Dom, 03/04/2016 - 09:00

Germán Gorraiz López – ATTAC Navarra-Nafarroa

La economía española se ha basado en el último decenio en la conocida “dieta mediterránea”, (cuyos ingredientes principales eran el “boom” urbanístico, la exportación, el turismo y el consumo interno), fórmula que creaba excelentes platos minimalistas, de apariencia altamente sugestiva y precio desorbitado pero vacíos de contenido culinario y con fecha de caducidad impresa (2008), debido al estallido de la burbuja inmobiliaria y el hundimiento del castillo de naipes de la economía española. Sin embargo, existe el peligro de la aparición de un nuevo virus patógeno, (el DDD), con un ADN dotado de la triple enzima D (Deuda desorbitante, Deflación persistente y Desempleo estratosférico) que podría acabar por arrasar con todo rastro de brotes verdes en la economía española.

Deuda desorbitante

Según el Informe sobre la Sostenibilidad Fiscal 2015 de la Comisión Europea, la Deuda pública de España en el 2015 habría alcanzado el 100% del PIB nacional ( más de mil millones €), lo que representa un crecimiento imparable desde el 2005 cuando la Deuda rondaba el 42% del PIB nacional (casi 400.000 millones de €) pero sin las medidas cosméticas que el Eurostat permite utilizar a España, la Deuda total superaría el 280 % del PIB (más de 2 billones), cifra desorbitante que podría actuar como espoleta de una metástasis recesiva en la economía española. Así, aunque la Deuda privada habría pasado del 220% al 180% del PIB. según el director del Departamento de Asuntos Monetarios del FMI, José Viñals, “cerca del 40% de la deuda en España está en manos de empresas que serían incapaces de hacer frente a sus deudas a medio plazo a menos que hagan ajustes como una reducción de la deuda, de los costes operativos o de los gastos de capital, (“debt overhag” en inglés), lo que sumado a la debilidad de los bancos españoles, provocará que el crédito siga sin fluir con normalidad a unos tipos de interés a pesar de la bajada de tipos del BCE hasta el 0 % y la implementación de tipos negativos para la facilidad de depósitos que obliga a los bancos de la Eurozona a pagar por dormir su dinero en el BCE.

Deflación persistente

Según el INE, el IPC de Febrero del 2016 registró un descenso de 5 décimas respecto al mes anterior, con lo que la tasa interanual quedaría en el -0,8% y sumergiría a España en escenarios de deflación prolongada. Por deflación se entiende «la caída mantenida y generalizada de los precios de bienes y servicios durante un mínimo de dos semestres», y conjugada con una tasa de desempleo galopante tan bestial como la española podría dar lugar a la aparición de un cóctel explosivo de final incierto,(el DDD), ya que dichos factores económicos se retroalimentan. Así, las empresas se ven obligadas a estrechar sus márgenes de beneficios para seguir siendo competitivas lo que les impide mantener sus beneficios empresariales así como realizar las necesarias inversiones en Bienes Equipo y que tiene como efecto secundario una congelación o reducción del sueldo de los trabajadores que hace reiniciarse la espiral deflactiva, alimentada por la subsiguiente reducción del consumo. Así, asistiremos al finiquito del consumismo compulsivo imperante en la pasada década debido a la pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores por la congelación de sus salarios o la dramática reducción de los mismos, lo que unido a la ausencia de la cultura del ahorro doméstico agravará la contracción del consumo interno.

Desempleo endémico

La OIT en su informe “Perspectivas Sociales y del Empleo en el Mundo: Tendencias 2016”, estima que el desempleo disminuirá en España hasta el 21,5% en el 2015 y se situará en el 21,3% en el 2017, cifras inasumibles para lograr un despegue económico prolongado. Por su parte, el FMI señala que “el ajuste económico español se habría producido mediante la caída de la producción y el incremento del paro, pero insuficiente en el lado de los salarios hasta fechas recientes”, por lo que receta un drástico recorte de los salarios nominales (brutos) del 10% y una rebaja de las cotizaciones sociales en 1,75 puntos para crear 1,2 millones de empleos.

Caso de que la Deuda Pública y privada prosigan su vuelo por la estratosfera, que los salarios sigan congelados o con incrementos inferiores al IPC,que el crédito bancario siga sin fluir con normalidad a unos tipos de interés reales a pymes, autónomos y particulares y no se aproveche la dilación en los plazos para reducir el déficit hasta el 2016 en incrementar la inversión en Obra Pública y reducir el desempleo, la economía española se verá abocada a un peligroso cóctel explosivo,(el DDD), cuyos ingredientes sería una deflación en los precios que impedirá a las empresas conseguir beneficios y a los trabajadores incrementar sus sueldos, una deuda pública desbocada y una Deuda privada imposible de asumir por las empresas así como unas tasas de paro estratosféricas (superando el 21 %), lo que podría generar una década de estancamiento en la economía española, rememorando la Década perdida de la economía japonesa.

Categorías: Attac Planet

La Renta Básica incondicional: una propuesta racional para el siglo XXI. (Respuesta a algunas críticas)

Dom, 03/04/2016 - 07:00

Jordi Arcarons / Daniel Raventós / Lluís Torrens – Sin Permiso

 

En el año 1986 se fundó la Basic Income Earth (entonces European) Network (BIEN). En el 2001 lo hizo la Red Renta Básica (www.redrentabasica.org) que entonces fue la cuarta sección reconocida de la BIEN. Hoy ya existen más de 20 secciones en todos los continentes. Tanto cuando se fundó la BIEN como después cuando se legalizó nuestra asociación, que recientemente ha realizado su XV simposio, la renta básica incondicional (RB) era una propuesta muy desconocida. Actualmente se habla y se debate mucho sobre ella en distintos foros internacionales. Y despierta pasiones. A veces se discute sobre la RB con mucha racionalidad y con ánimo de entender las razones de la persona que no opina igual, y en otras ocasiones se debate de forma demagógica y sin la menor intención de analizar los argumentos contrarios. Afirmación que sirve tanto para la izquierda política más o menos extrema, más o menos moderada, como para la derecha más ultraneoliberal. Las críticas más frecuentes que han sido vertidas contra la RB son: a) es injusta que la reciban los ricos, y es mejor centrarse en los subsidios dedicados a combatir la pobreza; b) mantendríamos a vagos (o la gente no querría trabajar, o aumentaría el parasitismo, o cualquier otra variante del mismo estilo); c) no se puede financiar. Y más interesante aún: d) una vez presentado un estudio sobre cómo se puede precisamente financiar una RB y contestando en consecuencia a la crítica anterior, entonces se han descubierto algunos objetores agarrándose a un clavo ardiendo “crítico” sobre la propuesta de financiación. Veamos en qué queda todo esto.

En www.redrentabasica.org y www.sinpermiso.info se han publicado muchos artículos y materiales audiovisuales en donde se contestan detenidamente a las tres primeras críticas y algunas más. Pero ahora vamos a referirnos aquí a unas recientes variantes relacionadas con las críticas que se han apuntado.

La RB es una propuesta contra la pobreza, pero va más allá de acabar con esta lacra. Quizás a alguien puede resultarle paradójico, pero siendo una medida que tiene más objetivos que el del muy venerable de acabar con la pobreza, es una propuesta que resultaría más efectiva en este combate que los subsidios condicionados dirigidos a combatir la pobreza. Estos han demostrado, entre otros defectos, su incapacidad para eliminar la pobreza allá donde han sido practicados. Por ello algunos autores han hablado de la “pobreza de los subsidios dedicados a la pobreza”. Forman parte del grupo las propuestas del PSOE del “ingreso mínimo vital”, el “plan de garantía de rentas” (PGR) de Podemos (que tan buenas propuestas, por otra parte, ha presentado de política económica), y el complemento salarial de Ciudadanos. La propuesta del “trabajo garantizado” de Izquierda Unida ya es otra cuestión a la que hemos dedicado algunos comentarios no especialmente favorables.

Y si hemos afirmado un poco antes que la RB es más que una medida contra la pobreza, ¿qué es ese más? En pocas palabras ya que sobre este particular se ha escrito mucho y bien: ese más se refiere a que aumentaría la libertad de la gran mayoría de la población no estrictamente rica. Aumentaría el poder de negociación de los trabajadores y el de muchas mujeres que dependen materialmente de sus parejas. Además, dotaría de los medios de existencia material a la parte de la población que hoy no los tiene. Porque quien vive bajo el miedo (a perder un puesto de trabajo, a perder un subsidio por escaso que sea, a tener que estar viviendo a merced del marido, por poner solamente tres casos) no es libre. Que es como decir lo que algunos venimos insistiendo desde hace tiempo: quien no tiene la existencia material garantizada no es libre. Garantizar la existencia material a toda la población convierte a la propuesta de la RB en difícilmente tolerable para los que hoy gobiernan la UE. La libertad de toda la población que posibilita tener la existencia material garantizada no es algo que jamás haya entusiasmado a burócratas, poderosos, dirigentes corruptos y partidarios de que gobiernen las camarillas ligadas a los intereses oligopólicos. Ni a muchos académicos que adornan con quisicosas más o menos ingeniosas lo que es defensa de intereses minoritarios. Ni a muchos peritos en legitimación que no “ven” la verdad porque, como dejó escrito Upton Sinclair, es muy difícil que alguien vea la verdad cuando se cobra para no verla. Garantizar la existencia material a toda la población supondría unos aires de libertad para la población que es perfectamente previsible que merezca la oposición de quienes tienen muchos intereses materiales en que la realidad no sea así.

¡Sí, se puede financiar!

¡Y claro que se puede financiar! Como hemos mostrado en un estudio del que se ha publicado un avance y en el que se ha partido de una base de datos de casi 2 millones de IRPFs, una RB de 7.500 euros anuales (el umbral de la pobreza) se puede financiar. Se trataría de una inmensa redistribución de la riqueza de aproximadamente el 20% más rico de la población al 80% restante.

Algunas críticas parciales a este estudio, merecen ser incorporadas y lo serán cuando se publique el libro que agrupará todos los detalles de la investigación. Pero también hemos podido leer algunas críticas que, cuando menos, resultan sorprendentes. Una de ellas hace referencia a que entre este 20% más rico están incluidas personas que no pueden ser consideradas de ninguna manera ricas. Veamos esto más de cerca. En el actual IRPF (datos de 2010, pero los de 2015 si han variado es a menores cantidades aún de las que se van a ofrecer) la mediana de renta bruta, el valor central es de 16.080 euros, mientras que la media se sitúa en 23.000 euros. Esta discrepancia de ambos valores indica una clara concentración de los valores elevados en la cola superior de la distribución. Así, un declarante cuyos rendimientos totales consignados en el IRPF superen los 42.000 euros forma parte del 10% de los declarantes más ricos. Y si el declarante supera los 55.000 euros está ya en el grupo del 5% más rico. ¿Cómo es eso posible? Cuando sabemos, por el último informe de OXFAM (que algunos ponen en duda porque es demasiado duro para ciertas escuelas económicas tener que admitir estas barbaridades que se dan en el capitalismo realmente existente) que 20 personas del Reino de España tienen una riqueza equivalente a la que disponen 15 millones de personas del mismo Estado[1], y contrastamos con los datos del IRPF mencionados, ¿qué ocurre? Bueno, algo que cualquiera puede comprobar: la enorme elusión y fraude fiscal de los más ricos. Si sus fortunas quedaran debidamente detectadas y gravadas en el IRPF, no hay la menor duda que aún sería más fácil financiar una RB y el tipo o tipos impositivos necesarios serían mucho menores que el que se propone en el mencionado avance de financiación.

Otra crítica que nos ha llegado es que con la RB los trabajadores se conformarían con cobrar menos. Es una crítica que curiosamente se parece a la que hace Podemos al programa complementario de rentas de Ciudadanos, que por supuesto merece ser criticado… pero la realiza quien en su programa ¡también propone una renta con complemento para los trabajadores! ¿Han pensado donde lleva este supuesto razonamiento? A defender, entre otras lindezas, también la abolición del salario mínimo porque, según esta catastrófica argumentación, tiraría hacia abajo los salarios de convenio[2] (!)

Críticas triviales

También se nos ha hecho la crítica de quienes consideran que la RB debería ser financiada no solamente mediante una reforma del IRPF sino mediante otros impuestos. Vaya, muy original. Nosotros disponíamos de una muestra de casi 2 millones de contribuyentes al IRPF aportados por el Instituto de Estudios Fiscales y por ese motivo se trabajó con este material y porque permitía comprobar el enorme efecto redistribuidor de la RB que dejaba el índice Gini al mismo nivel que las economías más igualitarias del mundo. Pero es evidente que hay fuentes alternativas o complementarias para financiar una RB. Por ejemplo:

  • Revisión del cálculo de las bases IRPF (cambiar módulos por estimación directa).
  • Impuestos adicionales: Impuesto a las Transacciones Financieras, impuestos ambientales (actualmente los menores de toda la UE), revisión impuesto patrimonio u otros impuestos a la propiedad.
  • Revisión IVA: eliminación tipos reducidos y compensación mediante RB (hasta  6.000 millones adicionales).
  • Eliminación topes cotización a la S.S. (hasta 10.000 millones adicionales).
  • Armonización Impuesto Sucesiones y Donaciones.
  • Mejora en la lucha contra el fraude.

Y recordemos que el Reino de España está 8 puntos del PIB por debajo del promedio europeo en recaudación fiscal, más de 85.000 millones de euros, cuando la renta per cápita de este Reino está rozando la media europea. Con esto podríamos pagar la RB (incluso asegurando que hasta como mínimo la decila 8, es decir el segundo 10% más rico de ingresos de la población, nadie perdería, quedándose algunos así, esperamos, sin su argumento de que “pierden algunos que no deberían perder”), cumplir con el déficit exigido por la UE (sin evaluar ahora su grado de injusticia), revertir los recortes del PP, ponernos al día en estado del bienestar y sostenibilidad generando millones de puestos de trabajo y desarrollarnos científica y culturalmente como toda racionalidad demanda. No debería ser una utopía, como todos los partidos desde el PSOE hacia la derecha argumentan de manera indecente.

Incluso la crítica de que eliminamos las pensiones por debajo de la RB en el cálculo de su financiación es trivial. Paguémoslas y que contribuyan a la financiación de la RB como el resto de rentas: las pensiones más bajas saldrán ganando y se necesitará que los ricos paguen más (y aun seguiríamos por debajo del promedio la UE).

La RB no parece una medida desenfocada. Menos aún radical. Quien así califica la propuesta de la RB, debe tener una idea de la radicalidad realmente curiosa. Que una propuesta que permite que toda la población salga de la pobreza mediante una redistribución de la renta y la riqueza sea calificada de radical, es algo atrabiliario. Más bien, la RB es de todo punto racional, o ¿es más racional que la riqueza esté cada vez más desigualitariamente repartida? Cuesta de creer.

Pero bien avanzado el siglo XXI resulta decepcionante ver cómo algunos partidos (no solamente los tradicionales monárquicamente dinásticos como firmes partidarios del régimen surgido de la Transición sino algunos de creación más o menos reciente), siguen haciendo propuestas que son variaciones más o menos ingeniosas de un modelo fracasado: el de los subsidios condicionados. Vamos a referirnos brevemente a la propuesta de Podemos, el PGR. Las propuestas del PSOE y de Ciudadanos, aunque tienen mucho en común con la de Podemos, son aún más restrictivas.

Quizás la mejor forma de abordar el PGR es que se trataría de implantar, con alguna variante, el modelo que se ha aplicado en la Comunidad Autónoma Vasca que, todos los analistas coinciden, es el más generoso del Reino de España. Hay quien además añade que no por grandes méritos del modelo vasco sino por deméritos evidentes de las otras comunidades autónomas, si bien la comunidad Navarra tampoco saldría tan mal parada como las restantes.

El balance de la experiencia vasca

La política de renta para pobres, que ha recibido distintos nombres a lo largo del cuarto de siglo de experiencia, contiene tres tipos de prestaciones: renta de garantía de ingresos (RGI), la prestación complementaria de vivienda (PCV) y las ayudas de emergencia social (AES). Para hacer el balance de lo que ha conseguido la política para pobres, es imprescindible el artículo crítico con el significativo título de “No es una buena idea extender el sistema de rentas mínimas condicionadas de Euskadi al conjunto del Reino de España” del economista Iñaki Uribarri, buen conocedor de este sistema, que ha sido asesor desde hace más de 20 años de gente pobre que ha utilizado si ha podido estas prestaciones. Después de analizar los resultados de “Las Encuestas de Pobreza y Desigualdades Sociales” (EPDS) de 2012 y 2014 del propio Gobierno Vasco, sus conclusiones son las siguientes.

La pobreza de mantenimiento, que mide la dificultad de hacer frente, con los ingresos que se perciben, a gastos vitales, ha pasado del 5,7% en 2008, al 7,3% en 2012 y al 8,2% en 2014.

La pobreza de acumulación (precariedad relacionada con las condiciones de vida a largo plazo y que expresa la forma más dura de pobreza económica), que se situaba entre el 3,65 y el 4,2% en el periodo 1996-2004, que descendió mucho en el periodo 2008-2012 (1,5% y 1,4%, respectivamente en estos años), ha repuntado en 2014 al 2%.

En el periodo 2012-14, la crisis empieza a poner en entredicho los avances observados hasta 2008, apareciendo por primera vez desde que se realiza la EPDS (final años 1980) procesos destacados de movilidad descendente en Euskadi.

Aunque el sistema RGI/PCV/AES sigue teniendo un impacto positivo que previene el avance de las expresiones más graves de la pobreza, contribuyendo a mantener en niveles bajos los indicadores de percepción subjetiva de presencia del fenómeno, aparecen aspectos estructurales que plantean sin embargo dudas respecto al rendimiento futuro del sistema de protección. La más significativa se vincula al incremento de la población en riesgo que no accede al sistema de prestaciones: de 47.542 personas en 2008 a 50.313 personas en 2012 y 56.307 personas en 2014. Este colectivo representa el 27,1% del total de personas en hogares en riesgo.

Pero además hay que anotar otro rasgo y es que en los últimos años en este grupo, se acentúa la distancia existente entre los ingresos disponibles y el umbral de pobreza de mantenimiento. Esta distancia pasa así del 21,3% en 2008 a 24,9% en 2012 y 30,5% en 2014. La situación de este grupo de personas, caracterizado ante todo por el acceso a los bajos salarios o bajas pensiones, tiende por tanto a deteriorarse en términos comparativos respecto a la población beneficiaria de la RGI.

Y Uribarri concluye de forma contundente:

En las CAV no ha fallado la gestión de un modelo de rentas mínimas garantizadas y condicionadas, ha fallado el modelo en sí. Quien no lo quiera ver después de una experiencia de 26 años, de cinco cambios legislativos, de los resultados que hemos presentado sobre la realidades de pobreza en auge, de gestiones desastrosas a pesar de los cambios radicales de traspasar la administración desde los servicios sociales a Lanbide-Servicio Vasco de Empleo, solo puede ser porque está guiado/a por el inmovilismo. Porque no quiere asumir que aceptar las críticas señaladas en este artículo obligan a un cambio de rumbo radical, a la búsqueda de otro modelo. Uno que se aparte de cualquier exigencia de condicionalidad, sobre todo que se desligue absolutamente del empleo, que establezca un nivel de renta garantizada con carácter universal y dotada con un importe superior al umbral de la pobreza, única forma de erradicar la misma. Ese es el modelo de quienes defendemos la Renta Básica Universal.

Si este es el balance del sistema de rentas condicionadas para pobres indiscutiblemente mejor del conjunto del Reino de España, es fácil imaginar para cualquier persona sin prejuicios cómo debe ser el de los más deficientes. Y hay algunos estudios comparativos en donde se muestra con detalle las enormes diferencias. Delante del argumento de “bueno, extendamos el modelo vasco que es mejor”, cabe un argumento más racional: pongamos en marcha un modelo que garantice a toda la población salir de la pobreza y que garantice su existencia material. ¿Por qué se sigue proponiendo lo que ya se ha mostrado que, en el mejor de las casos es insuficiente, y en el peor, tiene efectos perversos? Creemos que se debe a varias razones, pero nos referiremos solamente a dos: una, entre mucha gente se dispara el miedo a lo desconocido y, en consecuencia, se prefiere lo conocido aunque sea deficiente; dos, hay personas que no estando conformes con la actual situación social y económica, se limitan a proponer medidas que, en su opinión, son realistas porque son compatibles con las limitaciones que impone la UE. Eso ya no es de recibo. ¿Realmente estamos dispuestos a aceptar este razonamiento? Porque la conclusión a la que lleva este razonamiento no ofrece dudas: lo más “realista” es aceptar lo que actualmente está realizando la actual UE. Y la UE, por cierto, no pide que estemos 8 puntos por debajo de lo que “nos tocaría” en presión fiscal.

No creemos que sea muy necesario añadir que la RB es incompatible con las políticas económicas que se vienen practicando especialmente en los últimos años que han atacado las condiciones de vida y trabajo de una gran parte de la población.

Recuérdese lo que se explicaba en las facultades de economía de todo el mundo hasta no hace muchos lustros: la política económica es primero política y después económica. Ahora en cambio se enseña a los alumnos que la política económica es una cuestión meramente técnica. A la defensa de los intereses de los más ricos se la suele vestir con ropajes de pretextos técnicos, a la defensa de los intereses de la mayoría de la población se acostumbra a calificarla de “radical”, “populista”, “utópica”, “irrealista”, “demagógica”… o cualquier poco amistosa palabra del mismo tenor.

La RB, como apuntábamos antes, es una propuesta de política económica, no es “una” política económica. Una política económica es un conjunto de muchas medidas y la RB solamente sería una, para nosotros de las más importantes, de esta política económica que apuesta por la inmensa mayoría de la población no rica, justamente lo contrario de lo que está haciendo la actual UE.

[1] Sea dicho de pasada: hemos leído críticas al informe de Oxfam en el sentido que está mal calculado que 20 personas tengan la fortuna equivalente a 15 millones. Si fueran el doble, 40, o 10 veces más, 200, ¿cambiaría mucho el hecho fundamental de que es la gran desigualdad la que atenta contra la libertad de la mayoría?

[2] Que es el mismo argumento por el cual los sindicatos italianos se oponen a que el gobierno Renzi instaure un SMI en Italia. Como puede constatarse desgraciadamente una vez más, el rigor es lo que menos importa. Argumentos que sirven tanto para un roto como para un descosido, no son argumentos, son demagogia que puede servir para salir del paso en el corto plazo. En el largo, bueno, ya es suponer que algunos piensen en alguna perspectiva política, económica o social más allá del próximo año.

 

Jordi Arcarons es catedrático de Economía Aplicada de la Facultad de Economía y Empresa de la Universidad de Barcelona. Es miembro de la Red Renta Básica. Daniel Raventós es profesor de la Facultad de Economía y Empresa de la Universidad de Barcelona, miembro del Comité de Redacción de sinpermiso y presidente de la Red Renta Básica. Es miembro del comité científico de ATTAC. Su último libro es ¿Qué es la Renta Básica? Preguntas (y respuestas) más frecuentes (El Viejo Topo, 2012). Lluís Torrens es economista, profesor asociado de la Escuela Superior de Comercio Internacional-Universitat Pompeu Fabra y Director de servicios de planificación e innovación en el Área de Derechos Sociales del Ayuntamiento de Barcelona. Colabora con iniciatives pel decreixement que impulsa un nuevo modelo económico sostenible y estacionario. Es miembro de la Red Renta Básica.

Fuente:

www.sinpermiso.info, 13 de marzo de 2016
Categorías: Attac Planet

Un decálogo para entender el terrorismo y sus consecuencias

Sáb, 02/04/2016 - 13:00

Roberto Saviowww.alainet.org

 HispanTV

Foto: HispanTV

Roma, 28 de marzo, (OtherNews) – La matanza de Bruselas ha causado una reacción a corto plazo, que ignora una proyección a largo plazo. Todo el debate es ahora en términos de seguridad, refuerzo policial, nuevas estrategias militares, como si el terrorismo se pudiese resolver simplemente como una cuestión de orden público.

También sería necesario adoptar un enfoque más global e integral y aceptar que estamos frente a un problema que debe ser abordado desde varios ángulos. Esto hace que este artículo enfrente el problema habitual del espacio, que no tenemos para un análisis muy profundo. Voy a pedir por lo tanto al lector que abra los enlaces escogidos con algunos artículos anteriores, para así contar con  más información sobre puntos que no es posible tratar adecuadamente en el presente artículo.

1) Falta de un debate político. Tenemos al liderazgo político europeo movilizándose después de cada evento solo con alguna declaración retórica sobre la solidaridad y el horror, pero sin ningún esfuerzo para diseñar una respuesta común y específica. Es sorprendente ver que las autoridades francesas y belgas ni siquiera tratan de vincular las acciones de los terroristas con su vida anterior y con sus antecedentes, cuando lo que es realmente necesario es un análisis sociológico y cultural, más allá de las medidas meramente policiales. Si bien esto es importante, no lo es para el debate político.  (Ver este enlace : http://www.other-news.info/noticias/2015/11/una-reflexion-politicamente-… )

2) No se hace ningún esfuerzo por explicar que el terrorismo islámico es ante todo, una batalla interna en el mundo musulmán y en Europa se utiliza solo por conveniencia. La rama Sunita es la principal del Islam, con 88%, de los musulmanes. Pero no se ha descubierto ningún terrorista que no sea del llamado wahabismo o rama Salafista de los sunitas, originaria de Arabia Saudita, desde donde ha sido exportada activamente por la Familia Real  Al-Saud.

Riad ha erigido más de 1.600 mezquitas, dotándolas de personal e imanes salafistas, gastando cada año más de 80 millones de dólares para apoyar su rama sunita. Para los salafistas, muchas otras ramas del Islam son infieles, como la Sufi o Yadhzites. Los chiítas son el enemigo principal. La mayoría de los chiítas viven en Irán, el enemigo principal de Arabia Saudita. Estos dos países luchan entre sí a través de las guerras subsidiarias o guerras proxy (del inglés), desde Siria hasta Yemen,  con un número de víctimas varios miles de veces mayor que todas las víctimas de los atentados en Europa. Por lo tanto, calificar a todo el Islam como promotor del terrorismo es un error dramático. (Vea este enlace: http://www.other-news.info/noticias/2015/05/occidente-se-arroga-el-derec… )

3) Esta lucha entre Arabia Saudita e Irán, hasta que sea controlada por Rusia y Estados Unidos, continuará en todas partes, o hasta que Arabia Saudita entre en una crisis grave, debido al hecho de que su actual nivel de gastos no es por mucho más tiempo compatible por el precio de la gasolina. El Fondo Monetario Internacional ya ha indicado en Riad que van a ir a la bancarrota en 10 años, a menos que no reduzcan sus gastos. Hasta ahora, Arabia Saudita ha sido apoyada por todo el Occidente, y especialmente por EE.UU., por su importancia como el principal exportador de petróleo.

El panel de expertos de la ONU en Yemen ha documentado 119 vuelos de combate de la coalición,  relacionados con violaciones de las leyes de la guerra, informa Human Rights Watch, que con Amnistía Internacional y otras organizaciones está pidiendo un embargo de armas. Pero Arabia Saudita es el segundo mayor importador de armas del mundo.

En cualquier caso, es muy poco probable que Arabia Saudita y sus aliados, emires y  jeques de los países del Golfo puedan asumir el liderazgo del mundo suní, a causa de que son seguidores de su rama intolerante del Islam y a largo plazo ser capaces de competir con un mucho más grande y desarrollado Irán. Pero por el momento, todo el mundo ha estado haciendo la vista gorda a las responsabilidades de  Arabia Saudita en la difusión del salafismo.

4) El salafismo nos lleva al ISIS, que ha hecho de esta rama del Islam la religión oficial, incluso radicalizándola más. Sin embargo, existe un consenso creciente de que el Estado Islámico está usando la religión como una herramienta para el reclutamiento, reuniendo a todos aquellos que se sienten frustrados por el secularismo y la modernización.  El ISIS, como una entidad tangible, según los expertos militares podría ser derrotado por dos brigadas mecanizadas en un par de semanas.

Pero sería disolverlos entre las 600.000 personas que se encuentran en su territorio  y así lograrían un excelente apoyo a su teoría: que los musulmanes siempre ha estado sujetos a los cruzados cristianos, que han instalado reyes y emires en sus tronos y han manejado el mundo árabe con eficacia según sus intereses.

Los cruzados nunca permitirán una auténtica entidad árabe y continuarán controlando a través de sus marionetas. Esta visión y la llamada a la guerra santa contra los invasores y gobiernos árabes, continuarán después de la muerte ISIS como entidad territorial, porque toca la fibra sensible de todo el mundo árabe, ya que se basa en hechos históricos. Así, el llamamiento del ISIS sobrevivirá al Califato. (Vea este enlace: http://www.other-news.info/noticias/2015/04/injerencia-de-occidente-en-e… )

5) La reacción de Europa ha sido no intervenir seriamente contra el ISIS (Rusia incluso menos), sino dar apoyo a las facciones en la guerra de Siria. Sus responsabilidades en la ola de refugiados que huyen de Siria y Libia son claras, pero sin consecuencias. (Vea este enlace:  http://www.other-news.info/noticias/2015/11/cuanto-queda-de-sirio-en-la-…) .  Además de adoptar una decisión totalmente ilegal sobre cómo tratar a los refugiados, Europa entró en un pacto de Fausto con Turquía, un país que ha hecho la vista gorda al ISIS y que está claramente en contra de los principios de la democracia que Europa profesa. El Alto Comisario de las Naciones Unidas para los Refugiados y Médicos sin Fronteras se han retirado de Grecia, declarando que el plan es ilegal.

Desde luego, en el mundo árabe esto no pasa desapercibido y hace aumentar la brecha con Occidente. En la retórica de los países de derecha radical de Europa (Polonia, Hungría, Eslovaquia) y de los partidos de más de derecha, los refugiados se han convertido en portadores del terrorismo en Europa. Europa no ha sido capaz incluso de aplicar medidas obvias de coordinación en materia de terrorismo debido al creciente celo de los gobiernos. No hay ninguna estrategia sobre esta cuestión, aparte de  la retórica, que le viene muy bien a la estrategia del ISIS.

6) Por lo tanto,  la derecha radical y los partidos xenófobos son aliados de hecho al ISIS. Es evidente que sin una estrategia de sensibilización e información, la discriminación contra los árabes aumentará y esto es exactamente la esperanza del ISIS, que está pidiendo a los árabes que viven en Europa para decidir: o integrarse en Occidente y se convierten en apóstatas  o acuden en ayuda del ISIS, atacando en todas partes.

7) Ningún terrorista ha venido del mundo árabe. Todos los implicados hasta ahora, han sido europeos, nacidos y criados en Europa. Todos ellos eran pequeños delincuentes o marginales. No  todos eran musulmanes observantes, sino que se convierten,  adoctrinados en la cárcel o mediante las redes sociales. Eran, de hecho, nihilistas, que encontraron en el ISIS dignidad y la posibilidad de escapar de una vida sin trabajo y sin futuro. Europa ha destinado 6 mil millones de euros para mantener a raya a los refugiados, después de destinar  más de 7 mil millones para gastos militares en el Medio Oriente. Si ese dinero se hubiera invertido en los guetos de los árabes que viven en Bélgica, Francia y Gran Bretaña, probablemente, las condiciones para que cunda el terrorismo habrían reducido drásticamente.

8) Es un hecho que sin inmigrantes, Europa no tendrá viabilidad para competir a nivel internacional y mantener la estabilidad social. (Vea este enlace: http://www.other-news.info/noticias/2015/06/europa-un-futuro-con-muchos-… ). La población activa ha estado en declive desde 2010. Alemania necesita 800.000 personas. En 2060, habrá 50 millones de personas menos en Europa y el sistema previsional, en una población mucho mayor, va a colapsar.

En la actualidad, la esperanza de vida es de 80 años para el hombre y 85,7 para las mujeres.  En 2060 será de 91 para el hombre y 94,3 para la mujer. La edad del 82% de los refugiados sirios es menor de 34 años y un estudio del Ministerio del Interior de Austria descubrió que por término medio, tienen mayor nivel de educación que el ciudadano austríaco. Por ello, el ciudadano europeo debe mirar a los inmigrantes como un recurso y un apoyo. Ninguna campaña de sensibilización sobre este tema está en marcha, porque sería difícil políticamente.

9) La tendencia es la contraria. Y los partidos xenófobos han crecido en todas las últimas elecciones y piden la expulsión de inmigrantes, como Donald Trump está haciendo en los Estados Unidos. Esto, además de ser algo imposible, es también un error político trágico. La animosidad contra los musulmanes, sin ningún esfuerzo para comprender la compleja realidad, va a favorecer al terrorismo y hacer radicalizar a  inmigrantes que vienen a Europa para trabajar y vivir con dignidad.

10) La conclusión final es que estamos cayendo en la trampa de un choque de civilizaciones, donde defendemos una Europa cristiana contra un mundo musulmán hostil. Este es el peor error posible. Le viene muy bien  a la retórica del ISIS, ya que cualquier choque requiere polarización. El aumento del miedo y la inseguridad ayuda a que los partidos de derecha radical y xenófobos se apoderen de Europa.

La polarización nunca ha sido  útil para la democracia y la tolerancia. Un grupo de como máximo 50.000 militantes, en un universo de 1.500 millones de musulmanes, es capaz de cambiar nuestra vida, reducir nuestra privacidad y la libertad individual, y aumentar el militarismo y la vigilancia.

Si no conseguimos salir de la trampa del choque de civilizaciones, Europa va a cambiar profundamente, porque el fenómeno del terrorismo permanecerá durante una o dos generaciones. Fueron necesarios casi dos siglos para que Europa se deshiciese de las guerras de religión. En la guerra de los 30 años (1618-1648) en una población total de 79 millones de personas, murieron ocho  millones, en su  mayoría civiles.

¿Será que la historia nos ayudará a enfrentar  el presente?

 

Roberto Savio. Periodista italo-argentino. Co-fundador y ex Director General de Inter Press Service (IPS). En los últimos años también fundó Other News, un servicio que proporciona “información que los mercados eliminan”. Other News . En español: http://www.other-news.info/noticias/

En inglés: http://www.other-net.info/

Categorías: Attac Planet

La Europa ’austeritaria’ culpa a los estados de las consecuencias de los rescates

Sáb, 02/04/2016 - 09:00

Jérôme Duval y Fátima MartínCADTM

La Europa austericida no asume su responsabilidad y culpa a los estados serviles de las brutales consecuencias de los rescates que les ha exigido. Así lo pone de manifiesto el libro ‘La construcción europea al servicio de los mercados financieros’, que acaba de lanzar Icaria. “La autoría del diseño del programa pertenece a las autoridades del estado miembro afectado”, se excusan CE y BCE. “Los ministros de Finanzas de cada país son quienes deben asumir la responsabilidad política”, se defiende el Parlamento Europeo.

arton975

El libro menciona un cuestionario que el Parlamento Europeo dirigió antes de las elecciones europeas de 2014 a altos responsables de la Comisión Europea (CE), el Banco Central Europeo (BCE), el Eurogrupo, el Consejo Europeo, el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), con la presunta intención de fiscalizar la actuación de la Troika en los países de la Eurozona sometidos a “programas” de rescates financieros. Cuestionario que impunemente o no respondieron, o lo hicieron a medias. Las respuestas son escasas e insatisfactorias, cuando no inexistentes. Todos coinciden en exculparse trasladando las responsabilidades a los demás.

El BCE, “en un terreno legal incierto”

Y las responsabilidades no son menores. El propio informe del Parlamento Europeo (PE) donde se incluye el cuestionario certifica que “la desigualdad en la distribución de los ingresos ha crecido por encima de la media en los países [rescatados]” y “los recortes sociales y el creciente desempleo están aumentado los niveles de pobreza”. Además, duda de la transparencia de los Memorándum de Entendimiento (MoU) y de la propia legalidad tanto de la Troika en su conjunto como del BCE. De éste, recuerda que su mandato está limitado por el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE) a la política monetaria, por lo que “la participación del BCE en cualquier asunto relacionado con las políticas presupuestarias, fiscales y estructurales se encuentra en un terreno legal incierto”.

Veamos cómo los austericidas se quitan el muerto de encima. Por ejemplo, el FMI se negó a contestar argumentando que no tiene que rendir cuentas a los parlamentos, lo cual es sorprendente, teniendo en cuenta que él mismo impone sus políticas a los propios parlamentos. Herman Van Rompuy contestó que “no está involucrado”, cuando como presidente del Consejo Europeo representa a los estados miembros de la UE. Por su parte, el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, eludió la pregunta diciendo que las instituciones de la Troika son las más indicadas para contestar, mientras el Banco Central Europeo devolvía la pelota al Eurogrupo.

Todos estos responsables llevan años implicados en las políticas de austeridad llevadas a cabo por los gobiernos bajo el mandato opaco de la Troika, apoyándolas y presionando a los estados para que las apliquen. Ahora bien, a la hora de contestar a un cuestionario del Parlamento Europeo, eluden sus responsabilidades y echan la culpa a los estados a los que arrebataron su soberanía. Tanto la CE como el BCE lo tienen claro: “La autoría del diseño del programa pertenece a las autoridades del estado miembro afectado”.

Los parlamentos nacionales, excluidos de la toma de decisiones

Incluso una vez ya aprobado el informe, el Parlamento Europeo, en nota de prensa del 13 de marzo de 2014, llegó a excusarse de la siguiente manera: “La Eurocámara ha lamentado, también, que las instituciones europeas se hayan convertido en el chivo expiatorio de los efectos adversos de las reformas en lugar de los ministros de Finanzas de cada país, que son quienes deben asumir la responsabilidad política de las mismas”. El hecho de que los parlamentos nacionales hayan sido excluidos de la toma de decisiones es otro de los aspectos más criticados por el PE.

La demostración de que el PE no tenía vocación de llegar hasta el final en su presunta fiscalización a la Troika, sino más bien lavarle la imagen y eludir sus propias responsabilidades en sus graves actuaciones en la víspera de las elecciones del Parlamento Europeo de 2014, la tenemos en su silencio ante el cuestionario enviado por parte de la Plataforma por una Auditoría Ciudadana de la Deuda del Estado español (PACD) y del Comité para la Anulación de la Deuda del Tercer Mundo (CADTM). Tanto el Comité de Asuntos Económicos y Monetarios del PE como europarlamentarios de todos los colores políticos, además de los propios firmantes del informe y el europarlamentario socialista español Alejandro Cercas, autor de un informe más crítico sobre la Troika, fueron interpelados para responder a unas sencillas preguntas. Nadie tuvo a bien responder, demostrando que son parte del problema y no de la solución y que a pesar de pedir más transparencia a la Troika, ellos no la practican.

Nota:
Dicho cuestionario fue enviado el 27 de febrero de 2014 en inglés, francés y castellano por parte de la Plataforma por una Auditoría Ciudadana de la Deuda del Estado español (PACD) y del Comité para la Anulación de la Deuda del Tercer Mundo (CADTM) a los dos autores del informe sobre la Troika, al Comité de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo (PE), así como a distintos europarlamentarios y al servicio de prensa del PE. Hasta la fecha no hemos recibido respuesta alguna.
Se puede encontrar el cuestionario en el libro La construcción europea al servicio de los mercados financieros. De la CECA al TTIP, Europa antepone el capital a las personas, Icaria, Asaco 2016.

Categorías: Attac Planet